Vous êtes sur la page 1sur 2

DOCTRINA SOCIAL II EXAMEN

1.
Manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la
grandeza de su vocación” Cristo
Recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde Abraham
ordenándolas al Reino de los cielos. Responden al deseo de felicidad
que Dios ha puesto en el corazón del hombre” Las bienaventuranzas
Impulsa a hacer el bien y evitar el mal. Esta ley resuena en su
conciencia. La ley moral
2.
supone a la vez la bondad del objeto, del fin y de las circunstancias.
El acto moralmente bueno.
es un juicio de la razón por el que la persona humana reconoce la
calidad moral de un acto concreto. La conciencia moral.
es el núcleo más secreto y el sagrario del hombre, en el que está solo
con Dios, cuya voz resuena en lo más íntimo de ella” La conciencia.
3.
es una disposición habitual y firme para hacer el bien. La virtud
son disposiciones estables del entendimiento y de la voluntad que
regulan nuestros actos, ordenan nuestras pasiones y guían nuestra
conducta según la razón y la fe. Pueden agruparse en torno a cuatro
virtudes cardinales: prudencia, justicia, fortaleza y templanza. Las
virtudes humanas.
dispone la razón práctica para discernir, en toda circunstancia,
nuestro verdadero bien y elegir los medios justos para realizarlo. La
prudencia.
4.
consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es
debido. La justicia.
asegura, en las dificultades, la firmeza y la constancia en la práctica del bien. La
fortaleza.
modera la atracción hacia los placeres sensibles y procura la moderación en el
uso de los bienes creados. La templanza.
5.
Las virtudes morales crecen mediante la educación, mediante actos deliberados
y con el esfuerzo perseverante. La gracia divina las purifica y las eleva.
fe, la esperanza y la caridad (cf 1 Co 13, 13). Informan y vivifican todas las
virtudes morales. Las virtudes teologales.
disponen a los cristianos a vivir en relación con la Santísima Trinidad. Tienen
como origen, motivo y objeto, a Dios conocido por la fe, esperado y amado por
Él mismo. virtudes teologales.
6. es “una palabra, un acto o un deseo contrarios a la ley eterna “San Agustín,
Contra Faustum manichaeum, 22). Es una ofensa a Dios. Se alza contra Dios en
una desobediencia contraria a la obediencia de Cristo. El pecado.
7. implica la búsqueda del bien común. Cada cual debe preocuparse por suscitar y
sostener instituciones que mejoren las condiciones de la vida humana. La
dignidad de la persona humana.
8. es inmutable, permanente a través de la historia. Las normas que la expresan son
siempre substancialmente válidas. Es la base necesaria para la edificación de las
normas morales y la ley civil. La ley natural.
9. es la gracia del Espíritu Santo recibida mediante la fe en Cristo, que opera por la
caridad. Se expresa especialmente en el Sermón del Señor en la montaña y
utiliza los sacramentos para comunicarnos la gracia. La Ley nueva.
10.Forma una unidad orgánica en que cada "palabra" o "mandamiento"
remite a todo el conjunto. Transgredir un mandamiento es quebrantar
toda la ley (cf St 2,10-11). El Decálogo
11.Por la ..........fe..........fe creemos en Dios y creemos todo lo que él nos
ha revelado y que la santa Iglesia nos propone creer.
12. Por la esperanza deseamos y esperamos de Dios con una firme confianza la
vida eterna y las gracias para merecerla.
13. Por la caridad amamos a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a
nosotros mismos por amor de Dios. Es el “vínculo de la perfección” (Col 3, 14)
y la forma de todas las virtudes.
14. Los siete dones del Espíritu Santo concedidos a los cristianos son: sabiduría,
entendimiento, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios.
15. EL BIEN COMÚN comprende “el conjunto de aquellas condiciones de la vida social
que permiten a los grupos y a cada uno de sus miembros conseguir más plena y
fácilmente su propia perfección” (GS 26, 1).
16. El adulterio y el divorcio, la poligamia y la unión libre son ofensas graves a la dignidad
del matrimonio. (V)
17. La ley moral prohíbe(Proscribe) los actos que, con fines mercantiles o totalitarios,
llevan a esclavizar a los seres humanos, a comprarlos, venderlos y cambiarlos como si
fueran mercaderías. (F)
18. El cristiano no (debe) “avergonzarse de dar testimonio del Señor” (2 Tm 1, 8) en obras
y palabras. El martirio es el supremo testimonio de la verdad de la fe.(F)
19. La sociedad (no) tiene derecho a una información fundada en la verdad, la libertad, la
justicia. Es preciso imponerse moderación y disciplina en el uso de los medios de
comunicación social. (F)
20. Las bellas artes, sobre todo el arte sacro, “están relacionadas, por su naturaleza, con la
infinita belleza divina, que se intenta expresar, de algún modo, en las obras humanas. Y
tanto más se consagran (dedican) a Dios y contribuyen a su alabanza y a su gloria,
cuanto más lejos están de todo propósito que no sea colaborar lo más posible con sus
obras a dirigir las almas de los hombres piadosamente hacia Dios” (SC 122). (F)