Vous êtes sur la page 1sur 3

Trauma penetrante en Tórax

 El corazón generalmente se ve comprometido en heridas penetrantes como


aquellas causadas por arma blanca.
 Debido a la localización anterior del ventrículo derecho, es lesionado por heridas
penetrantes en mayor proporción que el ventrículo izquierdo. Muchas lesiones
pueden penetrar también al septo interventricular y salir a través de la pared libre
del ventrículo izquierdo.
 La muerte a menudo se produce por taponamiento cardiaco. Es poco frecuente la
muerte por pérdida de sangre, ya sea hacia cavidad pleural y mediastino o hacia el
exterior.
 Importante tener en cuenta que la lesión por arma blanca en tórax, cuya dirección
es hacia abajo, puede penetrar el diafragma y producir lesión en vísceras
abdominales o vasos sanguíneos simultáneamente.
 Las lesiones en ventrículo derecho sin más favorables que aquellas en el ventrículo
izquierdo y el pronóstico es peor cuando múltiples cámaras son comprometidas.
 Las lesiones penetrantes que involucran las arterias coronarias tienen mayor
mortalidad, debido a que se suma la isquemia miocárdica al daño.

SISTEMA RESPIRATORIO
Trauma de tórax cerrado

 Las lesiones traqueobronquiales provocadas por trauma cerrado son raras en clínica
 La mayoría se sitúan a 2.5cms de la Carina o involucran el bronquio principal
derecho. En ocasiones provocan avulsión de un bronquio lobar.
 El mecanismo de lesión consiste en deformación del tejido por aplastamiento
anteroposterior.
 Debido a la protección que ofrece el esternón, la tráquea y los bronquios principales
no son lesionados frecuentemente en trauma penetrante.
 Los pulmones pueden ser lesionados por cualquier trauma cerrado o penetrante de
suficiente severidad.
 En ausencia de enfermedad pulmonar preexistente, existe una gran reserva
funcional, de tal forma que no todas las lesiones son fatales o contribuyen a la
muerte.
 Los casos de lesión pulmonar por trauma cerrado conllevan a mayor mortalidad que
las heridas penetrantes.
 La manifestación más común de lesión cerrada pulmonar son las contusiones en el
parénquima. Estas son causadas por una combinación de deformación en el tejido,
lesión de aceleración/desaceleración y fuerzas hidrostáticas dentro de la
vasculatura.
 En sobrevivientes las contusiones pulmonares son diagnosticadas por medio de Rx
como opacidades difusas en los campos pulmonares.
 En autopsia es difícil el diagnostico, especialmente si coexisten complicaciones
secundarias al trauma como edema pulmonar, infección o infarto.
Macroscópicamente se observa el tejido congestivo y hemorrágico.
Histológicamente hay presencia de extravasación sanguínea en el espacio
intraalveolar e intersticial.
Heridas penetrantes

 Común en casos de lesión por arma blanca


 El desplazamiento de costillas fracturadas también puede provocar laceración del
pulmón subyacente
 Generalmente la muerte se produce por lesión de estructuras contiguas como vasos
sanguíneos mayores o el corazón. No obstante, en algunos casos podría deberse a
hemorragia en la cavidad pleural que genera acumulación de sangre y shock
hipovolémico.
 Puede producirse también neumotórax o hemoneumotórax por la lesión. En caso de
neumotórax se observa enfisema subcutáneo y en los músculos de la pared
torácica.

AORTA TORÁCICA

 Se lesiona generalmente por fuerzas de aceleración/desaceleración, tras accidentes


de tránsito o caídas de altura sobre superficies sólidas.
 En el 50% de los casos la ruptura aortica se halla en la unión del arco aórtico y la
aorta descendente, inmediatamente distal al origen de la arteria subclavia izquierda.
Esto probablemente se debe a que la aorta descendente es inmóvil, mientras que
el arco aórtico tiene capacidad de movimiento significativo. El porcentaje restante
se distribuye en partes iguales entre lesión en el arco, aorta ascendente y
descendente. Una pequeña proporción tienen lesiones múltiples.
 Aproximadamente el 20% de las muertes por accidente de tránsito presentan lesión
aortica severa.
 Grados menos severos de lesión pueden presentarse como una ruptura tardía, cuyo
diagnóstico es realizado por ensanchamiento progresivo del mediastino en
imagenologia.
 La aorta torácica es frecuentemente lesionada en heridas penetrantes fatales.
 El trauma cerrado de la aorta abdominal es mucho menos común. Se ha relacionado
con fractura o dislocación de vértebras lumbares.

DIAFRAGMA

 Puede romperse comúnmente como resultado de un trauma cerrado compresivo de


abdomen, secundario a la elevación de la presión intrabdominal
 Frecuentemente descrito en conductores o pasajeros del asiento delantero que se
involucran en colisiones a alta velocidad con intrusión lateral en el vehículo.
 Las vísceras abdominales, especialmente el hígado, asciende generando ruptura
diafragmática y prolapso hacia la cavidad torácica.
 Se asocia con lesión en otras estructuras como fractura costal y disrupción del
parénquima hepático y esplénico.
TRAUMA ABDOMINAL
Trauma cerrado

 Se produce como resultado de accidentes graves, especialmente de tránsito, caídas


o golpes por objetos duros en abdomen. En homicidio se produce como resultado
de golpes, patadas o estampidas.
 Generalmente produce hemorragia incontrolable o infección secundaria a
perforación de víscera hueca.
 Algunas complicaciones tardías incluyen diabetes secundaria a pancreatitis u
obstrucción biliar.
 El trauma del tracto urinario produce falla renal crónica e hipertensión renovascular.

HIGADO

 Representa una de las mayores causas de muerte en el periodo temprano de


trauma abdominal.
 El trauma cerrado severo y las aceleraciones/desaceleraciones producen
disrupción del parénquima y hemorragias. Pueden comprometerse incluso las
venas hepáticas en su confluencia con la vena cava.
 El comité de la AAST desarrolló una escala para clasificar el daño en el hígado y
otras vísceras abdominales de acuerdo a severidad, de grado I-VI, siendo grado I
aquellas hemorragias subcapsulares menores y grados leves de laceración en
parénquima, grado V disrupción de más del 75% de un lóbulo hepático y grado VI
la avulsión hepática.
 Las heridas penetrantes en hígado son frecuentes
MESENTERIO