Vous êtes sur la page 1sur 43

APRENDIZAJE Y DIDÁCTICA EN LA

EDUCACIÓN DE ADULTOS

Curso 50

Autores:

Dr. C. Estrella A. Velázquez Peña

Universidad de Ciencias Pedagógicas “José Martí”

Camagüey

Dr. C Nora Isaac Díaz

Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño

IPLAC - Cuba

MSc. Luis A. Rodríguez

Universidad de Ciencias Pedagógicas “Pepito Tey”

Las Tunas

Dr. C. Luis G. Ulloa Reyes

Universidad de Ciencias Pedagógicas “José Martí”

Camagüey
Edición: Dr. Cs. Gilberto García Batista

Corrección: Lic. José Luis Leyva Labrada.

Diseño y composición: MSc. Nelson Piñero Alonso

© sobre la presente edición, sello editor Educación Cubana. Ministerio


de Educación, 2011.

ISBN 978-959-18-0649-9

Sello Editor EDUCACIÓN CUBANA


Dirección de Ciencia y Técnica
Avenida 3ra # 1408 esquina a 16.
Miramar, Playa. Ciudad de La Habana. Cuba.
Teléfono: (53-7) 202-2259
Índice

1 Aprendizaje y Didáctica de la EDA / 1

1.1 Características de las personas adultas / 3

1. 2 El aprendizaje en los jóvenes y adultos / 3

2. Principios que sustentan el proceso de enseñanza aprendizaje con


los jóvenes y adultos en la experiencia cubana de alfabetización y
educación básica / 7

3. Las categorías didácticas en procesos de alfabetización y Educación


Básica / 7

4. Niveles de desempeño cognitivo / 12

5. Dirección del Aprendizaje en otras modalidades de la Educación de


Adultos / 12

6. La atención a la diversidad en el aprendizaje del contexto/ 27

Bibliografía / 36
RESUMEN.

La educación de adultos es educación especial y específica porque


especiales y específicos son sus alumnos. En ella están presentes
todas las educaciones con sus exigencias propias y generales, las que
no pueden ser aplicadas sin su correspondiente contextualización. Sus
principales agentes de transformación son los alumnos, como en las
restantes educaciones, pero cuya función social no es el estudio sino
que se concreta en el trabajo, la familia y la comunidad. De ahí que
exista una Pedagogía y una Didáctica para la educación de los adultos,
tal como refiere el Dr. C Jaime Canfux en su libro,”La escuela cubana
de alfabetización” y que se manifiestan en este material.
1. APRENDIZAJE Y DIDÁCTICA EN LA EDUCACIÓN DE ADULTOS.
(EDA)
La EDA se caracteriza, ante todo, por la heterogeneidad de su contexto
de actuación. Los estudiantes que reciben influencias por medio de esta
educación requieren, por parte del profesor, de una atención y
conocimiento esmerado; púes aun con la misma edad, los intereses y
necesidades varían de una persona a otra, a partir de las experiencias
acumuladas, que en ocasiones, en un período de tiempo no muy largo
15 a 20 años ha recibido, de forma demasiado brusca, los embates de
la vida.
Todo lo antes expuesto se evidencia en el complejo entramado que
representa hoy esta educación, en el que se da atención a personas
adultas desde el nivel elemental hasta el nivel de preuniversitario, sin
dejar a un lado a los centros especializados como son las escuelas de
idiomas para trabajadores.
El proceso de enseñanza-aprendizaje adquiere, por tanto,
peculiaridades muy significativas, que de no tenerse en cuenta pueden
dar al traste con las exigencias de esta educación. A partir de estas
consideraciones:
 El proceso de enseñanza-aprendizaje no puede ni centrarse en el
estudiante, ni en el profesor, justamente resulta necesario develar
su bilateralidad en que cada componente cumpla con el rol que le
corresponde en una relación dialéctica.
 El profesor de esta educación tiene que ser un conocedor
profundo de los fundamentos filosóficos, sociológicos y
psicológicos para en consecuencia desarrollar una pedagogía y
una didáctica que se ajusten a los diversos contextos con
alternativas flexibles dirigidas a la incorporación activa de estas
personas en la construcción de la sociedad.
 El profesor tiene que enseñar en estrecho vínculo con la
comunidad y con las vivencias y experiencias de los estudiantes
para que puedan afrontar y dar soluciones creativas a los
problemas individuales, familiares y sociales.
 En sentido general el currículo que se desarrolla en esta
educación tiene que adecuarse a la heterogeneidad y complejidad
de los grupos sociales y debe responder como máxima aspiración

1
(objetivo) a que el aprendizaje de los contenidos revele su utilidad
teórica, práctica, emotiva tengan aplicación inmediata para dar
respuesta a necesidades individuales, familiares, profesionales y
por otra parte se dirija a su satisfacción espiritual, a su
crecimiento. Esto último exige de un conocimiento profundo de
cada estudiante para en consecuencia actuar con una pedagogía
individual que responda a la diversidad de cada grupo. Hay que
considerar que resulta necesario que los estudiantes se aprendan
el contenido de enseñanza para que puedan enseñarlo, es decir,
irradiarlo en la familia, en la fábrica, en la comunidad, en sentido
general en cualquier contexto de actuación.
 Los métodos que se utilicen deben estar dirigidos a despertar la
necesidad por el autoaprendizaje, a estimular el desarrollo de la
reflexión y la metacognición. Muy relacionado con los métodos, los
procedimientos seleccionados deben estar en función de que se
logre la independencia, el dominio de sí, el desarrollo de su
seguridad, el dominio de su autonomía, la identificación con la
profesión que desarrollan, por lo que las diferentes tareas
docentes a realizar deben ser organizadas, diversas y motivantes
y contribuir a una educación que tenga como base el desarrollo de
un futuro sostenible.
 En esta educación la clase sigue siendo el escenario fundamental
de aprendizaje, a partir de que la escuela es un lugar intencional
para aprender y que del contenido que allí se apropian no lo
pueden aprender en otra parte. La escuela tiene que ser atrayente,
necesaria e inclusiva y no puede agravar los problemas de estos
estudiantes, tiene que trabajar sobre ellos para que todos sean
hombres de bien. El profesor dentro de su actividad tiene que
saber, porque él es el que domina el currículo, qué es lo esencial,
lo imprescindible y a lo que no se debe renunciar para realmente
alcanzar el fin de la educación.
El proceso de enseñanza-aprendizaje, objeto de estudio de la Didáctica,
conforma una unidad que tiene como propósito contribuir a una correcta
formación de la personalidad. Esta tarea es una responsabilidad social
en cualquier país. Teniendo en cuenta lo anteriormente expresado, se
considera al proceso de enseñanza-aprendizaje siempre condicionado
social e históricamente.

2
Se concibe además que todo proceso de enseñanza aprendizaje es un
sistema complejo, abierto y multifactorial, dado que sobre él existen
múltiples influencias sociales y confluyen variados agentes
socializadores.
De igual manera está el hecho de que en todo proceso de enseñanza
aprendizaje se da la unidad en la diversidad, aún más en la educación
de Jóvenes y Adultos y en los procesos de alfabetización y
postalfabetización, los que se dan en diferentes y disímiles contextos.
1.1 Características de las personas adultas.
Se considera adulta a toda persona que ha adquirido un status de
edad, cierta madurez y autonomía. Para González (1996), una persona
adulta es aquella que está en condiciones de:
 aceptar responsabilidades,
 actuar bajo el dominio de la razón y
 equilibrar su personalidad.
El propio González (1996), define dos aspectos de adultez:
El devenir histórico, o lo que es lo mismo, los acontecimientos políticos,
económicos y sociales que la persona le ha tocado vivir y que lo han
marcado social y culturalmente.
El sistema socio-cultural y económico-laboral, que es el que determina
los roles a asumir por los individuos y definen su status de edad en
cada estrato.
1. 2 El aprendizaje en los jóvenes y adultos
El aprendizaje fue, desde sus inicios para el hombre, el basamento
indispensable para que se produjeran procesos de desarrollo y estos, a
su vez, fueron abriendo diferentes horizontes a nuevos aprendizajes. Al
respecto, se refirió A. N. Leontiev, al señalar que “cada individuo
aprende a convertirse en hombre. Para vivir en sociedad no le basta
con lo que la naturaleza le otorga al nacer. Debe asimilar lo que ha
alcanzado la humanidad en el curso de su desarrollo histórico”1.

1A. N. Leontiev: El pensamiento. En “Superación para profesores de Psicología”, Editorial Pueblo y


Educación, La Habana, 1975, p. 51.

3
Para D. Castellanos Simons y colaboradores el aprendizaje humano es
“el proceso dialéctico de apropiación de los contenidos y las formas de
conocer, hacer, convivir y ser construidos en la experiencia
sociohistórica, en el cual se producen, como resultado de la actividad
del individuo y de la interacción con otras personas, cambios
relativamente duraderos y generalizables, que le permiten adaptarse a
la realidad, transformarla y crecer como personalidad”.2
El análisis de esta definición y muchas otras recogidas en la bibliografía
consultada, de una u otra manera, consideran no solo la actividad
individual del sujeto, sino que prestan especial atención al intercambio y
la relación de los sujetos, no sólo con el objeto de aprendizaje, sino
entre ellos.
Como señaló E. Velázquez (2009) es precisamente en este
intercambio, en que tiene lugar la modificación y la conformación de las
ideas nuevas aprendidas que se incorporan por los sujetos para
ponerlas en práctica en su quehacer cotidiano.
Sin embargo, es importante considerar que no se aprende de otros, si
no es incorporando aquello que el otro ofrece dentro de un proceso de
análisis, de significación y elaboración personal; todo el que está
aprendiendo, para que realmente aprenda, tiene que participar activa,
reflexiva y creadoramente en la construcción y la reconstrucción de sus
significados.3
Por ello, resulta necesario recalcar cuán importante es que el profesor
que enseña en este nivel estudie y se prepare en las diferentes
definiciones dadas acerca del aprendizaje para dirigir, acertadamente,
este proceso, tan complejo por su carácter social e individual, y por la
manera en que cada sujeto recibe, acepta, incorpora y elabora la
información que recibe de parte del profesor, de sus compañeros de
aula, de trabajo, familiares, en fin de todo su entorno socio-histórico

2 Doris Castellanos Simons y otros: Aprender y enseñar en la escuela. Editorial Pueblo y Educación, La
Habana, 2002, p. 24.
3 Estrella A. Velázquez Peña: Estrategia didáctica para estimular el aprendizaje reflexivo en los

estudiantes de las carreras de ciencias naturales de los institutos superiores pedagógicos. Tesis doctoral.
En EDUTESIS. Biblioteca digital de tesis de doctorados y maestrías en Ciencias de la Educación. Órgano
Editor Educación Cubana. ISBN. 978-959-18-0357-3. Febrero 2009, p.22.

4
concreto, que es diverso por esencia, y por la significación de sus
potencialidades para esos sujetos que la analizan, interpretan e
incorporan.
De ahí la importancia que reviste comprender y entender quién es el
que aprende, cómo aprende y, sobre todo, para qué aprende, pues esa
persona adulta tiene un conocimiento muy rico que es necesario
incorporar activamente ya sea para utilizarlo, ampliarlo, enriquecerlo,
ampliarlo o modificarlo, pero por otra parte, aun estando en condiciones
y disposición de aprender no tiene todo el tiempo para estudiar, ni ya
sus condiciones biológicas, psíquicas y sociales se lo permiten como
cuando se es niño o joven.
Sin embargo, es el aprendizaje el que provocará que ese sujeto siga
creciendo y se perfeccione desde el punto de vista individual y social,
para que aporte a su medio y la sociedad en general. Favorece el
movimiento, el cambio y la transformación en las esferas cognoscitivo-
instrumental y motivacional-afectiva, como resultado de la práctica
reflexiva y la práctica social y, por tanto, es resultado de interacciones
entre el individuo consigo mismo, el individuo con otros individuos y el
individuo con su ambiente socio-histórico, cultural y natural.
Por tanto, es imposible que un proceso tan complejo transcurra de
manera lineal, narrando hechos, llenando la pizarra de fórmulas o
expresando ideas acabadas, que después serán reproducidas. “Exige
participación, confrontación y despliegue de procedimientos; no admite
superposición o adición a los contenidos ya existentes, sino
reestructuración y establecimiento de relaciones, que conforman ideas
nuevas y originales”4
Aprender no significa solamente retener lo aprendido en la memoria,
sino ante todo, aumentar continuamente la propia posibilidad de utilizar
de tal manera las experiencias vividas y los conocimientos apropiados,
que surja de allí un comportamiento más perfecto, más humano, y en el
sentido de un mayor autodominio de la propia actuación y del mundo.

4 Estrella A. Velázquez Peña: Estrategia didáctica para estimular el aprendizaje reflexivo en los
estudiantes de las carreras de ciencias naturales de los institutos superiores pedagógicos. Tesis doctoral.
En EDUTESIS. Biblioteca digital de tesis de doctorados y maestrías en Ciencias de la Educación. Órgano
Editor Educación Cubana. ISBN. 978-959-18-0357-3. Febrero 2009, p.22.

5
La naturaleza humana, permite al hombre cambiar sus horizontes al
cambiar sus posibilidades de rendimiento, y a partir de las nuevas
experiencias y vivencias que realiza. Es por lo que la educación del
adulto no puede considerar al adulto como alguien que posee una
personalidad deformada, sino que su tarea se desenvuelve en el marco
normal de una personalidad que puede cambiar de rumbo en cualquier
momento y edad.
La razón de esta posibilidad concedida a la educación del adulto, debe
buscarse en el hecho de que tiene una historia vivida y un arsenal de
conocimientos empíricos que le permiten pensar, reflexionar y actuar.
Es la reflexión la que constata el grado de concordancia o de
discrepancia entre el plan de acción propuesto y el éxito o fracaso
conseguido, es la que hace posible que el sujeto ante la diversidad de
situaciones objetales, a las que se enfrenta, pueda poner en práctica los
procedimientos de actividad que corresponden y mediante actos
metacognitivos regular lo que sabe y lo que no sabe y por tanto hacia
dónde dirigir el proceso de búsqueda.
Por esto, para aprender algo el hombre debe plantearse previamente
con entera claridad la meta a la que desea llegar, para después
comprobar si la ha logrado o no, y en qué medida. De tal constatación
surgirá el aprendizaje humano propiamente dicho, que permitirá al
sujeto conocerse mejor a sí mismo y enunciar más objetivamente sus
metas posteriores de actuación, bien decía Raúl Ferrer que “el adulto
lleva la geografía en sus pies y la historia la construye con las manos”
Es por ello, que en la educación que nos ocupa aprender significa
hacer experiencias, sin embargo, para que una experiencia logre
modificar la actuación del sujeto, a partir del contenido de lo aprendido,
dicha experiencia debe ser asumida en un acto de reflexión, solamente
así la experiencia anterior lo podrá catapultar a una nueva conquista,
que contribuya al perfeccionamiento de su ser. Educar al adulto, sea
quien fuere, significará, entonces, ayudarle a comportarse
conscientemente en el mundo en que vive, de modo que todas sus
experiencias las asuma con la responsabilidad de quien sabe lo que
quiere y lo que hace.

6
2. Principios que sustentan el proceso de enseñanza aprendizaje con
los jóvenes y adultos en la experiencia cubana de alfabetización y
educación básica
Sobre la base de los principios de la alfabetización determinados por el
Dr. C Jaime Canfux (2007) y la educación de adultos, en las
experiencias asesoradas por Cuba, la Dr. C Nora Isaac Díaz considera
establecer también como principios:
 La heterogeneidad: La edad, los intereses, las prioridades, las
necesidades, las preferencias de los que se incorporan a los
diferentes niveles de esta educación suelen ser muy diversos.
 La autonomía y la responsabilidad: Reflejan tener objetivos claros y
elegidos, valorizados y actualizados.
 Utilidad: Los logros y éxitos son muy deseados y muestran
impaciencia y ansiedad.Mucha preocupación por los resultados.
Altas exigencias del medio social y laboral. Necesidad de satisfacer
gran número de expectativas.
 La pertinencia: De acuerdo a sus características personales, el
participante de esta educación debe satisfacer necesidades,
prioridades, intereses reales de su vida, referidos a su trabajo,
familia, entre otros.
 La inmediatez: El estudiante necesita y debe ser capaz de lograr
aplicar con utilidad los nuevos conocimientos de inmediato y a su
vez, reflexionar y relacionarlos con sus experiencias prácticas y
otros anteriormente apropiados.
3. Las categorías didácticas en procesos de alfabetización y Educación
Básica.
En estudios realizados a los procesos de alfabetización y Educación
Básica se ha podido establecer que:
Los objetivos que se formulan están en función de la relación de los
componentes personales y personalizados y del contexto socio-cultural
en el que se inserta el programa educativo que reciben durante los
procesos de la actividad y comunicación pedagógicas.
Esta interacción que se produce entre ambos componentes, durante el
proceso de enseñanza-aprendizaje, pone de manifiesto el efecto

7
multifactorial y complejo del mismo, dada la influencia que ejerce en él,
la familia, la comunidad, las actividades laborales, las organizaciones
sociales y la sociedad en general.
“El objetivo es más comunicativo y operativo mientras menor cantidad
de interpretaciones provoca”.5
El contenido es el elemento objetivador del proceso y responde a la
pregunta "¿Qué enseñar-aprender?". Es aquella parte de la cultura y
experiencia social que debe ser adquirida y se encuentra en
dependencia de los objetivos propuestos. Es a través de los contenidos
que se manifiesta el proceso activo, productivo y creativo, donde el
participante, en la medida que va desarrollando el programa procesa la
nueva información, la enriquece a partir de los nexos y relaciones de
similitud o contraste que establece con los saberes que tiene y los
incorpora activándolos en el habla.
El contenido de los temas de los programas tiene un carácter
intencional, sistemático y especializado, proporcionan un conjunto de
influencias que se ejercen sobre los procesos de asimilación para
facilitar que los participantes se mantengan interesados y motivados en
sus aprendizajes.
Las experiencias y vivencias personales de los participantes constituyen
un elemento fundamental en la selección de los contenidos de los
temas tratados al permitir el intercambio de vivencias y generar la
interacción entre ellos, y a su vez, entre ellos y el facilitador.
Con un enfoque dialéctico, la sistematización de las habilidades
apropiadas se logra mediante el desarrollo de las nuevas habilidades y
viceversa, ambos elementos se dan en la práctica interrelacionados
posibilitando, dada su reiterada utilización, un mayor grado de
apropiación. De esta manera confiarán más en sus avances, al sentirse
estimulados sentirán mayor seguridad, perderán poco a poco la
dependencia de terceros y reactivarán o crearán la capacidad de
pensar por sí solos y actuar con decisión y voluntad propias.

5 Colectivo de autores IPLAC. Material impreso. C. de La Habana.1988. p, 16

8
De igual forma los elementos axiológicos, como parte de la cultura se
van incorporando como expresión de la significación de las cosas para
el hombre y en el caso que nos ocupa es de singular importancia que
los participantes se identifiquen con la necesidad que tienen de
integrarse interculturalmente para fortalecer los sentimientos de
identidad nacional sin exclusiones.
El método como categoría de la Didáctica es una de las más
importantes en el accionar de maestros y alumnos, pues es en la que
más pueden influir ambos protagonistas del proceso de enseñanza
aprendizaje.
No obstante, al utilizar los diferentes métodos de enseñanza-
aprendizaje en este tipo de educación, hay que tener en cuenta las
características de los participantes, ya que “se siguen extrapolando
métodos de otras enseñanzas y sobre todo de la educación infantil para
el aprendizaje de los adultos”6
Los métodos que se utilicen deben estar relacionados con las
características e intereses de cada grupo etáreo.
En sentido general su método de enseñanza se puede considerar
participativo, donde el diálogo, el debate, la reflexión siguen
desempeñando un papel fundamental como método en el proceso de
enseñanza-aprendizaje.
Precisamente en la posibilidad de utilizar el diálogo, el debate y la
reflexión radica en que el ser humano no se relaciona de forma aislada
con los objetos de la cultura, sino que esta relación se manifiesta de
manera mediatizada, a partir de las relaciones que establece con otras
personas y de la comunicación que se da entre ellos.
“De este modo, el educador ya no es sólo el que educa sino aquel que,
en tanto educa, es educado a través del diálogo con el educando,
quien, al ser educado, también educa. Así, ambos se transforman en
sujetos del proceso en que crecen juntos y en el cual los argumentos de
la autoridad ya no rigen”7

6 Jaime Canfux : Pedagogía de la Educación de Jóvenes y Adultos. Curso 18 Pedagogía 2007. Cuba,
p23.
7 Paulo Freire.: Pedagogía del oprimido. Edit. Siglo XXI, México, 1996, p34.

9
Los medios de enseñanza son los elementos facilitadores del proceso,
responden a la pregunta "¿Con qué?" y están conformados por un
conjunto, con carácter de sistema, de objetos reales, sus
representaciones e instrumentos que sirven de apoyo material para la
consecución de los objetivos.
Los medios son fuentes del contenido y a su vez lo objetivizan porque
expresan los conocimientos, habilidades, normas de relación con el
mundo y valores que responden al entorno histórico y socio-cultural de
que se trate y lo que se propone lograr con su aplicación. Motivan el
aprendizaje a través de objetos reales y sus representaciones que
sirven de apoyo material para la apropiación del contenido,
complementando al método, para la consecución de los objetivos
constituyéndose en los recursos que se utilizan para la formación,
sistematización y desarrollo de las habilidades y para la evaluación del
aprendizaje.
En la educación de jóvenes y adultos resultan diversas las formas de
organización que pueden ser utilizadas las que estarán en dependencia
de las anteriores categorías didácticas analizadas. Dentro de ellas
pueden ser mencionadas las siguientes: Círculo de Aprendizaje,
Ambiente o Punto, entre otros, es la forma de organización que se
recomienda para el desarrollo de este tipo de programas porque
permite que un conjunto de personas beneficiarias de los programas,
trabajen en grupo y se produzca entonces, la integración e interacción
entre los participantes y su entorno.
El Círculo de Aprendizaje, Ambiente o Punto se convierte en lugar
fundamental donde se dan los principios de igualdad dentro de la
sociedad, cualquiera sea esta. Por tanto, la participación protagónica de
los participantes en el proceso de enseñanza-aprendizaje posibilita
también que los analfabetos, recién alfabetizados o subescolarizados
de los sectores más desfavorecidos, o inclusive aquellos que procedan
de otras culturas, se sientan representados dentro de la cultura escolar,
de manera que no se afecte la autoestima de ellos, ni sus propios
aprendizajes.
Las actividades en el Círculo de Aprendizaje, Ambiente o Punto tienen
que propiciar la relación entre la teoría y la práctica, buscando estimular
la indagación, el trabajo colectivo, el debate, la reflexión, la búsqueda

10
de un conocimiento integrado, la interacción entre facilitadores, familia,
comunidad y protagonistas.
De igual manera, la clase es la forma organizativa por excelencia dentro
del proceso de enseñanza-aprendizaje, adoptando en el contexto que
se analiza una modalidad esencial que es el encuentro el que tiene en
cuenta “un sistema de componentes, ellos son: diagnóstico, orientación
del nuevo contenido, orientaciones del estudio del período
interencuentro, aclaración de dudas y trabajo de control sistemático”.8
Otra categoría didáctica extremadamente compleja y necesaria la
constituye la evaluación tanto en su condición de proceso como de
resultado y con sus funciones instructiva, educativa, de control, de
diagnóstico y desarrolladora, la que permite, por una parte establecer
en el proceso, la calidad con que se van cumpliendo los objetivos tanto
del programa en cuestión como del propio proceso de enseñanza
aprendizaje en el que está inmerso el beneficiario y por otra parte, y en
dependencia de los resultados alcanzados determinar las correcciones
que es necesario introducir para acercar cada vez más los resultados
alcanzados a las exigencias de los objetivos, se considera que en los
procesos de alfabetización y en la Educación básica elemental, es muy
importante tomar en cuenta la opinión y criterio de los participantes, es
decir su propia autoevaluación.
Al tener en cuenta sus consideraciones elevan su autoestima,
mantienen el interés, al no sentir que pierden el tiempo y que los
estudios que realizan están en función de dar respuesta a sus
verdaderas necesidades y prioridades de aprendizaje.
Para estos propósitos es indispensable la aplicación sistemática de una
evaluación cualitativa que permita diagnosticar el desarrollo que van
alcanzando los participantes, y al mismo tiempo, trabajar sobre las
dificultades que se presenten, tratando siempre de lograr una nivelación
entre los diferentes tipos de estudiantes que participan en las diferentes
modalidades de esta Educación de Jóvenes y Adultos.

8 Rolando Bermejo Correa: Metodología para el tratamiento a las relaciones interdisciplinarias entre
Química y Biología en la Facultad Obrera y Campesina. Tesis en opción al grado científico de Doctor en
Ciencias Pedagógicas, Camagüey, 2009, p.73.

11
4. Niveles de desempeño cognitivo.
Cuando se hace referencia a desempeño cognitivo se expresa el
dominio que alcanza el estudiante en un área del saber de acuerdo con
las exigencias establecidas para ello, en este caso, con la edad y el
grado escolar alcanzado y cuando se trata de los niveles de desempeño
cognitivo se refiere a dos aspectos íntimamente interrelacionados: el
grado de complejidad con que se quiere medir este desempeño
cognitivo y al mismo tiempo la magnitud de los logros del aprendizaje
alcanzados en una asignatura determinada.
Se han considerado tres niveles de desempeño cognitivo vinculados
con la magnitud y peculiaridad de los logros del aprendizaje alcanzado
por el alumno en las diferentes asignaturas del currículo escolar:
 Primer nivel: Posibilidad del alumno para utilizar las operaciones de
carácter instrumental básicas de una asignatura dada, para ello
deberá reconocer, identificar, describir e interpretar los conceptos y
propiedades esenciales en los que esta se sustenta.
 Segundo nivel: Posibilidad del alumno de establecer relaciones
conceptuales, en que además de reconocer, describir e interpretar
los conceptos deberá aplicarlos a una situación planteada y
reflexionar sobre sus relaciones internas.
 Tercer nivel: Posibilidad del alumno para solucionar problemas, por
lo que deberá reconocer y contextualizar la situación problemática,
identificar componentes e interrelaciones, establecer las estrategias
de solución, fundamentar o justificar lo realizado.
5. Dirección del Aprendizaje en otras modalidades de la Educación de
Adultos.
Un elemento importante a considerar dentro del proceso en enseñanza-
aprendizaje que se desarrolla en la educación de adultos son las
relaciones de cooperación. “La premisa fundamental del trabajo
cooperativo en el contexto de la Facultad Obrera y Campesina es que
exista comunidad de necesidades, intereses e inquietudes entre los
estudiantes para la selección, estudio de temáticas interdisciplinarias y

12
orientación de su actuación en la búsqueda de relaciones para la
solución de sus problemas en la vida práctica”.9
La dirección del aprendizaje en FOC
Para la dirección del aprendizaje reflexivo en los estudiantes de FOC,
se presupone del dominio, por parte del profesor de una concepción
abarcadora de este que tenga en cuenta componentes teóricos y
metodológicos, lo que significa conocer el qué para implementar el
cómo. Resulta necesario en esta concepción tener presente los
fundamentos de sistema expresado por G. Pérez y colaboradores
(2000), acerca de concebir el proceso de enseñanza-aprendizaje como
sistema, en el que se dan relaciones funcionales, de coordinación, de
subordinación y de complementación, además de las relaciones
dialécticas entre sus componentes personales, los componentes
personalizados y entre todos ellos
Para analizar el proceso de enseñanza-aprendizaje bajo estas
consideraciones se ha asumido que la estimulación del aprendizaje
reflexivo presupone, según E. Velázquez (2006), dos subsistemas entre
los cuales se dan las relaciones anteriormente expresadas, resultando
necesario contextualizar esta teoría a las necesidades de la FOC.
Dentro del subsistema teórico se consideró la definición de aprendizaje
reflexivo, que encierra los aspectos esenciales y, a partir del cual fue
posible determinar sus características, dimensiones, indicadores y
exigencias, los cuales se constituyen en elementos que pueden ser
medidos por el profesor para comprobar cómo marcha la estimulación
del aprendizaje reflexivo.
Se consideró utilizar como definición de aprendizaje reflexivo el
expresado por E. Velázquez (2005), cuando expresó que “el
aprendizaje reflexivo se concibe como el aprendizaje en que el sujeto
se apropia de la experiencia histórico-social acumulada durante el
desarrollo de la humanidad, entiéndase contenido de enseñanza, al
enfrentarse al planteamiento y la solución de problemas que del
contenido se derivan, por la puesta en práctica de una intensa actividad
reflexiva que le permite establecer sus procedimientos y estrategias de

9 Rolando Bermejo Correa: Metodología para el tratamiento a las relaciones interdisciplinarias entre
Química y Biología en la Facultad Obrera y Campesina. Tesis en opción al grado científico de Doctor en
Ciencias Pedagógicas, Camagüey, 2009, p 68.

13
solución, apoyados en sus experiencias, para encontrar las respuestas
que correspondan, lo que favorece la apropiación del contenido,
aportando sus recursos, enriquecidos en la interacción con otros,
transformándose él y la realidad en que actúa, todo lo cual favorece su
desarrollo integral como personalidad”.10
A partir del análisis de esta definición, se consideró oportuno referir las
características de este aprendizaje, expresadas por E. Velázquez
(2005) y contextualizarlas al aprendizaje del adulto en vínculo estrecho
con los postulados expresados por J. Canfux acerca de la Pedagogía
del Adulto y en particular de las características del aprendizaje en el
adulto referidas a que debe ser altamente motivante por las
características bio-psico-sociales de los participantes, el vínculo del
contenido que se enseña y se aprende con su función y desempeño
laboral y viceversa y la posibilidad de comprender mejor, con
basamentos teóricos, los problemas cotidianos de la vida y del trabajo.
Estas características son:
 Carácter individual: El aprendizaje reflexivo está condicionado
por lo que aportan los estudiantes en su proceso de aprendizaje,
sus estrategias, sus estilos, sus procedimientos; su estado actual
y sus potencialidades. Los estudiantes que aprenden tienen una
historia que les precede, que constituye el cimiento sobre el cual
se elaboran los nuevos conocimientos, las habilidades, los
hábitos, las capacidades, los sentimientos, las actitudes y los
valores. El objeto de estudio es analizado no tal cual es, sino en
dependencia del análisis que realiza cada sujeto. Este análisis
difiere de un sujeto a otro, porque diferentes son sus
posibilidades cognoscitivas, las de relacionar, de hacer
inferencias, de transferir, de asociar. Lo que, para algunos
estudiantes resulta obvio, para otros puede ser difícil de
descubrir.

10 Estrella A. Velázquez Peña: Estrategia didáctica para estimular el aprendizaje reflexivo en los
estudiantes de las carreras de ciencias naturales de los institutos superiores pedagógicos. Tesis doctoral.
En EDUTESIS. Biblioteca digital de tesis de doctorados y maestrías en Ciencias de la Educación. Órgano
Editor Educación Cubana. ISBN. 978-959-18-0357-3. Febrero 2009, p.57.

14
 Carácter analítico: Es expresión del análisis profundo y detenido
de aquello que es aprendido; esto hace posible que los
estudiantes, ante situaciones de aprendizaje, utilicen estrategias
que les permitan, de manera original, encontrar la solución
buscada. El análisis reflexivo favorece la óptima utilización de las
potencialidades y los recursos de los estudiantes en el
planteamiento y la solución de problemas.
 Carácter experiencial: Este aprendizaje depende de las
experiencias de los estudiantes, tanto cognoscitivas como
afectivo-valorativas, las que determinan, en buena medida, la
aceptación o el rechazo del proceso de aprendizaje, al vincular lo
que aprenden con sus necesidades actuales y proyectos de vida,
con sus motivaciones e intereses.
 Carácter problematizador: se necesita que el estudiante se situé
ante una solución problemática que esté en condiciones de darle
solución, para ello necesita motivación y posibilidades reales
para enfrentarlo el problema y solucionarlo. De esta manera se
estimula su actividad reflexiva, el cuestionamiento y la búsqueda
productiva del conocimiento.
 Carácter comunicativo: Se da en el trabajo oportuno que debe
realizar el profesor con la zona de desarrollo próximo,
considerando la misma como espacio de confrontación, de
intercambio, de ayudad mutua y en que los niveles de ayuda
deben corresponderse con las necesidades de cada sujeto. En la
comunicación de las ideas, en el intercambio sujeto-sujeto se da
el aprendizaje. El aprendizaje reflexivo se nutre de las relaciones
profesor-estudiante y estudiantes-estudiantes que se establecen
en el grupo escolar. En el marco de este intercambio, se produce
el perfeccionamiento del contenido que aprenden, de los
estudiantes y de los profesores. La reflexión individual tiene que
conjugarse con la reflexión colectiva.
 Carácter autorregulado: Este aprendizaje se apoya en la
responsabilidad creciente de los estudiantes ante el proceso de
aprendizaje y en la manera en que regulan las estrategias y los
procedimientos de aprendizaje, puestos en práctica para la
apropiación del contenido mediante el control y la valoración del
proceso y los resultados y, en correspondencia con ello,

15
mantiene, modifica o desecha los procedimientos y las
estrategias utilizadas.
 Carácter sistemático: El aprendizaje reflexivo, al favorecer
transformaciones positivas en el individuo como personalidad, no
debe limitarse a una etapa determinada de su vida escolar, sino
que debe ser estimulado sistemáticamente, utilizando diferentes
grados de exigencia. Si se pretende formar personas reflexivas,
no podrá lograrse si no es que, con frecuencia, tengan que
adoptar posiciones críticas y propias ante el objeto de
aprendizaje.
 Carácter dubitativo: En el aprendizaje reflexivo, la posición de
duda que asumen los estudiantes ante los contenidos que
aprenden y los resultados que obtienen, se convierten en
mecanismos de retroalimentación para perfeccionar el proceso
de aprendizaje que realizan.
 A partir de las consideraciones expresadas en las características,
las dimensiones y los indicadores del aprendizaje reflexivo, se
puede plantear que el aprendizaje reflexivo exige de una
enseñanza reflexiva que debe:
 Colocar a los estudiantes ante situaciones contradictorias que
generen problemas docentes cuya solución exige involucrarse
activamente en el proceso.
 Utilizar procedimientos metodológicos que estimulen el diálogo,
el intercambio, la reflexión, el razonamiento y la elaboración de
generalizaciones.
 Posibilitar que los estudiantes expresen sus puntos de vistas y lo
que piensan sin temor al rechazo o la coerción, solo así, puede
modificarlo o cambiarlo si fuera necesario.
 Lograr que los estudiantes asuman los objetivos de cada
actividad y se motiven por alcanzarlos, a partir de la precisión de
estos por parte del profesor y la orientación para alcanzarlos.
 Controlar sistemáticamente el proceso de aprendizaje.
 Estar presente la flexibilidad, tanto respecto al sujeto que
aprende en que se respeten sus estilos y estrategias de
aprender, como al contexto grupal sin que el profesor deje de ser
el guía y preceptor del aprendizaje de cada estudiante
individualmente y del grupo colectivamente.

16
 Favorecer la creación de situaciones de aprendizaje, fruto de las
interacciones profesor-estudiante-grupo, en que sea necesario
pensar y poner en práctica los recursos cognitivos,
procedimentales y axiológicos para solucionar lo que se trata, y a
partir de la confrontación cada estudiante reestructure,
discrimine, elabore sus propias ideas, se trata a decir de José
Martí de favorecer el ejercicio de sí propio.
 Estimular la formulación de preguntas, la sugerencia, la
curiosidad, la duda, la imaginación. Prestar la ayuda y
orientación en el momento preciso, sin suplantar y sin callar al
estudiante. Al mismo tiempo que se les exija por determinados
resultados, hacerles comprender el proceso para llegar a ellos.
 Favorecer la problematización en cada una de las situaciones de
aprendizaje creadas y así despertar en los estudiantes nuevas
interrogantes e inquietudes que surgen por asumir
conscientemente alguna situación problémica o estado de
insatisfacción o simplemente expresar sus análisis y
razonamientos acerca del objeto de conocimiento y someterlo a
juicio crítico por el resto de los estudiantes.
 Exigir del conocimiento profundo de cada estudiante y del grupo
escolar, sus experiencias culturales y personales, de sus
vivencias individuales y sociales, del conocimiento de la historia
individual para poder trabajar la diversidad de cada grupo. Del
grado de significado apropiado en el orden cognitivo y afectivo
relacionados con su entorno familiar, laboral, comunitario y
social.
 Estimular el desarrollo de habilidades de carácter general y
específico prestando especial atención a aquellos que estimulan
el desarrollo del pensamiento y de la reflexión como cualidad de
este. No se puede olvidar el contexto en que transcurre la
educación de jóvenes y adultos y en ellos esta estimulación
resulta imprescindible.
 Fomentar las interacciones entre estudiante-profesor, profesor-
grupo, estudiante-estudiante y estudiante-grupo. Este joven o
adulto necesita de actos de intercambio y comunicación para
reorganizar su pasado y construir su presente y futuro. Como
expresó Juan A. Comenius, en su obra Didáctica Magna, al

17
señalar la necesidad de que se sabe expresar lo aprendido, a
partir de comprender con claridad lo que se aprende.
 Estimular y enseñar a dialogar, no solo con otros sino consigo
mismo, que significa conocerse mejor y estar consciente de sus
necesidades e intereses y de lo que se espera de él en
correspondencia con necesidades reales.
 Orientar adecuadamente la intención que se persigue con cada
de las tareas de aprendizaje, las que deben exigir un esfuerzo
real de comprensión y de trabajo intelectual.
El subsistema metodológico parte de considerar la relación objetivo-
contenido-método y el lugar que ocupan los procedimientos y las
actividades de aprendizajes elaboradas por el profesor para estimular el
aprendizaje reflexivo.
Resulta imprescindible seleccionar aquellos métodos que favorezcan un
aprendizaje que no es resultado de la reproducción mecánica del
contenido que se aprende, sino de aquellos que implican a los
estudiantes de manera productiva, que los obliguen a pensar y, por
tanto, a descubrir características y relaciones esenciales de los objetos
y los fenómenos estudiados, y su aplicación consciente y
creadoramente a nuevas situaciones.
En todo análisis en torno a los procedimientos metodológicos es
necesario considerar que la relación objetivo-contenido-método
determina la lógica interna del proceso de enseñanza-aprendizaje, que
favorece el aprendizaje reflexivo, pero no se trata de utilizar uno u otro
procedimiento, sino de aquellos que hacen posible la actividad reflexiva,
la motivación y la problematización del contenido.
El objetivo y el contenido son componentes esenciales, pero su alcance
está determinado, en gran medida, por los métodos y los
procedimientos que se utilicen. Por ello, para obtener mejores
resultados en el aprendizaje no basta con modificar planes de estudio,
programas de disciplinas y asignaturas, sino que es necesario
considerar que, para alcanzar el objetivo y apropiarse de un contenido,
hay que tener presente cómo se enseña y, un lugar destacado lo
ocupan los procedimientos metodológicos Según expresó E. Velázquez
“… los procedimientos deben facilitar el trabajo individual y colectivo,
como parte de la atención a la diversidad de necesidades que tienen los
educandos; esto facilita el mejoramiento de las relaciones profesor-

18
estudiantes y estudiantes-estudiantes, sobre la base del respeto, la
ayuda mutua y la colaboración de todos para cumplir el objetivo
propuesto”11
La utilización de los procedimientos en el proceso de enseñanza-
aprendizaje debe potenciar el desarrollo cognoscitivo, en estrecho
vínculo con lo afectivo y lo valorativo. Por lo que resulta imprescindible
que ellos respondan a las siguientes exigencias:
 Estar vinculados estrechamente a los métodos de enseñanza, que
estén encaminados básicamente a la dirección de la actividad
cognoscitiva productiva de los estudiantes.
 Propiciar situaciones de aprendizaje a solucionar por los
estudiantes, que se caractericen por su carácter problematizador y
por su relación con sus vivencias personales y laborales.
 Estimular acciones valorativas y de control del propio aprendizaje de
los estudiantes y de su grupo escolar.
 Favorecer que la apropiación de los contenidos ocurra con el
máximo de calidad, que estimulen componentes afectivos, que son
imprescindibles para alcanzar calidad en el aprendizaje.
 Ser procedimientos que, a la vez que hagan pensar y actuar,
constituyan patrones, que puedan adecuar en su actividad laboral.
 Permitir el trabajo interdisciplinario entre las diferentes asignaturas.
Para la dirección del aprendizaje reflexivo por parte del profesor, resulta
necesario considerar que la actividad docente como actividad transita
por una etapa de orientación, una de ejecución y una de control. A
continuación se sugiere en la tabla 1 qué hacer para lograrlo:

11EstrellaA. Velázquez Peña: Estrategia didáctica para estimular el aprendizaje reflexivo en los
estudiantes de las carreras de ciencias naturales de los institutos superiores pedagógicos. Tesis doctoral.
En EDUTESIS. Biblioteca digital de tesis de doctorados y maestrías en Ciencias de la Educación. Órgano
Editor Educación Cubana. ISBN. 978-959-18-0357-3. Febrero 2009, p.34.

19
Tabla 1 Etapa de Orientación

PROFESOR ALUMNO
Orienta la tarea Muestra disposición
previamente planificada para enfrentar el
y verifica sus material objeto de
exigencias y aprendizaje.
posibilidades de los Surge en ellos la
alumnos para situación problémica.
ejecutarlas.
Asumen la
Determina, de forma contradicción como
precisa, como expondrá problema docente.
los contenidos para
crear situaciones Se formulan preguntas:
problémicas en los ¿Puedo solucionarla?
alumnos para que ¿Cómo lo hago? ¿Qué
puedan transformar la conocimiento sobre
contradicción en ella poseo? ¿Son
problema docente, se suficientes para iniciar
sientan atraídos y la búsqueda?
motivados para Buscan lo necesario
solucionarlo. para solucionar el
Determina los niveles problema.
de ayuda que debe Vinculan lo orientado
ofrecer para el grupo y con sus experiencias y
de manera individual conocimientos
Orienta la bibliografía y empíricos y establecen
lo necesario para llegar relaciones
a la solución. Utilizan la bibliografía
orientada.
Elaboran hipótesis, si
es necesario.
Toman apuntes para
su estudio.

20
ETAPA DE EJECUCIÓN
PROFESOR ALUMNO

Verifica el trabajo que Responden preguntas


ejecutan los que pueden ser
estudiantes. problémicas o no.
Brinda información. Definen conceptos.
Incita a la búsqueda, Realizan mapas
motiva constantemente. conceptuales.
Muestra confianza en Elaboran esquemas.
que pueden llegar al Dan respuestas claras
resultado. y completas.
Estimula el intercambio, Pone ejemplos de la
la valoración y la vida cotidiana, de
autovaloración en cada experiencias y
paso ejecutado. vivencias familiares
Corrige los errores y/o laborales
cometidos,
Argumentan la
Exige por la calidad en solución de la
la ejecución de las contradicción y se
tareas y en la toma de sitúan ante un nuevo
notas o esquema de problema.
conceptos. Verifican la hipótesis
planteada.
Elaboran y
perfeccionan las notas
de clases.

21
ETAPA DE CONTROL
PROFESOR ALUMNO

Comprueba el Verifican si los


aprendizaje logrado por resultados obtenidos
los estudiantes. dan respuesta
correcta o no a la
Evalúa la calidad del
cumplimiento de los contradicción.
objetivos Autovaloran su trabajo
Los estimula a continuar y valoran el realizado
y modifica, si es por el resto de los
necesario, los niveles de estudiantes del grupo.
ayuda. Autovaloran el estado
Reorienta el proceso de de su aprendizaje y el
logro de los objetivos.
enseñanza.
Se estimulan a
continuar en el
proceso de
aprendizaje
El análisis efectuado hizo posible proponer los siguientes
procedimientos metodológicos que en la dinámica de las habilidades se
convierten en acciones a realizar por los estudiantes en la etapa de
ejecución de la actividad docente. Ellos son:
 Utilizar y modificar las experiencias y vivencias de los estudiantes
 Formular y responder preguntas.
 Estimular la lectura crítica y creativa.
 Realizar trabajos investigativos vinculados a su actividad
profesional.
 Elaborar generalizaciones de los contenidos objeto de estudio.
 Buscar relaciones causa-efecto.
 Procesar y elaborar información en la computadora.
Como parte de este resultado y por la importancia que reviste para
dirección del aprendizaje reflexivo, se decidió fundamentar teóricamente
la atención a la diversidad, presente en todo proceso de enseñanza-

22
aprendizaje, y con características muy peculiares en el que transcurre
en la educación de jóvenes y adultos.
La concepción está dirigida a que los profesores de esta educación,
atiendan la diversidad como condición esencial para involucrar a los
estudiantes en el proceso de aprendizaje, a partir de lograr una
enseñanza que no solo permita que los estudiantes aprendan a
conocer, sino aprendan a hacer y sobre todo aprendan a ser, a convivir
y a emprender siempre con vistas al futuro.
Los principales subsistemas que caracterizan el proceso de
enseñanza-aprendizaje en el EDJA para la atención a la diversidad, son
resultado de la sistematización acerca de los aportes que diferentes
autores han dado acerca de la temática y de la experiencia acumulada
por los autores como investigadores en el tema y como profesionales
de la educación durante toda la vida.
En cuanto a los fundamentos teóricos que sustentan la concepción
desde diferentes ángulos de análisis, en síntesis se asume que: en el
orden filosófico, la apoyatura está en las concepciones de la Filosofía
Marxista-Leninista como soporte metodológico del sistema educativo
cubano y de la Filosofía de la Educación, como tradición del
pensamiento universal y del pensamiento cubano, todo lo cual permite
comprender la posibilidad de atender a la diversidad, a partir de las
particularidades que distinguen cada sujeto que aprende.
El sentirse partícipe de la actividad docente que se desarrolla, sin temor
al ridículo y sintiéndose parte activa de ese proceso, favorece elevar la
autoestima de estos estudiantes, que de por sí realizan un enorme
esfuerzo, para cumplir, primero, con sus funciones familiares y labores
y después con el estudio.
Esta posibilidad que tienen los estudiantes de plantearse y solucionar
problemas hace posible que reflexionen cómo están aprendiendo, por
lo que el análisis de los problemas educativos desempeña una función
orientadora no sólo para mejorar el aprendizaje, sino para que el
aprendizaje que realizan los transforme, teniendo como contexto la
realidad en que actúan.
El fundamento sociológico se expresa en que, en una sociedad como la
que construye Cuba, los objetivos y los fines de la educación se
subordinan a los intereses y a las necesidades sociales, y la escuela,

23
conjuntamente con los restantes factores sociales y comunitarios,
tienen la responsabilidad de educar a todos los miembros de la
sociedad en la defensa de los ideales patrióticos, humanistas y
socialistas, con un alto sentido solidario, y compromiso de
responsabilidad y lealtad, en la que la contribución de la labor educativa
a expandir y promover cultura garantice la formación de hombres
plenos, realizados tanto en el plano profesional como espiritual, a la vez
que los pertrecha de los argumentos necesarios para defender sus
puntos de vista y posiciones en esta gran batalla de ideas que hoy libra
el pueblo de Cuba.
Por otra parte es necesario comprender la esencia de la relación
socialización-individualización para atender la diversidad y ello se
comprende desde las posiciones teórico y prácticas aportadas por la
Sociología de la educación.
En el orden psicológico, la concepción encuentra su sustento en el
enfoque socio-histórico cultural de L. S. Vigotsky, cuyos aportes
fundamentales están en la ley de doble formación y desarrollo de las
funciones psíquicas, y en los postulados acerca de la zona de
desarrollo próximo y su significado en el aprendizaje de los sujetos, así
como en las consideraciones sobre la relación entre aprendizaje y
desarrollo psíquico, y en la que se concibe al sujeto en su individualidad
y como resultado de las interacciones que establece con otros sujetos.
De igual forma, se apoya en los aportes, que han continuado
enriqueciendo dicho enfoque, entre los que se destacan A. N. Leontiev
y su teoría general de la actividad, P. Ya Galperin y sus aportes acerca
de las acciones mentales y su base orientadora, V. V. Davídov y la
formación del pensamiento teórico y la función de la reflexión como
cualidad del pensamiento, y de autores cubanos que han incursionado
en el aprendizaje y la atención a la diversidad, empeñados por lograr
que se garantice el desarrollo de los sujetos que aprenden. Para ello
resulta necesario, comprender las definiciones de actividad,
comunicación y personalidad.
El aprendizaje es actividad y ocurre en la actividad, en el vínculo que
establecen los estudiantes con el objeto de aprendizaje, y también es
comunicación en que se manifiesta su subjetividad e interactividad.

24
La personalidad se forma en el marco de las relaciones que establece
cada sujeto con sus semejantes, lo cual es posible por la actividad y la
comunicación, al mismo tiempo que la personalidad regula ambos
procesos.
En el proceso de apropiación del contenido ocurre simultáneamente
formación individual y social, se desarrollan capacidades, hábitos y
habilidades, al mismo tiempo que se desarrollan sentimientos,
intereses, motivos y valores, es decir, se desarrollan conjuntamente
todas las esferas de la personalidad.
En el orden didáctico, se asumen los criterios de diferentes autores
cubanos: P. Rico Montero (1996, 2004), M. Silvestre Oramas (2001,
2002), J. Zilberstein Toruncha (1996, 2002) y D. Castellanos Simons
(2002), E. Velázquez (2005, 2007, 2009) que defienden un proceso de
enseñanza-aprendizaje que debe permitir el desarrollo y la
transformación de los estudiantes.
Los estudiantes no constituyen simples objetos en el proceso de
enseñanza-aprendizaje, que por su esencia es formativo; son sujetos
que tienen necesidad de dialogar, de intercambiar, de polemizar. Se
necesita trabajar la Pedagogía de la individualidad que es trabajar la
Pedagogía de la diversidad.
Atender la diversidad en la EDJA, es ante todo, ocuparse de las
necesidades que tiene cada estudiante que le impiden avanzar en su
aprendizaje, es lograr que todos se motiven por aprender, es tenerlos
presentes, partícipes y protagonistas, con sus experiencias, sus
vivencias, sus errores, es conocer la situación actual de cada
estudiante, sus aspectos positivos y negativos, sus fortalezas y
debilidades, pero sobre todo, sus potencialidades que la vida, por
determinadas razones, no le ha permitido poner en práctica, pero si se
le ayuda puede; es creer, con pasión y amor, en la transformación de
cada estudiante, es hacerlo un hombre de bien, respetando sus
diferencias individuales (familiares, de sexo, culturales, éticas, estéticas,
de estilos de aprendizajes, de comprensión del mundo, afectiva,
motivacional, de desarrollo, entre otras).
Significa que el profesor desarrolle una cultura de la diversidad
expresada en el conocimiento, respeto, aceptación de cada estudiante,

25
a partir de la comprensión de la concepción sobre la esencia de cada
sujeto y de la concepción del mundo con enfoque filosófico.
Por ello dirigir el aprendizaje en la EDJA en que se considere la
atención a la diversidad exige a cada docente:
 Conocer, con profundidad, los fundamentos teóricos y
metodológicos del diagnóstico individual y grupal y convertirlo en
una herramienta de trabajo que a diario le acompañe en su
quehacer docente, con su respectiva contextualización para saber
qué hacer y cómo hacerlo, aspectos estos que no podrá recibir de
nadie, ni lo encontrará escrito en ningún documento, porque solo es
él quien conoce a sus estudiantes y en consecuencia debe actuar.
 Darle tratamiento a las relaciones interdisciplinarias, sobre la base
de lo que puede aportar cada estudiante y aprovechando las
relaciones que se dan en el aula entre los estudiantes para
confrontar ideas, experiencias, vivencias que enriquecen la manera
en que se aprende el contenido que se enseña.
 Involucrar productivamente a todos los estudiantes en el proceso de
enseñanza-aprendizaje; a los que tienen desarrolladas actitudes y
aptitudes para el estudio, continuar este desarrollo de forma
ininterrumpida; y a los que no las han desarrollado, trabajar para
lograrlo, lo que depende, en gran medida de la manera en que son
presentados los contenidos del área del conocimiento que se trate.
 Aplicar creadoramente los fundamentos brindado por el enfoque
histórico socio-cultural de Vigotsky y concebir la zona de desarrollo
próximo, no solo para conocer las potencialidades de cada
estudiante, sino como espacio compartido en que cada estudiante
confronta, de manera inmediata, consigo mismo y con el otro, ya sea
el profesor, otro estudiante o el grupo, lo que permite una
elaboración del contenido aprendido y por tanto, en que el sentido
de lo que aprende debe contribuir a darle guía a su vida.
 Considerar todo el conocimiento empírico que tiene cada estudiante
para que esas vivencias y experiencias se conviertan en elementos
motivacionales extrínsecos e intrínsecos y además duraderos.
 No establecer reglas fijadas y estandarizadas por él o por otros y
concebir cada clase como un espacio de creación, en que su
principal reto es lograr que los estudiantes se motiven por aprender

26
y al finalizar el semestre alcancen, con calidad, los objetivos
propuestos.
 Exigir en todo momento que los estudiantes expresen libremente
sus ideas, opiniones y puntos de vista acerca del fenómeno o
proceso que se estudia e incitarlos a la búsqueda de argumentos
propios para explicar, lo que sucede a su alrededor y que no les
sean ajenos los problemas de otros.
 Lograr una sólida preparación científica en los contenidos de la o las
asignaturas que enseña y de otras ciencias afines, que les permitan
una preparación cultural adecuada para cumplir con éxito las
diferentes tareas profesionales, y satisfacer metas y propósitos en
la educación de sus estudiantes.
 Ser constantes investigadores para, de manera científica, darles
solución a la multiplicidad de problemas que son propios de la vida
profesional y de los contenidos que enseñan.
 Utilizar variedad de procedimientos y estrategias de trabajo para
satisfacer la demanda de necesidades particulares y singulares y
hacer que cada cual aprenda por sí y asegurar el ejercicio y de sí
propio.
6. La atención a la diversidad en el aprendizaje del contexto.
La atención a la diversidad en el aprendizaje del contexto que nos
ocupa debe considerar los siguientes subsistemas relacionados entre
sí.
El primer subsistema: el enfoque personológico del aprendizaje desde
los fundamentos filosóficos, sociológicos, psicológicos, pedagógicos y
didácticos considerados anteriormente, al asumir como enfoque la
necesidad de descubrir y comprender los puntos esenciales de la
atención a la diversidad en el proceso de enseñanza-aprendizaje de la
EDJA para tratarla acertadamente Este subsistema está integrado por
los componentes siguientes, entre los que se dan relaciones de
funcionalidad, de reciprocidad de subordinación, de complementación y
de coordinación. Ellos son.
 Carácter individual y colectivo del aprendizaje:
 Como expresión de que no ocurre al margen de la atención a las
características individuales y colectivas que se dan en el marco
áulico, que es atención a la diversidad. Considerar que las

27
aportaciones de cada estudiante enriquecen el aprendizaje
colectivo y las opiniones del “otro” y los “otros” enriquecen lo que se
aprende individualmente.
 Significación del contenido que aprende para satisfacer las
necesidades individuales y colectivas:
 En este componente es imprescindible considerar que el contenido
de aprendizaje, que es conocimiento, habilidades, hábitos, valores
experiencia de la actividad creadora del hombre y por tanto cultura,
tiene por si solo significatividad, que no depende del hombre y
tendrá significado cuando el sujeto lo comprende, lo conoce y sabe
que le sirve para satisfacer sus necesidades, sin embargo, ese
contenido trasciende lo cognitivo y penetra en lo afectivo cuando
tiene sentido personal para el que aprende, que no será igual para
todos, estará en dependencia, de sus motivos, aspiraciones,
necesidades, experiencias que difieren sustancialmente de un
sujeto a otro.
 Apropiación del contenido de enseñanza y aprendizaje en el marco
de la colaboración:
 Este componente se subordina a los demás, en tanto depende de
ellos y al mismo tiempo los concreta. Se trata de la elaboración que
realiza el estudiante de la información que recibe para transformarla
en conocimiento y para ello le añade lo propio, su historia vivida,
sus conocimientos empíricos dados por la propia vida, la relaciona,
la enriquece, la rechaza, la amplía, la modifica, la adecua, todo en
correspondencia con el significado y el sentido que tiene para sí y a
partir de sus recursos individuales conformados en el marco de sus
relaciones sociales. Para que haya apropiación se necesita
colaboración, intercambio, confrontación para conformar las ideas
que como generalizaciones se asumen de lo que se aprende y
pasan a formar parte de la actuación del estudiante.
 La escuela tiene un rol irrenunciable de enseñar y lograr la
apropiación de ese contenido de la educación básica que no lo van
a aprender en otra parte. La escuela enseña conocimientos teóricos
y la vida da conocimientos empíricos que en ocasiones hay que
ampliar, modificar o eliminar y eso solo puede hacerlo la escuela

28
con un profesor correctamente preparado para dirigir el proceso de
enseñanza-aprendizaje en la educación básica.
El segundo subsistema es el enfoque metodológico en la dirección de la
actividad docente para atender la diversidad. En él se dan relaciones de
complementación y de subordinación respecto al primero, en tanto la
manera en que se enseña dependerá siempre del que aprende.
Comprende los siguientes componentes:
 Conocimiento de cada estudiante y de su contexto de actuación
(personal, laboral y comunitario).
La caracterización de cada estudiante alcanzada por los resultados del
diagnóstico debe ser precisa y abarcadora. Tendrá en cuenta la
situación actual de cada estudiante respecto a su nivel de conocimiento,
desarrollo de habilidades, perspectivas de vida, responsabilidades
familiares y comunitarias, nivel de desarrollo, además tendrá en cuenta
disposición para estudiar, intereses, necesidades, motivaciones y
abarcará potencialidades para ser aprovechadas por el docente
expresadas en su labor profesional, en su responsabilidad familiar, en
aquello que quiso ser y por determinadas razones no las pudo alcanzar,
deberá conocer cómo se concibe, lo que indicará su autoestima, en fin
conocer cada vez más al sujeto que aprende que como objeto que es
su conocimiento acerca de él es inagotable.
 Preparación del profesor para darle tratamiento a las relaciones
interdisciplinarias.
Si en una educación es necesario trabajar en las relaciones
interdisciplinarias, es en la EDJA, de esa manera el estudiante
aprovecha el marco de todas las asignaturas para sistematizar,
relacionar y comprender los diferentes fenómenos y procesos
estudiados, en su unidad y vínculo con la vida. No se trata de promover
una enseñanza utilitaria, pero si contextualizada a las necesidades de
ese sujeto que aprende y que de él también se aprende, ello va
acompañado de la teoría, hay que seguir, como planteara Lenin, el
camino del conocimiento “de la contemplación viva al pensamiento
abstracto y de ahí a la práctica” y por tanto, no se puede defender de
una pedagogía pragmática. Se trata de una pedagogía que se ocupa de
la educación del hombre con un fin determinado, su formación integral y

29
cultural. Se recomienda para lograr este tratamiento interdisciplinario,
tener en cuenta los siguientes elementos:
 Trabajar en el marco del departamento docente, por área del
conocimiento, en la determinación del marco teórico referencial, a
partir de la sistematización de la teoría que se asuma.
 Presentación de la manera en que se puede abordar el interobjeto
determinado para el tratamiento a las relaciones interdisciplinarias,
en que se debe confrontar experiencias y conocimientos de los
docentes, determinar una manera coherente de trabajo, elaborar
tareas docentes que lo faciliten.
 Determinar las vías didácticas a utilizar para alcanzar el propósito
fijado en el tratamiento, lo que presupone modificar las relaciones
que se dan entre los componentes del proceso.
Para ello, resulta necesario tener en cuenta las consideraciones
expresadas por la UNESCO para garantizar una cultura científica de
calidad para todos: Respeto a los derechos del que aprende: expresado
en el derecho de toda esa masa estudiantil heterogénea a recibir y
aprender conocimientos científicos relacionados, a recibir una cultura
científica como base de la formación ciudadana para construir un futuro
sostenible, que al lograrlo en el adulto, lo irradia como responsable de
familia y como ente activo de la sociedad, como ama de casa, como
trabajador, como ciudadano que al transformarse él, transforma la
realidad en que actúa, Relevancia: lo que se enseña y por tanto se
aprende debe responder en cada momento al para qué y al qué de la
educación básica científica. A decir de nuestro apóstol la educación
científica tiene que ir como la sabia en los árboles de la raíz al tronco y
a todas sus partes, así mismo, tiene que suceder con el adulto, ese
para qué va cambiando y ese joven y adulto tiene que encontrar
significado y sentido a lo que aprende, tiene que sentir que le es
necesario aprender, que con las experiencias y conocimiento que tiene
no le es posible seguir avanzando, sino se produce esto no hay
actividad de aprendizaje. Existe una realidad, ese para qué se aprende,
se mueve más rápido que el qué expresado en contenido que forman
parte de un currículo escolar y que se mantienen a lo largo de los años,
a pesar de su flexibilidad, pero en que es evidente la resistencia al
cambio. Pertinencia, se corresponde en enseñarle al estudiante lo que
por su nivel de desarrollo está en condiciones de aprender. Recordar a

30
Vigostsky, trabajar siempre por convertir lo potencial en real y avanzar
siempre, a partir de trabajar esas potencialidades, primero con ayuda,
pero después permitiéndole al individuo actuar.
Cada individuo por su esencia es fruto de las relaciones entre los
procesos de socialización e individualización en ambas direcciones y
que precisamente lo que hay que lograr que todos aprendan, Eficiencia
y eficacia, la primera relacionada con los logros que se alcanzan en la
educación básica y la segunda con los procesos que se llevan a vías de
hecho para lograrlos, Equidad, hay que lograr que a pesar de esa
heterogeneidad que implica la EDJA, todos aprendan, con uno que no
aprenda, no hay equidad y por tanto no hay calidad.
De esta manera, el profesorado de la EDJA tiene que romper la inercia,
tiene que tomar consciencia de que el ser humano, mientras está vivo,
está en condiciones de aprender, hay que despertar como dijera Fidel,
el virus del deseo de aprender y de investigar, hay que desarrollar el
pensamiento a partir de interrogarnos cómo podemos hacerlo y
conociendo qué es, cómo se inicia, cómo opera.
La forma de enseñar, expresada en el método determina el
cumplimiento de los objetivos, a partir de un contenido dado, a tal punto
que esta relación: objetivo-contenido-método es una ley de la Didáctica.
Recordemos aquí unas palabras de Carlos Rafael Rodríguez, cuando
expresó “un mal profesor puede echar a perder el mejor plan de
estudios y malbaratar el tesoro de un estudiantado capaz de absolver
un buen aprendizaje”12.
Hoy como nunca antes enseñanza y amor tienen que andar unidos en
cualquier educación, pero su significado se realza en la EDJA, ya lo dijo
el Maestro, cuando expresó: “quién no lo sabe, enseñar ante todo es
una obra de infinito amor”.
 Utilización de métodos y procedimientos, que permitan la atención a
la diversidad desde la individualidad
La esencia del proceso de enseñanza-aprendizaje está determinada por
la participación de experiencias, significados y estrategias que aportan
profesores y estudiantes, y en el que no se pueden dejar de considerar

12Carlos Rafael Rodríguez: “Ser maestro”. Conferencia ofrecida en el aniversario de la Revista Alma
Mater. Material mimeografeado, s/a, p.3

31
sus propias características personales. El éxito de este proceso y su
carácter motivante, desarrollador y transformador no está sólo en los
objetivos y en los contenidos sino, sobre todo, por los métodos de
enseñanza que se utilizan, razón ésta por la que algunos autores, en la
dinámica de las relaciones que se establecen entre las categorías
didácticas, consideran que, en un determinado momento, requiere
especial atención el método en comparación con el objetivo, aunque
este sea la categoría rectora.
Como puede apreciarse este componente se complementa con los
anteriores en que se manifiestan relaciones de coordinación y
complementación.
El tercer subsistema considerado es la creatividad del profesor, el que
le da funcionalidad a la concepción teórico metodológica, en tanto los
dos subsistemas anteriores están en dependencia de este.
Por ello, los componentes que comprende son los siguientes:
 La reflexión del profesor.
La práctica educativa exige que se enfoque la reflexión, no solo, desde
la manera en que, tanto el profesor como los estudiantes, ponen en
práctica sus estrategias y procedimientos de actividad, ante la situación
objetal que se debe solucionar, sino también como la manera en que
cada actividad que se desarrolla tiene que tener implícito o explícito la
intuición, la emoción y la pasión para lograr apertura y desarrollo
intelectual, responsabilidad sobre cada acción desarrollada por el
profesor y los estudiantes para conocer consecuencias personales,
académicas, familiares, sociales, políticas, entre otras, así como la
sinceridad y el ejemplo de profesor y estudiante.
 Situaciones de aprendizaje ofrecidas a los estudiantes
En ellas debe prevalecer la problematización para que los estudiantes
identifiquen contradicciones propias de contenido que aprenden tal y
como ocurre en la realidad. Al analizarlas y reflexionar sobre ellas, se
crea un estado de incertidumbre cognoscitiva, al no tener, de manera
inmediata, aquello que se necesita para la solución; se crea así una
situación problémica, que es la que mueve a los estudiantes a encontrar
la solución; al disponerse a buscar aquello que no conocen y que es su
limitante cognoscitiva, transforman lo desconocido en lo buscado; a

32
partir de este momento, ponen en práctica diferentes procedimientos,
que van siendo valorados para darles solución a los problemas
docentes.
Por otra parte, deben tener un carácter interdisciplinario y un vínculo
muy estrecho con la vida en que se desenvuelve el estudiante, no se
trata de atiborrar de contenido, sino de enseñarles que hacer con él y
que se sientan motivados para ejecutar cada tarea docente sencilla o
compleja que les sitúa el profesor, cuando pregunta, cuando insta,
cuando incita cuando involucra. Ello solo puede lograrse si el profesor
cambia continuamente su manera de hacer, se renueva, siempre en
función de mejorar a sus estudiantes.
 Satisfacción emocional por la enseñanza que se realiza:
El profesor tiene que sentir pasión por cada clase que prepara e
imparte, olvidarse de cualquier problema cuando está en su clase,
frente a frente a sus estudiantes, mirándolos a los ojos y preocupado y
ocupado por solucionar sus problemas, a veces con un apretón de
manos, un consejo, una sonrisa, un regaño adecuado o una llamada de
atención oportuna. Tiene que sentir satisfacción, a partir de la
preparación que alcanza para ser respetado y querido por todos los
estudiantes.
Otro elemento importante a considerar en este aspecto, que se discute,
es el de enseñar a estudiar a los alumnos, para ello, resulta necesario
tener en cuenta que:
 El profesor organice el trabajo independiente con situaciones que
a la vez que interesen a los alumnos, les permitan solucionar
problemas cotidianos de la vida práctica y que, en ocasiones, por
desconocimiento pueden llegar a agobiarlo.
 Vincular las necesidades del profesor, más cercanos a las
exigencias de la asignatura, con las necesidades de los alumnos,
más cercanas a la actividad práctica y cotidiana, para en común
acuerdo cumplir los objetivos propuestos, se trata de conveniar y
no de imponer u obstaculizar.
 Dejar explícita la orden que encierra la tarea para que los alumnos
en correspondencia apliquen la o las habilidades para darle
solución y de esta manera se logre la relación entre lo preguntado
y lo respondido.

33
 Seleccionar adecuadamente el contenido de la tarea docente que
se indica, de manera que el alumno se motive por su realización.
 Realizar sugerencias para la ejecución por parte del alumno.
Brindarle diferentes niveles de ayuda, sin suplantarlo, sin hacerlo
por él, pero sin exigirle más de lo que puede hacer.
 Conocer, para realizar las correcciones pertinentes, la o las
estrategias planificadas por los alumnos para la ejecución de su
estudio.
 Sugerir a los alumnos que textos consultar para profundizar en el
contenido indicado.
 Sugerir a los alumnos relacionar la tarea con otras ideas
debatidas anteriormente.
 Controlar el estudio realizado, a partir de lo orientado para que el
alumno sienta necesidad de hacerlo porque debe responder ante
el profesor y el grupo.
 Solicitar, a los alumnos, los argumentos que sustentan la
respuesta con ejemplos de su vida cotidiana ya sea de su
desempeño profesional, familiar o comunitario.
 Al ser la clase-encuentro, la modalidad esencial para enseñar los
diferentes contenidos de las asignaturas, es necesario la
realización de un trabajo metodológico coordinado para satisfacer
las necesidades de los alumnos y no agobiarlos por el exceso de
tareas que, en ocasiones, no disponen del tiempo necesario para
realizarlas.
 La tarea debe ser planificada en función de que el alumno piense,
que significa analizar lo que se pregunta, el establecimiento de las
relaciones de todo y parte, de causa-efecto, esencia-fenómeno,
comparar, y llegar a una conclusión que significa realizar
generalizaciones de todo lo que aprendido concatenando un
fenómeno con otro.
A partir del análisis efectuado y de las consideraciones expresadas
acerca del aprendizaje y la didáctica de la educación de adultos, se
entiende proponer como estrategias principales de enseñanza las
siguientes que han sido fruto de la investigación realizada y de las
experiencias y vivencias tenidas por haber dedicado la vida a la
hermosa y compleja tarea de enseñar:
 Ser bienvenido al aula.

34
 Conocer bien a sus alumnos para satisfacer sus necesidades,
quererlos y respetarlos.
 Dominio de la Pedagogía y la Didáctica de adultos.
 Conocer los fundamentos filosóficos, sociológicos, psicológicos,
pedagógicos y didácticos que sustentan el aprendizaje en los
adultos.
 Atender a la diversidad
 Ser un profesor creativo
 Por lo que la enseñanza en la educación debe ser dirigida:
 A desarrollar las potencialidades de los alumnos, que por
diversas razones no han sido cultivadas, lo que favorecerá el
desarrollo de la inteligencia y la creatividad.
 A utilizar las experiencias, vivencias e historia de los alumnos y
transformar esa rica empírea en teoría científicamente
demostrada.
 A trabajar la relación teoría-práctica que lleva implícito profesión,
familia y comunidad.
 A develar las relaciones entre ciencia, tecnología y sociedad.
 A profundizar en el tratamiento a las relaciones interdisciplinarias
que significa entender la unidad y diversidad del mundo.
 A fomentar el saber hacer, sin absolutizar lo utilitario.
 A contextualizar, sin traspolar de un contexto a otro, por ser una
educación con características muy especiales.
 A enseñar amar y a creer en el otro.
 A aceptar la diversidad sobre la base de que se enseña al ser
humano y por tanto no hay reglas y están todas las reglas.

35
Bibliografía
Addine Fernández, Fátima, Comp.: Didáctica, Teoría Y Práctica.
Editorial Pueblo Y Educación, La Habana, 2004.
Bermejo Correa, Rolando: Metodología Para El Tratamiento A Las
Relaciones Interdisciplinarias Entre Química Y Biología En La Facultad
Obrera Y Campesina. Tesis En Opción Al Grado Científico De Doctor
En Ciencias Pedagógicas, Camagüey, 2009.
Bermúdez Sarguera, Rogelio Y M. Rodríguez Rebustillo: Teoría Y
Metodología Del Aprendizaje. Editorial Pueblo Y Educación, La Habana,
1996.
Brockbank, Ann E Ian Mcgill: Aprendizaje Reflexivo En La Educación
Superior. Ediciones Morata, Madrid, 2002.
Canfux Gutierrez, Jaime Y E. Marbot. Metodolología Para La Educación
De Adultos. Curso De Pedagogía. 2003.
Canfux Gutiérrez, Jaime. Desde La Alfabetización Presencial Al Yo Sí
Puedo. Ciudad De La Habana. Editorial Pueblo Y Educación. 2005.
Canfux Gutierrez, Jaime. Pedagogía De La Educación De Jóvenes Y
Adultos. Curso 18. Pedagogía. 2007. Editor Educación Cubana.
Ministerio De Educación. 2007.
Castellanos Simons, Doris Y Otros: Aprender Y Enseñar En La Escuela.
Editorial Pueblo Y Educación, La Habana, 2002,
Castro Ruz, Fidel: La Educación En Revolución. Instituto Cubano Del
Libro. La Habana, 1974.
Dewey, John: Democracy And Education.
Fiallo R. J.: La Evaluación Como Categoría Didáctica Del Proceso De
Enseñanza Aprendizaje. Editorial Ruta Pedagógica. Lima, Perú. 2009.
Freire, Paulo.: Pedagogía De La Liberación. Editora Moraes, Sao Paulo,
1987.
Freire, Paulo: Pedagogía Del Oprimido. Edit. Siglo Xxi, México, 1996.
González, A. P. Y Gisbert, M.: Bases Psicológicas De La Educación De
Adultos. Rev. Herramientas. No. 22, 7-9, 1990.
González, A. P.: Hacia Un Nuevo Modelo De Formación De Personas
Adultas. Rev. Diálogos Vo. 6-7, 5-10. 1996.
Isaac Díaz, J. N.: Tesis Doctoral: Programa “Ya Puedo Leer Y Escribir”
Para La Sistematización De La Lecto-Escritura E Introducción De Las

36
Operaciones Básicas De La Matemática, Para Los Neoalfabetizados En
El Perú. 2007
Labarrere Sarduy, Alberto F.: Aprendizaje Para El Desarrollo. En
Revista Cubana De Psicología, Volumen 17, No.1, Universidad De La
Habana, 2001.
Leontiev, A. N.: Actividad, Conciencia Y Personalidad. Editorial Pueblo
Y Educación, La Habana, 1981.
Leontiev, A. N.: El Pensamiento. En “Superación Para Profesores De
Psicología”, Editorial Pueblo Y Educación, La Habana, 1975.
Martí Pérez, José: Obras Completas. Editorial Ciencias Sociales, La
Habana, 1975.
Perkins, David: El Aprendizaje Reflexivo [En Línea]. Revista Reflexiones
Educativas No 2, Argentina, Octubre Del 2002. Disponible En
Http://Www.Pangea.Org/Jei/Ecs/Preg-Eje.Htm
Port, A.G,: Tareas Para Capacitarse En El Trabajo Con Los Medios”.
Tesis En Opción Al Grado De Doctor En Ciencias Pedagógicas, 1995.
Rafael Rodríguez, Carlos: “Ser Maestro”. Conferencia Ofrecida En El
Aniversario De La Revista Alma Mater. Material Mimeografeado, S/A.
Rico Montero, Pilar: La Zona De Desarrollo Próximo. Procedimientos Y
Tareas De Aprendizaje. Editorial Pueblo Y Educación, La Habana,
2003.
Sehmelkes S. Y Kalman J. La Educación De Adultos. Hacia Una
Estrategia Alfabetizadota De México. En Necesidades Básicas De Los
Adultos. México, Inea. 1995.
Silvestre Oramas, Margarita Y José Zilberstein Toruncha: Aprendizaje Y
Enseñanza Desarrolladora. Ediciones Ceide, México, 2000.
Velázquez Peña, Estrella Y Luis G. Ulloa Reyes: Aprendizaje Con Las
Tic. En Giga, Revista Cubana De Computación. Editada Por Copextel
S. A. No. 4, La Habana, 2004.
Velázquez Peña, Estrella, Jorge Hernández Mujica Y Luis G. Ulloa
Reyes: Aprendizaje Reflexivo En La Formación De Los Profesores De
Ciencias Naturales De Los Isp. Revista Órbita Científica No. 45, Vol. 13.
Nov-Ene 2007.
Velázquez Peña, Estrella, Jorge Hernández Mujica Y Luis G. Ulloa
Reyes: Hacia El Aprendizaje Reflexivo En La Formación Del Personal
Docente. En Revista Varona. No. 44. Ene-Jun 2007.

37
Velázquez Peña, Estrella: La Dirección Del Aprendizaje Reflexivo En La
Edja: Una Necesidad Actual. Congreso Internacional “Pedagogía 2009”,
La Habana, 2009.
Vigotsky, L. S.: Historia Del Desarrollo De Las Funciones Psíquicas
Superiores. Editorial Científico-Técnica, La Habana, 1987.
Vigotsky, L. S.: Interacciones Entre Enseñanza
Zajarova, A. V. Y M. E. Botsmanova: Las Particularidades De La
Reflexión Como Neoformación Psíquica En La Actividad Docente. En
Formación De La Actividad Docente De Los Escolares. Editorial Pueblo
Y Educación, La Habana, 1982.

38
ISBN 978-959-18-0649-9

9 789591 806499

39