Vous êtes sur la page 1sur 5

1

Antropología en la educación

La antropología es una ciencia que abarca muchas áreas y apoya de diferentes

maneras a otras disciplinas. Ya sea aportando teorías, métodos o perspectivas, la

antropología ayuda a comprender mejor al entorno y a sus actores, y la educación no es la

excepción.

La antropología aplicada es un gran beneficio para la educación moderna debido a

su perspectiva holista que permite evaluar los diferentes temas que afectan a las personas

(Kottak ,1997), incluyendo a los docentes, alumnos, padres de familia y a la comunidad

donde conviven y se relacionan. Debido a la necesidad de una antropología especializada

en la educación, nació la antropología de la educación, de la cual Soria (2008) dice que:

La diversidad en la antropología de la educación es heredada de otras ciencias y

disciplinas que alzan el vuelo de un tronco común, pero que se van desgajando

según la metodología y el objeto de interés. Más que producirse una disciplina

llamada antropología de la educación, de la que parten diferentes corrientes que

acaban distanciándose entre sí, la antropología de la educación es, desde su génesis,

varios ríos que corren en paralelo, y que alguna vez se cruzan (p. 130).

Gracias a la unión de diferentes disciplinas se pueden obtener diversos e

interesantes resultados, por ejemplo, en el estudio de Hill-Burnett (1978 citado por Kottak ,

1997) acerca de un grupo de puertorriqueños de séptimo grado en el Medio Oeste urbano,

demostraron que los maestros tenían una percepción errónea de la valoración que hacían los

puertorriqueños acerca de la educación, y si a este hallazgo le añadimos la teoría del efecto

Rosenthal (los alumnos de los que no se espera que actúen bien mostraran peores

resultados) podemos hallar que no solo tenían un percepción errónea, sino que además, esa

Felipe de Jesús Ortiz Vior


2

percepción estaba afectando negativamente a los estudiantes (Sprinthall, N; Sprinthall, R y

Oja, S., 1996).

En el caso particular de México, podemos encontrar una gran variedad factores que

se deben considerar, como los históricos, sociales, políticos y económicos, por mencionar

solo algunos. Estos diversos factores intervendrán dentro de la cultura que exista en la

escuela. Además, fuera de las escuelas nos encontramos diversos grupos étnicos, que

afectan no solo a los estudiantes, sino también a los maestros y que afectan el proceso

enseñanza-aprendizaje (o aprendizaje-enseñanza, considerando que puede existir un

aprendizaje sin una enseñanza consciente).

Asimismo, las diferencias culturales quedan más marcadas cuando comparamos la

comunidad urbana a la rural. Ambas cuentan con una jerarquización social diferente,

costumbres diferentes, grupos étnicos diferentes y una educación diferente.

Cabe recalcar que el término “diferente” no se utiliza con el afán de menospreciar,

sino de recalcar que las instituciones educativas atienden diferentes problemáticas con

diferentes metodologías dependiendo del contexto en el que se encuentren. Pero, para

darnos cuenta de los que verdaderamente necesita una institución educativa es, a veces,

necesario realizar una investigación, es aquí cuando algunos docentes tienen que cumplir

una doble función, la de investigadores y la propia como docentes.

Ante esto, Levison, Sandoval y Bertely (2007) plantean dudas interesantes e ideas

interesantes:

¿Cuál es el papel del investigador?, ¿Cómo proceder en relación con el investigado?

¿Dónde están ellos y donde estoy yo? […] Se plantea la necesidad de que el

investigador sea “un mediador de cultura” que respete la identidad del otro,

Felipe de Jesús Ortiz Vior


3

reconociéndolo, además, la importancia del “interaprendizaje”, que se expresara en

un cierto tipo de escritura etnográfica donde se recuperen las voces y textos de los

autores” [Pero] ¿Cómo lograr entonces abrir espacio a la perspectiva del otro, sin

que el investigador renuncie a la propia? (pág. 836-837).

Es aquí cuando el investigador o docente tiene que ser extremadamente cuidadoso,

cualquier tipo de prejuicio sesgara la investigación, debe tener clara su perspectiva y

objetivo, para poder llevar a cabo una investigación que neutral y objetiva en la que pueda

considerar hasta las conductas más rutinarias para descubrir su porqué y sus consecuencias

en la educación.

Y es que no solo tratamos con comunidades físicas, gracias al avance de la Internet,

ahora también tratamos con comunidades virtuales, las cuales se pueden dividir por 1)

aquellas que se superponen totalmente con las comunidades físicas reales, 2) las que se

superponen en algún grado con estas comunidades de la “vida real” y 3) las que están

totalmente separadas de comunidades físicas (Foster, 1997, citado por Turpo, 2008), que

vienen a despertar una nueva área de estudio para los antropólogos y docentes.

Demostrando así que el mundo cambia, y que como docentes no nos podemos

conformarnos con lo que conocemos, con una sola perspectiva de la cultura, es necesario

adquirir competencias interculturales para poder adaptarnos socialmente a contextos

culturales no propios (Aneas, 2005).

Felipe de Jesús Ortiz Vior


4

Conclusiones

Como docentes debemos estar preparados para poder realizar, al menos, una

reflexión de cómo nuestras propias acciones pueden hacernos ganar o perder confianza de

la gente que nos rodea (docentes y alumnos), de cómo la cultura y la perspectiva que

tengamos de está afecta el proceso educativo. Diferentes comunidades tienen diferentes

problemáticas que a veces tienen que ser abordadas de diferente manera.

Comprender de forma objetiva el entorno en el que nos desenvolvemos es, tal vez,

la mejor herramienta para mejorar no solo como docentes, sino como personas.

Felipe de Jesús Ortiz Vior


5

Referencias

Aneas, M. (2005). Competencia intercultural, concepto, efectos e implicaciones en el

ejercicio de la ciudadanía. En Revista Mexicana de Investigación Educativa, 35.

Recuperado el 14 de diciembre de 2009, de

http://www.rieoei.org/deloslectores/920Aneas.PDF

Bertely, M; Levison B. y Sandoval F. (2007). Etnografía de la educación. Tendencias

actuales. En Revista Mexicana de Investigación Educativa, 12. Recuperado el 14 de

diciembre de 2009, de http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/140/14003402.pdf

Kottak, Conrad Phillip (1999). Antropología: una exploración de la diversidad humana con

temas de la cultura hispana. Madrid: McGraw-Hill

Soria, A. (2008, enero). Temas centrales de la antropología de la educación contemporánea.

Educación y Educadores, 11(1), 129-144. Recuperado el 17 de septiembre de 2009,

de Education Research Complete database.

Sprinthall, N; Sprinthall, R. y Oja, S. (1996). Psicología educativa. México: McGraw-Hill.

Turpo, O. (2008). La netnografía: un método de investigación en Internet. En Revista

Iberoamericana de educación, 42. Recuperado el 15 de diciembre de 2009, de

http://www.rieoei.org/deloslectores/2486Gebera.pdf

Felipe de Jesús Ortiz Vior