Vous êtes sur la page 1sur 13

Estudios Electorales 22 (2003) 287-299

www.elsevier.com/locate/electstud

¿Son necesarios los partidos políticos?

AsiRen
que Holmberg *
Departamento de Ciencia Política, Universidad de Göteborg, Box 711, S-405 30 Göteborg, Suecia

Abstracto

Sobre la base de los últimos datos de la encuesta de 20 países, este artículo examina la tesis de 'contagio': que la falta
de apoyo entre el electorado en un nivel del sistema político puede extenderse a otros niveles. Los niveles examinados son
los partidos políticos y el sistema de partidos. Los resultados demuestran que el grado en que las personas se unen a una
parte está relacionada con la forma en que ven la necesidad de los partidos en su país. En los países con muy diferentes
sistemas democráticos, las personas que se identifican fuertemente con un partido tienden a ser mucho más a favor de la
idea de que los partidos son necesarios para el funcionamiento del sistema político que las personas sin archivos adjuntos
de partidos fuertes. Por lo tanto, las partes identificación, un concepto originado con el 'Michigan Cuatro', no sólo es una
herramienta muy útil para analizar el comportamiento electoral.

• 2002 Elsevier Science Ltd. Todos los derechos reservados.

palabras clave: Partido de identi fi cación; democracia de partidos de base; Partido político

1. Introducción

estudio comparativo entre países sistemática de las elecciones fue una de las ambiciones permanentes de Warren
Miller. Aunque no se dio cuenta en su vida, en su propia investigación, el proyecto de investigación internacional,
El estudio comparativo de Sistemas electorales ( CSE),
investigar el comportamiento electoral en muy diferentes sistemas democráticos en unos 30 países, fue
embarcado en gran medida en el espíritu de ampliar nuestra comprensión del comportamiento de los electores
nacionales a través de la investigación comparativa-tan frecuentemente instado por Miller. El proyecto contó con
el apoyo activo CSES de Miller, demostrado por su participación en la reunión, en Ann Arbor en 1995, cuando la
encuesta

* Tel .: + 46-31-773-1227; fax: + 46-31-773-4599.


Dirección de correo electrónico: soren.holmberg@pol.gu.se (S. Holmberg).

0261-3794 / 02 / $ - see front matter • 2002 Elsevier Science Ltd. Todos los derechos reservados.
doi: 10.1016 / S0261-3794 (02) 00016-1
288 S. Holmberg / Estudios Electorales 22 (2003) 287-299

preguntas fueron redactadas primera. 1 El análisis presentado en este documento, basado en principios de los
hallazgos del proyecto CSES, ilustran la influencia que se puede lograr en preguntas sobre el funcionamiento de los
sistemas democráticos que no se pueden responder satisfactoriamente al limitar el enfoque a las democracias bien
establecidas de los EE.UU. y Europa Oriental.

A la pregunta "¿Son necesarios los partidos políticos? la respuesta entre una mayoría de personas que viven
en países democráticos en todo el mundo es un rotundo 'Sí'. La evidencia proviene de las respuestas a las
preguntas de la encuesta CSES pidiendo electores por su opinión acerca de la necesidad de los partidos políticos
en su país. Los resultados aquí presentados se basan en los hallazgos de los primeros 20 países encuestados,
que fue durante el período 1996-1998. 2 Estos resultados muestran que una clara mayoría de los electores dio una
respuesta afirmativa fi af a la cuestión de si o no los partidos son necesarios para el funcionamiento del sistema
político en su país. Las mayorías van desde un máximo de alrededor del 90 por ciento en los Países Bajos y
Noruega a mínimos de 55-57 por ciento en Lituania, los EE.UU., y Ucrania. En ninguno de estos 20 países hubo
una mayoría de la opinión de que las partes no son necesarios para el funcionamiento de la democracia en su
país.

El CSES 'partidos-son-necesario' pregunta de la encuesta se formuló de una manera bastante


general, pero no tan general que pierde contacto con la realidad política. La intención era llegar a un
punto de vista 'en principio' de la necesidad de los partidos políticos sin perder el anclaje de los
partidos en los sistemas políticos nacionales, el hábitat en el que las partes han funcionado desde su
aparición hace unos 100 años, o, en algunos casos , hace 200 años. La formulación de la pregunta
era: 'Algunas personas dicen que los partidos políticos son necesarios para hacer nuestro trabajo
sistema político (país). Otros piensan que no son necesarios los partidos políticos en (país). Usando
la escala en esta tarjeta, donde se ubicaría usted?' . La escala de respuesta iba desde 1 a 5, con los
puntos finales representarán 'partes son necesarias' y 'partes no son necesarios'.

2. La tesis contagio

Que las claras, a menudo alta, las mayorías de las personas que viven bajo formas representativas de gobierno en el
que los partidos son actores dominantes perciben los partidos políticos a ser necesario para el funcionamiento de su
sistema político es una noticia para-claramente positivo

1 Tres de los principales investigadores en el proyecto CSES, Hans-Dieter Klingemann (Alemania), Jacques Thomassen (Países
Bajos), y el autor actual (Suecia), tuvo, en algún momento de su carrera, se encuentren bajo Miller' s influencia, ya sea desde trabajando
junto a él en Ann Arbor o habían participado en la investigación bajo su supervisión.

2 Las encuestas CSES se llevan a cabo los estudios postelectorales con muestras aleatorias de los electores. El número de casos varía entre

aproximadamente 1000 en Lituania a más de 4000 en Nueva Zelanda. Estos primeros datos fueron puestos en libertad en la primavera de 2000.
S. Holmberg / Estudios Electorales 22 (2003) 287-299 289

gobierno representativo, las ideas democráticas, y por las propias partes. Partes pueden haber cambiado su
carácter de partido clásico 'masa' (Duverger, 1954) en 'cajón de sastre' partidos (Kirchheimer, 1966), o las partes
'electoral-profesionales' (Panebianco, 1988), incluso en partes de cartel ' (Katz y Mair, 1995) o 'cuadros-catchall'
partes (Olson, 1998). Y los electores pueden ser menos unidas a las partes en el sentido partidista, y con menos
frecuencia unirse como miembros, que una vez fue el caso, ya que la investigación de muchos programas de
países (Schmitt y Holmberg, 1995; Dalton, 1999; Mair y van Biezen, 1999 ; Widfeldt, 1999). Aun así, la mayoría de
los ciudadanos de los países democráticos aún no están dispuestos a deshacerse de los partidos políticos, o para
prever la posibilidad de una política democrática sin partidos.

Nuestro interés aquí, sin embargo, es no utilizar el 'partidos son necesarios-' medida para montar una defensa de las
partes en la política democrática. Más bien, es utilizar la medida de abrir preguntas sobre la salud de los y las perspectivas
de los sistemas políticos democráticos. Russell Dalton (1999) puede haber sido demasiado alarmista cuando afirmó que la
fuerza descendente de las partes identificación en la mayoría de las democracias occidentales no sólo marcó un
debilitamiento del partido en la política democrática, sino también una desconexión progresiva de la política entre los
electores. Después de señalar que las pendientes de regresión para la fiesta de identificación tienden a ser negativos con
el tiempo en la mayoría de los países democráticos, Dalton (. 1999, p 66) llega a la conclusión:

Si los archivos adjuntos del partido re fl ejar el apoyo ciudadano para el sistema de gobierno representativo basado en
partidos, entonces la disminución simultánea de los archivos adjuntos de los partidos en las democracias industriales
avanzadas casi todos ofrece una primera señal de los públicos desconexión afectiva de la política.

Por lo tanto, Dalton presupone que, en un sistema político democrático en buen estado de salud, habrá una relación
positiva entre el partido bastante fuerte identi fi cación y el apoyo a la existencia de partidos. Por estas razones, teme que
los archivos adjuntos del partido debilitado puede, al final, erosionar las creencias en la necesidad de que las partes como
los principales actores de la política democrática. La disminución de las partes identi fi cación podría llegar a ser contagiosa,
desde la perspectiva de Dalton' s, dando lugar a disminución del apoyo a la democracia basada en parte.

Dalton se suscribe claramente a una versión revisada de la teoría de David Easton' s (1965, 1975) de apoyo
político, que lo llevó a afirmar que el apoyo político va a ser analizada como un fenómeno multidimensional
(Dalton, 1999, pp. 58-61) . De acuerdo con ello, se desarrolla un cinco veces marco conceptual para distinguir
entre diferentes niveles de apoyo político. Los niveles son comunidad política, los principios del régimen, el
rendimiento régimen, instituciones del régimen, y las autoridades políticas. El apoyo popular a un nivel puede,
o no, afecta el apoyo a otros niveles, pero siempre existe el riesgo de que el descontento en un nivel puede
extenderse a otro nivel. De acuerdo con Dalton (1999,

pag. 59):

actitudes negativas hacia la política de los funcionarios pueden existir con poca pérdida de apoyo a la o
fi cina de sí mismo o la estructura institucional que abarca esta o fi cina. Como el objeto de
insatisfacción se hace más general, el desempeño del régimen o apego a la comunidad política
aumentan las implicaciones políticas. UN
290 S. Holmberg / Estudios Electorales 22 (2003) 287-299

disminución en el apoyo al proceso político podría provocar un desafío fundamental para las estructuras o las
demandas de reforma de los procedimientos de gobierno constitucionales. El debilitamiento de los lazos a la
comunidad política en un sistema democrático podría prever una eventual revolución, guerra civil, o la pérdida de la
democracia.

predicciones alarmistas quizá, pero las reclamaciones Dalton' s merecen un examen serio. Esto puede hacerse
utilizando datos de la CSES. En el presente análisis, sin embargo, sólo una parte de Russell Dalton' s 'contagio tesis' es
examinado; es decir, la vinculación, en términos de perspectivas de actitud, entre el apoyo a los actores políticos y el
apoyo a una institución de régimen. Los actores son los partidos políticos; la institución es el sistema político. El tema
abordado en este trabajo, entonces, es si el grado de vinculación afectiva a los partidos políticos entre los electorados
nacionales tiene alguna relación con puntos de vista más generales acerca de la necesidad de los partidos en los
sistemas democráticos de gobierno. Si la relación es positiva, sobre todo si la luz fuertemente positiva en general, del
debilitamiento de los archivos adjuntos a los partidos de la perspectiva para la política democrática puede ser motivo de
preocupación.

3. Patrones Nacionales

Las tabulaciones de los datos de los 20 países examinados aquí se presentan en la Tabla
1. Los países están ordenados por intervalos en la tabla por el equilibrio general entre opiniones positivas y
negativas acerca de la necesidad de que los partidos políticos. El balance general, el resumen se muestra en la
última columna. Estas distribuciones directas revelan que la mayoría de la gente en cada uno de los países
enumerados cree que los partidos políticos son necesarios. En la mayoría de los casos, muy pocos de los
encuestados eran de la opinión de que no se necesitan partes, aunque el saldo de opinión es notablemente menor
apoyo de los partidos en los EE.UU., Lituania y Ucrania; y el saldo es delgado en Polonia, México y Japón.

A nivel agregado, la necesidad de los partidos políticos fue más ampliamente apoyada en los Países Bajos,
Noruega y Suecia, tres democracias establecidas desde hace tiempo con sistemas multipartidistas. La gente en
España y Taiwán, dos democracias relativamente nuevas, también presentan altos niveles de apoyo a la idea de
que los partidos son necesarios para el funcionamiento de su sistema político. En el otro extremo del espectro
están los electores en los sistemas políticos con historias muy diferentes:. Los EE.UU., la democracia más antigua
del mundo, y en Lituania y Ucrania, dos de los más nuevos sistemas democráticos. En el medio de la clasificación
es una mezcla de países: en algunos, la política democrática del partido liderado está bien establecida (Gran
Bretaña, Australia y Nueva Zelanda); en otros, el régimen democrático sólo es de unos 10 años de pie (Rumania,
República Checa, Hungría y Polonia); y en otros más (México y Argentina), la política democrática ha sido
interrumpido por períodos de gobierno autoritario. Está claro, pues, no hay ninguna coincidencia obvia entre la
edad de un sistema democrático y el apoyo popular a la idea de que los partidos políticos son necesarios para el
funcionamiento de un sistema político democrático.

Que los públicos en los países de Europa del Este no tienden a ocupar una alta colocación en el ranking de países no es
sorprendente. No debemos esperar que los partidos y la política de partidos liderada, para ser abrazado rápidamente con
entusiasmo por todo el mundo en esa nueva democrati-
S. Holmberg / Estudios Electorales 22 (2003) 287-299 291

tabla 1
Distribución de la opinión sobre la necesidad de los partidos en 20 países

Los partidos son Partes no están equilibrio conclusiones: (1 + 2) (4 + 5)

necesario necesario

País 1 2 3 4 5

Países Bajos 61 29 7 2 1 + 87
Noruega 68 21 8 2 1 + 86
España 58 25 9 4 4 + 75
Taiwán 59 23 10 3 5 + 74
Suecia 61 20 12 4 3 + 74
Alemania 58 22 14 2 4 + 74
Gran Bretaña 43 33 19 3 2 + 71
Rumania 14
sesenta y cinco 10 5 6 + 68
República Checa 39 35 20 4 2 + 68
Argentina 66 12 10 6 6 + 66
Hungría 45 27 19 4 5 + 63
Israel 53 20 dieciséis 5 6 + 62
Australia 43 28 20 5 4 + 62
Nueva Zelanda 39 32 20 6 3 + 62
Polonia 38 29 21 7 5 + 55
Méjico 56 13 15 7 9 + 53
Japón 37 28 21 9 5 + 51
Estados Unidos 25 31 26 12 6 + 38
Lituania 31 24 24 9 12 + 34
Ucrania 43 14 17 8 18 + 31

notas: Las entradas en las columnas 1-5 son porcentajes de fila. La pregunta era: “Algunas personas dicen que los partidos políticos son
necesarios para hacer nuestro trabajo sistema político en [país]. Otros dicen que no se necesitan partidos políticos en [país]. Usando la
escala en esta tarjeta, donde se ubicaría usted?”. La escala va de 1 a 5, codificado como 1 para “los partidos políticos son necesarios para
el funcionamiento de nuestro sistema político” y 5 para “no son necesarios los partidos políticos en [país]'; 3 en la escala es un neutro punto
medio.
Fuente: Estudio comparativo de los sistemas electorales.

Racies. Partidos y sistemas de partidos toman tiempo para ser insertado en un sistema político y en
la mente de las personas. No obstante, el balance global de la opinión en esos países es positiva, si
más estrecho por lo que en Lituania y Ucrania. La argumentación de los Estados Unidos es otro
asunto. Por un lado, los EE.UU. podría ser visto como un valor atípico, que es distintivo en términos
de las tradiciones individualistas y orientado en los candidatos de la política estadounidense. Por
supuesto, los partidos de Estados Unidos han funcionado más como máquinas electorales, y son
ideológicamente menos bien de fi nido, que los partidos en los países de Europa Occidental. Por lo
tanto, se podría argumentar, los estadounidenses perciben como partes menos necesario para el
funcionamiento de su sistema político. Por otro lado, se podría argumentar que a medida que los
estadounidenses tienen una larga experiencia en particular de los partidos políticos,

Las distribuciones de la Tabla 1, sin embargo, nos dicen poco acerca de la relación entre
292 S. Holmberg / Estudios Electorales 22 (2003) 287-299

apego afectivo a las partes y la posición de las partes en el sistema político de estos países. Es la relación a nivel
individual que estamos interesados ​principalmente en; es decir, la relación entre los electores, entre los niveles de
fiesta de la identi fi cación, por un lado, y las opiniones sobre la necesidad de que las partes sobre la otra. Si esa
relación es positiva, bastante fuerte, y se parece mucho a la misma a través de diferentes sistemas políticos, tesis
Dalton' s pasa nuestra prueba. Es decir, se prestaría apoyo para la reclamación Dalton' s que la disminución de los
niveles de la fiesta de identi fi cación pueden, a la larga, provocar la disminución del apoyo público para la democracia
basada en parte.

4. Partido identi fi cación

La medida CSES del partido identi fi cación se basa en una serie de preguntas relacionadas con un componente
de filtro. La primera pregunta pide a los encuestados: '¿En general, piensa de sí mismo lo más cercano a un partido
político en particular?' . Si la respuesta es 'Sí', a continuación, se preguntó a los encuestados: "¿Se siente muy cerca
de este partido, algo cerca, o no muy cerca? . Los que respondieron 'muy cerca' de esta pregunta de seguimiento son
clasificados como partido fuerte ERS identificables; quienes respondieron con cualquier respuesta que no sea 'muy
cerca' son clasificados como débiles partido ERS identificables. En el caso de los encuestados que respondieron 'No'
o "no sé' a la primera pregunta, la pregunta de seguimiento fue: '¿Se siente usted un poco más cerca de uno de los
partidos políticos que los demás'? . Los encuestados que respondieron 'Sí' a esta segunda cuestión son clasificados
como sin partido identi fi cación, pero con una preferencia de partido. Los encuestados que respondieron 'No' o "No
sé' tanto a la primera y segunda pregunta son clasificados como no tener identificación.

El fundamento de las preguntas es aprovechar el mismo fenómeno que el concepto clásico de Michigan del
partido identi fi cación como un 'lazo psicológico' re ejando fl 'una orientación afectiva' hacia una u otra de las partes
que compiten por el apoyo en un sistema político (Campbell et al. , 1960, pp. 121-2), un concepto con el que Warren
Miller estaba estrechamente asociado. El formato original de Michigan se ajustó pregunta, sin embargo, de ser
aplicable no sólo en sistemas de dos partidos, como en los EE.UU., sino también en los sistemas multipartidistas
(Budge et al, 1976;. Holmberg, 1994). Los datos son lo suficientemente versátil como para permitir la construcción
de muchas versiones diferentes del componente de fuerza de parte de identi fi cación.

En el análisis se informó aquí, una variable de cuatro categorías se construye a partir de los datos de identi fi cación del
partido para distinguir entre partido fuerte ERS identificables, la debilidad de los partidos los identificadores, el ERS no identi fi,
pero con una preferencia de partido, y las personas que profesaban ninguna de las partes identi fi cación ni partido preferencia. 3
Esta variable mide derivados

3 De acuerdo con la medida construida para este análisis, la proporción de los partidos los identificadores en los diversos países es: Australia el 82
por ciento, Israel 63 por ciento, Ucrania 60 por ciento, EE.UU. 57 por ciento, Nueva Zelanda 56 por ciento, Noruega 53 por ciento , Suecia el 52 por
ciento, Polonia 50 por ciento, Reino Unido el 49 por ciento, Rumania 45 por ciento, República Checa 45 por ciento, México 45 por ciento, España el
43 por ciento, Japón 41 por ciento, Alemania el 37 por ciento, Argentina el 37 por ciento, Hungría 37 por ciento, Taiwan 33 por ciento, y Lituania 32
por ciento. Una variable de identi fi cación de cuatro veces partido completo no podría construirse para los Países Bajos; véase la Tabla 2.
S. Holmberg / Estudios Electorales 22 (2003) 287-299 293

Tabla 2
Porcentaje de encuestados que piensan que los partidos son necesarios entre las personas con diferentes grados de fiesta de identificación; y
la correlación entre la fuerza de partido identi fi cación y la variable de partes-are-necesario

Fuerza de la fiesta de identi fi cación La correlación entre la


diferencia Entre
fuerte fuerza del partido
los identificadores identi fi cación
y la no y los partidos-son-
los identificadores variable
necesaria ( r)

País fuerte débiles sin preferencia


los identificadores los identificadores solamente identi fi cación

Lituania 88 69 55 45 + 43 0.26
Estados Unidos 79 61 42 43 + 36 0.26
Gran Bretaña 88 83 77 59 + 29 0.25
Japón 86 72 sesenta y cinco 54 + 32 0.24
República Checa 83 82 73 58 + 25 0.23
Rumania 88 88 89 69 + 19 0.23
Alemania 93 87 84 69 + 24 0.22
Polonia 77 75 66 55 + 22 0.20
Argentina 93 83 81 71 + 22 0,19
Nueva Zelanda 84 76 sesenta y cinco 63 + 21 0,19
Hungría 81 79 76 62 + 19 0.18
Suecia 87 84 78 70 + 17 0.18
Ucrania 69 62 47 46 + 23 0.15
Países Bajos - 92 92 84 - 0.15
Méjico 80 70 69 63 + 17 0.14
Taiwán 90 88 82 76 + 14 0.14
Australia 77 72 57 63 + 14 0.13
España 90 87 82 78 + 12 0.13
Noruega 91 91 89 80 + 11 0.13
Israel 73 76 - 68 +5 0.08

notas: Las entradas en las columnas 1-4 son el porcentaje de encuestados que anotó 1 o 2 en la escala de los partidos de arenecessary (ver Tabla 1) entre los
grupos de identi fi cación de cuatro partes. Véase el texto para la redacción de las partes identi fi cación preguntas. Un niño de cuatro categoría de la parte
variable de identi fi cación completa no podía ser construido para los Países Bajos. Fuente: Estudio comparativo de los sistemas electorales.

diversos grados de fiesta de la identi fi cación de una manera que es válida dentro de los diferentes países. En el
caso de Suecia, por ejemplo, donde es posible comparar (dentro de la misma muestra de los encuestados) la
variable CSES y la variable de cationes identi fi partido tradicional utilizado en los estudios de la elección de
Suecia desde los años 1960, la funciones variables CSES construido con un aceptable grado de fiabilidad. 4

4 La correlación ( r) entre los componentes de resistencia de la medida CSES del partido de identi fi cación y la medida tradicional de

Michigan es 0,68.
294 S. Holmberg / Estudios Electorales 22 (2003) 287-299

La fiabilidad de la identi fi cación medida partido CSES en la comparación de las estimaciones de nivel para la
fiesta de la identi fi cación a través de diferentes sistemas nacionales pueden ser más dudoso, sin embargo. Palabras
tales como 'cerca' o 'sentir ... un poco más a' utilizado en las preguntas de la entrevista son notoriamente difíciles de
traducir para asegurar la equivalencia funcional a través de varios países. Por otra parte, las preguntas de identi fi
cación del partido se administraron de forma ligeramente diferente en los estudios nacionales, lo que podría crear
problemas de comparabilidad. Una indicación de que las estimaciones del nivel de partido identificación agregada a
nivel nacional podría ser cuestionable en algunos casos es la correlación de orden negativa entre la fuerza del partido
identificación entre los públicos nacionales y el apoyo a la necesidad de los partidos en todos los países nuestros
CSES (Spearman s rho

0,19). La razón principal de esto es que los tres países que muestran una puntuación relativamente alta en la fuerza
del partido identi fi cación también muestran una baja puntuación en el apoyo a la necesidad de partes (Ucrania,
Australia, y Estados Unidos), mientras que otros tres países registran una baja anotar en la fuerza del partido identi fi
cación, pero una puntuación muy alta en la necesidad de partes (España, Alemania y Taiwán).

5. Partido de identi fi cación y la necesidad de los partidos

Nuestra atención se centra en el grado en que las personas' s opiniones sobre la necesidad de que las partes
se relaciona con la fuerza de su partido identi fi cación. La Tabla 2 muestra el nivel de apoyo de
'partes-are-necesario' entre los encuestados con diferentes niveles de unión a partes en su sistema político
(columnas 1-4). Estos resultados muestran que una mayor proporción de los partidos los identificadores (incluso
débiles los identificadores) creen en la necesidad de partes en comparación con aquellos que sólo expresan una
'preferencia' para una fiesta o tener 'ninguna identificación' en absoluto con una fiesta. También se muestra, en la
última columna, es la correlación entre la fuerza de partido identi fi cación y la variable de partes-are-necesario. En
cada caso, la relación es positiva: en todos los países examinados, existe una clara relación entre la fuerza de las
partes identi fi cación y un reconocimiento de la necesidad de las partes en el funcionamiento del sistema
democrático en el país del encuestado s. Por lo tanto, existe un apoyo empírico para Dalton 's tesis: existe una
relación entre las personas a nivel individual' s grado de vinculación del partido y su opinión sobre la necesidad de
partes.

La correlación entre el partido de identi fi cación y los partidos son necesarios-variable es positiva en todos los 20
países. La fuerza de la relación no es particularmente impresionante, sin embargo. La media en todos los países es
de 0,18, y la correlación para los países individuales varía desde un máximo de 0,26 en Lituania y los EE.UU. a un
mínimo de 0,08 en Israel. Dada cierta incertidumbre sobre la validez de la fiesta de identi fi cación medida, que
también podría extenderse a las partes-somos-necesaria variables, tal vez no deberíamos esperar que las relaciones
fuertes. Si comparamos opinión sobre los partidos entre los grupos extremos, sin embargo, como partido fuerte ERS
identificables y fi cadores no identifica, algunas diferencias en puntos porcentuales impresionantes son revelados. En
Lituania, por ejemplo, la opinión de que los partidos son necesarios es apoyada por el 88 por ciento de fuerte partido
ERS identificables pero sólo el 45 por ciento de las personas con preferencia ni partido ni partido identificación-una
diferencia de 43 por ciento. Los números correspondientes para el EE.UU.
S. Holmberg / Estudios Electorales 22 (2003) 287-299 295

son casi tan impresionantes: entre partido fuerte los identificadores, 79 por ciento fueron positivos acerca de la necesidad
de los partidos, mientras que entre las personas con ninguno de identi fi cación ni partido preferencia de partido sólo el 43
por ciento apoyó la idea de los partidos de una diferencia de 36 puntos porcentuales. Tenga en cuenta, también, que entre
las democracias bien establecidas, los EE.UU. destaca (con la excepción de Australia) que tienen la menor proporción de
partido fuerte identi fi cadores que se consideran partes de ser necesario. En total, a través de los países examinados, la
diferencia promedio entre fuertes ERS identificables y aquellos con ninguno de identi fi cación ni partido preferencia de
partido es de 21 puntos porcentuales, una diferencia nada despreciable por la mayoría de pruebas de ciencias sociales.

6. variables que intervienen

Puede ser, por supuesto, que la relación entre nuestros dos variables de la fuerza de interés- parte de identi
fi cación y partes-are-necesario-es influida por otras variables. Para probar esta posibilidad, varias variables
teóricamente relevantes se incluyeron en un modelo de regresión múltiple, con 'partes-son-necesaria' como la
variable dependiente. Además de la resistencia de las partes identificación, incluido el modelo de género, edad,
nivel educativo, un índice de conocimiento, y un elemento de confianza. 5 El modelo se probó en un subconjunto
de 11 países.

Como la relación entre la fuerza de partido identi fi cación y 'partes-son-necesario' se mantiene después de la aplicación de estos
controles, los resultados del análisis de regresión múltiple sólo se resumen aquí. En general, entre los 11 países, el modelo explica el
12 por ciento de la varianza ( r 2) en los partidos son necesarios-"variable, oscilando entre un máximo de 20 por ciento de la variación en
los EE.UU. a un mínimo de 6 por ciento en España. Mientras que el género tiene una relación débil con bivariante
'partidos-are-necesaria' en la mayoría de los países, las mujeres tienden a ser algo menos positiva que los hombres, los efectos de
género desaparecer en insignificancia en la mayoría de países en el modelo de regresión múltiple. Lo mismo es cierto para la
educación: las correlaciones bivariadas, con gente de alto nivel que tienden a ser algo más positiva a la idea de las partes que las
personas con menos educación, se vuelven insignificantes en la mayoría de los países, cuando las demás variables son controladas.
conocimiento política, sin embargo, retiene su relación positiva con la variable de partes-are-necesario, incluso después se aplican los
controles. En la mayoría de los países, políticamente gente con conocimientos son más propensos a pensar que los partidos son
necesarios que las personas con menos conocimiento político. El caso de la edad, sin embargo, se destaca como diferente: la relación
entre la fuerza del partido identi fi cación y las actitudes hacia la necesidad de las partes no se parece mucho al mismo a través de la
muestra de países. No obstante, en todos los países examinados aquí, el análisis de regresión múltiple pone de manifiesto que la
fuerza del partido identi fi cación tiene fi cativos efectos claras y significantes en las actitudes hacia la necesidad de partes. Nos fijamos
en la significación de la edad con más detalle en la siguiente sección. la relación entre la fuerza del partido identi fi cación y las
actitudes hacia la necesidad de las partes no se parece mucho al mismo a través de la muestra de países. No obstante, en todos los
países examinados aquí, el análisis de regresión múltiple pone de manifiesto que la fuerza del partido identi fi cación tiene fi cativos
efectos claras y significantes en las actitudes hacia la necesidad de partes. Nos fijamos en la significación de la edad con más detalle
en la siguiente sección. la relación entre la fuerza del partido identi fi cación y las actitudes hacia la necesidad de las partes no se
parece mucho al mismo a través de la muestra de países. No obstante, en todos los países examinados aquí, el análisis de regresión
múltiple pone de manifiesto que la fuerza del partido identi fi cación tiene fi cativos efectos claras y significantes en las actitudes hacia la necesidad de partes

5 El índice de conocimiento se basa en tres preguntas sobre los hechos que aparecen en la mayoría de las encuestas CSES; el contenido de las

preguntas varía según el país.


296 S. Holmberg / Estudios Electorales 22 (2003) 287-299

7. Los jóvenes y los de edad

La edad es de particular interés en este análisis por dos razones. En primer lugar, la edad de las personas es
necesariamente relevante al analizar algo con incidencia en el futuro. En este caso, la presunción es que lo que
los jóvenes piensan que nos dice más sobre lo que vendrá de lo que piensan las personas de edad. En segundo
lugar, la relación entre la edad y las opiniones acerca de la necesidad de las partes resulta ser muy diferente en
los países examinados aquí. En algunos países, incluyendo la mayoría de las nuevas democracias de Europa del
Este, los jóvenes son más positivos sobre la necesidad de que las partes ancianos. En muchas de las
democracias occidentales establecidas mayor, por el contrario, y especialmente en los EE.UU., los jóvenes son
menos favorables a la idea de que las personas mayores partes. Los resultados del análisis se presentan en la
Tabla 3.

teoría de la difusión sugiere que los jóvenes son generalmente menos impresas por los viejos hábitos e ideas que
las personas de edad, y que moldeo opinión es un proceso lento (Rogers

Tabla 3
Porcentaje de encuestados que piensan que los partidos son necesarios entre los diferentes grupos de edad, y la correlación entre los grupos de
edad y las variables partes-are-necesaria

Grupos de edad Diferencia entre la correlación entre el 18-30 y 61+


grupos de edad y grupos de edad
variable de
partes-are-necesario ( r)

País 18-30 31-60 61+

Rumania 86 80 72 + 14 0.13
Hungría 75 74 68 +7 0.08
Lituania 60 54 54 +6 0.08
Polonia 69 68 62 +7 0.06
Israel 73 72 69 +4 0.05
Méjico 69 68 67 +2 0.02
Ucrania 56 58 54 +2 0.01
Países Bajos 92 90 87 +5 0.00
Alemania 82 80 79 +3 0.01
Taiwán 80 82 82 2 0.01
República Checa 73 73 76 3 0.02
Suecia 80 81 80 ±0 0.03
España 79 86 81 2 0.04
Noruega 88 89 89 1 0.05
Nueva Zelanda 68 71 75 7 0.09
Gran Bretaña 68 78 81 13 0.12
Australia 62 71 78 dieciséis 0.14
Japón 51 63 75 24 0,19
Estados Unidos 41 54 69 28 0.20

Notas: Las entradas en las columnas 1-3 son el porcentaje de encuestados que anotó 1 o 2 en la escala de los partidos de arenecessary (ver
Tabla 1) entre los tres grupos de edad. Los grupos de edad no se pudieron calcular para Argentina. Fuente: Estudio comparativo de los sistemas
electorales.
S. Holmberg / Estudios Electorales 22 (2003) 287-299 297

y Shoemaker, 1971; Eyestone, 1977). Por lo tanto, no debe sorprender por lo que vemos en la mayoría de las
nuevas democracias de Europa del Este: los ancianos son algo menos positiva que los jóvenes acerca de la
idea de que los partidos son necesarios para el funcionamiento del sistema político en su país. Esto es más
visible en Rumania, pero también se indica en Hungría, Lituania, Polonia y Ucrania en el no-aunque en la
República Checa. La diferencia en los niveles de acuerdo que 'partes son necesarias' entre el grupo de mayor
edad y más joven (que se muestra en la cuarta columna), no son grandes, pero, aparte de la República Checa,
apuntan en la misma dirección: en general, en los nuevos regímenes de Europa del Este, son los jóvenes los
que están más dispuestos a abrazar la política democrática como la política de partidos, mientras que la edad
parece ser un poco más cauteloso.

En la mayoría de las democracias bien establecidas, sin embargo, que el patrón se invierte: en, sobre todo, de
Nueva Zelanda, Gran Bretaña, Australia, Japón y los EE.UU., la idea de que los partidos son necesarios para el
funcionamiento de un sistema político democrático es más ampliamente apoyado entre los viejos que los jóvenes.
Esto puede parecer paradójico. Está bien demostrado, sin embargo, que en el establecidas, o las democracias
'asentado', partido identificación tiende a reforzar con la edad (Campbell et al, 1960, pp 153-156;.. Miller y Shanks,
1996, pp 131-. 132); y el análisis expuesto en la Tabla 2 demuestra que el apego a la fiesta está relacionada con la
convicción de que los partidos son necesarios para el funcionamiento de la política democrática. 6 Desde esta
perspectiva, los resultados para las democracias establecidas son menos sorprendente.

Es más sorprendente, sin embargo, que la relación entre la edad y la necesidad de las partes es más
pronunciada en algunas democracias establecidas que en otros. La relación es más fuerte en los EE.UU., con
Japón de cerca, y seguido por los países del 'anglosajones' (Australia, Gran Bretaña, Nueva Zelanda). En los
EE.UU., una minoría de los jóvenes (41 por ciento) considera que los partidos son necesarios para su política,
mientras que una clara mayoría de los estadounidenses mayores (69 por ciento) es de la opinión de que los partidos
son necesarios para el funcionamiento del sistema democrático de EE.UU. . En todas las otras democracias
establecidas examinados en el análisis, la edad sólo muestra una relación muy delgado, o ninguna relación en
absoluto, con las actitudes hacia la necesidad de partes. Entre los holandeses, alemanes, suecos y noruegos.

Lo que puede ser más instructivo en términos de edad es una comparación entre los dos grupos polares en
este análisis: el grupo de edad más joven de los Países Bajos y los EE.UU.. Casi todos los jóvenes, en un
asombroso 92 por ciento, en los Países Bajos está de acuerdo con la idea de que los partidos son necesarios
para el funcionamiento de su sistema político; entre los jóvenes americanos, la cifra comparable es sólo el 41 por
ciento. De hecho, los jóvenes americanos constituyen el único grupo de edad en cualquier país de nuestro
análisis en el que sólo una minoría de acuerdo con la idea de que los partidos son necesarios. Sería fácil
descartar el resultado de los EE.UU. como un ejemplo más de 'excepcionalidad' de América (Lipset, 1996). Pero
puede ser más grave que eso. Si una mayoría de

6 Sin embargo, la relación entre la edad y la necesidad de las partes no es un mero reflejo de la nueva relación entre la edad y la
fuerza de las partes identi fi cación. El impacto de la edad sobre las actitudes hacia la idea de las partes era independiente de la fuerza
de las partes identi fi cación en los EE.UU., Australia, Nueva Zelanda y Gran Bretaña, así como en Polonia y Rumania.
298 S. Holmberg / Estudios Electorales 22 (2003) 287-299

los jóvenes en la democracia más antigua en el mundo no está convencido de que los partidos políticos son necesarios, tal
vez deberíamos tomar nota. Y especialmente ya que muchas tendencias internacionales de comportamiento y estilos de
vida comienzan entre los jóvenes americanos.

8. Cuestiones de identi fi cación del partido

El concepto de partido identi fi cación se originó con el 'Michigan Cuatro' para dar cuenta de la estabilidad del
comportamiento electoral entre el electorado estadounidense. Warren Miller, en particular, estaba comprometido
con el concepto hasta el final de su carrera (Miller,
1999). Y nosotros hemos visto en este análisis que el partido identificación se puede hacer un trabajo más analítico
de contribuir a las explicaciones de la conducta de los votantes. La relación entre el apoyo a la idea de que los
partidos son necesarios para el funcionamiento de un sistema político democrático y la fuerza del partido
identificación está presente en todo tipo de democracias: la bien establecida y la más reciente; en Europa
Occidental y Oriental; en países con largas raíces democráticas y en los países con experiencia reciente de un
régimen autoritario; en países con tradiciones bien sedimentadas-del gobierno representativo estable y países en
los que la política de partidos es volátil o, por el momento, se dio cuenta de forma incompleta.

Es cierto, nuestros datos CSES se limitan a unos 20 países. Pero en todos ellos el patrón es muy similar: las
personas que se identifican fuertemente con un partido tienden a ser mucho más a favor de la idea de que los
partidos son necesarios para el funcionamiento del sistema político en su país que las personas sin partido de
identi fi cación. Esta es también, en general, el caso entre las personas que se unen débilmente a una fiesta. Por lo
tanto, si el razonamiento Dalton' s es correcta, y no tenemos pruebas de lo contrario, las partes identificación es
también una herramienta importante para el examen de la salud, y las perspectivas, los sistemas políticos
democráticos. Partes son los principales actores de los sistemas políticos democráticos; Si su lugar en la mente de
sus electores se debilita, es posible que, de hecho, ver la caída eventual de apoyo a los regímenes democráticos.

Nuestros resultados, por supuesto, indican tal vez una ironía reveladora: se encuentra en el país de origen del concepto
de fiesta de la identi fi cación de que los resultados más potentes son evidentes. En ninguna otra democracia establecida es el
apoyo a la necesidad de partes tan débil como en los EE.UU.; y en ninguna otra democracia establecida es la relación entre la
fuerza del partido identi fi y las actitudes hacia la necesidad de partes tan fuerte como en América. Por lo tanto, el hallazgo
más sorprendente de nuestra prueba empírica de la tesis contagio Dalton' s es que su apoyo más fuerte se encuentra en
Estados Unidos. Como sospechaba Dalton, la disminución de los archivos adjuntos a las partes de hecho puede conducir a un
soporte debilitada por la democracia basada en parte. Y si esto sucede, puede ocurrir primero y el más rápido en los EE.UU..
partidos políticos de masas fueron primero nacido en los Estados Unidos; que bien pueden morir primero en América.

referencias

Budge, I., Crewe, I., Farlie, D. (Eds.), 1976. Parte La identificación y más allá. Wiley, Nueva York. Campbell, A., Converse,
P., Miller, W., Stokes, D., 1960. The American Voter. Wiley, Nueva York.
S. Holmberg / Estudios Electorales 22 (2003) 287-299 299

Dalton, R., 1999. El apoyo político en las democracias industriales avanzadas. En: Norris, P., crítico ciuda- (Ed.)
dadanos. Oxford University Press, Oxford.
Duverger, M., 1954. Los partidos políticos: su organización y actividad en el Estado moderno. Methuen, Lon-
don.
Easton, D., 1965. Un Análisis de Sistemas de la vida política. Wiley, Nueva York.
Easton, D., 1975. Una reevaluación del concepto de apoyo político. British Journal of Political Science
5, 435-457.
Eyestone, R., 1977. La confusión, la difusión y la innovación. Americana de Ciencias Políticas Revisión 77, 441-
447.
Holmberg, S., 1994. Partido de identi fi cación en comparación a través del Atlántico. En: Jennings, K., Mann, T., (Eds.)
Las elecciones en el país y en el extranjero. Ensayos en honor de Warren E. Miller. University of Michigan Press, Ann Arbor.

Katz, R., Mair, P., 1995. Cambiar los modelos de organización del partido y la democracia del partido: la aparición de
el partido cártel. Partido Política 1, 5-28.
Kirchheimer, O., 1966. La transformación de los sistemas de partidos de Europa occidental. En: LaPalombara, J.,
Weiner, M. (Eds.), Partidos Políticos y Política de Desarrollo. Princeton University Press, Princeton. Lipset, SM, 1996. excepcionalismo
estadounidense. Una espada de doble filo. Norton, Nueva York. Mair, P., van Biezen, I., 1999. Tendencias de la matrícula en los partidos
políticos en políticas de Europa, con especial
Referencia a la inscripción de la Juventud. Estocolmo: Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA).

Miller, W., 1999. orden temporal y la inferencia causal. Análisis Político 8, 119-140. Miller, W., Shanks, M., 1996. La New American Voter.
Harvard University Press, Cambridge. Olson, D., 1998. Partido de consolidación de la formación y el sistema de partidos en las nuevas
democracias de Europa Central
Europa. En: Hofferbert, R., Partes y Democracia (Ed.). Blackwell, Oxford. Panebianco, A., 1988. Los partidos políticos:
Organización y Poder. Cambridge University Press, Cambridge. Rogers, E., Shoemaker, F., 1971. Comunicación de las
innovaciones: un enfoque intercultural. La libre
Press, Nueva York.
Schmitt, H., Holmberg, S., 1995. Los partidos políticos en declive? En: Klingeman, H.-D., Fuchs, D., (Eds.)
Ciudadanos y el Estado. Oxford University Press, Oxford.
El estudio comparativo de los sistemas electorales, 2000. CSES fi cina, Instituto para la Investigación Social, Ann
Cenador.

Widfeldt, A., 1999. Partes Vinculación con la gente? Pertenencia a un partido en Suecia 1960-1997. Ashgate, Ald-
ershot.