Vous êtes sur la page 1sur 18

Biblia, homoerotismo y algunos textos bíblicos candentes.

Cuando nos enfrentamos a temáticas tan actuales como las referentes a la sexualidad,
temáticas que están en la palestra en medios de comunicación al cual cualquier creyente se
ve afecto a ver, cabe pensar y meditar, ¿ que tiene la iglesia, o el creyente que decir frente a
controversias sociales como el homoerotismo?, ¿ podemos tomar una posición concreta frente
a esto?, ¿ cómo enfrentar esto sin invalidar el espíritu de amor, no excluyente del evangelio?,
frente a estas y muchas más interrogantes el creyente no muy avezado en su misma biblia se
hace eco de algunos textos que han sido usados como una espada cortante para determinar
una posición concreta y muchas veces excluyente , y cuyo contenido no ha sido bien
estudiado, precisamente a llenar un poco este vacío quiere el escritor del presente artículo
orientar su estudio.

Siempre cuando nos adentramos en un estudio específico nos topamos con algunas
dificultades, sobre todo en cuanto a las traducciones, ya se ha dicho bastante sobre el adagio
“toda traducción es a la vez una traición” al texto, por eso es conveniente ir al idioma
original de los textos para intentar buscar el mejor sentido de alguna palabra o frase, e
incluso una pequeña revisión a la historia de algunas palabras nos pueden dar una luz mejor
sobre algún pasaje

Una dificultad adicional se presenta cuando nos percatamos que los autores bíblicos
desconocen conceptos actuales o modernos como el de orientación sexual,
homoerotismo, etc. Simplemente se remitieron a hablar de las “conductas” sexuales
características de los tiempos en los que les tocó vivir. En efecto, hasta fines del siglo XIX
las personas no se clasificaban en base a su orientación sexual, por lo que en materia de
sexualidad sólo se hacía referencia al “comportamiento”, esencialmente a quien tenía
sexo con quien.

En cuanto al método apropiado de interpretación, este requiere que llevemos esos


textos que son usados en referencia a la temática que se pretende estudiar a su contexto
histórico, cultural y social original, para que después de un cuidadoso análisis, se pueda
decidir su significado y aplicabilidad a la realidad actual.
En este punto radica la debilidad de la interpretación tradicional que se ocupa de la
lectura exclusivamente “literal” de los textos sin detenerse en estas consideraciones.
Simplemente se leen diciendo que “esto es lo que dice la Biblia” dejando de lado la
necesidad de “interpretar” lo que se lee i. Para corregir esto adentrémonos en los textos
más comunes para involucrarse en esta temática sexual.

Una consideración previa.

En cuanto al tema de la sexualidad los autores bíblicos fueron profundamente


influenciados por fuertes presuposiciones culturales que tuvieron en común la mayoría de
los pueblos antiguos, entre las que se destacan las de jerarquía social y las de jerarquía
de género que en el día de hoy son consideradas anacrónicas e inadmisibles, detallemos
un poco a 4 de ellas que son de mucha utilidad a la hora de la comprensión de los textos
que estudiaremos.

1) Una de esas presuposiciones era la superioridad del varón respecto de la mujer y


de quien penetra en una relación sexual con respecto a la persona que es
penetrada, consideraciones éstas que conformaban la base de la estructura
patriarcal donde las relaciones, fundamentalmente dentro el matrimonio, no se
basaban en un acuerdo o pacto de iguales sino que constituían una transferencia
de “propiedad sexual” del padre o tutor hacia el esposo.

2) En las culturas antiguas las relaciones homosexuales no constituían un problema


moral o ético particular. En efecto, “para la cultura greco-romana por ejemplo la
homosexualidad no era problemática siempre que fuese varonil, activa y
controlada y aunque se aceptaba el sexo entre hombres en las condiciones
apropiadas, la renuncia a la hombría que marcaba el afeminamiento y la pasividad
(comportarse como lo haría una mujer) aunque libre de penalidad legal, llevaba
consigo un profundo desprecio social”

3) Entre otras presuposiciones se destacan las de orden jerárquico que permitían el


sometimiento de las personas socialmente inferiores (prostitutos, extranjeros,
esclavos, jovencitos) y las antiguas nociones de pureza-impureza que constituyeron
la base de muchas construcciones legales, como las que encontramos en el libro de
Levítico -nociones que son comprensibles en el contexto de la cultura hebrea
antigua, pero que desde la ética cristiana actual resultan extrañas y opresivas.

4) En otro orden, la creencia pre-científica del semen o “semilla” como transmisor de


la vida y la descendencia tuvo también un papel de influencia importante. Por ese
motivo las relaciones sexuales no procreativas solían compararse con la “siembra
infructífera” en un terreno infértil. ii

Algunos textos más connotados en la discusión actual:

I) Levitico 18,22: “No te ECHARÁS ( lit: los acostamientos )con varón como con mujer; es
abominación.” y 20,13 “Si alguien se acuesta con varón como se hace con mujer, ambos
han cometido abominación: morirán sin remedio; su sangre caerá sobre ellos.”
RV 1960. iiiiv

El capítulo precedente se enmarca dentro del contexto de la identidad del pueblo Hebreo
frente a las costumbres de otros pueblos de las tierras de Canaán (recalcada dentro del
concepto de pureza e impureza), les dice en el verso 3 v“No se comporten de acuerdo a las
prácticas de Egipto donde alguna vez vivieron, ni sigan las costumbres de
Canaán, tierra a la cual Yo los conduzco, ni vivan de acuerdo a sus costumbres. 4Cumplan Mis leyes
y lleven a la práctica Mis decretos conduciéndose conforme a ellos.”, luego en el verso 6 comienza
una lista de actividades de tipo sexual las cuales son ilícitas ahora para el pueblo que se
asienta en Canaán, estas van desde el incesto , relaciones con diversos parientes, prohibición
de tomar una mujer más su hermana, hasta no tomar una mujer en época de menstruación vi,
luego comienza el trato y actitud que debe tomar frente a la idolatría de los pueblos
circundantes, por esto no debe pasar sus hijos por fuego, ni hacer las prácticas sexuales entre
hombres, con animales “para llamar la atención de los dioses”, si lo hacen, esto es
considerado una perversión vii( Heb: tzimá): Perversión , pero que textualmente bien podría
significar: “consejo”, “sugerencia”.
Tales prácticas fueron las causas de la expulsión de ellas de Canaán viii, por lo que la
recomendación del escritor es a no tener tales prácticas ya que así también ellos podrían ser
expulsadas de esta nueva tierra ix.

Tales prácticas sobre todo desde el verso 21 están enmarcadas dentro del contexto de la
idolatría x, estas prácticas eran realizadas dentro del culto pagano, una lectura atenta notara
que no se hace mención al sexo entre mujeres, lo que más nos confirma que no hablan los
textos de una lista de pecados sexuales, sino de una lista de acciones prohibidas que se
cometían dentro del contexto cultual idolátrico.
Además a esto vale la pena agregar un sentido del desprecio a tal acto. En los tiempos
antiguos en donde se sitúa el escritor nos encontramos frente a una sociedad patriarcal, no
como la actual, en este tipo de sociedades los esclavos estaban sujetos a los hijos, los hijos a
la madre, la madre estaba sujeta al marido y este a su padre mientras vivía, si en alguna
circunstancia algún hombre fuese penetrado analmente lo rebajaba al nivel secundario de la
mujer xi(la mujer en ese entonces era mirada casi como un objeto, incluso en el famoso
decálogo es vista de esta manera, se le pone junto a otras propiedades del hombre: casa,
esclavos , animales, las cuales a otro hombre le está prohibido codiciar, tal es el caso que
muestra también el Código Hammurabi donde se describe que un hombre para pagar sus
deudas podía vender a su mujer e incluso sus hijos xii) por lo que caía de su status, lo cual era
completamente abominable para aquel tiempo, por eso el Levítico menciona específicamente
los acostamientos entre varones y no entre mujeres.

II) Sobre Sodoma en el A.T Gén 19,1-8:

Tal episodio describe la actitud imperante en los pueblos de Sodoma y Gomorra. Y a propósito
el autor pone este capítulo después del 18 en donde aparece Abraham como un hombre
tremendamente hospitalario y que corre para recibir a estos visitantes extraños xiii, en
contraposición a los habitantes de Sodoma quienes se destacan por su rechazo a tal
costumbre marcadamente importante en oriente en la antigüedad, incluso hasta en los
tiempos del nuevo testamento xiv.

En efecto, en el mundo antiguo, y especialmente en Israel, una de las obligaciones sociales


más graves que había era la de ofrecer alojamiento al extranjero. Los profetas la tenían entre
las virtudes principales xv. El santo Job dice haberla practicado siempre en su vida xvi. Era una
acción tan noble que hasta Dios la práctica xvii . Su observancia era capaz de limpiar cualquier
pecado, como se ve en la historia de la destrucción de Jericó, donde Dios exterminó a todos
sus habitantes excepto a una prostituta (a pesar de que la prostitución es un pecado grande
en la Biblia), porque ella unos días antes había dado hospitalidad a dos hebreos en su casa xviii .
La ley de hospitalidad era sobre todo un principio de supervivencia en el oriente antiguo. Su
objetivo era el de ofrecer al peregrino techo, comida y cama para protegerlo de los peligros
del viaje. Por eso cuando los mensajeros divinos llegaron a Sodoma, Lot les ofreció
alojamiento en su casa en cumplimiento de esta norma. En cambio los sodomitas, insolidarios,
prefirieron divertirse con ellos. Y no encontraron mejor manera de humillarlos que
rebajándolos a la condición de mujer (tema mencionado más arriba)

Lot cumple como hizo Abraham en Génesis 18 con la ley de la hospitalidad, pero los
extranjeros en Sodoma eran menospreciados, ya que se pensaban que podrían dominar o
conquistar la ciudad e incluso dejarla en la pobreza frente a esto Lot se está jugando la vida,
“Lot es responsable por la vida de los visitantes a tal punto que ofrece a sus hijas” xix.

El relato en si ofrece la siguiente información:

Vemos a un Lot sentado a la puerta ( v.1),”en la antigüedad las personas que se sentaban en la
puerta lo hacían para empeñar su status de juez dentro de los pueblos.”. Entonces aparecen
unos ángeles con forma humana y vestidos como extranjeros y Lot les dice Vayan ( v.2) a mi casa
para que pernocten ahí, aunque ellos se resisten Lot insiste y le acompañan, en eso todo el pueblo
(en Heb Enoshim, “habitantes”) xx, Llamaron a Lot y le preguntaron: “¿Dónde están los hombres
que vinieron a ti esta noche? ¡Sácalos para que los conozcamos!”.

Importante es en este relato detenernos un poco en el verbo “Conocer” ( v. 5): del Heb
“yada”, este ocurre 943 veces en la Biblia Hebrea, solamente de 15-17 veces en sentido
sexual, una de estas es nuestro texto de estudio, pero el contexto no habla exclusivamente
sobre penetración anal, está más enfocado al sentido de la misma raíz del vocablo : “Anah;
(oprimir, humillar)” para referir a un acto de violación sexual acometido tanto por hombres
como por mujeres.
Bajo estas aclaraciones debemos interpretar el texto como una intención de los Sodomitas de
humillar a través de la violación (por parte de todo el pueblo) a estos ángeles divinos, para
que de esta forma (que seguramente practicaban con todo visitante) estos se fuesen y
dejaran tranquilas sus tierras y no pretendieran volver.

III) La traducción Sodomita en textos del Antiguo testamento y su influencia


hasta hoy.

Lamentablemente cuando acudimos a una traducción de cualquier libro, sea bíblico o no,
acudimos también a una interpretación de un texto (esto aunque la intención del traductor
quiera ser neutral), ya que es imposible que una traducción no tenga ya una especie de pre
comprensión dado el contexto vital de quien traduce (lo mismo sucede con el lector xxi).

Las traducciones antiguas no estuvieron ausentes de tal aspecto, de hecho tradujeron las
leyes en Deuteronomio 23:17-18 y cuatro textos en 1-2 Reyes como sodomía con énfasis
homosexual o lésbico.

Las versiones antiguas mal tradujeron Kadesh como “sodomita”. La palabra hebrea Kadesh
significa “santo, consagrado, apartado”, se usaba esta palabra para describir a lo santo, como
por ejemplo a los sacerdotes o lugares del mismo templo Hebreo y cuando es usada en un
contexto pagano describe lo considerado santo en el culto idolátrico ( lugares o sacerdotes
idolátricos o hieródulo .

Cabe notar además que este término es usado como sustantivo masculino seis veces para
referirse al “prostituto, sacerdote cultico” o “hieródulo”. xxii

Un ejemplo lo podemos ver en ( Deut 23,17-18 RV95): “No haya ramera (Kadeshah) entre las
hijas de Israel, ni haya sodomita (Kadesh) de entre los hijos de Israel. No traerás la paga de una
ramera (Zonah) ni el precio de un perro (Keleb) a la casa de Jehová (YHWH), tu Dios, por ningún
voto, porque abominable es para Jehová, tu Dios, tanto lo uno como lo otro.”

Así que tales traducciones antiguas hacen mal al traducir Kadosh por Sodomita, tal acepción
está muy alejada del sentido del término hebreo y sin nada que ver con el concepto Sodoma.

De hecho en el A.T el primero en recordar los vicios de Sodoma es el profeta Isaías, en el siglo
VIII a.C. Y dice que consistían en la práctica de un culto superficial, la opresión de los más
pobres (Is 1,10-17) y la corrupción de los jueces (Is 3,9).
En el siglo VII, Jeremías da otra versión. Dice que su maldad era el adulterio, la mentira y el
no arrepentimiento (Jer 23,14).
En el siglo VI a.C., Ezequiel afirma que fue el orgullo, la gula y la pereza (Ez 16,49-50).
En el siglo II a.C., el libro del deuterocanónico Eclesiástico la identifica con la soberbia (Eclo
16,8) xxiii.
En el siglo I a.C., el 3º libro de los Macabeos (una obra apócrifa judía) dice que era la
arrogancia (3 Mac 2,5).
O sea, en todo el Antiguo Testamento, escrito a través de varios siglos, no hay un solo
testimonio de que en Sodoma se practicara la sodomía con el énfasis homoerótico actual.

El Nuevo Testamento también habla varias veces del pecado de Sodoma. Mat (10,14-15;
11,23-24), Luc (10,12; 17,29), la 2º Ped (2,6-8), el Apoc (11,7-8), pero ninguno precisa cuál
era. Sólo la Carta de Judas (1,7) hace una pequeña alusión a la sexualidad (tema se tratara en
la otra parte).

En la historia la primera referencia a Sodoma con un énfasis netamente sexual está en un


libro apócrifo judío, del año 50 a.C., llamado El Testamento de Neftalí (4,1) xxiv, donde por
primera vez se identifica a los sodomitas como homosexuales.
La segunda mención se encuentra en otra obra apócrifa judía, El 2º libro de Enoc (10,3),
también del año 50 d.C.
Luego tenemos al escritor judío Filón de Alejandría, quien en su obra De Abraham (26,134-
136), criticando las inmoralidades de la Alejandría del siglo I, cuenta que los sodomitas tenían
el infame vicio de unirse a hombres como si fueran mujeres.
Más tarde, el historiador Flavio Josefo, en su libro Antigüedades Judías del año 93 d.C. cuenta
lo mismo, y es el primero en usar la palabra “sodomía” para referirse a la práctica
homosexual en general.
Así, pues, a fines del siglo I d.C. se había generalizado entre los judíos la idea de que el
pecado de Sodoma era el de la homosexualidad.
Esta nueva interpretación pasó después al cristianismo, y muchos escritores de la Iglesia
(como san Clemente de Alejandría, San Juan Crisóstomo, San Agustín, Efrén el Sirio,
Tertuliano) aceptaron sin titubeos que la falta de Sodoma fue su afición a prácticas
homoeróticas.

Un par de siglos después, fueron los Padres de la Iglesia quienes comenzaron a extenderse
sobre las generalizadas conductas homosexuales pederásticas para ir asociando gradualmente
la homosexualidad con el “pecado” de Sodoma que recién aparece por primera vez en esos
términos a través de los escritos de San Juan Crisóstomo en el siglo IV DC. En efecto,
Crisóstomo, que además era antisemita, hizo de la homosexualidad no sólo el pecado
prominente de Sodoma sino su único pecado. “Si (alguien) no cree en el infierno, que
considere a Sodoma, que reflexione sobre Gomorra y la venganza que fue infligida… ¿Quisiera
Usted conocer la causa por la que todo eso fue hecho? Fue por un pecado, muy grave, aún por
tan solo uno. Los hombres de aquella época tenían pasión por los jovencitos, y a cuenta de
eso sufrieron este castigo”. Los varones que practican esos actos sufren, según el criterio de
Crisóstomo, la más horrible de todas las consecuencias: “Afirmo que no sólo te conviertes
[por esto] en una mujer, sino que dejas de ser hombre, aunque ni te transformas en esa
naturaleza, ni conservas la que tenías. Te conviertes en un traidor de almas, y mereces ser
expulsado y lapidado por hombres y mujeres.”, incitando con sus palabras al castigo de los
homosexuales. Un siglo después en el año 533 el emperador Justiniano que culpaba a los
homosexuales por los desastres naturales de su época tales como hambrunas, terremotos y
pestilencias, decretó que se extendiera la pena de muerte a todos los actos sexuales entre
varones dando origen a una larga historia de persecución, tortura y muerte. xxv

Posteriormente a esta época y hasta el siglo XII se aceptó estas prácticas e incluso se casaban
a tales parejas. Pero ya en el siglo anterior con el monje medieval Pedro Damián (1007-1072)
quien nuevamente acuño el término “sodomía” para designar un pecado sexual siempre sin
definición clara y explícita, dio pie al surgimiento nuevamente de leyes que nombraron la
“sodomía” un crimen, castigado con torturas y pena de muerte.

Posiblemente esta influencia es la que vemos arraigada en estas versiones antiguas como la
RV, pero hoy, ya todas las traducciones modernas rectifican este grave error y hacen patente
que los textos hablan específicamente de prostitutos, no de “sodomitas”, “homosexuales” o
“heterosexuales”, un ejemplo de esto son las traducciones de “Hieródulo” por la BJ;
prostitución ritual” en la NVI; “la prostitución practicada en los cultos paganos” por la DHH.

IV) El concepto Sodomía y el Nuevo testamento.

En cuanto al Nuevo testamento aparte de sufrir el peso de una mala traducción sufre aún más
de una mala interpretación, una interpretación cargada por un contexto actualmente
homoerotico, tal carga de pre-comprensión debido a la situación vital ( sitz in lebem) xxvi de
los intérpretes , les han hecho ver en las citas de la escritura a Sodoma como una clara
alusión a actos homoeróticos.

Trataremos aunque sabemos es imposible, de ser lo más neutral que podamos, veremos
dentro del texto mismo cual es el sentido más correcto del termino Sodoma en el nuevo
testamento, esto lo haremos no solo donde el texto es citado literalmente sino también
donde encontremos al parecer alguna alusión a él.
Comenzaremos por los evangelios para ver que nos dice el mismo Jesús sobre este concepto:

1) Podemos ver que Jesús en los evangelios solo condena a Sodoma por su falta
de hospitalidad.

Al enviar a los doce discípulos en misión dice:

“11 En cualquier pueblo o aldea donde entren, busquen a alguien que merezca recibirlos, y
quédense en su casa hasta que se vayan de ese lugar. 12 Al entrar digan ‘Paz a esta casa’. 13 Si el
hogar se lo merece, que la paz de ustedes reine en él; y si no, que la paz se vaya con ustedes. 14 Si
alguno no los recibe bien ni escucha sus palabras, al salir de esa casa o de ese pueblo, sacúdanse el
polvo de los pies. 15 Les aseguro que en el día del juicio el castigo para Sodoma y Gomorra será
más tolerable que para ese pueblo. (Mateo 10,11-15 ;Luc 10,8-12 = Q 10,10-12 xxvii)”.

El texto muestra las instrucciones para la actividad misional de la comunidad primitiva, estas
xxviii
“palabras del señor” enmarcadas dentro del contexto judío, en donde los discípulos son
xxix
enviados a su nación (12 en representación de Israel ) en la serie de instrucciones para tal
empresa , tanto los evangelios como Q enfatizan claramente en el verso de la condenación a
los que no reciben el mensaje , que su pecado era la falta de hospitalidad y no el
“homoerotismo”, esto contrariamente a las interpretaciones homoeróticas tan populares con
Filón de Alejandría y otros judíos de la época.
xxx
Sabemos que Jesus como buen maestro de la ley (Torah ) conocía bien la tradición del
xxxi
Tanaj (Antiguo Testamento,) y cita a Sodoma en relación a la falta de hospitalidad y no en
referencia a su sexualidad.

Así que vemos en los evangelios que el uso del término Sodoma siempre está relacionado a la
hospitalidad.

2) Pablo en su carta a Romanos :1

En la carta a romanos en el capítulo 1 pareciera haber una clara alusión a las relaciones
homoeróticas, pero haciendo un examen a los textos dentro de su contexto podemos saber de
qué está hablando el Apóstol cuando menciona estas prácticas:

1-21 : “porque, habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, antes
bien se ofuscaron en sus razonamientos (se entregaron a vanas especulaciones, N.T Textual) y su
insensato corazón se entenebreció:
1-22 jactándose de sabios se volvieron estúpidos, 1-23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible
por una representación en forma de hombre corruptible (mortal), de aves, de cuadrúpedos, de
reptiles. 1-24 Por eso Dios los entregó a las apetencias (ἐπιθυμίαις) de su corazón hasta una
impureza tal que deshonraron (ἀτιμάζεσθαι) entre sí sus cuerpos; 1-25 a ellos que cambiaron la
verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en vez del Creador, que es
bendito por los siglos. Amén.
1-26 Por eso los entregó Dios a pasiones (πάθη) infames (ἀτιμίας); pues sus mujeres invirtieron las
relaciones( lit: uso ) naturales (φυσικὴν) por otras contra la naturaleza (παρὰφύσιν);
1-27 igualmente (ομοιως) los hombres, abandonando el uso natural (φυσικην) de la mujer, se
abrasaron (εξεκαυθησαν) en deseos (ορεξει) los unos por los otros , cometiendo la infamia de
hombre con hombre ( Lit: αρσενες→machos/(hombres) εν→en αρσεσιν→machos/(hombres)),
recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío.
1-28 Y como no tuvieron a bien guardar el verdadero conocimiento de Dios, entrególos Dios a su
mente insensata, para que hicieran lo que no conviene: 1-29 llenos de toda injusticia, perversidad,
codicia, maldad, henchidos de envidia, de homicidio, de contienda, de engaño, de malignidad,
chismosos, 1-30 detractores, enemigos de Dios, ultrajadores, altaneros, fanfarrones, ingeniosos para
el mal, rebeldes a sus padres,
1-31 insensatos, desleales, desamorados, despiadados,
1-32 los cuales, aunque conocedores del veredicto de Dios que declara dignos de muerte a los que
tales cosas practican, no solamente las practican, sino que aprueban a los que las cometen.
2-1 Por eso, no tienes excusa quienquiera que seas, tú que juzgas, pues juzgando a otros, a ti mismo
te condenas, ya que obras esas mismas cosas tú que juzgas,
2-2 y sabemos que el juicio de Dios es según verdad contra los que obran semejantes cosas.
2-3 Y ¿te figuras, tú que juzgas a los que cometen tales cosas y las cometes tú mismo, que
escaparás al juicio de Dios?” Biblia de Jerusalén). . xxxii

Veamos un poco el contexto: Pablo se dirige a la comunidad Romana en su conjunto como una
comunidad mixta (Paganocristianos y Judeocristianos), por eso el dice que ha recibido el
Apostolado “para todos los gentiles” a los que también pertenecían los Romanos, pero en el
2,17 la expresión “nuestro padre Abraham” y el 4, 1 muestran vestigios de una comunidad
Judeocristiana xxxiii. En el cuerpo de la carta comienza anunciando el Apóstol que desea tener
algún fruto entre los gentiles destinatarios de la carta, así como lo ha tenido entre otros,
posteriormente explica que el evangelio es para salvación a toda persona incluso gentil
(civilizados como no civilizados (barbaros)).

Y desde el 18,1 al 2,2 el Apóstol ilustra algunos comportamientos injustos propios de los
gentiles idólatras con la finalidad de exhortar a aquellos lectores cristianos que sintiéndose
moralmente superiores juzgaban esas conductas sin tomar conciencia de que ellos mismos
también eran pecadores necesitados de la misma gracia y misericordia de Dios.
Primero comienza diciendo lo que obstaculizo la verdad (de la existencia del único Dios), “las
especulaciones vanas( vacías y sin sentido)” y que este no entendimiento finalmente nublo la
capacidad de reacción y reflexión ante la grandeza en la creación para ver en ella al único
Dios, dice : “entonces el hombre prefirió adorar las cosas creadas ( ver 1,20 – 25)” en este
contexto de idolatría , que es una situación similar a la actual en los cultos paganos del
primer siglo de donde vienen todos estos nuevos creyentes, es donde el apóstol enumera
ciertos rasgos característicos que se repiten en estos cultos idolátricos.

“¡Claramente estamos dentro del contexto de la idolatría!”.

En efecto, a partir de 1:16, Pablo se extiende sobre dos tipos de conductas de características
diferentes, presentadas como resultado del no reconocimiento de Dios por parte de los
gentiles idólatras.
El primer tipo de conductas dentro de estos cultos corresponde a una clase de actos sexuales
de varones con mujeres, mujeres con mujeres (¿con animales?) (vs.24, 26?) y de varones entre
sí (vs.27), actos típicos que se dan en casi todo el orbe idolátrico en común xxxiv. Sin embargo
para estos comportamientos que se describen en 1:24-27 Pablo no emplea un lenguaje propio
de pecado, algo que definitivamente hace para el segundo tipo de conductas que enumera a
partir de 1:28 hasta 1:31 donde el denominador común está constituido por toda clase de
actos de opresión e injusticia (adikia, 1:29).

Para Pablo las conductas “impuras” reprobables señaladas en 1,24,26-27 al igual que la lista
de pecados de 1,28-31 se presentan como consecuencia de la caída en la idolatría por parte
de la humanidad entera en una época antigua (aunque registrables claramente en el siglo I en
que se escribe la carta). Como resultado de esa idolatría las personas sufrieron el abandono
de Dios, que los entregó a incurrir en diversas formas de impureza y actos de injusticia.
Pablo habla de la ira de Dios que se revela desde el cielo (Rom 1,18). Para Pablo la ira de Dios
es provocada por pecados tales como la idolatría y la opresión; el abuso de poder (1,18-
23,25,28-32) que también encontramos en Éxodo 22,21:24. Los actos sexuales impuros que
encontramos en Rom 1,24-27 por el contexto deberán ser entendidos como pertenecientes a
rituales idolátricos (la prostitución en los templos paganos) que además involucran abusos de
poder que causan daño al prójimo (Rom 13,8-10).
Tales comportamientos paganos en la antigüedad probablemente incluían bisexualidad,
homoerotismo masculino y femenino, pederastia (caso muy común en la antigüedad) xxxv.

Pablo califica a esos actos como “antinaturales”, lo que en términos de la filosofía estoica de
la época comprendía a todas las relaciones sexuales que no tenían por finalidad la
procreación, concepción similar a la adoptada por el Judaísmo. Luego al parecer Romanos
1:26 podría referirse también a mujeres que se ofrecen sexualmente a varones para tener
relaciones anales evitando quedar embarazadas. Esto se explica porque el vínculo entre los
versos 26 y 27 (homoios= de igual modo) no está en el concepto moderno y abstracto de
orientación sexual sino en la práctica de la penetración sexual anal.
Además debemos agregar también que durante los primeros cuatro siglos de la historia
cristiana los diferentes Padres de la Iglesia jamás entendieron Romanos 1:26 como referido a
lesbianismo u homosexualismo. Clemente de Alejandría (250 d.C) citando por ejemplo este
pasaje escribió que “Ni siquiera los animales más impuros ha permitido la naturaleza
fecundar a través del conducto de la evacuación” mientras que San Agustín (354-430), que
condenó la práctica sexual entre mujeres, nunca se apoyó en Romanos 1:26.

En resumen tal texto expuesto por Pablo en donde menciona estas 2 listas sería una
enumeración de acciones derivadas de una posición idolátrica de la humanidad frente a la
revelación del Dios único, tal actitud Pablo ve reflejada en la sociedad de su época , luego
este sería el marco del texto citado.

3) Pablo en 1 a Corintios 69 y 1Timoteo 1:10

1° Corintios 6:9,10
“¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los
idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados (malakoi), ni los que se echan con varones
(arsenokoitai), ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores,
heredarán el reino de Dios.” (RV 1960).

1° Timoteo1:8-10
“Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente; conociendo esto, que la ley no fue
dada para el justo sino para los transgresores, desobedientes, para los impíos y pecadores, para los
irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios
para los sodomitas (arsenokoitai), para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para
cuanto se oponga a la sana doctrina”... (RV 1960).

Hay en estos textos 2 términos que son tema de conflicto en relación a lo homoerótico, estos
son los famosos: μαλακοi ( transl: Malakoi) y aρσενοκοnται ( transl: Arsenocoitai).

Ejemplo de algunas traducciones de estos términos:

-Nacar Colunga: Malakoi: afeminados y Arsenocoitai : Sodomita.

-RV1960: Malakoi: afeminados y Arsenocoitai: Sodomita, los que se echan con varones.

-RV95: Malakoi: afeminados y Arsenocoitai: homosexuales, los que se echan con varones.

-Biblia de Jerusalén: Malakoi: afeminados y Arsenocoitai: homosexual.

-Biblia del Peregrino: Malakoi: afeminados y Arsenocoitai: homosexual.los que tienen


relaciones sexuales con otros hombres

-Biblia Dios Habla Hoy : Malakoi: afeminados y Arsenocoitai: homosexual.

-Nueva Versión Inter.: Malakoi: sodomitas y Arsenocoitai: pervertidos, homosexual.

Sin embargo el sentido de los términos aludidos al ver su significado en otros pasajes
claramente no tiene connotación sexual:

- a) Malakoi : literalmente flojo, delicado, vestido delicado, como en Mt 11,8, ver


también Lc 7,24.
En los evangelios nunca se usó la palabra griega para referirse a actividades
homoeroticas. Se usa malakos, (el singular de malakoi) en Mat 11,8 y Luc 7,25, para
describir la ropa lujosa y suave usada por la gente rica.

- "Pero, ¿qué salisteis a ver?,? Un hombre cubierto de vestiduras delicadas (malakos) he aquí,
los que llevan vestiduras delicadas (malakos) están en casas de los reyes "- Mat 11, 8.

- "Pero, ¿qué salisteis a ver?,? Un hombre cubierto de vestiduras delicadas (malakos) He


aquí, los que están en vestidos preciosos, y viven en delicias, se encuentran en casas de los
reyes. "- Luc 7,25.

El término no tiene nada que ver con homoerotismo.


El término se usaba comúnmente en relación de ventas de ropa lujosa y delicada. Se usó
posteriormente para personas de dudosa moralidad y conducta, por ejemplo flojos y también
afeminados, pero no en el sentido que le damos hoy, sino en el sentido antiguo de amar
excesivamente el uso de ropa de lujo, de colores brillantes, maquillaje facial y la atención
xxxvi
excesiva a los cabellos, actividad realizada tanto por algunas mujeres como hombres ,
esta actitud es similar a las personas que ejercían la prostitución sagrada en tiempos
de Pablo xxxvii.
La palabra Malakoi, como Pablo la pudo usar, debió transmitir uno de los 2 sentidos adscritos
anteriormente: a) la idea de debilidad moral, el amor de la ropa fina y joyería, “vestirse
como una ramera” de parte de un varón (que lo asemejaba a un o una prostituta sagrada),
además, b) debilidad moral en el sentido de una persona floja en su actividad diaria o laboral.

Así que traducirlo como afeminado en un sentido homosexual como algunas versiones
pretenden no hace juicio al sentido de la palabra Malakoi.

- b) Arsenocoites: De “arseno”: varon y “coites”: relación sexual ilícita ( literalmente :


varon acostador) , no se refiere solo a homosexualismo ni lesbianismo ni bisexualidad ,
sino cualquier relación sexual considerada ilícita, el termino es utilizado
eufemísticamente a significar tener sexo, pero aquí la palabra según el contexto
antiguo está cargada de una connotación de prostitución y sobretodo la pederastia o
abuso sexual , relaciones muy comunes en tiempos de Pablo.
- En consecuencia la carga de sentido homoeróticas en las traducciones no hace un
correcto juicio al texto Paulino.
- Lamentablemente Arsenocoites se usa solo 2 veces en la Biblia y además el Apostol no
define su significado, y en total en todos los manuscritos de la literatura Griega solo
aparece 77 veces lo cual da cuanta de ser una palabra muy rara.

Algunos Eruditos creen que Pablo pudo haber tomado como préstamo esta palabra desde lo
que se entendía en Lev 18,22 y 20,13 apoyándose en Filon de Alejandria quien hace
referencia en estas palabras a la prostitución sagrada, y que también ve el en su tiempo,
citamos: "(40) Y me imagino que la causa de esto es que en muchas naciones en realidad hay
recompensas dadas por la intemperancia y afeminamiento. En todo caso, uno puede
ver hombres-mujeres [andróginos] continuamente pavoneándose a través del mercado al
mediodía, y que llevan las procesiones en festivales…”. Recuerda Filón quien escribió:

“(41) Y algunas de estas personas incluso han llevado su admiración por estos delicados
placeres de la juventud hasta cambiar su condición a la de las mujeres, y se han castrado a sí
mismos y han arropado a sí mismos con túnicas moradas...”

[Filón aquí describe a los sacerdotes Galli castrados que sirvieron a Cibeles u otras diosas de
la fertilidad adoradas en Roma].

Aunque el uso de esta palabra es oscuro debemos reconocer, ciertos vestigios como lo
explicado por Filón, lo que permite inclinarnos por un uso idolátrico y sensual, incluso se
podría admitir que su referencia es a un uso heterosexual por parte del hombre en forma
desenfrenada.

De hecho en la historia posterior aparece como un simple sinónimo de una relación sexual
entre un hombre y su esposa:

La siguiente cita se atribuye a Juan Patriarca de Constantinopla, alrededor 575 dc. Aquí, la
palabra arsenokoitia, se refiere a un hombre que tiene relaciones sexuales con su esposa:

"También hay que preguntarse acerca del pecado desconcertante, seductora, y sombrío del
incesto, de los cuales no son sólo una o dos variedades, pero un gran número de los muy
diferentes. Un tipo está comprometido con dos hermanas de un mismo padre o de la madre
(o ambos). [Jacob con Lea y Raquel]
Otro implica un primo; otra la hija de un primo; otro a la esposa del hijo de uno; otra la
esposa del hermano de uno. Una cosa es con una suegra o la hermana de una ley suegra, otro
con una madrastra o la concubina de un padre.

Algunos incluso lo hacen con sus propias madres, y otros con hermanas o ahijadas
adoptivos. De hecho, muchos hombres incluso cometen el pecado de arsenokoitia con sus
esposas ". [Esta cita se atribuye a Juan Patriarca de Constantinopla, aunque la procedencia se
disputa]”.

Otros lo han atribuido a la violación como Aristides, Rhetorius aegyptius, etc.

Hasta aquí debemos reconocer que tal palabra es oscura y no podemos dar un significado
ciertísimo en cuanto a su uso en Pablo y en el primer siglo, por lo que la cuestión de su uso
queda aún abierta.

4) Carta de Judas: 7

“Y además que a los ángeles, que no mantuvieron su dignidad, sino que abandonaron su propia
morada, los tiene guardados con ligaduras eternas bajo tinieblas para el juicio del gran Día. 7Y lo
mismo Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, que como ellos fornicaron y se fueron tras una
carne (sarkos) diferente (hetéreas) [carne de ángeles], padeciendo la pena de un fuego eterno,
sirven de ejemplo.8 Igualmente (homoios) éstos, a pesar de todo, alucinados en sus delirios,
manchan la carne, desprecian al Señorío e injurian a las Glorias.[Señorío y Glorias eran categorías
de ángeles] 9 En cambio el arcángel Miguel, cuando altercaba con el diablo disputándose el cuerpo
de Moisés… [Aquí Judas cita el libro apócrifo judío La Asunción de Moisés xxxviii] (Biblia de
Jerusalén).”

El escritor de la Carta no menciona una comunidad específica a quien fue dirigida, solo se
remite “A los que han sido llamados” , pero por el modo de argumentar el Antiguo
testamento y los Apócrifos Judíos xxxix, y el uso de modismos Hebreos xl y además de modismos
Griegos xli, la carta parece estar dirigida a un grupo de Judeocristianos Helenísticos.

El propósito es una exhortación a que estos destinatarios contiendan por la fe original frente
a hombres encubiertos que entraron, y que la gracia están convirtiendo en libertinaje
(σλγειαν : conducta libertina descarada desafiante)

La comunidad(es) a las que se dirige la carta se encuentra al parecer frente a adversarios de


tipo gnóstico libertina, se dejan notar en la carta 2 características de estos: 1) superioridad
al estar ellos unidos a dios espiritualmente, con esto se creían superiores incluso a los ángeles
( hablan pomposamente 8b y 10ª y 16 y desprecian y denigran las potestades angélicas), esta
misma superioridad les permitía vivir plácidamente ya que tal conexión les mantenía a salvo
de las manchas pecaminosas de la materia,2) se jactaban de poseer revelaciones especiales
(ενυπνιαζομενοι: soñando ( teniendo visiones )) contaminan su carne.
A estos que llama “Falsos Maestros”, les recuerda algunos castigos de la antigüedad, por
ejemplo, los que no creyeron en el éxodo fueron destruidos, el castigo a los ángeles de Gn 6
que no guardaron su nivel, también Sodoma y Gomorra que fornico (alusión a la idolatría) y
fueron tras una carne diferente (σαρκος ετερας) ” (es decir, no humana sino de ángeles). Tal
como Sodoma no considero el que la carne de sus visitantes era diferente por ser de ángeles y
quisieron violentarles, así estos falsos maestros no respetan estas autoridades superiores,
ignorando voluntariamente su superioridad y así también como a Sodoma les ocurrirá por su
necedad.

El introducir “vicios contra naturaleza” como hace RV1960, claramente se está violando el
sentido del texto mismo, ya que el sentido correcto es que estos falsos enseñadores son
irrespetuosos ante estas entidades superiores tal como Sodoma lo fue en tiempos antiguos al
querer violentarlos y con esto ir tras carne diferente y superior.

No hay aquí alusión a un homoerotismo desenfrenado al mencionar a Sodoma, sino a un acto


de violación y irrespetuosidad por parte de Sodoma a estos seres angélicos, con este ejemplo
el escritor confronta el poco respeto que tenían estos falsos maestros frente a estas entidades
superiores al grado de injuriarlas xlii.

Lamentablemente tenemos que varias traducciones vierten Judas 7 como una referencia a
“vicios contra naturaleza” (RVR; DHH; NVI) en vez de reflejar fielmente la referencia en el
griego de seguir “carne extraña” (NBJ; BA) de los dos ángeles.

De las traducciones modernas en castellano, solamente la Biblia de Jerusalén (BJ) y la Biblia


de las Américas (BA) conservan el sentido literal del griego, que hace una referencia a la
carne de ángeles como una carne "diferente/extraña" (heteras, griego).

Después de todo el examen efectuado quédale a lector sacar sus propias conclusiones y
revisar su postura frente a estos temas tan actuales para no invalidar con alguna postura
apurada el espíritu evangélico del Nuevo Testamento y así enfrentar estos temas con una
sólida respuesta, no solo con una exegesis correcta de los textos posiblemente implicados,
sino también una aplicación de una correcta ética cristiana que nos pueda posicionar frente a
la sociedad de una manera equilibrada, manteniendo la inclusión y a la vez una buena
presencia ( testimonio ) delante de quienes nos pidan una respuesta desde el pueblo cristiano
frente a estas temáticas, así que el desafío aún es muy grande, quedan aún preguntas validas
como por ejemplo: ¿ cómo tratar a personas que califiquen dentro de estas unidades
homoeróticas?, ¿ podrían participar en nuestras comunidades?, ¿ qué rol cumplirían en una
comunidad si son aceptadas personas con esta inclinación?, ¿ cómo hacer para que los
feligreses de nuestras comunidades para que no se vean afectados por el ingreso de alguna
persona con estas características homoeróticas?, y así muchas más interrogantes son las que
debemos poco a poco ir respondiendo frente a esta sociedad post moderna, “ largo es el
camino que aún nos queda por caminar”.

Giovanni Zamorano Parada.


Bibliografía:

Notas:

i Las conductas homosexuales dominantes que se extendieron durante los primeros siglos de historia cristiana
fueron en su mayoría de tipo pederásticas (varones adultos que abusaban o seducían a jóvenes y adolescentes,
especialmente esclavos domésticos y de burdel) y que en los escritos cristianos más antiguos se describen como
“corrupción de jóvenes” empleando con frecuencia un nuevo término, “paidophtereo” que surgió por primera vez
en los textos de Bernabé y en la Didaché (entre 70 y 135) donde se inserta la prohibición de la paidophtoria en
diversas listas de prohibiciones entremezcladas con los Diez Mandamientos. Hacia fines del siglo segundo, esa
tendencia culminaría con la obra de Clemente de Alejandría que llega a citar al Decálogo como si incluyese esa
prohibición, por ejemplo en su Exhortación a los Paganos donde la lista reza: “no matarás, no cometerás adulterio,
no corromperás muchachos, no hurtarás, no darás falso testimonio” (capítulo 10). Teófilo de Antioquia, otro de los
apologistas cristianos de fines del siglo segundo en su carta a Autólico también añade “no corrompas muchachos”
(1.2) en su versión de los “mandamientos”. Aunque la costumbre de introducir esa prohibición en el decálogo no
parece haber llegado más allá del segundo siglo, subsistió al menos hasta el Sínodo de Elvira (305-306) donde tuvo
lugar el primer intento de legislar la moralidad sexual como parte de un concilio de la iglesia (Theodore Jennings,
Plato or Paul? The origin of Western Homofobia, Cleveland: The Pilgrim Press, 2009, pág. 159-70) .

ii La literatura bíblica y extra bíblica abunda en referencias a la misoginia general de los antiguos paganos y de la
tradición judeo-cristiana. Por ejemplo, San Agustín afirmaba que si un varón “usaba su cuerpo como una mujer” la
superioridad masculina resultaba gravemente denigrada puesto que “el cuerpo del hombre es tan superior al de la
mujer como lo es el alma respecto del cuerpo....”.

iii Según la Critica Histórica estas dos prescripciones de Levítico no aparecen en las leyes más primitivas del
“Código de la Alianza” (Éxodo 21-23), en los Diez Mandamientos (Éxodo 20; Deuteronomio 5), ni en el libro de
Deuteronomio. En Levítico, (que pertenece a la tardía fuente sacerdotal, exílica/post-exílica) aparecen solamente
en el Código de Santidad (Levítico 17-26), que conforma su parte más tardía. Es decir, durante ocho siglos a partir
de Moisés (1300) y hasta la época post-exílica (538), los códigos legales de Israel no prohibieron las relaciones
sexuales entre varones libres. Debe notarse que en ninguna parte del Antiguo Testamento jamás se hace
referencia a las relaciones homosexuales entre mujeres.
iv
[u´eth zakar la tiskav] [miskeve isha] [toevah hi] (18,22) La primera parte, señalada entre corchetes, no ofrece
mayores problemas y puede traducirse literalmente como “y (u) con (eth) varón (zakar) no (la) te acostarás
(tiskav)” Es justamente la segunda parte la que presenta mayores dificultades exegéticas donde miskeve isha
significa literalmente “los acostamientos de una mujer” o “las camas de una mujer”. Las traducciones al idioma
actual coinciden en poner “como (uno se acuesta) con mujer” Sin embargo la frase en hebreo es mucho menos
transparente de lo que leemos en español. De hecho, las traducciones modernas no son literales sino
interpretativas. Algunas palabras claves que aparecen en nuestras biblias no están presentes en el hebreo, es decir
se han agregado para compensar la laguna idiomática que deja el texto original. Enseguida notamos que el hebreo
carece de la palabra “como” (ke) entre tiskav y miskeve. Al no estar presente la palabra “como”, miskeve se
convierte en el objeto directo de tiskav, de modo que si quisiéramos ser estrictamente formales en guardar el
sentido bíblico, lo que en realidad se dice es que esos “acostamientos” no deben ser “acostados”. Otra palabra
clave es la preposición eth “con” que aparece sólo en la primera parte de la frase en relación a zakar, y que los
traductores repiten adelante de isha, como si estuviera también allí. En virtud de estas significativas diferencias
entre el texto bíblico y las traducciones modernas surgen algunos cuestionamientos: ¿porqué insertan los
traductores dos preposiciones en la frase “como (uno se acuesta) con mujer”? ¿están realizando un examen
riguroso del texto hebreo? o sólo están siguiendo pautas ideológicas. Si el texto hebreo hubiese querido emplear el
comparativo “como (uno se acuesta) con” la redacción original podría haber sido diferente: ke´sokhev´eth, que
efectivamente se traduciría de ese modo. Una dificultad adicional es que miskeve isha no aparece en ningún otro
texto bíblico aparte de Levítico 18-20 y además el sustantivo miskeve está en plural (camas) lo cual es una rareza,
pues en el resto de la Biblia aparece varias veces pero en singular, por esta razón la palabra es “acostamientos”, la
cual es poco clara.
v
Torah Emet Vaykra 18,3.
vi
Paralelos del Antiguo Testamento, por Victor H Matthews y Don C Benjamin: “Art. 154 al 170 p. 106”,Leyes del
Antiguo Oriente, Marie-Joseph Seux en la serie “ documentos en torno a la biblia”.

vii
Es una perversión (Heb tzimá): Textualmente, la voz tzimá bien podría significar consejo o sugerencia.

viii
Torah Emet Vaykra 18,24-30.
ix
Filón de Alejandría parece haber entendido que la prohibición de Levítico condena la prostitución ritual cananita
basándose en Levítico 18:2-5 que prohíbe a los israelitas “hacer las cosas que hacen en la tierra de Canaan”. (Filón,
Leyes Especiales, 3.7.40-42).
x
Por ejemplo, Deuteronomio 23:17-18 muestra vívidamente como las prácticas cúlticas cananitas infectaron la
vida de Israel. Según Robert Geis (“Same sex in Scripture” University Press of America, 2009. pág. 22) la práctica
ritual involucraba a un varón actuando como mujer. En efecto, los varones de Levítico 18:22, en hebreo zakar,
(palabra que designa a un varón joven, no tanto a un varón post-puberecente [ish]) podían ser jóvenes prostitutos
que trabajaban en el culto de Molek. El muchacho vestiría como mujer con la máscara de Astoret, -diosa de la
fertilidad- esperando a los hombres que tras el pago de una ofrenda “se acostarían con ellos como con una mujer”.
xi
Ver Ex 20,14
xii
Paralelos del Antiguo Testamento, por Victor H Matthews y Don C Benjamin: “Art. 117 p. 104:Si un ciudadano
vende a su esposa, su hijo, su hija o si a sí mismo como esclavo para pagar una deuda, entonces el acreedor no
podrá retenerlos como esclavos durante más de tres años y tendrá que liberarlos al empezar el cuarto”. ( ver :
Ex21,2-11 y Dt 15,12-18).

xiii Gn 18, 1-33.

xiv Ver Ro 12,13; 1Tim 5,10;Heb 13,2.

xv Is 58,7

xvi Job 31,32

xvii Sal 39,13

xviii Jos 6,22-25

xix Gn 19,8

xx - todo el pueblo junto: Heb Enoshim, “habitantes”, alude tanto hombres como mujeres.
xxi
Hermenutica Biblica, José Severino Croatto.
xxii
Puede revisar el lector los siguientes textos también: 1 Reyes 14,24; 15,12; 22,46; 2 Reyes 23,7; Job 36,14.
xxiii
Biblia del pueblo de Dios Biblia de Jerusalén , Sagrada Biblia .
xxiv
Ver Apócrifos del Antiguo testamento, por A. Diez Macho y Antonio Piñero.
xxv
El discurso antihomosexual de los primeros siglos del cristianismo se concentra en conductas homosexuales
propias de la época. Prácticamente todos los discursos provenientes de la patrística hacen referencia a conductas
pederásticas caracterizadas por la lujuria, propias de las comunidades helenísticas y que usualmente se describían
como el “insano amor por los jovencitos” (Clemente de Alejandría, en su obra El Paidagogos) o haciendo
referencia a los “corruptores de muchachos” (por ejemplo en la Epístola de Bernabé y La Didaché) asociando
libertinaje sexual y lujuria con pederastia.
xxvi
Hermenutica Biblica, José Severino Croatto.
xxvii
El Documento Q, J M Robinson, p Hoffmann, J S Kloppenborg , pag 135.
xxviii
Historia de la Tradicion Sinoptica, Rudolf Bultmann, Ed, en Español por X. Pikaza, pag 204.
xxix
El Evangelio de Mateo, Lectura Comentada, J Mateos y F Camacho.
xxx
Torah: instrucción, que en el lenguae Teológico se llama Pentateuco.
xxxi
Tanak; acróstico de Torah: ley o instruccion, Nebiim: profetas y Ketubiim: escritos ( Sal, Prov etc).
xxxii
Biblia de Jerusalem, lo entre paréntesis pertenece al Nuevo Testamento Textual ed 2001.
xxxiii
Historia de la Literatura Cristiana Primitiva, Philipp Vielhauer.
xxxiv
Catherine Kroeger en el “Journal of the Evangelical Theological Society” ” describe la cultura de Corinto con
particular crudeza: “Los hombres se vestían de mujer, usaban velos y larga cabellera como signo de su devoción al
dios y las mujeres se lo quitaban y rapaban la cabeza. En una cerámica encontrada en Corinto, se observa la
pintura de una mujer con órgano sexual masculino danzando delante de Dionisio, una deidad que había sido criada
como niña y que se lo conocía como el varón-mujer” y en otro pasaje dice: “El intercambio sexual que
caracterizaba el culto de diosas como Cibeles (Afrodita, Ishtar, etc.) y Artemisa de Efeso era aún más horrendo.
Muchos hombres voluntariamente se castraban y vestían con atuendos femeninos. Una escultura proveniente de
Roma muestra por ejemplo a un sumo sacerdote de Cibeles usando velo, joyas y ropaje femenino...”
xxxv
En su trabajo sobre Nuevo Testamento y homosexualidad, Robin Scroggs fue pionero en señalar que (1) los
escritores antiguos se refieren casi exclusivamente al homoerotismo masculino y virtualmente casi nada al
homoerotismo femenino, y (2) que la expresión dominante del homoerotismo masculino en el mundo greco-
romano fue la pederastia (varones adultos abusando o seduciendo a jóvenes y adolescentes, especialmente
esclavos domésticos y de burdel). Según Scroggs ésta sería esencialmente la práctica sexual condenada por los
escritores judíos y cristianos, incluido Pablo.
xxxvi
Clemente, El Instructor, Libro II, Capítulo 11, en la ropa. Dice lo siguiente: “debe decirse de amor de la
ornamentación , y teñido de la lana, y la variedad de colores, ymeticulosidad acerca de gemas , y exquisito trabajo
del oro, y más aún, de pelo artificial y rizos salomónicas ; y, además, delas manchas de los ojos , y arrancarse los
pelos , y pintar con rouge y blanco de plomo , y el teñido del cabello , y las malas artes que se emplean en este tipo
de engaños ...
Admiro esa antigua ciudad de los lacedemonios que permitía rameras solo llevar ropa de flores y adornos de oro ,
la interdicción de las mujeres respetables del amor de la ornamentación, y permitiendo cortesanas solo a la
cubierta a sí mismos . [cortesanas tenían un precio alto prostitutas, amantes de los hombres ricos].
Por otro lado, los arcontes [gobernantes] masculinos de los atenienses, que afectó un modo brillante de la vida,
olvidando su hombría, llevaban túnicas que llegan hasta los pies , y tenía en la crobulus - una especie de nudo del
cabello - adornado con una fijación de los saltamontes de oro, para mostrar su origen en el suelo, en verdad, en la
ostentación de libertinaje. Ahora la rivalidad de estos arcontes extendió también a los otros jonios, a quien
Homero, para mostrar su effeminancy, llama "larga túnica ...
Porque si el sexo femenino, a causa de su debilidad , desear más, debemos culpar a la costumbre de que la
formación del mal, por la que a menudo los hombres criados en los malos hábitos se vuelven más afeminado que
las mujeres ...
ellos [las mujeres] pueden ser autorizados a utilizar ropa más suaves , a condición de que fuera expulsado de la
manera telas tontamente delgadas y de textura curiosa en el tejido, despidiéndose de bordados de oro y sedas de
la India y Bombyces elaborados [sedas] ...
Estos materiales superfluos y diáfanas son la prueba de una mente débil, cubriendo como lo hacen la vergüenza del
cuerpo con un velo delgado. Para la ropa de lujo, que no puede ocultar la forma del cuerpo, no es más una cubierta.
Para tal ropa, cayendo cerca del cuerpo, toma su forma más sencilla, y la adhesión como si fuera a la carne, recibe
su forma, y marca fuera la figura de la mujer, de modo que toda la composición del cuerpo es visible para los
espectadores, aunque no vean el cuerpo ".

xxxvii
Ejemplo de esto es" la extraordinaria institución de la Galli:. En ella los hombres se hicieron a sí mismos tanto
como pudieron iguales a las mujeres, y se ofrecían a sí mismos a los efectos de la lujuria antinatural a uno u otro
sexo [coito anal para adorar a la diosa de la fertilidad]. Su existencia puede rastrearse en Israel y Judá, [1 Reyes
14:24, 15:12], así como en Siria y Fenicia.
Asistían a grandes festivales, bajo la influencia de una fuerte emoción, en medio del estruendo de flautas y
tambores y cantos salvajes, un número de los devotos masculinos le correspondía arrebatar espadas o cuchillos,
que disponían a un propósito, tirar de sus vestidos, y proceder a castrarse a sí mismos abiertamente. Ellos entonces
corrían por las calles de la ciudad, con las partes mutiladas en sus manos, y los echaban en las casas de los
habitantes, que estaban listos en este caso para proporcionar toda la ropa necesaria y todo lo necesario para una
mujer . Esta ropa la llevaba desde entonces, y eran reconocidos como devotos de la adoración de Astarté , y tenían
derecho a residir en los templos, y estaban autorizados a participar en sus ceremonias. Se unían con los sacerdotes
y las mujeres sagrados [qedesha] en momentos del festival en los bailes frenéticos y otros orgías salvajes, gritando,
y cortándose a sí mismos [como los profetas de Baal en 1 Reyes 18:19, 28] en los brazos, y estaban dispuesto a ser
azotado uno por el otro.

En otras temporadas iban de un lugar a otro, llevando con ellos una imagen velada o símbolo de su diosa,
y vestidos con ropa de las mujeres de muchos colores, y con la cara y los ojos pintados en la moda femenina,
armados con espadas, se lanzaban en una danza salvaje en éxtasis bacanal, en el que el pelo largo se desaliñaba
por el barro ... "George Rawlinson, Historia de Fenicia, Capítulo 11.”.

xxxviii
Con respecto al uso de la Ascensión de Moisés como fuente para la carta de Judas, se debe tener en cuenta
que no se encuentra la cita en las actuales reproducciones de dicho libro. Coincidiendo con la afirmación de
Alejandro Diez Macho: «El libro conservado […] es en realidad un “Testamento” y no una “Asunción” de Moisés»
(Apocrifos del Antiguo testamento 1984 pag 219). Esto significa que debemos confiar en las referencias que hacen
los escritores cristianos antiguos ―entre ellos la carta de Judas― de la existencia una leyenda sobre la disputa del
cadáver de Moisés, por parte del arcángel Miguel y el diablo, leyenda que inicialmente habría contenido la obra.
Por ejemplo, entre los principales escritores cristianos que hacen referencia a la existencia de dicha leyenda en la
Ascensión de Moisés, tenemos a Clemente de Alejandría, Orígenes, Dídimo de Alejandría, Epifanio de Salamina,
Evodio de Antioquia, Gelasio, Apolinar, entre otros.
xxxix

1 Henoc 1,9 Judas 14-15


He aquí que llegará con miríadas de santos para hacer Henoc, el séptimo después de Adán, profetizó ya sobre
justicia, destruir a los impíos y contender con todos los ellos: «Mirad, el Señor ha venido con sus santas
mortales por cuanto hicieron y cometieron contra él los miríadas para realizar el juicio contra todos y dejar
pecadores e impíos. convictos a todos los impíos de todas las obras de
impiedad que realizaron y de todas las palabras duras
que hablaron contra él los pecadores impíos.»
1 Henoc 6,1-12 Judas 6
En aquellos días, cuando se multiplicaron los hijos de los […] y además que a los ángeles, que no mantuvieron su
hombres, sucedió que les nacieron hijas bellas y dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los
hermosas. Las vieron los ángeles, los hijos de los cielos, tiene guardados con ligaduras eternas bajo tinieblas
las desearon y se dijeron: Ea, escojámonos de entre los para el juicio del gran Día
humanos y engendremos hijos. Semyaza, su jefe, les
dijo: Temo que no queráis que tal acción llegue a
ejecutarse y sea yo sólo quien pague por tamaño
pecado. […]
xl
Ejemplos de modismos semíticos:
- “!Pobres de ellos!Siguen los pasos de Caín”, versículo 11
- “Solo tratan de satisfacer sus pasiones”, versículo 16 [véase Santiago 2:1; Levítico 19:15].
xli
Ejemplos de modismos Griegos:
- “tenía un gran deseo”, versículo 3
- “y lo conocen por instinto como los animales”, versículo 10.
xlii
Algunos rollos del Mar Muerto al parecer muestran que algunas personas maldecían a Satanás , pero Judas no
aprueba eso , en cambio parece estar de acuerdo con una moraleja Rabínica: un Hombre llamado Pelimo paso
burlándose del diablo hasta que un día del diablo se le presento y lo cazo en un baño público, y después de lo cual
aprendió la lección. Comentario del contexto cultural de la Biblia, Carig S Keener, Pag 774.