Vous êtes sur la page 1sur 37

UNIVERSIDAD ANDINA

NESTOR CACERES VELASQUEZ

FACULTAD DE CIENCIA DE LA SALUD

CARRERA PROFESIONAL DE OBSTETRICIA

MONOGRAFIA

LA REDACCIÓN

ASIGNATURA:

COMUNICACIÓN

PRESENTADO POR:

 Viviana Quispe Mayta


 Maribel Mayta Flores

Puno, Diciembre del 2018


DEDICATORIA

A nuestros padres, quienes luchan día a día por hacer de nosotras personas de bien y nos han
enseñado a seguir adelante siempre superando cada obstáculo que se nos presente en el
transcurrir de la vida.

A todos nuestros maestros, por ser quienes han sembrado en nuestras mentes la semilla de la
sabiduría, por habernos guiado con su ejemplo a ser mejores personas y por su incondicional
apoyo perfectamente mantenido a través del tiempo.

A nuestros compañeros por ser el motor de nuestras vidas y por inspirarnos con una sonrisa la
fortaleza más grande y la constancia para esforzarnos y no dejarnos vencer.

Por último, deseamos dedicar este esfuerzo a cada uno de nosotros por no dejarnos vencer, ya
que en ocasiones el principal obstáculo se encuentra dentro de uno mismo.

Viviana y Maribel
AGRADECIMIENTOS

En primer lugar agradecemos a Dios por acompañarnos y guiarnos a lo largo de nuestros


estudios, por darnos fortaleza en los momentos de debilidad, por ser nuestro apoyo, nuestra
luz y nuestro camino y por brindarnos una vida llena de aprendizajes, experiencias y sobre
todo de felicidad.

A nuestros padres, por los valores que nos han inculcado y sobre todo por ser excelente
ejemplos de vida a seguir.

Debemos agradecer de manera muy especial la confianza, el apoyo y la dedicación de


tiempo a nuestro docente por haber compartido con nosotras sus conocimientos y sobre todo
su amistad, además de sus críticas en pos de mejorar nuestra formación para ser mejores; y a
nuestras madres en especial por su gran disposición en ayudarnos en todo momento y su
constante motivación.

INDICE
INTRODUCCIÓN

En el mundo de hoy es imprescindible la comunicación, sin embargo muchas veces la


dificultad para transmitir lo que sentimos, pensamos o solicitamos se nos hace dificultoso.

En los diferentes campos en que nos desenvolvemos es importante, por no decir vital,
aprender a utilizar las herramientas correctas para comunicar con efectividad lo que
deseamos. Ponemos en negrita la palabra efectividad a propósito, porque muchas veces se han
observado casos de mensajes mal emitidos, además, todos los días somos testigos como
algunos periódicos maltrataban nuestro idioma sin darnos cuenta, porque creemos que esa
manera de utilizar nuestro lenguaje es ilícito.

Necesitamos para aprovechar nuestros recursos idiomáticos para obtener lo que deseamos, a
veces un currículo bien redactado nos brinda ventaja sobre otros, que compiten con nosotros.
No olvidamos que estamos en un mundo competitivo y hacer la diferencia nos puede resultar
beneficioso.

Lo mismo ocurre cuando solicitamos o hacemos algún tramite, es increíble las ocasiones en
que se han perdido jugosas fortunas por no tener la facultad de escribir. Sucede, también con
frecuencia, que dejamos de realizar alguna solicitud o algún documento por no saber como
empezarlo.

Aprender a escribir, es aprender a hablar y eso, marca la diferencia en un medio que al parecer
ya no es importante expresarse con la debida propiedad.

Nosotros estamos conscientes de la importancia de una buena redacción, teniendo en cuenta


las reglas ortográficas y gramaticales que nuestro idioma exige, por tal razón no decidimos
realizar la presente monografía que fue realizada con mucho esfuerzo, sin dejar nada de lado.

En este trabajo encontraremos las armas necesarias para el buen manejo del lenguaje,
conocimiento tan escaso en las escuelas y hasta en las universidades.

Se realizo este trabajo con la finalidad que nos desenvolvamos mejor como estudiantes y
profesionales. Ya que no solo podemos ser espectadores de lo que ocurre a nuestro alrededor
sino también participes de ello.

Las Alumnas

Viviana Quispe Mayta Maribel Mayta Flores


1. LA REDACCIÓN.

La redacción es, según Basulto una acción comunicativa de primer orden, en el cual esta
implicado una fase cultural avanzada del que la practica. Basulto (1998) Es por lo mismo
que el estudiante plasma su mundo en sus escritos, la escritura implica un pensamiento
claro y preciso de las cosas, porque la redacción no es un trabajo mecánico, sino una
actividad de construcción de productos escritos que implica un desarrollo profundo del
pensamiento. Donde implique la importancia de trabajar conforme a un fondo y una
forma, es aquí donde resulta necesario tener en cuenta ciertas principales características de
la redacción.(Basulto, H, (1998,) Curso de redacción dinámica, México, Trillas)

Cassany (2000) menciona que un buen escritor es aquel que “es capaz de comunicarse
coherentemente, por escrito, produciendo textos de una extensión considerable sobre un
tema de cultura general.” (2000, p.258) donde el escritor no solo es visto como un autor de
literatura de creación sino como cualquier individuo que es capaz de redactar un artículo
de opinión, una carta con una extensión considerable de tres páginas sobre algún tema de
interés, para ello menciona un listado de microhabilidades que se deben desarrollar entre
aspectos mecánicos y motrices al trazar las letras, cómo desarrolla su caligrafía, la
presentación y los procesos en los cuales el escritor reflexiona sobre ña selección y orden
de su información, etc.(Cassany, D., Luna, M y Sanz, G (2000) Enseñar lengua.
Barcelona, España: Graó)

Cuetos (1991) señala que al referirse a escritura, uno se refiere a la composición escrita o
escritura productiva, la cual la define como “actividad mediante la cual expresamos ciertas
ideas, conocimientos etcétera, a través de signos gráficos.” (1991, p.19) donde intervienen
procesos de tipo conceptuales, lingüísticos y motores.(Cuetos. F (1991) Psicología de la
escritura. Madrid, España: Escuela española)

MINEDU (2009) se refiere a la producción de textos como la elaboración de diferentes


tipos de textos teniendo la finalidad de expresar lo que sentimos, pensamos o deseamos
comunicar, capacidad donde el estudiante (escritor) involucra capacidades de
planificación, donde textualiza, corrige, revisa y edita el texto producido. La producción
escrita también involucra diversas estrategias para reflexionar sobre lo producido y así
mejorar el proceso.(
http://www2.minedu.gob.pe/umc/ece2012/informes_ECE2012/IE_2do_grado/Como_trab
ajar_la_escritura_con_nuestros_estudiantes.pdf)
a) Dimensiones de la redacción de textos.

Zavala (2006) recalca tres principales características que todo texto escrito debe
poseer las cuales son:

 Claridad.- Muy lejos de lo que muchos autores mencionan, Zavala prioriza la


importancia de la claridad en los escritos, ya que se acostumbra asociar la
sapiencia de un autor por la oscuridad de sus vocablos, por cuál es el léxico que
utiliza, sin embargo, muchos escritos obligan al lector a retroceder para poder
entender lo dicho por el autor, y esto, señala el autor, es un descuido ya que no
cumple con el primer requisito de transmitir el pensamiento del autor. “Quien
piensa claro escribe claro”.(Zavala, R. (1997) El libro y sus orillas: Tipografía,
originales, redacción de estilo y de pruebas. UNAM Dirección general de
publicaciones y fomento editorial, México, UNAM)

A la claridad del pensamiento también se le suma la utilización de un lenguaje


claro. Zavala menciona además que la claridad está enmarcada dentro de la
capacidad que tiene el autor de llegar al entendimiento de individuos de cultura
media, está ahí la riqueza de los escritos, buscando no escribir con palabras
técnicas ni oscuras, pero tampoco esto no incluye que el escritor utilice términos
vulgares o demasiado superfluas, he aquí la capacidad del escritor, el de plasmar
en un papel ideas claras que puede transmitir su pensamiento y hacerlo de forma
precisa.

“…, la claridad obliga a escribir frases claras que formarán párrafos claros, pero
también a hilvanar esos párrafos de la mejor manera”.(Zavala).

 Concisión.- Otra característica que incluye Zavala en la redacción es la concisión,


que se podría tomar como decir mucho con lo menos, ahorrar palabras y procurar
no redundar en aquello que se quiere dar a entender. Martín define a esta
característica como “…condición en virtud por la cual solo se emplea los vocablos
que sean decididamente precisos con los cuales expresaremos lo que deseamos”
(Zavala) La falta de concisión es un defecto en el que muchos escritores incurren
principalmente cuando se inicia, procurar entretenerse, la concisión exige que uno
sea preciso en el lenguaje, donde se combate el exceso verbal y el regodeo.
Ser conciso implica también el uso adecuado de las palabras y sus sinónimos,
donde se debe tener en cuenta la deixis y las propiedades anafóricas de los
pronombres para evitar las repeticiones innecesarias de las palabras, situación
que permite que la intención de comunicar mucho con poco sí sea posible, lo cual
conlleva también a una relación de cohesión y coherencia que son necesarias en
todo texto.

Como menciona Martín, conciso no implica ser escueto sino denso: quien
mantiene un estilo denso es quien en cada renglón, cada vocablo o cada
proposición están gestadas de sentido. Lo antepuesto a esto es la vaguedad, la
imprecisión, el excederse en de palabras; lo que en términos vulgares se dice
retórica” (Martín, G. (2000) Curso de Redacción, teoría y práctica de la
composición y del estilo, XXXIII edición actualizada. México, Paraninfo
Thomnson Learning)

 Sencillez.- Esta cualidad está enmarcada dentro de la utilización de vocablos que


pertenecen al habla común, pero sin introducir vulgaridades, la sencillez de los
escritos no necesariamente va a excluir la adecuada escritura, sino que el escritor
tiene que tener claro el tipo de público al cual se dirige y de acuerdo a ello
redactar, como lo menciona Martín es sencillo aquel escritor que redacta con
palabras o proposiciones de fácil comprensión y está asociado a la naturalidad,
algo que no es vanidoso, Zavala lo coloca como una rara virtud y distancia esta
característica de la idea común de escribir como hablamos, ya que a hablar, no
podemos diferenciar el uso de signos de puntuación, si bien es cierto estos se
muestran en la entonación o las pausas, no siempre están presentes.

Por lo tanto ser sencillo también es decir natural. Por lo que en necesario que se
adapte el estilo, la forma y el fondo. Donde la escritura natural es sinónimo de
buscar que las palabras y las proposiciones sean auténticas, las que según el tema
se requieran y exijan (Martín).

b) Etapas de la redacción de textos.

Carneiro (s/f) señala tres etapas de la redacción de textos, las cuales son:

 Primera etapa: Definición del marco general.- Donde el propósito principal,


señala, es determinar con exactitud los aspectos principales, que son previos a la
escritura pero que influencian de manera decisiva en las otras etapas, esta
conformada por dos fases:

o Identificación del tema

o Precisión del tema (delimitación)

 Segunda etapa: Generación de ideas.- En esta etapa se produce y precisan las


ideas. El objetivo de esta etapa es obtener la “materia prima” para poder construir
oraciones en el texto. Se presentan dos fases:

o La producción de ideas, donde se recopila y acopia la informacion apropiada o


ajena.

o La organización de ideas, donde se selecciona y ordena de acuerdo a la


pertinencia de las ideas.

 Tercera etapa: Producción del texto.- En esta etapa se da la producción


lingüística, es aquí donde se forman las oraciones, frases, párrafos, o sea la
construcción general que proviene de las etapas anteriores.(Carneiro, M. (1997)
Manual de redacción superior. San Marcos)

c) La redacción de textos desde la psicolingüítica.

Según Cuetos(1991) las etapas o subprocesos de la producción de textos o


producción escrita, son cuatro:

 Planificación: considerado el porceso que más tiempo requiere ya que es aquí


donde el escritor debe reflexionar sobre las ideas, organizarlas, priorizar el público
al cual se dirigirá el texto, la intención comunicativa, entre otras cosas.

 Construcción de la estructura sintáctica: luego de que se ha elegido lo que se va


a decir, es importante que el escritor contruya las estructuras gramaticales, las
cuales le permiten expresar el mensaje, pero teniendo en cuenta que en este
proceso se construyen los armazones vacíos pues la gramatica permite organizar
las categorías mas no qué palabras concretas se van a utilizar, aquí se requiere de
dos factores, el tipo de oración (pasiva, de relativo, interrogativo, etc) y las
palabras funcionales, las cuales serán utilizadas como nexos gramaticales.

 Búsqueda de los elementos léxicos: donde el escritor recupera los grafemas, en


este proceso se rellena el armazón construído en el proceso anterior, donde el
escritor busca las palabras adecuadas según su significado y forma lingüística, se
puede servir de dos rutas la fonológica o la ortográfica.

 Procesos motores: Proceso en el cual se transforma, a través de movimientos


musculares, los signos lingüísticos ubicados en la memoria en signos gráficos,
donde se da la recuperación de patrones motores.(Cuetos. F (1991) Psicología de
la escritura. Madrid, España: Escuela española)

2. QUE ES REDACCIÓN.

Como redacción se denomina la acción y efecto de redactar. Como tal, es el acto en el cual
se pone por escrito un conjunto de ideas ordenadas lógica y coherentemente dentro de un
texto. Remite al significado etimológico de redactar, del latín redactum, supino de
redigĕre, que significa “compilar”, “poner en orden”.

En este sentido, la redacción es el proceso de escritura por medio del cual se compila una
serie de ideas y se las pone en orden en un texto, distinguiendo y jerarquizando las ideas
principales de las secundarias, de manera que se produzca una secuencia lógica
caracterizada por la cohesión y la coherencia.

Para redactar es válido trazar un plan o esquema que sirva de guía a la hora de ir
avanzando en la composición del texto. Además, se aconseja escribir con claridad y
corrección, haciendo buen uso de las palabras y de los signos de puntuación.

El objetivo de la redacción es componer un texto que logre transmitir un mensaje


determinado a un público específico y con una intención definida.

En este sentido, existen tres fundamentos básicos para la redacción, que son la corrección
la adaptación y la eficacia. Siendo la corrección de tipo ortográfico, pero también
morfológico y sintáctico, así como léxico-semántico, fundamental para que nuestro texto
pueda ser leído y comprendido de manera correcta.

La adaptación, por su parte, es el proceso por medio del cual dotamos al texto de una serie
de características para que se adecue a un público determinado. Y, finalmente, la eficacia,
que supone la elaboración de un texto que cumpla con su propósito.

Una redacción varía su forma de acuerdo a la intención con que el texto haya sido
compuesto. La redacción literaria, por ejemplo, abundará en fórmulas, técnicas y recursos
retóricos que otros tipos de escritura, como la redacción jurídica, la científica o la
académica, deben evitar.(https://www.significados.com/redaccion/)
La redacción requiere de coherencia y cohesión textual. Dado que el orden de las palabras
dentro de una oración puede modificar la intención del autor, es necesario que el redactor
organice en su mente las ideas que desea trasladar al papel o a la computadora..

El siguiente paso lógico es que, una vez concretada esta organización mental, se
identifiquen las ideas principales y secundarias, para que a la hora de redactar aparezcan
en orden y de acuerdo a la importancia de cada una. Si el autor no logra ordenar de
manera lógica y cuidada su texto, el escrito carecerá de interés para el lector.

Por otra parte, la redacción es también la oficina o el lugar físico donde se redacta. Por
ejemplo: “En quince minutos tengo que estar en la redacción”, una frase que un periodista
puede mencionar para referirse a su lugar de trabajo.

Cabe destacar que una redacción es una composición escrita sobre algún tema. Esta
aceptación del concepto suele ser utilizada en los centros educativos, donde la redacción
constituye un ejercicio o práctica que debe llevar a cabo un estudiante.
(https://definicion.de/redaccion/)

También se denomina redacción al proceso mediante el cual se estructura un discurso


escrito. La redacción es un arte pero también una técnica, en la medida que utiliza
determinados procederes que garantizan que el texto tenga cierto nivel de coherencia. Así,
la redacción suele desarrollarse con el paso del tiempo y la práctica, circunstancia por la
que no debe extrañarnos que se le requiera continuamente a os niños en la etapa de su
educación formal. Por extensión, algunos lugares en donde se efectúa la práctica de
elaborar textos también reciben el nombre de redacción: es el caso de los diarios y revistas
que asignan un lugar específico a que gente que publica ordinariamente en esos medios
pueda procesar sus textos, tener un ámbito de trabajo, etc.

Solo es posible hablar de redacción desde el momento en que se desarrolló la escritura. En


efecto, las sociedades primitivas carecían de la palabra escrita como medio de
comunicación. Además, en muchos pueblos que la desarrollaron, no necesariamente puede
hablarse de redacción cuando estos comunicaron sus ideas mediante signos gráficos. En
efecto, la redacción en general se vincula con la capacidad de comunicarse a un nivel
escrito que puede ser un reflejo del habla. En algunas sociedades primitivas esta condición
estaba ausente por el hecho de que su escritura era de índole jeroglífica. No obstante, una
vez hecha esta salvedad, y dejando presente la duda de si estas comunidades hacían uso de
un proceso de redacción, lo cierto es que este tipo de proceder no podría existir sin un
desarrollo de la escritura y de un conjunto de técnicas asociadas. Incluso cuando estas
fueron desarrolladas, es difícil señalar que el proceso de elaborar textos fuese común y
corriente y que la mayoría de la población pudiese llevarlo a cabo. En efecto, las
comunidades primitivas eran fundamentalmente orales, circunstancia que se extendió
prácticamente hasta la Edad Media.

A la hora de redactar un texto, lo primero que es necesario comprender es que este


constituye un discurso que debe reflejar una unidad y esto implica que tenga conexiones
entre sí. Así, por ejemplo, una técnica harto difundida es el hecho de dar un panorama
global de lo que se quiere decir o de lo que se quiere desarrollar y luego proceder en esta
tarea punto por punto, separando as ideas principales en párrafos y expandiendo a partir de
allí ideas secundarias. Finalmente, los últimos párrafos se esperan a modo de conclusión
que haga un redondeo de las ideas vertidas.(https://definicion.mx/redaccion/)

3. QUE ES EL ARTE DE ESCRIBIR.

Es común para nosotros escuchar la frase “el arte de escribir”. No obstante, la palabra
“arte” varía de significado según la interpretación o contexto donde aparezca. En efecto,
escribir es un arte, pero ¿cómo podemos entender esa frase desde una perspectiva
filosófica?

El origen de la palabra “arte” no se reduce únicamente a lo que hoy llamamos bellas artes,
esto es, arquitectura, pintura, música, danza, entre otras. Por lo general, a la palabra “arte”
se le identifica con la palabra griega “Techné”, de la cual se dice que procede la palabra
“técnica”; otros usos también vinculan esta palabra con “oficio” o “industria”.

Unido a lo anterior, el vocablo “techné” designaba en Grecia un proceso para hacer algo
con materiales específicos. Así por ejemplo, un escultor tenía como material el mármol,
tenía una serie de herramientas y tenía un método, esto es, una serie de pasos que lo
guiaban en su objetivo de hacer una escultura. Todo lo anterior lo volvía artista, es decir,
alguien que dominaba con pericia su oficio. En pocas palabras, el arte o techné implica
materiales, herramientas y procesos ordenados de ejecución de tareas cuyo dominio
requiere de la práctica.

Posteriormente, la palabra “arte” también se aplicó a las tareas intelectuales o del


pensamiento. Si bien esta idea comenzó a perfilarse desde los griegos, es en la Edad
Media cuando se habla con mayor fuerza de las artes liberales, en cuyo fundamento
subyacía una diferenciación entre las artes del pensamiento y de las artes serviles.
El Trivium, por ejemplo, señalaba como artes del poder de la palabra a la gramática, la
retórica y la lógica; como podemos observar, en estas artes del pensamiento sigue estando
presente la idea de hacer algo utilizando algunos medios. Así por ejemplo, la retórica se
consideraba como el arte de convencer o persuadir a través de la palabra.

Siguiendo esta idea, podemos ver que una de las herramientas más importantes que ha
generado el ser humano es el lenguaje. El lenguaje es, entre otras cosas, una herramienta
útil para la comunicación del pensamiento el cual cobra diferentes formas y tiene
naturalezas distintas. Así, no es igual el pensamiento que construye un poeta al referirse a
una flor que el pensamiento que tiene un biólogo de ese mismo objeto. El lenguaje,
entonces, se convierte en una herramienta útil que les permite expresar a ambos lo que
tienen en la mente.

Las modernas teorías de la lingüística indican que el hombre primero generó el lenguaje
hablado y luego el escrito. En el lenguaje hablado la herramienta física que utilizó para
producirlo es lo que hoy se llama aparato fonador, esto es, diversas partes del cuerpo
como los dientes, la lengua, los labios, la nariz y otros que permiten producir los sonidos
del habla. Posteriormente, el ser humano generó el lenguaje escrito cuyas ventajas más
palpables fueron la de almacenar información por largo tiempo y viajar largas distancias.
En el desarrollo del lenguaje escrito, las herramientas para producirlo han variado.
Actualmente encontramos evidencias de lenguaje escrito en diversos medios físicos como
piedras, pergaminos, hojas de papel o medios electrónicos.

No obstante, sea cual fuere la herramienta, el material primario del escritor es el


pensamiento y éste adquiere su contenido de su contacto constante con el mundo y con la
reflexión posterior que hace de él.

Pero escribir requiere también de un método, una serie de pasos a seguir. En nuestro
ejemplo anterior, el poeta y el biólogo se especializan en una forma de escribir que se
ajusta a sus necesidades: el primero recurre al verso, el segundo a la estructura científica.
No obstante, ambos al final tienen un objetivo específico: comunicar un pensamiento,
aunque lo hagan por diversas vías. En el sentido que lo venimos manejando, ambos son
artistas del lenguaje.

Volviendo a lo que indicábamos al principio, podemos sugerir que escribir es un arte en el


sentido que los griegos señalaban, esto es, implica el uso de materiales, herramientas y
procesos con el fin de construir algo, es por ello que al arte de escribir también se le
identifica con la creatividad.

De una forma u otra, podemos decir que, cuando escribimos, el material es el pensamiento
que se llena de la experiencia que recibe del mundo y de las relaciones que la razón
impone. Las herramientas son los medios físicos que le ayudan a comunicar el
pensamiento, pueden ser para producir sonidos, como el aparato fonador en el caso del
habla, o producir signos como en el caso de la escritura. Finalmente, dependiendo del
objetivo que se persiga, el proceso de escribir requiere de varios pasos que derivan en un
método según nuestras necesidades y habilidades: puede ser un esquema de rima, puede
ser un ensayo científico y una infinidad de elementos más.

La construcción final que se obtiene del proceso de escritura es un objeto de arte y


comunicación. Y, como todo arte, es la práctica la que hace al maestro. Ahora que ya lo
sabes, entonces ¡ESCRÍBELO!. (https://miradafilosofica.wordpress.com/2011/11/27/por-
que-decimos-que-escribir-es-un-arte/) No basta decirlo.

El arte de escribir debe ser reforzado como cualquier otro arte. No solo los escritores
necesitan plasmar sus ideas por escrito. Muchas personas, por su profesión, quieren ser
autores de sus conocimientos para después compartirlos en seminarios, cursos,
conferencias, etcétera.

¿Qué necesitamos para manejar El arte de escribir? Herramientas, técnica, práctica,


formación, recursos, una buena redacción y un buen desarrollo creativo.

El estado de inspiración es parecido al sueño. Entramos en una especie de éxtasis que nos
embarga y nos arropa la mente. Intentamos plasmar esas imágenes que nos llegan al
cerebro con palabras legibles, y les vamos dando forma hasta convertirlas en historias,
poemas, ensayos.

De todas las ideas que nos llegan, ¿cómo saber cuál es la acertada? Dicen algunos
escritores, como García Márquez, que son las historias quienes les eligen a ellos.

Las ideas nos llueven por todas partes, pero no todas son las adecuadas para escribir una
obra donde poder trasladar aquello que queremos compartir. Has de estar atento. Debes
observar más allá de lo que los ojos pueden llegar a ver. De alguna manera, sabrás captar
la esencia de ese golpe de inspiración que puede aparecer en cualquier lugar, a cualquier
hora y en cualquier situación.
No olvides tu cuaderno de notas, llévalo siempre encima porque las ideas te pueden asaltar
en cualquier momento y si no las anotas, pueden desvanecerse en tan solo un instante. Ese
cuaderno será tu vademécum para cuando el fantasma del bloqueo se instale sin permiso
en tu mente creativa.

La importancia de corregir nuestros escritos.- Nadie está libre de cometer errores, pero
hemos de tratar de acercarnos al máximo a la perfección; que un libro aparezca lo más
“limpio” posible de erratas y faltas ortográficas. La calidad es fundamental, ella te abrirá
las puertas cuando quieras dar a conocer tus obras.

¿Vas a corregirlo tú solo…? Es más complicado encontrar nuestros propios errores que
aquellos que comenten terceras personas. De ahí que todos los autores consagrados, y
todas las editoriales, cuenten con correctores profesionales.

No te conformes con el primer borrador, ordena tus pensamientos.- Cuando creas que has
terminado con el trabajo duro de escribir, no respires todavía. Guarda tus palabras en tu
“cajón de escritorio”. Recupera el texto días más tarde y vuelve a leerlo en silencio…,
luego en voz alta.

No des por terminado un escrito hasta que logres convencerte a ti mismo de que realmente
no se puede mejorar; mejor si eres capaz de convencer a otros, su punto de vista será más
objetivo.

Si tras varias lecturas no encuentras un hilo conductor, recupera aquellas frases que te
estremezcan y ponte de nuevo manos a la escritura. Si al final descubres que debes dar al
traste con ello, por mucho esfuerzo, por mucha pena que te dé, ponle fin a esa historia que
solo te traerá dolores de cabeza. Consuélate, piensa que tanto trabajo te sirvió para algo.
Recopilaste ideas y ejercitaste tu músculo de la escritura. El arte de escribir se aprende
escribiendo.(https://eldesvandelasletras.com/el-arte-de-escribir/)

El escribir es un arte difícil de realizar. Antes hay que tener la voluntad y el deseo de leer.
El que no se dedica a la lectura, al estudio, a la investigación, difícilmente puede dedicarse
a escribir. La clave de todo escritor es la buena lectura y tener vocación para escribir.

La palabra es la forma expresiva del escritor, desde el lenguaje y con el lenguaje es como
se realiza la obra literaria.
El bello arte de escribir.- Baldomero Fernández Moreno, argentino, expresó que escribir
es hilvanar palabras. Para una costurera, hilvanar es realizar una obra, que deber existir
una coherencia en toda la obra.

La escritura debe tener arte, que es imprimir una idea en una materia, es una cualidad de
orden intelectual, es una virtud del entendimiento práctico, que debe conducir al
verdadero bien, con cierta perfección de espíritu. El arte es ordenación de la razón,
buscando los medios adecuados.

Para ser escritor es necesario tener algo importante que decir, que sea de interés para
otros. Cuando un escritor expresa sus pensamientos en forma comprensible a los demás,
es para cumplir el fin del lenguaje que es « transmitir lo pensado a lo escrito.

El tiempo que transcurre entre la obra del escritor y el lector puede ser breve o casi
siempre muy distante, pero debe tener el interés de ser siempre nuevo para el lector, debe
tener vigencia y actualidad.

La literatura social, el realismo critico, no necesita los floreos de la literatura poética, sino
la verdad de los hechos, los ejemplos y las orientaciones para la acción, organización y
formación de los lectores, asumir la condición humana.

Existen escritores que tienen la capacidad de captar ideas, tomar notas de la lectura de
libros, documentos, folletos, pero también de comunicaciones, conversaciones, diálogos
de la radio, prensa y televisión, que luego pueden darle su estilo personal y expresarlas por
escrito, naturalmente tienen que estar muy informado de todos los acontecimientos
sindicales, políticos y económicos.

En el arte de escribir la idea creadora es una de sus características, es una emoción de la


conciencia, con inteligencia, que se desarrolla con la voluntad de dar existencia a una
obra.

El escritor pone en su obra parte de lo que él siente en su existencia, no sólo el ambiente


que lo rodea, sino la esencia de lo que siente. El estilo en el arte de escribir aporta una
personalización: precisión, elegancia, claridad y armonía al texto que se expone.

El impulso que lleva al escritor a una obra, forma parte de su arte, que es comunicar, por
esos los comunicadores y periodistas tienen mayor posibilidad de convertirse es escritores.
Comunicar ideas, proyectos, modelos y utopías, son parte de la inspiración en el arte de
escribir.
Partes de las obras escritas: Las obras escritas, en su mayoría, tienen tres partes mínimas,
que son:

Introducción.- Es fundamental para poder cautivar o entusiasmar al lector. Esta se hace a


partir de una opinión, una pregunta, una hipótesis o de una idea central.

Desarrollo.- Es el proceso argumentativo de las ideas principales, secundarias y


periféricas, las cuales acompañadas de citas, ejemplos, pruebas y registros lograrán
sustentar la tesis principal de la obra.

Conclusión.- Si en el comienzo de la obra se presenta una tesis o una hipótesis, es preciso


desarrollarla para comprobarla o contradecir a través de un proceso de argumentos.

El arte de escribir es muy solitario, se requiere mucha concentración, imaginación,


creatividad y disponibilidad, pero es importancia para la elevación cultural de los
trabajadores.

Para escribir es necesario un borrador, luego corregirlo hasta que exprese lo que uno
realmente piensa. El arte de escribir para el público requiere que los datos e informaciones
que el escritor ofrece tengan veracidad, soporte, confirmación, luego funciona la
imaginación y la creatividad.

Una cosa es hablar y otra escribir. Algunos consideran que se debe escribir como se habla,
pero son dos expresiones diferentes. Los que escriben como hablan, aunque hablen bien
escriben mal.

El lenguaje es la base en el arte de escribir. Algunos buscan complicar la situación con


palabras incomprensibles para los trabajadores, pero es necesario recordar que las palabras
sencillas y cortas son las que dicen las cosas más grandes. Dios, Amor, sol, tierra, madre,
vida, etc. Otros pretenden confundir con definiciones complicadas, alguien, en vez de
decir “leche de vaca”, decía: el jugo lácteo de la consorte del toro.

Es importante encontrar la palabra precisa con la textura, el color y el sabor que, en su


contexto sea familiar a la comprensión del lector.

Un arte difícil.- El arte de escribir no es fácil. Algunos creen que un libro se puede escribir
en algunas semanas, pero la situación es más complicada, escribir un libro se puede llevar
años.
Escribir no es una tarea fácil, en absoluto. Primero hay que encontrar una idea que sea
interesante, luego desarrollarla y después saber plasmarla, además debe tener un interés
especial para que la obra sea receptiva para futuros lectores.

La disciplina se inicia anotando ideas, hechos, acontecimientos, y todo lo que se considera


que puede ser de utilidad para la obra y el conocimiento de otros.

La capacidad de observación es otra de las cualidades que conforman el ARTE de escritor,


se complementa con los detalles y los criterios propios.

El arte de escritor es permanente, se está pensando todas las horas en la posibilidad de que
algo que suceda en la vida real puede ser motivo para ser escrito.

En el arte de escribir existen dos grupos determinados: los que piensan y pueden hacer una
obra de su pensamiento, y los que hacen pensar a los lectores. Creo que son más
importantes los que hacen pensar a los lectores.

Existen escritores que permanecen en el anonimato, como aquellos que escriben


editoriales, documentos, manifiestos, publicistas y otras escrituras que pertenecen a las
instituciones donde laboran, y no aparecen sus nombres.

Es buen motivo para la escritura en la vida política del hombre cristiano, es tratar temas
espirituales, aspirar al Bien Común, no como la suma de los bienes individuales, sino para
mejorar las condiciones y las vidas de la mayoría del pueblo, especialmente los más
desposeídos; que todos podamos vivir como hombres libres, disfrutar de los bienes de la
naturaleza, la cultura, la economía y el espíritu.( JOSÉ GÓMEZ CERDA, 29
DICIEMBRE 2017,https://wsimag.com/es/cultura/34662-el-arte-de-escribir)

Desde el momento en que el hombre escribe y expresa sus pensamientos en forma


comprensible a los demás, se cumple el fin del lenguaje “transmitir lo pensado a lo
escrito”.(Alfonso Sánchez I. Un mensaje para quienes escribir es algo insignificante
Editorial Acimed 1999; 3(2):77-9) El uso del lenguaje es un fenómeno complejo en el
cual si fácil no es hablar, tampoco lo es escribir con corrección.

Martín Vivaldi,(Martín Vivaldi G. Del pensamiento a la palabra. Curso de redacción:


teoría y práctica de la composición y del estilo. La Habana: Editorial Pueblo y Educación,
1970:16-7) al tratar el tema, se refiere a las expresiones de Fidelino de Figueiredo, el cual
afirma: “La vida, la palabra y el pensamiento son inseparables; pensar y saber es querer
decir y poder decir, porque lo que el hombre siente y piensa lo incorpora al mundo de las
palabras. El juicio, pieza nuclear del pensamiento lógico, sólo existe en el cerebro del
hombre por su traducción en frase”.

Todos se han encontrado alguna vez con el problema de descifrar algo escrito por quien
ignora lo más elemental del arte de escribir, y se puede decir que no es por lo que escribe
sino por el cómo lo escribe. El pensamiento más sencillo resulta ininteligible en ciertas
ocasiones. El estilo de la escritura añade precisión, elegancia, claridad y armonía al texto
que se expone.

Toda persona necesita expresar sus pensamientos de forma escrita con corrección y
elegancia. Es preciso emborronar muchas cuartillas, tachar y corregir constantemente, la
habilidad se adquiere a fuerza de tropezar con las dificultades. Algunos dicen2 que
escribir es un don del cielo, aunque es verdad que algo de este arte no se aprende; mucho
depende del empeño y el trabajo. Pensemos, por un momento, en las palabras del estilista
francés L Veuillot (Vivaldi) “A fuerza de trabajo se puede llegar a ser un escritor puro,
claro, correcto e incluso elegante”. El arte de escribir es el producto de un arduo esfuerzo.

El estudio de los manuscritos y de cada una de sus ediciones revela las numerosas
correcciones que experimentan las obras antes de ir, definitivamente, a la imprenta.
Escribir es luchar con las palabras y las frases, corrigiéndolas una y otra vez. Este arte
lleva consigo la virtud de la paciencia. Cada uno podrá crear un estilo propio para
expresar sus ideas y pensamientos.

A la luz de estas reflexiones, pensemos en Fialho de Almeida, (Lasso de la Vega J.


Técnicas de investigación y documentación: normas y ejercicios. 2 ed. Madrid: Paraninfo,
1980:288-31) quien expresó: «Sólo para criar la lengua son necesarios veinte años de
trabajo»; en Tito Livio(Lasso), que aún teniendo a su disposición los archivos del imperio,
trabajó durante veinte años en la elaboración de la historia romana; en el poeta alemán
Johann Wolfgang,(Lasso) conocido por Goethe, una de las figuras cumbres de la literatura
de su país y de las altas letras universales, el cual dedicó largos años en escribir la obra
Götz von Berlichingen, que cambió constantemente su forma; en el poeta latino Virgilio
Maron que demoró doce años en componer la Eneida, gran epopeya nacional y
religiosa,(Lasso) y qué decir de Gustavo Flaubert,(Lasso) novelista francés, maestro del
género realista y prosista, considerado como el gran artífice de la forma, que se levantaba
de la cama para transformar una expresión y pasaba noches enteras en reelaborar cinco o
seis veces una simple página.
Aprender a utilizar nuestra lengua nos obliga a estudiar sus infinitos recursos para huir de
la monotonía y pobreza de vocabulario. La gramática -como dice Salvá- si bien es el
primer libro que toma en las manos quien se propone estudiar la lengua, llegará sin dudas
a convertirse en un compañero inseparable de aquel que nunca pierde de vista el ánimo de
perfeccionarse en ella.

Todo escritor debe procurar ver en sí mismo la revelación a perpetuidad de su persona y


obra. Rodríguez Marín -erudito español- afirma que quien escribe sólo con palabras es
como el que construye exclusivamente con ladrillos; si se desea decorar y embellecer el
edificio se han de utilizar también las esculturas y las tallas.(Lasso)

En los escritos deberán no sólo estar presentes frases hechas, sino pensamientos e ideas
que contribuyan a engrandecer nuestras aseveraciones y nuestra autoridad en la escritura.
Un académico no está excepto de estas exigencias porque el arte de escribir también está
presente en los trabajos científicos. La ciencia precisa de conocimientos rigurosos,
objetivos y receptivos a la crítica.(Sabino CA. Cómo hacer una tesis y elaborar toda clase
de trabajos escritos. Santa Fe de Bogotá: Panamericana, 1996:8)

Los aportes científicos requieren de precisión al presentar los resultados, ellos deben de
estar distantes de lo fugaz y lo impreciso.

Sin libros y revistas, sin artículos, ponencias o informes de investigación, la ciencia


moderna resultaría inconcebible. Es, por lo tanto, imprescindible para cualquier científico,
investigador, profesional o estudiante, el dominio del lenguaje escrito y de sus diferentes
formas en el ámbito de la comunicación científica.

En el lenguaje científico las frases deberán ser exactas y claras, porque las largas fatigan
el espíritu, distraen la atención y terminan por apartar la visión del objetivo principal. El
dominio de la expresión escrita y la formación académica sólida es difícil; aunque muchas
personas poseen una considerable experiencia acumulada, al respecto Charles Darwin,
confesaba al final de su vida “todavía tengo la misma dificultad que antes para expresarme
clara y concisamente.”(Darwin CH. Recuerdos del desarrollo de mis ideas y carácter.
Barcelona: El Laberinto, 1983:125)

Si el genio -según expresión conocida- es hijo en gran parte de la paciencia, si los grandes
del mundo literario deben, asimismo, su grandeza a la capacidad de trabajo; fácil será
comprender que el reto para el académico y el profesional radica en la creación de su
estilo propio de escritura, sobre todo si se considera que en el arte de escribir está la
perpetuidad de su trabajo a las futuras generaciones.

4. IMPORTANCIA DE LA REDACCIÓN

A pesar de las evoluciones tecnológicas, la Redacción tiene su importancia cuando para


expresarnos a través de redes sociales o en blogs tenemos que expresarnos de forma
escrita. Para ello es importante estar conscientes que en todo momento para darnos a
entender por medio de un texto necesitamos de aprender a redactar.

Esto es, escribir un texto con la ortografía correcta, con los signos de puntuación
necesarios y expresar de manera sencilla lo que queremos.

La coherencia y cohesión permiten que el receptor capte y comprenda nuestro mensaje

https://anaduran29.wordpress.com/la-importancia-de-la-redaccion/

Actualmente la redacción consiste en expresarse con sentido y coherencia de manera


escrita. Esto es, escribir un texto con la ortografía correcta, con los signos de puntuación
necesarios y expresar de manera sencilla lo que queremos.

La coherencia y cohesión permiten que él que lea pueda entender nuestro mensaje. Claro
que también hay ventajas y desventajas, la mayor desventaja, es que no se expresa bien
ocasionando que se mal interprete la información.

Para realizar una buena redacción se mencionaran cuáles son los elementos para redactar
correctamente.

La redacción es algo por lo que tenemos que ocuparnos. Es como los cimientos de todo lo
demás: si esto falla, probablemente todo se irá abajo. La redacción tiene que ver con casi
todo: expresarnos con claridad para una buena comunicación, la buena impresión que
causará nuestro trabajo. Si manejamos correctamente la redacción tendremos ya resuelto
varios problemas al escribir.

https://www.academia.edu/8939773/Importancia_de_la_redaccion?auto=downlo
ad

Actualmente, las relaciones comerciales se construyen basadas en la comunicación escrita.


Informes, mails, cartas y oficios; la información circula a mayor velocidad y en distintas
plataformas, lo que exige que cada mensaje sea claro y funcione de manera eficaz.

Pero, ¿por qué es tan relevante el texto en el mercado laboral? La forma en que se
establecen vínculos con un posible cliente es determinante. La tecnología ha permitido
que, en nuestros días, la mayoría de las empresas se promuevan a través de sitios web, de
modo que el contenido y la calidad de lo que expreses en tu sitio serán en buena medida la
clave del éxito en el mercado.

La creatividad en el mensaje es uno de los factores que influyen para atraer a un mercado
en potencia, sin embargo, otros elementos como la pobreza en el lenguaje o la falta de
claridad puede estropearlo todo. Cuando un mensaje es repetitivo y limitado en su
vocabulario, provoca la pérdida de interés en su contenido. Por otro lado, si el mensaje no
es claro o presenta imprecisiones, es muy probable que el consumidor se incline por otras
opciones, empresas que se preocupen por generar información legible, atractiva y fácil de
asimilar.

Una redacción organizada y bien estructurada en cuanto a contenido brinda confianza al


cliente, proyecta una imagen positiva y facilita la interacción en las relaciones de trabajo,
hecho que invariablemente tendrá un impacto positivo en los resultados de tu empresa.

(https://ypuntoservicios.wordpress.com/2017/02/07/la-importancia-de-una-buena-
redaccion-en-el-ambito-empresarial/)

5. CONDICIONES BÁSICAS PARA REDACTAR.

La redacción es el arte de combinar correctamente las palabras en forma escrita a fin de


transmitir un mensaje, cuyo contenido puede tener infinitos temas y propósitos. La
capacidad para organizar las ideas y que la información llegue tal como queremos, tiene
características únicas en la persona que realiza la redacción. Los escritores y redactores
suelen tener un estilo propio que les identifica, como si de una huella digital se tratara.

En condiciones generales, los estudiantes de todos los niveles, sin necesidad de participar
en concursos o ser afamados escritores o redactores, requieren constantemente la
redacción de textos a fin de poder realizar resúmenes, síntesis, análisis, etc de sus
estudios; por tanto, algunas de estas sugerencias pueden ser de gran utilidad:

 Se debe tener claro el mensaje que quiere transmitirse. Con toda la información
posible sobre el tema que se va a tratar. De esta forma habrá una conexión lógica entre
las ideas que se desarrollen.

 Trabajar el principio es muy importante porque es la parte que introduce el tema y


muestra la idea general que se quiere transmitir. Las palabras breves, exactas y
sencillas son de mejor entendimiento y llegan mejor a la mayoría de las personas.
 Los verbos deben estar bien conjugados para que tengan coordinación con el momento
en el que se está desarrollando la acción descrita. Por ejemplo : es preferible decir
“cuando los españoles llegaron a América se dió el encuentro de dos civilizaciones”
que ” cuando los españoles llegan a América se dio el encuentro de dos
civilizaciones“.

 Todo texto se compone, básicamente de Introducción, nudo o complicación y cierre o


desenlace. Seguir esta pauta, como norma general, ayuda en la proyección de las ideas.

 No se debe usar la misma palabra varias veces, ya que hace que el texto se sienta
monótono y se pierda la atención. Los sinónimos son muy útiles cuando se quiera
ratificar o repetir alguna idea. Por ejemplo en vez de decir ” Es una nube muy blanca
que vuelve blanco todo lo que toca” mejor decir “Es una nube muy blanca que aclara
todo lo que toca”.

 Hay que evitar las prisas porque suelen ser causa de confusiones en las ideas,
repeticiones innecesarias y, sobre todo, de olvidos de idea. Tener tranquilidad y
concentración son la base de una buena redacción.

 Los gerundios deben ser utilizados con mucha moderación. Es mejor decir “Viajar, me
está causando una gran expectativa” que “Viajando tengo más expectativas”.

 Adaptar la redacción según el público al que se va a transmitir el mensaje. Una


redacción especializada de ciertas áreas del conocimiento, requerirá tecnicismos y
cierto vocabulario que enriquecerá la información. Mientras que una redacción
sencilla y simple se adaptará fácilmente a todos los lectores y logrará también su
objetivo.

 Hay que evitar las redundancias: “bajar para abajo”, “subir para arriba”, “entrar
dentro”.

Por: Alondra https://www.cosasdeeducacion.es/pasos-para-redactar-un-texto-


correctamente/

Uno de los problemas más frecuentes que se plantea a la hora de elaborar un documento
administrativo es la confusión en la estructura. Así, se confunde la diligencia (Hago
constar) con el certificado (Certifico); la nota interior con el oficio, o incluso con la carta;
el anuncio con el aviso; la solicitud con el recurso; la notificación con la resolución,
etcétera. Y es que es fundamental que el destinatario de un DA(1) pueda identificarlo
rápidamente, a primera vista, sin necesidad de bucear en el texto hasta averiguar qué le
quieren decir.

Estructura básica.- La estructura es el modo en que se organiza el DA, es decir la forma en


que se distribuyen ordenadamente las distintas partes del texto. Esta ordenación se realiza
mediante la separación de párrafos. En general los textos administrativos presentan una
estructura básica, que se complica o desarrolla más o menos según la naturaleza del
documento:

Identificación del emisor (autoridad que dicta el acto administrativo).

Motivación o justificación del acto.

Parte dispositiva o resolución.

Inclusión final de la fecha y otros elementos que contextualizan el acto.

Este patrón estructural coincide, más o menos, con el esquema de la oración gramatical:
sujeto – verbo – predicado (Yo, alcalde [sujeto], dispongo [verbo] tal o cual cosa
[complemento 1] por determinadas razones [complemento 2]).

Fórmulas y modelos.- En la elaboración del DA, por regla general, quienes redactan no
firman: redactor y emisor no coinciden en la misma persona.

Esta circunstancia constriñe la libertad de expresión del redactor, que recurrirá a fórmulas
y modelos consensuados. En este sentido, cualquier propuesta de cambio requerirá la
aceptación del firmante.

El estilo administrativo viene determinado por fórmulas que inician, prolongan o


finalizan: casi todos los actos administrativos se expresan en documentos mediante
fórmulas. El abuso en el empleo de esas fórmulas puede considerarse como uno de los
defectos de estilo del lenguaje administrativo. La parte perversa de este aspecto es el uso
ciego del copia/pega, que dará lugar a verdaderos disparates.

En definitiva, la estructura vendrá determinada por el emisor (la Administración o el


ciudadano), la tipología (documentos resolutorios, informativos o de los ciudadanos) o
incluso el medio por el que se ponga a disposición del destinatario (electrónico o en
papel). Y todo conjugado con el principio de inteligibilidad (que el DA pueda ser

1
Documento Administrativo
entendido), lo que exige, a su vez, un buen uso del español y una clara legibilidad (aspecto
físico).

A continuación se incluye quince criterios para elaborar un documento administrativo:

1) Disposición adecuada a la norma institucional de los elementos de identidad


corporativa (símbolos, fuentes y tamaño o cuerpo de la letra, colores, etcétera).

2) Se deberá disponer el texto en párrafos breves y utilizando un lenguaje comprensible


(sencillo y directo) para los ciudadanos.

3) Se evitarán saludos y despedidas, así como otras fórmulas de cortesía, que no tienen
cabida en el lenguaje administrativo.

4) En los documentos con un destinatario individual es conveniente incluir un título. Es


un recurso formal que facilita la comprensión del mensaje por su receptor. El título
denomina el tipo de acto que contiene (notificación, diligencia, nota interior, etcétera).

5) Únicamente se requerirán del ciudadano los datos imprescindibles para la tramitación


correspondiente, evitando solicitar datos ya conocidos o en poder de la
Administración.

6) En los documentos destinados a ser cumplimentados por los ciudadanos se incluirán


instrucciones claras y concisas.

7) El centro o unidad de procedencia estará debidamente identificado, con la dirección


postal completa, número de teléfono y correo electrónico, para que el destinatario
pueda ponerse en contacto.

8) Se evitará el lenguaje sexista y cualquier otro lenguaje discriminatorio. Se atenderá a


la forma femenina de títulos, profesiones y cargos. Sustantivos no marcados,
desdoblamientos y dobletes son posibles, siempre y cuando no se alargue la frase hasta
hacer incomprensible el mensaje.

9) Los documentos básicos de información deberán contar con versiones simplificadas


para personas con discapacidad intelectual o problemas de comprensión escrita.

10) La primera vez que se incluyan unas siglas deben ir precedidas de la denominación
completa. Se evitarán siempre las abreviaturas.

11) En los formularios, los datos han de seguir un orden lógico y distinguiendo los
espacios destinados para que rellene el interesado.
12) En los formularios hay que prever la posibilidad de mecanización a la hora de
disponer los espaciados, campos para cumplimentar o rellenar…, así como su
posterior archivo.

13) Se pueden, y deben, incorporar elementos que faciliten la comprensión del texto, tales
como ciertos tipos de letra, formatos, colores. Y combinarlos con márgenes y espacios
en blanco… Es decir, que hay que aprovechar aquellos recursos gráficos que nos
ofrecen los medios electrónicos e informáticos para el diseño de los impresos.

14) Si el impreso dispone de varias copias, habrá que distinguir en cada una al destinatario
(para la Administración, para el interesado, para el banco, etcétera).

15) El número de ejemplares se adecuará a las necesidades objetivas, por lo que se


evitarán tiradas excesivas y no justificadas.

La eficiencia de la actuación administrativa está supeditada a la comunicación correcta de


su contenido.

https://lenguajeadministrativo.com/caracteristicas-y-reglas-en-la-elaboracion-de-un-
documento-administrativo/

6. CARACTERÍSTICAS DE UNA BUENA REDACCIÓN.

La persona que tiene como trabajo redactar un texto debe percibirse como un artesano
produciendo un objeto. El texto es el objeto del redactor. Tanto el artesano como quien
escribe deben conocer –lo más profundamente posible- sus herramientas y la materia
que deben vencer, ya que deberán hacerlo de una manera práctica, concreta.

Recomendaciones para una buena redacción tomando como base precisamente el


conocimiento del lenguaje y de la palabra, que son la materia prima del redactor y,
sustento de la gramática y el estilo.

1) Uso de diccionarios.- La herramienta fundamental del redactor son los diccionarios.


Consultarlos de manera constante es indispensable para moldear la materia del escritor
que como ya se dijo, es la palabra. Existe una gran variedad de diccionarios:

 Semánticos: donde aparecen las palabras y enlistados sus distintos


significados.

 De uso: en vez de una definición, se ofrece frases en que se observan los modos de
empleo de cada palabra.
 De sinónimos: como su nombre lo indica, enlistan los vocablos afines al que se
busca y con ello se evita la repetición de palabras.

 De dudas del idioma: incluyen las principales dudas gramaticales que se presentan
a la hora de redactar tales como la conjugación de los verbos irregulares, el uso de
preposiciones, la ortografía de palabras provenientes de otros idiomas, gentilicios
poco comunes y aun los barbarismos más frecuentes y su corrección.

 Enciclopédicos: no dedicados al idioma, sino a conocimientos de orden general.


Auxilian a resolver dudas sobre personajes y hechos históricos, datos geográficos,
temas científicos y culturales.

 Biográficos: además de proporcionar, por lo general en forma escueta, los


principales acontecimientos vitales de un personaje, permiten verificar la
ortografía correcta de nombres y apellidos. Suelen estar al día porque
constantemente se reeditan, además de incluir personajes de la cultura
popular, como actores de cine o deportistas, muchas veces no incluidos en los
diccionarios enciclopédicos.

 De especialidades: sirven para consultar distintos temas por especialidad.

Existen de filosofía, ciencia, historia, economía, literatura, psicología,


administración, etc.

2) Escribir, escribir y escribir.- Muchas veces se piensa que el arte de escribir es un


privilegio para unas cuantas personas. Nada más falso. Lograr un texto correctamente
escrito implica no sólo conocimiento sino dedicación y práctica; de esta forma si uno
dispone de unos minutos diariamente para escribir lo que en ese momento se le ocurra,
habrá iniciado el camino para lograr una buena redacción.

3) No repetir vocablos.- Al contrario de lo que podría suponerse, en el momento de


escribir, cuando más las necesitamos, contamos con menos y no con más
palabras. Muchos términos que empleamos al hablar son soslayados por diversas
razones: desconocemos su ortografía, tenemos dudas sobre su significado exacto o son
más propios del habla que de la lengua escrita. Para los dos primeros problemas, ya se
comentó que el diccionario es una valiosa herramienta para su solución. Pronto
estaremos familiarizados tanto con la ortografía como con los significados de nuestro
vocabulario habitual. El tercer problema atañe a cuestiones de gusto y hasta de
personalidad; a algunos, les agradará acercarse a la lengua de todos los días; a otros,
en cambio, preferirán una lengua menos cotidiana. Sin embargo, la necesidad
permanece: no hay que repetir palabras. Este imperativo lleva a la siguiente
recomendación.

4) Leer.- No hay mejor forma de ampliar nuestro léxico y de paso nuestro horizonte
cultural que leer. Un poeta norteamericano acostumbraba colgar sobre su cama, como
si fueran móviles, cartones con palabras y las cambiaba conforme se familiarizaba con
ellas. Ésta es una vía; la otra, la única, es leer y de preferencia obras en español.

5) No emplear sinónimos rebuscados.- Escribamos de modo que se nos entienda y más


hoy en que la literatura es cada día menos escrita y más hablada.

De esta forma es necesario no olvidar que las palabras rebuscadas limitan el


aprendizaje de la buena redacción.

6) Adjetivar para orientar al lector.- Debemos comprometernos con el lector para que
entienda el sentido de nuestro pensamiento, no podemos suponer que lo adivina sin
siquiera insinuárselo. Si describimos la característica de un fenómeno, al lector le
interesará saber si la consideramos buena o mala. En este sentido cuando
redactamos por ejemplo la solicitud de un trabajo que nuestros alumnos han de
entregar, es importante que en nuestro texto se incluya las características del mismo
por medio de adjetivos explicativos (ensayo breve, resumen ilustrado, etc.);
posesivos (su ensayo, su calificación, mi compromiso); numerales (primer parcial, el
tercio de su calificación).

7) No prodigar los adverbios y cuando aparezcan colocarlos junto al verbo.- Los


adverbios tienen la desventaja de que la mayoría acaban en ...mente. Si en dos
oraciones seguidas hay dos adverbios, casi seguro se escuchará un sonsonete. Si
no podemos evitarlos, aquí está el “remedio y el trapito”: Evidentemente, claramente,
inmediatamente y parcialmente, por citar cuatro ejemplos, se sustituyen por es
evidente, con claridad, de inmediato, de modo o de manera parcial. Cuando más de
dos adverbios van juntos, sólo el último tiene la terminación en mente: Clara e
inmediatamente.

Como la función habitual del adverbio es modificar al verbo precisando las


características de la acción, es conveniente colocarlo junto al verbo, al adjetivo
o al adverbio que modifica. Por ejemplo, “mediante una detallada argumentación,
concluyó acertadamente”, en vez de “concluyó, mediante una detallada
argumentación, acertadamente”.

8) Evitar las palabras vagas.- Es común el uso de palabras como cosa, especie,
algo, para referirnos a objetos o situaciones que pueden precisarse en un texto.
Cuando escribimos “en su declaración, el Presidente analizó, entre otras cosas, que la
deuda externa obedece a...” demostramos que no sabemos a ciencia cierta cómo
catalogar las tales cosas. En este ejemplo, es preferible escribir “en su declaración, el
Presidente analizó, entre otras causas, que la deuda externa obedece a...” Hay
ocasiones en que estas formas sí son indispensables en la escritura porque son parte
del caudal del idioma, como en el título de la obra de Michel Foucault, Las palabras y
las cosas, o en el de una película mexicana Algo flota sobre el agua, donde no podrían
omitirse porque la generalidad (de las cosas) o la vaguedad (de algo) es el significado
que se quiere comunicar. Sin embargo, deben sustituirse con términos más precisos en
los casos en que el redactor, por flojera mental, deja indeterminado lo que percibe con
vaguedad.

9) Evitar los verbos que sirven para todo.- Existen ciertos verbos que se emplean a
manera de “comodines”, tales como: hacer, poner, decir, ser, estar, haber, tener, etc.
Ciertamente, es correcto escribir “hizo un cuadro”, “hizo una escultura”, “hizo una
película”, “hizo una novela”, “hizo una paella”; pero se gana en precisión cuando
escribimos “pintó un cuadro”, dibujó una figura; talló, esculpió o modeló una
escultura; filmó, actuó o dirigió una película; escribió una novela o cocinó una paella”.
A veces basta con detenernos para observar si el verbo que utilizamos no cambia el
significado de nuestro mensaje. En la frase “puso la jarra sobre la mesa”, el verbo
poner está empleado en su significado directo, es imprescindible; en cambio, en
la expresión “se puso a pensar”, el verbo está empleado no en su significado directo,
sino figurado, vale decir está usado como auxiliar. Hay veces que lo que pretendemos
decir es precisamente “se puso a pensar”, entonces, es obvio, dejémoslo así, pero la
norma sigue en pie: no abusemos de los verbos “comodines”.

10) No elegir las palabras por bonitas, sino por su significado.- Un texto plagado de
palabras, bellas de por sí, pero que no vienen al caso, es una clara señal de
inexperiencia al redactar. Debe elegirse cada palabra por su significado; no
prodiguemos, entonces, espejismos, demiurgos, dialéctica, sistémico, azogues,
querubines y piedras preciosas ni adjetivos elogiosos o furibundos como
espléndido, excelente, magistral, infame, criminal o canalla a no ser que el sentido,
muy bien, meditado, lo justifique.

11) No emplear tecnicismos innecesarios.- Utilizar la jerga del oficio deja fuera de la
conversación al lector; sin embargo, en algunos casos los tecnicismos son
indispensables; por ejemplo, no es lo mismo los capitalistas que los ricos, aunque la
segunda palabra la entendemos todos. De ahí que los tecnicismos deban usarse, pero
siempre explicando enseguida su significado. De lo que se deduce, también, que deben
emplearse con parquedad.

Es importante no olvidar al lector a quien va dirigido nuestro texto, pues si hablamos


de la redacción de las memorias de un congreso de médicos, resulta casi indispensable
el uso de ciertos términos comunes al lenguaje de la medicina.

12) No abusar de las siglas.- Muchas organizaciones sociales emplean siglas; el redactor
debe escribir en la primera referencia el nombre completo, poner entre paréntesis las
siglas y en el resto del texto emplear indistintamente las siglas o el nombre..

13) La prosa no debe rimar.- En el texto suelen aparecer frases que riman de modo no
deliberado. En particular la terminación en ón, por su frecuencia, suele aparecer tan
cercana a otra semejante que el indeseable verso aparece a cada rato: “En ocasión de la
conmemoración de la publicación de El son del corazón de Ramón López Velarde, la
reflexión de un crítico literario fue...” En estos casos existen cinco posibilidades:
cambiar, omitir, alejar, pluralizar o resignarse.

14) Partir de un esquema.- Es de gran ayuda tener un esquema que, con menor o mayor
detalle, trace una guía que debe seguir el texto. Esto evita perderse y, al asignar
espacios a los puntos que se abordarán, le otorga estructura y equilibrio al escrito, y
elude la desproporción.

Para elaborar el esquema es recomendable escribir todas las ideas que tenemos en
mente con el objeto de seleccionar aquellas que parezcan más atractivas y, sobre todo,
pertinentes. Este esquema que puede ser de dos o tres puntos o que, si se trata de una
investigación larga, es equivalente al índice del libro, tiene la característica de ser
provisional y, por lo tanto, sufrirá cambios a consecuencia de que conforme avanza la
investigación, resulta indispensable hacer pequeños ajustes.

15) Hacer muchos, muchos borradores.- Uno es el esquema y otro, el borrador.


El borrador contiene las distintas versiones de nuestro texto, del cual, de una vez a la
siguiente, cambiamos palabras, puntuación, orden de los párrafos y hasta enfoques.

Si alguien piensa que sólo los artistas deben escribir borradores, se le podría responder
que si ellos, con todo su talento a cuestas, los escriben, con mayor razón cualquiera de
nosotros.

16) Releer lo escrito como si fuera otro el autor.- El primer escrito de un texto es el
propio redactor. De hecho, una vez conseguido un primer borrador, las correcciones
dependerán de la capacidad crítica de uno mismo. Esta tarea, sin embargo, se dificulta
por la cercanía con el texto; es indispensable fortalecer la facultad de autocrítica
creando distancia, leyéndonos con frialdad, desdoblándonos para leer lo escrito como
si fuera de otro. Ayuda, en esta tarea, leer en voz alta, pues se descubrirán defectos –
de puntuación, de rima, de monotonía- que escapan a la lectura visual.

17) Entrar directamente en materia.- Muchos textos comienzan por hablar de la


economía mundial, luego abordan la de Perú y cuando llegan al tema de la industria de
Oroya ya malgastaron tiempo y espacio. Una vertiente particular de este error es que el
autor trate de justificar por qué ha elegido o por qué tiene importancia este tema,
cuando esta importancia tiene que demostrarse por sí misma u ocupar una cuantas
líneas. Así, es indispensable entrar directamente en materia, pues de lo contrario se
corre el riesgo de que cuando se llegue a lo central se acabó el tiempo, el espacio y
hasta la paciencia del lector.

18) No prodigar las frases adverbiales y conjuntivas.- Nos referimos a expresiones


como: no obstante, mientras tanto, sin embargo, por un lado, por otra parte, además,
en efecto, en realidad, etcétera. Son lazos de unión que en la mente del que escribe
fingen la ilación del discurso. Aunque estas expresiones forman parte fundamental del
idioma, hay que leer el texto terminado y si aparecen en exceso tachar aquellas que no
son indispensables. Por esta vez la solución es sencilla: si no son estrictamente
necesarias, sobran. Leamos nuestro texto terminado, si hay un además o un mientras
tanto o por un lado que no quieren decir de modo exacto que hay algo además o que
sucedió otro hecho mientras tanto o si hay por una parte y no hay por otra, quiere decir
que debemos usar nuestra goma de borrar.

19) Evitar párrafos estilo chorizo.- Como existe un gran terror de escribir, una vez que
rompimos el hielo de la página en blanco no queremos enfrentarnos al punto y aparte,
que aunque disminuido, reitera el primer enfrentamiento. Por eso, prodigamos las
frases adverbiales y conjuntivas mencionadas en el párrafo anterior y nuestras
oraciones se suman unas a otras unidas por expresiones como en efecto, en realidad,
además, a pesar de todo, con el resultado de que nos queda una retahíla de oraciones
como chorizos atadas con sus nudos de frases adverbiales. Pasar de un párrafo a otro
requiere valor, no frases adverbiales y conjuntivas.

20) Alternar frases breves y largas.- Sin duda, las frases largas y breves están
determinadas por lo que se quiera decir y no se puede recortar lo que de por sí es largo
y alargar lo que requiere sólo de pocas palabras, pero dedicar atención en este sentido
nos permitirá una combinación de frases breves y largas que mejoran el ritmo de la
prosa.

21) Párrafos breves.- Los expertos señalan que más de 12 líneas pierden la atención del
lector, de ahí que los párrafos de los diarios tengan, por lo general, entre ocho y doce
líneas como máximo. Sin embargo, debido a la mayor preparación de los lectores, las
revistas especializadas soportan párrafos más largos y los libros, por su número de
páginas, párrafos aún más extensos. Sobre todo si se comienza a escribir, son
preferibles los párrafos breves, aunque no debe caerse en el extremo contrario de
quienes prodigan los puntos y aparte al grado de simular un telegrama de frases
sueltas, sin ilación.

Lozano, Lucero, Colección Intrumentos Paidós No. 14, Editorial Paidós. México
1996.

7. COMO REDACTAR TEXTOS.

La mejor estrategia para redactar un texto académico y científico es diseñar una ruta para
exponer las ideas que el investigador desea dar a conocer. En este sentido, el presente
apartado mostrará una serie de actividades fundamentales que se deben tener en cuenta
para escribir, pues para crear un texto adecuado es indispensable tomar un camino que
permita desarrollar el escrito con coherencia, claridad y, sobre todo, con una buena
argumentación.

Por esta razón, cuando una persona empiece escribir, debe tener en cuenta que existen
cuatro procesos fundamentales para que la redacción sea exitosa:

1) La pre-escritura consiste en la planificación del texto, por ello la persona debe tener
en cuenta la finalidad que pretende desarrollar; para esto, quien escribe debe
investigar sobre el tema con antelación y, a p d, plantear la idea central del escrito. Si
todavía no posee con precisión dicha idea, se debe comenzar a esbozar, pues este es el
gran punto de partida.

La planificación es, en sí misma, una de las estrategias que el investigador está


llamado a utilizar, pues le da la posibilidad de economizar tiempo, ya que, puede
organizar y expresar sus ideas de manera efectiva y de este modo alcanzar sus
objetivos. Atendiendo a lo anterior, el paso a seguir es elegir una bibliografía
adecuada, tomar nota de las citas de los artículos, los libros y los sitios web que se han
rastreado.

En la planificación se utilizan con mucho éxito los mapas mentales y las lluvias de
ideas, dado que, el escritor puede crear un bosquejo —como hacen los pintores—
sobre su redacción final.

2) En el desarrollo de las ideas de un texto el investigador debe crear el bosquejo general


del escrito. De este modo, es importante plantear una posible estructura y hacer una
lista de los temas que va a tratar a lo largo de la exposición, narración y argumentación
de las ideas.

Lo primero que tiene que escribir es el título, porque le ayuda a definir el tema central
del texto y es el resumen del contenido que va a exponer.

En el desarrollo de las ideas se visualizan los párrafos de introducción, la ubicación


del argumento central, dónde se localizan las citas que van a justificar la
investigación, el desarrollo de la sustentación y qué idea se va a plantear en la
conclusión. Esta parte es importantísima, pues se presenta la estructura general del
escrito y cuando el investigador la elabora con cuidado, tiene adelantado un gran
porcentaje de la totalidad del trabajo de escritura.

En este punto es necesario conocer a qué tipo de público se dirige el texto, esto se
llama la adecuación, puesto que es diferente redactar para el público general o para un
grupo selecto de personas que conocen el tema.

3) En la organización del escrito y en el proceso redacción, el investigador parte de la


estructura que ha elaborado con anterioridad; es en este punto en donde se desarrolla
el ejercicio de la escritura como tal.
Cabe anotar que el proceso redacción se hace más fácil si se tiene claramente
estructurada la idea que se desea desarrollar, pues si el autor comienza sin una guía
preestablecida, el artículo puede convertirse en una serie de argumentos que no están
conectados entre sí. Por eso, la fase de la redacción no es la última, en razón a que el
investigador debe corregir constantemente lo que escribe.

4) La edición es el último paso y, quizás, el más importante de todos. Aquí se analiza la


capacidad de corrección que tiene el investigador. Esto se debe a que todos los textos
deben ser evaluados a partir del mismo escritor y revisar constantemente lo que está
describiendo y narrando.

En la edición se recomienda que se «deje descansar» el texto algunos minutos,


horas y a veces hasta días para que el investigador lo vuelva a leer y observe con
cuidado lo que ha escrito. Si el escritor se siente poco capaz de evaluarse — cuestión
que sucede con mucha frecuencia— es pertinente que pida el favor a una persona
cercana y con criterio que revise el texto, con el fin de que esta le otorgue una
opinión lo más objetiva posible.

Entonces, no tenga miedo a las observaciones, incluso si son negativas; porque a veces
la idea que el investigador plantea se va por otro camino y es más factible que un
lector diferente del escritor pueda ver los errores en los que se incurre dentro del texto.
Es necesario recordar que escribir es un ejercicio constante de corrección.

No olvide que en la edición se hacen las correcciones gramaticales, ortográficas y


argumentativas; no tenga miedo de autocorregirse continuamente, sepa que hasta los
profesionales más avezados en la redacción tienen la costumbre de mirar
minuciosamente sus escritos, pues conocen la importancia de revisarlos con
frecuencia, no solo al final. Sin embargo, no sea tan perfeccionista pues si ve errores
en todos los párrafos y en general, en todo el escrito, nunca va a salir a la luz un
artículo. Además, aunque seamos autónomos en la redacción, siempre van a existir
personas que tienen el tiempo y la preparación para editar el texto y, de este modo,
quede bien presentado.

Finalmente, es importante recalcar que la escritura de un texto es un proceso donde lo


principal es la generación de ideas. También es importante reiterar que el escritor, desde el
comienzo, debe tener una ruta clara para que cuando llegue al final, es decir, a la
Conclusión, pueda hacer visible la pertinencia y la coherencia del argumento; para que
así el lector comprenda a la perfección la idea que se quiso exponer.

Boeglin, Martha (2008). Leer y redactar en la universidad. Del caos de las ideas al texto
estructurado. Bogotá: Magisterio

8. VICIOS EN LA REDACCIÓN.

Al adentrarnos en el mundo de las letras, generalmente y en un afán de comunicar todo en


el menor espacio posible y de la manera mas rápida, involuntariamente caemos en errores
de redacción, algunos de estos, llamados también vicios, no los conocemos pero los
practicamos.

Los vicios que se dan frecuentemente al redactar son:

1) Digresión.- La disgresión es una parte de la expresión que trata un tema ajeno al tema
principal y rompe con la ilación del discurso. Podríamos llamar un escrito
"cantinflesco" donde se sale del tema y se regresa a él sin la menor ilación, te será
difícil de creer pero este es un vicio muy recurrente.

2) Monotonía o pobreza de léxico.- La monotonía o pobreza del lenguaje consiste en


usar, en un escrito, los mismos términos-parecidos o imprecisos, para expresar ideas o
pensamiento. Hay que emplear adecuadamente las palabras en el escrito.

Ejemplo:

Le puso una carta al amigo que vivía en Inglaterra (puso, ¿dónde?)

Le mandó una carta …

3) Anfibología y expresiones equívocas.

Las expresiones equívocas, de doble sentido o doble interpretación deben evitarse en


la redacción.

Ejemplo:

La maestra vio paseando por el parque a su mejor alumna.

Al leer esta frase cabe preguntarse:

¿Quién paseaba por el parque, la maestra o la alumna?

Este es un vicio al cual realmente es necesario poner atención porque en repetidas


ocasiones caemos en este error.
4) Frases sin terminar.- En la redacción de escritos se debe evitar el dejar frases
inconclusas, perdería el sentido de tu escrito y se presta a interpretaciones dudosas.

5) Solecismo.- Cualquier falta que controversia la normativa de la lengua

6) Silepsis.- (Comprensión).- Consiste en concordar con la idea y no según la


pragmática. Ej. La mayoría han ( ha) dicho que no.

7) Anacoluto.- Frases partidas en las que la segunda parte no concuerda con la primera.

Ej. La televisión aparte de distraernos su función había de ser también educativa (darle
la vuelta a la frase).

8) Anantopódoton.- Frases en las que se exponen uno de los dos elementos que deberían
ser correlativos.

Ej. Mi...mi; por una parte...por otra parte

9) Pleonasmo.- Uso de más palabras de las necesarias para expresar una idea. Se asocia
con el énfasis y la redundancia. Algunas veces aceptable como expresivo o poético.

Ej. Lo vi con mis propios ojos, volver a reincidir, etc.

10) Anfibología.- Ambigüedad, doble sentido, incertidumbre.

Tipos de ambigüedad:

a) Orden de las palabras

b) Uso de los tiempos verbales y pronombres (el Betis gana al Celta en su campo)

c) Ambigüedad léxica (tomó una botella y se fue)

d) Ambigüedad morfológica ( Manuela no quiere a su hermana porque es mala)

11) Cacofonía.- Repetición casual de algunas letras o sílabas que producen un sonido
desagradable

Ej. un no sé QUÉ QUE QUEDAN balbuciendo

Terminación repetitiva de una sola sílaba.


9. RECOMENDACIONES.

Durante los últimos años los procesos de producción de textos han despertado el interés de
numerosos especialistas debido a que es muy importante para la formación de los alumnos
para convertirlo en un individuo más consciente y que participe activamente en la
sociedad a través de la construcción de ideas e información.

A los educadores nos corresponde la inmensa tarea de formar a los estudiantes en la


disciplina que les permitirá enfrentar con éxito las dificultades de la vida.

Un objetivo importante en todo ámbito de estudio es el desarrollo de las habilidades


comunicativas de todos los alumnos, en este tema ocupa un lugar destacado el referido a
la lengua escrita a través de sus trabajos encargados, para que no tengan dificultad al
momento de plantear sus tesis de graduación.

En todo ámbito de estudio se debe favorecer la producción de textos diversos. Desde los
primeros años debe propiciarse que los niños se expresen de forma espontánea,
libremente, sin restricciones, a la vez de una manera consciente y responsable acerca de la
producción de textos donde se incentive la redacción de su trabajos.
10. BIBLIOGRAFÍA.