Vous êtes sur la page 1sur 4

Primer Examen Parcial

CENTRO DE PSICOTERAPIA COGNITIVA

MATERIA Psicopatología y Psicodiagnóstico CICLO


PROFESOR: Cristel Ortíz Rodríguez EXAMEN
ALUMNO FECHA

ELABORA EL DIAGNOSTICO (todos los casos pueden tener uno o más trastornos)

CASO 1

Donna, de 25 años, es admitida en un hospital psiquiátrico después de un intento


de suicidio. Ella relata que su infancia fue difícil, sus padres eran muy distantes con ella,
siempre percibió un rechazo profundo de su madre. La mamá tuvo a Donna a los 16 años,
y cuando se peleaba con su esposo (lo cual era muy frecuente) o se desesperaba con
Donna le decía que tenerla le había arruinado la vida, que fue un “error”. Estos y otros
comentarios parecidos hicieron que Donna creyera que ELLA era el problema, algo tenía
que estar mal en ella para que sus padres no la quisieran. A pesar de estas circunstancias,
Donna era una niña agradable con calificaciones promedio hasta los 12 años de edad, en
donde ocurrió un cambio drástico en su actitud, fue de ser alegre y social, a ser muy
demandante, sentida y rebelde, alternando entre periodos de mucha alegría y periodos de
llanto y depresión. Se empezó a juntar con compañeros “problemáticos” y a los 14 ya
tomaba drogas. Ella explica que cuando consumía marihuana o cantidades fuertes de
alcohol no sentía el dolor que le generaba sentirse rechazada por sus padres. Una ocasión
huyó de su casa a los 15 con el novio de 17. Regresó a su casa después de un par de
semanas pero eventualmente se salió de la escuela y la relación con sus padres se
deterioraba aún más.

Las relaciones de Donna con los hombres eran inestables, muy pasionales y con
discusiones violentas. Cuando tenía novio ella exigía muchísima atención, cuando
inevitablemente el novio no cumplía con el nivel de afecto, atención y entendimiento que
ella demandaba, Donna pensaba “no me quieres, no te importo” y reaccionaba con mucho
enojo e incluso agresiones, de ahí se deslindaban muchas de las discusiones violentas que
se convertirían en un patrón de casi todas sus relaciones con los hombres. La acumulación
de peleas hacía que sus relaciones no duraran mucho. Después de otra relación fallida a
los 19, intento suicidarse por primera vez; cuando se le preguntó “por qué lo hiciste?” ella
contestó que en ese momento se dio cuenta de que ella era el problema y que nunca iba a
tener amor por que ella era una persona in-amable. Tras ser hospitalizada, empezó terapia,
sin embargo, obtuvo pobres resultados. Ella realmente solo se quejaba de su familia, de la
cual esperaba 100% de atención. También llamaba a su terapeuta varias veces al día,
hablándole de una crisis a otra. Intento otros terapeutas pero ninguno ayudo mucho, seguía
con periodos de depresiones intensas, sentimientos de vacío, ideación suicida y
desesperanza, los medicamentos solo ayudaban parcialmente. Seguía tomando mucho y
empezó con dietas intensas y a preocuparse mucho por su peso. Cuando la mamá no la
atendía o no le preparaba comida especial para su dieta o en general no la trataban como
ella quería, ella tenía unos berrinches terribles, a veces tan extremos que llegaba a romper
cosas de la casa y el padre tenía que físicamente controlarla porque no se podía calmar.

Donna nunca ha podido mantener un trabajo por más de 3 meses y no tiene idea de lo que
quiere hacer con su futuro, fuera de estar con un “hombre romántico”. Ella relata tener
muchos problemas con el aburrimiento “no lo soporto”; cuando se aburre

Diagnóstico: Trastorno Límite de la Personalidad.

CASO 2

Daniela es una mujer de 42 años de edad que nunca ha tenido problemas de salud
mental. Ella trabaja en una asamblea cultural y a ella le asignaron la responsabilidad de
coordinar un evento muy importante de ballet en un nuevo auditorio. Sin embargo, la
apertura del nuevo auditorio estuvo plagada de problemas, la construcción no ha terminado,
hubo una huelga de los albañiles porque no les pagaban, todo esto le generó a Daniela
fuertes dudas acerca de si se iba a poder lograr el objetivo antes de la fecha límite. El
encargado del ballet era un hombre muy voluble, que exigía perfección de asuntos que
estaban fuera de las manos de Daniela, pero ella era la que tenía que dar la cara, así que
hacía grandes esfuerzos para calmar al hombre. Para agregarle a sus problemas, la niñera
le renunció y causándole más responsabilidades en su casa.
En medio de todas estas dificultades, su mejor amiga fue decapitada en un accidente
automovilístico. Daniela era hija única y la consideraba su mejor amiga desde la primaria.
Inmediatamente después del funeral, Daniela se puso muy nerviosa, tensa y solo dormía
de 2 a 3 horas. Dos días después (4 después del accidente) vio a una mujer manejando
un coche con el de su amiga. Intrigada se fue convenciendo que su amiga estaba viva, y
que el accidente fue una farsa, al igual que el funeral. Ella estaba segura que todo esto
tiene como objetivo engañarla, se siente a ella misma en peligro y asume la responsabilidad
de resolver dicho misterio. Ella comienza a desconfiar de todos menos su esposo, cree
que su teléfono está intervenido por narcotraficantes. Ella también escucha sonidos de
frecuencia alta, lo cual le preocupa porque afirma que son rayos de ultrasonido dirigidos
hacia ella. El día siguiente (6 días después del accidente), aterrorizada, va a la sala de
emergencias acompañada por su esposo.

Diagnostico: Trastorno Psicótico Breve.

CASO 3

Andy, un joven soltero de 25 años, vive con su mamá y su hermano. Él trabaja como
clasificador de correos en la oficina postal, un empleo que ha tenido desde que abandonó
el colegio después de 2 años. Acudió a una clínica de trastornos de ansiedad después de
leer un anuncio en el periódico que hablaba de “tratamiento gratis” si apoyaban a un estudio
sobre los trastornos de ansiedad. La queja de su jefe es sobre su “nerviosismo”. Él dice que
ahorita está “pasando a través de las emociones” y quiere “llevar una vida normal y regresar
al colegio”.

Durante su adolescencia y la adultez temprana, Andy no tuvo amigos y prefería estar


por sí solo. Cuando entró al colegio, formó algunas amistades cercanas pero se volvió súper
“consciente de sí mismo” cuando hablaba con extraños, compañeros de aula e inclusive
con sus amigos. Se sentiría nervioso y su cara se convertiría tan “rígida” que tendría
dificultades para hablar. Tenía un zumbido en su cabeza, sentía como si estuviera fuera de
su cuerpo, tenía sofocos y traspiraba. Estos “ataques de pánico” (su término) llegaba de
repente, en segundos y sólo cuando estaba con personas. Cuando un compañero de aula
le hablaba, en ocasiones el “no podía oír” lo que su compañero le estaba diciendo a causa
de su nerviosismo.

Fuera de clases, Andy comenzó a sentirse muy incómodo en situaciones sociales.


“Creo que tenía miedo de hacer o decir algo estúpido”. Empezó a cancelar invitaciones a
fiestas y a retirarse de otras actividades sociales (p.e. una liga de bolos). Eventualmente,
se retiró del colegio por completo. Andy explica que el motivo de haber entrado a una oficina
postal es que el trabajo no requiere lidiar con personas. Cuando se le preguntó sobre otras
cosas que lo ponían nervioso, comentó que trataba de evitar usar lavabos públicos y se
sentía más cómodo en un baño público cuando las luces estaban bajas, cuando habían
pocas personas presentes y cuando podía usar un inodoro en lugar de un urinal. Andy
tiene dos “mejores” amigos antiguos con los que socializa regularmente y se siente
completamente cómodo. Sin embargo, no ha tenido citas desde el colegio y evita totalmente
asentamientos sociales como bodas y bailes. Él no tiene ningún problema con las figuras
de autoridad e inclusive agradece las críticas constructivas de su superior en la oficina
postal. “Mi problema es de nerviosismo no de ser obstinado”.

Diagnostico: Fobia Social.

CASO 4

Mr. Simpson es un hombre soltero de 44 años de edad, el cual fue levantado por la
policía después de haberle pegado a una mujer de 70 años fuera de su apartamento. El
tan solo replica “la perra se lo merecía, ella y el resto es lo menos que se merecen por todo
el sufrimiento por el cual me han hecho pasar”.
Al hacerse la evaluación psiquiatrita, se averigua que el paciente ha estado
continuamente mal desde los 22. Durante su primer año de universidad, el gradualmente
se hizo de la idea de que sus compañeros se burlaban de él. El notaba que estornudaban
o hacían ruidos molestos cuando el entraba al salón. Las sospechas fueron creciendo e
incluso afectó su relación íntima. Cuando su novia finalmente lo dejó, él creyó que en
realidad ella había sido reemplazada por una impostora idéntica, y que esta impostora fue
la que lo dejó, no su novia en realidad. Así que él llamó a la policía para que ayudaran a
resolver este “secuestro”. Después de esto comenzó a escuchar voces por primera vez,
sus calificaciones bajaron y fue necesario buscar ayuda psiquiátrica.
Justo antes del incidente que llevó a su arresto, Mr. Simpson estaba convencido de
que su apartamento era el centro de un extenso sistema de comunicaciones, el cual incluía
a las 3 televisoras más importantes del mundo, sus vecinos y cientos de actores. Todos
ellos lo vigilaban, en conjunto con las cámaras secretas que según él habían sido colocadas
en su apartamento para espiarlo. El también creía que sus acciones en el apartamento
eran después comentadas en la TV. Los vecinos operan un tipo de máquina que es la
causa y genera que él oiga las voces, los vecinos controlan esas voces y lo atacan a través
de ellas. Las voces le dicen continuamente “te vamos a hacer daño” “estás loco” “mejor
suicídate” “en cualquier momento te vamos a atrapar” “no confíes de nadie” “en ningún lugar
estas seguro”.
Mr. Simpson viene de un hogar de un padre paranoide, que le decía que nunca podía confiar
en la gente “confiar solo hará que salgas lastimado” era su frase típica. Ellos eran pobres
y el creció en un barrio muy difícil en donde crímenes y engaños eran el pan de cada día.

Diagnóstico: Trastorno Esquizofrénico.

CASO 5

Julia es una mujer casada de 29 años sin hijos. Trabaja como gerente en una
empresa y llega a terapia con quejas de depresión, ansiedad y preocupación. Al indagar la
duración de los síntomas, ella relata que la ansiedad y preocupación se remontan hasta su
adolescencia, pero que han empeorado en los últimos meses. Al preguntarle sobre que
sucedía en su vida cuando los síntomas empeoraron, Julia habla sobre varios estresantes,
siendo el cáncer recurrente y cada vez peor de su hermano el más importante. También
habla sobre un reciente aborto natural y muchas presiones en su trabajo. Ella dice que
tanta presión le está causando problemas para concentrarse en su trabajo e incluso
insomnio, lo cual también afecta su desempeño general, aunque aclara que el insomnio no
es muy frecuente. Al indagar más a fondo en la problemática, Julia muestra una tendencia
a preocuparse excesivamente, ella puede estar pensando en el mismo problema por largos
periodos de tiempo, aun cuando rara vez llega a una solución. Frecuentemente teme que
el cáncer de su hermano avance rápidamente, pero también se preocupa mucho por la
posibilidad de que ella también desarrolle cáncer y muera, aun cuando no hay síntoma que
indique tal cosa. La difícil experiencia de un aborto natural a los 3 meses la tiene pensando
en que es muy probable que vuelva a suceder si se llegará a volver a embarazar, lo cual le
causa mucho malestar emocional. Finalmente en el ámbito laboral, la empresa de Julia
tiene deficiencias de personal y técnicas, lo cual genera muchas presiones para terminar
proyectos, sin embargo, Julia no cuenta con algún jefe directo que la esté presionando, sino
más bien la presión es causada por su propio perfeccionismo.

Diagnóstico: Trastorno de Estrés Postraumático y Ansiedad Generalizada.