Vous êtes sur la page 1sur 3

Ética Profesional

Como bien sabemos, la ética hace alusión directa a lo que es el comportamiento


correcto en determinada materia, por lo que es la herramienta que ha de regular el
ejercicio de ciertas actividades y proceso para que sigan en los mismos ciertos
códigos de comportamientos y valores.

De manera particular, la ética profesional, o deontología profesional se refiere al


conjunto de códigos y valores que sirve para regular el comportamiento del
profesional en determinada área y que responde de manera directa al perfil laboral
de dicho profesional.

Se considera que la deontología es la base del desarrollo de una carrera ya que


es a partir de ahí donde comienza a formarse el perfil del profesional en dicha
carrera y se determina cuáles son los rasgos que debe presentar y los valores que
debe aplicar a la misma, tanto en el ejercicio de la profesión, como en su
presentación como egresado de la carrera..

La ética profesional tiene que ver mucho con el entorno laboral en que se
desarrolle una determinada profesión y las funciones que se determinen en la
misma, aunque el conjunto de valores y normas por la que se rigen se considera
de carácter universal.

Esto se traduce de la siguiente manera: aunque una determinada profesión tiene


su propia ética, ésta se aplica a todos los profesionales del área de igual manera,
ya que la ética profesional, como se ha citado, tienen un carácter universal e
integral.

La ética profesional se relaciona mucho con los valores morales del individuo, ya
que está orientada hacia los mismos y se determina por estos de una manera
directa. Así, en su conjunto, tiene mucho que ver con valores morales,
ciudadanos, civiles, e incluso cristianos.
La deontología profesional sirve para regular el comportamiento de la persona y
prevenir errores relacionados con el ejercicio de su profesión, lo que indica que
cada campo del saber posee su propia ética de acuerdo a las características de la
misma.

Además de ser un conjunto de valores, la ética se establece como un reglamento


establecido para cada profesión, ya que su incumplimiento puede resultar en
sanciones al profesional, e incluso en la supresión de sus privilegios como tal.
Esto significa que, a diferencia de la ética en general, la ética profesional sí es
coactiva, ya que impone castigos normativos ante su incumplimiento.

Se dice que la ética profesional es de carácter abarcador, ya que contempla todas


las posibles situaciones en las que es preciso establecer una norma e impone un
procedimiento a seguir en las mismas.

Ética Empresarial
La ética empresarial se define como el conjunto de normas, valores y principios
que determinan la sintonía de una empresa en sus relaciones con la sociedad a la
que pertenece, siendo determinada así por su cultura empresarial, por lo que
permite una adaptación a su entorno bajo determinada condiciones.

Las empresas, como si personas se tratara, tienen responsabilidades y actitudes


que le permiten establecer buenas relaciones con la sociedad, y de esto se
encarga la ética empresarial, estableciendo cuáles son aquellas conductas y
acciones que debe o puede realizar una empresa en cuanto a sus
responsabilidades sociales.

La ética de las empresas contempla, principalmente, el cumplimiento de los


compromisos de ésta, la transparencia en todas sus actividades y la armonía con
los propósitos generales de la sociedad, todo esto en aras de que sus procesos no
alteren en ningún sentido el bienestar social.
Tanto de manera interna, es decir, hacia sus empleados y su propia estructura,
como de manera externa, o hacia la sociedad y el entorno, la ética empresarial
aporta significativamente al desarrollo de las empresas en cuanto que aumenta su
confiabilidad y motiva al buen comportamiento entre sus empleados.

Como vemos, la deontología dentro de las empresas es una disciplina que guarda
estrecha relación con la ética profesional, ya que la primera se deriva como un
conjunto de la segunda. Es decir, a través de la ética de los profesionales dentro
de una institución o empresa, es posible lograr el cumplimiento de las normas y los
códigos que determinan la ética de la empresa como un todo.

Finalmente, cabe señalar que uno de los principales objetivos de la deontología


empresarial es crear un ambiente afín entre sus propios empleados, y de estos
con el entorno, de modo que el desarrollo de la empresa como un conjunto esté
estrechamente vinculado al cumplimiento de los principios y el bienestar de la
sociedad en general.