Vous êtes sur la page 1sur 47

Objetivo

En nuestro ámbito una de las cosas a las que nos volvimos dependientes es la energía
eléctrica que se volvió fundamental para neutro día a día, de este modo se vio diversas
maneras de generar esta.
Primeramente se vio la opción de generación de energía eléctrica mediante sistemas
fotovoltaicos los que comúnmente conocemos como paneles solares, estos mismos fueron
hechos a un lado debido a que la energía que generan no es la suficiente y también que no
es autónomo, este mismo depende de la luz solar, que cuando este mismo es escondido por
las nubes debido al clima ya no funciona.
Así también tenemos turbinas hidráulicas las cuales están en funcionamiento, estas mismas
aprovechan la energía de los ríos caudalosos o así también cascadas de gran altura, las
turbinas son diferentes de acuerdo al tipo de lugar donde tienen que ser instaladas.
Generación de energía mediante maquinas térmicas (centrales termoeléctricas).
Se denomina energía termoeléctrica a la forma de energía que resulta de liberar el agua por
medio de un combustible para mover un alternador y producir energía eléctrica.
Desde la antigüedad, el ser humano ha necesitado generar energía térmica para cubrir sus
necesidades de abrigo, alimentación, iluminación, fabricación de herramientas, y también
para resolver todos aquellos problemas que no puede afrontar con el sólo uso de su fuerza
física, como accionar medios transparentes, maquinarias, armamento, etc.
La energía termoeléctrica puede usar como combustibles productos fósiles
como petróleo, carbón o gas natural (ciclo combinado), átomos de uranio, en el caso de
la energía nuclear, y energía solar para la generación solar-termoeléctrica.
Las centrales termoeléctricas de ciclo combinado es aquella donde se genera electricidad
mediante la utilización conjunta de 2 turbinas
 Un turbogrupo de gas
 Un turbogrupo de vapor
Es decir para la transformación de energía del combustible en electricidad se superponen 2
ciclos
- El ciclo Brayton (turbianas de gas) toma el aire directamente de la atmosfera y se
somete a un calentamiento y compresión para aprovecharlo como energía mecánica
o eléctrica
- El ciclo Rankine (turina de vapor) donde se relaciona el consumo de calor con la
producción de trabajo o creación de energía a partir de vapor de agua
Las centrales termoeléctricas, son muy importantes para nuestro medio ya que estas, son las
que aportan una gran cantidad de energía eléctrica al SIN (sistema interconectado nacional).
MARCO TEÓRICO
1. Necesidad de la energía eléctrica en la sociedad moderna. Consumo de la energía
eléctrica mundial y en Bolivia.

La electricidad es una de las principales formas de energía usadas en el mundo actual. Sin
ella no existiría la iluminación conveniente, ni comunicaciones de radio y televisión, ni
servicios telefónicos, y las personas tendrían que prescindir de aparatos eléctricos que ya
llegaron a constituir parte integral del hogar. Estamos acostumbrados a utilizar todo tipo de
Dispositivos Electrónicos en nuestra vida cotidiana, desde la llegada a casa cuando
Encendemos la Luz, hasta los momentos en que empleamos Dispositivos Portátiles que
cuentan con una autonomía dada por una Pila o Batería, con un tiempo limitado en el que
podemos utilizarlo hasta poder Recargar las Baterías y continuar con su uso, siendo necesario
para la vida moderna y para, inclusive, relacionarnos con otras personas.
En nuestro hogar es además un servicio básico y necesario la conexión a la Red Eléctrica,
siendo éste la aplicación de distintas tecnologías para que nuestro hogar pueda contar con
una dotación de Energía Eléctrica y las consecuentes Medidas de Seguridad que deben
aplicarse para evitar accidentes relacionados a su utilización o mala utilización.
La Energía Eléctrica, definida desde su punto de vista Físico, es la manifestación de una
Corriente Eléctrica que es generada por una diferencia de Potencial Eléctrico entre dos
puntos específicos, uno de los fenómenos del Magnetismo, permitiéndose su
aprovechamiento mediante la utilización de un soporte que es justamente un Conductor
Eléctrico (sea una red de Cables Eléctricos, como también los Circuitos Eléctricos de un
dispositivo electrónico)
Como sucede con toda Fuente Energética, ésta puede ser aprovechada para ser
transformada en otras energías, teniendo el ejemplo más conocido de su transformación en
Luz o Iluminación, como también su utilización en maquinarias para emplear Energía
Mecánica en una actividad determinada, o inclusive utilizar aparatos de calefacción que
lleven electricidad pasando a ser Energía Térmica.
En los últimos tiempos además se ha dado importancia a la obtención de Energía Eléctrica
mediante las denominadas Energías Limpias, siendo la transformación de Energía Eólica
(mediante la movilización de Turbinas Eólicas por el viento) o la Energía Solar (utilizando
Paneles Fotovoltaicos que capturan la luz solar) en aquellas utilizables en el hogar, evitando
la emisión de Gases Contaminantes por parte de las Centrales Eléctricas que funcionan en
base a la quema de Combustibles Fósiles.
La energía es uno de los pilares fundamentales del progreso humano. En la actualidad, el
papel del sistema energético constituye una de las prioridades de la agenda científica,
política, económica y social, dadas las amplias repercusiones que tiene sobre el conjunto del
planeta. El previsible agotamiento de los recursos de origen fósil y el cambio climático como
consecuencia de las emisiones de efecto invernadero generan una serie de desafíos que
trascienden a los actores individuales y los ámbitos nacionales y exigen la búsqueda de
soluciones comunes.

En los países desarrollados, en los que el acceso a la electricidad está garantizado, los
desafíos del sector tienen que ver con la calidad, coste e impacto ambiental de esta energía.
En el mundo en desarrollo, el acceso a fuentes modernas de energía para los 1.400 millones
de personas que carecen de ésta constituye sin duda uno de los retos más importantes de la
agenda internacional.

De manera general, se puede decir que los modelos tradicionales de intervención pública
para la garantía de un servicio básico para la población han ido siendo sustituidos en
numerosos países por los modelos de mercado en aquellas partes de la cadena de valor
donde se considera que, de esta manera, se aumenta la eficiencia. Consecuentemente, el
protagonismo de las empresas para establecer un equilibrio entre el desarrollo de un
mercado y la atención de un servicio básico ha aumentado (ver El proceso de liberalización
de los sectores energéticos).
En este sentido, la experiencia acumulada en el desarrollo del modelo de mercado eléctrico,
como un ejemplo práctico y con un cierto recorrido, permite identificar muchos de los
elementos necesarios para avanzar hacia una agenda para el sector compartida entre los
distintos actores, como son la relación con grupos de interés, la identificación de los asuntos
relevantes desde el punto de vista de la sostenibilidad o la colaboración público-privada.
Estos elementos quedan recogidos en el programa de trabajo para el sector eléctrico del
World Business Council for Sustainable Development (2012), cuyos objetivos principales se
formulan como “garantizar seguridad de abastecimiento de energía a largo plazo, identificar
soluciones eficientes para la reducción de las emisiones de CO2 y el fomentar el diálogo con
los reguladores en la definición de las políticas energéticas globales”.
De cara a abordar estas cuestiones, en las siguientes secciones se introduce brevemente el
contexto socioeconómico actual (a través de las nociones de globalización y sociedad-red) y
su influencia en la configuración del sector de la energía, para después analizar los modelos
de mercado para el suministro de energía, y finalmente, la relevancia del acceso a la
electricidad en países en desarrollo.

Consumo de energía en el mundo: En 2018 el mundo consumirá un volumen diario de


energía primaria equivalente al orden de 271 millones de barriles de petróleo (MBPE). A
veces se indica un volumen ligeramente mayor. ¿Por qué? Porque –como lo hace la Agencia
Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés)– se incorporan ciertas estimaciones de
energía no comercial, consumida preferentemente en áreas rurales.

Algunos organismos gustan presentar este volumen de energía equivalente en términos de


millones de tonelada de petróleo (MTEP). Este año correspondería a 13 mil 528 millones de
MTEP. Y en términos de calor primario equivalente –como lo presentan casi todos los
organismos internacionales– el volumen representa 568.2 millones de terajulios (MTJ). Es
necesario conocer la estructura de esta energía para estimar de manera inmediata –y en
términos de los acuerdos aprobados por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático
(IPCC, por sus siglas en ingles)– el volumen de emisiones equivalentes de dióxido de carbono
(CO2).

De manera global –y un tanto simplificada, por no especificar los volúmenes de biomasa–


me permití utilizar las siguientes equivalencias. Para el petróleo, que representará 33.5 por
ciento de la energía primaria total, un equivalente de 73 toneladas de emisiones efectivas de
CO2 por terajulio. Para el gas natural que representará 24 por ciento de esa misma energía
primaria que se consumirá este 2018, un equivalente de 56 toneladas de emisiones efectivas
de CO2 por terajulio.

Finalmente, para el carbón que representará 29 por ciento, un equivalente de 95 toneladas


de emisiones efectivas de CO2 por terajulio.

Sí, concluyó usted bien. En orden de gravedad contaminante lo más terrible es el carbón. Le
sigue el petróleo. Finalmente el gas natural. En la generación eléctrica esta diferencia es más
contundente. ¿Por qué? Por las sorprendentes eficiencias que alcanzan los nuevos equipos
de generación eléctrica a gas natural. Ya rondan –incluso superan– 60 por ciento.

En esta versión simplificada estos estos tres fósiles representarán 86 por ciento de los
requerimientos mundiales de energía primaria. Y las limpias solamente 14 por ciento.
Número dramáticamente bajo. Más dramático será el número de lo que representarán las
renovables, es decir, las limpias sin la nuclear. Sólo 10 por ciento de la energía primaria total
requerida por este mundo será renovable. ¿Es un dato esperanzador, después de
aparentemente tantos esfuerzos internacionales? No del todo. ¿Por qué? Precisamente por
las emisiones asociadas. ¡Grave asunto! Más en este mundo de dirigentes miopes y
oportunistas. De consorcios y empresas que –ante todo– buscan sus beneficios y sus rentas
financieras. Y de muchos grupos sociales que no quieren asumir las consecuencias de una
vida energéticamente más limpia. En parte –sin duda es cierto– por la incapacidad de
impulsos de transformación más firmes en los sectores de la energía. Asimismo, por la falta
de voluntad firme para instaurar procesos mineros e industriales y formas de transporte que
sustituyan masivamente a las tradicionales. Por un lado ineficientes y altamente
contaminantes, y por el otro individualistas y de fuerte concentración en consumo de fósiles.

Con base en los datos del destino de la energía primaria y según estimaciones del World
Resources Institute (WRI), es muy probable que en 2018 –como ha venido aconteciendo
recientemente– el sector energía sea responsable de 67 por ciento de las emisiones de CO2
en el mundo (25 por ciento por la electricidad, 15 por ciento por la industria, 14 por ciento
por el transporte y 13 por ciento por otras actividades). Y el resto de actividades humanas
(agricultura, cambios en la naturaleza, procesos industriales y desperdicios) del otro 13 por
ciento.

También es muy probable que en términos de países y regiones, los responsables de la mitad
de las emisiones de CO2 serán China (28 por ciento), Estados Unidos (16 por ciento) y la India
(7 por ciento). Alternativamente, cerca de 150 países –como también lo han sido
recientemente– causan la otra mitad de emisiones de gases de efecto invernadero. Por eso,
justamente por eso, la responsabilidad y la gravedad de las decisiones de esos tres grandes
de la energía y de las emisiones es mayor. Mucho mayor. ¡Y eso sin depreciar lo que a cada
quien corresponde! ¡Sin duda! Por eso, al desear lo mejor para todos en este 2018, no puedo
dejar de reconocer que la esperanza de cambio hay que tenerla –justamente– contra toda
esperanza.

2. Tipos de centrales de producción de energía eléctrica.


Centrales hidroeléctricas.
La turbina se mueve gracias un chorro de agua a gran velocidad, aprovechando los saltos de
agua; ya sean:
•Naturales: cascadas, desniveles en los ríos.
• Artificiales, construidos en los embalses.

Central hidroeléctrica.
Centrales térmicas.

La turbina es movida gracias a un chorro de vapor a presión obtenido calentando agua.

Según el origen de la energía empleada para calentar el agua, pueden ser:

Térmicas clásicas, también llamadas termoeléctricas o simplemente térmicas: obtienen la


energía de la combustión de combustibles fósiles (carbón, gas natural) o sus derivados (fuel-
oil).

Centrales de biomasa: obtienen la energía de la combustión de residuos forestales,


agrícolas o de los llamados cultivos energéticos.

Centrales de incineración de residuos sólidos urbanos (RSU): obtienen la energía de la


combustión de la basura (una vez tratada convenientemente).

Nucleares: obtienen la energía a partir de reacciones de fisión de átomos de uranio.

Termosolares: calientan el agua concentrando la energía procedente del sol.

Geotérmicas: aprovechan el calor procedente del interior de la Tierra.

A continuación tienes tres imágenes de una central térmica clásica, una termosolar y una
nuclear. Pincha en las imágenes y accederás a una animación donde podrás ver cómo
funcionan:

Central térmica de As Pontes, (A Coruña).


Central térmica solar.

Central nuclear.

Centrales eólicas.

La turbina es movida gracias a la acción del viento sobre las aspas de un aerogenerador.

Central eólica.
Centrales mareomotrices.

Funcionan de modo similar a las centrales hidroeléctricas, pero aprovechando las diferencias
del nivel del mar entre la marea alta (pleamar) y la marea baja (bajamar).

También entran en esta categoría de centrales las que aprovechan el movimiento de las olas
para mover la turbina.

Centrales solares fotovoltaicas.

Convierten directamente la energía radiante del sol en energía eléctrica.

Para ello se usan células solares fotovoltaicas que aprovechan el efecto fotoeléctrico, es decir
la capacidad de algunos materiales (los semiconductores) para convertir la energía luminosa
en corriente eléctrica.
3. Potencial instalada del SIM en Bolivia por años desde 1940.
Desarrollo:
1. Principio de funcionamiento de las plantas de generación eléctrica.-

Funcionamiento del ciclo combinado en las centrales térmicas

El proceso de generación de energía mediante el ciclo combinado se basa en la utilización de


una turbina de gas, una turbina de vapor y una caldera de recuperación.

El ciclo térmico del circuito agua-vapor comienza con la aspiración del aire desde el exterior,
el cual es conducido al compresor de la turbina de gas a través de unos filtros.
Posteriormente el aire se comprime y se combina con el combustible en una cámara donde
se realiza la combustión, produciendo un flujo de gases calientes que al expandirse hacen
girar la turbina de gas. Mediante el generador acoplado al eje común se convierte este
trabajo en energía eléctrica.

Los gases que salen de la turbina de gas pasan a la caldera de recuperación de calor. En esta
se extrae el calor de los gases produciendo vapor de agua a presión para la turbina de vapor.
Para finalmente devolver los gases a la atmósfera.

El vapor que sale de la turbina de vapor, pasa por un condensador donde se transforma en
agua. Posteriormente el agua producida por el condensador es bombeada a alta presión
hasta la caldera de recuperación para iniciar nuevamente el ciclo.

En la siguiente imagen se muestra el diagrama básico del ciclo combinado;


Turbina de Vapor
En esta turbina se transforma la energía del vapor en energía cinética del rotor. La turbina
está formada por una serie de válvulas fijas y móviles a través de los cuales se expande el
vapor y hace girar el rotor de la turbina.

1.)Generador
2.)Entrada a turbina de Alta Presión (AP)
3.)Entrada a caldera de recuperación
4.)Entrada a turbina de Media y Baja Presión (MP,BP)
5.)Salida a caldera de recuperación
6.)Salida del condensador

La turbina de vapor es más robusta que la turbina de gas, ya que la presión del vapor a la
entrada de la turbina es más alta que la presión de entrada del gas. No obstante la
refrigeración de la turbina no es necesaria porque la temperatura del vapor es menor que
la temperatura del gas.

El vapor producido en el generador de vapor de alta presión pasa a la turbina de alta donde
se expande, a continuación vuelve a la caldera de recuperación y pasa a la turbina de media
donde también se expande. A la salida de la turbina de media presión, el vapor pasa a la
turbina de baja presión donde se realiza la última expansión hasta una presión inferior a la
atmosférica. A la salida de la turbina de baja, el vapor pasa directamente al condensador
donde se enfría. En este punto el agua vuelve a empezar el ciclo a través de la caldera de
recuperación.

La turbina de gas y la turbina de vapor están acopladas a un mismo generador mediante un


embrague hidráulico, esta disposición permite el funcionamiento independiente de la
turbina de gas.

Turbina de gas
La turbina de gas constituye el núcleo de la central de ciclo combinado. Se trata de una
turbina de combustión interna que utiliza el gas natural como combustible principal.

1.)Generador
2.)Compresor
3.)Turbina AP
4.)Turbina BP
5.)Entrada aire
6.)Quemadores
7.)Salida de gases de combustión

La turbina de gas constituye el núcleo de la central de ciclo combinado. Se trata de una


turbina de combustión interna que utiliza el gas natural como combustible principal.

La combustión se realiza en dos anillos quemadores, de forma que los productos de


combustión del primero constituyen el aire de combustión del segundo. Esta técnica,
conocida como combustión secuencial, permite minimizar la emisión de productos
contaminantes.

El modo de funcionamiento de la turbina de gas se basa en el principio del ciclo Brayton. En


el cual el aire comprimido se mezcla con el combustible y se produce la combustión en
condiciones de presión constante. Los gases calientes, producidos por la combustión, se
expanden a través de una turbina, provocando el movimiento de la misma y la consecuente
generación de energía. De la energía generada, aproximadamente 2/3 se utiliza para
comprimir el aire y 1/3 queda disponible para producir energía eléctrica.
Una turbina de gas simple consta de tres secciones principales;

Compresor: El compresor consta de 22 etapas y es de tipo axial. Está formado por una serie
de válvulas fijas y móviles a través de las cuales se comprime el aire des de la presión
atmosférica (0.98 bar) hasta la presión óptima para la combustión (2 bar).

El aire comprimido se utiliza principalmente como comburente en la combustión y una parte


muy pequeña se utiliza para refrigerar algunas partes de la turbina de alta presión de la
turbina de gas.
Cámara de combustión: En esta zona se mezcla el combustible con el aire comprimido y se
produce la combustión. En el interior de la cámara de combustión encontramos los
quemadores, dispuestos en dos anillos de 24 quemadores cada uno. El diseño y disposición
de los quemadores es de vital importancia para tener una buena combustión y minimizar
las emisiones.

Turbina: La turbina consta de diferentes etapas de válvulas fijas y móviles a través de las
cuales se expanden los gases generados en la combustión y provocan la rotación del eje del
motor.

Caldera de recuperación
Los gases generados en la combustión salen de la turbina de gas a temperaturas superiores
a 600ºC, Este hecho se aprovecha para recuperar esta energía en la caldera de
recuperación para producir vapor que se utilizará como alimentación en la turbina de
vapor.

La caldera de recuperación está formada por una serie de tubos dispuestos en posición
horizontal. Por el interior de estos circula la mezcla agua-vapor y por la parte exterior
circulan los gases de combustión que provienen de la turbina de gas.

El ciclo agua-vapor que alimenta a la caldera de recuperación es cerrado y empieza en el


pozo del condensador. El agua es aspirada mediante unas bombas las cuales la conducen al
desgasificador/calentador, en este se calienta el agua y se elimina el aire y los gases que
pueda contener. Finalmente el agua caliente se almacena en un tanque, desde este las
bombas de alimentación la impulsarán hasta la caldera de recuperación.

2. Ciclo combinado:
Para la transformación de la energía del combustible en electricidad se superponen dos
ciclos:
 Ciclo Brayton(turbina de gas):
El ciclo básico de Brayton en condiciones ideales está compuesto por cuatro
procesos:

1-2. Compresión isentrópica en un compresor.

2-3. Adición de calor al fluido de trabajo a presión constante en un intercambiador


de calor o una cámara de combustión.

3-4. Expansión isentrópica en una turbina.

4-1. Remoción de calor del fluido de trabajo a presión constante en un


intercambiador de calor o en la atmósfera.
Figura 1. Ciclo termodinámico básico de las turbinas de gas.
En el ciclo Brayton, el trabajo neto realizado por unidad de masa es la diferencia entre el
trabajo obtenido en la expansión y el trabajo invertido en la compresión, es decir:

𝑊𝑛𝑒𝑡 = 𝑊𝑡 − 𝑊𝑐

Para un gas ideal, el trabajo neto puede escribirse como:

𝑊𝑛𝑒𝑡 = 𝑊𝑡 − 𝑊𝑐

Y el calor de adición por unidad de masa será:

Al igual que en el ciclo Ranking, la eficiencia térmica del ciclo Brayton es la relación entre el
trabajo neto desarrollado y el calor adicionado:

𝑛𝑡𝑒𝑟 = 𝑊𝑛𝑒𝑡 /𝑞𝐴


La eficiencia térmica del ciclo Brayton para un gas ideal puede escribirse como:

En la figura se muestra una representación esquemática del ciclo Brayton.

Esquema del ciclo básico de las turbinas de gas.

 Ciclo Rankine(turbina de vapor):


El ciclo que sigue el ciclo de vapor en las centrales de ciclo combinado corresponde al
llamado Ciclo de Rankine, es la aplicación tecnológica del ciclo de Carnot para el caso de
que el fluido motor sea un fluido condensable y durante su evolución se produzcan
cambios de fase. De forma simplificada, y para el ciclo básico, la evolución del fluido sigue
las siguientes etapas:

1.-Una etapa de expansión del fluido en fase vapor, realizada en una máquina térmica
denominada turbina de vapor y lo más isentrópica posible.

2.-A la salida de la turbina de vapor, una cesión de calor residual del vapor a presión
constante en un dispositivo llamado condensador. En este dispositivo se realiza la
condensación total del mismo y su paso a fase líquida.

3.-Una o varias etapas de elevación de la presión del fluido. El proceso se realiza con el
fluido en fase líquida, con bombas y fuera de la zona de cambio de fase. Ésta es una de
las principales diferencias con el ciclo de Carnot ya que, en sentido estricto, para obtener
la máxima eficiencia sería necesario realizar la compresión de un fluido bifásico, con la
dificultad tecnológica que ello conlleva.

4.-Una etapa de aportación de calor a presión constante, que en los ciclos combinados
se hace en la caldera de recuperación de calor por los gases de escape de la turbina de
gas. El fluido realiza una etapa de calentamiento previo en fase líquida, un proceso de
cambio de fase y una elevación posterior de la temperatura del vapor en lo que se
denomina sobrecalentador, motivada por la necesidad de disminuir la humedad en el
vapor en las últimas etapas de expansión de la turbina. Esto último constituye la segunda
particularidad del ciclo de Ranking y otra diferencia fundamental con el ciclo de Carnot.

Figura 1. Ciclo básico de una turbina de vapor

El fluido motor empleado suele ser agua desmineralizada, fundamentalmente por su


facilidad de manejo, reposición y abundancia, aunque conceptualmente no es el
único y podrían emplearse otros fluidos tales como mercurio o fluidos orgánicos.
ELEMENTOS CONSTITUYENTES DEL CICLO AGUA-VAPOR

Figura 2. Esquema del funcionamiento del Ciclo Agua-Vapor

Condensador (9): Es un intercambiador de calor formado por multitud de tubos, a través


de los cuales circula el fluido refrigerante normalmente agua, su función es condensar el
vapor que sale de la turbina de vapor, también se aprovecha en este punto para eliminar
gases incondesables y nocivos ya que algunos son muy corrosivos como el oxígeno, se
eliminan por métodos físico o químicos como la hidracina. Los tubos del condensador
deben estar especialmente preparados ya que van a trabajar en unas condiciones muy
duras, donde se producirán depósitos que podrían atascarlos o reducir sus propiedades
para el intercambio térmico, también están expuestos a agentes biológicos. Los tubos
deben estar firmemente fijados para poder resistir las vibraciones provocadas por las
vibraciones que provocan las altas velocidades del vapor al entrar en el intercambiador.

Bombas de condensado (13): son las encargadas de enviar el agua condensada en el


condensador al depósito de agua de alimentación.

Tanque de alimentación y Desgasificador (11): Es el depósito donde almacenamos el agua


de alimentación que ira a la caldera para convertirse en vapor y después ser conducido
a la turbina de gas. El tanque también puede llevar acoplado un desgasificador ya que
aprovechamos para eliminar los restos de oxígeno que no hemos podido quitar en el
condensador, para eliminar el oxígeno calentamos el agua que hay en el depósito por
medio de vapor que ha sido extraído de la turbina de vapor.

Bombas de alimentación (12): son las encargadas de enviar el agua desde el tanque de
alimentación al economizador, para que así vuelva a empezar el ciclo.

Normalmente en los ciclos combinados hay tres etapas de expansión en el lado de la


turbina de vapor, están son de alta, media y baja presión, a continuación se pueden ver
en la figura 3.

Figura 3. Ejemplo típico de un ciclo combinado


En este sistema hay 3 turbinas de vapor para cada uno de los niveles de presión y 3
calderines, con sus correspondientes sistemas de bombeo y calentamiento,
existiendo un solo tanque de alimentación desgasificador donde van a parar todos
los condensados de las turbinas.
3. Variante del ciclo básico Brayton y Rankine:
MODIFICACIONES CICLO BASICO EN LAS TURBINAS DE GAS

La eficiencia térmica del ciclo Brayton ideal depende de la compresión. Si se aumenta


la relación de compresión en el ciclo será necesario suministrar más calor al sistema
debido a que las líneas de presión constante divergen hacia arriba y hacia la derecha
en el diagrama T-s y la temperatura máxima del ciclo será mayor. Como el calor
suministrado es mayor, la eficiencia térmica aumentará con el ratio de compresión.

Figura 3. Diagrama T-s de ciclos termodinámicos básicos de las turbinas de gas con diferentes
relaciones de compresión.

Sin embargo la temperatura máxima del ciclo está limitada por los materiales en los cuales
están construidos los componentes y por lo tanto se requerirán sistemas de refrigeración
más eficientes.

La eficiencia del ciclo también se ve afectada por las pérdidas en el compresor, en la turbina
y en las caídas de presión en la cámara de combustión y otros pasajes. Podemos verlo en el
diagrama que representa estas condiciones en el ciclo, disminuyendo en consecuencia la
eficiencia del ciclo.
Figura 4. Diagrama T-s del ciclo termodinámico básico real de las turbinas de gas.

A diferencia del ciclo Ranking, el proceso de compresión para elevar la presión en el ciclo
Brayton requiere un gran consumo de energía y gran parte del trabajo producido por la
turbina es consumido por el compresor, en un porcentaje que puede estar entre 40% y 80%.
Esta desventaja frente al ciclo Ranking hace necesario prestar una mayor atención en el
diseño de turbinas de gas ya que cualquier pérdida de presión en la cámara de combustión
y demás componentes entre el compresor y la turbina debe compensarse con mayor trabajo
en el compresor. Adicionalmente, la eficiencia del compresor y la turbina juegan un papel
muy importante, debido a que eficiencias cercanas al 60% en estos componentes
ocasionarían que todo el trabajo producido por la turbina sea consumido por el compresor
y por tanto la eficiencia global sería cero.

Es posible hacer algunas modificaciones al ciclo Brayton básico para obtener valores más
favorables de eficiencia térmica y trabajo neto. Las modificaciones que podemos hacer son
las siguientes:

CICLO CON ENFRIAMIENTO INTERMEDIO DEL AIRE.

Con este método lo que hacemos comprimir los gases de admisión en dos etapas con una
refrigeración intermedia, para sacar parte del calor que han adquirido en la primera etapa
de compresión. La representación de estos procesos se muestra en la siguiente figura:
Figura 5. Ciclo Brayton con enfriamiento del aire.

De la secuencia anterior, es claro que el trabajo que debe realizar el compresor para elevar
la presión desde el estado 1 hasta el estado 2’ sin enfriador, es mayor que el trabajo que
deben hacer los compresores con la misma eficiencia para elevar la presión del aire desde el
estado 1 al 2 y del estado 3 al 4 con un enfriador de aire intermedio. Esta disminución en el
trabajo total de compresión se debe a que las líneas de presión divergen hacia la derecha del
gráfico T-s.

Se ha demostrado que el trabajo de compresión con enfriador es menor cuando la relación


de presiones en las dos etapas es igual (P4/P3)= (P2/P1) y la temperatura de entrada a la
segunda etapa de compresión (T3) es igual a la temperatura de entrada a la primera etapa
de compresión (T1).

Al tener un menor trabajo de compresión, el trabajo neto del ciclo con enfriador será mayor
que el trabajo neto del ciclo sin enfriador, siendo:

𝑊𝑛𝑒𝑡(sin 𝑒𝑛𝑓𝑟𝑖𝑎𝑑𝑜) = 𝐶𝑝𝑔 (𝑇5 − 𝑇6 ) − 𝐶𝑝𝑎 (𝑇2′ − 𝑇1 )

𝑊𝑛𝑒𝑡(con 𝑒𝑛𝑓𝑟𝑖𝑎𝑑𝑜) = 𝐶𝑝𝑔 (𝑇5 − 𝑇6 ) − 𝐶𝑝𝑎 ((𝑇2 − 𝑇1 ) + (𝑇4 − 𝑇3 ))

Como,

𝐶𝑝𝑎 ((𝑇2 − 𝑇1 ) + (𝑇4 − 𝑇2 )) < 𝐶𝑝𝑎 (𝑇2′ − 𝑇1 )


Entonces,

𝑊𝑛𝑒𝑡(sin 𝑒𝑛𝑓𝑟𝑖𝑎𝑑𝑜𝑟) < 𝑊𝑛𝑒𝑡(con 𝑒𝑛𝑓𝑟𝑖𝑎𝑑𝑜𝑟)

Por otro lado, se requiere suministrar una mayor cantidad de calor al ciclo con
enfriador para aumentar la temperatura desde (T4) hasta (TS) que en el ciclo sin
enfriador, donde únicamente es necesario elevar la temperatura desde (T2’) hasta
(TS).

Figura 6. Diagrama T-s del ciclo termodinámico de las turbinas de gas con enfriamiento de
aire.

En el diagrama T-s, puede apreciarse que la cantidad de calor adicional agregada al sistema,
es mayor que la equivalente en calor del trabajo ahorrado por el compresor cuando trabaja
con el enfriador de aire y por lo tanto la eficiencia térmica del ciclo con enfriador será menor
que sin enfriador.

𝑛𝑡𝑒𝑟 (sin 𝑒𝑛𝑓𝑟𝑖𝑎𝑑𝑜𝑟) > 𝑛𝑡𝑒𝑟 (𝑐𝑜𝑛 𝑒𝑛𝑓𝑟𝑖𝑎𝑑𝑜𝑟)

CICLO CON RECALENTAMIENTO INTERMEDIO

La expansión de los gases en el ciclo Brayton puede configurarse de tal forma que se realice
en dos etapas. La primera expansión ocurre en lo que se conoce como turbina de alta presión
(HP) o turbina del compresor (CT) acoplada al compresor mediante un eje. Todo el trabajo
desarrollado por la turbina de alta presión es consumido por el compresor. La segunda
expansión tiene lugar en la turbina de baja presión (LP) o turbina de potencia (PT) acoplada
a un eje diferente al de la turbina del compresor y produce el trabajo neto aprovechado en
varias aplicaciones, como para mover el generador.
En el ciclo con recalentamiento se instala una segunda cámara de combustión a la salida de
la turbina de alta presión para elevar la temperatura de los gases que entran a la turbina de
baja presión, y como estos gases todavía son ricos en oxigeno no suele hacer falta un aporte
extra de comburente.

La representación de estos procesos se muestra en la siguiente secuencia.

Figura 7. Ciclo Brayton con recalentamiento intermedio.

En la secuencia anterior, se puede observar que el trabajo de compresión es el mismo para


el ciclo con recalentamiento que para el ciclo sin recalentamiento y en consecuencia el
trabajo desarrollado por la turbina de alta presión será también igual para los dos ciclos. Sin
embargo, el trabajo desarrollado por la turbina de baja presión es claramente mayor para el
ciclo con recalentamiento que para el ciclo sin recalentamiento, debido a que las líneas de
presión divergen hacia la derecha del diagrama T-s siendo mayor la diferencia entre las
temperaturas (T5) y (T6) que entre las temperaturas (T4) y (T4’).
El trabajo neto desarrollado por cada unidad de masa de gas en el ciclo es el trabajo
desarrollado por la turbina de baja presión e igual a:

𝑊𝑛𝑒𝑡 (sin 𝑟𝑒𝑐𝑎𝑙𝑒𝑛𝑡𝑎𝑚𝑖𝑒𝑛𝑡𝑜) = 𝐶𝑝𝑔 (𝑇4 − 𝑇4′ )

𝑊𝑛𝑒𝑡 (𝑐𝑜𝑛 𝑟𝑒𝑐𝑎𝑙𝑒𝑛𝑡𝑎𝑚𝑖𝑒𝑛𝑡𝑜) = 𝐶𝑝𝑔 (𝑇5 − 𝑇6 )

Debido a que T5 – T6 > T4 – T4’, entonces:


𝑊𝑛𝑒𝑡 (sin 𝑟𝑒𝑐𝑎𝑙𝑒𝑛𝑡𝑎𝑚𝑖𝑒𝑛𝑡𝑜) < 𝑊𝑛𝑒𝑡 (𝑐𝑜𝑛 𝑟𝑒𝑐𝑎𝑙𝑒𝑛𝑡𝑎𝑚𝑖𝑒𝑛𝑡𝑜)

A pesar de que hay un incremento en el trabajo neto desarrollado en el ciclo con


recalentamiento por cada unidad de masa de gas, una cantidad de calor adicional debe
suministrarse al sistema para elevar la temperatura de los gases que salen de la turbina de
alta presión.

Figura 8. Diagrama T-s del ciclo termodinámico de las turbinas de gas con recalentamiento.

En el diagrama T-s, puede apreciarse que la cantidad adicional de calor Cp (TS -


T4) suministrada al ciclo con recalentamiento es mayor que el aumento del trabajo neto
desarrollado por la turbina y por lo tanto, la eficiencia térmica del ciclo con recalentamiento
será menor que sin recalentamiento.

𝑛𝑡𝑒𝑟 (𝑐𝑜𝑛 𝑟𝑒𝑐𝑎𝑙𝑒𝑛𝑎𝑡𝑚𝑖𝑒𝑛𝑡𝑜) > 𝑛𝑡𝑒𝑟 (sin 𝑟𝑒𝑐𝑎𝑙𝑒𝑛𝑡𝑎𝑚𝑖𝑒𝑛𝑡𝑜)

CICLO REGENERATIVO.

En ocasiones se presenta que la temperatura de los gases a la salida de la turbina en el


ciclo Brayton es mayor que la temperatura del aire a la salida del compresor.

El ciclo regenerativo aprovecha esta diferencia de temperaturas para transferir a un


regenerador o intercambiador de calor, energía térmica de los gases que salen de la turbina,
al aire que sale del compresor.
Figura 9. Diagrama T-s del ciclo termodinámico de las turbinas de gas con regeneración.

En el caso representado en el diagrama T-s, la temperatura (Ts) de los gases que salen de la
turbina en el estado 5 es mayor que la temperatura (T2) del aire que sale del compresor en
el estado 2. En el regenerador, los gases ceden su calor al aire comprimido desde el estado
5 hasta el estado 6 cuando son evacuados a la atmósfera. En el caso ideal, el aire comprimido
en el estado 2 tendrá la misma temperatura de los gases en el estado 6 y de igual manera la
temperatura del aire en el estado 3 será la misma que la de los gases en el estado 5. En
consecuencia, el calor suministrado en la cámara de combustión será únicamente el
necesario para elevar la temperatura de (T3) a (T4) y no de (T2) a (T4).

El trabajo neto desarrollado en el ciclo regenerativo 1-2-3-4-5-6, es el mismo que en el ciclo


Brayton simple 1-2-4-1 ya que le trabajo realizado por el compresor y el trabajo producido
por la turbina no varía en los dos casos. Sin embargo, al requerirse un menor calor de adición
para elevar la temperatura al valor máximo del ciclo (T4), se obtendrán eficiencias térmicas
más favorables para el ciclo regenerativo.
Siendo:

𝑛𝑡𝑒𝑟 = 𝑊𝑛𝑒𝑡 /𝑞𝐴

𝑊𝑛𝑒𝑡 (𝑐𝑜𝑛 𝑟𝑒𝑔𝑒𝑛𝑒𝑟𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛) = 𝑊𝑛𝑒𝑡 (sin 𝑟𝑒𝑔𝑒𝑛𝑒𝑟𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛)

𝑞𝐴 (𝑐𝑜𝑛 𝑟𝑒𝑔𝑒𝑛𝑒𝑟𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛) < 𝑞𝐴 (𝑠𝑖𝑛 𝑟𝑒𝑔𝑒𝑛𝑒𝑟𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛)

Entonces:

𝑛𝑡𝑒𝑟 (sin 𝑟𝑒𝑔𝑒𝑛𝑒𝑟𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛) > 𝑛𝑡𝑒𝑟 (con 𝑟𝑒𝑔𝑒𝑛𝑒𝑟𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛)

En el caso ideal, se considera que una diferencial infinitesimal en la diferencia de


temperatura es suficiente para que el calor fluya en el regenerador de los gases que salen
de la turbina al aire que sale del compresor. En el caso real, se requiere más que una
diferencia infinitesimal y por lo tanto no se puede decir que (T3) es igual a (T5), ni que (T2) es
igual a (T6). La diferencia de temperaturas (T3 – Tx) requerida por el regenerador para
transferir energía térmica de un fluido al otro define su eficiencia:

Si el flujo másico y los calores específicos del aire y el gas se suponen similares, es decir, ma ≈
mb y Cpa≈ Cpg, entonces:

𝑛𝑟𝑒𝑔 = (𝑇𝑥 − 𝑇2 )/(𝑇5 − 𝑇2 )

Cuanto mayor sea la diferencia de temperaturas (T3 – Tx), menor será la diferencia (Tx – T2) y
en consecuencia la eficiencia del regenerador será menor.

La selección del regenerador o intercambiador de calor debe ser un ejercicio cuidadoso ya


que la eficiencia de éste puede mejorarse aumentando el área de transferencia y en
consecuencia la caída de presión será mayor perjudicando la eficiencia térmica del ciclo.

CICLO IDEAL RANKINE CON RECALENTAMIENTO


El sobrecalentamiento tiene la ventaja adicional de disminuir el contenido de humedad del
vapor a la salida de la turbina. Sin embargo, al disminuir la presión de escape o elevar la
presión de la caldera se aumenta el contenido de humedad. Para aprovechar las mejores
eficiencias a presiones más altas en la caldera y presiones menores en el condensador, el
vapor suele recalentarse después de que se expande parcialmente en la turbina de alta
presión, como nuestra la Figura 2.30. Esto se logra recalentando el vapor nuevamente en la
caldera, después de haberse expandido en la turbina de alta presión. El vapor recalentado
sale de la caldera y se expande en la turbina de baja presión hasta la presión del condensador.
El recalentamiento disminuye el contenido de humedad a la salida de la turbina.

Fig. 2.30 El ciclo ideal Rankine con recalentamiento.

CICLO IDEAL RANKINE CON REGENERACION


Otra manera de aumentar la eficiencia térmica del ciclo Rankine es por medio de la
regeneración. Durante un proceso de este tipo, el agua líquida (agua de alimentación) que
sale de la bomba se calienta mediante algo de vapor extraído de la turbina a cierta presión
intermedia en dispositivos denominados calentadores de agua de alimentación. Las dos
corrientes se mezclan en calentadores de agua de alimentación abiertos, y la mezcla sale
como un líquido saturado a la presión del calentador. En calentadores de agua de
alimentación cerrados, el calor se transfiere del vapor al agua de alimentación sin mezcla.
Por tanto, un calentador de agua de alimentación abierto es, en esencia, una cámara de
mezcla, y un calentador de agua de alimentación cerrado es un intercambiador de calor.

El ciclo ideal Rankine regenerativo con un calentador de agua de alimentación abierto.


El ciclo ideal Rankine regenerativo con un calentador de agua de alimentación cerrado.

Otros arreglos del ciclo combinado

Ciclos con post-combustión

Los gases descargados por la turbina de gas se prestan a sufrir un posterior proceso de
combustión, si acaso se considera necesario, el cual es conveniente efectuar al ingreso de la
caldera de recuperación, mediante una serie de quemadores ubicados antes de la sección
de intercambio térmico de la caldera como se observa en la figura 1.12. Este proceso es
posible gracias al contenido de oxígeno todavía elevado en los gases de escape del orden del
12 a 16% en volumen (si no hay inyección significante de vapor o de agua en la turbina de
gas), a causa del abundante contenido de aire con el cual tiene lugar la combustión en la
turbina de gas.

La combustión así efectuada es conocida como "post-combustión" (en inglés "firing


suplementary" o también "duct burning"): tal práctica es bien conocida en el campo
aeronáutico, donde, en los motores militares, viene usada (preferentemente por breve
periodo) con el fin de aumentar la potencia a costo de un fuerte aumento del consumo de
combustible.
En el ámbito del ciclo combinado puede ser interesante efectuar la post-combustión para
aumentar la producción de vapor en la caldera por recuperación y consiguientemente la
potencia de la turbina de vapor. El ciclo combinado resultante viene llamado "fired", en
contraposición con el ciclo "unfired" hasta ahora considerado. El interés sobre la práctica de
la post-combustión es valorado del hecho que el rendimiento térmico de esta operación (
pc,th ), definido como:

Es extremadamente elevado e incluso resulta superior a la unidad. La motivación de este


aparente contrasentido termodinámico es comprensible, en términos cualitativos,
considerando la figura.1.13: En efecto en la producción de vapor, la línea de enfriamiento
del gas rota en torno al punto, o sea se puede obtener una menor temperatura en la
chimenea si se parte de un nivel térmico más elevado y producir por tanto una mayor
cantidad de vapor de iguales características termodinámicas. En otras palabras, no sólo se
recupera enteramente el calor adicional introducido (suponiendo que la combustión sea
completa, pero esto es en general garantizado por el alto contenido de oxígeno existente),
sino que se mejora la recuperación térmica de la corriente gaseosa originaria.
Esta prerrogativa considera a la post-combustión de gran interés en la aplicación
cogenerativa.

Generadores de vapor por recuperación de calor para turbinas de gas pueden ser
clasificados en tres amplias categorías, dependiendo de la temperatura de combustión. La
tabla 1.2 nos da una idea de la capacidad de generación de vapor de cada tipo. En este caso
aire adicional no ha sido necesario para combustión para cualquiera de los tres tipos, ya que
el oxígeno contenido en la corriente de gases es suficiente. Si hay inyección de vapor o de
agua en la turbina de gas aire adicional algunas veces referido como aumento de aire puede
ser solicitado. Para tener una idea de la magnitud de vapor generado se tiene por ejemplo
que si el flujo de gases de escape de una turbina de gas es de 70000 kg/h a 500 ºC, con este
se puede generar de 9000 a 12000 kg/h aproximadamente de vapor saturado de 20 a 40 bar
en el modo sin post combustión. Si combustión suplementaria es introducida, la generación
de vapor puede ser fácilmente doblada. Si combustión total es hecha, el vapor producido
podría ser cuadriplicado.
Sin encendido

La aplicación más simple de generadores de vapor por recuperación de calor es el uso de una
unidad sin encendido en los gases de escape de la turbina de gas. Esta se aplica cuando los
requerimientos de la planta de vapor son tales que la energía contenida en los gases de
escape es suficiente para satisfacer esta demanda. Temperaturas típicas de los gases de
combustión que entran al generador de vapor por recuperación de calor oscilan entre 400 y
600 ºC, dependiendo de la turbina de gas empleada. Rangos característicos de condiciones
de vapor van desde 5 bar saturado, hasta valores tan altos como 100 bar y 520 ºC
sobrecalentado. Temperaturas de vapor son usualmente 20 a 50 ºC por debajo de la
temperatura de los gases de escape de la turbina.

El generador de vapor por recuperación de calor sin encendido es un intercambiador de calor


tipo convectivo. La cubierta es internamente aislada con 4 a 5 pulgadas de fibra mineral o
aislante y es protegido de la corriente de gases calientes por un revestimiento de acero
inoxidable o acero al carbón, el cual es diseñado para expandir el plano de la cubierta.
Material de menor grado de revestimiento es usado en regiones de menor temperatura del
gas.

En general unidades sin encendido pueden ser económicamente diseñadas para recuperar
aproximadamente el 92 % de la energía contenida en los gases de escape de la turbina
disponibles para generación de vapor. Niveles de funcionamiento más altos son posibles, sin
embargo, el incremento del costo de la superficie de transferencia de calor debe ser
evaluada frente a la energía adicional recuperada para establecer si los costos más altos son
justificados. Esta unidad es comúnmente aplicada para generación de potencia eléctrica y
tiene el mínimo costo por unidad de capacidad de generación de potencia respecto a los
demás sistemas.

Con encendido suplementario

El oxígeno contenido en gases de escape de la turbina de gas permite quemar combustible


suplementario para incrementar las razones de producción de vapor respecto a una unidad
sin encendido. El sistema quemador de los gases de escape de la turbina de gas es
usualmente diseñado para aumentar la temperatura de los gases de escape hasta valores de
800 a 1000 ºC aproximadamente. El límite 1000 ºC es fijado por el diseño de la cubierta, la
cual consiste de varias capas de aislante resistentes a altas temperaturas al interior de la
cubierta, la cual es protegida de los gases calientes por un adecuado material de
revestimiento de alto grado de aleación. Materiales de revestimiento sea cual fuere su grado
empiezan a afectarse por encima de 1000 ºC.

Puesto que los gases de escape de la turbina de gas son esencialmente aire de combustión
precalentado, el consumo de combustible del generador de vapor por recuperación de calor
con encendido suplementario es menor que aquel requerido por un caldero convencional
alimentado por aire a temperatura ambiente que suministre la misma cantidad de
incremento en generación de vapor. El consumo de combustible del generador de vapor por
recuperación de calor para una unidad con encendido suplementario, con una temperatura
en promedio de los gases de escape de la turbina de 700 ºC entrando a la unidad sería
aproximadamente de 10 a 20 % menor que para un caldero convencional de potencia
alimentado por petróleo (88 % eficiencia en base al poder calorífico superior) suministrando
la misma cantidad de incremento en producción de vapor.

El generador de vapor por recuperación de calor con encendido suplementario no difiere


mucho en concepto del diseño de una unidad sin encendido, excepto por el tamaño del
cilindro de vapor y otras superficies de transferencia de calor y componentes adicionales
para manejar la mayor generación de vapor. Este tipo de diseño es básicamente un
intercambiador de calor tipo convectivo similar a la unidad sin encendido. El quemador en
una unidad con encendido suplementarios está localizado entre el sobrecalentador y el
evaporador debido a consideraciones de diseño.

La aplicación más general de estas unidades es para generación de potencia y vapor para
plantas de proceso u otros requerimientos de energía térmica, pero su popularidad ha
decrecido porque los ciclos combinados con unidades sin encendido son más económicos y
alcanzan mayor eficiencia con menor costo instalado.

Con encendido total o de horno

Consideraciones para producción de vapor adicional no deberían ser limitadas a las razones
de producción de vapor asociadas con los bajos niveles de temperaturas de encendido de un
generador de vapor por recuperación de calor con encendido suplementario. Algunos
cogeneradores usan los gases de escape de la turbina de gas como aire de combustión
precalentado para un generador de vapor por recuperación de calor con encendido total.
Una unidad con encendido total es definida como aquella que tiene la misma cantidad de
oxígeno en sus gases de escape igual que un caldero convencional alimentado por aire
ambiente.

Razones de producción de vapor para generadores por recuperación de calor con encendido
de horno pueden alcanzar hasta 6 ó 7 veces la razón de producción de vapor de la unidad sin
encendido como se muestra en la tabla 1.2. El incremento actual es una función del oxígeno
restante para combustión y de la temperatura de los gases de escape de la turbina de gas. A
causa del uso de aire de combustión precalentado, requerimientos de combustible para
unidades con encendido de horno alcanzarán usualmente entre 7.5 a 8 % menos que aquel
caldero alimentado por aire ambiente suministrando la misma cantidad en la capacidad de
generación de vapor.

Esta unidad consiste de un generador de vapor con un horno enfriado por agua similar a
aquel usado en plantas de potencia de vapor convencional. La industria de proceso ha usado
este ciclo extensivamente para generación de potencia y vapor, pero aunque puede alcanzar
alta eficiencia térmica, no es el más económico porque el costo instalado es
significativamente mayor que aquel de una unidad sin encendido.

Repotenciación

Es la formación de un ciclo combinado por instalación de turbinas de gas en plantas de vapor


existentes y usando el calor de los gases de escape en el ciclo de vapor. La eficiencia de la
planta de vapor usualmente será incrementada significativamente por repotenciación. Las
ventajas de la repotenciación son:

 Ahorro de combustible debido al aumento de la eficiencia del ciclo.

 Potencia adicional a bajo costo.

 Periodo de instalación muy corto.

El concepto se basa en algunas consideraciones de carácter constructivo: (i) en el lugar de


una central a vapor es generalmente posible encontrar el espacio suficiente para instalar una
turbina de gas, vista su compatibilidad; (ii) una adición de potencia en una central existente
es posible sin afrontar la dificultad de requerimiento de nuevo lugar para realizar centrales
eléctricas; (iii) es fácil suponer una recuperación térmica de las centrales existentes. La
repotenciación puede ser realizada básicamente con cuatro esquemas constructivos:

Con precalentamiento del agua de alimentación

Se utiliza el calor recuperado de los gases para el precalentamiento de la línea de


alimentación de la caldera, siendo tal operación normalmente efectuada a través del
sangrado regenerativo . La recuperación térmica del turbogas permite eliminar este
inconveniente en la turbina de vapor. El resultado es un aumento notable del caudal en la
turbina, en el caso de baja presión, y por tanto un incremento en la potencia a igual
producción de vapor de alta presión y de consumo de combustible en el generador de vapor.
La posibilidad práctica de operar en este modo está, en una instalación existente,
condicionada por los márgenes de proyecto existentes en la turbina de baja presión, en el
alternador y en el condensador.

En la figura 1.14 se muestra el esquema de esta operación. Esta intervención requiere


modificaciones mínimas en la instalación existente: se trata de interceptar la línea de
alimentación de la caldera, a fin de poder desviar el flujo de agua hacia la caldera de
recuperación. En caso de falla en el funcionamiento del turbogas, no compromete la
posibilidad de mantener en ejercicio el grupo a vapor, es suficiente reactivar la línea de
alimentación tradicional. El incremento de potencia de la central es estimable en alrededor
de 20-35%, mientras el rendimiento total puede aumentar algunos puntos.

Con generación de vapor de media presión

El contenido térmico de los gases de descarga del turbogas es utilizado para generar vapor
sobrecalentado a las mismas condiciones de aquel del recalentamiento del ciclo a vapor. El
vapor producido por el HRSG confluye en la turbina de vapor existente, junto a aquel
proveniente del recalentador de la caldera principal. El aumento de caudal a la turbina de
vapor, en la sección de baja y media presión, considera sustancialmente los mismos
inconvenientes evidenciados en el caso anterior.

En la figura 1.15 se muestra el esquema de esta configuración. El incremento de potencia y


de rendimiento no son diferentes de aquellos considerados en el caso anterior. Además en
este caso se trata de una intervención fácilmente realizable con modificaciones mínimas en
la maquinaria existente.
La calidad termodinámica de estas dos hipótesis de repotenciación no pueden ser
consideradas óptimas. En ambos, la recuperación térmica de los gases presenta diferencias
de temperatura elevadas entre los gases de descarga y el agua o vapor, con notables
irreversibilidades que disminuyen el rendimiento.

Con recombustión en la caldera

Los gases de descarga de la turbogas son enviados directamente al generador de vapor de la


central existente, donde, en virtud de su amplio contenido de oxígeno, sustituye, en todo o
en parte, el aire primario como comburente del proceso de combustión en la caldera
convencional (que en general utiliza un combustible pesado como el carbón o aceite
combustible).

En la figura 1.16 se muestra el esquema de esta configuración. Estando los gases a alta
temperatura, el aporte entálpico propio del comburente es elevado y se reduce por
consiguiente el consumo de combustible a igual potencial térmico de la caldera. La
recuperación térmica es por tanto de calidad termodinámica muy elevada (contrariamente
al caso precedente), traduciéndose en un ahorro neto de combustible. El ciclo resultante
puede ser considerado del mismo modo que un ciclo combinado "fully-fired" (totalmente
encendido), con rendimiento que puede alcanzar el orden de 45-47%.

Esta forma de repotenciación es por tanto muy atrayente desde el punto de vista funcional
respecto a las dos anteriores. Esta requiere modificaciones importantes en el generador de
vapor para atender el mayor caudal volumétrico de comburente y de aire, rediseñando todos
los conductos relativos e interviniendo donde sea necesario la superficies de intercambio.
Con transformación en un ciclo combinado "unfired"

Se trata de una intervención radical, destinada a aumentar drásticamente la potencialidad


de la instalación. La intervención consiste en la completa sustitución de la caldera y de la
línea de alimentación existente con una caldera de recuperación típica de un ciclo
combinado "unfired". La instalación a vapor existente es por tanto transformada en la
sección de recuperación de un ciclo combinado, que reutiliza el turboalternador, el
condensador, los equipos auxiliares y el subsistema eléctrico. En la figura 1.17 se muestra el
esquema de esta configuración. El incremento de la potencia de la instalación es del orden
de 180-220%, siendo en un ciclo combinado la potencia de la turbina de vapor más o menos
la mitad de aquella de gas. Una operación similar de repotenciación necesita de inversión y
de tiempo de realización notables, en relación a la importancia de la intervención, ya que
como sabemos se trata de triplicar las potencia de la instalación.
4. Análisis de un caso particular.-

Para el desarrollo de esta tarea se tomó como análisis la planta termoeléctrica “Valle de
México”, que pertenece a la Comisión Federal de Electricidad y forma parte de la
Subgerencia Regional de Generación Termoeléctrica Central. Esta planta aporta el 2.13% de
la energía eléctrica generada a nivel nacional y el 14% de la energía requerida en el Distrito
Federal y Zona Metropolitana.
La planta se encuentra ubicada en el municipio de Acolman, Estado de México, sobre una
superficie de 24.6 hectáreas y a una altura de 2,283 metros sobre el nivel del mar. Tiene una
ubicación estratégica por ser la más cercana al Distrito Federal, que la hace ser una de las
plantas generadoras de energía más importantes del Sistema Eléctrico Nacional.
Esta planta está compuesta en su totalidad por siete unidades generadoras con una
capacidad instalada de 1,015.30 MW. La tabla 2.1 muestra las capacidades, tipo de ciclo y
año de inicio de operación de cada unidad que comprende la planta.
Las unidades 1, 2 y 3 están constituidas cada una por un arreglo de un generador de vapor,
una turbina de vapor, un generador eléctrico y un transformador de potencia, formando así
el ciclo termoeléctrico convencional. Con las unidades 4, 5, 6, y 7 se forman tres ciclos
diferentes: un ciclo de gas, un ciclo combinado y un ciclo híbrido. El ciclo de gas está formado
únicamente por las unidades 5, 6 y 7, siendo el conjunto turbocompresor, cámara de
combustión y turbina de gas. El ciclo combinado está compuesto de un turbocompresor, una
cámara de combustión, una turbina de gas, un recuperador de calor (HRSG), una turbina de
vapor, un generador eléctrico y un transformador de potencia. El ciclo híbrido, en cambio,
consiste de un turbocompresor, una cámara de combustión, una turbina de gas, un HRSG-
generador de vapor, una turbina de vapor, un generador eléctrico y un transformador de
potencia.
El presente estudio únicamente se enfoca en los modos de operación de ciclo combinado y
ciclo híbrido, y para propósito de comparación también se realizó el estudio de las unidades
5, 6 y 7 como ciclo de gas.
El diagrama físico global del sistema que forman las unidades 4, 5, 6 y 7 se muestra en la
figura 2.1.
En la figura 2.1 se observa que aparecen otros equipos que son auxiliares al funcionamiento
de estas unidades de la planta, como son: el sistema de agua de enfriamiento, de tratamiento
de agua de alimentación, entre otros. Sin embargo, en el presente trabajo solo se analizan
los equipos relevantes. A continuación se describen los modos de operación de la planta en
los cuales se enfoca el análisis.
MODOS DE OPERACIÓN DE LA PLANTA DE GENERACIÓN ELÉCTRICA
En el presente trabajo se enfocó el estudio únicamente para los ciclos:
a) ciclo de gas, b) ciclo combinado, y c) ciclo híbrido. La descripción de estos ciclos se
presenta a continuación:
a) CICLO DE GAS
Este ciclo se realizó para las unidades 5, 6 y 7, en donde cada una de las tres unidades
están compuestas por: un turbocompresor, una cámara de combustión y una turbina de
gas. El diagrama físico simplificado de este ciclo se muestra en la figura 2.2.

El principio de funcionamiento de las turbinas de gas se basa en el ciclo termodinámico de


Brayton, que se describe como sigue: el aire entra al compresor en donde aumenta su
presión y temperatura. El compresor recibe de la turbina la potencia mecánica necesaria
para realizar esta función.
El aire presurizado pasa a la cámara de combustión donde se producen gases de combustión.
Los gases de combustión se expanden en las cuatro etapas de la turbina de gas,
transmitiendo su energía para hacer girar a la turbina y al compresor, para luego ser
descargados a la atmósfera. Esta energía mecánica se transforma finalmente en potencia
eléctrica por medio del generador eléctrico.
Cada turbina de gas incluye, para su funcionamiento, una compuerta y chimenea de
derivación, lo cual permite que la operación de estas turbinas de gas sea independiente de
los demás ciclos cuando se requiera.
CICLO COMBINADO
El ciclo combinado de la planta termoeléctrica está compuesto por las unidades 4, 5, 6 y 7,
que incluye tres turbinas de gas con sus respectivos HRSG y una turbina de vapor de tres
cuerpos de presión. El diagrama físico del ciclo combinado se muestra en la figura 2.3.

La operación del ciclo combinado se describe a continuación:


Para el caso del ciclo de gas, la energía calorífica contenida en los gases de combustión, se
utilizan directamente para producir energía mecánica por medio del impulso de la turbina
de gas, y finalmente se convierte en energía eléctrica por medio del generador eléctrico
acoplado al rotor de la turbina.
Los gases que salen de la turbina de gas son aprovechados en los HRSG, donde se aprovecha
su energía calorífica para generar vapor que posteriormente se envía a la turbina de vapor.
Este vapor impulsa los álabes de la turbina para transformar la energía calorífica en energía
mecánica, y finalmente, de la energía mecánica obtener la energía eléctrica por medio del
generador eléctrico que está acoplado al rotor de la turbina. El ciclo se cierra cuando el
condensado expulsado de la turbina de vapor entra nuevamente a los HRSG.
CICLO HÍBRIDO
En este tipo de operación, la planta genera potencia eléctrica tanto por la turbina de gas
como por la turbina de vapor. Aquí se genera vapor en el generador de vapor convencional
y en el HRSG. Tanto el generador de vapor como la cámara de combustión transforman la
energía química contenida en el combustible por medio de la combustión en energía térmica.
En este ciclo, las turbinas de gas y la unidad 4 están interconectadas a través de los
recuperadores de calor formando lo que se denomina como “Ciclo Híbrido”. Ahí los gases
que salen de la turbina de gas son enviados al HRSG, donde se aprovecha su energía calorífica
para calentar parte del condensado proveniente de la turbina de vapor y agua de
alimentación. Este vapor sobrecalentado proveniente de los HRSG (unidades 5, 6 y 7) se
mezcla con el vapor principal que se produce en el generador de vapor (unidad 4), para ser
transferidos a la turbina de vapor de la misma unidad en el lado de alta presión.
Con el objetivo de obtener una mejor eficiencia en este tipo de operación, el generador de
vapor opera con una carga del 60 % y los recuperadores de calor aportan el 40 % restante,
en el cual se requiere que necesariamente estén en servicio al menos dos turbinas de gas
con sus respectivos recuperadores de vapor y el generador de vapor. Este ciclo de la planta
es el modo de operación predominante, debido a que conjunta la mayor generación y
eficiencia razonable. En la figura 2.4 se muestra el diagrama físico de este ciclo.

La operación del ciclo híbrido se describe a continuación:


La energía química del combustible se transforma en energía calorífica tanto en el generador
de vapor como en la cámara de combustión del grupo turbina de gas. Por una parte, la
energía transformada dentro del generador de vapor es aprovechada para producir vapor de
agua a alta presión y alimentar la turbina de vapor, que a su vez transforma esta energía
calorífica en energía mecánica.
Por otro lado, en el ciclo de gas, la energía calorífica de los gases de combustión se utiliza
primeramente en la turbina de gas para convertirla en energía mecánica, que a su vez por
medio del generador eléctrico transforma esta energía mecánica en energía eléctrica. Luego
de pasar los gases de combustión por la turbina de gas, son aprovechados en los
recuperadores de calor para producir vapor de agua a alta presión. Este parte de vapor
producida en los recuperadores de calor se une con la que se produce en el generador de
vapor para alimentar la turbina de vapor. La turbina de vapor convierta la energía calorífica
contenida en el vapor en energía mecánica, y finalmente el generador eléctrico la convierte
en energía eléctrica.
En este modo de operación, el líquido procedente del condensador es bombeado desde la
presión del mismo hasta la presión más alta de la caldera, pasando previamente por un
calentamiento progresivo que se realiza en los calentadores de baja y alta presión, llegando
finalmente al generador de vapor, en donde se transforma nuevamente en vapor de alta
presión.
Luego que el vapor sale de la turbina de alta presión, éste es conducido nuevamente al
generador de vapor para pasar por una etapa de recalentamiento y elevar su temperatura.
El vapor que pasa a esta etapa recibe el nombre de "vapor recalentado frío", después de
pasar por la etapa de recalentamiento, el vapor regresa al grupo de turbinas en la sección de
presión intermedia como "vapor recalentado caliente". El vapor de recalentamiento frío se
divide en dos flujos parciales, uno para el recalentador de la caldera convencional y otro para
los tres HRSG.
El ciclo híbrido de la planta termoeléctrica es el que más se opera por ser aún más eficiente
que el ciclo combinado. En esto se amplía en los siguientes capítulos.
EQUIPOS PRINCIPALES
Para efectos de este trabajo, se eligieron los equipos más relevantes en cuanto al uso de la
energía y que tienen su función en cada uno de los ciclos mencionados anteriormente.
TURBINAS DE GAS
La planta de generación eléctrica consta de tres turbinas de gas ALSTOM GT 11N2-EV, para
el funcionamiento del ciclo de gas, el ciclo combinado y el ciclo híbrido. Estas tres turbinas
funcionan con gas natural como combustible. Las condiciones de diseño de entrada del gas
natural son de 14.7 °C, 0.767 bar y 65 % de humedad relativa.
Las turbinas ALSTOM GT 11N2-EV, son turbinas mono eje para centrales de ciclo individual,
ciclo combinado o cogeneración. Los componentes principales de las turbinas de gas:
Sistema de admisión de aire de dos etapas, formado por un prefiltro y un filtro fino, con
aletas de derivación y silenciadores.
El compresor de cada turbina de gas es de tipo subsónico axial y cuentan con 14 etapas de
compresión. En sus condiciones de diseño trabajan con una relación de presión de 15.5:1,
con una temperatura y presión de entrada del aire de 14.7 °C y 0.767 bar abs
respectivamente, y una presión de salida de 12.349 bar abs.
RECUPERADORES DE CALOR (HRSG)
Los HRSG son intercambiadores de calor que tienen por objetivo generar vapor. Los HRSG de
esta planta son del fabricante ALSTOM POWER, con dos etapas de presiones, con circulación
natural, con una eficiencia térmica de diseño de 99.5%, y tienen tres niveles de presiones
(197.54 bar man, 191.33 bar man y 46.54 bar man).
GENERADOR DE VAPOR
El objetivo del generador de vapor es el de aumentar la temperatura del agua de
alimentación hasta obtener vapor sobrecalentado. Luego este vapor es expandido en la
turbina, generando trabajo. Se requieren de algunos equipos auxiliares para completar el
ciclo como: condensador (convierte el vapor de escape de la turbina en líquido), bomba
(aumenta la presión del líquido que sale del condensador y lo envía hacia el generador de
vapor) y calentadores (regula la temperatura de los flujos de vapor para ingresarlos tanto al
generador de vapor como al HRSG).
El generador de vapor de la unidad 4 utiliza gas natural y combustóleo como combustible,
aunque ya se ha dejado de utilizar el combustóleo. El generador es de circulación natural,
con hogar presurizado, tiro forzado, y consiste de sobrecalentadores para baja, intermedia y
alta presión, y un recalentador.
Cuando la planta opera en modo híbrido, el generador de vapor aporta el 50% del vapor
requerido en la turbina de vapor, el otro 50% es proporcionado por los 3 HRSG. Las
eficiencias del generador de vapor son de 84.89%, 85.20% y 85.52 %, cuando opera al 100,
75 y 50 % de la carga respectivamente.
Puede operar con gas natural o combustóleo, con atomización con vapor, con atemporizador
de vapor sobrecalentado y vapor recalentado, con recirculación de gases.
TURBINA DE VAPOR
La turbina de vapor de la unidad 4, es de tipo Tandem compound con recalentamiento y
condensación, con una capacidad de generación de 300 MWe. Su velocidad nominal es de
3600 rpm, con 7 extracciones, compuesta por tres cuerpos de presión, uno de baja, uno de
intermedia, y otro de alta presión. Las condiciones de diseño del vapor principal a la entrada
de la turbina son de 168.74 bar y 537.7 °C.
La turbina de vapor, en comparación con la de gas, presenta una degradación más lenta. Los
mecanismos de degradación de la turbina de vapor, como turbomáquina, consisten
básicamente en erosión de los álabes, rugosidad en su superficie, y depósitos. Estos efectos
modifican la geometría y el camino del vapor, alejándose de su diseño óptimo. Además, los
aumentos en holguras por desgaste (puntas de álabes y sellos) aumentan las pérdidas de
vapor que no efectúa trabajo, provocando como consecuencia la disminución en la potencia
eléctrica generada.
Para disminuir los efectos mencionados, se recurre al mejoramiento del diseño de las
turbinas de vapor, mediante la corrección de los mecanismos de sellado en los extremos de
cada sección para evitar que se pierda vapor hacia la atmósfera, con la consecuente pérdida
en potencia, y la entrada de aire incondensable que dificulta la evacuación de calor en el
condensador, el cual podría ser causa de corrosión en las conducciones.
CONDENSADOR DE VAPOR
El condensador de vapor de la planta de generación eléctrica en estudio, es un condensador
de superficie horizontal, coraza simple, con dos cajas de agua separada y dos pasos de agua
de enfriamiento. Tiene una superficie de transferencia de calor de 12,626 m2 , con una
cantidad de tubos de 15,276 y el calor cedido al agua de enfriamiento es de 340 kW.
Las condiciones de diseño de entrada del condensado proveniente de la turbina de baja
presión, son de 42.85 °C y 635.494 kg/h, y las del agua de enfriamiento de 26.11 °C y 25,889
m 3 /h.
Luego que el condensado sale del condensador como líquido saturado, este pasa por una
serie de calentadores para finalmente llegar a las condiciones correctas al generador de
vapor, para otra vez iniciar el proceso.
 CONCLUSIONES
El Sector Eléctrico de Bolivia pasa por transformaciones estructurales importantes y estratégicas. La
base de este proceso está en la decisión del Gobierno de transformar la ENDE en holding estatal
para actuar como principal instrumento de acción de la política energética, en los moldes de los
grandes grupos como Eletrobras y EDF (Eletrifique de France).
Desde 2008-2009, siguiendo esta determinación estratégica, la
Corporación ENDE y su cuerpo técnico vienen desarrollando grandes esfuerzos en la estructuración
de un ambicioso plan a largo plazo para la ampliación de la capacidad de producción de energía
eléctrica en 12.000 MW.
El Gobierno de Bolivia firmó este jueves un contrato con la empresa alemana Siemens para ampliar
de 100 a 490 megavatios la capacidad de generación de la termoeléctrica de Entre Ríos, en el central
departamento de Cochabamba.

Bolivia espera lograr en los próximos cuatro años un excedente de 1.000 megavatios para la
exportación a los países de la región sudamericana, y para ello tiene previsto invertir cerca de 1.300
millones de dólares en proyectos en el sur, en el municipio de Warnes (centro-este) y en Entre Ríos.

Actualmente la Central Valle Hermoso cuenta con ocho (8) unidades de Generación comprometiendo
una capacidad de generación total de potencia efectiva de 116.6 MW, al Sistema Interconectado
Nacional.

Como podemos apreciar la información conseguida anteriormente la generación de energía eléctrica


a partir de las centrales termoeléctricas es muy importante ya que estás aportan una gran cantidad
de energía al sistema interconectado nacional y esto no es solo en Bolivia, en el mundo es igual de
importante ya que existen centrales termoeléctricas que funcionan a partir de carbón que están
generando aproximadamente un 40 % de toda la energía consumida en el mundo.