Vous êtes sur la page 1sur 32

Instituto de Estadísticas de Puerto Rico

Estado Libre Asociado de Puerto Rico


Calle Quisqueya #57, 2do piso
San Juan, PR 00917
P.O. Box 195484
San Juan, PR 00919-5484
Teléfono: (787) 993-3336

10 de febrero de 2019

Sr. Arnaldo Cruz Sanabria


Presidente
Junta de Directores
Instituto de Estadísticas de Puerto Rico
Calle Quisqueya #57, 2do piso
San Juan, PR 00919-5484

ASUNTO: RENUNCIA A LA DIRECCIÓN EJECUTIVA

Estimado señor Cruz Sanabria:

En 2007, luego de un proceso internacional, abierto y riguroso de reclutamiento, que duró 2 años – realizado
por un grupo prestigioso de expertos en estadísticas, economía y planificación, sin vínculos políticos, quienes
en ese momento componían la Junta de Directores1 del Instituto de Estadísticas – renuncié a mi posición
como economista en el Banco de la Reserva Federal de los Estados Unidos, para seguir mi pasión de servir a
mi país como el primer Director Ejecutivo y empleado del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico (Instituto).

El nombramiento a un puesto creado por Ley con un término de 10 años, que no gozaba del endoso de la
administración de turno – como debe ser para una institución independiente y fiscalizadora como el Instituto
– me estimuló a migrar con mi familia desde Washington, DC a Puerto Rico, con mucha ilusión, para
embarcarnos en una gesta fundamental para el desarrollo socio económico de Puerto Rico.

Es un privilegio y honor haber servido como Director Ejecutivo del Instituto desde el 1ero de agosto de 2007.
Durante los primeros 10 años de operaciones, hicimos esfuerzos extraordinarios para implantar una política
pública que honra la apertura y transparencia de la información gubernamental. Comenzamos desde cero
una entidad gubernamental, sin mucha ayuda del gobierno y en medio de una crisis fiscal recién comenzada.
Con los pocos recursos que nos otorgó el gobierno, los cuales nunca alcanzaron lo dispuesto por la propia Ley
habilitadora del Instituto, realizamos adelantos considerables en la confiabilidad, accesibilidad y calidad de
las estadísticas de Puerto Rico y en el entendimiento general que existe sobre la realidad de Puerto Rico, a
través de estadísticas confiables y accesibles.

Miles de personas, instituciones y usuarios de estadísticas, en y fuera de Puerto Rico, depositaron su


confianza en la seriedad y prestigio del equipo de trabajo del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, por sus
altos estándares metodológicos. Demostramos que los puertorriqueños podemos preparar nuestras propias
estadísticas completas, confiables y de rápido y universal acceso. Confirmamos que es posible contar con
instituciones públicas honestas, transparentes, y costo-efectivas, y me honra afirmar que hoy Puerto Rico
cuenta con un Instituto de Estadísticas con finanzas saludables, sin deudas, ni déficits.

1
En ese momento, la Junta de Directores se componía del Dr. Luis Avilés, la Dra. Sonia Balet, ambos catedráticos de la Universidad de
Puerto Rico; el Dr. Ángel Ruiz Mercado y la Prof. Jossie Vega de Varona, ambos catedráticos de la Universidad Interamericana; el Dr. José
Jaime Rivera, Presidente de la Universidad de Sagrado Corazón; y una funcionaria de gobierno, la Dra. Rosa Pérez Perdomo, Secretaria de
Salud.
En marzo 2017, traje a la atención de la Junta de Directores que se acercaba el fin de mi término como
Director Ejecutivo, y los urgí a que comenzaran un proceso independiente de reclutamiento. Usted formó
parte integral de ese proceso. Bajo su liderato, se realizó una evaluación extensa de mi desempeño durante
mis primeros 10 años (ver anejo). Además, se realizó una convocatoria abierta para el próximo Director
Ejecutivo. Mi deseo era que la Junta de Directores encontrara un nuevo Director, capacitado y desligado de
la política partidista, que trajera nuevas energías. Sin embargo, esa coyuntura no se llegó a dar, a raíz de la
incertidumbre que rodeó el Instituto durante ese proceso, luego de que el Gobernador influenciara el
proceso y tratara ilegalmente de destituir a los cuatro miembros científicos doctorados de la Junta de
Directores2. Como resultado, tuve que ponerme a disposición para continuar en el Instituto más tiempo,
para tratar de salvaguardar la pureza de la institución y del proceso. Así fue que acepté el reto de un
segundo término que comenzó el 1ero de agosto de 2017.

Como servidores públicos, ambos juramos defender y cumplir con las Leyes de Puerto Rico, incluyendo la Ley
que creó el Instituto. Sin embargo, no puedo concurrir con el menosprecio y falta de prudencia que usted ha
demostrado hacia el cumplimiento de dicha Ley durante los últimos meses, incluso haciendo caso omiso de
varias opiniones legales, que confirman que no puede haber más de un funcionario de gobierno en la Junta
del Instituto. De esa manera, sus acciones han abierto la puerta a que la política partidista se apodere de
esta importante institución, lo cual nunca había ocurrido en el pasado, bajo ninguna de las
cuatro administraciones gubernamentales con las cuales hemos trabajado. Como no intereso trabajar en ese
tipo de institución, me veo obligado a presentar mi renuncia a la Dirección Ejecutiva del Instituto de
Estadísticas de Puerto Rico, efectivo inmediatamente.

Señor Presidente, el capital humano del Instituto es su mayor fortaleza y principal activo. En momentos que
el propio gobierno reconoce la necesidad imperativa de atraer personas capacitadas a laborar en el servicio
público, queda claro que la ruta para atraer y retener el mejor talento en el Instituto requiere de respeto,
estímulo y valoración, sin consideraciones de ideología política.

Sin embargo, los últimos meses han demostrado que bajo su incumbencia el capital humano ya no será
valorado ni respetado. Por ejemplo, se ha impuesto restricciones a las horas de trabajo de los profesionales
del Instituto, lo cual limitará su empeño y efectividad. Además, la confidencialidad de los asuntos personales
de uno de los empleados del Instituto, este servidor, fue violentada, y posteriormente tomó represalias
contra mi persona por tratar de hacer valer las Leyes de Puerto Rico. No hay capital humano que pueda
mantenerse a largo plazo sujeto a este nivel de maltrato por parte de su patrono.

Le exhorto a que desarrolle un plan para atender estas preocupaciones, tanto a nivel interno como externo, y
le deseo el mayor éxito en la realización de su plan. De lo contrario, me temo que habrá consecuencias
graves a mediano y largo plazo para aquellos que dependemos de los datos y las estadísticas de Puerto Rico
para nuestras profesiones.

Cordialmente,

Mario Marazzi-Santiago, Ph.D.


Director Ejecutivo

c. Orville M. Disdier Flores, Subdirector Ejecutivo, Instituto de Estadísticas de Puerto Rico

2
El Dr. Antonio J. Fernós Sagebien, catedrático y economista de la Universidad Interamericana; la Dra. Ana L. Dávila, doctora en demografía
y catedrática de la Universidad de Puerto Rico; la Dra. Sonia Balet y la Dra. Marta Álvarez, doctoras en estadística y catedráticas de la
Universidad de Puerto Rico.