Vous êtes sur la page 1sur 2

REFLEXIÓN

MARÍA INÉS RIVAS

CIIE

CAPACITADORA: INSPECTORA, ROMINA CAMINADA

Considerando que la evaluación siempre contempla el ciclo: obtención de información,


formulación de juicios de valor y toma de decisiones, en el caso de la evaluación formativa esta
debiera ser orientadora, reguladora y motivadora.

En general la utilizo como estrategia de mejora y para ajustar sobre la marcha, los procesos
educativos en miras de conseguir las metas u objetivos previstos. Es la más apropiada para la
evaluación de procesos, aunque también es formativa la evaluación de productos educativos,
siempre que sus resultados se empleen para la mejora de los mismos. Suele identificarse con la
evaluación continua porque permite obtener información sobre el desarrollo del proceso
educativo de todos los estudiantes a lo largo de un curso, permitiendo ajustar o reforzar ciertas
acciones y, al mismo tiempo, tener claridad sobre la trayectoria de aprendizaje y la ruta de logros
con sentido de realidad, de manera previa al cierre de los ciclos escolares. La información que
aporta esta función evaluadora debe dar herramientas tanto a los estudiantes, como a los
docentes.

Voy a señalar algunos elementos que nos deben hacer reflexionar sobre las ventajas e
inconvenientes del uso del portfolio. No obstante, estas son conclusiones personales que he
obtenido a partir de reflexionar sobre mi práctica docente; por lo que, dependiendo del contexto
es posible que cada cual opine de diferente forma.

Por un lado:

-Es un proceso más personalizado y por tanto más motivador para los estudiantes,

-De lo anterior, también permite más logros de aprendizajes y de más calidad al ser un plan mucho
más personalizado

-Igualmente, permite un aprendizaje más duradero y significativo

Por otro lado:

-El docente y el estudiante pueden adaptar el soporte técnico y el sistema a sus modos de
entender la enseñanza y el aprendizaje sin provocar un gran cambio en los mismos procesos. Pero
esto requiere una competencia que a veces no se tiene.

-Resulta algo difícil para algunos docentes y estudiantes por la diferencias importantes con los
modos tradicionales de aprender y enseñar,

-Recoger, describir e interpretar evidencias no es fácil.

Además:
-La asincronía puede dar problemas si no hay una comunicación más constante y competencias
específicas de comunicación mediada por tecnologías,

-La escritura no es una de las formas más fáciles para algunos usuarios expresar sentimientos,
ideas, definir problemas...por lo que se sugiere también otros soportes para las tutorías
(p.e.videoconferencia)

-Requiere una autonomía y una actitud de compromiso en los estudiantes muy importante sobre
sus aprendizajes y el modelo de enseñanza.