Vous êtes sur la page 1sur 159

JO SÉ FERNANDO VELASQUEZ CARRERA

INTRODUCCION A LA
LÓGICA JURÍDICA
ANÁLISIS COMPARATIVO DEL
MODELO DE EDUARDO GARCÍA
MÁYNEZ CON ALGUNOS OTROS
DE LÓGICA JURÍDICA
CONTEMPORÁNEA

E D IT O R IA L PO RR Ú A
AV. REPÚBLICA ARGENTINA, 15
MÉXICO, 2001
Prim era Edición, 2001

C opyright © 2001 p or José F ernando V elásquez C arrera


32 Avenida, No. 051, Z ona 7
Col. U tatlan, G uatem ala, C entroam érica

Esta edición y sus características son, p ro pied ad de la


EDITORIAL PORRÚA, S. A. DE C.V.— 8
Av. R epública A rgentina, 15, 06020, M éxico, D. F.
Q ueda hecho el depósito que m arca la ley
D erechos reservados

ISBN 970-07-2570-7

IMPRESO EN MÉXICO
PRINTED IN M EXICO
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA
ÍNDICE

Introducción........................................................................................................... ix
I. N ociones G enerales de L ógica J urídica .............................................. 1
1. Noción o sentido de la lógica jurídica................................................. 1
2. Definición. Campo de Am pliación....................................................... 7
3. División de lógica juríd ica....................................................................... 10
II. D octrina del juicio jurídico ..................................................................... 17
1. Esencia de la norma jurídica................................................................... 17
2. Estructura de la norma jurídica............................................................. 21
3. Partes o elem entos de la norma jurídica............................................ 25
4. Clasificación de las normas jurídicas................................................... 33
4.1. La norm a de D erecho desde el punto de vista de su
cualidad.......................................................................................................... 34
4.2. La norm a de D erecho desde el punto de vista de su
cantidad.......................................................................................................... 36
4.3. La norma de Derecho desde el doble punto de vista de su
cualidad y cantidad........................................................................................ 40
4.4. Relaciones entre las normas jurídicas o juicios jurídicos ........ 45
4.4.1. Relaciones de oposición entre las normas................................. 46
4.4.2. Relaciones de equivalencia............................................................ 51
4.4.3. Relaciones de conversión entre las normas jurídicas.............. 55
4.5. La norma de Derecho desde el punto de vista de la relación .... 57
4.6. La norma de Derecho desde punto de vista de la modalidad 62
III. D octrina del concepto jurídico.................... 65
1. Concepto del concepto en la Lógica Jurídica.................................. 65
1.1. El método de formación conceptual en el campo jurídico 65
1.2. Características de los conceptos jurídicos................................. 70
1.3. Teoría de las definiciones jurídicas............................................. 73
2. Clasificación de los conceptos jurídicos............................................. 75
2.1. Clasificación de los conceptos jurídicos desde el punto de
vista de los objetos a que se refieren ................................................... 76
2.2. Clasificación de los conceptos jurídicos desde el punto de
vista de su extensión.................................................................................. 79
2.3. Clasificación de los conceptos jurídicos desde el punto de
vista de su contenido................................................................................. 80

V II
JOSÉ FERNANDO VEI.ÁSQUEZ CARRERA

2.4. Clasificación de los conceptos jurídicos desde el punto de


vista de sus relaciones recíprocas............................................................ 81
IV. D o c t r in a d e l r a c io c in io j u r í d i c o ............................................................. 85
1. Problemas extra-lógicos relacionados con la aplicación de normas
genéricas a casos concretos de la experiencia jurídica................. 86
1.1. Determinación de la vigencia........................................................ 87
1.2i El problema herm enéutico.................................,.......................... 87
1,3. El problema de las lagunas y las tareas de integración 89
2. Oposición contradictoria entre preceptos de d erech o................. 96
2.1. Concepto jurídico de oposición contradictoria entre
normas jurídicas......................................................................................... 97
2.2. Criterios para la solución de antinomias entre preceptos
de derecho.................................................................................................... 113
3. Teoría de silogismo jurídico................................................................... 114
4. Razonamientos por analogía y argumentum a contrario 118
4.1. Argumentum simil ad sim ili....................................................... 119
4.2. Argumentum a maiore ad m in u s.............................................. 121
4.3. Argumentum a minore ad m aiu s.............................................. 125
C o n c l u sio n e s .................................................................................................................... 131
B ib l io g r a f ía .............................................................................................................................................. 1 3 9
INTRODUCCIÓN

Introducción a la lógica jurídica es el tema que para optar al grado


académico de doctor en derecho presentamos a la División de Estudios
de Posgrado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional
Autónoma de México.
El estudio de esta reciente disciplina, entendida como un lógica^
de las normas o lógica deóntica, se justifica plenam ente dada la im­
portancia que ha adquirido en los últimos años.
Esta rama de la filosofía del derecho es de reciente formación.
A unque hay im portantes antecedentes, desde A ristóteles hasta
Leibniz y Bentham, su estudio sistemático se inicia en 1951 a partir
de dos ensayos paradgmáticos, Deontic Logic de George H e n r ic k
V o n W r ig h t e Introducción a la lógica jurídica de Eduardo G a r c ía J
M á y n e z . Desde esa fecha hasta nuestros días han aparecido num ero­
sos artículos y libros, y puede decirse que la lógica jurídica como?
lógica deóntica es una de las ramas más intensam ente cultivadas por
los lógicos y los filósofos del derecho en la actualidad.
Sin embargo, a pesar de la gran importancia de la misma para la
ciencia del derecho, la técnica legislativa y la inform ática jurídica,,
el aprovechamiento de los adelantos logrados se ha hecho muy difí­
cil, por la ausencia de textos accesibles para los estudiantes de dere­
cho y los juristas, en general, que sistematicen la totalidad de los
problemas de la misma. En nuestra actividad académica, como pro­
fesor de lógica jurídica y filosofía del derecho, hemos com probado
personalm ente esta laguna bibliográfica.
Con la expedición de los textos de Eduardo G a r c ía M á y n e z , Id#
traducción a la lógica jurídica, Lógica del juicio, Lógica del concepto,!
Lógica del raciocinio jurídico, los existentes sobre el tema, Intro¿
duccióñ’a la lógica jurídica de George K a i .in o w s k i , Norm a y acción;
una investigación lógica, un ensayo de lógica deóntica y la teoría^
general de la acción de George H enrick V o n W r i g h t , Lógica^
deón tiica. Concepto y sistemas, de Jesús R o d r íg u e z M a r ín , Lógica ju ^
rídica cleJLUrich K l u g o Lógica del derecho de Rupert S c h e i r e r , no
ábarcan la totalidad de los temas de la lógica jurídica, y presuponen
ya, conocimientos de lógica formal contem poránea que por lo co-
IX
X JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

mún no se dan en el pensum de estudios de derecho, que los hacen


inaccesibles para los estudiantes de derecho y los juristas, en general.
El presente estudio intenta resolver en alguna medida este vacío
bibliográfico, tratando de sistematizar los problemas fundam enta­
les de esta nueva disciplina, en un solo texto que oriente en forma
lo más clara y accesible que sea posible, dado lo complejo del tema,
al estudiante o al jurista interesados en estos temas.
Para lograr esta sistematización, analizamos comparativamente
el modelo lógico construido por G a r c ía M á y n e z , con los de algunos
de los cultivadores de la lógica deóntica modal o análoga a la modal,
como los de V o n W r i g h t , Arthur N. Prior, Norberto Bobbio, y George
K a l in o w s k j , y los de algunos de lógica jurídica como los de Ulrich
K l u g , Francisco Miró Quezada y el mismo George K a i . in o w s k i .
Examinamos en prim er término, la mayoría de su obra funda­
mental, desde su ensayo libertad, como derecho y como poder del
año 1939, hasta su filosofía del derecho de 1974, pasando por la
axiomática jurídica y el derecho de libertad de 1945, Introducción
al derecho del mismo año, Introducción a la lógica jurídica de 1951,
los principios su expresión simbólica de 1953, lógica del juicio ju rí­
dico de 1955 y lógica del concepto jurídico de 1959, lógica del ra­
ciocinio jurídico de 1964.
En segundo término, varios de sus artículos vinculados al tema
publicados en revistas especializadas, entre lo que se pueden m en­
cionar los siguientes: La lógica deóntica de G.H. V o n W r ig h t y la
Ontología formal del derecho, Estructura relacional de la regulación
jurídica, lógica del juicio jurídico, principio supremos de la ontología
formal del derecho y de la lógica jurídica, los principios generales
del derecho y la distinción entre principios jurídicos normativos y
no normativos, análisis crítico de algunas teorías sobre el concepto
de definición, Ontología formal del derecho y lógica jurídica, mi­
sión y límites de la herm enéutica jurídica.
Y por último, determ inados ensayos de filósofos y filósofos del
derecho que se ha ocupado del pensamiento lógico-jurídico de G a r c ía
M á y n e z , como José G a o s , Héctor-Neri C a s t a ñ e d a , Miguel S á n c h e z
M a z a s , G eorge K a l i n o w s k i , Juan R a m ó n C a p e l l a , Luis L e g a z y
Lacambra, y Luis R e c a s e n s S ic h e s .
Toda esta información fue contrastada con los modelos de lógica
deóntica modal o análoga a la modal, y de lógica jurídica ya menciona­
dos, habiendo logrado identificar como problemas fundamentales
de esta nueva disciplina, tanto problemas lingüísticos como lógicos.
Entre los lingüísticos, la radical ambigüedad y vaguedad que en
el lenguaje de esta nueva ciencia, existe en relación a: ¿Cuál es la
naturaleza de la lógica jurídica?, ¿Qué se entiende por la misma?,
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA XI

¿Cuál es su campo de estudio o aplicación?, y ¿Cuáles son sus partes


integrantes?.
En relación a la prim era interrogante, la discusión entre los cul­
tivadores de esta nueva disciplina, se centra en la m anera de como
entienden, la relación entre ella y la lógica formal general, y puede
plantearse en los siguientes términos: “Cuando se habla de lógica
jurídica, ¿se pretende hablar de una lógica autónom a, de una lógi­
ca especial o de una lógica aplicada?”1
Para la mayoría de los cultivadores de la m oderna lógica del
Derecho, entre los que se pueden m encionar ha Francisco Miró
Quezada, Ulrich K l u g en sus inicios,2 y George K a l in o w s k i , así como
para ciertos tratadistas de la filosofía jurídica que se han referido a
este tema, como es el caso de Luis G a r c ía San Miguel y Rafael B ie l s a ,
“la lógica jurídica no -sería- una lógica autónom a con leyes pro­
pias, sino simplemente la lógica ordinaria aplicada a la ciencia jurí­
dica y a la controversia jurídica.”3
Para otros, com o Charles P e r e l m a n , Luis R e c a s é n s S i c h e s y
Theodor V ie w e g , la lógica jurídica sería una lógica autónoma, una
lógica no-formal.
Por su parte para G a r c ía M á y n e z , como para posteriorm ente S á n -
c h e z -M a z a s y Ducci entre otros, la lógica jurídica sería una lógica
especial, “una rama, aspecto o aplicación de una Lógica general de
las normas, es decir, de una Lógica deóntica,”4 y como tal un com­
plemento de la lógica general de enunciados apofánticos, y no mera
aplicación de la misma al campo del derecho. Dicha tesis la encon­
tramos ya en la lógica del Raciocinio jurídico, en donde G a r c ía
M á y n e z , manifiesta: “Por ello defendem os la tesis de que la -lógica-
del derecho es una rama de la lógica de las normas, y, la última un
com plemento de la tipo apofántico (o de enunciados) ”,5 y la volve­
mos a encontrar en la Enciclopedia Jurídica Om eba,6 en la cual
G a r c ía M á y n e z expresa lo mismo.

1 B o b b io , N orberto: op. cit. pág. 31.


2 Nos referim os a la tesis sostenida p o r K l u c , en la p rim era edición de su Lógica ju ríd i­
ca, publicada en 1951. P osteriorm ente en su artículo «Acerca de !a estructu ra lógica de las
norm as» publicado en el año de 1964, en la Revista Ju ríd ica de B uenos Aires, escribió: «No
tiene n ad a de p articular el que haya que p lan tear la cuestión de saber si un cálculo dado es
adecuado o no para la representación de u na lógica de norm as». C itado p o r M a n so n T erra ­
zas , M anuel: K elsen y la lógica ju ríd ica form al. Edeval. V alparaíso, C hile, 1984. pág. 39.
3 S á n c h e z -M azas , M ig u e l: op. cit. p á g . 27.
4 S á n c h e z -M azas , M ig u e l: op. cit. p á g . 27.
5 G arcía M áynez , E duardo: Lógica del raciocinio jurídico. F ondo de C ultura Económ ica.
M éxico-Buenos Aires. M éxico, D.F., 1964. P á g . 8.
6 G arcía M áynez , E duardo: Lógica Jurídica. E n ciclo p ed iaju ríd ica O m eba. Tom o XVIII.
Editorial B ibliográfica A rgentina S.R.L., B uenos A ires-A rgentina, 1964, pág. 813.
XII JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

Nuestro criterio al respecto es que la lógicajurídica sería una lógica


especial, una rama, aspecto o aplicación de una Lógica deóntica, y como
tal una lógica paralela a la lógica de enunciados apofánticos.
En relación a la segunda y tercera interrogante, la controversia,
se centra sobre el sentido de la lógicajurídica, y los problemas que
deben ser analizados por la misma.
La mayoría de los autores que han cultivado la m oderna lógica
del Derecho, -com o Ulrich Klug, Francisco M ir ó Q u e z a d a y G e o r g e
K a u n o w s k i - , conciben aquella en el sentido tradicional de este tér­
mino, es decir, como lógica del razonamiento jurídico, definiéndola
como “teoría de la deducción”7, o de acuerdo con la terminología
de G a r c ía M á y n e z , “exclusivamente como lógica del raciocinio ju rí­
dico”8 , “lo que los ha llevado a examinar de modo exclusivo las cues­
tiones conexas con las tareas interpretativas y, para hablar en forma
más amplia, con la función de los tribunales.”9
Para Eduardo G a r c ía M á y n e z , a diferencia de los tratadistas ante­
riorm ente mencionados, la lógicajurídica se define como el “estu­
dio sistemático de la estructura de las normas, los conceptos y los
raciocinios jurídicos;”10 y su campo de aplicación o de estudio no se
restringe al análisis de la estructura de los raciocinios jurídicos, sino
que debe examinar además la estructura de las normas jurídicas
como juicios de índole diversa a la de los que estudia la lógica tradi­
cional, y la de los conceptos jurídicos.
Nuestro apreciación al respecto siguiendo la concepción de G a r ­
c ía M á y n e z es que la lógicajurídica se debe definir como el estudio
sistemático de la estructura de las normas, los conceptos y los racio­
cinios jurídicos y su campo de aplicación o de estudio no debe cir­
cunscribirse al examen de la estructura de los raciocinios jurídicos,
sino que debe abarcar además la estructura de las normas jurídicas
y la de los conceptos jurídicos.
En relación a la cuarta interrogante, el debate gira sobre cual es
la división de la lógicajurídica.
Para un gran núm ero de tratadistas, entre los que pueden men­
cionarse a Luis Legaz y Lacambra, Bobbio, Luis F e r n a n d o C o e l h o
y más recientem ente Manuel Atienza la lógicajurídica se dividiría
en dos grandes partes, la lógica del derecho o lógica jurídica
proposicional y la lógicajurídica propiam ente dicha, lógica de los
juristas o lógicajurídica decisional.
Para otros como Kalinowski, la m oderna lógica del derecho se
manifiesta en tres órdenes de estudios; como semiótica jurídica que
7 G arcía M áynez , Eduardo: lógica Jurídica. Enciclopediajurídica Omeba. op. cit. pág. 814.
8 G arcía M áynez , E duardo: Lógica del raciocinio jurídico, op. cit. Pág. 12.
9 G arcía M áynez , Eduardo: Lógica Jurídica. Enciclopedia, op. cit. pág. 812.
10 G arcía M áynez , E duardo: Lógica del Raciocinio jurídico, op. cit. pág. 14.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA XIII

sería una aplicación de la semiótica, entendida en su sentido filosó­


fico y sobre todo lógico11, como “ciencia de los lenguajes científicos
form alizados”12, a los lenguajes del derecho y de los juristas; esta
semiótica del derecho es una propedeútica a los otros dos órdenes;
como lógica de las normas, estudio de la estructura de las reglas del
derecho entendidas como proposiciones de tipo especial; y como
lógica jurídica entendida en su sentido restringido como teoría del
raciocinio jurídico.13
P or su p a rte, para G arcía M áynez , c o m o para C h a rles P erelman , y
G reg orow sk i, a d o p ta n d o la d iv isió n tr a d icio n a l d e la ló g ic a , c o m o lo
h a señ a la d o C o e lh o 14, so stien e la tesis d e q u e la ló g ica d e l d e r ech o
co m p r en d e tres g ran d es partes: lóg ica d el ju ic io , ló g ica d e l c o n c e p to y
ló g ic a d e l r a c io c in io ju r íd ic o , c o m o les d e n o m in a e n a lg u n a s d e sus
o b ra s, o d o c tr in a d e l ju ic io , d o ctr in a d e l c o n c e p to , y d o c tr in a d e l
r a c io c in io ju r íd ic o , c o m o lo h a c e e n otra.
Entre los lógicos, las incompletitudes de la mayoría de sistemas
lógico-deóntico y lógico-jurídico, y las inconsistencias que en la his­
toria de esta disciplina existen sobre la obra lógica de G arcía M áynez.
En cuanto a las incompletitudes, la mayoría de sistemas se ocu­
pan únicam ente de alguno de los temas de la misma, que desde
nuestra percepción son los relativos a la estructura de los juicios,
conceptos, y raciocinios jurídicos. Así por ejemplo, el sistema de V on
W right examina únicam ente el relacionado a la estructura de los
juicios o normas jurídicas dentro de su lógica deóntica, o teoría ge­
neral de las normas. Kalinowski por su parte, examina el m enciona­
do y el de la estructura del raciocinio jurídico, dentro de su lógica
de las normas y su lógica jurídica.
Según nuestra percepción, el sistema de G arcía M áynez es el único
que abarca en su totalidad los grandes temas de la lógica jurídica actual.
Sobre las inconsistencias que en la historia de la lógica jurídica
hay en cuanto a la obra lógica de García Máynez.
Los cultivadores de esta disciplina no se han puesto de acuerdo,
en cuanto a la extensión y la naturaleza de la misma.
Algunos como Kalinowski reducen la lógica de G arcía M áynez a
la expresión simbólica de su axiomática jurídica, expuesta en su for­
ma más acabada en los principios de la ontología formal del dere­
cho y su expresión simbólica, del año de 1953, considerándola como
11 K a lin o w sk i G eorge y Landowski, Eric: Semiótica Jurídica. C uadernos del In stitu to de
Investigacionesjurídicas. Sobre el d erecho com o discurso. A no V, n um ero 14, Mayo-Agosto
de 1990. Instituto de Investigaciones jurídicas. U niversidad N acional A utónom a de M éxico,
pág. 319
12 K a l in o w s k i , G eorge: Introducción a la lógica jurídica, op. cit. pág. 2 8 .
13 C o e l h o , Luiz F ernando: op. cit. pág. 8 7 .
14 C o e l h o , Luiz F ernando: op. cit. pág. 8 6 .
XIV JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

u n a te o r ía d e lo s p r ed ica d o s d e ó n tic o s, ram a d e la ló g ic a d e ó n tic a


d e n o m b res, d e n tr o d e la ló g ic a d e ó n tic a c o n te m p o r á n e a .
Otros como Miguel Sánchez M azas, la obra lógica del gran filósofo
mexicano, desde su Introducción a la lógicajurídica hasta su lógica
del concepto jurídico, pasando por los principios de la ontología
formal del derecho y su expresión simbólica, y su lógica del juicio
jurídico, se resuelve, finalmente en una especie de álgebra de térmi­
nos tales como reglado, no reglado, licito, ilícito, prescrito, prohibido.
Por último, hay autores, como Juan R amón C apelia , que distin­
guiendo en la obra de G arcía M áynez, una parte ontológica y otra
lógica, señalan que su obra lógica abarca únicam ente la aplicación
de la lógica formal tradicional al campo jurídico.
Según nuestro criterio el problema surge como consecuencia de
que algunos cultivadores de la misma, no han diferenciado la obra
ontológica de G arcía M áynez, de su obra lógica.
En tercer lugar, por la relevancia que tiene su obra, para la lógi­
cajurídica, como lógica deóntica; y que ha sido destacada por varios
filósofos como Antonio H ernández G il , Luis R ecasens S iches y Luis
L egaz y L acambra .
H ernández G il al respecto ha manifestado: “En el campo de la
lógica deóntica -y señaladamente en el entendim iento de la lógica
jurídica como deóntica-, el mexicano Eduardo G arcía M áynez ha
logrado difusión y renom bre universales.”15
R ecasens S iches p o r su p arte h a señ a la d o c o n ju sticia : “Es u n o
d e lo s m á s e m in e n te s d e sc u b r id o r e s y e x p lo r a d o r e s d e l a n á lisis
o n to ló g ic o y ló g ic o fo rm a l d e lo ju r íd ic o , a u n n iv el, c o n u n a p ro ­
fu n d id a d , co n u n d etalle, d e tipo m icro scó p ico y d e p recisión m atem á­
tica. Sin m en g u a d e la estim a ció n q u e m erec en los trabajos d e otros
autores q u e se han d ed ica d o al análisis d e este tem a -p o r ejem p lo , Fran­
cisco M iro Q uezada, U lrich Ki .ug , V on W right y Kalinowski- la aporta­
ció n d e G arcía M áynez e n este cam p o destaca d e m o d o e m in e n te .”16
Y L u is L egaz y L acambra , agrega: “El h e c h o d e q u e h a lla m o s
m o stra d o a lg u n a d u d a so b re la p r e te n sió n d e co n str u ir u n a “n u e v a ”
ló g ic a , o el d e q u e C arlos Cossio c o n sid e r e la ob ra d e G arcía M áynez
c o m o rep resen ta tiv a d e l p u n to d e vista m ás tra d ic io n a l e n m a teria
d e ló g ic a ,..., n o a fecta lo m ás m ín im o a su elev a d o valo r c ie n tífic o :
sus e stu d io s so n u n a p e r fe c ta ra d io g ra fía d e la n o rm a y d e l p en sa r
d e l ju rista , q u e d eja lib re to d o lo q u e e n su ra zon ar hay a d em á s d e
lo q u e a p a rece r a d io g r á fic a m e n te .”17
15 H er n á n d ez G il , A ntonio: op. di. pág. 135.
16 C itado p or H ern á n d ez G il , A ntonio: op. cit. pág. 135.
17 L egaz y L acam bra , Luis: Lógica Form al y Lógica razonable. En Estudios en h o n o r del
d o c to r Luis R e c a s e n s S ic h e s . U niversid ad N acio nal A u tó n o m a de M éxico, M éxico,
1980. pág. 537.
INTRODUCCIÓN A I.A LÓGICA JURÍDICA XV

¿En qué consiste la relevancia de la obra lógica de G arcía M áynez?


La obra del iusfilósofo mexicano, que se desarrolla entre otros
en los siguientes estudios: Introducción a la lógica jurídica. México,
1950; Los principios de la ontología formal del derecho y su expre­
sión simbólica, México,1953, Lógica deljuicio jurídico. México, 1955;
Lógica del concepto jurídico. México, 1959; Lógica del Raciocinio
jurídico, México, 1964; representa como lo han señalado Bobbio, y
Kalinowski, una de las tres grandes vertientes de esta nueva disciplina.
Según Bobbio, por ejemplo, desde el puntó de vista geográfico y
lingüístico, en la lógica deóntica pueden distinguirse tres áreas de
difusión: el área de lengua española, que encabeza G arcía M áynez;
el área eslava, que com prende, junto con K alinowski y otros lógicos
polacos, al checo W einberger ; el área de lengua inglesa, que se ha
desarrollado partiendo sobre todo de los estudios de Von W right y
comprende al conjunto más numeroso y continuamente en aumento
(Anderson, Prior, Rescher, Dawson, Alien).
C apítulo I
NOCIONES GENERALES DE LÓGICAJURÍDICA

Iniciarem os nuestro análisis del pensam iento lógico-jurídico de


Eduardo G arcía M áynez, examinando ciertas nociones generales que
aunque no se encuentran expresamente señaladas por el Iusfilósofo
mexicano, como parte de la temática de la Lógicajurídica, creemos
que es necesario incluirlas. Dentro estas nociones estarían entonces, lo
relativo a la noción o sentido de la lógica jurídica, su definición,
campo de aplicación, y lo referente a su división.
Partiremos entonces del examen del pensam iento de G arcía
M áynez acerca del problema relativo a la verdadera noción o sentido
de la lógicajurídica.

1. N oción o sentido de la lógicajurídica


Este problema es, como lo han señalado Miguel SáN chez-M azas1
y Elias D íaz ,2 uno de los problemas que más polémica ha causado
entre los cultivadores de esta disciplina.
Según nuestro criterio, y siguiendo para el efecto las ideas de
N orberto Bobbio,3 consideramos que dicho problema se vincula con
la m anera de cómo entienden los cultivadores de esta ram a de la
Filosofía del Derecho,4 la relación entre ella y la lógica formal gene­
ral, y puede plantearse en los siguientes términos: “Cuando se habla
de lógicajurídica, ¿se pretende hablar de una lógica autónom a, de
una lógica especial o de una lógica aplicada?.”5
1 S á n c h e z -M azas , M iguel: Cálculo de las norm as. Ediciones Ariel, Barcelona, 1 9 73 . pág. 26.
í* 2 D ía z , Elias: Sociología y Filosofía del Derecho. T aurus E diciones, S.A., M adrid, 1 9 7 7 .
pág. 95.
3 B o b b io , N orberto: D erecho y L ógica. C uaderno 18. C entro de Estudios filosóficos.
U niversidad N acional A utónom a de M éxico, M éxico, D.F., 1965. pág. 31,
4 R eca sen s S ic h e s , Luis: La Filosofía del Derecho en México durante el siglo XX. L X X V años
de evolución jurídica en el mundo. Filosofíajurídica, Vol. IV. U niversidad N acional A utónom a
de M éxico, M éxico, 1979. pág. 53.
5 B o b b io , N orberto: op. cit. pág. 31.

1
2 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

Para la m a y oría d e lo s cu ltiv a d o res d e la m o d e r n a ló g ic a d e l


D e r e c h o , e n tr e lo s q u e se p u e d e n m e n c io n a r h a F ra n cisco M iro
Q uezada , U lric h K lug en sus in ic io s ,6 y G e o r g e Kalinowski, así c o m o
para cierto s tratad istas d e la filo so fía ju r íd ic a q u e se h a n r e fe rid o a
e ste tem a, c o m o es el ca so d e L u is G arcía San M ig u el y R afael B iei.sa ,
“la ló g ic a ju r íd ic a n o - s e r ía - u n a ló g ic a a u tó n o m a c o n ley es p r o ­
p ia s, sin o sim p le m e n te la ló g ic a o rd in a r ia a p lica d a a la c ie n c ia ju r í­
d ica y a la co n tro v e rsia ju r íd ic a .”7 A sí, se g ú n M iro Q uezada , la lóg ica
ju r íd ic a “es u n a e s p e c ie d e ló g ic a a p lica d a y c o m o tal d e b e versar
s o b r e las le y e s ló g ic a s q u e p e r m ite n e fe c tu a r las d e r iv a c io n e s
d ed u ctiv a s e n e l p e n sa m ie n to ju r íd ic o .”8 U lrich K lug, p o r su p arte
c o n sid e r a q u e “el q u e se h a b le ... d e ló g ic a ju r íd ic a n o p u e d e sig n i­
fica r el q u e d e fe n d a m o s la id e a d e q u e haya u n a ló g ic a a u tó n o m a
para la ju r isp r u d e n c ia , tan a u tó n o m a q u e n o se p a rezca a la ló g ic a
q u e se e m p le a e n otras ram as d e la c ie n c ia y q u e , p o r ta n to , p o se a
ley es p r o p ia s.”9 Y m ás a d ela n te agrega: “D e co n sig u ie n te : c u a n d o se
h a b la d e ló g ic a ju r íd ic a n o se trata d e u n a ló g ic a para la q u e rijan
ley es e sp e c ia le s, sin o q u e se n c illa m e n te se d e sig n a la p a rte d e la ló ­
g ic a q u e tie n e a p lic a c ió n a la c ie n c ia ju r íd ic a .”10 Kalinowski, q u ien
se g ú n J o sé F errater M ora es “u n o d e lo s a u to re s a q u ie n e s m u c h o s
cu ltiv a d o res d e la ló g ic a d e ó n tic a 11 h a n d e sta ca d o p o r la im p o r ta n ­
cia d e sus estu d io s en este ca m p o , y e sp e c ia lm e n te e n ló g ic a ju r íd i­
c a ”12 , c o n sid e ra p o r su la d o , “q u e n o hay m ás q u e u n a ú n ic a ló g ica
c o n a p lic a c io n e s m ú ltip les, y q u e, p o r ta n to , n o p u e d e h a b la rse, sin o
im p r o p ia m e n te , d e ló g ica s e sp e c ia le s, h a b ie n d o só lo diversas a p li­
c a c io n e s d e las leyes ló g ica s a la m a tem á tica , a la filo so fía , al d e r e ­
c h o , e tc é te r a .”13 G arcía San M igu el, filó s o fo d e l d e r e c h o e sp a ñ o l,
6 Me refiero a la tesis sostenida por K l u g , en la prim era edición de su Lógica ju rídica,
publicada en 1951. P osteriorm ente en su artículo “A cerca de la estructu ra lógica de las nor­
m as” publicado en el año de 1964, en la R evistajurídica de B uenos Aires, escribió: “No tiene
nada de p articular el que haya que plan tear la cuestión de saber si un cálculo dado es ade­
cuado o no para la representación de una lógica de norm as". C itado p or M ansón Terrazas,
M anuel: Kelsen y la lógica ju ríd ica form al. Edeval. Valparaíso, C hile, 1984. pág. 39.
7 S á n c h e z -M a zas , M ig u e l: op. cit. p á g . 27.
8 M ir o Q u e z a d a , Francisco: Problem as fundam entales de la lógica ju ríd ica. Lima. Bi­
blioteca de la Sociedad p eru an a de filosofía. 1956. pág. 15.
9 Kluc., Ulrich: Lógica Jurídica. Publicaciones de Facultad de D erecho. U niversidad
C entral de Venezuela. Editorial Sucre, Caracas, 1961. T raducción al C astellano p o r el Dr.
Ju an David G arcía B acca del original en alem án Juristische Logik de 1951. Pág. 18.
10 K luc ., U lrich: op. cit. pág. 20.
'i Por lógica deóntica se en tien de el estudio lógico-form al de conceptos norm ativos.
V o n W r ig h t , G eorge: Un Ensayo de Lógica deóntica y la teoría general de la acción. Instituto
de investigaciones filosóficas. UNAM. C uaderno 33. 1976. pág. 11.
12 F errater M o r a , José: Diccionario de Filosofía. 1. Alianza editorial, S.A., 7S reim presión.
1990, M adrid. Pág. 746.
13 C itado por B o b b io , N orberto: op. cit. pág. 32.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 3
entiende la lógicajurídica, “no según la perspectiva estricta de una
lógica especial de las normas jurídicas, sino como una aplicación de
la lógica ordinaria a la argumentación forense, en la línea de Ulrich
K i .u g ...”14 Por último, para Bielsa la lógicajurídica es la “lógica apli­
cada a la ciencia, que en nuestro caso es la ciencia jurídica.”15
Para otros, como Charles P erei.m an , Luis R ecaséns S iches y
Theodor V ieweg , la lógicajurídica sería una lógica autónom a, una
lógica no-formal. Así, según P erei.man, la lógicajurídica “no es una ló­
gica formal, sino una lógica de la razonable.”16 Se presentaría como
una ‘argum entación’ que depende de la m anera como legisladores
y jueces conciben su m isión.17 “El razonamiento jurídico, relativo a
la descripción, aplicación y calificación de los hechos, a la selección
y a la interpretación de las normas aplicables, no es -continua mani­
festando P erei.man - de naturaleza puram ente form al.”18 Y agrega,
habría entonces “una lógica no-formal, consagrada al estudio de la
argum entación, es decir, del conjunto de los razonamientos que sir­
ven para apoyar o rebatir una tesis, que perm iten criticar y justificar
una decisión.”19
R ecaséns S iches , por su lado a señalado que “ los contenidos de
las normas del Derecho positivo no pueden, no deben ser tratados
empleando la lógica pura, la lógica tradicional, la lógica matemática, la
lógica de lo racional. El reino de la vida humana, al que pertenece
el Derecho positivo, posee otra lógica, que es tan lógica como la de
lo racional o pura, pero diferente de ésta, a saber: la lógica de lo
razonable... lógica de lo humano... una razón im pregnada de pun­
tos de vista estim ativos, de criterios de valoración, de pautas
axiológicas.”20 Theodor V iehweg , concuerda con R ecaséns en la
crítica al reduccionismo de la lógicajurídica con respecto de la lógi­
ca formal, manifestando al respecto: “tienen seguram ente razón los
que sostiene que la lógica formal no basta por sí sola para explicar
el pensamiento jurídico: ésta ha sido últimam ente -d ice- la posi­
ción de R ecaséns S iches en su artículo The material logic of de the
Law.”21 “Podría decirse -añade V iehweg- que el dom inio de racio­
nal es más extenso que el de la lógica form al...”22
14 C itado p or S á n c h e z -M azas , Miguel: op. cit. pág. 60.
15 C itado p o r M a n so n T err aza s , M anuel: op.cit. pág. 35.
16 C itado p or M a n so n T err aza s , M anuel: op.cit. pág. 43.
17 Ibid. pág. 43.
18 Ibid. pág. 43.
19 Ibid. pág. 43.
20 D íaz , Elias: op. cit. pág. 95.
21 Díaz, Elias: op. cit. Pág. 96.
22 Ibid. Pág. 96.
4 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

Ahora bien, en relación al problema que hemos venido exami­


nando, G arcía M áynez, a diferencia de los cultivadores de la lógica
jurídica que sostienen que la misma sería una simple aplicación de
la lógica general al campo del derecho, sostiene la tesis, como lo
hacen posteriorm ente Sánchez-M azas23 y Ducci24 entre otros, que
la lógicajurídica sería una lógica especial, “una rama, aspecto o apli­
cación de una Lógica general de las normas, es decir, de una Lógica
deóntica,”25 y como tal un complemento de la lógica general de
enunciados apofánticos, y no mera aplicación de la misma al campo
del derecho. Dicha tesis la encontramos ya en la lógica del Raciocinio
jurídico, en donde G arcía M áynez, manifiesta “Por ello defendemos
la tesis de que la -lógica- del derecho es una rama de la lógica de las
normas, y, la última un complemento de la tipo apofántico (o de
enunciados)”26, y la volvemos a encontrar en la Enciclopedia Jurídica
Omeba, en la cual G arcía M áynez expresa “la del derecho -se refiere
a la lógica- sería un capítulo de la lógica de las normas, y la última
un com plemento de la de tipo apofántico (o de enunciados).27
G arcía M áynez , argum enta para probar la afirmación anterior,
de que la lógica jurídica no es una mera aplicación de la lógica
apofántica al campo del derecho, sino un com plemento de la mis­
ma, las siguientes razones:
A) m ientras la lógica pura, tradicional o apofántica es una lógica
del ser no de los norm ativo y se aplica a ju icios enunciativos, que en
todo caso afirm a o niega algo de su verdad o de su falsedad;28 los prin­
2S S á n c h e z -M azas , considera que “an te la am bigüedad actual del térm ino Lógicajurídica,
hem os de dejar bien asentado que... en tend erem o s siem pre dicho térm ino en su acepción
mas precisa y restringida que lo vincula y subordina a la noción de Lógica d eó ntica o Lógica
de las n orm as.” S á n c h e z -M a zas , Miguel: op. cit. pág. 27.
24 Ducci, p o r su parte hace referencia a “una lógica de las norm as o deóntica, a la que
p erten ece la lógica del D erecho.” C itado por M a n so n T erraza s , M anuel: op. cit. pág. 35.
25 S á n c h e z -M azas , M iguel: op. cit. pág. 27.
26 G arcía M á ynez , E duardo: Lógica del raciocinio ju rídico . Fondo de cu ltura económ i­
ca. M éxico-Buenos Aires. M éxico, D.F., 1964. Pág. 8.
27 G a rcía M áynez , Eduardo: L ógicajurídica. E nciclop ediaju rídica O m eba. Tom o XVIII,
E ditorial B ibliográfica A rgentina S.R.L., B uenos A ires-A rgentina, 1964, pág. 813.
28 Según sostiene, G eorge K a l in o w sk i , la concepción tradicional de la lógica, que consi­
d era que la m ism a no se ocupa sino de las proposiciones identificadas con los enunciados
verdaderos o falsos, ha sido superada hace tiem po. En la actualidad, los lógicos estudian no
solam ente las expresiones verdaderas o falsas, sino tam bién aquellas que no lo son, com o el
ruego, estudiado p o r la lógica optativa; las interrogaciones estudiadas p o r la lógica erotética
y los im perativos p or la lógica de los directivos (Logic o f com m ands). Así, por ejem plo,
C harles Perelman y L. O lb r e c h t s en su T raite de l’argum entation rh etoriq ue, N. R e sc h e r en
su the logic o f C om m ands y T. Kubinski en su Introduction a la theorie logique des questions,
han exam inado desde el p un to de vista lógico el ruego, las órd en es y las interrogaciones.
Kalinowski, G eorge: Lógica de las norm as y Lógica D eóntica. Posibilidad y relaciones. Bi­
blioteca de Etica, Filosofía del Derecho y Política.22. Distribuciones Fontam ara, S. A., México,
D.F., prim era edición m exicana. 1993. págs. 19, 39, 46, 47 y 69.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 5
cipios de la lógica del Derecho, se refieren a normas de conducta y
afirman algo de su validez o invalidez. Textualmente dice en la Intro­
ducción a la lógica jurídica: “Es importante percatarse de que no se
trata de una aplicación, al campo del derecho, de las leyes supremas
de la lógica pura. Mientras las últimas se refieren a juicios enunciativos,
y afirman o niegan algo de su verdad o falsedad, los otros principios
aluden siempre a normas y afirman o niegan algo de su validez o inva­
lidez. Aquellos pertenecen por ende, a la lógica del ser; estos, a la del
deber jurídico.”29
Como se puede observar, la afirmación de G arcía M áynez, como
bien lo ha señalado H éctor N eri C astañeda ,30 sugiere de que la lógi­
ca del derecho como una rama de la lógica normativa sería distinta
de la lógica ordinaria, aunque paralela a ella, debido esencialmente
ha la presuposición de que las normas no son ni verdaderas ni fal­
sas, como lo son los juicios enunciativos, sino “válidas” o “inválidas”.
G arcía M áynez , en la polémica que sobre la relación entre reglas
normativas y mandatos se ha despertado desde los últimos años de
la década del treinta del presente siglo hasta la fecha con la finali­
dad de sistematizar la lógica general de las norm as y de los im pera­
tivos, en la mejor tradición kantiana seguida entre otros por Max
S chei.er y Nicolai H artman , identifica las normas jurídicas especie
de las normas en general con los imperativos, dando por sentado
que existe una lógica general de las normas o imperativos. Así en su
ensayo, Lógica del juicio jurídico, manifiesta: “Indudablem ente, las
normas son juicios, más de un carácter sui generis. Esto se ha admi­
tido siempre, y por ello se habla de cuatro especies de proposiciones y,
paralelam ente, de otras tantas clases de pensamientos: enunciativos,
optativos, interrogativos e imperativos. La lógica tradicional se re­
fiere a los primeros, y sus principios sólo a éstos son aplicables. La
jurídica, en cambio, estudia los del último grupo, y puede conside­
rarse, por tanto, como rama o caso especial de la del deber.”
B) La autonomía (o especificidad) de los principios supremos de
la lógica formal del Derecho sólo podría negarse en la hipótesis de que
el concepto de ju icio norm ativo pudiese reducirse al de ju icio
enunciativo, y el de validez al de verdad. Esta tesis ha sido sostenida
entre otros por Héctor N e ri C a s ta ñ e d a , quien en su ensayo “Un sistema
general de lógica normativa”, ha afirmado: “N o hay nada anormal en
decir: si es verdadera la norma “Carlos debe pagar su deuda”, enton-
29 G arcía M á V’n e z , E duardo: Introducción a la lógica jurídica. C olofón, S.A., M éxico,
1991. pág. 10.
30 C a sta ñ ed a , H éctor Neri: Un sistema general de lógica normativa. D ianoia, 3, A nuario
del C entro de Estudios Filosóficos de la U niversidad N acional A utónom a de M éxico, Fondo
de C ultura E conóm ica, 1957. pág. 303.
6 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

ces Carlos debe pagar su deuda y viceversa. Por tanto, diremos -agrega
C astañeda - q u e la s n o r m a s s o n v e r d a d e r a s o fa lsa s, y q u e la s n o r m a s
son también proposiciones, esto es, oraciones indicativas.”31
Como se puede observar, y como lo ha manifestado Kalinowski32,
Castañeda colocándose de parte de aquellos que desde P latón y
A ristóteles hasta ciertos lógicos contem poráneos, como Carlos
Cossio33, pasando por Tomás de A q u in o , W ollaston , C udw ort , R eíd
y tantos otros, han admitido un conocimiento práctico, 34 y para quie­
nes la moral y el derecho constituyen precisamente el conocimiento
de lo que el hombre debe o (y) puede hacer o (y) no hacer,35 enun­
cia las normas en forma de proposiciones normativas a las cuales se
les pueden atribuir los valores de verdad o de falsedad.
G arcía M áynez , criticando la tesis de C astañeda señala que lo ase­
verado por el em inente filósofo guatemalteco, no dem uestra que
sea correcto atribuir a las normas, los mencionados valores. Al res­
pecto manifiesta: “Si declaramos que Carlos debe pagar su deuda
porque debe pagarla, no haremos, sino expresar la identidad del
deber consigo mismo y, por ende permanecerem os dentro de la ór­
bita de la normatividad; si añadimos que la norm a es verdadera y
que, por serlo, asume carácter enunciativo, habrá entonces que ad­
mitir el criterio de verdad aplicable a los enunciados o, en otras
palabras, hacer depender la verdad de aquella de la coincidencia
entre lo que expresa y la conducta real del sujeto a quien obliga. Por
este camino, la tesis desemboca en el absurdo, porque si Carlos paga
su deuda, la norm a será verdadera, y si no la paga será falsa.”36 Y
Agrega “Supongamos ahora que, para evitar el escollo, insistimos en
que es verdadera no porque Carlos pague efectivamente lo que debe,
sino porque debe pagarlo. Al razonar así, reconocemos, querámoslo
o no, que el criterio de verdad no es aplicable a los juicios normativos, y
que el sentido de estos difiere radicalmente del de todos los demás.
Si el precepto que obliga a los deudores a respetar sus compromisos
no queda invalidado porque Carlos no cumpla el suyo, resulta evi­
dente que la norm a tiene un atributo -el de validez- radicalmente
distinto del de verdad o falsedad de cualquiera de los juicios que
acerca de la conducta efectiva de ese objeto podamos form ular.”37
31 C a sta ñ ed a , H éctor N e r i : op. cit. pág. 308.
32 K a l in o w s k i , G eorge: Introducción a la lógica jurídica.Elem entos de sem iótica ju ríd i­
ca, lógica de las norm as y ló g icaju ríd ica. Editorial U niversitaria de B uenos Aires, Buenos
Aires A rgentina, 1953. págs. 54 y 55.
33 citado p o r K a l in o w sk i , G eorge: Lógica del discurso norm ativo. E ditorial Tecnos,
M adrid, 1972. pág. 53.
34 K a l in o w sk i , G eorge: Introducción a la Lógica jurídica, op. cit. pág. 56.
35 K a l in o w sk i , G eorge: Lógica del discurso normativo, op. cit. pág. 53.
36 G arcía M áynez, Eduardo: IJÍgica Jurídica. E nciclopediajurídica Om eba. op. cit. pág. 813.
37 Ibid. pág. 813.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 7
Según nuestro criterio, el problema del valor de verdad o de
falsedad de las normas jurídicas, problema de carácter semántico
como bien lo ha señalado Kalinowski,38 aunque sea examinado como
un problema lógico, es ante todo un problema filosófico, y como con­
secuencia, las respuestas que se den para tratar de resolverlo, dependerán
de la orientación filosófica del que contesta. Así para un positivista, las
normas jurídicas no serán verdaderas o falsas.39 Para un iusnaturalista,
que ve en el derecho natural un derecho divino, por el contrario, las
normas jurídicas serán verdaderas o falsas.40
Como se puede observar, la solución del problema de saber si las
normas jurídicas son o no verdaderas o falsas es una cuestión de hecho.
C) Las normas son indudablemente juicios; pero con un carácter
sui generis. Los lógicos hablan de cuatro clases de juicios: enunciativos,
optativos, interrogativos e imperativos. Ahora bien, la lógica tradicio­
nal lo es solo de los juicios enunciativos.
D) El juicib enunciativo, no formula imperativo ninguno en rela­
ción con el objeto de la predicación. En cambio, el juicio jurídico,
lejos de referirse al orden del ser o del comportamiento real de los
sujetos, refiérese al de la conducta prescrita o facultada, y, por ende
no dice que han o dejan de hacer aquellos, ni como se comportan sino
com o tienen el deber o el derecho de conducirse.
E) Si la norma del Derecho es un objeto imperativo, o, para expresarlo
mejor imperativo-atributivo, de ella habrá que predicar no la verdad
o la falsedad, sino la validez, o la invalidez.
F) La mejor demostración de que los conceptos de verdad y validez
son irreductibles obtiénense cuando se investiga de que dependen la ver­
dad de los juicios enunciativos y la validez de las normas de conducta.41
De lo expuesto, podemos concluir afirmando que Eduardo G ar­
cía M áynez , en
cuanto al problema relativo a la noción o sentido de
la lógicajurídica, problema vinculado a la relación que existe entre
esta y la lógica formal general, sostiene que la misma es una lógica
especial, una rama de la lógica de las normas, que como tal es un
complemento de la tipo apofántico (o de enunciados).

2. D efinición : campo de aplicación


Luego de haber examinado la posición de G arcía M áynez acerca
del problema relativo a la verdadera noción o sentido de la lógica
G eorge: Introducción a la Lógica jurídica, op. cit. pág. 57.
38 K a l in o w sk i ,
G eorge: Introducción a la Lógica jurídica, op. cit. pág. 56.
39 K a l in o w s k i ,
40 Ibid. pág. 56.
41 R eca sen s S ic h e s , Luis: op. cit. pág. 53.
8 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

jurídica, analizaremos su concepción acerca del problem a referente


a la definición y campo de aplicación de la Lógicajurídica.
T r a d ic io n a lm e n te , c o m o lo h a n señ a la d o L uis L egaz y L acambra
y ju a n R am ón C apella, la ló g ica ju ríd ica ha ten id o el sen tid o d e lóg ica
d e l r a z o n a m ie n to ju r íd ic o . L egaz y L acambra h a d ic h o al resp ecto :
tr a d ic io n a lm e n te la L ó g ic a ju r íd ic a tie n e el se n tid o d e la L ó g ica d e l
r a z o n a m ie n to ju r íd ic o , d e l m o d o d e ra zon ar p r o p io d e lo s ju rista s.
C o n c r e ta m e n te se h a n a lu d id o c o n e lla a u n a activ id a d d e la c ie n c ia
ju r íd ic a q u e a p lica las reg la s d e la L ó g ica g e n e r a l a la r e so lu c ió n d e
d e te r m in a d o s p r o b lem a s ju r íd ic o s, y a u n c a m p o d e p r o b le m a s ju r í­
d ic o s cu ya ín d o le p e c u lia r req u iere u n tra ta m ien to e s p e c ífic a m e n te
ló g ic o .”42 A sí, para L eibniz , -a g r e g a L egaz y L acambra - “la ló g ic a
ju r íd ic a era e l arte co m b in a to r ia q u e u san lo s ju rista s para d efin ir,
dividir, fo rm a r ca so s y reso lver p e tic io n e s d e p r in c ip io y a n tin o m ia s
(ars so lv e n d i a n tin o m ia s ).”43 C ap ella, p o r su parte h a m a n ifesta d o
“ya d e sd e a n tig u o es c o n o c id a o tra “ló g ic a ju r íd ic a ” la q u e tie n e p o r
o b jeto el ex a m en d e los razon am ien tos utilizados e n la in terp retació n
d el d e rech o , y q u e en cu en tra su m ás im p ortan te n ú c leo d e p rob lem as
e n e l a n á lisis d e la in te r p r e ta c ió n a n a ló g ic a .”44
La mayoría de los autores que han cultivado la m oderna lógica
del Derecho, -com o U lrich K lug , Francisco M iro Q uezada y George
Kalinowski- , conciben aquella en este sentido tradicional del térmi­
no, definiéndola como “teoría de la deducción”,45 o de acuerdo con
la terminología de G arcía M áynez, “exclusivamente como lógica del
raciocinio jurídico”,46 “lo que los ha llevado a exam inar de modo
exclusivo las cuestiones conexas con las tareas interpretativas y, para
hablar en forma más amplia, con la función de los tribunales.”47
Así, para U lrich K lug , “suele designarse con esta expresión tan solo
un delimitado campo dentro del amplio de aplicaciones de la lógica
del Derecho, y de ordinario suele hablarse de lógicajurídica dentro
de las teorías concernientes a la aplicación de la ley. Tal es el lugar
ordinario en que se estudian semejantes problemas. Bajo otra for­
ma se denom inan problemas referentes a la determ inación de la
norm a jurídica, correspondiente al caso considerado. Se presupo­
ne, pues, la existencia de regulaciones jurídicas, inclusive la de cos­
tumbres jurídicam ente admitidas, todas con carácter de normas y se
las considera precisamente en dirección al caso jurídico presente.
42 L eg az y L a ca m b ra , Luis: Filosofía del Derecho. Bosch, Casa E ditorial, B arcelona, 3a.
edición. 1972. pág. 17.
43 C itado por L e c a z y L a ca m b ra , Luis: op. cit. pág. 47.
44 C a pella , Juan-R am ón: El Derecho como lenguaje. Un análisis lógico. E diciones A riel,
B arcelona, España, 1968. Págs. 20 y 21.
45 G a r c ía M ávnez, Eduardo: Lógica Jurídica. Enciclopediajurídica Omeba. op. cit. pág. 814.
46 G arcía M áynez , Eduardo: Lógica del raciocinio jurídico, op. cit. pág. 12.
47 G arcía M á ynez , Eduardo: Lógica Jurídica. Enciclopedia, op. cit. pág. 812.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 9
Se trata, de consiguiente, de una derivación de las líneas directivas,
que proviniendo de los principios generales, convienen al caso con­
creto propuesto, directivas generales que se hallan incluidas en las
determinaciones legales, entre las que deben contarse las reconocidas
en Derecho consuetudinario.
Así que en esta determinación del Derecho se trata de deducciones,
y el análisis lógico de las mismas tiene que entrar en el tema propio
de la lógicajurídica. Siguiendo, pues este uso hemos de decir: La
lógicajurídica es la teoría de las reglas de la lógica formal que han
llegado a tener aplicación en las cuestiones concretas de la búsqueda
del D erecho.”48 Yagrega más adelante “La lógicajurídica en el senti­
do en que vamos entendiéndola, resulta ser aquella parte (especial) de
la lógica (general) que proviene de la búsqueda del Derecho, como
ámbito propio de aplicación de las normas generales.”49 Por su par­
te, M ir o Q u e z a d a , sostenía en un artículo del año 1956, lo siguiente:
“Hoy en día nadie puede negar ya que existe una verdadera lógica
jurídica, es decir, una teoría del raciocinio jurídico que permite efec­
tuar deducciones y pasar deductivamente de unas proposiciones ju ­
rídicas a otras, al igual de lo que sucede en los aspectos deductivos
de las demás ciencias.”50
Ya en su Teoría de la deducción jurídica, publicada un año antes,
había manifestado, “La tarea de la lógicajurídica es concreta y per­
fectam ente delimitada: existen en la práctica del derecho positivo
determ inados tipos de razonamientos deductivo y es m enester evi­
denciarlos m ediante una adecuada técnica de form alización.”51
K a l in o w s k i , p o r o r ó lado, ha manifestado que en materia de inter­
pretación distinguen los juristas “entre los elementos de la verbal y
real, el orden lógico, entre las causas de la ley, su razón lógica, entre
las actividades interpretativas, el desenvolvimiento lógico de las nor­
mas, entre las corrientes, escuelas y métodos, la escuela y el método
lógico. Esta nom enclatura ha hecho suponer la existencia de una
lógicajurídica específica, que sería la ciencia de ciertas reglas espe­
ciales de razonamiento, a saber, las de la interpretación jurídica.”52
Como se puede observar, los cultivadores de la m oderna lógica
del Derecho como K i .u g , M ir o Q u e z a d a , y K a l in o w s k i , siguiendo la
noción tradicional del termino, ya indicada por L e g a z y L a c a m b r a y
B o b b i o , definen aquella como teoría de deducción jurídica o del

48 K l u c , U lrich: op. cit. págs. 22 y 23.


49 K l u c , U lrich: op. cit. p á g . .23.
30 M ir o Q u eza d a , Francisco: El Form alism o y las Ciencias norm ativas. A nuario de Filo­
sofía D ianoia, 2, U N A M , Fondo de cultura económ ica, 1956. pág. 271.
51 M ir o Q u e z a d a , Francisco: T eoría de la ded ucción ju ríd ica. A nuario de Filosofía
D ianoia, 1, UNAM, Fondo de C ultura económ ica, M éxico, 1955. pág. 270.
52 C itado por G arcía M áynez , E duardo: L óg icaju rídica. E nciclopedia... op cit. pág. 814.
10 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

raciocinio jurídico, reduciendo su campo de aplicación al análisis


de la estructura de los argumentos jurídicos y de la del proceso
aplicador de normas genéricas a casos singulares, o sea del llamado
silogismo jurídico.
Para Eduardo G arcía M áynez, a diferencia de los tratadistas an­
teriormente mencionados, la lógicajurídica se define como el “estudio
sistemático de la estructura de las normas, los conceptos y los racio­
cinios jurídicos.”53 Según el gran jurista mejicano como lo ha lla­
mado S ánchez -M azas,54 el campo de aplicación de la lógicajurídica
no se restringe al estudio de la estructura de los raciocinios jurídicos,
sino que debe examinar además la estructura de las normas jurídi­
cas como juicios de índole diversa a la de los que estudia la lógica
tradicional, y la de los conceptos jurídicos. G arcía M áynez, conside­
ra que “Si las inferencias -jurídicas- se basan necesariamente en
juicios -norm ativos o n o - y los juicios necesariamente constan de
conceptos -jurídicos-, no hay porque restringir tal disciplina al es­
tudio estructural de las susodichas operaciones. Esta debe examinar
las tres series de problemas y no solamente el mencionado en últi­
mo térm ino.”55
Como se puede observar, G arcía M áynez, difiere de la concep­
ción, defendida tanto por K lug , M iro Q uezada y K alinowski, de que
la lógica del derecho, es esencialmente, teoría de la deducción jurídica
o del raciocinio jurídico. Para él, por grande que sea la importancia
de los métodos deductivos en el ámbito de aquella, el tema corres­
ponde sólo a la última parte de la misma. Necesario antecedente de
ésta son el estudio de la estructura de las normas jurídicas como
juicios de índole diversa a la de los que estudia la lógica tradicional
y la del concepto jurídico.

3. D ivisión de la lógicajurídica
Luego de haber examinado la concepción de G arcía M áynez acer­
ca del problema referente a la definición y campo de aplicación de
la lógicajurídica, examinaremos en esta sección lo relacionado con
el problema acerca de la división de la misma.
Para un gran núm ero de tratadistas, entre los que pueden men­
cionarse a Luis L egaz y L acambra, B obbio , Luis Fernando C oelho
y más recientem ente Manuel A tienza la lógicajurídica se dividiría
en dos grandes partes, la lógica del derecho o lógica jurídica
53 G arcía M áynez , E d u a r d o : Lógica del Raciocinio jurídico, op. cit. p á g . 14.
54 S á n c h e z M a zas , M ig u e l: op. cit. p á g . 26.
55 G arcía M áynez , E d u a r d o : Lógica del raciocinio jurídico, op. cit. p á g . 14.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 11
proposicional y la lógicajurídica propiam ente dicha, lógica de los
juristas o lógica jurídica decisional. Así L e g a z y L a c a m b r a , manifies­
ta, “En la ciencia del Derecho, la lógica puede orientarse en dos
direcciones: de un lado, constituye una teoría de la formación de
los conceptos y de los principios lógicos que la dom inan; bajo este
aspecto, la lógicajurídica es: a) teoría de los principios fundam en­
tales (identidad, contradicción, tercio excluso...) transportados al
ámbito jurídico; b) teoría de los conceptos que expresan los ingre­
dientes formales constitutivos de toda realidad jurídica; c) teoría
del análisis lógico de la forma prescriptiva propia de las proposicio­
nes jurídicas. De otro lado, la lógicajurídica es teoría general del
razonamiento y de la argumentación jurídica y puesta en marcha de
este razonam iento conform e a sus principios lógicos propios. A esta
segunda actividad la llamaremos “Lógicajurídica” propiam ente di­
cha, porque es la lógica del jurista, la lógica que de hecho usa el
jurista o, mejor -pues la Lógica tiene una dimensión norm ativa- la
que debe usar el jurista para cumplir adecuadamente su misión y que
con Recaséns Siches llamaremos “Lógica de lo razonable”, por­
que no es una Lógica de tipo matemático y deductivo. A la otra forma
de actividad lógica, la lógica que no usa el jurista sino que le es dada
al jurista y presupuesta por éste, se le debe llamar “Lógica del Dere­
cho” porque en ella se patentiza la estructura lógica del Derecho
como un ente susceptible de un conocimiento científico.”56
Como se puede observar, L e g a z y L a c a m b r a , sostiene que la lógica
jurídica se divide en dos direcciones:
1. El de la “Lógica del Derecho” que constituiría una teoría de los
principios fundamentales (identidad, contradicción, tercio excluso...)
transportados al ámbito jurídico, de los conceptos que expresan los
ingredientes formales constitutivos de toda realidad jurídica, y del análisis
lógico de la forma prescriptiva propia de las proposiciones jurídicas.
2. El de la “Lógicajurídica propiamente dicha” que sería la teoría
general del razonamiento y de la argumentación jurídica y puesta en
marcha de este razonamiento conforme a sus principios lógicos propios.
N orberto B o b b io , por su parte, señala: “...pueden distinguirse
bastante fácilmente dos filones distintos de investigaciones, respecto
de los cuales continua hablándose de lógicajurídica, aun cuando
aquí y haya se haya propuesto llamarlos con nom bres diferentes “ló­
gica de los juristas”, al primero, “Lógica del derecho”,'al segundo.
Estos dos filones son: I) el más tradicional de las investigaciones so­
bre el razonamiento de los juristas o sobre las llamadas argum enta­
56 L e c a z y L a c a m b ra , L u is: op. cit. p á g s . 5 0 y 5 1 .
12 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

ciones legales, investigaciones que constituyen una parte conspicua,


a veces predom inante, de la teoría de la interpretación; 2) el más
nuevo, en creciente y rápido desarrollo, de las investigaciones sobre
la estructura y sobre la lógica de las proposiciones normativas, de la
cual la norm a jurídica sería una especie, investigaciones... -conoci­
das- bajo el nombre ampliamente aceptado de “Lógica deóntica...”57
Y agrega: “...de la lógica de los juristas se ocupan por lo general los
juristas y los filósofos del derecho; de la lógica deóntica, por lo ge­
neral, los lógicos. La primera es el producto de una aplicación, rea­
lizada en el ámbito de la ciencia y de la enseñanza legales, de la
lógica a los procedim ientos empleados por los juristas en la inter­
pretación, integración y sistematización de un ordenamiento jurídico
dado. La segunda, en cambio, es por lo general el producto de una
extensión, en el círculo de los especialistas, de los estudios lógicos
de las proposiciones declarativas a proposiciones de diverso tipo.”58
De lo expuesto se deduce que para B o b b io , la lógicajurídica se
divide en dos filones: Por un lado el de la “Lógica del derecho” que
sería el producto de una extensión de la “Lógica Deóntica”, de las
investigaciones sobre la estructura y sobre la lógica de las proposi­
ciones normativas, al campo del derecho. Por otro lado, el de la “Lógica
de los juristas” que sería el producto de la aplicación al campo de la
ciencia jurídica, de la lógica general a los procedimientos utilizados
por los juristas en la interpretación, integración y sistematización
de un ordenam iento jurídico dado.
Para Luis Fernando C o e l h o , la lógicajurídica “se manifiesta en
las diferentes formas de la experiencia jurídica, las cuales pueden
efectivamente reducirse a dos, el derecho como norm a y el derecho
como decisión; eso conduce a la lógica del derecho a dos planos
que se complican, el plano normativo y el plano decisional. El fenó­
meno jurídico se manifiésta pues en el plano de las leyes y en el de
las decisiones jurídicas.” Y agrega: “Teniendo a la vista esa doble
proyección de la experiencia jurídica, la lógica del derecho divídese
en dos partes:
1. Lógicajurídica proposicional que sistematiza las condiciones de
validez de los enunciados normativos del derecho. Proposicional, por­
que las normas jurídicas se expresan mediante proposiciones...
2. Lógica jurídica decisional, que desarrolla el problema de las
condiciones de validez de los raciocinios llevados a efecto por el juris­
ta cuando el decide; el objetivo es principalmente la decisión judicial,
pero no solamente ella. Asimismo, la lógicajurídica decisional desem­
57 B o b b io , N orberto: op. cit. pág. 22.
58 B o b b io , N orberto: op. cit. pág. 23.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 13
boca en la Hermenéutica Jurídica, pues toda tarea de interpretación,
integración y aplicación del derecho es en realidad una aplicación prác­
tica de los principios de la lógica de los raciocinios, con vistas a la deci­
sión concreta.”59
Por último Manuel A t ie n z a , siguiendo de alguna form a a B o b b io ,
manifiesta lo siguiente:
Desde un punto de vista, según sea el sentido qué se le de al
térm ino lógica, ya como lógica formal o deductiva, entendida como
el estudio de las relaciones de deducibilidad entre proposiciones,...
o como lógica que coincide con la práctica y el estudio de la argu­
mentación, incluyendo tanto los argumentos lógico-deductivos como
sobre todo, los argum entos retóricos; hay “dos maneras distintas de
entender la lógicajurídica: como lógica formal aplicada o extendida al
campo del Derecho, y como teoría de la argumentación jurídica...”.
“Contemplada desde otro punto de vista esta... distinción tiene que
ver con la diferencia existente entre el lenguaje del Derecho y el
lenguaje de los juristas.” Y agrega: “Hemos caracterizado fundam en­
talmente al Derecho como un conjunto u ordenam iento de normas.
Pues bien, el análisis lógico de las normas, no sólo jurídicas, sino
también morales, de trato social, etcétera, y de las relaciones entre
las normas es el objeto de estudio de una reciente rama de la lógica
formal que recibe el nom bre c(!e lógica deóntica o lógica de las nor­
mas. Pero, por otro lado, además del lenguaje del Derecho está el
lenguaje de los juristas, tanto de los juristas teóricos como de los
prácticos (abogados,Jueces, legisladores). El análisis de los razona­
mientos o argum entaciones que éstos efectúan en el proceso de es­
tablecimiento, interpretación, aplicación y explicación del Derecho
es el objeto de lo que cabe llamar lógica de los juristas (la otra, la
lógica deóntica, sería una lógica del D erecho.”60
Como se puede observar, A t ie n z a , considera que la lógicajurí­
dica pueden entenderse de dos maneras distintas dependiendo del
sentido que se le asigne al término lógico, o del lenguaje jurídico
que se analice: por un lado, como lógica formal aplicada o extendi­
da al campo del Derecho, Lógica del Derecho que sería parte de la
lógica deóntica o lógica normativa y que tendría como objeto de
estudio el análisis lógico del lenguaje en el cual se expresa el dere­
cho, es decir, a través de proposiciones jurídico-normativos. Por otro
lado, como teoría de la argumentación jurídica, o lógica de los juristas
59 C o e l h o , Luis F ernando: Lógica Jurídica e Interpretacao das Leis. 2a. edicao, revista.
C om panhia ed itora forense, Río de Jan eiro, Brasil, 1981. pág. 89.
60 A t ie n z a , M anuel: Introducción al Derecho. Editorial Barcanova, S .A ., Barcelona, España,
1985. Págs. 304 y 305.
14 JOSÉ FERNANDO VEI.ÁSQUEZ CARRERA

que tendrían como objeto de estudio el análisis del lenguaje en el


cual se expresan los juristas, es decir, a través de los razonamientos o
argumentaciones que éstos efectúan en el proceso de establecimiento,
interpretación, aplicación y explicación del derecho.
De lo expuesto se puede sintetizar, que para los tratadistas exa­
minados la lógica jurídica se divide en dos grandes partes: En primer
lugar, la lógica del derecho como le denom inan L egaz y L acambra ,
B o bb io , y A tienza o lógica jurídica proposicional como lo hace
C o e l h o , que sería el producto de una extensión de la “Lógica
Deóntica”, de las investigaciones sobre la estructura y sobre la lógica de
las proposiciones normativas, al campo del derecho. Y en segundo
lugar, la lógicajurídica propiam ente dicha como le denom ina L egaz
y L acambra , la lógica de los juristas como lo hacen B obbio y A tienza o
lógica jurídica decisional como lo hace C oelho , que sería el producto
de la aplicación al campo de la ciencia jurídica, de la Lógica general
a los procedim ientos utilizados por los juristas en la interpretación,
integración y sistematización de un ordenam iento jurídico dado.
Para otros como K alinowski, la m oderna lógica del derecho se
manifiesta en tres ordenes de estudios; como semiótica jurídica que
sería una aplicación de la semiótica, entendida en su sentido filosó­
fico y sobre todo lógico,61 como “ciencia de los lenguajes científicos
formalizados”,62 a los lenguajes del derecho y de los juristas; esta
semiótica del derecho es una propedeútica a los otros dos ordenes;
como lógica de las normas, estudio de la estructura de las reglas del
derecho entendidas como proposiciones de tipo especial; y como
lógicajurídica entendida en su sentido restringido como teoría del
raciocinio jurídico.63
P or su p a rte, para G arcía M áynez, c o m o para C h a rles P erelman , y
G regorowski, a d o p ta n d o la d iv isió n tra d icio n a l d e la ló g ic a , c o m o
lo ha señ ala d o C oelho ,64 so stien e la tesis d e q u e la lóg ica d e l d e rech o
co m p ren d e tres g ran d es partes: lóg ica d el ju ic io , lóg ica d el co n c ep to y
ló g ic a d e l r a c io c in io ju r íd ic o , c o m o les d e n o m in a e n a lg u n a s d e sus
ob ras, o d o c tr in a d e l ju ic io , d o ctr in a d e l c o n c e p to , y d o ctr in a d el
r a c io c in io ju r íd ic o , c o m o lo h a c e e n otra. D ic h a tesis la e n c o n tr a ­
m o s e x p u e sta ya, e n la ló g ic a d e l ju ic io ju r íd ic o e n d o n d e G arcía
M áynez, u tiliz a n d o la p rim era d e n o m in a c ió n , m a n ifiesta : “La m e n ­
c io n a d a d isc ip lin a - s e refiere a la ló g ic a ju r íd ic a - p u e d e ,..., ser e x ­

61 K a u .n ow ski G e o r g e y L a n d o w sk j , Eric: Semiótica Jurídica. C uadernos del Instituto de


Investigacionesjurídicas. Sobre el derecho com o discurso. A ño V, n úm ero 14, Mayo-Agosto
de 1990. Instituto de Investigaciones Jurídicas. U niversidad N acional A utónom a de M éxico,
pág. 319.
62 K a l in o w s k i , G eorge: Introducción a la lógica jurídica, op. cit. pág. 28.
63 C o e l h o , Luiz Fernando: op. cit. pág. 87.
64 C o e l h o , Luiz Fernando: op. cit. pág. 8 6 .
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 15
puesta en la misma forma en que se estudia la lógica tradicional. A
la división de esta en lógica del juicio, lógica del concepto y lógica
del raciocinio corresponde la de aquella en lógica del juicio, lógica del
concepto y lógica del raciocinio jurídico”;65 y la volvemos a encon­
trar en la Enciclopedia Jurídica Omeba, en donde G a r c ía M á y n e z ,
manifiesta; “la doctrina clásica divídese en tres lógica del juicio, ló­
gica del concepto y lógica del raciocinio. Igual división es aplicable
a la del derecho.”66 Por último, en la lógica del Raciocinio jurídico,
reitera su afirmación, aunque varía la denom inación de las partes
en que divide la lógica del derecho. Afirma; “ La lógica del derecho
com prende tres grandes partes: doctrina del juicio, doctrina del
concepto y doctrina del raciocinio jurídico.”67
La prim era parte de esta lógica del derecho, o sea, la lógica o
doctrina del juicio jurídico, examina entre otros problemas los rela­
tivos a la forma o estructura lógica de las normas jurídicas, a sus
partes y elementos integrantes y lo relativo a su clasificación.68 La
segunda parte, o sea la lógica o doctrina de concepto jurídico, examina
los problemas relacionados al método de formación conceptual en
el campo jurídico, a las características de los conceptos jurídicos, al
concepto y papel de las definiciones en el campo jurídico, y lo relati­
vo a la clasificación de los conceptos jurídicos.69 Por último, la tercera
parte, o sea, la lógica o doctrina del raciocinio jurídico, se encarga
del examen de los problemas relacionados a “las formas de la inferencia
en la órbita del D erecho”,70 a la estructura de los razonamientos
que garantizan la correcta aplicación de normas abstractas a casos regi­
dos por ellas, o perm iten form ular las que deben aplicarse a situa­
ciones no previstas”.71
Como se puede observar, G a r c ía M á y n e z , a diferencia de las tesis
sustentac as por L e g a z y L a c a m b r a , B o b b i o , C o e l h o , A t i e n z a y
K a l in o w s k i , \acerca del problema relativo a la división de la lógica
del derecno, defiende la división de la lógica del derecho, en lógica o
doctrina del juicio, lógica o doctrina del concepto, y lógica o doctrina
del raciocinio jurídico, basada como ya hemos visto, en la división
tradicional de la lógica apofántica.
65 G arcía M áynez , E duardo: Lógica del juicio jurídico. Fondo de cultura económ ica, op.
cit. pág. 8.
66 G arcía M áynez , E duardo: Lógica Jurídica, op. cit. pág. 817.
67 G arcía M áynez , E duardo: Lógica del Raciocinio Jurídico, op. cit. pág. 7.
68 G arcía M á ynez , E duardo: Lógica del Juicio Jurídico. Fondo de cu ltura económ ica, op.
cit. págs. 7 y 8.
69 G arcía M áynez , E duardo: Lógica del Concepto Jurídico. F ondo de C ultura E conóm ica.
M éxico-Buenos Aires, M éxico, 1959.
70 G arcía M á ynez , E duardo: Lógica Jurídica. Enciclopedia, op. cit. pág. 832.
7> Ibid. pág. 832.
C a p ít u l o II
LA DOCTRINA DEL JUICIO JURÍDICO

Luego de haber examinado lo relativo a la noción o sentido de la


lógicajurídica, su definición, campo de aplicación, y lo referente a
su división, entrarem os a analizar lo que G a r c ía M á y n e z considera la
primera parte de dicha disciplina, es decir, la doctrina del Juicio Jurídi­
co. Hay que señalar al respecto, que para G a r c ía M á y n e z la norm a
jurídica tiene la naturaleza de un juicio, y que por lo tanto al hablar
de juicio jurídico, lo considera como sinónimo de norm a jurídica.
Estudiaremos, entre otros problemas los relativos al ser o esen­
cia de la norm a jurídica, su forma o estructura lógica, sus partes y
elementos integrantes y lo relativo a su clasificación.
Analizaremos en prim er lugar, lo referente al ser o esencia de la
norm a jurídica.

1 . E s e n c ia d e l a n o r m a j u r íd ic a

Iniciaremos nuestro examen del pensamiento de G a r c ía M á y n e z


acerca de la doctrina del juicio jurídico, analizando el problema acer­
ca del ser o esencia de la norm a o juicio jurídico.
Este es como lo han indicado George K a l in o w s k i 1 y más recien­
tem ente Carlos Santiago Niño,2 uno de los problemas que más con­
fusión ha provocado entre los cultivadores de la filosofía moral y la
filosofía jurídica. Así los filósofos, lógicos, moralistas, y juristas, que
se hán interesado por las normas, las han entendido de maneras
diferentes.3 Algunos la conciben como un m andato o imperativo.
Otros como un juicio, o proposición descriptiva.
1 K a lin o w sk i , G eorge: Introducción a la Lógica Jurídica, op. cit. pág.
2 Este iusfilósofo argentin o, h a señalado la radical am bigüedad de la expresión “norm a
Ju ríd ica”, que es usada con significados bien distintos en diversos contextos. N iñ o , Carlos
Santiago. La validez del d erecho. E ditorial Astrea. op. cit. pág. 134.
3 P or ejem plo, Santo Tom ás d e A q u in o , sostuvo que la ley era esencialm ente un juicio
de la razón práctica.

17
18 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

Según nuestro criterio, este es uno de los problemas lógico ju rí­


dico trascendentales 4 más importantes de la Filosofía del Derecho,
y se vincula estrechamente al reconocimiento o no de la existencia
de entes ideales análogos a los reales, que pueden ser o no ser sus­
ceptibles de aprehensión por nuestra conciencia, y puede definirse
de la siguiente manera: ¿Cuál es el ser o esencia de la norm a jurídi­
ca?, ¿Es la norm a jurídica un mandato o prescripción, o es un juicio
o proposición? Y si es un juicio o proposición, ¿Cuál es el objeto u
objetos mentados por ese juicio?.
La gran mayoría iusfilósofos positivistas,5 como Augusto T h o n ,6
John A u s t i n ,7 Hans K e l s e n desde el año 1941,8 y Alf Ross, Así como
ciertos cultivadores de la lógica de las normas como Von W r i g h t ,9
Carlos A l c h o u r r o n y Eugenio B u l y g in , asum iendo una actitud
anticognocitivista en relación al conocimiento práctico, sostienen
como una de sus tesis esenciales la teoría imperativa del derecho,10
según la cual las normas jurídicas serían imperativos, directivas, o
prescripciones, o sea, funciones de actos de voluntad, y no juicios,
funciones de actos de conocimiento. Así Augusto T h o n , jurista ale­
mán quien realizo la formulación clásica de esta doctrina, señala al
respecto, “Todo el derecho de una sociedad no-es otra cosa que un
complejo de imperativos, en el cual sus elementos están tan estre­
chamente ligados que la desobediencia de unos constituye a m enu­
do el presupuesto de lo que otros han ordenado”.11 Austin por su
4 E ntiendo la L óg icaju rídica trascendental, en el sentido cossiano, com o sinónim o de
gnoseología Jurídica.
5 Hay que reco rd ar al respecto, com o lo han señalado N orberto B o b b io , y H.L.A. H art
que una de las tesis esenciales del positivismo jurídico, es la teoría de la imperatividad del derecho
o de las norm as Jurídicas com o m andatos (im perativos), Según la cual, las proposiciones
que com ponen un o rd en am iento ju ríd ico pertenecen a la esfera del lenguaje prescriptivo.
6 C itado p o r B o b b io , N orberto: Teoría General del Derecho, op. cit. pág.
7 Para inform ación sobre la Teoría del D erecho de Jo h n A u s t in , consultar el capítulo
.III del libro “El D erecho y la Ciencia del D erecho" del Dr. R olando T amayo y S a l m o r a n .
UNAM, Instituto de Investigacionesjurídicas, Serie G. Estudios Doctrinales núm . 86, México, D.F.,
1986. págs. 37 a 52.
8 Según lo señala V ilan o va , “los trabajos de K e l se n hasta 1941, dejaban entrever con
claridad que él consideraba las norm as com o proposiciones". En ese año publica el ensayo
“La teoría p ura del d erecho y la ju risp ru d en cia analítica”, en el cual hace una distinción
entre norm as y reglas de derecho que lo va a llevar a dejar de lado la caracterización de las
norm as com o proposiciones. V ilan o va , José. Elem entos de Filosofía del D erecho. Segunda
Edición Actualizada. A beledo-Perrot. Buenos Aires. A rgentina. 1984. op. cit. pág. 162.
9 V o n W r ig h t , G eorge H enrick: N orm a y Acción: U na investigación Lógica, op. cit. pág.
10 A unque V o n W r ig h t , A l c h o u r r o n y B ulygin vacilan en un prim er m om ento ante la
d iferente m anera en que aparecen las norm as perm isivas, y sostienen su status independien­
te en relación a lo mandatos. Según nuestra interpretación, pueden considerarse tam bién com o
representantes de la teoría im perativa del D erecho, ya que al final de sus argum entaciones,
llegan a la conclusión que una de las form as de in terp retar a las norm as perm isivas, es el de
considerarlas com o negaciones de obligaciones.
11 C itado p or B o b b io , N orberto. T eoría G eneral del D erecho, op. cit. pág. 8 2 .
INTRODUCCIÓN A I.A LÓGICAJURÍDICA 19
parte considera que la norm a jurídica es un m andato 12 imperativo
emanado de la autoridad del soberano. K elsen a su vez, sostiene
después del año de 1941, que las normas serían “órdenes despsi-
cologizadas”13 no proposiciones como lo había sustentado ante­
riormente. Así ya en su Teoría General del Derecho y del Estado, señalaba
lo siguiente: “En nuestro intento de explicación de la naturaleza de
la norma, se nos ha permitido aceptar provisionalmente que se trata
de un m andato.”14 Ross, por su lado afirma que “una norm a es un
directivo que se encuentra en una relación de correspondencia con
los hechos sociales...”15 Por último, Von W right , sostiene en Norma
y A cción que “Las leyes del estado (n o rm as ju ríd ica s) son
prescriptivas.”16
Para o tro s c o m o Z itei.man ,17 el m ism o H a n s K ei .sen e n u n p rim er
p e r ío d o ,18 y q u ie n e s a d m iten c o m o C arlos C o ssio , G e o r g e Kalinowski
y H é c to r N e r i C astañeda , s ig u ie n d o a P latón , A ristóteles , S a n to T o­
m ás de A q u in o , 19 y E n m a n u e l Ka n t , la p o sib ilid a d d e u n c o n o c i­
m ie n to p r á c tic o , la n o r m a n o sería u n im p era tiv o sin o u n ju ic io ,
u n a p r o p o sic ió n d escrip tiv a, u n a cto d e c o n o c im ie n to , p o r virtud
d e l cu al se a p r e n h e n d e r ía lo q u e el h o m b re d e b e , p u e d e o n o p u e ­
d e hacer. A sí se g ú n Z itei.man , “to d a p r o p o sic ió n ju r íd ic a se p u e d e
reso lv er e n la fó rm u la : “S i..., tu d e b e s ”. A h o ra b ie n , d ic e él, u n a
p r o p o sic ió n d e este g é n e r o tie n e el ca rá cter d e u n a a firm a c ió n , es
d ecir, d e u n ju ic io , p a rticu la r m en te d e u n ju ic io h ip o té tic o , o sea,
es “u n a a firm a ció n so b re u n a r ela ció n ya e x is te n te ”.20 S e g ú n lo s d ic­
tá m e n e s d e la ló g ic a clá sica , es u n ju ic io y n o u n m a n d a to .”21 H an s
Kelsen , p o r su la d o , a c o g ie n d o la tesis d e la n o r m a ju r íd ic a c o m o
12 J o h n Austin, en la prim era de sus lecturas, dice: “Toda n orm a Ju ríd ica (law) es un
m andato o, m ejor, las norm as son, propiam ente hablando, especies de m andatos...”. Citado
p or Tamayo y Salm oran, Rolando: op. cit. pág. 37.
13 C itado p or V i l a n o v a , José. Elem entos de Filosofía del D erecho. Segunda Edición
Actualizada. A beledo-Perrot, B uenos Aires. 1984.
^ K elsf .n , H ans. T eoría G eneral del D erecho y del Estado. Textos universitarios. Tra­
ducción de E duardo G arcía Máynez. C uarta reim presión. U niversidad N acional A utónom a
de México. M éxico, D.F., 1988. pág. 36.
15 Ross, Alf: Lógica de las Norm as. T raducción de José S.P. H ierro. Editorial Tecnos,
S.A., 1971 op. cit. pág. 82.
16 V o n W r ig h t , G eorge H e n r ic k . N orm a y Acción, op. cit. pag.
17 C itado por B o b b io , N orberto: Teoría G eneral del D erecho. T raducción de E duardo
Rozo Acuña. E ditorial D ebate, M adrid, 1991. pág. 105.
18 R ecordem os que en una prim era etapa, H ans K e l s e n tiene una m arcada influencia
del N eokantism o.
19 Ver K a l in o w s k i , G eorge. Introducción a la L ó g icaju ríd ica. T raducción de Ju an A.
C asaubon de la obra original Introduction a la logique ju rid iq u e. Editorial U niversitaria de
Buenos Aires. 1973. pág. 56 y Lógica del discurso norm ativo. T raducción de Juan Ramón
Capella, del original La Logique des norm es. E ditorial Tecnos, S.A., M adrid, 1975. pág. 53.
20 C itado p o r B o b b io , N orberto: T eoría G eneral del D erecho, op. cit. pág. 105.
21 Op. cit. pág. 105.
20 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

juicio hipotético sustentada por Z it e l m a n , señala en un prim er pe­


ríodo que abarca desde la publicación de su prim era obra en el año
de 1911 hasta aproximadamente 1941, que la norm a jurídica no es
un imperativo, sino un juicio hipotético, una proposición jurídica.
Textualmente afirma: “la norm a jurídica no es com prendida como
imperativa, a semejanza de la norm a moral, como las más de las
veces lo hace la doctrina tradicional; sino como juicio hipotético
que expresa el enlace específico de una situación de hecho con­
dicionante con una consecuencia condicionada.”22 La norm a
jurídica, agrega K e l s e n , “se convierte en proposición jurídica que
acusa la forma fundamental de la ley.”23 Cossio, por su lado ha ex­
presado: “La relación entre norm a y conducta es la relación
gnoseológica entre concepto y objeto”; una “norm a com pleta” es
“un juicio lógicamente disyuntivo”; “la verificación intuitiva de lo
mentado solo puede ocurrir respecto de uno u otro miembro de la
alternativa”, o sea, se da “tanto si se cumplen las prestaciones como
si se cumplen sus sanciones.”24 K a l in o w s k i , por su parte señala que
la norm a sería “un juicio específico de la razón práctica”; ésta cono­
cería, mediante normas, “lo que el hom bre debe, puede o no puede
hacer”.25 Por último, H éctor Neri Castañeda que las normas o “Los
juicios deónticos -com o el las denom ina-, son proposiciones (o
enunciados), y las funciones y form as deónticos son funciones
proposicionales y formas proposicionales, respectivamente.”26
Según G a r c ía M á y n e z , las normas serían juicios, más de un carácter
sui generis, es decir, no serian juicios enunciativos, sino imperativos.
Textualmente afirma lo siguiente: “Indudablem ente, las normas son
juicios, más de un carácter sui generis. Esto se ha admitido siempre,
y por ello se habla de cuatro especies de proposiciones y, paralela­
mente de otras tantas clases de pensamientos: enunciativos, optativos,
interrogativos e imperativos. La lógica tradicional se refiere a los
primeros, y sus principios solo a éstos son aplicables. La jurídica, en
cambio, estudia los del último grupo, y puede considerarse, por tanto,
como rama o caso especial de la del deber.”27
22 K e l s e n , H ans. La T eoría Pura del D erecho. Introducción a la Problemática Científica
del Derecho. Segunda edición. Editorial N acional, M éxico, 1981. págs. 47 y 48.
23 Kelsen, H ans. op. cit. págs. 47 y 48.
24 Cossio, Carlos. Teoría de la Verdad Jurídica. Losada. B uenos Aires, 1959. págs.125,
134 y 135. C itado p o r M anzon Terrazas, M anuel, op. cit. pág. 96.
26 K a l in o w s k i , G eorge. Querelle de la science normative, L.G.D.J., Paris, 1969, págs. 130-
131. citado p o r M anson Terrazas, M anuel. Op. cit. pág. 95.
26 C a sta ñ ed a , H éctor-N eri. P ensar y Hacer. Los ftindam entos Filosóficos de las institu­
ciones. T raducción de A lejandro H errera Ibañez, con la colaboración de Raymundo M orado y
del autor. U niversidad N acional A utónom a de M éxico, M éxico, 1993. pág. 217.
27 G a r c Ia M á ynez , E duardo: Lógica del Juicio ju rídico . En Ensayos Filosófico-jurídicos.
1934-1979. Segunda Edición corregida y aum entada. U niversidad N acional A utónom a de
M éxico, M éxico, 1984. Pág. 139.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 21

De lo expuesto podría aparentem ente inferirse que la posición


de G a r c ía M á y n e z , sería análoga a la de los iusfilósofos positivistas
que sostienen que las normas jurídicas serían imperativos, prescrip­
ciones o directivas. Sin embargo, según mi criterio, existe una dife­
rencia sustancial entre ambas hipótesis. Mientras los primeros, asu­
miendo una actitud agnóstica en relación al conocim iento práctico,
sostienen que las normas jurídicas creadas y aplicadas en el curso
del proceso del Derecho, no serían juicios, no serían de ninguna
m anera la función de actos de conocimiento; sino serían la función
de actos de voluntad; el segundo como buen seguidor de la vertiente
fenomenológica, admite la posibilidad de un conocimiento práctico,
y sostiene que las normas sí serían actos de conocimiento, es decir,
juicios por virtud de los cuales se reflejarían en nuestra conciencia,
entes u objetos normativos apriorísticos, distintos de los objetos reales.
Como se puede observar, la tesis de G a r c ía M á y n e z , se encuentra
mucho más cerca de la sustentada por Z it e l m a n , K e l s e n en su pri­
mer período, C o s s io , K a l in o w s k i y C a s t a ñ e d a , quienes sostienen que la
norm a no sería un imperativo sino un juicio, una proposición des­
criptiva, un acto de conocimiento. Sin embargo, habría cierta dife­
rencia, ya que mientras éstos, afirman que la norma sí sería un juicio o
proposición enunciativa por medio de la cual se conocería lo que el
hombre debe, puede o no puede hacer, para G a r c ía M á y n e z la norma
no sería un juicio de esta clase, sino un juicio de carácter imperativo.

2 . E s t r u c t u r a d e l a n o r m a j u r íd ic a

Luego de haber examinado el pensamiento de G a r c ía M á y n e z


relativo al problema del ser o esencia de la norma jurídica, entraremos
a analizar el referente a la estructura de la norma o juicio jurídico.
La preocupación filosófica por la estructura formal de la norm a
jurídica, como lo ha señalado Ariel Á i .v a rez G a r d io l , “es sin duda inquie­
tud relativamente reciente, a pesar de que significa en el pensamiento
jurídico contemporáneo un hecho de relevante consideración”.28
Como lo manifiesta dicho autor, pensamos que este problem a
está íntim am ente relacionado, con la form a en que se concibe la
estructura de la norm a jurídica, según la clásica división aristotélica
de los juicios en categóricos, hipotéticos, y disyuntivos,29 atendiendo
28 Á lvarez G a r d io l , Ariel: M anual de Filosofía del Derecho. E ditorial A strea, B uenos Aires,
1979. pág. 234.
29 A r is t ó t e l e s : Tratado de las Categorías.
22 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

a su relación, y según nuestro criterio puede plantearse de la siguiente


manera: ¿Cual es la estructura lógica-formal de la norm a jurídica?,
¿Tiene la norm ajurídica la estructura de un juicio categórico, hipo­
tético, o disyuntivo?.
En cuanto a este problema, tanto dentro del enfoque de la lógicaju­
rídica tradicional, como de la m oderna lógica deóntica se han formu­
lado diversos paradigmas, que conciben a la estructura de la norma en
general y de la norm ajurídica en particular, como análoga a la de
un juicio categórico, hipotético, categórico-hipotético, o disyuntivo.
Dentro del enfoque de la lógicajurídica tradicional, cabe m en­
cionar las concepciones que acerca de la estructura de la norm a
jurídica han sostenido la Escuela Analítica inglesa de Jurisprudencia, la
Escuela de Viena, y la Escuela Egológica Argentina.
Para la p rim era , e n la q u e d e sta ca la fig u ra d e A u stin , la n o rm a
ju r íd ic a c o n c e b id a c o m o u n m a n d a to im p era tiv o e m a n a d o d e la
a u to r id a d d e l s o b e r a n o te n d r ía , c o m o lo h a n in d ic a d o A lvarez
G a r d io l 30 y J o sé V ilanova ,31 la estru ctu ra d e u n ju ic io ca te g ó r ic o .
A sí, se g ú n A lvarez G ardio I, “La n o r m a ju r íd ic a es, para A u stin , u n
m a n d a to im p era tiv o e m a n a d o d e la a u to rid a d d e l s o b e r a n o .”32 Se
d ib u ja e n A u stin -a g r e g a G a r d io l- “la p rim era c a te g o r ía d e la C lasi­
fic a c ió n d e lo s ju ic io s se g ú n su r ela ció n : e l ju ic io c a te g ó r ic o ”.33
V ila n ov a, p o r su p a rte, señ a la “p ara el sab er o e l se n tid o c o m ú n las
n o rm a s so n im p era tiv o s -M a n d a to s en la te r m in o lo g ía A u stin ia n a .
E stos im p era tiv o s, e n c u a n to e x p r e sió n , -m a n ifie s ta V ilanova - tie­
n e n u n a estru ctu ra c a te g ó r ic a ”.34
Para la Segunda, cuyo máximo exponente es Hans K elsen , si­
guiendo a Z itelman ,35 la norm ajurídica concebida como un juicio,
tendría la estructura de un juicio hipotético dirigido a establecer un
nexo entre una condición (ilícito) y una consecuencia (la sanción).
K elsen señala textualmente en su Teoría del Derecho y del Estado,36
lo siguiente: “Las normas generales tienen siempre la form a de pro­
posiciones hipotéticas. La sanción estipulada por la norm a se hace
depender de la realización de ciertas condiciones”. Y en la Segunda
edición alemana de su Teoría Pura del Derecho, lo reitera al mani­
30 Á lvarez G a r d io l , Ariel: op. cit. pág. 235.
si V il a n o v a , José: Elementos de Filosofía del Derecho. S egunda E dición A ctualizada.
A beledo-Perrot, B uenos Aires, 1984. pág. 167.
32 Á lvarez G a r d io l , Ariel: op. cit. pág. 235.
33 Ibid. pág. 235.
34 V ila n o v a , José: op. cit. pág. 167.
35 Com o ya lo señalam os en la sección anterior, m anifiesta al respecto: “toda proposi­
ción Ju ríd ica se puede resolver en la form ula: “Si.., tú debes". A hora bien, una proposición
de este g en ero ... tiene el carácter de un juicio, p articularm ente de un ju icio h ip o tético ...”.
C itado p o r B o b b io , N orberto: Teoría G eneral del D erecho, op. cit. pág. 105.
36 K e l s e n , Hans: Teoría General del Derecho y del Estado, op. cit. pág. 45 .
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 23
festar: “todas las normas generales de un sistema social empírico,
inclusive las normas generales que prescriben omisiones, sólo pue­
d en p re sc rib ir d e te rm in ad a co n d u cta bajo m uy específicas
condiciones.” “Es cosa evidente -m anifiesta K e l s e n - que no puede
prescribirse incondicionalm ente una acción positiva, puesto que
semejante acción solo es posible en determ inadas condiciones”.
K e l s e n observa además, que “en una sociedad em pírica no puede
darse ninguna prescripción de omisión que no adm ita alguna ex­
cepción”.37
Por último, para la escuela Egológica argentina, encabezada por
Carlos Cossio, la norm a jurídica como un juicio tendría una estruc­
tura análoga a un juicio disyuntivo, donde la disyunción separaría
dos norm as jurídicas hipotéticas denom inadas “end o no rm a” y
“perinorm a” categorías básicas jurídicas que representarían, lo lici­
to y lo ilícito, según la fórm ula Dado H debe ser P o Dado no-p debe
ser S, donde H identifica el antecedente o la condición de aplica­
ción, P la prestación, no-p la no prestación, y S la Sanción.38
Ahora bien, dentro del enfoque de la m oderna lógica deóntica,
pueden señalarse las teorías de George H enrick V o n W r i g h t , y
George K a l in o w s k i .
Estos cultivadores de la lógica deóntica sostienen la tesis de que
la norm a en general y la jurídica en particular, pueden concebirse
como una prescripción (V o n W r i g h t ) , o proposición (K a l in o w s k i )
con una estructura análoga a la de los juicios categóricos o hipotéticos
de la lógica apofántica, dependiendo de si la condición de aplicación
como le denom inan ambos, se encuentra implícita o explícita en el
texto de la norm a. Así, V o n W r i g h t , manifiesta “Desde el punto de
vista de sus condiciones de aplicación las norm as pueden dividirse
en categóricas e hipotéticas. Llamaremos a una norm a (que no sea
una regla ideal) categórica si su condición de aplicación es la condición
que tiene que cumplirse para que exista una oportunidad de hacer
aquello que constituye su contenido, y ninguna otra condición. Lla­
maremos a una norm a (que no se aun regla ideal) hipotética si su
condición de aplicación es la condición que ha de cumplirse para
que exista una oportunidad de hacer aquello que constituye su con­
tenido, y ninguna otra condición.
37 K e l s e n , H ans: Teoría Pura del Derecho. (T raducción de la 2a. edición en alem án),
UNAM, M éxico, 1981. pág. 116 C itado p o r M anuel M anson T errazas en su libro: Kelsen y la
L ó g icaju ríd ica form al, op. cit. pág. 123.
38 Para un exam en más d etallado de la teoría de C arlos Cossio sobre la estructu ra
disyuntiva de la n o rm a Jurídica, p u ed en consultarse los siguientes textos: V ila n o v a , José: op.
cit. pág. 155. C o e l h o , Luiz Fernando: op. cit. pág. 105. Á lvarez G a r d io l , Ariel: Introducción
a u na teoría general del derecho. El m étodo ju ríd ico . I 3. reim presión. E ditorial A strea, Bue­
nos Aires, 1986. págs. 31 y 32.
24 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

Si una norm a es categórica, su condición de aplicación viene


dada por su contenido. Conociendo su contenido sabemos cual es
su condición de aplicación...
Si una norm a es hipotética, su condición de aplicación no pue­
de ser derivada solamente de su contenido”.39
K a l in o w s k i , señala por su parte, al respecto lo siguiente: “Sin
entrar en el debate filosófico acerca de la naturaleza de las reglas
del hacer y del obrar,... toda norm a puede tom ar la forma lingüística
de una proposición condicional o incondicional”.40 Así, una norm a
técnica, significada norm alm ente por una proposición condicional,
adaptada a su carácter hipotético, puede igualmente ser expresada
en una frase que no sea incondicional. La norma: “Si alguien quiere
dilatar un metal, debe aumentar convenientemente la temperatura”.41
Por otra parte, -agrega K a l in o w s k i - “toda norm a moral, aunque cate­
górica, puede revestir la forma de una frase condicional, debido a su
generalidad (“Todo contribuyente debe hacer en tiempo oportuno
su declaración de impuestos” es sinónimo de “Si alguien es contri­
buyente, entonces debe hacer en tiempo oportuno su declaración
de impuestos”), o para poner en evidencia sus condiciones de apli­
cación (“La escritura de venta de un bien inmueble debe ser redac­
tada ante un escribano” significa lo mismo que “Si el objeto de la
venta es un bien inmueble, entonces la escritura de venta debe ser
redactada ante un escribano”), o porque se quiere precisar su fun­
damento (La norma “Juan debe decir la verdad” deja sobreentender la
condición de su fuerza obligatoria: “Si Juan es libre y consciente”.
Cuando ella es explicitada, la norm a se traduce por la frase condi­
cional: “Si Juan es libre y consciente, entonces debe decir la ver­
dad”).42 Es por lo tanto lícito examinar, -m anifiesta por último,
K a l in o w s k i - “como lo hace la mayoría de los lógicos, las relaciones
entre las normas llevadas a su forma incondicional, siempre que no
se confunda el carácter categórico o hipotético de una norm a con
su forma lingüística condicional o incondicional.”43
Como se puede observar en cuanto a este problema, tanto en el
enfoque de la lógicajurídica tradicional, como de la m oderna lógi­
ca deóntica se han formulado diversas teorías, que conciben a la
estructura de la norm a en general y de la norm a jurídica en particu­
lar, como análoga a la de un juicio categórico caso de la Escuela
39 V o n W r ig h t , G eorge H e n r ic k : N orm a y Acción. Una Investigación Lógica. Segunda
reim presión. E ditorial Tecnos, S.A., M adrid, España, 1979. pág. 91.
40 K a lin o w sk i G eorge: Introducción a la L ógicajurídica. Elem entos de semiótica Jurídica,
Lógica de las norm as y Lógicajurídica. Traducción de Juan A. Casaubon. Editorial Universitaria
de B uenos Aires. B uenos Aires, A rgentina. 1973. pág. 82.
41 Op. cit. pág. 82.
42 Op. cit. pág. 82.
43 Op. cit. pág. 82.
INTRODUCCIÓN A IA LÓGICAJURÍDICA 25
Analítica inglesa encabezada por Austin, hipotético caso de la Es­
cuela de Viena de Kelsen , categórico-hipotético caso de V on W right
y Kalinowski, o disyuntivo tesis sustentada por la Escuela Egológica
Argentina de Carlos Cossio.
G arcía M áynez , por su parte, en relación al problem a que veni­
mos examinando, siguiendo a Z itei.man y a K elsen , y aplicando en
un prim er momento, la lógica proposicional al análisis de la norm a
jurídica completa, sostiene la tesis de que la norm ajurídica abstrac­
ta tendría la estructura de un juicio hipotético.-Dicha tesis la encon­
tramos ya en su Introducción a la lógicajurídica, donde afirma “La
normas jurídicas son imperativos hipotéticos que regulan bilateral­
m ente el com portam iento hum ano”; y la volvemos a encontrar en
su Lógica del Juicio jurídico, en donde reitera que “Las normas de
derecho son juicios hipotéticos que hacen depender de la realiza­
ción de sus supuestos determ inadas consecuencias de derecho (fa­
cultades o deberes)”.44
Posteriorm ente al aplicar la lógica de las relaciones al análisis de
la estructura de la norm ajurídica, sostiene la tesis como lo hace el
iusfilósofo polaco George Kalinowski, de que la norm ajurídica ten­
dría la estructura de un juicio relacional.45
Así lo afirma en su lógica del juicio jurídico, donde señala lo
siguiente:
“La norma de derecho; con sus dos partes, es un juicio relacional. Lo
que expresa es la implicación de un consecuente por su antecedente.”46
Y agrega:
“Si designamos el hecho jurídico por medio d e ,la letra h, y la
consecuencia normativa por medio de la letra c, la relación entre am­
bos puede simbolizarse así: hRc. En la fórmula anterior, R designa la
relación de implicación o condicionamiento, por lo que hRc debe leer­
se: “el hecho h es condicionante de la consecuencia jurídica c.”47

3. P artes o elementos de i.a normajurídica


Luego de haber examinado el pensam iento de G arcía M áynez
relativo al problema de la estructura lógica de la normajurídica, entra­
remos a analizar el referente a sus partes y elementos integrantes.
44 G arcía M á ín e z , E duardo: Lógica del Juicio Jurídico, op. cit. pag.
45 K a lin o w sk i tam bién sostiene la tesis de que la n o rm aju ríd ica ten d ría la estructu ra de
un ju icio relacional. Para inform ación ver: K a l in o w s k i , G eorge: Introducción a la Lógica Ju rí­
dica. op. cit. ; y del mismo autor, Lógica del discurso norm ativa, op. cit.
46 G arcía M á yn ez , E duardo: Lógica del juicio jurídico, en Ensayos Filosófico-jurídicos. op.
cit. pág. 151.
47 Ibid. págs. 151 y 152.
26 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

Para Kelsen la norm a jurídica estaría integrada por dos partes o


elementos: La condición (ilícito) y una consecuencia (Sanción). En
la fórmula siguiente: si es A, debe ser B, donde A representa el ilícito
y B la sanción.48
Por ilícito o acto antijurídico, K e l s e n entiende “el supuesto al
cual la norm a jurídica enlaza la sanción.”49
Por sanción entiende “un acto coercitivo -d e fuerza actual o
potencial- consistente en la privación de algún bien (por ejemplo, la
vida, la propiedad, la libertad, el honor, etc.) ejercida por un indivi­
duo autorizado al efecto y como consecuencia de una conducta.”50
La Estructura de la norma de derecho con sus elementos quedaría
ilustrada por medio del cuadro de la página siguiente:
La condición (ilícito) La consecuencia (Sanción)
(Si es A) (debe ser B)
Si alguien mata debe ser castigado con prisión de
8 a 25 años
Por su parte, para V o n W r ig h t la norm a jurídica concebida como
una prescripción está integrada por seis com ponentes o ingredien­
tes o partes: el carácter, el contenido, la condición de aplicación, la
autoridad, el sujeto (o sujetos) y la ocasión.51
Los tres primeros, o sea , el carácter, el contenido y la condición
de aplicación constituyen lo que sugiere llamar V o n W r ig h t , el núcleo
normativo, es decir, la estructura lógica que las prescripciones tie­
nen en común con otros tipos de normas.
Los otros, es decir, la autoridad, el sujeto (o sujetos) y la ocasión
son para V o n W r i g h t , com ponentes distintivos de las prescripcio­
nes, que no se encuentran necesariamente en las demás normas.
Según V o n W r i g h t , “el carácter52 de una norm a depende de si
la n orm a se da para que algo deba o p ued a o tenga que no ser
hecho”,53 y para representarlos introduce el símbolo O, para el ca­
rácter de “deber”; y el símbolo P para el carácter de “poder”.54 Para
el carácter “tener que no”, V o n W r ig h t no introduce un símbolo
especial, pues considera que es interdefinible con el carácter de
48 B o b b io , N orberto: op. cit. pág. 106.
49 K e l s e n , H ans. op. cit. p á g . 6 0 .
50 C itado por N iñ o , Carlos Santiago. Introducción al análisis del Derecho, op. cit. pág. 82
51 V o n W r ig h t , G eorge H enrik: op. cit. pág. 87.
52 A los caracteres norm ativos tam bién se les denom inan “operad o res d eó ntico s”. N iñ o ,
C arlos Santiago: op. cit. pág. 72.
53 V o n W r ig h t , G eorge H enrik: N orm a y acción. Una Investigaáón Lógica, op. cit. pág. 87.
54 Ibid. pág. 87.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 27
“deber”.55 Las normas con el carácter de “deber”, para V o n W r i g h t ,
pueden también ser denominadas normas de obligación, las nor­
mas con el carácter de “poder”, normas permisivas, y las normas
con el carácter de “tener que n o ”, normas prohibitivas.
Por contenido de una norm a, V o n W r ig h t entiende, “...aquello
que debe o puede o tiene que hacerse o no hacerse”, es decir, la
cosa (acto o abstenciones de cambiar estados de cosas) prescrita
(mandada, permitida, o prohibida), y para representarlo introduce
las expresiones p o q, para los estados de cosas, p y q para los estados
de cosas opuestos, T, para los cambios, d para los actos, y f, para las
abstenciones.
En cuanto a la condición de aplicación de la norm a, V o n W r ig h t
la entiende como “aquella condición que tiene que darse para que
exista oportunidad de hacer aquello que es el contenido de una
norma dada...”. En el caso de las normas categóricas, es decir, aquellas
en las que la condición de aplicación esta ya dada en el enunciado
de su contenido (por ejemplo, en obligatorio cerrar la ventana, la
condición de aplicación sobreentendida es que la ventana este abier­
ta), según V o n W r ig h t no es necesario símbolo alguno. Las normas
hipotéticas (por ejemplo, obligatorio cerrar la ventana, si llueve)
por el contrario, si exigen que se especifique dicha condición. V o n
W r i g h t introduce para ello el símbolo “/ ” que se coloca a la dere­
cha del contenido de la norma.
Por autoridad de una prescripción, V o n W r ig h t entiende, “ el
agente que da o emite la prescripción”.
Por sujeto (o sujetos) de una prescripción, V o n W r i g h t entien­
de “ el agente (o agentes) a quienes la prescripción se dirige o da.”
Por ocasión, V o n W r ig h t entiende “la mención de una localiza­
ción, es decir, lugar o lapso en el tiem po”.
Hay que señalar en cuanto a lo examinado dos puntos: a) que
para los últimos tres elementos de las norm as antes examinados,
V o n W r ig h t no introduce ningún tipo de símbolo o expresión que
los represente; y b) que la teoría de V o n W r i g h t es esencialmente
una teoría de lo que el denom ina núcleos normativos. Así entonces,
la estructura del núcleo normativo de la prescripción jurídica con
sus elementos sería la siguiente:
-P(Carácter) d(-pTp) (contenido) /qTq (condición de aplicación)
Así por ejemplo, en la norm a “No está perm itido estacionar ju n ­
to a la acera de los núm eros pares, salvo en el caso de ambulancias,
autobombas y vehículos policiales”, el carácter sería “No esta per­
53 lbid. pág. 88.
28 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

m itido”, “estacionar junto a la acera de los números pares” sería el


contenido, y “salvo en el caso de ambulancias, autobombas y vehículos
policiales”, sería la condición de aplicación”.
La Estructura del núcleo normativo de la norm a de derecho con
sus elementos quedaría ilustrada por medio del cuadro de la página
siguiente:
Carácter: -P Contenido: f (-pTpl Condición de aplica­
ción: /qT q
No esta perm itido estacionar iunto a la ace­ salvo en el caso de
ra de los números pares vambulancias, autobombas
vehículos policiales
En lo referente al problema que hemos venido analizando, G ar ­
cía M áynez , al aplicar la lógica tradicional al análisis de la estructura
de la norm a jurídica, sostiene la tesis de que la norm a jurídica de
carácter genérico como un juicio hipotético,56 estaría integrada por
dos elementos: el supuesto, y la disposición.57
Al supuesto, lo define G arcía M áynez como la “hipótesis que al
realizarse da nacimiento a las consecuencias de derecho”, y para
hacer referencia al mismo y al hecho de su realización emplea las
letras “s” y “h ”.58 A la disposición, por su lado, la define como “la
parte de la norma que expresa que derechos o deberes están condicio­
nados por la realización del supuesto”, como la parte que “estatuye
las consecuencias normativas”, y para hacer referencia a la misma,
emplea la letra “F” (para el derecho subjetivo y la letra “D” (para el
deber jurídico). La estructura de la normajurídica con sus elementos
sería entonces la siguiente:
Si s (supuesto) es h (hecho), D (deber jurídico) y F (derecho
subjetivo) son.59
Así por ejemplo, en el precepto: “Si un obrero sufre un accidente
de trabajo, el patrono está obligado a pagarle una indem nización”,60
el supuesto jurídico (Si s es h), sería la previsión de que un obrero
sufra un accidente y la disposición (D y F necesariamente son) sería
la parte de la regla que obliga al patrono a indemnizar al trabajador
y concede a éste el derecho de exigir su pago.
56 Según la Lógica apofántica, el juicio hipotético esta integrado por dos proposiciones
unidas p or la cópula condicional “Sí..., entonces ...."
57 G arcía M áynez , Eduardo: E structura Relacional de la regulación Jurídica. En Revista
de la Facultad de D erecho y Ciencias Sociales. A ño V. No. 4, octubre-diciem bre 1954. M on­
tevideo, Uruguay, pág. 778.
58 G arcía M áynez , Eduardo: Lógica del Juicio Jurídico, op. cit. pág. 27.
59 G arcía M áynez , Eduardo: Lógica del Juicio Jurídico, op. cit.
60 G arcía M áynez , Eduardo: Lógica del Juicio Jurídico, op. cit.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 29
La Estructura de la norm a de derecho con sus elementos queda­
ría ilustrada por medio del cuadro de la página siguiente:
Supuesto Jurídico (Si S es h) Disposición
(D y F necesariamente son)
Si un obrero sufre un accidente el patrono esta obligado a pagarle
de trabajo una indemnización

Ahora bien, G a r c ía M á y n e z considera que “vista la disposición de


cualquier norma de índole genérica por sí misma esto es desligándola
de su hipótesis ... puede formularse de modo categórico”. Así en
el ejemplo anterior, cuando separamos la disposición normativa “ el
patrono esta obligado a pagarle la indem nización”, de la hipótesis
“Si el obrero sufre un accidente de trabajo” “aparece ante nosotros
un juicio que encierra -a semejanza de los predicativos de que trata
la lógica Clásica- tres elementos lógicos: sujeto, cópula y predicado.”
Así, en el ejemplo, “patrono”, es el concepto sujeto; “está obligado
a”, la cópula jurídica, y “pagarle la indem nización”, el predicado.
Así en toda disposición norm ativa considerada com o juicio
categórico encontraríam os según G a r c ía M á y n e z , tres elementos:
El concepto sujeto (SO): El patrono
La cópula jurídica (tien e el deber de): está obligado a
El concepto predicado (d): pagar la indemnización
La estructura de la disposición normativa quedaría ilustrada en
el cuadro siguiente:
El patrono esta obligado a pagar la indemnización
Concepto Sujeto (SO) cópula jurídica predicado (d)
(tiene el deber de)
Como se puede observar, G a r c ía M á y n e z aplica al análisis de la
disposición normativa vista como un juicio categórico, el cálculo de
clases,61 y desde este punto de vista, considera que la misma se en­
cuentra integrada por tres elementos, el concepto sujeto, el predi­
cado, y la cópula jurídica, similares a los que conform an los juicios
predicativos de la lógica de clases tradicional.
61 Hay que recordar que los juicios o proposiciones que se refieren a clases, son esencialm en­
te juicios de inherencia. Así en un prim er m om ento G arcía M áynez , asim ila la estructu ra
Lógica de la disposición norm ativa del ju icio ju ríd ico a un ju icio categórico de inherencia.
Mas adelante, sin em bárgo m odifica esta hipótesis inicial, afirm ando que dicha estruc­
tu ra no es análoga a la de un juicio de inherencia, sino a la de un ju icio de relación.
30 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

En cuanto al concepto sujeto, G a rc ía M á y n ez , señala que es “el ele­


mento fundamental”62 de los preceptos jurídicos, y “su función consiste en
señalar a la persona objeto de la regulación”,63 o sea, para volver al
ejemplo al patrono. Dicho concepto, agrega G arcía M áynez , “está referido
al sujeto posible del deber o titular del derecho que el juicio jurídico
respectivamente impone u otorga”.64 Para hacer referencia a la persona
objeto de la regulación, G arcía M áynez se sirve de la letra “S” bien de los signos
“P” o “SP” (tratándose del pretensor) y “O” o “SO” (si se trata del obligado).
En lo que se refiere al predicado, G a r c ía M á y n e z , señala lo
siguiente:” La predicación contenida en las normas refiérese..., a lo que
la persona objeto de tal regulación está obligada a hacer o a omitir, o a
lo que el facultado puede lícitamente hacer o dejar de hacer”. El papel
de predicado en la disposición, “estriba en determinar cual es la con­
ducta objeto del derecho atribuido o del deber impuesto a aquellas”.
Para referirse a la conducta ordenada, G a r c ía M á y n ez se vale de la letra
“d ”, y al referirse a la prohibida de la minúscula “p”. La que constituye
el objeto de un derecho subjetivo la designa por medio de la letra “f”.
Por último, en lo relativo a la cópula jurídica, G a r c ía M á y n ez señala
lo siguiente: “para que haya norma de derecho no son suficientes el
concepto sujeto y el concepto predicado. Es indispensable además, que
la conducta objeto de las obligaciones y facultades sea referida, a
través de la cópula, al obligado y al pretensor”. “Su función consiste en
atribuir un derecho al pretensor o en imponer un deber al obligado”.
La cópula jurídica suele expresarse por medio de giros como “tiene el
derecho de”, está facultado para”, “tiene el deber de”, “está obligado a”.
Como se puede observar, G a r c ía M á y n ez sostiene que la disposición
normativa como de las partes de la norm a de derecho, al separarla
del supuesto jurídico, adopta la estructura de un juicio categórico,
con sus mismos elementos, concepto sujeto, cópula y predicado.
De todo lo expuesto, se infiere que desde el punto de vista de la
lógica tradicional, la estructura completa de la norm a de derecho
abstracta, tomado los elementos que compone la disposición nor­
mativa, según G a r c ía M á y n e z sería la siguiente:
S upuesto Juíridico Disposiciones
(Sí S es h) (D y F necesariam ente son)
El patrono está pagar la
obligado a indem nización
C oncepto cópula predicado (d)
Sujeto (SO) ju ríd ica
(tiene el d eb er de
predicado (d)

62 G arcía M áynez , Eduardo: ¡lógica del Juicio Jurídico, op. cit. p á g . 2 8 .


63 G arcía M áynez , Eduardo: Lógica del Concepto Jurídico, op. cit. p á g . 167.
64 G arcía M áynez , Eduardo: Ilógica del Concepto Jurídico, op. cit. p á g . 167.
INTRODUCCIÓN A I A I.ÓCICA JURÍDICA 31
Ahora bien, cuando G arcía M áynez aplica la lógica de las relacio­
nes al examen de la estructura de la norm a jurídica y la concibe
como un Juicio relacional, sostiene la tesis que estaría integrada por
tres elementos: el concepto referente, el relacional y el relato.
Al concepto referente, lo define como aquel “Que sostiene el
sentido de la relación” (1), y para hacer referencia al mismo que en
el caso de las normas jurídicas se refiere al “Hecho jurídico”, amplia
la letra h. AI concepto relacional, por su lado, lo define como ... y para
hacer referencia al mismo que designa a la reláción de implicación o
condicionamiento emplea la letra R. Al concepto relato, lo define
aquel..., y para hacer referencia al mismo que designa la consecuencia
normativa emplea la letra c.
Así la estructura de la norm ajurídica concebida como un juicio
relacional, con sus elementos integrantes sería según G arcía M áynez
la siguiente:
“El hecho H es condicionante de la consecuencia Jurídica c”.
“El hecho H (Concepto referente) es condicionante (concepto
relacional) (R) de la consecuencia jurídica c (concepto relato)”.
Así por ejemplo, en el precepto ya mencionado anteriorm ente:
“Si un obrero sufre un accidente de trabajo, el patrono está obliga­
do a pagarle una indem nización”, el concepto referente (h) sería la
previsión de que un obrero sufra un accidente; el concepto relacional
sería el condicionante, Si..., entonces (R); y el concepto relato (c), sería
la parte de la regla que obliga al patrono a indem nizar al trabajador
y concede a este el derecho de exigir el pago.
Como se puede observar la estructura de la norm a de derecho
con sus elementos integrantes desde el punto de vista de la lógica
de las relaciones, quedaría ilustrada por medio del cuadro de la pá­
gina siguiente:
Concepto-referente Concepto-referente Concepto-referente
(h) (r) (c)
hecho jurídico concecuencia jurídico
El hecho jurídico es condicionante de que el patrono está
de que un obrero o b lig ad o a p a g arte
sufre un accidente una indem nización
de trabajo
Ahora bien, análogamente a como G arcía M áynez concibe la es­
tructura de la disposición normativa desde el punto de vista de la
lógica tradicional como un juicio categórico, desde el punto de vista
de la lógica de las relaciones lo concibe como un juicio de esta clase. Así
32 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

en el ejemplo anterior, cuando separamos la disposición normativa o


consecuencia jurídica (c) “El patrono está obligado a pagarle la in­
demnización”, de el hecho jurídico, “El obrero sufre un accidente
de trabajo”, aparece ante nosotros otro juicio relacional integrado
por un concepto referente, un relacional y un relato.
Así en el ejemplo, “El patrono”, es el concepto referente (x), “está
obligado a pagar la indemnización a” el concepto relacional” (R) y el
concepto relato, que aparece en forma implícita sería “el trabajador” (y).
Como se puede observar en toda consecuencia jurídica conside­
rada como juicio relacional encontraríam os según G a r c ía M á y n e z
tres elementos:
El concepto-referente (x)= “El patrono”
El concepto-relacional (R)= “esta obligado a pagar la
indemnización a”
El concepto-relato (y)= “El trabajador”
Así la estructura de la consecuencia jurídica concebida como
juicio relacional queda ilustrada en el cuadro siguiente:
Concepto-referente Concepto-referente Concepto-referente
(x) (R) (y)
El patrono está obligado a pagar la el trabajador
indemnización a

Como se puede observar, G a r c ía M á y n e z sostiene que la conse­


cuencia jurídica como una de las partes de la norm a de derecho
- concebida como un juicio relacional, al separarla del hecho jurídi­
co, adopta la estructura de otro juicio relacional, con sus mismos
elementos.
De todo lo expuesto, puede inferirse que la estructura comple­
ta de la norm a de derecho, tomando los elementos que com ponen
la consecuencia normativa es la siguiente:
Para la norm a prescriptiva:
El hecho jurídico (h) ( concepto referen te).- un trabajador
sufre un accidente es condicionante (R) (concepto relacional)
“es condicionante” Consecuencia jurídica (c) (concepto relato),
concepto-referente (x)= “El p atro n o ” concepto-relacional (R) =
“está obligado a pagar la indem nización a” concepto-relato (y)=
“El trabajador”
Así la estructura de la norm ajurídica completa concebida como
juicio relacional queda ilustrada en el cuadro de la página siguiente:
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 33
Concepto Concepto Concepto relato
referente relacional (r)
(h) hecho (r) consecuencia jurídica
jurídico
El hecho es El está obligado El trabajador
jurídico condicionante patrono a pagar la
el obrero de que indemnización a
sufre un
accidente concepto concepto concepto
de trabajo referente relacional relato
(x) (R ) (y)

4. C lasificación de las normas jurídicas


Luego de haber examinado el pensamiento de G arcía M áynez,
acerca de la estructura y las partes y elementos integrantes de la
norm a jurídica, entrarem os a analizar el problem a relativo a la clasi­
ficación de las normas jurídicas.
En cuanto a este problema, no existe coincidencia entre los cul­
tivadores de la lógica deóntica, la lógica jurídica y la filosofía del
Derecho.65
Según nuestra opinión, y siguiendo para el efecto a B o bbio ,66
consideramos que dicho problema se vincula con la m anera de cómo
los cultivadores de la filosofía del derecho, la teoría general del
Derecho, y la lógica de las normas, clasifican las normas en general y las
normas jurídicas en particular, y se plantea en los siguientes términos:
¿Cuál es el criterio o los criterios determinantes para clasificar a las nor­
mas en general y a las normas jurídicas en particular?
Para la corriente finlandesa de la lógica deóntica representada por
la Escuela de George Henrick V on W right ,67 las normas prescriptivas
dentro de las cuales se incluyen a las normas jurídicas se clasificarían
atendiendo a los elementos que las integran; según el carácter, el conte­
nido, la condición de aplicación, la autoridad, el sujeto, y la ocasión.
Para otros como el iusfilósofo danés Alf Ross,68 las norm as ju rí­
dicas se clasifican según como se determ ine el sujeto de una norma;
63 Según lo ha señalado N orberto B o b b io , “Son posibles m uchas distinciones en tre las
norm as Jurídicas. Todos los tratados de Filosofía del derecho y de teoría general del derecho han
exam inado un cierto núm ero de ellas”. B o b b io , Norberto: Teoría General del Derecho. T raduc­
ción: E duardo Rozo A c u ñ a , Editorial D ebate, M adrid, 1991.
66 B o b b io , N orberto. Op. cit. pág. 141.
67 V o n W ric .h t , G eorg H enrik: Op. cit.
68 Ross, Alf: Lógica de las Normas. T raducción de José S.P. H ierro. E ditorial Tecnos, S.A.,
M adrid, 1971. págs. 102 a 107.
34 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

según como esté determinada la situación de la norma; y según como


esté determ inado el tema de la norma.
Para Eduardo G a r c ía M á y n e z , como lo ha señalado José G a o s ,69 las
normas de derecho se clasifican, desde el cuádruple punto de vista de
la cualidad, cantidad, relación y modalidad, de la lógica tradicional.
Efectivamente G a r c ía M á y n e z , siguiendo a Alejandro Pfander
clasifica a las normas jurídicas según el criterio de Clasificación de
la lógica tradicional, que Clasifica los juicios en general por su cua­
lidad, cantidad, relación y modalidad.
Analizaremos en prim er término, la clasificación de las normas
o juicios jurídicos por su cualidad.

4 .1 . L a n o r m a d e d e r e c h o d e s d e e l p u n t o d e v i s t a d e s u c u a l i d a d
Iniciaremos nuestro examen del pensamiento de G a r c ía M á y n e z
acerca del problema de la Clasificación de las normas jurídicas, anali­
zando el relativo a la Clasificación desde el punto de vista cualidad.
Dicho problema se vincula a la identificación del elem ento, o
parte de la norm a en general y de la jurídica en general que deter­
mina la cualidad de las mismas, y puede plantearse en los términos
siguientes: ¿Cuál es el elemento, o parte de la norm a que determ ina
la cualidad de la mismas?. ¿Es el carácter o cópula jurídica lo que lo
determ ina o es el contenido o predicado lo que lo hace?
Para ciertos iusfilósofos y cultivadores de la m oderna lógica de
las normas, como Giorgio del V e c c h i o ,70 y Von W r i g h t ,71 las normas
en general y las jurídicas en particular, desde el punto de vista de su
cualidad o contenido como le llama Von W r i g t h , se dividen en pre­
ceptivas y prohibitivas ( D e l V e c c h io ) , y positivas y negativas (V o n
W r i g h t ) , atendiendo a si las mismas ordenan, perm itan o prohíban
un acto, o una abstención. Así, según Giorgio del V e c c h i o , “el im­
perativo puede asumir una forma positiva o negativa, de aquí la primera
distinción de las normas jurídicas en preceptivas o prohibitivas. Son
preceptivas las normas que im ponen el cumplimiento de ciertos ac­
tos determinados; y son prohibitivas las que im ponen ciertas omi­
siones”.72 V o n W r i g h t , por su parte considera que las normas en
función de que su contenido sea un acto o una abstención, se divi­
den en positivas y negativas.73
69 G a o s , José: La L ógicajurídica de E duardo G a r c ía M áv n ez. D ianoia 1, 1 9 5 5 , pág. 3 4 7 .
70 D el V e c c h io , Giorgio: Filosofía del D erecho. N ovena edición Española, revisada por
Luis Legaz y Lacam bra. Bosch, Casa Editorial, S .A ., B arcelona, 1 9 7 4 . pág. 3 4 6 .
7> V o n W r ic h t , G eorg H enrik: op. cit. Pág. 8 9 .
72 D el V e c c h io , Giorgio: op. cit. pág. 3 4 6 .
73 V o n W ric . h t , G eorg H enrik: op. cit. Pág. 8 9 .
INTRODUCCIÓN A I.A LÓGICAJURÍDICA 35
D e lo a n te r io r m e n te e x p u e sto se p u e d e in ferir q u e D ei, V ecchiq
y V on W right c o n sid e r a n c o m o n o rm a s p o sitiva s las sig u ie n tes:
1. Las normas de obligación que ordenan realizar un acto;
2. Las normas permisivas que perm iten realizar un acto;
3. Las normas prohibitivas que prohíben realizar un acto;
Y como normas negativas:
4. Las normas de obligación que ordenan realizar una abstención;
5. Las normas permisivas que perm iten realizar una abstención;
6. Las normas prohibitivas que prohíben realizar una abstención.
Como se puede observar, para D el V ecchio , como para V on
W right , lo que determ ina la cualidad de las normas jurídicas es el
hecho, de que unas a las que llaman preceptivas o positivas, ordenen,
permitan, o prohíban una acción, y otras a las que denominan prohibi­
tivas o negativas, ordenen, permitan o prohíban una abstención.
Ahora bien, según G arcía M áynez, como para Héctor Neri Cas­
ta ñ ed a ,74 a diferencia de D e l V ec ch io y V on W ig h t, que aseveran que
lo que determ ina la cualidad de las normas jurídicas es el hecho, de
que unas a las que llaman preceptivas o positivas, prescriban una
acto, y otras a las que denom inan prohibitivas o negativas, im pon­
gan una omisión o abstención; sostiene la tesis que las normas jurí­
dicas o juicios jurídicos como el los denomina, por su cualidad, se
dividen en dos clases: positivos (o permisivos) y negativos (o prohi­
bitivos), dependiendo de si las normas perm iten o prohíben, una
acción o una omisión. Son normas jurídicas o juicios jurídicos posi­
tivos, los que perm iten una conducta, sea ésta una acción o una
omisión. Son normas jurídicas o juicios jurídicos negativos aquellos
que vedan determ inado com portamiento, sea ésta una acción o una
omisión. Dicha tesis, la encontramos en su lógica del juicio jurídico,
en donde G arcía M áynez, afirma: “ Desde el punto de vista de la
cualidad, los juicios jurídicos divídense en dos clases: positivos (o
permisivos) y negativos (o prohibitivos). Tienen carácter positivo
los que permiten una conducta (acción u omisión). Son negativos los
que vedan determ inado com portam iento (acción u omisión)... Lo
que condiciona la cualidad, positiva o negativa de las normas... no
es la circunstancia de que prescriban acciones o impongan omisiones,
sino el hecho de que permitan o prohíban, ya una acción, ya una omi­
74 H éctor N eri C a sta ñ ed a , considera que la expresión “Está p ro h ib id o ”, es un térm ino
norm ativo negativo. Así lo señala textualm ente en P ensar y H acer: “C ada u na de las ex p re­
siones de la lista siguiente es un térm ino norm ativo negativo: “Es incorrecto”, “Está prohibido”,
“no p u e d e” y “Es im p ro pio ” “Castañeda, H éctor Neri: P ensar y H acer. F undam entación de
las Instituciones. T raducción de A lejandro H errera con la colaboración de R aym undo Mo­
rado y del Autor, del O riginal T hinkig and Doing. T he Philosophical F oundations o f the
Institutions. U niversidad N acional A utónom a de M éxico, M éxico, D.F., 1993. pág. 69.
36 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

sión”.75 Y la volvemos a encontrar en su Filosofía del Derecho, donde


G a r c ía M á y n e z , señala: “Desde el punto de vista lógico de la cualidad,
las normas jurídicas se dividen en positivas (permisivas) y negativas
(o prohibitivas). A la primera clase pertenecen las que perm iten
cierta conducta (acción u omisión); a la segunda, las que prohiben
determ inado com portamiento (acción u om isión).”
Así, G a r c ía M á y n ez considera como normas positivas las siguientes:
“1. Las normas que perm iten la ejecución de un acto no ordena­
do ni prohibido;
2. Las normas que perm iten la omisión de un acto no ordenado
ni prohibido;
3. Las que perm iten optar entre la ejecución y la omisión de un
acto no ordenado, ni prohibido;
4. Las que perm iten la ejecución de un acto ordenado;
5. Las que perm iten la omisión de un acto prohibido;
6. Las que prescriben (e implícitamente perm iten) la ejecución
de un acto licito;
7. Las que prescriben (e implícitamente perm iten) la omisión
de un acto prohibido.”
Y como normas negativas:
“8. Las que prohiben la ejecución de un acto ilícito;
9. Las que prohiben la omisión de un acto ordenado.”76
Como se puede observar G a r c ía M áyn _e z , difiere de D e l V e c c h io
y V o n W i g h t , en lo relativo al elemento o parte de las normas que
determ ina la cualidad de las mismas. Mientras para D e l V e c c h io y
V o n W r i g h t , lo que determ ina la cualidad de las normas jurídicas es
el hecho, de que unas denominadas preceptivas o positivas, ordenan,
permiten, o prohiben una acción, y otras a las que denominan prohibi­
tivas o negativas, ordenan, permiten, o prohiben una omisión o absten­
ción. Para G a r c ía M á y n e z , lo que condiciona dicha cualidad de las nor­
mas jurídicas es el hecho, de que unas a las que llama positivas o
permisivas, permitan una acción o una omisión, y otras a las que deno­
mina negativas o prohibitivas, prohíban una acción o una omisión.

4 .2 . L a n o r m a d e d e r e c h o d e s d e e l p u n t o d e v i s t a d e s u c a n t i d a d
Luego de haber examinado el pensamiento de G a r c ía M á y n e z ,
acerca de la clasificación de las normas jurídicas desde el punto de
75 G arcía M áynez , E duardo: Lógica del Juicio jurídico, op. cit. p á g .
76 G arcía M áynez , E duardo: Lógica del Juicio Jurídico, op. cit. p á g s . 94 y 95.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 37
vista de su cualidad, entrarem os a analizar el problem a relativo a la
Clasificación de las mismas desde el punto de vista de la cantidad.
Dicho problema se vincula a la identificación de la parte, o ele­
m ento de la prescripción, que determ ina la cantidad de las norm as
en general y de las normas jurídicas en particular,77 y puede plantearse
en los térm inos siguientes: ¿Cuál es la parte o elem ento de la norm a
que determ ina la cantidad de las mismas?. ¿Es el sujeto a quien la
norm a se dirige, el objeto de la prescripción, es decir, la acción pres­
crita, la ocasión, el carácter78 o cópula79 lo que lo determina?
Para la corriente finlandesa de la lógica deóntica representada
por V o n W r i g h t , lo que determ ina la cantidad de las prescripciones,
es la forma universal o particular con que se presenten en la pres­
cripción tanto el sujeto destinatario como la ocasión.80 Recordemos
para el efecto que por ocasión, V o n W r i g h t entiendo la localización
especial o temporal en que debe cumplirse el contenido de la prescrip­
ción. Por ejemplo, “mañana debes ir a la escuela” es una prescripción
que menciona una ocasión temporal; “está prohibido fumar”.
Así por sus sujetos las prescripciones pueden clasificarse en par­
ticulares y generales. Son particulares cuando se dirigen a uno o
varios agentes determinados, y generales, cuando se dirigen a una
clase de agentes indeterm inados por medio de una descripción.81
Las generales, por su sujeto pueden a la vez, ser de dos tipos; las con­
juntivam ente generales y las disyuntivamente generales. Las prime­
77 En la Lógica form al tradicional lo que condiciona la cantidad de las proposiciones es
la extensión con que este tom ado el sujeto de la m ism a. Ju an de Santo Tom ás: C om pendio
de Lógica, op. cit. pág. 48.
78 Según mi criterio, la clasificación de V o n W r ig h t de las norm as p o r su carácter, es
asim ilable en algún sentido a la clasificación de las norm as desde el p u n to de vista de la
cantidad, que plantea G a rcía M á ynez .
H ay que reco rd ar al respecto, que V o n W r ig h t en la m ayoría de sus obras, ha m anifes­
tado que los caracteres o conceptos deónticos, perm itido, p rohibido, y obligatorio tienen
un fun cio n am iento lógico sim ilar a los conceptos m odales, posible, im posible y necesario; y
a los cuantificadores alguno, ninguno, y todos.
En este sentido, puede inferir que la clasificación de V o n W r ic h t de las norm as p o r su
carácter, es análoga en algún sentido a la clasificación de las norm as de G arcía M áynez desde
el p u n to de vista de su cantidad.
Para m ayor inform ación, consultar: V tjN W r ig h t , G eorge H enrick: An Essay in M odal
Logic. N orth-H olland Publishing Company, A m sterdam , 1951. V o n W r ig h t , G eorge H enrick:
U n ensayo de Lógica deóntica y la T eoría G eneral de la acción. Traducción de Ernesto Garzón
Valdes, del original An Essay in D eontic Logic and the G eneral T heory o f A ction, C olección
cuadernos. C uaderno 33. Institución de Investigaciones Filosóficas, U niversidad N acional
A utónom a de M éxico, 1976. V o n W ric. h t , G eorge: Lógica D eóntica. Versión C astellana de
Jesús R o d r íg u e z M a r ín . Valencia,,España, 1979.
79 G arcía M á ynez , utiliza el térm ino cópula Jurídica, para designar a los caracteres u
o peradores deónticos de V o n W r ig h t .
80 V o n W r ig h t , G eorge H enrick: op. cit. págs. 93 y 94.
81 N iñ o , Carlos Santiago: Introducción al análisis del Derecho. 2*. edición, am pliada y revisa­
da. 4*. reim presión. Editorial Astrea de Alfredo y Ricado Depalma, Buenos Aires, 1988. pág. 77.
38 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

ras son aquellas que se dirigen a todos los miembros de una clase. Las
segundas, en cambio, son las que se dirigen a uno o varios indivi­
duos indeterm inados de una cierta clase.82
Según la ocasión, las prescripciones también se dividen, en parti­
culares y generales. Una prescripción es particular cuando establece
una ocasión específica o un núm ero finito de ocasiones específicas
(por ejemplo, “Abre la ventana ahora”). Es general cuando estable­
ce un núm ero ilimitado de ocasiones.83
Las generales, según la ocasión, se dividen a su vez, en conjunti­
vamente generales y disyuntivamente generales. Una prescripción es
conjuntivamente general por la ocasión, “si ordena o permite la reali­
zación de su contenido en todos (o cada uno) de este ilimitado
núm ero de casos.” Una prescripción es disyuntivamente general con
relación a la ocasión si “ordena o permite la realización de su conte­
nido en alguno (por lo menos, uno) de este ilimitado núm ero de
ocasiones.84
Por último para V o n W r i g h t , desde el doble punto de vista del
sujeto y de la ocasión las prescripciones se clasificarían en particulares
y generales. La particular será aquella que es particular con relación al
sujeto y a la ocasión. Será general, aquella que es general con relación
al sujeto o a la ocasión (o a ambos). Y será em inentem ente general
aquella prescripción en la cual tanto el sujeto como la ocasión son
generales.85
Por su parte para G a r c ía M á y n e z , siguiendo a los juristas de la
Escuela de Viena,86 lo que determina la cantidad de las prescripciones,
es la extensión con que se encuentre tomado el sujeto destinatario
de la misma. Así señala al respecto que de acuerdo a la cantidad,
“las normas jurídicas divídense en genéricas (o abstractas) e indivi­
dualizadas”. Las normas genéricas equivalen según el jurista mexicano
a “juicios universales”87 y son aquellas “que obligan a facultan a todos
los comprendidos dentro de la clase designada por el concepto-sujeto
de la disposición normativa”. Un ejemplo de ellas lo constituye la
norma “Los obreros están obligados a ejecutar su trabajo con la intensi­
dad, cuidado y esmero apropiados, en la forma, tiempo y lugar conveni­
dos”, ya que el concepto sujeto “obreros”, se refiere a todos los que
form an parte de la clase designada por tal concepto.
82 N iñ o , Carlos Santiago: op. cit.pág. 77.
8S V o n W r ig h t , G eorge H enrick.
op. cit. págs. 95-96.
*4 V o n W r ig h t , G eorge H enrick.
op. cit. pág. 9 6 .
85 V o n W r ig h t , G eorge H enrick.
op. cit. pág. 97.
86 Los juristas de la Escuela de Viena, adoptan el criterio de la Lógica form al en lo
relativo a cuál es el elem ento o parte de la proposición que condiciona la cantidad de la
m ism a. Según la escuela de Viena, lo que condiciona la cantidad de la proposición n orm ati­
va, es el sujeto destinatario de la mism a.
87 G arcía M áynez , E duardo: Lógica del Juicio Jurídico, op. cit. pág. 109.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 39
Las norm as individualizadas por su parte, para G a r c ía M á y n e z ,
son todas aquellas “que obligan o facultan a miembros individual­
m ente determ inados de aquella clase”.88 Aquí se incluyen tanto las
resoluciones de los tribunales (autos, sentencias), como las resolu­
ciones de tipo administrativo, los contratos entre personas particu­
lares o entre personas jurídicas colectivas. Ejemplo: Si, dentro de un
proceso, el juez X condena al comprador Pedro González a pagar al
vendedor Luis Sánchez la cantidad de $300.00 precio de una cosa y
la sentencia es una norma, pero especial o individualizada.
Estas normas individualizadas, según G a r c ía M á y n e z tienen una
diferencia im portante en relación a los juicios enunciativos particu­
lares. A estos les corresponden las fórmulas “Algunos S son P” y “Al­
gunos S no son P”. Dada su indeterm inación, no es posible que los
dos sea falsos, aun cuando puede ocurrir que uno y otro tengan el
atributo opuesto. Así los enunciados particulares “Algunos hombres han
obtenido el Premio Nobel” y “Algunos hombres no han obtenido el
Premio Nobel” son verdaderos ambos. En cambio, de la falsedad del
particular afirmativo “Algunos hombres son inm ortales” necesaria­
mente se infiere la verdad del particular negativo correspondiente.89
En cambio, en el campo jurídico, -señala G a r c ía M á y n e z - “las
norm as individualizadas no se refieren a algunos miembros de la
clase que corresponde al concepto-sujeto de la disposición de la norma
genérica en que se fundan, sino, en todo caso, a uno o varios de esos
miembros, individualmente determinados. O sea que en aquel cam­
po, “no hay preceptos que digan , por ejemplo, “Algunos com prado­
res deben pagar el precio de la cosa “ o “Algunos mexicanos carecen
del derecho de sufragio”, porque, en la hipótesis de que tales pre­
ceptos existiesen, su aplicación a casos singulares sería imposible.90
Manuel M a n z o n T e r r a z a s , al respecto señala que el m encionado
planteam iento de G a r c ía M á y n e z , es erróneo. Es posible, manifiesta
M a n z o n T e r r a z a s , “construir un sistema de lógica normativa, en base
a otro de lógica pura, y utilizar expresiones con la form a ‘Algunos S
deben ser P. Las sentencias declarativas de la form a ‘Algunos S son
P’ también son susceptibles de una ‘aplicación a casos singulares’.
Pero se usan en demostraciones y derivaciones, como habrán de
emplearse, en el cálculo normativo, las oraciones de la form a ‘Algu­
nos S deben ser P ’. ”9i
Como se puede observar, existen dos diferencias fundam entales
entre las tesis de G a r c ía M á y n e z y V o n W r i g h t , en relación a la Clasi­
88 G arcía M á ynez , Eduardo: Lógica del Juicio Jurídico, op. cit. p á g . 1 0 7 .
89 G a rcía M á ynez , Eduardo: Lógica del Juicio Jurídico, op. cit. p á g . 11 5
90 G arcía M á ynez , Eduardo: Lógica del Juicio Jurídico, op. cit. pá g s . 1 1 5 y 1 1 6 .
91 M a n z o n T err aza s , M a n u e l: op. cit. p á g . 1 2 4 .
40 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

ficación de las normas desde el punto de vista de su cantidad. La


prim era relacionada a la parte o elemento de la norm a que deter­
mina la cantidad de las mismas. Mientras V on W right sostiene que
lo que determ ina es la extensión con que este tomado el sujeto des­
tinatario de la prescripción y la ocasión, G arcía M áynez sostiene que
es únicamente el sujeto destinatario de la misma. En segundo termino,
mientras G arcía M áynez no admite que en el campo del derecho puedan
darse juicios particulares (solo se darían normas individualizadas),
V on W right si lo admite.

4 .3 . L a norma de derecho desde ei. doble punto de vista de su


CUALIDAD Y CANTIDAD

Luego de haber examinado el pensamiento de G arcía M áynez,


acerca de la cantidad de las normas jurídicas, entrarem os a analizar
el problema relativo a la Clasificación de las normas jurídicas desde el
doble punto de vista de la cualidad y cantidad.
Los cultivadores de la lógica deóntica modal, como V on W right ,
A rthur N. P rior ,92 Norberto B obbio ,93 reemplazan esta Clasificación
de las normas en general y las normas jurídicas en particular desde
el doble punto de vista de su cualidad y cantidad, por una Análoga
que las Clasifica desde el doble punto de vista de su contenido y
carácter.94
Así desde este doble punto de vista de su contenido y carácter,
las normas en general y las normas jurídicas en particular se clasifican
en normas de obligación positivas (mandatos de hacer) y negativas
(mandatos de abstenerse), y normas permisivas positivas (permisos
de hacer) y negativas (permisos de abstenerse).
Para estas cuatro normas o prescripciones elementales,95 como
V on W right las denom ina en Norma y Acción, el simbolismo de que
se valen los cultivadores de la lógica deóntica modal, varia según sea
92 P r io r , A rthur N.: Form al Logic, p ág .185. Citado p or Nicolo A m ato, op. cit. pág. 162.
93 N o rb erto B o b b io : La Lógica giuridica di E duardo G a r c ía M á y n fz . Revista Inter-
nazionale di Filosofía del diritto. Citado p or Nicolo Amato: Lógica Sim bólica e D iritto. op.
cit. pág. 265.
94 C om o ya lo m anifestam os an teriorm en te, Según nuestra opinión, la clasificación de
V o n W rig ht de las norm as por su carácter, es análoga en algún sentido a la clasificación de las
norm as por su cantidad de G arcía Mávnez.
Hay que señalar al respecto, que Edgar M o r sc h e r y G erhard Zecha, han resaltado com o
uno de los problem as más im portantes de la Lógica deóntica la aclaración de la relación que
hay en tre esta y los cuantificadores. M orscher, E dgar y Zecha, G erhard: Wosu D eontische
Logik?, ARSP LVIII. 1972. 363-378. citado por Brieskorn, N orbert: Filosofía del D erecho.
Curso Fundam ental de Filosofía 14. B arcelona E ditorial H erder, 1993. pág. 129.
95 Hay que señalar al respecto com o lo ha m anifestado B o b b io , que el problem a más
vivam ente discutido en la Lógica deóntica ha sido, el relativo a ¿Cuáles y cuántas son las
norm as, prescripciones, o figuras de calificación norm ativa elem entales ? Varios sistem as
INTRODUCCIÓN A IA LÓGICA JURÍDICA 41
el autor. Nosotros siguiendo a María Teresa E chave, María Eugenia
U rq u ijo , y Ricardo A. G u ib ou rg, adoptarem os la notación que V on
W r ig h t utiliza en “Un Ensayo de Lógica Deóntica y la Teoría General
de la Acción”. Así entonces, las normas o prescripciones elementales
se simbolizarían de la siguiente forma:
La norm a de obligación positiva:
• Op
• 1
(“Es obligatorio p ”)
La norm a de obligación negativa:
• 0-p
•2
(“Es obligatorio no p ”)
La norm a permisiva positiva:
• Pp
•3
(“Está perm itido p ”)
La norm a permisiva negativa:
• P-p
•4
(“Está perm itido no p ”)
Las Letras O, y P mayúsculas simbolizan los caracteres u opera­
dores deónticos, “O bligatorio”, y “Perm itido”; la letra minúscula p,
simboliza el contenido de la norm a,96 el signo simboliza la abs­
tención, y para los actos no se introduce símbolo alguno.
han sido propuestos co n tem p o rán eam en te y en form a diversa, p o r V o n W r ig h t , K a l in o w s k i ,
C onte, etc. Para V o n W r ig h t las norm as o prescripciones elem entales son cuatro: la norm a
de obligación positiva, la norm a de obligación negativa, la n orm a perm isiva positiva, y la
n orm a perm isiva negativa. P or su p arte, para K a l in o w sk i , las norm as elem entales son cinco,
la obligación positiva (obligación de realizar una acción), la obligación negativa, o dicho de
otro m odo, la prohibición (obligación de no realizar una acción ), la perm isión unilateral
de obrar, la perm isión unilateral de no obrar, y la perm isión bilateral de obrar (perm isión de
realizar y de no realizar u na acción). Por ultim o para C o n t é , las norm as elem entales serían
seis, la n orm a perm isiva (perm isión de com isión), la facultativa (perm isión de om isión), la
obligación (perm isión de com isión y no perm isión de om isión), la prohibición (no perm isión
de com isión y perm isión de om isión), la indiferente (perm isión de comisión y per-m isión de
om isión), y la im perativa (perm isión de com isión, y no perm isión de om isión; o no perm isión
de com isión y perm isión de om isión).
96 R ecordem os que V o n W r ig h t , en N orm and action, sostenía que “h ab lan d o grose­
ram ente, pro el contenido de una norm a entendem os lo que debe ser hecho o no. En particular,
el contenido de una prescripción es la cosa prescrita-ordenada, perm itida o prohibida".
C itado p or A ntonio A. M artino: Auxilio com putacional a la legislación. ¿H acer leyes
con las com putadoras ? En Inform ática y D erecho. A portes de D octrina In tern acio nal. Volu­
m en 4. Ediciones D epalm a, B uenos Aires, 1993. pág. 63.
42 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

Como se puede observar los cultivadores de la lógica deóntica


modal, reemplazan la Clasificación de las normas en general y las
normas jurídicas en particular desde el doble punto de vista de su
cualidad y cantidad, por una Análoga que las Clasifica desde el do­
ble punto de vista de su contenido y carácter. Así desde este doble
punto de vista, las normas en general y las normas jurídicas en par­
ticular se clasifican en normas de obligación positivas (mandatos de
hacer) y negativas (mandatos de abstenerse), y normas permisivas
positivas (permisos de hacer ) y negativas (permisos de abstenerse).
Por su parte, para G arcía M áynez, seguidor de la vertiente no
modal de la lógica deóntica y que adapta la lógica de clases apofántica
al análisis de los juicios normativos, “Así como los juicios enunciativos
se clasifican, desde el doble punto de vista de su calidad y cantidad en
universales afirmativos, universales negativos, particulares afirmati­
vos y particulares negativos, los jurídicos pueden dividirse, desde el
mismo ángulo visual, en universales positivos, universales negativos,
particulares positivos, y particulares negativos”.
Para las normas o juicios jurídicos que se refieren a deberes, el
simbolismo de que se vale G arcía M áynez para distinguirlos es el siguiente:
Universal positivo:
• STD
•5
(“Todos los miembros de la clase S tienen el deber jurídico D”)
Universal negativo:
• STD
• 6
(“Ningún miembro de la clase S tienen el deber jurídico D” )
Particular positivo:
• SnTD
•7
(“ El miembro S]; o el miembro S2, o el miembro S3, o el miem­
bro Sn, de la clase S, tienen el deber jurídico D”)
Particular negativo:
• SnTD
• 8
(“ El miembro Sj, o el miembro S2, o el miembro S3, o el miem­
bro Sn, de la clase S, no tienen el deber jurídico D”)
En el caso de las normas que conceden derechos, utiliza los si­
guientes símbolos:
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 43
Universal positivo:
• STF
•9
(“Todos los miembros de la clase S tienen el derecho subjetivo F”)
Universal negativo:
• STF
• 10
(“Ningún miembro de la clase S tiene el derecho subjetivo F” )
Particular afirmativo:
• SnTF
• 11
(“ El miembro Sj, o el miembro S2, o el miembro S3, o el miem­
bro S , de la clase S, tienen el derecho subjetivo F”)
Particular negativo:
• SnTF
• 12
(“ Erm iem bro Sj, o el miembro S2, o el miembro S3, o el miem­
bro S , de la clase S, no tienen el derecho subjetivo F”)
(La n pequeña, en los símbolos correspondientes a los juicios
jurídicos particulares, tanto positivos como negativos, es un signo
individualizador, ya que su función consiste en indicar, en cada caso,
qué miembro, o qué miembros individualmente determ inados de la
clase designada por el concepto sujeto de la disposición de la nor­
ma genérica que sirve de base a la individualizada, son titulares del
derecho subjetivo F o posibles del deber jurídico D).
Los juicios jurídicos universales positivos según G arcía Máynez, son
aquellos que permiten determinada conducta (acción u omisión) a to­
dos los sujetos de una determinada clase. Son juicios jurídicos de este
tipo las normas genéricas que imponen deberes y conceden derechos,
Ejemplo: La norma “Los obreros están obligados a ejecutar su trabajo
con la intensidad, cuidado y esmero apropiados, en la forma, tiempo y
lugar convenidos”, es un juicio jurídico universal positivo, ya que impo­
ne un deber a todos miembros de la clase de los “obreros”.
Los juicios jurídicos universales negativos, son aquellos que pro­
híben determ inada conducta (acción u omisión) a todos los sujetos
de una determ inada clase. Son juicios jurídicos de este tipo las nor­
mas genéricas que prohíben o no perm iten determ inada conducta
(acción u omisión) . Un ejemplo de este tipo de juicios jurídicos es
la norm a “Queda prohibido, en todos los centros de trabajo, el esta­
blecimiento de expendios de bebidas em briagantes”.
44 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

Los particulares positivos, son aquellos que permiten determinada


conducta (acción u omisión) a uno o varios miembros, individualmen­
te determinados, de esa misma clase. Son juicios jurídicos de este tipo,
las normas individualizadas que imponen deberes o conceden derechos.
Los particulares negativos, son aquellos que prohiben determ i­
nada conducta (acción u omisión) a uno o varios miembros, indivi­
dualm ente determinados, de esa misma clase. Son juicios jurídicos
de este tipo, las normas individualizadas que prohiben o no permiten
determ inada conducta (acción u omisión).
De lo expuesto se puede inferir, que para G a r c ía M á y n e z , a dife­
rencia de los cultivadores de la lógica deóntica modal, que reem pla­
zan la clasificación de las normas en general y las normas jurídicas
en particular desde el doble punto de vista de su cualidad y canti­
dad, por una análoga que las Clasifica desde el doble punto de vista
de su contenido y carácter; los juicios jurídicos se dividen, desde
este ángulo visual, en universales positivos, universales negativos,
particulares positivos, y particulares negativos.
Según nuestro criterio, la diferencia entre la concepción de G a r ­
c ía M á y n e z y la de los seguidores de la lógica deóntica modal, en
cuanto al problema de la clasificación de las normas desde el doble
punto de vista de su cualidad y cantidad, radica en lo fundam ental
en el distinto enfoque lógico que aplican en el análisis de las nor­
mas. G a r c ía M á y n e z , como él mismo lo ha señalado en alguno de sus
ensayos,97 aplica la lógica de clases al análisis del fenómeno normativo.
Hay que recordar al respecto, que esta rama de la lógica tradicional,
es un cálculo cuantificado.
En cambio la mayoría de los seguidores de la lógica deóntica
modal, como V o n W r i g h t , A rthur N. P r i o r , y B o b b i o , aplican ade­
más del cálculo modal que en lo relativo a la utilización de cuan-
tificadores plantea como una de sus dificultades el de la denominada
opacidad referencial, y la lógica proposicional o juntorial,98 que es
un cálculo sin cuantificadores.

97 G a rcía M á ynez , E duardo: O ntología form al del derech o y L ó g icaju ríd ica (Discurso
de ingreso al Colegio N acional). En G arcía M áynez , Eduardo: Ensayos Filosófico-jurídicos.
1934/1979. segunda edición corregida y aum entada. U niversidad N acional A utónom a de
M éxico, M éxico, 1984. pág. 199.
98 Hay que aclarar al respecto, que en la Lógica d eó ntica, adem ás de los cálculos
d eó ntico s propo sicio n ales o ju n to ria les, rep resen tad o s esen cialm en te p o r la vertiente
finlandesa de esta nueva disciplina, existen intentos p or cuantificar las proposiciones n or­
m ativas, com o es el caso de los sistem as I^, N ,, de G eorge K a l in o w s k i , y de H éctor-N eri
C a sta ñ ed a , Así com o el m odelo de Jakko H intikka. Sin em bargo, estos in tentos han sido
aislados, razón p or la cual la Lógica deóntica cuantorial com o una ram a de la Lógica deóntica
todavía estaría en sus com ienzos.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 45
4 .4 . R elaciones entre las normas jurídicas o juicios jurídicos
Luego de haber examinado el pensamiento de G arcía M áynez,
acerca de la clasificación de las normas jurídicas desde el doble
punto de vista de la cualidad y cantidad, entrarem os a analizar el
problem a relativo a las relaciones que pueden darse entre las nor­
mas o juicios jurídicos.
Para la gran mayoría de cultivadores de la lógica deóntica en su
vertiente modal, como B obbio," A rthur N. P r io r ,100 Roberto José
V e r n e n g o ,101 y otros, entre las cuatro norm as o prescripciones ele­
mentales, o sea, entre las normas de obligación positivas (mandatos
de hacer), de obligación negativas (m andatos de abstenerse) o
prohibiciones positivas (prohibiciones de hacer), normas permisivas
positivas (permisos de hacer) y negativas (permisos de abstener­
se) ,102 anteriorm ente señaladas, pueden darse las relaciones de opo­
sición,103 y equivalencia.104
Para G arcía M áynez, dentro de la vertiente no modal de la lógica
deóntica, entre los ocho tipos de normas jurídicas anteriorm ente
descritas, pueden darse además de las relaciones de oposición, y
equivalencia, la de conversión. 10&
Analizaremos en prim er término,iel problem a relativo a las rela­
ción de oposición que pueden darse entre las normas.
99 N orberto B o b b io : La Lógica giuridica di E duardo G arcía M áynez . op. cit. pág. 265.
100 P r io r , A rthur N.: Form al Logic, pág. 185 citado p o r N icolo A m ato, op. cit. pág. 162.
101 V e r n e n e c o , R oberto José: Curso de T eoría G eneral del D erecho. 3a. reim presión de
la 2a. edición. E diciones D epalm a B uenos Aires, A rgentina, 1988. op. cit. págs. 101 a 105.
102 A lgunos cultivadores de la Lógica d eó n tica m odal o análoga a la m odal, com o
K a l in o w s k i , B l a n c h e , C o n t é , y S á n c h e z M a zas , interpretan la perm isión de abstenerse, com o la
m o d a lid a d d e ó n tic a , facu ltativ o o n o -o b lig a to rio , m a n te n ie n d o así, u n a p e rfe c ta
S im etría con las otras tres m odalidades deónticas obligatorio, perm itido, o p ro h ib id o , que
son in terp retad as en su carácter u nilateral, y cerran d o así, un cu adrad o fo rm alm en te A ná­
logo al cuadro tradicional de A puleyo. Sin em bargo, la m ayoría d e estudiosos d e esta nueva
disciplina, siguiendo a V o n W r ig h t , ad o p tan m odelos deónticos q ue p u ed en calificarse de
radicalm en te asim étricos, al m an ten er com o la cuarta m odalidad d eó n tica a la perm isión
de ab stenerse, e in terp retan d o la m odalidad facultivo, com o perm isión bilateral de hacer y de
ab sten erse. P ara m ayor in fo rm ació n consultar: S á n c h e z M a z a s , M iguel: C álculo d e las
n orm as, op. cit. págs.. 28 y 29. C o n t é , A m adeo G .: Incalificación e Indiferencia. D ianoia 9
(1963). pág. 237.
103 La oposición, según la Lógica tradicional, puede definirse com o “La afirm ación y la
negación de lo m ism o con respecto a lo m ism o”.
104 D entro de la Lógica tradicional apofántica, la relación de equivalencia en tre los
juicios, se le conoce con el nom bre de equipolencia.
105 Según mi criterio el análisis de este tipo de relaciones en tre las norm as Jurídicas,
com o especies de inferencias inm ediatas corresponde a la d octrina del raciocinio ju ríd ico .
Sin em bargo, son analizadas en esta parte, ya que G arcía M áynez , las exam ina en la Lógica o
d octrina del ju icio ju rídico .
46 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

4.4.1. R e l a c ió n d e o p o s ic ió n e n t r e i .a s n o r m a s

Para la gran mayoría de cultivadores de la lógica deóntica en su


vertiente modal, como B o b b i o , 106 Arthur N. P r i o r , 107 Roberto José
V e r n e n g o , 108 las relaciones de oposición que pueden darse entre las
cuatro normas 109 o prescripciones elementales antes señaladas, son
las de contrariedad, de contradicción, de subalternación, y de
subcontrariedad.
La relación de oposición por contrariedad se da entre las nor­
mas con carácter de obligación que difieren por su contenido. Así
son normas contrarias las de obligación positiva y negativa, simboli­
zadas con las fórmulas y.
Op O-p
13 14
La relación de oposición por subcontrariedad se da entre las
normas con carácter permisivo que difieren por su contenido. Así
son normas subcontrarias las permisivas positiva y negativa, simboli­
zadas con las fórmulas y.
Pp P-p
15 16
La relación de oposición por contradicción se da entre las normas
que difieren por su carácter y contenido. Así son contradictorias
por un lado, las norm as de obligación positivas y las norm as
permisivas negativas, simbolizadas con las fórmulas y ; y las normas de
obligación negativas y las normas permisivas positivas, simbolizadas con
las fórmulas y .
Op P-p O-p Pp
17 18 19 20
La relación de subalternación se da entre las normas del mismo
contenido, que difieren por su carácter. Así son subalternas por un
lado, las normas de obligación positiva y las permisivas positivas, sim­
bolizadas con las fórmulas y ; y las normas de obligación negativas y
las permisivas negativas, por el otro, simbolizadas con las fórmulas y.
Op Pp O-p P-p
21 22 23 24
i°6 N orberto B o b b io : op. cit. pág. 265.
i°7 P r io r , A rthur N.: Form al Logic, p ág .185. Citado por Nicolo Am ato, op. cit. pág. 162.
i°8 V e r n e n o o , R oberto José: op. cit. págs. 101-105.
i°9 La teoría de la oposición de las norm as, d en tro de la Lógica deóntica m odal o aná­
loga a la Lógica m odal, es una teoría norm as no cuantificadas.
50 JOSÉ FERNANDO VEI.ÁSQUEZ CARRERA

que difieren de cualidad. Así son subcontrarias las norm as o juicios


jurídicos particular positivo y negativo, que se refieren a deberes o a
derechos.
Por último, la relación de subalternación según G a r c ía M á y n e z ,
se da entre las norm as de derecho que tienen la misma cuali­
dad, pero difieren en la cantidad. Son normas o juicios jurídicos
subalternos, el universal positivo y el particular positivo relativos a
deberes o a derechos, o bien, el universal negativo y el particular nega­
tivo, referentes a lo mismo. Supongamos que una norm a del tipo,
dispone que:
STF
34
“Dado el hecho A, todos los sujetos de la clase S tienen el derecho
subjetivo F”. Tal norm a sería subalternante de la que dijese: “Dado
el hecho A, el sujeto S1( de la clase S, o los sujetos S2, S3, Sn, de la
misma, tienen el derecho subjetivo F”, la cual sería el subalternado.
Las normas son, subalternas de las, si lo que las prim eras per­
miten a todos los sujetos de la clase S, en determ inadas condiciones
de espacio y tiempo, las Segundas lo perm iten en iguales condicio­
nes a uno o varios miem bros de aquella. Ejemplo: El precepto
“Todos los ciudadanos mexicanos tienen derecho a voto”, sería
subalterna del precepto Juan González ciudadano m exicano tiene
derecho al voto.
STF SnTF
35 36
Como se puede observar, según G a r c ía M á y n e z , hay relaciones
de subalternación entre las normas de derecho que tienen la misma
cualidad, pero difieren en la cantidad. Así son normas o juicios ju ­
rídicos subalternos, el universal positivo y el particular positivo relativos
a deberes o a derechos, o bien, el universal negativo y el particular
negativo, referentes a lo mismo.
Las relaciones de oposición por contrariedad, contradicción,
subcontrariedad, y subalternación que existen entre los juicios ju rí­
dicos universales positivos, universales negativos, particulares posi­
tivos, y particulares negativos, son ilustradas por G a r c ía M á y n e z , por
dos cuadros,113 que reproducimos en la página siguiente.

113 G a r c í a M áynez, Eduardo: Lógica del Juicio Jurídico , op. cit. pág. 114.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 49
“Dado el hecho A, todos los sujetos de la clase S tienen el dere­
cho subjetivo F”. Tal norm a sería contradictoria de la que dijese:
“Dado el hecho A, el sujeto Sp de la clase S, o los sujetos S2, S3, o Sn,
de la misma, no tienen el derecho subjetivo F”. Las normas , son,
pues, contradictorias de las , si lo que las primeras perm iten a todos
los sujetos de la clase S, en determinadas condiciones de espacio y
tiempo, es la misma conducta que las Segundas prohiben, en igua­
les condiciones, a uno o varios miembros de aquella. Ejemplo: Una
sentencia que negaré a una persona el derecho de profesar su creencia
religiosa y practicar, en su domicilio o en los templos, los actos, devo­
ciones y ceremonias del culto respectivo, sería contradictoria del
artículo 24 de la Constitución Federal.
STF SnTF
29 30
Como se puede observar, según G a r c ía M á y n e z , hay relaciones
de contradicción entre las normas o juicios universales positivos y los
particulares negativos, o bien, los juicios jurídicos universales negativos
y los particulares positivos, que se refieren a deberes o a derechos.
La relación de oposición por subcontrariedad según G a r c ía
M á y n e z , se da entre las normas de derecho individualizas que difie­
ren de cualidad. Así son subcontrarios las norm a o juicios jurídicos
particular positivo y negativo. Supongamos que una norm a del tipo,
dispone que:
SnTF
31
“Dado el hecho A, el miembro Sj, o el miembro S2, o el miembro
S3, o el miembro Sn, de la clase S, tienen el derecho subjetivo F”.
Dicha norm a sería subcontraria de la que dijese: “Dado el hecho A,
el miembro Sp o el miembro S2, o el miembro S3, o el miembro Sn,
de la clase S, no tienen el derecho subjetivo F”.
Las norm as son, entonces, subcontrarias de las, si lo que las
primeras perm iten a uno o varios miembros de la clase S, en deter­
minadas condiciones de espacio y tiempo, es la misma conducta que
las Segundas prohiben en iguales condiciones a uno o varios miem­
bros de aquella.
SnTF SnTF
32 33
Como se puede observar, según G a r c ía M á y n e z , hay relaciones
de subcontrariedad entre las normas de derecho individualizadas
48 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

Por su parte, para G arcía M áynez, las relaciones de oposición


que pueden darse entre los ocho tipos de normas o juicios jurídicos
anteriorm ente descritos, son las de contrariedad, de contradicción,
de subalternación, y de subcontrariedad.
La relación de oposición por contrariedad según G a rcía M áynez
se da, entre las normas de derecho genéricas que difieren por su
cualidad. Son contrarias las normas o juicios jurídicos universal po­
sitivo y el universal negativo. Supongamos que una norm a del tipo
dispone:
STF
25
“Dado el hecho A, todos los sujetos de la clase S tienen el dere­
cho subjetivo F”. Dicha norm a sería contraría de la que dijese: “Dado
el hecho A, Ningún sujeto de la clase S tiene el derecho subjetivo
F”. Las norm as son, entonces contrarias de las, si lo que las pri­
meras perm iten a todos los sujetos de la clase S, en determ inadas
condiciones de espacio y tiempo, es la misma conducta que las se­
gundas prohíben, en iguales condiciones a todos los miembros de
aquella. Ejem plo: u n a ley que prohibiese a los ciudadanos de la
República Mexicana reunirse pacíficamente para un objeto licito,
sería contraria del precepto constitucional que garantiza la libertad
de asociación.
STF SnTF
26 27
Como se puede observar, según G arcía M áynez, hay relación de
contrariedad, entre los juicios universales positivos y negativos, que
se refieren a deberes y derechos.
La relación de oposición por contradicción según G arcía M áynez,
se da entre las normas de derecho que difieren en cualidad y cantidad.
Así, son normas o juicios jurídicos contradictorios, los universales
positivos y los particulares negativos, o bien, los juicios jurídicos
universales negativos y los particulares positivos. Supongamos que
una norm a del tipo dispone:
STF
28

ducción, traducción al castellano y notas: M auricio B euchot. U niversidad N acional A utóno­


m a de M éxico, M éxico, 1986. pág. 86. Sobre dicho cuadro Según la Lógica co n tem p o rán ea,
consultar: P r io r , A rthu r N.: op. cit. pág. 177. E chave M aría Teresa, U r q u ijo M aría Eugenia,
G u ib o u r g Ricardo: op. cit. pág. 14.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 47
Las relaciones de oposición por contrariedad, contradicción,
subcontrariedad, y subalternación que existen entre las cuatro nor­
mas o prescripciones elementales, son ilustradas por la mayoría de
los cultivadores de la lógica deóntica modal, a través de un cuadro110
similar al de los juicios enunciativos 111 o modales,112 que reprodu­
cimos en la página siguiente.

110 Para mayor inform ación sobre el cuadro de las norm as, ver:
P r io r , A rthur N.: op. cit. pág. 162 B o b b io , N orberto: La Lógica giuridica di E duardo
G arcía M á ynez . op. cit. pág. 265 V e r n e n g o , R oberto José: op. cit. pág. E c h a v e , D elia Teresa,
U r q u ijo M aría E ugenia, y G u ib o u r g , Ricardo: Lógica, proposición y norm a. E ditorial Astrea,
3-. reim presión, Buenos Aires, A rgentina, 1991. Pág. 127.
111 D entro de la Lógica deóntica m odal o análoga a la m odal, las relaciones de oposi­
ción en tre las norm as han sido ilustradas no sólo a través de un cuadrado sim ilar al de los
ju icio s enunciativos de apuleyo; sino tam bién m ediante u na pirám id e Lógica, caso de
K a l in o w sk i , o de un hexágono, caso de B lanc .h e y de C o n t é . Para m ayor inform ación consul­
tar: K a lin o w sk i , George: T heorie des propositions norm atives. En Etudes de logique deontique
I (1953-1969), L ibrairie generale de droit et ju risp ru d en ce, Paris, 1972. pág. 33 B l a n c h e , R.:
Sur 1 opositions des concepts, T heoria, 19, 1953, pág. 105 C o n t é , A m adeo: Incalificación e
Indiferencia, op. cit. pág. 237. K a l in o w sk i , G eorge: Introducción a la L óg icaju rídica. op. cit.
págs. 127 y 128. K a l in o w sk i , G eorge: Lógica del discurso norm ativo, op. cit. pág. 97. Am ato,
Nicolo: Op. cit. págs. 260 y 263.
112 Sobre el C uadro de oposición de los juicios o proposiciones m odales, d en tro de una
visión lógico-tradicional, consultar: Pedro, H ispano: Tractatus llam ados después Sum m ule
Lógicales. Prim era edición crítica basada en los m anuscritos e Introducción de L.M. De
Rijk. T raducción castellana de M auricio B euchot. U niversidad N acional A utónom a de M éxi­
co, M éxico, 1986. Pág. 17. Tomás de M ercado: C om entarios Lucidísim os al texto de Pedro
H ispano. Introducción y T raducción de M auricio Beuchot. U niversidad N acional A utóno­
m a de M éxico, M éxico, 1986. págs. 264. Juan de Santo Tomás: C om pendio de Lógica. Intro-
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 51

El prim ero corresponde a las normas que se refieren a deberes;


el segundo a las que se refieren a derechos.
4 .4 .2 . R elaciones de equivalencia
Luego de analizado el pensamiento de G arcía M áynez en relación al
problema relativo a las relaciones de oposición que se dan entre las
normas o juicios jurídicos, entrarem os a examinar su pensamiento
52 JOSÉ FERNANDO VEI.ÁSQUEZ CARRERA

acerca del problem a relativo a las relaciones de equivalencia o


equipolencia114 que se dan entre los distintos tipos de normas.
Para los cultivadores de la lógica deóntica en su vertiente modal,
las relaciones de equivalencia115 que pueden darse entre las cuatro
normas o prescripciones elementales antes señaladas, son, las de
contradicción, contrariedad, y subalternación.116
La relación de equivalencia por contrariedad se da entre las nor­
mas de obligación positiva y negativa, o prohibición positiva. Este tipo
de normas se hacen equivalentes posponiendo la negación (la omisión)
al carácter de las mismas. Así son normas equivalentes las de obliga­
ción positiva y la prohibitiva negativa, simbolizadas con las fórmulas
proposicionales y, y las prohibitiva positiva y de obligación negativa,
simbolizadas con las fórmulas proposicionales y .
Op Ph-p Php 0-p
37 38 39 40
La relación de equivalencia por contradicción se da entre las
normas que difieren por su carácter y contenido. Este tipo de nor­
mas se hacen equivalentes anteponiendo la negación al carácter de
las mismas. Así son equivalentes por contradicción por un lado, las
normas de obligación positiva y la que niega la permisión de negati­
va simbolizadas con las fórmulas y la permisiva negativa y la que
niega la de obligación positiva, simbolizadas con las fórm ulas
proposicionales y las normas de obligación negativa o prohibitiva
positiva y la que niega la permisiva positiva, simbolizadas con las
fórmulas y la permisiva positiva y la que niega una prohibición posi­
tiva u obligación negativa, simbolizadas con las fórmulas y
Op -P-p P-p -Op PhP -Pp Pp- PhP
41 42 43 44 45 46 47 48

114 En la Lógica tradicional, la equipolencia no es otra cosa sino “la equivalencia y la


significación del mism o sentido que se da en proposiciones opuestas m ediante el cam bio de
la negación”.
115 La equivalencia se define, en Lógica m atem ática, com o im plicación recíproca. C ita­
do p o r G arcía M áynez , E duardo. Lógica del Juicio Jurídico , op. cit. pág. 9 1 .
Hay que señalar que en la Lógica deóntica, las norm as se hacen equivalentes por m e­
dio de una doble aplicación de la negación a los operadores deónticos. Ver al respecto: V o n
W r ic h t , G eorge H enrick: Un Ensayo de Lógica D eóntica y la teoría general de la acción, op.
cit. págs. 14 y A m ato, Nicolo. Lógica sim bólica e D iritto. op. cit. pág. 162.
116 Esta tesis esta fundam entada, en el sistem a de Lógica deóntica de A rthu r N. P r io r ,
quien en la línea de V o n W r ic h t p lantea una A nalogía en tre la Lógica deóntica, la Lógica
propiam ente m odal y la teoría de la cuantificación, consistente en co n struir para la prim era
un cuadrado de equipolencia y de oposición relativo a los m odos “oblig ato rio ”, “p erm itid o ”
y “pro h ib id o ”, A nálogo al de los m odos aléticos y al de los cuantificadores.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 53
La relación de equivalencia por subalternación se da entre las
normas del mismo contenido, que difieren por su carácter. Este tipo
de normas se hacen equivalentes anteponiendo y posponiendo la
negación al carácter de las mismas. Así son subalternas por equiva­
lencia, las permisivas positivas y la que niegan la de obligación posi­
tiva que se transforma en una obligación negativa al ser postpuesta
la negación al carácter de la norma, simbolizadas con las fórmulas
proposicionales y las permisivas negativas y las que niegan una pro­
hibición positiva que se transforma en una prohibición negativa, al ser
postpuesta la negación al carácter de la norma, simbolizadas con las
fórmulas y .
Pp -O-p P-p -O-p
49 50 51 52
Las relaciones de equivalencia entre las normas queda ilustrado
en el siguiente cuadro:
Pp=-0-p=Php
53
-Pp=0-p=Php
54
P-p-Op=-Ph-p
55
-P-p-Op=Ph-p
56
Por su parte para G a r c ía M á y n e z señala en su lógica del juicio
jurídico118 lo siguiente:
“Podemos establece las siguientes equivalencias: 1. La norma:
“Se prohibe al sujeto O ejecutar la conducta p ”, equivale a: “El suje­
to O tiene el deber de omitir la conducta p .”119 2. La que dice: “El
sujeto O tiene el deber de ejecutar la conducta d ”, equivale a: “Se
prohibe al sujeto O omitir la conducta d .”
117 Hay que señalar que G arcía M á ynez , no indica expresam ente el p ro ced im ien to para
hacer equivalentes las norm as Jurídicas. Sin em bargo podem os in ferir que seria el mismo
que se utiliza en la Lógica tradicional.
Dentro de la Lógica tradicional, los juicios se hacen equivalentes anteponiendo y posponien­
do la negación a las proposiciones o a los térm inos. Para inform ación sobre la equivalencia en la
Lógica tradicional, ver: De Santo Tomás, Juan: Com pendio de Lógica, op. cit. págs. 78 y 79.
118 G a r c í a M áy n e z , E duardo. Lógica del Juicio Jurídico , op. cit. pág. 61.
U9 Esta fórm ula en cu en tra su fu ndam ento en el siguiente teorem a d e la O ntología
form al del D erecho “La om isión de la conducta Ju ríd icam en te p ro hibid a esta Jurídicam en ­
te o rd en ad a.” G a r c ía M áy n e z , E duardo: Principios ontológicos y ontológico-jurídicos sobre
el hacer y el om itir, prop. IV, en Filosofía y Letras, núm s. 45-46, enero-junio, 1952, pág. 128.
C itado por G a r c ía M áy n e z , E duardo. Lógica del ju icio ju ríd ico , op. cit. pág. 127.
54 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

Además, según el iusfilósofo mexicano, habría de estas relacio­


nes entre las normas que no prescriben la ejecución de un acto ilícto,
las que no perm iten su ejecución y las que prescriben su omisión; y
entre las que prescriben la ejecución de un acto licito y las que no
perm iten la omisión del mismo.
Así lo manifiesta en el ensayo ya señalado: 120
“La fórm ula 3a.- se refiere a Si S es h, el sujeto O no debe ejecu­
tar la conducta p - es equivalente a esta otra: Si S es h, el sujeto O no
tiene el derecho de ejecutar la conducta p... 3a. equivale también a:
Si S es h, el sujeto O tiene el deber de omitir la conducta p.”
Y agrega:121 “Las prescriptivas del tipo la. y 2a.- se refiere a las
normas si S es h, el sujeto O debe ejecutar la conducta d y Si S no es h,
el sujeto O debe ejecutar la conducta d, equivalen respectivamente a es­
tas otras: Si S es h, el sujeto O no tiene el derecho de omitir la conducta
d -y- Si S no es h, el sujeto O no tiene el derecho de omitir la conducta d.”
Como se puede observar, las relaciones de equivalencia que se
dan entre normas jurídicas según G a r c ía M á y n e z , son las siguientes:
1. Entre las normas que prohíben la ejecución de un acto ilícito,
simbolizadas con la fórmula “Se prohíbe al sujeto O ejecutar la conducta
p”, las que no prescriben su omisión, simbolizadas con la fórmula “El suje­
to O tiene el deber de omitir la conducta p”, las que no prescriben su
ejecución, simbolizadas con la fórmula “El sujeto O no debe ejecutar la
conducta p” y las que no permiten su ejecución, simbolizadas con la fór­
mula “El sujeto O no tiene el derecho de ejecutar la conducta p.”
2. Entre las normas que prescriben la ejecución de un acto licito,
simbolizadas con la fórmula “El sujeto O tiene el deber de ejecutar la
conducta d”, la que prohibe la omisión de dicho acto, simbolizada con
la fórmula “Se prohibe al sujeto O omitir la conducta d”, y la que no
permite la omisión del mismo, simbolizada con la fórmula “El sujeto
O no tiene el derecho de omitir la conducta d.”
Dichas equivalencias quedan ilustradas a través del siguiente
cuadro:
“Se Prohibe el sujeto O ejecutar la conducta p ” equivale a “El sujeto O tiene el
deber de omitir la conducta p” equivale a “El sujeto O no debe ejecutar la con­
ducta p” equivale a “El sujeto O no tiene el derecho de ejecutar la conducta p.”
“El sujeto O tiene el deber de ejecutar la conducta d ” equivale a “Se prohibe
al sujeto O om itir la conducta d ”, y equivale “El sujeto O no tiene el derecho
ce om itir la conducta d .”
120 G arcía M áynez , E duardo, op. cit. p á g s . 125 a 128.
121 Ibid.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 55
Utilizando la simbología de la lógica deóntica modal, las equi­
valencias serían las ilustradas en el siguiente cuadro:
Php= 0-p= -Op= -Pp
57 58 59 60
Op—Ph-p= -P-p
61 62 63
De lo expuesto se infiere que para G arcía M áynez, a diferencia
de los cultivadores de la lógica deóntica modal, que consideran equi­
valentes las normas, las normas equivalentes serían las siguientes:
Op Ph-p -P-p Php O-p -Pp -Op P-p -Ph-p Php O-p -Op -Pp Op Ph-p -P-p
6 4 65 6 6 67 68 69 70 71 72 73 74 75 7 6 77 78 79

4 .4 .3 . R e u n io n e s de conversión entre las normas jurídicas


Luego de haber analizado el pensamiento de G arcía M áynez acerca
del problem a sobre las relaciones de equivalencia entre las normas
jurídicas, entrarem os a examinar el que se refiere a las relaciones de
Conversión122 entre las mismas.
Según nuestro criterio, dicho problema se vincula con la posibi­
lidad de que puedan darse entre las normas jurídicas este tipo de
relaciones lógicas, pudiéndose form ular de la siguiente manera:
¿Puede darse relaciones de Conversión entre las normas jurídicas?
En cuanto a este problema, algunos cultivadores de la lógica
deóntica se ha pronunciado afirmando que si son posibles este tipo
de relaciones entre las normas. Otros por el contrario, sostienen
que dichas relaciones no son posibles.
Para alguno de los precursores de la deóntica,123 como lo es
Godfried W ilhem Lebniz, entre las normas si es posible este tipo de
relaciones o inferencias inmediatas.
Señala al respecto: “ (...) no hay ningún teorem a lógico pertene­
ciente a la teoría (doctrina) de la Conversión y de la oposición, o
mejor a la teoría de las figuras y de los modos (S.c. de los silogismos)
que no pueda revestir la forma de un teorema jurídico.”124
122 Según la Lógica aristotélico-tom ista, la C onversión es “el cam bio de los extrem os de
una proposición de predicado en sujeto y de sujeto en predicado, conservando la cualidad y
la verdad”; esto es, que perm anezca la cópula afirm ativa o negativa en am bas y que am bas
sean verdaderas. De Santo Tomás, Juan: C om pendio de lógica, op. cit. pág. 80.
123 K a l in o w s k i , ha indicado en su Lógica de.Ldiscurso norm ativo, que R obert B l a n c h e ,
ha sido el prim er en señalar la im portancia de L e ib n iz com o uno de los precursores de la
Lógica deóntica.
124 Citado p or G eorge K a l in o w sk i : Lógica del discurso norm ativo, op. cit.
56 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

G a r c ía M á y n e z por su parte, aunque niega la posibilidad de este


tipo de relaciones entre las norm as concebidas com o juicios
predicativos,125 debido esencialmente a que “es necesario efectuar
cambios de estructura para su Conversión, porque la naturaleza de
la predicación hace imposible tomar indiferentem ente el predicado
como sujeto y el sujeto como predicado... -ya que- la relación acci­
dente-substancia no puede ¡vertirse, porque no es una relación de
dos términos independientes”;126 afirma dicha posibilidad cuando
concibe las normas como juicios relacional127 de la lógica de las
relaciones, ya que este tipo de juicios se convierten “con solo em­
plear el concepto converso en lugar del tomado primitivamente. No
es necesario agregar ninguna palabra que modifique la estructura o
forma del juicio y, lo que es realmente fundam ental, el sentido de
los conceptos objetales permanece inalterado “128 -debido a que las
relaciones- expresadas por los juicios relaciónales pueden en todo
caso invertirse directam ente” porque constan de términos indepen­
dientes y objetivamente equivalentes.129
Así por ejemplo vista la norm a “El vendedor de una cosa tiene el
derecho de exigir el pago del precio al comprador” como un juicio
relacional, integrada por el concepto referente, “el vendedor”(x), el re­
lacional “tiene el derecho de exigir el pago del precio al comprador”
(R) y el concepto relato, “el vendedor” (y), para hacer su Conver­
sión basta con substituir el concepto relacional por su converso, y
transform ar el referente en relato y el relato en referente.130
Según G a r c ía M á y n e z , todo concepto relacional tiene un conver­
so, que perm ite invertir el orden de los términos sin que el nuevo
juicio jurídico deje de referirse a la situación objetiva descrita por
el juicio jurídico original.131
125 R ecordem os que G arcía M áynez , en un prim er m om ento, cuando analizar el p roble­
m a de la estructu ra de las norm as Jurídicas, considera la disposición de las mismas com o
juicios Análogos a los predicativos de la Lógica tradicional, integrados p or un concepto
sujeto, un concepto predicado y una cópula Jurídica. Ver ut supra, la sección sobre la estruc­
tura de la n orm a Jurídica.
126 G arcía M áynez , Eduardo: E structura relacional de la regulación Jurídica. En Revista
de la Facultad de D erecho y Ciencias Sociales. Año V. No. 4. octubre-diciem bre 1954. M on­
tevideo, Uruguay, pág. 788.
127 R ecordem os para el efecto que G arcía M á w e z , en un segundo m om ento, cuando se
refiere al problem a de la estructura de la n orm a Jurídica, concibe tanto la n orm a com pleta
com o la consecuencia norm ativa com o juicios relaciónales, integrados p o r un concepto re­
ferente, un concepto relacional y un concepto relato. Ver ut supra, las secciones referentes
a la estructura y a las partes y elem entos de la norm a Jurídica.
'28 Ibid. pág. 788.
129 M ir ó Q u ezad a , Francisco. Lógica, Lima, 1946, pág. 50. Citado por G arcía M á w e z ,
E duardo, op. cit. pág. 788.
130 G arcía M áynez , E duardo; op. cit. pág. 787.
131 Op. cit. pág. 787.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 57
Así el concepto converso de “tiene el derecho de exigir el pago
del precio ” es “está obligado a pagar el p recio”,132 el de “está
facultado para observar tal o cual conducta”, es “tiene el deber de
no impedir esa conducta”; el de “tiene el derecho de om itir”, “esta
obligado a no exigir”; el de “está facultado para optar entre la ejecu­
ción y la omisión del acto f”, “tiene el deber de no im pedir ni exigir
la ejecución del acto f”133
Si se toma el ejemplo ya mencionado y efectuamos la Conver­
sión, el nuevo juicio será “el com prador de una cosa tiene la obliga­
ción de pagar el precio al vendedor”, siendo el concepto referente
“el com prador (y)”, el relacional “tiene la obligación de pagar el
precio” (R) y el relato, “el vendedor” (x).
Como se puede observar, en el presente juicio el orden de los térmi­
nos a cambiado, pero la referencia objetiva sigue siendo la misma.
Aun cuando tengan distinta significación, refierense a la misma
situación relacional, si bien ésta es considerada en cada caso desde
un diverso punto de vista.
Al prim er juicio “El vendedor de una cosa tiene el derecho de
exgir el pago del precio al com prador”, simbolizado con la fórmula
xRy, y luego substituida por la fórmula xFt, donde F simboliza el
concepto relacional “tiene un derecho”, García Máynez le denomina
relacional directo.
Al segundo juicio “El com prador de una cosa tiene la obligación
de pagar el precio al vendedor”, simbolizado con la fórm ula yRx,
que posteriorm ente es simbolizado con la fórm ula yDx, donde D
simbolizado el concepto relacional “tiene un deber”, nuestro autor
le denom ina relacional converso.

4.5. La n o r m a d e d e r e c h o d e s d e e l p u n t o d e v is t a d e i a r e i a c i ó n

Luego de haber examinado el pensam iento de G a r c ía M á y n e z ,


acerca del problema relativo a las relaciones que pueden darse en­
tre las normas o juicios jurídicos, entrarem os a analizar el relativo a
la Clasificación de las normas jurídicas por su relación.
Según nuestro criterio, este problema consiste en determ inar
como pueden clasificarse las normas jurídicas, en relación a la Cla­
sificación de los juicios de la lógica clásica por su relación,134 y puede
132 Op. cit. pág. 790.
133 Op. cit. pág. 791.
134 R ecordem os que p o r su relación los juicios en la Lógica clásica se clasifican en cate­
góricos, hipotéticos y disyuntivos. En el juicio categórico, la enunciación no esta supedita a
condición alguna, es in d ep en dien te: “Pedro es honrado", “m añana es lu n es”. En el juicio
hipotético, la enunciación se form ula condicionalm ente, som etida a una hipótesis; ejem plo:
58 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

formularse de la manera siguiente: ¿Cómo se clasificación las normas


jurídicas atendiendo a la clasificación de los juicios de la lógica clásica
por su relación?
Dentro del enfoque de la lógicajurídica tradicional, Hans K e l s e n ,
ha sostenido la tesis, que las normas jurídicas por su relación o condi­
ción de aplicación se clasificarían, en condicionales (o hipotéticas) e
incondicionales (o categóricas), según que la ejecución del acto
coercitivo no esté supeditado a ninguna condición o si lo esté (caso de
K e l s e n ) . A s í K e l s e n expresa en la Teoría General del Derecho y del
Estado lo siguiente: “Las normas generales tienen siempre la forma
de proposiciones hipotéticas. La sanción estipulada por la norm a se
hace depender de la realización de ciertas condiciones. También una
norm a jurídica individual puede asumir form a hipotética... Hay, sin
embargo, normas jurídicas especiales que no tiene carácter hipo­
tético. Por ejemplo, cuando una corte penal establece que determinado
individuo es culpable de tal o cual delito y le impone determ inada
pena, por ejemplo, dos años de cárcel, el tribunal crea, sobre la base
de la norma hipotética general, la norma individual de que el acusado
debe ser privado de su libertad durante dos años. La norm a especial
es en este caso incondicional.”135
Dentro del enfoque de la m oderna lógica deóntica, V o n W r ig h t
sostiene la tesis que las normas jurídicas por su condición de aplica­
ción se clasificarían en categóricas e hipotéticas, dependiendo de si
la condición aparece explícita o implícita en la norma. Textualmen­
te manifiesta en Norma y acción lo siguiente: “Desde el punto de
vista de sus condiciones de aplicación las normas pueden dividirse
en categóricas e hipotéticas.”136
Por normas categóricas, V o n W r ig h t entiende a aquellas normas
cuya “condición de aplicación es la condición que tiene que cumplirse
para que exista una oportunidad de hacer aquello que constituye su
contenido, y ninguna otra condición.”137
Por normas hipotéticas, entiende a aquellas cuya “condición de
aplicación es la condición que ha de cumplirse para que exista una
oportunidad de hacer aquello que constituye su contenido, y ninguna
otra condición.”
“Si hace buen tiem po, iré de paseo.” Por últim o, en el juicio disyuntivo, la enunciación está
som etida a u na alternativa; ejem plo: “Un objeto real es físico o psíquico”. La fórm ula del
juicio categórico es: S es P. La del hipotético: Si Q es R , S es P y la del disyuntivo S es P o Q.
Ver al respecto: R o m e r o , Francisco y P u c c ia r e l l i , Éugenio: Lógica. Espasa-Calpe, A rge.'tina,
S.A., B uenos Aires, 1944. págs. 61 y 62.
135 K e l s e n , Hans. Teoría general del Derecho y del Estado, op. cit. p á g . 4 5 .
136 V o n W r ic h t , G eorge H enrick: Norma y Acción. Una Investigación Lógica. Segunda
reim presión. E ditorial Tecnos, S.A., M adrid, España, 1979. pág. 91.
1S7 V o n W r ic h t , G eorge H enrick: Norma y Acción. Una Investigación Lógica. Segunda
reim presión. E ditorial Tecnos, S.A., M adrid, España, 1979. pág. 91.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 59
Según V o n W r i g h t , “Si una norm a es categórica, su condición
de aplicación viene dada por su contenido. Conociendo su conteni­
do sabemos cual es su condición de aplicación...”.138 Por otro lado,
“Si una norm a es hipotética, su condición de aplicación no puede
ser derivada solamente de su contenido”.139
En relación al problem a que venim os exam inando, G a r c ía
M á y n e z , sostiene la tesis de que las normas jurídicas por su relación
se clasifican en hipotéticas, categóricas, y disyuntivas, dependiendo
de si el supuesto jurídico aparece explícito o implícito en la norm a
jurídica, y de si la conducta prescrita o perm itida en la disposición
normativa es alternativa. Así señala al respecto en su Filosofía del
Derecho “Desde el punto de vista lógico de la relación, las normas
jurídicas generales y abstractas... son juicios hipotéticos.”140 Ya
anteriorm ente en su ensayo Lógica del juicio jurídico había mani­
festado “...el legislador se sirve, al cumplir su función específica, lo
mismo de proposiciones hipotéticas que de giros categóricos.”141 Y
agregaba: “ Si bien es cierto que las normas genéricas tienen siem­
pre estructura hipotética, tanto el supuesto como la disposición
pueden asumir form a conjuntiva o disyuntiva.”142 Así las normas
jurídicas hipotéticas tendrían la forma lógica si S es h, el sujeto O
debe ejecutar la conducta d, para las normas referidas a deberes; y
si S es h, el sujeto P tiene el derecho de observar la conducta f, para
las normas que se refieren a derechos, formas lógicas donde apare­
cen explícitos los supuestos o hipótesis jurídicas.
Las normas jurídicas categóricas tendría, por su parte la forma
lógica el sujeto O debe ejecutar la conducta d, para las norm as refe­
ridas a deberes, y el sujeto P tiene el derecho de observar la conduc­
ta f, para las normas que se refiere a derechos, formas lógicas donde
se hace abstracción de los supuestos o hipótesis jurídicas.
Por último las normas jurídicas disyuntivas, cuando se refieren a
deberes o a derechos, tendrían la forma lógica si S es h, o h2, el
sujeto O debe ejecutar la conducta d y si S es hj o h2, el sujeto P
tiene el derecho de observar la conducta f, si fuere el supuesto el
que asuma la form a disyuntiva; y si S es h, el sujeto O debe ejecutar
la conducta dj, o la conducta d2, o la conducta dn143 y si S es h, el
138 V o n W r ig h t , G eorge H enrick: Norma y Acción. Una Investigación Lógica. Segunda
reim presión. E ditorial Tecnos, S.A., M adrid, España, 1979. pág. 91.
139 V o n W r ig h t , G eorge H enrick: Norma y Acción. Una Investigación Lógica. Segunda
reim presión. E ditorial Tecnos, S.A., M adrid, E spaña, 1979. pág. 91.
140 G arcía M á ynez , E d u a r d o . Filosofía del Derecho, op. cit., p á g . 2 6 3 .
141 G a rcía M áynez , E duardo. Lógica del Juicio Jurídico. En Ensayos Filosófico-jurídicos.
op. cit., pág. 154.
142 Op. cit., p á g . 15 3 .
143 C om o ejem plo de este tipo de norm as G a r c ía M á ynez señ ala las oblig acion es
alterativas. G arcía M áynez , E duardo: Lógica del Juicio Jurídico , op. cit., pág. 133.
60 JOSÉ FERNANDO VEI.ÁSQUEZ CARRERA

sujeto P tiene el derecho de ejecutar la conducta fp o la conducta f2,


o la conducta f ,144 si fuere la disposición normativa la que asumie­
ra dicha forma.
Ahora bien, según G a r c ía M á y n e z , 145 “de acuerdo con la cualidad
positiva o negativa, del supuesto y la disposición, en la órbita del
derecho, -en forma Análoga que en la lógica tradicional- se dan
también cuatro modos del juicio hipotético146”. Las fórmulas que a ellos
corresponden, en el caso de los preceptos que se refieren a deberes,
son las siguientes:
“I. Modos positivos:
1 a. Ponendo ponens:
Si s es h, el sujeto O debe ejecutar la conducta d...
2 a. Tollendo ponens:
Si s no es h, el sujeto O debe ejecutar la conducta d...
II. Modos negativos:
3 a. Ponendo tollens:
Si s es h, el sujeto O no debe ejecutar la conducta p...
4 a. Tollendo tollens:
Si s no es h, el sujeto O no debe ejecutar la conducta p.”147
En cuanto a las normas referidas a derechos, los modos del jui­
cio jurídico hipotético, son los siguientes:
“I. Modos positivos:
1 b. Ponendo ponens:
Si s es h, el sujeto P tiene el derecho de observar la conducta f...
2 b. Tollendo ponens:
Si s no es h, el sujeto P tiene el derecho de observar la conducta f...
II. Modos negativos:
3 b. Ponendo tollens:
144 Com o ejem plo de este tipo de norm asjuríd icas, G a r c ía M á y n e z señala, las obligacio­
nes reciprocas, op. cit., pág. 133.
145 Op. cit., pág. 125.
146 Hay que recordar que en la Lógica tradicional los juicios hipotéticos, de acuerdo a
la cualidad positiva o negativa del an tecedente y del consecuente se dividen en cuatro m o­
dos a saber:
1. El p on en d o ponens, con la form ula:
“S es P, si Q es R."
2. El tollendo ponens, con la form ula:
“S es P, si Q no es R."
3. El p on en d o tollens, con la form ula:
“S no es P, si Q es R,”
4. El tollendo, tollens, con la form ula:
“ S no es P, si Q no es R.”
147 Op. cit., págs. 125 y 126.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 61

Si s es h, el sujeto P no tiene el derecho de ejecutar la conducta p ...


4 b. Tollendo tollens:
Si s no es h, el sujeto P no tiene el derecho de ejecutar la con­
ducta p.”148
Como se puede observar, según G a r c ía M á y n e z , de acuerdo con
la cualidad positiva o negativa, del supuesto y la disposición, en la
órbita del derecho, se dan en forma Análoga que en la lógica tradi­
cional, cuatro modos del juicio hipotético. Los modos referidos a
deberes serían el Ponendo ponens, Si s es h, el sujeto O debe ejecu­
tar la conducta d, el Tollendo ponens, Si s no es h, el sujeto O debe
ejecutar la conducta d, el Ponendo tollens, Si s es h, el sujeto O no
debe ejecutar la conducta p y el Tollendo tollens, Si s no es h, el
sujeto O no debe ejecutar la conducta p.
Los modos referidos a derechos serían por su parte, el Ponendo
ponens, Si s es h, el sujeto P tiene el derecho de observar la conduc­
ta f; el Tollendo ponens, Si s no es h, el sujeto P tiene el derecho de
observar la conducta f; el Ponendo tollens, Si s es h, el sujeto P no
tiene el derecho de ejecutar la conducta p; y el Tollendo tollens, Si
s no es h, el sujeto P no tiene el derecho de ejecutar la conducta p.
U tilizand o la sim bología de la lógica d eó n tic a diadico
juntorial ,149 las fórmulas de los modos del juicio jurídico hipotético
serían las siguientes:
Para los preceptos referidos a deberes:
I. Modos positivos:
1 a. Ponendo ponens:
0 (p /q ) que se lee “ Es obligatorio que p en el caso q ”
2 a. Tollendo ponens:
0 (p /-q ) que se lee “Es obligatorio que p en el caso no q ”
II. Modos negativos:
3 a. Ponendo tollens:
-0 (p /q ) que se lee “ No es obligatorio que p en el caso q ”
4 a. Tollendo tollens:
-0(p/-q) que se lee “ No es obligatorio que p en el caso no q”
En cuanto a las normas referidas a derechos, las fórmulas de los
modos del juicio jurídico hipotético, según la lógica deóntica diadico
juntorial serían las siguientes:
148 Op. cit., págs. 127 y 128.
149 Para sim bolizar los m odos del juicio ju ríd ico hipotético Según G a r c ía M á y n e z , adop­
tam os la notación que V o n W r ig h t utiliza en un “Ensayo de Lógica d eó ntica y teoría general
de la acción.”
62 JOSÉ FERNANDO VEI.ÁSQUEZ CARRERA

I. Modos positivos:
1 b. Ponendo ponens:
P (p/q ) que se lee: “Está permitido que p en el caso q”
2 b. Tollendo ponens:
P(p/-q) que se lee: “Está permitido que p en el caso no q ”
II, Modos negativos:
3 b. Ponendo tollens:
-P(p/q) que se lee: “ No está perm itido que p en el caso q ”
4 b. Tollendo tollens:
-P(p/-q) que se lee: “No está permitido que p en el caso no q”

6 . L a n o r m a d e d e r e c h o d e s d e e i . p u n t o d e v is t a d e i .a m o d a l id a d

Luego de haber examinado el pensamiento de G a r c ía M á y n e z ,


acerca del problema relativo a las relaciones que pueden darse en­
tre las normas o juicios jurídicos, entrarem os a analizar el relativo a
la Clasificación de las normas jurídicas por su modalidad.
Este problema consiste en determ inar como pueden Clasificarse
las normas jurídicas, en relación a la Clasificación de los juicios de
la lógica Clásica por su modalidad,150 y puede plantearse Así: ¿Como
se clasifican las normas jurídicas atendiendo a la Clasificación de
los juicios de la lógica Clásica por su modalidad?
Para alguno de los precursores de la deóntica,151 como lo es
Godfried W il h e m L e b n iz , y la mayoría de representantes de la Escue­
la finlandesa de Lógica deóntica, por su modalidad las normas jurídicas
prescriptivas y permisivas serían Análogas a los juicios apodícticos y
problemáticos de la lógica modal. Señala al respecto V o n W r ig h t lo
siguiente: “La lógica deóntica, en su forma moderna, nació como conse­
cuencia de la lógica modal. Su puto de partida fue la observación de
una analogía formal entre los conceptos de posibilidad, imposibilidad
y necesidad por una parte, y las nociones de permisión, prohibición y
obligación, por otra.”152
Para otros como Alia Ross A n d e r s o n y A rthur N. P r i o r , por su
modalidad las normas en general y las normas jurídicas en particu­
lar, sería reducibles a los juicios modales aléñeos.
150 Hay que señalar que por su m odalidad, los juicios en la Lógica clásica se clasifican
en asertóricos, problem áticos o apodícticos. “Todo juicio valido posee validez efectiva, o
posible o necesaria.” En el prim er caso se llam a asertórico, en el segundo problem ático, en
el tercero apodíctico. R o m e r o , Francisco y P u c c ia r elli Eugenio: op. cit., pág. 6 2 .
151 K a lin o w sk i , ha indicado en su Lógica del discurso norm ativo, que R obert B l a n c h e ,
ha sido el prim er en señalar la im portancia de L e ib n iz com o uno de los precursores de la
Lógica deóntica.
152 V o n W r ig h t , G eorge H enrick. Un Ensayo de Lógica deóntica y T eoría G eneral de la
acción, op. cit., pág. 7.
INTRODUCCIÓN A I.A LÓGICA JURÍDICA 63
Así lo señala Jesús H ernández M arín , en relación a Anderson, al
manifestar lo siguiente: “Anderson lleva a cabo una reducción de la
lógica deóntica la lógica modal alética, con lo cual conseguirá elimi­
nar los operadores deónticos, reducir el núm ero de axiomas, y todo
ello a costa de introducir una constante proposicional $, mediante
un axioma que se añade a la lógica modal alética.”153
Por su parte G arcía M áynez, sostiene que las norm as jurídicas
por su modalidad serían fundam entalm ente juicios apodícticos.
Textualmente señala: “En el caso de las enúnciaciones, la moda­
lidad se refiere, como dice Hartma, al ser predicativo; el de las
normas, es el modo de la permisión o el obligamiento. Los preceptos
jurídicos tienen siempre estructura hipotética, ya que hace depender
de la realización de sus supuestos el nacimiento de las consecuencias de
derecho. Cuando aquellos se realizan, éstas o puede dejar de producir­
se o, lo que es igual, necesariamente se producen. Ello indica que la
atribución de facultades o la imposición de deberes a los comprendi­
dos dentro de la clase designada por el concepto-sujeto de la dispo­
sición normativa, en todo caso depende de que se realicen ciertas
hipótesis. Precisamente porque estatuyen condicionalmente un deber
o conceden condicionalm ente un derecho, los preceptos jurídicos
son juicios apodícticos.”154
Ahora bien, su apodicticidad derivaría según G arcía M áynez “del
modo de la permisión o el obligamiento, es decir, de la índole nece­
saria de aquella y de este. En un caso, la realización del supuesto
condiciona el nacimiento de un deber jurídico; en el otro, el derecho
subjetivo.”155
Para subrayar la modalidad de la regulación jurídica, lo mismo
tratándose de ios preceptos que obliga que de los que facultan, G arcía
M áynez se sirve, de las siguientes expresiones:156
Norma imperativa: “Si el supuesto jurídico se realiza, el sujeto O
necesariamente debe observar la conducta d .”
Norma atributiva: “Si el supuesto jurídico se realiza, el sujeto O
necesariamente tiene el derecho de observar la conducta f.”
M ás a d e la n te , sin em b a r g o G arcía M áynez, se p r e g u n ta si las
n o rm a s d e l d e r e c h o p u e d e n a su m ir la m o d a lid a d a sertó rica , o ser
p r o b le m á tic o s,157 lle g a n d o a la c o n c lu s ió n d e q u e d ich a s m o d a lid a ­
153 R o d r í g u e z M a r ín , Jesús: IJ/gica Deóntica. Concepto y sistemas. Universidad de Valencia,
Secretariado de Publicaciones, España, 1978. pág. 62.
154 G a r c í a M á y n e z , E duardo. Lógica del juicio jurídico, op. cit., págs. 158 y 159
135 Op. cit., pág. 159.
156 G a r c í a M á y n e z , E duardo: Lógica del Juicio Jurídico, op. cit., pág. 159.
157 G a r c í a M á y n e z , E duardo: op. cit. pág. 164.
64 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

des son implícitamente presupuestas por la norm a genérica que de


modo apodíctico concede derechos o impone obligaciones.
Así por ejemplo: el precepto que concede un derecho a una perso­
na como consecuencia indefectible de la realización de una o varias
hipótesis, implica el juicio asertórico sobre la existencia efectiva de
ese derecho y el problemático que lo declara posible.
Esquemáticamente la relación entre este tipo de juicios en rela­
ción a las normas jurídicas quedaría ilustrado de la forma siguiente:
Si, Si S es h, el sujeto P necesariamente tiene el derecho de ejecutar
la conducta f, entonces el sujeto P es efectivamente el titular del
derecho subjetivo f y dicho sujeto puede ejercitarlo o no.
C a p ít u l o III
DOCTRINA DEL CONCEPTO JURÍDICO

Habiendo examinado el pensamiento de G a r c ía M á y n e z relativo


a los problemas sobre la doctrina del juicio jurídico, o sea, el de la
esencia, forma o estructura lógica de las normas jurídicas, el de sus
partes y elementos integrantes, el de su clasificación y el relativo a
sus relaciones, entrarem os a analizar lo que G a r c ía M á y n e z , conside­
ra la segunda parte de la lógicajurídica, o sea, la lógica o doctrina
del concepto jurídico.
Estudiaremos para el efecto, los problemas referentes al concep­
to del concepto en la lógicajurídica y lo relativo a la clasificación de
los conceptos jurídicos.

1 . C o n c e p t o d e l c o n c e p t o e n l a l ó g ic a j u r í d ic a

Iniciaremos nuestro análisis del pensamiento de G a r c ía M á y n e z


acerca de la doctrina del concepto jurídico, exam inando el proble­
ma referente al concepto del concepto en la lógicajurídica.
Para el efecto, examinaremos los problemas vinculados al mis­
mo, como lo son los relativos al método de formación conceptual
en el campo jurídico, a las características de los conceptos jurídicos,
y al concepto y papel de las definiciones en el campo jurídico.

1 .1 E l m é t o d o d e f o r m a c ió n c o n c e p t u a l e n e l c a m p o j u r í d i c o

G a r c ía M á y n e z , como lo señala H e r n á n d e z G i l , 1 dando por re­


suelto el problema de que la lógicajurídica es autónom a en cuanto
los juicios enunciativos no son utilizables para explicar las normas
1 H e r n á n d e z G i l , A ntonio. M arxismo y Positivismo Lógico. Sus dim ensiones jurídicas.
Sucs. de Rivadeneyra, S.A., M adrid, 1 9 7 0 . pág. 13 9 .

65
66 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

d e c o n d u c ta , Se p la n tea la c u e stió n d e si esa a u to n o m ía se m anifiesta


ta m b ién en o r d e n a lo s c o n c e p to s ju r íd ic o s .2
La diferencia material, derivada de la índole de los objetos a que
aluden, -sigue manifestando H ern án d ez G il- 3 no le ofrece duda.
Textualmente señala: “Es evidente que, por la índole de los objetos
a que aluden existen diferencias de orden material entre las nociones
que integran el acervo teórico de cada disciplina.”4
Lo discutible radica en esclarecer “si a las indudables discrepan­
cias de naturaleza material (derivadas de la índole de los objetos)
corresponden otras de carácter formal o si, por el contrario entre
los conceptos de las disciplinas normativas y los de otras ciencias no
hay diversidad en el segundo aspecto.”5
La duda que suscita, -piensa G arcía M áynez- no puede resolver­
se sino a la vista de los estudios llevados a cabo por R ickert sobre los
“métodos de formación conceptual” en las distintas ciencias. R ickert
estableció la diferencia entre los conceptos de las ciencias históricas
y los de las ciencias de la naturaleza. G arcía M áynez adopta una posi­
ción metodológica paralela. Así señala: “A estos interrogantes no
pueden, empero, responderse, sino después de concluir el estudio
de lo que uno de los más ilustres representantes de la Escuela Sur
occidental Alemana denom ina “métodos de formación conceptual”
en las distintas ciencias. El problema a que nos enfrentamos aquí
como juristas es análogo al que R ickert se planteó con relación a los con­
ceptos históricos y, por ende, a la historia, como disciplina científica
que utiliza un procedimiento de formación conceptual radicalmente
diverso del de las ciencias de la naturaleza” 6
¿Podrá probarse que, Así como la índole del suceso histórico da
origen a diferencias de orden lógico entre los conceptos que intere­
san al historiador y los de las ciencias físicas, el carácter peculiar de
los objetos de que tratan las disciplinas normativas engendran tam­
bién diferencias del mismo tipo entre los conceptos de que se sirven
esas disciplinas y los que manejan los cultivadores de las otras?”7
Para solucionar cuestiones tan com plicadas - según G arcía
M áynez , “se debe ante todo, tratar de definir, no solo en el plano
general de la lógica, sino en el especial de la normativa o en el más
reducido aun de la jurídica, el concepto del concepto, ya que solo
2 H e ah! el tem a de su obra Lógica del concepto ju rídico . Dice: “El problem a central de
este trabajo consiste, pues, en in q uirir si esos conceptos (los jurídicos) difieren o no de los
que estudia bajo el segundo de sus grandes rubros la d octrina clásica" (pág. 11).
3 H e r n á n d e z G i l , A ntonio, op. cit., pág. 139.
4 G a r c í a M á y n e z , E duardo. Lógica del concepto ju ríd ic o , op. cit., pág. 11.
5 G a r c í a M á y n e z , E duardo. Ilógica del concepto ju ríd ico , op. cit., pág. 11.
6 G a r c í a M á y n e z , E duardo. Lógica del concepto ju ríd ico , op. cit., pág. 12.
7 G a r c í a M á y n e z , E duardo, op. cit., pág. 12.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 67
Así se podrá poner en claro si los normativos difieren o no de los no
normativos, sean éstos de la especie que fueren.
En lo que respecto especialmente al campo del derecho, habrá
que contestar dos preguntas:
1) ¿Qué es un concepto?
2) ¿Qué es un concepto jurídico?
Sólo entonces según G arcía M áynez, se estará “en condiciones
de decidir si los del segundo grupo difieren lógicamente de los de­
más o, por lo contrario, la diversidad no está en ellos, sino en los
objetos a que se refieren.”
Ahora bien G arcía M áynez, antes de precisar la significación del
térm ino concepto, comienza distinguiéndolo de otros térm inos em­
parentados con él, como la palabra que lo mienta, el objeto a que se
refiere, el acto por el cual es pensado, la representación del objeto,
o la suma de las notas esenciales del concepto y llega la conclusión de
que el mismo no es Asimilable a ningún de estos términos.
Sin olvidar a A r is tó t e le s y siguiendo a H u sseri. y P fan d er, esta­
blece como el juicio es la unidad ideal de significación y el concepto
un elem ento del juicio. “Los conceptos son, pues, significaciones
elementales referidas a objetos.”
Para llevar a cabo el examen de la formación conceptual en el
campo jurídico, como lo señala H ern án d ez G il, G arcía M áynez parte
de la tesis de R ick ert, que tan marcado influjo ha ejercido en la
epistem ología.8 Como es sabido, según R ick er t, sólo dos son los
métodos científicos de la formación de los conceptos: el generalizar
propio de las ciencias naturales, y el individualizador o ideográfico,
característico de las ciencias históricas.
De acuerdo con la tesis rickertiana, “mientras la esencia de la
conceptuación científica naturalista estriba en la formación de nocio­
nes universales a las que pueden subordinarse, como “ejemplares”,
los casos de aplicación de aquellas, la formación de conceptos en las
ciencias de la cultura obedece al propósito de descubrir los aspectos
singulares o individuales del acontecer, sin tomar en cuenta las vertien­
tes comunes. Si esta doctrina es correcta, entre el estudio científico
de la naturaleza y el de la cultura habría una diferencia metodológica
capital, que tendría su fundamento en los métodos de conceptuación
de las dos especies de disciplinas.”
El de tipo generalizador sería, pues, característico de las ciencias
naturales, no de las demás. Pero como la del derecho suele incluirse
entre las culturales, habría que esclarecer: 1) si el enfoque generalizador
8 H e r n á n d e z G il, A ntonio, op. cit., pág. 141.
68 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

es exclusivo de la conceptuación naturalista, y 2) si por ser el dere­


cho un fenóm eno de cultura, el método de formación de conceptos
utilizado en la jurisprudencia es el individualizante que W in d e l b a n d
y R ic k e r t consideran privativo de las históricas.
Para los seguidores del Neokantismo alemán sudoccidental en
el ámbito de la filosofía del Derecho, entre los que pueden señalar­
se a Emil Lask,9 Gustav Radbruch,10 y Wilhelm Sauer,11 “el modelo
de las “ciencias del espíritu”, como modelo distinto de las ciencias de la
naturaleza y que por eso mismo exige, además de la explicación de
los nexos de causalidad, la comprensión de los nexos de significado
en el culturalismo jurídico “ es el que se utiliza en la Ciencia del
D erecho.12
Así R a d b r u c h , ha señalado al respecto, “La ciencia del Derecho,
..., sería una ciencia cultural, pues su objeto no es la naturaleza, sino
un fenóm eno creado por el hombre; comprensiva: no se refiere a
hechos que deba explicarse, sino a significados que han de entenderse
o interpretarse; valorativa: no se limita a observar y constatar, sino
que juzga sobre la base de referencia a valores; individualizante: su
objeto no son leyes generales, sino los casos singulares (la ley solo
existe virtud de las decisiones concretas de los casos singulares).”13
Por su parte, para los seguidores de “todo ese haz de escuelas y
tendencias que se designa con el nombre genérico de empirismo
jurídico”14 y cuyos orígenes los podemos detectar en la Escuela His­
tórica del derecho cuyo máximo exponente es Federico Carlos de
Savigny, el método inductivo o generalizador como lo denom ina
R ic k e r t es el utilizado en la Ciencia del Derecho. Así, según lo seña­
la Martín T. Ruiz M o r e n o , “El método inductivo es connatural a todo
ese haz de escuelas y tendencias que se designa con el nombre genérico
de empirismo jurídico.”15 Puede afirmarse, continua manifestando
9 K a r l L a r e n z , señala que el prim er que aplicó las ideas de R i c k e r t a la M etodología de
la C iencia del D erecho, aunque en form a de esbozo, fue Emil Lask, ya al com ienzo de este
siglo. L a r e n z , Karl. M etodología de la Ciencia del D erecho. Segunda Edición Definitiva.
Traducción de Marcelino Rodríguez Molinero. Editorial Ariel, Barcelona, España, 1980. pág. 117.
10 Según lo indica L a r e n z , la obra com enzada p or L a s k , fue con tin u ad a por Gustav,
R a d b r u c h . Según su propia declaración, -m anifiesta L aren z- “las doctrinas filosóficas de
W in d e l b a n d , R ic k e r t y L a s k constituyen el trasfondo de su Filosofía del D erecho.” L a r e n z ,
Karl. op. cit., pág. 118.
11 L a r e n z , señala que “en tre los filósofos del D erecho que p arten del concepto de valor
se ha de m encionar adem ás a W ilhelm Sauer, que dedicó una obra especial a la “M etodología
Ju ríd ica”. L a r e n z , Karl. op. cit., págs. 121 y 122.
12 Celso, Lafer. La Reconstrucción de los Derechos Humanos. Un Diálogo con el pensam ien­
to de H annah A rendt. T raducción de Stella M astrangelo. Fondo de C ultura Económ ica,
M éxico, 1994.
13 C itado p or A t ie n z a , M anuel: Introducción al D erecho, op. cit., pág. 216.
14 R u i z M o r e n o , M artín T.: Filosofía del Derecho. (Teoría G eneral e Historia de D octrina).
E ditorial G uillerm o Kraft Ltda. 1944. Buenos Aires, A rgentina, 1944. pág. 121.
15 R u i z M o r e n o , M a r t í n T. op. cit., pág. 121.
INTRODUCCIÓN A I.A LÓGICAJURÍDICA 69
Ruiz M o reno , “que la inducción jurídica hizo su aparición a partir
de S avigny, o sea desde que comenzó a hacerse ciencia del derecho
en el sentido que hoy damos a esa actividad. Las acerbas críticas a la
concepción del Derecho Natural y su droit de raison, su concreción
positiva, trajeron la reacción metodológica contraria, a saber, que el
único derecho valido es aquel que surge de los hechos acaecidos
que constituyen el dato histórico, cuyos principios deben ordenarse y
comprenderse partiendo de los casos particulares para remontarse lue­
go a la norm a general que se infiere de todos esos hechos. La escuela
histórica del derecho fue la primera que hizo inducción jurídica.”16
Posteriorm ente agrega “El positivismo en su tres modalidades,
sociológico, jurídico y crítico, desarrollo sus investigaciones a base
del método inductivo. Su punto de partida uniforme fue la observa­
ción.” Y agrega...” La escuela que llevó al más alto grado sistemático
el procedim iento inductivo para hacer ciencia del derecho, fue la
genéricam ente llamada teoría general del derecho.” 17
Sauer expone al respecto lo que es esta modalidad del positivismo
jurídico: “El procedim iento que sigue esta rama del positivismo ju rí­
dico para llevar a establecer la esencia del Derecho y del Estado es
el siguiente: Toma como punto de partida un orden jurídico dado, y
de él, por inducción y generalización progresivas, buscando los ele­
mentos comunes, va form ulando principios cada vez más generales.
Con los elementos de las “Partes generales” de nuestras materias
jurídicas, el Derecho privado, el penal, el procesal, el político, canó­
nico, el internacional, debe elaborarse la “Parte más general”. El
procedim iento es rigurosamente inductivo: se parte de lo dado, por­
que lo dado es lo que se atribuye valor científico; luego, se trata de
concebir la esencia del dato por el procedim iento lógico de la abs­
tracción, y con esto se da por acabada la misión de la Filosofía del
Derecho y del Estado.”18
Por su parte para G arcía M áynez, “aunque acepta la dicotomía
de R ickert. N o hay un tercer térm ino constitutivo de otro método.
Sin embargo, no admite, diríamos, la distribución de campos de los
métodos formulada por el fundador de la doctrina. Estima “que los con­
ceptos form ados de acuerdo con el m étodo generalizador -n o -
necesariamente han de considerarse como científico-naturales, o que
15 Ruiz M oreno, M artín T.: op. cit., pág. 121.
17 D entro de los representantes de la Teoría general del Derecho, se pueden m encionar a
Karl Bergbohom, E.R. B ierling y A dolf M erkel, en Alem ania; y Félix Somlo en H ungría. Al
respecto puede consultarse: Ruiz M oreno, M artín T. op. cit., pág. 370, y V erdross, Alfred:
La Filosofía del D erecho del M undo O ccidental. Visión panorám ica de sus fundam entos y
principales problem as. T raducción de M ario de la Cueva. Segunda Edición. U niversidad
N acional A utónom a de M éxico, M éxico, 1983. Págs. 283 a 285.
18 C itado por Ruiz M oreno, M artín T. op. cit., págs. 366 y 367.
70 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

la conceptuación generalizadora sea exclusiva del prim er grupo de


ciencias, o aplicable solo a los fenómenos físicos.”19 La demostra­
ción cree encontrarla en la conceptuación jurídica. Con referencia
a las diversas actividades jurídicas (la legislativa, la judicial o de apli­
cación del derecho y la científica), G a r c ía M á y n e z pone de relieve
como lo que cuenta no es la individualización, sino la generaliza­
ción. La disposición normativa dice es una regla de carácter genéri­
co que no va referida a sujetos individualmente determinados, sino,
indistintam ente, a todos los de la clase designada por su concepto-
sujeto. Incluso el fallo del juez, aun cuando referido a objetos singu­
lares, no los considera en su individualidad irrepetible y única. El
concepto “el deudor Juan P é r e z ” esta referido -observa G a r c ía
M á y n e z - a una persona concreta a quien designa por su nombre,
pero la considera exclusivamente en su carácter de miembro de la
clase de los deudores. La singularidad de las nociones referidas a
personas jurídicas concretas -aclara- no tiene carácter ideográfico;
obedece la singularidad al propósito de determ inar el sujeto sobre
quien debe recaer la imputación de cierta consecuencia normativa; no
se trata, pues, de describirlo en su individualidad o unicidad, sino
simplemente de señalar su pertenencia a una clase, en virtud de los
atributos que posee en común con los demás miembros de ésta.20
En resumen, “el método de conceptuación de que se valen y tienen
necesariamente que servirse, por la índole de su tarea, los órganos
legislativos, lo mismo que las demás instancias creadoras de normas
abstractas, es, pues, el generalizador que R ickert juzga privativo de
las ciencias de la naturaleza.”21
Dispuesto G a r c ía M á y n e z a reflejar en una expresión unitaria la
característica de los conceptos jurídicos dice que son conceptos de
clase. La similitud entre el método jurídico de la conceptuación y el
de las ciencias naturales no excluye una im portante diferencia, que
es ésta: mientras los conceptos y principios generales elaborados por
la ciencia natural no están referidos a valores, los que elabora el
jurista tienen siempre carácter normativo, lo que presupone una
referencia axiológica.22

1.2. C a r a c t e r ís t ic a s d e l o s c o n c e p t o s j u r íd ic o s

Habiendo examinado el pensamiento de G a r c ía M á y n e z acerca


del problema sobre el método de formación conceptual en el cam­
19 G a r c í a E duardo: Lógica del concepto ju rídico , op. cit., pág. 46.
M áynez,
20 G a r c í a E duardo: Lógica del concepto ju rídico , op. cit., págs. 46-52.
M áynez,
21 Op. cit., pág. 53.
22 Op. cit, pág. 59.
INTRODUCCIÓN A I.A LÓGICA JURÍDICA 71
po jurídico, en la presente sección analizaremos el relativo a las ca­
racterísticas de los conceptos jurídicos.
Dicho problema consiste en determ inar las características de los
conceptos jurídicos, en relación a las que poseen los conceptos en
general 23 y según nuestro criterio puede formularse de la manera
siguiente: ¿Cuáles son las características de los conceptos jurídicos?
¿Son análogos a las de los conceptos en general o tienen otras carac­
terísticas?.
Para G arcía M áynez, los conceptos jurídicos además de poseer
las características esenciales de todo concepto, es decir, determina­
ción y conexión con otros conceptos, poseen otras que serían específi­
cas de dichos conceptos, como fundam ento normativo y referencia
axiológica.
Así señala al respecto en su lógica del Raciocinio jurídico, lo si­
guiente:
“Los conceptos jurídicos poseen,..., cuatro características de las
cuales las dos primeras pertenecen a todo concepto:
1) Determinación;
2) Conexión con otros conceptos;
3) Fundamento normativo;
4) Referencia axiológica.”24
Por determinación del contenido de un concepto, G arcía M áynez
siguiendo a Pfander, entiende la referencia a las notas de un objeto
formal en la esfera jurídica.25
Dicho contenido se precisa o determ ina, según el iusfilósofo
mexicano a través de la definición.26 Sin embargo, es preciso acla­
rar que de acuerdo con él, “la determ inación del contenido de un
concepto no es,..., absoluta, ni exige que la significación conceptual
exhiba en todo caso la esencia del -o b jeto -.”27
Por consiguiente como señala G arcía M áynez, “para que pueda
hablarse de determinación basta que la referencia al objeto permanez­
ca constante al menos mientras el progreso científico no perm ite
enriquecer el contenido de cada noción.”28
En cuanto a lá segunda característica de los con cep tos ju ríd icos,
es decir, su co n ex ió n con otros conceptos; ésta deriva según G arcía
23 Según W lhem W undt, los conceptos poseen, dos características esenciales: d eterm i­
nación del co n ten id o y conexión con otros conceptos. C itado p o r G arcía Máynez, E duardo:
Lógica del concepto ju ríd ico , op. cit., pág. 2 9 .
24 G arcía M á ynez , E duardo. Lógica del concepto ju rídico , op. cit., pág. 86.
25 G arcía M á ynez , E duardo: L óg icaju rídica. En Enciclopedia, op. cit., pág. 8 2 9 .
26 G arcía M á ynez , E duardo: Ibid., p á g . 8 3 0 .
27 G arcía M á ynez , E duardo: Lógica del concepto ju rídico , op. cit., pág. 31.
2» Ibid., pág. 31.
72 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

M á y n e z , “del carácter elemental de estas significaciones nojudicativas,”29


ya que para definirlas necesitamos de otros conceptos.30
Así por ejemplo, para definir el concepto “D erecho” (determ i­
nado su contenido) tenemos que recurrir a otros conceptos, como
“norm a”, “conjunto”, “impero-atributividad”, “coercibilidad”, etc.31
Sobre la tercera característica de los conceptos jurídicos, es de­
cir, su fundam ento normativo, éste deriva, de su conexión esencial
-directa o indirecta- con las normas de derecho.
Según G a r c ía M á y n e z , “Los conceptos jurídicos pueden ser no­
ciones que fungen como elementos de las normas del derecho, o
conceptos acuñados por la ciencia o la filosofía jurídica, pero que
en todo caso se refieren a los de la primera especie.”32
Esto le permite al iusfilósofo mexicano “afirmar la conexión esen­
cial -directa o indirecta- de tales conceptos con las normas de derecho
y añadir, a las características de determinación del contenido y conexión
con otros conceptos, la que -designa- con el nombre de fundamento
norm ativo.”33
Por último en cuanto a la cuarta característica de los conceptos
jurídicos, es decir, su referencia axiológica ésta se deriva de la vincu­
lación de los conceptos jurídicos ya sea directa o indirectam ente a
determ inados valores.
Los conceptos jurídicos, según G a r c ía M á y n e z , están referidos a
valores, se hacen valoraciones para acusar, para defender, para legislar,
puesto que una norma supone una serie de lincamientos en la organi­
zación de un país, es decir, la adopción de una filosofía política que
reflejara el conocimiento de la realidad social, de las fuerzas económi­
cas y el grado de cultura de los componentes de una comunidad.34
Así por ejemplo, la tarea legislativa -señala G a r c ía M á y n e z - “pre­
supone la existencia, intuición y realización de ciertos valores y por
ende, una “experiencia axiológica prenorm ativa” que permite al
autor de la ley determ inar lo que desde el punto de vista jurídico es
“esencial” o “inesencial”.”35
Como se puede observar, para G a r c ía M á y n e z , los conceptos jurídi­
cos poseen las características de determinación de contenido, conexión
con otros conceptos, fundamento normativo y referencia axiológica.
29 ¡bid., pág. 32.
30 ¡bid., pág. 33.
-,1 Ejem plo tom ado de Padilla M., Luis A lberto: Introducción a la L ó g icaju rídica. Uni­
versidad de San Carlos de Guatemala. Editorial Universitaria, Guatemala, 1980. págs. 27 y 28.
32 G arcía M áynez , Eduardo: L ógicajurídica. En Enciclopedia, op. cit., pág. 831.
33 ¡bid., pág. 831.
34 V alenzuela, W ilfredo: Elem entos de L ógicajurídica. D epartam ento de reproducción
de m ateriales, Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales. U niversidad de San Carlos de G ua­
tem ala. pág. 37.
35 G arcía M áynez , Eduardo: Lógica del Raciocinio ju rídico , op. cit., pág. 8 3 .
INTRODUCCIÓN A I.A LÓGICA JURÍDICA 73
1.3. T eoría de las definiciones jurídicas
Luego de haber examinado el problema referente a las caracte­
rísticas de los conceptos jurídicos, entrarem os a analizar el que se
refiere al concepto y papel de las definiciones en el campo jurídico.
Antes de plantearse el problema de la definiciones jurídicas,
G arcía M áynez, hace un breve recordatorio “de las principales teorías
que acerca de la definición en general han sido elaboradas, tanto
en el terreno de la lógica clásica, como en el de la m oderna y, espe­
cialmente, en la logística.”36
Para el efecto, examina la clasificación que sobre el problem a
ha enunciado Walter D ubislav.
Según D u v isla v , las principales doctrinas sobre el concepto de
definición son cuatro:
“A. La definición consiste, fundamentalmente, en la determinación
de la esencia de algo (Sacheklarung, explicación de lo que una cosa es).
“B. La definición consiste, fundamentalmente, en una determinación
conceptual (construcción conceptual o análisis de un concepto).
“C. La definición consiste, fundamentalmente en una aclaración o
exposición (no disposición o prescripción) sobre el sentido de un signo
o sobre la forma en que el mismo suele aplicarse.
“D. La definición consiste, fundamentalmente, en una disposición
o prescripción (no aclaración o exposición) sobre el sentido de un
nuevo signo, o sobre la forma en que debe ser em pleado.”37
La primera de las doctrinas, según la cual la definición consiste
en determ inar la esencia de un objeto, encuentra su formulación
clásica en el o r g a n ó n de A r is tó te le s , y su desarrollo en Porfirio y
B oecio38. Así En el libro I, capítulo 4, de los Tópicos, escribe
A r istó te le s. “Toda proposición y todo problema indica, ya un género,
ya una propiedad, ya un accidente; pues la diferencia, en cuanto es
genérica, se coloca junto al género. Pero, puesto que una parte de
lo que es propio designa la esencia y la otra no, debemos dividir lo
propio en las dos partes supradichas y llamar, a la que designa la
esencia, definición, y de la otra, adoptando el nom bre común, dire­
mos que es la propiedad.”39
36 G a r c í a M á \ n e z , E duardo: Lógica del concepto ju ríd ico , op. cit., pág. 64.
37 C itado por G a r c ía M á y n e z : Ibid., págs. 64 y 65.
sa La tesis de A r is t ó t e l e s fue desarrollada p or Porfirio y Boecio en su d octrina de las
cinco voces (genero, especie, diferencia, propio, accid en te), y condujo al segundo a la cele­
bre fórm ula “definido fit p er genus proxim um et differentiam specificam .”
39 A r i s t ó t e l e s , Tópicos, I, 4.
74 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

La segunda, según la cual la definición consiste, en una determina­


ción conceptual (construcción conceptual o análisis de un concepto),
ha sido sustentada por Enmanuel K ant y F ríes.40 A sí ha señalado:
“La definición sintética =construcción conceptual= análisis concep­
tual, tiene la misión de form ar un concepto que se considera como
no dado, por indicación de sus partes integrantes= representaciones
parciales; con lo que se obtiene al propio tiempo el conocimiento de
su contenido. A la definición analítica = análisis conceptual, incumbren
cambio analizar en todas sus partes un concepto que se considera como
dado, para llegar al conocimiento de su contenido.”41
“Las construcciones conceptuales... -los conceptos que se for­
man en virtud de las mismas recibe también el calificativo de ‘cons­
truidos’, para distinguirlos de los demás, o ‘dados’.- son las de la
matemática, mientras que en la órbita filosófica solamente podrían
aparecer si estuviéramos en posesión del sistema de supuestos fun­
damentales de la filosofía.”42
La tercera, según la cual la definición consiste, fundamentalmente
en una aclaración o exposición (no disposición o prescripción) so­
bre el sentido de un signo o sobre la forma en que el mismo suele
aplicarse, ha sido sostenida por Rudolf C arnap . Así según C arnap ,
la definición es “la formulación de las condiciones de aplicación de
un término por medio de otro térm ino.”43
Por último la cuarta de las doctrinas, según la cual la definición
consiste, fundam entalm ente, en una disposición o prescripción (no
aclaración o exposición) sobre el sentido de un nuevo signo, o sobre la
forma en que debe ser empleado, y que es presentada en la lógica
simbólica como una equivalencia entre el “definiendum” y el “defmiens”,
ha sido sustentada por Johnson. Así según Johnson “las definiciones
consisten siempre en una sustitución de expresiones o frases.”
Ahora bien, según nuestra interpretación del pensamiento de
G arcía M áynez, consideramos que el problema del concepto y papel
de las definiciones en el campo legal se vincula con la form a en que
se concibe la definición, según la ya citada celebre clasificación de
las definiciones de D uvislav , en definiciones como determ inación
de la esencia de algo; como análisis de un concepto; como aclara­
ción o expresión sobre el sentido de un signo o sobre la forma en
que suele emplearse y como disposición o prescripción sobre el sen­
tido de un nuevo signo, o sobre la forma en que debe ser empleado,
4° G a r c ía M á \ n e z , Eduardo: Lógica del concepto ju rídico , op. cit., pág. 65.
41 Citado por G a r c ía M á y n e z , Eduardo: Lógica del concepto jurídico, op. cit., págs. 65 y 66.
42 C itado por G a r c ía M á t o e z , Eduardo: Lógica del concepto ju rídico , op. cit., pág. 66.
43 C itado p or Juan R a m ó n C a p e l l a . El D erecho com o lenguaje. Un análisis Lógico. Edi­
ciones Ariel, B arcelona, España, 1968. pág. 261.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 75
y según nuestro criterio puede formularse de la siguiente forma:
¿Cuál es la definición de la “definición legal”, de acuerdo a la clasi­
ficación de las definiciones en general, esbozada por D u v is l a v ? ¿Es
la determ inación de la esencia de algo, o el análisis de un concepto,
la aclaración o expresión sobre el sentido de un signo, o la disposi­
ción o prescripción sobre el sentido de un nuevo signo.
Para H.L. A. Hart, siguiendo a Rudof Carnap, la definición de los
térm inos del lenguaje legal pertenece al tipo de lo que C arnap
denomina definición condicional,44 que sería una de las subdivisiones
de la definición entendida como aclaración o expresión sobre el
sentido de un signo.
Para Ulrich K l u g , según G a r c ía M á y n e z , “las definiciones jurídi­
cas deben incluirse dentro del último grupo de las estudiadas por
Duvislav.”45
Por su parte para G arcía M áynez, “de las cuatro doctrinas sobre
la definición de la definición”, las que expresan “mejor la esencia
de las jurídicas”, serían la primera, la segunda y la cuarta, “en cuanto
pueden hallarse referidas ya al sentido de un nuevo signo o conjunto
de signos (doctrina D ), ya a los elementos de un concepto (doctrina
B), ya a los atributos esenciales de un objeto (doctrina A ).”46

2. C lasificación de los conceptos jurídicos


Habiendo examinado el pensamiento de G arcía M áynez sobre el
problem a del concepto en la lógica jurídica, entrarem os a anali­
zar en esta sección, el relativo a la clasificación de los conceptos
jurídicos.
Este problema consiste en determ inar como pueden clasificarse
los conceptos jurídicos, atendiendo a alguna de las clasificaciones
de los conceptos en general de la lógica clásica, y según nuestra in­
terpretación puede enunciarse de la m anera siguiente: ¿Cómo se
clasifican los conceptos jurídicos, atendiendo a alguna de las clasifi­
caciones de los conceptos en general?
Para G arcía M áynez, los conceptos jurídicos se clasifican en una
form a similar a como se clasifican los conceptos en general, según
la clasificación de H u sse r l y P fand er. De acuerdo con esa clasifica­
ción los conceptos jurídicos se clasifican según los siguientes criterios:
1) desde el punto de vista dé los objetos a que se refieren; 2) desde
44 Por definición condicional, C a r n a p en tien de aquella “que establece un m étodo para
d eterm in ar si un térm ino p uede aplicarse en casos concretos.”
45 G a r c í a M á y n e z , E duardo: Lógica del concepto ju ríd ico , op. cit., pág. 75.
46 G a r c í a M á y n e z , E duardo: Lógica del concepto ju ríd ico , op. cit., pág. 78.
76 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

el punto de vista de su extensión; 3) desde el punto de vista de su


contenido, y 4) desde el punto de vista de sus relaciones recíprocas.
Dicha clasificación, quedaría ilustrada de acuerdo al cuadro de
la página siguiente:
Clasificación de los Conceptos Jurídicos
1. Por los Lóligos-jurídicos
objetos a los que Antologías-jurídicos Situacionales
se refieren. Relaciónales
Predicativos
Singulares Sustantivos
2. Por su Plurales
extensión Universales
3. Por su Simples
contenido Complejos
Dependientes
4. Por sus Independientes
relaciones Compatibles
Incompatibles
coordinados Supra y
subordinados

Iniciaremos nuestro análisis del pensamiento de G arcía M áynez,


sobre el problema relativo a la clasificación de los conceptos jurídi­
cos, examinando el criterio de clasificación desde el punto de los
objetos a que se refieren.

2.1 . C lasificación de los conceptos jurídicos desde el punto de vista


DE LOS OBJETOS A QUE SE REFIEREN

Este problema consiste en determ inar como puede clasificarse


los conceptos jurídicos, en relación a la clasificación de los conceptos
en general por los objetos a que se refieren 47 y puede formularse
de la siguiente manera. ¿Cómo se clasifican los conceptos jurídicos
atendiendo a la clasificación de los conceptos en general por los
objetos a que se refieren.
47 R ecordem os que Pfander, clasifica los conceptos tom ando en cuenta los objetos a
que se refiere. Estos conceptos pueden ser: a) conceptos sustantivos, es decir, relativos
a casos; b) conceptos adjetivos, es decir, relativos a cualidades; c) conceptos de acción; y d)
conceptos adverviales. C itado p o r Fingerm an, G regorio: Lógica y T eoría del conocim iento.
L ibrería “El A teneo” E ditorial, B uenos Aires, 1984. pág. 42.
INTRODUCCIÓN A I.A LÓGICAJURÍDICA 77
Para G a r c ía M á y n e z , “desde este ángulo visual -los conceptos jurídi­
cos- pueden dividirse en lógico-jurídicos y ontológico-jurídicos”.48
1) Conceptos lógico-jurídicos
Según G a r c ía M á y n e z , los conceptos lógico-jurídicos, son “los
referidos a conceptos, a juicios o raciocinios jurídicos”.49 Así por
ejemplo, conceptos referidos a conceptos jurídicos o a notas de los
mismos son los siguientes: “cópula jurídica”, “concepto sujeto”, “con­
cepto relacional”, “concepto predicado”, etc.50
Por su parte, conceptos referidos a juicios o a elementos de éstos
son por ejemplo: ‘juicio jurídico prescriptivo”, “normas genérica”,
“norm a individualizada”, “supuesto jurídico, “disposición norm a­
tiva”, etc.51
Por último, conceptos referidos a raciocinios jurídicos son por
ejem plo: “argum ento a c o n tra rio ”, argum ento de analo g ía”,
“inferencia jurídica”, “silogismo jurídico”, etc.52
Según G a r c ía M á y n e z , estos conceptos se caracterizan porque los
objetos a los cuales se refiere son todos objetos lógicos, lo que es lo
mismo, están inscritos en un plano em inentem ente lógico jurídico,
abstracto, referido a fenómenos del pensamiento. 53
2) Conceptos ontológico-jurídicos
Según G a r c ía M á y n e z , los conceptos ontológico-jurídicos son los
referidos a hechos jurídicos, a consecuencias de derechos, a la con­
ducta objeto de esos derechos y deberes, y a los sujetos de la relación
jurídica.54
A los que se refieren a hechos jurídicos, G a r c ía M á y n e z los llama
situacionales.55 Así por ejemplo: “hecho jurídico”, “acto jurídico”,
“contrato de compraventa”, “depósito”,, “homicidio”, “nacimiento”, “es­
tupro”, “muerte del ausente”, “mayoría de edad”, “renuncia”, etc.56
48 G a r c í a M á y n e z , E duardo: Lógica del C oncepto Jurídico . Fondo de cultura económ i­
ca, M éxico-Buenos Aires, 1959. pág. 88.
49 Op. cit., pág. 88.
50 Op. cit., pág. 88.
51 Op. cit., pág. 88.
52 Op. cit., pág. 88.
53 Padilla M., Luis A lberto: Introducción a la L ó g icaju rídica. E ditorial U niversitaria.
C olección Textos. Vol. 12. U niversidad de San Carlos de G uatem ala, 1982. pág. 29.
54 Op. cit., pág. 90.
78 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

A los que se refieren a deberes y derechos les da el nom bre de


relaciónales o imputativos.57 Por ejemplo: “deber jurídico, “dere­
cho subjetivo”, “relación jurídica”.58
A los que aluden a la conducta objeto de los deberes y derechos
les llama predicativos.59 Así por ejemplo: “hacer”, “om itir”, “ven­
der”, “com prar”, “pagar el precio”, “entregar la cosa al com prador”,
“dividir en forma equitativa”, etc.60
Y por último a los que mientan a las personas les designa con el
nombre de substantivos.61 Por ejemplo: “sujeto de derecho”, “obliga­
do”, “pretensor”, “sujeto activo”, “albacea”, “depositario”, “sindicato”,
“sociedad anónim a”, etc.62
3) Ley de correspondencia
Los análisis realizados por G a r c ía M á y n e z sobre los conceptos
lógicos, y ontológico-jurídicos le perm iten form ular el siguiente
enunciado general, al que da el nombre de ley de correspondencia:
“a cada concepto lógico-jurídico corresponde otro ontológico-jurí-
dico, y al revés”,63 lo cual es consecuencia de la distinción entre
plano de la regulación jurídica de la conducta y plano de la conduc­
ta jurídicam ente regulada, ya establecida por G a r c ía M á y n e z en su
Lógica del Juicio jurídico.64 El sentido de esta ley puede captarse
con mayor facilidad com parando los ejemplos que ofrece el cuadro
de la página siguiente:
Conceptos lógico-jurídicos Conceptos ontológico-jurídicos
Supuestos jurídico Hecho jurídico
Disposición normativa Relación jurídica
Sujeto de la norm a atributiva Facultado
Sujeto de la norm a imperativa Obligado
Cópula atribuiva Derecho subjetivo
Cópula Imperativa Deber jurídico
Predicado de la norm a Conducta objeto del derecho
atributiva
Predicado de la norm a Conducta objeto del deber
imperativa

57 Op. cit., pág. 90.


58 Op. cit., pág. 91.
59 Op. cit., pág. 90.
60 Op. cit., pág. 91.
61 Op. cit., pág. 91.
62 Op. cit., pág. 91.
68 Op. cit., pág. 104.
64 G a r c í a M á y n e z , Eduardo: Lógica del juicio ju rídico , op. cit., cap. I, sección 2.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 79
2.2 . C lasificación de los conceptos jurídicos desde el punto de vista
DE SU EXTENSIÓN

Habiendo examinado el pensamiento de G arcía M áynez, sobre


el problema de la clasificación de los conceptos jurídicos por los
objetos a que se refieren, entraremos a analizar el problem a relativo
a la clasificación desde el punto de vista de su extensión.
Este problema consiste en determ inar como puede clasificarse
los conceptos jurídicos, en relación a la clasificación de los concep­
tos en general por su extensión65 y puede formularse de la siguien­
te manera. ¿Cómo se clasifican los conceptos jurídicos atendiendo a
la clasificación de los conceptos en general por su extensión?
Según G arcía M áynez, desde esta perspectiva, los conceptos ju rí­
dicos se divide en: 1) singulares; 2) plurales; y 3) universales.66
Analizaremos someramente esta clasificación.
1) Conceptos jurídicos singulares
Según G arcía M áynez, los conceptos jurídicos singulares “son los
referidos a un objeto único, esto es, ni general ni específico”.67 Ejem­
plo: “delito de homicidio cometido el día 17 de junio de 1928 por
José de León Toral”, “contrato de arrendam iento de la casa núm ero
20 de la Calle de la Moneda, concluido entre Juan Pérez como arren­
dador y Carlos López como inquilino”, “artículo 37 de la Ley Federal
del Trabajo”, “Carta de las Naciones Unidas”, etc., etc. 68
2) Conceptos jurídicos plurales
Para G arcía M áynez, los conceptos jurídicos plurales “Son los que
designan varios objetos, cuando la reunión de éstos es de carácter
núm ero y, por tanto, independiente de consideraciones de índole
cualitativa”.69 Ejemplo: El artículo 1962 del Código Civil para el
Distrito y Territorios Federales, preceptúa que “Si el deudor se ha
65 Hay que señalar que según la Lógica clásica p or su extensión, los conceptos se divi­
den en singulares, plurales y universales. Los singulares son los referidos a un objeto único,
esto es, ni general ni específico. Los plurales son los que designan varios objetos, cuando la
reun ió n de éstos es de carácter num érico y p o r lo tanto, in d ep en d ien te de consideraciones
de índole cualitativo. Por últim o los conceptos universales, son aquellos que están referidos
a todos los m iem bros de una clase. Para inform ación al respecto: G a r c ía M á y n e z , E duardo.
Lógica del concepto ju rídico , op. cit., págs. 114 a 116.
66 Op. cit., pág. 114.
67 Op. cit., pág. 114.
68 Op. cit., págs. 114 y 115.
69 G a r c í a M á y n e z , Eduardo: op. cit., pág. 115.
80 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

obligado a uno o dos hechos, o a una de dos cosas, a un hecho o a


una cosa, cumple prestando cualquiera de esos hechos o cosas; mas
no puede contra la voluntad del acreedor, prestar parte de una cosa
y parte de otra, o ejecutar en parte un hecho”.70 Los conceptos “Dos
cosas” y “cualquiera de esos hechos o cosas”, constituyen ejemplos
de conceptos plurales en el campo jurídico.71
3. Conceptos jurídicos universales
Según G arcía M áynez, los conceptos jurídicos universales son
aquellos que están referidos a todos los miembros de una clase.72-73
Así en el precepto “el com prador debe pagar al vendedor el precio
de la cosa” “com prador es un concepto universal, pese a la forma de
la expresión, pero no alude a un com prador concreto, ni a varios
compradores, sino a todos los miembros de la clase correspondiente.
Ya en su Lógica del juicio jurídico, al hablar del ámbito personal de
validez de los preceptos genéricos, G arcía M áynez, señala que se apli­
can a todos los comprendidos dentro de clase designada por el con-
cepto-sujeto de la disposición normativa.74

2 .3. C lasificación de los conceptos jurídicos desde el punto de vista


DE SU CONTENIDO
Habiendo examinado el pensamiento de G arcía M áynez, sobre
el problema de la clasificación de los conceptos jurídicos por su ex­
tensión, entraremos a analizar el problema relativo a la clasificación
desde el punto de vista de su contenido.
Este problema consiste en determ inar como puede clasificarse
los conceptos jurídicos, en relación a la clasificación de los concep­
tos en general por su contenido y puede formularse de la siguiente
manera. ¿Cómo se clasifican los conceptos jurídicos atendiendo a la
clasificación de los conceptos en general por su contenido?
Para la lógica tradicional los conceptos se dividen, desde este
punto de vista, en simples y compuestos. “Aquellos encierran sólo
un pensamiento, una nota; éstos, varias notas.”75
G arcía M áynez, aplicando esta división al campo del derecho di­
vide los conceptos jurídicos por su contenido en la misma forma,
E duardo: op. cit., pág. 1 1 6.
70 G arcía M á ynez ,
E duardo: op. cit., pág. 116.
71 G arcía M á ynez ,
72 Sobre el concepto de clase véase la obra.
73 G arcía M áynez , E duardo: op. cit., pág. 1 1 6.
74 G arcía M áynez , E duardo: op. cit., cap. v, 3.
75 C itado p o r G arcía M áynez , Eduardo: op. cit. pág. 12 4 .
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 81
señalando que los conceptos jurídicos simples son aquellos que se
com ponen de una sola nota, tales como los Conceptos de “trabajador,
“patrono”, “contrato”, “cam pesino”, “pena”, “delito”, “sentencia,
“auto”, “pagaré”, “cheque”, etc.
Los conceptos jurídicos compuestos por su parte serían aquellos
que encierran varias notas, como por ejemplo los conceptos “Socie­
dad en com andita por acciones”, “Homicidio calificado”, “posesión
registrada de un inm ueble”, “accesión por incorporación a bienes
inm uebles”, etc.
2.4. C l a s if ic a c ió n d e l o s c o n c e p t o s j u r íd i c o s d e s d e e l p u n t o d e v is t a
DE SUS REIACIONES RECÍPROCAS

Habiendo examinado el pensamiento de G a r c ía M á y n e z , sobre


el problema de la clasificación de los conceptos jurídicos por su con­
tenido, entrarem os a analizar el problema relativo a la clasificación
desde el punto de vista de sus relaciones recíprocas.
Este problem a consiste en determ inar cómo puede clasificarse
los conceptos jurídicos, en relación a la clasificación de los concep­
tos en general por sus relaciones recíprocas pudiéndose formular
de la siguiente manera. ¿Cómo se clasifican los conceptos jurídicos
atendiendo a la clasificación de los conceptos en general por sus
relaciones reciprocas?
Según G a r c íá M á y n e z , los principales tipos de relaciones entre
conceptos jurídicos, desde el punto de vista lógico, son los siguientes:
1) Dependencia o independencia; 2) Compatibilidad o incompati­
bilidad; 3) Coordinación; y 4) Supra o subordinación.76
1) Conceptos jurídicos dependientes y conceptos jurídicos independientes
Según G a r c ía M á y n e z , “los conceptos jurídicos son significacio­
nes elementales, y las significaciones pueden ser dependientes o
independientes”.
Los conceptos dependientes son los que basan su validez en otros
conceptos, con los cuales tienen que ir en relación directa. Por ejemplo:
“deudor”, es un concepto que no puede desligarse del de “acreedor”.
Los conceptos jurídicos independientes son aquellos que tiene
validez por sí mismos. Por ejemplo: “delito”, es un concepto que
tieñe validez sin necesidad de otro concepto; Código también sería
otro concepto jurídico que tiene validez independiente.
76 G a r c í a M áynez, E duardo: Lógica del concepto ju ríd ico , op. cit., pág. 125.
82 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

2) Conceptos jurídicos compatibles y conceptos jurídicos incompatibles:


Para Edmund H u s s e r i .,77 las significaciones, ya se trate de con­
ceptos, ya de juicios, divídense en posibles (o compatibles) e impo­
sibles (o incompatibles). Los conceptos compatibles son aquellos a
los cuales “les corresponde una esencia adecuada, esto es, una esen­
cia cuya materia es idéntica a la suya, o lo que es lo mismo, que tiene
un sentido impletivo o también que hay una intuición perfecta “in
especie” cuya materia es idéntica la suya.”78 Los incompatibles son
aquellos en los cuales no se da esa identidad en la esencia de los
conceptos.
Según G a r c ía M á y n e z , los conceptos jurídicos también se pue­
den dividir de esa manera. Los conceptos jurídicos compatibles son
aquellos a los cuales les corresponde una esencia cuya materia es
idéntica a la suya, o sea que poseen ambos un contenido adecuado,
como sucede en los conceptos de “derecho subjetivo y “ejercicio
potestativo”, ya que es inherente al derecho subjetivo la posibilidad
de actuar o no de un modo determinado. Con ello resulta claro tam­
bién que conceptos, tales como “deber jurídico de cumplimiento
potestativo” es un concepto complejo de carácter imposible o in­
compatible, ya que ningún deber jurídico puede considerarse como
librado, en su cumplimiento, a la potestad del sujeto. Por lo tanto, este
término encierra una contradicción, un contrasentido, y es un concepto
claramente incompatible. Lo mismo puede decirse de conceptos
comunes tales como cuadrado redondo que son evidentemente incom­
patibles o de otros conceptos complejos, tales como dictadura demo-
, crática, o delito conforme a derecho, que son conceptos absurdos.
3) Relaciones de coordinación entre conceptos jurídicos
Según G a r c ía M á y n e z ,79 “Algunos lógicos distinguen tres clases o
especies de relaciones de coordinación entre conceptos: a) cruce b)
equivalencia, c) correlatividad”.
a) Entre dos conceptos habrá cruce, cuando no obstante expresarse,
tiene elementos coincidentes. Ejemplo: ordenamiento legal, sistema
jurídico, etc.
b) Hay equivalencia cuando dos conceptos diferentes se refieren a
un mismo objeto. Ejemplo: obligación-deber, derecho -prestación, con­
ducta antijurídica- delito, etc.
77 C itado por E duardo G a r c ía M á y n e z : Lógica del concepto jurídico, op. cit., págs. 127 y 128.
78 G a r c í a M á y n e z , E du ardo : C lasificación de los co n cep to s ju ríd ico s. D ianoia, 2,
1956, pág. 88.
79 G a r c ía M á y n e z , Eduardo: Ilógica del concepto ju ríd ico , op. cit., pág. 132.
INTRODUCCIÓN A I A LÓGICAJURÍDICA 83
c) D entro de la correlatividad, los conceptos no pu ed en existir el
un o sin el otro, ni éste sin aquel, se dice que hay correlatividad, por
ejem plo, en los conceptos sujeto pasivo y sujeto activo; derecho subjeti­
vo y d erech o objetivo, etc., de m anera que hay una relación funcional
que se funda en que un objeto presupone a otro. No habrá sujeto pasivo,
sin sujeto activo, com o no habría deudor sin acreedor.

4) Relaciones de supra y subordinación entre conceptos jurídicos


G a r c ía M á y n e z , señala que “La lógica clásica suele considerar
exclusivamente como relaciones de supra y subordinación entre
conceptos, las que existen entre nociones referidas a clases y a miem­
bros de estas clases, o a clases y subclases.”80 Si nos preguntáramos,
por ejemplo, agrega G a r c ía M á y n e z que relación media entre los
conceptos “contrato”, y “contrato de aparcería”, encontraremos que la
clase de objetos designada por el segundo esta incluida en la que el
primero designa. En otras palabras: la de los contratos de aparcería es
en realidad subclase de la de los contratos, lo que equivale a sostener
que todos los miembros de aquella son, a la vez, miembros de ésta.

80 G a r c í a M áynez, E duardo: op. cit., pág. 135.


86 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

cinios, en la órbita del derecho, presuponen la existencia de los ju i­


cios que les sirven de premisas y, por tanto, la previa solución de las
que se refieren a estas cuestiones, como son, las relativas a la vigencia de
las normas de que se parte, a la interpretación de las expresiones de que
los órganos creadores de derecho, se han servido y, en caso de lagunas,
a la integración de los vacíos de las fuentes formales.3
Según nuestro criterio, las razones argum entadas por G a r c ía
M á y n e z para justificar el análisis de estos problemas extra-lógicos,
son validas. Según nuestra percepción, los raciocinios utilizados en
la aplicación del derecho no son solo carácter lógico, sino también
de carácter extra-lógico.4
Así, entonces en el presente capítulo, se analizaran tanto los pro­
blemas extra-lógicos relacionados a las formas de la inferencia en la
órbita del Derecho, es decir, los relativos a la determ inación de
la vigencia, el interpretativo o hermenéutico y el de integración de las
lagunas; como los problemas lógicos, es decir, el de la oposición con­
tradictoria entre normas de derecho, el de la estructura del proceso
aplicador de normas genéricas a casos particulares, y el de la estructura
de los argum entos por analogía y ‘a contrario’.
Analizaremos en prim er lugar, los problem a extra-lógicos rela­
cionados con la aplicación de normas genéricas a casos concretos
de la experiencia jurídica.

1 . P r o b l e m a s e x t r a - l ó g ic o s r e l a c io n a d o s c o n l a a p l ic a c ió n d e
n o r m a s g e n é r ic a s a c a s o s c o n c r e t o s d e l a e x p e r ie n c ia j u r íd ic a

Según G a r c ía . M á y n e z , los problema extra-lógicos relacionados


con la actividad jurisdiccional como ya lo mencionamos anteriormente
son: 1) el de la determ inación de la vigencia; 2) el interpretativo o
hermenéutico; y 3) el de la integración de las lagunas.
3 G a r c ía M áy n e z , E duardo. Lógica del Raciocinio Jurídico, op. cit., pág. 14.
4 En este sentido, consideram os siguiendo a R obert Alexy, que en los raciocinios utiliza­
dos en la aplicación del derech o , d eben distinguirse dos tipos de análisis: el análisis in tern o
y el externo.
En el análisis in tern o se trataría de d eterm in ar si la decisión se sigue L ógicam ente de
las prem isas que se aducen com o fundam entación, p ara lo cual sería necesario exam inar
problem as fu n dam en talm en te lógicos com o los relativos a su estru ctu ra o form a Lógica.
En el análisis ex tern o se trataría de d eterm in ar la corrección d e las prem isas, p ara lo
cual sería necesario exam inar problem as esencialm ente extra-lógicos com o los referen tes a
la d eterm in ació n de la vigencia, el interpretativo o h erm enéu tico y el de la in tegración de
las lagunas. Al respecto ver: Alexy, R obert: T eoría de la A rgum entación Jurídica. La T eoría
del discurso racional com o teoría de la fundam entación ju ríd ica. T raducción de M anuel
A tienza e Isabel Espejo. C entro de estudios constitucionales, M adrid, 1989. págs. 213 y 214.
C a p ít u l o IV
DOCTRINA DEL RACIOCINIO JURÍDICO

Luego de haber examinado los problemas referentes a la doctrina


del concepto jurídico, es decir, los relativos al método de formación
conceptual en el campo jurídico, a las características de los concep­
tos jurídicos, al concepto y papel de las definiciones en el campo
jurídico, y lo relativo a la clasificación de los conceptos jurídicos,
entrarem os a analizar lo que G a r c ía M á y n e z , considera la tercera
parte de la lógicajurídica, o sea, la lógica o doctrina del raciocinio
jurídico.
Según G a r c ía M á y n e z , “Los problemas que constituyen el objeto
de estudio de -esta tercera parte de la Lógicajurídica- se relacio­
nan todos con el proceso de aplicación de normas genéricas a situa­
ciones particulares.”1 Sin embargo, dentro de los problemas que el
iusfilósofo mexicano analiza, no sólo hay problemas lógicos, como
lo serían el de la oposición contradictoria entre normas de derecho,
el de la estructura del proceso aplicador de normas genéricas a ca­
sos particulares , y el de la estructura del argum ento a contrario y de
los razonamientos por analogía, sino también problemas extra-lógicos,2
como sería el caso de los problemas relativos a la determ inación de
la vigencia, el interpretativo o herm enéutico y el de la integración
de lagunas.
G a r c ía M á y n e z , justifica el análisis de estos problemas extra-lógi-
cos, dentro de la doctrina del raciocinio jurídico, argum entando
que es imposible desligarlos de los temas lógicos, ya que unos y otros
aparecen íntimamente relacionados en las diversas etapas del pro­
ceso aplicador. Así, aunque es verdad que muchas de las cuestiones
conexas no son de orden lógico, las relativas a la form a de los racio-
1 G a r c ía M áy n e z , Eduardo: Lógica del Raciocinio Jurídico, op. cit., pág. 14.
2 G e o r g e K a lin o w s k i, divide los raciocinios jurídicos paralelam ente a los raciocinios
en
general, en tres grupos: raciocinios Jurídicos de coacción intelectual (raciocinios Jurídicos
lógicos), raciocinios Jurídicos de persuasión (raciocinios Jurídicos retóricos) y raciocinios
de argum entación p uram ente ju rídica, basada sobre presunciones, prescripciones, ficcio­
nes, etc., establecidas p o r la ley (raciocinios Ju ríd ico s extra-lógicos). Al respecto ver:
K a lin o w s k i, G eorge: Introducción a la L ógicajurídica. op. cit., pág. 148.

85
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 87
A continuación, examinaremos someramente el pensamiento
de G a r c ía M á y n e z , acerca de cada uno de estos problemas.

1.1. D e t e r m in a c ió n d e l a v ig e n c ia

Iniciaremos, analizando su pensamiento sobre el problem a de la


determ inación de la vigencia.
Este problem a consiste en establecer ¿qué factores determ inan
la fuerza obligatoria de un precepto de derecho?.
Según G a r c ía M á y n e z , tal determinación exige el conocimiento
de las reglas de creación jurídica que, como es solito decir, estructuran
los procesos llamados fuentes formales (legislación, costumbre, etc.);
el de las normas sobre iniciación, duración y extinción de la vigencia de
los preceptos que emanan de esos procesos; y el de las reglas que perm i­
ten establecer el tenor auténtico de ciertas disposiciones como, por
ejemplo, las legislativas o jurisprudencialm ente creadas.

1.2. El. PROBLEMA HERMENÉUTICO


Luego de analizado el pensamiento de G a r c ía M á y n e z acerca del
problem a de la determ inación de la vigencia de las normas jurídi­
cas, entrarem os a examinar el denominado problema herm enéutico
o interpretativo.5
Este problema consiste según G a r c ía M á y n e z , en determ inar que
debe entenderse por interpretación en la órbita del derecho,6 y si­
guiendo a George K a l in o w s k i 7 puede formularse de la siguiente
manera: ¿Qué es la interpretación del derecho?
Para G a r c ía M á y n e z , “interpretar una expresión jurídica es des­
cubrir su sentido.”8
Como se puede observar, “el problema central de la actividad
herm enéutica queda así planteado, pero no resuelto ya que aún no
sabemos en que consiste el sentido de las formas expresivas que hacen
uso los órganos creadores de derecho.”9
5 El p ensam iento de G arcía M áynez , acerca del problem a herm enéu tico, se en cuentra
desarrollado fu n dam en talm en te en su Lógica del Raciocinio Ju ríd ico publicada en el año
de 1964, en su Filosofía del D erecho de 1974, y en algunos ensayos, com o M isión y lim ites de
la H erm en éu tica ju ríd ica, publicado p or p rim era vez en D ianoia, en el año de 1962.
6 G a r c ía M áy n e z , E duardo: Filosofía del Derecho, op. cit., pág. 293.
7 K a lin o w s k i, G eorge: Introducción a la Lógica jurídica, op. cit., pág. 164.
8 G a r c ía M áy n e z , E duardo: Filosofía del Derecho, op. cit., pág. 293.
9 G arcía Máynez, E duardo: Filosofía del D erecho, op. cit., pág. 293.
88 JOSÉ FERNANDO VEI.ÁSQUEZ CARRERA

Algunos han concebido la comprensión del sentido como capta­


ción del contenido objetivo de una expresión. Otros la conciben
como descubrimiento de los que tuvo el autor de la expresión.10
A quienes concibe la interpretación en la primera forma se les de­
nomina objetivistas; a quienes la conciben en la segunda, subjetivistas.
Entre los seguidores del segundo método -que también se denomi­
na clásico tradicional, o filológico-histórico -se pueden m encionar
a S a v ig n y , W i n d s c h e i d , R e g e i .s b e r g e r , E n n e c c e r u s , B i e r u n g , H e c k
B e i . in g , S t a m m i .e r , P e t r a s c h e k y N a w ia sk y . 11
Para ellos, “por sentido de los textos debe entenderse la volun­
tad del legislador o, para decirlo en forma mas rigurosa, lo que éste
quiso expresar.”12
Así para S a v ig n y , Interpretar una ley, “es situarse m entalm ente
en la posición del legislador y repetir artificialmente su actividad.”13
Para W i n d s c h e i d , la tarea del herm eneuta consiste en “fijar el
sentido que el autor de la ley dio a las palabras usadas por él.”14
Enneccerus, por su parte, afirma: “lo determinante es la voluntad
expresada en la ley.”15
Ahora bien, entre los seguidores del prim er método -que tam­
bién se denom ina lógico-sistémico se pueden señalar, a K o h i . e r ,
B in d i n g , W a c h , R a d b r u c h , S a u e r y B in d e r . 16
Para ellos, la interpretación “consiste en desentrañar el sentido objeti­
vamente valido de los textos legales.”17 Dicho sentido no reside según
ellos “en la voluntad de los legisladores, porque la ley no vale como ma­
nifestación de un querer subjetivo, sino como normas de conducta.”18
Por su parte, para G a r c ía M á y n e z , siguiendo el método lógico-
sistémico la interpretación, consistiría en desentrañar el sentido
objetivamente valido de los textos legales.
Como se puede observar, G a r c ía M á y n e z a diferencia de los se­
guidores del método clásico tradicional, o filológico-histórico de inter­
pretación, como S a v ig n y , W i n d s c h e i d , R e g e l s b e r g e r , E n n e c c e r u s ,
B i e r u n g , H e c k B e l in g , S t a m m i .e r , P e t r a s c h e k y N a w ia sk y , que sostie­
nen que por sentido de los textos debe entenderse la voluntad del
legislador; considera siguiendo el método lógico-sistémico, que tal
10 E ntre los autores que ha concebido la com presión del sentido com o descubrim iento
de lo que tuvo el au to r de la expresión, se pueden señalar a G . S im m e l , y Max W e b e r . G arcía
M á ynez , Eduardo: Filosofía del D erecho, op. cit., pág. 293.
11 C itado p o r G arcía M áynez , Eduardo: Filosofía del Derecho, op. cit., pág. 293.
12 G a r c ía M áy nez, Eduardo: Filosofía del Derecho, op. cit., pág. 296.
13 C itado por García Máynez, Eduardo, op. cit., pág. 293.
14 Ibidem., pág. 293.
15 Ibidem., pág. 293.
16 Larenz, Karl: Metodología de la Ciencia del Derecho, op. cit., pág. 312.
17 G a r c ía M áy nez, Eduardo: op. cit., pág. 294.
18 G a r c ía M áy nez, Eduardo: op. cit., pág. 294.
INTRODUCCIÓN A I,A LÓGICAJURÍDICA 89
sentido no reside en la voluntad de los legisladores, sino en la capta­
ción del contenido objetivo de la expresión normativa.

1.3. E l p r o b l e m a d e l a s i .a g u n a s y i a s t a r e a s d e i n t e g r a c ió n

Habiendo analizado el pensamiento de G a r c ía M á y n e z acerca,


del problema herm enéutico, entraremos a examinar el relativo a las
lagunas y las tareas de integración.
Como lo ha señalado Z it e l m a n , 19 este problema consiste en deter­
minar ¿qué son las lagunas normativas?, ¿si existen lagunas normati­
vas?, y ¿cómo deben llenarse, si es que realm ente existen?.
En relación a la prim era interrogante, la opinión dom inante es
que por laguna debe entenderse una deficiencia de los ordenamientos
jurídicos. N orberto B o b b io , que ha estudiado muy a fondo este tópico,
por ejemplo, escribe al respecto “Se dice que existe una laguna del
derecho (o también, en el derecho, cuando en determ inado orde­
namiento jurídico falta una regla a la que el juez pueda referirse para
resolver tal o cual controversia.”20
En cuanto a la Segunda interrogante, que en la lógica deóntica
contem poránea se le conoce con el nom bre de problem a de la com-
pletitud del sistema, pueden señalarse tres teorías que pretenden
dar respuesta a la misma: 1.) Teorías que niegan la existencia de
lagunas, es decir que, sostienen la com pletitud del ordenam iento
jurídico; 2.) Teorías que afirman la existencia de lagunas, es decir,
que sostienen la incom pletitud del ordenam iento; y 3.) Teorías
eclécticas como las denom ina Carlos Cossio,21 que niegan la exis­
tencia de lagunas del derecho, pero las admite en relación a la ley.
Entre las teorías que niegan la existencia de lagunas, pueden
mencionarse la teoría de la norm a general exclusiva; y la teoría de
la com pletitud basada en la interdefinibilidad de los operadores
prohibido y permitido;
La primera, es decir, la teoría de la norma general exclusiva, soste­
nida por Z it e l m a n , D o n a t i , B r u n e t t i y R e in e n en su primera etapa,22
plantea la tesis que no hay lagunas jurídicas, por el hecho de que el
derecho nunca falta.
19 C itado p o r G arcía M áynez , Eduardo: Filosofía del Derecho op. cit., pág. 224.
20 C itado por G arcía M á ynez , E duardo: Filosofía del Derecho, op. cit., pág. 222.
21 C itado p o r A lch o u rro n , Carlos E. y Bulygin, Eugenio: Introducción a la m etodología
de las ciencias ju ríd ica y sociales, la. reim presión. E ditorial A strea del A lfredo y Ricardo
Depalm a, B uenos Aires, 1987, pág. 182.
22 A l c h o u r r o n y B u ly g in , afirm an que en lo que se refiere al problem a de las lagunas,
cabe distinguir dos etapas en el pensam iento de K e ls e n . La prim era, a la que se refieren bajo
90 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

Como lo ha indicado Victoria I t u r r a l d e S e s m a , parafraseando a


B o b b io“Estos autores basan su razonamiento en la existencia, a nivel
teórico, de una norma general exclusiva a tenor de la cual una norma
que regula un com portamiento no sólo limita la reglamentación, y
por tanto las consecuencias jurídicas que de ésta se derivan, al com­
portam iento en cuestión, sino que, al mismo tiempo, excluye de
aquella reglamentación todos los demás. Así “una norma que prohíbe
fumar excluye la prohibición, es decir, permite todos los otros compor­
tamientos que no tengan que ver con fumar.”23 Todos los com porta­
mientos no comprendidos en la norm a particular son regulados por
la norm a general exclusiva.”24
Así Z it e l m a n señala textualmente: “En la base de toda norm a
particular que sanciona una acción con una pena o con la obliga­
ción de resarcir los daños, o que atribuye cualquier otra consecuencia
jurídica, ésta siempre sobreentendida e implícita una norm a funda­
mental, general y negativa, Según la cual, prescindiendo de estos
casos particulares, todas las otras acciones están exentas de pena o
de resarcimiento puesto que toda norma positiva, con la que se atribu­
ye una pena o un resarcimiento es, en este sentido, una excepción a la
norm a fundam ental general y negativa. De donde se desprende que
en caso de faltar tal excepción positiva no hay laguna, porque el
juez puede siempre, aplicando la norma general negativa, reconocer
que no surte efecto jurídico que se busca y que no esta previsto el
derecho a la pena o la obligación al resarcim iento”.25
D o n a t t i , expresa por su parte lo siguiente: “Dado el complejo de
las disposiciones que, previniendo determinados casos, establecen para
éstos la existencia de obligaciones, del conjunto de las disposiciones
se deriva, al mismo tiempo una serie de normas particulares dirigidas a
establecer para los casos particulares considerados determ inadas
delimitaciones, y una norma general dirigida a excluir cualquier limita­
ción para todos los demás casos no considerados particularm ente.
Por fuerza de esta norma todo caso posible encuentra en el ordena­
miento jurídico su regulación. Dado un caso determ inado, o existe
en la legislación una disposición que particularm ente lo considere,
el rotula de “la prim era doctrina de Kelsen", abarca el p eríod o que va de la prim era edición
de su teoría p ura del d erecho a la versión francesa de la m ism a obra, pasando p o r su Teoría
G eneral del D erecho y del Estado. La segunda edición de la teoría p ura del d erech o rep re­
sen ta lo que ellos d en o m in an la seg un da d o c trin a de K e l s e n . A l c h o u r r o n , C arlos E.
A l c h o u r r o n y B u ly g in , Eugenio: Introducción a la m etodología de las ciencias ju ríd icas y
sociales, op. cit., págs. 184 y 185.
23 B o b b io , N orberto: Teoría General del Derecho, op. cit., pág. 233.
24 I t u r r a l d e Sesma, Victoria: op. cit., p á g . 1 5 4 .
25 C itado p or B o b b io , N orberto: Teoría General del Derecho, op. cit., pág. 234.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 91
y de ésta se derivará para el mismo caso una norm a particular, o
bien no existe y entonces caer bajo la norm a general indicada”. 26
K e l s e n , por su parte sostiene en su prim era doctrina sobre el
problem a de las lagunas, la tesis de la inexistencia de las lagunas
fundado en la existencia de una norm a general exclusiva, denom i­
nada por A l c h o u r r o n y B u l y g in principio de prohibición, que esta­
blece que “todo lo que no está prohibido, está perm itido.”27
Así en la versión francesa de su Teoría Pura del Derecho,28 seña­
la al respecto lo siguiente:
“La regla general según la cual todo lo que no está prohibido por
el derecho está jurídicamente perm itido”, dice que “cada uno es libre
de obrar según su voluntad cuando su conducta no está determinada
por el derecho”. El derecho garantiza esta “libertad de hacer no hacer
o se está obligado”, pues “impone a cada sujeto la doble obligación de
no impedir a otro hacer lo que no está prohibido y de no constreñirlo
a hacer lo que está prohibido.”29
Ya en la prim era edición de su Teoría Pura del Derecho, había
afirmado:
“el orden jurídico ...al obligar ... a los hombres a una conducta
determinada, garantizarles la libertad más allá de esos deberes jurídicos.
Frente a aquel que pretende de otro una conducta no estatuida por el
orden jurídico vigente, tiene este último un “derecho”, concedido por
el orden jurídico, a la omisión de esa conducta; “derecho” en el senti­
do de libertad jurídicamente garantizada. El orden jurídico, no sólo
contiene la proposición de que se está obligado a una conducta deter­
minada..., sino también la proposición de que se es libre de hacer u
omitir aquello a que no se está obligado”. “Es esta norma negativa la
que viene a aplicarse en la decisión con que se rechaza una pretensión que
está dirigida a una conducta no convertida en deber.”30
Y posteriormente en su Teoría General del Derecho y del Estado,
también así hace referencia a la “regla negativa de que nadie puede
ser obligado a observar una conducta no prescripta legalmente.”31
26 C itado p o r B o b b io , N orberto: Teoría General del Derecho, op. cit. pág. 234.
27 A l c h o u r r o n Carlos E. y B u ly c in E ugenio: In troducción a la m etodología de las cien­
cias jurídicas. la. reim presión. Editorial Astrea, de A lfredo y R icardo D epalm a, B uenos Ai­
res, 1987. pág. 185.
28 C itada p o r A l c h o u r r o n y B u lyg in , según la trad. castella de Moisés Nilve, T eoría Pura
del D erecho, ed. E udeba, Bs. As. 1960.
29 C itado p o r A l c h o u r r o n , Carlos E. y B u ly c in , E ugenio, op. cit. pág. 185.
90 K e ls e n , Hans: T eoría p ura del derecho. In troducción a la Problem ática científica del
D erecho. E ditora N acional, S.A., M éxico, D.F., 1981. págs. 138 y 139.
31 K e ls e n , H ans: T eoría G eneral del D erecho y del Estado, op. cit. p á g . 175.
92 JOSÉ FERNANDO VF.IÁSQUEZ CARRERA

De lo expuesto se infiere, como lo ha señalado G a r c ía M á y n e z ,


que Kelsen sostiene la inexistencia de lagunas normativas basado en
el ya mencionado principio de prohibición que establece que “lo
que no estájurídicam ente prohibido está jurídicam ente perm itido”.
Así Según K e l s e n “En todos los casos en que el derecho no prohibe
a un sujeto un comportamiento, tal sujeto está implícitamente fa-
cul-tado para observarlo u omitirlo, pues el orden jurídico no esta­
blece solamente el deber de conducirse de cierto modo (en la medida
en que la conducta contraria es condición de una sanción); también
garantiza la libertad de hacer o no hacer aquello a lo cual no se está
obligado, puesto que impone a cada sujeto tanto la obligación de
no im pedir lo que se le permite cuanto la de no constreñirlo a lo
que está prohibido.”32
Ahora bien, G a r c ía M á y n e z considera inválido el argum ento de
K e l s e n , ya que según su criterio, el principio “lo que no estájurídi­
camente prohibido estájurídicam ente perm itido” y el inverso: “lo
que no estájurídicam ente permitido estájurídicam ente prohibido”,
son juicios enunciativos, verdades de razón que expresan determ i­
nadas conexiones de orden formal entre lo jurídicamente prohibido y
lo jurídicam ente perm itido,33 y no norm as como lo argum enta
K e l s e n ; y por lo consiguiente no podrían servir como pautas para
suprimir lagunas o resolver casos concretos de la experiencia jurídica.
Según nuestro criterio, esta argumentación es demasiado débil
para refutar la tesis de K e l s e n sobre la completidud del sistema.
32 G a r c ía M áy n ez, E duardo: Lógica del Raciocinio Jurídico, op. cit. págs. 51 y 52.
33 Hay que señalar que para G arcía M áynez , el principio “lo que no estáju ríd icam en te
p rohibido, estáju ríd icam en te perm itido" y el inverso “lo que no estáju ríd icam en te perm i­
tido está ju ríd ic am e n te prohibido" son form ulaciones negativas del principio ontológico-
Ju ríd ico de identidad. El prim er principio equivale a este otro: “Lo que estáju ríd icam en te
perm iti.do estáju ríd icam en te p erm itid o ”, y el segundo al que declara: “Lo que e stá ju ríd i­
cam ente p ro hibid o estáju ríd icam en te p ro h ib id o ”.
R ecordem os, al respecto, que el m encionado principio ontológico-Jurídico de identi­
dad según el iusfilósofo m exicano es uno de los principios suprem os de la ontología form al
del derecho. Los otros son el de contradicción, el de tercero-excluido, el de razón suficiente.
Por ontología form al del derecho, G arcía M áynez , en tien de, “un conjunto sistem ático de
principios apriorístico, validos universalm ente, que expresan una serie de conexiones esen­
ciales en tre las grandes form as de m anifestaciones de la conducta ju ríd icam en te regulada:
lo p rohibido, lo o rd en ad o, lo perm itido y lo potestativo, la cual desem peña, relativam ente
al m undojurídico, el mismo papel que, en la Filosofía especulativa, juega la O ntología G eneral o
T eoría Form al del O bjeto. Ver al respecto de G arcía M áynez , E duardo: In troducción a la
L óg icaju rídica. op, cit. Los principios de la ontología form al del d erecho y su expresión
sim bólica. Colección C ultura M exicana, Im prenta U niversitaria, M éxico, 1953. Principios
suprem os de la O ntología Form al del D erecho y de la L ógicajurídica. En Ensayos Filosofico-
Jurídicos. 1934-1979 Textos universitarios. Segunda edición corregida y aum entada. Universidad
N acional A utónom a de M éxico, 1984. Los principios G enerales del D erecho y la distinción
entre PrincipiosJurídicos norm ativos y no norm ativos. En Ensayos Filosófico-Jurídicos. 1934-
1979. op. cit.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 93
Para nosotros, siguiendo a A l c h o u r r o n y B u l y g in el problema
no radica en si el mencionado principio de prohibición “Lo que no
está prohibido, está perm itido”, es o no es un juicio normativo, sino
en la interpretación que K e l s e n y los otros representantes de la teoría
de la norm a general exclusiva, le dan al térm ino “perm itido”, en
dicho principio.
K e l s e n por ejemplo, en esta prim era etapa, interpreta “perm iti­
do” en el sentido de permiso fuerte. Recordemos al respecto, que
V o n W r i g h t , es el prim ero en distinguir entre permiso fuerte y per­
miso débil.34
Según V o n W r ig h t , “un acto se dirá que está permitido en el sentido
fuerte, si no está prohibido, pero ha sido sometido a una norm a.”35
En cambio, si un acto simplemente no está prohibido, se dirá
que está perm itido en sentido débil.36
Como se puede observar, el permiso en sentido fuerte, según
V o n W r i g h t , equivale a un permiso de realizar un acto, regulado
por el ordenam iento jurídico. En cambio, el permiso en sentido
débil, equivale a un permiso implícito de tolerar un acto, el cual se
infiere del ordenam iento, cuando dicho acto no se encuentra regu­
lado por el derecho.
De lo expuesto se infiere que cuando K e l s e n en esta prim era
etapa, interpreta “perm itido” en el sentido de permiso fuerte, lo
que está haciendo es clausurando el sistema al considerar en base
al mencionado principio de prohibición “Lo que no está prohibido,
está p e rm itid o ”, que todas las conductas en un o rdenam iento
jurídico están deónticam ente reguladas, ya sea prohibiéndolas o per­
mitiéndolas.
En cambio, cuando Kelsen, en su segunda etapa sostiene lo si­
guiente:
“... la conducta de un individuo ju rídicam ente no prohibida y, en
este sentido, permitida, sólo puede estar garantizada por el orden jurídico
34 Esta T eoría de perm isos fuertes y débiles, plan tead a por V o n W r ig h t , no fue recibida
con igual entusiasm o p or todos los filósofos y las criticas no se dejaron esperar. Tanto O palek ,
W l e n sk i , R a z , y A lf R o s s , han refutado las tesis argum entadas p o r V o n W r ig h t , p ara sostener
dicha Teoría.
Así por ejem plo A lf R o s s , quien es probablem ente el más enérgico represen tante de
esta línea de pensam iento, objeta la Teoría de los perm isos fuertes y débiles, basándose en
la idea de que no existen norm as perm isivas, pues todas las norm as son im perativas (es
decir, establecen obligaciones o prohibiciones). Y com o sin norm as perm isivas no puede
hab er perm isos fuertes, infiere que todo perm iso es siem pre débil, esto es u na m era ausen­
cia de prohibición. Para el efecto ver: A c h o u r r o n , Carlos E. y B uly c in E ugenio: Perm isos y
norm as permisivas. En Análisis lógico y Derecho. C entro de Estudios Constitucionales, Madrid,
1991. págs. 227 a 235.
35 V o n W r ig h t, Gerge Henrick: Norm a y Acción. Una investigación Lógica, op. cit. pág. 101.
36 Ibidem., pág. 101.
94 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

si los dem ás individuos están obligados a respetar esa conducta, es de­


cir, a no im pedirla y no interferir de cualquier otro m odo con ella.
Esto se da cada vez que existe una prohibición general de aplicar fuerza
física... Pero es perfectam ente posible que una conducta no prohibida,
y en este sentido perm itida... se opon ga la conducta de otro individuo
consistente en la aplicación de la fuerza física y que tam poco está pro­
hibida y, en este sentido, está perm itida. T enem os en ton ces, com o ya
se ha h ech o notar, un conflicto de intereses, no solucionado por el
orden jurídico; y ningún orden ju rídico pu ed e solucionar todos los
conflictos de intereses posibles”; lo que está hacien do es m odificar su
interpretación del principio “Todo lo que no está prohibido está per­
m itid o”, d á n d o le ahora el sen tid o de p erm isión débil al térm in o
“perm itid o” y por consiguien te adm itiendo la apertura del sistem a y la
existencia de lagunas en el m ism o.
Como se puede observar, la debilidad de la argum entación
kelseniana, no radica en si el mencionado principio de prohibición,
“lo que no está prohibido, está perm itido” es o no es un juicio nor­
mativo, como lo sostiene G a r c ía M á y n e z , sino en la interpretación
ambigua que K e l s e n le da al término “perm itido”.
Así, cuando el fundador de la escuela de Viená, interpretar “permi­
tido”, en el sentido de permiso fuerte, puede afirmar congruentemente
la tesis sobre la inexistencia de lagunas. En cambio cuando interpreta
“permitido”, en el sentido débil, es decir como lo no regulado por el or­
denamiento, el argum ento se vuelve inicuo.
De todo lo expuesto, podemos inferir que tanto la tesis de K e l s e n ,

como la de los demás representantes de la Teoría de la norm a gene­
ral exclusiva, “no sirve para negar con carácter general la existencia
de lagunas en los ordenamientos jurídicos”, puesto que dicha “norma
exclusiva” únicamente será aplicable cuando el término “permitido”
entendido como permiso débil, es decir, como lo no regulado por el
ordenamiento se entienda como lo lícito o jurídicamente indiferente.
En conclusión y parafraseando a Victoria I t u r r a i .d e S e s m a , lo que
realiza dicha Teoría es “un salto respecto del status deóntico de las
acciones, haciéndolas pasar de la ausencia de status deóntico, es decir,
no cualificación, a uno determ inado como es la perm isión.”37
En cuanto a la segunda teoría, o sea, la de la com pletitud basada
en la interdefinibilidad de los operadores prohibido y permitido,
sostenida por uno de los fundadores de la m oderna lógica deóntica,
como lo es George Henrick V o n W r i g h t , afirma que “la completidud
es una verdad necesaria de todo sistema normativo, verdad que se
s7 I t u r r a l d e Sesm a, Victoria: op. cit., pág. 162.
INTRODUCCIÓN A I.A I.ÓGICA JURÍDICA 95
sustenta en la interdefinibilidad recíproca, por medio de la nega­
ción de los operadores permitido y prohibido.”
Sostiene al respecto que “un sistema normativo es cerrado cuando
toda acción está deónticam ente determ inada en el... Un sistema que
no es cerrado se denomina abierto. Y una acción es deónticamente
determinada cuando ella es permitido o es prohibido”. Así, si conside­
ramos los dos caracteres deónticos de permisión y obligación (prohibi­
ción) como interdefinibles (Op _ -P-p), se sigue que todo sistema
normativo es trivialmente cerrado.”
Por su parte entre las Teorías que afirman la existencia de lagu­
nas, es decir, que, sostienen la incom pletitud del ordenam iento, se
pueden m encionar la teoría de Carcaterra y la teoría de H.L.A.
Hart.
Carcaterra,38 fundam enta la incompletidud de derecho sobre la
base del descubrimiento lógico de G o d e l , o sea, indicando que en
su lenguaje, como en el lenguaje natural, se tiene consistencia o
com pletitud, pero no ambas a la vez.
H.L.A. H a r t , por su lado basa su argumento sobre la incompletitud
del ordenamiento en lo que el denomina el problema de penumbra.
Por su parte, G a r c ía M á y n e z , según_nuestra interpretación, sos­
tiene la tesis que Carlos Cossio califica de ecléctica y según la cual el
derecho como tal carece de lagunas pero la ley puede tenerlas.
G a r c ía M á y n e z señala al respecto:

“... de lagunas sólo debe hablarse en relación con la ley, o, para


decirlo más rigurosamente, con las fuentes de creación jurídica, no
con el derecho.”
Y agrega:
“ ..., sostenemos, desde un principio, que de haber lagunas, éstas
únicam ente existen en los ordenam ientos legales, el ius moribus
constitutum o las tesis de la llamada jurisprudencia obligatoria.”39
En relación a la tercera interrogante, es decir, ¿cómo deben
llenarse las lagunas, si es que realm ente existen?
Según B o b b i o , “un ordenam iento jurídico puede completarse
recurriendo a dos métodos diferentes que se pueden denominar,
siguiendo la terminología de Carnelutti, de heterointegración y de
autointegración.” 40
38 C itado por C a pella , Ju an Ram ón: El Derecho como lenguaje, op. cit., pág. 289.
39 G arcía M áynez , E duardo: Filosofía del Derecho, op. cit., pág. 22.
40 B o b b i o , N orberto: Teoría General del Derecho, op. cit., pág. 242.
96 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

El prim er método, consiste “en la integración llevada a cabo por


medio de dos vías: a) recurriendo a ordenamientos diversos; b) re­
curriendo a fuentes distintas de la dom inante.”41 En el prim ero
de los casos se alude al derecho natural, a ordenam ientos preceden­
tes en el tiempo y a ordenamientos extranjeros contem poráneos.
En el segundo se incluye el recurso a la costumbre, al poder creador del
juez y al derecho científico.42
El segundo método, consiste “en la integración llevada a cabo
por el mismo ordenamiento, en el ámbito de la misma fuente domi­
nante, sin recurrir a otros ordenamientos o recurriendo mínimamente
a fuentes distintas de la dom inante.”43
Dicho método “se vale principalmente de dos procedimientos:
Ia) la analogía y 2S) los principios generales del derecho.”44
Por su parte, para G arcía M áynez las lagunas de la ley, deben
llenarse en base a ciertos métodos de autointegración, como lo son
la aplicación de principios generales de derecho; el recurso a criterios
de equidad; y el empleo de razonamientos analógicos y de argum en­
tos a contrario.

2. O posición contradictoria entre preceptos de derecho


Hasta ahora hemos examinado el pensamiento de G arcía M áynez
acerca de los problemas extra-lógicos relacionados con el proceso
aplicador de normas abstractas a casos concretos de la experiencia
jurídica: el de la determinación de la vigencia, el de la interpretación
de las expresiones empleadas por los órganos creadores de aquellas
normas y el de la integración de los vacíos de las fuentes formales.
Ahora entrarem os a analizar lo relativo a la oposición contradicto­
ria entre preceptos de derecho, que ya sería fundam entalm ente un
problema lógico.
Para el efecto, examinaremos lo relativo al concepto jurídico de
oposición contradictoria entre normas jurídicas y el referente a los
criterios para la solución de antinomias entre preceptos de derecho.
Iniciaremos entonces nuestro análisis, estudiando el problema
acerca del concepto jurídico de oposición contradictoria entre nor­
mas jurídicas.
41 B o b b io , N orberto: op. cit., pág. 242.
42 I t u r r a l d e S esm a , Victoria:
Lenguaje legal y sistem a Jurídico . C uestiones relativas a la
aplicación d e la ley. E ditorial Tecnos, S .A ., 1989, M adrid, España, pág. 182.
43 B o b b io , N orberto: op. cit., pág. 242.
44 B o b b i o , N orberto: Teoría General del Derecho, op. cit., pág. 244.
INTRODUCCIÓN A IA LÓGICAJURÍDICA 97
2 .1 . C oncepto jurídico de oposición contradictoria entre normas
JURÍDICAS

Según nuestro criterio, dicho problema se vincula con la forma


en que se concibe conceptualmente la oposición contradictoria en­
tre normas jurídicas, es decir, el denom inado por G arcía M áynez
como problema antinómico,45 y puede plantearse de la siguiente
manera: ¿En qué consiste una antinom ia jurídica? ¿Cuándo se dice
que dos normas son incompatibles?
En relación a la prim era interrogante, tanto Norberto B obbio,
com o A m adeo C. C o n té , C harles P e r e lm a n , así com o Carlos
A lc h o u r r o n y Eugenio B u lygin , han form ulado hipótesis que tratan
de responder a la misma.
Para B obbio, la antinomia consiste en “La situación en que dos
normas incompatibles entre sí, que pertenecen al mismo ordena­
miento, tienen el mismo ámbito de validez.”46
Para Amadeo C. C onté, “Hay antinomia si, cuando menos de un com­
portamiento, o la comisión o la omisión están permitidas y no permitidas.”47
Y afirma, según señala Iturralde Sesma,48 “que para que haya
antinom ia las normas deben satisfacer dos requisitos: 1) pertenecer
al mismo ordenam iento, y 2) tener los mismos ámbitos de validez
temporal, espacial, personal y material.
Según Charles P erelm an, “Se dirá que en un sistema de derecho
nos encontram os en presencia de una antinom ia cuando, con refe­
rencia a un caso concreto, existen, en el referido sistema, dos directivas
incompatibles, a las cuales no es posible ajustarse simultáneamente,
bien sea porque imponen dos obligaciones en sentido opuesto o por­
que una prohíbe lo que la otra permite y no hay, por tanto, medio
de conformarse a una sin violar la otra. “49
Carlos A lc h o u r r o n y Eugenio B u lygin , afirman que la inconsis­
tencia normativa esta basada en dos factores: la inconsistencia pro­
posicional del conjunto promulgado de act propositions y el análisis
de los propósitos del legislador que están en la base del acto de pro­
mulgación; incluyendo de esta manera la dimensión pragmática, que
supone ahondaren los propósitos de la autoridad normativa (con
45 Para G arcía M á ynez , la antinóm ica ju ríd ica sería el “co n ju nto de reglas para la solu­
ción de los conflictos que derivan de la oposición co n tradictoria en tre norm as de derecho".
G a rcía M á ynez , E duardo. Introducción a la L óg icaju rídica. Op. cit., pág. 13.
46 B o b b io N orberto. Teoría G eneral del Derecho. Editorial, D ebate. T raducción de Eduar­
do Rozo Acuña. Prim era edición, M adrid, España 1991, Pág. 201.
47 C o n t é A m adeo C .: Incalificación e indiferencia. D ianoia 9, 1963. Pág. 238.
48 C itado p o r I t u r r a ld e S esm a , Victoria. L enguaje y Sistem a Jurídico . C uestiones relati­
vas a la aplicación de la ley. E ditorial Tecnos, S.A., 1989, M adrid, España. Pág. 136.
49 P e r e l m a n , Charles: La Lógica Jurídica y La Nueva Retórica. T raducción de Luis Diez-
Picazo. E ditorial Civitas, S.A., R eim presión, M adrid, España, 1988. Págs. 57 y 58.
98 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

las dificultades que en los sistemas de derecho contem poráneo, en


los que no hay un legislador único, eso conlleva.”50
Por su parte para G arcía M áynez, “Desde el punto de vista de los
encargados de aplicar las disposiciones de un sistema jurídico sólo cabe
hablar de antinomia cuando dos preceptos de ese sistema se oponen
contradictoriamente.”51 Considerando que “dos normas de derecho de
un mismo sistema se oponen contradictoriamente entre sí cuando, te­
niendo ámbitos iguales de validez, material, espacial y temporal, una
permite y la otra prohíbe a un mismo sujeto la misma conducta.”52
No obstante -señalar-, “Para que haya contradicción no es necesa­
rio que lo que un precepto prohíbe aun sujeto lo permita expresamen­
te, en iguales condiciones, el otro precepto. Puede ocurrir que uno
de ellos prohíba y el otro ordene la misma conducta. En este caso hay
también oposición contradictoria, porque cuando se impone una obli­
gación implícitamente se otorga el derecho de hacer lo prescrito.”53
En cuanto a la segunda interrogante, Norberto Bobbio ha señalado
que dos normas son incompatibles, cuando “aquellas no pueden ser
al mismo tiempo verdaderas.”
Ahora bien, Cabe preguntarse entonces, ¿En qué caso no pue- »
den ser dos normas al mismo tiempo verdaderas?
Para el efecto, es necesario retomar cuanto hemos dicho en la parte re­
lativa a la doctrina del juicio jurídico sobre las relaciones entre las normas.
Traemos a colación, el cuadro ilustrativo de estas relaciones, se­
gún los cultivadores de la lógica deóntica modal, como B ob bio, ,
A rthur N. P r io r y Roberto José V ern en g o .

50 C itado por I tu r r a ld e S esm a , Victoria. Op. cit., pág. 83.


51 G arcía M á ynez , E duardo. Lógica del Raciocinio Jurídico . D istribuciones Fontam ara,
S .A ., México, D.F., 1994. Pág. 114.
52 G arcía M á ynez , Eduardo: Op. cit.,. Pág. 110.
53 G arcía M áynez , Eduardo: Introducción a la Lógica Jurídica. Op. cit., Pág. 33.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 99
Según el cuadro anteriorm ente m encionado, las relaciones en­
tre las normas serían seis:
1. y: relación entre una norma de obligación positiva y una negativa.
Op
80
O-p
81
2. y: relación entre una norm a de obligación positiva y una ñora
permisiva positiva.
Op
82
P-p
83
3. y: relación entre una norm a de obligación negativa y una nor­
ma permisiva positiva.
O-p “
84
Pp
85
4. y: relación entre una norm a de obligación positiva y una nor­
ma permisiva positiva.
Op
86
Pp
87
5. y: relación entre una norm a de obligación negativa y una
permisiva negativa.
O-p
88
P-p
89
6. y: relación entre una norm a permisiva positiva y otra negativa.
Pp
90
P-p
91
100 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

Ahora bien, según B o b b io , estas relaciones normativas están su­


jetas a las reglas siguientes:
1. y son dos normas con trarias y dos contrarias pueden ser ambas
falsas (F), pero no verdaderas (V).
Op
92
O-p
93
Op O-p
94 95
V F
F Vo F
2. y son dos normas contradictorias, y dos contradictorias no
pueden ser al mismo tiempo ni verdaderas ni falsas.
Op
96
P-p
97
Op P-p
98 99
V F
F V
3. y son también dos normas contradictorias, vale para ellas la
regla anteriorm ente expuesta.
O-p
100
Pp
101
O-p Pp
102 103
V F
F V
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 101
4. y son dos normas subalternas, entre las cuales existe una rela­
ción de implicación, en el sentido de que de la verdad de la prim era
(o subalternante) se deduce la verdad de la segunda y no lo contra­
rio, y de la falsedad de la segunda (o subalternada) se deduce la
falsedad de la prim era y no viceversa. (Si una acción es obligatoria
también es necesariamente permitida, mientras que no se puede decir
que una acción permitida es también obligatoria). Gráficamente, se
distingue la relación que va de a (o relación de superimplicación) de
aquella que va de a (o relación de subimplicación).
Op
104
Pp
105
Op
106
Pp
107
Pp
108
Op
109
Op Pp
110 111
V V
F Fo V

Pp Op
112 113
V Vo F
F F
5. y son también subalternas y valen para ellas las consideracio­
nes anteriorm ente expuestas.
O-p
114
P-p
115
102 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

6. y son subcontrarias y vale para éstas la regla que considera que


ambas pueden ser verdaderas y que no puede ser a un mismo tiempo
falsas.
Pp
116
Op
117
Op Pp
118 119
V V
F Fo V

Como se puede observar, las representaciones gráficas indican


que en los tres primeros casos no se presenta la situación de encontrar
frente a frente dos V (lo que significa que en ningún de los tres
primeros casos las dos normas pueden ser a un mismo tiempo ver­
daderas; por el contrario, en los tres últimos casos se pueden encon­
trar dos V frente a frente (lo que significa que en estos tres casos las
dos normas pueden ser a un mismo tiempo verdaderas).
De lo expuesto, se infiere, que según B obbio las relaciones de
incompatiblidad normativa se darán en los siguientes casos:
1. Entre una norma de obligación positiva y una negativa, (contra­
riedad).
2. Entre una norma de obligación positiva y una permisiva negati­
va. (contradicción).
3. Entre una norma de obligación negativa y una norma permisiva
positiva, (contradicción.)
Por su parte para G arcía M áynez, como ya se m encionó antes
“dos normas de derecho de un mismo sistema se oponen contradic­
toriam ente entre sí cuando, teniendo ámbitos iguales de validez,
material, espacial y temporal, una perm ite y la otra prohíbe a un
mismo sujeto la misma conducta.”
Según G arcía M áynez, los dos casos -general y especial- de opo­
sición contradictoria serían los siguientes:
1. Entre una norma que prohíbe y otra que permite a un sujeto
una misma conducta, en condiciones iguales de espacio y tiempo.
2. Entre una norma que prohíbe y otra que ordena a un sujeto el
mismo acto, en iguales condiciones de espacio y tiempo.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 103
Según criterio de Victoria I t u r r a i .d e S e s m a , G a r c ía M á y n e z , “N o
considera oportuno tener en cuenta la permisión como caso básico
de oposición, puesto que, según él, cuando se impone una obliga­
ción implícitamente se otorga el derecho de hacer lo prescrito y,
por tanto, “la norm a que ordena perm ite lo que manda y en este
sentido se opone contradictoriam ente a la que prohíbe el mismo
acto. La oposición entre lo prohibido y lo ordenado es un caso espe­
cial de la que existe entre lo prohibido y lo perm itido.”
Ahora bien, como para G a r c ía M á y n e z los preceptos jurídicos
regulan la conducta mediante la imposición de deberes y el otor­
gamiento de facultades, las formas que la oposición contradictoria asume
en la órbita del derecho pueden expresarse así:
Primera hipótesis: Afirmación y negación de un mismo deber
jurídico, relativamente al mismo sujeto y en condiciones iguales de
espacio y tiempo, que tendrían la siguiente forma:
1. Dado el hecho A, el sujeto B tiene el deber de observar la con­
ducta C.
2. Dado el hecho A, el sujeto B no tiene el deber de observar la
conducta C.
Segunda hipótesis: Afirmación y negación de un derecho subje­
tivo de prim er grado, relativamente a un mismo sujeto y en condi­
ciones iguales de espacio y tiempo, que tendrían la siguiente forma:
1. Dado el hecho A, el sujeto B tiene el derecho de observar la
conducta C.
2. Dado el hecho A, el sujeto B no tiene el derecho de observar la
conducta C.
Tercera hipótesis: Afirmación y negación del derecho del obligado,
o facultad de cumplir el propio deber, que tendrían la siguiente forma:
1. Dado el hecho A, el sujeto B tiene el deber de observar la con­
ducta C.
2. Dado el hecho A, el sujeto B no tiene el derecho de observar la
conducta C.
Cuarta hipótesis: Afirmación y negación del derecho de'liber-
tad, o derecho de Segundo grado, que según G a r c ía M á y n e z podrían
manifestarse en dos formas.
La prim era especie tendría la forma siguiente:
1. Dado el hecho A, el sujeto B tiene el derecho de optar entre la
ejecución y la omisión del acto C.
2. Dado el hecho A, el sujeto B tiene el deber de ejecutar el acto C.
104 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

La segunda especie tendría la forma siguiente:


1. Dado el hecho A, el sujeto B tiene el derecho de optar entre la
ejecución y la omisión del acto C.
2. Dado el hecho A, el sujeto B tiene el deber de omitir el acto C.
Estas formas de oposición contradictoria, según G arcía M áynez,
podrían darse entre normas generales y normas individualizadas, o
entre normas genéricas referidas a todos los com prendidos dentro
de ciertas clases, y normas aplicables solamente a determ inado gru­
po de la misma clase, y tendrían para esta última hipótesis en su
Segunda forma, los siguientes enunciados:
1. Dado el hecho A, todos los sujetos de la clase B tienen el dere­
cho de observar la conducta C.
2. Dado el hecho A, el sujeto x l, de la clase B, o los sujetos x2, x3,
x4...x, de la misma clase, deben abstenerse de observar la conducta C.
Utilizando la terminología de la lógica deóntica diádico juntorial, las
cuatro hipótesis quedarían representadas por las siguientes fórmulas:
1) 0 (p /q ) y -0 (p /q ), es decir, entre es “Es obligatorio que p en el
caso q” y “No es obligatorio que p en el caso q”.
2. P (p /q) y -P (p /q ), es decir, entre, “Esta permitido que pen el
caso q” y “No esta permitido que p en el caso q”.
3. 0 (p /q ) y -P (p/q), es decir, entre “Es obligatorio que p en el
caso q” y “No esta permitido que p en el caso q”
4. a) P(p.-p/q) y 0 (p /q ), es decir, entre “Esta permitido que p y
no-p, en el caso q” y “Es obligatorio que p, en el caso q”; b) P(p.-p/q)
y P h (p /q ), es decir, entre “Esta permitido que p y no-p, en el caso q” y
“Esta prohibido que p, en el caso q”.
De todo lo expuesto y retom ando el pensam iento de G arcía
M áynez, acerca de las relaciones de oposición entre las norm as ju ­
rídicas, expuesto en el capítulo II, relativo a la doctrina del juicio
jurídico, podemos inferir que según el iusfilósofo mexicano, las re­
laciones de oposición contradictoria entre normas, se darían en los
siguientes casos:
Para la prim era hipótesis:
1. Entre normas jurídicas contrarias referidas a deberes, simboli­
zadas con las fórmulas, si utilizáramos la simbología que usa G a r c ía
M á y n e z en la lógica del juicio jurídico, o Dado el hecho A, Todos los
sujetos de la clase B tienen el deber de observar la conducta C, y Dado
el hecho A, Ningún sujeto B tiene el deber de observar la conducta C,
si hacemos uso de la que utiliza en su introducción a la lógicajurídica
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 105
y en su lógica del raciocinio jurídico, cuando la oposición contradicto­
ria fuere entre normas genéricas.
STD
120
STD
121

2. Entre normas jurídicas contradictorias referidas a deberes, sim­


bolizadas con las fórmulas, y, en el caso de utilizar la simbología de la
lógica del juicio jurídico o Dado el hecho A, Todos los sujetos de la clase B
tienen el deber de observar la conducta C, Dado el hecho A, el sujeto
x l, de la clase B, o los sujetos x2, x3, x4...xn, de la misma clase, no
tienen el deber de observar la conducta C, Dado el hecho A, Ningún
sujeto B tiene el deber de observar la conducta C, y Dado el hecho A,
el sujeto x l, de la clase B, o los sujetos x2, x3, x4...x, de la misma clase,
tienen el deber de observar la conducta C, si hacemos uso de la que
utiliza en la introducción a la lógicajurídica y en la mencionada lógica
del raciocinio jurídico, cuando la oposición contradictoria fuere entre
una norma generalizada y una norma individualizada o una norma
aplicable solamente a determinado grupo de la misma clase.
STD
122
SnTD
123
STD
124
SnTD
125
3. Entre normas jurídicas subcontrarias referidas a deberes, sim­
bolizadas con las fórmulas, en el caso de la simbología de la lógica del
juicio jurídico, o Dado el hecho A, el sujeto x l, de la clase B, o los
sujetos x2, x3, x4...xn, de la misma clase, tienen el deber de observar
la conducta C y Dado el hecho A, el sujeto x l, de la clase B, o los
sujetos x2, x3, x4...xn, de la misma clase, no tienen el deber de obser­
var la conducta C, en el caso de la simbología de la introducción a la
lógicajurídica y la lógica del Raciocinio jurídico, cuando la oposición
contradictoria fuere entre normas individualizadas, o normas aplicables
solamente a determinado grupo de la misma clase
SnTD
126
SnTD
127
106 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

Las relaciones de oposición contradictoria cuando se refieren a


la prim era hipótesis quedarían ilustradas en el cuadro siguiente, si­
milar al ya mencionado en el capítulo II:

Para la Segunda hipótesis:


1. Entre normas jurídicas contrarias referidas a derechos, simboli­
zadas con las fórmulas, si utilizáramos la simbología que usa G a r c ía
M á y n ez en la lógica del juicio jurídico, o Dado el hecho A, Todos los
sujetos de la clase B tienen el derecho de observar la conducta C, y
Dado el hecho A, Ningún sujeto B tiene el derecho de observar la con­
ducta C, si hacemos uso de la que utiliza en su introducción a la lógica
jurídica y en su lógica del raciocinio jurídico, cuando la oposición con­
tradictoria fuere entre normas genéricas.
STF
128
STF
129
2. Entre normas jurídicas contradictorias referidas a derechos,
simbolizadas con las fórmulas, y, en el caso de utilizar la simbología de la
lógica del juicio jurídico o Dado el hecho A, Todos los sujetos de la clase B
tienen el derecho de observar la conducta C, Dado el hecho A, el sujeto
xl, de laclase B, o los sujetos x2, x3, x4...xn, de la misma clase, no tienen el
derecho de observar la conducta C, Dado el hecho A, Ningún sujeto B
tiene el derecho de observar la conducta C, y Dado el hecho A, el sujeto
xl, de la clase B, o los sujetos x2, xS, x4...xn, de la misma clase, tienen el
derecho de observar la conducta C, si hacemos uso de la que utiliza en la
introducción a la lógicajurídica y en la mencionada lógica del raciocinio
jurídico, cuando la oposición contradictoria fuere entre una norma
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 107
generalizada y una norma individualizada o una norma aplicable sola­
m ente a determinado grupo de la misma clase.
STF
130
SnTF
131
SnTF
132
STF
133
3. Entre normas jurídicas subcontrarias referidas a derechos, sim­
bolizadas con las fórmulas, en el caso de la simbología de la lógica del
juicio jurídico, o Dado el hecho A, el sujeto x l, de la clase B, o los
sujetos x2, x3, x4...xn, de la misma clase, tienen el derecho de obser­
var la conducta C y Dado el hecho A, el sujeto x l, de la clase B, o los
sujetos x2, x3, x4...xn, de la misma clase, no tienen el derecho de ob­
servar la conducta C, en el caso de la simbología de la introducción a
la lógicajurídica y la lógica del Raciocinio jurídico, cuando la oposi­
ción contradictoria fuere entre normas individualizadas, o normas
aplicables solamente a determinado grupo de la misma clase.
SnTF
134
SnTF
135
Las relaciones de oposición contradictoria cuando se refieren a
la Segunda hipótesis quedarían ilustradas en el cuadro siguiente,
similar al ya mencionado en el capítulo II:
108 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

Tercera Hipótesis:
1. Entre normas jurídicas contrarias referidas a derechos del obligado,
simbolizadas con las fórmulas , , si utilizaremos la simbología que usa
G a r c ía M á y n ez en la lógica del juicio jurídico, o Dado el hecho A, To­
dos los sujetos de la clase B tienen el deber de observar la conducta C,
y Dado el hecho A, Ningún sujeto B tiene el derecho de observar la
conducta C, si hacemos uso de la que utiliza en su introducción a la lógica
jurídica y en su lógica del raciocinio jurídico, cuando la oposición contra­
dictoria fuere entre normas genéricas.
STD
136
STF
137
2. Entre normas jurídicas contradictorias referidas a derechos del
obligado, simbolizadas con las fórmulas, y, en el caso de utilizar la
simbología de la lógica del juicio jurídico o Dado el hecho A, Todos
los sujetos de la clase B tienen el deber de observar la conducta C,
Dado el hecho A, el sujeto x l , de la clase B, o los sujetos x2, x3, x4...xn,
de la misma clase, no tienen el derecho de observar la conducta C, Dado
el hecho A, el sujeto x l, de la clase B, o los sujetos x2, x3, x4...xn, de la
misma clase, tienen el deber de observar la conducta C, y Dado el hecho
A, Ningún sujeto B tiene el derecho de observar la conducta C, si hace­
mos uso de la que utiliza en la introducción a la lógica jurídica y en la
mencionada lógica del raciocinio jurídico, cuando la oposición contradic­
toria fuere entre una norma generalizada y una norma individualizada o
una norma aplicable solamente a determinado grupo de la misma clase.
STD
138
SnTF
139
SnTD
140
STF
141
3. Entre normas jurídicas subcontrarias referidas a derechos del
obligado, simbolizadas con las fórmulas, en el caso de la simbología de
la lógica del juicio jurídico, o Dado el hecho A, el sujeto x l, de la clase
B, o los sujetos x2, x3, x4...xn, de la misma clase, tienen el deber de
observar la conducta C y Dado el hecho A, el sujeto x l, de la clase B, o
los sujetos x2, x3, x4...xn, de la misma clase, no tienen el deber de
observar la conducta C, en el caso de la simbología de la introducción
INTRODUCCIÓN A I.A LÓGICA JURÍDICA 109
a la lógicajurídica y la lógica del Raciocinio jurídico, cuando la oposi­
ción contradictoria fuere entre normas individualizadas, o normas
aplicables solamente a determinado grupo de la misma clase.
SnTD
142
SnTF
143
Las relaciones de oposición contradictoria cuando se refieren a
la tercera hipótesis quedarían ilustradas en el cuadro siguiente:

Cuarta hipótesis
La primera especie tendría las relaciones oposición contradicto­
rias siguientes:
1. Entre normas jurídicas contrarias referidas a derechos de liber­
tad o derechos de Segundo grado, simbolizadas con las fórmulas, si
utilizáramos la simbología que usa G a r c ía M á y n e z en la lógicá del jui­
cio jurídico, o Dado el hecho A, Todos los sujetos de la clase fe tienen
el derecho de observar la conducta C, y Dado el hecho A, liados los
sujetos de la clase B tiene el deber de observar la conduct^i C, o si
hacemos uso de la que utiliza en su introducción a la lógicajurídica y
en su lógica del raciocinio jurídico, cuando la oposición contradicto­
ria fuere entre normas genéricas.
STF
144
STD
145
110 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

2. Entre normas jurídicas contradictorias referidas a derechos de


libertad o derechos de Segundo grado, simbolizadas con las fórmulas,
y, en el caso de utilizar la simbología de la lógica del juicio jurídico o
Dado el hecho A, Todos los sujetos de la clase B tienen el derecho de
observar la conducta C, Dado el hecho A, el sujeto x l, de la clase B, o
los sujetos x2, x3, x4...xn, de la misma clase, tienen el deber de obser­
var la conducta C, Dado el hecho A, el sujeto x l, de la clase B, o los
sujetos x2, x3, x4...xn, de la misma clase, tienen el derecho de obser­
var la conducta C, y Dado el hecho A, Ningún sujeto B tiene el dere­
cho de observar la conducta C, y , si hacemos uso de la que utiliza en la
introducción a la lógicajurídica y en la mencionada lógica del racioci­
nio jurídico, cuando la oposición contradictoria fuere entre una nor­
ma generalizada y una norma individualizada o una norma aplicable
solamente a determinado grupo de la misma clase.
STF
146
SnTD
147
SnTF
148
STD
149
3. Entre normas jurídicas subcontrarias referidas a derechos de
libertad o derechos de Segundo grado, simbolizadas con las fórmulas,
en el caso de la simbología de la lógica del juicio jurídico, o Dado el
hecho A, el sujeto x l, de la clase B, o los sujetos x2, x3, x4...xn, de la
misma clase, tienen el derecho de observar la conducta C y Dado el
hecho A, el sujeto x l, de la clase B, o los sujetos x2, x3, x4...xn, de la
misma clase, tienen el deber de observar la conducta C, en el caso de
la simbología de la introducción a la lógicajurídica y la lógica del Ra­
ciocinio jurídico, cuando la oposición contradictoria fuere entre nor­
mas individualizadas, o normas aplicables solamente a determinado
grupo de la misma clase.
SnTF
150
SnTD
151
La Segunda especie tendría las relaciones oposición contradic­
torias siguientes:
1. Entre normas jurídicas contrarias referidas a derechos de liber­
tad o derechos de Segundo grado, simbolizadas con las fórmulas, si
INTRODUCCIÓN A I.A LÓGICAJURÍDICA 111
utilizáramos la simbología que usa G a r c ía M á y n e z en la lógica del jui­
cio jurídico, o Dado el hecho A, Todos los sujetos de la clase B tienen
el derecho de observar la conducta C, y Dado el hecho A, Todos los
sujetos de la clase B deben de abstenerse de observar la conducta C, o
si hacemos uso de la que utiliza en su introducción a la lógicajurídica
y en su lógica del raciocinio jurídico, cuando la oposición contradicto­
ria fuere entre normas genéricas.
STF
152
STD
153
2. Entre normas jurídicas contradictorias referidas a derechos de
libertad o derechos de Segundo grado, simbolizadas con las fórmulas,
y, en el caso de utilizar la simbología de la lógica del juicio jurídico o
Dado el hecho A, Todos los sujetos de la clase B tienen el derecho de
observar la conducta C, Dado el hecho A, el sujeto x l, de la clase B, o
los sujetos x2, x3, x4...xn, de la misma clase, deben de abstenerse de
observar la conducta C, Dado el hecho A, el sujeto x l, de la clase B, o los
sujetos x2, x3, x4...xn, de la misma clase, tienen el derecho de obser­
var la conducta C, y Dado el hecho A, Todos los sujetos de la clase B
deben de abstenerse de observar la conducta C, si hacemos uso de la
que utiliza en la introducción a la lógicajurídica y en la mencionada
lógica del raciocinio jurídico, cuando la oposición contradictoria fuere
entre una norma generalizada y una norma individualizada o una nor­
ma aplicable solamente a determinado grupo de la misma clase.
STF
154
SnTD
155
SnTD
156
STD
157
3. Entre normas jurídicas subcontrarias referidas a derechos de
libertad o derechos de Segundo grado, simbolizadas con las fórmulas,
en el caso de la simbología de la lógica del juicio jurídico, o Dado el
hecho A, el sujeto x l, de la clase B, o los sujetos x2, x3, x4...xn, de la
misma clase, tienen el derecho de observar la conducta C y Dado el
hecho A, el sujeto x l, Üe la clase B, o los sujetos x2, x3, x4...xn, de la
misma clase, deben de abstenerse de observar la conducta C, en el
caso de la simbología de la introducción a la lógicajurídica y la lógica
del Raciocinio jurídico, cuando la oposición contradictoria fuere en-
112 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

tre normas individualizadas, o normas aplicables solamente a determi­


nado grupo de la misma clase.
SnTF
158
SnTD
159
Las relaciones de oposición contradictoria cuando se refieren a
la cuarta hipótesis quedarían ilustradas en el cuadro siguiente:
INTRODUCCIÓN A I.A LÓGICAJURÍDICA 113
2 .2. C riterios para la solución de antinomias entre preceptos de
DERECHO.

Habiendo examinado el pensamiento de G arcía M áynez, acerca


del problema relativo al concepto jurídico de oposición contradictoria
entre normas jurídicas, en esta sección analizaremos el referente a
los criterios para la solución de antinomias entre normas jurídicas.
Este problema consiste en determ inar ¿cuáles son los criterios
idóneos para la resolución de antinomias entre normas jurídicas?
Para Norberto B obbio, los criterios para resolver las antinomias
normativas son el criterio cronológico, el criterio jerárquico y el cri­
terio de especialidad.
Textualmente señala:
“Tres son las reglas fundamentales para resolver las antinomias:
a) El criterio cronológico.
b) El criterio jerárquico.
c) El criterio de la especialidad.”54
El criterio cronológico, denom inado de la lex posterior, es en­
tendido por B obbio como “aquel Según el cual entre dos normas
incompatibles prevalece la posterior: lex posterior derogat ante­
rior.”55 Dicho criterio se utiliza para resolver antinomias normativas
de igual jerarquía.
El criterio jerárquico, denom inado de la lex superior, según el
iusfilósofo italiano, “es aquel Según el cual de dos normas incompa­
tibles prevalece la norm a jerárquicam ente superior: lex superior
derogat inferiori.”56 Dicho criterio se utiliza para resolver antinomias
normativas de diferente jerarquía.
Por último de acuerdo al tercer criterio, o sea el denom inado de
la lex especialis, “de dos normas incompatibles la una general y la
otra especial (o excepcional) prevalece la Segunda: lex specialis
derogat generali.”57
Por su parte para G arcía M áynez, los criterios para resolver las
antinomias normativas se basan en las reglas lex posterior derogat
priori, y, lex prior derogat posterior.
El criterio basado en la regla lex posterior derogat priori, es decir, el
de la ley posterior deroga la anterior. Según G arcía Máynez, se,aplica en
caso de oposición contradictoria entre preceptos de igual jerarquía.
54 B o b b io , N orberto: Teoría General del Derecho, op. cit., pág. 204.
55 B o b b io , N orberto: Teoría General del Derecho, op. cit., pág. 204.
56 B o b b io , N orberto: op. cit., pág. 205.
57 Op. cit., pág. 206.
114 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

Así lo señala textualmente en su introducción a la lógicajurídica:


“Nuestro primer problema estriba en saber como puede resol­
verse la contradicción entre preceptos comprendidos en un mismo
nivel de la escala jerárquica. En estos casos, -señala G arcía M áynez-
hay que investigar si los preceptos antagónicos fueron o no promul­
gados en la misma fecha. Si dos leyes contradictorias iniciaron su
vigencia en momentos distintos, el conflicto soluciónase por aplica­
ción de la regla lex posterior derogat prior.”58
En cuanto al criterio basado en la lex prior derogat posterior, es
decir, el de la ley anterior deroga la posterior, según el jurista mexica­
no, se aplica en el caso de oposición contradictoria entre preceptos
de diferente jerarquía.
Así al respecto manifiesta: “Cuando el conflicto surge entre le­
yes de diverso grado, pertenecientes a un orden jurídico simple o a
un solo orden parcial de una totalidad sistemática suele aplicarse la
regla lex prior derogat posteriori.”59
Como se puede observar G arcía M áynez, a diferencia de B obbio,
quien sostiene que los criterios para resolver las antinomias norm a­
tivas son el criterio cronológico, el criterio jerárquico y el criterio
de especialidad; considera que dichos criterios se basan en las re­
glas lex posterior derogat priori, y lex prior derogat posterior.

3. T eoría del silogismo jurídico


Luego de haber analizado el pensamiento de G arcía M áynez acer­
ca, del problema sobre la oposición contradictoria entre preceptos
legales, entrarem os a examinar el relativo a la estructura del razona­
miento por el cual los preceptos de carácter genérico son aplicados
a casos concretos de la experiencia jurídica.
Como lo manifiesta K alinow ski, creemos que este problem a se
vincula con la forma en que se concibe la estructura del razona­
miento jurídico aplicador, como un razonamiento deductivo, según
la clásica división de estos raciocinios en silogismos categóricos o
hipotéticos, atendiendo a la forma condicional o incondicional de
la premisa mayor del mismo, y según nuestro criterio puede plan­
tearse de la siguiente manera: ¿Cuál es la estructura del razonamiento
jurídico aplicador como un tipo de razonamiento deductivo? ¿Es un
silogismo categórico o un silogismo hipotético?
58 G a rcía M á ynez . E duardo: Introducción a la Lógica jurídica, op.cit., pág. 52.
59 Op. cit., pág. 56.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 115
Para la m a y oría d e iu sfiló so fo s q u e a la lu z d e la ló g ic a Clásica
h a n e stu d ia d o la estru ctu r a d e e ste tip o d e r a z o n a m ie n to ju r íd ic o ,
c o m o A rtu ro S chopenhahuer ,60 U berweg ,61 y K arl E ng isch , d ic h a
in fe r e n c ia ju r íd ic a te n d ría la estru ctu ra d e silo g ism o 62 c a te g ó r ic o
d e la p rim er a fig u r a .63 A sí S e g ú n S chopenhauer , “Tratariase,... d e
u n silo g ism o d e la p rim era fig u ra , e n e l cu al la tra n sg re sió n civil o
p e n a l es la m e n o r y la ley q u e rig e e l ca so la m ayor. L a s e n te n c ia es
la c o n c lu s ió n q u e c o m o a lg o n e c e sa r io , “s im p le m e n te es c o n o c id a
p o r e l j u e z ”.64 U berweg , p o r su p a rte, escrib e: “La c o n tr a v e n c ió n p o r
la q u e u n a co sa m u e b le a jen a es su stra íd a a la p o s e s ió n o a la cu sto ­
d ia d e o tr o , es d e lito d e ro b o . La c o n d u c ta d e e ste a cu sa d o es un a
co n traven ció n d e tal clase; lu eg o es d e lito d e rob o. En la ap lica ció n d e
u n a ley a u n ca so sin g u la r la p rem isa m ayor es esta b le c id a p o r la
legisla ció n . La m en or, cu a n d o se refiere a h e ch o s, p u e d e form u larse
recu rrien d o a datos sen sib les, a u n a co n fesió n , a testim o n io s o a ind i­
cios; y si e n tr e la ley y e l a cto a p lic a d o r se in te r p o n e u n a e x e g e sis
le g a lm e n te d e te r m in a n te , e n to n c e s a q u ella es la p r em isa m ayor, lá
d e c la r a c ió n d e l trib u n a l so b re e l sig n ific a d o d e u n té r m in o e m p le a ­
d o e n la ley es la m e n o r y la n o r m a d ir e c ta m e n te a p lic a b le al caso
q u e se tie n e a la vista aparece co m o c o n c lu sió n .”65 E n gisch , p o r ú ltim o,
60 S c h o p e n h a u e r , A., Die Welt ais W ille u nd V orstellung, Segunda p arte, L ibro I, cap. X,
C itado p o r E n g is c h , Karl: Logische Studien sur G esetzesanw endung, Zweite A uflage, Cari
W inter-Ü niversitatsverlag, H eidelberg, 1960. Pág. 7. C itado p o r G arcía M á ynez : Filosofía del
D erecho: op. cit., pág. 282.
61 U berw eg, Logik, 4. Aufl., pág. 319. C itado p o r Engisch. op. cit. pág. 3. Citado por
G arcía M á ynez . Ibid. pág. 2 8 2 .
62 Según la Lógica clásica, el silogismo es un razonam iento que va de lo general a lo particu­
lar o singular. “Es -dice A ristó teles , su mas em inente tratadista -u n razonam iento form ado por
tres juicios tales que, dados los dos prim eros, el tercero resulta necesariam ente por el m ero hecho
de ser dados aquellos". Citado por Romero Francisco y Pucciarelli Eugenio. Lógica, (sexta edi­
ción). Edición Escolar. Espasa- Calpe Argentina, S.A., Buenos Aires, A rgentina, 1944. pág. 93.
D icho razonam iento deductivo tiene la estructu ra siguiente: co n tienen tres conceptos
o térm inos, unidos de dos en dos, en tres juicios o tres proposiciones. D ichos térm inos y
proposiciones tien en nom bres especiales. Así se llam a térm ino m ayor al concepto que tiene
m ayor extensión, y cuyo sím bolo esP (predicado de la conclusión). Se llam a térm in o m enor
al concepto de m en o r extensión, sim bolizado p or la letra S (sujeto de la conclusión), y
térm in o m edio al que tiene una extensión interm ediaria, represen tado p o r la letra M.
En cuanto a los juicios que form an el silogism o, dos de ellos se d en om inan prem isas,
porqu e están puestas, p or lo m enos en espíritu, antes que el tercero, que es la conclusión.
Se llama prem isa mayor la proposición que enuncia la relación entre el térm ino mayor (P) y el
térm ino m edio (M). La que enuncia la relación en tre el térm in o m edio (M) y el térm ino
m enor (S ), se llam a prem isa mayor. F in c e r m a n n , G regorio: Lógica y T eoría del conocim ien­
to. 31s. edición. 2a. Reimpresión. Librería “El A teneo” Editorial, Buenos Aires, 1984. pág. 94.
63 Según la Lógica tradicional, por figuras del silogismo se entienden las distintas formas que
asum e el silogism o según la posición del térm in o m edio en las prem isas. Hay cuatro posicio­
nes posible del térm ino m edio, y p o r lo tanto cuatro figuras: I a. Figura: el térm ino m edio es
sujeto en la m ayor y predicado en la m enor. 28. Figura: el térm in o m edio es predicado en
am bas prem isas. 3a. Figura: el térm ino m edio es predicado en la m ayor y sujeto en la m enor.
4*. Figura: el térm ino m edio es predicado en la m ayor y sujeto en la m enor. Ibid. pág. 94.
64 G arcía M áynez , E duardo: Filosofía del Derecho, op. cit., pág. 282.
65 Ibid., pág. 282.
116 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

como lo declara G arcía M áynez, sostiene que “la inferencia de que ha­
blamos -se refiere al raciocinio jurídico aplicador-, posee la estructura
de los silogismos de la primera figura llamados modus barbara I y Barbara
II.”66 Su forma como lo ha manifestado Ulrich Klug,67 se expresaría Así:
Para el Modus Barbara I
Todos los M son P;
Todos los S son M;
Luego Todos los S son P
O, en la simbólica de la lógica tradicional
M a P (premisa mayor)
S a M (premisa menor)
S a P (conclusión)”68
Para el modus barbara II
Todos los M son P;
Algún S es M;
Luego algún S es P
O, en la simbólica de la lógica tradicional
M a P (premisa mayor)
S i M (premisa menor)
S i P (conclusión)”
Ejemplo de tales inferencias, en el campo jurídico, podrían ser
las siguientes:
Del modus barbara I:
Premisa mayor: “Todos los que cometan el delito de falsificación
de moneda, deben ser castigados con pena de seis meses a cinco
años de prisión y multa de cien a tres mil pesos;
66 Por m odus o m odos del silogismo se en tien de en la Lógica clásica, las distintas for­
mas que reviste el silogism o según la cantidad y la cualidad de las prem isas.
D esde el p un to de vista de la cantidad y la cualidad, sabem os que hay cuatro clases de
juicios, cada una d e las cuales se sim boliza p or una vocal: universal afirm ativo (A), universal
negativo (E), particular afirm ativo (I), particular negativo (O ). El núm ero total de com bi­
naciones posible es 64. Pero no todos estos m odos son validos. U nicam ente 19 tend rían esa
calidad. R o m e r o , Francisco y P u c c ia r elli Eugenio: op. cit. pág. 97.
67 Kluc, Ulrich: Ilógica Jurídica. Traducción de Dr. Juan David G arcía B aca . op. cit., pág. 78.
68 G a r c Ia M áynez , Eduardo: IlógicaJurídica. Enciclopediajurídica Omeba. op. cit. pág., 834.
INTRODUCCIÓN A IA LÓGICAJURÍDICA 117
Premisa menor: “Todos los acusados en el proceso penal contra
A y socios son falsificadores de moneda; luego,
Conclusión “Todos los acusados en el proceso penal contra A y
socios deben ser castigados con pena de seis meses a cinco años de
prisión, y multa de cien a tres mil pesos.”
Del modus barbara II:
Premisa mayor: “Todos los que cometan el.delito de falsificación
de moneda, deben ser castigados con pena de seis meses a cinco
años de prisión y multa de cien a tres mil pesos;
Premisa menor: “El acusado A ha cometido el delito de falsifica­
ción de moneda;
Conclusión “El acusado A debe ser castigado con pena de seis
meses a cinco años de prisión, y multa de cien a tres mil pesos.”
Para otros como H enri M o t u l s k i y Jersy W r o b l e w s k i , el razona­
m iento jurídico aplicador, asumiría la estructura de un silogismo
hipotético. Así Según dichos tratadistas la forma del silogismo ju rí­
dico asumiría la forma siguiente:
Si H tiene lugar, entonces S debe tener lugar
Mas H tiene lugar
Luego, S debe tener lugar.69
Ejemplo de este tipo de silogismo sería el siguiente:
Si alguien comete un homicidio entonces merece una pena de
por los menos 5 años de prisión.
Mas A ha cometido un homicidio
Luego A merece una pena de por lo menos 5 años de prisión.70
Ahora bien, para G a r c ía M á y n e z como para Rupert S c h r e ib e r , a
diferencia de S c h o p e n h a u e r , U b e r w e g y Karl E n g is c h que sostienen
que el razonam iento jurídico aplicador, tendría la estructura de un
silogismo categórico; defienden la tesis de que dicho razonam iento
asumiría la estructura de un silogismo hipotético relacional, debido
fundam entalm ente a que la norm ajurídica que integra la premisa
mayor de dicha inferencia tiene la estructura de un juicio hipotéti­
co relacional y no de un juicio de clases.71
G a r c ía M á y n e z señala textualmente lo siguiente:

69 C itado p o r K a l in o w s k i , G eorge: Introducción a la Lógica jurídica, op. cit., pág. 181.


70 C itado por K a l in o w s k i , G eorge: Introducción a la Lógica jurídica, op. cit.> pág. 182.
71 Hay que aclarar que la T eoría del silogism o categórico tradicional es u na parte de la
Lógica de clases y no de la Lógica de relaciones.
118 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

“Para expresar simbólicamente la primera premisa de ambos mo­


dos -se refiere a los modos Barbara I y Barbara II anteriormente men­
cionados-, K l u g considera como una propiedad de x. en Pr(x), “deber
ser castigado con pena de prisión hasta por diez años”. Esto es discuti­
ble, en la medida en que tanto el concepto ‘tiene el deber de como el
correlativo ‘tiene el derecho de’ son, según lo hemos venido soste­
niendo en anteriores trabajos, nociones de índole relacional. Decir que las
palabras ‘debe ser castigado con pena de prisión hasta por diez años’ ex­
presan una propiedad referible a sujetos de derecho, no es, según
Rupert S c h r e ib e r , “lógicamente falso, pero sí inadecuado, ya que con
ello resulta velada la estructura lógica de los preceptos jurídicos.”72, 73
Así la estructura lógica del razonamiento jurídico aplicador se­
ría la siguiente:
“Si ‘p _ q ’ es válida,
y p es válida,
q es válida.”74
que significa: Si la norm a genérica es válida, y el juicio que declara
por dado el hecho condicionante es válido, de ello se infiere la vali­
dez de la norm a individualizada que imputa al sujeto, del deber la
consecuencia jurídica obligatoria.75
Ejemplo de este tipo de silogismo es el siguiente:
Quien ilícitamente y de manera intencional daña la propiedad de
otro, queda obligado a indemnizar al propietario por el daño sufrido.
Maier ha roto, intencionalm ente e ilícitamente, un vidrio del
Volkswagen placa núm ero 100000, propiedad de H uber” y “de ello
ha resultado un daño que se estima en 20 marcos”
Luego, Maier está obligado a pagar a Huber 20 marcos de in­
demnización por el daño sufrido.76

4. R azonamientos por analogía y argumentum a contrario


Luego de haber examinado el pensamiento de G arcía M áynez
acerca del problema acerca de la estructura del razonam iento por
el cual los preceptos de carácter genérico son aplicados a casos concre­
72 S c h r e ib e r R u p e r t , Lógica del Derecho, op. cit. pág. C itado p or G a rcía M áynez , E duardo:
Lógica del razonam iento Jurídico , op. cit., pág. 151.
73 G arcía M áynez , E duardo: Lógica del razonamiento Jurídico, op. cit. pág. 151.
74 S c h r e ib e r R u p e r t : op. di., pág. C itado p o r G arcía M á ynez , E duardo: Lógica del razona­
miento Jurídico, op. cit., pág. 153.
75 C itado por G arcía M áynez, Eduardo: Lógica del razonamiento Jurídico, op. dt., pág. 153.
76 Ejem plo citado p o r S c h r e ib e r , R u p e r t : Lógica del Derecho, op. cit.
INTRODUCCIÓN A I.A I.ÓGICA JURÍDICA 119
tos de la experiencia jurídica, entraremos a analizar aquellos relaciona­
dos con la estructura de los razonamientos que permiten formular las
normas que deben aplicarse a situaciones no previstas.'
Estudiaremos entre otros los razonamientos por analogía y el
argum ento a contrario.
Analizaremos en primer término, los razonamientos por analogía.

4 .1 . ArGUMENTUM SIMII, AD SIMII.I


Según nuestro criterio este problema se vincula con la forma en
que se concibe la estructura del denom inado argum ento por analo­
gía utilizado en la órbita jurídica para llenar lagunas de ley, en rela­
ción al Argumentum a simili ad simili que estudia la lógica clásica 77
y según nuestro criterio puede plantearse de la siguiente manera:
¿Cuál es la estructura del argumento jurídico por analogía? ¿Es análo­
go al de el Argumentum a simili ad simili que estudia la lógica clásica
o tendría una estructura fundam entalm ente jurídica?
Para Norberto B obbio, Nicolo A m a to ,78 Eli de G o r ta r í,79 Ulrich
K lu g ,80 George K alin ow sk i,81 y más recientem ente Robert A i.exy,82

77 Según la Lógica clásica el Argum entum a simili ad simile tiene las siguientes caracte­
rísticas: a) Se trata de u na inferencia m ediata, ya que su conclusión no deriva de una sola
prem isa, sino de dos cuando m enos; b) Es una inferencia de lo p articular a lo p articular o
en casos muy especiales, de lo general a lo general, pero n unca se da una inferencia analógica
de lo p articular a lo general o viceversa, y c) La conclusión del razonam iento es siem pre un
ju icio de carácter problem ático. K lu c ., U lrich: Lógica Jurídica. T raducción d e j. C . G a rdella
op. cit., págs. 146 y 147.
78 V ictoria I t u r r a ld e S esma ha señalado com o iusfilósofos que han sostenido la logicidad
del argum ento por analogía, a B o b b io y A m a t o . I t u r r a l d e S esm a , V ictoria: op. cit., pág. 2 1 0 .
79 Eli de G o r t a r í sostiene que este arg u m en to , es un razo n am ien to p ro blem ático
transductivo. Por traducción Eli de G or ta r í en tien de aquel tipo de inferencia que va de lo
particular a lo particular. G o r t a r í , Eli: Lógica General. E ditorial G rijalbo, M éxico, D.F., 1974.
80 K lu g , U lrich: Lógica Jurídica, op. cit.
81 K a l in o w s k i , G eorge: Introducción a la Lógica jurídica, op. cit.
82 R obert Alexy a señalado que la analogía puede expresarse com o una inferencia Lógi­
ca válida. Esta inferencia tend ría la estructu ra siguiente:
(1) (x) (Fx v F sim. x _ OGx)
(2) (x) (H x _ F sim. x)
(3) (x) (Hx _ OGx)
Así p or ejem plo:
(1) Para to d o x: si x es un contrato de com praventa (F) o un co n trato sem ejante al
de com praventa (F sim), entonces deben serle aplicables a x los parágrafos 433 y ss. del BGB.
(2) Para todo x: si x es un contrato que tiene p o r objeto la transm isión onerosa de
un local de negocios (H ), entonces x es un co n trato sem ejante al de com praventa (F sim ).
(3) Para todo x: si x es un contrato que tiene por objeto la transm isión onerosa de
un local de negocios (H ), entonces deben aplicarse los parágrafos 433 y ss. del BGB.
120 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

el argum ento por analogía es asimilable al Argumentum a simili ad


simili que estudia la lógica formal clásica o moderna.
Para B obbio , por ejemplo quien entiende la analogía como “el
procedim iento por el cual se atribuye a un caso no regulado el mis­
mo tratam iento de un caso regulado sim ilarm ente.”83
« C uando el jurista hace un razonamiento por analogía no sale
fuera del ordenam iento, sino que queda absolutamente dentro, en
cuanto que no hace más que volver explícita la racionalidad inma­
nente al sistem a».84
Para el iusfilósofo italiano, “la analogía es un juicio lógico (que
no necesita estar expresamente previsto en el derecho para ser apli­
cado) y no constituye una actividad creativa, sino m eram ente
interpretativa.”85
La estructura de este tipo de argumento jurídico, es para Bobbio,
similar al del Argumentum a simili ad simili de la lógica clásica, o sea,
M es P
S es similar a M
S es P86
Ejemplo: Una ley de un Estado americano sanciona con pena
detentiva a quien ejerza el comercio de libros obscenos. Se trata de
saber si una pena igual puede aplicarse a los discos que producen
canciones obscenas. Es probable que el interprete acepte la Segun­
da extensión y refute la primera.87
P or e l co n tra rio para M a n u el A tienza , V illar P alasí, y V icto ria
I turralde S esma , s ig u ie n d o a C h a rles P erelman , e l a r g u m e n to p o r
a n a lo g ía n o es a sim ila b le al Agumentum a simili ad simili q u e estu ­
d ia la ló g ic a fo rm a l clásica o m o d er n a , sin o sería u n a r g u m en to e s e n ­
c ia lm e n te ju r íd ic o , es d ecir, ex tra -ló g ico .
Así A tienza a señalado que “el razonamiento por analogía no
tiene una naturaleza estrictamente lógica, si se entiende por lógica
la lógica form al.”88 “En la analogía -agrega A tienza - entra siempre
un com ponente axiológico que es imposible reducir a un sistema de
lógica, bien se trate de lógica formal general, de lógica 'deóntica,
de la lógica inductiva, de la lógica de la probabilidad o de la lógica de
lo borroso.”89
N orberto: Teoría General del Derecho, op.cit., pág. 245.
83 B o b b io ,
84 C itado p o r I t u r r a l d e S esm a , Victoria: op. cit., pág. 191.
85 Ibid, pág. 191.
86 C itado p o r B o b b io , N orberto: Teoría General del derecho, op.cit. pág. 246.
87 Ibidem, pág. 247.
88 C itado p o r I t u r r a l d e S esm a , V ictoria. Lenguaje y Sistema Jurídico. C uestiones relati­
vas a la aplicación de la ley. Editorial Tecnos, S.A., 1989, M adrid, España. Pág. 210.
89 C itado p o r I tu r r a l d e S esm a , Victoria: op. cit., pág. 210.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 121
V illar P alasí afirma por su lado que «L a Analogía es, tal y como
se la describe en la actualidad, un argumento lógico-decisional pues,
en efecto, su aplicación lleva aparejada una auténtica decisión del
Juez y no una simple inferencia lógica, como son los silogismos» y
que «L a analogía no es considerada como una inferencia lógica,
pues la premisa interpuesta -la de la identidad de razón- no es lógi­
ca, sino finalista.»90
Y Victoria I turralde S esma , señala lo siguiente: “consideramos
que el recurso a la analogía entraña la incorporación de elementos
valorativosy tiene, por tanto, un carácter no lógico sino decisional.”91
Ahora bien, para G arcía M áynez, “la llamada integración por la
vía analógica difiere radicalmente del Argumentum a simili ad simili
que estudia la lógica clásica.”92
No se trata -señala el iusfilósofo m exicano- “...de una inferen­
cia de lo particular a lo particular o de lo general a lo general, en un
mismo nivel de particularidad o generalidad, como dice Z iehen , sino
de la búsqueda y formulación de un principio más general que los de
la institución correspondiente, implícito en el que rige el caso expresa­
mente regulado, y aplicable, por igual, a éste y al imprevisto.”93
Además, y a diferencia de lo que ocurre con el verdadero argu­
m ento analógico, -agrega G arcía M áynez- “el principio en que cul­
m ina la tarea integradora del juez no es nunca visto por él como
juicio problemático, sino como norm a a la que atribuye la misma
modalidad apodíctica y la misma validez que concede a los precep­
tos expresamente formulados por los órganos legislativos.”94
C o m o se p u e d e observar, G arcía M áynez a d ife r e n c ia d e N o rb e rto
B o b b io , N ic o lo A m ato , E li de G o rta rí , U lr ic h K i.u g y G e o r g e
K alinowski, q u e so stie n e n q u e el a r g u m e n to p o r a n a lo g ía es a sim ila ­
b le al Argumentum a simili ad simili q u e e stu d ia la ló g ic a fo rm a l
clá sica o m o d er n a ; c o n sid e r a e n la lín e a d e M a n u el A tienza , V illar
P alasí, y V icto ria I turralde S esma , q u ie n e s sig u e n la tesis C h a rles
P erelman , q u e el m ism o sería u n a r g u m e n to e s e n c ia lm e n te ju r íd ic o ,
e s d ecir, ex tra o p a ra -ló g ico .

4 .2 . A egumentum a maiore ad minus


Habiendo examinado el pensamiento de G arcía M áynez, acerca
del problema relativo a la estructura del argum ento por analogía,
90 C itado p or I t u r r a l d e S e sm a , V ictoria: op. cit., pág. 210.
91 I t u r r a l d e S esm a, Victoria: op. cit., pág. 191.
92 G a r c ía M áy n e z , E duardo: Lógica del Raciocinio Jurídico, op. cit., pág. 159.
93 Ibidem.
94 Ibidem, págs. 159 y 160.
122 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

entrarem os a analizar el relativo al de la estructura o form a del


Argumentum a maiore ad minus.
Según nuestro criterio este problema se vincula con la forma en
que se concibe la estructura del denom inado argum ento a maiore
ad minus utilizado en la órbita jurídica para llenar lagunas de ley, en
relación a alguna de las formas o estructuras lógicas que estudia la
lógica clásica y según nuestro criterio puede plantearse de la siguiente
manera: ¿Cuál es la estructura del argum ento jurídico a maiore ad
minus ? ¿Es análogo al de alguna de las formas o estructuras lógicas
que estudia la lógica clásica o tendría una estructura fundam ental­
m ente jurídica, es decir, extra o para-lógica?
Para Ulrich Ki.ug, George K alinowski y Eli de G o rtari, el argumento
a maiore ad minus sería reducible a alguna de las formas lógicas de
la lógica formal tradicional o moderna.
Para Ki.ug, la estructura o forma lógica del Argumentum a maiore
ad minus sería análoga a la del razonamiento por subalternación de
la lógica clásica.
Señala textualmente en su lógicajurídica lo siguiente:
“por Argumentum a maiore ad minus se entiende lo mismo que
en la lógica clásica se designaba bajo el nom bre de conclusión “ad
subalternatam propositionem" , dentro de los tipos de conclusiones por
subalternación, que es una especie determ inada dfcl grupo superior
de conclusiones inm ediatas”.95
Según las reglas de subalternación -agrega Ki.ug- “puede con­
cluirse de la validez de un juicio universal a la del particular.”
Su esquema, para juicios afirmativos según la lógica tradicional
es el siguiente:
“Todos los S son P (propositio subalternans)
Algunos S son p (propositio subalternata)
Del Juicio universal afirmativo, premisa, se concluye el particu­
lar afirmativa, conclusión.”96
Y según la lógica moderna, sería el siguiente:97
[(x )F (x )]-> [(Ex)F(x)]
160
En palabras: “siempre que todos los x tengan la propiedad F, hay
al menos un x que tiene la propiedad F”.
95 K lu o , U lrich. Lógica Jurídica. 1961. op. cit. p á g . 199.
96 K lu c , Ulrich: Ilógica jurídica. Traducción de Juan David G a rc ía V aca. op. cit., p á g . 200.
97 K lu o , Ulrich: Ilógica jurídica. Traducción de Juan David G a rc ía V aca. op. cit., p á g . 201.
INTRODUCCIÓN A IA LÓGICAJURÍDICA 123
Ejemplo:
Si están libres de castigo aquellos participantes en una conjura
contra la vida, o casos parecidos de cooperación, si dan a las autorida­
des o al amenazado aviso a tiempo, de modo que pueda ser evitado
tal atentado;
Se infiere de mayor a m enor que:
Estarán libres de castigo aquellos participantes en una conjura
contra la vida, o caso parecidos de cooperación, si estorban la reali­
zación del hecho.98
Para K a l in o w s k i , por su parte para quien este Argumentum con­
siste “en tener por ordenado o permitido, de m anera implícita, que
se haga algo menor de lo que está ordenado o permitido;”99 la estructu­
ra del mismo se reduce a un “silogismo normativo” que expresado
en térm inos de la lógica de clases sería el siguiente:
“Si toda sujeto de la clase x puede ejecutar cualquier acción de
la clase A,
Y toda acción de la clase B pertenece a la clase A entonces,
cualquier sujeto de la clase X puede ejecutar cualquier acción de la
clase B.”i°°
Ejemplo:
Premisa mayor:
Se perm ite divulgar en forma que en el mejor de los casos sea
tan eficaz como la impresa en las actas verídicas de las sesiones
del parlamento.
Premisa menor:
La divulgación oral de las actas verídicas de las sesiones del par­
lam ento es, en el mejor de los casos, tan eficaz como la impresa.
Conclusión:
Se perm ite divulgar oralm ente las actas verídicas de las sesiones
del parlam ento.”101
98 K lu c , Ulrich: LógicaJurídica. Traducción de Juan David G a rc ía V a ca . op. cit. págs. 198 y 199.
99 T extualm ente K a lin o w sk i señala. L ' argumentum a matare ad m inus consite á reconnaitre
comme ordenné ou permis, d'une facón sous-entendue, defaire quelque chose de <<moindre>> que
ce qui est ordonné ou permis expressis verbis. K a l in o w sk i , G eorge: In terp retació n ju rid iq u e et
logique d es p ropositions norm atives, en Logique et Analyse, N ouvelle Serie. 2e. A nnee, 6-7,
abril 1959, pág. 135.
100 K a lin o w sk i, George: Op. cit. pág. 136. nota 1. ver tam bién del mismo autor, Introducción
a la L ógicajurídica. pág. 172.
101 K a lin o w s k i G eorge. op. cit. pág. 136 C itado p o r G a r c ía M áy n e z , E duardo: Lógica del
Raciocinio Jurídico, op. cit. pág. 163.
124 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

Por último para de G ortari, “El argum ento de mayor a menor-


tendría la estructura de un razonamiento problemático deductivo
que consiste en tener por ordenado o permitido de manera implícita,
el que se haga algo menos eficaz de lo que está ordenado o permitido
expresam ente.”102
Por su parte para Tadeo K otarbinski y Charles P erelm an, dicho
argum ento no seria asimilable a un argum ento lógico, sino extra
o casi-lógico. Así K otarbinski ha señalado: “Si la ley perm ite un acto
que presenta un inconveniente de una extensión o de una intensi­
dad más grande, permite, ipso facto, cualquier otro que presente el
mismo inconveniente en un grado menor de extensión o intensidad. Si
está permitido, por ejemplo, ejecutar frente a nuestro agresor un
acto que pueda causarle la m uerte, por ello mismo está permitido
cualquier otro que pueda causarle una herida. En la especie tene­
mos, pues, que vérnoslas con una relación extra-lógica sin valor uni­
versal. Hay que considerar, por consiguiente que el argum ento a
maiore ad minus es una forma falible de inferencia, desprovista de
un carácter propiam ente lógico, ya que utiliza tanto constantes lógi­
cas como extralógicas.”103
Por su parte Perelm am n manifiesta, “el razonam iento a maiore ad
m inus debe incluirse entre los ‘’cuas-lógicos” , Así llamados porque
persuaden solo en la medida en que es posible com pararlos.”104
Ahora bien, para G arcía M áynez, el Argumentum a maiore ad minus
al igual que el argum ento por analogía, no es propiam ente un ar­
gum ento lógico, sino valorativo o como diría Perelm am n cuasí-lógi-
co. Así señala en su lógica del raciocinio jurídico lo siguiente: “En
nuestro sentir, el A rg u m en tu m a m aiore a d m in u s sustancialmente
coincide con el de analogía, puesto que la cuestión, en ambos casos,
consiste en determ inar si una misma disposición normativa, la del
precepto aplicable a la situación jurídica prevista, de aplicarse a la
imprevista, lo que, como antes señalamos, exige la valoración de
ambas situaciones.”105
Como se puede observar, G arcía M áynez a diferencia de Ulrich
K lu g , George K alinow ski y Eli de G o rta r i, quienes sostienen que el
argum ento a maiore ad minus sería reducible a alguna de las formas
lógicas de la lógica formal tradicional o moderna; considera en la
línea de K otarbinski y Perelm am n que dicho argum ento sería un ar­
gum ento esencialmente jurídico, es decir, extra o para-lógico.
i°2 De G o r t a r i , Eli: Lógica General. Editorial Grijalbo, S.A., México, D.F., 5a. edición,
1972, pág. 261.
los Citado por G a r c ía M á ynez , Eduardo: Lógica del Raciocinio Jurídico, op. cit., pág. 165.
104 Citado por G a r c Ia M á ynez , Eduardo: op. cit., pág. 165.
105 G a r c ía M áy n e z , Eduardo: Lógica del Raciocinio Jurídico, op. cit., págs. 165 y 166.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 125
4 .3 . A rgumentum a minore ad maius
Luego de examinar el pensamiento de G arcía M áynez, acerca del
problem a relativo a la estructura del argum ento a maire ad minus,
entraremos a analizar el relativo al de la estructura o forma del Argu­
mentum a minore ad maius.
Según nuestro opinión este problem a se vincula como el del
anterior argum ento, con la forma en que se concibe la estructura
del denominado argumento a minore ad maius utilizado en la órbita
jurídica para llenar lagunas de ley, en relación a alguna de las formas o
estructuras lógicas que estudia la lógica clásica y según nuestro crite­
rio puede plantearse de la siguiente manera: ¿Cuál es la estructura del
argum ento jurídico a minore ad maius? ¿Es análogo al de alguna de
las o tendría una estructura fundam entalm ente jurídica o extra o
para-lógica?
Para K lu g , K alinowski, y Eli de G ortarí, este tipo de Argumentum
tendría una form a o estructura lógica análoga a alguna de las for­
mas o estructuras lógicas que estudia la lógica clásica.
Para K lug , la estructura o forma lógica del Argumentum a minore
ad maius sería análoga a la del razonamiento por subalternación de
la lógica clásica.
Así Según K lug , por este argum ento que en la lógica clásica se
denom ina “ad subalternantem propsitionem" se concluye “de la inva­
lidez del juicio particular a la del universal. La premisa dice, pues:
en los juicios afirmativos: “es falso que algunos S sean P”. Y la con­
clusiones que se saca es: “es falso que todos los S sean P ”.i06
En el simbolismo de la lógica moderna, la fórmula que exhibe la es­
tructura del citado argumento, de acuerdo con Klug , es la siguiente:107
[(£ * )]- [(X)F(x)]
161
En palabras: “siempre que sea falso que haya al menos un x para
el que valga F, será también falso que valga F para todos los x”.
Según Ulrich K lug , en la formula anteriormente expuesta, “el pa­
réntesis primero encierra en todo caso la imagen de la proposición subal­
ternada empleada como premisa, y el paréntesis posterior es la imagen
de la proposición subalterna que se presenta como conclusión.”108

106 Klug, Ulrich: op. cit., pág. 202.


107 K lu g , Ulrich: Lógica Jurídica. Traducción de Juan David G a rc ía V a c a . op. cit., pág. 202.
108 Klug, Ulrich. op. cit. pág. 203.
126 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

Ejemplo: si es falso que algunas de las reglas fundamentales del


Derecho positivo sean dependientes del Derecho natural, es falso
también que todas las normas fundamentales de Derecho positivo
sean independientes de los principios del Derecho Natural.
Para Kalinowski, por su parte para quien este Argumentum con­
siste “en reconocer como prohibido, de m anera implícita, que se
haga algo más de lo que está prohibido expressis verbis;”109 la estruc­
tura del mismo se reduce a un “silogismo norm ativo” que expresado
en términos de la lógica de clases sería el siguiente:
“Si todo sujeto de la clase X debe abstenerse de toda acción de
la clase A
Y toda acción de la clase B pertenece a la clase A, entonces,
Todo sujeto de la clase X debe abstenerse de toda acción de la
clase B.”110
Ejemplo de este argumento sería el siguiente:
Premisa mayor:
“Se prohíbe maltratar el prado en forma al menos eficaz tan
eficaz como pisarlo,
Premisa menor:
Arrancar el césped es maltratar el prado en forma al menos tan
eficaz como pisarlo,
conclusión:
Se prohíbe arrancar el césped.”111
Por último para Eli de G ortari, “el argumento jurídico de menor a
mayor, -tendría la estructura d e- un razonamiento problemático
inductivo y consistiría en tener por prohibido, de manera implícita,
el que se haga algo mas eficaz de lo que se encuentra prohibido
expresam ente.”112
Como se puede observar tanto K i.ug , como K alinowski, y Eli de
G ortari, sostienen que este tipo de argumentum tendría una forma
o estructura lógica análoga a alguna de las estructuras o formas ló­
gicas de las inferencias de la lógica clásica.
Por su parte para G arcía M áynez, el Argumento a minore a minus,
no es un argumento lógico, sino jurídico o paralógico.
109 K a u n o w sk i , George. Interpretaron. ..op. cit. pág. 135. citado por G arcía M á w e z , Eduardo.
Enciclopedia, op. cit., pág. 840.
110 C ita d o p o r G arcía M áynez , E d u a r d o . Lógica del Raciocinio Jurídico, op. cit., p á g . 16 8.
111 C itado p or G a rcía M á ynez , E duardo: Lógica del Raciocinio Jurídico, op. cit., pág. 1 6 8 .
112 G o r t a r i , Eli: Lógica General, op. cit.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 127
Señala Así: “las diferencias entre los tres argum entos -se refiere
al argumento por analogía, a maiore ad minus, y minore ad maius- no
son de orden lógico, y sólo pueden residir en las razones jurídicas que
inducen al juez a considerar que la disposición del precepto aplicable
al caso previsto debe igualmente aplicarse al análogo imprevisto.”113
Lo fundam ental -agrega G arcía M áyn ez- “en los tres casos es,
por consiguiente, decidir, en actitud estimativa, si dos situaciones
que tienen ciertas notas comunes (la prevista y la imprevista) de ser
resueltas de modo idéntico.”114
4 .4 . A rgum entum a c o n tr a r i
Luego de examinar el pensamiento de G arcía M áynez, acerca de
problema relativo a la estructura del argum ento a minore ad minus
entrarem os a analizar el relativo al de la estructura o form a de
Argumentum a contrario
Dicho problema se vincula con la forma en que se concibe la
estructura de dicho argum ento, en relación a alguna de las formas
o estructuras lógicas que estudia la lógica clásica y según nuestro crite­
rio puede plantearse de la siguiente manera: ¿Cuál es la estructura
del argum ento jurídico a contrario? ¿Es análogo a algún razonamiento
de los que estudia la lógica clásica o tendría una estructura funda­
m entalm ente distinta, es decir, paralógica o jurídica?
Para K lu g , este tipo de Argumentum tendría una forma o estructu­
ra lógica análoga al razonamiento por inversión de la lógica clásica.
Recordemos para el efecto, que de acuerdo a la lógica clásica, la
inversión es un tipo de las denominadas conclusiones inmediatas,
es decir, las deducciones que tratan de inferir una conclusión de
una sola prem isa.115
El Esquema de este argum ento según la lógica clásica sería el
siguiente:
Todo S es P
Ningún no-S es P
o bien:
Premisa: Cuando un caso concreto llena las condiciones legales
Vj, V2 ...Vn, entran en vigor para el las secuelas jurídicas Rj, Rg,

113 G a rcía M á yn ez , E duardo: Lógica del raciocinio juridoc. op. cit., p á g . 168.
n4 Ibidem, p á g . 1 6 8 .
■15 K l u g , U lrich. Lógica jurídica. T raducción de Ju a n David G a rcía B. op. cit., p á g , Í 8 8 .
128 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

Conclusión: Luego cuando un caso concreto no llena las condi­


ciones legales Vj, V2 ...Vn, no entraran en vigor para él las secuelas
jurídicas Rj, Rg, R3...Rn.
Ejemplo: Si solamente a las personas naturales, se les perm itiera
tener muchas, residencias, podría inferirse a contrario sensu, que
las personas no naturales, es decir, jurídicas, no se les perm itiría
dicha prerrogativa.
Ahora bien para G a r c ía M á y n e z , en la línea de K i .u g , este tipo de
argumentum tendría una forma o estructura lógica análoga al razo­
nam iento por inversión de la lógica clásica.
Según G a r c ía M á y n e z , dicho argum ento consiste en que “Cuan­
do de modo expreso o tácito, una norm a limita la aplicabilidad de
su disposición solamente a determ inada clase de personas, de ella
puede inferirse, interpretándola a contrario, la existencia de otra
cuya disposición se opone contradictoriam ente a la de la primera, y
cuyo ámbito personal de aplicación está form ado por los no com­
prendidos en el del otro precepto.”116
Ejemplo: De acuerdo con el artículo 8o. de la Constitución Polí­
tica de los Estados Unidos Mexicanos, “sólo los ciudadanos de la
República podrán hacer uso del derecho de petición en materia
política.” De esta norm a cabe inferir, interpretándola a contrario,
otra según la cual “los no ciudadanos no podrán hacer uso del dere­
cho de petición en materia política.
Así la disposición de la primera norm a es “podrá hacer uso del
derecho de petición en materia política”; la de la Segunda: “no po­
drá hacer uso del derecho de petición en materia política.”
El ámbito personal de validez de la primera está formando por los
cuidadanos de la República; la de la Segunda, por los no-ciudadanos.
El Supuesto jurídico de la primera es “Sólo cuando los peticio­
narios sean ciudadanos de la República ...”; el de la Segunda “Cuando
los peticionarios no sean ciudadanos de la República...”
Así según G a r c ía M á y n e z , “La expresión lógicamente correcta de
ambas normas es, pues la siguiente:
Norma original: “Solo cuando los peticionarios sean ciudadanos
de la República, podrán hacer uso del derecho de petición en mate­
ria política.”
Norma implícita (obtenida por aplicación del argumentum a contra­
rio) : “Cuando los peticionarios no sean ciudadanos de la República, no
podrán hacer uso del derecho de petición en materia política.”117
------------------ o f
116 G a r c I a M áy n e z , E duardo: Lógica del Raciocinio Jurídico, op. cit., p á g . 169.
117 G a r c ía M áy n e z , E duardo: Lógica del Raciocinio Jurídico, op. cit., p á g s . 170 y 171.
INTRODUCCIÓN A IA LÓGICA JURÍDICA 129
Como se puede observar, para G a r c ía M á y n e z , en la línea de K l u g ,
este tipo de argumentum tendría una form a o estructura lógica aná­
loga al razonamiento por inversión de la lógica clásica.
Si Todo S es P, entonces Ningún no-S es P.
CONCLUSIONES

*. Acerca de la noción o sentido de la lógicajurídica, problem a


vinculado a la relación que existe entre ésta y la lógica formal
general, G arcía M áynez afirma que la misma es una lógica espe­
cial, una rama de la lógica de las normas, que como tal es un
complemento de tipo apofántico (o de enunciados).
*. Según nuestro criterio, esta tesis es válida. La lógicajurídica es
efectivamente una rama de la lógica de las normas, lógica paralela
a la lógica alética modal, ambas ramas de la lógica extendida.
*. Con relación a la definición y campo de aplicación de la lógica
jurídica, G arcía M áynez, a diferencia de la concepción, defen­
dida tanto por Klug , M iro Q uezada y Kalinowski, de que la lógica
del derecho, entendida, como teoría de la deducción jurídica
o del raciocinio jurídico, únicam ente debe exam inar de modo
exclusivo las cuestiones conexas con las tareas interpretativas y
de aplicación del derecho; asevera que por grande que sea la
im portancia de los métodos deductivos en el ámbito de aquella
entendida como “el estudio sistemático de la estructura de las
normas, los conceptos y los raciocinios jurídicos”, ^el tema corres­
ponde sólo a la última parte de la misma. Necesario anteceden­
te de ésta son el estudio de la estructura de las norm as jurídicas
como juicios de índole diversa a la de los que estudia la lógica
tradicional y la del concepto jurídico.
*. Nuestro criterio al respecto, es que los problemas que deben
analizarse en la lógicajurídica, concebida como el estudio sis­
temático de la estructura de las normas, los conceptos y los ra­
ciocinios jurídicos, son además de los mencionados que señala
G arcía M áynez, la determinación de ciertas nociones generales,
como los de la noción o sentido de la misma, definición, campo
de aplicación y división de la misma.
*. Referente a la división de la lógicajurídica, G arcía M áynez , a
diferencia de las tesis sustentadas por L egaz y L acambra , B o bbio ,
C oelho , A tienza y Kalinowski, que dividen la misma en lógica
del derecho, o lógicajurídica proporcional, y lógicajurídica pro­
piamente dicha, lógica de los juristas, o lógicajurídica desicional;
131
132 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

d e fie n d e la d iv isió n d e la ló g ic a d e l d e r e c h o , e n ló g ica o d octri­


na d el ju ic io , lóg ica o doctrin a d el c o n c ep to , y lóg ica o d o c trin a
d e l r a c io c in io ju r íd ic o , b asad a c o m o ya h e m o s visto, e n la divi­
sió n tra d ic io n a l d e la ló g ic a a p o fá n tica .
*. Según nuestra apreciación, y adhiriéndonos a la tesis sustentada
por G arcía M áynez, la lógicajurídica se debe dividir en lógica
o doctrina del juicio, lógica o doctrina del concepto, y lógica o
doctrina del racionio jurídico.
*. S o b re la e s e n c ia d e la n o r m a ju r íd ic a , G arcía M áynez , a d ife r e n ­
cia d e la p o s ic ió n d e lo s iu sfiló so fo s p o sitivista s c o m o A u g u sto
T H O N ,John A ustin , H a n s K elsen d e sd e e l a ñ o 1941, y A lf R oss,
así c o m o c ie r to s cu ltiv a d o res d e la ló g ic a d e las n o rm a s c o m o
G e o r g e H enrick V on W right , C arlos A lchourron y E u g e n io
B ulygin , q u ie n e s a su m ie n d o u n a a ctitu d a n tic o g n o sc itiv a e n re­
la c ió n al c o n o c im ie n to p r á c tic o , a seg u ra n q u e las n o rm a s ju r í­
d ica s sería n im p erativos, p r esc rip cio n es o directivas, c o m o b u en
se g u id o r d e la v er tie n te fe n o m e n o ló g ic a , a c ep ta la p o sib ilid a d
d e u n c o n o c im ie n to p r á c tic o , y asevera q u e las m ism a s sí sería n
a cto s d e c o n o c im ie n to s es d ecir, ju ic io s p o r v irtu d d e lo s cu a les
se refleja ría n e n n u estra c o n c ie n c ia , e n te s u o b je to s n o r m a ti­
v o s a p rio rístic o s, d istin to s d e lo s o b je to s rea les.
*. Según nuestra apreciación, y como creyentes en la existencia
de un m undo del deber ser jurídico, paralelo al m undo del ser
jurídico, que puede ser conocido por la razón practica, afirmamos
que las normas jurídicas serían actos de conocimiento, juicios
por los cuales se aprendería lo que el hom bre debe, puede o
no puede hacer; intuiciones idénticas en nuestra conciencia ju ­
rídica, de entes u objetos normativos suprapositivos.
*. En cuanto a la estructura de la norm a jurídica, G arcía M áynez,
a diferencia de los que sustentan que la misma sería similar a la
de un juicio categórico (A ustin ), o a la de un juicio hipotético
(K elsen ), de la lógica apofántica, asevera inconsistentem ente
en un prim er momento que la misma tendría una estructura
análoga a la de un juicio hipotético. En un segundo momento,
al aplicar la lógica de las relaciones al análisis de la estructura
de la misma, mantiene en forma análoga al iusfilósofo polaco
George K alinowski, que la norm a jurídica tendría la estructura
de un juicio relacional.
*. Según nuestra percepción, la estructura de la norm a jurídica,
puede ser análoga a la de un juicio categórico o hipotético de
la lógica apofántica, dependiendo de si el supuesto jurídico o
condición de aplicación, aparece explícito o implícito en el
enunciado normativo.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 133
Con relación a las partes y elementos integrantes de la norma jurí­
dica, G arcía M áynez, al aplicar la lógica tradicional al análisis de la
estructura de la norma jurídica, sostiene la tesis de que la norma
jurídica de carácter genérico como un juicio hipotético, estaría
integrada por los dos elementos: el supuesto, y la disposición.
Al supuesto, lo define como la “hipótesis que al realizarse da
nacimiento a las consecuencias de derecho”; a la disposición,
como “la parte de la norm a que expresa que derechos o debe­
res están condicionados por la realización del supuesto”, la que
“estatuye las consecuencias normativas”, considerando que vis­
ta ésta por sí misma -esto es desligándola del supuesto- puede
form ularse de modo categórico, estando integrada a su vez,
por tres elementos, el concepto sujeto, el concepto predicado,
y la cópula jurídica, similares a los que conform an los juicios
predicativos de la lógica de clases tradicional.
Cuando G arcía M áynez aplica la lógica de las relaciones al exa­
men de la estructura de la norm a jurídica y la concibe como un
juicio relacional, modifica su tesis inicial y asevera que la mis­
ma estaría integrada por tres elementos: el concepto referente,
el relacional y el relato. Al concepto referente, lo define como
aquel que sostiene el sentido de la relación. Al concepto
relacional, por su lado, lo define com o... Al concepto relato, lo
define aquel..., considerado que visto éste por sí mismo, podría
formularse de modo relacional, integrado a su vez, por un concep­
to referente, por un concepto relacional y un concepto relato.
Referente a la clasificación de las norm as jurídicas, G arcía
M áynez, como lo ha señalado José G aos , defiende la tesis que
las normas de derecho se clasificarían, desde el cuádruple punto
de vista de la cualidad, cantidad, relación y modalidad, análogo
a la clasificación de la lógica tradicional.
Por su cualidad, a diferencia de D el V ecchio y V on W right , que
sostienen que lo que determ ina la cualidad de las normas es el
hecho, de que unas denominadas preceptivas o positivas, orde­
nan, perm iten, o prohíben una acción, y otras a las que deno­
minan prohibitivas o negativas, ordenan, perm iten, o prohíben
una omisión o abstención, G arcía M áynez considera que lo que
condiciona la cualidad de las normas jurídicas es el hecho, de
que unas a las que llama positiva o permisivas, perm itan una
acción o una omisión, y otras a las que denom ina negativas o
prohibitivas, prohíban una acción o una omisión.
Por su cantidad, a diferencia de V on W right , que sostiene que
lo que determ ina la cantidad de las normas es la extensión con
que esté tomado el sujeto destinatario de la prescripción y la
134 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

ocasión, G a r c ía M á y n e z defiende que es únicam ente la exten­


sión del sujeto destinatario de la misma, lo que la determina.
Por su cualidad y cantidad, a diferencia de los cultivadores de
la lógica deóntica modal, que reemplazan la clasificación de las
normas en general y las normas jurídicas en particular desde el
doble punto de vista de su cualidad y cantidad, por una análoga
que las clasifica desde el doble punto de vista de su contenido y
carácter; según G a r c ía M á y n e z , los juicios jurídicos se dividen, des­
de este ángulo visual, en universales positivos, universales negati­
vos, particulares positivos, y particulares negativos.
Por su relación, las clasifica en hipotéticas, categóricas, y
disyuntivas, dependiendo de si el supuesto jurídico aparece
explícito o implícito en la norm ajurídica, y de si la conducta
prescrita o permitida en la disposición normativa es alternativa.
Por su m odalidad, las norm as jurídicas serían para G a r c ía
M á y n e z fundam entalm ente juicios apodícticos. Más adelante,
sin embargo G a r c ía M á y n e z , se pregunta si las normas del derecho
pueden asumir la modalidad asertórica, o ser problemáticos,
llegando a la conclusión de que dichas modalidades son implí­
citamente presupuestas por la norm a genérica que de modo
apodíctico concede derechos o impone obligaciones.
En lo relativo a las relaciones lógicas entre las normas jurídi­
cas, G a r c ía M á y n e z , dentro de la vertiente no modal de la lógica
deóntica, sostiene que entre los ocho tipos de normas jurídicas,
pueden darse además de las relaciones de oposición, y equiva­
lencia, la de conversión.
Las relaciones de oposición que pueden darse entre los ocho
tipos de normas o juicios jurídicos, serían las de contrariedad,
de contradicción, de subalternación, y de subcontrariedad.
Las relaciones de equivalencia se darían entre las siguientes nor­
mas jurídicas: 1. Entre las que prohíben la ejecución de un acto
ilícito, simbolizadas con la fórmula “Se prohíbe al sujeto O eje­
cutar la conducta p ”, las que no prescriben su omisión, simbo­
lizadas con la fórmula “El sujeto O tiene el deber de omitir la
conducta p ”, las que no prescriben su ejecución, simbolizadas
con la fórm ula “El sujeto O no debe ejecutar la conducta p ” y
las que no perm iten su ejecución, simbolizadas con la fórmula
“El sujeto O no tiene el derecho de ejecutar la conducta p ” 2.
Entre las que prescriben la ejecución de un acto lícito, simboli­
zadas con la fórmula “El sujeto O tiene el deber de ejecutar la
conducta d ”, la que prohíbe la omisión de dicho acto, simbolizada
con la fórmula “Se prohíbe al sujeto O omitir la conducta d ”, y la
que no permite la omisión del mismo, simbolizada con la fórm ula
“El sujeto O no tiene el derecho de omitir la conducta d ”.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 135
Por ú ltim o, las relaciones de conversión entre las norm as ju rí­
dicas, aunque niega la posibilidad de este tipo de relaciones
entre las norm as con ceb id as com o ju icio s predicativos, d eb id o
escencialm ente a que “es necesario efectuar cam bios de estructura
para su conversión, porque la naturaleza de la pred icación hace
im p osib le tom ar in d iferen tem en te el predicado com o sujeto y
el sujeto com o p red icad o... ya que la relación accidente-sw bs-
tancia no p u ed e invertirse, porque no es una relación de dos
térm inos in d ep en d ien tes”; afirm a dicha posibilidad cuando con­
cibe las normas com o juicios relaciónales de la lógica de las relacio­
nes, ya que este tipo de juicios se convierten “con solo em plear el
concepto converso en lugar del tom ado prim itivam ente. N o es
necesario agregar n in gu n a palabra que m odifique la estructura
o form a de juicio y, lo que es realm ente fundam ental, el sen tido
de los con cep tos objetales perm anece inalterado “-d eb id o a que
las rela cio n es- expresadas por los ju icio s relaciónales p u eden
en todo caso invertirse d irectam en te” porque constan de tér­
m in os in d ep en d ien tes y objetivam ente equivalentes.
En cu anto al m étod o de form ación con cep tu a l en el cam po
ju ríd ico, G a r c í a M á y n e z , “aunque acepta la d icotom ía de R i c k e t .
N o hay un tercer térm in o constitutivo d e otro m étod o. Sin em ­
bargo, n o adm ite, diríam os, la distrib u ción d e cam pos d e los
m étod os form ulada por el fundador de la doctrina. Estim a “que
los co n cep to s form ad os de acu erd o con el m éto d o gen era ­
lizador - n o - necesariam ente han de considerarse com o científi-
co-naturales, o que la conceptuación generalizadora sea exclusiva
del prim er gru p o d e ciencias, o aplicable sólo a los fen ó m en o s
físico s.”
Con relación a las características de los conceptos jurídicos, G a r ­
c í a M á y n e z asegura que los m ism os adem ás de p oseer las carac­
terísticas esen ciales de todo con cep to, es decir, d eterm in ación
y conexión con otros conceptos, poseen otras que serían específicas
de dichos conceptos, com o fundam ento norm ativo y referencia
axiológica.
Sobre el con cep to y papel de las. d efin icio n es en el cam po le­
gal, que según nuestro criterio se vincula con la form a en que
se con cib e este tipo de d efin icion es, según la celeb re clasifica­
ción de las d efin icio n es en general de D u v i s i a v , en d efin icio n es
com o d eterm in ación de la esen cia de algo; com o análisis de un
con cep to; com o aclaración o exp resión sobre el sen tid o de
un signo o sobre la form a en que suele em p learse y com o dis­
p osición o prescripción sobre el sen tid o de un n u evo signo, o
sob re la form a en qu e d eb e ser em p lea d o , G a r c í a M á y n e z
136 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

afirma que las mencionadas doctrinas sobre la definición de la


definición, las que expresan “mejor la esencia de las jurídicas”,
serían la que la define como determ inación de la esencia de
algo; la que lo hace como análisis de un concepto; y la que lo
hace como disposición o prescripción sobre el sentido de un
nuevo signo.
Con relación a la clasificación de los conceptos jurídicos, G ar­
cía M áynez los clasifica en forma análoga a como se clasifican
los conceptos en general, según la clasificación de H usserl y
P fander. De acuerdo con esa clasificación los conceptos jurídicos
se clasificarían según los siguientes criterios; 1) desde el punto
de vista de los objetos a que se refieren; 2) desde el punto de
vista de su extensión; 3) desde el punto de vista de su conteni­
do, y 4) desde el punto de vista de sus relaciones recíprocas.
Referente a los temas objeto de estudio de la doctrina del racio­
cinio jurídico, G arcía M áynez , sostiene que los mismos se
relacionan todos con el proceso de aplicación de norm as
genéricas a situaciones particulares, desde temas de carácter
lógico, como lo serían el de la oposición contradictoria entre
norm as de derecho, el de la estructura del proceso aplicador
de norm as genéricas a casos particulares, y el de la estructura
del argumento a contrario y de los razonamientos por analogía,
hasta extra o paralógicos, como lo serían el de la determ ina­
ción de la vigencia, el interpretativo o herm enéutico y el de
la integración de lagunas.
En cuanto a los temas extra-lógicos enlazados con la actividad
jurisdiccional, G arcía M áynez sostiene que los mismos serían:
1) el de la determ inación de la vigencia; 2) el interpretativo o
herm enéutica; y 3) el de la integración de las lagunas.
Sobre la determ inación de la vigencia de las normas jurídicas
que serán aplicables, G arcía M áynez defiende que los factores que
determ inan la fuerza obligatoria de un precepto de dere­
cho, son el conocim iento de las reglas de creación jurídica
que, estructuran los procesos llamados fuentes formales (legislación,
costumbre, etc.); el de las normas sobre iniciación, duración y
extinción de la vigencia de los preceptos que em anan de esos
procesos; y el de las reglas que perm iten establecer el tenor
auténtico de ciertas disposiciones como, por ejemplo, las legis­
lativas o jurispruedencialm ente creadas.
Con relación a la interpretación de la ley, entendida como el
descubrimiento de su sentido, G arcía M áynez a diferencia de
los seguidores del método clásico tradicional, o filolófico-histórico
de interpretación, como S avjgny, W in d sc h eid , R egelsberger ,
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 137
E nneccerus , B ierling , Heck B eling , S tammler , P etraschek y
N awiasky, que afirman que por sentido de los textos debe en­
tenderse la voluntad del legislador; considera siguiendo el méto­
do lógico-sistématico, que tal sentido no reside en la voluntad
de los legisladores, sino en la captación del contenido objetivo de
la expresión normativa.
Sobre las lagunas y las tareas de integración, G arcía M áynez de­
fiende la tesis que Carlos Cossio califica de ecléctica y según la
cual el derecho como tal carece de lagunas pero la ley pue­
de tenerlas, las cuales deben llenarse en base a ciertos métodos de
integración, como lo son la aplicación de los principios gene­
rales de derecho; el recurso a criterios de equidad; y el empleo
de razonamientos analógicos y de argum entos a contrario.
Con relación a la oposición contradictoria entre preceptos de
derecho, G arcía M áynez, asegura que existe antinom ia cuando
dos preceptos de un sistema jurídico se oponen contradictoria­
mente, es decir, cuando dos normas de derecho de un mismo
sistema, teniendo ámbitos iguales de validez, material, espacial
y temporal, una permite y la otra prohíbe a un mismo sujeto la
misma conducta, siendo los dos casos -general y especial- de opo­
sición contradictoria los que se dan entre una norma que prohibe
y otra que permite a un sujeto una misma conducta, en condicio­
nes iguales de espacio y tiempo, y entre una norm a que prohi­
be y otra que ordena a un sujeto el mismo acto, en iguales con­
diciones de espacio y tiempo. Utilizándose para resolver este
tipo de antinomias normativas los criterios basados en las re­
glas lex posterior derogat priori, y lex prior derogat posterior.
E n lo r e fe r e n te a la e s tr u c tu r a d e l r a z o n a m ie n to ju r íd ic o
ap licador, G arcía M áynez, a d ifer en cia d e Schopenh au er, U berw eg
y K a rl E ngisch q u e aseguran q u e d ich o ra zo n a m ien to, ten d ría la
estru ctura d e u n silo g ism o categórico; so stien e la tesis d e q u e di­
ch o ra zo n a m ien to asum iría la estru ctura d e u n silo g ism o h ip o téti­
c o relacion al, d e b id o fu n d a m en ta lm en te a q u e la n o rm a ju ríd ica
q u e in tegra la p rem isa m ayor d e d ich a in fer en cia tien e la estru ctu ­
ra d e u n ju ic io h ip o tético relacion al y n o d e u n ju ic io d e clases.
S o b re la estru ctu ra d e l a r g u m e n to ju r íd ic o p o r a n a lo g ía , G ar­
cía M áynez a d ife r e n c ia d e N o r b e r to B obbio, N ic o lo A m ato, E li
d e G o r ta r í, U lric h K lu g y G e o r g e K alinow ski, q u e a sev era n q u e
d ich o a rg u m en to sería asim ilab le al argumentum a simili ad simili
d e la ló g ica form al clásica o m od ern a; d e fie n d e q u e sería u n argu­
m en to esen c ia lm en te ju ríd ico , es decir, extra o para-lógico.
A cerc a d e la esctru ctu ra d e l a r g u m e n to a maiore ad minus, G ar­
cía M áynez a d ife r e n c ia d e U lr ic h K lu g , G e o r g e K alinow ski y E li
JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

d e G ortari, q u ien es afirm an q u e d ich o s a rg u m en to s serían redu-


cib les e n a lg u n a d e las fo rm a s ló g ica s d e la ló g ic a fo rm a l trad i­
c io n a l o m o d e r n a , so stie n e e n la lín e a d e K otarbinski y P erelman
q u e d ich o a ru m en to sería u n a rg u m en to esen cia lm en te ju r íd ic o ,
es d ecir, ex tra o p a ra -ló g ico.
En cuanto a la estructura del argum ento a minore a minus, G ar­
cía M áynez, asegura que el mismo, no sería un argumento lógico,
sino jurídico o para-lógico.
Sobre la estructura del argum ento a contrario, G arcía M áynez
en la línea de K lug , afirma que este tipo de argumentum tendría
una form a o estructura lógica análoga al razonam iento por
inversión de la lógica clásica Si Todo S es P, entonces Ningún
no-S es P.
BIBLIOGRAFÍA

A l c h o u r r o n , Carlos E. y B ulyg in , Eugenio: Introducción a la metodología de


las ciencias jurídicas y sociales, la. reimpresión. Editorial Astrea de Al­
fredo y Ricardop Depalma, Buenos Aires. 1987.
----------- : Permisos y Normas permisivas. En Análisis lógico y Derecho. Colec­
ción: “El Derecho y la justicia”. Prólogo de G.H. Von Wright. Centro de
Estudios Constitucionales, Madrid, 1991.
A l c h o u r r o n , Carlos E.: Lógica de normas y Lógica de proposiciones normati­
vas. En A l c h o u r r o n Carlos E. y Eugenio B u ly g in : Análisis lógico y
Derecho. Colección: “El Derecho y la justicia”. Prólogo de G.H. V o n
W r ig h t . Centro de Estudios Constitucionales, Madrid, 1991.
A m a to , Nicolo: Lógica Simbólica e Diritto. Milano, Dott. A . Giuffré Editore,
1969.
A lexy , Robert: Teoría de la Argumentación Jurídica. La Teoría del discurso
racional como teoría de la fundamentación jurídica. Traducción de
Manuel Atienza e Isabel Espejo. Centro de estudios constitucionales,
Madrid, 1989.
------------: Derecho y Razón práctica. Biblioteca de Etica, Filosofía del dere­
cho y política. 30, Distribuciones Fontamara, S.A., México, 1993.
Á l v a r e z G a r d i o l , Ariel: Manual de Filosofía del Derecho. Editorial Astrea,
Buenos Aires, 1979.
----------- : Introducción a una teoría general del derecho. El método jurídico.
1-. reimpresión. Editorial Astrea, Buenos Aires, 1986.
A r is t ó t e l ís : Tópicos, I, 4. ( De la Dialéctica). En Aristóteles: Tratados de
Lógica ( Organon). Colección “Sepan Cuantos” número 124. Estudio
introductivo, preámbulos a los tratados y notas al texto por Francisco
L a rr o y o . Editorial Porrúa, S.A., México, 1987.
A t ie n z a , Manuel: Introducción al Derecho. Editorial Barcanova, S.A., Bar­
celona, España, 1985.
B l a n c h e , Robert: Sur 1 opositions des concepts, Teoría, 19, 1953.
----------- : Introducción a la lógica contemporánea. Traducción por Leandro
de Sesma, Ediciones Carlos Lohlé, Buenos Aires, 1963.
B o b b io , Norberto: Derecho y Lógica. Cuaderno 18. Centro de Estudios
filosóficos. Universidad Nacional Autónoma de México, México, D.F.,
1965.
----------- : Teoría General del Derecho. Traducción de Eduardo Rozo Acuña.
Editorial Debate, Madrid, 1991.
C apella , Juan-Ramón: El Derecho como lenguaje. Un análisis lógico. Edicio­
nes Ariel, Barcelona, España, 1968.

139
140 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

C a r r io , Genaro R: Notas sobre Derecho y Lenguaje. Cuarta edición corregida


y aumentada. Reimpresión. Abeledo-Perrot, Buenos Aires, 1990.
C a sta ñ ed a , Héctor Neri. La lógica general de las normas y la ética. Revista
de la Universidad de San Carlos, Guatemala, 130, 1954.
------------: Un sistema general de lógica normativa. Dianoia, 3, Anuario del
Centro de Estudios Filosóficos de la Universidad Nacional Autónoma
de México, Fondo de Cultura Económica, 1957.
------------: Pensar y Hacer. Los fundamentos filosóficos de las instituciones.
Traducción de Alejandro Herrera Ibañez, con la colaboración de Ray-
mundo Morado y del autor. Universidad Nacional Autónoma de México,
México, 1993.
C o n t é , Amadeo G.: Incalificación e indiferencia. Dianoia 9, 1963.
D e M er c a d o , Tomás: Comentarios Lucidísimos al texto de Pedro Hispano.
Introducción y traducción de Mauricio Beuchot, Universidad Nacio­
nal Autónoma de México, México, 1986.
De S a n t o T o m á s , Juan: Compendio de Lógica. Introducción, traducción al cas­
tellano y notas. Mauricio Beuchot. Universidad Nacional Autónoma de
México, México, 1986.
D el V e c c h io , Giorgio: Filosofía del Derecho. Novena edición Española, revi­
sada por Luis Legaz y Lacambra Bosch, Casa Editorial, S.A., Barcelona,
1974.
D ía z , Elias: Sociología y Filosofía del Derecho. Taurus Ediciones, S.A., Ma­
drid, 1977.
E chave María Teresa, U rquijo María Eugenia, G u ib o u r g Ricardo: Lógica,
proposición y norma. 3a. reimpresión. Editorial Astrea de Alfredo y Ri­
cardo Depalma, Buenos Aires, 1991.
E sparza B., Jesús: La Lógica de la obligatoriedad Jurídica. Editorial de la
Universidad del Zulia, Maracaibo, Venezuela, 1979.
F er r a ter M o r a , José y H ugues L e b l a n c : Lógica Matemática. Décim a
reimpresión. Fondo de Cultura Económica, México, 1990.
F errater M o r a , J o s é : Diccionario de Filosofía. 1. Alianza editorial, S.A., 7a.
r e im p r e s ió n . 1990, M a d r id .
F ied ler , Herbert: Derecho, Lógica, Matemática. Distribuciones Fontamara,
S.A., Traducción de Eugenio Bulygin y Ernesto Garzón Valdes. Primera
edición mexicana, 1991.
F in g er m a n , Gregorio: Lógica y teoría del conocimiento. Librería “El A teneo”
Editorial, Buenos Aires. 1984.
G a o s , José: La lógica jurídico de Eduardo García Máynez. Dianoia 1, 1955.
G arcía M áynez , Eduardo: Los principios de la Ontología formal del Derecho y
su expresión simbólica. Imprenta universitaria, México, 1953.
----------- : La Axiomática jurídica y el Derecho de libertad. E n G arcía M áynez ,
Eduardo: Los principios de la Ontología formal del Derecho y su expresión
simbólica. Imprenta Universitaria, México, 1953.
----------- : Libertad, como derecho y como poder. En G arcía M á ynez , Eduardo:
Los principios de la Ontología formal del Derecho y su expresión simbólica.
Imprenta universitaria, México, 1953.
INTRODUCCIÓN A I.A LÓGICAJURÍDICA 141
: La Lógica deóntica de G.H. Von Wright y la Ontología formal del
Derecho. Revista de la Facultad de derecho de la Universidad Nacional
Autónoma de México, 3, 1953.
: Estructura Relacional de la regulación jurídica. En Revista de la
Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Año V. No. 4, octubre-diciembre
1954. Montevideo, Uruguay.
: Lógica del juicio jurídico. Fondo de Cultura Económica, México,
1955.
: Clasificación de los conceptos jurídicos. Dianoia, 2, 1956.
: Lógica del concepto jurídico. Fondo de Cultura Económica. México-
Buenos Aires, México, 1959.
: Lógica del raciocinio jurídico. Fondo de Cultura Económica. México-
Buenos Aires. México, D.F., 1964.
: Lógica Jurídica. Enciclopedia Jurídica Omeba. Tomo XVIII. Edi­
torial Bibliográfica Argentina S.R.L., Buenos Aires-Argentina, 1964.
: Filosofía del derecho. Segunda edición revisada. Editorial Porrúa,
S.A., México, 1977.
: Misión y límites de la hermenéutica jurídica. En G arcía M áynez ,
Eduardo. Ensayos filosófico-jurídicos. 1934-1979. Segunda Edición co­
rregida y aumentada. Universidad Nacional Autónoma de México,
México, 1984.
: Análisis crítico de algunas teorías sobre el concepto de definición. En
G arcía M áynez , Eduardo. Ensayos filosófico-jurídicos. 1934-1979. Segunda
Edición corregida y aumentada. Universidad Nacional Autónoma
de México, México, 1984.
: Principios supremos de la Ontología formal del derecho y de la lógica
jurídica. En G arcía M áynez , Eduardo. Ensayos filosófico-jurídicos. 1934-
1979. Segunda Edición corregida y aumentada. Universidad Nacional
Autónoma de México, México, 1984.
: Los principios generales del derecho y la distinción entre principios
jurídicos normativos y no normativos. En G a r c ía M á y n ez , Eduardo.
Ensayos filosófico-jurídicos. 1934-1979. Segunda Edición corregida y
aumentada. Universidad Nacional Autónom a de M éxico, M éxico,
1984.
: La noción universal del derecho y los conceptos jurídicos funda­
mentales. En G arcía M áynez , Eduardo. Ensayos filosófico-jurídicos. 1934-
1979. Segunda Edición corregida y aumentada. Universidad Nacional
Autónoma de México, México, 1984.
: Lógica del Juicio jurídico. En Ensayos filosófico-jurídicos.
1934-1979. Segunda Edición corregida y aumentada. Universidad
Nacional Autónoma de México, México, 1984.
: Ontología formal del derecho y lógica jurídica (Discurso de ingreso
al Colegio Nacional). En G ar c ía M á y n ez , Eduardo. Ensayos filosófico-
jurídicos. 1934-1979. Segunda Edición corregida y aumentada. U ni­
versidad Nacional Autónoma de México, México, 1984.
: Introducción a la lógica jurídica. Colofón, S.A., México, 1991.
142 JOSÉ FERNANDO VELÁSQUEZ CARRERA

----------- : Introducción al estudio del Derecho. Cuadragési-mosexta edición.


Reimpresión, Editorial Porrúa, S.A., M éxico, D.F., 1994.
G o r t a r í , Eli: Lógica General. Editorial Grijalbo, México, D.F., 1974.
H ilbert D. y Anckerman, W.: Elementos de lógica teórica. Traducción de Víctor
Sánchez de Zavala. 2a. edición, Editorial Tecnos, S.A., Madrid, 1975.
H ii.pin en , Risto: Deontic Logic: Introductory and sistematicreadings. D. Reidel
Publishing Company/ Dordrecht-Holland, 1971.
H ispa n o , Pedro: Tractatus llamados después Summule logicales. Primera edi­
ción crítica basada en los manuscritos e introducción de L. M. De Kijk.
Traducción castellana de Mauricio Beuchot. Universidad Nacional
Autónoma de México, México, 1986.
H ern á n d ez G il , Antonio: Marxismo y positivismo lógico. Sus dimensiones
jurídicas. Sucs. de Rivadeneyra, S.A., Madrid. 1970.
H u g h e s , G.E. y Cresswell M.J.: Introducción a la lógica modal. Traducción
por Esperanza Gusan Seijas. Editorial Tecnos, S.A., 1973.
I tur r a ld e S esm a , Victoria: Lenguaje legal y sistema jurídico. Cuestiones rela­
tivas a la aplicación de la ley. Editorial Tecnos, S.A ., 1989, Madrid, España.
K a lino w sk i , George: Lógica de las normas y Lógica Deóntica. Posibilidad y
relaciones. Biblioteca de Etica, Filosofía del Derecho y Política. 22.
Distribuciones Fontamara, S. A., México, D.F., primera edición mexi­
cana. 1995.
----------- : Introducción a la lógica jurídica. Elementos de semiótica jurídica,
lógica de las normas y lógicajurídica. Traducción de Juan A. Casaubon
de la obra original Introduction a la logique juridique. Editorial Univer­
sitaria de Buenos Aires, Buenos Aires Argentina, 1973.
----------- : Lógica del discurso normativo. T raducción de Juan Ramón
C apella, del original La Logique des normes. Editorial T ecnos, S.A.,
M adrid, 1975.
----------- : Interpretation Juridique et logique des propositions normatives,
en logique et analyze, Nouvelle serie. 2e. A nnee, 6-7, abril 1959.
----------- : Theorie des propositions normatives. En Etudes de logique deonti-
que I (1953-1969), Librarie generale de droitet juris-prudence,
París, 1972.
K el se n , Hans. La Teoría Pura del Derecho. Introducción a la Problemática
Científica del Derecho. Segunda edición. Editorial Nacional, México,
1981.
------------: Teoría General del Derecho y del Estado. Textos universitarios. Tra­
ducción de Eduardo G arcía M áynez . Cuarta reimpresión. Universidad
Nacional Autónoma de México. México, D.F., 1988.
------------: ¿Qué es la teoría pura del derecho? Biblioteca de Etica, Filosofía del
Derecho y Política, 8. Tercera edición mexicana. Versión Castellana
de Ernesto Garzo Valdez. Distribuciones Fontamara, S.A., México, 1993.
----------- : Teoría pura del Derecho. Séptima edición. Editorial Porrúa, S.A.,
México, 1993. Traducción de la segunda edición de la teoría pura del
derecho, de 1960.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICAJURÍDICA 143
------------: Contribuciones a la Teoría Pura del Derecho. Biblioteca de Ética,
Filosofía del Derecho y Política, 8. Distribuciones Fontamara, S.A.,
México, 1991.
K l u g , Ulrich: Lógica Jurídica. Publicaciones de Facultad de Derecho. Uni­
versidad Central de Venezuela. Editorial Sucre, Caracas, 1961. Traduc­
ción al Castellano por el Dr. Juan David G arcía B acca del original en
alemán Juristische Logik de 1951.
----------- : Problemas de filosofía del derecho. Versión Castellana de Ernesto
G a r zó n V a ld e s . Editorial Sur, S.A., Buenos Aires, 1996.
----------- : Lógica Jurídica. Traducción deJ.C. Gardella. Editorial Temis, S.A.,
1990, Bogotá, Colombia.
L a r en z , Karl: Metodología de la Ciencia del Derecho. Segunda Edición definitiva.
Traducción de Marcelino Rodríguez Molinero. Editorial Ariel, Barce­
lona, España, 1980.
L a fer , Celso: La Reconstrucción de los Derechos Humanos. Un Diálogo con
el pensamiento de Hannah Arendt. Traducción de Stella Mastrangelo.
Fondo de Cultura Económica, México, 1994.
L egaz y L acam bra , Luis: Filosofía del Derecho. Bosch, Casa Editorial, Barce­
lona, 3a. edición. 1972.
L ukasiew icz , Jan: La Silogística de Aristóteles desde el punto de vista de la
lógica formal moderna. Traducción de la 2a. edición por Josefina Fer­
nández Robles. Editorial Tecnos, Madrid, 1977.
L u m ia , Giuseppe: Principios de Teoría e ideología del Derecho. Versión Castellana
de Alfonso Ruiz Miguel. Undécima reimpresión. Colección Universi­
taria, Editorial Debate, Madrid, 1989.
M a n s o n T er r a z a s , Manuel: Kelsen y la lógica jurídica formal. Edeval.
Valparaíso, Chile, 1984.
M a r t i n o , Antonio A.: Auxilio computacional a la legislación. ¿Hacer leyes
con las computadoras?. En Informática y Derecho. Aportes de Doctri­
na Internacional. Volumen 4. Ediciones Depalma, Buenos Aires, 1993.
M e n d o n c a , Daniel: Exploraciones Normativas. Hacia una Teoría General de
las Normas. Biblioteca de Etica, Filosofía del Derecho y Política, 44.
Distribuciones Fontamara, S.A., México, 1995.
M iro Q u ez a d a , Francisco: Problemas fundamentales de la lógica jurídica.
Lima. Biblioteca de la Sociedad peruana de filosofía. 1956.
------------: El Formalismo y las Ciencias normativas. Anuario de Filosofía
Dianoia, 2, UNAM, Fondo de cultura económ ica, 1956.
------------: Teoría de la deducción jurídica. Anuario de Filosofía Dianoia, 1,
UNAM, Fondo de Cultura económ ica, México, 1955.
N iñ o , Carlos Santiago: Introducción al análisis del Derecho. 2a. edición, am­
pliada y revisada. 4a. reimpresión. Editorial Astrea de Alfredo y Ricardo
Depalma, Buenos Aires, 1988.
------------: La validez del derecho. Editorial Astrea de Alfredo y Ricardo
Depalma, Buenos Aires, 1985.
P adilla M., Luis Alberto: Introducción a la lógica jurídica. Universidad de
San Carlos de Guatemala. Editorial Universitaria, Guatemala, 1980.
144 JOSÉ FERNANDO VEIÁSQUEZ CARRERA

P erelm an , Charles: La Lógica jurídica y la Nueva retórica. Traducción de


Luis Diez’Picazo. EditorialOivitas, S.A., Reimpresión, Madrid, 1988.
P r io r , Arthur N.: Formal Logic. Second Edition. Oxford at The Clarendon
Press, 1972.
R ecasens S ic h e s , Luis: La Filosofía del Derecho en México durante el siglo XX.
LXXV años de evolución jurídica en el mundo. Filosofía jurídica, Vol.
IV. Universidad Nacional Autónoma de México, México, 1979.
Ruiz M o r e n o , Martín: Filosofía del Derecho. (Teoría general e Historia de
Doctrina). Editorial Guillermo Kraft Ltda. 1944, Buenos Aires, Argen­
tina, 1944.
R o b le s , Gregorio: Las Reglas del Derecho y las reglas de los juegos. Ensayo de
teoría analítica del derecho. Universidad Nacional Autónoma del Méxi­
co, México, 1988.
R o d r íg u ez M a r ín , Jesús: Lógica Deóntica. Concepto y sistemas. Universidad
de Valencia, Secretariado de publicaciones, España, 1978.
R o d r íg u ez T ir a d o , Alvaro: Lógica Deóntica y Modelos semánticos. Colección
Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones
Filosóficas, 1976.
R o m e r o , Francisco y Pucciarelli, Eugenio: Lógica. Espasa-calpe, Argentina,
S.A., Buenos Aires, 1944.
Ross, Alf: Lógica de las Normas. Traducción de José S.P. Hierro. Editorial
Tecnos, S.A., 1971.
----------- : Sobre el Derecho y la Justicia. Traducción de Genaro R. Carrio.
Quinta edición. Editorial Universitaria de Buenos Aires, 1994.
S á n c h ez -M azas , Miguel: Cálculo de las normas. Ediciones Ariel, Barcelona,
1973.
S c h m ill , Ulises: Lógica y Derecho. Biblioteca de Etica, Filosofía del Derecho y
Política, 28, Distribuciones Fontamara, S.A., México, 1993.
S ch reiber , Rupert: Lógica del derecho. Traducción de Ernesto G arzón V aldes ,
Primera edición mexicana, Distribuciones Fontamara, S.A., 1991.
S t e b b in g , L. Susan: Introducción a la lógica moderna. Breviarios del Fondo
de Cultura Económica. 180. Traducción de José Luis González. Fondo
de Cultura económica, México, Cuarta reimpresión, 1985.
T amayo y S a lm o r a n , Rolando: El Derecho y la Ciencia del Derecho. UNAM,
Instituto de Investigaciones Jurídicas, Serie G. Estudios Doctrinales
núm. 86, México, D.F., 1986.
V ale n zu e la , Wilfredo: Elementos de Lógica Jurídica. Departamento de re­
producción de materiales, Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales.
Universidad de San Carlos de Guatemala.
V e r d r o ss , Alfred: La filosofía del Derecho del mundo occidental. Visión pano­
rámica de sus fundamentos y principales problemas. Traducción de
Mario de la Cueva. Segunda edición. Universidad Nacional Autónoma
de México, 1983.
V er n e n g o , Roberto José: Curso de Teoría General del Derecho. 3a. reimpresión
de la 2a. edición. Ediciones Depalma, Buenos Aires, Argentina, 1988.
INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA JURÍDICA 145
V ilano va , José. Elementos de Filosofía del Derecho. Segunda Edición Actuali­
zada. Abeledo-Perrot. Buenos Aires. Argentina. 1984.
V o n W r ig h t , George: Un Ensayo de Lógica deóntica y la teoría general de la
acción. Instituto de investigaciones filosóficas. UNAM. Cuaderno 33.
1976.
V o n W r ig h t , George Henrick: Norma y Acción. Una Investigación Lógica.
Segunda reimpresión. Editorial Tecnos, S.A., Madrid, España, 1979.
------------: Lógica Deóntica. Versión castellana de Jesús Rodríguez Marín.
Valencia, España, 1979.
ESTE LIBRO FUE IMPRESO Y ENCUADERNADO
EL 9 DE ABRIL DE 200] EN LOS TALLERES DE
FUENTES IMPRESORES, S. A.
Centeno, 109, 098JO, México, D. F.