Vous êtes sur la page 1sur 4

Por lo tanto, el Contrato de la Administración Pública tiene un carácter instrumental: es uno de los

medios de que se vale la Administración Pública para el cumplimiento de sus fines. Es decir, su
existencia está justificada como medio para el cumplimiento de los objetivos de la Función
Administrativa.

El contrato de empleo físico será siempre una persona física; en el contrato de concesión de
servicios públicos, obra pública, suministro, etc.

En relación contractual tiene lugar dos entes de la administración, su carácter administrativo es


incuestionable, el contratista persigue el propósito distinto del estado, el contrato se celebra entre
entes públicos sin esa desigualdad de propósitos. Un ente público pacta con otro la prestación de
un servicio público, evidentemente habrá un fin económico diverso.

La relación subyacente a los Contratos de la Administración Pública es la de Poder con Libertad o


la de Poder con Poder; de lo cual se deriva que la construcción del régimen contractual público
debe girar en torno a dichas posibilidades de vinculación; estableciendo los principios y normas
que garanticen las facultades, deberes, derecho y obligaciones involucrados en tales relaciones.

El contrato es negocio bilateral. Es el resultante negacional unitaria de manifestaciones


provenientes de dos o más partes, se requiere de voluntades validas que concurren en la
formación entre la administración y el contratista.

El contrato público o el negocio jurídico de derecho público, es un acuerdo de relaciones jurídicas,


que tiene por objeto de las obras y servicios públicos, cuya realización y prestación constituyen el
fin de la administración, con la participación de un órgano estatal o ente no estatal.

[…] Conceptualmente entendemos que contrato administrativo es toda declaración bilateral o de


voluntad común, productora de efectos jurídicos entre dos personas, de las cuales una está en
ejercicio de la función administrativa” (Dromi,2005, p.449)

La Función Administrativa en la contratación administrativa constituye una de las manifestaciones


de ésta, cuando se celebra un contrato de la Administración Pública entre una entidad de la
Administración Pública y un sujeto privado, sustantivamente se están vinculando el interés
colectivo con un interés privado; y, cuando se celebra dicho tipo de contrato entre dos entidades
de la Administración Pública, se vinculan dos manifestaciones de interés colectivo.

El concepto de Contrato de la Administración Pública comprende como elemento subyacente la


noción genérica de Contrato, pero incorpora como especificidad y componente distintivo el hecho
de que por lo menos una de las partes que celebran el contrato es una entidad de la
Administración Pública.

Ejerciendo función administrativa en una de las modalidades de ésta función (acción de contratar
administrativamente) establece un vínculo contractual con una o más personas privadas y/o con
una o más entidades de la Administración Pública.

La Constitución Política contiene artículos que establecen los principios y normas básicas de la
contratación en el Perú. Tales los casos de los artículos 2º, inciso 14 (Derecho de la Persona a
contratar con fines lícitos, siempre que no contravengan leyes de orden público); y 62º (sobre
libertad de contratar).

Las obras y la adquisición de suministros con utilización de fondos o recursos públicos se ejecutan
obligatoriamente por contrata y licitación pública, así como también la adquisición o la
enajenación de bienes.

La contratación de servicios y proyectos cuya importancia y cuyo monto señala la Ley de


Presupuesto se hace por concurso público. La ley establece el procedimiento, las excepciones y las
respectivas responsabilidades.

[…]La formación de la voluntad contractual se produce al otorgar los contratantes su


consentimiento mediante el procedimiento legal y reglamentado correspondiente, pues la
voluntad estatal debe expresarse según las formas especiales que el derecho público prevé”
(Dromi ,2005, p.453).

Por lo tanto, cada artículo que se pretenda proponer en la legislación o en la reglamentación sobre
contratos públicos, tiene que ser validado respecto de cada uno de estos actores a efecto de
determinar cuál será su impacto real. Por ejemplo, no por apurar la celebración de los contratos
estaríamos mejorando el sistema contractual.

Es importante destacar que la Contratación Pública no sólo compromete el interés de cada


entidad pública contratante con el interés de cada persona privada o entidad pública que contrata
con ella; pues la realidad demuestra que los contratos de la Administración Pública, en tanto que
implican la aplicación de fondos y recursos públicos para el cumplimiento de políticas públicas,
impactan en diferentes actores, cada uno de los cuales tiene un propio centro de interés.

Cada actor señalado tiene la expectativa de que el régimen contractual administrativo le


proporcione condiciones para que sus derechos e intereses estén garantizados; sin embargo,
todos los actores deben ser conscientes que se espera de ellos una actitud participativa, de modo
que cada cual aporte lo que le corresponde a favor del desarrollo y protección de un sistema
contractual eficiente y transparente.

Las leyes constituyen medidas de fomento del Estado para la promoción de la inversión privada
orientada a fines de interés general o a satisfacer necesidades públicas, a la que se le otorga
contractualmente la seguridad de que determinado régimen jurídico permanecerá inalterable
durante un período de tiempo, de modo que las futuras modificaciones de la legislación con
posterioridad a la suscripción del respectivo convenio no les serán aplicables. El alcance de la
estabilidad jurídica otorgado por los contratos ley es variado dependiendo del marco legal al
amparo del cual se suscriben, puede comprender la estabilidad del régimen jurídico de un solo
tributo o del conjunto de tributos que gravan a una empresa, de las normas laborales e incluso de
las normas que configuran el marco regulatorio de la empresa contratante.

La Licitación Pública se convoca para la contratación de obras y para la adquisición de bienes y


suministros dentro de los márgenes que establece la Ley Anual de Presupuesto. La licitación para
la ejecución de obras puede desdoblarse en: licitación pública nacional o licitación pública
internacional, en este último caso cuando las características técnicas de las obras requieran de
postores internacionales. El Concurso Público se convoca para la contratación de servicios de toda
naturaleza incluyendo consultorías y arriendos. Los procedimientos de licitación y concurso
público son los que poseen mayores formalidades en relación a los demás.

La ley de contrataciones y adquisiciones de estado establece los lineamientos básicos que


establecen los limites mínimos máximos que deben observar las entidades del sector público, en
los procesos de adquisiciones y contrataciones de bienes, servicios u obras; dentro del marco de
los criterios de racionalidad y transparencia. Asimismo, regula las obligaciones y derechos que
derivan de los mismos. (Romero,2010, p.98)

En caso se generen controversias durante el trámite de los procedimientos administrativos de


selección, es decir desde la convocatoria hasta antes de la suscripción del contrato, los postores
pueden presentar un recurso de apelación que sólo podrá interponerse luego de otorgada la
buena pro para que sea resuelto por el Tribunal de Contrataciones y Adquisiciones del Estado del
Consejo Superior de Contrataciones y Adquisiciones del Estado – CONSUCODE, cuya resolución
agota la vía administrativa.

El objeto contractual o grupos de objetos contractuales son regulados por distintos grupos de
leyes y reglamentos, siendo tarea necesaria la integración progresiva de la normativa contractual
de la Administración Pública, de modo que ella contemple principios generales, estructuras
generales de procedimiento y normativa especial para casos especiales.

Las concesiones sobre actividades calificadas legalmente como servicios públicos están reguladas
por diversas leyes sectoriales que establecen el marco legal para el desarrollo de la respectiva
actividad, así sucede en telecomunicaciones, electricidad o energía y saneamiento.

En otras palabras, el contrato y la ley o también denominado convenio de estabilidad jurídica,


tiene por efecto la ultra actividad del marco legal vigente a la fecha de suscripción del convenio, su
consagración constitucional impide que el Estado pueda modificar unilateralmente sus términos,
incluyendo la vía legislativa

La administración la cual consiste en el requisito de la existencia previa de una habilitación legal


para la actuación de ésta mediante sus órganos y, que pueda entenderse que la aplicación estricta
del principio es lo que aquí se defiende o propugna; debe estarse a que el principio de legalidad no
implica solamente que la actuación de la administración se encuentre limitada a supuestos de
hecho específicos.

[…] la contratación administrativa comprende las obras, licitaciones y los concursos, todo lo cual es
en conjunto la modalidad de adquisición de bienes y servicios de mayor importancia en el sector
público. (Cervantes,2011, p.240)
Dromi, R. (2005). Derecho Administrativo. Perú: Gaceta jurídica.

Cervantes, D. (2011). Manual de derecho Administrativo. (3. ed.). Perú: RODHAS.

Romero, A. (2010). DERECHO ADMINISTRATIVO II. PERU: Fondo Editorial de la UIGV