Vous êtes sur la page 1sur 9

Primera Actividad:

Distinguido participante:

Consulte la bibliografía básica de la asignatura y demás fuentes complementarias


del curso; luego realice la actividad que se describe a continuación:

1- Redacte un ensayo de los aspectos más relevantes de la evolución histórica del


Derecho Intelectual en la República Dominicana.
La propiedad intelectual es un tema de extraordinaria importancia jurídica en la vida de
las sociedades moderna y contemporánea. Desde varios siglos atrás los pueblos más
avanzados de la historia han definido numerosos mecanismos institucionales tendentes a
salvaguardar los derechos de propiedad de las obras de naturaleza intelectual.

La República Dominicana, como Estado perteneciente a la comunidad internacional, ha


estado presente desde muy tempano del siglo XX, cuando los países firmaron los
acuerdos mediante los cuales se comprometieron a respetar los distintos aspectos de la
propiedad intelectual.

En la Reforma constitucional del año 2010, el tema de la propiedad intelectual fue


actualizado y ampliado por el asambleísta Dominicano, tomando en cuenta las
recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas para Protección de la
Propiedad Intelectual y las metas de la Confederación Internacional de Sociedades de
Autores y Compositores.

La Constitución Dominicana consagra en el Articulo 52 el derecho a la propiedad


Intelectual con el siguiente texto: “Se reconoce y protege el derecho de la propiedad
exclusiva de las obras científicas, literarias, artísticas, invenciones e innovaciones,
denominaciones, marcas, signos distintivos y demás producciones del intelecto
humano por el tiempo, en la forma y con las limitaciones que establezca la ley.”

El texto constitucional dominicano es bastante preciso y completo en materia de


propiedad intelectual; el concepto implica y se relaciona con las creaciones de la mente,
como por ejemplo, invenciones, obras literarias, producciones artísticas, símbolos,
nombres e imágenes utilizados en el comercio y todas las áreas de la vida social.

Los aspectos de la propiedad intelectual de manera taxativa son: las obras científicas, las
obras literarias, las producciones artísticas, las invenciones, las innovaciones, las
denominaciones, las marcas de fábricas, los signos distintivos y las producciones de
intelecto humano en sentido general.
El estudio estricto de la propiedad intelectual como derecho fundamental de la
personalidad humana implica dos categorías: la propiedad industrial: que es el derecho
exclusivo que otorga el Estado para usar o explotar en forma industrial y comercial las
invenciones o innovaciones de aplicación industrial, así como indicaciones comerciales
que realizan individuos o empresas para distinguir sus productos o servicios ante la
clientela en el mercado.

El derecho de autor como categoría de la propiedad intelectual, abarca las obras


literarias y artísticas, tales como: Novelas, poemas, canciones, obras teatrales o
dramáticas, películas, obras musicales, las obras de arte en general: dibujo, pintura,
fotografía, escultura y los diseños arquitectónicos.

El marco legal, procedimental y el régimen de sanciones de los distintos aspectos y las


dos categorías de la propiedad intelectual en la República Dominicana está establecido en
dos leyes a saber: la 65-00 sobre Derecho de Autor y la 20-00 sobre propiedad Intelectual.

Los derechos de un autor sobre una obra intelectual son de dos tipos: el derecho
patrimonial y el derecho moral. El primero tiene que ver con los recursos económicos
que le produce al autor su obra intelectual, riqueza que puede disfrutar hasta la muerte y
después de la vida el autor sus herederos, el cónyuge y a los causahabientes, los cuales
pueden ejercer los derechos patrimoniales hasta por 50 años más.

El derecho moral del autor sobre su obra intelectual es de naturaleza perpetua, eterna,
se ejerce por siempre y está relacionada con el hecho de que nadie puede modificar,
plagiar, mutilar ni usurpar, en ningún caso ni circunstancia, los derechos morales de un
autor determinado. Por ejemplo las obras de Aristóteles, creadas hace más de dos mil
años, son Aristóteles y siempre serán del viejo filósofo griego, por los siglos de los siglos.

La obra intelectual colectividad sigue el mismo régimen de los derechos morales y


patrimoniales sobre la propiedad de una obra intelectual personal, esto es, cada uno de
los coautores mantiene sus derechos en ambas dimensiones de acuerdo al aporte hecho
a la obra de que se trate.

El Estado Dominicano ha sido signatario de todos los tratados internacionales firmados


para la protección de algún aspecto de la propiedad intelectual. En 1912 se firmó la
convención de parís, mediante la cual los países se comprometieron a respetar la
propiedad industrial.
Medio siglo después, en 1962 se firmó en Roma, Italia el tratado para la protección de los
artistas, intérpretes, productores de fonogramas y los órganos de la radiodifusión. En
1995 se hizo un gran acuerdo internacional sobre los aspectos de la propiedad intelectual
relacionados con el libre comercio. En 1997 se firmó la convención de Berna, ciudad de
Suiza para salvaguardar la propiedad intelectual sobre obras literarias.

En 1999, la Organización de las Naciones Unidas creo la OMPI, creó la organización


mundial para la propiedad intelectual, organismo encargado de garantizar la cooperación
internacional para la vigencia de los derechos intelectuales.

Cabe resaltar en el contexto internacional y el compromiso de los países con el respecto a


la propiedad intelectual, la formación de la Confederación Internacional de Sociedades de
Autores y Compositores, la cual trabaja para incrementar el reconocimiento y la protección
de los derechos de los creadores. Dicha confederación agrupa a 217 sociedades de
autores de un total de 114 Estados integrando a más de dos millones de creadores dentro
de todos los repertorios artísticos, música, teatro, literatura, obras audiovisuales, artes
gráficas y visuales.

El Estado Dominicano a la luz de las Leyes 65-00 sobre Derecho de autor y 20-00 de
propiedad industrial estableció la Oficina Nacional de la Propiedad Industrial, ONAPI y la
Oficina Nacional de Derecho de Autor, ONDA para registrar, proteger y salvaguardar los
derechos exclusivos de la propiedades intelectuales tramitadas por los autores e
interesados, llenando desde luego, los requisitos de ley.

En conclusión, la propiedad intelectual es la República Dominicana tiene un marco jurídico


actualizado, en plena correspondencia con los acuerdos y preocupaciones más
prioritarias de los países de la comunidad internacional. En materia constitucional, legal y
de los tratados multilaterales el Estado Dominicano está al día.

La ciudadanía de la República Dominicana tiene el reto de empoderarse de sus derechos


intelectuales, registrarlos en las instituciones correspondientes y vigilar el ejercicio pleno
de los aspectos de la propiedad intelectual, a los fines de erradicar por completo la cultura
del plagio y la piratería en la República Dominicana.

2- ¿Cuáles derechos abarca El derecho Intelectual?


El derecho de la propiedad industrial, que abarca las patentes de invención, las
marcas, los diseños industriales y las indicaciones geográficas.
El derecho del autor, que abarca las obras literarias (por ejemplo, las novelas, los
poemas y las obras de teatro), las películas, la música, las obras artísticas (por ejemplo,
dibujos, pinturas, fotografías y esculturas) y los diseños arquitectónicos. Los derechos
conexos al derecho de autor son los derechos de los artistas intérpretes y ejecutantes
sobre sus interpretaciones o ejecuciones, los de los productores de fonogramas sobre sus
grabaciones y los de los organismos de radiodifusión respecto de sus programas de radio
y televisión.

3. Definición, característica y naturaleza jurídica de Derecho Intelectual.


Definición:
La propiedad intelectual se relaciona con las creaciones de la mente: invenciones, obras
literarias y artísticas, así como símbolos, nombres e imágenes utilizados en el comercio.

Los derechos de propiedad intelectual se asemejan a cualquier otro derecho de


propiedad: permiten al creador, o al titular de una patente, marca o derecho de autor,
gozar de los beneficios que derivan de su obra o de la inversión realizada en relación con
una creación. Esos derechos están consagrados en el Artículo 27 de la Declaración
Universal de Derechos Humanos, que contempla el derecho a beneficiarse de la
protección de los intereses morales y materiales resultantes de la autoría de las
producciones científicas, literarias o artísticas.

Característica:
 Los derechos de explotación de la obra se transmiten, «mortis causa», por
cualquiera de los medios admitidos en derecho.

 También pueden transmitirse por actos «inter vivos». La Ley de Propiedad


Intelectual legitima al titular de los derechos por ella reconocidos para instar el cese
de la actividad ilícita del infractor y exigir la indemnización de los perjuicios
materiales y morales causados.

 Podrán ser objeto de inscripción en el Registro los derechos de propiedad


intelectual relativos a las obras y demás producciones protegidas por la Ley de
Propiedad Intelectual.

 El titular o cesionario en exclusiva de un derecho de explotación sobre una obra o


producción protegidas por la Ley podrá anteponer a su nombre el símbolo, © con
precisión del lugar y año de la divulgación de aquellas.
Naturaleza Jurídica:
Denominado también «derecho de autor», es un derecho absoluto de señorío sobre la
propia obra, que concede a sus titulares todas las facultades posibles sobre su objeto
frente a todos los demás (Berco-vitz). Se caracteriza, como derecho de naturaleza mixta
personal y patrimonial, porque otorga al autor el derecho moral sobre su obra,
irrenunciable e inalienable, que comprende entre otras la facultad para decidir su
publicación, y, por otra parte, los derechos patrimoniales tendentes a la explotación de la
obra mediante su reproducción y distribución.

La naturaleza jurídica de los derechos de autor es muy debatida: para un sector de


la doctrina se trata de derechos de la personalidad, para otros son derechos
patrimoniales o bien le atribuyen una naturaleza mixta. Finalmente existen autores que
señalan que el derecho de autor contiene facultades personalísimas, pero no es
un derecho de la personalidad.

La propiedad intelectual confiere al autor las siguientes facultades: de explotación


económica o de disfrute, de disposición, de difundir o no difundir la obra, de ser
reconocido como autor de la misma, de modificación de la obra e impedir que otro la
modifique, de retirar la obra de la circulación o publicidad, o de publicar otra retractándose
de la anterior, indemnizando en su caso a los terceros titulares de derechos sobre la obra
que puedan verse perjudicados.

4. Defina que es el valor del capital intelectual como propiedad de las personas.
Nuevos elementos mantienen una real incidencia en el afán económico de las empresas
de hoy: la tecnología de la información, el desarrollo de las telecomunicaciones, la
necesidad de una fuerza laboral especializada, entre otros aspectos no menos
importantes, se constituyen como los activos más importantes en este tercer milenio.
Hablamos de lo que hoy se conoce como el Capital Intelectual.

La tecnología de la información ha reducido considerablemente los espacios físicos de


las empresas y con esto, el ahorro de mucho dinero y tiempo. Ya no es necesario
trasladarse físicamente al banco más cercano, basta una visita interactiva a través de
nuestro teléfono u ordenador personal para realizar cualquier transacción encriptado.

El capital intelectual se reconoce como el activo más importante que poseen muchas de
las empresas más grandes y poderosas del mundo; para dichas empresas, el capital
intelectual es la clave de su dominio del mercado y de su rentabilidad continua. A menudo
es el objetivo preponderante en las fusiones y adquisiciones y, cada vez más, las
empresas informadas se están valiendo de licencias para transferir estos activos a
jurisdicciones en que los impuestos son bajos.

Sin embargo, las empresas aún no toman plena conciencia de la función de los derechos
de P.I. En general, las normas de contabilidad no reflejan la importancia de los derechos
de P.I. y de los activos intangibles en las cuentas de una empresa y, a menudo, estos
derechos son subestimados, mal administrados o explotados de manera insuficiente. A
pesar de la importancia y de la complejidad de los derechos de P.I., los profesionales que
se ocupan de la propiedad intelectual de una organización no suelen trabajar de forma
coordinada.

La propiedad intelectual, desde el punto de vista de la tradición continental europea y de


los principales países latinoamericanos, supone el reconocimiento de un derecho de
propiedad especial en favor de un autor u otros titulares de derechos, sobre las obras del
intelecto humano.

El derecho intelectual o derecho de la propiedad intelectual es la rama del derecho público


que estudia las prerrogativas de los creadores y titulares de obras protegidas bajo el
régimen del derecho de autor o de los derechos de propiedad industrial. Ambas, derecho
de autor y los derechos de propiedad industrial, poseen diversas figuras jurídicas o
instituciones que les son propias, como por ejemplo, los derechos de autor sobre obras
literarias o artísticas; los derechos sobre creaciones industriales nuevas como lo son el
derecho de patente; o el de modelo industrial; asimismo, los derechos sobre signos
distintivos: el derecho sobre la marca, sobre la denominación de origen, sobre el aviso
comercial, o el nombre comercial, entre otros.

Con la entrada en vigencia de las leyes 20-00 sobre Propiedad Industrial y 65-00 sobre
Derecho de Autor, se abrió un nuevo campo dentro del ejercicio legal y financiero en
materia de derechos intelectuales, ya que la legislación ofrece un marco institucional que
facilita y promueve en cierta medida la valorización de la Propiedad Industrial e
Intelectual.

El hecho de que las nuevas legislaciones permitan la negociabilidad de los títulos jurídicos
que soportan estos derechos, implica la necesidad de valorarlos económicamente. En lo
que respecta a la Ley 20-00 sobre Propiedad Industrial, esta establece la negociabilidad
referida en los artículos 29, 32, 33, 40, 46, 86, 89, 90, 103 y 13 7.al reconocer la
posibilidad de transferir estos derechos por actos entre vivos o sucesión, el otorgamiento
de licencia de uso, y . Comercialización y el establecimiento d garantías y eventuales
embargos. Asimismo, .en el artículo 175 se establece un procedimiento para el cálculo
económico de la indemnización por los daños y perjuicios con motivo de una violación
jurídica de los derechos de Propiedad industrial.

Por su parte, la Ley 65-00 sobre' Derecho de Autor-en su artículo 19 consagra el llamado
Derecho Patrimonial que tiene el titular de un derecho de autor de disponer sobre su obra
literaria, artística o científica" ya sea a título gratuito u oneroso, y en consecuencia, regula
a partir .del artículo 79 ciertos contratos comunes dentro del campo :del Derecho de
Autor, reconoce en el artículo; 162 las'' denominadas Sociedades de Gestión Colectiva,
encargadas de administrar el derecho de autor en su parte patrimonial y en el artículo
177 se contempla el cálculo de la indemnización por daños y perjuicios en ocasión de una
violación al derecho-de autor.

Tanto la Ley 20-00 como la 65.,-Qb previamente indicadas condicionan la validez y


oponibilidad de las transacciones establecidas, siempre que se realicen los registros de
lugar ante la 'Oficina Nacional de la Propiedad Industrial (ONAPI) y la Oficina Nacional, de
Derecho de Autor (ONDA) según corresponda.

3. A partir de la definición y estudio del capital intelectual Diga:

El valor del capital intelectual del:

Individuo:
El individuo, como depositario de las ventajas competitivas de la empresa, siempre tendrá
la oportunidad eventual de auto sustraer y llevar consigo todos los conocimientos
adquiridos. Su obligación sólo se compromete en la medida en que se haya obligado
contractualmente a través de cláusulas compromisorias de no competencia o no
concurrencia y en la medida en que su actividad sea regulada por las leyes relativas al
Secreto Comercial.

En una era donde el conocimiento se considera la base fundamental para el desarrollo


económico de los pueblos, los expertos han considerado a los individuos depositarios de
los mismos: el autor se refiere a los trabajadores intelectuales, como uno de los
principales derechos intangibles, activos de capital intelectual con los que debe contar
cualquier empresa de este tercer milenio. En el siglo XX los activos de una empresa se
medían por sus equipos físicos de producción; ahora, sus activos más preciados llevan
zapatos y salen y entran cada día a la empresa: el trabajador, según citan los expertos
Nordstrom y Riddestrale. Se trata de la productividad del empleado intelectual.
Empresas:
El capital intelectual es el conjunto de activos intangibles, más importantes de las
empresas basados en el conocimiento, entendiéndose por conocimiento al nuevo agente
productor de capitales económicos y organizacionales.

La infraestructura, contentiva de las bases de datos de las empresas, son las más
expuestas al saqueo electrónico de las mismas.

Algunas organizaciones que venden productos y servicios utilizan un novedoso sistema


para el envío múltiple de documentos informativos a través del fax. Con este sistema se
envían documentos a cientos de destinos en forma simultánea ofreciendo -entre otras
ventajas-, la posibilidad de repetir el proceso en los casos en que por alguna razón la
información no haya llegado a uno o varios de los destinatarios. En este caso, el sistema
de información utilizado para enviar la información documental a través del fax, constituye
la tecnología usada para ejecutar el proceso. Es lo que llamaríamos software, cuya
estructura descansa en el ordenador o hardware. Por su parte, el proceso en sí, aquel
ejecutado como canal para el envío de las informaciones a través del sistema, constituye
la gestión.

El escenario anterior refleja un ejemplo práctico de lo que constituye un activo de


infraestructura o activo de capital estructural para una empresa. El mismo es identificado
como el armazón sobre el cual descansan elementos esenciales característicos como la
filosofía, cultura y procesos de gestión utilizados a través de los sistemas de tecnología de
la información. Los activos de infraestructura crean y soportan ventajas competitivas en
las empresas de este tercer milenio. Este capital estructural siempre se encuentra
separado del individuo y es asimilado como ligado a la empresa, aunque necesita el uso y
manejo de las personas para que pueda arrojar un resultado.

Comercio:
Cuando hablamos de Activos de Mercadeo, hablamos de clientela. En hecho, la existencia
de una empresa en ausencia de una clientela es simplemente imposible. Pero no basta
con tener una clientela, hay que tomar en cuenta esos otros factores a los que hemos
hecho alusión. En efecto, en la voluntad de compra de una clientela cuenta mucho el (i)
prestigio de la marca. De igual forma, si no existe un (ii) canal de distribución para el
acceso rápido y eficiente a órdenes y despachos de productos y servicios, el poder que se
tenga sobre una determinada clientela tenderá a mermarse.
En lo que respecta a la clientela, está será creada, fomentada y retenida en la medida de
la capacidad de la empresa en lograr hábilmente ese objetivo a través de recursos
comerciales leales. Por su parte, los activos de propiedad intelectual, tienen sus
respectivas figuras jurídicas establecidas por el legislador para su protección.

Del derecho de autor:


En lo que respecta al Derecho de Autor, este comprende la protección de todas las
creaciones artísticas (composiciones musicales, e.j.), literarias (libros, e.j.) o científicas
(programas de computadoras, e.j.), creadas por el ser humano.

El de la Propiedad industrial:
Dentro de la Propiedad Industrial se encuentran las siguientes instituciones jurídicas:
Patentes, para proteger ciertas invenciones; Diseños y Modelos Industriales; Signos
Distintivos como Nombres Comerciales, Marcas de Fábrica e Indicaciones Geográficas;
también, el Secreto Comercial y las reglas que incriminan la Competencia Desleal. El
término industrial se interpreta en sentido abierto pues incluye no solamente la industria,
también el comercio, servicios y demás actividades productivas.