Vous êtes sur la page 1sur 6

Base de Dictámenes

Municipalidades, docentes, bonificación de reconocimiento profesional,


Daem, requisitos, Sistema de Desarrollo Profesional Docente

NÚMERO DICTAMEN FECHA DOCUMENTO


026745N18 25-10-2018
NUEVO: REACTIVADO:
SI NO
RECONSIDERADO
RECONSIDERADO: PARCIAL:
NO NO
ACLARADO: ALTERADO:
NO NO
APLICADO: CONFIRMADO:
NO NO
COMPLEMENTADO: CARÁCTER:
NO NNN
ORIGEN:
DIVISIÓN JURÍDICA
CRITERIO:
GENERA JURISPRUDENCIA

DICTAMENES RELACIONADOS

Aplica dictámenes 60022/2009, 40196/2017, 6905/2018, 97792/2014, 54289/2014,


42234/2017, 57626/2009, 13560/2013, 43718/2016
Acción Dictamen Año
Aplica 060022 2009
Aplica 040196 2017
Aplica 006905 2018
Aplica 097792 2014
Aplica 054289 2014
Aplica 042234 2017
Aplica 057626 2009
Aplica 013560 2013
Aplica 043718 2016
FUENTES LEGALES

ley 19070 art/47 lt/e ley 20903 art/1 num/30 ley 19070 art/54 inc/1 ley 19070 art/63
inc/4 ley 19070 art/62 ley 19070 art/19Y ley 20903 art/séptimo tran ley 20903
art/decimosexto tran inc/3 ley 20158 art/3 ley 20158 art/4 inc/1 ley 20158 art/4 inc/2 ley
20158 art/4 inc/3 ley 20158 art/4 inc/4 ley 20903 art/decimonoveno tran inc/2

MATERIA

Profesionales de la educación que se desempeñan en los departamentos de administración


de educación municipal tienen derecho a acceder a la bonificación de reconocimiento
profesional a contar de la data en que se incorporaron al Sistema de Desarrollo Profesional
Docente.

DOCUMENTO COMPLETO

N° 26.745 Fecha: 25-X-2018

Las Contralorías Regionales de Valparaíso y del Libertador General Bernardo O’Higgins han
remitido las presentaciones de los señores Juan Carlos Chavarría Maldonado, Patricio
Moreno Bustamante y Jorge Barahona Gómez, funcionarios de las Municipalidades de San
Antonio, Putaendo y Chimbarongo, respectivamente, así como las solicitudes de los
alcaldes del último municipio mencionado y de la Municipalidad de Coinco, quienes
requieren un pronunciamiento que determine si, tras las modificaciones incorporadas por la
ley N° 20.903 al Estatuto Docente, resulta procedente enterar la bonificación de
reconocimiento profesional a los educadores que se desempeñan en los departamentos de
administración de educación municipal -en adelante, DAEM-.

Asimismo, el señor Chavarría Maldonado, en relación con la planilla suplementaria prevista


en el artículo decimonoveno transitorio de la señalada ley N° 20.903, solicita se precise
qué se debe entender por “futuros aumentos de remuneraciones” para efectos de la
absorción de dicho beneficio remuneratorio y, en el supuesto de proceder el pago de la
mencionada bonificación de reconocimiento profesional a los docentes de los DAEM, si ello
constituiría un aumento de remuneración para esos fines.

Requeridas al efecto, las Municipalidades de San Antonio, Putaendo y Chimbarongo,


emitieron los informes correspondientes, abordando las consultas de los recurrentes.

Por su parte, la Subsecretaría de Educación manifestó, en lo que interesa, que la ley N°


20.903, amplió el universo de beneficiarios del estipendio en comento al incorporarlo al
listado de emolumentos a los que tienen derecho los educadores de conformidad con el
artículo 47 de la ley N° 19.070, cuerpo estatutario que se aplica a quienes ocupan cargos
directivos y técnico-pedagógicos en los DAEM que por su naturaleza requieran ser servidos
por profesionales de la educación.

A su turno, la Dirección de Presupuestos señaló que la bonificación de reconocimiento


profesional debía ser considerada en el cálculo de la planilla suplementaria.

Como cuestión previa, es útil recordar que la jurisprudencia de esta Entidad de Control
contenida, entre otros, en el dictamen N° 60.022, de 2009, ha manifestado que el
emolumento en estudio solo favorece a los docentes que se desempeñan en un
establecimiento educacional y no a quienes lo hacen en los organismos de administración
municipal, en atención a que la misma se creó con el propósito de eliminar y sustituir a la
unidad de mejoramiento profesional, estipendio que no se concedía a los docentes que
trabajan en los departamentos de administración de educación municipal.

Precisado lo anterior, es necesario señalar que la ley N° 20.903, que “Crea el Sistema de
Desarrollo Profesional Docente y Modifica Otras Normas”, introdujo diversas modificaciones
al sistema de remuneraciones de los profesionales de la educación del sector municipal.

En efecto, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 47, letra e), de la ley N° 19.070 -
cuyo texto fue reemplazado por el artículo 1°, numeral 30, de la señalada ley N° 20.903-,
los profesionales de la educación del sector municipal gozarán, entre otras asignaciones,
de la bonificación de reconocimiento profesional.

A su turno, el artículo 54, inciso primero, del aludido cuerpo estatuario -que antes de las
modificaciones en comento regulaba la unidad de mejoramiento profesional-, establece que
“Los profesionales de la educación tendrán derecho a la Bonificación de Reconocimiento
Profesional establecida en la ley N° 20.158, que corresponderá a un componente base
equivalente al 75% de la asignación por concepto de título y un complemento equivalente
al 25% de esta por concepto de mención, de conformidad al monto establecido en el inciso
siguiente.”.

Añade, el artículo 63, inciso cuarto, de dicha normativa, en lo pertinente, que la


bonificación de reconocimiento profesional se otorgará de acuerdo al procedimiento
establecido en la ley N° 20.158.

En este contexto, es menester tener presente que con la dictación de la ley N° 20.903, el
legislador incorporó la regulación del estipendio en comento en los artículos 47, 54 y 62 del
Párrafo IV del Título IV del Estatuto Docente, incluyéndolo dentro del listado de asignaciones
especiales a las que tiene derecho el personal docente del sector municipal.

Lo expresado reviste especial importancia, por cuanto de conformidad con el artículo 19 Y


de la ley N° 19.070, el antedicho Título IV del mencionado cuerpo estatutario resulta
aplicable, en lo que interesa, a los profesionales de la educación que ocupan cargos
directivos y técnicos-pedagógicos en los organismos de administración del sector municipal.

Además, cabe hacer presente que en el informe financiero acompañado por el Ejecutivo
durante la tramitación de la ley N° 20.903, se dejó constancia de que a través de dicha
preceptiva se establecían nuevas remuneraciones, entre ellas, “la nueva bonificación de
reconocimiento profesional, que se incrementa a $228.258 por título y $76.086 por
mención para una jornada de 30.” (Primer Trámite Constitucional: Cámara de Diputados,
Primer Informe Comisión de Educación, 22 de julio de 2015, sesión 52, Boletín N° 10.008-
04, Legislatura 363).

De lo anterior, es dable colegir que con las modificaciones incorporadas por la ley N°
20.903, la bonificación de reconocimiento profesional ya no se encuentra vinculada con la
Unidad de Mejoramiento Profesional a la que, originalmente, tenía por objeto reemplazar.

Así, en consideración a que el legislador, al efectuar las modificaciones reseñadas, no


efectuó distinciones en relación con la naturaleza de las funciones que debían ejercer los
beneficiarios de dicho estipendio, ni respecto al lugar de desempeño de los mismos, cabe
concluir que los profesionales de la educación que cumplen funciones en los DAEM pueden
concluir que los profesionales de la educación que cumplen funciones en los DAEM pueden
acceder al beneficio remuneratorio en estudio, en la medida que, por cierto, aquellos
acrediten reunir los requisitos establecidos por el legislador para la percepción de dicho
emolumento.

Con todo, en atención a que de conformidad con el artículo séptimo transitorio de la ley N°
20.903, las derogaciones y modificaciones a las asignaciones y demás beneficios
pecuniarios establecidos, entre otros, en el artículo 1°, numerales 30; 35 y 39 -que
modificaron los artículos 47, 54 y 63 de la ley N° 19.070-, resultan aplicables a los
profesionales de la educación que se desempeñan en el sector municipal, y que ingresaron
al nuevo Sistema de Desarrollo Profesional Docente, a partir del 1 de julio de 2017, cumple
con señalar que solo desde esa fecha los educadores de los DAEM han podido acceder al
beneficio remuneratorio por el que se consulta (aplica dictamen N° 40.196, de 2017).

Por consiguiente, los ocurrentes tendrán derecho a percibir la bonificación que reclaman a
contar de la data en que estos hubieren requerido y acreditado, ante su sostenedor, que
reunían los requisitos para percibirlo, lo que, en todo caso, solo pudo haberse verificado a
contar de la data indicada en el párrafo precedente.

Precisado lo anterior, es menester referirse a la situación de las personas que sin poseer la
calidad de profesionales de la educación se desempeñan como jefes de Departamentos de
Administración de Educación Municipal.

Al respecto, es oportuno indicar que de conformidad con lo dispuesto en el inciso tercero


del artículo decimosexto transitorio de la ley N° 20.903, “quienes se desempeñen como
director o jefe de Departamento de Administración de Educación Municipal y no sean
profesionales de la educación, no serán asignados o asimilados a un tramo y seguirán
percibiendo su última remuneración mensual devengada, la que se reajustará en el mismo
porcentaje y en la misma oportunidad que las remuneraciones del sector público. Para
efectos de lo establecido en este artículo, se entenderá por última remuneración mensual
devengada la establecida en los incisos primero y segundo del artículo 172 del Código del
Trabajo, la que se determinará a la fecha en que debiesen pasar a regirse por el Título III
del decreto con fuerza de ley N° 1, de 1996, del Ministerio de Educación, si fuesen
profesionales de la educación.”.

Pues bien, en armonía con el criterio contenido en el dictamen N° 6.905, de 2018, cumple
con hacer presente que el mencionado artículo decimosexto transitorio solo resulta
aplicable a quienes estaban nombrados en los cargos a que alude dicha norma a la data de
publicación de la ley N° 20.903.

Luego, los jefes DAEM que se encuentren en esa hipótesis normativa, esto es, quienes no
posean la calidad de profesionales de la educación y se encontraban desempeñando tales
funciones al 1 de abril del año 2016, no tienen derecho a percibir la bonificación de
reconocimiento profesional, por cuanto sus remuneraciones deben ajustarse a lo
establecido en el citado artículo decimosexto transitorio de la normativa en estudio.

Por su parte, tampoco resulta procedente enterar la asignación por la que se consulta a los
jefes DAEM que no revistan la calidad de profesionales de la educación y que hubieren sido
nombrados con posterioridad a la fecha de publicación de la ley N° 20.903, toda vez que
dichos servidores no poseen un diploma que reúna las condiciones descritas en el artículo
3°, ni aquellas establecidas en los incisos primero, segundo y tercero del artículo 4°, todos
de la ley N° 20.158, requisito indispensable para acceder al beneficio remuneratorio en
estudio.

Lo mismo acontece con la excepción prevista en el inciso cuarto del artículo 4° de la


mencionada ley N° 20.158, que establece que “tendrán derecho a esta bonificación los
profesionales que cuenten con un título otorgado en un programa o carrera de a lo menos
ocho semestres académicos y 3.200 horas presenciales de clases por una universidad o
institución de educación superior del Estado o reconocida por éste, e impartan una
especialidad afín a dicho título en establecimientos educacionales del sector municipal, del
particular subvencionado, o en establecimientos regidos por el decreto ley Nº 3.166, de
1980.”.

Ello, por cuanto para acceder a la bonificación de reconocimiento profesional, en virtud de


la citada excepción, es menester -entre otros requisitos- que el interesado imparta una
especialidad afín a su diploma -en lo pertinente-, en recintos educacionales municipales,
presupuesto que no concurre respecto de los jefes DAEM quienes desempeñan funciones
diversas (aplica dictámenes N°s. 97.792 y 54.289, ambos de 2014; y 42.234, de 2017).

Enseguida, corresponde referirse a la consulta formulada por el señor Chavarría Maldonado


relativa a los “aumentos de remuneraciones” que absorberían la planilla suplementaria
prevista en el artículo decimonoveno transitorio de la ley N° 20.903.

Al respecto, es útil recordar que la referida disposición transitoria prescribe, en su inciso


segundo, que “En el caso que la remuneración promedio de los seis meses
inmediatamente anteriores al ingreso al desarrollo profesional docente sea mayor a la que
le corresponda legalmente por dicho ingreso, la diferencia deberá ser pagada mediante una
planilla suplementaria, la que se absorberá por los futuros aumentos de remuneraciones
que correspondan a los profesionales de la educación, excepto los derivados de reajustes
generales que se otorguen a los trabajadores del sector público. Esta planilla será imponible
y tributable, de conformidad a la ley.”.

Sobre el particular, cumple con manifestar que el beneficio de pago de diferencias


remuneratorias por planilla suplementaria es excepcional y sólo procede si como
consecuencia de la situación que afecta al servidor, éste pasa a recibir un monto de
remuneraciones inferior al que estaba percibiendo, ello, en la medida que un precepto legal
lo señale expresamente, caso en el cual debe estarse a lo indicado en la respectiva norma
para determinar las condiciones en que debe otorgarse (aplica criterio contenido en el
dictamen N° 57.626, de 2009).

En efecto, en armonía con el criterio contenido, entre otros, en el dictamen N° 13.560, de


2013, la finalidad de las aludidas planillas es mantener el nivel de rentas que los servidores
percibían, constituyendo un resguardo frente a toda merma remuneratoria derivada del
cambio que afecte al funcionario, sin que aquello pueda, en el futuro, conducir a un
aumento de los emolumentos.

Así, entonces, cada vez que las remuneraciones de un docente experimenten un


incremento, que no sea de aquellos exceptuados por el legislador, y que impliquen un
aumento de la remuneración que percibe, procederá rebajar dicha mejora de la planilla
suplementaria en estudio, considerando, para tales efectos, que el concepto de
remuneración comprende todos aquellos estipendios que, participando de esa naturaleza,
se pagan en forma habitual y permanente al personal (aplica dictamen N° 43.718, de
se pagan en forma habitual y permanente al personal (aplica dictamen N° 43.718, de
2016).

Luego, en atención a que una vez que el docente acredita, ante su sostenedor, que reúne
los requisitos para percibir la bonificación de reconocimiento profesional, y que aquella pasa
a constituir un emolumento que se entera de forma habitual y permanente al beneficiario,
que incrementa sus remuneraciones, resulta forzoso concluir que procedería rebajar dicho
aumento de la planilla suplementaria respectiva.

Saluda atentamente a Ud.

Por orden del Contralor General

María Soledad Frindt Rada

Subcontralor General de la República

DESTINATARIOS

Alcalde de la Municipalidad de Chimbarongo