Vous êtes sur la page 1sur 2

Secuencia “los objetos del exilio” → ¿Qué nos cuentan los objetos de los exiliados?

TEXTO 1:
Guillermo Galindo, el artista mexicano que hace música con objetos perdidos por migrantes
Para su performance "Sonic Borders 2", Guillermo Galindo ha creado instrumentos musicales con objetos encontrados en las
rutas de la migración.

Agencia DW - junio 28 2017

Guillermo Galindo ha recopilado diferentes objetos de gente que iba camino a los Estados Unidos o de aquellos que intentaban llegar a las costas de Grecia.
Galindo muestra su colección al público y produce música con ellos para imaginar la historia que guardan.
Galindo nació en México y es un compositor experimental y arquitecto del sonido que nunca se rige por las convenciones de la música. Sus composiciones
y performances artísticas han sido presentadas en diversos festivales y exposiciones en Estados Unidos, América Latina, Europa y Asia.
En su performance dejó a los objetos hablar por sí solos. En entrevista con DW, contó su experiencia en la recolección de éstos.

DW: En esta Documenta se habla mucho de aprender y de desaprender, de amor y de alteridad. ¿Cómo ves tu trabajo dentro de la Documenta?
Guillermo Galindo: Mi trabajo es la extensión de un proyecto que tengo en Estados Unidos que se llama “Border Cantos”. Es un proyecto basado en hacer
instrumentos musicales a partir de objetos personales de migrantes que cruzaron de Latinoamérica a los Estados Unidos. Las piezas de barcos son de
naufragios y me las traje desde la Isla de Lesbos, en Grecia. Y todos los instrumentos que estuve tocando son cosas recolectadas. La cacerola de metal
es donación de un campo de refugiados que hay aquí, también tengo un plato de metal que encontré en la playa en Lesbos y las botellas vienen de un área
de Tejas donde fueron dejadas por los migrantes. Todo tiene que ver con la migración.

¿Cómo crees que el arte puede contribuir a denunciar el problema de los migrantes?
Yo hago lo que puedo, pero no me gusta llamarlo arte, escultura o música. Es solo una muestra y lo que hago es utilizar la evidencia de objetos para que la
persona que los vea o los escuche, reflexione sobre su propio juicio y no se deje imponer ninguna posición política. Trato de hacer hablar a los instrumentos
por aquellas personas que los poseyeron.

¿Ves alguna relación entre lo que ocurre en México ahora y lo que ocurre acá en Europa con los refugiados?
Es muy similar. La gente del sur está huyendo básicamente de la violencia, pero también de condiciones económicas extremas causadas por una u otra
cuestión política. Mucha gente que se queda atrapada en las guerras, atrapada en la violencia, es gente que no tiene absolutamente nada que ver con lo
que causó eso y que solamente está huyendo, y en otros lados les cierran las puertas.

TEXTO 2:
Impactantes fotografías muestran lo que los refugiados traen cuando corren por sus vidas
por Juan David Gómez septiembre 10, 2015

Este año, cerca de 100.000 refugiados procedentes de los países devastados por la guerra en el Medio Oriente, África del Norte y Asia del Sur, han huido
de sus hogares arriesgando sus vidas en botes de goma que navegan a través del Mar Egeo hacia la isla de Lesbos en Grecia.

Hombres, mujeres y niños que deben viajar con poco peso, debido a que su caminata es tan peligrosa como ardua. Ellos son detenidos, les disparan, están
hambrientos. Los contrabandistas se aprovechan de la situación y los explotan a diario, con la promesa de brindarles seguridad por un precio, sólo para
exprimirlos como sardinas en barcos pequeños. La mayoría no tiene más remedio que arrojar las escasas pertenencias que hayan rescatado de sus
viajes. Aquellos autorizados para llevar exceso de equipaje a bordo, suelen tirarlo por la borda desesperadamente, para así perder un poco de peso y evitar
que se hundan los barcos. Todos huyen de la guerra, el hambre y la opresión, buscando en Europa un poco de paz y una oportunidad para empezar de
nuevo. Más de 2.000 de estos inmigrantes han muerto en lo que va del año en su intento de cruzar el Mediterráneo. Pocos llegan a sus destinos con
cualquier cosa.

El Comité Internacional de Rescate acompañó a los refugiados e invitó a una madre, un niño, un adolescente, un farmacéutico, un artista, y a una familia
para que compartieran lo que llevaban en sus maletas y mostraran lo que lograron salvar al salir huyendo de la guerra. Sus posesiones cuentan historias
sobre su pasado y sus esperanzas para el futuro.
UNA MADRE
Nombre: Aboessa * Edad: 20 Desde: Damasco, Siria

Cuando la lucha feroz estalló en Yarmouk, un campamento no oficial para los palestinos, al
sur de la capital siria, Aboessa logró escapar con su esposo y su hija de 10 meses de edad,
Doua. Después de cruzar la frontera hacia Turquía, se refugiaron en otro campamento
desolado antes de saltar en una balsa de goma con destino a las costas seguras de Europa.

La policía turca que patrulla la costa los detuvo para quitarle el motor de la embarcación con
el fin de obligarlos a dar marcha atrás, pero los refugiados siguieron su camino, atravesando
las fuertes corrientes del mar con remos improvisados.

“Todo es para proteger a mi hija de las enfermedades. Cuando llegamos a Grecia, un hombre
amable me dio dos tarros de alimentos. Otro hombre nos dio galletas y agua cuando vio a mi
bebé.”

Artículos:
Medicamentos, una botella de agua estéril, y un frasco de comida para bebés
Servilletas para los cambios de pañal
Un sombrero y un par de calcetines para el bebé
Analgésicos, protector solar y pomada para quemaduras solares, pasta de
dientes
Documentos personales (incluyendo antecedentes de vacunación del bebé)
Monedero (con identificación con fotografía y dinero)
Cargador del teléfono celular
Diadema amarilla

UN ADOLESCENTE
Nombre: Iqbal * Edad: 17 Desde: Kunduz, Afganistán

Iqbal arrastró su cuerpo cansado de la barca con sólo una mochila. El adolescente
había viajado cientos de millas esquivando balas para escapar de la provincia en
guerra de Kunduz, en el norte de Afganistán, huyendo al este de Irán, luego de viajar
a pie a Turquía. Ahora en Lesbos, su próximo destino es incierto. Él tiene un
hermano estudiando en Florida y se ha mantenido en contacto con un amigo que ya
hizo el viaje a Alemania.

“No quiero que sepan que soy un refugiado. Creo que alguien me va a encontrar y va
a llamar a la policía porque soy ilegal.”

Artículos:
1 par de pantalones, 1 camisa, 1 par de zapatos y 1 par de calcetines
Champú y gel para el cabello, cepillo de dientes y pasta de dientes, crema para
blanquear la cara
Peine, cortaúñas
Vendas
100 dólares estadounidenses
130 liras turcas
Smartphone y copia de seguridad del teléfono celular
Tarjetas SIM para Afganistán, Irán y Turquía

Centres d'intérêt liés