Vous êtes sur la page 1sur 6

UNIVERSIDAD NACIONAL DE CHIMBORAZO

FACULTAD DE CIENCIAS POLÍTICAS

Y ADMINISTRATIVAS

CARRERA DE DERECHO

CATEDRA:

DERECHO CIVIL III (SEGUNDA PARTE)

TEMA:

TEMA: JURISPRUDENCIA DE DONACION

ALUMNO:
Gabriel Marcelo Bonifaz Tenenpaguay

DOCENTE: Dr. Orlando Granizo


TEMA: JURISPRUDENCIA DE DONACION

RESUMEN: “15 líneas”

En el caso de la donación, dicha sala considero que la norma de la ingratitud no se remite a


la norma de la indignidad, sino más bien que esta tiene un carácter abierto al decir que es
“cualquier echo ofensivo del donatario, que le hiciera indigno de heredar al donante”, este
caso fue interpuesto por Juan Carlos Medina Namcela ante la negativa de su recurso de
casación de la sentencia dictada el 30 de marzo del 2001 por la Segunda Sala de la Corte
Superior de Justicia de Loja, dentro del juicio ordinario que por revocatoria de donación
siguen en su contra María Francisca Namcela Japón y Manuel Agustín Medina Suquilanda,
el recurrente señala queda causal en que se funda el recurso es la primera del artículo 3 de la
Ley de Casación, pues afirma que: "El art. 1471 del Código Civil tras referirse a la ingratitud
como antecedente para la revocatoria de la donación. Finalmente, se dispone que se notifique
al acreedor hipotecario para que haga valer sus derechos en la forma de ley, disposición que
se asume, seguramente, con el ánimo de dejar en forma ilegal insubsistente dicha hipoteca."
Sobre esta afirmación, esta Sala considera que la suposición realizada por el recurrente carece
de base legal pues, en ningún momento, en su sentencia, el juzgador dispone que se levante
la hipoteca, sino que, por el contrario, reconoce el derecho de los acreedores hipotecarios
sobre el bien, conforme lo establece el artículo 1475 del Código Civil.
Análisis

Mi análisis de la presente resolución de la revocatoria de Dominio por ingratitud es:

En el caso de la donación, dicha sala considero que la norma de la ingratitud no se remite a


la norma de la indignidad, sino que tiene un carácter abierto y que por tanto lo único que
pretende, al señalar lo que se entiende por ingratitud y decir que "es cualquier hecho ofensivo
del donatario, que le hiciera indigno de heredar al donante", es otorgar al juez un criterio
básico que le permita determinar la gravedad del acto que faculte la declaratoria de ingratitud.

Ya que nuestros legisladores al redactar esta norma limito el concepto de lo que es la


ingratitud, entendiéndose que por ingratitud es Desagradecimiento, olvido o desprecio de los
beneficios recibidos. Jurídicamente presenta importancia con respecto a las donaciones, ya
que éstas pueden ser revocadas por causa de ingratitud del donatario, lo que sucede cuando
éste ha atentado contra la vida del donante, cuando le ha inferido injurias graves a su persona
o a su honor o cuando le ha rehusado alimentos.

Resolución del recurso de casación

Fue presentado por el señor Juan Carlos Medina Namcela el mismo que interpone el recurso
de echo ante la negativa del recurso de casación dentro del juicio ordinario que por
revocatoria de donación siguen en su contra María Francisca Namcela Japón y Manuel
Agustín Medina Suquilanda.

Señalare el recurrente que da la causal en el litigio la misma que se fundamenta en los


artículos 3 d la Ley de Casación, “Art. 3.- CAUSALES. - El recurso de casación sólo podrá
fundarse en las siguientes causales: 1ra. Aplicación indebida, falta de aplicación o errónea
interpretación de normas de derecho, incluyendo los precedentes jurisprudenciales obligatorios,
en la sentencia o auto, que hayan sido determinantes de su parte dispositiva; 2da. Aplicación
indebida, falta de aplicación o errónea interpretación de normas procesales, cuando hayan viciado
el proceso de nulidad insanable o provocado indefensión, siempre que hubieren influido en la
decisión de la causa y que la respectiva nulidad no hubiere quedado convalidada legalmente; 3ra.
Aplicación indebida, falta de aplicación o errónea interpretación de los preceptos jurídicos
aplicables a la valoración de la prueba, siempre que hayan conducido a una equivocada aplicación
o a la no aplicación de normas de derecho en la sentencia o auto; 4ta. Resolución, en la sentencia
o auto, de lo que no fuera materia del litigio u omisión de resolver en ella todos los puntos de la
litis; y, 5ta. Cuando la sentencia o auto no contuvieren los requisitos exigidos por la Ley o en su
parte dispositiva se adoptan decisiones contradictorias o incompatibles. (casacion, s.f.)” en el
artículo 1471 del Código civil ecuatoriano, tras referirse a la ingratitud como antecedente
para la revocatoria de la donación y demás artículos que le servirán para que sustente su
pedido.

Debo mencionar que si bien es principio general que la donación no admita revocatoria, el
carácter especial de esta figura jurídica, en la que se "se ofrenda sin contraprestación ha
inducido a la ley a fijar límites a su eficacia, y en particular a salir al paso de las promesas
precipitadas oponiéndoles exigencias de forma; además, ha atenuado los deberes jurídicos
del donante por comparación con los propios de los negocios onerosos, y finalmente los
vínculos de la donación estableciendo una excepción o un derecho de repetición a causa de
necesidad del donante y de un derecho de revocación por ingratitud del donatario" En nuestra
propia legislación específicamente en nuestro Código Civil artículo 1471, “Art. 1471.- El error
acerca de la persona con quien se tiene intención de contratar no vicia el consentimiento, salvo
que la consideración de esta persona sea la causa principal del contrato. Pero, en este caso, la
persona con quien erradamente se ha contratado, tendrá derecho a ser indemnizada de los
perjuicios que, de buena fe, haya padecido por la nulidad del contrato. (Civil, s.f.)” también se
hace mención a la ingratitud del donatario, así como nos especifica en esta sentencia.

Otra de las alegaciones del recurrente consiste en afirmar que se ha inaplicado el artículo
1472 del Código Civil, por cuanto si bien esta norma dice que: "el donatario será considerado
poseedor de mala fe desde la perpetración del hecho ofensivo que ha dado lugar a la
revocación, el fallo en cambio, me niega el derecho a cobrar las mejoras introducidas en uno
de los lotes donados, antes del presunto hecho de ingratitud." Al respecto, esta Sala considera
que, para que sea aplicable al caso el artículo 1472 del Código Civil, era necesario, en primer
lugar, que se hubiese probado en el juicio que el recurrente fue el autor de las mejoras, es
decir que éstas hubiesen sido realizadas durante el tiempo en que, por efectos de la donación,
el inmueble fue de su propiedad, aunque lo donantes mantenían el usufructo; y en segundo
lugar que, tales mejoras hubieren sido realizadas a su costa.

Al respecto, tanto el juez de primera instancia, como el tribunal ad-quem al valorar la prueba
testimonial presentada por el demandado la han desestimado, y así se lo expresa en el
considerando quinto de la sentencia de segundo nivel, el mismo que resolvió lo siguiente; la
prueba actuada en el juicio, no le está permitida, pues conforme ha resuelto esta Sala en un
sinnúmero de resoluciones, por medio del recurso de casación no se puede alterar la
valoración dela prueba, ni cambiar los hechos establecidos por el juez de instancia, así como
tampoco modificar su grado persuasivo, sino que debe limitarse a verificar si existe una
violación directa de una norma jurídica que impele a valorar la prueba de los hechos de una
forma distinta a la que ha efectuado el juez.

Por otra parte, se hace notar que, el recurrente cuando apeló del fallo de primera instancia, al
señalar los puntos en los cuales se contrajo la apelación, no determinó explícitamente que
uno de esos puntos era el relativo a la reconvención rechazada por el juez. Nuestra
legislación, respecto de la apelación en el juicio ordinario (artículo 417 del Código de
Procedimiento Civil), exige que se haga esa determinación dentro de los diez días hábiles
después de notificada la recepción del proceso por el tribunal de alzada

Por lo que después de que el recurrente no pudo probar la ingratitud del donatario ni mucho
menos que actuó de mala fe en las tres instancias que le asistía la ley en este caso se decidió
rechazar este recurso de casación interpuesto por Juan Carlos Medina Namcela, quedando
muy en claro que para demostrar la ingratitud es muy necesario que se presenten la prueba
necesaria que coadyuven al Juzgador a llegar al convencimiento del cometimiento del delito.

Finalmente, el recurrente señala que "el fallo al ser confirmatorio in integrum del inferior,
transgrede el Art. 1475 ib. Cuando dispone que se notifique al acreedor hipotecario para que
haga valer sus derechos en la forma de ley, disposición que se asume, seguramente, con el
ánimo de dejar en forma ilegal insubsistente dicha hipoteca." Sobre esta afirmación, esta Sala
considera que la suposición realizada por el recurrente carece de base legal pues, en ningún
momento, en su sentencia, el juzgador dispone que se levante la hipoteca, sino que, por el
contrario, reconoce el derecho de los acreedores hipotecarios sobre el bien, conforme lo
establece el artículo 1475 del Código Civil. Anotándose que efectivamente, tal como ha
señalado el recurrente en su recurso, el donante podrá pagar al acreedor hipotecario el valor
del gravamen y reclamarlo posteriormente al donatario. Por las consideraciones señaladas,
ADMINISTRANDO JUSTICIA EN NOMBRE DE LA REPUBLICA Y POR
AUTORIDAD DE LA LEY, se rechaza el recurso de casación interpuesto por Juan Carlos
Medina Namcela. Notifíquese, publíquese y devuélvase.