Vous êtes sur la page 1sur 3

.

La agroecología es la ciencia y la aplicación práctica de conceptos y principios ecológicos al


estudio, el diseño y la gestión de las interacciones ecológicas en los sistemas agropecuarios (por
ejemplo, las relaciones entre elementos bióticos y abióticos). Este enfoque sistémico integral en
materia de desarrollo de los sistemas agropecuarios y alimentarios se basa en muy diversas
técnicas, prácticas e innovaciones, que incluyen los conocimientos locales y tradicionales además
de los de la ciencia moderna.

Los términos “agroecología” y “agricultura orgánica” suelen utilizarse de forma intercambiable,


aunque la agroecología no promulga necesariamente la prohibición estricta del uso de insumos
sintéticos.
2009 - Glosario de Agricultura Orgánica de la FAO

Agroecología: conceptos y características La agroecología surge en los años 70, pero su


conocimiento y practica son tan antiguos como los orígenes de la agricultura. A medida que se
investiga la agricultura tradicional se torna evidente, que estos sistemas agrícolas incorporan
mecanismos para acomodar los cultivos a las variables del entorno natural y así, protegerlos de la
depredación y competencia de otras plantas. Estos sistemas utilizan insumos renovables locales,
como los rasgos ecológicos y estructurales propios de los campos, barbechos y vegetación
circundante. La agroecología propone una agricultura, bajo un enfoque ecológico, con un nuevo
marco teórico, para analizar los procesos agrícolas más amplia y simple. La agroecología se define
como el manejo sustentable ecológico de los agroecosistemas, mediante la acción social colectiva,
como alternativa al modelo de manejo agroindustrial; con propuestas de desarrollo participativo
desde los ámbitos de la producción y circulación de sus productos, estableciendo formas de
producción y consumo que contribuyan a encarar la crisis ecológica y social, generada por el
neoliberalismo y globalización económica (Sevilla y Woodgate,1997).

La agroecología es un enfoque transdisciplinario científico que define, clasifica y estudia los


sistemas agrícolas desde una perspectiva agronómica, ecológica y socioeconómica, étnica y socio-
cultural; se considera el fundamento científico de la agricultura sustentable, ya que brinda
conceptos, características y principios ecológicos para analizar, diseñar, administrar y conservar
recursos de sistemas agrícolas.La agroecología integra saberes tradicionales, con el conocimiento
técnico moderno para obtener métodos de producción que respeten el ambiente y la sociedad, de
modo de alcanzar no sólo metas productivas, sino también la igualdad social y sustentabilidad
ecológica del agroecosistema.Se estudia la agricultura desde una perspectiva holística, sistémica y
entrópica,integrando en sus análisis disciplinas provenientes de las ciencias naturales y ciencias
sociales; considera el manejo ecológico del ecosistema, como elementos sociales, que determinan
las condiciones de la producción agropecuaria, aportando a la construcción de una agronomía
social y ecológica, que contribuya la superación de la crisis ecológica desde el manejo de los
recursos naturales, generando una forma de producir, que no deteriore la naturaleza y la
sociedad. La Agroecología no es una disciplina cerrada, ella crece por los aportes de otras
disciplinas, interacciona y evoluciona con ellas, incorporando todo lo positivo, para contribuir a un
desarrollo rural sustentable. Tiene sus bases en las ciencias agrícolas, ecología, sociología,
antropología, geografía, estudios campesinos, investigaciones sobre desarrollo rural, economía
ecológica y ecología política (García,2000).
Ecosistema

Un ecosistema es un sistema natural que está formado por un conjunto de organismos vivos
(biocenosis) y el medio físico donde se relacionan (biotopo). Un ecosistema es una unidad
compuesta de organismos interdependientes que comparten el mismo hábitat. Los ecosistemas
suelen formar una serie de cadenas que muestran la interdependencia de los organismos dentro
del sistema.

El concepto, que comenzó a desarrollarse entre 1920 y 1930, tiene en cuenta las complejas
interacciones entre los organismos (por ejemplo plantas, animales, bacterias, protistas y hongos)
que forman la comunidad (biocenosis) y los flujos de energía y materiales que la atraviesan.

El término ecosistema fue acuñado en 1930 por Roy Clapham para designar el conjunto de
componentes físicos y biológicos de un entorno. El ecologista británico Arthur Tansley refinó más
tarde el término, y lo describió como «El sistema completo, incluyendo no sólo el complejo de
organismos, sino también todo el complejo de factores físicos que forman lo que llamamos medio
ambiente». Tansley consideraba los ecosistemas no simplemente como unidades naturales sino
como «aislamientos mentales» («mental isolates»). Tansley más adelante definió la extensión
espacial de los ecosistemas mediante el término «ecotopo» («ecotope»).

Fundamental para el concepto de ecosistema es la idea de que los organismos vivos interactúan
con cualquier otro elemento en su entorno local. Eugene Odum, uno de los fundadores de la
ecología, declaró: «Toda unidad que incluye todos los organismos (es decir: la "comunidad") en
una zona determinada interactuando con el entorno físico así como un flujo de energía que
conduzca a una estructura trófica claramente definida, diversidad biótica y ciclos de materiales (es
decir, un intercambio de materiales entre la vida y las partes no vivas) dentro del sistema es un
ecosistema». El concepto de ecosistema humano se basa en desmontar de la dicotomía
humano/naturaleza y en la premisa de que todas las especies están ecológicamente integradas
unas con otras, así como con los componentes abióticos de su biotopo.

El ecosistema es la unidad de trabajo, estudio e investigación de la Ecología. Es un


sistema complejo en el que hay interacciones de los seres vivos entre sí y con el
conjunto de factores no vivos que forman el ambiente: temperatura, sustancias químicas
presentes, clima, características geológicas,