Vous êtes sur la page 1sur 112

Gas Natural

El gas extraído de los yacimientos es una mezcla de hidrocarburos de la


serie parafínica (alcanos), compuesto principalmente por metano y en
concentraciones decrecientes de etano, propano, butanos, pentanos hexano y
compuestos más pesados que el heptano (conocidos como C7+). El gas natural
extraído de los yacimientos, es un producto incoloro e inodoro, no tóxico y más
ligero que el aire, existe en los yacimientos en fase gaseosa o en solución con el
crudo. El gas natural arrastra desde los yacimientos componentes indeseables
como son: el sulfuro de hidrógeno (H2S), dióxido de carbono (CO2) y agua en fase
gaseosa, por lo que se dice que el gas que se recibe es un gas húmedo, amargo e
hidratado; amargo por los componentes ácidos que contiene, húmedo por la
presencia de hidrocarburos líquidos e hidratado por la presencia de agua que
arrastra desde los yacimientos.

Clasificación del gas natural

La clasificación puede hacerse según la localización en el suelo, el contenido de


hidrocarburos pesados y el contenido de sulfuro de hidrogeno (H2S).

1. Según la localización en el suelo:


El gas natural como el petróleo se encuentra en el subsuelo, contenido
en los espacios porosos de ciertas rocas en los yacimientos. El gas se
puede producir de 3 formas:

 Gas Asociado
Es aquel que se encuentra en contacto y/o disuelto en el crudo del
yacimiento, este a su vez, puede ser clasificado como gas de casquete
(libre) o gas en solución (disuelto).

 Gas no Asociado
Es aquel que se encuentra en yacimientos que no contienen crudo a
las condiciones de presión y temperatura originales.
2. Según el contenido de hidrocarburos pesados:

 Gas Rico o Húmedo


Es aquel gas natural que contiene alta proporción de propano y
componentes más pesados por lo tanto se le puede extraer mayores
volúmenes líquidos del gas natural hidrocarburos (LGN) al ser sometido
a operaciones de refrigeración. Es bastante utilizado en la petroquímica
y en la elaboración de la gasolina natural.

 Gas Pobre o Seco


Está formado prácticamente por metano entre 85-90%. Se utiliza
directamente como combustible o en proyectos de mantenimiento de
presión de yacimientos, también en la producción de hidrógeno. Si se
someten a operaciones de refrigeración no se producen cantidad de
líquidos en cantidades considerables.

3. Según el contenido de H2S

 Gas Agrio

Es aquel donde el contenido de H2S es mayor de 10 ppm, se consideran


que son bastantes corrosivos. También es dominado amargo por el alto
contenido de azufre.

 Gas Dulce
Es aquel donde el contenido de H2S es menor de 10 ppm. Un gas con bajo
contenido de azufre proviene directamente del yacimiento o puede ser
obtenido del procesamiento de un gas amargo.
Yacimiento

Un yacimiento es una acumulación natural de hidrocarburos en el subsuelo,


contenidos en rocas porosas o fracturadas (roca almacén). Los hidrocarburos
naturales, como el petróleo crudo y el gas natural, son retenidos en las partes más
porosas y permeables de los estratos, siendo estas principalmente arenas,
areniscas, calizas y dolomitas, con aberturas intergranulares o con espacios
porosos debidos a fracturas y efectos de soluciones.

Un yacimiento debe contar con las siguientes características:

- Una formación capaz de generar petróleo, roca madre. Es una roca


sedimentaria que puede generar acumulaciones de hidrocarburos. La roca
madre necesita haber estado sometida a un calentamiento durante un lapso
de tiempo geológico para alcanzar madurez termal para generar los
hidrocarburos.
- Una roca almacén, que es aquella que puede albergar volúmenes
importantes de hidrocarburos debido a que posee 2 propiedades
esenciales: porosidad y permeabilidad. La porosidad es una medida de la
capacidad de almacenamiento de fluidos que posee una roca, mientras que
la permeabilidad es la capacidad de la roca para permitir que un fluido la
atraviese con facilidad y sin alterar su estructura interna, mediante un
gradiente de presión.
- Una estructura denominada trampa que permita la acumulación de los
hidrocarburos.
- Roca sello: Capa relativamente impermeable que impide que los fluidos
sigan migrando una vez que constituyen el yacimiento. Estos sellos están
confinando la trampa y evitan que el hidrocarburo alojado en la misma
pueda escaparse.

MIGRACIÓN: se denomina “expulsión” al proceso mediante el cual los


hidrocarburos generados a partir del kerógeno, dejan la roca madre. Esto se
considera la migración primaria. La migración secundaria corresponde a la
etapa desde la expulsión de los hidrocarburos hasta su entrampamiento o
escalamiento hacia la superficie. Estos caminos de migración están
constituidos por fallas y sedimentos porosos y permeables, a través de los
cuales pueden subir los hidrocarburos, desde el lugar donde fueron generados
hasta las partes más superficiales de la cuenca, pudiendo quedar entrampados
en algún punto intermedio,

Yacimientos de Gas

Se conoce con el nombre de Yacimientos de Gas a aquellos en los cuales


la mezcla de hidrocarburos se encuentra inicialmente en fase gaseosa en el
subsuelo. Sin embargo, esto no quiere decir que un yacimiento de gas esté
imposibilitado para condensar. La condensación se produce como consecuencia
de disminución en la energía cinética de las moléculas de gas más pesadas
originando un aumento en las fuerzas de atracción de las mismas, lo cual
transforma parte de dicho gas en líquido.

Clasificación de los yacimientos de gas

En base a los criterios de condensación mencionados anteriormente y de


acuerdo a su presión y temperatura inicial, podemos clasificar los Yacimientos de
Gas en: Yacimientos de gas seco, Yacimientos de gas húmedo y Yacimientos de
gas condensado.

- Yacimiento de Gas Seco


En estos el gas es el producto principal. Los yacimientos de gas seco como
se observa en la tabla TAL contienen principalmente metano (%C1 > 90) con
pequeñas cantidades de otros componentes más pesados.

Generalmente, presenta las siguientes características:

 Su temperatura inicial excede la temperatura cricondentérmica.


 Están constituidos por hidrocarburos que, aún en superficie y a presión y
temperatura de tanque, no condensan.
 Poseen alta energía cinética de sus moléculas y baja atracción de las
mismas.

Estructuralmente pueden observarse de la manera representada en la Figura 2.1.

Figura 2.1 Representación Estructural de un Yacimiento de Gas Seco

- Yacimientos de Gas Húmedo


Como se observa en la Tabla TAL, los gases húmedos se caracterizan por
contener una mayor cantidad de componentes intermedios y pesados que los
gases secos. Este tipo de yacimientos, frecuentemente presenta las
características mostradas a continuación:

 Su temperatura inicial excede la temperatura cricondentérmica.


 Están constituidos por hidrocarburos que no condensan a condiciones de
yacimiento pero si a condiciones de separador.
 Estos tipos de yacimientos a diferencia de los yacimientos de gas seco
producen líquidos en la superficie, y a diferencia de los yacimientos de gas
y condensado los líquidos se forman únicamente en la superficie y no en el
yacimiento.

La Figura 2.2 representa la posible estructura del yacimiento y la ubicación del


fluido dentro de éste.
Figura 2.2 Representación Estructural de un Yacimiento de Gas Húmedo.

- Yacimientos de Gas Condensado

La composición de la mezcla de hidrocarburos de un yacimiento de gas y


condensado es todavía predominantemente metano (%C1 > 60) como en el caso
de los yacimientos de gas seco y húmedo, aunque la cantidad relativa de
hidrocarburos pesados es considerablemente mayor. Un yacimiento de gas y
condensado es un yacimiento de gas con líquido disuelto.

Estos yacimientos producen condensación retrograda en el yacimiento a


presiones por debajo de la presión de rocío retrograda y temperaturas entre la
crítica y la cricondentérmica. El gas al disminuir la presión se condensa. Estos
tipos de yacimientos también pueden ubicarse de acuerdo con la localización de la
temperatura y presión iniciales del mismo con respecto a la región de dos fases
(gas y petróleo) en los diagramas de fases que relacionan estas dos variables.

Características de un Yacimiento de Gas Condensado:

 La mezcla de hidrocarburos a las condiciones iniciales de presión y


temperatura se encuentra en fase gaseosa o en el punto de rocío.
 La temperatura del yacimiento se encuentra entre la temperatura crítica y la
cricondentérmica de la mezcla.
 Un gas condensado presenta condensación retrógrada isotérmica en un
intervalo de temperatura (200ºF - 400ºF) y presiones (3.000 – 8000lpc)
normales en yacimientos.

Figura 2.3 Diagrama de Fase de un Yacimiento de gas Condensado

Tabla 1.1 Porcentajes de componentes de acuerdo al gas en un yacimiento

Envolvente de fases de los hidrocarburos

La envolvente de fases que resulta de unir las curvas de puntos de burbujeo y


puntos de rocío. En los puntos de burbujeo el sistema (mezcla de hidrocarburos)
se encuentra en fase líquida en equilibrio con una cantidad infinitesimal (burbuja)
de gas. En los puntos de rocío el sistema se encuentra en fase gaseosa en
equilibrio con una cantidad infinitesimal (gota) de líquido.

Al punto donde se unen las curvas de burbujeo y rocío, se denomina punto crítico.
A las condiciones del punto crítico, las propiedades intensivas (aquellas que no
dependen de la masa: densidad, viscosidad, etc.) del gas y líquido son idénticas.

La envolvente de fases divide el diagrama en tres regiones: La del líquido que está
situada fuera de la envolvente y a la izquierda de la temperatura crítica; la del gas
que también está fuera de la envolvente pero a la derecha de la temperatura
crítica y la de dos fases que se encuentra dentro de la envolvente y donde se
hallan en equilibrio el gas y el líquido. En esta región se observan las líneas de
isocalidad que son líneas que unen puntos de igual porcentaje volúmetrico de
líquido en la mezcla líquido-gas. De esta forma, las curvas de burbujeo y rocío son
líneas de 100% y 0% de líquido, respectivamente. Todas estas curvas de
isocalidad también convergen en el punto crítico.

Otro punto observado en el diagrama de fase es el punto de temperatura


cricondentérmica(Tcdt) que es la máxima temperatura a la cual existe equilibrio
entre vapor y líquido (a T>Tcdt y a cualquier presión, el sistema está en fase
gaseosa). También se observa el punto de presión cricondembárica (Pcdb) que se
define como la máxima presión a la cual existe equilibrio entre vapor y líquido.

Cada mezcla de hidrocarburos encontrada en un yacimiento tiene un diagrama de


fases característico, el cual permanece constante, mientras se mantenga
constante la proporción de componentes en la mezcla; sufriendo modificaciones
cuando se altera esta proporción debido a la extracción preferencial de fluidos o a
la inyección de alguno o algunos de ellos (gas natural, CO2, N2, etc.).

Caracterización de los yacimientos de gas utilizando la envolvente de fases


Una alternativa muy eficaz para clasificar los yacimientos es por medio de los
diagramas de fases.

El punto A representa un yacimiento con una temperatura de 300°F y a una


presión de 3700 lpca, que se encuentra fuera de la región de dos fases, por lo que
el fluido es monofásico en estado gaseoso. A medida que la producción va
avanzando el fluido se queda en el yacimiento a la misma temperatura (300°F) y
fase. La composición del fluido producido a través del pozo tampoco cambiará, por
lo cual no observamos en nuestro diagrama de fases ningún cambio en la
trayectoria A-A1, lo cual nos indica que tanto en el yacimiento como en superficie
el fluido permanece en estado gaseoso, de allí el nombre que adopta esta
acumulación “yacimiento de gas seco”. No obstante, el proceso puede darse de
una forma distinta cuando manteniendo la composición del sistema, encontramos
en los separadores en superficie algo de líquido condensado proveniente de un
yacimiento de gas, denominando en este caso a la acumulación como
“yacimientos de gas húmedo” los cuales se caracterizan por el hecho de que al
fluir la mezcla hasta los separadores en superficie (línea A-A2) el fluido entra en la
región bifásica condensándose así un 6% del volumen de la mezcla de gas. Esto
ocurre principalmente debido a la disminución de presión y temperatura.

Consideremos ahora el punto B, el cual representa un yacimiento con una presión


inicial de 3300 lpca y una temperatura de 180°F. Como se puede observar en la
figura, este se ubica a una temperatura superior a la temperatura critica,
(correspondiente al punto crítico) por encima de la curva de rocío, lo cual nos
indica que el yacimiento se encuentra en fase gaseosa al igual que el yacimiento
correspondiente al punto A. En este se mantiene la misma composición del
sistema hasta que al disminuir la presión isotérmicamente (debido a la
producción), se alcanza el punto de rocío (punto B1) a una presión de 2545 lpca.

Disminuyendo la presión aún más por debajo del punto de rocío, se penetra la
envolvente de fases, entrando a la zona de condensación retrógrada, la cual está
delimitada por los puntos de máxima temperatura de las curvas de isocalidad. En
esta zona se produce la condensación de las fracciones más pesadas e
intermedias de la mezcla, las cuales se quedan atrapadas en forma de líquido en
los poros más pequeños de la roca, debido a que no se alcanza la saturación
crítica del líquido y en consecuencia el mismo no puede fluir hacia los pozos.

La composición del líquido cambia a medida que se va disminuyendo la presión, lo


cual aumenta la cantidad de componentes pesados en su composición, por lo cual
se observa el desplazamiento del diagrama de fases hacia abajo.

Una vez que se alcanza la máxima condensación (punto B2 a 2250 lpca), al


continuar disminuyendo la presión, la mezcla comienza a evaporarse,
disminuyendo así el volumen de fluido y la RGC (relación gas condensado), hasta
que se alcance de nuevo la presión de rocío, lo cual no es posible en la práctica ya
que se requiere de presiones por debajo de la presión atmosférica (de vacio), es
por esto que la evaporación de la mezcla llega a una presión de abandono
correspondiente al punto B3 en la cual se concluye con el proceso. Estas
acumulaciones son llamadas “yacimientos de gas condensado”, “yacimientos de
punto de roció” ó “yacimientos de condensación retrograda de gas”.

Ubicando ahora nuestra acumulación en el punto C a 3000 lpca y 75°F,


temperatura menor a la temperatura critica justo por encima de la curva de
burbujeo, el mismo se encuentra en fase líquida y a medida que se va
disminuyendo la presión isotérmicamente se alcanza la presión de burbuja, que en
base a nuestro diagrama tiene un valor de 2550 lpca (punto C1). Acto seguido se
penetra la envolvente entrando a la región bifásica, en la cual se van produciendo
mayores cantidades de gas a través del pozo, caso contrario con el petróleo que
fluye en cantidades cada vez menores y cuando el yacimiento se agota aún queda
mucho petróleo por recuperar, por lo cual es necesaria la infección de algún tipo
de fluido para así extraer la mayor cantidad de crudo que sea posible.
Acumulaciones de este tipo son denominadas “yacimientos de petróleo”,
“yacimientos de punto de burbujeo” ó “yacimientos de gas disuelto”.
Si la mezcla se encontrase a la temperatura de 150°F y a la presión de 2000 lpca,
correspondiente al punto D, se puede observar en la figura, que el mismo es un
yacimiento que lleva consigo dos fases involucradas, por lo cual existirá una zona
de petróleo (yacimiento de petróleo) con una capa de gas en la parte superior
(yacimiento de gas) que para una mejor representación y estudio de cada uno, se
hace más sencillo visualizar ambos por separado a través de diagramas de fases.

Tipo de presiones presentes de un yacimiento

- Presión de fluido
Fluido es toda sustancia que tiene capacidad de fluir. La materia se presenta
normalmente bajo tres estados: sólido, líquido y gaseoso. Los líquidos, como el
agua y el petróleo, se asocian inmediatamente con la condición de "fluido", pero el
gas también es un fluido, y además de éstos dos, el agua y el lodo, son los fluidos
más comunes asociados en la industria petrolera.
Los fluidos ejercen presión, esta presión es el resultado de la densidad del mismo.
La densidad de un fluido, en la industria petrolera se mide en libras por galón (lpg)
o gramos por litro (g/L). De esta manera entonces, un fluido denso ejerce más
presión porque es mayor su peso por unidad de volumen que la de un fluido
menos denso. Por su parte, la fuerza se mide en libras por pulgada cuadrada (psi).

Para calcular cuanta presión ejerce un fluido se utiliza el gradiente de presión.


Este, en general, se expresa como la fuerza que ejerce el fluido por pie de altura, y
se mide en psi/pie. Para expresar dicho gradiente en estas unidades, se debe
convertir la densidad del fluido de libras por galon (lpg) a psi/pie. Para ello se
utiliza el factor de conversión 0.052.

La cifra 0,052 se obtiene utilizando un cubo de 1 pie por lado (1 pie cuadrado en la
base por 1 pie de alto). Para llenar el cubo serán necesarios 7,48 galones. Si la
densidad del fluido es de 1 lpg, el peso total del cubo será de 7,48 libras, o más
precisamente 7,48 libras por pie cúbico. En un pie cuadrado hay 144 pulgadas
cuadradas, por lo que también, habrá 144 pulgadas por un pie de longitud, en 1
pie cubico. El peso de 1 pulgada cuadrada de 1 pie de longitud se puede calcular
entonces dividiendo el peso total del cubo (7,48 libras) entre 144:

7.48 / 144 = 0.051944 (0.052)

Figura TAL. Derivación del factor de conversión para el gradiente de presión

De esta manera se obtiene el factor de conversión 0.052.

Si el fluido pesa más de 1 lpg, lo único que hay que hacer para determinar el
gradiente de presión es multiplicar la densidad del fluido por 0.052 psi/pie. Por lo
tanto, si la densidad del fluido es 10.3 lpg, significa que éste pesará 10.3 veces
más que el fluido del ejemplo anterior, con esto obtendremos entonces un
gradiente de presión también 10.3 veces mayor. El gradiente de presión sería
igual a:

10.3 (0.052 psi/pie) = 0.535 psi / pie.

La fórmula vendría dada por:

𝑝𝑟𝑒𝑠𝑖ó𝑛
𝐺𝑟𝑎𝑑𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 ℎ𝑖𝑑𝑟𝑜𝑠𝑡á𝑡𝑖𝑐𝑜 = = 𝑑𝑒𝑛𝑠𝑖𝑑𝑎𝑑 𝑥 𝑓𝑎𝑐𝑡𝑜𝑟 𝑑𝑒 𝑐𝑜𝑛𝑣𝑒𝑟𝑠𝑖ó𝑛
𝑢𝑛𝑖𝑑𝑎𝑑 𝑑𝑒 𝑎𝑙𝑡𝑢𝑟𝑎

 Presión hidrostática:

La presión hidrostática, a cualquier profundidad vertical dada, se define como


la presión ejercida por el peso de una columna estática de fluido. Por lo tanto, es
la presión que se origina de una combinación de la densidad del fluido y la altura
vertical de la columna de dicho fluido.

A cualquier profundidad vertical verdadera, expresa en unidades de campo:

𝑃𝐻 = 𝜌. ℎ. 𝑔

Dónde:

- 𝑃𝐻 = presión hidrostática (lpc = libras por pulgada cuadrada)


- 𝜌 = densidad del fluido (lpg = libras por galón)
- ℎ = profundidad vertical verdadera (pie)
- 𝑔 = factor de conversión (0.052)

Para hacer uso de la ecuación TAL, es importante diferenciar la profundidad


vertical verdadera (PVV), de la profundidad medida (PM). Todos los pozos tienen
una profundidad vertical y una medida. En la figura TAL, puede observarse que la
profundidad en línea recta hacia abajo (en la forma que atrae la gravedad) para
ambos pozos es de 10.000 pies. (3048 m). En el pozo "A" coincide la profundidad
de medición de 10.000 ft con la profundidad vertical verdadera de 10.000 ft. Para
calcular la presión en el fondo del pozo no habrá dudas y se utilizará la
profundidad de 10.000 ft, dado que la fuerza de gravedad tiene dirección vertical.
Por su parte, el pozo "B" tiene una profundidad medida de 11.650 ft y una
profundidad vertical verdadera de 10.000 ft. La gravedad aquí también empuja en
línea recta hacia abajo, no a lo largo de la trayectoria del pozo. En consecuencia
se tiene una profundidad vertical real desde la superficie hasta el fondo del pozo
de 10000 pies. Por lo tanto, para calcular la presión de fondo del pozo "B", es
necesario utilizar la profundidad vertical verdadera de 10.000 pies y no la
profundidad medida

La profundidad vertical verdadera entonces, se usa para cálculos de presión,


gradientes y densidades. Mientras que, la profundidad medida, se utilizará para
cálculos de volumen, capacidad y desplazamiento.

Ejemplo de aplicación:

¿Cuál será la presión hidrostática en un pozo, con densidad de lodo de 9.2 lpg,
profundidad medida de 6750 pies, y profundidad vertical verdadera de 6130 pie?

Sustituyendo en la ecuación TAL:

𝑃𝐻 = 9.2 𝑥 6130 𝑥 0.052

𝑃𝐻 = 2932 𝑝𝑠𝑖.
Si consideramos que la densidad del agua variará dependiendo de la
concentración de sal, esta fórmula nos proporciona el siguiente ejemplo de rango
de gradientes hidrostáticos normales:

Aplicando la ecuación de gradiente hidrostático = densidad x factor de conversión

Agua dulce: Densidad = 8.33 lpg (1000 kg/m3)


Gradiente hidrostático = 8.33 x 0.052
= 0.433 lpc/ft = 9.81Kpa/m

Salmuera: Densidad (e.j.) = 9.23 lpg (1108 kg/m3)


Gradiente hidrostático = 9.23 x 0.052
= 0.480 lpc/ft = 10.87 Kpa/m

El diagrama a continuación muestra estos dos gradientes hidrostáticos y las


presiones resultantes:

A 3000m entonces:
- Agua dulce, densidad 1000 kg/m3, ejerce una presión de 29430 KPa
- Agua salada, densidad 1108 kg/m3, ejerce una presión 32608 KPa
 Presión de fractura
La presión de fractura es la cantidad de presión que se necesita para deformar
de modo permanente (fallar o agrietar) la estructura rocosa de la formación.

Superar la presión de la formación o entrar con un alto caudal a la


formación, no es suficiente para provocar una fractura si el fluido poral tiene
libertad de movimiento. En cambio, si el fluido poral no puede desplazarse o
acomodarse, puede fácilmente ocurrir una fractura o deformación permanente de
la formación. Las presiones de fractura se pueden expresar como un gradiente
(psi/pie), un equivalente de densidad (lpg) o por la presión de superficie calculada
(psi).

Generalmente los gradientes de fractura aumentan con la profundidad,


debido principalmente al aumento de la presión por sobrecarga. Las formaciones
profundas y muy compactadas suelen requerir presiones de fractura muy elevadas
para superar la suma de la presión existente de formación y la resistencia
estructural de la roca.

Es importante contar con conocimientos sobre el gradiente de fractura, cuando


se planifica y perfora un pozo. Una de las formas más utilizadas para conocer
dicho gradiente es:

- Prueba de Fuga, conocida como LOT por sus siglas en inglés (Leak Off
Test) consiste en bombear fluido (lodo) al pozo a una velocidad lenta y
controlada para aumentar la presión contra la cara de la formación hasta
crear una trayectoria de inyección de fluido en la roca, lo cual indica la
presión de ruptura de la formación expresada en densidad de fluido
equivalente, lbs/gal. Los resultados de la prueba de admisión determinan el
valor máximo de presión o de peso del lodo que puede aplicarse en el pozo
durante las operaciones de perforación.

En esta prueba existen 3 etapas de presión evidentes:

1. Presión de fuga es la presión a la que el fluido comienza a ser


inyectado dentro de la formación al comienzo de la fractura. Esto se
verá como una ligera caída en la rata de crecimiento de la presión. En
este punto la rata de bombeo deberá reducirse.
2. Presión de ruptura (Rupture Pressure), la cual es la máxima presión que
la formación puede resistir antes de que ocurra una fractura irreversible.
Esto estará determinado por una caída abrupta en la presión aplicada, y
aquí debe detenerse el bombeo.
3. Si no se aplica más presión a partir de este momento, la mayoría de las
formaciones se recuperarán hasta cierto punto.
La mayor desventaja del LOT, la formación realmente queda fracturada y frágil por
la prueba, y el riesgo que el daño sea permanente o que la fractura quede abierta.

Cuando se puede conseguir información de pozos cercanos y se conocen las


presiones de formación y fractura, generalmente se realiza una prueba de
integridad de formación (Formation Integrity Test, FIT) Esta prueba se hace lo
mismo que el LOT, pero dado que se conocen las presiones esperadas y
máximas, sencillamente se aplica y sostiene una presión de superficie
determinada. Esta presión predeterminada en superficie se toma de pozos
cercanos y es lo suficientemente grande para soportar las mayores presiones
previstas durante la siguiente sección del pozo. Existe ya incluido un margen de
seguridad en este ensayo pues realmente no se fractura la formación durante esta
prueba.

 Presión de formación:
La presión de formación se define como la presión ejercida por el fluido, líquido o
gas, contenido dentro de los espacios porosos de la formación. Con frecuencia
también se denomina “presión de poro” o “presión del yacimiento”. En realidad, por
lo tanto, la presión de formación se refiere a la presión hidrostática ejercida por el
fluido de poro y depende de la profundidad vertical y la densidad del fluido de
formación.
La presión de formación normal es igual a la presión hidrostática normal de la
región y varía dependiendo del tipo de fluido de formación.

Por ejemplo, en la parte norte del Mar del Norte:

La densidad normal del fluido de poro, del agua de formación, tiene una densidad
muy cercana a la del agua de mar). Esta densidad (8.66 lpg ó 1040 kg/m3) arroja
un gradiente normal de presión de formación de 0.450 lpc/ft ó 10.20 KPa/m:

8.66 lpg x 0.052 = 0.450 lpc/ft


1040 kg/m3 x 0.00981 = 10.20 KPa/m

En el Golfo de México,
La densidad normal del fluido de poro es 8.94 lpg (ó 1074 kg/m3), con un
gradiente normal de presión de 0.465 lpc/ft ó 10.53 KPa/m:

8.94 lpg x 0.052 = 0.465 lpc/ft


1074 kg/m3 x 0.00981 = 10.53 KPa/m

En otras palabras, aunque los gradientes de presión son diferentes, en ambos


casos se trata de gradientes normales de presión de formación para las regiones
dadas.

Entonces, para una cierta región:

- Si la presión de formación = presión hidrostática, entonces la presión de


formación es normal
- Si la presión de formación < presión hidrostática, entonces la formación se
encuentra subpresurizada
- Si la presión de formación > presión hidrostática, entonces la formación se
encuentra sobrepresurizada
Predicción de presiones de formación

Existen diferentes formas de predecir las presiones de formación, se presentan a


continuación las tres fuentes de información que sirven para tal:

1. Información geológica, sísmica e histórica.


2. Indicadores obtenidos durante la perforación.
3. Perfiles del pozo obtenidos mediante registros.

Información geológica, sísmica e histórica.

Información geológica

La planificación geológica previa a la perforación del pozo permite conocer los


aspectos generales del área. Algunas condiciones estructurales provocan
presiones altas y peligros o complicaciones durante la perforación, y deben
tenerse en cuenta cuando se planifica la perforación. A continuación, se
mencionan algunas de las condiciones geológicas a tener en cuenta.

- Fallas: Al atravesar el trépano una falla, suele haber un cambio significativo


en los gradientes de presión, cambio que puede anticipar una surgencia o
una pérdida de circulación. Es común perforar una falla a propósito, para
buscar acumulaciones de petróleo y de gas. Las perforaciones
direccionales y horizontales suelen atravesar fracturas y fallas. En estos
casos, se debe tener en cuenta que las probabilidades de que se produzca
una surgencia o una pérdida de circulación son altas.

- Domos salinos: En muchas áreas del mundo es posible encontrar gruesas


capas de sal en estado casi puro. Muchas veces, la sal es impulsada hacia
arriba dentro de las formaciones superiores, conformando lo que se llama
"domos salinos". Bajo la presión de la sobrecarga y temperatura, la sal
exhibe propiedades de flujo plástico, lo que no permite que los fluidos
porales se desplacen a través de la misma. Como consecuencia, las
formaciones o domos salinos suelen tener presiones mucho más altas de lo
normal. Tal es el caso del yacimiento Palmar Largo en la provincia de
Formosa. Los domos de sal que atraviesan capas o formaciones suelen
sellarlas, provocando presiones que exceden el gradiente normal de las
formaciones cercanas.

- Zonas sobrecargadas: se denomina "zonas sobrepresurizadas" a las


arenas de poca profundidad y a las arenas que en general que presentan
presión anormal. Su origen puede ser natural por la migración ascendente
de fluidos porales proveniente de una zona más profunda, o pueden ser el
resultado de problemas creados por el hombre. Trabajos de cementación
de mala calidad sumados a casings o tubos dañados o corroídos y
proyectos de recuperación secundaria por inyección de fluidos pueden
tener como consecuencia una zona recargada. Las técnicas geofísicas
modernas pueden reconocer las zonas presurizadas de poca profundidad.
Se las suele llamar "puntos brillantes". Lógicamente es difícil controlar
presiones "anormales" de mayores profundidades, cuando son encontradas
a poca profundidad

- Estructuras anticlinales. Son estructuras geológicas que tiene forma de


domo hacia arriba. Pueden estar formadas por capas de roca que han sido
elevadas desde grandes profundidades, y que a veces preservan las
presiones altas que corresponden a esas mayores profundidades. Al
perforarse en la culminación estructural del anticlinal, es posible encontrar
presiones más altas, para las que se debe estar preparado. Además,
cuando se profundizan pozos de avanzada o de producción, se debe tener
en cuenta que el pozo inicial puede haber sido perforado en un flanco, y
que al desviar, pueden encontrarse presiones más grandes que las
previstas
- Macizos de Arcilla: Los grandes espesores de arcillas impermeables
obstaculizan el movimiento ascendente de los fluidos porales. Esto es el
clásico sello de formaciones productivas. A medida que se acumularon más
capas de sobrecarga, las presiones de formación se tornaron anormales, y
no permitieron el proceso normal de compactación. Los paquetes de arcillas
sometidas a este proceso se denominan "plásticas" o "móviles", porque
presentan presión anormal cuando se las perfora, y suelen rellenar el pozo
cuando se saca el trépano. Por lo general necesitan fluidos de altas
densidades para su control, y eventualmente requerir programas especiales
de casing.

Las arcillas sobre-presurizadas son de menor densidad, y se las perfora


más rápido, al resultar más blandas por la falta del proceso de
compactación normal. En la parte superior de las arcillas presurizadas suele
haber una tapa, o sello, de roca endurecida. Después que se perforó la
tapa, las arcillas se vuelven cada vez más blandas a medida que aumenta
la presión, lo que conlleva un aumento de la ROP. Las rocas permeables
(areniscas) que hay debajo de estas arcillas pueden tener presiones altas,
esto es debido a la falta de rutas de escape para los fluidos porales a
medida que la sobrecarga aumenta

- Zonas agotadas
En las zonas agotadas suele haber presiones por debajo de lo normal.
Cuando se encuentra una de estas zonas, puede haber severas pérdidas
de circulación, lo que reduce la presión hidrostática y podría provocar que
otra zona, o a la misma zona agotada, fluya. Estas zonas pueden
presentarse en cualquier lugar en que haya habido una perforación. A
menudo, no existen signos evidentes de un pozo previo en al área. Si la
historia del área está incompleta, o no existen registros de pozos anteriores,
se puede poner en peligro al persona, si no se está “esperando” lo
inesperado.
Interpretaciones sísmicas

Los estudios sísmicos se basan en la detección de ondas sonoras que penetran al


subsuelo atravesando las capas de las diferentes rocas. Estas ondas sonoras se
reflejan en las formaciones y vuelven a la superficie, donde son registradas por
instrumentos sensibles que miden su intensidad y naturaleza de reflexión. Los
geólogos de exploración interpretan cuidadosamente las mediciones y pueden
deducir la forma y extensión de las formaciones en el subsuelo. Con esta
información se pueden desarrollar programas de perforación mucho más seguros.

Interpretaciones históricas

Una de las formas más simple y obvias de detectar posibles problemas


potenciales es estudiar la información histórica de perforación de pozos del área.
Los registros de lodo y los informes de perforación proporcionan un buen
panorama general de las condiciones de perforación. Estos registros, junto con la
aplicación de la información geológica y sísmica, proporcionan información
significativa acerca de los posibles problemas.

Indicadores de presión durante la perforación.

Las señales más comunes que indican una zona de presión anormal durante la
perforación de un pozo son las siguientes. Estas señales deben ser reconocidas
por el personal y transmitida a su supervisor. La comunicación es de vital
importancia, pues muchas de estas señales pueden tener otro significado.

- Variaciones en la velocidad de penetración.


- Variaciones en la forma, tamaño y cantidad de los recortes del trépano.
- Aumento de la resistencia a la rotación (torque)
- Aumento en el arrastre.
- Derrumbe
- Detección de gas
- Tendencia de la densidad de las arcillas
- Tendencia de la temperatura de la línea de salida.
- Cambios en el contenido de cloruros.
Velocidad de penetración

El aumento de la velocidad de penetración es uno de los métodos más


ampliamente aceptados para determinar cambios en la presión de formación
(poral). La velocidad de penetración se hace más lenta a medida que se
profundiza el pozo. Esta disminución está relacionada con la compactación y el
aumento de la dureza de las rocas y es controlada también por la diferencia de
presión entre la hidrostática y la de formación.

El aumento de la velocidad de perforación indica un aumento en la presión de


formación. La velocidad aumenta cuando se penetra una zona de presión anormal
porque las formaciones contienen más fluido y son más blandas. El incremente de
las presiones reducirá, también el sobre balance en el fondo. Por lo tanto la
perforación se realizará con mayor facilidad. Si se advierte que la velocidad de
penetración no varía o aumenta gradualmente, cuando debería estar
disminuyendo, se puede inferir entonces que las presiones de la formación están
aumentando.

Forma y tamaño de los recortes

Los recortes son fragmentos de roca desprendidos de la formación por la acción


del trépano (un trépano es un dispositivo de perforación utilizado para que rompa,
corte y muela las formaciones rocosas mientras se perfora un pozo).

El tamaño y forma de dichos recortes dependen en gran medida del tipo de


formación, del tipo de trépano, peso sobre el trépano, desgaste del mismo y del
diferencial de presión entre la presión de formación y la hidrostática.

El tamaño de los recortes disminuye a medida que el trépano se desgasta sobre la


perforación, siempre que el peso sobre el mismo, el tipo de formación y el
diferencial de presión se mantengan constantes. Sin embargo, si el diferencial de
presión cambia (si llega a aumentar la presión de formación), hasta un trépano
desgastado cortará con mayor eficacia, por lo que el tamaño de los recortes
aumentará y su forma cambiará.

Torque y arrastre

Durante una perforación normal, la resistencia a la rotación (torque) aumenta


gradualmente a medida que aumenta la profundidad, debido al efecto del contacto
entre las paredes del pozo y el sondeo.

El aumento de la presión de formación genera el ingreso de mayores cantidades


de cortes pelíticas (arcillita, arcilla, limolita, lutita) al pozo. Estos tienden a
adherirse, a impedir la rotación del trépano o a acumularse alrededor de los
portamechas.

El aumento del torque en una extensión de varias decenas de metros es entonces,


un buen indicador de aumento de la presión. Cuando se perfora en condiciones
balanceadas o casi balanceadas, se presenta un aumento en el arrastre al hacer
conexiones en zonas de presión anormal. Este aumento es generado por los
recortes arcillosos adicionales que ingresan al pozo y se acumulan alrededor de o
sobre los portamechas.

Derrumbe

A medida que la presión de formación supera la presión de la columna de lodo


(presión hidrostática), esta pierde eficacia para sostener las paredes del pozo y,
eventualmente, las arcillas comienzan a desprenderse o a derrumbarse de las
paredes del pozo. Los derrumbes de arcillas no necesariamente son una situación
crítica, sino que dependen de muchos factores, tales como el grado de
desbalance, los buzamientos de la formación, la consolidación, la cementación de
los granos de arena, el estrés interno, etc.

Los derrumbes de pelítico afectan a la perforación originando problemas de


arrastre por la reducción del espacio anular en el pozo. En algunas situaciones
estos derrumbes pueden ocasionar aprisionamiento de la tubería. Los derrumbes
de lutita, por su parte, no siempre están relacionadas con zonas de presión
anormal. En algunos casos se atribuye a la inestabilidad de las paredes del hueco
e hidratación de las mismas.

Aumento en el contenido de gas

El aumento del contenido de gas en el fluido de perforación constituye una buena


señal para detectar zonas de presión anormal. Si la presencia de gas en el fluido
de perforación es usada como parámetro indicador de presiones anormales, es
muy importante contar con un equipo de detección de gas. A medida que avanza
la perforación es posible detectar la existencia de gas de fondo o de conexión.
Ambos deben ser controlados cuidadosamente, y deben ser considerados como
una posible advertencia de aumento en la presión de formación.

- Gas de fondo:
Cuando se perfora una formación que contiene gas, se circulan pozo arriba
recorten que contienen gas. La presión hidrostática de estas partículas se
reduce a medida que circulan hacia arriba. El gas de los recortes se
expande, y se libera en el sistema de lodo, disminuyendo el peso. En esta
situación, la circulación con lodo densificado, no podrá detener el corte de
lodo por gas. Esto se puede verificar reduciendo o deteniendo la
perforación y circulando los residuos hacia arriba. En ambos casos, la
cantidad de gas debería reducirse significativamente.

- Gas de conexión o de maniobra:


Cuando se perfora con un peso mínimo de lodo, el efecto de pistoneo
producido por el movimiento ascendente de la tubería, puede succionar
gases y fluidos al interior del pozo. Por lo general, esto se refiere al gas de
conexión o gas de maniobra. Cuanto aumentan estos gases, es posible que
los gases de formación también estén aumentando, o que el diferencial de
presión este cambiando.

Densidad de la arcilla (lutita)


En condiciones normales de presión, las arcillas lutitas sufren una consolidación
normal, y su densidad aumenta uniformemente a medida que aumenta la
profundidad. Este incremento uniforme permite predecir la densidad de las arcilla
(densidad de lutita).

Cualquier reducción en la tendencia puede ser interpretada como una zona de


alta presión poral, dado que las arcillas de alta presión son menos densas que las
de presiones normales. Esto sucede porque quedan atrapados fluidos porales en
secciones de arcillas durante el proceso de consolidación.

Temperatura de salida

El sello existente en la parte superior de la zona de transición limita el movimiento


de agua, y como resultado, se registran temperaturas por encima de lo normal
tanto en la zona de transición como en la formación con alta presión que está
debajo.

Si se hace una representación gráfica de la tendencia normal de la temperatura de


la línea de salida, un cambio de 2 a 6ºF cada 100 pies (1 a 1.5ºC cada 30 metros)
por encima de la tendencia puede indicar una zona de transición, es decir, de altas
presiones, altas temperaturas.

Contenido de cloruro

Los aumentos en el contenido del ion de cloruro o de sal en los fluidos de


perforación son indicadores válidos de presión. Pero estas variaciones son difíciles
de establecer a menos que se realicen controles minuciosos de las muestras de
lodo. La mayoría de los métodos disponibles para verificar el ion de cloruro no
sirven para reflejar variaciones sutiles.

Una alternativa a la medición del contenido de ion de cloruro en el filtrado, es el


monitoreo continuo de la viscosidad del lodo.

Perfiles del pozo obtenidos mediante registros.


Los perfiles eléctricos o de inducción normales miden la resistividad eléctrica de la
formación. Las formaciones de arcillas de alta presión contienen más agua y sus
resistividad es menor que la de las formaciones secas de presión normal.

Para calcula la presión de la formación, se pueden medir las variaciones de la


resistividad. El perfil acústico o sónico mide la velocidad del sonido o el intervalo
de transito de la formación. Las formaciones de arcillas de alta presión, que
contienen más agua, tienen una velocidad de sonido menor, y por lo tanto, un
tiempo de transito más largo. Se pueden hacer cálculos para determinar la presión
de la formación a partir de estas mediciones.

Por su parte, un perfil de densidad registra la densidad de la formación en base a


mediciones radioactivas. Las formaciones de arcillas de alta presión tienen menor
densidad, por lo que se pueden hacer cálculos para determinar su presión.

Subpresion

La subpresión con poca frecuencia recibe la misma atención que la sobrepresión,


pero encontrar zonas con sistemas de lodo sobrebalanceados puede ciertamente
causar problemas y la posible pérdida del control hidrostático con consecuencias
catastróficas:

- Invasión de lodo
- Daño de formación
- Pega diferencial
- Pérdida de circulación
- Fracturamiento de la formación
- Pérdida de la presión hidrostática
- Reventón subterráneo

Causas de formaciones subpresionadas

1. Reducción de la presión de confinamiento o volumen del fluido


Imagine un sistema cerrado con un cierto volumen de fluido. Si se reduce la
presión impuesta sobre ese sistema o el volumen del fluido, entonces existe el
potencial de que ese sistema presente una presión por debajo de lo normal. Tales
situaciones incluyen:

- Agotamiento de los acuíferos de agua o yacimientos de hidrocarburos a


través de la producción.
- La eliminación de la presión de sobrecarga.

2. Subpresión aparente
La ubicación del nivel freático puede conducir a columnas de fluidos más bajas
que lo esperado, las cuales, para toda intención y propósito, aparecen
subpresurizadas con relación al proceso de perforación y la columna de lodo.

Los depósitos de agua que afloran a una altitud menor que la elevación
penetrada durante la perforación. Por lo tanto, la parte de la formación penetrada
estará por encima del nivel freático y a la presión atmosférica.

La posición del nivel freático con relación a la superficie del terreno. Si el pozo
se encuentra ubicado topográficamente por encima del nivel freático, entonces la
altura de la columna de fluido será menor que la profundidad total real. Por lo
tanto, la presión hidrostática causada por la columna de fluido será menor que la
esperada para una columna de agua completa.

Ambas situaciones podrían ser comunes en regiones levantadas.

Además, de estas dos razones, las grandes columnas de gas también pueden
conducir a formaciones subpresurizadas, pues el gas de baja densidad reduce la
presión hidrostática efectiva, en comparación con una columna de líquido.

Sobrepresión

En el transcurso de los años, se han propuesto muchos modelos para las


presiones anormales de formación.
Una definición muy sencilla, es que la sobrepresión es cualquier presión de
formación que supera la presión hidrostática ejercida por el agua de formación que
usualmente se encuentra en esa región. Este concepto propone que cualquier
presión subsuperficial puede ser comparada con la presión ejercida por una
columna de agua de formación que se extienda desde la superficie hasta la misma
profundidad.

Lo que prácticamente todos los mecanismos de sobrepresión tienen en común es


que la zona en cuestión ha conservado, o contiene, un volumen anormal de agua
de formación, lo cual causa desequilibrio.

Esto sugiere que, cualquiera que sea el mecanismo que conduce a un volumen de
fluido de poro excesivo, la sobrepresión se origina cuando los fluidos retenidos no
pueden escapar a una tasa a la cual se mantendría el equilibrio de presión con
una columna de agua que se extiende hasta la superficie.

Esto introduce dos factores muy importantes en la generación de los sistemas


sobrepresurizados, es decir, la permeabilidad y el tiempo.

Un tercer factor en la generación de sobrepresión es el tipo de fluido y


propiedades tales como la viscosidad, las cuales también tienen un efecto
determinante en el flujo de fluido.

o Permeabilidad
Si existe comunicación, los fluidos siempre fluirán desde una zona de mayor
presión a otra de menor presión.

La permeabilidad relaciona la tasa a la cual fluye un cierto fluido, por unidad de


tiempo, a lo largo de la línea de caída de presión.

La permeabilidad se mide en darcies (o más bien, en milidarcies) y es una función


de las propiedades de roca tales como el tamaño y forma de grano y la tortuosidad
(irregularidad de las rutas del flujo) y también las propiedades del fluido (es decir,
la densidad y viscosidad).
El grado de permeabilidad será un factor determinante en la facilidad con la cual
los fluidos de poro iniciales pueden escapar durante la historia de una roca.

- La sobrepresión resultante de la retención de fluidos será obviamente más


común en las litologías de baja permeabilidad, de tipo no productivo, como
la arcilla.
- La sobrepresión resultante de la retención de fluidos en las rocas
permeables del tipo productivo o reservorio está determinada por la
ausencia de permeabilidad (es decir, la calidad del sello) en las rocas
suprayacentes y circundantes

o Tiempo
La sobrepresión, por definición, es una zona que se encuentra en estado de
desequilibrio. Todas las condiciones de desequilibrio con el trascurso del tiempo
se estabilizan en una condición de equilibrio.

El tiempo geológico es más que suficiente para tales cambios del equilibrio y, dado
incluso el grado más pequeño de permeabilidad, los fluidos se redistribuirán si
existe un gradiente de presión. En el curso de la historia de las formaciones, por lo
tanto, el grado de sobrepresión disminuirá a medida que los fluidos y la presión se
redistribuyen hacia las zonas circundantes.

La única excepción es cuando existe un sello perfecto y cero permeabilidad, de


manera tal que los fluidos no se pueden redistribuir. Sin embargo, un sello perfecto
es muy difícil de mantener en el tiempo geológico, debido a los esfuerzos de
sobrecarga, tectónicos y otros que constantemente actúan en una zona dada.

o Tipo de fluido
La densidad de las aguas de formación o, en otras palabras, la cantidad de sales
disueltas, determina el gradiente de presión en cualquier región. Aunque zonas
individuales puedan tener diferentes grados de salinidad en su agua de poro o de
formación y así también diferentes gradientes de presión, ésta aún será
considerada como normal.
Sin embargo, cuando los procesos químicos (ósmosis) conducen a un intercambio
de sales disueltas entre fluidos, el cambio resultante en la densidad y la presión se
considerará una desviación del gradiente de presión normal de la formación.

Aún más importante, en términos del modelo de sobrepresión, el tipo de fluido


determina las propiedades de flujo del mismo y, por lo tanto, se relaciona con la
permeabilidad y el tiempo para generar zonas de sobrepresión.

Por ejemplo, la presencia de crudo y gas, para producir un fluido con varios
componentes, reduce la permeabilidad relativa del fluido de poro original. Esto
mejorará el sello efectivo de las rocas circundantes y aumentará la probabilidad de
la sobrepresión resultante.

Las características específicas del flujo no solamente varían con la viscosidad o


los fluidos multifásicos, sino que también dependen de varias propiedades tales
como la temperatura, la composición de los hidrocarburos, el grado de saturación,
la fase, etc.

Como se puede observar, los tres criterios para la generación de sobrepresión


(permeabilidad, tiempo y tipo de fluido) son interactivos y/o interdependientes. La
presencia de sobrepresión como tal, el grado de la misma y qué tan rápidamente
aumenta o desaparece depende del ambiente específico o la causa del volumen
anormal de fluido de poro. En otras palabras, para que ocurra sobrepresión se
requiere un mecanismo específico que genere el exceso de fluido en primer lugar.

Causas de la sobrepresión

Como se hizo al analizar las causas de las zonas de subpresión,


imaginemos ahora una unidad de roca cerrada con un cierto volumen de fluido de
poro. Cualquier reducción en el volumen de esa unidad de roca, o cualquier
aumento en el volumen del fluido de poro encerrado conducirá a que el fluido sea
expulsado. Ahora que hemos estudiado los principios de la permeabilidad, el tipo
de fluido y el tiempo, y la función que desempeñan, sabemos que si no se logra la
expulsión requerida del fluido a una tasa que permita mantener el equilibrio de la
presión, entonces se producirá sobrepresión
Los mecanismos específicos que pueden conducir a esta situación se
pueden dividir en las siguientes 5 categorías:

1. Efecto de la sobrecarga

2. Esfuerzos tectónicos

3. Aumentos del volumen de fluido

4. Osmosis

5. Causas hidrostáticas

1. Efecto de la sobrecarga
En términos de nuestras dos causas, es decir, la reducción del volumen de
roca/poro o el aumento del fluido, este efecto queda en la primera categoría y es
común en los ambientes deltáicos y cuentas sedimentarias que están en proceso
de hundimiento, depósitos de evaporita, etc.

A medida que el espesor vertical de los sedimentos suprayacentes aumenta


por la sedimentación y el enterramiento, se va generando mayor sobrecarga o
carga vertical.

La carga vertical durante el enterramiento de los sedimentos conduce a la


compactación normal de los mismos y necesariamente requiere la expulsión de los
fluidos de poro a medida que se reduce el volumen de poro.

Usualmente, una tasa de enterramiento lenta conducirá a una tasa de


compactación normal. Los fluidos son expulsados mientras que el volumen de
poro disminuye a medida que aumenta la sobrecarga. Una tasa de compactación
normal conduce a un gradiente de presión de fluido también normal. Sin embargo,
si no se producen la compactación y deshidratación normales, entonces se puede
generar sobrepresión como resultado de la retención de fluidos en los sedimentos.
Si no existe equilibrio entre la carga y la compactación, y el fluido no se
expulsa a la tasa requerida durante el enterramiento de sedimentos, entonces se
produce subcompactación y la zona estará sobrepresurizada.

Las arcillas tienen mayor tendencia a la sobrepresión causada por este


mecanismo, debido a las siguientes propiedades mecánicas:

- Mayor volumen inicial del fluido de poro, hasta 70% u 80% del volumen
total. En el caso de las arenas, el volumen inicial de poro puede ser de
aproximadamente 40%.
- Mayor tasa de compactación.
- Compactación continua (hasta aproximadamente 5% del volumen de poro)
hasta mayores profundidades ( ~5 kms), lo cual requiere que se expulse un
volumen enorme de agua durante un largo período de tiempo. En el caso
de las arenas, la reducción del volumen de poro puede ser de 15-20%, pero
la compactación no continúa hasta las mismas profundidades que las
arcillas.
Por lo tanto, con volúmenes de fluidos más altos para comenzar, y períodos de
compactación más largos que implican una expulsión continua de fluido, existe un
mayor potencial de subcompactación.

Además, durante los procesos normales de enterramiento de sedimentos y


diagénesis, se genera un volumen de fluido adicional debido a los cambios en la
química de la arcilla, lo cual aumenta la magnitud de la deshidratación requerida
para mantener la presión normal.

Si no existe equilibrio entre la carga y la compactación, y el fluido no se


expulsa a la tasa requerida durante el enterramiento de sedimentos, entonces se
produce subcompactación y la zona estará sobrepresurizada.

Existen dos causas principales de este desequilibrio:

Enterramiento rápido: de manera tal que no hay tiempo suficiente para


expulsar un volumen grande de fluido, a causa de la alta velocidad de
sedimentación. Las rápidas velocidades de enterramiento originan sobrepresión
cuando se combinan con sedimentos de baja permeabilidad

Restricciones de drenaje que evitan la expulsión normal de fluidos:

- Baja permeabilidad
- Ausencia de estratos arenosos o limosos que facilitan la deshidratación
- Estratos impermeables, tales como evaporitas o carbonatos, los cuales
forman una barrera a la expulsión de fluidos

2. Esfuerzos tectónicos
En la sección anterior, se explicó la compactación de rocas y reducción del
espacio de poro como resultado de los esfuerzos verticales. De la misma manera,
los esfuerzos tectónicos pueden conducir a la compresión horizontal y la reducción
asociada del volumen de poro.

Por otra parte, las fallas o plegamiento de las rocas, debido a la fuerza de
levantamiento, pueden conducir a sobrepresión, a causa de la actividad
hidrodinámica y la modificación y redistribución de los fluidos y las presiones.

Los esfuerzos tectónicos pueden llegar a restringir la expulsión de fluidos y, sin


embargo, pueden también causar fracturas que facilitarán el drenaje de los fluidos.

Si se levanta una formación, pero permanece sellada y no hay fracturamiento,


entonces conservará su presión de fluido original (más profunda) a la profundidad
más somera. Esta “paleopresión” retenida será una sobrepresión si se compara
con la de las formaciones circundantes.

- Fallas
El fallamiento puede originar formaciones sobrepresurizadas a través de la
formación de un sello eficaz o, de manera contraria, puede actuar como un camino
de drenaje para los fluidos: -

Las fallas y fracturas pueden crear un conducto que permite la liberación de las
presiones de fluido de mayor profundidad hacia las formaciones más someras.
Así, la presión en la formación más profunda se agota y la presión en la formación
más somera aumenta, hasta que se alcanza un equilibrio.

Los estratos permeables e impermeables podrían encontrarse yuxtapuestos por


una falla que restringe la migración normal de los fluidos, de manera tal que se
preserva la paleo presión.

- Ambientes deltáicos
Naturalmente, la sedimentación y la subsidencia son componentes importantes de
un ambiente deltáico en la formación de cuencas sedimentarias. Cuando la
velocidad de sedimentación es rápida y el drenaje es deficiente, los sedimentos no
se deshidratan eficazmente y se forman zonas sobrepresurizadas e inundadas.

Las fallas de crecimiento y el diapirismo de las lutitas son dos situaciones


estructurales comunes en los ambientes deltáicos y que pueden causar
sobrepresión.

 El diapirismo de las lutitas (flujo intrusivo desde los estratos subyacentes)


origina domos que siempre son subcompactados y sobrepresurizados.
Muchas características de los domos de lutita (y de sal) pueden originar
zonas ulteriores de sobrepresión.
 Las fallas de crecimiento tienen un plano de falla curvo, más pronunciado
en la parte superior y más somero hacia la base. La tectónica del
basamento, desprendimientos, diapirismo, efecto de sobrecarga: todos
pueden ser responsables, en parte o totalmente, por la generación de fallas
de crecimiento.

- Diapiros/domos
Como se mencionó en la sección anterior, el diapirismo se origina allí donde existe
un flujo intrusivo de sal o lutita hacia los sedimentos suprayacentes, formando
domos a veces en escala masiva.

El diapirismo de las lutitas siempre conducirá a una masa de lutita subcompactada


y sobrepresurizada, pero tanto los domos de sal como de lutita tienen muchos
mecanismos que pueden generar zonas sobrepresurizadas. La sal es
completamente impermeable, de manera tal que forma sellos perfectos para las
presiones de fluidos y también para los hidrocarburos.

3. Aumentos del volumen de fluido


Como ya se explicó, dentro de una unidad confinada de roca, con un cierto
volumen de poro, cualquier aumento en el volumen de fluido dentro de ese
espacio confinado producirá un aumento de la presión.

Existen muchos mecanismos que pueden conducir a este aumento de volumen.


Algunos se comprenden bien, mientras que otros no están aún tan claros. Algunos
han sido aprobados y aceptados, otros aún son cuestionados!

- Diagénesis de la arcilla
A medida que los sedimentos jóvenes pasan por un proceso de diagénesis,
durante las etapas iniciales del enterramiento, cambia la mineralogía de la arcilla
(en gran parte debido a la mayor temperatura) y, como resultado, se produce
agua.

La arcilla esmectita sufre alteraciones químicas durante la diagénesis,


convirtiéndose en ilita. Muchas cuencas de arcilla muestran esta transformación
gradual, con la profundidad, de la esmectica en ilita.

El agua es absorbida en la estructura reticular de la esmectita, pero la ilita no tiene


la misma capacidad para absorber agua. Por lo tanto, esta agua proveniente de la
estructura reticular y liberada durante la transformación química de la esmectita
queda como agua libre.

En términos de la generación de sobrepresión, existen dos aspectos a considerar:

1. La liberación del agua retenida en las estructuras reticulares representa, en


efecto, un aumento del volumen de agua, una causa de la sobrepresión por
sí misma. Si bien aún existen algunas dudas sobre la magnitud exacta del
aumento de volumen, muchas zonas sobrepresurizadas coinciden con esta
transformación de esmectita en ilita (Bruce, 1984).
2. Durante las etapas tempranas de la diagénesis, cuando se libera esta agua,
las arcillas pasan por procesos normales de enterramiento, deshidratación y
compactación. A medida que cambia la mineralogía y se libera agua, la
estructura de la arcilla se hace más comprimible, de manera tal que el agua
liberada se suma al volumen de agua que debe ser expulsado para
mantener el equilibrio con la carga vertical y la velocidad de subsidencia.
Como se describe en la sección 3.3.1, cualquier inhibición de la
deshidratación, ahora con un volumen mayor de agua, causará
sobrepresión.

Además existen otros aspectos que considerar con relación a la diagénesis de la


arcilla y la transformación mineral:

- A medida que la esmectita se transforma en ilita, se va produciendo sílice y


esto podría reducir efectivamente la permeabilidad e inhibir el proceso de
deshidratación y la liberación de agua.

- Esta situación puede ser una causa de sobrepresión, pero también podría
invertirse, es decir, las zonas sobrepresurizadas podrían mejorar o facilitar
la alteración de la arcilla. La temperatura es la causa principal del cambio
de la mineralogía, y los más altos gradientes de temperatura podrían
conducir a, o aumentar, la transformación de esmectita en ilita. La zona
sobrepresurizada, por lo tanto, bien podría encontrarse sometida a un
aumento ulterior de la presión del fluido de formación si se retiene agua
adicional.

- Deshidratación del yeso


De manera similar a la diagéneis de la arcilla que acabamos de describir, en este
caso tenemos nuevamente un cambio mineralógico que proviene de las
temperaturas de enterramiento a nivel relativamente superficial. A medida que el
yeso se transforma en anhidrita, el agua ligada se libera nuevamente y es capaz
de generar considerables presiones de formación si no es expulsada. Cuando hay
sal asociada a evaporita, la temperatura requerida para la transformación es aún
menor (25°C, Kern & Weisbrod, 1964) de manera tal que el agua se libera a
profundidades muy someras, prácticamente en la superficie. En tal situación, es
quizás más probable que el exceso de agua sea expulsado, a menos que la sal
asociada constituya una barrera impermeable.

- Generación de hidrocarburos o metanos

Metano biógeno
Si bien los sellos son pocas veces perfectos y el gas usualmente migra de manera
inofensiva hacia la superficie, sí es posible que se encuentren bolsas de gas
superficial durante la perforación. Esto plantea un grave peligro pues se cuenta
con muy poco tiempo de advertencia antes que el gas proveniente de una de
estas áreas penetradas alcance la superficie.

Este gas metano se origina de la descomposición por bacterias del material


orgánico atrapado en los sedimentos, a profundidades someras. Si los sedimentos
están aislados, entonces la expansión de volumen asociada con la producción de
metano puede generar sobrepresión

Generación de hidrocarburos a partir del querógeno


Con las mayores profundidades de enterramiento de sedimentos y más elevadas
temperaturas (2 a 4km, 70 a 120 °C, Tissot & Welte, 1984), el querógeno, a
medida que pasa a través de la ventana de crudo, va madurando para producir
crudo y gas. El aumento asociado del volumen no es bien comprendido ni se
conoce con precisión, pero puede conducir a un aumento de la presión, pues se
requiere algún tipo de aumento de ésta para iniciar la migración principal de
hidrocarburos.

Descomposición térmica
Más allá de la ventana de crudo, a mayores profundidades y temperaturas (3 a
5.5km, 90 a 150°C, Barker, 1990), se produce descomposición térmica, y el crudo
de descompone en hidrocarburos más livianos y, en última instancia, en metano
(que con frecuencia se denomina “gas seco”). Nuevamente, esto se refleja en un
importante aumento de volumen, incluso considerando la compresibilidad del gas
a tales profundidades (Ungerer et al, 1983), y causará sobrepresión si el ambiente
se encuentra sellado.

Si bien no siempre están presentes, las arcillas subcompactadas usualmente


tienen un elevado contenido de gas, lo cual demuestra la función desempeñada
por la descomposición térmica de materiales orgánicos en la generación de la
sobrepresión.

4. Osmosis
La ósmosis se produce cuando existe una diferencia en las presiones parciales a
través de una membrana semipermeable.

La presión parcial se refiere a la concentración de gases, o iones, por ejemplo,


dentro de una solución dada.

En cuanto al posible desarrollo de sobrepresión, ósmosis se refiere al movimiento


del agua a través de un estrato semipermeable (arcilla o lutita) que separa dos
formaciones (tipo reservorio) las cuales poseen aguas de formación con una
diferencia en la concentración salina.

El agua se moverá desde una zona de más baja concentración a otra de mayor
concentración, es decir, desde una formación que contiene agua dulce o baja
salinidad a otra de elevada salinidad. Esta transferencia continuará hasta que las
salinidades en las dos formaciones se igualen o la presión evite todo movimiento
ulterior. A medida que se produce el proceso de ósmosis, la presión caerá en la
formación de baja salinidad, pero aumentará en la formación más salina a medida
que el agua fluye hacia ella.

El efecto de ósmosis es muy localizado, pero se puede observar alrededor de los


domos salinos donde la salinidad de las formaciones adyacentes podría aumentar
debido a su proximidad con la sal.

5. Causas hidrostáticas
- Altura hidráulica
Cuando una formación tipo reservorio tiene una elevada captación de agua, por
comparación con la elevación topográfica donde se penetra la formación, y sobre
ella se encuentra un sello, entonces la formación estará sobrepresurizada como
resultado de la columna de fluido extendida.

Los pozos perforados en dicha formación producirán agua hacia la superficie


como resultado de la presión hidrostática. Estos pozos se conocen como “pozos
artesianos o surgentes”.
Reservas de hidrocarburos

Essenfeld, M. (1979) define al término reservas como los volúmenes de


petróleo crudo, condensado, gas natural y líquidos del gas natural existentes en un
yacimiento que pueden ser recuperados económicamente de acumulaciones
conocidas, bajo condiciones tecnológicas, económicas y regulaciones
gubernamentales vigentes.

Clasificación de las reservas según el grado de certeza

De acuerdo al nivel de certidumbre aportado por la información geológica y de


ingeniería disponible y bajo condiciones operacionales, económicas y regulaciones
ambientales, las reservas se clasifican en reservas probadas, probables y
posibles. Debido a que los volúmenes recuperables son el capital de la industria,
tiene mayor importancia su clasificación en función de la seguridad que se tenga
de su existencia.

 Reservas probadas
Volúmenes de hidrocarburos líquidos o gaseosos que han sido comprobados
por la perforación de pozos y que pueden ser extraídos comercialmente con la
tecnología existente. Alto grado de certidumbre (mayor al 90%).

 Reservas probables
Reservas que no han sido probadas directamente, y por lo tanto, ofrecen
menor grado de certeza o seguridad que las probadas para su extracción
comercial, es decir, la información geológica y de ingeniería indica un grado de
menor certeza en su recuperación, comparado con el de reservas probadas.
Estimadas suponiendo condiciones económicas futuras favorables.En este caso
se habla de un 50% de probabilidades de éxito.
 Reservas posibles
Aquellas cuya existencia se considera posible con base en el análisis de la
información disponible y que ofrecen menor grado de certeza o seguridad que las
reservas probables para su extracción comercial, en las cuales la información
geológica y de ingeniería indica que su recuperación es factible, pero con un grado
menor de certeza al de las reservas probables. Suponen condiciones económicas
y gubernamentales futuras favorables. Deben tener por lo menos un 10% de
probabilidades de éxito.

Términos importantes para el cálculo de reservas

Volumen Original de Gas en el Yacimiento


Es el volumen de gas que existe dentro del VP al descubrimiento del
yacimiento. Se le llama original debido a que no ha existido ninguna producción de
hidrocarburos hacia la superficie y se mide a las condiciones iniciales de presión y
temperatura del yacimiento. Es decir:

𝐺. 𝐵𝑔𝑖 = 𝑉𝑃𝑖 . 𝑆𝑔𝑖


Dónde:
𝐺 = Volumen Original de Gas medido a condiciones estándar
𝐵𝑔𝑖 = Factor de volumen inicial de gas a (Pi,Ti)
𝑉𝑃𝑖 = volumen poroso inicial
𝑆𝑔𝑖 = Saturación de gas inicial.

Este volumen de hidrocarburos es frecuentemente utilizado durante los


cálculos que se le realizan al yacimiento durante toda su vida productiva. El
cálculo volumétrico de gas es de una de las herramientas principales para la
estimación de las reservas. Los métodos que existen para cuantificar las reservas
de gas son:

 Método volumétrico.
 Ecuación de Balance de Materia.
 Curvas de Declinación de producción.

Los cuáles serán explicados más adelante.

Factor de Recuperación en los Yacimientos de Gas


El factor de recobro representa la fracción del volumen de gas original en
sitio que puede extraerse o que ha sido extraído de un yacimiento. El factor de
recobro depende en forma original de los mecanismos de producción y de las
propiedades físicas de las rocas y fluidos del yacimiento.

Los factores que afectan el recobro son:

 Presión de abandono: entre menor sea la presión de abandono mauor es el


recobro de gas, ya que queda una menor cantidad de moles gas remanente
en el yacimiento.
 Presencia de acuífero: Mientras mayor sea la actividad del acuífero menor
es el recobre de gas porque hay que abandonar los pozos por alta
producción de agua cuando todavía la presión del yacimiento es alta. Una
gran cantidad de gas a alta presión queda atrapada en la zona invadida por
el agua.
 Permeabilidad del yacimiento: Entre mayor sea la permeabilidad, menor
presión de abandono se puede alcanzar en la explotación de un yacimiento
de gas y por tanto el recobro será mayor.
 Heterogeneidad del yacimiento: En yacimientos heterogéneos donde hay
grandes variaciones espaciales de permeabilidad, el agua tiende a avanzar
selectivamente por la zona de mayor permeabilidad y a invadir rápidamente
los pozos, esto produce bajos recobros de gas.
Para yacimientos recién descubiertos, de los cuales se dispone de poca
información, se usa por analogía el factor de recobro de yacimientos similares a
los descubiertos. Cuando se trata de yacimientos ubicados en zonas
desconocidas, se recomienda usar los de la tabla 2.2.

Tabla 2.2.- Factor de Recobro para yacimientos ubicados en áreas desconocidas.

Mecanismos de Empuje en Yacimientos de Gas


A lo largo de la vida productiva de un yacimiento, pasando por su
producción primaria (energía propia del yacimiento o por algún Sistema Artificial
de Producción), y secundaria (inyección de gas y/o agua al yacimiento para
mantenimiento de presión), se encuentran presentes diversos tipos de energía que
hacen que nuestro yacimiento pueda llevar sus fluidos desde dentro de él hasta la
superficie.

A estos tipos de energía se les conoce como Mecanismos de Empuje, los


cuales en el caso de los yacimientos de gas son tres principalmente, explicados a
continuación.

Cabe mencionar que estos Mecanismos de Empuje están acomodados con


respecto a su importancia, es decir la expansión de gas es el mecanismo de
empuje que más va aportar energía a los fluidos dentro del yacimiento, para que
estos sean producidos hasta la superficie.

- Expansión del Gas por declinación de presión: Una vez que se empieza
la producción de un pozo en un yacimiento, la presión del mismo comienza
a declinar favoreciendo así la expansión del gas, lo cual genera la fuerza
necesaria para impulsar el fluído hacia la superficie.

- Empuje por agua proveniente de un acuífero activo asociado al


yacimiento de gas: Este mecanismo de desplazamiento debe ser
considerado cuando exista una porción de roca con una alta saturación de
agua asociada a la zona de gas. Esta porción del yacimiento recibe el
nombre de acuífero. A medida que transcurre la explotación del yacimiento
y su presión se va reduciendo, al igual que todos los fluidos, el agua
presente en el acuífero se ira expandiendo. Esta expansión del agua
producirá un desplazamiento del gas hacia los pozos de producción. Este
efecto se mantendrá hasta que la capacidad expansiva del volumen de
agua contenida en el agua-gas del acuífero se agote.

- Recobro por Expansión del Agua connata y Reducción del Volumen


Poroso por compactación al ocurrir disminución de la presión de los
poros: Dadas las condiciones de presión y temperatura existentes en los
yacimientos, cualquier reducción de la presión causará una expansión de
fluidos en el mismo y una reducción del volumen poroso. Este mecanismo
está presente en todos los yacimientos. Cuando se perfora un pozo en un
yacimiento, la producción de fluidos favorece una reducción de presión que,
a su vez, genera una expansión del gas y del agua del yacimiento.
Conjuntamente ocurrirá una reducción del volumen poroso al mantenerse
constante la presión o el peso de los estratos suprayacentes y reducirse la
presión en los poros debido a la producción de fluidos (compactación).

Condiciones de Abandono
En general un yacimiento de gas se abandona cuando éste alcanza una
baja presión llamada de abandono o cuando los pozos se invaden de agua.
Dichas condiciones están directamente relacionadas con el límite económico, el
cual no es más que el momento en el que los costos de operación y
mantenimiento para producir hidrocarburos superan las ganancias de estos en el
mercado nacional y mundial.

- Presión de Abandono
Es la presión a la cual debe de abandonarse un yacimiento de gas debido a
que su explotación a presiones menores a esta ya no es económicamente
rentable.

La presión de abandono depende de factores técnicos y económicos, como son:

1. Precio de venta del gas.


2. Índice de Productividad de los pozos. A mayor índice de productividad de
los pozos, menor presión de abandono se puede tener en la explotación de
un yacimiento.
3. Presión de fondo fluyendo necesaria para que el gas fluya hasta las
estaciones de compresión o hasta las líneas de transporte de gas
(gasoductos).
4. Relación Gas-Agua (RGW), en los pozos con problemas de conificación de
agua debida a un acuífero asociado al yacimiento.

En este último punto es importante mencionar que la presión de abandono


puede ser un valor alto, sin embargo no es una razón suficiente para seguir
produciendo, debido a que en muchos casos el procesamiento del agua que se
produce de estos pozos es muy costoso y deja de ser rentable seguir produciendo
este tipo de pozos.

Métodos para el cálculo de reservas

Una de las tareas importantes de la ingeniería de yacimientos es la


estimación de volúmenes de hidrocarburos que pueden ser recuperados de un
yacimiento, permitiendo entonces establecer prioridades en cuanto a proyectos de
explotación. Al relacionar las reservas con el total de volúmenes producidos se
obtiene un indicador del nivel de agotamiento del yacimiento y de la eficiencia de
los mecanismos de empuje activos. Los 4 métodos para determinar las reservas
de un yacimiento gasífero son:

- Método volumétrico
- Balance de Materiales
- Declinación de Producción.
- Simulación numérica

La aplicación sola o combinada de cada uno de ellos depende de la información


existente al momento de hacerse la evaluación del yacimiento.

Una vez que se ha descubierto un yacimiento de gas es necesario hacer un


estimado de sus reservas. El conocimiento rápido del GOES luego de perforar el
primer pozo es necesario para planificar la perforación de los otros pozos, la
construcción de las facilidades de superficies, los contratos de venta de gas, etc.
Como no se tiene históricos de producción ni de presión en ese momento, el único
método para hacer la estimación del GOES en el volumétrico. Al no conocerse la
extensión areal ya

Método volumétrico
El método volumétrico hace posible obtener un estimado de los volúmenes
de hidrocarburos originales en sitio a partir del volumen de roca que conforma el
yacimiento, la capacidad de almacenamiento de la roca o espacio poroso, y la
fracción de hidrocarburos presentes en los poros de dicha roca.

Los parámetros requeridos son determinados a partir de los pozos de un


yacimiento, que al representar una parte de los mismos, los valores promedios
obtenidos tendrán asociados cierta incertidumbre, por lo que se habla de
estimación de reservas.
- Para yacimientos de Gas Seco:
El gas original en sitio (GOES) se determina como:

43560. 𝐴. ℎ. Ø. (1 − 𝑆𝑤𝑖 )
𝐺𝑂𝐸𝑆 =
𝐵𝑔𝑖

0.02827. 𝑍𝑖 . 𝑇𝑦
𝐵𝑔𝑖 =
𝑃𝑖

Donde:

𝐴 = área del yacimiento, acres.

ℎ= espesor de arena neta petrolífera, pies.

Ø = porosidad, fracción

𝑆𝑤𝑖 = saturación de agua inicial en el yacimiento, fracción

𝐵𝑔𝑖 = factor volumétrico inicial del gas seco, BY/PCN

𝑍𝑖 = factor de compresibilidad inicial del gas seco, adimensional.

𝑇𝑌 = temperatura del yacimiento, °F.

𝑃𝑖 = presión inicial del yacimiento, lpca.

NOTA: ℎ, Ø, 𝑆𝑤𝑖 𝑦 𝐵𝑔𝑖 son valores promedios volumétricos representativos de

todo el yacimiento y A es el área total del mismo.

𝑅𝑒𝑠𝑒𝑟𝑣𝑎𝑠 𝑟𝑒𝑐𝑢𝑝𝑒𝑟𝑎𝑏𝑙𝑒𝑠 𝑑𝑒 𝑔𝑎𝑠 (𝐺𝑝𝑟) = 𝐺𝑂𝐸𝑆 𝑥 𝑓𝑟𝑔

Donde:

Gpr = reservar recuperables, PCN.


GOES = gas original en sitio, PCN.

frg = factor de recobro del gas, fracción.

- Para yacimientos de Gas Húmedo:

El gas húmedo original en sitio (GHOES) se determina como:

43560. 𝐴. ℎ. Ø. (1 − 𝑆𝑤𝑖 )
𝐺𝐻𝑂𝐸𝑆 =
𝐵𝑔ℎ𝑖

0,02829. 𝑍ℎ𝑖 . 𝑇𝑌
𝐵𝑔ℎ𝑖 =
𝑃𝑖

Donde:

𝐺𝐻𝑂𝐸𝑆= gas húmedo original en el sitio, PCN.

𝑍ℎ𝑖 = factor de compresibilidad inicial del gas húmedo, adimensional.

𝐵𝑔ℎ𝑖 = factor volumétrico promedio del gas húmedo @Pi y Ty. PCY/PCN

A partir del GHOES se puede calcular el GOES, o gas seco, con la siguiente
ecuación:

𝐺𝑂𝐸𝑆 = 𝐺𝐻𝑂𝐸𝑆 𝑥 𝑓𝑠

𝑅𝐺𝐿𝑖
𝑓𝑠 = 𝛾
𝑅𝐺𝐿𝑖 + 132800 (𝑀𝐿 )
𝐿

Donde:

𝑓𝑠 = Fracción molar del líquido en el gas.


𝑅𝐺𝐿𝑖 = Relación Gas/Liquido inicial, PCN/BCN.

𝛾𝐿 = gravedad especifica del líquido, adimensional.

𝑀𝐿 = peso molecular del líquido. (lbm/lbmol)

Para calcular el líquido original en sitio (LOES):

𝐺𝑂𝐸𝑆
𝐿𝑂𝐸𝑆 =
𝑅𝐺𝐿

𝑅𝑒𝑠𝑒𝑟𝑣𝑎𝑠 𝑟𝑒𝑐𝑢𝑝𝑒𝑟𝑎𝑏𝑙𝑒𝑠 𝑑𝑒 𝐺𝑎𝑠 = 𝐺𝑂𝐸𝑆 𝑥 𝑓𝑟𝑔

𝑅𝑒𝑠𝑒𝑟𝑣𝑎𝑠 𝑟𝑒𝑐𝑢𝑝𝑒𝑟𝑎𝑏𝑙𝑒𝑠 𝑑𝑒𝑙 𝐿𝑖𝑞𝑢𝑖𝑑𝑜 = 𝐺𝑂𝐸𝑆 𝑥 𝑓𝑟𝑙

Donde:

Frg= factor de recobro del gas, fracción.

Frl= factor de recobro del líquido, fracción.

- Para Yacimientos de Gas Condensado:


El gas condensado original en sitio (GCOES) se determina como:

43560. 𝐴. ℎ. Ø. (1 − 𝑆𝑤𝑖 )
𝐺𝐶𝑂𝐸𝑆 =
𝐵𝑔𝑐𝑖

0,02829. 𝑍𝑐𝑖 . 𝑇𝑌
𝐵𝑔𝑐𝑖 =
𝑃𝑖

Donde:

𝐺𝐶𝑂𝐸𝑆= gas condensado original en el sitio, PCN.

𝑍𝑐𝑖 = factor de compresibilidad inicial del gas condensado, adimensional.

𝐵𝑔𝑐𝑖 = factor volumétrico promedio del gas condensado @Pi y Ty. PCY/PCN
A partir del GCOES y de la fracción de gas condensado que se produce en la
superficie como gas, Fg, se puede calcular el GOES, o gas seco, con la
siguiente ecuación:

𝐺𝑂𝐸𝑆 = 𝐺𝐶𝑂𝐸𝑆 𝑥 𝑓𝑔

𝑅𝐺𝐶𝑖
𝑓𝑔 = 𝛾
𝑅𝐺𝐶𝑖 + 132800 (𝑀𝐶 )
𝐶

Donde:

𝑓𝑔 = Fracción molar del condensado en el gas.

𝑅𝐺𝐶𝑖 = Relación Gas/condensado inicial, PCN/BCN.

𝛾𝐶 = gravedad especifica del condensado, adimensional.

𝑀𝐶 = peso molecular del condensado. (lbm/lbmol)

Para calcular el condensado original en sitio (COES):

𝐺𝑂𝐸𝑆
𝐶𝑂𝐸𝑆 =
𝑅𝐺𝐶

𝑅𝑒𝑠𝑒𝑟𝑣𝑎𝑠 𝑟𝑒𝑐𝑢𝑝𝑒𝑟𝑎𝑏𝑙𝑒𝑠 𝑑𝑒 𝐺𝑎𝑠 = 𝐺𝑂𝐸𝑆 𝑥 𝐹𝑟𝑔

𝑅𝑒𝑠𝑒𝑟𝑣𝑎𝑠 𝑟𝑒𝑐𝑢𝑝𝑒𝑟𝑎𝑏𝑙𝑒𝑠 𝑑𝑒𝑙 𝐶𝑜𝑛𝑑𝑒𝑛𝑠𝑎𝑑𝑜 = 𝐶𝑂𝐸𝑆 𝑥 𝐹𝑟𝑐

Donde:

𝐹𝑟𝑐 = factor de recobro del condensado

- Balance de materiales
En ausencia de unos datos volumétricos confiables, la cantidad de
petróleo o gas en sitio puede algunas veces ser determinada mediante el
método de balance de materiales. El estimado realizado a partir de balance de
materiales es función de la producción, mientras que los estimados
volumétricos son determinados a partir de los mapas de arena neta, los cuales
muchas veces no toman en consideración el efecto de la discontinuidad de las
arenas en producción.

El método de balance de materiales se basa en la aplicación de la Ley de la


Conservación de la Masa a la producción de petróleo, gas y agua, donde el
volumen de control es el yacimiento, por lo que la masa del fluido producido
debe ser igual a la masa de fluido originalmente en sitio menos la masa de
fluido remanente. Los volúmenes de fluidos deben ser estimados a una misma
condición de presión y temperatura para que tengan validez.

La ecuación general de Balance de Materiales se obtiene a partir del siguiente


balance:

𝑉𝑜𝑙𝑢𝑚𝑒𝑛 𝑑𝑒 𝑓𝑙𝑢𝑖𝑑𝑜𝑠 𝑝𝑟𝑜𝑑𝑢𝑐𝑖𝑑𝑜𝑠 = 𝑉𝑎𝑐𝑖𝑎𝑚𝑖𝑒𝑛𝑡𝑜 𝑎 𝐶𝑌

𝑉𝑜𝑙𝑢𝑚𝑒𝑛 𝑑𝑒 𝑓𝑙𝑢𝑖𝑑𝑜𝑠 𝑝𝑟𝑜𝑑𝑢𝑐𝑖𝑑𝑜𝑠 = 𝐺𝑃 . 𝐵𝑔 + 𝑊𝑝 . 𝐵𝑤

Dónde:

- 𝐺𝑃 = gas producido acumulado hasta una presión P, PCN.


- 𝐵𝑔 = factor volumétrico del gas a (P, Ty), BY/PCN.
- 𝑊𝑝 = agua producida acumulada hasta una presión P, BN.
- 𝐵𝑤 = factor volumétrico del agua a (P, Ty), BY/BN

El espacio dejado por el vaciamiento generado por la producción de los fluidos es


llenado a su vez por:

 La expansión del gas


 La expansión del agua connata y reducción del volumen poroso
 La intrusión de agua.
Los cuales corresponden a tres mecanismos de producción responsables del
recobro en yacimientos de gas. Si se toman en cuenta dichos mecanismos
mencionados, el vaciamiento entonces se denota de la siguiente manera:

𝑉𝑎𝑐𝑖𝑎𝑚𝑖𝑒𝑛𝑡𝑜 = 𝐺(𝐵𝑔 − 𝐵𝑔𝑖 )…… Expansión del gas

+ ∆𝑉𝑤 + ∆𝑉𝑃 ………Expansión del agua connata y reducción del

volumen poroso.

+ 𝑊𝑒 ……………….. Intrusión de agua

La expansión del agua connata ∆𝑉𝑤 , y la reducción del volumen poroso ∆𝑉𝑃 , se
pueden obtener a su vez de las siguientes ecuaciones generales:

𝑉𝑤 = 𝑉𝑃 . 𝑆𝑤𝑖

𝐺. 𝐵𝑔𝑖
𝑉𝑃 =
1 − 𝑆𝑤𝑖

∆𝑉𝑤 = 𝐶𝑤. 𝑉𝑤 (𝑃𝑖 − 𝑃)

∆𝑉𝑃 = 𝐶𝑓 . 𝑉𝑃 (𝑃𝑖 − 𝑃)

Entonces, ∆𝑉𝑤 + ∆𝑉𝑃 viene dado por:

𝐺. 𝐵𝑔𝑖
∆𝑉𝑤 + ∆𝑉𝑃 = (𝐶 + 𝐶𝑤. 𝑆𝑤𝑖 )(∆𝑃)
1 − 𝑆𝑤𝑖 𝑓

Dónde:

- 𝐺 = gas original en sitio, PCN.


- 𝐵𝑔𝑖 = factor volumétrico del gas a (Pi, Ty), BY/PCN.
- 𝐶𝑤 = compresibilidad del agua, Lpc-1.
- 𝐶𝑓 = compresibilidad de la formación, Lpc-1.
- 𝑆𝑤𝑖 = saturación inicial del agua, fracción.
- 𝑃𝑖 = presión inicial del yacimiento, lpc.
- 𝑃 = presión del yacimiento a un tiempo dado, lpc.
- ∆𝑃 = cambio en la presión promedio del yacimiento (Pi-P), Lpca.
Combinando las ecuaciones anteriores se obtiene la ecuación general de Balance
de Materiales (EBM) considerando los tres mecanismos de producción:

𝐺𝑃 𝐵𝑔𝑖 𝐵𝑔𝑖 𝐶𝑓 + 𝐶𝑤 . 𝑆𝑤𝑖 𝑊𝑒 − 𝑊𝑝 . 𝐵𝑤


= (1 − )+ ( ) 𝑥 ∆𝑃 + ( )
𝐺 𝐵𝑔 𝐵𝑔 1 − 𝑆𝑤𝑖 𝐺. 𝐵𝑔

Recobro Recobro Recobro por Recobro por


del gas a por expansión del agua empuje
cualquier expansión connata y hidráulico.
instante del gas reducción del
volumen poroso.

La EBM se usa para determinar la cantidad de gas presente en un yacimiento a


cualquier tiempo durante el agotamiento. De un modo especial se usa para
estimar la cantidad de hidrocarburos inicialmente en el yacimiento y predecir el
comportamiento futuro y la recuperación total de gas bajo unas condiciones de
abandono dadas.

El balance de materiales involucra una serie de suposiciones, las cuales son:

 El yacimiento es considerado como un tanque.


 El espacio poroso se encuentra inicialmente ocupado por gas y agua
connata.
 La composición del gas no cambia durante la explotación del yacimiento
 Se considera RSW=0 (relación gas-agua)
 La temperatura del yacimiento se considera constante.
 Las propiedades de los fluidos y las rocas se consideran uniformes.

Ejemplo de aplicación
Determinar el aporte de los diferentes mecanismos de recobro durante la caída de
presión 3200 lpca (Pi) – 2925 lpca (P) de un yacimiento de gas con las siguientes
características:
𝐺 (𝐺𝑂𝐸𝑆) = 10180 𝑀𝑀𝑃𝐶𝑁 𝐵𝑤 = 1.03 𝐵𝑌/𝑃𝐶𝑁
𝑊𝑒 = 130921 𝐵𝑌 𝐵𝑔𝑖 = 0.000937 𝐵𝑌/𝑃𝐶𝑁
𝑊𝑝 = 15200 𝐵𝑁 𝐵𝑔 = 0.001015 𝐵𝑌/𝑃𝐶𝑁
𝑆𝑤𝑖 = 0.25 𝐶𝑓 = 10𝑥10−6 𝑙𝑝𝑐 −1
𝐶𝑤 = 3𝑥10−6

Solución:
Sustituyendo en la ecuación general de EBM (ecuación TAL):

𝐺𝑃 0.000937 0.000937 10𝑥10−6 + 3𝑥10−6 𝑥 0.25


= (1 − )+ ( ) 𝑥 (3200 − 2925)
𝐺 0.001015 0.001015 1 − 0.25
130921 − 1.03𝑥15200
+( )
0.001015 𝑥 10180𝑥106

= 0.07684 + 0.0036 + 0.01115 = 0.09159

- Recobro por expansión de gas = 0.07684 (7.84%)


- Recobro por expansión del agua y compactación de la roca = 0.0036
(0.36%)
- Recobro por empuje hidráulico = 0.01115 (1.1%)

Determinación de los parámetros encontrados en la EBM:

Determinación de Gp y Wp:

El gas producido acumulado y el agua producida acumulada se pueden obtener


por medio de históricos de producción de agua y gas realizados al yacimiento a
diferentes años.

Determinación de la intrusión de Agua (We)

Es el empuje de agua producido cuando la disminución de la presión del


yacimiento origina la expansión de un acuífero activo adyacente al mismo.
Algunas indicaciones de la existencia del empuje o intrusión de agua son:

 Existe una zona subyacente de agua.


 Aumento de la producción de agua a medida que transcurre el tiempo.
Existen tres métodos básicos para predecir y/o estimar la cantidad de agua que
instruye al yacimiento. Ellos son:

- Método de la EBM. El método de la EBM se utiliza cuando se dispone de


los históricos de presión y producción de gas y agua, así como también de
un buen estimado volumétrico del gas original en sitio. A partir de la
ecuación:
𝑊𝑒 = 𝐺𝑝 . 𝐵𝑔 − 𝐺(𝐵𝑔 − 𝐵𝑔𝑖 ) + 𝑊𝑝 . 𝐵𝑤

Esta ecuación se puede aplicar a varias presiones durante el agotamiento del


yacimiento y de esta manera obtener la variación de We con P y T.

- Método del acuífero pote


Es el modelo más simple que puede ser utilizado para estimar el influjo de agua a
un yacimiento. Si el acuífero es pequeño, en buena comunicación con la zona de
gas y las permeabilidades son altas, puede representarse con el modelo de
“acuífero pote”. Este tipo de modelo puede aplicarse en yacimiento de alta
permeabilidad, fallados, donde las zonas de petróleo y/o gas están en contacto
con pequeños acuíferos como es el caso de muchos yacimientos del Oriente de
Venezuela y de la Costa del Golfo. En estos casos, una pequeña caída de presión
∆P es transmitida instantáneamente a todo el acuífero y genera una intrusión de
agua, We, por expansión del agua del acuífero.

𝑊𝑒 = (𝐶𝑤 + 𝐶𝑓)𝑊(𝑃𝑖 − 𝑃)

Dónde:

- W= volumen de agua original en el acuífero, BY.

La EBM puede escribirse de la siguiente manera:

𝐹 = 𝐺(𝐸𝑔 + 𝐸𝑓𝑤) + 𝑊𝑒

Dónde:

- 𝐹 = 𝐺𝑝. 𝐵𝑔 + 𝑊𝑝. 𝐵𝑤
- 𝐸𝑔 = 𝐵𝑔 − 𝐵𝑔𝑖
(𝐶𝑤.𝑆𝑤𝑖+𝐶𝑓)
- 𝐸𝑓𝑤 = 𝐵𝑔𝑖 (𝑃𝑖 − 𝑃)
1−𝑆𝑤𝑖

Introduciendo la ecuación TAL 𝑊𝑒 = (𝐶𝑤 + 𝐶𝑓)𝑊(𝑃𝑖 − 𝑃) en la ecuación tal:


𝐹 = 𝐺(𝐸𝑔 + 𝐸𝑓𝑤) + 𝑊𝑒

(𝐶𝑤. 𝑆𝑤𝑖 + 𝐶𝑓)


𝐹 = 𝐺. 𝐸𝑔 + 𝐺. 𝐵𝑔𝑖 (𝑃𝑖 − 𝑃) + 𝑊(𝐶𝑤 + 𝐶𝑓)(𝑃𝑖 − 𝑃)
1 − 𝑆𝑤𝑖

Dividiendo ambos lados por Eg:

𝐹 𝑃𝑖 − 𝑃 (𝐶𝑤. 𝑆𝑤𝑖 + 𝐶𝑓)


=𝐺+ [𝐺. 𝐵𝑔𝑖 + 𝑊(𝐶𝑤 + 𝐶𝑓)]
𝐸𝑔 𝐸𝑔 1 − 𝑆𝑤𝑖

𝐹 𝑃𝑖−𝑃
La ecuación TAL es una línea recta (𝑦 = 𝑚𝑥 + 𝑏) al graficar 𝐸𝑔 𝑣𝑠 , de la cual:
𝐸𝑔

𝐹
- 𝑦= 𝐸𝑔
𝑃𝑖−𝑃
- 𝑥= 𝐸𝑔
(𝐶𝑤.𝑆𝑤𝑖+𝐶𝑓)
- 𝑝𝑒𝑛𝑑𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 = 𝑚 = 𝐺. 𝐵𝑔𝑖 + 𝑊(𝐶𝑤 + 𝐶𝑓)
1−𝑆𝑤𝑖

- 𝐼𝑛𝑡𝑒𝑟𝑐𝑒𝑝𝑡𝑜 𝑏 = 𝐺

De la pendiente se puede despejar W:

(𝐶𝑤. 𝑆𝑤𝑖 + 𝐶𝑓)


𝑚 − 𝐺. 𝐵𝑔𝑖
𝑊= 1 − 𝑆𝑤𝑖
𝐶𝑤 + 𝐶𝑓

Ejemplo de aplicación:

De un estudio de simulación de un yacimiento modelo de gas con empuje


hidráulico se tiene la siguiente información:
- Espesor= 200 pies
- Porosidad= 15%
- Saturación de agua= 15%
- Área= 320 acres
- GOES= 100.8 MMMPCN
- Permeabilidad: 100 md
- Cw = 3𝑥10−6 𝑙𝑝𝑐 −1
- Cf= 6𝑥10−6 𝑙𝑝𝑐 −1
- Temperatura del yacimiento=
239ºF
Datos de producción:

Año Presión, lpca Gp, MMMPCN Wp, BN


0 6411 0 0
1 5947 5.475 378
2 5509 10.950 1434
3 5093 16.425 3056
4 4697 21.900 5294
5 4319 27.375 8183
6 3957 32.850 11864
7 3610 38.325 16425
8 3276 43.800 22019
9 2953 49.275 28860
10 2638 54.750 37256

Datos PVT del gas y del agua:

Presión, lpca Z Bg, BY/MPCN Bw, BY/BN


6411 1.1192 0.6279 1.0452
5947 1.0890 0.6587 1.0467
5509 1.0618 0.6933 1.0480
5093 1.0374 0.7327 1.0493
4697 10156 0.7778 1.0506
4319 0.9966 0.8300 1.0517
3957 0.9801 0.8910 1.0529
3610 0.9663 0.9628 1.0540
3276 0.9551 1.0487 1.0551
2953 0.9467 1.1532 1.0560
2638 0.9409 1.2829 1.0571
Determinar:

a. G y W por medio del modelo de acuífero pote.


b. W a las diferentes presiones
Solución:

Parte a)

Se realiza la siguiente tabla:

Presión, Gp.Bg, Wp.Bw, F, Eg,


lpca MMBY MMBY BY/MPCN BY/MPCN
6411 0 0 0 0
5947 3.606 0.000 3.606 0.0308
5509 7.592 0.002 7.594 0.0654
5093 12.035 0.003 12.038 0.1048
4697 17.034 0.006 17.040 0.1499
4319 22.721 0.009 22.730 0.2021
3957 29.269 0.012 29.281 0.2631
3610 36.899 0.017 36.916 0.3349
3276 45.933 0.023 45.956 0.4208
2953 56.824 0.030 56.854 0.5253
2638 7.239 0.039 70.278 0.6550

A partir de la tabla anterior, se pueden sacar los datos necesarios para graficar:
𝑭 𝑷𝒊−𝑷
, MMPCN , lpca x MPCN/BY
𝑬𝒈 𝑬𝒈

0 0
117.078 15064.935
116.116 13792.049
114.866 12596.336
113.676 11434.290
112.469 10351.311
111.292 9327.252
110.229 9363.691
109.211 7450.095
108.231 6582.905
107.295 5760.305

Figura TAL. Método del acuífero pote.

De la figura TAL se obtiene:

Intercepto, G = 101 MMMPCN

Pendiente, m = 1103 BY/lpc.


Introduciendo estos valores en la ecuación TAL, se obtiene el volumen de agua
del acuífero:

6 𝐵𝑌 −6 −1
𝐵𝑌 101𝑥10 𝑀𝑃𝐶𝑁 𝑥 0.6279 𝑀𝑃𝐶𝑁 (0.15𝑥3 + 6)𝑥10 𝑙𝑝𝑐
1103 −
𝑙𝑝𝑐 1 − 0.15
𝑊=
(3 + 6)𝑥10−6 𝑙𝑝𝑐 −1

𝑊 = 77.1 𝑀𝑀𝐵𝑌

Parte b)

Reemplazando W, Cw, Cf, Swi y Pi en la ecuación TAL se obtiene la intrusión de


agua a diferentes presiones

𝑊𝑒 = 77.1𝑥106 (3 + 6)𝑥10−6 𝑥(6411 − 𝑃)

𝑊𝑒 = 693.9(6411 − 𝑃)

Presión, We,
lpca BY
6411 0
5947 322019.7
5509 625994.4
5093 914702.5
4697 1189529.7
4319 1451864.7
3957 1703095.6
3610 1943916.4
3276 2175715.1
2953 2399879.7
2638 2618492.2
Determinación de la compresibilidad del agua Cw

La compresibilidad del agua para un intervalo de presión dado y a una


temperatura dada, es el cambio de volumen, por unidad de volumen inicial,
causado por una variación de presión que ocurra sobre el agua. Este parámetro
puede ser obtenido por tres medios:

1. Pruebas PVT realizado al yacimiento de gas.

2. Si la información de las pruebas PVT no es confiable, también se


puede calcular a través de la siguiente expresión:

1 𝜕𝑉𝑤
𝐶𝑤 = − ( )𝑥( )
𝑉𝑤 𝜕𝑃
Dónde:
𝑉𝑤 : Volumen del agua.
𝜕𝑉𝑤
: Cambio de volumen por unidad de cambio de presión.
𝜕𝑃

3. A través de la figura 2.4 se puede obtener la compresibilidad


isotérmica del agua pura.
Figura 2.4. Compresibilidad isotérmica del agua con presión y
temperatura.

Determinación de la Compresibilidad de la formación Cf

La compresibilidad es la propiedad que presentan los cuerpos materiales de


disminuir su volumen cuando se aumenta la presión ejercida sobre ellos, es decir,
es el cambio del volumen original debido a la variación de la presión.

Se define como compresibilidad de la formación al cambio de volumen de poros,


con respecto a la presión de los fluidos contenidos en dicho volumen de poros. La
presión de confinamiento tiende a comprimir la roca, esta presión se encuentra en
equilibrio por la resistencia de la roca y la presión de los fluidos en el espacio
poroso; de manera que, al moverse el aceite y gas, la presión en el espacio
poroso disminuye, en consecuencia el volumen de poros del yacimiento disminuye
lentamente
1 𝜕𝑉𝑓
𝐶𝑓 = − ( ) 𝑥 ( )
𝑉𝑓 𝜕𝑃

La tabla 2.4, muestra los valores de compresibilidad obtenidos mediante estudios


de laboratorio.

Tabla 2.4 Valores de Cf para distintos Tipos de Formación


Tipos de formación Cf
Arena consolidada 4-5x10-6 lpc-1
Calizas 5-6x10-6 lpc-1
Arenas semiconsolidadas 20x10-6 lpc-1
Arenas no consolidadas 30x10-6 lpc-1
Formaciones altamente compactables 100x10-6 lpc-1

Determinación del Factor Volumétrico del Gas


Esta es una propiedad del gas que relaciona su volumen a nivel de
yacimiento a determinada presión y temperatura, con respecto al volumen
que ocuparía en la superficie, es decir, condiciones normales (14.7 lpca y
60ºF). Se puede expresar:
𝑉𝑜𝑙𝑢𝑚𝑒𝑛 𝑒𝑛 𝑒𝑙 𝑦𝑎𝑐𝑖𝑚𝑖𝑒𝑛𝑡𝑜 ( 𝑇𝑦𝑎𝑐, 𝑃𝑦𝑎𝑐)
𝐵𝑔 =
𝑉𝑜𝑙𝑢𝑚𝑒𝑛 𝑒𝑛 𝑙𝑎 𝑠𝑢𝑝𝑒𝑟𝑓𝑖𝑐𝑖𝑒 (𝑇𝑠𝑢𝑝, 𝑃𝑠𝑢𝑝)

Se debe recordar que el comportamiento de los gases está determinado por la


ecuación de estado de los gases. Sin embargo, esta ecuación hace distinción
entre los denominados gases ideales y gases reales.

La ecuación de estado para gases ideales se expresa de la siguiente forma:

𝑃𝑉 = 𝑛𝑅𝑇

Dónde:

- P= presión del gas, psia.


- V= volumen que ocupa el gas, ft3.
- n=número de moles, lbmol.
- R= 10.73 psia.ft3/lbmol. °R
- T= temperatura del gas, °R.

Sin embargo, a condiciones de yacimiento donde se presentan altas temperaturas


y presiones, esta ecuación no describe correctamente el comportamiento de los
gases. Se dice entonces que el gas tiene un comportamiento real y hay que
considerar las fuerzas de atracción y repulsión entre las moléculas así como el
volumen que estas ocupan, a diferencia del modelo ideal en el cual eran
despreciados estos factores. Existen factores y parámetros para corregir este
comportamiento, uno de los más sencillos es el factor de compresibilidad de los
gases Z.

𝑃𝑉 = 𝑍𝑛𝑅𝑇

Entonces, volviendo al cálculo del factor volumétrico de formación Bg


considerando el gas natural como un gas real:

𝑍𝑦𝑎𝑐. 𝑛. 𝑅. 𝑇𝑦𝑎𝑐
𝑃𝑦𝑎𝑐
𝐵𝑔 =
𝑍𝑠𝑢𝑝. 𝑛. 𝑅. 𝑇𝑠𝑢𝑝
𝑃𝑠𝑢𝑝

A condiciones de superficie, el factor de compresibilidad es aproximadamente 1, y


son conocidas la presión y temperatura.

𝑍𝑦𝑎𝑐. 𝑛. 𝑅. 𝑇𝑦𝑎𝑐
𝑃𝑦𝑎𝑐 0.02827. 𝑍. 𝑇
𝐵𝑔 = =
(1). 𝑛. 𝑅. 520°𝑅 𝑃
14.7 𝑝𝑠𝑖𝑎

Dónde:
𝐵𝑔 = factor volumétrico del gas, PCY/PCN.
𝑍= factor de compresibilidad del gas, adimensional.
𝑇𝑦= temperatura del yacimiento, °R.
𝑃= presión del yacimiento, psia.
A condiciones iniciales, el factor volumétrico del gas viene siendo entonces:

0.02827. 𝑍𝑖 . 𝑇𝑦
𝐵𝑔𝑖 =
𝑃𝑖

Donde:
𝐵𝑔𝑖 = factor volumétrico inicial del gas, PCY/PCN.
𝑍𝑖= factor de compresibilidad inicial del gas, adimensional.
𝑃𝑖= presión inicial del yacimiento, psia.

Propiedades Seudocríticas

Cada mezcla de gases, tendrá su propia temperatura y presión crítica


verdadera y para conocerlos habría que determinarlas experimentalmente.
La presión y temperatura seudocríticas de los gases naturales son valores
que se requieren para el cálculo de muchas propiedades de estos gases, a
través de correlaciones o métodos gráficos.

Kay recomendó el uso de valores seudocríticas para correlacionar las


propiedades termodinámicas de mezclas gaseosas y líquidas de hidrocarburos.
La presión y temperatura seudocrítica (Psc y Tsc) se pueden determinar a
partir de la composición o de la gravedad específica de la mezcla.

- En base a la composición

Para el gas natural


𝑛

𝑃𝑠𝑐 = ∑ = 𝑃𝑐𝑖 . 𝑌𝑖
𝑖=1
𝑛

𝑇𝑠𝑐 = ∑ = 𝑇𝑐𝑖 . 𝑌𝑖
𝑖=1

Donde:

𝑃𝑠𝑐 = Presión seudo-critica, lpca.

𝑇𝑠𝑐 = Temperatura seudo-critica, °R.

𝑃𝑐𝑖 = Presión critica del componente i, lpca.

𝑇𝑐𝑖 = Temperatura critica del componente i, °R.

𝑌𝑖 = Fracción molar del componente i en el gas natural

𝑛 = Número de componentes en cada mezcla

- En base a la gravedad especifica del gas:

En casos donde no se tiene disponible la composición del gas se pueden


utilizar correlaciones para estimar las propiedades seudo-críticas a partir de
la gravedad específica. Una de estas correlaciones es la de Standing, quien
realizo un ajuste por regresión para obtener una correlación.

La correlación para estimar la presión seudo-crítica es:

𝑃𝑆𝐶 = 677 + 15𝛾𝑔 − 37.5𝛾𝑔 2

La correlación para estimar la temperatura seudo-crítica es

𝑇𝑆𝐶 = 168 + 325𝛾𝑔 − 12.5𝛾𝑔 2

Donde:
𝑃𝑆𝐶 = presión seudo-critica, lpca.
𝑇𝑆𝐶 = temperatura seudo-critica, °R.
𝛾𝑔 = gravedad específica, adimensional.

Factor de compresibilidad del gas natural

El Factor Z de compresibilidad puede ser definido como la desviación del


comportamiento del gas natural en comparación al comportamiento perfecto o
ideal. El Factor-z no tiene unidades.

El principio de los estados correspondientes Van Der Waals establece que


todos los gases tienen el mismo factor de compresibilidad a iguales condiciones
de presión y de temperatura reducidas.

El factor de compresibilidad es una función que va a depender de la


temperatura reducida y de la presión reducida:

𝑍 = 𝑓(𝑃𝑟, 𝑇𝑟)

Donde:

𝑃
𝑃𝑟 = 𝑃𝑐 → Presión reducida
𝑇
𝑇𝑟 = 𝑇𝑐 → Temperatura reducida

Pc, Tc = Presión y Temperatura crítica absolutas del gas.


P, T = Presión y Temperatura absoluta.

W. B. Kay aplicó el principio de los estados correspondientes pero ahora


para unas mezclas de hidrocarburos. En este caso todas las mezclas de
hidrocarburos tiene el mismo factor de compresibilidad a iguales condiciones de
presión y temperatura seudoreducida.

𝑍 = 𝑓(𝑃𝑠𝑟, 𝑇𝑠𝑟)

Donde:

𝑃
𝑃𝑠𝑟 = 𝑃𝑠𝑐 → Presión seudo-reducida
𝑇
𝑇𝑠𝑟 = 𝑇𝑠𝑐 → Temperatura seudo-reducida
Psc, Tsc = Presión y Temperatura seudo-criticas del gas.
P, T = Presión y Temperatura absoluta.

Cálculo del Factor-z utilizando gráficas

Basados en el principio de estados correspondientes Standing y Katz


presentaron una correlación grafica (ver Figura 2.5), la cual puede ser utilizada
para determinar el factor de compresibilidad de un gas natural a partir de la
presión y temperatura seudoreducidas.

El método de Standing y Katz tiene como principales ventajas la exactitud


de los valores (3% en relación a valores experimentales) y facilidad en los
cálculos.

Limitaciones del método grafico de Standing y Katz

1. El gas debe ser rico en Metano (>80%)


2. No debe existir presencia de hidrocarburos aromáticos
3. El gas no debe tener impurezas (N , CO , H S)
4. No presenta buenos resultados a temperaturas y presiones cercanas a la
critica.
5. No es recomendada a presiones mayores a 10.000 lpca

Para determinar el Factor Z de un gas natural utilizando la gráfica de


Standing y Katz (SK) se deben seguir los siguientes pasos:

1. A partir de su composición o gravedad especifica calcular las propiedades


seudo-críticas.
2. Corregir las propiedades seudo-críticas por su contenido de impurezas.
3. Calcular las propiedades seudo-reducidas
4. Utilizar propiedades seudo-reducidas en gráfica de SK para determinar
Factor-z
Figura TAL. Diagrama de Standing y Katz.

Cuando el gas natural tiene impurezas (H2S, CO2) se recomienda utilizar la


correlacion hecha por Wichert y Aziz al método de Standing y Katz. Esta
corrección consiste en calcular la presión y temperatura seudocriticas utilizando
las siguientes ecuaciones:
𝑇𝑠𝑐 = (∑ 𝑇𝑐𝑖 . 𝑌𝑖 ) − 𝐹𝑠𝑘

(∑ 𝑃𝑐𝑖 . 𝑌𝑖 )𝑇𝑠𝑐
𝑃𝑠𝑐 =
(∑ 𝑇𝑐𝑖 . 𝑌𝑖 ) + 𝐵(1 − 𝐵)𝐹𝑠𝑘

Dónde:

𝐹𝑠𝑘 = 120(𝐴0.9 − 𝐴1.6 ) + 15(𝐵 0.5 − 𝐵 4 )

𝐴 = 𝑌𝐶𝑂2 + 𝑌𝐻2 𝑆

𝐵 = 𝑌𝐻2 𝑆

Fsk= factor de corrección, ºR.

𝑌𝐶𝑂2 , 𝑌𝐻2 𝑆 = fracciones molares de 𝐶𝑂2 y 𝐻2 𝑆 respectivamente.

Teniendo la temperatura y presión seudocriticas corregidas por la presencia de


componentes no hidrocarburos, se calculan la presión y la temperatura
seudoreducidas con las cuales se obtiene Z de la figura TAL. Cuando no se
conoce la composición del gas se debe reemplazar las sumatorias en base a la
fracción molar, por Tsc y Psc calculados en base a la gravedad especifica.

Ajuste de las curvas de Standing y Katz

La correlación grafica de Standing y Katz ha sido utilizada con mucha confidencia


por la industria del petróleo durante los últimos 40 años y por ellos muchos autores
han tratado de ajustar las curvas por métodos numéricos con el fin de obtener
valores más exactos de Z por medio del computador.

- Ajuste de Hall y Yarborough


Uno de los ajustes más utilizados es el de Hall y Yarborough debido a que es
bastante exacto y muy fácil de programar, aun en pequeñas calculadoras. Las
ecuaciones desarrolladas son:
0.06125. 𝑃𝑠𝑟. 𝑡. 𝑒 𝐴
𝑍=
𝑌

Dónde:

𝑃
𝑃𝑠𝑟 =
𝑃𝑠𝑐

𝑇𝑠𝑐
𝑡=
𝑇

𝐴 = −1.2(1 − 𝑡)2

Y= densidad reducida que puede ser obtenida a partir de:

𝑌 + 𝑌2 + 𝑌3 − 𝑌4
−0.06125𝑃𝑠𝑟. 𝑡. 𝑒 𝐴 + − (14.76𝑡 − 9.76𝑡 2 + 4.58𝑡 3 )𝑌 2
(1 − 𝑌 )3
+ (90.7𝑡 − 242.2𝑡 2 + 42.4𝑡 3 ). 𝑌 (2.18+2.82𝑡) = 0

Esta ecuación no lineal puede ser resuelta por el método iterativo de Newton-
Raphson o por ensayo y error. Se ha determinado que el error promedio entre los
resultados obtenidos por la correlación de Hall y Yaborouh y los leídos en la
gráfica de Standing y Katz, es de 0.518%. Se recomienda que Psr y Tsr estén
entre los siguientes límites:

1.2 ≤ Tsr ≤ 3.0

0.1 ≤ Psr ≤ 24.0

- Ajuste de Brill y Beggs


Standing presenta un ajuste matemático de Zg obtenido por Brill y Beggs. Este
ajuste es preciso y se puede usar fácilmente en los cálculos de diseño de
proyectos de ingeniería de yacimientos y producción.

(1 − 𝐴)
𝑍𝑔 = 𝐴 + + 𝐶. 𝑃𝑠𝑟 𝐷
𝑒𝐵

Dónde:
𝐴 = 1.39(𝑇𝑠𝑟 − 0.92)0.5 − 0.36𝑇𝑠𝑟 − 0.101
0.066 0.32.𝑃𝑠𝑟 6
𝐵 = (0.62 − 0.23𝑇𝑠𝑟)𝑃𝑠𝑟 + (𝑇𝑠𝑟−0.86 − 0.037) . 𝑃𝑠𝑟 2 + 109(𝑇𝑠𝑟−1)
𝐶 = (0.132 − 0.32𝑙𝑜𝑔𝑇𝑠𝑟)
𝐷 = 𝑎𝑛𝑡𝑖𝑙𝑜𝑔(0.3106 − 0.49𝑇𝑠𝑟 + 0.1824𝑇𝑠𝑟 2 )

El anterior ajuste fue probado por Standing obteniendo errores en el rango de


+2,63% y -3.93% con valores de presión y temperatura seudoreducidas entre 0-13
y 1.2-2.4 respectivamente.

Ejemplo de aplicación:
Determinar el facot de compresibiidad Zg a 2000lpcm y 150ºF de un gas natural
que tiene una gravedad especifica de 0.75 y un porcentaje de 𝐶𝑂2 de 5%, utilizar
el método de Standing y Katz y el ajuste de Brill y Beggs.

Solución:

Con 𝛾𝑔 = 0.75 se calcula Psc y Tsc (sin corregir) por medio de las ecuaciones TAL
Y TAL.
𝑃𝑠𝑐 = 677 + 15𝑥0.75 − 37.5𝑥0.752 = 677.16 𝑙𝑝𝑐𝑎
𝑇𝑠𝑐 = 168 + 325𝑥0.75 − 12.5𝑥0. 752 = 404.72°𝑅

Corregir Psc y Tsc por la presencia de CO2, de acuerdo al método de Wichert y


Aziz:
𝐹𝑠𝑘 = 120(0.050.9 − 0. 051.6 ) = 7.1
𝑇𝑠𝑐 = 404.72 − 7.1 = 397.62°𝑅
667.16 𝑥 397.62
𝑃𝑠𝑐 = = 655.45 𝑙𝑝𝑐𝑎
404.72

Calcular Tsr y Psr


150 + 460
𝑇𝑠𝑟 = = 1.53
397.62
2000 + 14.7
𝑃𝑠𝑟 = = 3.07
655.45
- Standing y Katz

Con los valores de Tsr y Psr entrar a la figura TAL y leer el valor de Zg
𝑍𝑔 = 0.792
- Ajuste de Brill y Beggs:

Reemplazando los valores de Tsr=1.53 y Psr=3.07 en las ecuaciones de TAL a


TAL, se obtiene:
𝐴 = 1.39(1.53 − 0.92)0.5 − 0.36𝑥1.53 − 0.101
0.066 0.32𝑥3.076
𝐵 = (0.62 − 0.23𝑥1.53)3.07 + (1.53−0.86 − 0.037) . 3.072 + 109(1.53−1)

𝐶 = (0.132 − 0.32𝑙𝑜𝑔1.53)
𝐷 = 𝑎𝑛𝑡𝑖𝑙𝑜𝑔(0.3106 − 0.49𝑥1.53 + 0.1824𝑥1.532 )
𝑍 = 0.789

Para calcular el %error entre ambos métodos:


𝑍(𝑆𝑡𝑎𝑛𝑑𝑖𝑛𝑔 𝑦 𝐾𝑎𝑡𝑧) − 𝑍(𝐵𝑟𝑖𝑙𝑙 𝑦 𝐵𝑒𝑔𝑔𝑠)
%𝑒𝑟𝑟𝑜𝑟 = 𝑥100
𝑍(𝑆𝑡𝑎𝑛𝑑𝑖𝑛𝑔 𝑦 𝐾𝑎𝑡𝑧)
%𝑒𝑟𝑟𝑜𝑟 = 0.38

Factor de compresibilidad bifásico.

El factor de compresibilidad del gas condensado (Zgc) a presión igual o mayor a la


del punto de rocío, se puede determinar por el método de Standing y Katz a partir
de la composición del gas condensado o de su gravedad específica como se
mostró anteriormente para el caso del gas seco. Por su parte, el factor de
compresibilidad bifásico (Z2f) es un seudo factor de compresibilidad de una
mezcla gas-liquido considerando que el líquido se comporta como un gas. Como
se sabe, a presiones por debajo de la presión de rocío de un gas condensado se
forman dos gases: gas y líquido (condensado retrógrado) y se requiere conocer un
factor de compresibilidad que tenga en cuenta la presencia de las dos fases en los
cálculos de balance de materiales.
La figura TAL muestra la diferencia conceptual entre el factor de compresibilidad
del gas condensado (1 fase) y el bifásico (2 fases) a presiones por debajo de la
presión de rocío.

Figura TAL. Conceptualización de los factores de compresibilidad mono y bifásico


de un gas condensado a P < Proc.

𝑃. 𝑉𝑔
𝑍𝑔𝑐 =
𝑁𝑔. 𝑅𝑇
𝑃. 𝑉𝑡
𝑍2𝑓 =
(𝑁𝑔 + 𝑁𝑙)𝑅𝑇
Dónde:
𝑍𝑔𝑐 = 𝑓𝑎𝑐𝑡𝑜𝑟 𝑑𝑒 𝑐𝑜𝑚𝑝𝑟𝑒𝑠𝑖𝑏𝑖𝑙𝑖𝑑𝑎𝑑 𝑑𝑒𝑙 𝑔𝑎𝑠 𝑐𝑜𝑛𝑑𝑒𝑛𝑠𝑎𝑑𝑜
𝑍2𝑓 = 𝑓𝑎𝑐𝑡𝑜𝑟 𝑑𝑒 𝑐𝑜𝑚𝑝𝑟𝑒𝑠𝑖𝑏𝑖𝑙𝑖𝑑𝑎𝑑 𝑏𝑖𝑓á𝑠𝑖𝑐𝑜
𝑁𝑐 = 𝑚𝑎𝑠𝑎 𝑑𝑒 𝑔𝑎𝑠, 𝑙𝑏𝑚𝑜𝑙.
𝑁𝑙 = 𝑚𝑎𝑠𝑎 𝑑𝑒 𝑙𝑖𝑞𝑢𝑖𝑑𝑜, 𝑙𝑏𝑚𝑜𝑙.
𝑉𝑙 = 𝑣𝑜𝑙𝑢𝑚𝑒𝑛 𝑜𝑐𝑢𝑝𝑎𝑑𝑜 𝑝𝑜𝑟 𝑙𝑎 𝑓𝑎𝑠𝑒 𝑙𝑖𝑞𝑢𝑖𝑑𝑎, 𝑝𝑖𝑒3.
𝑉𝑔 = 𝑣𝑜𝑙𝑢𝑚𝑒𝑛 𝑜𝑐𝑢𝑝𝑎𝑑𝑜 𝑝𝑜𝑟 𝑙𝑎 𝑓𝑎𝑠𝑒 𝑔𝑎𝑠𝑒𝑜𝑠𝑎, 𝑝𝑖𝑒3.
𝑃 = 𝑃𝑟𝑒𝑠𝑖ó𝑛, 𝑙𝑝𝑐𝑎.
𝑇 = 𝑇𝑒𝑚𝑝𝑒𝑟𝑎𝑡𝑢𝑟𝑎, º𝑅.
𝑅 = 10.73
El factor de compresibilidad bifásico puede ser determinado por pruebas de
laboratorio, ecuaciones de estado y correlaciones.

- Ecuaciones de estado
Si se tienen dos fases a una presión dada P<Proc, el factor de
compresibilidad bifásico puede calcularse de la siguiente forma:
𝑍2𝑓 = 𝑍𝑔. 𝑉 + 𝑍𝑙. 𝐿
Donde:
Zg= factor de compresibilidad de la fase a P y T.
Zl= factor de compresibilidad d ela fase liquida a P y T.
V= fraccion molar de la fase gaseosa en la mezcla
L= fraccion molar de la fase líquida en la mezcla.
Zf, Zl, V y L se obtienen por medio de ecuaciones de estado.

- Correlación
Rayes, Paper y McCain presentaron una correlacion para estimar Z2f en
base a datos de campo de fácil obtencion, dicha correlacion tiene la
siguiente forma:
1 2
1 2 𝑃𝑠𝑟
𝑍2𝑓 = 𝐴0 + 𝐴1 (𝑃𝑠𝑟) + 𝐴2 ( ) + 𝐴3 (𝑃𝑠𝑟) + 𝐴4 ( ) + 𝐴5 ( )
𝑇𝑠𝑟 𝑇𝑠𝑟 𝑇𝑠𝑟

Dónde:
- 𝑃𝑠𝑟 = 𝑝𝑟𝑒𝑠𝑖ó𝑛 𝑠𝑒𝑢𝑑𝑜𝑟𝑒𝑑𝑢𝑐𝑖𝑑𝑎
- 𝑇𝑠𝑟 = 𝑡𝑒𝑚𝑝𝑒𝑟𝑎𝑡𝑢𝑟𝑎 𝑠𝑒𝑢𝑑𝑜𝑟𝑒𝑑𝑢𝑐𝑖𝑑𝑎
- 𝐴0 = 2.24353
- 𝐴1 = −0.0375281
- 𝐴2 = −3.56539
- 𝐴3 = 0.000829231
- 𝐴4 = 1.53425
- 𝐴5 = 0.131987
Ecuaciones de Balance de Materia para Yacimientos de Gas

Ecuación de Balance de Materia para Yacimientos Volumétricos de Gas Seco

Los yacimientos volumétricos son completamente cerrados y no reciben


energía externa de otras fuentes, como acuíferos. Si la expansión de la roca y el
agua congénita son mecanismos internos de energía tan pequeños que se pueden
considerar despreciables, entonces el mecanismo principal de empuje es la
expansión del gas mientras que la presión del yacimiento disminuye.

Suponiendo un volumen poroso (VP) constante en el yacimiento a lo largo


de su vida productiva, se puede deducir una ecuación de balance de materia al
igualar el VP del yacimiento ocupado por el gas a condiciones iniciales con el
volumen ocupado por el gas cuando ya se ha tenido alguna caída de presión en el
yacimiento asociada a la producción de gas

Figura 5.1. Modelo de Balance de Materia para Yacimientos Volumétricos de


Gas Seco.

Refiriéndonos al modelo de tipo tanque en la Figura 5.1, podemos escribir la


ecuación de balance de materia como:
𝐺. 𝐵𝑔𝑖 = (𝐺 − 𝐺𝑃 ). 𝐵𝑔

Esta ecuación en otros términos, no es más que el planteamiento de la EBM


General (ecuación TAL), sabiendo que el mecanismo principal de empuje para un
yacimiento de gas seco es únicamente la expansión del gas.

Podemos escribir la ecuación de balance de materia seco de la siguiente manera,


despejando Gp, tal como sale en la EBM:

𝐵𝑔𝑖
𝐺𝑃 = 𝐺 (1 − )
𝐵𝑔

Si sustituimos la relación de los factores de volumen del gas, considerando que la


temperatura se mantiene constante, por una relación de compresibilidades y
presiones. Entonces tenemos que:

𝐵𝑔𝑖 𝑝. 𝑧𝑖
=
𝐵𝑔 𝑝𝑖 . 𝑧

Relación que podemos sustituir dentro de la ec. 5.2, para obtener una ecuación en
términos de valores que podemos medir.

𝑝. 𝑧𝑖
𝐺𝑃 = 𝐺 (1 − )
𝑝𝑖 . 𝑧

De esta manera se puede reescribir la ecuación TAL, como:

𝑝 𝑝𝑖 𝑝𝑖
= − .𝐺
𝑧 𝑧𝑖 𝑧𝑖 . 𝐺 𝑃

Ecuaciones de Balance de Materia para Yacimientos de Gas Seco con


Entrada de Agua
En el tema anterior se dedujo la ecuación de balance de materia para un
yacimiento volumétrico de gas. Una suposición crítica en esta deducción es que el
VP ocupado por el gas se mantiene constante a través de toda la vida productiva
del yacimiento. Sin embargo, si el yacimiento está sujeto a una entrada de agua
debido a un acuífero, este VP se reduce a una cantidad igual a la de la invasión de
agua. Por esto mismo, el agua que entra al yacimiento provee una importante
fuente de energía al yacimiento (mantenimiento de presión) que debe de ser
considerada en los cálculos de balance de materia.

Es posible encontrar la ecuación de balance de materia para un sistema


con empuje de agua, al igualar el VP ocupado por el gas a condiciones iniciales
con aquel ocupado por el gas a condiciones tardías (con alguna producción), más
el cambio del VP resultante de la entrada de agua (Fig. 5.4).

Figura 5.4 Modelo de Balance de Materia, Mostrando los Cambios en las


Saturaciones dentro del VP de un Yacimiento de Gas Seco con Entrada de Agua.

Una forma general de esta ecuación de balance de materia es:

𝐺. 𝐵𝑔𝑖 = (𝐺 − 𝐺𝑃 ). 𝐵𝑔 + ∆𝑉𝑃

Donde:

- 𝐺. 𝐵𝑔𝑖 = VP ocupado por el gas a condiciones iniciales de presión, bls@c.y.


- (𝐺 − 𝐺𝑃 ) = VP ocupado por el gas después de alguna producción con una
presión menor a la inicial, bls@c.y.
- ∆𝑉𝑃 = cambio en el VP ocupado por el gas después de alguna producción
debido a la entrada de agua, bls@c.y.
En la Fig. 5.4, se puede observar que el cambio en el VP a condiciones de
explotación es afectado no solo por el volumen de la entrada de agua sino también
por la cantidad de agua producida en la superficie:

∆𝑉𝑃 = 𝑊𝑒 − 𝑊𝑝 . 𝐵𝑤

La cual representa la entrada neta de agua. Si introducimos la ec. 5.6 en la ec. 5.5
obtenemos:

𝐺. 𝐵𝑔𝑖 = (𝐺 − 𝐺𝑃 ). 𝐵𝑔 + 𝑊𝑒 − 𝑊𝑝 . 𝐵𝑤

Reacomodando y sustituyendo:
𝐵𝑔𝑖 𝑝.𝑧
= 𝑝 .𝑧𝑖 |
𝐵𝑔 𝑖

- Sin tomar en cuenta Cf y Cw


𝑝𝑖 𝐺𝑃
𝑝 𝑧𝑖 (1 − 𝐺 )
=
𝑧 𝑊𝑒 − 𝑊𝑝 . 𝐵𝑤 𝑝𝑖
1−[ ].
0,00504. 𝑇𝑦 . 𝐺 𝑧𝑖

- Tomando en cuenta Cf y Cw.


𝑝𝑖 𝐺𝑃
𝑝 𝑧𝑖 (1 − 𝐺 )
=
𝑧 𝐶𝑤 . 𝑆𝑤𝑖 + ̅̅̅
𝐶𝑓 𝑊𝑒 − 𝑊𝑝 . 𝐵𝑤 𝑝𝑖
1−( ) . ∆𝑃 − [ ].
(1 − 𝑆𝑤𝑖 ) 0,00504. 𝑇𝑦 . 𝐺 𝑧𝑖

Si el volumen original de gas inicial es conocido por medio de otros


recursos, como los cálculos volumétricos, es posible calcular 𝑊𝑒 de la ec. 5.7. Sin

embargo en la práctica, comúnmente se desconocen tanto 𝑊𝑒 como 𝐺 , y los


cálculos del volumen original de gas en yacimiento deben de ser independientes a
los de la entrada de agua que invade al yacimiento. Por esto, en la siguiente
sección se estudiarán tres métodos para calcular el volumen de la entrada de
agua que invade al yacimiento.

Ecuaciones de Balance de Materia para Yacimientos Volumétricos


Geopresurizados de Gas.

En los temas anteriores hemos analizado las ecuaciones de balance de


materia para yacimientos volumétricos de gas seco, suponiendo que la expansión
del gas es el mecanismo predominante de empuje y que la expansión de la roca y
el agua congénita es tan pequeña durante la vida productiva del yacimiento que se
puede considerar despreciable. Estas suposiciones son válidas para yacimientos
sin ninguna anomalía en sus presiones o mejor conocidos como yacimientos
normalmente presurizados, en los cuales las presiones son de bajas a moderadas
y los efectos por la expansión del gas debido a su compresibilidad son mucho
mayores que los efectos debidos a las compresibilidades de la roca y el agua
congénita. Sin embargo, para yacimientos con presiones anormales o mejor
conocidos como Yacimientos Geopresurizados, los gradientes de presión
comúnmente son valores cercanos a 1 psi/ft. En estos y en otros yacimientos
altamente presurizados, los cambios en la compresibilidad de la roca y del agua
congénita podrían ser importantes y deben de ser considerados en las ecuaciones
de balance de materia. Es decir, no se puede despreciar la reducción del volumen
poroso ocupado por hidrocarburos debido a la expansión del agua y reducción del
volumen poroso.

Recordando la ecuación 5.1, la cual es la siguiente:

𝐺. 𝐵𝑔𝑖 = (𝐺 − 𝐺𝑃 ). 𝐵𝑔

Recordemos también que esta ecuación se utiliza para yacimientos con


presiones normales. Ahora para nuestra nueva ecuación debemos de incluir los
efectos de la expansión del agua congénita y de la expansión de la roca.
Consecuentemente obtenemos la siguiente ecuación:

𝐺. 𝐵𝑔𝑖 = (𝐺 − 𝐺𝑃 ). 𝐵𝑔 + ∆𝑉𝑤 + ∆𝑉𝑓

Donde:

- ∆𝑉𝑤 = Reducción del VP debido a la expansión del agua congénita y a la


reducción de la presión inicial en el yacimiento, [Bls@c.y.]
- ∆𝑉𝑓 = Reducción del VP debido a la expansión de la formación (roca) a una
presión menor que la inicial, [Bls@c.y.].

Esto mismo, lo podemos observar en la Figura 5.8, donde se ilustra la forma


general de la ecuación de balance de materia para yacimientos geopresurizados

Figura 5.8. Modelo de Balance de Materia, Mostrando los Cambios en las


Saturaciones dentro del VP de un Yacimiento Geopresurizado.
La expansión del agua congénita debida a un abatimiento de presión finito se
puede representar matemáticamente con la compresibilidad isotérmica del agua:

1 ∂V𝑤 1 ∆𝑉𝑤
𝐶𝑤 = − ( ) ≅− .
𝑉𝑤 ∂p 𝑇 𝑉𝑤𝑖 ∆𝑝

Donde 𝑉𝑤𝑖 es el volumen inicial ocupado por el agua congénita. Nótese que se
debe de poner un signo negativo debido a que no se comprime el volumen, sino
que se expande. Y si de esta ecuación despejamos el término ∆𝑉𝑤 , obtenemos
que:

∆𝑉𝑤 = −𝐶𝑤 . 𝑉𝑤𝑖 . ∆𝑝

Donde ∆𝑝 = (𝑝 − 𝑝𝑖 ). Adicionalmente podemos representar el volumen inicial de


agua congénita en términos del volumen original de gas.

𝑆𝑤𝑖 . 𝐺. 𝐵𝑔𝑖
𝑉𝑤𝑖 =
(1 − 𝑆𝑤𝑖 )

Ahora, si sustituimos la ecuación 5.38 dentro de la ecuación 5.37 y cambiamos los


signos de ∆𝑝, tenemos entonces que −∆𝑝 = (𝑝𝑖 − 𝑝), por lo tanto obtenemos que:

𝑆𝑤𝑖 . 𝐺. 𝐵𝑔𝑖
∆𝑉𝑤 = 𝐶𝑤 . . (𝑝 − 𝑝)
(1 − 𝑆𝑤𝑖 ) 𝑖

De manera similar, la reducción del volumen poroso (VP) debido a la expansión de


la roca almacenadora a condiciones de presión menores que la presión inicial se
puede representar matemáticamente con:

1 ∂V𝑃
𝐶𝑓 = − ( )
𝑉𝑃 ∂p 𝑇

1 ∆𝑉𝑃
̅̅̅
𝐶𝑓 = .
𝑉𝑃𝑖 ∆𝑝
Donde ̅̅̅
𝐶𝑓 es la compresibilidad promedio de la formación a través de una caída de
presión finita, ∆𝑝. Ahora si despejamos de esta ecuación el término que
representa el cambio en el volumen poroso, obtenemos la siguiente ecuación:

∆𝑉𝑃 = ̅̅̅
𝐶𝑓 . 𝑉𝑃𝑖 . ∆𝑝

Ahora, de nuevo podemos expresar al volumen inicial de poros 𝑉𝑃𝑖 en términos del
volumen original del gas y la saturación inicial de fluidos dentro del VP.

𝐺. 𝐵𝑔𝑖
𝑉𝑃𝑖 =
(1 − 𝑆𝑤𝑖 )

Ahora si introducimos la ecuación 5.43 dentro de la ecuación 5.42. Nótese que


mientras el volumen de roca se expande, el VP disminuye, por lo tanto
matemáticamente esto se puede traducir como 𝑉𝑃 = −𝑉𝑓 . De este modo
obtenemos la siguiente ecuación:

𝐺. 𝐵𝑔𝑖
𝑉𝑃 = 𝐶𝑓 . . (𝑝 − 𝑝) = ∆𝑉𝑓
(1 − 𝑆𝑤𝑖 ) 𝑖

Una vez llegando a todas estas nuevas expresiones matemáticas para los
términos de ∆𝑉𝑤 y ∆𝑉𝑓 (ecuación 5.39 y 5.44 respectivamente), podemos reescribir
la ecuación 5.45 de la siguiente manera:

𝑆𝑤𝑖 . 𝐺. 𝐵𝑔𝑖 𝐺. 𝐵𝑔𝑖


𝐺. 𝐵𝑔𝑖 = (𝐺 − 𝐺𝑃 ). 𝐵𝑔 + 𝐶𝑤 . . (𝑝𝑖 − 𝑝) + 𝐶𝑓 . . (𝑝 − 𝑝)
(1 − 𝑆𝑤𝑖 ) (1 − 𝑆𝑤𝑖 ) 𝑖

Si factorizamos términos semejantes obtenemos que:

𝐺. 𝐵𝑔𝑖 (𝑝𝑖 − 𝑝)
𝐺. 𝐵𝑔𝑖 = (𝐺 − 𝐺𝑃 ). 𝐵𝑔 + (𝐶𝑤 . 𝑆𝑤𝑖 + ̅̅̅
𝐶𝑓 )
(1 − 𝑆𝑤𝑖 )

Despejando los términos 𝐺 𝑦 𝐺𝑃 , obtenemos:

(𝐶𝑤 . 𝑆𝑤𝑖 + ̅̅̅


𝐶𝑓 )(𝑝𝑖 − 𝑝) 𝐵𝑔𝑖
(𝐺 − 𝐺𝑃 ) = 𝐺 ⌈1 − ⌉.
(1 − 𝑆𝑤𝑖 ) 𝐵𝑔

0,0054. 𝑍. 𝑇𝑦
𝐵𝑔 =
𝑃
Y

0,0054. 𝑍𝑖 . 𝑇𝑦
𝐵𝑔𝑖 =
𝑃𝑖

Diviendo ahora 𝐵𝑔𝑖 entre 𝐵𝑔:

𝐵𝑔𝑖 𝑝. 𝑧𝑖
=
𝐵𝑔 𝑝𝑖 . 𝑧

Debido a la disponibilidad de los datos en la ecuación TAL, es mejor reacomodar


la ecuación anterior sustituyendo entonces 𝐵𝑔𝑖 /𝐵𝑔, para obtener:

𝑝 (𝐶𝑤 . 𝑆𝑤𝑖 + ̅̅̅


𝐶𝑓 )(𝑝𝑖 − 𝑝) 𝐺 𝑝𝑖 𝑝𝑖
⌈1 − ⌉= . −
𝑧 (1 − 𝑆𝑤𝑖 ) 𝐺𝑃 𝑧𝑖 𝑧𝑖

Despejando P/Z, reordenando y considerando que (𝑝𝑖 − 𝑝) = ∆𝑃:

𝑝𝑖 𝐺
𝑝 (1 − 𝑃 )
=
𝑧𝑖 𝐺
𝑧 (𝐶𝑤 . 𝑆𝑤𝑖 + ̅̅̅
𝐶𝑓 )
1− . ∆𝑃
(1 − 𝑆𝑤𝑖 )

La ecuación anterior es entonces la utilizada para yacimientos volumétricos


geopresurizados de gas. Si no se incluyen adecuadamente los efectos de la
compresibilidad de la roca y el agua congénita en el análisis de los yacimientos
altamente presurizados, esto podría resultar en errores al calcular tanto el volumen
original de gas en el yacimiento como en la estimación de las reservas de gas.

Método de declinación de presión

El método de declinación de presión permite determinar las reservas de


yacimientos de gas seco, de gas condensado con presiones normales y
anormales y condensación retrógrada en el yacimiento. Este método es una de las
bases técnicas más utilizadas en ingeniería de yacimientos.
Para la aplicación del método de declinación de presión se debió partir de
los principios de la ecuación general de balance de materiales. El método requiere
de la representación gráfica de los valores de presión entre los factores de
compresibilidad (P/Z) versus las producciones acumuladas de gas (Gp)

Es sumamente importante disponer de valores confiables de presión inicial,


temperatura del yacimiento y composición del gas, ya que estos datos establecen
el punto pivote de la línea recta.

- Método de declinación de presión para Yacimientos de Gas seco


A partir de la EBM para yacimientos de Gas Seco (ecuación TAL, la última
𝑝
del balance para gas seco) si el yacimiento es volumétrico, una gráfica de vs.
𝑧

𝐺𝑃 mostrará una línea recta, de la cual podemos estimar dos valores, el volumen
original de gas en el yacimiento y las reservas de gas a ciertas condiciones de
abandono. Como se muestra a continuación:

Figura 2.10 Variación de P/Z con Gp para un yacimiento volumétrico


Se realiza esta gráfica debido a que con ella podemos observar la
aportación que tiene el yacimiento con respecto a su presión, de modo que si
extrapolamos los valores hasta donde la presión es igual a cero o no existe
presión alguna en el yacimiento, podemos conocer el valor del máximo volumen
que se puede extraer del yacimiento, si quitar toda presión del yacimiento fuera
posible, este valor es el Volumen Original de Gas (G).

- Método de declinación de presión para Yacimientos de Gas Seco con


Entrada de Agua.
Para un yacimiento la presencia de un acuífero disminuye su caída de
presión. La grafica P/Z vs Gp no es una línea recta sino una curva con concavidad
hacia arriba como se ilustra en la figura 2.6. Este comportamiento es difícil de
detectar al comienzo de la explotación del yacimiento porque los acuíferos no
responden inmediatamente a una caída de presión en el contacto agua-gas sino
que tardan cierto tiempo en responder sobre todo si el acuífero es grande. Debido
al retraso en la respuesta todos los yacimientos se comportan inicialmente como si
fueran volumétricos. De tal manera que se requiere cierto tiempo para que ocurra
una suficiente producción de gas y se observe la no linealidad de la curva. La
extrapolación de los primeros puntos de declinación en estos yacimientos produce
errores graves el cálculo del GOES.

Si la entrada de agua y la producción de agua son ignoradas, una gráfica


de𝑃/𝑍 vs. 𝐺𝑃 , parecería una línea recta en un principio pero eventualmente se
desviará de la línea.
Figura 2.6 P/Z vs Gp para un Yacimiento de Gas con Empuje Hidráulico

- Método de declinación de presión para Yacimientos con presiones


anormales.

Frecuentemente las presiones anormales se dan en yacimientos que están


constituidos por secuencias de arena/arcilla conteniendo principalmente gas y con
extensión areal limitada. En este caso la gráfica P/Z vs Gp presenta dos rectas con
pendientes diferentes como se observa en la figura 2.7. Una vez que el yacimiento
alcanza una presión normal, la pendiente permanece constante pero más
declinada que la pendiente inicial. Si la pendiente inicial es extrapolada hasta las
condiciones de abandono, el GOES puede ser dos veces el verdadero. En un
yacimiento geopresurizado (con presión anormal), la compresibilidad de la
formación es mucho mayor que la de un yacimiento con presión normal.
P/Z * Cpa vs. Gp

Figura 2.7 P/Z vs Gp para un Yacimiento de Gas con Presión Anormal

La curva convencional de declinación de presión, P/Z vs GP, para


yacimientos de gas con presiones anormales debe ser ajustada teniendo en
cuenta las compresibilidades del agua connata (Cw) y de la formación (Cf) con el
fin de obtener un estimado correcto del GOES.

A partir de la ecuacion resultante del Balance de Materiales para un


yacimiento de gas seco geopresurizado:

𝑃𝑖 𝐺𝑃
𝑃 𝑍𝑖 . [1 − 𝐺 ]
=
𝑍 𝐶𝑓 + 𝐶𝑤 . 𝑆𝑤𝑖
1 − ( 1 − 𝑆𝑤 ) . ∆𝑃
𝑖

Entonces, el factor que multiplica a P/Z se le llama corrección por presión


anormal, Cpa:

𝐶𝑓 + 𝐶𝑤 . 𝑆𝑤𝑖
𝐶𝑝𝑎 = 1 − ( ) . ∆𝑃
1 − 𝑆𝑤𝑖

Luego, queda:
𝑃 𝑃𝑖 𝐺𝑃
. 𝐶𝑝𝑎 = . [1 − ]
𝑍 𝑍𝑖 𝐺

Cuya extrapolación a P/Z=0 permite determinar el GOES de un yacimiento


con presiones anormales.

Cálculo del Volumen Original de Gas en Yacimiento Cuando se Conoce la


Compresibilidad Promedio de la Formación.

- Método de Ramagost y Farshad

Este método asume que la compresibilidad de la formación es conocida y


constante (e igual a un valor promedio, Cf ); sin embargo, ésto no siempre es así,
especialmente en las etapas tempranas de agotamiento del yacimiento

Si suponemos que la compresibilidad promedio de la formación, se mantiene


constante durante todo el tiempo de explotación del yacimiento, la ecuación 5.48:

𝑃 𝑃𝑖 𝑃𝑖
. 𝐶𝑝𝑎 = − . 𝐺𝑝
𝑍 𝑍𝑖 𝑍𝑖 . 𝐺

Nos sugiere que debemos de hacer una gráfica de:

P
.𝐶 vs. GP
Z 𝑝𝑎

La Ec. 2.32 toma en cuenta los efectos de las compresibilidades del agua y de la
roca en la relación 𝑝/𝑍 para yacimientos sobrepresionados, y puede presentarse
como una línea recta, de ordenada al origen 𝑝𝑖/𝑍𝑖 y pendiente − 𝑝𝑖/𝐺𝑍𝑖 al realizar
un gráfico como la Fig. 2.7. En este caso, el volumen original, 𝐺, se puede conocer
al intersectar la línea recta en el eje de 𝐺𝑝.
Figura 2.7. Gráfico especializado de Ramagost y Farshad (Modificado de Ezekwe,
2011).

 Ejemplo 5.5. Cálculo del Volumen Original de Gas en Yacimiento con


Ecuaciones de Balance de Materia para Yacimientos de Gas
Geopresurizados.
Para los siguientes datos tomados de un yacimiento con presiones anormales,
calcular el Volumen Original de Gas en Yacimiento utilizando la ecuación de
balance de materia desarrollada para yacimientos volumétricos geopresurizados.
Además, utiliza la ecuación de balance de materia desarrollada para yacimientos
normalmente presurizados, y compara los resultados obtenidos para el valor de G.
En la Tabla 5.12 se muestran los históricos de presión y de producción del
yacimiento.

Datos:

𝑃𝑖 = 9,507 𝑝𝑠𝑖𝑎

Cw = 3,2𝑥10−6 𝑝𝑠𝑖 −1

Swi = 0.24

𝐺𝑟𝑎𝑑𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑑𝑒 𝑝𝑟𝑒𝑠𝑖ó𝑛 = 0.843 𝑝𝑠𝑖/𝑓𝑡

Cf = 19,5𝑥10−6 𝑝𝑠𝑖 −1
Tabla TAL. Datos de la Producción de un Yacimiento Geopresurizado.

Solución.

1.- Primero debemos de calcular las presiones geopresurizadas y normales que


serán los valores de las ordenadas en nuestras gráficas, estos valores se obtienen
como lo indica la siguiente tabla:

Tabla 5.13 Resultado de las Operaciones Indicadas en la Parte Superior.


2.- Ahora, ya que tenemos estos valores debemos de realizar las gráficas
correspondientes.

Primeramente se grafica correctamente según corresponde para un yacimiento


geopresurizado
Figura 5.9 Solución Gráfica para la Ecuación de Balance de Materia de un
Yacimiento Volumétrico Geopresurizado de Gas, Ejemplo 5.5.

Asumiendo que los datos corresponden a un yacimiento normal:

Figura 5.10 Análisis Incorrecto de la Solución Gráfica para la Ecuación de


Balance de Materia de un Yacimiento Volumétrico Geopresurizado de Gas,
Ejemplo 5.5.

3.- De las dos gráficas, se observa que la ordenada al origen es el valor de G, y


estos valores son:

Yacimiento Geopresurizado.

𝐺 = 70.7𝑥106 𝑀𝑓𝑡 3

Yacimiento Normalmente Presurizado.


𝐺 = 89.3𝑥106 𝑀𝑓𝑡 3

Para la estimación de reservas:

𝑅𝑒𝑠𝑒𝑟𝑣𝑎𝑠 𝑟𝑒𝑐𝑢𝑝𝑒𝑟𝑎𝑏𝑙𝑒𝑠 𝑑𝑒 𝑔𝑎𝑠 (𝐺𝑝𝑟) = 𝐺𝑂𝐸𝑆 𝑥 𝑓𝑟𝑔

Dónde:

Gpr = reservar recuperables, PCN.

GOES = gas original en sitio, PCN.

frg = factor de recobro del gas, fracción.

Sustituyendo en la ecuación TAL, suponiendo un factor de recobro de 0,85 (dentro


del rango de factores de recobro para yacimientos volumétricos)
𝐺𝑝𝑟 = 70.7𝑥106 𝑀𝑓𝑡3 𝑥 0.85

𝐺𝑝𝑟 = 60.09𝑥 106 𝑀𝑓𝑡3

Los resultados nos muestran que, si analizamos este yacimiento


geopresurizado utilizando técnicas para yacimientos normalmente presurizados,
vamos a cometer el error de sobreestimar el volumen original de gas por más de
un 25%. Además, nótese que en la figura 5.10, en donde se aborda al problema
como si fuera un yacimiento normalmente presurizado, los datos no se ajustan
adecuadamente a la línea recta que se sobrepone a ellos, por lo que desde que se
observa este desajuste ya podemos suponer que la metodología que se está
utilizando para resolver este problema el cual es un Yacimiento Geopresurizado,
no es la adecuada.

Hasta ahora, desarrollamos una ecuación de balance de materia para


yacimientos altamente presurizados o geopresurizados utilizando un solo valor de
la compresibilidad de la formación a través de toda la vida productiva del
yacimiento. Cuando en realidad, el valor de la compresibilidad de la formación
generalmente va variando durante una caída de presión en el yacimiento,
especialmente en aquellos altamente presurizados. Se debe mencionar también,
que obtener el valor de la compresibilidad de la formación es muy difícil, incluso en
el laboratorio no se tiene mucha precisión en el cálculo de este valor en función de
los cambios en la presión de poro. En la siguiente sección, se presenta una
técnica gráfica para calcular simultáneamente tanto el volumen original de gas en
yacimiento como la compresibilidad promedio de la formación.

Determinación Simultánea del Volumen Original de Gas en Yacimiento y la


Compresibilidad Promedio de la Formación

- Método de Roach

Para poder determinar el volumen original de gas en yacimiento al mismo


tiempo que calculamos la compresibilidad promedio de la formación, analizaremos
la técnica de balance de materia desarrollada por Roach. Retomando la ecuación
5.47, Roach en sus trabajos presenta la ecuación de balance de materia para
yacimientos geopresurizados, de la siguiente forma:

1 𝑃𝑖 . 𝑍 1 𝐺𝑃 𝑃𝑖 . 𝑍 Cf + Cw . Swi
( − 1) = [ ( )] − ( )
(𝑃𝑖 − 𝑃) 𝑃. 𝑍𝑖 𝐺 (𝑃𝑖 − 𝑃) 𝑃. 𝑍𝑖 1 − Swi

La Ec. 2.33 puede ser graficada como en la Fig. 2.8, con pendiente 1/𝐺, y
ordenada al origen (𝐶𝑓 + 𝐶𝑤.𝑆𝑤𝑖)/(1 − 𝑆𝑤𝑖). En este caso, el término de las
compresibilidades también es constante, pero desconocida; por lo que puede ser
aplicado sin tener información previa de la compresibilidad de la formación.
Figura 2.8. Grafico especializado de Roach (Modificado de Ezekwe, 2011).

Con esta gráfica, nosotros podemos calcular el volumen original de gas, G,


y la compresibilidad promedio de la formación, Cf, utilizando el valor de la
pendiente y de la ordenada al origen, respectivamente. Poston y Chen utilizaron
este método. Su análisis y resultados se presentan en el ejemplo 5.6.

 Ejemplo 5.6. Determinación Simultanea del Volumen Original de Gas


en Yacimiento y la Compresibilidad Promedio de la Formación.

Para los siguientes datos tomados de un yacimiento, calcular el Volumen


Original de Gas en Yacimiento utilizando la ecuación 5.48 y simultáneamente
calcular el valor de la compresibilidad promedio de la formación. En la tabla 5.14
se muestran los históricos de presión y de producción del yacimiento.

Datos:

𝑃𝑖 = 9,507 𝑝𝑠𝑖𝑎

Cw = 3,2𝑥10−6 𝑝𝑠𝑖 −1

Swi = 0.24
𝐺𝑟𝑎𝑑𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑑𝑒 𝑝𝑟𝑒𝑠𝑖ó𝑛 = 0.843 𝑝𝑠𝑖/𝑓𝑡

Tabla 5.14 Datos de la Producción de un Yacimiento Geopresurizado.

Solución.

1.- Primero debemos de calcular los valores que corresponden al eje de las
ordenadas y al de las abscisas, según el método de Roach. Tomaremos como
ejemplo el primer valor de la tabla anterior, el cual es:

Así, para el eje vertical tenemos que:

1 𝑃𝑖 . 𝑍 1 9,507𝑥1.418
( − 1) = ( − 1)
(𝑃𝑖 − 𝑃) 𝑃. 𝑍𝑖 (9,507 − 9,292) 2,292𝑥1.440

= 34.9𝑥106 𝑝𝑠𝑖 −1

Y para el eje horizontal es:


𝐺𝑃 𝑃𝑖 . 𝑍 3.925𝑥105 9,507𝑥1.418
[ ( )] = [ ( )]
(𝑃𝑖 − 𝑃) 𝑃. 𝑍𝑖 (3,507 − 9,292) 9,292𝑥1.440

= 1.84𝑥103 𝑀𝑓𝑡 3 @𝑐. 𝑠/𝑝𝑠𝑖

2.- De la misma manera que se realizaron los cálculos en el paso 1, se deben de


hacer para todos los datos en el histórico de producción (Tabla 5.14). Los
resultados se muestran en la siguiente tabla:

Tabla 5.15 Resumen de Resultados para el Ejemplo 5.6.

3.- Ahora, con los datos anteriores procederemos a realizar la gráfica (fig. 5.11),
utilizando los resultados resumidos en la Tabla 5.15.
Figura 5.11 Solución Gráfica de la Ecuación de Balance de Materia para el
Cálculo Simultaneo del Volumen Original de Gas y de la Compresibilidad de
la Formación, de un Yacimiento Volumétrico Geopresurizado de Gas,
Ejemplo 5.6.

4.- Obtener el valor de la pendiente de nuestra recta graficada en la figura 5.11,


para que a través de ella calculemos el valor del volumen original de gas en
yacimiento con la siguiente relación:

1
𝑚 = 𝑝𝑒𝑛𝑑𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 = 13.3𝑥10−6 [𝑀𝑀𝑓𝑡 3 @𝑐. 𝑠]−1 =
𝐺
O sea:

1
𝐺= = 75,190𝑓𝑡 3 @𝑐. 𝑠
13.3𝑥10−6

Para el cálculo de las reservas de gas, suponiendo un factor de recobro de 0,85


(dentro del rango de factores de recobro para yacimientos volumétricos):
𝐺𝑝𝑟 = 70.7𝑥106 𝑀𝑓𝑡3 𝑥 0.85

𝐺𝑝𝑟 = 60.09𝑥 106 𝑀𝑓𝑡3

75,190𝑀𝑀𝑓𝑡 3

Nótese que, en el ejemplo 5.5, nosotros calculamos el volumen original de


gas en yacimiento suponiendo un valor promedio de la compresibilidad de la
formación, mientras que en este ejemplo calculamos el volumen original de gas en
yacimiento y la compresibilidad de la formación de manera simultánea. Como
resultado, los dos cálculos del volumen original de gas son ligeramente diferentes.

5.- Por último, la compresibilidad promedio de la formación es determinada de


obtener el valor de la ordenada al origen, b:

Cf + Cw . Swi Cf + 3.2𝑥10−6 𝑥0.24


−𝑏 = − ( ) = −( )
1 − Swi 1 − 0.24

𝑏 = −18.5𝑥10−6 𝑝𝑠𝑖 −1

Despejando y resolviendo:

Cf = 13.3𝑥10−6 𝑝𝑠𝑖 −1

Los datos graficados en la fig. 5.11 no caen completamente en la línea


recta. Poston y Chen concluyeron que, inicialmente la mayoría de la resistencia a
la presión de sobrecarga es soportada por los fluidos dentro del espacio poroso.
Sin embargo, mientras que los fluidos son producidos o bien se retiran del espacio
poroso, la formación se compacta, resultando en una mayor resistencia a la
presión de sobrecarga transferida hacia la matriz de la roca. Bajo estas
condiciones, la compresibilidad de la formación no es un valor constante, sino que
cambia con el tiempo tal como lo indica la parte inicial no-lineal de la gráfica en la
fig. 5.11.
- Método de declinación de presión para Yacimientos de Gas
Condensado

En esta sección se presenta el método de declinación de presión para


determinar las reservas de yacimientos de gas condensado volumétricos con
presiones normales o anormales y condensación retrógrada en el yacimiento. El
agua producida se considera que estaba inicialmente en el yacimiento en fase
vapor saturando el gas condensado.

La ecuación básica de este método se puede deducir en base al siguiente balance


molar:

𝑵𝒑 = 𝑵𝒊 − 𝑵𝒓

Dónde:

𝑵𝒑 = moles de fluido producido (gas separado + condensado + vapor de agua),


lbmol.

𝑵𝒊 = moles de gas condensado en el sitio, lbmol.

𝑵𝒓= moles de fluido (gas condensado + condensado retrógado) remanentes en el


yacimiento a una presión P, lbmol.

𝑮𝒑𝑻 = 𝑮𝑷 𝒔𝒆𝒑 + 𝑮𝑷 𝒆𝒒𝒖𝒊𝒗.𝒍𝒊𝒒

𝜸𝒄 𝜸𝒘
𝑮𝑷 𝒆𝒒𝒖𝒊𝒗.𝒍𝒊𝒒 = 𝟏𝟑𝟐𝟖𝟎𝟎 ( 𝒒𝒄 + 𝒒 )
𝑴𝒄 𝑴𝒘 𝒘

Nota: el agua contenida en la ecuación TAL corresponde al vapor de agua


contenido en el gas y no al agua proveniente de un acuífero.

𝑮𝒑𝑻
𝑵𝒑 =
𝟑𝟕𝟗. 𝟒
𝑮
𝑵𝒊 =
𝟑𝟕𝟗. 𝟒

(𝟏 − 𝑽𝒄 ). 𝑷 𝑽𝒄 . 𝝆𝒄
𝑵𝒓 = 𝑽𝒑𝒉 . 𝑪𝒑𝒂 [ + ]
𝒁𝒈𝒄 . 𝑹. 𝑻𝒇 𝑴𝒄

𝑪𝒇 + 𝑪𝒘 . 𝑺𝒘𝒊
𝑪𝒑𝒂 = 𝟏 − ( ) ∆P
𝟏 − 𝑺𝒘𝒊

Dónde:

𝑮𝒑𝑻 : Producción de fluido (gas separado + condensado + vapor de agua)


equivalente en gas, PCN.
𝑮𝑷 𝒔𝒆𝒑 : Gas separado acumulado, PCN.
𝑮𝑷 𝒆𝒒𝒖𝒊𝒗.𝒍𝒊𝒒 : Gas equivalente líquido, PCN.
𝜸𝒄 , 𝜸𝒘 : Gravedades especificas del condensado y agua de tanque.
𝑴𝒄 , 𝑴𝒘 : Pesos moleculares del condensado y agua de tanque, lbm/lbmol.
𝒒𝒄 ,𝒒𝒘 : tasas de producción de condensado y agua de tanque, BN/d.
𝑮: Gas condensado original en sitio, PCN.
𝑽𝒑𝒉 : Volumen poroso ocupado por hidrocarburos, PCY.
𝑪𝒑𝒂: Factor que tiene en cuenta la reducción del Vph por efecto de compactación
de la roca y expansión del agua connata.
𝑽𝒄 : Fracción volumétrica de condensado retrogrado.
𝝆𝒄 y 𝑴𝒄 : Densidad y peso molecular del condensado retrogrado en (lbs/PCY) y
(lb/lbmol)
𝒁𝒈𝒄 : Factor de compresibilidad del gas condensado.
𝑹: 10.73 (ctte. Universal de los gases).
𝑻𝒇 : Temperatura de la formación (o del yacimiento), ºR.
𝑷: Presión actual del yacimiento, lpca.
𝑪𝒘 : Compresibilidad del agua, 1/lpc.
𝑺𝒘𝒊 : Saturación de agua inicial, fracción.
𝑪𝒇 : Compresibilidad de formación, 1/lpca.
ΔP: Caída de presión, lpca.
Reemplazando las Ec.2.62 a 2.65 en la Ec.2.47 se obtiene:

𝑮𝒑𝑻 𝟑𝟕𝟗. 𝟒𝑽𝒑𝒉 . 𝑪𝒑𝒂 (𝟏 − 𝑽𝒄 ). 𝑷 𝑽𝒄 . 𝝆𝒄


−𝟏= .[ + ]
𝑮 𝑮 𝒁𝒈𝒄 . 𝑹. 𝑻𝒇 𝑴𝒄

Aplicando la ecuación general de los gases reales a la presión original del


yacimiento (Pi) tenemos:

𝑽𝒑𝒉 𝒁𝒈𝒄𝒊 . 𝑹. 𝑻𝒇
=
𝑮 𝟑𝟕𝟗. 𝟒𝑷𝒊

Y sustituyendo la Ec.2.67 en la Ec.2.66 obtenemos finalmente:

𝑪𝒑𝒂. 𝑷 𝑽𝒄 . 𝝆𝒄 . 𝑪𝒑𝒂. 𝑹. 𝑻𝒇 𝑷𝒊 𝑮𝒑𝑻


(𝟏 − 𝑽𝒄 ) + = (𝟏 − )
𝒁𝒈𝒄 𝑴𝒄 𝒁𝒈𝒄𝒊 𝑮

Llamando 𝑭(𝑷/𝒁𝒈𝒄 ) al lado izquierdo de la ecuación 2.54, ésta se puede escribir


en la forma siguiente:

𝑷𝒊 𝑮𝒑𝑻
𝑭(𝑷/𝒁𝒈𝒄 ) = (𝟏 − )
𝒁𝒈𝒄𝒊 𝑮

𝑪𝒑𝒂. 𝑷 𝑽𝒄 . 𝝆𝒄 . 𝑪𝒑𝒂. 𝑹. 𝑻𝒇
𝑭(𝑷/𝒁𝒈𝒄 ) = (𝟏 − 𝑽𝒄 ) +
𝒁𝒈𝒄 𝑴𝒄

Casos especiales:

- Si no hay condensación retrógrada (P> Presion de rocío) o ésta es muy


pequeña (despreciable).

𝑪𝒑𝒂. 𝑷
𝑽𝒄 = 𝟎 𝒚 𝑭(𝑷/𝒁𝒈𝒄 ) =
𝒁𝒈𝒄
- Si la presión es normal y la compactación de la formación es despreciable.

𝑷 𝑽𝒄 . 𝝆𝒄 . 𝑹. 𝑻𝒇
𝑪𝒑𝒂 = 𝟏 𝒚 𝑭(𝑷/𝒁𝒈𝒄 ) = (𝟏 − 𝑽𝒄 ) +
𝒁𝒈𝒄 𝑴𝒄

- Si cumple simultáneamente las condiciones anteriores:

𝑷
𝑽𝒄 = 𝟎 , 𝑪𝒑𝒂 = 𝟏 , 𝑭(𝑷/𝒁𝒈𝒄 ) =
𝒁𝒈𝒄

De acuerdo a la ecuación 2.69 al graficar 𝑭(𝑷/𝒁𝒈𝒄 ) vs 𝑮𝒑𝑻 se obtiene una


línea recta, los puntos extremos de la recta son:

𝑮𝒑𝑻 = 𝟎 → 𝑭(𝑷/𝒁𝒈𝒄 ) = 𝑷𝒊/𝒁𝒈𝒄𝒊

𝑭(𝑷/𝒁𝒈𝒄 ) = 𝟎 → 𝑮𝒑𝑻 = 𝑮 (gas condensado original en sitio en PCN)

Procedimiento de Cálculo
 Calcular Zgc, Vc, Pc y Mc a los diferentes valores de presión que se
dispongan del yacimiento. Para determinar estos valores es necesario
hacer un cálculo de vaporización instantánea a cada presión. Considerando
despreciable la condensación retrógrada, Vc = 0 sólo es necesario calcular
la variación de Zgc con presión manteniendo constante la composición del
gas condensado.
 Determinar los valores de la función F (P/Zgc) a las diferentes presiones y
graficar los pares de puntos (F (P/Zgc), Gp) en un sistema de coordenadas
rectangulares.
 Interpolar una línea recta a través de los puntos. Esta recta también se
puede obtener por la técnica de mínimos cuadrados.
 Extrapolar la recta hasta F (P/Zgc) = O. El punto de corte sobre el eje de las
abscisas representa el gas condensado en sitio en PCN.
 Calcular las reservas de gas condensado en PCN (Gpa) a una presión de
abandono Pa, entrando con el valor de F (Pa/Zgca) y leyendo sobre el eje
de las abscisas el valor de Gpa. Si desea conocer el gas condensado
producido acumulado, Gp a una presión dada, P se entra con el valor F
(P/Zgc) y se lee el valor correspondiente de Gp.

Reservas de gas y condensado a una presión de abandono dada


Para calcular las reservas se fija una presión de abandono, Pab , y se calcula
F(P/Zgc)ab a esa presión y se corta obteniendo un 𝑮𝒑𝑻 a presión de Abandono
𝑮𝒑𝑻 𝒂𝒃 como se ilustra en la figura TAL.

A la presión de abandono se tiene:

𝑵𝒄𝒂𝒃 𝑾𝒑𝒂𝒃 . 𝜸𝒘
𝑮𝒑𝑻 𝒂𝒃 = 𝑮𝒑𝒂𝒃 + 𝟏𝟑𝟐𝟖𝟎𝟎 ( + )
𝑴𝒄 𝟏𝟖

Figura TAL. Determinación del 𝑮𝒑𝑻 𝒂𝒃


Dónde:

𝐺𝑝𝑎𝑏 : reservas de gas de separador a presión de abandono, PCN.

𝑁𝑐𝑎𝑏 : reservas de condensado a presión de abandono, BN.

𝑊𝑝𝑎𝑏 : producción de agua acumulada a presión de abandono, BN.

Diviendo ambos lados de la ecuación TAL por Ncab y despejando Ncab se obtiene
la ecuación TAL, que permite calcular las reservas de condensado si se conoce
𝐺𝑝 𝑊𝑝
(𝑁𝑐) 𝑦 ( 𝑁𝑐 ) :
𝑎𝑏 𝑎𝑏

𝑮𝒑𝑻 𝒂𝒃
𝑁𝑐𝑎𝑏 =
𝐺𝑝 𝛾𝑐 𝛾𝑤 𝑊𝑝
(𝑁𝑐) + 132800 [𝑀𝑐 + 18 + ( 𝑁𝑐 ) ]
𝑎𝑏 𝑎𝑏

𝐺𝑝 𝑊𝑝
(𝑁𝑐) 𝑦 ( 𝑁𝑐 ) se pueden obtener graficando Gp/Nc y Wp/Nc vs Gpt a partir de
𝑎𝑏 𝑎𝑏

datos de campo como se observa en la figura TAL extrapolando hasta Gptab


obtenida en la figura TAL.
Figura TAL. Ilustración de la forma de obtener (Gp/Nc)ab a partir de Gptab (lado
izquierdo. Ilustración de la forma de obtener (Wp/Nc)ab a partir de Gptab. (lado
derecho).

Las reservas de gas se obtienen a partir de Ncab y (Gp/Nc)ab de la ecuación


siguiente:

𝐺𝑝
𝐺𝑝𝑎𝑏 = ( ) . 𝑁𝑐𝑎𝑏
𝑁𝑐 𝑎𝑏

Ejemplo de aplicación:

Un yacimiento presenta las propiedades PVT, características petrofísicas e


históricas de producción que se presentan a continuación:

- Á𝑟𝑒𝑎 = 2790 𝑎𝑐𝑟𝑒𝑠


- 𝐸𝑠𝑝𝑒𝑠𝑜𝑟 = 18 𝑝𝑖𝑒𝑠
- 𝑆𝑎𝑡𝑢𝑟𝑎𝑐𝑖ó𝑛 𝑑𝑒 𝑎𝑔𝑢𝑎 𝑐𝑜𝑛𝑛𝑎𝑡𝑎 = 18%
- 𝑃𝑜𝑟𝑜𝑠𝑖𝑑𝑎𝑑 = 13%
- 𝑇𝑒𝑚𝑝𝑒𝑟𝑎𝑡𝑢𝑟𝑎 = 315º𝐹
- 𝐺𝑟𝑎𝑣𝑒𝑑𝑎𝑑 𝑒𝑠𝑝𝑒𝑐𝑖𝑓𝑖𝑐𝑎 𝑑𝑒𝑙 𝑔𝑎𝑠 𝑑𝑒𝑙 𝑠𝑒𝑝𝑎𝑟𝑎𝑑𝑜𝑟 = 0.815
- 𝐺𝑟𝑎𝑣𝑒𝑑𝑎𝑑 𝐴𝑃𝐼 𝑑𝑒𝑙 𝑐𝑜𝑛𝑑𝑒𝑛𝑠𝑎𝑑𝑜 𝑑𝑒 𝑡𝑎𝑛𝑞𝑢𝑒 = 41.1 (𝛾𝑐 = 0.82)
- 𝑅𝑒𝑙𝑎𝑐𝑖ó𝑛 𝑔𝑎𝑠 − 𝑐𝑜𝑛𝑑𝑒𝑛𝑠𝑎𝑑𝑜 𝑖𝑛𝑖𝑐𝑖𝑎𝑙 = 4546 𝑃𝐶𝑁/𝐵𝑁
- 𝐶𝑝𝑎 = 1

Datos de PVT

P, lpc Zgc Z2f Vc, %


5500 (Pi) 1.091 - -
5150 1.051 - -
4450 0.972 - -
4230 (P.roc) 0.940 - -
3500 0.890 0.879 13.2
3050 0.865 0.851 16.1
3025 0.864 0.850 16.2
700 0.934 0.687 13.3

Histórico de presión y producción:

Fecha P, lpc Gp, MMPCN Nc, MBN Wp, MBN*


Junio 86 5500 (Pi) - - -
Junio 87 5150 1690.8 400.0 7.19
Junio 88 4450 5032.4 1251.7 19.1
Junio 89 3500 8542.4 2436.3 34.7
Junio 90 3050 11929.8 3329.7 49.0
Dic. 91 3025 15795.1 4091.8 86.0
Dic. 95 - 22293.8 5314.9 144.6
Dic. 96 - 26032.8 5688.5 167.7
Dic. 97 - 31233.5 6021.0 194.5
*Producción por la condensación del agua que satura el gas en el yacimiento

Determinar:

a) GCOES, GOES y COES por el método volumétrico.


b) GCOES por el método de declinación de presión.
c) Reservas de gas de separador y condensado a Pab=1000 y 700 lpc. ¿En
cuánto se incrementan las reservas al disminuir la presión de abandono de
1000 a 700lpc?

Solución:

Parte a)

1. Calcular Bgci:
Sustituyendo los valores en la ecuación TAL:
1.091(315 + 460)
𝐵̅ 𝑔𝑐𝑖 = 0.02829 = 0.00434 𝑃𝐶𝑌/𝑃𝐶𝑁
5514.7

2. Calcular GCOES:
Sustituyendo los valores en la ecuación TAL:

43560𝑥2790𝑥18𝑥0.13(1 − 0.18)
𝐺𝐶𝑂𝐸𝑆 = = 53.73 𝑀𝑀𝑀𝑃𝐶𝑁
0.00434

3. Calcular Mc, fg y GOES a partir de las ecuaciones TAL y TAL:


Primeramente, la masa del condensado viene dada por
6084
𝑀𝑐 =
°𝐴𝑃𝐼 − 5.9
Sustituyendo:
6084
𝑀𝑐 = = 172.84
41.1 − 5.9

La Fracción molar del condensado en el gas:


4546
𝑓𝑔 = = 0.878
0.82
4546 + 132800 ( )
172.84

𝐺𝑂𝐸𝑆 = 𝐺𝐶𝑂𝐸𝑆 𝑥 𝑓𝑔 = 53.73𝑥0.878 = 47.19 𝑀𝑀𝑀𝑃𝐶𝑁

El COES se obtiene dividiendo el GOES por RGCi


47.19𝑥109
𝐶𝑂𝐸𝑆 = = 10.38𝑀𝑀𝐵𝑁
4546
Parte b)

Para validar el GCOES por el método de declinación de presión (P/Z2f vs Gpt) se


hace la siguiente tabla:

P P/Z2f Gp Gc * Gw** Gpt***


lpca Lpca MMPCN MMPCN MMPCN MMPCN
5514.7 5054.7 0 0 0 0
5164.7 4914.1 1690.8 252.0 52.4 1995.2
4464.7 4593.3 5032.4 788.6 140.9 5961.9
3514.7 3949.1 8542.4 1534.9 256.0 10333.3
3064.7 3543.0 11929.8 2097.7 361.5 14389.0
3039.7 3517.8 15795.1 2578.0 634.5 19007.6
*Gc= 132800 𝛾𝑐.Nc/Mc

**Gw=132800 𝛾𝑐. Wp/Mw

***Gpt= Gp+Gc+Gw