Vous êtes sur la page 1sur 2

A.

ANÁLISIS CONCEPTUAL
1. IDENTIFICACIÓN DE PROVIDENCIA
1.1 CORPORACIÓN: CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
1.2 NÚMERO DE LA SENTENCIA: SC-21828-2017
1.3 TIPO DE PROVIDENCIA: SENTENCIA
1.4 FECHA: DICIEMBRE 19 DE 2017
1.5 MAGISTRADO PONENTE: ÁLVARO FERNANDO GARCÍA RESTREPO
1.6 MAGRISTRADOS QUE SALVARON EL VOTO: MARGARITA CABELLO BLANCO
1.7 ACTOR O ACCIONANTE: Alfonso Ortiz López.
2. HECHOS RELEVANTES:

Primero: Alfonso Ortiz López se presenta a una cita medica para realizar
un cambio de sus lentes. La doctora que lo atendió lo remitió a
oftalmología para que fuera valorado.

Segundo: El Dr. Carlos Esteban Vélez, el oftalmólogo que recibe al


paciente y lo valora, dado como resultado una operación. Ya que el
diagnostico que daba los exámenes era que había una perforación.

Tercero: Alfonso Ortiz recibe tres operaciones en su ojo izquierdo debido


a la deficiencia en el actuar del doctor tratante. La última operación
realizada fue para colocar un anillo en la retina, ya que se estaba
descolgando.

Cuarto: El paciente al sentir gran dolor acude al médico de la empresa


de la cual era pensionado, y este concluye que el anillo es muy apretado
y eso le produce gran dolor.

Quinto: Alfonso Ortiz acude nuevamente a la clínica con el diagnostico e


inmediatamente es internado inmediatamente por el doctor Carlos Vélez
para retirar la banda, lo que causo la perdida inmediata de la vista en el
ojo derecho.
3. FUNDAMENTOS DEL ACCIONANTE

El dictamen pericial dictado por el Instituto de Medicina Legal no constituye prueba


absoluta.
El Ad quem apoyó el resumen de la historia clínica del paciente, el cual fue remitido por la
persona jurídica demandada de forma incompleta, en tanto que carece de varios informes
de cirugía y sólo se refirió a los tratamientos “pre y posquirúrgicos”
La falta de una verdadera y adecuada fundamentación de la experticia médico legal, en
tanto que en el resumen de la historia que remitió la clínica demandada, no se
relacionaron los procedimientos específicos que en cada cirugía el médico demandado
realizó.
El Tribunal no valoró las restantes pruebas del proceso, como los testimonios e
interrogatorios oídos en el curso de lo actuado, lo que lo condujo a tener “la pericia como
prueba absoluta”.
En los casos de responsabilidad médica, es aplicable la teoría de la “carga dinámica de la
prueba” y que, por ende, era deber de los demandados, demostrar que el diagnóstico y
tratamiento fueron acertados, lo que no hicieron, pues omitieron especificar, en la historia
clínica, en qué consistieron las cirugías practicadas al paciente, por lo que, no hay cómo
afirmar que ellas fueron realizadas conforme a la lex artis.

4. ASPECTO JURIDICO CONSIDERADO

B. ANÁLISIS CRÍTICO