Vous êtes sur la page 1sur 15

UNIVERSIDAD TÉCNICA ESTATAL DE QUEVEDO

FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES

CARRERA DE LICENCIATURA EN CONTABILIDAD Y AUDITORÍA


C.P.A

INVESTIGACIÓN DE MERCADO

TEMAS:

 Tipos de investigación de mercados


 Fuentes de información
 Identificación y formulación del problema
 Variables

DOCENTE:

Ing. Sandra Muñoz Macías

INTEGRANTES:

Intriago Meza María Isabel

Patiño Bravo Shirley Julady

Velez Coque Stefanny Valeria

CURSO:

6to “B” C.P.A.

2018-2019
1. TIPOS DE INVESTIGACIÓN
 Cuantitativa:
 Cualitativa
2. FUENTES DE INFORMACIÓN
 Fuentes Primarias:
 Fuentes secundarias: Contienen información organizada, elaborada, producto de análisis,
extracción o reorganización que refiere a documentos primarios originales.
Son fuentes secundarias: enciclopedias, antologías, directorios, libros o artículos que
interpretan otros trabajos o investigaciones.
A veces es difícil distinguir una fuente primaria de una secundaria.
El siguiente ejemplo puedo orientarte sobre los diferentes tipos de fuentes:
Un conjunto de discursos publicados en un libro, son una fuente primaria porque se
mantiene el contenido de los discursos.
Si el libro publica comentarios de los discursos esa fuente se transforma en secundaria
porque se trata de una interpretación del original (Collado & Molina , 2014, pág. 28).

Las fuentes secundarias son aquellas que no tienen como principal finalidad brindar
información, sino señalar que documento o fuente la puede proporcionar haciendo
referencia a documentos primarios originales. Las fuentes secundarias son textos basados
en fuentes primarias, e implican síntesis, análisis, e interpretación. Algunos de ellas son:
directorios, catálogos, bibliografías, etc. (Hernández Fuentes, 2010, pág. 45).

Son las que están disponibles antes de que surja la necesidad de contar con ella para llevar
a cabo la investigación que la necesita. Esta información puede haber sido generada por la
propia empresa, o por terceros, y entonces recibe los nombres de información secundaria
interna o externa. Respectivamente por ejemplo, los datos del Instituto Nacional de
Estadística, como las encuestas de presupuestos familiares, las pirámides de edades, las
estructuras de gastos por edades o Comunidades Autónomas, la infom1aci6n que aparece
en internet, en la prensa. anuarios, directorios y bibliografía en general. etc. constituyen
ejemplos de las fuentes secundarias (Castro Corrales, 2012, pág. 50).
Aquellas que contiene material ya conocido, pero organizado según un esquema
determinado. La información que contiene referencia a documentos primarios. Son el
resultado de aplicar las técnicas del análisis documental sobre las fuentes primarias y de la
extracción, consideración u otro tipo de reorganización de la información que ellos
contienen a fin de hacerlas accesibles a los usuarios. Ejemplo: Revistas, índices. Etc
(Malhotra K, 2008, pág. 28).

3. IDENTIFICACIÓN DEL PROBLEMA

La identificación del problema sugiere o narra cual es la conveniencia de desarrollar la


investigación y tratar de explicarlo. Por ejemplo, la demanda de pilas alcalinas se contraen y
las ventas caen. Posiblemente los consumidores preocupados por la conservación medio
ambiente las rechacen y prefieran las recargables (Abascal Fernández & Grande Esteban,
2011, pág. 28).

La indagación histórica se da cuando se quiere entender un hecho o experiencia del pasado.


Al igual que cualquier indagación científica, nace de una situación problemática que impulsa
al investigador a emprender la búsqueda de una solución. A1 iniciar el proceso, el
investigador no tiene una noción clara del problema, pero luego intenta aislar uno a uno los
elementos fundamcn1ales de su incertidumbre y llega a formular un enunciado simple, claro
y completo (Rodríguez Moguel, 2005, pág. 30).

La identificación del problema es el paso más importante .La investigación sólo pude
diseñarse y conducirse de forma adecuada cuando el problema a tratar se ha definido con
claridad. Requiere un análisis de situación del entorno de la compañía, de los mercados de
productos y de los clientes, y de los programas de marketing de la compañía (Malhotra K,
2008).

Se debe permitir que el investigador obtenga toda la información que se requiera para abordar
el problema de decisión administrativa y orienta al investigador en la conducción del
proyecto.

De todas las tareas ninguna es más importante que una definición correcta del problema de la
investigación ya que una definición inadecuada hace que los proyectos de investigación
fracasen. La respuesta correcta a la pregunta equivocada puede ser inútil por completo y de
hecho puede de ser incluso perjudicial
Existen tres puntos de vista respecto a la identificación del problema:

 Demandante.- El tienen el problema y sufre las deficiencias en tempo o dinero y como


solución busca otras opciones.
 Oferente.- Él tiene el problema, en identificar el problema del demandante, que lo lleva a
buscar una solución, informándose del producto o servicio que resolverá el problema tanto
para el demandante como parar el oferente. La mejor solución es contratar un proyectista
especializado. (Collado & Molina , 2014).

4. FORMULACIÓN DEL PROBLEMA


La formulación del problema ayuda a pensar acerca del propósito del estudio como una
forma de conceptualizarlo y escribirlo de manera clara. Cuando se redacte la introducción,
es recomendable agregar un párrafo en el que exprese el propósito del estudio, antes de
definir el problema, éste debe ser breve y de información relacionada con él. Es necesario
indicar el porqué se propone el estudio, qué es lo que se puede satisfacer y con respecto a
los resultados anticipados del estudio, indicar cómo está propuesto. Después de definir el
propósito, un párrafo de dos o más líneas es suficiente para plantear el problema.
Seleccione sus palabras con cuidado, no prometa más de lo necesario para realizar un
trabajo de alto nivel en un tiempo razonable. Debe ser expresado como una pregunta o
declaración. Preferentemente planteada por el investigador, con la ayuda del consejero y
dependiendo del tema. Sin embargo deberá anotarse también en la sección de materiales y
métodos (Rodríguez Moguel, 2005, pág. 32).
Si reconocemos que la formulación del problema es fundamental para la elaboración del
proyecto y desarrollo de la investigación, es necesario que en su descripción y presentación
se tomen en cuenta las siguientes recomendaciones:
 Su presentación debe ser objetiva, clara y concisa.
 Se debe ubicar dentro del contexto espacio, tiempo y objeto.
 Se deben incluir las variables involucradas en el estudio.
 Debe ser consecuente de hechos observados y/o conocimientos teóricos com1lrobados.
 Debe proponer las posibles relaciones entre variables, como alternativas de solución al
problema.
La primera recomendación, se refiere a que en la formulación del problema se deben evitar
ambigüedades, imprecisiones y subjetividades de tipo personal , asimismo, en los puntos
subsecuentes se señala su ubicación dentro del contexto espacio, tiempo y objeto, es decir,
se debe tener respuesta a las preguntas: De qué, dónde cuándo, cómo, por qué y para qué.
Por otro lado, también se señala que se deben incluir de manera explícita todas las variables
involucradas en el estudio, con el fin de tener un panorama global del problema,
considerando.
las características de sus elementos, sus relaciones internas y externas, asimismo, desde el
momento en el que nos enfrentamos a un posible problema, debemos confrontarlo con la
información científica acumulada y actualizada, es decir, debemos sustentarlo con la
información obtenida de una investigación documental exhaustiva y actualizada, la cual nos
permitirá de manera paralela elaborar el marco teórico. Además se deben presentar de
manera explícita todas las posibles relaciones de las variables en estudio (Rodríguez
Moguel, 2005, pág. 33).

El primer paso, siempre que se desea realizar una investigación, es la elección del tema,
definiéndolo con claridad y precisión. La formulación del problema de investigación es la
etapa donde se estructura formalmente la idea de investigación, es este el primer paso,
donde se define qué hacer.
El investigador debe plantearse las siguientes interrogantes:
 ¿Es este un problema realmente importante?
 ¿Supondrá esta investigación algo importante?
 ¿Será interesante y tendrá alguna utilidad inmediata el resultado de
la investigación?
Una buena formulación del problema implica necesariamente la delimitación del campo de
investigación, establece claramente los límites dentro de los cuales se desarrollará el
proyecto. Cuando esto ocurre las probabilidades de no perderse en la investigación tienden
a maximizarse.
Los criterios para un planteamiento adecuado son:
 El problema debe expresar una relación entre dos o más variables.
 El problema debe estar formulado claramente y como pregunta.
 El planteamiento implica la posibilidad de prueba empírica, es decir debe poder
observarse en la realidad.
El elemento fundamental para la formulación del Problema son los objetivos, los cuales
se hace necesario explicitar primeramente, qué se persigue o pretende con la investigación
que son la guía del estudio (Morales, 2014, pág. 58).
La formulación del problema de investigación es la etapa donde se estructura formalmente
la idea de investigación. Una buena formulación del problema implica necesariamente la
delimitación del campo de investigación, establece claramente los límites dentro de los
cuales se desarrollará el proyecto. Se formula por medio de subpreguntas que el
investigador plantea sobre temas específicos que se han observado en el planteamiento del
problema.

Debemos delimitar al máximo nuestro problema para clarificar el qué y el para qué. La
pregunta de investigación debe expresar descripción, asociación o intervención

La formulación del problema se usa en el sentido amplio de situaciones que pueden


presentar problemas verdaderos a la hora de tomar decisiones; cambios improvisados,
cambios planeados y aparición de la nueva forma de ideas.

La formulación de un problema consiste en la presentación oracional del mismo, es decir,


“reducción del problema a términos concretos, explícitos, claros y precisos.

“Como producto de esa reducción, se sugiere la elaboración de una o varias preguntas que
reflejen con claridad los aspectos desconocidos que marcaran el inicio de la investigación.
Además de la forma interrogativa, la formulación del problema puede adoptar también la
forma declarativa.

Es la concreción del planteamiento en una pregunta precisa y delimitada en cuanto a


espacio, tiempo y población (si fuere el caso).

Ejemplo:

En forma interrogativa:

¿Cuáles son los factores que inciden en el rendimiento académico de los estudiantes del
primer semestre de Medicina (ADI9 de la Universidad Nacional Experimental “Francisco
de Miranda”?

En forma declarativa;
Determinación de los factores que inciden en el rendimiento académico de los estudiantes
del primer semestre de Medicina (ADI9 de la Universidad Nacional Experimental
“Francisco de Miranda” (León & Toro Garrido, 2007, págs. 60-65).

En la formulación del problema, la definición es la fase más importante y se debe de


realizar con elementos de la problemática que se investiga, definir un problema es señalar
todos los elementos, aspectos, características en forma entendible y precisa, con el fin de
que otras personas (lectores) puedan entender el proceso de la investigación.

Cuando se halla definido la problemática es necesario formularlo y redactarlo para contar


con todos los elementos del proceso de la investigación.

Es decir, el proceso de división conceptual del problema consiste en fijar la idea principal,
los supuestos básicos en que se fundamente la argumentación inicial en relación con el
problema planteado, los supuestos accesorios y accidentales que van surgiendo al usar la
lógica para precisar el razonamiento.

Es recomendable al finalizar el planteamiento del problema redactar algunas preguntas que


surgen de la problemática, es decir, una gran pregunta central como eje de la investigación
y de ahí derivar las preguntas secundarias.

Las preguntas bases son:

 ¿Qué?
 ¿Cuándo?
 ¿Para qué?
 ¿Quién?
 ¿Dónde?
 ¿Con que?
 ¿Cómo?
 ¿Por qué?
 ¿Cuánto?
 ¿Qué relaciones se pueden establecer?
 ¿Cuáles son los puntos esenciales de la problemática? ¿Cuáles serían las alternativas de
solución de la investigación?
 ¿Cómo establecer las relaciones con las variables (dependiente, independiente)? (Tamayo,
2004, pág. 78).

Elementos de la Formulación del Problema

A continuación se presenta un cuadro comparativo sobre los elementos de la formulación de


problema, según los siguientes autores: Causa (2006) y Hernández, Fernández y Baptista
(2003):

5. VARIABLES
1. Definición
Las variables representan un concepto de vital importancia dentro de un proyecto de
investigación. Las variables, son los conceptos que forman enunciados de un tipo
particular denominado hipótesis. Las variables se refieren a propiedades de la realidad
que varían, es decir, su idea contraria son las propiedades constantes de cierto
fenómeno.
Las variables por su parte, son características de la realidad que puedan ser
determinadas por observación y, lo más importante, que puedan mostrar diferentes
valores de una unidad de observación a otra, de una persona a otra, o de un país a otro
(edad, ingresos, número de habitantes, etc.).
Así las cosas, podemos decir que con los conceptos pensamos, observamos y
explicamos, mientras que las variables se encuentran en el mundo real y son el objeto
de nuestras observaciones y explicaciones (Ramirez, 2004, pág. 2).
2. Tipos
Las variables dependiente e independiente son sets de atributos lógicos que se buscan
observar y medir como factores cambiantes en estudios científicos o sociales.
En un estudio es muy importante definir bien las variables que se van a observar para
garantizar que los resultados sean fieles.
Identificar qué variable al modificarse afecta a otra variable es uno de los primeros
pasos antes de iniciar la etapa de experimentación u observación.
Las variables necesariamente forman parte del nombre o del título de la investigación y
se usan igualmente en el problema de investigación y en la redacción de la hipótesis.
 Variable independiente: Es el factor cambiable dentro del estudio. Puede valerse
por sí sola y no es afectada por nada de lo que haga el experimentador ni por otra
variable dentro del mismo experimento; de ahí su nombre de “independiente”.
Es la variable que puede ser manejada o manipulada sistemáticamente por el
experimentador, cuyos cambios controlados tienen un efecto directo en la variable
dependiente.
Hablando desde el punto de vista matemático, son los elementos de entrada a
la ecuación o modelo de estudio y se representa en el eje de las abscisas (x) en una
gráfica.
En otras palabras, es la supuesta “causa” en la relación que se está estudiando.
Generalmente se elige una sola como variable independiente para evitar que varios
factores a la vez tengan efectos en la variable dependiente.
Si eso ocurriese, sería difícil identificar y medir cuál de las modificaciones en las
variables “independientes” es la que está causando cambios en el comportamiento
observado.
La variable independiente también se le conoce como variable controlada o variable
predictiva dependiendo del tipo de estudio.
 Variable dependiente
Es el factor cambiable dentro del estudio cuyo comportamiento termina siendo
afectado por los factores que el experimentador manipula. De ahí su nombre, ya que
“depende” de los cambios hechos a la variable independiente.
Es el foco del estudio en general en cual el experimentador centra sus
observaciones y mediciones, para ver cómo su comportamiento responde a los
cambios controlados. En otras palabras, es el presunto “efecto” de la relación
estudiada.
Se representa en el eje de las ordenadas (y) de una gráfica, ya que son los elementos
de salida de un modelo funcional o ecuación. Los cambios observados en esta
variable son registrados meticulosamente como parte fundamental de los resultados
del experimento.
Dependiendo del tipo de estudio, también se le puede conocer como variable
experimental, variable de medición o variable de respuesta (Ramirez, 2004, págs. 3-
4).
3. Operacionalidad de las variables
Es un proceso metodológico que consiste en descomponer deductivamente las
variables que componen el problema de investigación, partiendo desde lo más
general a lo más específico; es decir que estas variables se dividen (si son
complejas) en dimensiones, áreas, aspectos, indicadores, índices, subíndices, ítems;
mientras si son concretas solamente en indicadores, índices e ítems.
Ahora bien, una variable es operacional izada con la finalidad de convertir un
concepto abstracto en uno empírico, susceptible de ser medido a través de la
aplicación de un instrumento. Dicho proceso tiene su importancia en la posibilidad
que un investigador poco experimentado pueda tener la seguridad de no perderse o
cometer errores que son frecuentes en un proceso de investigación, cuando no
existe relación entre la variable y la forma en que se decidió medirla, perdiendo así
la validez, dicho de otro modo (grado en que la medición empírica representa la
medición conceptual).
La precisión para definir los términos tiene la ventaja de comunicar con exactitud
los resultados.
En consecuencia, la operacionalización de las variables es el proceso a través del
cual el investigador explica en detalle la definición que adoptará de las categorías
y/o variables de estudio, tipos de valores (cuantitativos o cualitativos) que podrían
asumir las mismas y los cálculos que se tendrían que realizar para obtener los
valores de las variables cuantitativas. La operacionalización es un proceso que
variará de acuerdo al tipo de investigación y de diseño. No obstante, las variables
deben estar claramente definidas y convenientemente operacional izadas. Se
consideran incompletos aquellos protocolos cuyo nivel de operacionalización es
muy bajo (Hernández Fuentes, 2010, pág. 30).

6. OBJETIVOS
1. Generales
Se centran en un aspecto u objeto de estudio amplio e indican los propósitos globales.
En ese sentido, esos resúmenes son el resultado final que se intenta alcanzar con una
investigación. Los objetivos generales son la sumatoria de los objetivos específicos.
Los objetivos generales corresponden a las finalidades genéricas de una investigación.
En consecuencia, es el propósito básico de la investigación y donde se exterioriza el
resultado final que se procura conseguir con el estudio. Describe el para que, de la
actividad, en otras palabras, lo que se espera obtener como resultado global. Los
objetivos generales orientan al tipo general de conocimiento que se procura o intenta
producir con la investigación; constituye el enunciado global sobre el resultado final
que se pretende alcanzar. Son aquellos que formulan un logro bastante amplio y son
formulados como propósito general de estudio. Su redacción guarda mucha similitud
con el título de la investigación. Por lo general, No son más de dos (Hernández Fuentes,
2010, pág. 32).
Un objetivo general es la finalidad del por qué empezamos a desarrollar un proyecto.
Este tipo de objetivo no identifica nunca un dato medible y evaluable dentro de la
estrategia del proyecto, sino que describe en términos generales aquello que queremos
alcanzar al finalizar nuestro trabajo, o con un determinado negocio.
Por eso, el objetivo general de un proyecto debe ser coherente con la estrategia de la
empresa, así como sus valores y misión. Se trabajará en torno a él, planificando
acciones pensadas para conseguir dicho objetivos. Por este motivo, todo lo que
hagamos en la empresa o proyecto, tendrá sentido si atendemos a este objetivo.
Podríamos decir que un objetivo general define la misión y el porqué del proyecto
(Colindres, 2007).
Características de los objetivos generales
 El objetivo general de una investigación surge de las necesidades encontradas en el
levantamiento de la información.
 Son los propósitos o metas
 Deben ser claros y concisos, no puede haber confusión en el propósito de lo que se
quiere lograr, de lo contrario hacia donde se encaminarían las acciones, el trabajo
andaría a la deriva.
 Deben ser realizables, a modo sensato nunca se debe pretender volar más alto de
nuestras capacidades. Si bien es cierto que con trabajo y esfuerzo todo se logra, no hay
que abusar en ello pues se corre el riesgo de la frustración y el fracaso.
 Deben ser universal, y enganchado a los diferentes objetivos específicos.
 Deben ser flexibles, de manera que se puedan modificar si la situación lo requiere.
 Deben de ser medibles tanto en el tiempo como en la consecución para determinar
su cumplimiento.
 Deben de ser coherentes, de manera que no se contradigan entre si y que sirvan a la
organización (Colindres, 2007).

Recomendaciones para la redacción de los objetivos

 ¿Quién? es el sujeto/objeto, sus características, sus necesidades y contexto en


donde está inmerso.
 ¿Qué va a hacer? Verbos que impliquen acciones en los individuos/objetos.
 ¿Qué? contenidos son importantes y en qué momento
 ¿Para qué, cómo, con qué, por qué? ese contenido es importante
 Deben ser redactados en tercera persona o en forma impersonal.

Se Aconseja:

Verbo + contenido + para qué, por qué, …

A continuación observa la relación entre el esquema anterior y el

Siguiente objetivo:

Comprender cuáles son las diferentes funciones del asesor psicopedagógico para
poder facilitar estrategias de aprendizaje en las programaciones didácticas
habituales.

Verbos a utilizar
Deben formularse con verbos en infinitivo como por ejemplo: Analizar,
contribuir, evaluar, proveer, calcular, cuestionar, estandarizar, motivar, propiciar,
comprobar, etc (Malhotra K, 2008).

2. Específicos
Están planteados sobre aspectos más concretos, derivados de los objetivos generales.
Están relacionados con el objetivo general, pero se definen en términos más
operacionales. Cumplen el propósito de vincular el nivel de abstracción presente en el
objetivo general con la realidad inmediata a estudiar. Estos representan los pasos que se
han de seguir para lograr el objetivo general. Los mismos son formulados en términos
operativos, incluyen las variables o indicadores que se desean medir. El Objetivo
General, para poder lograrse, prácticamente tiene que ser desglosado en un conjunto de
acciones o actividades particulares menores. El objetivo específico se formula en
función de aspectos concretos y precisos de la investigación, derivados, por lo tanto, de
los objetivos generales. Los objetivos específicos deben ser por lo menos 3 por cada
objetivo general, enumerados en orden de importancia, orden lógico, orden temporal y
necesariamente deben expresar una sola acción por objetivo. Es recomendable no
utilizar los s verbos conocer y comprender, por cuanto, se consideran ambiguos y su
interpretación puede confundir al lector.
Los objetivos específicos expresan metas concretas que son necesarias para lograr el
objetivo general. Lo adecuado es que los objetivos específicos surjan de las preguntas
de investigación, formulándose tantos objetivos específicos como preguntas hallas
formulado, la técnica consiste en utilizar el texto de la interrogante anteponiéndole un
verbo en infinitivo, recordando que el objetivo solo puede tener un único verbo en
infinitivo. Deben ser formulados en términos operativos, incluyen las variables o
indicadores que se desean medir (Hernández Fuentes, 2010, págs. 32-33).
Los objetivos específicos de un proyecto corresponden a los pasos que debemos seguir
para alcanzar el objetivo general. Digamos que concretan de alguna forma los objetivos
generales. Un objetivo específico da parte de la solución para acercarnos al propósito
general del proyecto.
Un ejemplo muy simplificado: para construir una casa necesitamos hacer los cimientos,
la estructura interna, las paredes, el tejados, etc. Todos estos pasos son objetivos
específicos. Incluso, podría ser las propias actividades de nuestra planificación.
Es importante aclarar que los objetivos específicos de un proyecto no identifican
acciones directamente medibles con indicadores. Para eso están los objetivos
operativos, los cuales concretan a los objetivos específicos. Son medibles mediante
indicadores, directamente verificables. Gracias a ellos, podremos hacer una evaluación
continua más exhaustiva de nuestro trabajo (Colindres, 2007).
BIBLIOGRAFÍA

Abascal Fernández , E., & Grande Esteban, I. (2011). Fundamentos y técnicas de investigación
(11va ed.). España: Esic.

Castro Corrales, C. (2012). Mercadotecnia. México: Potosina.

Colindres, J. M. (2007). Herramientas de diseño. Mexico: Liberpon.

Collado , A., & Molina , A. (2014). Investigacion de Mercados. (1ra ed.). Madrid: Esic.

Hernández Fuentes, E. A. (2010). Metodología de la investigación: Un enfoque práctico (5TA ed.).


Madrid: Pearson.

León, I. H., & Toro Garrido, J. (2007). Paradigmas y métodos de investigación de cambios.
Caracas: Editorial. C.E.C. S.A.

Malhotra K, N. (2008). Investigacion de Mercados (6TA ed.). Mexico: Pearson educación.

Morales, K. D. (2014). Diseño metodológico de la investigación. España: Pearson.

Ramirez, J. (2004). Variables de la investigación. Lifeder.

Rodríguez Moguel, E. (2005). Metodología de la investigación (5TA ed.). México: Tabasco.

Tamayo, M. (2004). Investigacion cientifica. Mexico: Limusa, S.A. De C.V.