Vous êtes sur la page 1sur 15

UNIVERSIDAD DEL VALLE DE GUATEMALA

MAESTRÍA EN CRIMINAL PROFILING


CONOCIMIENTO Y RECONOCIMIENTO DE CONTEXTO DE PANDILLAS Y
PSICOPATOLOGIA CRIMINAL

"APORTACIONES DESDE LA PERFILACIÓN CRIMINAL Y SUS HERRAMIENTAS


PARA EL COMBATE Y REDUCCIÓN DEL ÍNDICE CRIMINAL QUE GENERA EL
FENÓMENO DE LAS PANDILLAS EN GUATEMALA"

EDDY ORLANDO GARCÍA ESTRADA


Guatemala marzo de 2019
INTRODUCCIÓN

Hoy en día el problema de las “maras” en Guatemala ha provocado un impacto violento


socialmente, puesto que no se ha combatido eficazmente éste fenómeno, cada día
crecen los integrantes en las pandillas y sus modus operandi han sido cada vez más
complejos.
Según el artículo “Huyen de las Maras” (Martinez F. 2001), se habla de cómo estas estas
estructuras criminales han ido extendiendo aún más en los diferentes puntos de la ciudad
capital, obligando incluso a desalojar a familias enteras de su vivienda para ellos vivir ahí.
En dicho artículo, también se describe que hasta la Policía Nacional Civil (PNC), siente
temor, como por ejemplo cuando en la Colonia Bethania se instalaron 2 estaciones con
80 agentes cada una, pero las mismas fueron atacadas.
Entre los delitos que podemos encontrar que cometen estos grupos delictivos, tenemos:
robos, asesinatos, extorciones, violaciones, amenazas, etc.
Regularmente ser miembro de una pandillas es un fenómeno masculino, pero esto ha ido
evolucionando, ya que cada vez son más las mujeres que se ha comprobado forman
parte de estas estructuras. La edad de los miembros también es algo que se debe
considerar seriamente, ya que estas oscilan entre los 7 a los 35 años de edad y son
personas que provienen de zonas económicas desfavorecidas.
A los integrantes de las pandillas, siempre se les asocia con comportamientos violentos,
lo cual hace que dichas conductas, se tornen a que se involucren a actividades cada vez
más arriesgadas y prohibidas.
Otra problemática que se enfrena cuando se aborda el tema de las pandillas, es que su
modo de operar ha ido evolucionando y extendiéndose, ya que cada vez miembros de
estos grupos se han ido infiltrando en empresas e instituciones del estado y se han creado
grupos en otros departamentos del país, dejando atrás el paradigma que dichos grupos
solo se encontraban en la capital.
El fenómeno, complejo y multicausal, se encuentra directamente relacionado con factores
políticos, económicos, sociales, culturales, familiares, urbanísticos y coyunturales. Cada
uno de los elementos descritos, contribuyen o inciden en la generación de la violencia
juvenil.
Este trabajo pretende brindar un análisis un análisis psicológico sobre los diferentes
factores que pueden influir en la integración de pandillas, proporcionar un perfil criminal
de los pandilleros y de los jóvenes que están en riesgo de incorporarse a estos grupos
delictivos.
Se analizará cual es la relación de las pandillas con el crimen organizado, haciendo una
breve referencia al contexto guatemalteco
Para finalizar, se abordará en tema desde un punto criminalístico, describiendo su modus
operandi y sus principales modalidades delictivas.
Criminología
La criminología es una ciencia causal explicativa, que estudia la conducta desviada, las
personas vinculadas a la misma y su reacción social (Reyes Calderón, 2001).
Ciencia que estudia las causas del delito como un fenómeno individual y social (Rivera
Llano, 1975).
Aquella parte de la ciencia criminal que pone de relieve los factores de la criminalidad
mediante la investigación empírica, es decir, los factores individuales y sociales que
fundamentan la conducta criminal (Hurwitz, Stephan, 1956).
Hay otra definición que nos dice que la criminología, es la ciencias que estudia la
naturaleza, extensión y causas del crimen; características criminales y de las
organizaciones criminales; problemas de detención y castigo de los delincuentes;
operatividad de las prisiones y de otras instituciones carcelarias; rehabilitación de
convictos tantos dentro como fuera de prisión y la prevención del delito (Enciclopedia
Encarta 2003).
En ese orden de ideas se analizará el fenómeno de las pandillas desde su naturaleza,
extensión, y posibles causas; tratado desde la Antropología Criminal y la Psicología
Criminal.

Antropología Criminal
La Antropología Criminal se ocupa de la descripción y análisis de las culturas, las
tradiciones socialmente aprendidas, del pasado y del presente. La misma tiene una sub-
disciplina que se dedica a la descripción sistemática de las culturas contemporáneas, la
Etnografía.
Hacer una comparación de las culturas, nos ayuda a formular hipótesis sobre las causas
de los estilos de vida que se observan en los grupos criminales.
Podemos definir que una cultura es un conjunto de valores, actitudes, creencias,
símbolos y significados que tienen carácter de ser compartidos, transmisibles y
aprehensibles. Cuando una cultura es compartida por un grupo social con un gran número
de individuos, es cuando se habla de una cultura dominante o madre.
Cuando un grupo más pequeño se aparta de la cultura madre, nos referimos a una
conducta desviada, siendo esta la que, si bien aún no constituye un delito o una falta, se
aparta de la expectativa social normalmente establecida.
A las maras o pandillas, se puede decir que son una variante de la cultura madre o
dominante, por ende se les puede catalogar como miembros de una sub cultura.
Algunos autores consideran que las maras o pandillas son una contra cultura, la cual
podemos entender como el conjunto de valores, creencias, actitudes, creencias, símbolos
y significados que se oponen a la cultura dominante creando choques, sin tener nada en
común con la cultura dominante.
Dado estos conceptos, podemos decir que cuando se habla del crimen o criminalidad, se
habla del choque que existe entre una contra cultura y la cultura dominante.

La psicología criminal

Factores psicológicos que influyen en la integración de pandillas.


Como ya se mención anteriormente, la Criminología siempre toma en cuenta la
personalidad de la persona o individuo como un factor determinante de su personalidad
y posibles desviaciones, ya que como sabemos en el ámbito de la psicología entendemos
por el comportamiento y actitudes de todo individuo dependen de su personalidad
individual.
Dicha personalidad es algo complejo y está formado por varios componentes como la
interrelación y al mismo tiempo la relación con el medio ambiente exterior social, cultural
y normativo.
Se cataloga algo como normal cuando dichos componentes de la personalidad se
desarrollan y estructuran a través de su proceso de aprendizaje que tiene lugar desde su
niñez, adolescencia y hasta su edad adulta.
Cuando se determina que la persona o individuo tiene conductas que son adaptables a
las normas de conducta que establece la sociedad, se dice que el sujeto es un individuo
equilibrado.
La psicología estudia como la personalidad de un individuo puede presentar defectos y
deficiencias que hacen que se complique ese proceso de aprendizaje, por lo que puede
que el sujeto se comporte de manera contraria a lo que ese conjunto de normas y reglas
quieren dictarle.
Dicha rebeldía es un factor adverso, negativo y poco armonioso en lo que se refiere a su
propia personalidad y su relación con el exterior.
Derivado de lo anterior, se tratará de mencionar los compromisos que todos los seres
humanos (incluso los miembros de las pandillas), crean durante el proceso de
socialización (VIGIL, Diego).

Lazos, (identidad, protección, amistad, lealtad)


Se definen como los vínculos que tenemos con nuestros seres queridos y la forma en
que imitamos y copiamos a nuestros modelos. Durante este periodo de la vida, puede ser
el “más peligroso” para llegar a convertirse en parte de alguno de estos grupos delictivos,
ya que existe en el sujeto una “confusión” de identidad.
Durante este periodo de tiempo, los niños tienden a admirar a sus modelos a seguir, y en
estos casos, esos modelos, son los líderes de las pandillas. Esta admiración se reafirma
cuando dichos modelos proporcionan al individuo protección, amistad y lealtad,
moldeándolo para que hable, camine, se vista y se comporte como ellos.

El compromiso
Es la aspiración de llegar a ser algo mejor, obtener respeto, reconocimiento y aprecio.
Por lo que en el contexto de las pandillas, el compromiso se obtiene actuando a las
normas de dicha subcultura. Como por ejemplo, utilizando drogas, realizando crímenes,
apoyando a los miembros de las pandillas, etc.

El envolvimiento
Cuando un joven es callejero, regularmente pasa su tiempo con otros jóvenes que están
en igual situación y se mantiene en lugares donde tiende a aprender a convertirse en un
pandillero. Actos como enfrentarse a una pandilla rival, consumir drogas y alcohol o
realizar actos criminales son cosas que llaman la atención al joven y hacen más atractivo
que se interese por pertenecer a dicha pandilla.

La creencia
Se define como el grado en que los valores centrales de una cultura ha quedado marcado
en el sujeto, si fue criado y orientado en la calle, entonces el joven cree que el sistema
de valores y normas de la subcultura (pandillas), es la que debe cumplir y que es por
cierto a la corriente común que dicta la sociedad.
Perfil psicológico de un pandillero
Para tratar de realizar un perfil psicológico de un pandillero, es necesario abordar todo lo
relacionado a tres trastornos de personalidad, que son los que más se adecuan al
comportamiento de estos individuos, los cuales son los siguientes:
 Trastorno negativista desafiante
 Trastorno disocial de la personalidad
 Trastorno antisocial de la personalidad

Trastorno Negativista Desafiante


Es un trastorno que dura por lo menos 6 meses, y contempla los siguientes
comportamientos:
 Se enoja y hace berrinches constantemente
 Discute con adultos
 Desafía a los adultos y no obedece sus órdenes
 Molesta a otras personas
 Culpa a otros de sus errores
 Es resentido
 Rencoroso
 Vengativo

Trastorno Disocial
Una de las principales características de este trastorno es un patrón de comportamiento
en el cual se violan los derechos básicos de las demás personas, dichos
comportamientos se dividen en los siguientes:
 Comportamiento agresivo que causa daño físico o amenaza con él a otras
personas o animales.
 Comportamiento agresivo que causa daños o pérdidas a la propiedad
 Fraudes o robos
 Violaciones graves a las normas
Esta trastorno causa un deterioro significativo a la actividad social, académica y laboral,
en el caso de los pandilleros son alcanzados por este deterioro, y en el caso de los
jóvenes que aún están en vías de convertirse en uno son expulsados por sus
comportamientos no adecuados. En los niños o adolescentes con este trastorno estos
suelen iniciar y reaccionar agresivamente ante otros niños y animales.
En ocasiones este tipo de trastorno tiene comportamientos de fanfarronería, amenaza e
intimidación, como por ejemplo el iniciar peleas, usar armas o provocar daños físicos
graves. Tienden a ser crueles físicamente con otras personas, robar enfrentándose a su
víctima, como por ejemplo atacando con violencia, incluso esta violencia puede adoptar
formas de violación.
Entre los criterios para este diagnóstico es que muestran un patrón repetitivo y persistente
de comportamiento en el que se violan los derechos básicos de otras personas o normas
sociales como por ejemplo: Agresión a personas o animales, destrucción a la propiedad,
fraude o robo y violaciones graves a las normas.

Trastorno Antisocial de la Personalidad


Es una afección mental por la cual una persona tiene un patrón prolongado de
manipulación, explotación o violación de los derechos de otros sin ningún remordimiento.
Este comportamiento puede causar problemas en las relaciones o en el trabajo y a
menudo es delictivo.
Entre las causas de este trastorno se desconocen. Los genes de una persona y otros
factores, como el maltrato infantil, pueden contribuir a su desarrollo. Las personas con
padres antisociales o alcohólicos están en mayor riesgo. Los hombres resultan
muchísimo más afectados que las mujeres. Esta afección es común en las personas que
están en prisión.
Entre sus características tenemos:
 Fracaso en la adaptación de las normas sociales
 Deshonestidad, uso de alias.
 Estafa
 Impulsividad o capacidad para planificar el futuro
 Irritabilidad y agresividad
 Falta de remordimientos
Como se puede observar, casi todas estas conductas o características diagnósticas
presentadas anteriormente son encontradas en varios niños, adolescentes, jóvenes y
adultos involucrados con maras o pandillas.
Las Maras y su Relación con El Crimen Organizado

Delincuencia Organizada
Es una organización criminal que toma la forma de empresa, la cual tiene como objetivo,
la creación de utilidades a través de la comisión de hechos delictivos.
Estructura criminal conformada, clasificada y distribuida en atención a tareas, actividades,
funciones y responsabilidades, cuyo objetivo es la obtención de ganancias mediante
actividades ilegales, basándose en el miedo y la corrupción.
Se cree que una organización organizada surge de una coyuntura específica, alcanza
una dimensión integral, opera en un contexto cultural que le es funcional, acuerpa un
actor social inmerso en una dinámica sociedad-estado, asegura y proyecta su
dominación, actúa y persuade con medios violentos.

Ámbito Criminal y Principales Modalidades Delictivas


El crimen organizado tiene infinidad de actividades delictivas para generar dinero de
manera ilegal, entre estas podemos mencionar en narcotráfico, lavado de dinero,
contrabando, fraudes, estafas, migraciones clandestinas, corrupción, prostitución, juego,
tráfico de armas, extorsiones, robos, asaltos, sicariato, falsificación de moneda, entre
otros.
Derivado de esa variabilidad, dichos grupos delictivos, se ven en la necesidad de tener
una buena estructuración, las cuales tiene las características siguientes:
 Estructura jerarquizada
 Actividad permanente
 Implementación de amenaza y violencia
 Rentabilidad
 Provisión de bienes y servicios ilegales
 Asignación de tareas especiales a sus miembros
 Neutralización de funcionarios públicos, por medio de amenazas o convenios
 Principios de lealtad hacia la organización
 Planificación de objetivos a largo plazo
Como podemos ver, algunas de estas características, son visibles en los grupos de maras
y pandillas, como lo mencionaremos a continuación.
Estructura jerarquizada: hay personas que son los “jefes”, quienes son los que dan las
órdenes y hay otras personas que incluso tienen labores administrativas.
Actividad permanente: todas sus operaciones tienen rangos de corto, mediano y largo
plazo, su actividad está en constante evolución y siempre es constante.
Implementación de amenaza y violencia y rentabilidad: ya que dichas actividades son
capaces de generar ganancias ilícitas por miles de quetzales, como por ejemplo: En el
supuesto que hay 111 unidades de trasporte, las cuales podrían generar la cantidad
simbólica de Q25.00 a Q50.00 diarios, las cuales suman entre Q2,775.00 a Q5,550.00,
lo que al final, una actividad así, podría llegar a generar casi los Q2,000.000.00 anuales.
Asignación de tareas especiales a sus miembros: ya que tienen roles específicos, como
por ejemplo, hay miembros que cobran la extorsión, otros se encargan del sicariato, etc.
Principio de lealtad: dichos miembros se muestran leales hacia su pandilla, prueba de
esto es una expresión común entre sus miembros la cual dice: “Vivo por mi madre, muero
por mi barrio”. Dicha lealtad se puede observar tanto dentro como fuera de las cárceles.

Organización
Existen varias versiones sobre la estructura organizacional de las maras y padillas, para
efectos de este trabajo, creo conveniente poner la del licenciado Julio Rivera Claver

Ranflero o miembro de la rueda: es el líder de una clica, quien tiene a su mando un grupo
específico de pandilleros, en un área debidamente determinada.
Llavero de clica: es el segundo al mando.
Homie Brincado o Soldado: es una pandillero en el cual ya es considerado un miembro
de la pandilla y en ocasiones es el que tiene más probabilidades de llegar a ser un ranflero
o miembro de la rueda.
Chequeo: es una persona que se encuentra en proceso para llegar a ser nombrado como
Homie, para tal extremo, debe de pasar por varias pruebas, como por ejemplo matar a
un miembro de la pandilla rival o algún acto criminal que sea significativo o de relevancia
para la pandilla.
Enfoque Criminalístico de las pandillas
Criminalística
La criminalística la podemos definir como una ciencia causar aplicativa que utiliza los
conocimientos de otras ciencias, técnicas, artes u oficios, con el objeto de llegar a la
verdad histórica de un hecho delictivo.
En términos generales nos ayuda a encontrar el autor de un delito, es decir, a establecer
la relación entre el sujeto-objeto y la escena del crimen.
En el contexto de las pandillas, la criminalística nos ayuda a establecer cómo y en qué
circunstancias suceden ciertos hechos, ayudándonos a crear hipótesis de investigación
de bajo qué circunstancias, es decir cuál es su modus operandi.

Modus Operandi de las Maras


El Modus Operandi puede definirse como las acciones llevadas a cabo por el ofensor
durante la comisión de un crimen (Douglas 2006).
Hoy en día sabemos que el modus operandi no solo se refiere a como se lleva a cabo un
crimen, la dinámica conductual en la escena del crimen, su evolución o involución, el
carácter de aprendizaje, la experiencia que adquiere el criminal conforme comete cada
delito, sino que se incluyen los fines u objetivos que el modus operandi cumple para
realizar el acto criminal.
Dichos objetivos nos dicen que el MO sirve para proteger la identidad del agresor,
asegurando completar con éxito el crimen y facilitar la huida (Turvey 199: 152).
Con actos como apoderamiento de territorio, cobros por “seguridad” a los dueños de
comercios, cobros de extorsión e intimidación a la población podemos determinar en
ocasiones como actúan esas organizaciones, por lo que a continuación se presentan
algunas actividades de las cuales haces que su MO, sea de alto nivel organizativo.
Asesinatos: ejecutados por los sicarios de la organización, cuando las personas
afectadas por las extorsiones, el no abandono de residencias, entre otros.
Extorsiones: actividad realizada por algún miembro de la pandilla, la cual consiste en
amenazar de muerte, ya sea vía telefónica o con arma de fuego a dueños de diferentes
negocios como, comercios y buses urbanos centros educativos, viviendas, etc.
Violaciones: en algunas ocasiones, cuando no se paga la cuota de extorsión se produce
a violar a las jóvenes de la vivienda a cambio de no asesinarlas, por otro lado violan a
niñas y jóvenes que no quieren pertenecer a las pandillas,
Conclusiones

 Los grupos de maras o pandillas, casa vez más van modificando su Modus
Operandi, haciéndolo casa vez más complejo, aumentando sus niveles de
violencia, generando mucha más ganancia y abarcando cada vez más territorio.

 Muchas de las conductas o comportamientos de los miembros de estos grupos


delictivos se pueden relacionarse con algunos trastornos de la personalidad, como
por ejemplo el Trastorno de la Personalidad Antisocial y el Trastorno Disocial de
la Personalidad.

 El sentido de pertenecía, compromiso, amistad, lealtad y protección, son algunos


de los factores psicológicos que ayudan a fortalecer el deseo que los jóvenes o
niños quieran ser parte de este tipo de grupos delictivos.

 El nivel de organización de las maras o pandillas es muy complejo y eficaz, tanto


así, que la mayoría de sus líderes operan la dirección del mismo desde los centros
penales, lo que demuestra que también la corrupción es parte crucial que sea difícil
la detención de sus actividades ilícitas.

 La complejidad y nivel de operación de las maras o pandillas, hacen que el modus


operandi de mismo sea efectivo, lo que ayuda y demuestra que dichos grupos
tiene un nivel alto de organización criminal.
Recomendaciones

 Siendo las maras o pandilla un grupo criminal, en el cual los roles de sus miembros
son específicos y jerárquicos, se recomienda tener un control estricto de sus
líderes, aislarlos, incomunicarlos, colarles los castigos de ley correspondientes que
afecten sus operaciones, y así, por lo menos pausar momentáneamente los
niveles de criminalidad de estas estructuras.

 Crear programas de cultura y deportes en barrios marginales, para que los jóvenes
y niños de dichos sectores se interesen en otras actividades que hagan o alejen
en la medida de lo posible de personas que puedan en determinado momento
insertarlas o invitarlas a que pertenezcan a estos grupos delictivos.
Bibliografía

 Criminología, Reyes Calderón, 2008, Edición Especial.

 Artículo Huyen de las Maras, Martínez F. 2001, Revista Domingo.

 El Fenómeno de las Maras, Reyes Calderón, 2012.

 Criminal Profiling, Brent Turver, 1999.

 Asociación Psiquiátrica de América Latina, 2004, GLADP.