Vous êtes sur la page 1sur 8

Universidad Abierta para Adultos

Asignatura:
Introducción A La Historia Social Dominicana

Tema:
El Siglo XVI (1500) y XVII (1600) en Santo Domingo.

Facilitador /a:
Florencio Peguero

Participante:
Melvin José Henríquez

Mat.13-4716
Fecha:
20/1/2019
Bienvenid@s a nuestra segunda semana de trabajo la cual tiene
como título Inicio de la Conquista y Colonización de Santo Domingo.

En esta ocasión realizaremos las siguientes actividades:

Investigación en fuentes básicas, recursos colgados en plataforma y en la


web sobre el inicio de la colonización y la conquista de Santo Domingo.

Primer asentamiento español en el nuevo mundo. Debido a que la nao Santa


María había encallado frente a las costas de Babeque o Haití, se hacía
imposible que toda la tripulación pudiera regresar a España con la embarcación
que quedaba, ya que La Pinta y su capitán Martín Alonso Pinzón se habían
separado del grupo un mes antes para buscar por su cuenta la isla que los
aborígenes llamaban Babeque.

El almirante decidió dejar un pequeño grupo de hombres en un fuerte militar


construido con los restos de la nave destruida. Este emplazamiento se situó en
lo que hoy se conoce como Punta Picolet, en el extremo noroeste de la isla, y
se le denominó “La Navidad”, por haber ocurrido el naufragio el 25 de
diciembre. Diego de Arana, Pedro Gutiérrez y Rodrigo Escobedo quedaron a
cargo del fuerte y de sus 39 hombres.

Los europeos que allí quedaron contaban con el apoyo del cacique
Guacanagarix, quien desde el momento del desembarco se había mostrado
muy amistoso con los extranjeros.

Primera muestra de resistencia. Bordeando la isla hacia el este, y habiéndose


reencontrado Martín Alonso Pinzón y Colón, las naves La Pinta y La Niña
llegaron juntas a la Bahía de Samaná, en la que por vez primera vieron a
aborígenes apuntando con arco y flecha. Fue por ello que se le puso a la zona
el nombre de “Golfo de las Flechas”. Los pobladores del lugar eran ciguayos y
macoríes.
Primer enfrentamiento armado. El Cacique Cao nabo y su gente destruyeron el
fuerte de “La Navidad” y mataron a todos sus hombres en represalia por los
abusos que cometieron algunos de ellos en contra de los nativos y sus
mujeres.

Según el relato que hizo el cacique Guacanagarix a Colón cuando desembarcó


en La Española en su segundo viaje, miembros de la dotación del fuerte habían
arrancado de sus hogares a alguno taínas y maltratadas a sus esposos.

Primer poblado español de América. Primera misa. Al llegar a La Española en


su segundo viaje, y a pesar de la destrucción del fuerte, Colón decidió edificar
en la isla una pequeña villa al estilo español. Su nombre fue La Isabela y se
situó en la desembocadura del río Baja bonico. Se construyó rápidamente, y el
6 de enero de 1494 el padre Boil celebró en ella la primera misa del continente.

Régimen de las factorías. Fue el primer esquema económico implantado por


los españoles. Basado en las experiencias portuguesas en la costa occidental
de África, consistía en la explotación del trabajo asalariado de los españoles, el
sometimiento de los aborígenes, su venta como esclavos en España, y la
imposición de tributo en oro en polvo o algodón.

La explotación de las riquezas naturales y de la fuerza de trabajo indígena sólo


podía hacerse en provecho de la Corona y de Colón, no de los particulares.
Esto ocasionó malestar entre los españoles, quienes pronto se rebelaron,
además de que los taínos en su mayoría no resistían el viaje hacia España,
muriendo de tristeza en el camino o llegando a la metrópolis en muy mal
estado.

Rebelión de Roldán. Incómodos con el régimen de factorías, con la manera en


que Colón y sus hermanos gobernaban, con la precariedad de la vida en La
Española y el impedimento de regresar a España, varios grupos de españoles
trataron de levantarse en armas contra la administración de la incipiente
colonia. Un primer intento de insurrección ya en 1494, dirigido por Bernal Díaz
de Pisa, pudo ser sofocado por Colón. Pero un segundo tuvo éxito.
Luego de haber investigado realice:

Llenar la tabla informativa disponible en los recursos de esta


unidad donde plasme de una forma sintética los sistemas económicos
implementados durante el proceso de conquista y colonización de la Isla.

Las tierras de la colonia estaban todas bajo el dominio de la corona, era ella la
encargada de repartir las tierras entre los españoles que le habían servido en la
conquista y colonización de nuevos territorios. Otra de las funciones principales
de la corona era nombrar a los gobernadores, quienes a su vez además de
dirigir las colonias, concedían solicitudes de tierra a los colonos

Para la construcción de las ciudades y propiedades los españoles utilizaban


sus propios sistemas de medida como la caballería, la cual equivalía a 450 mil
m2.<br />Por lo que en el siglo XIX, existían propiedades que tenían una
extensión de hasta 48 caballerías, este dato corresponde para el caso de Costa
Rica

Al terminar la guerra contra los moros, convirtió a la Reina Isabel la Católica,


en una reina poderosa dentro de la Cristiandad, en Europa y en todo el mundo
conocido, marcando el término de la denominación árabe, con la caída de
Granada, arrancada por los españoles a los moros el 2 de enero de 1492.

Por la que resolvió auspiciar la empresa que emprendiera Cristóbal


Colón, cuando se embarcó en la expedición que dio como resultado el
acontecimiento más trascendental de la humanidad después del
nacimiento de Jesucristo.
Lo que convirtió a la a España en un vasto imperio colonial europeo en las
tierras de “las indias”, en el nuevo mundo.
El primer viaje de Colón. Los entendimientos ya concluidos entre los reyes
Católicos y Colón, el 17 de abril de 1492 hicieron posible la expedición que el 3
de agosto del mismo año, zarpó del puerto de Palos, enfilando las proas de; la
Santa María, la Pinta y La Niña rumbo hacia el oeste, en busca de la vía más
corta hacia las tierras ricas de La Indias, iniciando así la más grande de las
empresas que haya tenido la historia de la humanidad, el descubrimiento, la
colonización y la conquista del Nuevo Mundo.
Donde hoy constituye una de las cincos divisiones del planeta,
donde predominan todas las condiciones climáticas del Universo, desde los
fríos intensos hasta los extenuantes calores tropicales, territorios extensísimos
habitados por hombres y mujeres que viven los más diversos grados de cultura,
hazaña incomparable realización que le corresponde al reino de España, que
recién estaba formado por los reinos de Castilla y Aragón, con el matrimonio
de Fernando e Isabel.

El 12 de octubre de 1492 se produjo el descubrimiento de la Indias en la


Isla de San Salvador (ahora Watlings Island), el 27 descubre a Juana (Cuba) y
el 5 de diciembre divisa en la lontananza la Isla a los que los
aborígenes llamaban “Bohío”.

Las carabelas, eran tres las naves: la Santa María, la Pinta y la Niña. En la
Santa María, iba Colón, aun cuando lo le gustaba y que tenía razón pues
encalló en la Española y su dueño lo era Juan de la Cosa (Este no es el
cartógrafo, quien vino como marino en el segundo viaje. El Juan de la Cosa
propietario de la Santa María falleció en España el 25 agosto de 1496).
La Pinta estaba confiada al mando de Martin Alonso Pinzón y luego de retornar
a España nada más se supo de ella.

La Niña fue puesta bajo el mando de Vicente Yáñez Pinzón. Vino en el primer y
segundo viajes, fue capitana en la explotación del Cuba, se salvó del huracán
de 1495, retornando al año siguiente a España con Colón y otros cien
pasajeros. En un viaje a Cáliz a Roma fue capturada por piratas, luego
recapturada por su patrón y tripulantes y pudo hacer el tercer viaje como
avanzada de Colón en el 1498.
En el 1500 estaba en Santo Domingo y en el 1501 negociaba a la Costa de las
Perlas.
Las tripulaciones; Morrizon da un total de noventa personas a las
tripulaciones de las tres carabelas del siguiente nodo; Santa María, 39; Pinta,
26 y Niña, 22, más tres ´probables no identificada ´por su nombres.
Treinta y nueve en la Santa María; Cristóbal Colón, Capitán, Juan de la Cosa,
maestre y dueño; Paralonso Niño, piloto; Diego de Arana (o Harana), alguacil
de la flota; Rodrigo de Escobedo, secretario de la flota; Pedro Gutiérrez,
repostero de los estrados del Rey; Rodrigo Sánchez, de Segovia, contralor;
Luis de Torrea, intérprete; Maestre Juan Sánchez, físico o cirujano; Chachu,
contramaestre; Domingo de Lequitio, segundo contramaestre; Antonio de
Guéllar, carpintero; Domingo Vizcaíno, marinero y tonelero.

Además navegaron en la Santa María; López, marinero y calafate; Juan de


Medina, marinero y sastre; Diego Pérez, marinero y pintor; Bartolomé Bives o
Vives, marinero; Alonso Clavijo; marinero; Gonzalo Franco, marinero; Juan
Martínez de Acoque, marinero; Juan de Morguer, marinero; Juan de la Placa,
marinero; Juan Ruiz de la Peña, marinero; Bartolomé de la Torres, marinero;
Juan de Xares, marinero; Rodrigo de Xares, marinero; Pedro Izquierdo
de Lepe, marinero.

Además: Cristóbal Caro, platero y grumete; Diego Bermúdez, grumete; Alonzo


Chocero, grumete; Rodrigo Gallego, grumete, Diego Leal, grumete; Pedro de
Lepe, grumete; Pedro de Lepe, grumete; Jácome el Rico (genovés),
grumete; Martin de Urrubia, grumete, Andrés de Y evenes, grumete; Juan,
grumete; Pedro de Terreros, camarero del capitán; pedro de Salcedo, peje del
capitán.

Veinte y seis en la Pinta: Martin Alonzo Pinzón, capitán; Cristóbal Quintero,


dueño, con rango de marinero; Francisco Martín Pinzón maestre; Cristóbal
García Sarmiento, piloto; Juan Raynal, alguacil; Maestre Diego, físico o cirujano
o boticario; García Fernández, camarero; Juan Quintero de Algruta,
contramaestre; Anton Calabrés, marinero; Francisco García Vallejo, marinero;
También; Álvaro Pérez, marinero.

Gil o Guitiere Pérez, marinero; Sancho de Rama, marinero; Gómez Ramón,


marinero; Juan Rodríguez Bermejo (o Rodrigo de Triana), marinero ( quien fue
que dijo “ TIERRA”), Juan Vegano, marinero; Juan Verde de Triana, marinero;
Pedro de Arcos, grumete; Fernando Medel, grumete; Alonso de Palos,
grumete; Juan Cuadrado, grumete; Pedro Tegero, grumete; Bernal, grumete y
sirviente del capitán.

Veinte y dos en la Niña: Vicente Yáñez Pinzón, capitán; Juan Niño, maestre y
dueño; Sancho Ruiz de Gama, Piloto; Maestre Alonzo, físico ( cirujano); Diego
Lorenzo, Alguacil; Bartolomé García, contramaestre; Alonso de Morales,
carpintero; Juan Arráez, marinero: Pedro Arráez, marinero; Rui García,
marinero: Rodrigo Monge, marinero; Bartolomé Roldán, marinero; Juan
Romero, marinero.

Como también: Pedro Sánchez de Monilla, marinero; Pedro de Villa, marinero;


García Alonzo, grumete; Andrés de Huelva, grumete; Francisco Niño,
grumete; Pedro de Soria, grumete; Fernando de Triana, grumete; Miguel de
Soria, grumete, y sirviente del capitán. (Según dice Morison,
que probablemente en la Santa María y en la Niña falta el nombre de un
camarero en cada una, y la Niña podría tener otro marinero, la cual produciría
una total de noventa hombres.)

Los gastos de la expedición: el mismo Morison, estima que en los


preparativos del primer viaje se gastaron 2, 000,000, de Maravedíes, que se
estima en US$14,000.00, en la actualidad. De los tesoreros de la Santa
Hermandad se tomaron a préstamo, y luego se pagaron, 1,400.000
maravedíes; Colón invirtió 250,000 (tomado prestado a amigos y protectores) y
el resto o fue avanzado por Luis de Santangel o se le tomó del Tesoro de
Aragón. La suma arriba mencionada no incluye la paga, la cual ascendía a
250,000 maravedíes por mes.
El primer combate con los indios. El 4 de enero de 1493 continuó Colón
costeando al Norte de La Española y el 6 de enero Día de Reyes, cerca de
Montecristi, encontró a Pinzón y sus compañeros, quienes en la Pinta habían
llegado a la isla antes que él y venían a sus encuentro pues los indios les
habían informado de la presencia de otros hombres blancos. El 7 y el 8
exploraron el Río del Oro (Yaqué del Norte), así llamado por Colón pues se
encontró que el oro se pegaba a los toneles con los cuales almacenaban el
agua para la tripulación.
El primer combate con los indios. Las dos carabelas continuaron juntas
costeando el Norte de la Isla, del 9 al 12. Y el 13 en el Oeste de la Española,
en las costas de una bahía, Colón ordenó a unos 7 hombres de la tripulación ir
a tierra y procurar agua potable necesaria para la travesía a España.

Al encontrarse con unos 50 indios, los cuales eran más belicosos que los
súbditos de Guacanagari, las españolas trataron de conseguir arcos y flechas a
cambios de otros artículos y como hubiera desacuerdo entre ellos, tuvieron que
defenderse a cuchilladas de un ataque de los aborígenes, quienes utilizaron
como armas sus macanas y le dispararon flechas.

Fue esta refriega. Donde no hubo muertos, el primer choque bélico sostenido
entre los hombres y los nativos del Nuevo Mundo. En recuerdo del arma
utilizada por los naturales, Colón bautizó el lugar con el nombre de “Golfo de la
Fecha.” Hoy se llama el lugar del encuentro “Punta de la Flecha”, en la bahía
de Samaná.