Vous êtes sur la page 1sur 9

UNIDAD IX: LETRA DE CAMBIO.

9.1 Concepto y antecedentes.

Este tipo de título de crédito es el básico y el más importante, pues sus características, salvo algunas
condiciones especiales, se aplican en todos los títulos de crédito.

El mecanismo que maneja implica a tres personas:

a) Uno que crea el título llamado girador.

b) Otro que va a pagar el título llamado girado o aceptante; y

c) Uno más que va a ser el beneficiario, a quien le corresponde cobrar el documento.

En este orden, es la orden que una persona llamada girador, extiende a otra llamada girado, para
que pague a un tercero denominado beneficiario, una determinada suma de dinero.

9.2 Elementos personales, regulares y accidentales.

Los elementos personales son tres: el girador, el girado y el beneficiario.

La ley permite que las funciones de dos de ellos puedan recaer en una sola persona, pues el girador
y el girado están obligados al pago de la letra, el girador al crear la letra de cambio, es una persona
física o moral que confía en que el girado cumplirá con su orden de pago, por lo tanto, éste último
asumirá el papel de aceptante y por ello, obligado al pago en el momento en que asiente su firma
en el documento, aunque el girado no acepte la letra y por lo tanto, la orden del girador, la letra
subsistirá como válida, el girador es responsable de la aceptación y del pago de la letra, pues toda
cláusula que lo exima de responsabilidad se tendrá por no escrita, El girador puede asumir la calidad
de girado a la vez si el documento se emite en un lugar distinto a donde se va a pagar, quedando
automáticamente obligado, el beneficiario es importante en el documento, pues por sus
características la letra no puede ser emitida al portador, ya que en tal caso no podrá ser considerada
como letra de cambio

9.3 Requisitos esenciales de la letra de cambio.

La letra de cambio debe contener:

1. La mención de ser letra de cambio, inserta en el texto del documento.

2. La expresión del lugar y del día, mes y año en que se suscribe.

3. La orden incondicional al girado de pagar una suma determinada de dinero.

4. El nombre del girado.

5. El lugar y la época del pago.


6. El nombre de la persona a quien ha de hacerse el pago; y

7. La firma del girador o de la persona que suscriba a su ruego o en su nombre.

La omisión de uno o varios de ellos, rompe con la naturaleza del título de crédito, siempre que la ley
no señale presunción legal, si la letra de cambio no contuviere la designación del lugar en que ha de
pagarse, se tendrá como tal el del domicilio del girado, y si éste tuviere varios domicilios, la letra
será exigible en cualquiera de ellos, a elección del tenedor, si en la letra se consignan varios lugares
para el pago, se entenderá que el tenedor podrá exigirlo en cualquiera de los lugares señalados, en
la letra de cambio se tendrá por no escrita cualquiera estipulación de intereses o cláusula penal.
Esto muestra una vez más el formalismo y la literalidad del documento.

9.4 Aceptación de la letra de cambio.

Esta se entiende como el acto por el cual el girado plasma su firma en el documento asumiendo la
obligación de pago de la letra de cambio, eliminada la valuta o cláusula de valor recibido, es obvio
que la aceptación no está condicionada al requisito de haber recibido valores o dinero del girador,
si el girador no sabe o no puede escribir, firmará a su ruego otra persona, en fe de lo cual firmará
también un corredor público titulado, un notario o cualquier otro funcionario que tenga fe pública,
como lo mencionamos anteriormente, el girador es responsable de la aceptación y del pago de la
letra; toda cláusula que lo exima de esta responsabilidad se tendrá por no escrita, así mismo, la letra
de cambio expedida al portador no producirá efectos de letra de cambio. Si se emitiere
alternativamente al portador o a favor de persona determinada, la expresión "al portador" se tendrá
por no puesta, El endoso en propiedad de una letra de cambio, obliga al endosante solidariamente
con los demás responsables del valor de la letra, Si la letra se hace con indicación de domiciliaria, el
aceptante deberá precisar el nombre de la persona que deberá pagarla, pues ante su silencio se
entenderá que él mismo deberá pagarla en el lugar designado para el pago,

9.5 Plazos de vencimiento de la letra de cambio.

La letra de cambio puede ser girada:

a) A la vista.

b) A cierto tiempo vista.

c) A cierto tiempo fecha.

d) A día fijo.

Se requiere la presentación de la letra de cambio para el pago y difieren en el hecho de que a


cierto tiempo vista, se requiere presentar preventivamente el documento al obligado para su
pago, pues a partir de ese momento comienza el término para el pago.
-Una letra de cambio girada a uno o varios meses fecha o vista, vence el día correspondiente al de
su otorgamiento o presentación del mes en que debe efectuarse el pago.

-Las expresiones "ocho días" o "una semana," "quince días," "dos semanas," "una quincena" o
"medio mes," se entenderán, no como una o dos semanas enteras, sino como plazos de ocho o de
quince días efectivos, respectivamente.
-Los días inhábiles intermedios se contarán para el cómputo del plazo. Ni en los términos legales ni
en los convencionales, se comprenderá el día que les sirva de punto de partida.
-La fijación de una fecha específica es la regla general en este tipo de títulos de crédito, pues
permite fijar exactamente el plazo para el protesto, para las acciones cambiarias de regreso o para
la prescripción.
-El girador puede señalar para el pago el domicilio o la residencia de un tercero, en el mismo lugar
del domicilio del girado, o en otro lugar.
-El girador y cualquier otro obligado, pueden indicar en la letra el nombre de una o varias personas
a quienes deberá exigirse la aceptación y pago de la misma, o solamente el pago, en defecto del
girado, siempre que tengan su domicilio o su residencia en el lugar señalado en la letra para el
pago, o a falta de designación del lugar, en la misma plaza del domicilio del girado.

9.6 Letra de cambio en moneda extranjera

Al expedirse un título de crédito de estas condiciones en moneda extranjera, no se podría


consignar que se pacta una suma determinada de dinero, pues aun acudiendo a la ley monetaria,
el tipo de cambio podría redundar en una pérdida en la cantidad de moneda que se entregue, con
lo que no se satisfaría la exigencia legal de la ley.

Este mismo criterio lo adoptó la Suprema Corte de Justicia, respecto a muchas operaciones donde
se exige la determinación de una suma de dinero, como lo es el caso del arrendamiento, sin
embargo la misma institución de justicia citada, modificó su criterio al comentar que suma
determinada de dinero o precio cierto, se refieren en sentido lato, o sea a cualquier moneda o
divisa, pues la certidumbre o determinación en cuanto al importe se obtendrá de una simple
operación aritmética y máxime que, por lo que se refiere a los títulos de crédito cambiarios, el
vocablo que se emplea es dinero que es un concepto genérico que puede expresarse en moneda
de otros países.

Es posible suscribir títulos de crédito como la letra de cambio o el pagaré denominándolos en esta
moneda de cuenta, con excepción del cheque, los cuales se considerarán cumplidos cuando el
deudor pague en pesos el equivalente a lo que el Banco de México determine como valor de
dichas UDIS.
9.7 Cómo se redacta y se llena una letra de cambio.

- Los tres sujetos básicos del documento son el girador, el girado y el beneficiario.

- Debe colocarse en el documento la expresión “Letra de cambio”, pues como ya se dijo es


sacramental y su omisión puede traer como consecuencia el desconocimiento legal de la letra.

- Se debe mencionar claramente el lugar y fecha de suscripción por parte del girado, acompañando
siempre la firma del girador, pues la ausencia de cualquiera de las dos nos daría un título incompleto.

- Debe existir la orden incondicional de pago de una suma de dinero, que suscrita por el girador,
deberá ser cumplida por el girado. En sus orígenes, la letra se emitía para ser cumplida en un lugar
distinto, generalmente en la moneda del lugar donde el girado pagaba. Recuérdese que en nuestro
país no se admite la valuta, por lo que el girado no puede alegar derechos patrimoniales respecto
del girador. Por lo que se refiere a la orden incondicional, nos referimos técnicamente a una orden
simple y pura.

- Sobre las condiciones del girador y del girado, no existen más condiciones que sean personas físicas
o jurídicas sin más limitaciones o restricciones que las que dicten las leyes.

- Se deben asentar los nombres de los participantes de manera clara y con la mayor exactitud.

- Se pone el lugar y la época de pago. Respecto al lugar no se refiere a un domicilio específico, sino
a una población donde el girado pueda cumplir con su obligación. La época de pago debe ser a la
vista, a cierto tiempo vista, a cierto tiempo fecha o a fecha determinada. Para mayor aclaración nos
remitimos a lo ya explicado.

- El nombre del beneficiario, también con la mayor exactitud. Si el tomador es una persona con
limitación en su capacidad, se debe asentar el nombre de su representante legal.

- Firma del girador y del girado. Si la primera de estas personas no puede o no sabe firmar, se permite
la firma “a su ruego o en su nombre” pero con la intervención de un notario que pueda dar fe de la
procedencia de dicha firma.

- Ante el desuso de este título de crédito, el legislador optó por regular su expedición como parte
de una compraventa internacional de mercaderías. Así las cosas, los documentos servirán de
garantía en dicha operación, pues para el vendedor garantizan el precio a pagar en plazo cierto y
para el comprador, la expedición de documentos necesarios para la exportación como lo son el
conocimiento de embarque, la póliza de seguro o las facturas correspondientes.
9.8 ¿Por qué ha caído en desuso la letra de cambio?

Hoy la letra de cambio y quizás dentro de poco los pagarés y los cheques, parecen haber caído en el
inevitable desuso frente a otros instrumentos que la tecnología ha aportado y que traen agilidad,
flexibilidad y rapidez a las operaciones.

Entre otras inconveniencias de la letra de cambio están:

1. No pueden estipularse intereses o cláusula penal, so pena de nulidad.

2. No puede expedirse al portador.

3. Puede ser expedida a favor del mismo girador o bien a cargo del mismo, siempre que se pague
en lugar distinto al de su emisión.

4. Aunque es válida sin la aceptación del girado y con las condiciones ya citadas, su falta de firma es
una deshonra que afecta su existencia.

9.9 la acción cambiaria directa concepto y contra quien procede.

dícese cambiaría la acción que asiste al tenedor legítimo de la letra de cambio, del cheque o
del pagaré para cobrar su importe, intereses y ciertos gastos, de los obligados según el título.

En la letra de cambio y el pagaré la acción puede ser directa o de regreso. Es directa la que se
dirige contra el librado aceptante de la letra y el firmante del pagaré y sus respectivos avalistas. Es
de regreso la que se dirige contra los demás obligados cambiarios. En el cheque no se da más que
la acción de regreso.

La acción directa se puede ejercitar en cualquier momento dentro de los tres años siguientes
al vencimiento del título, sin necesidad de ningún otro requisito. La acción de regreso puede
ejercitarse antes del vencimiento o después. El regreso anterior al vencimiento procede cuando:
a) se hubiere denegado total o parcialmente la aceptación; b) el librado (aceptante o no) se
encuentre en suspensión de pagos, quiebra o concurso, o hubiere resultado infructuoso
el embargo de bienes; c) en una letra que tenga prohibida la presentación a la aceptación, si
el librador se encuentre en alguna de las situaciones antes descritas para el librado. Pero en todos
estos casos, el juez podrá acordar un plazo para el pago, nunca superior al que resta para
el vencimiento de la letra. Si por virtud de esta acción el pago se anticipare, se efectuará con
descuente correspondiente. La acción de regreso se encuentra en todo caso sometida a perjuicio o
decadencia si el tenedor no levanta las cargas que le vienen impuestas para conservar
el derecho de regreso. Estas cargas se resumen fundamentalmente en presentación oportuna de
la letra a la aceptación al pago y
el levantamiento de protesto o declaración equivalente del librado en la propia letra. Pero ha de
tenerse en cuenta que estas cargas no se dan siempre de un mismo modo, pues dependen del
modo en que se haya dispuesto acerca de la presentación a la aceptación, de
la prohibición de protesto o de señalamiento de un plazo para aquella presentación.
9.10 la acción cambiaria en vía de regreso concepto y contra quien procede

Una acción cambiaria de regreso es aquella que se interpone contra los obligados diferentes a los
principales Por ejemplo, en una letra de cambio el obligado principal es el aceptante que por lo
general es el deudor, pero también lo es el avalista, de manera que contra estos lo que procede es
una acción cambiaria directa, luego, la acción cambiaria de regreso se interpone contra otros
posible obligados como el fiador (que es distinto de avalista) o un endosante, La prescripción de la
acción de regreso es de un año.

9.11 El protesto por falta de aceptación y/o por falta de pago, para proteger la acción cambiaria en
vía de regreso.

El protesto por falta de pago es un documento auténtico extendido por un notario a petición del
portador o tenedor de un documento cambiario (Letra de cambio, pagaré o Cheque), para hacer
constar oficialmente el no pago al vencimiento del efecto, en Derecho Mercantil el protesto
constituye un acto sustancial que acredita la negativa del pago de la letra de cambio, del pagaré o
del cheque, así como el estado en que se encuentra el documento. Simultáneamente, el protesto
es, en determinadas circunstancias, presupuesto para el ejercicio del derecho de regreso contra
librador, endosantes y avalistas en el cheque.

UNIDAD X: EL PAGARÉ.

10.1 Concepto

Este documento constituye una forma evolucionada de la letra de cambio que en la práctica, la ha
venido a desplazar como el más importante título de crédito, por definición, este título de crédito
es una orden incondicional de pago realizada por un girador en beneficio de una persona.

10.2 Elementos esenciales.

Al respecto, sólo se pueden apuntar dos elementos personales que son el suscriptor u obligado y el
beneficiario o tenedor, al igual que en la letra de cambio, pueden existir avales y endosantes, la
obligación se contrae con la sola firma del documento, cuando se firma un pagaré a nombre de una
persona jurídica, se debe requerir que las facultades del apoderado incluya la de firma y suscripción
de títulos de crédito, así las cosas, la firma del mandatario debe acompañarse de la calidad con que
se ostenta para dar más seguridad a los posteriores endosatarios, sin embargo en interpretación
jurisprudencial a nivel de tesis, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha considerado que basta
solo la firma del suscriptor a nombre de una persona jurídica para que se tenga como título
ejecutivo, pues como este es el elemento esencial, resulta innecesario que se señale en el
documento el carácter con el que firma el suscriptor, pues eso no basta para que se niegue eficacia
jurídica al documento, toda vez que ya se encuentra la firma.
10.3 Semejanzas y diferencias entre el pagaré y la letra de cambio.

Las principales diferencias con la letra de cambio es que aquí solo existen dos personas el suscriptor
o girado y el beneficiario. Recuérdese que en la letra de cambio debe existir, girador, girado y
beneficiario, en el pagaré existe una promesa de pago, en tanto que en la letra de cambio es una
orden de pago. La promesa de pago es fundamental para el pagaré pues si ella no se encuentra
inserta en el documento, afecta su literalidad, en el sentido de que no se puede reclamar al obligado
algo que no esté determinado en el documento, en el pagaré si se pueden pactar intereses. En la
letra de cambio, no, en el pagaré no existen algunos personajes que si existen en la letra de cambio
como el girador o los recomendatarios, también se comenta que respecto a la presentación, si bien
es cierto que el pagaré tiene generalmente forma impresa o “machote”, hay infinidad de casos que
son mecanografiados o incluso, manuscritos.

10.4 Importancia contemporánea del pagaré.

Al respecto, se debe hacer mención que entre otras utilizaciones bancarias, los créditos
refaccionario, de habilitación o avío que los bancos realizan, se documentan mediante este título de
crédito, que aunque causales, en ellos debe mencionarse su procedencia e incluir las anotaciones
del registro de crédito, en la inteligencia de que su transmisión implica la responsabilidad solidaria
de quien la efectúe, pero también el traspaso de la parte correspondiente del crédito, incluidas las
garantías y demás derechos accesorios, en la proporción respectiva.

10.5 Modalidades de aplicación del pagaré.

El uso del pagaré como garantía de pago de muchas obligaciones, incluso de naturaleza civil, por las
que el pagaré es desvirtuado como documento cambiario, es importante revisar las diferentes
modalidades en que se le puede aplicar, algunas instituciones administrativas han venido
adoptando ciertas modalidades de pagarés, a sus actos administrativos, que sin modificar la
estructuras de estos, si se apartan del régimen legal de aquellos, entre otros manejos
administrativos, tenemos el caso de los pagarés que emite el Estado para oferta pública, conocidos
como papel comercial, en otros casos pagarés por valor determinado que son depositados en
INDEVAL o bien algunos otros con cláusulas de indexación al tipo de cambio del dólar
estadounidense, con previa inscripción en el Registro Nacional de Valores, en la Comisión Nacional
Bancaria y de Valores o en la propia Bolsa Mexicana de Valores.

10.5.1 Pagaré domiciliado.

En este caso es cuando existe un domiciliatario, con funciones similares al de la letra de cambio, es
decir, que es una persona en cuyo domicilio se pagará el documento, Si bien es cierto que la función
del domiciliatario, no implica obligación de pago de la persona que presta su domicilio, si será útil
en el caso de que se levante protesto por falta de pago, pues allí se pactó el pago del título de
crédito.
10.5.2 Pagaré bancario.

Este tipo de pagaré lo suscriben las instituciones de crédito para documentar sus créditos, es
frecuente la utilización de los pagarés, para apertura de crédito que los clientes de los propios
bancos emplean ante distintos acreedores, principalmente basados en la solvencia y seriedad de la
firma bancaria, también se utilizan pagarés para operaciones bancarias de pago como las realizadas
con carta o tarjeta de crédito, así como las muy socorridas tarjetas de débito.

10.5.3 Pagaré hipotecario.

Este tipo es una variante de los pagarés bancarios, donde el banco asume el papel de beneficiario
de uno o varios pagarés negociables o no, derivados de un crédito refaccionario, de habilitación o
avío, o simplemente hipotecario, sin que en todos se configuren operaciones exclusivamente
bancarias, a pesar de su frecuencia, en las operaciones antes referidas, aparece frecuentemente
como garantía un inmueble o una unidad industrial, por lo que la transmisión de los documentos
implica la transferencia de una parte alícuota de la garantía inmobiliaria, al permitir con ese criterio,
que un pagaré inserto en una factura y en un duplicado le pueda proceder la acción ejecutiva
mercantil, estamos de acuerdo que se ha pasado por alto el hecho de que es un duplicado, pensando
en que el deudor pueda tener el original y que con ello puede acreditar el pago, por lo que es
procedente acreditar el pago con la exhibición de la factura original, que por uso comercial se le
entrega al cliente una vez cubierto el importe de la mercancía y que en caso contrario, le retendrán
la factura.

10.6 El pagaré no negociable como título documentario de ciertos contratos de crédito

Los pagarés son utilizados para documentar un gran número de operaciones de crédito, para lo cual
la emisión de dichos títulos, que en principio pueden ser negociables pero se puede estipular como
no negociables sin que por ello se vea desvirtuada su naturaleza cambiaria, tal situación se puede
prever en los casos del arrendamiento financiero donde los títulos firmados son negociables o del
factoraje “con recurso” donde la participación solidaria del cliente hace que deban ser no
negociables.

10.7 El pagaré internacional.

El régimen jurídico internacional del pagaré lo configura la Convención Panamericana sobre


Conflictos de Leyes en Materia de Letras de Cambio, Pagarés y Facturas de 1975. Esta convención
fue ratificada por nuestro país por Diario Oficial de la Federación del 25 de abril de 1978, con una
aclaración respecto a la ley mexicana de que las facturas no son documentos negociables.
10.8 ¿Cómo se redacta un pagaré?

El pagaré debe contener:

a) La mención de ser pagaré, inserta en el texto del documento. Esto no quiere decir que sólo debe
existir en el encabezado del documento sino en su redacción.

b) La promesa incondicional de pagar una suma determinada de dinero, lo cual ya fue explicado con
anterioridad.

c) El nombre de la persona a quien ha de hacerse el pago, considerándose nulo si se expide al


portador, por lo que la circulación se deberá hacer por endoso.

d) La época y el lugar del pago. Si el pagaré no menciona la fecha de su vencimiento, se considerará


pagadero a la vista; si no indica el lugar de su pago, se tendrá como tal el del domicilio del que lo
suscribe.

e) La fecha y el lugar en que se suscriba el documento; y

f) La firma del suscriptor, o de la persona que firme a su ruego o en su nombre.

Entre otras reglas figuran las siguientes:

Los pagarés exigibles a cierto plazo de la vista deben ser presentados dentro de los seis meses que
sigan a su fecha.

Si el suscriptor omitiere la fecha de la vista, podrá consignarla el tenedor.

El pagaré domiciliado debe ser presentado para su pago a la persona indicada como domiciliatario,
y a falta de domiciliatario designado, al subscriptor mismo, en el lugar señalado como domicilio.

El protesto por falta de pago debe levantarse en el domicilio fijado en el documento, y su omisión,
cuando la persona que haya de hacer el pago no sea el suscriptor mismo, producirá la caducidad de
las acciones que por el pagaré competan al tenedor contra los endosantes y contra el suscriptor.

10.9 Importancia práctica de la correcta redacción y llenado de sus cláusulas.

Importante es en realidad saber cómo se debe realizar el llenado del pagaré, pues su utilidad
práctica lo hace imprescindible, al respecto una de las cláusulas más importantes es la de los
intereses, pues dicha cláusula menoscaba en diversos grados, la promesa de pagar una suma cierta
y determinada de dinero, de modo que ya no se ajustaría a la exigencia de que la promesa de pago
sea cierta y determinada, en este orden de ideas, tenemos como inexacto el hecho de que nuestro
máximo tribunal establece como criterio que es válida la estipulación de que se paguen los
impuestos que causen los intereses convenidos en un pagaré. en efecto, dicho criterio en lo general
dice que en un pagaré se pueden establecer diversas obligaciones siempre que se respeten los
elementos mínimos, lo que hace discutible dicho criterio es recordar el principio de la ley especial
deroga a la ley general, por lo que siendo especial la ley de títulos, es porque los documentos que
regula, no son propiamente contratos, por lo que no existe remisión a la libertad de contratación y
por lo tanto, la libertad de contratación que alega con base en la ley general, no es aplicable a ellos.