Vous êtes sur la page 1sur 4

Escuela de Música “Guitarra Particular – Córdoba” ♥ Seguinos en Facebook

Bienvenido al Curso Inicial de Guitarra


de la Escuela de Música “Guitarra Particular – Córdoba”

En las próximas 8 semanas vas a aprender lo básico sobre este instrumento, sobre cómo
funciona el sistema musical con el que están compuestas las canciones y técnicas básicas te
interpretación, tanto acordes como rasguidos.

Para poder aprender a tocar es necesario que pasen estas cosas:

Que entiendas toda la teoría básica que sirve para saber lo que estamos haciendo. De otra
forma sería aprender puntos de memoria que se olvidarían en unas pocas semanas. Para eso
preguntá todas las dudas que tengas sin miedo en cualquier momento. Es mejor sacar las
dudas en el momento en que aparecen.

Que vayas practicando cada semana lo que vamos dando, ya que el curso está preparado para
ir avanzando de forma constante y paulatina, desde lo más fácil a lo más difícil.

Hay que saber que no se puede aprender a tocar bien en 8 semanas, pero vas a tener una
base para poder seguir tocando y mejorando cada día. Además, el tiempo de aprendizaje
depende de muchas cosas, del tiempo que le dediques, de lo habituado que estés a aprender
movimientos musculares, hasta cierto punto de la edad, de la constancia, etc.

Aprender un instrumento es algo gradual, querer aprender rápido es como “querer conocer en
unas pocas semanas una pareja nueva para poder casarte”. Así como las personas se van
conociendo y profundizando su relación de a poco, de forma natural y no forzada, así también
irás creando una relación con tu instrumento. En cierta forma también es como aprender un
deporte (no se puede ser Messi en 8 semanas sin haber pateado una pelota nunca), pero
después de jugar un rato al día durante 8 semanas habrás aprendido las reglas del deporte y
empezarás a divertirte y meter algún gol.

Y lo más importante de todo: La práctica tiene que ser DIARIA. No importa si son 5 minutos al
día, lo que importa es que sí o sí sea todos los días.
Por qué? Por la forma en que nuestro cerebro almacena ciertos conocimientos.

La Memoria Motriz:

Nuestro cerebro se divide en muchas partes. Cada parte se encarga de cosas diferentes. Así
como tenemos una parte que se encarga de mantener el cuerpo en funcionamiento, otra nos
permite entender el lenguaje, otra nos permite sacar cálculos matemáticos, etc. hay una parte
que se encarga de memorizar movimientos musculares para que podamos realizarlos sin
pensar. Sin esta memoria tendríamos que calcular los movimientos de forma consciente para
cada paso que damos al caminar, para rascarnos la oreja, para escribir una palabra
(tendríamos que recordar y dibujar lentamente cada letra si no las tuvieramos completamente
automatizadas) y muchísimas cosas más que hacemos cada día, todo el tiempo, sin pensar,
desde gestualizar cuando hablamos hasta usar una herramienta o los cubiertos para comer.
Esa parte del cerebro se llama Memoria Motriz, y es la parte que se encargará, en el futuro, de
tocar guitarra. Esta Memoria Motriz tiene una ventaja y dos desventajas:

La ventaja es que lo que almacena firmemente, ya no se olvida. Esa es la razón por la que se
dice que nunca se olvida cómo andar en bicicleta.
Escuela de Música “Guitarra Particular – Córdoba” ♥ Seguinos en Facebook

La primera desventaja es que sólo almacena movimientos que el cerebro considere VITALES,
necesarios para nuestra vida. Almacenar esa información para el cerebro requiere de muchas
neuronas y muchos esfuerzo, por lo que no almacenamos nada que no vayamos a necesitar
constantemente de aquí en más.

Imaginate que te comprás un pantalón que te queda largo. Probablemente cuando te das
cuenta le hagas una simple puntada a cada lado para salir del paso y no estar arrastrándolo
ese día. Pero esa puntada no va a durar mucho. Es mucho más fácil sentarse un rato y coser
bien el ruedo del pantalon, a estar haciéndole una puntada o pegándole una cinta por dentro
cada vez que lo vayas a usar. Sin embargo, si sólo te lo vas a poner una vez, no vale la pena
tomarse el esfuerzo de coserlo prolijamente.

Esto es lo que piensa la Memoria Motriz sobre los movimientos. Si un movimiento va a ser
usado todos los días, vale la pena memorizarlo (como caminar, o como usar los cubiertos) pero
para un movimiento que hagamos puntualmente un día, no vale la pena hacer el esfuerzo de
dejarlo memorizado.

Para evitar esto de memorizar cosas inútiles, la Memoria Motriz borra y olvida todo lo que no
volvamos a realizar en 24 horas. Es decir que nos da un día de margen para ver si lo que
aprendimos ayer nos sirve también hoy. De lo contrario, lo considera innecesario y lo borra. Si
practicamos dos horas todos los domingos, para el lunes a la noche ya no servirá de nada. En
cambio, practicando 5 minutos cada día, la Memoria Motriz empieza a considerar esos
movimientos como importantes. Es más, si practicamos 1 minuto 5 veces al día, será todavía
más fácil que el cerebro empiece a considerar indispensables esos aprendizajes.

La otra desventaja es que la Memoria Motriz aprende muy lentamente. Necesita repetir
muchísimas veces un movimiento para almacenarlo. Es la parte más animal de nuestro
cerebro, y aprende más o menos como lo hace una mascota cuando intentamos enseñarle un
truco: Repitiendo y corrigiendo y repitiendo y corrigiendo.

Como sólo son necesarios 5 minutos, ya no sirve la excusa de llegar cansado a casa, de no
tener tiempo, o de tener demasiadas actividades. Sobre todo durante los primeros meses, esa
práctica diaria de 5 minutos es realmente la diferencia entre aprender o no aprender.

Un truco es dejar la guitarra desenfundada en algún lugar en donde esté accesible, por ejemplo
sobre una silla en el living, o en un costadito en alguna pared de la cocina. Asi nos dará menos
fiaca agarrarla un minuto y seguir con lo que estábamos haciendo.

Cosas que te van a pasar aprendiendo guitarra:

Vas a sentir que tus manos no te hacen caso. Es normal, porque todo lo que estamos
acostumbrados a hacer, desde peinarnos hasta usar un tenedor, tuvimos que aprenderlo a lo
largo de años sin darnos cuenta de la cantidad de veces que repetimos ese movimiento. La
mayoría de las cosas que tenemos almacenadas en nuestra Memoria Motriz fue aprendida
desde que nacimos hasta los 12 años (edad en que termina nuestro desarrollo motriz de
precisión). No te preocupes, eso nos pasa a todos al principio. No sos más torpe que los
demás. A medida en que vayas practicando, las manos van a ir aprendiendo y perfeccionando
los movimientos.

Vas a sentir que podés postergar hasta mañana la práctica de 5 minutos porque total son sólo 5
minutos, y mañana practicás 10 minutos y listo: Eso es lo mismo que empezar de cero otra vez.
Tu Memoria Motriz borrará lo que hayas practicado ayer si no reforzás esos 5 minutos. Lo que
Escuela de Música “Guitarra Particular – Córdoba” ♥ Seguinos en Facebook

hay que pensar es al revés: “me pongo a preacticar, si total son sólo 5 minutos”.

Vas a aprender rasguidos de ritmos que no te interesan o no te gustan, por lo que vas a dejar
de practicarlos, total no los vas a tocar nunca: Esto no es conveniente, los rasguidos tienen en
general movimientos muy similares. Vamos a comenzar con los más simples hasta llegar a los
más complejos. Los más simples son los que te van a ayudar a fijar esos movimientos para que
se aprendan más rápido, por lo que cuanto más los practiques, más fáciles te saldrán los
próximos más complejos que aprendas. Incluso en poco tiempo estarás inventándote tus
propios ritmos.

No necesito aprender teoría porque no quiero ser músico, sólo tocarme unas canciones: Lo
que vamos a aprender de teoría en este curso no es más que lo super mínimo para que
entiendas lo que estás haciendo. (Es como si te comprás un aparato nuevo y ni siquiera querés
saber para qué sirve cada botón. Nunca lo vas a poder usar.) Además de que la teoría musical
es mucho más sencilla de lo que se cree en general, lo que vamos a aprender es tan mínimo y
tan útil cuando ya estés tocando, que no deberías desestimarla. Vos pensá que vamos a dar
unas 3 horas de teoría en todo el curso, cuando en una carrera para ser músico se estudia
varias horas de teoría al día durante varios años.

El proceso de la Memoria Motriz: Cómo aprendemos a tocar.

Para guardar un movimiento en la Memoria Motriz, el cerebro sigue este proceso: Por un lado
tenemos la Memoria Motriz, que tiene almacenados como en un armario, todos los
movimientos que ya sabemos hacer. Por otro lado, tenemos la parte de nuestro cerebro que
piensa qué hay
que hacer en cada momento, la Parte Racional, con la que pensamos y calculamos casi todo.

1- Vemos un movimiento que queremos copiar (eso pasa cuando estamos en clase y nos dicen
cómo es un determinado acorde o rasguido) y nos hacemos una idea de cómo sería hacer ese
movimiento.

2- La Memoria Motriz busca en su armario algún movimiento parecido que hayamos hecho
antes (por ejemplo pensamos ese movimiento se parece a rascarse, o parece como si apretara
un botón, etc).

3- La Parte Racional manda la orden a la mano, a los dedos o a los brazos para que hagan ese
movimiento más o menos parecido, para ver si la cosa va por ahí o hay que hacer algún
cambio. Este es el momento en que nos sentimos torpes, porque el movimiento que sacó del
armario la Memoria Motriz y nos manda la Parte Racional es exagerado e impreciso.
Normalmente este movimiento se repite torpemente un rato, varias veces, mientras la Parte
Racional del cerebro evalúa si sirve o no sirve y qué hay que ajustar. Para eso vigila bien el
movimiento, siguiendo de cerca lo que manda Memoria Motriz.

4- Durante ese ratito de torpeza, la Parte Racional se da cuenta de los errores e imprecisiones
y empieza a dar órdenes a los dedos, o la mano o el brazo para corregir y ajustar el
movimiento, tratando de que la Memoria Motriz también vaya tomando nota de los cambios y
guardando esos movimientos perfeccionados.

5- Cuando por fin encontramos el movimiento justo y el rasguido o el acorde empieza a salir, la
Parte Racional lo vigila un ratito para ver si funciona bien. Luego da por terminada su tarea y le
pasa el control del movimiento a la Memoria Motriz. El problema es que la Memoria Motriz
necesita repetir correctamente el movimiento muchas veces más y muy despacito para poder
Escuela de Música “Guitarra Particular – Córdoba” ♥ Seguinos en Facebook

almacenarlo, así que todavía no está en condiciones de controlar eso. Ahí es cuando nos
equivocamos. Ese es el momento en que nos sentimos frustrados, pensamos “si recién me
salía bien, por qué ahora me sale mal? Soy un queso aprendiendo guitarra!” y abandonamos la
tarea. En realidad es precisamente en ese momento en que la Parte Racional deja sola a la
Memoria Motriz, cuando ésta se ve obligada a aprender ese movimiento. Es parecido a cuando
estábamos aprendiendo a andar en bici y nos soltaban la bici para que anduviéramos solos.
Más de una vez nos daba miedo y nos terminábamos por caer. Pero nos volvían a agarrar la
bici y volvíamos a intentarlo. Si seguimos practicando un rato más, la Memoria Motriz vuelve a
pedir ayuda a la Parte Racional para que el rasguido salga de nuevo. Ese proceso de “me sale
bien 5 veces y después me equivoco y me vuelve a salir bien” va a ocurrir varias veces hasta
que la Memoria Motriz logre aprenderlo. Ese movimiento aprendido estará como en
cuarentena: si en 24 horas no se necesita repetirlo se borrará, porque la Memoria Motriz
considerará que no es más necesario. Si en 24 horas o menos ese movimiento vuelve a ser
necesario, cada vez que se repita quedará un poco más fijo en nuestra Memoria Motriz, hasta
que ésta considere que es algo obvio que necesitamos saberlo. Además, cada vez saldrá
mejor, más preciso, más fácil y más rápido.

6- Cuando la Memoria Motriz ya lo tiene bastante aprendido, nos saldrá bastante bien. Si en
ese momento la Parte Racional intenta ver qué es lo que estamos haciendo, automáticamente
nuestro movimiento parará. No podremos seguir tocando hasta que la Parte Racional no deje
trabajar sola y sin interferir a la Memoria Motriz. Ese es el momento en que intentarás prestar
atención a los movimientos de tu mano y cuando lo intentes tus manos ya no querrán tocar.
Eso también es normal, e indica que ya prácticamente tenés fijados esos movimientos de forma
permanente. Con un poco más de práctica ya no se te olvidarán.

Ahora que ya sabés cómo es todo el proceso, podés seguirlo de cerca. Este proceso es igual
para todos. Aunque algunas personas tienen más habilidad para memorizar movimientos, o
para reconocer sonidos o para seguir un ritmo que otras, todos pasamos por este sistema de
aprendizaje, que se va haciendo más rápido y más simple a medida en que vas aprendiendo
más cosas con tu instrumento. Tenerse paciencia y disfrutar del proceso es la mejor forma de
aprender. Adelante!! :-)

Para la segunda clase ya vamos a usar la guitarra. Es muy importante que para poder
tocar tengas muy muy muy cortas las uñas de la mano izquierda (la que aprieta las
cuerdas sobre el mastil) y de largo normal o un poquito largas las uñas de la mano
derecha), la que hace los rasguidos.