Vous êtes sur la page 1sur 6

El buen tirano y el demócrata corrupto

Un demócrata, por lo general, no asesina ni tortura ni persigue a sus opositores


Ortega, durante la celebración por el 39 aniversario de la victoria de los
sandinistas. REUTERS
Hace unos días al concluir una conferencia relativa al origen y consecuencias de
las dictaduras iberoamericanas, un joven estudiante de Filosofía y Letras me
cuestionó durante la sesión abierta de preguntas y respuestas con el siguiente
argumento: “Prefiero un buen tirano instalado en el poder que un demócrata
podrido y corrompido. ¿Quién hace más daño a la sociedad?”. De inmediato pasé
lista en mi mente sorprendida a los tiranos americanos y en ningún caso me encontré con un déspota ilustrado,
salvo que Porfirio Díaz, Trujillo, Somoza, Carias Andino, Stroessner, Banzer, Rojas Pinilla, Castillo Armas, Castro,
Duvalier, Pinochet, Videla, Chávez, Maduro y ahora Daniel Ortega, entre otros tantos, pudieran ser etiquetados
como buenos tiranos. ¿Buenos para quién o para qué?
Los tiranos, por lo general, aduje al apuntar al entrecejo del letrado, disparan a mansalva en contra de los
opositores en la plazas públicas; integran pandillas impunes que entienden el erario como un botín personal;
suprimen la libertad de expresión y la de publicación; conducen sus respectivos países de acuerdo a sus estados
de ánimo sin someterse a ley o Constitución alguna; saturan las cárceles con presos políticos; persiguen a quien
a su juicio piensa peligrosamente; clausuran las Cámaras de representantes; disuelven los partidos políticos;
ignoran los más elementales derechos humanos; torturan y desaparecen a sus enemigos; provocan desastrosas
devaluaciones monetarias, como la venezolana; destruyen la libre empresa si son tiranos de izquierda, como
Fidel Castro; acaban con el empleo y con las fuentes generadoras de riqueza; se alían con las fuerzas armadas
para someter al pueblo a balazos y, por lo general, destruyen la economía, aun cuando en ciertos casos muy
aislados, constituyen la excepción de la regla.
Un demócrata corrupto, por lo general no asesina ni tortura ni persigue a sus opositores (insisto, me refiero a un
demócrata) y llegado el caso, como aconteció con Lula en Brasil, con Ollanta Humala en Perú, con Otto Pérez
Molina en Guatemala, fueron encarcelados en términos de las leyes aplicables acusados de diversos crímenes
que merecían una pena. El Estado de derecho, inexistente en una dictadura, se hizo valer para la buena fortuna
de Brasil, Perú y Guatemala. Los defraudadores de los ahorros públicos fueron castigados por sus fechorías.
Cuando por toda respuesta el joven crítico alegó que “quien la hace la paga”, sentí que se había derrumbado el
diálogo. Solo aduje que si bien algunos tiranos de la historia habían pagado con sus vidas el naufragio de sus
pueblos provocado por ellos mismos, como Trujillo y Somoza, Hitler y Mussolini, otros como Franco, Castro, Mao,
Stalin, entre otros más, habían muerto en la cama sin pagar absolutamente nada, de modo que su respuesta
podría ser útil para efectos de una reconciliación ingrávida.
¿Ortega no condujo a su país a una pavorosa guerra entre hermanos con tal de imponer sus ideas sacadas del
bote de la basura?
¿Daniel Ortega no se había opuesto en sus inicios al dictador Somoza hasta derrocarlo? ¿No había robado un
banco supuestamente para financiar su movimiento sandinista y había pasado siete años en la cárcel? ¿No había
sido un gran luchador social defensor de las libertades que había conquistado el poder a través de unas
elecciones legítimas que ganó con un margen del 63%, para luego convertirse en un comunista enemigo de la
prosperidad y de la libertad de mercado? ¿No condujo a su país a una pavorosa guerra entre hermanos con tal
de imponer sus ideas sacadas del bote de la basura? ¿No había abusado sexualmente de su hijastra desde que
esta tenía 12 años? ¿Acaso, hoy en día, no ha sometido a Nicaragua a un terrible baño de sangre con tal de
mantenerse en el poder sin respetar las condenas de la OEA y de los países del hemisferio sur? ¿Buen dictador…?
Cuando los políticos cambian, por lo general cambian para mal. Ortega es un caso más. Entre un demócrata
corrupto y un buen dictador, si tuviera que escoger sin alternativa alguna, me quedo con el demócrata corrupto,
por lo menos algunos de ellos son destituidos y encarcelados en términos de un Estado de derecho inexistente
en el mundo de los tiranos.
¿Qué ocurre en Nicaragua? Claves para entender la reforma del Seguro Social
(CNN Español) — Nicaragua lleva desde el miércoles sumida en protestas populares contra la reforma del
Seguro Social en el país, que aumenta la cuota patronal y laboral y crea una nueva cotización para los jubilados.
Las manifestaciones han provocado 10 muertos, según dijo la vicepresidenta Rosario Murillo al estatal El 19
Digital el viernes.
¿Qué es lo que está provocando tanto enfado y caos en el país? Respondemos a algunas preguntas claves para
entender la situación en Nicaragua.

Un agente de policía tira una piedra a estudiantes frente a la Universidad


Politécnica de Managua. Los universitarios protestan contra el cambio en el
Seguro Social introducido por el gobierno. 19 de abril de 2018. (Crédito: INTI
OCON/AFP/Getty Images)
¿En qué consiste el cambio del Seguro Social de Nicaragua?
El pasado lunes, el gobierno de Nicaragua anunció las nuevas tasas de
aportes al Seguro Social en las que los empleados pasarán de dar al seguro
el 6,25% al 7% de su salario, los empleadores pasaran de pagar el 19% al
22,5% de los salarios de sus trabajadores, y los jubilados ahora tendrán que contribuir con el 5% del monto que
reciben como pensión de retiro.
Estas medidas fueron tomadas con el fin, dijo el gobierno, de sanear las finanzas del seguro social que, según
datos del Banco Central, tiene deficit desde hace varios años.
“Adicionalmente se ajustan algunos de los factores para que las pensiones, manteniéndose dignas en este país,
tengan un cambio correspondiente a las capacidades que tiene el instituto para pagar”, dijo Roberto López,
presidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense del Seguro Social.
¿Quiénes están en contra del cambio?
Esta decisión fue tomada por el Gobierno sin el respaldo de la empresa privada, que ha rechazado estas medidas
al considerar que no garantizan una sostenibilidad a largo plazo de las finanzas del Seguro Social.
De hecho, después de que el miércoles el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, autorizara los cambios, la
iniciativa privada decidió presentar un recurso de amparo para tratar de revertirla.
“Las amenazas que nos están implicando son más desempleo, más informalidad, menos consumo, menos
competitividad y obviamente va a tener un impacto en el clima de negocios”, criticó José Adán Aguerri,
presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada.
No solo los empresarios están en contra de la decisión del gobierno. Gran parte de la población nicaragüense no
está de acuerdo con estas medidaS y, por ello, se ha lanzado a la calle a protestar con manifestaciones
autoconvocadas.

Estudiantes chocan con la policía antidisturbios frente a la Universidad


Politécnica durante una protesta contra las reformas del gobierno en el
Instituto de Seguro Social en Managua el 19 de abril de 2018. (Crédito: INTI
OCON/AFP/Getty Images)
¿Qué consecuencias están teniendo las protestas en Nicaragua?
En más de 11 años de gobierno del presidente Daniel Ortega, esta es la primera
vez que hay revueltas masivas en diferentes puntos del país. Ortega no se ha
pronunciado al respecto. Sí lo hizo en la noche del jueves la vicepresidenta,
Rosario Murillo, quien en una comunicación calificó de “tóxicos, malos hijos y gente mezquina” a quienes
protestan.
“Tanta sangre derramada y no les basta, parecen vampiros reclamando sangre para nutrir su agenda política,
para alimentarse porque el vampiro se alimenta con sangre, cree que con eso logra avances en sus agendas
políticas”, dijo.
En las manifestaciones los opositores a la medida se han encontrado con simpatizantes del gobierno que sí están
de acuerdo con las modificaciones y han intentado reprimir las manifestaciones, lo que ha causado heridos,
golpeados y robos a equipos periodísticos.
Varios canales de televisión que estaban cubriendo las revueltas fueron sacados del aire este jueves. Entre ellos,
Canal 100% Noticias que, según dijo su director, Miguel Mora, el gobierno le ha puesto como condición para
volver al aire cerrar programas abiertamente críticos con el gobierno.
CNN en Español solicitó información al gobierno sobre este tema, sin que haya habido respuesta por el
momento.
Sobre esto, Christian Guillermet, director general de Política Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores de
Costa Rica, hizo un llamado al gobierno de Nicaragua para que reconsiderara su decisión de cerrar algunos
medios. El gobierno de Ortega respondió con un comunicado en el que aseguraba que las políticas de su país
“no son competencia de la República de Costa Rica”.
“Las particularidades de nuestra política interna y las circunstancias en que nuestro gobierno toma decisiones de
Estado no con competencia ni del estado ni del gobierno de Costa Rica”, decía el comunicado del Ministerio de
Relaciones Exteriores de Nicaragua.
La jerarquía católica, la empresa privada e incluso la embajada de Estados Unidos han hecho un llamado al cese
de la violencia. Los hechos violentos fueron denunciados también por Amnistía Internacional, que además pidió
al gobierno nicaragüense garantizar los derechos de expresión y reunión sin represalias.
— Con información de Samantha Lugo, de CNN en Español.

Gobierno de Nicaragua reprime protestas por reforma de pensiones y arremete contra medios
Ortega ordena recorte de 5% a las pensiones y aumenta las contribuciones de trabajadores y patronos
Ximena Alfaro M. y agencias. 19 abril, 2018
Managua. Cientos de manifestantes enfrentaron este jueves en la capital de Nicaragua a fuerzas antimotines
que intentaban neutralizar con gases lacrimógenos y balas de goma una protesta contra una reforma al sistema
de pensiones.
Las protestas convocadas por universitarios, jubilados y vecinos comenzaron la mañana del jueves en las
cercanías de la Universidad Nacional Agraria (UNA) en Managua, y durante la tarde se extendieron a otros
recintos y ciudades vecinas.
Los manifestantes rechazan el monto de cotización a patronos y trabajadores y la imposición de una rebaja del 5%
a la pensión de jubilados para atención médica en una reforma decretada por el gobierno del presidente Daniel
Ortega, por recomendación del Fondo Monetario Internacional (FMI).
Según los medios La Prensa de Nicaragua y Confidencial, los enfrentamientos cobraron su primera víctima la
noche de este jueves. Se trataría de un joven que se enfrentó con manifestantes fuera de la sede de la
Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli).

Un integrante de la Juventud Sandinista agredió al fotógrafo de la


Agencia AP, el miércoles 18 de abril. Foto: Confidencial
Un ambiente tenso se percibía en las cercanías de la Universidad
Centroamericana (UCA) y la Universidad Politécnica (UPOLI), donde
manifestantes intentaban protestar, mientras grupos de apoyo al
gobierno se mantenían sobre las rotondas de la capital.
“Anoche Managua fue una cacería de manifestantes. Muchas personas
debieron refugiarse en la UCA, porque fueron agredidos con piedras.
Hubo mucha gente lesionada. Estamos en un estado de terror”. Joven agredido en manifestación.
En Masaya, 30 kilómetros al sureste, cientos de manifestantes encabezados por jubilados que rechazan la
deducción a sus pensiones se manifestaban en las calles, en presencia de las fuerzas antimotines.
El gobierno de Ortega también ordenó la suspensión de las señales de los canales de televisión 100% Noticias y
Canal 12, los cuales estaban transmitiendo las protestas.
Telcor ordena suspender las señales de canal 12 y 100% Noticias en el cable de @ClaroNicaragua. Gobierno
impone la censura, sin tener ninguna facultad legal. ¿Cuál es la posición
de @cosepNicaragua y@AmChamNicaragua ante esta violación a la Constitución de la República?
— Carlos F Chamorro (@cefeche) April 19, 2018
Las protestas iniciaron el miércoles cuando al menos 18 personas, entre ellos periodistas, resultaron con heridas
y golpes por objetos contundentes al ser sorprendidos por simpatizantes del Frente Sandinista.
Dos estudiantes de la Universidad Centroamericana (UCA) que participaron en la manifestación y quienes
prefirieron reservar su identidad, afirmaron a La Nación que fueron golpeados y abusados por miembros de las
turbas durante la protesta.

"Hemos visto que los estudiantes han ejercido su protesta dentro del
marco cívico; sin embargo, las turbas y los militares del Gobierno están
reprimiendo las marchas. Es un acto represivo y condenable", afirmó
Carmona.
El Obispo Auxiliar de Managua, Julio Báez, llamó a la sensatez al
presidente Daniel Ortega y a la vicepresidenta Rosario Murillo para que
“detengan la violencia y la represión. ¡No pongan en peligro la paz del
país!”, publicó en su cuenta de Twitter.

Los policías disparan balas de goma a estudiantes que tomaron las calles para
protestar contra la reforma de pensiones impuesta por el Gobierno, en Managua
el 19 de abril del 2018. Foto: Agencia AFP
La vicepresidenta Rosario Murillo dijo que las protestas son dirigidas por
grupos “minúsculos”, a los que tildó de “almas pequeñas, toxicas, llenas de
odio” que no representan el sentimiento del pueblo.
“Estas circunstancias dolorosas tan manipuladas, esa corrupción de
pensamientos e intenciones, estos corazones enfermos, cargados de odio y pervertidos, no pueden sembrar el
caos y negar a todas los nicaragüenses la tranquilidad que gracias a Dios tenemos”, agregó.
¿En qué consiste la reforma?
Los cambios al sistema de pensiones fueron recomendados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para
darle sostenibilidad al Instituto Nicaragüense de Seguro Social (INSS).
El Consejo Directivo del INSS acordó aumentar de 6,25% a 7 % la cotización que pagan los trabajadores a partir
del 1°. de julio próximo y elevó de 19% a 21% la cuota patronal a partir de esa fecha, un punto porcentual más a
partir del 1°. de enero del 2019 y 0,5 puntos porcentuales a partir del 2020, hasta alcanzar un 22,5 %.
De igual forma, las medidas aprobadas obligan a los jubilados a aportar un 5% de la pensión en concepto de
cobertura de enfermedades.
Aunque el Gobierno mantuvo intacto la edad de jubilación y el número de cotizaciones para pensionarse, los
aumentos en las contribuciones han sido rechazados por empresarios, sindicatos opositores y sociedad civil.
La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) advirtió que la reforma provocará
“despidos y más desempleo” y proyecta que unos $200 millones dejarán de circular en la economía, lo que
redundará en una desaceleración del consumo y mayor informalidad.
Llamado de Costa Rica
El director general de Política Exterior de Costa Rica, Christian Guillermet, manifestó la preocupación por los
hechos de violencia que están ocurriendo en el país vecino. A su vez, hizo un llamado para solucionar el conflicto
mediante vías pacíficas y condenó la censura a los medios de comunicación.
"Toda situación de violencia, de exaltación social, lógicamente que causa preocupación y seguimos por ello con
muchísima atención lo que está sucediendo en Nicaragua. Hacemos un llamado para lo que los derechos
humanos se respeten y no hayan actos de violencia y sobretodo para que esto se pueda solucionar por vías
pacíficas y por medio del diálogo. Es importante mantener la paz social y en ese sentido creemos que no
contribuye mucho el hecho de coartar la libertad de expresión", manifestó Guillermet.
El Colegio de Periodistas de Costa Rica se unió al rechazo de las medidas tomadas por el gobierno de Ortega
contra la prensa.
“No podemos tolerar que ningún gobierno utilice grupos de choque para acallar las voces de los comunicadores.
Cuando este tipo de incidente ocurre, se reafirma que se está frente a una débil democracia, muy cercana a una
dictadura. El derecho a la información es inviolable”, indicó Allan Trigueros Vega, presidente de la organización,
en un comunicado de prensa.
Alias ‘Caracol’: todo lo que debes saber sobre el peligroso Gerson Gálvez Calle
Recuperó su libertad realizando manualidades con yute.
h
Gerson Gálvez Calle, efectivamente parece hacerle honor a su alias ‘Caracol’ y tener una coraza que lo
protege y lo vuelve invisible. Un halo de misterio envuelve al hombre más temido y buscado de la provincia del
Callao.
De lo poco que se sabe de él, es que nació en el Callao en noviembre de 1982, que pasó una temporada en
Maranguita antes de los 17 años y que a sus 33 años es sindicado como el cabecilla de una enorme red criminal
que se dedicaría, supuestamente, a la extorsión, el asesinato y el narcotráfico.
Armando Trujillo, abogado de Gálvez Calle, quien suele enviar cartas notariales a todos los medios de
comunicación cada vez que se habla de su defendido. A pesar de ello, aún hay mucho por esclarecer en torno
a Gálvez Calle, de quien se sospecha tendría responsabilidad en el atentado contra Gerald Oropeza, la muerte
de Wilbur Castillo y las supuestas amenazas en contra de este fiscal, Juan Mendoza, titular de la Primera
Fiscalía de Crimen Organizado.
“Yo al respecto estoy muy preocupado, por mi vida el sicariato está pagando 80 mil dólares y que se ha
incrementado porque aún no se ha conseguido. En mi vida he investigado a Caracol”, dijo temeroso Juan
Mendoza Abarca de la Primera Fiscalía de Crimen Organizado.
Cuarto Poder obtuvo documentos, sin duda, reveladores. Evaluaciones sicológicas de Gálvez Calle que datan
del 2011 y 2012 cuando él se encontraba recluido en el Pabellón de Máxima Seguridad del Penal Sarita Colonia
del Callao.
Gálvez Calle había sido sentenciado a 15 años de prisión en octubre de 2003, cuando apenas tenía 21 años, por
los delitos de homicidio en grado de tentativa y tenencia ilegal de armas.
Increíblemente en el 2014 salió en libertad acogiéndose a una redención de pena por trabajo en un taller de
manualidades con yute. Así como lo escucha. Su condena se cumplía recién en octubre del 2018.
Se especula que mucho tendría que ver que durante su estadía no fue un preso común. Era un auténtico "taita",
un líder que era nexo entre las autoridades y los demás presidiarios.
“Yo sí conozco porque era delegado de un pabellón, yo he escuchado la declaración de que ha visto toda su hoja
de servicio, los certificados tienen que hablar y si hay alguna irregularidad que se castigue”, indicó el ministro del
Interior, José Pérez Guadalupe.
Gálvez Calle salió libre en octubre de 2014 luego de acogerse al beneficio de los 2 días de pena contados x 1 dia
de trabajo. El cómputo por sus trabajos manuales con yute fue de 2,927 días. Es decir, 48 meses y 23 días. En
aritmética simple, para pagar su condena Gálvez Calle tendría que haber pasado 20 días de cada mes tejiendo.
El asunto es que esta impresionante proactividad no se condice con el perfil sicológico que detallan estos
documentos.
Gálvez Calle nunca aprobó las evaluaciones sicológicas a las que era sometido en el penal. Según este
documento en el 2011, a los 28 años, presentaba inestabilidad emocional y respondía de manera desfavorable al
tratamiento sicológico que recibía.
Si bien en lo que respecta a aseo e higiene presentaba observaciones favorables no así en lo que se refería a
relaciones interpersonales y adaptación al medio. La evaluación final ese año pinta a un "Caracol" desadaptado
y violento.
La cosa no cambió mucho en el 2012. Es más, se recomendaba su retorno al área de máxima seguridad. Seis
meses después volvió a presentar los mismos problemas, además de una actitud irrespetuosa hacia los
profesionales del INPE. No es este el perfil precisamente de un preso buscando su redención como pacifico
tejedor.
Gálvez Calle abandonó el penal Sarita Colonia el 3 de octubre del año pasado por la noche. Coincidentemente
ese mismo día, al borde de su plazo final, la Fiscalía Antidrogas del Callao lo denunciaba por tráfico ilícito de
drogas, basada en una investigación con interceptaciones telefónicas de por medio, que sostenía que Gálvez
Calle integraba una organización dedicada a la exportación de droga desde el Huallaga.
Según esta investigación "Caracol" hacia algo más que manualidades, coordinaba desde el Penal a través de
teléfonos celulares, pero la noticia llegó tarde, 'Caracol' había sido más rápido que la ley una vez más.
Lo concreto es que tras la excarcelación de este sujeto, mucha sangre empezó a correr por el Callao y la guerra
del narcotráfico en el puerto abandonó el silencio para llegar a las primeras planas.
A partir de la explosión del Porsche de Oropeza, siguieron muchas muertes relacionadas y ahora último el
asesinato de Wilbur Castillo, todo indica, por haber delatado al supuesto brazo armado de Caracol, los peligrosos
'Barrió King'. Ahora, el fiscal Juan Mendoza, quien participo de esta última investigación y todos los días viste
un chaleco antibalas, dice también formar parte de su lista negra.
Caso ‘Caracol’: 13 años de prisión para cuatro ex trabajadores del INPE

Son acusados de dejar en libertad al narcotraficante antes de que cumpliera su pena en el 2014. Entre ellos se
encuentra Julio Magán, ex jefe del INPE. Sentencia puede ser apelada

Los funcionarios son investigados por favorecer a ‘Caracol’ para que saliera
de la cárcel antes de que cumpliera su condena en el 2014. (Foto: El
Comercio / Video: Canal N)
Redacción EC01.08.2018 / 05:35 pm
[Actualización 08.08.2018] Luis Flores precisó que su cargo fue director de
seguridad penitenciaria del INPE, durante el periodo referido al caso que se investiga en el Poder Judicial, y no ex
director de Sarita Colonia.

El Poder Judicial resolvió dictar 13 años y 4 meses de pena privativa de la libertad en contra de cuatro ex
funcionarios del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), en torno al caso de la libertad de Gerson Gálvez Calle,
alias ‘Caracol’, antes de cumplir su condena.

Canal N informó que el Juzgado Unipersonal del Callao también dispuso el pago de S/20 mil de reparación civil y
la inhabilitación para ocupar cargos públicos por 5 años para los ex funcionarios, entre los que se encuentra Julio
Magán, ex jefe del INPE.
“Lo que pasa es que hoy se han leído los considerandos principales y la parte resolutiva pero hay que esperar
que se lea la parte íntegra y luego seguirá su procedimiento. Se entiende que las otras partes van a apelar”,
indicó una de las representantes del Ministerio Público.
Se supo también que la lectura íntegra de la sentencia se realizará el próximo 7 de agosto para continuar con el
trámite legal en el que se puede presentar la apelación y hacer el pedido de captura.
Según la acusación, el prontuariado delincuente habría salido irregularmente del penal Sarita Colonia en octubre
del 2014. Gálvez estuvo preso desde el 2003 por intentar asesinar a un policía y por el delito de robo agravado.
Su condena vencía en el 2018, pero salió libre cuatro años antes.