Vous êtes sur la page 1sur 8

Equidad Laboral En Guatemala

El trabajo es uno de los derechos humanos fundamentales que permite que la


persona cuente con un medio para su subsistencia. La realidad del paiś , marcada
por la pobreza extrema, la baja escolaridad, la violencia y la poca oferta laboral,
hace que este derecho se convierta en una meta lejana que obliga a muchas
personas a dedicarse a actividades en la economia ́ informal, señala Flor Tohom, en
́ s para la inclusión y la equidad laboral en Guatemala.
el estudio Desafio

Tohom llama la atención sobre los principales temas de exclusión laboral: sexo,
edad, religión, filiación polit́ ica, origen étnico y personas con capacidades
diferentes, que es una discriminación que el Estado se ha comprometido a erradicar
y que aparece en el artić ulo 53 de la Constitución Polit́ ica de la República de
Guatemala.

Luisa Fernanda Zamora, especialista en


coaching.
En el ámbito laboral y profesional se valora la eficiencia, la eficacia, un concepto
determinado de éxito, el aprovechamiento del tiempo, las habilidades especif́ icas,
el seguir instrucciones, la competencia y la juventud, entre otros. Por lo que, todas
aquellas personas que no entran en ese imaginario quedan relegadas y les es más
difícil acceder a una plaza de trabajo.

Para la coach Luisa Fernanda Zamora, lo deseable es que el criterio de contratación


sea la capacidad de la persona para cumplir con el perfil y no necesariamente contar
con una política al respecto, aunque reconoce que no todas las empresas miden
capacidades y cuentan con apertura para contratar diversidad de personas.
Asimismo, comenta que hay empresas que están valorando aspectos como el
récord crediticio, la imagen y la inteligencia emocional.

La activista Rosidalia Aldana, al hablar sobre la accesibilidad universal, llama a los


países a realizar ajustes razonables y legislar en favor de la plena participación de
las personas con discapacidad para garantizar el principio de igualdad de
oportunidades.

Con los ajustes razonables se pretende que, a ninguna persona se le nieguen


oportunidades de empleo por otras razones que no sean su capacidad. Esto supone
que el Estado y las empresas deben realizar un esfuerzo por adaptar las
condiciones del entorno social y laboral a sus capacidades, necesidades y
expectativas. Esto es posible. La coach advierte que, hay empresas que contratan
a personas con discapacidad de movilidad y auditiva para que realicen trabajos de
oficina, y eso ha implicado un aprendizaje del lenguaje de señas, por ejemplo.

El aparecimiento de iniciativas como Embajada zona 18, Contrata a un abuelito,


Empleo 40+ Guatemala, y el programa de capacitación laboral de la Fundación
Margarita Tejada, entre otras, buscan ayudar a encontrar trabajo a personas que
son discriminadas. La Embajada zona 18 (embajadazona18.org) nace gracias al
esfuerzo de Tortrix y la agrupación social sin fines de lucro Nueva zona 18
(facebook), y busca eliminar lo que ellos llaman discriminación por domicilio, ya que
“muchas empresas de nuestro país presuponen que estas personas están
influenciadas o vinculadas por grupos delictivos que operan en la zona.

Esta creencia lleva a que estas personas pierdan oportunidades y caigan en


situaciones de pobreza o marginación”, señalan en su página web. La embajada
sirve de mediadora entre las personas que buscan empleo y las empresas y,
además, ofrecen cursos gratuitos de formación laboral. A cambio ofrecen a las
empresas que quieran formar parte de esta iniciativa acceso a un banco de datos
de personas en busca de trabajo, a quienes pueden ofrecer cursos y, de esta forma,
“sumarse a una causa que mejorará las condiciones sociales y económicas de miles
de personas en Guatemala”. En la iniciativa participan 73 empresas y al momento
de visitar la página se ofertaban 13 plazas de trabajo. En la página aseguran haber
favorecido a más de 5 mil personas en el último año.

Contrata a un abuelito (https://web.facebook.com/contrataunabuelito) es una


iniciativa que responde al programa de Asistencia Laboral del Adulto Mayor (ALAM)
y, según indican en su página, es un proyecto que aplica para Guatemala y que
ofrece la posibilidad de encontrar trabajo a personas mayores de 55 años.

La persona interesada debe llenar un formulario con sus datos y escribir cuáles son
sus “valores, aptitudes, características, experiencia laboral, horarios en los cuales
está disponible”, e indicar tres especialidades en las que desea ser ubicado. Se han
registrado ya más de 600 personas.
Empleo40+ Guatemala web.facebook.com/Empleo40plusgt/), se define como “una
asociación de profesionales guatemaltecos mayores de 40 años que promovemos
la diversidad generacional en las empresas”. Los creadores de la página señalan
que buscan “eliminar las barreras de la discriminación laboral en cualquiera de sus
manifestaciones, especialmente por edad”.

La Encuesta Empresarial sobre racismo y discriminación racial en Guatemala se


realizó en el año 2012 y se encuestaron a 594 empresas. En la encuesta
empresarial se realizó la pregunta ¿Considera usted que en Guatemala le pagan
igual salario a las personas indígenas que a las ladinas por realizar el mismo
trabajo? Según un informe de ASIES, a esta pregunta un 57% respondió que a las
personas indígenas les pagan diferente, “se infiere que les pagan menos por la
situación de racismo y discriminación racial que sufren”.

El 43% de las empresas consultadas respondieron que a las personas indígenas sí


se les paga igual que a las personas ladinas. En el análisis se añade que, se puede
“inducir que más de la mitad tiene conciencia de la desigualdad que se manifiesta
en el salario. Esta es una de las razones de los bajos ingresos de la población maya,
garífuna y xinca. Sin embargo, también es oportuno mencionar en el mismo informe
a la pregunta: “Si tiene dos personas con las mismas calificaciones académicas y
de experiencia, un indígena y un ladino, ¿a quién emplearía usted? Las respuestas
arrojan que un 95% decidiría de forma indiferente, un 3% contrataría a un ladino y
un 2% señaló que contrataría a un indígena.

Rosidalia Aldana, activista en pro de la


igualdad.
Por su parte, las personas transexuales se encuentran ante la imposibilidad de
encontrar trabajo dentro de la economía formal debido a que el país no cuenta con
una ley de identidad de género, y el hecho que una persona tenga una apariencia
de mujer pero que en el DPI se señale su sexo como masculino es motivo de
conflicto para no poder acceder a una plaza de trabajo. Aunque la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos ha recomendado a Guatemala promulgar
políticas públicas para reducir la discriminación por orientación sexual e identidad
de género en el país, el Estado no ha avanzado en este cometido. De igual manera
sucede con las personas que tienen alguna discapacidad auditiva, visual, de
movilidad o de tamaño.
La socióloga Rossana Reguillo llama la atención sobre el “delito de portación de
cara” que consiste en sacar un perfil de los delincuentes basándose en el perfil racial
del presunto delincuente para establecer su grado de peligrosidad. Los medios
masivos han contribuido a construir este delito de portación de cara que clasifica a
los jóvenes por su origen étnico, por la ubicación de su vivienda, por la ropa que usa
o por el uso de tatuajes o piercings y no por sus capacidades o habilidades y a partir
de estos estereotipos ven disminuidas las posibilidades de encontrar un empleo.

Zamora señala que hay casos de empresas de relaciones públicas o de promoción


de eventos que sí exigen cumplir con estándares de imagen para las contrataciones
pero también ha conocido, por medio de colegas, casos en los cuales estos criterios
de imagen han sido usados para contratar posiciones de dirección y en donde
personas con discapacidad o indígenas han sido discriminados.

Es importante enfocar la necesidad de contar con políticas públicas de inclusión y


que las empresas cuenten con políticas institucionales que permitan que los
ambientes laborales sean diversos en todo sentido. Aldana señala que se
encuentra en el Congreso la iniciativa 5125 que busca aprobar la Secretaría de la
Discapacidad porque “el CONADI no responde a las necesidades del colectivo, a
veces no es porque no quieran sino que es más por la propia naturaleza con la que
fue creado”. Para Aldana, las empresas, más allá de programas de responsabilidad
social que tienen varias empresas -“que utilizan también para deducir impuestos”-,
deberían contar con políticas de contratación y cuotas laborales para personas con
discapacidad, ya que en el país este es un elemento que está sujeto a la voluntad
del patrono”.

Zamora menciona la importancia de que cada persona logre correlacionar sus


valores individuales con los valores de la empresa. De lo contrario, aun siendo
contratada la persona podría enfrentarse a ambientes adversos. A nivel estatal se
publicó en el año 2006 la Política pública para la convivencia y la eliminación del
racismo y la discriminación racial

En esta política aparecen principios aplicables para cualquier tipo de discriminación


como la convivencia, la igualdad, la tolerancia, la inclusión, el pluralismo, la
democracia y la equidad de género. Tohom señala que el acceso al empleo debería
responder a las propias especificaciones de la plaza “libre de requerimientos
subjetivos y criterios flagrantemente discriminatorios”.

Zamora recuerda como de su experiencia laboral en España aprendió la importancia


de convivir en ambientes abiertos y diversos en todo sentido y cómo esto fomenta
la creatividad en el ámbito laboral.

Equidades laboral, étnica, social y de género


La equidad se refiere fundamentalmente a la relación de justicia entre hombres y

mujeres de los diferentes pueblos que conforman nuestro país. Requiere, del

reconocimiento, aceptación y valoración justa y ponderada de todos y todas en sus

interacciones sociales y culturales.

La equidad significa reconocer a todos por igual, independientemente de sus

particulares características y necesidades; reconocer sus valores, sus derechos y

responsabilidades, y dar a todos y todas, las mismas oportunidades para su

desarrollo.

Equidad laboral

Es la relación de justicia que se da en los espacios laborales, así como la formación

de hombres y mujeres para acceder a las ofertas de trabajo en condiciones de

igualdad, para tener una mejor calidad de vida.

Equidad étnica

todas las etnias tienen que ser respetadas y deben ser tratadas igual sin importar

su grupo al que pertenezca, el estado reconoce, respeta y promueve sus formas

de vida, costumbres, tradiciones, formas de organización social y está obligado a

velar que esta equidad o justicia sea cumplida. El estado tiene la obligación de

proteger a los grupos étnicos.

Equidad social

Equidad social propicia la posibilidad de que tanto los hombres como las mujeres,

desarrollen sus potencialidades y capacidades, habilidades y destrezas,

intelectuales, físicas y emocionales para que tengan las mismas oportunidades

sociales, económicas, políticas y culturales.

Equidad de género
Dentro de una sociedad los hombres y las mujeres deben gozar los mismos

derechos y no debe haber discriminación ya que como seres humanos todos

debemos gozar de los mismos derechos tal como lo dice el mandato constitucional

de nuestra Guatemala.

El hombre y la mujer, cualquiera que sea su estado civil, tienen iguales

oportunidades y responsabilidades.

Equidad de género
El concepto de equidad está vinculado a la justicia, imparcialidad e igualdad
social. El género, por otra parte, es una clase o tipo que permite agrupar a los seres
que tienen uno o varios caracteres comunes.

Se conoce equidad de género a la defensa de la igualdad del hombre y


la mujer en el control y el uso de los bienes y servicios de la sociedad. Esto
supone abolir la discriminación entre ambos sexos y que no se privilegie al
hombre en ningún aspecto de la vida social, tal como era frecuente hace algunas
décadas en la mayoría de las sociedades occidentales.
De ahí que podamos establecer, por tanto, que para que tenga lugar la mencionada
equidad de género se tienen que producir o generar dos situaciones concretas y
fundamentales. Por un lado, estaría la igualdad de oportunidades y por otro, la
creación de una serie de condiciones determinadas para que se puedan aprovechar
las citadas oportunidades.
En este sentido, hay que subrayar que para conseguir la mencionada equidad se
están llevando a cabo distintos avances en la gran mayoría de los sectores de
nuestra sociedad actual. De esta manera nos encontramos, por ejemplo, con el
hecho de que en España se aboga porque haya paridad entre hombres y mujeres
dentro de lo que sería el ámbito político.

Así es interesante resaltar que uno de los gobiernos que siguieron a rajatabla ese
principio fue el que tuvo como Presidente a José Luis Rodríguez Zapatero, que
estuvo al frente del país desde el año 2004 hasta el 2011.

La equidad de género consiste en estandarizar las oportunidades


existentes para repartirlas de manera justa entre ambos sexos. Los hombres y las
mujeres deben contar con las mismas oportunidades de desarrollo. El Estado, por
lo tanto, tiene que garantizar que los recursos sean asignados de manera simétrica.
Una mujer no debe obtener menos que un hombre ante un mismo trabajo. Cualquier
persona debe ganar lo que propio de acuerdo a sus méritos y no puede ser
favorecida en perjuicio del prójimo. Un hombre y una mujer deben recibir la misma
remuneración ante un mismo trabajo que contemple idénticas obligaciones y
responsabilidades.

Esta situación de equidad debe alcanzarse sin descuidar las características de


género. Las mujeres, por ejemplo, tienen derecho a una extensa licencia por
maternidad, mientras que la licencia por paternidad es más breve. En este caso, se
atiende a las cuestiones biológicas y se realiza una discriminación positiva entre
ambos sexos.
En este sentido es importante subrayar que precisamente existe una organización
sin ánimo de lucro que se da en llamar Equidad de Género y que opera de manera
fundamental en México. Se trata de una entidad que apuesta y trabaja en todo
momento por conseguir esa igualdad entre hombres y mujeres al tiempo que lleva
a cabo lo que sería la promoción de los derechos de las féminas.

En el año 1996 fue cuando se fundó dicha organización civil que, entre otras cosas,
lleva a cabo la proposición de políticas que sirvan para conseguir dicha equidad
permitiendo así que las mujeres puedan participar y estar presentes en todas las
áreas de nuestra sociedad actual.