Vous êtes sur la page 1sur 3

Una escuela para cada estudiante

Nelson Beaudoin
Capítulo 1: Trabajaos para nuestros alumnos
“El trabajo de los educadores debe consistir en ayudar a los estudiantes a hacerse
visibles”
 Papel del maestro
La mayoría de los maestros eligen la educación como profesión para estar con los
niños y ayuda a aprender.
Los docentes se apartan de los estudiantes y se centran más a los contenidos
curriculares, exámenes y exigencias de los padres.
Los educadores son esclavos de las exigencias y en consecuencia se ve
comprometida la atención de los alumnos.
 Una escuela para cada estudiante
Tipo de escuela:
¡Todo lo haceos para ti! escuela en que los estudiantes tendrían un currículo ya
escogido para ellos y pocas o ninguna oportunidad de aportar algo.
¡Hazlo a tu modo! los estudiantes participan en diferentes programas
personalizados que responden a sus cualidades e intereses
 La magia esta en ellos
Maestros: enseñan destrezas, conocimientos y otras cosas para ayudar a los
alumnos, pero no hacen nada más que ayudar a los estudiantes a que ellos
descubran quienes son.
Harvie: utilizar las competencias docentes para ayudar a los estudiantes a
comprender que la magia esta en ellos.
 Aprender haciendo
El papel del adulto es mantener a salvo a los estudiantes, permitiéndoles aprender
haciéndolo.
Aprender haciendo otorga importancia a la actividad que se está llevando acabo
Aprender debe ser una expedición en la que se embarque los estudiantes por su
cuenta y en la que los maestros actúen como guía.
 Empezar desde abajo
La enseñanza no tiene que ver con hacer grandes cosas para los alumnos. Se
trata de ayudar a los estudiantes a hacer grandes cosas por sí mismo.
 La aportación del estudiante
Cada aportación que permitirnos hacer a los estudiantes supone un impacto
positivo y se convierte en la base de aportaciones aún mayores.
 Conseguir que los estudiantes se preocupen por su educación
Dirigir
Emprender acciones
Impulsar la maquinaria del cambio social con pasión
Lo más importante es que todas esas oportunidades les ayuden, a ellas y a ellos,
a preocuparse por su escuela y sus actividades.

Capítulo 3: la relación interpersonal, lo más importante


El aspecto interpersonal de la educación y las relaciones que los educadores
establecen con sus alumnos
 Educar, una profesión persuasiva
Profesor:
Influyentes en la vida de los alumnos
Influencia en los valores, la ética, la personalidad y habilidades interpersonales
Desarrollar la confianza en sus capacidades únicas
Relación afectuosas con cada estudiante.
 Mantener cada vela encendida
Russ Quaglia:
Responsabilidad como educadores
Obligación de creer en los alumnos.
Todd Whitaker:
No gritar
No ser irrespetuosos con los niños
Haim Ginott:
Es el enfoque personal lo que crea el clima
Es el humor cotidiano lo que genera el ambiente.
 Siempre estamos empezando
Tiene todo el sentido del mundo esperar lo mejor de cada estudiante, pero
también tiene todo el sentido recordarles que acaban de empezar
 Tres regalos en uno
Se debe valorar y reconocer nuestro trabajo
El valor duradero radica en los vínculos que establecemos
Influimos en los estudiantes, somos modelos para los estudiantes
 Dedicar tiempo a los estudiantes
Al establecer el tiempo en los centros escolares se debe recordar los momentos
informales.
Las actividades no estructuradas mejoran la relación entre el docente y estudiante.
El tiempo es un factor crítico para el establecimiento de vínculos entre los
maestros y los estudiantes.
 Lo que está más allá del curriculum
Los docentes deben buscar actividades en donde el aprendizaje de los
estudiantes no se reduzca a estudiar y acudir a clase.
Entusiasmar mediante actividades más significativas para elevar la participación
de los maestros como el de los estudiantes.

Capítulo 5: Doce principios para ser un profesor excelente

Doce principios a modo de orientaciones para elevar los niveles profesionales en


un centro escolar, para llegar hacer un profesor excelente.
 Tener capacidad resolutiva: ser una persona resuelta es actuar con
decisión y firmeza ante los retos cotidianos a los que nos enfrentamos en
nuestra profesión.