Vous êtes sur la page 1sur 5

Nombre: Olga Abigail Alvarado

Abogado: Alexander Díaz Alfaro

Tema: Concepto Formal y Material de delito

Materia: Derecho Penal I

Cuenta:1160413

Fecha: 09/Junio/2018
Conceptos Formal y Material

El concepto formal está íntimamente unido a la ley: sólo es delito aquello que la ley
considera como tal. El concepto material, se empeña en proporcionar una idea del
delito independiente de la ley, de tal suerte que una determinada conducta podría
considerarse constitutiva de delito, fuera que el legislador la hubiere definido o no
como tal y que, por otra parte, una conducta podría considerarse no constitutiva de
delito, aunque el legislador la hubiere tipificado como tal. Desde el punto de vista
formal seria delito “todo hecho del hombre, prohibido por la ley penal”, en tanto que
desde el punto de vista material se consideraría delito “todo hecho del hombre lesivo
de un interés que alcance a comprometer las condiciones de existencia, de
conservación y de desarrollo de la sociedad”. La formal son las que, a juicio de las
personas autorizadas para la promulgación de las normas jurídicas, hacen
imposible o ponen en grave peligro la existencia y la conservación de la sociedad;
el material es aquel comportamiento humano que, a juicio del legislador, contrasta
con los fines del Estado y exige una pena criminal como sanción.

Delitos materiales son aquellos cuya consumación requiere un resultado distinto en


el tiempo del movimiento corporal constitutivo de la acción propiamente dicha, a la
que está vinculada por el nexo causal. Así, por ejemplo, el homicidio las lesiones la
estafa. Los delitos formales, en cambio, son aquellos en los que el resultado
coincide en el tiempo con la acción. Los ejemplos más comunes son la calumnia y
la injuria.
Delito natural es la violación de los sentimientos altruistas fundamentales de piedad
y probidad, según la medida media en que se encuentren en la sociedad civilizada,
por medio de acciones nocivas a la colectividad, intenta proporcionar una definición
sustancial del delito, es decir, construida al margen y con total independencia de la
ley.

La gran importancia y la principal razón de ser de un concepto material del delito


reside en que, al reconocerse que solo son merecedores de penas aquellas
conductas que se avienen y responden a ese concepto, el legislador no podría
considerar delitos más que esas conductas, limitándose así el poder punitivo del
Estado. El concepto sustancial del delito se encuentra con una barrera casi
infranqueable en el hecho de que es imposible dar una definición material del delito
que sea valida y aplicable a todos los países y a todas las épocas, pues lo que es
prohibido y penado en unos, pueden no serlo en otros.

Concepción formal. La definición formal está estrictamente ligada a una concepción


legal por cuya virtud el delito es toda acción legalmente imputable; es decir, el
conjunto de preceptos jurídicos que se encuentran descritos en los ordenamientos
penales sustantivos.
Concepción sustancial o material. La definición material del delito atiende
meramente al hecho, esto confirma que el delito es un daño que tiene que ser
retribuido de alguna forma por su trasgresor mediante la acción jurisdiccional del
Estado, la visión material del delito nos aporta nuevos elementos que nos permiten
analizar al delito en cada una de sus partes.

Pero esto no quiere decir que el penalista quede vinculado a un concepto formal del
delito, sin que pueda indagar cuál es el contenido material de este concepto. La
elaboración de un concepto material del delito es también una tarea que
corresponde al jurista. Claro está que para ello deberá partir de lo que considere
como delito el derecho penal positivo. Pero, deduciendo de él las características
generales que convierten una conducta en delito, podrá llegar a saber,
aproximadamente, cuál es el concepto material del delito que sirve de base al
derecho penal positivo.

Por otra parte, la labor del jurista no debe agotarse en la determinación del concepto
material del delito. Una vez obtenido éste, debe compararlo con las demás
concepciones materiales de los delitos no jurídicos vigentes en la sociedad. De esta
comparación podrá deducir las posibles consecuencias críticas sobre el concepto
material del delito que maneja el derecho penal positivo, si éste no coincide con la
concepción dominante en la sociedad.
Conclusiones

1. Material del delito fracasa ante el principio de legalidad, imperante en casi


todos los países, pues conforme éste no solo debe limitarse el termino delito
a las figuras definidas como tales por el legislador, sino, que además el
legislador es libre para determinar que conductas deben considerarse
delictivas.
2. El delito es toda acción u omisión punible, objetividad en la manifestación de
un hecho previsto en la ley penal, al cual le recae una sanción, también
prevista en la misma ley penal, a fin de que inhibir al individuo a la comisión
de esas conductas consideradas como delitos.
3. En cuanto a las formas de comisión de los delitos, ya se trate de acción o de
omisión, éste siempre será una conducta, es decir un hacer o un no hacer,
cuyos resultados prevé la ley penal, los que tienen trascendencia en el
mundo físico y en el del derecho.
Bibliografía
Lecciones de Derecho Penal I
Autor: René Suazo Lagos
Código Penal