Vous êtes sur la page 1sur 3

Una Salvación Presente

Ellet J. Waggoner
La Verdad Presente: 18 de mayo 1893
Como Dios habita la eternidad, por lo que todo el tiempo está presente con él, así todas sus
promesas y bendiciones para los hombres son en tiempo presente. No puede haber futuro o
tiempo pasado con él. Esto lo hace "pronto auxilio en las tribulaciones", para que podamos vivir
sólo en el presente. No podemos vivir en un momento en el futuro. Esperamos que las cosas en el
futuro, y tienen la esperanza de lo que vendrá, pero el presente es todo lo que alguna vez
podamos tener, porque cuando las cosas que se esperan venir, van a estar presentes. De hecho,
las cosas que tenemos razones para esperar en el futuro, serán sólo la continuación de las cosas
que tenemos ahora. Todas las cosas son en Cristo y Su promesa es: "He aquí yo estoy con vosotros
todos los días, hasta el fin del mundo." Mateo 28.20
El apóstol Pablo bendijo a Dios, porque Él "nos ha bendecido con toda bendición espiritual en las
cosas celestiales en Cristo Jesús." Efesios 1.3. Las promesas de Dios para el futuro deben ser las
realidades a nosotros, si alguna vez recibimos ningún beneficio de ellos. "Porque todas las
promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, para la gloria de Dios por nosotros." 2 Corintios 1.20.
Es por estas "preciosas y grandísimas promesas" que somos "hechos partícipes de la naturaleza
divina." Las glorias del mundo venidero no será más que la revelación de lo que tenemos ahora en
la presencia personal dentro de nosotros del Señor Jesucristo. La única esperanza de la gloria es
Cristo en nosotros.
"Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos." Hebreos 13.8. La palabra de Dios "que vive y
permanece para siempre." 1 Pedro 1.23. No tenemos que lidiar con una palabra muerta, lo que
fue dicho hace mucho tiempo que no hay más fuerza en ella, pero con una palabra que tiene la
misma vida como si se tratara de habla. De hecho, es de beneficio para nosotros sólo cuando lo
recibimos como habla directa y personalmente a nosotros. "Cuando recibisteis la palabra de Dios
que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la
palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes." 1 Tesalonicenses 2.13. "Toda la Escritura
es inspirada por Dios, y útil." 2 Timoteo 3.16. Todo está en el presente.
Por esta razón no podemos superar las Escrituras. No hay un solo texto en la Biblia que se ha
vuelto obsoleto. No hay quien el cristiano de mayor experiencia se ha superado, por lo que no
tiene necesidad de ello. No hay nadie que pueda ser puesto a un lado. El texto, que lleva a un
hombre a el Salvador, es el texto que se ha necesitado para mantenerlo allí. Y esto, también,
aunque su mente se ha ampliado, y su visión espiritual se ha visto muy reforzado, y la razón es que
cada palabra de Dios es infinita profundidad, por lo que a medida que la mente del cristiano se
expande la palabra significa más para él que lo hizo en el principio. El universo parece mucho
mayor que el astrónomo que lo hace para el hombre que nunca ha mirado a través de un
telescopio. Nos fijamos en las estrellas a simple vista, y parecen muy lejanos. Entonces miramos a
través de un telescopio de gran alcance y, aunque podemos ver mucho más con ella, la distancia a
las estrellas parece ser
Una Salvación Presente - Página 2
mucho mayor de lo que hizo con nuestra visión limitada. Así que cuanto más uno se familiariza con
la Palabra de Dios, tanto más se hace llevadero. Las promesas de Dios, que parecían tan
sumamente grande cuando aparecieron por primera vez para nosotros, son mucho más
sobremanera grande cuanto más se consideran ellos y aplicarlos.
La palabra de Dios es una luz que brilla en un lugar oscuro. 2 Peter i. 19. Es la revelación de Cristo,
que es la Luz del mundo, por eso es una lámpara. Salmo 119.105; Proverbios 6.23. Todos hemos
oído hablar del joven marinero que se quedó a cargo del timón, con instrucciones de mantener la
cabeza de la nave directamente hacia una cierta estrella, que se señaló a él, y que, en pocas horas
se llama el capitán y dijo que quería otra estrella para dirigir por, como él había navegado más allá
de la primera de ellas le había dado. ¿Cuál era el problema? Había vuelto la ronda barco, y se
navega lejos de la estrella. Lo mismo sucede con aquellos que dicen que han superado ciertas
partes de la Biblia. El problema es que se han dado la espalda a él.
¿Qué es el Evangelio? "Es el poder de Dios para salvación a todo aquel que cree." Romanos 1.16.
Es el poder actual aplicada a la salvación de la que tiene presente la fe. Por lo que hace el poder de
Dios para salvar a los hombres? Jesús es el poder de Dios, y de Él se dijo: "Y llamarás su nombre
Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados." Mateo 1.21. "Fiel es esta palabra y digna de
toda aceptación: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores." 1 Timoteo 1.15. El
evangelio es poder de Dios para salvar a los hombres del pecado. Pero es el poder presente,
porque el pecado está siempre presente. Su poder se aplica solamente mientras uno está
creyendo. "El justo por la fe vivirá." Romanos 1.17. El momento en que un hombre deja de creer,
entonces él es un pecador, de la misma manera como si nunca hubiera creído. Fe de ayer no
responderá por hoy, no más que la respiración del hombre ayer lo mantendrá vivo.
El mensaje del Señor a la iglesia en los días inmediatamente anteriores a su venida es: "Tú lo dices:
Yo soy rico y enriquecidos, y no tengo necesidad de ninguna cosa; y no sabes que tú eres un
desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. "Apocalipsis 3.19. ¿Quién hay que ha superado
este texto? Ni una sola. La bendición llega a aquel que reconoce la verdad de la acusación del
Señor, porque el Señor le va a entrar, con un suministro de toda su necesidad. Es el hombre que
dice: "Señor, sé propicio a mí, pecador", que va a su casa justificado.
Y sólo cuando el hombre sigue a pronunciar la oración, que se justifica. "Porque todo el que se
ensalza será humillado, y el que se humilla será enaltecido." Lucas 18,14. El apóstol dice: "Fiel es
esta palabra y digna de toda aceptación: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los
pecadores, de los cuales yo soy el primero." 1 Timoteo 1.15. Nótese que no dice, "¿De quién era el
jefe," sino "de los cuales yo soy el primero." Y fue cuando reconoció a sí mismo como el primero
de los pecadores, que en él como jefe se exhibió la misericordia y la paciencia de Dios.
Algunos se han preguntado si un cristiano debe cantar estas líneas en el bendito himno de Wesley
-
"Justo y santo es tu nombre,
Soy toda maldad;
Vile y lleno de pecado que soy;
Tú eres llena de verdad y de gracia ".

El hombre que piensa que ha superado estas líneas se encuentra en un estado lamentable, porque
se está cerrando a sí mismo fuera de la fuente de la justicia. "Ninguno hay bueno, sino uno, es
decir, Dios." Mateo 19.17. Por lo tanto, cualquiera que sea la justicia está siempre expuesto en
ningún alma debe ser sólo la justicia de Dios. Sólo el alma que reconoce su propio pecado, que
echen mano de la justicia de Dios que es por la fe de Cristo. Es sólo por la obediencia de uno, que
muchos están constituidos justos. Romanos 5,19. Y ese es Cristo.
"Y él es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por
los de todo el mundo." 1 Juan 2,2. El cristiano de la experiencia de cuarenta años es tanto en la
necesidad de la justicia que viene por medio de Cristo, como es el pecador que ahora es la primera
vez que vienen al Señor. Así que leer de nuevo: "Si andamos en luz, como él está en luz, tenemos
comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. Si decimos
que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. "1
Juan 1.7, 8. La mayoría de los que cualquiera puede decir es que Cristo es sin pecado, y que Cristo
ha dado a sí mismo por nosotros. Él es de Dios "hecho para nosotros sabiduría, justificación,
santificación y redención." 1 Corintios 1.30. Pero tenga en cuenta que la limpieza es un proceso
presente. Podemos saber que la sangre de Cristo hizo limpiarnos del pecado en algún momento en
el pasado, pero que nos hará ningún bien. Que la vida es continuamente necesaria, para que la
limpieza puede seguir continuamente. Somos "salvos por su vida." Romanos 5.10. Porque Cristo es
nuestra vida. Colosenses 3.4
Así es que "todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo
espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios." 1 Juan 4.2, 3. Observe
de nuevo el tiempo presente. No es suficiente para confesar que Jesucristo ha venido en carne,
que traerá hay salvación para nadie. Debemos confesar desde el conocimiento seguro de que
Jesús es ahora venido en carne, y entonces somos de Dios. Cristo vino en la carne, hace 1.800
años, sólo con el propósito de demostrar la posibilidad. Lo que lo hizo una vez, Él es capaz de
hacer de nuevo. El que niega la posibilidad de su venida en la carne de los hombres ahora, con lo
que niega la posibilidad de que él tuviera alguna vez en la carne.
Así que nuestra parte es con humildad de mente que confesar que somos pecadores, para que en
nosotros hay algo bueno. Si no lo hacemos, entonces la verdad no está en nosotros, pero si lo
hacemos, entonces Cristo, que vino al mundo con el expreso propósito de salvar a los pecadores,
vendrán y tomarán su morada con nosotros, y entonces la verdad de hecho estar en nosotros.
Entonces habrá perfección manifiesta en medio de la imperfección. Habrá integridad en medio de
la debilidad. Porque "estamos completos en Él". Colosenses 2.10. Él ha creado todas las cosas con
la palabra de su poder, y por lo tanto puede tener hombres que no son más que nada, y puede
hacer que "para alabanza de la gloria de su gracia." Efesios 1.6. "Porque de él, y por él, y para él
son todas las cosas, a quien sea la gloria por todos los siglos. Amén. "Romanos 11.36

Centres d'intérêt liés