Vous êtes sur la page 1sur 3

LINEA DE TIEMPO DE COLOMBIA

DESDE 1950 HASTA 1970

PRESENTADO POR:

GABRIEL ARGÜELLO MARTINEZ

PRESENTADO A:

PROFESORA: MARYELI PEREZ

UNIVERSIDAD COOPERATIVA DE COLOMBIA

PROGRAMA DE INGENIERIA INDUSTRIAL

NEIVA – HUILA

2019
COLOMBIA 1950 - 1970
1950 1952 - 1953 1955 - 1957

En este año aumenta la violencia En este año se presenta atentado Se registra el cierre del periódico El
en Colombia después del contra instalaciones del tiempo y Tiempo por el gobierno militar por
“Bogotazo”, hasta llegar a una es designado el primer cardenal negarse a publicar un enviado de
Colombiano Monseñor Cristanto
guerra civil no declarada entre Rojas Pinilla.
Luque.
liberales y conservadores. Desde
aquí comenzaría la lucha guerrillera Gustavo Rojas Pinilla toma el poder Se posesiona como presidente
en Colombia con el deterioro de con un golpe de estado y se dio Alberto Lleras Camargo, orientador
orden público y la situación político origen a la Asamblea Nacional de de los gobiernos conservadores y
social del país constituyente. liberales.

1962 - 1966 1959 - 1961 1958

Comienza el mandato de Diego El principal objetivo del plan de Lleras Camargo presenta como tal
Leon Valencia recibiendo el pais desarrollo era alcanzar una taza el primer plan general de desarrollo
resentido por el fenómeno de la anual de crecimiento para el económico y social que elabora el
violencia política en amplias zonas decenio del 60-70 de un 6.5%. pais después de la posguerra y por
de la nación. Toco enfrentar los consiguiente revela propósitos de
violentos para lograr la Otro objetivo era promover no solo un plan global y de cierta
pacificación. el desenvolvimiento económico perspectiva ya que se prolonga por
global sino la solución de los un periodo de 10 años.
problemas sociales.

1966 - 1970

Se posesiono Lleras Restrepo


quien introdujo la reforma
constitucional de 1968 con el
propósito de darle fuerza al poder
ejecutivo.

Se generó empleo para los


recursos humanos y naturales, y se
logra la justicia social a través de
políticas de ingresos y salarios.
ANALISIS

Con respecto a la información indagada de Colombia en una línea de tiempo de 1950 a 1970 se pudo analizar que antes
del 50 que surgiera tanto el tema de la violencia había aparecido por primera vez en la constitución el tema de planeación
allí se estableció que sería el congreso de la república el encargado de realizar los planes y programas para el fomento
de la economía nacional; correspondería, entonces al estado, la dirección de la actividad económica del país a través de
la planificación, hecho que fue ratificado luego, en la reforma constitucional de 1968.

En fin la planeación del desarrollo ha sido uno de los principales instrumentos de la política económica, con el que han
contado los gobernantes para presupuestar, orientar y ejecutar las tareas que conducirían al objetivo terminal de su
administración: el logro de mejores condiciones de vida para toda la comunidad.

Colombia, desde largos años atrás, ha adoptado este mecanismo y hoy, cuando nos aprestamos a recibir un nuevo plan
de desarrollo, El Salto Social, del que ya se conocen algunos apartes, nuevamente el tema de la planeación vuelve a
tomar un gran auge.

Muchas son las expectativas que ha generado la nueva administración que recién comienza a regir los destino de nuestro
país; su anuncio de un gran Acuerdo Social de productividad, precios y salarios como mecanismo antiinflacionario y como
instrumento bandera de su programa económico y social, invita a reflexionar no sólo sobre la posibilidades de lograr el
mismo sino, también, sobre el cambio que, inevitablemente ocasionaría sobre la tendencia neoliberal que caracterizó al
mandato del presidente Gaviria Trujillo.

Ha sido precisamente este nuevo viraje de la política económica, el objetivo del presente trabajo, ya que el sistema de
planificación y, consecuentemente la realización de los planes de desarrollo, no sólo ha nacido de una inspiración que
tiene como soporte la realidad social, política y económica de un país, sino que también obedece en gran medida a la
inclinación teórica que, tanto el administrador de turno como su equipo de colaboradores, pudieran tener en un momento
determinado.