Vous êtes sur la page 1sur 447

Tomo III

COLECCIÓN
DE
SELECTOS
SERMONES
PANEGÍRICOS
San Antonio María Claret
COLECCION

SELECTOS PANEGÍRICOS.

r o m o n i .
Varios Prelados de España han concedido 2400 dias de indulgencia á
todos los que leyeren ú oyeren leer un capítulo ó página de cualquie­
ra de las publicaciones de la L ib r e r ía r e l ig io s a .
COPIOSA Y VARIADA COLECCION
SE

SELECTOS PANEGÍRICOS
SOBRE LOS MISTERIOS DE LA.

SANTÍSIMA TRINIDAD, DE JESUCRISTO


T DE SU

, SA N TÍSIM A M A »K E ,
y sobre

LAS FESTIV ID A D ES D E MUCHÍSIMOS SAN TO S:


S E G U I D A DE

A L G U N A S O R A C IO N E S FÚ N EB R E S
I OTROS ÚTILÍSIMOS SERMONES.

8 AIiK Á t H *
bajo la dirección dci Kxcmo. c lluio.
S r. D . A n to n io M a ría C la ret,
Arzobispo dinm icnario de Sanl<ago de Cubi-

TOM O I I I .

Con aprobación del Ordinario.

BAECELONA:
LIBRERÍA RELIG IO SA .— IM PRENTA D E PABLO R IE R A ,
CALLE DEN ROBADOR , KDM. 2 4 Y 26.
1$60.
ÍNDICE
DE LOS ESQUELETOS Y SERMONES CONTENIDOS EN ESTE TOMO.

PÁG.
Esqueleto del Sermón I sobre la Inmaculada Concepción de María san*
tisim a...................................................................................................................... (f
Sermón............................................................................... .... 9
Esqueleto del Sermón II sobre la Inmaculada Concepción de María san­
tísima.................................................................... ................................................. 21
Sermón......................................................................................................... 2Í
Esqueleto del Sermón III sobre la Inmaculada Concepción de María san­
tísim a.. ............................................................................................................... 39
Serm ón..................................................................... ................................................. 43
Asuntos para la Inm aculada Concepción de M aría santísima, . . . . 60
E squeleto del Sermón I sobre el Nacimiento de Nuestra Señora. . . 67
S erm ón....................................................................................................................... 69
Esqueleto del Sermón II sobre el Nacim iento de Nuestra Señora. . . 77
S erm ón........................................................................................... ..... 81
Esqueleto del Sermón III sobre el Nacimiento de Muestra Señora, . . lo o
S erm ón ................................................................................................ 103
A suntos para el N acimiento de Nuestra Señora.............................................113
E squeleto del Serm ón I sobre el santísimo nom bre de M aría. . . . 118
Sermón........................................................................................................ 121
Esqueleto del Serm ón II sobre el santísimo nom bre de María. . . . 133
S erm ón...................................................................................................................... 136
Esqueleto del Sermón III sobre el santísimo nom bre de M aría. . . . 148
S erm ón............................................................... ...................................................... 130
A sun tos para el santísim o nom bre de M aría...................................................157
Esqueleto del Sermón I sobre la Presentación de Nuestra Señora. . . 162
S erm ón.......................................................................................................................165
Esqueleto del Sermón II sobre la Presentación de Nuestra Señora. , . 177
S erm ón................................................................................................ - - • 179
Esqueleto del Sermón III sobre la Presentación de Nuestra S e ñ o r a .. . 187
Sermón........................................................................................................ 190
A suntos para la Presentación de Nuestra Señora..........................................202
Esqueleto del Serm ón I sobre la A nunciación de Nuestra Señora. * * 206
S erm ón.......................................................................................................................210
Esqueleto del Sermón II sobre la A nu nciación de Nuestra Señora. . . 22S
S erm ón.......................................................................................................................228
Esqueleto del Sermón III sobre la A nunciación de Nuestra Señora. . , 2 Í0
Sermón. .................................................................................................................... 2 Í 5
Asuntos para la Anunciación de Nuestra Señora.......................................... 263
Esqueleto del Seriuoa J sobre la Visitación de Nuestra Señora. . . . 2fí&
Serm ón............................................................................................................* - 271
Esqueleto del Sermón II sobre la Visitación de Nuestra Señora, . . . 28S
Serm ón................................................................. .................................................288
Esqueleto del Sermón III sobre la Visitación de Nuestra S eñ ora.. - . 304
S e r m ó n . ............................, . . . . 308
Asuntos para la Visitación de Nuestra Señora................................................ 327
Esqueleto del Sermón I sobre la Purificación de Nuestra S eñ ora.. . . 332
Serm ón....................................................................................................................... 334
Esqueleto del Serm ón II sobre la Purificación de Nuestra Señora. . ^ . 3Í3
Sermón..................................................................................................................347
Esqueleto del Serm ón III sobre la Purificación de Nuestra Señora. - ■ 3615
S e r m ó n . ....................................... . . . . 368
A sun tos para (a Purificación de Nuestra Señora............................................ 377
Esqueleto del Sermón I sobre los Dolores de Nuestra Señora.................... 382
S e r mó n . . . . . . ■ . . ■ .......................................■ . .............................. 383
E squeleto del Sermón II sobre los Dolores de Nuestra Señor a. . . . . 397
Serm ón................... ........................... „ ..................................................................400
Esqueleto del Sermón III sobre los Dolores de Nuestra Señora. 417
S erm ón ......................................................... ...................................... 41 9
A suntos para los Dolores de Nuestra Señora................................................... ^28
SELECTOS PANEGÍRICOS.

E SQ U ELETO D EL SERMON I

SOBHE LA INMACULADA

CONCEPCION DE MARÍA SANTÍSIMA.


Ah a lem a ordinata sum, ( Prov, v m , 2 3 ).
Desde la eternidad fui ordenada.

1. No m e hallo en el caso de defender la inm aculada pureza del


p rim er instante de M aría ante u n a asam blea d e in créd u lo s... Sin
em b arg o , á te n er que hacerlo ¿debería acaso te m e r...? Á m as de la
p ru eb a de la divina m a te rn id a d , ten d ría las de las liturgias de sao
A n d rés, d e S an tiag o ..., la tradición d é lo s siglos..., u n a s é rie in te r-
m inable de a u to re s...
2. ¿Q ué -valor no me darian las universidades de Ita lia , E spa­
ñ a ..., los decretos de Sixto IV , P aulo V ..., la voz unánim e de to ­
das las n aciones?...
3. ¡ Cuán fácil m e seria d e m o stra r...1 Y si la Iglesia no pronunció
su decisivo oráculo hasta el año 1854, sin em bargo prohibió h asta
en to n ce s...
4 . Mas difícil es hoy dia negar este m isterio que a d m itirlo ... Yo
m e h e propuesto secundar v u estra acendrada devocion á M aría p o r
su triu n fo .,. E ste triunfo lo exigían las tres dignidades á que estaba
d estin ad a, d e H ija del P a d re , de M adre del H ijo, de Esposa del E s­
píritu Santo.

Prim era p a rte: L a dignidad de H ija primogénita del Padre exigía de


este para M a ria su pureza original.
5 . L a Iglesia pone en boca de M aría las siguientes p a la b ra s: Do-
minus possedit me in initio viarum suarum antequam, etc. A ntes q u e
el ágil tie m p o ...
6 SERMON I SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
6. Si de estos elevados conceptos venim os fácilm ente en conoi-
cim iento de que M aría es primogénita ante omnem creaturam, ¿q u é
será si fijamos la atención e n ... E xam inem os, p u e s , las cualidades
q u e ...
7 . L a prim era cualidad de filiación es la sem ejanza. E n efecto,
si preguntam os á san B asilio ..., nos re sp o n d e rá : Q uiainiagoest, etc.
V amos á o tra prueba : cuando Dios crio á Adán dijo : Faciamus ho~
minem ad im aginan, etc. De ah í es, que cuando los santos P ad res
convienen en llam ar á la V irgen H ija prim ogénita del P a d r e , es n a­
tu ra l fijen la vista e n ... San Agustín le dice : S i form am L e i te ap~
pettem, digna es. Y ¿cóm o podría ser esto si hubiese sido envuelta u n
solo in stan te ...? ¿C óm o puede concebirse...? ¿Cómo es creíb le...?
Un Dios q ue en sus eternos consejos... Á un Dios que se p ro p o n e ...
¿ H a b rá querido Dios al crear los Á ngeles...? Beus eratin V irgm esi-
m ul condens naturam ct largiens gratiam. Adán y Eva tuvieron la ju s ­
ticia o rig in a l, y ¿ no la te n d ría ...? Á un Dios que tanto interés se
tom a e n ... ¿ F u e superior la p u rez a,..? pues tam bién lo fu e ... Un
D io s, por fin , q u e ... ¿po d rá to le rar q u e ...? ¿P o d ré cre er...? Y sí
el cristal... A ppropinquans, dice san G regorio, p rim a n te et exem -
plaripulchritudini, ipsa quoqus pulchra facía est.

Segunda parte: L a dignidad de M adre del H ijo exigía de este p ara


M aría su pureza original,

8. L a divina m aternidad es lo que la hace mas sem ejante a! di­


vino P a d re ... E l ser M adre de D ios, e s , dice san P edro D am iano,
una dignidad in m e n sa ...
9. No es que inten te yo blandir esta a rm a ..., pero sí m o strar­
la ... Y ¿ p o r qué no se h ab rá de poner de m anifiesto...? Si Adán
fue form ado de tierra v irg e n ..., en él se prefiguraba... Si el arca de
N o é ,.., en ella estaba sim bolizada... Si el vellocino de G ed e o n ...,
figuraba á la M adre d e l... Presagios fueron de ella el tem plo d e S a -
lo m o n ..., el arca de la alian za... De ella fue d ic h o ... De ella h a ­
blaba Isaía s... De ella entonó D av id ...
10. ¡A h! faltárale el aliento al orador m as ro b u sto , antes q u e ...
Q u a est ista quw progrcditur, etc. ¿V isteis jam ás brillar el c ie lo ...,
al rem a tar una serena noche de verano? |O h ! es un espectáculo...
D ejad q u e asome en el oriente la a u ro ra ...
11. Asimismo si uno se pone á contem plar los santos q ue b ri­
llan en el em píreo quasi stellce, etc... A rrobado por el deleite de up.
DE MARÍA SANTÍSIMA. T
tal espectáculo... P ero aguárdese un poco..* C ontem ple aquel ins­
tan te en q u e la aurora del Sol de ju sticia.., Desde su alb o ra d a... Y a
parece no quede rastro siquiera d e ...
12. Pregúntesem e ahora qum est ista quce, etc. Yo no titu b earé
en responder que ella es.,. Es indudable que el H ijo divino tuvo vo­
lu n tad y poder para p rese rv a r... A poyado en la E scritu ra y en los
santos Padres A g u stín , B e rn a rd o , etc,, sostengo que es mas v enta­
josa y honrosa la redención que preserva de ia caída, que la q u £
levanta despues de e lla ... El Hijo de Dios debíase á sí m ism o ... D e­
bía á su am or filial...
13. E xcepta sancta Virgine, son palabras de san A gustín, dequa,
propter honorem D om m i...
14. San Agustín , hablando corno habla en el lugar citado contra:
los Pelagianos para convencerlos de que ni aun los niños están exen­
tos de pecado, es evidente que habla del pecado orig in al... Si h a ­
blase del actual ó p e rso n a l, ¿n o deb ería, á mas de )a V irgen M a­
d r e , exceptuar tam bién á los niños q u e ... A m as de q u e , ¿ e n qué
funda el S an to ...? De consiguiente... Cum de peccatis agitur. .. , aquí
no se ve palabra alguna restric tiv a ...
15. Os veo ya im pacientes porque á los argum entos sucedan los
ap lau so s... Voy á com placeros...
16. i Dios te salve, cándida y bella p a lo m a ...1 [Dios te salv e, h e­
roica triu n fad o ra...1 j V iva, respondan los Angeles en el cielo, los
justos y pecadores en la tie rra , viva la excelsa prim ogénita del Pa-.
d re !... j Viva la inm aculada M adre del divino H ijo !,., ¡Viva el arca
in co rru p tib le...! |V iva la Esposa querid a del E spíritu SantoI Justo
era q u e ...

Tercera parte: L a dignidad de Esposa del E spíritu Santo exigía de este


para M a ría su pureza original.

17. L a sa n tid a d , poder, etc., del divino Esposo reclam aban p ara
su E sp o sa... ¿Q uién crey era, en efecto, q u e ...
18. A suero declaró libre d e ... á su am ada E ster. Y ¿ no h aria o tro
tan to el Esposo divino p o r...? S í, dice san E p ifa n io ,... S í, dice el
D am a sc en o ,... S í, dicesan P edro Da m ia ñ o ,... Si escucham os á Dá­
m aso, d ic e... Si á Lorenzo Ju stin ían o , sostiene...
19. O igam os, em p ero , al mismo E spíritu S anto. É l es quien en
los C an tares... É l quien aseg u ra... Él es q u ie n , á diferencia d e ...,
q u iere q ue se estam pe en el corazon de su E sposa...
8 SERMON I SOBRE L A INMACULADA CONCEPCION
f 2 0 . Debo añadir que el mismo Esposo derramó sobre Marta toda
la plenitud de la gracia... Entendemos por esa plenitud, que ya
desde el primer instante de su ser... Hay todavía mas. En aquel
venturosísimo momento recibió... Mas aun. Á la inexplicable am­
p litu d... Finalmente, fuéronle dados en grado eminentísimo los siete
dones del Espíritu Santo, quien...
2 1. Epílogo. ¡Virgen inmaculadaI Si nuestras alabanzas quedan
siempre inferiores..., acoged, 'sin embargo, nuestros..., y sufrid
q u e ... Vuestra triple dignidad de primogénita del Padre, de Madre
del H ijo, y Esposa del Espíritu Santo, revela ser intacto y purísimo
aquel instante... H aced, Señora, que así com o tan venturoso m o­
mento fue para Vos un manantial d e ..., sea también para nosotras
una fuente de gracias...
SERMON I
SOBRE LA IN M A C U L A D A

CONCEPCION DE MARÍA SANTÍSIMA.


Ab a krn o ordinata sum. (Prov. v m , 23).
Desde la eternidad fui ordenada-

1. No es desde una cátedra de controversia, ni con el designio


de derrotar con argumentos á una asamblea incrédula ó dudosa, que
vengo yo á hablar en este instante, en este incontaminado instante
en que el alma grande de la gloriosa Virgen Madre de Dios fue creada
y envuelta en la gasa mas admirable y bella que tejiera jamás la gra­
cia, Sin embargo, aun cuando me fuera preciso entrar en ese pa­
lenque y usar la arenga teológica, ¿debería acaso temer un éxito
menos feliz ? Á mas del firmísimo apoyo de las incontrastables y su­
blimes pruebas q u e, sacadas de la divina maternidad y privilegios
de María, nos la presentan colocada en un órden superior á Jas co­
munes miserias de nuestro destierro, podría alegar las antiquísimas
liturgias de san Andrés, de Santiago y de san M arcos, en que á la
Virgen se la apellida inmaculada; y, bajando de siglo en siglo hasta
el X I I I , en que se multiplica asombrosamente el número de los acér­
rimos defensores de este misterio, producir los favorables testimo­
nios de los santos Padres y D octores, endulzar los menos benignos
para hermanarlos con otros mas decididos, ó sujetar los adultera­
dos á su molde primordial. Podría producir una série de hasta cua­
trocientos autores de los tres últimos siglos que me darían amiga­
blemente la mano para sostenerme, y contar entre estos á mas de
setenta obispos de gran nombradía.
2. jQué valor no me añadirían, ó gran M adre, para defender
vuestra original pureza tantas y tan célebres universidades de Ita­
lia, España, Alemania y Francia, que con sólidos argumentos ba­
sados en la razón y en Jas sagradas páginas la ponen fuera de toda
duda! |Qué valor, los favorables decretos de Sixto IV , Paulo V,.
2 x. ni.
10 SERMON I SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
A lejandro V II y C lem en teX I! [Qué Yalor, el em peño, com ún sen­
tir y voz de cuantas naciones, pueblos y gentes católicas baña el
astro s o la r!
3. i Cuán fácil m e fuera dem ostrar que no pudo ser sino santo
aquel prim er instante en obsequio del cual fueron señaladam ente
concedidos por los Sumos Pontífices un sinnúm ero de privilegios 1
Y si la Iglesia no em pleó su decisivo oráculo para definirlo basta el
año 1854, se hizo á lo menos su p a rtid a ria , prohibió que desde el
p úlpito ó en las escuelas se le im p u g n a ra ; y se com plació, á m as de
ap ro b arlo , en que en honor de este m isterio se erigieran altares y
tem plos, se organizaran congregaciones y se fundaran religiones;
ordenó su rezo , é im puso á todos los fieles precepto de celebrar su
anual-solem nidad.
4. H oy dia mas ha de forcejar con su propio entendim iento quien
no q u iere rendirse á tantos y tan poderosos m otivos, que quien da
á ellos su asentim iento. M as, no creáis que venga yo á com batir
unos contrarios que ya no existen. Me he propuesto, en Tez de elío,
satisfacer vuestra sincera y entusiasta devocion hacia la V irg e n , ce-
celebrando el triunfo que consiguió del inicuo m onstruo infernal.
¡ Y qué triunfo, herm anos m ios! A b a temo ordinatasum. M aría desde
la etern id ad fue destinada para H ija prim ogénita del divino P adre,
p ara M adre natural y verdadera del H ijo, y para Esposa predilecta
del E sp íritu Santo. T res dignidades que la dem uestran exenta y li­
b re del general contagio que transfundió Adán en su infeliz posteri­
d ad . Paso á p ro b arlo , fiado en vuestra cortés aten c ió n : A vc,M a ria,

Prim era p arte: L a dignidad de H ija primogénita del Padre exigía de


este para M a ría su pureza original.

5. No queriendo la Iglesia darnos otra idea del alm a de M aría


que la de ser ella una obra prem editada en los divinos consejos ya
desde los años eternos; le apropia las altas prerogativas de la in ­
creada S abiduría, y pone en su boca estos acentos: Dominus possedit
me m initio viarum suarum , antetfuam quidquam facerct á principio. An­
tes q u e el ágil tiempo soltara el vü elo , habíam e ya él preordinado
p ara fines los m as sublim es. Aun no habían sido excavados los p ro ­
fundos sum ideros del ab ism o ; ni surgido habían de sus fuentes n a­
tivas las com prim idas aguas, ni había tom ado consistencia la dila­
tada basa de los m ontes. Salia yo á la lu z , antes que sobre el suelo
■asomaran su frente los collados. Entonces no se había aun la tierra
DE HARÍA SANTÍSIMA. 11
encorvado en form a de globo, dócil á la señal del H acedor om ni­
p o te n te; no corrían aun los río s, ni gíraba'en torno d e sus~polosel
universo. Con Dios me estaba y o , cuando aparejaba los astros y los
cielos; cuando con ley inquebrantable circunvalaba los abism os;
cuando por encim a de ellos extendía los insondables espacios, y pe­
saba en los aires las acuosas n u b es; cuando encerraba el m ar en sus
lin d ero s, y prohibía á las aguas el trasp asarlo s; cuando pesaba los
cimientos de la tierra.
6. Si de estos encum brados y divinos conceptos venim os fácil­
m ente en conocim iento de quién era M aría, á la c u a l, au n antes
cjue en la idea creadora del P adre divino em pezasen los siglos, de­
signaba él constituirla prim ogénita de todas las c ria tu ra s , p rim o ­
génita ante omnem creaturam; ¿ q u é será si fijamos adem ás la vista
en las incom parables prerogativas con que quería Dios ado rn arla,
y sobre todo en las que parece exigía de suyo la dignidad de ser su
Hija prim ogénita? E xam inem os, p u es, las cualidades, no diré ya
que a d o rn a n , sino que constituyen el verdadero carácter de filiación,
7 . L a prim era que suele ofrecerse á la vista es la sem ejan za, de
la cual resulta una im agen m as expresa del P ad re. E n e fe c to : si
preguntam os á san Basilio por qué en la augustísim a T rin id ad el
Verbo se llam a y es H ijo , nos resp o n d erá: P o rq u e , engendrado p o r
inefable y fecundo enten d im ien to , es un retrato sustancial q ue r e ­
fleja en sí mismo todos los atributos del divino P a d r e : Quia imago.
est P atris, totum, in se monstrans genitorem. V enga otra pru eb a que
gu arde m ejor proporcion con el asunto. C uando Dios con sacar de
la nada á Adán se propuso te n e f en él un hijo de origen p or crea­
ción y de adopción por g racia, ídeó á la vez form arle á su im agen
y semejanza : F acim uts hoinñum ad imaginem et similitudinem nos-
tram . E stam pó, dicen los sagrados com entadores, é im prim ió la
imagen de sí mismo en la ra z ó n , en el a lb e d río , en las potencias de
su alm a, y hasta en sus hábitos y dones so b re n a tu ra le s: p o r m an era
q u e , sin qued ar lugar á la m enor d u d a , se pudiesen distinguir en
el hom bre creado las paternas facciones del C riador. De todo lo
cual se d esprende, herm anos m ios, que cuando los santos P ad res
convienen todos en llam ar a la V irgen la prim ogénita é Hija del P a­
dre por excelencia, es de creer fijen sus m iradas en algunos de sus
perfdes, mas esplendorosos y perfectos de cuantos verse puedan en
ninguna otra naturaleza c ria d a , los c u a le s, p ara valerm e de los té r­
m inos de san Agustín , m uestren á las claras que están en ella d i­
bujados los m as cabales delineam ientos de D ios: S i form am D&i te
2'
12 SERMON I SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
appcllem, digna es, Y ¿cómo podría parecer M aría digna de ser lla­
m ada u n a form a parecidísim a de Dios , que es por esencia candor
de luz e te rn a , inm u tab le, o rig in al, si ella hubiese sido un solo ins­
ta n te envuelta en las tinieblas del pecado ? ¿ Cónio puede concebirse
q u e en la prim ogénita del Altísimo se transfundiese aquella culpa
de origen que propiam ente es un hábito de innata desemejanza en ­
tre Dios y el h o m b re? ¿Cóm o es creíble que á una imagen del C ria­
d o r, q ue tan bella y acabada él ideara, ninguna precaución de pri­
vilegio la preservase de las asechanzas del rapaz e infernal enem igo,
tan reñido desde el origen de los tiem pos con todo lo que lleva se­
m ejanza de la D ivinidad? Yo os confieso, herm anos m ios, que no
lo sé concebir, ni sé com paginar en un solo objeto tan encontradas,
incom patibles y discordantes ideas. Un Dios que en sus eternos con­
sejos escoge á M aría para H ija suya prim ogénita , revela desde luego
á mi pensam iento un extraordinario aparejo de las mas exquisitas
g rac ias, im prescindibles para sostener con decoro una tal dignidad.
M as no sé entender que el venturoso prim er eslabón de que cuelga
la áu re a cadena de estas gracias no sea la exención de toda m ancha
com ún, que h abria excluido de seguro la semejanza en que se funda
esencialm ente el título de H ija. & un Dios que se propone elevar
á la V irgen á una condicion tan sublim e , fácilm ente le concibo em ­
peñado en m ostrarse con ella un P adre am antísim o, en enriquecerla
y distinguirla con favores sobre todas las c ria tu ra s ; mas para m í no
pasa q ue deba negarse á ella lo que se ha de conceder á otros de
inferior grado y orden. ¿Y q u é? ¿H a b rá querido el A ltísim o, al
crear los A ngeles, ingertar en un mismo instante en los dones de la
n aturaleza los de la g ra c ia ; y no habrá querido hacer otro tanto en
la q u e es destinada á ser su R ein a? ¿Y no habrá querido hacer en la
ley aquella única excepción que se necesitaba para verificarse que
Deus eraí in Virgine simul condem m iu ra m et largiens graliam ? La ju s ­
ticia original fue un don con que se agració tam bién á aquel Adán
y aquella E v a , que prevaricando introdujeron luego en el m undo
la culpa con todos los males que la siguieron; ¿y podrá recelarse
q ue fuese negado este don á la segunda é inconcebiblem ente mas
digna M adre de todo viviente , por quien habian de lucir sobre la
tie rra días de gracia y salud los mas risueños? Injusto é insensato
fu era el ponerlo en duda. Á un Dios que tanto interés se tom a en
que no sufra jam ás menoscabo la pureza del incontam inado cuerpo
de M aría, m e lo figuro m ucho mas solícito por asegurar la lim ­
pieza de su alm a; pero no sé persuadirm e de que se cu rara menos
DE MARÍA SANTÍSIMA. 13
de la huéspeda que del alojam iento. ¿F u e inm aculada y superior á
Ja de los Ángeles la pureza de su cuerpo? F u e lo , p u e s , tam bién la
del alma que le daba vida. ¿F u e el cuerpo exento de la ley del pe­
cado? F u elo, pues, tam bién su alm a. ¿F u e el cuerpo librado y de­
fendido de la ultrajosa podredum bre del sepulcro? F u e , pues, tam ­
bién preservada el alma de la infección pestífera de la culpa. Un
D ios, por fin, que quiere g u ard a r ilesa á su prim ogénita de las h e ­
ridas de rebelió n , ignorancia y flaqueza que im prim iera en la n a­
turaleza el enem igo com ún, ¿podrá to le rar que sus ojos h ayan de
m irarla m uerta á la vida de la gracia? ¿P odré cre er que el divino
P ad re mas se com placiese en la imágen de sí mismo grabada en los
dones de la n atu ra lez a, que en su sem ejanza esculpida en los do­
nes de la gracia? Yo afirm o que desde el prim er instante de su ser
se gozó en m irar en unos y otros sus facciones, como en u n es­
pejo. ¡Y qué espejo, herm anos mios! Espejo limpio y exento de
toda m ancha. Espejo lucidísimo y jam ás em pañado p o r el ponzo­
ñoso aliento de la inicua serpiente. Espejo fiel en reflejar en todo
tiem po la originaria é inm utable santidad del suprem o Artífice que
le form ara. Y si el cristal, á lo que p are ce, adquiere y en cierto
m odo se apropia las calidades del objeto que re p re se n ta , ¿ q u é im a­
ginación será capaz de alcanzar cuál fue la divina belleza que se
retrató en M aría habilitada desde su concepción para expresar la
prim aria y ejem plar herm osura del C riador? Appropinquans p rim a -
rice eí cxemplari piikhriludini, ipsa quoque pulchra facía est. Idea ga­
lana y verdaderísim a de san G regorio, concorde con la del citado
Agustín que llam a á la V irgen imágen , form a de Dios : S i formarn
J)ci le appellem, digna es.

Segunda p a r te : La dignidad de M adre del H ijo exigía de este para M a ­


ría su pureza original.

8. Pero el rasgo de sem ejanza que mas digna la hace de tan


honroso y excelso apellido, lo encuentro principalm ente en la di­
vina m aternidad. N ada puede hacerla mas sem ejante al divino P a ­
d r e , cuya distintiva y personal propiedad es el en g en d rar al H ijo,
que la tem poral generación de este mismo y n atu ra l H ijo. P ues b ie n :
esta incom prensible dignidad que la eleva á M adre de D io s, digni­
dad que san Pedro D am iano llam a in m en sa, y en la cual se con­
funde y se pierde toda m ente c ria d a , nos sum inistra una p rueba
todavía mas incontrastable de su inm aculada Concepción.
14 SERMON I SOBRJÍ LA INMACULADA CONCEPCION
9 . No es que in ten te yo blandir, cual si debiese com batir á campo
abierto , esta arm a que fue siem pre la mas poderosa para defender la
inocencia original de M aría, y que ha rendido á tantos adversarios;
p e ro , sí, quiero m ostrarla g lo rio sam en te, como suelen hacerlo los
vencedores en la solem ne pom pa de sus triunfos. Y ¿p o r q u é , en
ta n regocijada solem nidad, no se habrá de poner de manifiesto el
augusto título por el cual la V irg e n , antes de h acer frente al infer­
n al enem igo, le dejó ya d e rro tad o , siendo así que el Señor desde
los albores de los tiem pos y en todas las edades quiso ostentarlo y
d a r colorido á las imágenes que lo anunciaban, ora con símbolos mis­
teriosos, ora con proféticos vaticinios 1 Si A dán fue form ado de tie rra
•virgen todavía no m aldecida por el C riador, en él se prefiguraba al
segundo A dán que habia de to m ar carne de una M adre V irgen ja ­
m ás sujeta á los anatem as fulm inados contra la culpa. Si sobre las
horribles aguas del diluvio cam peó im periosa y segura el arca que
llevaba la familia destinada á re p o b la rla tie rra , en ella estaba sim ­
bolizada M aría libre de las turbias olas de la culpa com ún, porque h a ­
bia de llevar en su seno intacto y dar al m undo el divino R eparador.
Si el vellocino de G ed eo n , en medio de un suelo e n ju to , fue encon­
trad o con adm irable prodigio em papado del hum or n o ctu rn o , figu­
rab a á la M adre del H o m b re-D io s agraciada por el cielo con un
fecundo rocío en el mismo prim er instante en que los dem ás hom ­
b res se hallan áridos y faltos de él. Presagios fueron de ella, y nada
o scuros, el templo para cuya construcción tantos tesoros reunió Da­
vid y prodigó S alom on, y el arca de la alianza labrada de cedro
in co rru p tib le, como que ella habia de ser engalanada con adornos
sobrenaturales los mas raros y singulares, cual convenia á la habi­
tación que para sí habia elegido el A ltísim o; y por lo mismo habia
d e m antenerse léjos de la corrupción del pecado. De ella fue dicho
á la seductora serpiente que aplastaría su inm unda cabeza. D e ella
hablaba Isaías cuando profetizara que el santo y m isterioso m onte
d e Dios había de descansar sobre la cúspide de los elevados m ontes.
D e ella entonó David con su arpa de oro que en vano se buscaría
en la m ism a vestigio de culpa; que m uy de m añana y desde los p ri­
m eros crepúsculos vendría en su socorro, y santificaría su ta b er­
náculo.
10. ¡Ah! faltáraíe el aliento al orador mas robusto, antes que
p o d er alegar las figuras y oráculos de los L ibros sagrados que p re ­
gonan exenta de toda m ancha ó suciedad á la ínclita M adre del sus­
p irado M esías. Cíuome á contem plar represen tad a en los C antares
DE MAHÍA SANTÍSIMA. 15
la Concepción de la V irgen bajo la viva imágen de la au ro ra. Qitce
est ista qum progreditur quasi aurora consurgms? ¿V isteis jam ás bri­
llar el cielo , pom posam ente vestido de centelleantes estrellas, al re­
m atar una noche serena de verano? |O h ! es un espectáculo encan­
tad o r, y que harto com pensa el disgusto de abandonar el blando lecho
antes de tie m p o , el m irar la ordenada repartición de tantas lum ­
b re ra s, su incalculable núm ero, y las figuras que las diversas cons­
telaciones ofrecen á la vista doquiera que se vuelva; el curso e rra n ­
te , pero enfrenado por ley in a lte ra b le , de los p la n e ta s; el centelleo
de las estrellas fijas, la desigualdad de su grandor, su variada luz,
su uniform e y m aravilloso co n cierto ... E staríais por decir que una
noche tan bella no cede al dia. P ero aguardad tod av ía; dejad q u e
asom e en el oriente la a u r o r a , y veréis como al instante toda la
tie rra aparece risueña y fe stiv a , y desplega la gala de sus colores.
P ara saludar á la precursora del cercano sol gorjean m as arm onio­
sos q ue nunca los alados p ajarillos; las flores del prado sueltan mas
lozanas la prisión de sus cap u llo s; sopla mas blando el céfiro; ser­
pentean m as frescas las aguas m u rm u ran d o en tre las rociadas y e r -
becitas. Ya vencidas por el nuevo resplandor se eclipsan y desapa­
recen las estrellas que poco antes tan clara luz v ib ra b a n ; y si alguna
ta rd a en o cu ltarse , es únicam ente para que el cotejo en tre ella y
la au ro ra reconozca la indisputable prim acía de esta.
11. A sim ism o, si uno se pone á contem plar los santos que b ri­
llan en el em píreo quasi stelke in perpetuas ceternitates, en frase de
D a v id , y q u e , á pesar de la culpa en que n acieran , fulguraron en
esta vida con lum inosos rayos de sa n tid a d , jo h l jqué bello espec­
táculo sb o freceá su m e n te ! jy cómo le paga con m il creces el ais­
lam iento de su silencioso r e tir o , que ya nada tiene de desapacible !
Ve desfilar delante de su im aginación la inm ensa m uchedum bre de
aquellos esclarecidísimos héroes de toda e d a d , sexo, nación y esta­
d o : adm ira la honrosa variedad de sus m éritos, las esplendorosas
divisas, ya del m artirio, ya de intacto candor, ya de peniten cia, que
Ies d istin g u en ; los m ultiplicados caminos que les señalara Ja gracia,
y que iban todos á p a ra r á un mismo térm ino dichoso; sus glorio­
sas sillas dispuestas según el m érito de cada cual. A rrobado p or el
deleite de u n tal espectáculo, quizás llegue á figurarse que no puede
darse objeto de m as g rata y suave m editación. P ero aguárdese u n
poco, y póngase á observar aq u e l in stan te felicísimo en q u e , creada
y vestida de cándido ropaje e n tre todo cuanto existe, se adelanta la
16 SERMON 1 SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
V irg e n , au ro ra del divino Sol de justicia. Desde su alborada vuela
p o r todo el m undo u n a nueva de aliento v regocijo, como canta la
Ig lesia; insólito fulgor tirilla en el cielo, y la achacosa tie rra , olvi­
d ad a de sus males, vuelve á tornar el aire y el aspecto que ostentara
en los dias de la inocencia. P ara h o n ra r á la graciosa precursora del
día d e s a lu d , los coros angelicales alternan las mas alegres y suaves
m elo d ías; los antiguos patriarcas se inflaman en mil afectos desde
su lóbrega cárcel, vislum brando su cercana libertad; levanta la ca­
beza y recibe festivos aplausos la favorecida y venturosa trib u de
Ju d á ; la oscura noche de la ley mosaica es bailada por los p rim e­
ro s albores de la evangélica; despunta y nace un nuevo orden de
cosas. Ya parece no quede rastro siquiera de los Ángeles y santos,
cual si los deslustrara la excesiva luz de gracia que por doquiera
d erram a M aría apenas recibe el se r; y si á duras penas llegam os á
distinguirles, los divisamos en actitud de o frecerleá ella obsequioso
trib u to de reverencia.
12. Pregúntesem e ahora quién es esa que se adelanta cual n u e­
v a au ro ra al ray ar el d ía: Qiuc est ista quev jirogredilur quasi aurora
consurgens? No titubearé en responder que ella es la electa M adre de
D io s, cuya preexcelsa dignidad no es en tiem po alguno menos in­
com patible con el pecado y con la privación de la gracia, de lo que
lo es la aurora con la total privación de luz y con las densas tin ie­
blas de la noche. No es controvertible si el Hijo divino tu v o , á mas
d e la y o luntad, el poder para preservar de toda m ancha á la V ir­
gen bendita que m ereció concebirle y llevarle en su intacto seno.
¿ F u e adem ás necesario que ella fuese redim ida en el verdadero sen­
tido de la palabra? que tam bién por ella pagase Cristo el inesti­
m able precio de su sangre? Lo que es y o , no lo niego; m as, fir­
m em en te apoyado en la E scritu ra , tras la fiel escolta de un A gustín,
d e u n B ernardo, de u n Dionisio, y con el sufragio de la m ayor parte
de los teólogos, reconozco, á l a par que verdadera y m uy propia,
m as noble y ventajosa la redención que sostiene al redim ido p ara
q u e no caiga, y conserva entera su libertad y sa lu d , que la que le
lev an ta despues de ca íd o , le suelta del yugo y le vuelye la salud
u n a vez perdida. Pues b ie n : ¿acaso no podía el R edentor ob rar este
excelente medio de redención? Si lo p u d o , fue ta n conveniente el
q u e la obrase en favor de M aría, que no ha lugar á d u d ar que lo ,
quiso. Debíase él á sí mismo la santificación de su tem plo; á su am or
filial, este m iram iento con la M adre; á la superabundancia de sus
DE MARÍA SANTÍSIMA. 17
infinitos m éritos, esta mas noble m anera de resc ate ; á su dignidad,
este aten to y decente ap a rejo ; á su h onor, esta excepción del co­
m ún decreto de estrago.
13. En cuanto acabo de afirm ar, no he hecho mas que com­
pen d iar el sentir de muchísim os Padres y D octores. V enga p o r to -
dos ellos Agustín , y este dia de triunfo lúzcase en festiva ju sta. E x ­
cepta sancta Virgine (son sus p alab ras, despues de h ab e r sentado
q ue no estuvo exenta de culpa hum ana criatura alg u n a ); excepta
sancta Virgine, de q u a , propter honorem B om ini, mdlam proraus, cum
de peccatís arjüur, habere volo qum tionem: Inde enim scimus quod ei plus
gratkv collatum fu it ad vincendum omni ex parte pcccatum, quev conci-
pere etparere mcruiteum quem cornial nullumhabuisse peccatum. Q uede
siem pre exceptuada la V irgen sa n ta , de qu ien , para honra del S e­
ñ o r, no quiero hablar poco ni m ucho, cuando se tra te de pecados.
Pues sabemos que fue tanto m ayor la gracia que se le confirió p ara
vencer todo p ec ad o , cuanto era necesario lo fuese para hacerse m e­
recedora de concebir y d ar al m undo á aquel H om bre-D ios q u e ja -
más pudo te n er ni tuvo la m enor culpa.
14. Supongam os que sube al palenque un adversario y se apresta
á sostener que en el lugar citado no habla A gustín de la infección de
o rig en , que es de n atu ra lez a; sino del pecado ac tu a l, que es p er­
sonal. A guardo al p alad in , y le p re g u n to : ¿C ontra cuál secta de h e­
rejes está blandiendo sus arm as el Obispo de H ipona en aquel libro?
C ontra los Pclagianos. ¿De qué quiere convencerlos? De que ni au n
los niños carecen de pecado, antes del bautism o. Así e s , que solo
el pecado de origen es el que puede m alear las prim icias de aquella
edad. Luego sobre este pecado versa el argum ento. ¿Q ué razón h a­
b rá , por ta n to , para suponer lo contrario? Si hablase A gustín de
las culpas actuales, y no de la o rig in a l; ¿á qué exceptuar tan solo
á la Virgen M adre? ¿N o debería exceptuarse asimismo á todos los
q ue fallecen despues del bautism o y antes del uso de razón? A m as
de q u e , ¿en qué funda el Santo la única excepción que hace de M a­
ría? En el honor debido al S e ñ o r: Propter honorem bom ini. De con­
siguiente rep u ta indecoroso para el divino Hijo el suponer á su M a­
d re m anchada con algún pecado, siquiera ligerísimo. Cum depecca-
tisa g itu r: aquí no se ve palabra alguna restrictiva. ¿Q ué ta l, pues,
cuando se hablare del pecado o rig in a l, cuya infam ia es m ayor que
la de un simple pecado venial?
15. Estoy leyendo en vuestros ro stro s, herm anos m ios, u n a
santa im paciencia porque á los argum entos sucedan de una vez los
18 SERMON I SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
aplausos debidos á la gran m ujer por quien fue gloria el vencer y
el no ser vencido. Y o, que participo de vuestros mismos deseos, no
ta rd a ré por cierto en com placeros.
16. ¡ Dios te sa lv e , cándida y bella palom a, en cuyo parangón
poco puros son los lirios de los valles y poco tersa es la brillantez
de la plateada lu n a ! | Dios te salve, h e ro ic a , m agnánim a y gloriosa
triu n fad o ra de la tartárea serpiente! ¡V iv a, respondan en el cielo
los Angeles y san to s, y en la tierra los ju s to s , y los pecadores que
quieren convertirse; viva la excelsa prim ogénita del divino P ad re,
im ágen cabal de su prim aria y original santidad que trazara la sum a
destreza y m aestría de su providencia! ¡Viva la inm aculada M adre
del hum anado Hijo de Dios! i Viva el augusto tem plo de la Divini­
dad que por honra suya santificara el Altísimo desde sus cim ientos!
iV iva eí arca incorruptible de la nueva alianza y la am aneciente
au ro ra del suspirado Sol de justicia! ¡Viva la ínclita M adre del Sal­
vador por él redim ida del modo mas excelente! É l es nuestro R e­
d en to r, porque suelta las infernales cadenas de nuestra esclavitud;
v u e s tro , ó M a ría , porque m antiene íntegra vuestra lib e rta d : nues­
tro , porque nos devuelve la salu d ; v u e s tro , porque,os preserva del
contagio de la culpa : nuestro, por reparación com pasiva; vuestro,
p o r protección am orosa, i Viva la Esposa querida del E spíritu Santo!
Justo era que la dotase y enriqueciese con la plenitud de su gracia
desde el p rim er instante de su ser, cómo paso á p ro b ar en la

Tercera p a r te : L a dignidad de Esposa del Espíritu Santo exigía de este


p a ra M a ría su pureza original.

17. E s por dem ás decir que la sublim ísim a dignidad de Esposa


predilecta del E spíritu S an to , para la cual fue en los eternos con­
sejos preordinada M aría , habia de exim irla desde su p rim er instante
d el contagio general. Esto era un derecho reclam ado por la santi­
dad , poder y singular predilección del divino Esposo que la eligiera.
¿Q u ién creyera que estando en su m ano el vérsela siem pre am able
y a g ra c ia d a , prefiriese verla afead a, ni siquiera un in sta n te , con la
m an ch a original ? que no se dispensase á sí mismo de la d u ra ne­
cesidad de detestar á la que habia escogido p o r objeto de sus com­
placencias? que haya tenido que m irársela cargada de serviles ca­
denas de Satanás antes de unirse á ella con indisoluble lazada de
am o r?
18. A suero declaró libre de la ley u n iv e rsa l, po r privilegio, á
DE MARÍA SANTÍSIMA. 19
su am ada E ste r; ¿y por su am ada no hará otro tanto un Esposo
divino? Sí, dicen los santos Padres. S í, dice san E pifen io , quien
no consiente en que á la sagrada Esposa no se le haya conferido,
antes de las sagradas b o d a s, el don preciosísimo de la g ra c ia : Cm-
lestis Sponsa antemiptialium munerum nomine Spiritum Sanctum ac-
cepit. S í, dice el D am asceno, quien con evidencia poética vió obli­
gada la naturaleza á detener su curso hasta que la gracia hubiese
dado su fruto : N atura tantisper expcctavit, doñee gratia fructu m p ro -
ferret. S í, dicesan P edro D am iano, quien afirma q u e , habiendo el
E spíritu Santo elegido para sí desde la eternidad á la Virgen , p ara
sí la arreb ató en todos los m om entos de su s e r : Praelectam totam
sibit rapuitSpiritus Sanetus, Si escucham os á D ám aso, dice sin a m ­
bages q u e fue M aría immaculata, consen'aia in Spom am D á . Si á
L orenzo Ju stin ian o , por igual título sostiene que en todos los m o­
m entos de su ser la poseyó el E spíritu Santo : A Spiritu Sancto sine
intervallo possessa; sibi namque in Sponsam elegerat.
19. Pero ¿á qué prestar oidos á los dem ás, cuando su mismo
divino Esposo habla en térm inos los mas claros? É l es quien en los
Cantares la llam a su perfecta y única p a lo m a : Una est perfecta mea,
columba mea. É l quien asegura que es toda herm osa : Tota pulckra
e$, amica m ea; y como si esto no bastara para librarla de la sospe­
cha de cualquier culpa de o rigen, quiere q u ita r toda som bra d e in -
c e rtid u m b re , añadiendo mas explícitam ente que en ella no h ay la
m en o r m a n c h a : E t macula non est in te, ¿Cuál es esta m ancha sino
la que únicam ente podría crear alguna d u d a? Él es q u ie n , á dife­
rencia de los dem ás escogidos á quienes señalara en la fre n te , se­
gún atestigua el apóstol san J u a n , quiere que se estam pe en el co-
razon de su Esposa el m isterioso sello de su gracia: Pone me u t
signacuhm super cor tm tm .
20. P ero poco fuera el contentarm e con haber indicado que
desde el prim er instante de su sor tuvo M aría el don de la gracia.
Debo añadir que su divino Esposo derram ó en su seno la misma ple­
nitud de la gracia. Bajo cuyo térm ino de plenitud no entendem os
u na gracia ya consum ada en su sujeto y constituida en el últim o
grado de consistencia y perfección por Dios prefijado. ¿Q uién ig­
no ra que la Virgen creció en gracia en todos los m om entos de sa
vida m ucho mas de lo que podem os nosotros concebir? L o q u e en ­
tendem os es, que en el prim er instante le fue conferido un grado
de gracia tal y tan superior al á que llegaron los santos en el rem ate
de su v id a , que no puede expresarse sino con el térm ino de pJm i-
20 SBRMON I SOBRE L A IN M ACU LADA CONCEPCION
tud de que se valió ya el Arcángel en la anunciación. Hay todavía
mas. En aquel venturosísimo momento recibió en don el perfecto
dominio de los apetitos, una fuertísima inclinación á bien obrar, la
discernidora luz de la razón, el conocimiento clarísimo de sus pro­
pios actos. Mas aun. Á la inexplicable amplitud de la primera gra­
cia santificante se allegaron también los hábitos de las virtudes, tanto
teológicas como morales, y hasta Iosq.ue no suelen ser infusos, sino
producidos por los actos según el curso ordinario de la Providen­
cia. Finalmente fuéronle dados en grado eminentísimo los siete d o­
nes del Espíritu Santo, su divino Esposo, quien, si á los demás les
dispensa sus gracias por partes, en María prodigó sus tesoros con
ilimitada munificencia. C aterís per partes; M a ría se iiifudit totaple-
nitudo gr atice.
21, ¡Virgen inmaculada! si á vuestro mérito quedan siempre
inferiores nuestras alabanzas, por ahinco que pongamos en tribu­
tároslas; esto muestra, es verdad, nuestra mezquindad, pero no
menos la suma é inaccesible altura del argumento. Con todo, aco­
ged nuestros aplausos con semblante risueño, y sufrid que se agre­
guen á los himnos y cánticos de júbilo que en este venturoso dia re­
suenan por el empíreo. Ellos nacen de un puro afecto filial y de un
fervidísimo deseo de honrar aquel primer instante de vuestra con­
cepción , que revela ser intacto y purísimo la triple dignidad de Hija
primogénita del divino Padre, de verdadera y santísima Madre del
H ijo, y de Esposa predilecta del Espíritu Santo, á que fuisteis pre­
destinada ab wterno. Así como aquel afortunadísimo momento fue
para Vos el manantial de vuestros honores; así el culto obsequioso
y devoto que le rendimos sea para nosotros, merced á vuestro am o­
roso patrocinio, una fuente de gracias especiales que nos defiendan,
escolten y vigoricen hasta terminar la vida en el ósculo del Señor,
á que fuisteis Vos admitida al empezarla. Amen.
ESQUELETO DEL SERMON II

SOBEIS L A INMACULADA

CONCEPCION DE M ARÍA SANTÍSIM A.

A generationibus tncisimplemini. ( Eccli. xxiv,2G).


Llenaos de mis frulos.

1. La Iglesia, infalible, nos da de María una idea lamas supe­


rior posible... Gomo era consiguiente que la C orredentora..., todo
cuanto de María se diga y piense, es p o co ... Por eso la Iglesia le
aplica los encom ios... ¿Cóm o se hubiera difundido la gracia sin el
mediador? ¿Ni cóm o el m ediador...? En el órden común no se con­
cibe la redención sin M aría,.. Por tan to, todo lo que conviene por
naturaleza al H ijo, conviene á la Madre por participación.
2. El Verbo la destinaba para Madre su ya: e r a , pu es, consi­
guiente qu e... Su destino supone una santidad solo inferior á la de
D ios, y una exención total y en todo tiempo de la culpa. ¿C óm o
quebraría la cabeza...? Era, pues, muy digno de Dios que fuese
preservada.,.
3. Á ella, despues del Verbo eterno, le compete decir á los
hom bres: A generationibus meis implemini, porqu e... Y ¿cóm o se
diría esto con toda verdad...? Si así no fuera, en vano querríamos
llenarnos en las generaciones de María de las influencias celestiales
qu e... ¿Q u é podríamos sacar de una generación q u e ..., aunque
corregida luego por una santificación... Tal fue Ja del Bautista.,.,
y con todo no se nos convida...
4. Todo cuanto en María hizo el Seuor de grande, no fue tan­
to por ella com o por nosotros, pues si bien cayó en ella la plenitud
de gracia, fue para que en ella nos llenásemos nosotros. Por eso
nos d ic e : A generationibus, etc. Tanto de la Concepción suya como
de la Encarnación de su Hijo podemos sacar frutos opimos de san­
tidad, y ...
5. Nada en lo moral perjudica tanto como el desaliento... ¡Cuán­
tos á pesar d e... In iniquitatibus conceptas sum. Hé ahí lo que des­
animando al liom bre, le hacia,.. ¿Q ué había de hacer? L e aparecía
22 SERMON I I SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
cerrada la p u e rta d e ... De ahí el que fuese una verd ad era dicha
p ara el m undo la inm aculada Concepción d e ... Desde ella pudieron
esp erar los h o m b re s..., y este ejemplo que Dios daba al m undo cor­
ro m p id o ...
6. Desde entonces, p u e s..., podem os llenarnos todos de bienes
por la generación de M aría... Sn privilegio fue una pren d a y u n
m otivo de hacer que los h o m b res...
7. Si Dios por este m e d io ..., veréis que no la preserva sino pa­
r a ... Si observáis en ella una nueva E v a ..., veréis que todas las pre-
ro g ativas... Su concepción era el preludio seguro de aquella obra
en que la h u m a n id ad ,.. P u ed e, pues, decir con toda verdad : A ge-
nerationibus ineis, etc.
8 . Así como la eterna generación del V erbo era ab (¡eterno el p re­
ludio de la creación , la concepción de M aría fue la au ro ra del m as
herm oso dia p a ra ... Deseando volver á aquel estado en que salimos
de las m anos de D io s..., es como podem os llegar á ... No q ue sea
fácil al h o m b re ..., sino que esforzándose..,; y si la m u erte le coge
en este e sta d o , los m éritos de Jesús y las gracias de M aría su p le n ...
9. A aquel á quien destina la Providencia á determ inados fines,
le adorna de las cualidades necesarias p a ra .,. M aría estaba destina­
da á ser m adre de un gran pueblo de desterrados que era m en ester
volver á su p a tria ... E r a , pu es, in dispensable... Y sin h ab e r sido
concebida como fu e , ¿ c ó m o ...?H ab lan d o según el com ún ó rd e n ...
Y entonces, ¿q u é podíamos esperar de ella?
10. Si concebida M aría en pecado , hubiese sido santificada como
lo fueron Jerem ías y Juan B a u tista, no hubiera sido una m u jer san-
tificadora. Y debia serlo para que n o sotros... Y si despues d e ...,
sus m éritos debían su p lir... Sabemos que la pasión de Cristo es su­
ficiente p a r a ..., pero no ignoram os que á pesar de esta pasión m u ­
chos se condenan p o rq u e... ¡Sábia y adm irable econom ía d e ...!
11. Cuando E ste r, la reina de A siría, se presentó ante A suero
p a r a ..., es seguro que nada hubiera logrado si... Es una figura exac­
ta de M a ría ... N o n p r o te, ó M aría...
12. H ablando en la hipótesis d e ..., era casi de necesidad que Ma­
ría fuese p rese rv a d a... E n este sentido la redención no se verificó
antes p orque M aría no liabia sido concebida. E s verdad que D io s...,
pero tam bién lo es q u e ... El S eñ o r... para conciliar su justicia con
su clem en cia, tiene que hacer el m ilag ro ... Dios la hace h ija de
Adán p ara q u e ..., pero la preserva de su culpa para que así... P u d o
form arla de la n a d a , de una sustancia celeste... P ero entonces M a-
B E MARÍA. S A N TÍS IM A . 23
ría... Dios quiso que naciese de nosotros com o nosotros en cuanto
a lo material, no en cuanto á ío form al...
13. Ipsa coniereí caput luurn... et tu insidiaberis cakaneo ejus. En
esta última parte, si no nos equivocamos, está anunciada la purí­
sima Concepción de María. El calcañar es... Y si no pasaban de ser
asechanzas, ¿la profanaría de ningún modo? N o , seguramente. Ase­
cha el qu e... supone superioridad en su adversario. En el hecho.,
pues, d e ... María le fue superior en todo tiempo.
14. En todo tiempo. Por consiguiente en el d e... Su cuerpo se
unió al alm a, que Dios crió en é l, de un modo enteramente santo
y p u ro... Ni en aquel instante, pues, tuvo el infierno poder alguno
sobre ella.
15. ¿Q ué mortal, sino María, puede asegurar de sí que le tocó
un atma buena en el sentido literal y completo de estas palabras?
Absolutamente nadie. El mismo Salom on... Verdad es que nadie
llegó á la existencia con tan altos destinos com o M aría... ¡Cuántos
títulos para que su Concepción... Nuestros padres se saludaban con
el «A ve María purísima. — Sin pecado concebida.» Era una lauda­
ble costum bre..., pero nos la va haciendo olvidar ; com o todo lo
bueno, la filosofía del siglo,.. Entre tanto esa Francia q u e ...
16. Los Prelados franceses han adoptado en la Letanía : Regina
sine labe concepta. — Ora -pronobis... Pero esta tan feliz idea ¿n o na­
ció entre nosotros? ¡O h españoles! Las palabras en q u e ..., no las
decíamos en Ja Letanía, pero las plazas, pero las casas,..* ¿Se aca­
bará entre nosotros tan santa costum bre...?
17. No lo quiera Dios. Si nuestro siglo corrompido ha tenido
maña y fuerza para... Nuestro uso piadoso, pues, se conservará...
y con 61 la esperanza fundada de ser admitidos á la participación de
los bienes de las generaciones de la Señora... ¿C óm o creerá parti­
cipar d e...? Y ¿qué medio mejor d e...? Esta preservación... no de­
jaría de hacer á la Señora mas compasiva... Llevada ella, sin su­
mergirse, sobre las aguas d e ..., ve nuestra triste situación... Y ¿p o ­
drá verla sin apiadarse de n osotros?... Arca santa, com o e s, de la
alianza eterna..., á su abrigo se salvarán de la muerte eterna los
q u e...
SERMON 11
SOBRE LA IN M A C U L A D A

CONCEPCION DE MARÍA SANTÍSIMA.


A generationibus meis implemini, { Eccli- xxiv, 2ü) -
Llenaos de mis frutos.

1. La Iglesia, que como regida por el espíritu de D ios, es in­


falible com o é l , nos habla siempre de María la Madre de su divino
Esposo, en los términos mas sublimes y magníficos, y de modo á
hacernos concebir de esta criatura, la mas grande de todas las cria­
turas, una idea la mas ventajosa, la mas superior posible. Y hace
bien : com o en la caida del hombre tuvo la mujer primera en tiem­
p o tanta parte, quiso nuestro Hacedor soberano que en nuestra re­
paración tuviese una m ujer, la primera de todas en dignidad, una
parte también no pequeña; y corno era consiguiente que la C or-
redentora del linaje humano estuviese adornada de todas las gran­
dezas, de las cualidades todas que tan alto destino supone, todo
cuanto de María se diga es p o c o ; todo cuanto de ella se piense es
menos que lo que en ella hay y puso Dios. Despues de los atribu­
tos que á este Señor competen por lo inefable de su naturaleza tres
Teces santa, piensa de María todo lo grande por gracia que quie­
ras, todo lo mas encumbrado que tu piedad pueda sugerirte, y siem­
pre te quedarás corto. Y ¿cóm o no, si la Iglesia misma ha pensado
que no podía celebrarla dignamente de otro modo que aplicándola
los encomios que la divina Sabiduría nos ha revelado de sí misma?
Nos dice, por ejem plo, que salió de la boca del Altísimo engendra­
da antes que toda criatura, y si bien esto no tiene en rigor aplica­
ción sino al Verbo eterno del Padre, también se aplica á aquella
Señora que en la idea de Dios fue preparada antes de todo lo cria­
do para remediar los males de la creación. Nos añade que ella fue
quien hizo nacer en los cielos la luz que nunca desfallece, y si esto
es propio del Autor santo de la gracia, también pertenece y se apli­
ca á la que hizo que tomando carne en su seno el Salvador, se co-
BE MARÍA SANTÍSIMA. 25
m unicase su gracia al m undo y á los hom bres para que estos n a ­
ciesen p ara el cíelo. ¿Cómo hubieran subido á él sin la gracia? ¿Y
cómo la gracia se hubiera difundido sobre ellos sin el m ediador ?
¿N i cómo el m ediador nos hubiera enlazado con su P ad re sin el
cuerpo nuestro que le prestó M aría, sin la hum anidad de que se
revistió en sus en trañas? Confesemos que Dios tiene medios infini­
tos para obrar lo que le place; pero en el orden com ún, y según lo
que ya ha hecho, sin M aría no se concibe la redención, y por tan ­
to á ella como a C orredentora nuestra le convienen p o r p articip a­
ción todas las cosas que naturalm ente convienen á su H ijo.
2. Este se ha complacido en hacerla la dispensadora de sus do­
nes y la depositaría de sus gracias, como tuvo placer en hacerla la
mas g ran d e, la mas sublim e de cuantas cosas salieron de su m ano.
L a destinaba para m adre su y a ; era consiguiente que tuviese todo
aquello que á tan alto destino com petía. Y ¿quién es capaz de m e­
dir ni la altu ra de él ni de enum erar la m ultitud de gracias que p ara
llenarlo dignam ente se req u ie re n ? ¡M adre de Dios, y destinada á
ser el medio de destruir la culpa! supone este destino lo prim ero
u na santidad tan grande cual no haya otra después de D ios, y u n a
total exención de culpa ; lo segundo tan cabal, que ni en grande ni
en p eq u eño, ni en m ucho ni en poco tiem po h ay a estado sujeta á
ella. ¿Cóm o quebraría la cabeza d é la infernal serpiente la que h u ­
biese sido esclava suya aunque solo por instantes? E ra , p u es, m u y
digno de Dios que fuese preservada de la maldición com ún la que
como un nuevo E dén habia de recibir en su sagrado seno al nuevo
A d án , cual la tie rra del*paraíso en que Adán el viejo viviera ino­
cen te, no participó de Ja maldición que Dios echara á toda la tierra.
3. P o r eso la Iglesia pone en boca de la Señora las palabras que
arrib a nos sirven de cabeza, y que si bien pertenecen esencial y
n atu ralm ente á la Sabiduría e te rn a , tam bién tienen su aplicación
á la que hoy nos complacemos en celebrar como concebida sin m an ­
cha. A ella despues del Verbo eterno es á quien com pete el p o d er
decir á los hom bres vacíos de m é rito s, desnudos de b ie n e s, y po­
bres de gracias : A generationibus meis im plem ini: que nos llene­
mos de todas esas cosas en sus generaciones, porque siendo n u e s­
tra generación la causa de nuestras m iserias to d as, en la suya y en
la de su Hijo que se hizo en ella, es donde podem os corregir el vi­
cio que al ser engendrados contrajim os. ¿Y cómo se diría esto con
toda yerdad si ella no hubiese sido concebida sin m ancha alguna en
el vientre de Ana su m adre? D ebió, p u e s , serlo y Jo f u e : la razón
3 T , III.
26 SERMON II SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
nos persuade lo prim ero, como acaba de verse, y la Iglesia nuestra
m ad re n o s asegura lo seg u n d o : si ni aquello ni esto fu e ra , en vano
iríam os á las generaciones de M aría, y mas en vano querríam os lle­
narnos en ellas de las influencias celestiales que deben corregir las
tendencias é imperfecciones te rre n a sq u e debem osá nuestro origen.
¿Q ué podríam os sacar de uoa generación que fuese en todo igual á
1* n u estra , aunque hubiese sido corregida luego por una santifica­
ción mas 6 menos abundante? Así se dice haber sido la del Bautis­
ta , por ejem plo, y c o n todo no se n o s convida á su generación : con­
cebido en m ancha cual nosotros, ningún provecho esta generación
podría prestarnos.
4 . El E spíritu S an to , por consiguiente, cuando nos llam a á la
generación de M aría, á gmerationibus m eñ implemmi, nos garan­
tiza de que la S eñora, por una providencia p articu la r, fue conce­
bida en g racia, sin m ancha alguna de pecado original desde el ins­
tan te prim ero de su purísim o ser natural. ¿Y no es esto bien glo­
rioso para nosotros? Respetando como respetam os las precauciones
y las restricciones con que algunos Santos y muchos otros grandes
hom bres han hablado de esta dignación de Dios con M a ría , porque
creían que la expresa palabra de Dios los obligaba á hacerlo a s í, no
podem os menos de decir que los hom bres todos deben llenarse de
un santo júbilo al oir que M aría fue concebida sin m ancha; porque
esto , como todo cuanto en ella hizo el Señor de g ran d e , no fue tan­
to por ella como por n osotros, pues si bien cayó sobre ella la p le­
n itud de gracia que la hizo siem pre am able á D ios, fue no obstante
para que en ella nos llenásemos nosotros. ¿No lo dice? A gencratto-
nibus meis implemmi son sus palabras t y es j;eguro que si m ed ita­
m os la Concepción su y a , ó su generación activa, y la Encarnación
de su H ijo, ó su generación pasiva, de am bas sacarém os frutos opi­
mos de san tid ad , y con cuanta abundancia queram os: Ave M aría.
5. Es bien sabido que en lo m oral nada perjudica tanto al hom ­
b re como el desaliento, y nada le desalienta tanto en sus em presas
com o el no ver probabilidad alguna de salir con ellas bien. ¡C uán­
tos á pesar de concebir santos proyectos de enm ienda no se atreven
con todo á llevarlos á c a b o , ya por cobardía, y ya especialm ente
p o rq u e no ven ejemplos que los an im en , y anim ándolos Jes facili­
ten la ejecución de lo que concibieron !« H e sido concebido en m al­
te dades.» H é allí t por el con trario , el concepto que el hom bre tenia
form ado d e sí m ism o, y de consiguiente lo que desanim ándolo le
bacía inclinarse de cada vez m as hacia la tie r ra , y separarse de ca­
DE MARÍA SANTÍSIMA. 27
da vez m as cobardem ente del cielo. Sentía pesar sobre sí una m al­
dición te rr ib le ; no veia en toda la hum anidad un ejemplo siquiera
que le hiciese ver posible la exención de este a n a te m a ; ¿q u é habia
por consiguiente de h acer? Le aparecía cerrada la puerta de la fe­
licidad para el alm a, buscaba engañado la felicidad del cu erp o , y
creyendo imposible la dicha para su espíritu, se entregaba á los sen­
tid o s, pensando podia ser dichoso por ellos. De ahí la inm oralidad
en que estaba encenagado el m undo antiguo, y de ahí el que fuese
u na bienaventuranza verdadera para el m undo la inm aculada Con­
cepción de M aría. Desde ella pudieron esperar los hom bres la po~
sibilidad de hacerse in m a cu lad o s: desde que ella fue concebida sin
m ancilla pudieron prom eterse que su naturaleza seria restau rad a,
Y q ue este ejemplo que Dios daba al m undo corrom pido, d é la h u ­
m anidad en su original pureza , era para anim arnos á que la res­
taurásem os en nosotros desnudándonos de la corrupción en que
cayó por la prim era culpa.
6. Desde entonces, p u e s , brilló una nueva y fundadísim a espe­
ranza para los hijos de Adán ; y au n q u e solo por ella fu e ra , es fu e­
ra de toda duda que se llenaron estos, y podem os llenarnos todos
de bienes por la generación de M aría. F u e la única de las criaturas
racionales que se exim ieron del trastorno ó naufragio universal que
padeció nuestro se r, es v erd a d ; pero este privilegio tan sublim e,
tan grandioso, era una p re n d a , al mismo tiempo que es un motivo
de h acer que los hom bres se levanten de su caída , y de que levan­
tados verían el puerto, y tendrían los medios para llegar á él salván­
dose del naufragio.
7. No fue por ella, y para ella sola, para lo que Dios quiso en ­
grandecerla con este adm irable privilegio, que po r otra p a rte tan to
la ennoblece y sublim a. Si Dios por este medio la hacia un paraíso
inuy mas gracioso y encantador que el E d e o , veréis que no la p re­
serva sino para colocar en ella al Adán de g ra c ia , que viniendo á
redim ir al Adán pecador, no puede ni debe te n er contacto alguno
con el pecado que le perdió. Si observáis en ella u n a nueva Eva,,
á la m adre de una .descendencia que h a de volver á la patria á los
desterrados hijos de la p rim e ra , por necesidad veréis que todas las
prerogativas con que la d istin g u e , y la pureza sobre todo con que
liace sea concebida, son para que m ejor m erezca volver al cielo á
los extraviados, y para que m ejor pueda arrancarlos de su extravío.
P o r eso fue concebida sin m ancha ; y por eso debemos á voz en gri­
to bendecir incesantem ente á nuesbro D ios, que quiso fuese eDgen-
3*
28 SEKMON II SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
d rad a y concebida en gracia. Su concepción ó generación era el
anuncio 6 el preludio seguro de aquella obra en que la hum anidad
liabia de unirse á Dios con lazo indisoluble en la persona de Jesu ­
cristo : ella, pues, como esta, son unas fuentes inefables de bienes
p ara el h o m b re, de las que la Señora puede decir con toda verdad,
convidándonos á participar de estos: A generationibus meis implemi-
n i: llenaos de mis generaciones.
8. Y seguram ente :*si la eterna generación del Y erbo Dios en
el seno inm ortal de su P ad re, es un principio fecundo de todos los
bienes que Dios difunde en todos los seres para hacerlos p articip ar
en cuanto ellos pueden de su inefable bienaventuranza, la Concep­
ción inm aculada de M aría, verificada tal por los m éritos del q u e
habia de ser su H ijo , debe ser otra fuente fecunda, aunqu e en es­
cala p ro p orcionada, á los hom bres caidos, como que por sola la
m ediación de su Hijo se podrían levantar. Así que puede ella con­
siderarse como la aurora del mas herm oso día para la hum anidad
p e r d id a ; del mismo modo que la eterna generación del V erho era
desde ai» aterno el preludio de la creación de los seres en tiem po.
¿No fueron todos ellos sacados de la nada por él? ¿No recibieron
sus perfecciones respectivas, participando de las perfecciones de
D ios, que por el mismo V erbo se le com unicaban? Pues así tam ­
bién y á su m anera los hom bres perdidos por la culpa iban á ser
reform ados por la gracia ; y el tipo norm al de esta reform a era y
es la Concepción inm aculada de M aría. Deseando volver á aquel
estado en que salimos de las m anos de D ios, que es el mismo en
que M aría empezó á se r, es como podemos llegar ü aquella perfec­
ción á que nos llam a el Salvador cuando nos dice : Sed perfectos
como lo es vuestro P adre celestial. No que sea fácil llegar á este
p u n to al hom bre á quien rodean mil lazos y p elig ro s, á quien com ­
baten mil enemigos poderosos y diestros, y á quien incitan en sen ­
tido inverso mil afectos y pasiones; sino que deseando llegar á él
se esfuerza y com bate por subir á tam aña a ltu ra ; y si la m uerte 3e
coge en esta situ ac ió n , los m éritos del m ediador y las gracias que á
M aría se concedieron , son entonces un suplem ento que llena lo que
á él le falta, y cubre todo el vacío que le re sta , ya por su im per­
fección p ro p ia , ya por lo que han podido ocasionarle de pérdidas
los enemigos exteriores.
9. Así nos llenam os de bienes en la Concepción inm aculada de
M aría, q ue gloriosa seguram ente para la S eñora, es provechosísi­
m a p ara nosotros. La conducta de la Providencia es que salga ador-
DE MARÍA SANTÍSIMA.. 29
nado de las cualidades necesarias p ara llenar cualquier destino,
aquel á quien destina á respectivos y determ inados fines. M aría,
p u es, se engendraba ó se concebía para ser la m adre de un gran
p u eb lo , y no de un pueblo como quiera destinado á vivir solo en
este m u n d o , sino de un pueblo de desterrados que era m enester
so lv e r á su patria el cielo. E ra , p u es, indispensable el que se h a­
llase rica de m éritos con los que nos pudiese granjear el que se le­
vantase nuestra sentencia, y sobrada de gracias que nos hiciesen
luego capaces de en tra r en aquella gloria en que nada en trará m an­
chado. Y ¿cóm o abundaría en tantas gracias y m éritos como nece­
sitaba p ara ser nuestra rep a ra d o ra , no habiendo sido concebida como
fu e? H ablando según el com ún ó rd en , todas las que se le hubiesen
infundido las habría necesitado para sí en caso de que hubiese sido
concebida como n o so tro s; y entonces ¿q u é podíam os esperar de
e lla ?
10. No es posible calcular la cantidad de gracia de que el hom ­
b re necesita para equilibrar la desgracia de Dios en que nace por
la culpa de sus prim eros padres. Basta decir que solo aplicándole
los m éritos infinitos del H om bre-D ios, es como logra ser bien quis­
to de este Señor q u e, al través de la sangre de su H ijo , le m ira p ara
olvidar que es una descendencia rebelde, y el hijo de un pecador.
Si M aría, p u es, hubiese sido concebida como rebelde ella m ism a,
au n q u e hubiese sido luego santificada, como lo fue u n Jerem ías en
la antigua le y , y un san Juan B autista en vísperas de la nueva, claro
es que solo habría sido lo que ellos, una criatura santificada y no
u n a m ujer san tífica dora. Y debia ser como es esto segundo para que
nosotros pudiésem os ser tam bién santificados y santos. A unque en
órden m uy secundario y dependiente de Jesús su h ijo, causa efi­
ciente y principal de toda san tid ad , eJJa debia con sus brillantes
v irtu d es, no solo hacerse am able al A ltísim o, sino tam bién h acer­
le que nos am ase á nosotros sus hijos de adopcion y clientes. Y si
despues de haber sido adm itidos á la participación de sus m iseri­
cordias nos faltaba algo para lograr el com plem ento de ellas, en la
gloria tam bién ella ó sus m éritos debian suplir lo que faltase a las
pasiones de Cristo en nosotros. ¿No decía el apóstol san Pablo que
com pletaba viviendo lo que á estas faltaba? Sabemos que la pasión
del Salvador es suficiente p ara todos los m undos posibles, y aun
creem os q ue una sola gota de su adorable sangre d erram ad a, sobra
p ara salvar á todos los hum anos : lo sabemos segu ram en te, pero
no ignoram os que m uchos hom bres se condenan á pesar de esta
30 SERMON II SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
sangre y de aquella pasión, porque no se les aplican los m éritos (le
esta y de aq u e lla , así como tam bién sabemos sin género alguno de
duda , que no se les aplican, porque ellos no m erecen que se les h a­
ga esta aplicación. H é a q u í, pu es, el por qué en particular estamos
obligados á añadir en nosotros lo que p u ed e, con respecto á nos­
otros ó á 'q u e se nos a p liq u e , faltar á las pasiones de J e s ú s , y el por
q u é en general necesita la hum anidad de que sus hijos ó algunos
de ellos trabajen p o r añadir á los m éritos de la pasión que nos sal­
v a, m éritos que nos la hagan aplicable, ó que nos m erezcan el que
se nos ap lique. ¡Sabia y adm irable econom ía de la inefable provi­
dencia de nuestro D ios, que balanceándolos bienes y los m ales, los
equilibra con su justicia del particular al g en eral, y vice versa!
11. Y ved ahí la razón m isericordiosa para nosotros de haber
sido concebida en gracia la M adre de los pecadores. Como tal, era
toda para estos ; pero ¿qué cúm ulo de gracias no necesitaba p ara
m erecer que la pasión de su Hijo se aplicase á tantos y tan d ep ra­
vados pecadores como se han salvado hasta hoy y se salvarán hasta
e l fio del m undo? H abiendo sido pecadora ella m ism a, aun q u e por
u n solo instante lo hubiera sido, ¿hubiera podido presentar tan tas
como presenta hoy cuando se trata de sa lv a rá un p e c a d o T ? C uan­
do E ste r, la reina de A siría, se presentó ante Asuero para p e d irla
vida de los judíos condenados á m orir sin distinción y si» otra cau­
sa que el orgullo del im pío A m an, es seguro que nada hubiera lo ­
grado si no nub iera oído la decisión del M onarca que la eximia de
Ja ley universal que condenaba a m orir tam bién á todo el que sin
ser llam ado se presentase ante su trono. H ubiera añadido su m u er­
te á la de los dem ás judíos sus herm anos, y su intención de salvar­
los hub iera quedado sin efecto... Pero el Rey de antem ano preve­
nido en su favor por el cayño con que la distinguiera, la aseguró
diciéndola q u e la ley puesta p ara todos no lo estaba para ella, y así
pudo p e d ir, y pidiendo ablandar la clemencia del M onarca, y ab lan­
dándola lograr que la sentencia se revocase. Es una figura exacta
de M aría que h a sido exenta de la ley universal para que puedan
salvarse y vivir los que la soberbia del infierno quisiera ver perecer
ó m o rir eternam ente. N on pro te. No ha sido puesta para t í , ó M a­
ría , la ley terrib le que ha sido puesta para todos.
12. Y hablando en la hipótesis de hab er de salvarse el m undo
p o r el medio y m anera que se salvó, aun podem os decir que era
eási de necesidad el que M aría fuese preservada en su Concepcioo
bendita de la com ún original culpa. E d este sentido, y hablando á
DE MARÍA SANTÍSIMA. 31
nuestro modo h u m a n o , la redención no se verificó antes porque
M aría no habia sido concebida. Es verdad que D ios, nuestro bon­
dadoso P a d re , estaba ya apiadado del m u n d o , y que quería redi­
m irle ; pero tam bién es verdad que cada vez que fijase sus adorables
m iradas sobre los m ortales, retiraría su vista enojado, po rq u e en
ninguno de ellos descubría sujeto en que dar principio á su grande
obra. Todos podian decir como David : «H e sido concebido en m al-
« d ad es, en pecados m e concibió la m adre m ia;» y esta confesion tan
v erdadera era ciertam ente un obstáculo para que Dios desplegase
su poder ó enviase á su P alabra á regenerar su creación. El Señor
lo Ye, y al cabo para conciliar lo que debe á su justicia con lo que
reclam a su clem encia, tiene que hacer el m ilagro de que aparezca
una m u je r, hija de padres d esterrados, sin estar desterrada ella;
úna hija de Eva que en nada participa de las faltas con que vició á
toda la naturaleza aquella m adre desgraciada. Nada inno v a, nada
altera en el órden de la generación ó concepción de este se r, m ila­
gro de los seres, de esta c ria tu ra , obra m aestra de toda la creación,
porque no era co n v e n ie n te; mas así atem pera su venida al m undo,
que sin dejar de ser hija.de Adán , para que los dem ás hijos de Adán
tengan despues aígun derecho á su reh a b ilita ció n , la preserva de
la m ancha de Adán, para que así pueda interced er, é intercediendo
m erecer esta rehabilitación d esú s herm anos. Pudo el Señor h ab er­
la criado de la n ad a, pudo haberla form ado de una sustancia ce­
leste... de lo que hubiera querido. Pero entonces, enlonces María
no era nuestra carne y nuestra sangre. ¿Y qué nos im portaban en­
tonces todas las grandezas suyas si no eran en provecho nu estro ?
Q u iso , p u e s , Dios nuestro Señor que naciese de nosotros como
nosotros en todo lo que dice orden á lo m aterial de la concepción
h u m a n a ; pero en cuanto á lo formal de su concepción, fue cual
convenia que fu ese, de una m anera análoga á la misión que al m u n ­
do trata.
13. P arte de esta m isión, y de como habia de venir inm aculada
para poderla lle n a r, la habia ya m anifestado el SeñoT en el princi­
pio, cuando reprendiendo a la serpiente y am enazándola porque h a ­
bia seducido á la incauta E v a , la dijo : Ip sa ; una m ujer q u eb ran ­
ta rá tu cabeza... y tú asecharás su calcañ ar.'E n esta últim a parte,
si no nos equivocam os, se anuncia la purísim a Concepción de la
Señora. E l calcañar es la últim a p arte de! h o m b re, que respecto á
todo su ser con relación á sus destinos, puede entenderse por la
carne lo mas innoble d lo últim o y m as despreciable que en n o s-
32 SERMON II SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
otros h ay . Pues b ie n , el dem onio pondría asechanzas á la carne ó
al cuerpo sagrado de M aría que habia de achorchar su m aldita ca­
beza ; ¿ y cuándo podía ponérselas mas que en su Concepción santa ?
Y si no pasaban de ser asechanzas, ¿la profanaría de ningún m odo?
N o , seguram ente. Asecha el que se ye im potente para h erir de m a­
nifiesto ; asecha el traidor que tem e al enemigo á quien quiere cau­
sar d añ o ; asecha, en fin,"el que conoce superioridad en su ad v er­
sario. En el h e c h o , p u e s , de haber de asechar el dem onio á M aría,
se da á entender que esta le fue superior y tuyo mas poder que él
en todo tiem po.
14. En todo tiem po. P or consiguiente en el de la creación y
unión de su alm a santísim a á su cuerpo, que según el mas sano sen­
tir es el en que contraem os la culpa original. Se nos transm ite la
carne por la acción de los padres que nos en g en d ran ; cria Dios el
alm a en esta m isma m ateria cuando está dispuesta para ello, á fin
de que espíritu y m ateria sean esencialm ente un hom bre ; y como
la m ateria está m a n ch a d a, como viene infecta desde su o rig en , al
form ar el alm a en ella al hom bre contrae su infección, participa de
su m ancha. E n M aría, pues, no fue así; su cuerp o , ó la m ateria
de é l, preservado de la original m ancilla por un privilegio especial,
se unió al alm a que Dios crió en él de un modo enteram en te santo
y puro ; y por este órden fue como ni en aquel instante de su Con­
cepción , en que todos estam os bajo el yugo del p ecad o , tuvo el
infierno poder alguno sobre ella.
lo . Con m ucha mas verdad que Salom on de sí mismo pudo la
S eñ o ra asegurar que la habia tocado un alm a b u en a, y que esta
Jiabia venido en un cuerpo enteram ente puro. P orque ¿quién de
los m ortales puede sino ella asegurar esto de sí en el sentido literal
y com pleto q u e manifiestan las palabras? A bsolutam ente nadie. E l
m ism o Salomon fue concebido, cual su padre D avid, en pecado,
y todos los dem ás h o m b re s, aun los mas insignes en santidad y vir­
tu d e s, tuvieron la misma suerte. V erdad es que nadie h a llegado
á los um brales de la existencia con tan altos destinos como M aría.
E ra concebida para ser la aurora del Sol de justicia que habia de
tra e r al mundo la luz de la verdad y de la salvación; yenia á ser
m ad re de los pecadores que por la sangre y m éritos de Jesús habían
de e n tra r en posesion de la eterna b ien av en tu ran za; su existencia
jera el preludio ó la presentación de un nuevo modo de existir que
ib a á adoptar el Verbo e te rn o , haciéndose hom bre sin dejar de ser
D ios, p ara que los hom bres pudiesen en cierto modo divinizarse...
DE MARÍA SANTÍSIMA. 33
¡Cuántos títulos para que su Concepción fuese tan privilegiada y
distinguida como lo fue en la re a lid a d ! Mas sin duda de los que
bastan para que nosotros no solo cream os su inm aculada Concep­
ción , sino para que demos á Dios las mas fervorosas y devotas g ra­
cias porque distinguió á nu estra santa M adre con tan sublim e p re-
ro g atív a; al mismo tiem po que dirigiéndonos á la Señora p ara fe­
licitarla piadosos porque fue en gracia concebida. N uestros padres
lo han entendido a s i, y de ahí el laudable uso que los españoles de­
generados van olvidando de saludarse con el «Ave M aría purísim a.
— Sin pecado concebida.» E ra una laudable costum bre, porque á
la par que una oracion, era una profesion de fraternidad que nos
recordaba éram os todos hijos d é la pura M aría, por cuyo medio po­
díamos aspirar al logro de la gloria para que fuimos criados, y de
q ue nos ap artara el pecado prim itivo. Pero como todo lo bueno que
honró y utilizó á nuestros p ad re s, nos lo va haciendo olvidar esa
filosofía del siglo q u e , precursora de la ru in a de las naciones, es
adem ás el nuevo cebo de que se vale el infierno para a rrastra r hom ­
bres á su perdición. E n tre tanto esa F rancia, que se adorna con nu es­
tros despojos mas com unm ente de lo que á ella le parece, va adop­
tando aquella nuestra costum bre, y si bien de un modo m as solem ­
n e, nunca tan original que no descubra la idea española.
16. Los Prelados de la Iglesia de F rancia han adoptado en la
L etanía una fórm ula ó profesion de fe de la Concepción santísim a
d e M a ría , concebida en estos té rm in o s: «Regina sin clab e concep­
te a * — O ra pro n o b is.— R eina concebida sin m ancha , ruega por
« n osotros.» Idea que aunque parezca un pleonasm o, porque ya en
la misma L etanía la invocamos inm aculada, intem erada ó sin m an ­
c h a , V irgen p urísim a, e tc ., con todo aquella nueva invocación es
m as expresa, mas explícita, y mas propia de un alm a que arreb a ta­
da de adm iración y de gratitud se complace en saludar á la Señora
com o á su m a d re ... como á una m adre que por haber sido conce­
b ida sin m ancha es el mas firme apoyo de su esperanza. Pero esta
tan feliz idea ¿no n^ció realm ente entre nosotros? ¡O h españolesI
las palabras en que está concebida no son mas que una traducción
literal de nuestra antigua salutación. ¡Sin pecado concebida! Ñ o las
decíamos en la Letanía , pero las c a lle s , pero las p lazas, pero las
casas todas repetían el eco d élas palabras «Sin pecado concebida,»
que á cada paso, que á cada m om ento resonaban en ellas. Y ¿ se
acabará en tre nosotros esta costum bre tan s a n ta , y que con ta n ta
34 SERMON II SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
eficacia m arcaba el patronato que ejercía sobre España la R eina de
los Angeles y de los hom bres?
17. No lo q uiera Dios : si nuestro siglo corrom pido ha tenido
m aña y fuerza para hacer que no se tome á Dios en la boca al sa­
ludarse ó despedirse algunos h o m b res; si h a logrado en tre otros
que se tenga por cosa de tono el sentarse y levantarse de la mesa
como cerdos; si, en fin, ha hecho que m uchos m iren con com pa­
sión ó con desprecio á los que todavía se abordan alabando á Dios
ó bendiciendo á M aría ; el núínero de todos ellos es m uy pequeño
con todo, respecto á la m ayoría de los españoles que todavía quie­
ren parecer cristianos m as bien que bestias. N uestro uso piadoso,
p u es, se conservará, y con él el derecho que la nación tiene á ser
protegida por la santa M adre de Jesús, y con él la esperanza fun­
dada que los particulares podemos form ar de ser adm itidos a la
participación de los bienes que redundar hizo el cielo en las gen e­
raciones de la S eñora, sobre todo en la de su Hijo ad o ra b le, de
cuya concepción fue un p relu d ió la concepción suya. ¿C óm o creerá
participar de los inm ensos beneficios que derram ó en el m undo
el V erbo eterno al encarnar el que no se haga digno de ellos aco­
giéndose á M a ría , en cuyo seno encarnó? ¿Y qué medio m ejor de
acogerse á e lla , que alabando y bendiciendo á Dios porque hizo en
ella cosas grandes, sobre todo porque la preservó, al ser concebida,
de toda culpa? Esta preservación, sobre los otros m otivos q u e pudo
te n e r, y algunos de los cuales hemos indicado, no dejaría tam bién
de te n e r por objeto el hacer á la Señora mas com pasiva con res­
pecto á nosotros, los que arrastrados por las aguas de un diluvio
tan universal como fue el del pecado que causó nuestra ru in a , no
tenem os á quien volver los ojos sino á ella. L levada ella sobre las
aguas de este diluvio sin que la sum ergiesen, como el arca q u e s a l-
yó á N oé, y en Noé á las esperanzas del m u n d o , ve nuestra triste
situación, nuestras angustias... ¿y podrá verlas sin estrem ecerse?
sin apiadarse de nosotros? Arca santa de la alianza etern a, no se
abrirá para recibir en su seno sino al P ad re del m undo fu tu ro : pero
á su so m b ra, pero á su abrigo se salvarán de la eterna m u erte los
que la sirv a n , lós que la in v o q u en , los que la im iten como á la víni­
ca en gracia concebida.
ESQUELETO DEL SERMON III

SOBRE LA INMACULADA

CONCEPCION DE M ARÍA SANTÍSIM A. *

Vadam, el videbo visionem hanc magrtam.


{ Exod. n i, 3).
Iré, y veré esta grande maravüla.

1. Moisés vio en Sínai una zarza cercada de llamas sin consu­


m irse... ¿Por qué este elemento voraz respeta á esa zarza? ¿Quién
no dirá com o M oisés: Vadam, et videbo, etc.?
2. Mayor es el prodigio que la Iglesia nos ofrece hoy. Una hija
de A dán... permanece incorrupta en medio déla mayor corrupción,
lOh D iosI...
3. Los justos todos, no obstante sus..., experimentan muchas
veces al dia su flaqueza... M aría, desde su primer instante, triunfó
siempre del pecado... El fuego del pecado jamás pudo hacerle sen­
tir su infame ardor. jQ ué g loria !... Vadam, et videbo, etc.
4. María, no obstante su privilegio, nunca creyó poder conser­
varle sino por medio de la fidelidad y vigilancia... El retiro, la ora-
cíon , etc., fueron las reglas constantes de sus costumbres... Y ivió
como si siempre estuviese temerosa de perder la gracia.
5. ¡Qué instrucción y qué ejemplo I Si María huye del m undo...
¿cóm o nos prometerémos nosotros poder conservar entre sus pla­
ceres...? Esta es la reflexión mas natural que nos ofrece este mis­
terio.
6. Hallo en María dos fidelidades: fidelidad de precaución, q u e ...:
fidelidad de correspondencia, con la q u e...

Primera parte: La fidelidad de M aría á la gracia, se la hizo conservar.


7. Tres escollos deben temer las alm as: su propia fragilidad, el
m undo, y el olvido de la gracia. Á estos tres escóllos opuso María
tres precauciones: una entera separación del m undo, una insensi­
bilidad heroica, una gratitud continua y ...
8. El primer escollo de nuestra inocencia está en nosotros mis­
mos. Nuestras mas santas resoluciones...; la misma prontitud de
corazon...
36 SERMON III SOBRE I,A INMACULADA CONCEPCION
9. Engaños del dem onio. Q uiere persuadirnos que p ara servir
á D io s, no es necesario...
10. Fortalecida M aría con todas las bendiciones de la gracia, de­
fendida con el privilegio de s u ..., no se tiene por segura sino léjos
d e ... H uye de las ocasiones... El retiro de N azaret fu e .,. A llí, se­
p ara d a del m u n d o , unida con D io s,... E n los diferentes estados de
l u vida siem pre se oculta, de modo que solo Dios la v e a ...
11. Cuanto mas la gracia ha purificado un corazon, tan to mas
peligrosas son para él las ocasiones... El que desafia á un enemigo
tem ib le, puede contarse por vencido... La misma v irtu d , expuesta
á los peligros, es m uchas veces la mas peligrosa tentación del al­
m a fiel.
12. L a virtud , algunas v ec es, está mas cerca de caer que el vicio
m ism o. J e h ú , príncipe im pío, m iraba con indiferencia á Jezab cl...
D avid, justo y fie l, ve perecer su inocencia por sola la indiscreción
de u na m irada.
13. A un cuando pudiérais salir por fiadores de la fragilidad de
vuestro corazon , y ... ¿Q ué podéis h allar en el m u n d o ...? ¡O h alm a
fiel l exclam a san A gustín, ¿q u é haces en m edio d e ...? Quid tibí cum
fomjpis diaboli, amaíor Christi? En la com pañía de las alm as justas,
dice el m ismo, h allaréis..., y aquella seguridad q u e ...
14. El tem or de los juicios hum anos es el segundo obstáculo
q u e ... Nos detiene el m u n d o , que h ab lará, q u e ...
15. M aría no se detiene en exam inar si sus pasos parecerán ex­
traños á los hom b res, sino si so n ... Consagra á Dios su virginidad
y sigue la yo z del cielo, sin cuidar de los yanos pensam ientos de los
h o m b res...
16. Los que movidos de la g racia... guardais aun ciertos respe­
tos con un m undo á quien no am áis, ¿q u é pretendeis co n ..,? Si
quereis con e s to ..., os engañais... E l m undo se rie de los q u e des­
pues de haberle ab an d o n ad o ...
17. Solo siendo sincera y universal vuestra m u d a n za, podrá el
m u n d o ... M ientras Sansón y jv íó enemigo declarado de los filisteos...,
p ero apenas se acercó á aquel pueblo in fie l..., é im itó sus costum ­
b re s ...
18. N ada perdona el m undo á la virtud. No solam ente no alaba
en los ju sto s..., sino que q u ie re ... Es excesivam ente severo ... Los
fariseos acusan d e ... Micol censura la s... Los grandes de Jerusalen
m iran como ambiciosas la s...
19. L a últim a precaución de que se vale M aría es un continuo
DE MARÍA SANTÍSIMA. 37
reconocimiento, y este es el tercer escollo... No conocemos bien el
gran f a v o r , y eso nace de una secreta soberbia que hace que nos
atribuyamos en parte... No así M aría, la cual d ic e : Fecit mihi magna
qui, etc.
20. L o contrario le hubiera parecido una infame ingratitud...
Cuanto mas se miraba, mas descubría la grandeza,..
21. Dios es tan celoso de sus dones como de su gloria , y no hay
cosa que tanto suspenda sus misericordias como el...
22. ¿D e qué proviene, pues, que tantos pecadores...? ¿D e qué
proviene que las felices inclinaciones con que nacieron...? Aun no
digo bastante; examinad lo que pasa en el m undo, y veréis... ¿Q ué
es, pues, lo que habéis ofrecido á la gracia...? Cuanto mas parece
que os había favorecido la ... ¡Quién soy y o , ó Dios m ió, para...!
Un infeliz...; un mónstruo de ingratitud...
23. Nos vamos olvidando de nuestras pasadas miserias... En los
primeros dias de nuestra penitencia..., las conocíamos demasiado.
Pero insensiblemente nos hemos ido familiarizando... De este m odo
se ha borrado en nosotros e l...
24. De ahí que las mas de las conversiones son poco durables...
David á pesar de su rigorosa penitencia..., no veia en sí sino alase-
sino de Urías... E t peccatum meum contra me estsemper.
25. Cor meum conturbatum est, decía el penitente Rey, dereliquit
me virtus meat et lumen oculorum meorum... Afflictus sum et humilia-
tus sum. t. Quid retribuam Domino p ro ómnibus, etc. De este modo
perseveró David hasta el fin , y ...
26. La última razón de nuestra ingratitud es porque no consi­
deramos que Dios nos prefirió á otras muchas almas...
27. La preferencia con que Dios preservó á María del pecado, fue
para ella el mayor motivo de gratitud... Esta despertó su amor y le
hizo conservar su fidelidad.
28. No hay cosa que tanto dé á conocer el valor de la gracia á
lina alm a.,., com o el ver á una infinidad de pecadores... entre­
gados aun á la ceguedad..., cuando ella sola ha sido escogida...
Entonces esta alm a... d ice: ¿Q u é habéis hallado en m í, ó Dios
m ío...? ¿Qué tenia yo m as...? ¡Oh D ios, que tan propicio sois al
pecador...!
38 SERMON III SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION

Segunda p a rte: La fidelidad de M aría & la gracia la hizo progresar


en ella.

29. No bastan las precauciones contra !os escollos, es necesario


adelan tar continuam ente en el camino de la salvación.
30. T res son las causas com unes de nuestras recaídas... T res las
correspondencias á la gracia que nos ofrece M a ría : de perfección,
de estad o , de perseverancia...
3 1 . De perfección. Jam ás hubo criatu ra que hiciese Yida mas des­
p re n d id a , m a s... Amó á Jesús mas que á su propia estim ación...,
m as que á su p a tria ..., mas que á los aplausos m u n d an o s..., mas
q ue á sí m ism a,,,
32. E ste género de correspondencia á la gracia es la cosa mas
r a r a e n tre ... Bien.sé que cada u n o ..., pero aseguro q u e ...
33. F undo esta verdad en las luces con que Dios os ha favoreci­
d o ... Cuando abristeis los ojos para v e r,.., conocisteis..., visteis...
Seréis juzgados según lo que habéis conocido...
3 4 . La fundo tam bién en los pensam ientos que Dios os in sp ira;
y sin o , acordaos d e.., ¿No es v erd ad , que á pesar de la flaqueza
q u e ...? ¿No es verdad que toda vuestra v id a ,..?
35. La vocacion, p u e s , del cielo está esc rita , por decirlo así, en
las inquietudes de vuestra alm a. Si esta vida que aun se g u ís..., fuera
la situ ació n ..., solo experim entaríais aquellos deseos... L a perseve­
rancia es imposible fuera del estado que Dios nos pide.
36* F u n d o ,.p o r fin , esta verdad en vuestras pasadas costum bres.
L a medida de vuestra virtud debe igualar, por lo m enos, la de vues­
tro s pasados vicios... H aced en la piedad Jos mismos progresos q u e ...
3 7 . Las pasiones en personas de cierta clase siem pre son v iv a s,...
y la penitencia flaca...V uelven en sí d e ... pero sin conocer... No se
contentó David c o n ..., sino que lloró su p ec ad o ..., interrum p ió m il
veces su su e ñ o ..., pasó lo restante de sus dias lleno d e ...
38. No basta haber salido de S odom a... Salió L ot de aquella ciu­
d a d ...; quiso el Á ngel lle v a rle ..., no se atreve á seguirle... D iosle
a b a n d o n a , se em borracha y ... La virtud que busca el descanso está
m u y cerca de la que se a p a rta del cam ino...
39. Correspondencia de estado. Elevada al grado mas sublim e de la
g ra c ia ,.., no sale del simple y n atu ral de su estado : toda su piedad
se halla lim itada á ... El camino por donde la conduce la gracia, le
parece siem pre el mas propio p a ra ... En esto suelen engañarse...
DE M A R ÍA S A N TÍS IM A . 39
Apenas se encuentra quien quiera ir á Dios por el camino qu e...
40. La pérdida de sus bienes y de su fortuna les parece á unos
tolerable, pero no pueden sufrir la mala fe de un enem igo...
41. Cada uno apetece las obligaciones esenciales del estado en
que no se halla, y nadie es fiel á la gracia de su propio estado. Se­
ñor, decían los israelitas, cur eduxüli nos in desertum istud, etc.?
Y cuando ya estuvieron en la tierra de Canaan, también se queja­
ron diciendo : Terra devorat habítatores suos.
42. En el desierto, donde no necesitaban mas q u e ... En Pales­
tina, donde debían com batir... De este m odo, joh Dios m ió! con
una continua ilusión...
43. Correspondencia de perseverancia. Con una fe siempre mas viva
y mas constante acepta los rigores... Si Jesús, siendo aun niño, se
oculta á su vista... En las bodas de Caná,..
44. La piedad de las mas de las almas es en un principio una pie­
dad sensible y gastosa... En llegando á faltarles este gu sto..., su co­
razon desmaya..., está cerca de recaer, y por fin recae...D e ahí pro­
vienen las tristes escenas... De ahí proviene el burlarse el m undo...
45. Cuando nos solvem os á D ios, es necesario... no fundar la
felicidad sobre el gusto que pasa, sino sobre reglas santas... Los
bienes y males presentes no son verdaderos bienes ni males... El
gusto es pasajero, la verdad permanece eternamente... La virtud
tiene sus amarguras; pero ¿n o las tenia también el mundo al cual
renunciasteis? ¿N o habia también entre sus placeres...? ¡O h alma
fiel! ¿Son acaso mas insufribles los disgustos de la virtud...?
46. Los disgustos de la virtud no son mas que unas inquietudes
superficiales, seguidas de una paz y tranquilidad... Son nubes que
ocultan por un instante..., pero que no apagan...
47. Saúl, cansado de sí mismo y de sus delitos, es un infeliz...
Vuélvese á todas partes, y ... Estas son las inquietudes del pecado.
48. Al contrario David, padeciendo las amarguras á que Dios
suele algtmas veces entregar..., exclama : Quando consolaberis me?
— IVisí quod h x tua meditatio mea est, tune forte, etc. Saúl abandonado
de Dios y ... no halla alivio sino... David afligido por D ios, p ero ....
lleva coijsigo el consuelo... ¡Gran Dios! ¡Qué fácil es el consolar­
nos mientras...! ¡Cuánto mas apreciables son ...l Estas son las ins­
trucciones que nos da M aría: felices nosotros, si...
* SERMON III
SOBRE LA IN M A C U L A D A

CONCEPCION DE MARÍA SANTÍSIMA.


Yarfam, et videbo vitionctn kanc magttam.
( lixod. n i , 3 ).
Iré, y veré esla grande maravilla.

1. Extraordinario era el prodigio que se manifestó á Moisés en


el monte Sinai. Una zarza cercada por todas partes de llamas sin
consumirse; pues ¿qué es lo que en su presencia suspende la acti­
vidad del fuego ? ¿ Por qué este elem ento, que con su voracidad con­
sume cuanto encuentra, parece que respeta á esta zarza milagrosa?
¿Quién no dirá, como Moisés: Iré, y veré esta grande maravilla?
Vadam, et videbo msionem hanc magnam.
2. Aun es mayor el prodigio que la Iglesia ofrece hoy á la pie­
dad de los fieles. Una pura criatura, una hija de A d á n , una porcion
de la masa corrompida del humano linaje, que á pesar de la raíz
inficionada de donde procede, á pesar de la depravación del siglo
en que habita, á pesar del aire emponzoñado que respira, conserva
toda la pureza de su alma santa, permanece incorrupta en medio
de la mayor corrupción. ]Oh Dios! jQuién como Vosl Vos sois el
Dios que obra los prodigios.
3. Los justos, aun los de primer órden, no obstante sus temo­
res y vigilancia, no obstante los socorros de la gracia que los sos­
tiene, experimentan muchas veces al dia su flaqueza: si dijeran que
estaban un solo instante de su vida sin pecado, mentirían al Espí­
ritu Santo, y contra sí mismos; y María desde el primer instante en
que Dios derramó en su alma la justicia y santidad, hasta el m o­
mento en que entró en la bienaventuranza, María siempre triunfó
del pecado, del mundo y de todos sus halagos; del mundo y desús
falsas máximas, con las que hace que tantas almas entren en el ca­
mino de la perdición; del mundo y de todas las contradicciones que
opone á la virtud 7 y con las que desgraciadamente se pierden tan-
DE MARÍA SANTÍSIMA. 41
tos ju sto s, de aquellos que el Evangelio llam a tem p o rales; por to ­
das partes la rodea el fuego del pecado, pero sin poderla hacer sentir
su infam e ardor. ¡Q ué prodigio tan inaudito! ¡Q ué gloria! jQ ué
privilegio tan singular concedido á M aría! I r é , y veré esta gran m a­
ravilla. Vadam , et videbo visionem hanc magnam.
4. No obstante haber nacido M aría con un privilegio tan su­
b lim e, que ponia en tre ella y el pecado una cási infinita distancia,
nunca creyó poder conservarle sino por medio de la fidelidad y vi­
gilancia. L a misma plenitud de gracia que la hacia superior á todos
los peligros, se los h a c ia , al parecer, mas form idables. Sin te n er en
sí aquel caudal de flaqueza y corrupción , que hace que en todo h a ­
llem os escollos, y que m uda en lazos aun nuestras mismas virtudes,
Jas mas rigorosas precauciones la parecieron el único asilo y toda la
seguridad de su inocencia. El re tiro , Ja o racion, el h u ir del m u n ­
do , la negación de sí m ism a, fueron las reglas constantes de sus
costum bres; y aunque tantos favores recibidos del cielo la daban
u n a confianza tan firme y tan bien fundada de que nunca la a b a n ­
donaría la g racia, vivió, no obstan te, como si siem pre estuviera
tem erosa de perderla.
5. i Qué instrucción y qué ejem plo! SÍ M aría libre de aquel p rin ­
cipio de corrupción, que hace que nuestras caídas sean fáciles y cási
inevitables, huye del m undo, vive con recogim iento y oracion, ¿có­
mo nos prom eterém os nosotros poder conservar entre sus placeres
y peligros una inocencia, que aun dentro de nosotros mismos tiene
enemigos tan terribles contra quienes p elea r? E sta es la reflexión
mas n atu ral que nos ofrece este m isterio.
6. H allo, pues, en M aría, cuya fidelidad quiero proponer por m o ­
delo á las alm as favorecidas de D io s, y á quienes la gracia ha sacado
del v icio , dos fidelidades respecto de la gracia recibida: una de p re­
caución, que la hace tem er aun los m enores peligros; la fidelidad
de correspondencia, con la que cuida hasta el fin de hacer nuevos
progresos en Jos caminos de la gracia : fue fiel en conservar la g ra­
cia recib id a; y fue fiel en aum entarla y seguirla hasta donde la
m ism a gracia la quiere conducir. V olvám onos á la m ism a Señora
p ara alcanzar por su intercesión estas dos fidelidades: Ave M aría.

Prim era parte: La fidelidad de M a ría á ¡a gracia, se la hizo conservar-

7. T res escollos deben te m er las alm as q u e , deseosas de su sa l­


vación y vivam ente persuadidas de que todo lo que no es Dios es un
4 T . III.
42 SERNOS I I I SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
sueño, quieren em pezar á ser Heles. P rim eram en te, su propia fra-
gilidad que las a rra stra ; en segundo lugar, el m undo, con el cual
todavía quieren g u ard a r respetos y atenciones; y por ú ltim o , el ol­
vido de la gracia, que poco á poco las hace menos cuidadosas de la
grandeza y singularidad del favor que en medio de sus extravíos
m udó su corazon y disipó sus tinieblas. Á estos tres tan peligrosos
escollos para una nueva conversión opone M aría tres precauciones
que nos servirán hoy de m odelo. P rim eram ente á la propia fragi­
lid a d , opone una entera separación del m u n d o ; á la vana delica­
deza de los juicios públicos, una insensibilidad heroica respecto de
los discursos y frívolos pensam ientos de los h om bres; y al olvido
de la g rac ia, un reconocim iento continuo y proporcionado á la gran­
deza del beneficio. Os suplico que me esteis atentos.
8 . El prim er escollo de nuestra inocencia está en nosotros mis­
mos ; nuestras mas santas resoluciones vienen cási siem pre á tro p e­
zar con nuestras propias inclinaciones: la misma p rontitu d de co­
razon que forma nuestras lágrim as y p en iten cia, es en el instante
siguiente la causa de nuestra inconstancia y de nuestros disgustos;
y sin que los objetos exteriores se mezclen en nuestro engaño, la
v irtu d por sí sola se debilita en el mismo corazon en que se habia
form ado.
9. Una de las ilusiones mas com unes de que se vale el dem onio
p ara engañar á las alm as que em piezan á servir á D ios, es el p er­
suadirlas que no es necesario ro m p er abiertam ente con el m undo
p ara hacer una vida cristian a; que se puede muy bien vivir en m e­
dio de sus placeres sin tener p arte en ellos; que una vez m udado
el co ra zo n , las ocasionrs, que antes eran funestas á la inocencia,
son ya objetos in d iferen tes; y que entonces los mismos peligros vis­
tos de cerca sirven de instrucción y de rem edio.
10. P ara confundir, p u e s , un erro r tau injurioso á la piedad,
nos propone hoy la Iglesia el ejemplo de M aría. Fortalecida con to ­
das las bendiciones de la g rac ia, defendida con el privilegio de su
concepción m ilagrosa, y teniendo la prom esa de Dios por prenda
de su inocencia, no se tiene por segura sino lejos del m undo y de
sus riesgos. H uye de las ocasiones, aun antes de la edad en que
pueden tem erse los peligros. El retiro deN azaret fue el prim er asi­
lo en que m uy en tiem po depositó el tesoro de la gracia para liber­
tarle del contagio. A llí, separada del m undo, unida con Dios por
m edio de los mas santos m ovim ientos de una caridad ya consum a­
d a; h ered era de los deseos de todos los P atriarcas sus antepasados;
DE MARÍA SANTÍSIMA. 53
cargada de los votos de toda la S inagoga, suspiraba sin cesar p o r
Ja te n id a del S alvador: gem ia por la desolación de Jerusalen y por
las infidelidades de su pueblo : pedia al Señor que visitase á Israel
con su m isericordia ; y pensando continuam ente en el que habia de
ser la salud de Judá y la luz de las naciones, le form aba ya en su
corazon por m edio de la fe, dicen los santos P a d re s, antes que la
virtud del Todopoderoso le hubiese form ado en su seno por medio
de la secreta obra de su poder. Ni la autoridad de los ejem plos, ni
la licencia de las costum bres de su tiem po, en que el comercio de
las naciones y el reinado de un extranjero habían alterado mucho
en .Tudea la sencillez de las prim eras costum bres y la observancia
de la ley de D ios, no la hicieron m inorar la austeridad de sus p re­
cauciones y conducta. Hija de D avid, esposa de Jo sé , m adre del
M esías, entregada después al am ado D iscípulo, en todos los dife­
rentes estados de su vida se o c u lta , vive lejos del m undo y donde
solo Dios la vea. La oracion y el retiro la parecen el único medio
para conservar la gracia recibida. Prim era precaución.
11* Es erro r el creer que el m undo y sus peligros son m enos de
tem er, cuando se les presenta un corazon convertido y u n a alm a
que dcsconíia de ellos. P rim eram e n te , exponeis la gracia recibida,
y esta es u na tem eridad c a stig ad a, cási siem pre, con la pérdida del
beneficio que se expone. En segundo lugar, es una ingratitu d y u n a
sefial del poco caso que hacéis de las m isericordias q u e el Señor usa
con vosotros : á la ingratitud sigue siem pre la tibieza, y m uchas v e ­
ces la indignación del bienhechor. Podía añadir, que cuando m as
h a purificado vuestro corazon la gracia de una conversión sincera,
tanto mas peligrosas son para vosotros las ocasiones: en otro tiem ­
p o , cuando cam inabais por el* camino de la in iq u id a d , viviendo en
el comercio de los sentidos y de las pasiones, estaba menos expuesta
vuestra alm a; la fam iliaridad con los deleites entorpecía, p or de­
cirlo a s í, su viveza; veíais mil veces el peligro sin reflexión y con
tranquilidad; el disgusto os servia como de seg u rid ad ; el pecado,
si es lícito decirlo a s í, os servia de m uralla contra el pecado m ism o :
pero hoy, que conociendo el don de Dios os absteneis de cuanto
puede desagradarle, tienen para vosotros los placeres un nuevo ve­
n e n o ; cuanto mas huís de ellos mas debeis tem er su presencia;
cuanto mas tem a vuestro corazon el entregarse á ellos, m ayor im ­
presión harán en é l : si desafiamos tem erariam ente á un enemigo
que nos parece te m ib le , ya nos podemos contar por vencidos : las
mas ligeras ocasiones que en otro tiem po apenas m erecían vuestra
4*
44 SERMON III SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
aten ció n , ofenderán hoy vuestra inocencia. T odo aquello de que
nos p r iv a m o s e m p ie z a á sernos mas am able : los deleites que he­
mos renunciado, se presentan con nuevos halagos; el pecado á quien
ya hem os apartado de n o so tro s, halla al corazon mas fácil p ara re ­
cibir sus im presiones. Os fiáis de vuestra v irtu d , y la m ism a virtu d
expuesta á los peligros es m uchas veces la mas peligrosa tentación
del alm a fiel. •
12. J e h ú , principe im pío, m iraba con indiferencia á la sober­
b ia Jezabel rodeada de p o in p a y de atractivos, cuidadosa solam ente
de a g ra d a r; y D avid, justo y fiel, ve perecer su inocencia por sola
]aindiscreción de una m irada. Algunas veces está la virtud mas cerca
de caer que el vicio m ism o; y Vos ]o perm itís así, ó Dios m ió, p ara
q ue las alm as que son vuestras obren su salud , huyendo de los pe­
ligros y desconfiando de sí mismas.
13. Por o tra p a r te , si ya os sentís m ovido de D ios, ¿q u é en ­
canto puede te n er para vosotros el m undo en que vivís? Aun cu an ­
do pudiéraís salir por fiadores de la fragilidad de vuestro corazon y
pudiérais prom eteros que nunca os sorprenderían aquellas ocasiones
h alagüeñas; en aquellos instantes de inadvertencia ó flaqueza en
q ue repentinam ente se suele perder el fruto de m uchos años de v ir­
t u d , ¿ q u é es lo que aun podéis h a lla re n el m undo que os agrade?
¿E n qué os podéis ocupar en é l, sino en cosas in ú tile s, de que vu es­
tra fe se queja en secreto? ¿Q ué podéis oir, sino vanos discursos,
q ue se oponen á vuestras determ inaciones, ó que las entibian? ¿D e
q ué os pueden servir sus placeres, sino de halagos que os perv ier­
t a n , sus m as honrosas conexiones, sino de cum plim ientos que os
m o lesten , sus m as divertidas te rtu lias, sino de escenas que os es­
to rb e n ? ¿Q ué puede ser para vosotros el m undo e n te ro , sino u n a
p erp é tu av io len c ia? ¡O h a lm a fiell exclam a san A g u stín , ¿q u é h a ­
ces en medio de un m undo que no se hizo para tí? Quid tibí cum
pompis diaboli, amatar Christi? Infelices seríais si aun amaseis al
m u n d o ; pero aun lo seríais m ucho m as, s¡ no am ándole os obsti­
naseis en vivir en m edio de sus p elig ro s: sa lid , p u e s , de este m undo
corrom pido; esto es, formaos en él nuevas am istades, nuevos pla­
ceres, nuevas ocupaciones: unios con el corto núm ero de alm as
ju stas que viven en el m undo como v osotros, pero no viven como
el m u n d o ; en su com pañía, dice san A gustín, hallaréis aquella fi­
d elid ad , aquella v erd a d , aquel candor, aquella alegría pura y agra­
dable y aquella seguridad que nunca pudisteis hallar en las com pa­
ñías m u n d a n a s: apartaos generosam ente de aquello que no os es
DE MARÍA SANTÍSIMA. 45
perm itido a m a r: tened valor para h u ir de lo que la fe os h a hecho
ya despreciar; y no hagais caso de los vanos juicios de un m undo
que no conoce a Dios y que ya está juzgado. Segunda precaución,
cuyo ejemplo veréis en M aría santísim a.
14. El tem or de los juicios hum anos e s , católicos, el segundo
obstáculo que opone el dem onio á las santas inspiraciones de la g ra­
cia. Bien conocemos q u e , para corresponder á los m ovim ientos sa­
ludables que la bondad de Dios pone en nuestros corazones, era
necesario dar muchos pasos, pero nos detiene el m u n d o , q ue h a­
b la ra , que lo condenará y se b u rla rá ; al mismo tiem po que le des­
preciam os, le tem em os.
15. P ersu ad id a, pues, M aría de que es im posible u n ir lo que
nos pide la gracia con las costum bres y sujeciones que nos im p o n e
el m u n d o , y el no ser infiel á Dios cuando querem os suavizar con
respetos hum anos las obligaciones de una nueva vida , no se detiene
en exam inar si sus pasos parecerían extraños á los hom b res, sino
solam ente si son m edios necesarios para conservar la gracia recibi­
d a ; y así, aunque en la Sinagoga se m iraba á la virginidad como
oprobio, y eran despreciadas las personas que abandonaban la espe­
ranza de ser m adres del M esías, conociendo M aría que este era el
cam ino por donde Dios quería llevarla, abraza este hum ilde estado,
y sin te n er respeto á su nacim iento, á la esperanza de sus p a rie n ­
te s, frustrada con esta resolución, á lo que diria el m u n d o , el que
siem pre desea hallar en la conducta de los justos alguna cosa ex­
trao rd in aria para poder m otejar á la piedad de capricho y de fla­
q u ez a, consagra á Dios su virginidad y sigue la yo z del cielo, sin
c u id ar de los vanos pensam ientos de los hom bres : p o rq u e , á la v er­
d a d , se adelanta poco en el cam ino de Dios, cuando se m iran con
respeto las injustas preocupaciones del m undo.
16. Y sino decidm e los que movidos de la g rac ia, a u n q u e de­
masiado atentos á los juicios h u m an o s, guardais aun ciertos resp e­
tos con un m undo á quien no a m a is, ¿ q u é es lo que p rete n d eis con
d ejar de hacer por respeto suyo mil cosas propias de la fidelidad que
debéis á Dios? Si quereis con esto evitar sus censuras y que favo­
rezca vuestra nueva v ir tu d , os en g añ ais; porque cuanto m as obser­
vantes os vea de sus m á x im a s, m as censurará vuestra p ie d a d ; c u a n ­
ta m ayor uniform idad queráis conservar con él, m ayores m otivos
dais á la malignidad de sus censuras : las mismas condescendencias
de que con trabajo usaVá vuestro corazon para ag rad arle, serán el
m otivo de su b u r la : condena solam ente en los que se dedican á la
46 SERMON I I I SOBRE LA. INMACULADA CONCEPCION
piedad lo que halla en ellos de m u n d an o ; se burla de aquellas a l-
m as indecisas que hacen á todo, al m undo y á la v irtu d , y así son
indefinibles; se rie de los que despues de haberle abandonado, aun
quieren a g ra d a rle , y aunque es enemigo declarado de la v ir tu d , por
lo com ún su censura mas se dirige contra los defectos de la virtu d
q ue contra la virtud m ism a.
17. Si qu ereis, p u es, que el m undo apruebe vuestra m udanza,
haced que sea sincera y universal. ¿Q ueréis que alabe vuestra nueva
p enitencia? H aced que sea proporcionada á vuestros antiguos des­
ó rd en es; que no note en vosotros un penitente sensual, tibio y me­
dio m u n d an o , despues de haberos conocido un pecador v ivo, a r­
d iente y sin respetos en el vicio; que no pueda decir de vosotros que
á unas pasiones extrem adas ha sucedido una virtud acom odada,
q ue en lugar de los placeres violentos habéis elegido la p ereza, y
q ue en vuestra nueva vida no hay o tra cosa especial mas que h a ­
beros apartado de todo lo que os m olestaba. No tem áis, p u e s , al
m u n d o , sino m ientras uséis con él de respetos. M ientras q ue San­
són vivió enemigo declarado de los filisteos y lejos de sus ciudades,
le tuvieron por un hom bre escogido por Dios para ensalzar la glo­
ria de Isra el; pero apenas se acercó a aquel pueblo infiel, apenas
hizo alianza con él é im itó sus costum bres, cuando se hizo la fá­
b u la de G aza, y sirvió de público jug u ete á sus conversaciones.
18. Nada perdona el inundo á la virtud. No solam ente no alaba
en los justos el que se acom oden á sus costum bres, sino que quiere
en ellos mas m odestia t mas consideración, mas caridad , mas desin­
te ré s, mas olvido de sí mismos y mas privación, si es posible, de la
q ue m anda el E vangelio. Es excesivam ente severo en las reglas que
im pone á los justos: les disputa hasta las mas leves condescenden­
cias que usan consigo m ism os; les im puta á pecado aun sus mas
inocentes libertades; quisiera condenarlos á un perpétuo re tiro , á
u n a tristeza sin consuelo y una entera insensibilidad acerca de sus
propios intereses. Q uisiera, según parece, que para contarse en­
tr e los justos dejasen de ser hom bres; y su injusticia se em plea irías
en ponderar sus obligaciones que en disculpar sus fragilidades. En
este p u n to es el m undo un doctor m uy rígido. Los fariseos acusan
de intem perancia Jos inocentes convites de Jesucristo. Micol cen­
su ra las santas alegrías de David. Los grandes de Jerusalen m iran
como ambiciosas las lágrim as y predicciones de Jerem ías. El m undo
au m en ta y envenena cuanto halla en las acciones de los ju sto s, y
usando consigo de toda Ja indulgencia posible, guarda p ara ellos
DE MABÍA SANTÍSIMA. 47
toda su sev erid ad , como si abultando las obligaciones de la piedad
quisiera persuadirse que son im practicables, y justificar las trans­
gresiones con que se aparta de ellas.
19. F inalm ente, la últim a precaución de que se vale M aría para
conservar la gracia recibida es un continuo reconocim iento, y este
es el tercer escollo que puede tem erse en una nueva vida. .No co­
nocemos bien el gran favor de Dios en habernos sacado del desor­
den : esta' falta de conocim iento nace prim eram ente de u n a oculta
soberbia que hace que atribuyam os en p arte nuestra m udanza a u n
n atu ral feliz, á un gran caudal de rectitud y p robidad, el que au n
en medio de los desórdenes nos hacia avergonzar del vicio, que po­
nía ciertos lím ites á nuestras pasiones, los que suelen trasp asar la
m ayor p arte de los p ecadores, y que nos hacia respetar la obliga­
ción al mismo tiem po que la posponíam os al deleite. Pero M aría,
nacida con tantos privilegios, y fo rm ad a, según parece, p ara la v ir­
tu d , no busca en sí las razones de los favores de D io s: Obró m m í
(dice) cosas grandes, porque se acordó de m misericordia
20. C ualquiera cosa que quisiera atribuirse á sí m isma la h u ­
b iera parecido una infam e in g ratitu d , y no hallando en sí cosa a l­
guna que pudiese m erecerla la estimación de D ios, cuanto m as se
m iraba mas descubría la grandeza del beneficio, sin hallar en sí mas
q u e nuevos motivos de agradecim iento.
21. Dios gusta de que conozcamos el valor d e las gracias que
nos h ace; es tan celoso de sus dones como de su gloria, y no hay
cosa que tanto suspenda sus m isericordias como el q u e re r buscar en
nosotros mismos las razones de haberlas m erecido. P o rque, á la ver­
d a d , adem ás de que un natural feliz y dispuesto para el bien es u n
don g ratu ito , es injusticia querer por eso m inorar lo grande del be­
neficio q ue ha m udado nuestro corazon y el reconocim iento que de­
bemos á n uestro b ienhechor.
22. ¿D e qué proviene, p ues, que tantos pecadores nacidos coa
m ejores disposiciones que nosotros, mas inclinados que nosotros, por
el carácter de su corazon, á la vergüenza y á la inocencia, y mas mo­
vidos de la virtud y de las santas verdades que la in sp iran ; de qué
proviene q u e, no obstante e s to , no tienen valor para rom per sus ca­
denas , que continúan ofendiendo al Dios que conocen, que u ltrajan
la m isma verdad que re sp e ta n , que se dejan llevar como por fuerza
de sus inclinaciones, y que á pesar de la voz de la naturaleza que
parece acordarles su obligación, se dejan todavía aprisionar del
1 Luc. i,49,& 4.
•18 SERMON 111 SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
m undo y del encanto de sus pecaminosos deleites? Pero ¿q u é es lo
q ue digo? ¿D e qué proviene que estas felices inclinaciones con que
nacieron sean el pretexto de su im penitencia, que fiados en ellas se
p ro m etan una conversión fu tu ra , y que hallándose con mas dispo­
siciones p ara la ■virtud que otros pecadores m ueran im penitentes,
p o rq u e no se sentian obstinados? Aun no digo b astan te, católicos;
exam inad lo que pasa en el m undo, y veréis que las personas de un
carácter mas pacífico, las mas dispuestas á la virtud , los corazones
m as tiernos, mas sinceros y mas generosos, son los que mas se de­
ja n engañar de los deleites* ¿Q ué es, p u es, lo que liabeis ofrecido
á la gracia presentándola una alma buena y fácil, sino mas dispo­
siciones para los deleites y mas obstáculos á la virtud? Cuanto mas
parece que os habia favorecido la n atu raleza, cuanto mas distantes
estábais del reino de D ios, tanto mas debeis bendecir á la m ano m i­
sericordiosa que os h a m udado en medios de santificación las m is­
m as inclinaciones que en otros son el escollo de su ino cen cia; que
h a m udado vuestra inclinación al vicio en un santo deseo de la ju s­
tic ia ; vuestro am or a la s criaturas en una am orosa com punción ha­
cia é l; vuestros movim ientos profanos en santas lá g rim as: si alguna
vez se os perm ite reflexionar sobre ese n atu ral dócil que se os con­
cedió al tiem po de nacer, es para que os confundáis de haberle h e­
cho servir tanto tiem po á la injusticia, y de no haber hecho mas uso
de los talentos que os distinguen de los dem ás hom bres, que el h a ­
b e r hallado en ellos una distinción infeliz en la ciencia del pecado
y en la satisfacción de sus pasiones. ¡ Q uién soy y o , ó Dios mió,
p ara q u ere r hallar en mi corazon las razones de vuestras m isericor­
dias! Un infeliz á quien han hecho mas culpable vuestros dones;
u n pecador que en vuestros mismos beneficios ha hallado la raíz de
sus m iserias; un m onstruo de ingratitud que se ha divertido en ju n ­
ta r cuantas disposiciones favorables á la virtud puede dar de sí un
n atu ral feliz con cuanto puede inspirar á favor del vicio una volun­
tad corrom pida.
23. L a segunda razón por que el reconocim iento, que debe ser
continuo en las almas á quienes Dios ha m ovido, se entibia en nos­
otros , es porque nos vamos olvidando de nuestras pasadas m iserias.
E n los prim eros dias de nuestra penitencia, apenas nos atrevíam os
á m irarn o s á nosotros m ism os: los horrores de nuestra alm a, que
aun estaban vivos, por decirlo así, hacian gem ir á nuestra f e ; nues­
tros desórdenes se presentaban todavía á nuestra vista con toda su
fealdad; y aun era preciso que el confesor p rudente y caritativo nos
DE MARÍA SANTÍSIMA. 49
los disfrazase para m itigar nuestros te m o res, y para que no desma­
yase nuestra flaqueza : entonces la sola tentación que padecíamos
era el conocer dem asiado nuestra m iseria. Pero insensiblem ente nos
hemos ido familiarizando con nosotros m ism os; nuestras falsas 'vir­
tudes nos han ocultado nuestros pasados delitos, y algunos pocos
dias d ed icad o sála peniten cia, algunas pocas lágrim as han borrado
de nuestra m em oria los horrores de una vida llena de in iq u id ad ; de
este modo el reconocim iento del beneficio que nos purificó se ha
borrad o con la m em oria de las m anchas de que entonces estábam os
cubiertos.
24. Esto sucede en las m as de las conversiones, de lo que nace
que sean tan poco durables. Dios quiere que en todos los instantes
de la vida se conozca el inestim able precio de la gracia que m udó
nuestro corazon : deja de ser m isericordioso, luego que dejamos de
ser agradecidos á sus m isericordias. D avid, á pesar de su rigorosa
pen iten cia, de sus lágrim as y de sus cánticos, aun no veia en sí sino
al asesino de U rías, y al violador de la santidad del lecho co n y u g al:
su culpa , aun despues de m ucho tiem po de expiada, se m anifestaba
continuam ente á su vista corno una som bra im p o rtu n a ; y ni el res­
plandor del tro n o , ni la prosperidad de su rein ad o , ni el núm ero
de sus victorias, ni la constante fidelidad que observó despues á la
ley de D ios, ni su celo por la m ajestad deJ culto divino, ni las a la ­
banzas de sus profecías, que parecían haberle borrado la m em oria
de su pecado, para no acordarse mas que de su piedad, y de ta n ­
tas acciones santas con que despues le habia re p a ra d o , no pudieron
b o rra rle de su espíritu y de su corazon: E tpeccatum m eum contra
me est semper 1.
25. ¡O h DiosI decia continuam ente el penitente R ey, cuando
m e acuerdo en vuestra presencia de la m ultitu d de mis iniquidades,
de las gracias con q u e siem pre me habéis favorecido, au n cuando
yo con mas ingratitud y escándalo violaba vuestra santa ley, se tu rb a
m i corazon, m e abandona m i confianza, y mis ojos m iran sin gusto
todo este resplandor y grandeza que me ro d e a : Cor meum contur-
batum est, dcreliquit me virtus mea, et lumen oculorum meorum 2. Sí,
Dios m ió , todos los placeres del reinar no pueden aliviar la gran
tristeza que deja en mi alm a el dolor de haberos ofendido: Afjlictus
s u m 3. Toda la gloria de mi reino no equivale al secreto abatim iento
q ue en vuestra presencia m e hace padecer la m em oria de mis fla­
quezas: H um üiatus sum *. ¿Q ué podré y o , Señor, daros p or ta n -
1 P salm . i , 4 . — * Ib id . x x x v ji , 22, — s Ib id . 9. — * Ib id .
50 SERMON I I I SOBRE LA. INMACULADA CONCEPCION
tas bendiciones con que me habéis enriquecido? En mis desórdenes
nunca me habéis d esam parado; me enviasteis profetas que m e anun­
ciasen vuestras santas volu n tad es; m e disteis un corazon dócil y
dispuesto para la verdad ; siem pre m e favorecisteis contra mis en e­
m igos; m ultiplicasteis mi descendencia , y asegurasteis para siem pre
en mi casa el trono de Ju d á ; me hicisteis am ado de mis pueblos, y
tem ido de mis vecinos, ¿q ué os daré yo, Señor, por tantos benefi­
cios? ¿P o d rán acaso bastar mis lágrimas para expiar mis delitos ó
p ara agradecer vuestras gracias? Quid retribuam Domino pro ómni­
bus qua rclribuit mili i De este modo perseveró David hasta el fin,
y afianzó en la continua m em oria de su pecado la seguridad de su
p enitencia.
26. Finalm ente, la últim a razón por que dejamos entibiar nues­
tro agradecim iento, despues de los prim eros pasos de nuestra con­
versión , es porque no consideram os que cuando Dios m udó nuestro
corazon, nos prefirió á otras m uchas alm as menos pecadoras que
n osotros, y no obstante las dejó en el cam ino de la perdición.
27. La preferencia que Dios usó cop M aría, no en sacarla del
p ecado, sino en preservarla de é l , es para la Señora el m ayor m o­
tivo de su agradecim iento : se acuerda de que al mismo tiem po que
el Señor desprecia á las dem ás hijas de J u d á , se digna m irar la b a­
jeza de su esclava, escogerla y llenarla de dones y de gracias; y sien­
do toda la ocupacion de los pensam ientos de M aría esta preferencia
de las m isericordias y am or del Señor para con ella, la sirve p ara
d esp ertar su am or, y asegurar su fidelidad.
28. Y á Ja verdad , católicos, no hay cosa que tanto dé á cono­
cer el valor de la gracia á una alma en quien Dios ha infundido un
santo disgusto del m u n d o , y un h o rro r de los pasados desórdenes,
com o el ver á una infinidad de pecadores de todas clases, de todas
edades, de todos sexos, y que solían ser cómplices de sus antiguos
placeres, entregados aun á la ceguedad y á la corrupción de su co­
razon , cuando ella sola ha sido escogida y separada por u n singu­
lar favor de D ios, sacada de sus desórdenes, ilustrada y llam ada al
conocim iento de la verdad ; en to n c e s, esta alm a movida de la gran­
deza del beneficio, dice: ¿Q ué habéis hallado en m f, ó Dios mío,
q u e haya podido m erecerm e una distinción tan singular de gracia
y m isericordia? ¿Q ué tenía yo mas que tantas almas á quienes á mi
vista habéis dejado perecer en el m u n d o , sino mas miserias que cu­
ra r y m as oposiciones á vuestra gracia? ¿Q ué os he hecho yo p ara
1 Psalm. e x v , 12.
D E HABÍA SANTÍSIMA. 51
que así m e prefiráis? Yo he sido mas indiscreto en mis pasiones , he
resistido mas tiem po á vuestras inspiraciones santas, he estado atado
con mas pesadas y mas vergonzosas cadenas. E ste e s , Dios m ío, todo
mi m érito. Una abundancia de iniquidad ha atraído sobre m í la su ­
perabundancia de vuestras m isericordias: habéis escogido la mas
flaca y mas delincuente de vuestras c ria tu ra s, para hacer resp lan ­
decer mas en mí el poder de vuestro b razo , y las m aravillas de yues-
tra m isericordia. ¡O h D ios, que tan propicio sois al pecador, dadm e
un corazon capaz de am aros ta n to , como desea mi agradecim iento
y m erece el exceso de vuestra b o n d ad ! E n esto consiste, católicos,
esta fidelidad de precaución, tan necesaria p ara conservar la gracia
recibida. Pero á la fidelidad de precaución añadió M aría la fidelidad
de correspondencia.

Segunda p a rte ; L a fidelidad de M a ría á la grada la hizo progresar


en ella.

2 9 . No basta haber evitado con precauciones saludables los es­


collos que pueden tem erse en el principio de una vida cristian a; es
necesario tam bién seguir los caminos por donde la gracia nos llam a,
y ad e la n tar continuam ente en el camino de la salvación en q ue h e ­
m os en trad o .
30. ¿ Cuáles s o n , p u e s , las mas com unes causas de nuestras r e ­
caídas? P rim eram e n te , el no haber seguido toda la fuerza y toda la
extensión de la gracia que nos sacó del desórden; en segundo lu ­
g ar, eí salim os del camino por donde q ueria llev arn o s; finalm ente,
el desm ayar al tiem po que vamos adelantando y ceder á cada obs­
táculo que el dem onio opone á nuestra propia flaqueza. P ero M aría
ofrece á la gracia u n a correspondencia de perfección, una corres­
pondencia de estado, y una correspondencia de perseverancia con
q u e acaba do instruirnos.
31. En prim er lu g a r, una correspondencia de perfecció n ; y en
esto ensena M aría á ias alm as movidas del deseo de su salvación,
á no poner límites peligrosos á la gracia que las sacó de los desór­
denes del m undo y de las pasiones. Jam ás hubo cria tu ra que hicie­
se vida mas desp ren d id a, mas pura y m as perfecta que esta santa
hija de Judá ; no tuvo inclinación que dividiese ó debilitase en su
corazon el am or á Jesucristo; le am ó m as que á su propia estim a­
ción , pues las sospechas de José no pudieron sacar de su boca ni
u n a sola palabra que perjudicase á su hum ildad ; m as que á su p a-
52 SERMON I II SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
t r i a , pues huye á Egipto sin d e te n e rse ; mas que á los aplausos
jn u n d a n o s, pues no le in sta, como sos dem ás parien tes, á que se
m anifieste al m u n d o ; mas que á su descanso, pues nunca le aban­
dona en sus viajes ; y finalm ente, mas que á sí m ism a, pues le ofre­
ce en sacrificio en el Calvario, sin que lo tierno de su am or ced aá
lo grande de su fe ; la llam aba la gracia al mas rigoroso desp ren ­
d im ien to , á las virtudes mas perfectas, á las acciones mas heroi­
c as, y nunca la lim ita á un género de virtud mas suave y mas
com ún.
32. No h ay , p u es, cosa mas rara en tre las personas que se han
levantado de sus desórdenes que este género de correspondencia á
la gracia. Bien sé que cada uno tiene su propio don ; que la medi­
da de la gracia no es la misma para todas las a lm a s ; y que al sier­
vo á quien se le hubiere dado m enos, tam bién se le pedirá m enos;
pero aseguro que tú en p a rtic u la r, á quien Dios ha tocad o , eres
infielá la gracia recibida, aunque te abstengas de los pasados deli­
to s , si por otra p arte te ciñes á costum bres tibias , sensuales y co­
m unes.
33. Y fundo esta verdad en las luces con que Dios os ha favo­
recido y que se han seguido á vuestra penitencia : cuando abristeis
los ojos p ara ver lo enorm e de vuestros pasados delitos, los abris­
teis al mismo tiem po para ver hasta dónde se extendían vuestras
obligaciones: conocisteis las reglas de la fo: visteis hasta dónde ex­
tiende el Evangelio el despego, el aborrecim iento del m u n d o , el
desprecio de sí mismo , el am or de la cruz y la violencia de los sen­
tidos "y del espíritu : visteis en la m ayor p arte de las costum bres
recibidas en el m u n d o , m uchas cosas que no veian los m u n d a n o s;
en cada acción conocíais lo m ejor, según la expresión del Apóstol,
esto es, lo que debia hacerse para seguir el espíritu de la f e ; y así
digo que seréis juzgados según lo que habéis conocido, y que vues­
tras luces serán en la presencia de Dios la medida de vuestras obli­
gaciones.
34. F undo tam bién esta verdad en los pensam ientos que Dios
os inspira ; y sino, acordaos de aquellos prim eros instantes de p e­
nitencia en que empezasteis á detestar los desórdenes de vuestra
vida p a s a d a ; entonces sentisteis un nuevo gusto en la oracion , en
el retiro y en las santas au ste rid a d e s: gem íais en lo íntim o de vues­
tro corazon por los em peños con que aun estabais ligados con el
m u n d o , por los placeres que aun teníais precisión de permitiros*
por las costum bres que una especie de cortesanía os hacia se g u ir:
» E HARÍA SANTÍSIMA. 53
os decíais á vos mismo que una alm a cristiana debia desterrar de sí
estas reliquias del m u n d o , y que una alma pecadora, entregada
como la vuestra á las lágrim as y á la peniten cia, debia m irar estas
costum bres mitigadas como delitos. ¿No es v e rd a d , católicos, que
á pesar de la flaqueza que hasta ahora os h a hecho persev erar en
este estado, no se han borrado aun de vuestros corazones estos
pensam ientos fieles? que aun os reprendeis todos los dias vues­
tra tibieza y vuestra infidelidad á los dones recibidos? que cono­
céis que aun falta algo á lo que Dios pide de vosotros? que no
obstante el público erro r que alaba vuestra p ied ad , conocéis to d a­
vía que en la presencia de Dios estáis m uy distantes del estado á
que os llam a la gracia , y que las alabanzas de los hom bres, q u e su ­
ponen en vosotros virtudes que no teneis, serán m otivo de hacer
mas severa vuestra condenación? ¿No es verdad que toda vuestra
vida, p or mas inocente que parezca á la vista de los h o m b res, no
es m a s q u e una continuación de rem ordim ientos, que no experi­
m entáis aquella paz inocente que es el mas suave fruto de la g ra­
cia, y que aunque os absteneis del pecado, con todo eso os hallais
privados de todos los consuelos de la v irtu d ?
35. L a vocacion, p u es, del cielo está escrita, por decirlo así,
en las m quietudes de vuestra alm a. Si esta vida que aun seguís, n a ­
tu ral y m u n d a n a, fuera la situación ó estado en que Dios os quie­
re ; si la gracia no os llam ara á una abnegación del m undo mas ab ­
so lu ta, á una mas severa vigilancia sobre vuestros sentid o s, esta­
ríais tranquilos en vuestro estado; solo experim entaríais aquellos
deseos de un estado mas perfecto, inseparables de la justicia cris­
tiana ; pero 110 padeceríais las inquietudes de un corazon agitado,
desco n ten to, acobardado, que se esfuerza continuam ente p ara le ­
vantarse sobre sí mismo, y que inm ediatam ente le abate su flaque­
z a ; gustaríais las delicias que se experim entan en ser de Dios y en
servirle ; el estar vuestra virtud triste é in q u ie ta , consiste en que
es tibia é in fie l; acaso otro que hubiera sido llam ado á m enor g ra­
do de gracia y de justieia se preservara de caer en este estado de
imperfección ; sus inclinaciones menos vivas, su genio mas m ode­
rado y su corazon menos fácil de moverse , no hallaría, entre los
mismos peligros en que vosotros vivís, los mismos precipicios; pe­
ro vosotros, cuyas inclinaciones mas frágiles, cuya alm a mas fácil
en recibir las im presiones, solo puede estar segura léjos de los pe­
ligros y defendida con todas las precauciones de la fe, sentiréis que
insensiblem ente se debilita vuestra v irtu d , que se dism inuye vues-
54 SERMON III SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
tro h o rro r al vicio, que cada dia se aum enta vuestra flaqueza, que
cada objeto debilita vuestro corazon con nuevas im presiones, que
cada victoria de las que conseguís dism inuye vuestras fuerzas, y
caeréis tanto mas peligrosam ente, cuantas mas habian sido las caí­
das invisibles que habían precedido en vuestro corazon antes que
un conocido abandono de Dios os m anifestase á vosotros mismos
vuestra caida* Es im posible el perseverar fiel por m ucho tiem po no
estando en el estado que Dios nos pide.
36. F in alm en te , fundo esta verdad en vuestras pasadas cos­
tum bres. ¿ Q uereis saber cuáles deben ser los lím ites de vuestra vir­
tu d ? Pues acordaos de cuál fue la m edida de vuestros vicios ; es­
ta regla es indefectible ; haced en la piedad los mismos progresos
que hicisteis en los desórdenes ; dad á Dios otro tanto como disteis
a l m u n d o ; aquel desasosiego, aquella em briaguez, aquel olvido de
vuestros intereses y de vuestra g lo ria , aquellas sutilezas en vues­
tros em peños profanos , aquel corazon ocupado siem pre en sus p a­
siones y q ue se tenia por feliz en sus p en as, esto es lo que luisteis
p ara el m u n d o ; pues sed lo mismo para Jesucristo ; ofreced a vues­
tro corazon objetos mas santos; dejad para un D ios, que es solo
digno de ser am ado, la misma ansia, la misma constancia, la mis­
m a sutileza que teníais para las vanas c ria tu ra s ; en vuestras deplo­
rables pasiones hacíais gala de parecer h é ro e s, de ser m as sinceros,
m as generosos, mas fieles y mas grandes que los dem ás hom bres.
Servid á Jesucristo con la misma n o b le za, sin tem o r, sin respetos,
sin división, sin bajeza; llevad la misma grandeza de alm a al pié
de sus altares; no os contentéis con una virtud débil y co m ú n , ni
degradeis vuestro corazon cuando le entregáis á Jesucristo , cuya
gracia le eleva y ennoblece cuando está tím ido y abatido.
3 7 . S í, católicos, las pasiones en las personas de cierta clase
siem pre son v iv a s, sobresalientes y extrem adas, y la penitencia fla­
ca , débil y tím ida ; vuelven en sí de los pasados desórdenes, arre-
glan sus costum bres, se reconcilian con las cosas sa n ta s, pero no
reparan los excesos p asad o s; suelen am p arar á los ju sto s, h o n rar­
los con su fam iliaridad, alen tar su celo, proteger las em presas ú ti­
les á la piedad, pero sin conocer las lágrim as, los rig o re s, los san­
tos desprecios de Jas cosas del m u n d o , ni los sacrificios de la peni­
tencia ; tienen las públicas virtudes en que nada padece el amor
p ro p io , pero no las personales que son las que solam ente forman
al hom bre interior y obran la verdadera m udanza del co ra zo n ; es­
ta suele ser la penitencia p articularm ente de los grandes : hácense
DE M A llí A SANTÍSIMA. 55
mas favorecedores de la p ie d ad , pero no son p o r eso m as rigorosos
consigo m ism os; hácense mas religiosos, pero no m as penitentes.
La prim era cosa que Dios pide á un pecador, por mas distinguido
que sea en el m u n d o , es sus suspiros, sus lágrim as y sus trabajos.
No se contentó David con llevar en triunfo á Jerusalen el arca san­
t a , con haber ju n ta d o á costa de grandes gastos los m ateriales p ara
un magnífico tem plo, con h o n rar la santidad de Natan y del pon­
tíf ic e A b iatar; sino que lloró su pecado cubierto de ceniza y de
cilicio; interrum pió mil T e c e s su sueño para bañar su cama con sus
lágrim as y confesar en la presencia del Señor la ingratitud y en o r­
midad de su delito ; pasó lo restante de sus dias lleno de pensa­
m ientos de com punción y a m a rg u ra , no pudiendo persuadirse q u e
lo elevado de su dignidad le dispensaba en las reglas esenciales de
la p en iten cia; es necesario padecer para satisfacer delante de Dios
por vuestros pecam inosos d eleites, y m ientras que vuestras pasio­
nes no estén castigadas, no pueden estar mas que m edio extin­
guidas.
38. Estas son reglas de fe y de equidad ; vosotros podéis ju zg ar
acerca de ellas. No basta haber salido de Sodom a y de los cam inos
de la in iq u id ad , es necesario seguir á la gracia hasta donde ella
quiera conducirnos. Salió L ot de aquella ciudad reprob ad a que
Dios entregó á las llam as de su v en g a n za, pero esto no fue m as
que el principio de su salud ; quiso el Ángel llevarle hasta lo alto
de la m ontaña» no se atreve á seg u irle, se asusta con la dificultad
del cam ino, y pide que se le perm ita detenerse á un lado en u n a
ciudad situada en la cuesta : Q ui nee possum in monte salvan... est
civitas j u x t a x. Con este medio creia haberse puesto en seguridad,
h aberse libertado del peligro de Sodom a y de la fatiga de la m on­
taña. Pero las mitigaciones en m ateria de obligación siem pre son
peligrosas; le abandona D ios, se em b o rrach a, y da motivo al mas
abom inable de todos los p e c a d o s; la v irtu d que busca el descanso
está m uy cerca de la virtud que se aparta del c a m in o ; y cuando no
hacem os mas que medio h u ir del vicio, estam os m uy expuestos á
volverle á e n c o n tra r; y esta es la prim era infidelidad que inutiliza
la gracia de la conversión.
39. La segunda consiste en seguir los caminos que nos dicta
nuestra vanidad ó nuestro ca p rich o , y no aquellos por donde quie­
re conducirnos la g racia; pero M aría evita este escollo con u n a cor­
respondencia de estado : elevada al grado mas sublim e de la g ra -
1 Genes, s i s , 19, 20.
56 SERMON I II SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
cia y con derecho de aspirar á los.mas extraordinarios cam inos, no
sale del sim ple y n a tu ra l de su estado : toda su piedad se halla li­
m itad a á criar á su Hijo con un religioso cuidado en su retiro de
N a z a re t; en trib u ta r á José el respeto y obediencia que le era de­
bido por razón del sagrado vínculo coa que á él estaba u n id a ; en
ir todos los anos á Jerusalen p ara celebrar allí la*Pascua con su p u e­
b lo ; en sujetarse á las com unes observancias de la le y ; siem pre
persevera fiel en seguir la gracia en todos los acontecim ientos de
su vida; nunca se persuade que un estado diferente seria mas fa­
vorable á la piedad ; en las circunstancias en que Dios la pone, n u n ­
ca busca razones para justificar lo que Dios condona ; y el camino
p o r donde la conduce la gracia, la parece siem pre el mas propio
p ara su eterna salud. E n esto suelen engañarse las mas santas in ­
ten cio n es, y aun la misma piedad suele ser nuestra mas peligrosa
ilusión ; apenas se en cuentra quien quiera ir á Dios por el camino
q ue le señala su gracia.
40. Algunos hay á quienes les parecen ligeras todas las cruces
m enos las que les envía la divina Providencia : la pérdida de sus
tie n e s y de su fortuna les parece to lerab le, pero no pueden sufrir
la m ala fe de un enem igo que los deshonra y calum nia, y les p are­
cen m uy injustos estos sentim ientos; en cualquiera otro estado que
Dios nos colocase nos parece que le seríam os fieles , pero en este
que es el único cam ino por donde la gracia quería guiarn o s, nos
quejam os de su providencia y faltam os á sus órdenes.
41. En medio del m undo , á donde nos llam a nuestro estado,
nos decimos á nosotros mismos que seríam os mas fieles en el retiro
y lejos de los peligros : en el re tiro , en donde algunas veces nos
detiene nuestra obligación, nos persuadim os que la piedad sola , y
entregada á sí m ism a, se relaja y desfallece, y que el trato de los
ju sto s, y los públicos socorros de la virtud la alientan y c o n fo rta n :
en tre los cuidados públicos una condicion particular parece mas
proporcionada á la salvación : si nos hallam os en este estado, p re­
textam os la inutilidad, y creem osque uua vida desocupada cási no
puede ser inocente : los que están ligados con el santo vínculo del
m atrim onio se quejan de que las antipatías cási siem pre in sep ara­
bles de una m utua sujeción son un obstáculo invencible p ara sal­
varse : los que se hallan en un estado libre se figuran que si estu­
vieran ligados tendrían su corazon tranquilo, y serviría esto de fre­
no á sus locas pasiones : cada uno apetece las obligaciones esencia­
les del estado en que no se h a lla , y nadie es fiel á la gracia de su
DE MARÍA SANTÍSIMA. 57
propio estado, S eñor, decían los israelitas en el desierto, ¿nos h a­
béis acaso traído á estos lugares áridos para que nos sirvan de se­
pulcro? D adnos enemigos con quienes pelear y de quienes poda­
mos defendernos, y no peñascos ard ien d o , ham bre y sed q ue nos
consumen 1 : Cur cduxisti nos in deser tum istud u t occideres omncm
multitudmem fame? S eñ o r, decian los mismos despues q u e salieron
del desierto y llegaron á los países de C anaan, ¿ p a ra qué nos sa­
casteis del desierto? Allí solam ente teníam os que defendernos de
las incom odidades de un largo viaje ; aquí vam os á ser presa d e e s-
tos pueblos valerosos é innum erables que nos rodean, y nos traéis á
una tie rra habitada de gigantes y m onstruos que tragan á sus h a ­
bitadores : Terra devoral habitat ores snos2.
42. En el desierto , donde no necesitaban mas que de pacien­
cia, les parecían fáciles el valor y la fuerza de los com bates; en P a ­
lestin a, donde debían com batir, les parecia mas fácil su frirla s in ­
com odidades del desierto* Do este m odo, ¡oh Dios m ió! con una
continua ilusión siem pre de nosotros m ism os, é infieles al estado
en que nos habéis p uesto, sustituim os á las presentes obligaciones,
que serian penosas á la n atu ra lez a, unos sacrificios quim éricos que
divierten la fantasía y nada cuestan al corazon.
43. F in alm en te, á esta correspondencia de estado añade M aría
u n a correspondencia de perseverancia. H asta el fin ofrece á todos
los rigores que Dios envió sobre ella an a fe siem pre mas viva y mas
c o n stan te; si Jesucristo, siendo aun n iñ o , para pro b ar al parecer
su tierno a m o r, se pierde de su vista y se oculta en el te m p lo , lé -
jos de enfadarse, corre como la esposa en busca de su esposo que
ha perdido, y no cesan sus cuidados hasta que halla á su am ado. En
las bodas de G aná, la respuesta de Jesucristo, tan áspera al p a re ­
ce r, no desalienta su fe , y en el mismo tiem po en qne parece m a­
nifestarla el Señor tanto despego, espera todo cuanto de él puede
esp erar; y su fidelidad, fundada sobre reglas sólidas, no depende
de los diversos modos de proceder de Jesucristo para con M aría.
44. Por lo com ún en los principios de la piedad nos m a n ten e­
mos por un cierto gusto sensible, que cási siem pre acom paña á los
prim eros pasos de uná nueva vida : g u s to , que las m as veces tanto
es obra de la naturaleza como de Ja gracia, y que regularm en te
proviene mas de la flaqueza y tim idez de un corazon tie r n o , q ue de
una plenitud de am or y de com punción ; y así, llegando á faltar
este gusto y no teniendo apoyo sensible el corazon, d esm ay a, se
1 Exod. svi, 3. — * Mum. sin , 33.
5 T. II!.
58 SERMON I II SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
entibia y pierde el á n im o ; mira a trá s, está cerca de re c a e r, y por
fin recae. Esta es la suerte de las mas de las a lm a s : su piedad es
una piedad sensible y gustosa ; e s u n cierto atractivo inseparable dé
la n o vedad, y que tiene siem pre mas im perio sobre las alm as lige­
ras é in c o n sta n te s; no es una real y profunda persuasión de las
verdades sa n tas, un tem or verdadero del juicio de Dios, un santo
aborrecim iento de sí m ism as, un desprecio heróico del m undo y de
sus deleites, ni una m utación universal del corazon; y de aquí
provienen las tristes escenas que afligen á la Iglesia, que deshonran
la v irtu d , y que vemos todos los dias su ced er; de aquí proviene el
burlarse el m undo de tan tas alm as, que despues de haberle ab an ­
donado con ru id o , vuelven luego á sus placeres.
4 5. Guando nos volvemos á D io s, católicos, es necesario espe­
r a r disgustos y a m a rg u ra s; m irar estas como p arte de la p en iten ­
cia que nos im pone el Señor ; fundar la felicidad, no sobre el gus­
to que pasa , sino sobre reglas san tas, sobre máximas de fe, sobre
!a verdad que siem pre es p e rm a n e n te ; convencerse con la luz que
Dios nos in sp ira , de que el m undo es un su e n o , que el pecado es
la única desgracia del h o m b re, que la inocencia osla verdadera fe­
licidad aun en la tie rra , que los males y bienes presentes no son
verdaderos bienes ni m ales, y que nuestros títu lo s, nuestras digni­
dades, en una palab ra, todo cuanto somos á la vista de los hom ­
bres perecerá con los hom bres, y soioserém os eternam ente lo que
seamos en la presencia de Dios. El gusto p a sa , pero la verdad p er­
m anece etern am en te. Y adem ás de esto, decidme : el m u n d o , á
quien renunciasteis, ¿ n o tenia tam bién sus am arguras? ¿N o h ab ia
tam bién entre sus placeres m uchos ratos de m olestia y de tristeza?
Los caminos de las pasiones de que salisteis ¿estaban por ventura
siem pre sem brados de flores? ¿ Es posible que habiendo am ado tan­
to tiem po á un m undo pérfido, injusto y m olesto, os hayais de
cansar de la virtud y de la inocencia al prim er instante de disgus­
to? ¡O h alma fiel! ¿S on acaso mas insufribles los disgustos de la
virtud que los del pecado? Estos dejan en el corazon una raíz ter-
rible y fu nesta, que hace que no podam os sufrirnos á nosotros
mismos derram an un torrente de am arguras en lo interio r de
n u estra conciencia ; no dejan al pecador ningún recurso dentro de
s í ; y entregándole á sí m ism o, le entregan a todas sus desgracias.
40. Por el contrario ; los disgustos de la virtud no son mas que
unas inquietudes superficiales, que siem pre dejan en el fon d o de
la conciencia una paz y una tranquilidad se creta : son nubes pasa-
DE MARÍA SANTISIMA. 59
jeras que ocultan por un instante al alm a su Señor y su D ios, p e­
ro que no apagan en ella las luces de la fe que alum bra aun en es­
te lu g ar oscuro, y que en secreto Ja consuela en sus penas.
47, En la Escritura santa podéis ver la diferencia. Saúl, cansado
de sí mismo y de sus delitos, es un infeliz que no puede sufrir el peso
de su conciencia: vuélvese á todas p arte s, y no halla co^a alguna que
pueda calm arlos furores de su alm a; el arpa de un pasto r divierte
su tristeza, pero no la cu ra : los encantos de tina pitonisa engañan su
vista, pero no pueden engañar su corazon; los espectáculos del rei­
no mitigan su enfado, pero no pueden librarle de sus crueles pesa­
res ; busca m odo de engañarse y no le halla : huye de sí mismo y se
encuentra en todas p a rte s: siem pre lleva consigo sus inquietudes y
disgustos, y léjos de suavizar con los placeres que le cercan la am ar­
gura de su alma , d erram a esta am argura sobre todos los placeres
que pudieran consolarle. Estas son las inquietudes del pecado.
48. Al contrario D avid, padeciendo las am arguras á q u e Dios
suele en tregar algunas veces Jas alm as justas, j Cuándo , ó Dios
m iot dice, derram aréis sobre mi alm a aquellos inexplicables con­
suelos, en que conoce un corazon que os am a lo suave que sois,
y Ja gran felicidad que tiene en ser vuestro : Quando consolaberis
m e1? ¡A h í si vuestra santa ley no me sostuviera en este estado de
tristeza y de tra b a jo , no podria defenderm e de raí m ism o, y mi fla­
queza vencería la grandeza de vuestros beneficios, la verdad de
vuestras prom esas y la fidelidad que tantas veces os h e p ro m e tid o :
N is i quod lex tu a meditado mea est, tune forte pernssem in humilUate
m e a El uno abandonado de Dios y entregado á sí m ism o, no h a ­
lla alivio sino en los horrores de su propia conciencia ; el otro afli­
gido por Dios, pero teniéndole siem pre oculto en lo íntim o de su
corazon, lleva consigo el consuelo de todas sus penas. En una p a­
labra ; el p ec ad o r, perdiendo el gusto de lospLaeeres,, lo pierde to ­
do. E l justo oada pierde en perder los consuelos sensibles de la vir­
tu d , porque no pierde la m isma virtud. | Gran DiosI ¡Q u é fácil es
el consolarnos m ientras que os poseemos! ¡Cuánto m as apreciables
son las am arguras de la virtud que las falsas alegrías del pecado 1
¡Y q ué bien se recom pensan los rigores con que afligís á las almas
fieles, con aquellos consuelos que ni el m undo conoce ni puede
d ar! Estas son las instrucciones que nos da M aría : felices nosotros
si, ofreciendo como ella una fiel correspondencia á la gracia, m ere­
cemos el consum arla en la gloria. A m en.
* Psalru. c x v iii, 182. — » Psaltn. c x y iu , 92.
5*
60 V ASUNTOS PARA LA INMACULADA CONCEPCION

ASUNTOS
PA11A LA INMACULADA CONCEPCION DE MARIA SANTISIMA.

I. D om im ispossedit me in in itio viaru m suarum . (Prov. T rii). T res


son los cam inos por donde puede el Señor to m ar posesion de un
alm a : el de la creació n , el de la redención, y el de la santificación.
L a creación es camino de om nip o ten cia; la redención es camino de
esperanza; la santificación es cam ino de am or. Se echa dé ver el
em peño que tuvo Dios en anticiparse al dem onio al to m a r posesion
de M aría en el comienzo de estos cam in o s, in initio viaru m suarum r
que es lo mismo que decir en el p rim er instante de su Concepción.
Tom ó de ella posesion por via de creación, lo que fue em peño de
su o m n ip o ten cia; por via de redención , lo que fue em peño de su
sabiduría ; p o r via de santificación , lo que fue em peño de su am or.
JI. V ivit D om inas quoniam sine pollutione pcccati revocavit me gau-
dentem in victoria su a, in evasione m ea , in Uberatione vestra. (Ju d ith ,
xm )* ¡H im nos de gloria al poder de Dios! ¡H im nos de alabanza al
privilegio de M aría! ¡H im nos de consuelo para los hom bres! Dios
con adm irable poder preservó á M aría del pecado o rig in a l, in vic­
toria s u a : M aría por especial privilegio fue preservada por Dios del
pecado o rig in al, in evasione m e a : en nosotros por intercesión de
M aría m enguan los afectos del pecado o rig in a l, in Uberatione vestra.
III. P rm cipiu m virtutis tutu in splendoribus sanclorum. (P sa l-
m o C ix ) . E n el prim er instante de la Concepción de M aría se echan
de y e r, com pendiados, los mas singulares privilegios de la san ti­
d a d , esto e s : 1.° todas las glorias con exención de la mas leve m an ­
cha ; 2.° todas las perfecciones con la riqueza de toda suerte de g ra­
cias y dones sob ren atu rales.— El apogeo de la santidad es la ente­
ra perfección : M aría fue ya perfecta desde el p rim er instante, m ane
diluculo , á preferencia de todas las heroínas de la antigüedad ; fu e
p u ra , no solo m as que los h o m b res, sí que tam bién m as que los
S an to s, en quienes Dios reperit p ravilatem , y destinada á ap lastar
la cabeza de la serpiente infernal. — M aría fue sum am ente am ada
de D ios, y por esto prevenida con todas las bendiciones del cielo*
y tem ida del infierno q u e m aluit adm irar i quam d ep re d a r i.

Sentencias de la sagrada E scritu ra.


■é
E t qui creavit m e requievit in tabernáculo m eo. (Eccli. x x iv .
DE MARÍA SANTÍSIMA. 61
A djuvabit eam D eus m ane dilucuto ( P sa im . x l v ) ; id est, in
ipso o rtu m atutino, (5 . B ie r . hic).
E legit eam Deus et p rae leg it eam . (E c c li.lo c . cit.}.
Q uam pulchra es, am ica m eat quam pulchra es! [C an t. rv , 9).
T ota p ulchra es, et m acula non est in te. (Ib id . v m ) .
D om inus prsecinxit m e , et posuit im m aculatam viam m eam .
{P sah n . x v n ) .
Sanctificavit tabernaculum suum Altissimus. ( iW m . x l v i ) .
De praiparato habitáculo suo respexit super omnes qui h ab itan t
terram . ( P sa lm . x x x n } .
Unus est A ltissim us, C reator o tnnipotens, ipse creayit illam in
S piritu Sancto. (E ccli. i , 8).
Inim icitias ponam in te r te et m u lierem : ipsa conteret capul tuum .
(Genes, n i ) .
Sapientia aediGcavit sibi dom um . ( P r o v . ix ).
D om um tuam decet sanctitudo. { ¿W m . x c ii ).
Sapientia non habitabit in corpore subdito peccatis. ( S a p . i).
E rit in novissim isdiebus prseparatus m ons dom usD om ini in v e r-
tice m ontium . (Isa i. n ) .
F u n d am enta ejus in m ontibus s a n c tis: diligit D om inus portas
Sion super om nia tabernacula Jaco b ... H om o natus est in e a , et
ipse fundavit eam A ltissim us. (P salm . l x x x y i ) .
Speculum sine m acu la, Dei m ajestatis. (S a p . v n ).
Signum m agnum ap p aru it in coelo, m ulier am icta solé, et luna
sub pedibus ejus. (A poc. x n ) .
Mísit serpens ex ore suo post m ulierem aquam tam quam flumen
u t eam faceret trah i á ilum ine. (I b id .).
N on perm isit me Dom inus ancillam suam coinquinan, (/tw íií^ x m ).
Non g a u d e b i t i n i m i c u s m e u s s u p e r m e . (P sa lm . x l ) .
Quom odo cecidisti de coelo, lu c ifer?... corruisti in te rram qui
vulnerabas gentes* (/sa i. x iv ),
Fecit mihi m agna qui potens e s t... fecit potentiam in brachio suo.
( L u c . i , 4 ).

F iguras de la sagrada E scritu ra .

Moisés q u e , en tre tantos niños n áu frag o s, es el único q ue en el


Nilo sobrenada ileso dentro de su cesta, porque habia de llenar de
lu to , te rro r y estragos la corte del opresor F a ra ó n , fue imágen de
M aría que destinada á Henar de confusion la m orada del enemigo
62 ASUNTOS PARA LA INMACULADA CONCEPCION
in fe rn a l, y á destrizar su ca b ez a, vadea ilesa ella sola el em ponzo­
ñado to rre n te que él vom ita sobre todos los hijos de Adán , en el
p rim er in stan te de su Concepción.
L a tierra virgen de que fue form ado A d án , es la prim era figura
de la purísim a Concepción de M aría. S icu tp rim u s A d a m , dice A b-
d ías, p atriarca d e J e ru sa le n , fo rm a tu sfu it e n te r ra virgin e, nunquam
m aledicta; ita secundus A dam form atus fu it ex M a ría virgin e, nun­
quam maledicta.
Es tam bién figura de M aría E va creada antes del pecado en es­
tado de inocencia ; toda vez que no debia ser mas privilegiada aq u e­
lla por quien entró en el m undo el pecado y la m u e r te , q ue aq u e­
lla por quien el m undo obtuvo el R eparador y la vida : N ova ffeva r
1Water v it a . (S. A th an .).
F u e asimismo sim bolizada, como d icesan P edro D am ian o , en el
lecho de Saíom on : Deus sibi con secravit in V irg im reclinatorium a u -
reum , in qua sola sep o st ttim idtus angelorum et kominum et réquiem
invenit. (S e rm . de A nna V . ),
L a victoria de Dios, la salvación de M aría y la libertad del m un­
d o , que form an el asunto de este m isterio , santo Tom ás de T illa-
nueva las halla figuradas en la famosa em presa que llevó á cabo
J u d i t : U t altera Judith, si non prcecid it, caput ejus con trivit; in ortu
diei, in animationc vitas, in Conceptionc sua. ( Concept. Ii. M. V,>
n. 7 ).
L a m ujer de quien en el cap. ix de los Jueces sé dice que con
u n a pedrada hirió en la frente á A bim elcc, dejándole m u e rto , es,
en concepto de Ricardo de San V íctor (/. X d e laúd . V . ), una im á­
gen de M aría que aplasta la cabeza del enemigo in f e r n a l: M a r ia
est lurris Thebes, de qua mulier demisso lapide confregit cerebrum A b i -
melech , id est, diaboli.
E l joven T obías, á quien em biste en la orilla del Tigris un pez
descomunal para devorarle, simboliza á M aría en el instante de su
C o n c e p c ió n á la cual em biste la infernal serp ien te, cuya h ó rrid a
fiereza está proréticam ente descrita en el capítulo ci de J o b , como
observa m uy bien su com entador P in ed a : J am hic videas represen ­
ta n incredibilem deemonis scevitiem et indignationem adversus mortalium
genus. (In x l et x l i Jo b ).
M aría fue verd ad era arca de la alianza form ada de cedro in co r­
ru p tib le p o r el divino A rquitecto que la diseñara : arca destinada á
custodiar en un pecho castísimo, ya no las tablas de la le y , sino al
m ism o legislador : arca que no guardó en u rn as d e oro el; maná,-
DE MAKÍA SANTÍSIMA. 63
c o m o la a n tig u a ; sitio que a c o g i ó e n s u s e n o e l p a n d e l c ie lo : a r c a ,
n o v e s tid a d e oto f i n ís i m o , s in o e n g a l a n a d a c o n t o d a s la s v ir tu d e s *
F u e tam bién prefigurada M aría en el vellocino de G edeon y en
la zarza ardiente yista por Moisés,
Dio cum plim iento, por fio, M aría á las antiguas figuras de la
m ism a, tales como el trono de S alom on, de candidísim o m arfil, el
h u erto cerrado, la fuente sellada del sagrado E sposo, el ta b ern á­
culo de S iloé, el tem plo de S io n , la paloma de los C a n ta re s, toda
bella y sin m an ch a, y el cándido y balsámico lirio en tre las espinas,
esto e s , singular en tre las espinas del pecado que punzan á todos
los hijos de A d á n , á excepción de ella sola.

Sentencias de los santos P adres.


Non ex quavis terree parte v idetur h a n c sta tu a m form are voluís-
se , sed selecta undequaque ó p tim a, id quod erat purissim um ex -
colasse aceurate. ( P hil. de opif. m u n di).
Nec m irum si D om inus, red ein p tu ru s m u n d u m , operationem
suam inchoavit a M atre, ut per quam salus óm nibus p arab atu r, ea-
dem prim a fructum salutis h a u rire t ex pignore. ( D . A m b r. in c. i
L u c .}.
C bristus plus pro redim enda V irgine v e n it, quam pro om ni alia
creatu ra. ( Q iv. Berrt. Senen
N atura gratiíe foetum antevertere m inim e ausa e s t ; verum ta n -
tisper especia vit, doñee gratia fructum suum produxisset. (S . Joan.
D am asc . }.
lp sa est qua m ajorem non potest facere Deus. M ajorem m undütn
potest facere D e u s; m ajorem quam M atrem Dei non potest facere.
(D iv . B o n a v .). *
Beata Virgo fuit electa d iv in itu s, u t esset M ater Dei, ( D . Thom .
3 p . , q. 1 7 , a rt. 4 ).
Christus M atrem talem sibi eleg it, qualem m érito h ab ere, d e qua
non erubesceret. ( S . P étr. D a m .).
T alem sibi scivit eligere, qualem e t se decere sc ie b a t, et sibi no-
v era t placituram . (D iv. B e rn t , serro.. II swp. M issus).
Illos quos Deus ad aliquod elegit, ita pra&parat e td isp o n it, u t a d
id ad quod eliguntur in veniantiir idonei. (D . Thom . lobisu pr.)
Ignom inia mafcris ad filium FedundasseÉ. \í d .) '.
Sublim ior angelis facta est, superior ipsis cherubim et seraphim ,
tam quam ancilla digna et M ater sancta et M ater im m aculata. (Glos-
sa m ord. cap,. \ R o m .)f
64 ASUNTOS PARA LA INMACULADA CONCEPCION
E ara S piritus Sanctus á peccato o ríg in ali, non quod in fu it, sed
quod infuisset, redem it atq u e singulari gratia praeservavit. (5 . B o ­
n av. serm . V ).
D om ina nostra h ab u it gratíam príeservativam contra foeditatem
originalis culpae, quam contraxissct ex corruptione natura», nisí
speciali g ratia prae venta prajservataque fuisset. [ I d . }.
In ú tero sanctissim a e t in Gonceptione sanctissim a. (S . Thom . á
Villan. conc. I de N a t. M . V . ).
F lum en gratise angelorum in tra S in M ariam ; flam en gratiaj p a -
tria rc h a ru m et p rophetarum in tra t in M ariam ; Humen gratia} apos-
to lo ru m , m a rty ru m , confessorum et yirginum in tra t in M ariam .
O m nia ilum ina in tra n t in M ariam . (S . B on av. ven .pecu l. 3 ).
N ihil est v irtu tis, nihil splendoris, nihil gratia), quod non re s-
p len d eat in V irgine. (S . H ie r. serm. de A ssu m p t.).
A ve, gratia plena : ibene p le n a, quia cffiteris prsestabatur p er p a r­
te s ; Mari® Yero tota sim ul se infundit plenitudo gratiee. (I d .ib id .).
P u lch ritudo Mari® nullis fuit obnoxia casibus. (5 . A m b r. serm .
de V irg . }.
L egem m entís lex carnis non in festab at; rebellio n u lla , quietem
sp iritu s aflligebat. (S, C yp r , m P sa lm . x l y i ) ,
Ista té rra est M a ría , de q u a om nis pugna tollitur et in qua pax
plena re p a ra tu r. ( Rich. a S . Vict. supcr V enite et pídete opera
D o m .).
Particeps fuit in vía u triu sq u e b e a títu d in is, yiaescilicet etpatriae*
{G e rs. sup. M agníficat, 82).
Caro Virgiiiis ex A dam su m p ta , maculas Adíe non adm isit.
( 5 . P e tr. D am . serm . de A ssu m p t,}.
<¡um subjectio originalis peccatí caput sitd ia b o li, tale cap u t M a­
ría co n triv it, quia nulla peccati subjectio ingressum hab u it in a n i-
m am V irginis, e t ideo ab orani m acula im m unís fuit. ( S . A u g .
iib. X II de'Gen. ad l i tt .) .
Ju stu m est quod Regina coeli, m agistra angelorum co n triv erit
caput serpentis, id e s t, infernalis iniraici, u t non sit ullo tem p o re
tn em b ru m suum et subjecta ejus. [G ers. de Conc.).
N ullam sibi dígniorem dom um F ilius Dei íedificavit quam M a­
r ia m , quae nunquam fuit á latronibus perfossa, nunquam ab h o s-
tíbus c a p ta , ñeque satis u nquam ornam entis sp o lia ta ; in q u a se p -
te m colum nas excidit, om nes inquam yirtu tes e t om nía dona Spi­
ritu s Sancti. [D . A u g .) .
Ad h u n c paradisum serpens adítum non hab u it. ( G reg. D a m .).
DE itfABÍA SANTÍSIMA, 65
H ortüs conclusus undique nullis diabólicas patens accessibus*
{ B . A la n .}.
Tota pulchra f u it, quam totam possedit g ra tia , quia nullum in
ea locum habuit peccatum , (R ich. á S , V ict. in Cant. iv ).
Non est credendum quod ipse Filius Dei voluerit nasci ex Virgi­
ne et sum ere ejus c a rn em , si esset m aculata aliquo peccato origí-
nali ( S . B ern , í. I V , serm . IL ).
Excepto C hristo, tanta gratia Virgini data e s t, q u an ta uni crea-
turac dari possibile est. ( S . B ern * Senen. serm. L X I).
N ecp rim am sim ilem visa e s t, nec habere sequentem . {O p er.
Pasch. I. I I , v. 68).
M aria virgo ñeque persuasione serpentis decepta e s t, neque ejus
affatibus infecta. (O rig . hom. I).
Non sustinebat justitia u t vas illius electionis com m unibus la -
cesseretur in ju riis, quoniam plurim um á caiteris differens, natura
co m m unicabat, ñon culpa. (5 . C ypr. serm. de N a t D o m .).
Cuín em inentiam gratiae Dei in te M aria, considero, sicut non
in tra om n ia, sed supra om nia quaj facta sunt ineffabili m odo eon-
tu e o r, ita te non lege n a tu ra om nium in tu a conceptione devictam
esse opinor. (S . Ildeph .).
Convcniens e ra t ut legi parentis nostri Dei M ater non te n e re tu r
obnoxia. (5 . A u g .).
Caeteri post casum erecti s u n t ; yirgo M aria su sten tata est n e ca-
deret. {D . JBonav.).
Congruum erat ut B. V . M aria, p er quam au fe rtu r nobis oppro-
b riu m , sic vinceret diabolum u t nec ei succum beret ad m odicum .
(I d . in 3 , dist. 3 ).
Ipse Spiritus D e i, ipse am or P atris e t Filii eorporaliter v en it in
ea m , singularique gratia prse óm nibus in ipsa req u iev it, e t R eg i-
nam coeli et te rn e fecit Sponsam suam . ( S . A n s. de e x c . F . e. 4 ).
Heec est hortus conclusus, fons signatus ad quam nulli p o tu e ru o t
doli irru m p e re , nec p rev a lere fraus in im ic i; sed p ertransiit sancta
m ente et corpore. (S . B ie r . ép. X ad JEust.}.
iE tern a sapientia, quae attingit á fine usque ad finem fo rtite r, et
disponit om nia suay iter, talem co o stru x it, quae fieret digna illum
suscipere , et de in te m e ra ta carnis suee viseeribus procreare.
( S . P e tr. D om . serm. II de N a t , B . K ) .
Im m acu lata, in te m e ra ta, in c o rru p ta , om nibusquem odis sancta,
c t á labe peccati alienissim a. (5 . E p h rem ).
66 ASUNTOS P A R A L A INMACULADA, COBCEPCÍOX D E M A K ÍA SM A.
Perfectissima Dei iiaago ab ipso Deo summa arte et siogulari pro-
videntia depicta. (5. Antonin. in Psalm. x n v j .
Quod vel pa¡ncís mortaiium constat esse collatum, fas certe non
est suspicari sanctae Virgini esse negatum. ( S . Bern. ep. adLugd.).
Magna fuitsanctificatio- Jeremiai, quEepotuitfacile vitare culpam
m ortaiium ; major Joannis Baptístíe, qu® potuit frequentíam vita­
re veaialium; maxima virginis María?, quae potuit vitare iinmo v i-
tavit omtie peccatum. {Id. ibid.).
In illo instanti Conceptionis plus amabatur á Deo quam caeteri
Sancti; quia amabatur ut Mater futura. [Id . ep. C L X X I V ).
Sanctificavit tabernaculum suum Altissimus. Sed quando? nisi
quando. adjuvit eam Deus mane diluculo? in formatione corporis,
in animatione. (S . Thom. á VilL conc. de Concept
Miraculum stupendum, et admírabile opas E xcelsi: puella, fi­
lia Adía, angelis purior, p u lch nor, etc. (Id. ibid.).
Plenitudo gratíae nihil spíritualis infirmitatis in ea reliquit: adeo-
que in omni bono eam solidavit, ut vel minimus umquam defectus
in eam incidere omnino non possyt. (Id. ibid. ).
Solí Virgini singulariter datur ut, quemadmodum Filií sui, ita
nec ejus moríale corpus peccatum momorderit etiam levissimum.
E c c e e x Sanctis nullus excipitnr ; sed sola lux, id est Christus, ex
uatura; et aurora, id est virgo María, ex privilegio. [Id. ibid.).
Sicut apud Patrem interpellat Filius, sicapud Fílium interpellat
Mater, Unde facta est idónea advócala; idónea, quia purissima.
( Id. conc, III m Nat. ¡i. M . ).
Oh lampas lucidissima! quantos laetiBcasti, quando divino splen-
dore illustrata, in útero matris immaculata apparuisti! Conceptio
tua gaudium ann¡untiavit universo inundo. Sicut aurora valde ru­
tilan® in raundum prodiisfcr> d Maria. (Id. conc. in Concept. B . M .).
Bene ergo aurea hora fuit Conceptio mea, nam tune inccepit prin-
cipium salotís omnium. (S. Joan. £)am. de N a t B . M . or. í ) .
Declarat S. Synodus non esse su * intentionis comprehendere in
h oc decreto ubi de peecatis agitur, béatam et immaculatam virgi-
nem Mariam, Dei Genitricem. (Conc. Trid. sess. 51 decr. de pecc.
orig.).
ESQUELETO DEL SERMON I

SOBRE

EL NACIMIENTO DE NUESTRA SEÑORA.

iV aím ías lúa, Dei Genitrix Virgo, gaudium


annuntiavit universo mundo. ( La sania Iglesia).
Tu naiividad, ó Virgen Madre de D ios, anun­
ció u » gran g oio al mundo «otero.

1. Es muy del caso y muy justo solemnizar este dia, porque


María en su nacimiento regocijó al cielo y á la tierra ; fue objeto de
las mas tiernas complacencias de Dios, y objeto de las mas gratas
esperanzas de los hombres. Estas dos reflexiones formarán todo m i
asunto.
2. Paso en silencio la nobleza de la sangre, la ... de M aría, para
hablar de las augustas dotes que brillan en su interior... Guiado por
la fe y por los Doctores de la Iglesia afirm o, que ya desde niña po­
seyó la Virgen un alma tan hermosa qu e.,. Los santos Anselm o,
Damasceno, IsiíLoro, Gregorio y otros la llaman obra grande, in­
m ensa... Sobrepuja en mérito y vence en santidad á ...
3- Las prerogativas repartidas entre los escogidos , se hallan to­
das reunidas en el alma afortunada de M aría,., Todas las virtudes,
actuales y habituales... Fe..* esperanza... caridad... Prudencia...
justicia.., etc. jO h alma de M aría!... Bien se echa de ver que sois
V os..,
4. Al ver Dios tan linda criatura, ie diría com o á Ester A sne­
ro : Valde mirabilis es, etfacies tua, etc. Despues de la creación con­
templó Dios su obra, et gavisus est super, etc, ¿Quién vacilará, pues,
en creer que el corazon de D ios... Aun m as; Dios se complació al
principio del mundo en las cosas criadas porqu e... V io el sol, et ga­
visus est, porque... Vio la luna, et gavisus est, porqu e... V io ... V i o ...
et gavisus est, porque... ¿Seria p o co , por lo tanto, lo que Dios se
gozaría en M aría...?
5. Convite do Asuero ut ostenderet cundís popttlis et principibus
pulthriludinem ittius. (Vasthi reginre). Así llamaría Dios al rededor de
la cuna de María á los Á ngeles, Patriarcas, etc. Ved ahí, diria, ó
68 SERMON I SOBRE JEL NACIMIENTO
Ángeles m io s ,la ... H éa q u í, ó Adán, la ... Hé aquí, 6 N oé... M oi­
sés,... D avid,... Salom on... Y tú, óD éb ora ,... tú, Jael,... A bigail,...
R aquel...
6. Á tales acentos no dudo seguirían, en torno déla cuna de la
recien nacida, los aplausos d e ...
7. También fue María objeto de las mas seguras esperanzas de
los hom bres...
8. Todos los hombres debieron regocijarse en su nacimiento,
porque Nalivitas M ariis, dice san Pedro Damiano, fuit hitmance sa-
lutis initium. — In nalivitale Marios felix Jesu est inchoata natimtas.
9. Quce est ista, exclamaron los Ángeles, quce a&cendit sicut au­
rora c o n s u r g e m Y con razón, porque así como la au rora..., así
M aría... iQ ué bienes no nos promete M aría...! Prométenos el di­
vino M oisés..., el divino Josué..., el divino M elquisedec...
10. María venia para ser nuestra M adre, pues que su Hijo es
nuestro hermano m a y or: Primogénitos in multis fratribus... María
es nuestra Madre! Alegraos, pues, ó pecadores,... Alentaos, pues,
ó justos...
11. Vosotros en particular debeis regocijaros, hermanos m íos,...
pues que cifráis vuestra principal gloria en ser... Y si com o Madre
de todos los ama á todos, vosotros que os distinguís en servirla,
honrarla y amarla...
12. Paréceme que desde su cuna diria la augusta Niña : Ponam
tabernacidum meum in medio vestri, et non abjiciet vos anima m e a .'
13. Los efectos prueban la verdad de esta promesa,.Á lá singu­
lar protección que os dispensa la Virgen atribuyo y o la s virtudes...,
la humildad de corazon en medio d e ..., la pureza de conciencia...
Seguid, pues, hermanos m íos,... y así descenderán mas copiosos
sobre vosotros..., con cuyo medio podréis llegar...
SERMON I
SOBRE

EL NACIMIENTO DE NUESTRA SEÑORA.


Naíivitas fu á , Dci Genitrix Virgo, gaudium
annuntiavit universo mundo.
Tu naiividad, ó Virgen Madre de Dios, anun­
ció un gran gozo al mundo entero.

1. Las públicas muestras de magnífica y sagrada pompa con


q u e, hermanos m ios, justamente celebráis el festivo día del glorio­
so nacimiento de María, revelan el júbilo du lce, grato y consola­
dor que inunda vuestros corazones. Es muy del caso solemnizar con
extraordinaria alegría este dia en q u e , viniendo al mundo la V ir­
gen , regocijó extraordinariamente al cielo y á la tierra. Regocijó
al cielo , por ser objeto de las mas tiernas complacencias de D ios;
regocijó á la tierra, por serlo de las mas acendradas esperanzas de
los hombres. Objeto fue María de las mas tiernas complacencias de
D ios, por ser la obra mas perfecta que entre puras criaturas salie­
se jamás de las manos de todo un Dios. Fue objeto de las mas acen­
dradas esperanzas de los hombres, porque con toda verdad anunció
como cercana la reparación del mundo» La breve y sencilla expo­
sición de estas dos reflexiones pondrá de manifiesto la verdad del
asunto que me he propuesto y lo acertado de vuestro espiritual re­
gocijo : Ava M aría.
2. No se me oculta q u e , al empezar á hablar d e ja s perfeccio­
nes que con tan brillantes prerogativas, con tan excelsos é innu­
merables atavíos adornan á la Virgen que nace al mundo en este
venturosísimo dia, podría justamente mencionar ya la nobleza de la
sangre que le transmitieron sus ilustres antepasados, distinguidos y
afamados por todo Israel, unos por el honor del ce tro , otros por la
dignidad del sacerdocio, otros por la grandeza y magnificencia de
sus hazañas; ya, y señaladamente, la singular y poco menos que
celestial beldad de sus facciones, y la asombrosa é inocentemente
embelesadora bizarría de todo su cuerpo formado y embellecido mas
70 SERMON I SOIHlE E L NACIM IENTO
p or estudio de la gracia que por esm ero de la n a tu ra le z a , como des­
tin ad o q ue era á unirse á un alma sum am ente herm osa y ricam en­
te engalanada con excelsas v irtu d es, no menos que á sum inistrar
al E spíritu Santo la purísim a y a g ra d a d a m ateria de que form ara
el inm aculado cuorpccíto de aquel Señor q u e , en frase de David,
debia dejar rezagados en g alan u ra y belleza de sem blante á todos
los hijos de los hom bres : Speciosus form a pric fitiis hominum. Mas,
como quiera que las soberanas y augustas dotes que hacen de la
V irgen la obra mas excelente y perfecta q u e , entre puras criaturas,
salido haya de las manos del Artífice su p re m o , no tanto cam pean
en su ex terio r, accesible á nuestras m iradas, como pom posam ente
brillan en su interior para recreo de las de Dios : Omnis gloria ejus
Filfce Regis ab intus ; m e adhiero á pasar en silencio aquellas, co­
m o m enos a d m irab le s, para hablar de estas, verdadera y única­
m ente apreciables. Así q u e , dirigiendo á la V irgen nina los ojos de
m i entendim iento esclarecidos, p arte por la cándida luz d éla santa
fe , p arte por el vivo resplandor que arrojan los escritos, llenos de
facundia y sabid u ría, de los doctores y teólogos de la santa Iglesia;
afirmo que ya desde niña poseyó la Virgen uti alm a tan herm osa,
privilegiada y -venturosa, que m erecidam ente se la puede lla m a r,
como llam áronla en efecto los santos A nselm o, D am asceno, Isido­
r o , G regorio y otros m uchos, obra g ran d e , inm ensa y acabada
en todas sus p a rte s, la cual pusiera Dios en el m undo cual v erd a­
dero milagro de la o m n ip o ten c ia: Reata Virgo fu it m iraculum , h a ­
ble p or todos el D am asceno, miraculorum omnium m áxim e novum,
quod D eusposuü super U rram . Y cu e n ta , que no solo al presente en
la cu n a , donde está reclin ad a, fue nuestra Niña copiosam ente en­
riquecida con la gracia santificante, origen de toda belleza y sobre­
n atu ral prez del alm a; sino ya desde el p rim er m om ento en que
empezó á vivir en el seno de su m a d re : y en tal m a n e ra , q ue so­
brepuja en m érito, y vence en santidad á todos los Ángeles del cie­
lo y justos de la tie rra .
3, i Oh 1 Si nos fuese dable p en e trar con nuestras m iradas en ei
íntim o de aquella alm a afortunada ; veríam os como yo m e las im a­
g in o , reunidas en ella las p re ro g a tiv a s, sin duda adm irabilísimas
por su abundancia y m a g n itu d , que se hallan repartidas en tre los
escogidos, pudiendo bien estas asem ejarse á los fugaces rios que,
corriendo por m u c h o s, variados y tortuosos senderos, y regando
con sus apacibles, lím pidas y m urm u ran tes aguas, la espaciosidad
de las vecinas y verdes cam piñas, despues de haberlas fecundizado
DE NUESTRA SEÑORA. 71
y vestido de am enidad y lo z a n ía , van de consuno á descargar p re ­
surosos en la m ar sus m ajestuosas avenidas. A un m a s ; veríam os
como las virtudes todas han fijado su asiento señoril y augusto en
aquella alma feliz, no solo en cuanto á los hábitos, sí tam bién en
cuanto á los actos en cuyo ejercicio no ceja ella un in stan te , h a­
ciendo buen uso, y hasta ventajoso, de la libertad de albedrío de
q ue se la dotara por singular privilegio : veríam oslas trabajando to ­
das á m anera de siervas ingeniosas para <lar prez incom parable y
perfectísimo realce á las facultades de su espíritu. ¡Q ué nuevo ob­
je to , digno de dulce m aravilla y agradable e s tu p o r, fuera para nos­
otros ver la fe alum brando con sus sagrados resplandores el en ten ­
dim iento de la naciente N ina, y descubriéndole lo mas sublim e de
los misteriosos arcanos de Jas inm ensa? é incom parables perfeccio­
nes divinas y dem ás inescrutables y eternos d e c re to s; ver la espe­
ranza elevando á Dios la plenitud de sus purísim os afectos, y tr a ­
zándole el modo de hacerse dignam ente poseedora absoluta y dis­
pensadora universal de los riquísim os tesoros de la o m n ip o ten c ia;
ver la caridad ocupando todo su corazon con tan nobles, eficacesé
intensas llam as, en cuyo parangón no pasa de un ard o r en extrem o
tibio el ard o r mas ferviente que tienen á Dios Jos Serafines ; v er la
prudencia enriqueciendo su razón para poder con agudísim o dis­
cernim iento atem perar y rectam ente dirigir los m edios al f in ; ver la
fo rtaleza, pertrechando su espíritu con invencible generosidad y
constancia, para q u e, cerciorada ella de lo por v en ir, y conform án­
dose en teram ente con las inm utables disposiciones del divino P adre,
acepte y quiera la horren d a carnicería y cruel m u e rte, que ya p re­
v e, de su futuro Hijo ; v e r, por fio , la justicia y tem planza puestas
á la vez en m ovim iento para arm onizar en ella del modo mas p er­
fecto los m ovim ientos de los sentidos , los pensam ientos de la m en­
te y los deseos del corazo n , á fin de que este disfrute la p erp étu a
é im perturbable paz de un cielo etern am en te sereno, m erced á la
com pleta subordinación d é la p arte inferior á Ja v o lu n ta d , y de esta
á D ios; y su q u e re r, cual ligera navecilla en m ar siem pre tran q u i­
lo , se deje fácilm ente m over y conducir por todo soplo del divino
beneplácito! ¡Oh alma de M aría! para dejarte mas h erm o sa, linda
y ricam ente adornada de lo que im aginar se p u e d a , no escaseó es­
tu d io , ni esm ero, ni actividad la gracia, aquella gracia q ue tanto
en Vos se com placiera. Bien se echa de v er que sois Vos aquel m a­
jestuoso, augusto y real palacio que para su predilecta y eternal
m orada fabricó con sus propias m anos la sabiduría del suprem o H a-
72 SERMON I SO BRE E L NACIM IENTO
cedor, colocándolo sobre a lta s , firmes y m ultiplicadas colunas, sím­
bolos de Jas virtudes y sobrenaturales dones que tan noblem ente os
engalanan y encum bran.
4. A h o ra, p u es, al ver Dios á la niñita M aría renacida, ador­
nada do tales y tantas prerogativas sin ig u a l, ¿no os parece que,
fijando atentam ente en ella su penetrante m irada , habia de alegrar­
se consigo mismo y sen tir un inconcebible contento por haber fo r­
m ado tan linda c ria tu ra ; y q u e , vuelto hacia ella risueño y apaci­
b le , le d iria , como á E ster el rey Asnero : Yai-de mirabills es, et fu ­
aes tua jilena est gratia rim ? ¿Q uién lo dud ara? Yo leo en el sagra­
do Génesis q u e , despues que Dios en el corto espacio de seis dias
hubo term inado la maravillosa creación del universo, en el séptim o
se puso á m irar todas las cosas que acababa de evocar á la existen­
c ia , y , viendo qne correspondían todas á la perfección del modelo
que él se prefijara, dio por term inada su obra y descansó : V idit
Deus cuneta qnce fecerat, ct erant valde bona t et requíevit ab universo
opere quod p a tra ra t : ó (según otra versió n ), quedó altam ente com­
placido de todo lo que con infinito poder y sabiduría acababa de
sacar de la nada : E t gavisus est super universo opere quod patrarat*
Así sucede á un hábil a rtista , q u e , llevada á cabo una obra que le
h ay a salido m u y conform e á la sabia idea que de ella concibiera,
y digna del largo estudio y delicados bosquejos que em pleara has­
ta darle la últim a m an o , se com place en m irarla una y otra vez con
deleite de sus ojos, arrobo d esú s sentidos y regodeo de su corazon.
Y ¿quién vacilará en creer que el corazon de Dios sintiese un in ­
menso gozo al m irar á la Virgen recien nacida, á quien acababa de
com unicar una beldad so b reh u m an a, un m érito sublim e y toda la
perfección que cabe en pura c ria tu ra? A un m as, no tem o equivo­
carm e diciendo q u e , si al principio del m undo se com plació Dios
en las cosas criad as, fue principalm ente porque las acababa de for­
m a r p ara M aría, para cuya gloria habían de servir, y á cuyas órde­
nes habian de obedecer p r o n ta , hum ilde y respetuosam ente. En
e fe c to : vio él al sol ricam ente adornado de esplendorosas llamas,
y se a le g ró : et gavisus est; porque habia de form ar un día con su
oro finísimo el real m anto de M aría. Vió la luna de blanca y can­
dorosa luz cu b ierta, y alegróse : et gavisus est; porque habia de la­
b ra r un día con su purísim a plata el escabel de los piés de M aría.
Vió las estrellas que con sus vivos centelleos em bellecían el cielo,
y se alegró : et gavisus est; porque un día habian de tejer con sus
rubias pedrerías la real corona sobre la cabeza de M aria. Vió los
D E NUESTRA SEÑ ORA . 73
m ares, selvas, plantas, llanuras y colinas, y se aleg ró : et gavisus
est; porque un dia todos habian de servir á M aría como á soberana
em peratriz del universo. ¿S eria po co , por lo tanto , lo que Dios se
gozaría en la naciente Niña', y lo que le deleitaría el contem plar las
dotes de sil cuerpo y perfecciones de su alm a , si tanto se com pla­
ció en aquellas criaturas que principalm ente para ella trajo del abis-
mo de la nada, destinadas □ form ar su servidum bre y rend irle p er-
p étuo é inviolable hom enaje?
5. De aquí deduzco yo, no sin fundam ento, que, así como A sue-
r o , fuera de sí de alegría por haberle cabido en consorte de su tá ­
lamo y cetro , V asti, la mas herm osa de cuantas m ujereá cobijaba
su rein o , á pesar de no ser él el autor de su b eld ad , dió un sun­
tuoso banquete á todos los pueblos y príncipes sujetos á su dom i­
nio para que tuviesen ocasion de adm irar ta n ta donosura y belle­
za : u t ostenderel cunctis popidis el principibas puIchriíudinem illiu s; así
D ios, fijando hoy con agrado su perspicaz m irada en la incom pa­
rable y celestial herm osura de la V irgen, quedó de ella tan p re n ­
dado q u e , llam ando gozoso al rededor de su cuna d é lo alto de los
cielos á los puros esp íritu s, y del profundo de la tie rra á los P a­
triarcas , Profetas y santas m ujeres, se la daria á v e r, explicándoles
á la vez los símbolos y figuras en ella escondidas; y que con risu e­
ño sem blante les diría : Ved a h í, ó mis A ngeles, la fu tu ra M adre
d e mi V erbo consustancial, la rep aradora de los excelsos tronos
del em píreo, de donde se desplom aron vuestros com pañeros reb el­
des, la Señora del cielo, la R eina del u n iv erso .— H é a q u í, ó Adán,
la gran m ujer de quien te dije q u e , m erced á su c a n d o r, habia de
ap lastar la orgullosa cerviz de la serpiente se d u c to ra .— H é aquí,
ó N oé, la que con su augusto poder había de salvar mi gente m i­
serablem ente náufraga en las olas del pecado. Es la que te m ostré
en aquella arca venturosa do hallaste oportuno refugio y segura
salvación cuando el diluvio inundó toda la tierra. — De esta m u jer
te p in té , ó M oisés, la fecundidad inviolablem ente incorruptible en
aquel espeso zarzal q u e a rd ia sin perder su e n terez a.— Su santidad,
y a desde su comienzo sublim ada sobre el m érito de todos los ju s­
to s , es la que te señalé, ó D avid, en aquella nobilísima ciudad cu­
yos cimientos descansaban en las cimas inaccesibles de los montes
m as encum brados. — Su alm a b ella, ricam ente adornada de todas
las virtudes y perfecciones, es la que te signifiqué, ó Salomon , en
aquel augustísim o tem plo para cuya erección y herm oseo recu rris­
te al oro m as fino, á la mas pu ra plata y mas preciosas piedras q u e
6 T . III.
74 SERMON I SOBRE EL NACIMIENTO
encierran las som brías entrañas de los m ontes, y á los cedros mas
in c o rru p tib les, y á las mas em pinadas p a lm e ra s, y á los plátanos
m as escogidos que brotan de los em balsam ados picos del Líbano,
— Y t ú , ó D ébora, figuraste el valor de esta m u je r, cuando con
tu generoso denuedo hum illaste el orgullo de los enemigos de mi
pueblo. — Y .tú , ó Ja e l, su fortaleza, cu a n d o , invicta, traspasaste
con un clavólas sienes del inicuo Sisara. — Y tú , ó A b ig ail, su p ru ­
dencia , cuando obsequiosa con D a v id , tem plaste sus iras con la
b la n d u ra .— Y tú , ó R aq u el, su b eld ad , cuando con tus bellas y
dulces m iradas cautivaste el corazon del buen Jacob.
6. Á tales acentos, no dudo seguirían, en torno de la cuna de
la recien nacida N iñ a , los alegres y repetidos aplausos de los su­
blim es espíritus, y de los justos del lim bo ; sie n d o , con toda razón,
com ún el p lacer, el regocijo y los festejos.
7. M as, si tan justo m otivo de inefable júbilo fue para el cielo
en este día el nacim iento de la V irg e n , por ser ella desde luego
objeto de las mas caras com placencias de D io s; no habrá ya quien
no eche de ver cuál y cuán grande debiese serlo tam bién p ara la
tie rra , por ser ella con su venida al m undo objeto de las mas segu­
ras esperanzas de los hom bres.
8. Q ue esto fuese una verdad en orden ya á sus santísim os P a­
d res, ya á los justos detenidos en el lim bo, á quienes es sobrem a­
n era probable revelase el E spíritu divino la elección de la Niñita
p ara fu tu ra M adre del Verbo e te rn o , no ha lugar á dudarlo. A ho­
r a , p u es, este fue tam bién el noble m otivo por que debieron rego­
cijarse todos los h o m b re s, visto que el nacim iento de la V irgen fue
el venturoso principio de la salud y reparación de todo el linaje h u ­
m ano. N alivilas M a r iw , dijo san Pedro D am iano, fuit humana! sa-
lutis initium , como quiera q u e , en expresión del m ism o, fue an u n ­
cio y alegre seguridad del cercano nacim iento del R e d en to r: I n n a -
tm ta le M arios felix Jesn esí inchoata n a ím ta s.
9 . Muy á propósito los espíritus celestiales, al contem plar á la
niña M aría felizm ente venida al m u n d o , para trib u ta rla un digno y
proporcionado encom io, la saludaron con el nom bre de aurora.
¿ Quién es esa que se levanta cual aurora al despuntar? Y con razón :
p o rq u e , así como la au ro ra con bañar con sus rayos candorosos y
rubicundos la fresca m a ñ a n a , es p ara los m ortales fausta no menos
que fiel m ensajera del inm ediato nacim iento del s o l; así la Virgen
desde los prim eros albores, digámoslo a s í, de su infancia anunció
al m undo el próxim o nacim iento del divino Sol de ju stic ia , y el re-
B E NUESTRA SEÑORA. 7o
gocijado dia de la h um ana salvación. Y ¿ no te n d rá n en este dia los
m ortales sobrado motivo para aleg rarse? ¡Q ué bienes no nos pro­
m ete la V irgen al prom eternos Ja cercana venida del R ed en to r!
Prom étenos el divino Moisés q u e, á los que éram os por la culpa
vilísimos esclavos del infernal F a r a ó n , con la portentosa vara de su
p oder habia de sacarnos de su inicua y antigua sujeción, de su
pesado é ignominioso vasallaje : el divino Josué que con el clarin
de su doctrina rebosante verdad habia de derribar desde sus orgu-
llosas a ltu ra s, cual otra Jericó t arrancándola de sus cim ientos, la
falsa y engañosa doctrina del m undo fem entido : el divino M elqui-
sedec que habia de ofrecer por nosotros á su P ad re irritad o , en acep­
table sacrificio de p e rd ó n , reconciliación y p az , su éuerpo sacro­
santo , cual p an de v id a, y su preciosísim a sangre, cual vino es­
cogido.
10. Y á mas de esto, con prom eternos la V irgen naciente el
cercano nacim iento de Jesús, hijo suyo y libertador n u e stro , ¿n o
nos anunciaba á la vez que ella seria nuestra M adre? P orq u e si en
realidad Jesús es nuestro herm ano p rim ogénito, como él ha q u e­
rido le llam ásem os: Prim ogénitos in mullís fra trib u s; es evidente que
en el misino instante en que la V irgen fue declarada verdadera y
natu ral M adre de Je sú s, empezó tam bién á ser m adre nuestra por
adopcion, m irándonos, acogiéndonos y abrazándonos ya desde en­
tonces con piadoso, entrañable y m aternal afecto. ¿P u ed e decirse
mas para m ostrar el justo m otivo de regocijo que trajo á los hom ­
bres y debe despertar tam bién en nosotros este d ía , de todos el mas
alegre y venturoso? ¡ M aría es nuestra M adre! A legraos, pues , ó
p ec ad o res, que ya sa le , propicio para v osotros, el bello y radioso
iris q u e , estancando con su poder las asoladoras lluvias del cielo,
p ara vosotros agitado y tem pestuoso, h ará brillar sobre los mismos
plácidos y serenos dias de beneficencia y bonanza. ¡M aría es nues­
tra M adre! A lentaos, p u es, ó ju s to s ; q u e ya em pieza á m overse,
propicia para v o so tro s, la clara y luciente coluna q u e , disipando
con sus rayos las opacas tinieblas de esta m ortal peregrinación,
m ostrará á vuestros pasos tím idos y vacilantes el recto sendero que
h a de conduciros á la rica tierra de prom ision, á donde aspiran vues­
tros ardientes votos.
11. Y si todos los hom bres deben con razón alegrarse en este
dia venturosísim o por tan feliz n ac im ien to ; á vosotros, h erm anos
m ío s, os cabe un especial regocijo y extrem ado consuelo, como
quiera q ue os teneis por dichosos y cifráis v uestra principal gloria
6*
76 SERMON I SOBRE EL NACIMIENTO
en ser todos sinceros, humildes y respetuosos devotos de la nacien­
te Niña. Así qu e, señaladamente por vosotros y para vuestro Lien
nació ella : y si, cual dulce y afectuosa m adre, acoge y estrecha en
su purísimo seno á los hombres todos ; no dudéis que á vosotros
particularmente os extiende sus brazos y con sumo amor os abre
su cora zon , toda vez que bastante os distinguís, á manera de hijos
prim ogénitos, en fielmente servirla, religiosamente venerarla y
fervorosamente amarla.
12. Por tanto me figuro q u e , desde la cuna volviendo la níñita
María á cada uno de vosotros y á todo este distinguido auditorio,
com o que ya desde aquellos momentos estaba rica y plenamente
dotada de luz profética para prever lo por ven ir; y complaciéndose
en vuestra devocion , piedad y magnífica pompa con que todos los
años habíais de obsequiar y honrar el alegre dia de su nacimiento,
diría desde entonces : Ponam íabernaculum meum in medio vestri, et
non abjicictvos anima mea. Pondré mi morada en medio de vosotros,
os protegeré con especial cariño, y os prodigaré mis socorros; ni
será jamás verdad que yo os desconozca y os deseche : antes bien
seré siempre vuestra, y enteramente vuestra : por vosotros serán
mas frecuentes mis ruegos, mas escogidas mis gracias, mas copio­
sas mis bendiciones.
13. Que así sea, me lo manifiestan los efectos. A l a singular
protección que os dispensa la Virgen atribuyo yo las muchas y b e­
llas virtudes cristianas que os adornan; la humildad de corazon en
medio de la nobleza de la sangre; la pureza de conciencia en m e­
dio de los lisonjeros halagos del mundo : virtudes tanto mas reco­
mendables en vosotros, cuanto que se las ve brillar á despecho de
sus enemigos. Seguid, pues, hermanos mios, mereciéndoos siem­
pre con vuestras obras virtuosas la protección de M aría: y así des­
cenderán sobre vosotros cada dia mas copiosos sus favores, y, mer­
ced á ella, los poderosos socorros de la divina gracia de su Hijo,
con cuyo medio podréis llegar con seguridad al feliz término de la
eterna dicha. Amen.
E SQ U ELETO DEL SERMON II

SOBRE

EL NACIMIENTO DE NUESTRA SEÑORA.

Líber generciiionis Jesu Chrisíi, filii Da­


vid, ¡iiii Abraham ... (Mattb. i , 1 e t s c q .) .
Libro de la generación de Jesucristo, Lijo
de D avid, hijo de Abraban...

1. La ilustre ascendencia de María es la misma que la de su Hi­


jo Jesús...
2. ¿P or qué el Evangelio no nos da la genealogía de María y sí
solo la de su esposo José? Porque, com o dicen san Jerónimo y san
Juan Crisóstomo, las mujeres debian ser de la misma tribu que sus
maridos, y por eso non fuit mos hebraisgenealogías texere mulierum.
3. Si para María es blasón, en el órden de la naturaleza, ser
hija de R eyes, Patriarcas, etc., mucho mayor blasón es para estos
tener una niña que con su nacimiento ilustra las iglesias triunfante,
militante y purgante: Cunetas illustrat ccclesias... ¡O h felicísima Ni­
ña 1... Nativitas tua gaudium, annuntiavít, etc.
4. jO h dia feliz!... Este es el dia que predijeron los P rofetas,,,. .
Este es el dia en qu e, com o dice san Jerónim o,... Este es el dia en
que de la raíz de Jesé... Este es el dia en que descubrió D ios... Es­
te es el dia en que por todo el m un do... Este es el dia en que se
descubre en el m ar... Este es... Este e s... Para decirlo de una v ez:
este es el dia en que n ació...
5. Nace María, no com o los otros niños entre lágrim as..., sin
ju icio ..., sin gracia y en pecado, sino...
6. Así nació esta soberana Princesa... ¿ Para qué ? Para ser M a­
dre del Salvador... ¡Con cuánta mas razón que los de Betulia po­
demos nosotros...!
7. Alegraos, hijos de A d á n ,.., Hijos de la Iglesia, alegraos...
Alégranse los Á ngeles..., la misma beatísima Trinidad... Alegróse
el P a d re...; alegróse su H i jo ...; alegróse también el Espíritu
S anto...
78 SERMON II SOBRE E l NACIMIENTO
8. Razón es que nos alegrem os tam bién nosotros, como que
somos los m as interesados e n ... Exam inem os sino quién es M aría,
y cuál el fin de su venida.
9. Invocación: ¡O h Reina de los cielos y de -la tierra.-..! Vos
sois...

P rim era p a r te : ¿ Quién es M a ría según el órden de la gracia ?

10. Despues de la hum anidad de Jesucristo no hay imágen mas


parecida al Criador que M a ría .., Cuanto mas se acerca una cosa á
su principio, dice san D ionisio, tanto mas particip a... Siendo Cris­
to au to ritativa y m inisterialm en te, según dice sa n to T o m á s, el p rin ­
cipio de la g ra c ia , M aría debió p articip a r...
11. Dios puso entre el original divino'y esta su im ágen tal sem e­
ja n z a , que la Virgen es un re tra to herm osísim o de D ios, y Dios
un ejem plar singularísim o de la V irgen.
12. Fundado» en esta íntim a y fiel semejanza , ios Santos le han
atribuido á M a ría ... San Epifanio le atribuye inm ensidad ... San
A nselm o d ice... San R uenaventura la lla m a ... San Juan D am as-
cen o ...
13. No es posible al ho m b re, dice santo Tom ás de V illanueva,
ex p licarlas virtudes y ... En M aría se hallan ju n to s y en grado em i­
n en te todos los privilegios y prerogativas que á todos los S an to s, y
aun á los Á ngeles, se concedieron.
14. Cccíeris datur p er p a rte s , dice san Je ró n im o : M a r ia autem to­
ta infusa est plm itudo g r a tia ,— A slitit R e g in a , dice D av id , a dextris
tuis in, etc .— T u supergressa es universas.— O m nia flumina intrant, etc.
— In plenitudine Sanctorum detentio mea. Todo esto , ya desde el
principio de su vida porque : Fundamenta eju s, etc.
15. Sapientia cedificavit sibi dom um .., Si la casa ó palacio q u e en
este m undo edificó Dios p ara el hom bre es ta n ... ¿ q u é será la que
edificó para sí m ism o...?
16. Dios escogió á M aría para M adre suya. Es consiguiente,
p u es, según la doctrina de sa n to T o m ás, q u e ... San Jerónim o afir­
m a que la misma plenitud de gracias de Jesucristo la tuvo M aría,
quamquam aliter . ..
17. M aría nació con esta universalidad de gracias... M u lier a flic­
ta sote ... M írese M aría por el lado qne se q u ie ra , y se verá desde
lu e g o , q u e ... ni le faltó la pureza de los Á ngeles, n i.,., n i...
18. Así manifestó Dios que M aría era en su divino am o r la pre-
D E N U ESTR A SE Ñ O R A . 79
dilecta, la escogida, la ..., y que echó Dios en su adorno el resto de
su p o d er, de su saber y de su querer.
19. ¡O h feliz In fanta! ¡o h dichosa N iña...!

Segunda p a r te : ¿ P a r a qué viene M a r ía al m undo?

20 . V ista ya la grandeza de gracias de M aría, pasem os á ver el


fin p ara que la envia Dios al m undo.
21. C uarenta y dos mansiones hizo el pueblo de Israel en el d e­
sierto , despues de las cuales debió e n tra r en la tie rra de prom i­
sión : cuarenta y dos generaciones enum era el Evangelio desde
A brahan hasta Jesús, y entonces llegó el m undo á la felicidad d é la
ley de gracia. V ed , p u e s, ya descubierto el fin, p a ra q u e .,.
22. Pecó A d á n ..., y eí m undo corrió en la mas deplorable si­
tuación las cinco edades, que cuanta san A g u stín ... ¡O h q ué tiem­
pos aquellos tan calamitosos! Desde las prim eras hojas de la sagra­
da E scritura no se advierte mas que la ira de un Dios v en g a d o r...
D ilu v io ... Incendio de Sodoma y G o m o rra... U bi me abscandam a
m ltu irce tuce? decia David.
23. Es verdad q u e , como a h o ra , Dios era entonces fuente de m i­
se ric o rd ia, d e ..., pero tenia estas aguas recogidas en sí m ism o, dice
D av id , apud le estfons vitce. El m undo estaba veluthortus absque aqtia,
como dice Isaías.
24. ¿Cómo habia de s e r, si no habia ca n al, dice san B ernardo,
p or donde se com unícase?... Gracias á Dios que naciendo M a ría ...
Ya el Sol de justicia pasa del signo de León al de V irg o ... Y a sus ra ­
yos resplandecen y no ab ra san ,.. Z arza m aravillosa de M oisés...
25 . S í, M aría fue la q u e desde su nacim iento precioso... Góza­
te , S eñ o ra, le dice san Basilio de Seleucia, p o rq u e ... G ózate, V ir­
gen sacrosanta, le dice san E fre n ,... E n este sentido la llam a tam ­
bién san A nselm o... Y en el mismo dice el D octor angélico...
26 . |O h Niña sa n ta, y cuánto debemos á tu nacim iento! T ú eres
desde entonces el arco iris, q u e ..., la misteriosa nubecilla que vid
E lia s..., aquella colum na de nube q u e ,,., aquella herm osa D álila,
de c u y a ..., la feliz arca de N oé, do n d e.,. T ú eres desde enton­
c e s..., pero seria nunca acabar si... Baste saber que fue la ... Eva
engrandeció el im perio del dem onio; M aría le d errib ó ...
27. ¡O h m ujer feliz!,.. Dichoso el vientre en que fuiste form a-
m a d a ; dichosos los pechos... Con razón te llam an bienaventurada
80 SERMON II SOBRE EL HA CIMIENTO
todas las gentes, porque tú eres... Alégrense, pues, Joaquín y
A n a ...
28. Así se expresaba san Juan Dam asceno..., y anadia que : H o-
die salús mundi inchoavit. — Jubílate Deo omnis ierra, exultate et
fsallite,
29. Alegrém onos, pues, fieles mios; pero sea nuestra alegría
conforme en un todo con el espíritu de la Iglesia... La alegría mun­
dana es -vana, engañosa,... La espiritual es uno de los principales
frutos del Espíritu Santo...
30. Este es el gozo que nos recuerda la Iglesia para qu e... Mas
¡a y l que para lograrlo es necesario mudar de vida... Es necesario
que este hombre viejo... ¿Q ué ha sido toda tu \ida, ó peca d or,...
Estos han sido tus dioses... llien lo publican la soltura y libertad
infame de tus... Bien lo publican tus blasfemias... Todo esto es ne­
cesario reformar para...
3 Í , Epilogo: Os he manifestado quién es esta Niña según el or­
den de la gracia... Os he declarado el fin de su venida... Es ley de
la gratitud, dice el angélico D octor, alabar al bienhechor, y cor­
responder con obras el favor. Alabem os, pues, áDios y á M aría...,
pero sea obrando de manera, qu e... Obras, pues, de amor y de
d olor... Las primeras para amará Dios; las segundas para llorar...
L lorem os, que bien lo necesitamos...
32. V enid, Virgen purísima, y haced de mi corazon... ¡Cuán
miserable soy y he sid o, Madre mial JPero ¿á dónde he de refu­
giarm e? ¿á d ón de, sino á V os?... Á V os, pues, me a cojo... Vos
sois el consuelo de los afligidos, e l...
33. Miradnos con ojos de piedad'y de misericordia; alcanzadnos
unas lá grim a s...; encended, por fin, en nuestros corazones el fue*
go del divino am or, para q u e...
SERMON II
SOBRE

EL NACIMIENTO DE NUESTRA SEÑORA.


Liber gcnerationis Jesxi Chritfi, (Mi Da­
vid, filii Abrakam... {¡Ilalth. t , 1 el seq.).
I-ibro de la generación de Jesucristo, hijo
de D avid, liijo de Aforaban...

1. T odo el Evangelio de este dia, queridos fieles mios, se re­


duce á manifestarnos la ilustre ascendencia de María santísima y
de Jesucristo, su dulcísimo H ijo , á cuyo fin se explica , y empieza
de esta m anera: Libro ó catálogo de la generación de Jesucristo, hi­
jo ó descendiente de Abrahan. Abrahan engendró á Isaac : Isaac
engendró á Jacob : Jacob engendró á Judas y á sus herm anos; y
prosiguiendo de esta suerte la séric de esta nobilísima generación,
en la que va incluso y puntualmente nombrado el rey David, lle­
ga por último hasta Jacob, padre de José, declarando á este por
dignísimo esposo de M aría, de la cual nació Jesús, que por otro
nombre se llama Cristo.
2. Esta es la sustancia de toda la letra del E vangelio, y solo
con haberla oid o, no extrañaré que me propongáis un' reparo que
viene luego á los ojos ; y se reduce á que en toda la genealogía, de
que hace mención el Evangelio, solamente se refiere la estirpe ó
linaje de José, pero no el de M aría; y que por consiguiente no se
prueba la noble ascendencia de esta Señora. No puedo negar que
la reflexión está bieu hecha ; pero habéis de saber, fieles mios, que
com o dicen los dos grandes Padres de la Iglesia san Jerónimo y san
Juan Crisóstomo no era costumbre en la Escritura el referir la
generación de las mujeres, sino la de los maridos, porque en esta
estirpe ó linaje estaba comprendido el de las mujeres propias, pues
debían ser de la misma tribu que la de sus m aridos; por lo que
diciéndonos el Evangelio que María fue esposa de José, nos dice
también que fue de su mismo lin aje, y am bos, con su Hijo J e-
1 H ieren itt Mattb. i ; Chrysost. hom. II in Matth.
82 SERM ON I I SOBRE E L NACIM IEN TO
su s, de la generación de A b rah an , de P atriarcas y de Reyes de la
ley antigua , estirpe la p rim e ra , la mas ilustre y mas noble del
m undo.
3. Esta es M aría, oyentes m íos, bija de nobilísimos padres, de
linaje de R e y es, de P atriarcas y excelentísimos Santos. P ero au n ­
que tan noble en su prosapia, no es esta su m ayor excelencia, ni
la q u e hoy celebra expresam ente la Iglesia n u e s tra ,m a d re , sino
o tra mucho m ayor. P u es, ¡válgam e Diost me diréis acaso: ¿p u ed e
h aber m ayor blasón que ser uno descendiente de Reyes y de S an­
to s? En el orden com ún de la n atu ra lez a, claro está que n o ; pero
sí en el orden de la g ra c ia ; y esto es lo que la hizo mas noble que
los R e y es, mas excelsa que los P atriarcas, y mas ilustre que los San­
tos to d o s; y ta n to , que si para M aría es blasón ser descendiente
de Reyes, P atriarcas y S antos, según el orden com ún de la n a tu ra ­
leza; es mucho m ayor blasón para sus ascendientes te n e r en su lí­
nea una n iñ a, una c ria tu ra , que ilustra desde luego con su naci­
m iento dichoso todas las Iglesias : triu n fa n te , que es la del cielo,
m ilita n te, que es la de la tie rra , y p u rg a n te , que es la del p u rg a­
to rio , cunetas illustrat E c d e sia s1. ¿N o es este blasón mas excelente y
noble que ser descendiente de Reyes y P atriarcas de la tie rra ? ]O h
felicísima NiñaI ¡oh dichosísima Infanta! y con cuánta razón os
canta la Iglesia, y nosotros con ella, que tu nacim iento adm irable
anunció á todo el m undo gozo g ran d e, y singular contento : G au -
dium annuntlamt universo m u n do 21
4. ¡O h dia feliz! ¡oh dia dichosísimo! E ste es el dia que predije­
ron los P rofetas, que esperaron los P atria rc as, y que desearon todos
los siglos; pero con tal an sia, dice san Ju an D am asceno3, que te­
nían en tre sí como una sagrada com petencia , sobre cuál de ellos se
había de levantar con esta g lo ria, contem plándose desde luego por
m u y feliz, y por siglo de oro el que llegase á verso ilustrado con
tan esclarecido nacim iento. Este es el dia en q u e , como dice san
Je ró n im o 4 , se abren ya las puertas estériles de Joaquín y A na,
pad res de esta S eñ o ra, para dar á la naturaleza hum ana la p u erta
virgen y divina, que refiere el profeta E z e q u ie l5, y por donde h a -
hia de e n tra r Dios corporalm ente para rem ediar todos sus m ales.
E ste es el dia en que de la raíz de Je sé, como dijo Isaías®, nació
la Y a r a prodigiosa de M a ría 7, cuya flor, que lo fue Cristo Jesús,
extendió por todo el m undo su fragancia. Este es el dia en que
* Ofüc. Eccles. — a Ibid. — 1 Damasc. orat, de Kativ. Virg. — 1 Hieron.
deNativ. Mar. — 0 Ezecü. x l i v , 1. — 6 Jsai. x i, 1. — * Hieron. ín Isai.
D E NUESTRA SE Ñ O R A . 83
descubrió Dios la escalera viva 1 que habia labrado por sus m anos,
y p or donde el mismo Dios habia de bajar del cielo, para ser visto
en la tie rra , y conversar con los hom bres. Este es el día en que
por todo el m undo corren aires suaves de a leg ría, dando las dicho­
sas nuevas de que nacerá presto el S o l, pues como se lee en los
Cantares % ha nacido ya la A urora esperada en tantos siglos, figu­
rad a con tantas som bras, aclam ada con tantas voces, y solicita­
da con tantos gem idos. Este es el dia en que se descubre en el m ar
del m undo la concha sag rad a, que recibiendo las influencias de la
D ivinidad, concebirá en su vientre la perla de infinito precio con
q ue ha de ser el hom bre redim ido. Este es el dia en que sale con
herm osísim os renuevos la vid fértilísim a de A n a, pues un solo ra ­
cimo de ella fue t$n dulce y ab u n d a n te , que dió á todos los m or­
tales n éctar de vida eterna. E ste es el dia en que Joaquín y A na
cogen con el m ayor gozo el fru to q u e sem braron en ju sticia, y que
les ha de m ultiplicar ciento por uno. P ara decirlo de una v e z : este
es el dia en q u e salió á lu z , y nació la sacratísim a V irgen M aría.
Pero ¿cóm o n ace?
5. [O h válgam e Dios! No como los otros niños en tre lágrim as
y su sp iro s, sino arrebatada en un éxtasis altísim o, dice la ven era­
ble m adre M aría de Jesús de. A greda 3 ; no como los otros niños,
sin juicio ni discurso, sino ilustrada desde luego con el lum bre de
ía ra z ó n , dice la m isma V enerable y san B ernardino de Sena 4 ;'no
com o los otros n iñ o s,sin gracia y en pecado, sino toda p u ra , toda
h erm o sa, toda santa y llena de gracia, dice el angélico doctor san­
to T o m á s3.
6. Así nació esta soberana Princesa, tan llena, tan ric a , tan po­
derosa y tan h e rm o sa , que era el objeto délos cariños de D ios.A sí
nació ; m as ¿ p a ra qué nació así? Todos lo saben, y el Evangelio lo
dice, para ser M adre de J e s ú s , de qua nahts est Jesús, para ser M a­
d re del Salvador, del Mesías pro m etid o , del R eparador de todo el
linaje hum ano. ¡O h , engrandecida seas para siem p re, V irgen sa­
cratísim a! ¡Con cuánta m as razón que los de B etulia podem os nos­
otros d ecir; que tú eres la gloria de Je ru sa le n , la alegría de Is­
rael , y la honra de nuestro p u e b lo 6!
T. A legraos, hijos de A d á n , alegraos, pues se dejó ya v er la

1 G cocs. x x v iii, 4 2 ; 13. — a Cant. v i , 9. — a A greda, part. I , líb. I ,


n . 3 ífi. — 4 Ibid. n . 221; Bernard. Seiú lom . I , serm . LX.1, cap. 3 , art. 3 ;
tom . I I , serm . L I , cap. 2 , art. 1 . — ? Thom . 3 , p. f[. 27, art. íí. — e Judíth,
x iv, 10.
81 SERMON II SOBRE EL NACIMIENTO
A u ro ra , como presagio y señal cierta de que está próxim o el naci­
m iento del sol Cristo J e sú s; alegraos, que si en el nacim iento d e
cualquiera S a n to , como dice san Ambrosio 1, debe ser la alegría
u n iv e rsa l, porque viene p ara bien com ún de to d o s, con razón m u y
sup erio r debemos nosotros alegrarnos en el nacim iento de esta so­
b eran a P rin c esa, ya por ser la criatura m as santa que h ay en los
cielos y e n la tie rra , despues de su dulcísimo H ijo, ya tam bién
p o rq u e por su medio logram os el salir del cautiverio e te rn o , en q u e
p o r la culpa de nuestro p rim er padre estábamos todos los hom b res
su m erg id o s; por eso hasta nuestra m adre la Iglesia se m uestra hoy
tan festiva y Henil de gozo ; porque con el nacim iento de M aría lo­
gra desde luego la salud para sus h ijo s , p e r quam salus mundi ere-
dentibus a p p a ru ü \ P or eso los alienta y esfuerza.con el m ayor co­
nato á q ue le acom pañen en su regocijo, pudiendo decirles lo que
Isaías en otro tiem po , Iwtamini cum Jerusaiem , 3 : Hijos de la Igle­
sia , hijos de tan buena M adre, alegraos con e lla , porque el naci­
m iento de M aría causa gozo y alegría en todo el m undo ; alegraos,
alegraos en el S eñ o r, porque ha nacido ya la flor del cam po, que
producirá nada menos que al lirio de los valles, el R edentor del
u n iv e rso * ; alegraos, pues hasta los mismos Ángeles se alegran,
dice santo Tomás de V i l l a n u e v a P e r o ¿ q u é digo Á ngeles? H asta
la misma beatísima T rin id ad , dice el venerable P u e n te c, se alegra
con este nacim iento dichoso; alegróse el eterno P a d re , porque le
nació una hija la mas bella y m as herm o sa; alegróse su Hijo sa­
cratísim o, por yer nacida en tiem po á la que desde la eternidad
habia escogido para M adre suya ; alegróse tam bién el E spíritu San­
to al ver ya que ha salido á luz aquella doncella virtuosa que h a­
bia de ser dignísim a esposa y m orada su y a , y que fecundada igual­
m ente de su divina so m b ra , habia de parir al Hijo de D ios, de quien
él p ro ced ía, para rem edio de todo el m undo.
8. P ues, si hasta los mismos cielos y el Criador de todos ellos
se alegran con el nacim iento de M a ría , razón es que nosotros, fie­
les m ios, nos alegrem os tam bién , como que somos los mas in tere­
sados : y á fin de que este gozo y alegría sea tan com pleto y p er­
fecto como lo desea la Ig le sia , pasem os á ver la causa que lo m o­
tiv a , exam inando para ello quién es esta Niña recien n ac id a , y el
fin de su venida : dos puntos que serán todo el objeto de m i dis-
1 Ambros. lib. II ia Luc» — * Offic. Eccles. — * Isai. lx ii , 10, — * Caat.
» , 1. — 0 Villan. serm. II de Nativit. Yirg. n. 6. — Pueut. part. II
med. 4 , punt* 1.
D E N U EST R A SEÑ O R A . 85
curso ; en el prim ero procuraré m anifestaros en cuanto me sea po­
sible quién es M a ría , no según el órden de la n atu ra lez a, de que -ya
dejo liecha m ención, sino según el orden de la g ra c ia ; en el segun­
do igualm ente os d em o straré, que nace M aría para ser m edianera
en tre Dios y los hom bres, y por consiguiente para h acer las paces
con todo un Dios ofendido.
9 . i Oh Reina de los cielos y de la tierra! ¡ oh Virgen purísim a
é in o cen tísim a! Vos sois la m adre y el am paro de todos los hijos de
Adán ; aquí teneis uno de ellos, solicitando -vuestra protección ;
aq u í m e teneis, S eñora, im plorando vuestra asistencia, p ara que
pueda con acierto publicar vuestras alabanzas; inflamad á este fin
m i tibio corazon , y dadm e voces las mas eficaces, para que, pen e­
trados con ellas mis oyentes, saquen el fruto que yo deseo p ara
h o n ra y gloria v u estra , y honra y gloria de Dios. Así sea |o h M a­
d re am orosa! Y para que se verifique así, todos os decim os, como
el A ngel, con la m ayor devocion y reverencia : A ve M a r ía .

P rim era p a r te : ¿ Quien es M a r ía según el órden de la gracia? *

10. Tan adm irables son las virtudes y excelencias de M aría,


q ue , despues de la hum anidad de Jesucristo, no h allaréis, Celes
m íos, dibujo que sea m as parecido á su Criador en tre todas las cria­
tu ras. Todos saben, y lo dice san D ionisio1, que cuanto mas se
acerca alguna cosa, sea en el género que se fuese, á su principio,
tan to mas participa de los efectos del mismo principio ; y así vemos
q u e los A ngeles, por estar m as allegados á Dios, participan de su
b o n d a d , de su herm osura y pureza divina, m ucho m as que los
h o m b res; y aun entre los mismos Á ngeles, aquellos que están mas
cercanos á D ío s , vemos igualm ente que participan mas de sus d i­
vinas p erfecciones: á consecuencia d é lo cual, y aplicando esta doc­
trin a el angélico D octor a la V irgen nuestra S eñora, d ic e 2 : que
Cristo es el principio de la gracia autoritativam entc, según la divi­
nidad , y m inisterialm ente, según la h u m a n id ad ; y que siendo M aría
la que estuvo mas cercana á su M ajestad santísim a, pues de ella
recibió la naturaleza h u m a n a ; es forzoso decir tam bién, que p a r -
ticipó la Virgen de sus gracias , virtudes y perfecciones mas que to ­
das las criaturas, y ta n to , que se ap ro x im a, dice el S a n to 3, al
mismo A utor de la gracia.
1 Dioays. cap. 4 , g Ipse Ccclest. hier. et cap. 7, § Noq ergo. — aXUom.
3 p., q. 27, art. S. — * Ibid. i .
86 SERMON I I SOBRE E L NACIM IENTO
11. Siendo, p u es, tanta la perfección de M aría, que cási com­
pite con la del mismo D ios, por ningún otro camino podem os lle­
g ar á descubrir las gracias y perfecciones de esta S eñora, q ue por
el conocim iento de las perfecciones de D io s; porque con tan finos
colores pintó en ella su im agen la Majestad del cielo, que de n in ­
guna o tra suerte se conocería bien su excelencia y h erm osu ra , si­
no por la de su original; y no lo ex tra ñ éis, porque como de la m a­
tern id ad de Dios le venga toda su excelencia, por ningún o tro n i­
vel podemos tom ar las reglas de sus g ran d e zas, sino por las del
mismo D ios, el cual puso en tre el original divino, y esta su h er­
mosísima imagen tan adm irable sem ejanza y correspondencia, que
hallam os en la V irgen un retrato herm osísim o de D ios, y en Dios
un ejem plar singularísim o de la V irgen.
12. D e esta excelentísim a sem ejanza que la V irgen tiene con
Dios sobre todas las c ria tu ra s, nacia la frecuente adm iración que
m ostraban los S antos, cuando habiendo de tra ta r de sus singulares
perfecciones, hallaban tanta profundidad en ellas, que le daban
algunos atributos debidos á la divina esencia ; y así vem os q ue san
Epifanio le atribuye inm ensidad de gracia 1 ; san A nselmo dice
q ue ilustra al cielo con la luz inm ensa de sus g rac ias2 ; san B uena­
v en tu ra la llam a vaso inm enso, donde pudo caber el I n fin ito 3 ;
san Ju an D am asceno, tesoro de la Yida, y abismo de g rac ia4 ; y
así de los dem ás Santos, pues todos le atribuyen inm ensidad de
gracia y perfección; incom parable gran d eza, y excelencia inefable,
que son los atributos que se aplican al mismo D ios, significándonos
en esto la grandísim a sem ejanza que tiene M aría con su M ajestad
sa n tísim a; pues en llam arla inm ensa como á D io s, declaran que
excede toda m edida, como Dios : en llam arla inefable, q ue no se
p u ed e h ablar de ella dignam ente , como tam poco de D io s; y en lla­
m arla incom parable, declaran que toda com paración le viene an ­
gosta , como tam bién al mismo Dios.
13. A hora pues, oyentes m io s , si esta soberana Señora es un
m a r inm enso de grandezas, un abismo profundísim o de g racias, V
u n piélago im penetrable de excelencias, ¿quién será capaz de ex­
plicar las virtudes y prerogativas con que la dotó su C riador? No es
posible á lengua h u m a n a, dice santo Tom ás de V illa n u ev a5, Lo que
se puede asegurar como cierto , según la com ún doctrina de los S an -
1 Epiph. orat de Laúd. Virg. — a Aosclm. lib- de Excel. Virg. c. 8 ad med.
* Boüay. iü 8 pee. Virg. cap. 3. — 4 Damasc. orat. 1 de Dormit. Mar. —
* Yillan. conc. III Katiy. Virg. □. 3.
DE NUESTRA SEÑORA. 87
tos, e s , y se reduce á que cualquiera don ó prerogativa de santidad
y excelencia, que en algún tiem po fue concedido á alguno de ellos
por m uy favorecido qué haya sido, se concedió á M aría en modo
mas especial y em inente ; porque en ella sola están ju n to s y reco­
gidos todos los privilegios y prerogativas que á todos los Santos se
concedieron, y aun a los Á ngeles, en cuanto lo que á estos se con­
cedió sea com patible con el estado de viadora que tuvo la V irgen
santísim a.
14. Á este propósito dice san B ernardo 1: lo que se ha conce­
dido á cualquiera de los m ortales, no es justo pensar que no se con­
cedió á tan esclarecida Virgen ; á los dem ás, dice san Je ró n im o 2,
se dió la gracia por p artes, pero á M aría se infundió toda la pleni­
tud de la g ra c ia ; y así es de creer que mereció tener m as aventa­
jados privilegios de gracias y virtudes que todos los S an to s; de
m a n e ra , que ju stam en te podem os decir de esta Señora con el real
P rofeta s, que desde luego se dejó ver sentada ó la diestra de Dios,
resplandeciente con el oro de la caridad , y rodeada por todas p ar­
tes con la variedad de todas las virtudes ; de tal fo rm a , q u e aunque
m uchas hijas de la Iglesia triunfante y m ilitante hicieron grande
acopio de riquezas espirituales, esta Señora sobrepujó á todas ellas.
T u supergressa es universas , E l seráfico doctor san B uen av en tu ra
prueba esto mismo m uy p or extenso, á cuyo fin le aplica sabiam en­
te aquella sentencia del E clesiastés*: Todos los rios en tra n en el
m a r, p o rque todas las gracias de los Santos e n tra ro n , d ic e 8, en
este m a r extendídísim o y profundísim o piélago de gracias ; de tal
su e rte , que ninguna fue concedida en ningún tiem po á Santo alg u ­
n o , que mas perfecta y abundantem ente no se concediese á la V ir­
g e n , y al mismo intento le acom oda tam bién aquello del capítu­
lo x x iv del Eclesiástico, que la Iglesia canta en las festividades de
esta Señora : E n la plenitud de los Santos es m i asiento; porque n in ­
guna plenitud de gracia festuvo en ellos, que en M aría no estuviese
mas copiosam ente ; y esto no al fin de su vida, sino desde el p rin ­
cipio de ella; porque* como dice el P rofeta p e n ite n te 6 , sus funda­
mentos fueron sobre los m ontes santos.
15. Pero ¿qué m ucho, si, corno dice Salomon 7, y explican los
santos P a d re s, habia de ser la casa y palacio donde había de hab i-

* Bern. epist. CLX.XIV. — 4 H icrou, epist. ad Paul de Assüm pU Virg. —


s Psalm . x u v , 10. — 4 Eccles. i , 7 . — Boaav. iu Spec. cap. 5 , t>, 7. —
P salm . l x x x i y , 1. — 7 Sap. í x , t ; A m bros. li b , H de Spir. S a a c t. ; Beruard.
serm . IX par y.
88 SERMON i r SOBRE E L NACIM IENTO
ta r el mismo Hijo de Dios? El mas grosero puede conocer, q ue si
algún gran m onarca edificase á s u s expensas un palacio para m o ra­
d a s u y a , era m uy ju sto y correspondiente á su M ajestad , que la
fábrica y edificio conformase con la grandeza de quien lo edificaba,
y con el fin para que se hacia, sin que se reparase en ningún gasto,
prim o r ni artificio. Pues si el M onarca de cielos y tierra hizo para
sus siervos casa tan grandiosa, como es todo este m undo visible,
cuyo solado es la tie rra , herm oseada con tan ta variedad de flores,
enriquecida con tanta diversidad de piedras preciosas, y adornada
con tan agradable am enidad de florestas , fu en te s, ríos y alam edas;
cuyos techos son esos cielos, sem brados de tan resplandecientes
lu m b re ra s, que como finísima pedrería le herm osean ; y todas las
alhajas de esta casa son tan suntosas y tan ricas, como d escu b ren
nuestros ojos en esferas y elem entos que sirven á la vida y al r e ­
galo de los h o m b re s : pues si en e sto , vuelvo á d e c ir, mostró el Rey
de Reyes tanta m agnificencia, ¿cuál será la q u e h abrá puesto en el
edificio de la casa, que para sí mismo la b ra b a, como palacio real,
y honorífica dem ostración de su grandeza? Baste decir para enca­
re c e rlo , que la Sabiduría edificó p a ra si casa. ¿Q ué hum ildad pon­
dría por fundam ento ? ¿ q u é blancura de virginidad en sus paredes?
¿ q u é colum nas de virtudes por estribos? ¿C uán levantados y h er­
mosos serian los chapiteles de sus pensam ientos y deseos? ¿cuán
claras lum breras de luz divina en todos los aposentos in terio res?
¿cuán ricas, cuán la b ra d as, y doradas todas las piezas con variedad
lum inosa y resplandeciente de gracias y divinos dones ? F inalm ente,
¿c u án rica y ab undante estaría en todo lo interior y e x te rio r, de
fru to s, de v irtu d es, y buenas obras agradables á Dios y útiles á
los hom bres? Solo el mismo S eñ o r,q u e Ja hizo tan suntuosa y opu­
lenta , puede conocer hasta dónde llega la em inencia im penetrable
de sus g randezas, pues dice que la fabricó para m orada suya.
16. Lo que sabemos es, q u e , como dice el angélico D o c to r1,
aq u ello s, á quienes Dios nuestro Señor elige para algún m inisterio
de su ag rad o , los apareja y dispone de tal m a n e ra , que sean idó­
neos p ara su desem peño, según aquello del A pó sto l2 ; hízonos Dios
m inistros idóneos del Nuevo T estam ento; y habiendo sido elegida
ia beatísim a V irgen por divina ordenación para ser M adre de D io s;
es consiguiente, y no se puede d u d a r, que Dios por medio de su
gracia la hizo idónea para este fin, y que por eso le dijo el Angel

1 S. Thom . 3 p., q. 37, art. í , — 3 II Cor. n i, C.


D E N U ESTR A SEX O R A . 89
que había encontrado la gracia para con D io s ; de tal m a n e ra , y
con tan ta plenitud, dice el santo D o c to r1, que de algún modo se
üeriva de esta Señora á los demás h o m b re s; que aun con alusión á
esto , dice san Je ró n im o 3, que toda Ja plenitud de gracias que h u ­
bo en la santísim a hum anidad de Je su cristo , hubo tam bién en la
beatísim a V irgen, sil M adre, au n q u e de otra m anera ; conviene á
sa b er, según declara san B ernardino de S e n a 3 , en C risto, como
en hom bre personalm ente deificado, y en la V irg en , como en
tem plo de Dios dedicado singularm ente al V erbo eterno. En Cristo,
como en cabeza que influía la gracia en los dem ás m iembros de su
cuerpo místico , que son los fieles; pero en la V irg en , como en cue­
llo de este mismo cu erp o , pues por él se transfunde y derram a la
gracia-que sale del mismo C risto, en todo el cuerpo de la Iglesia ;
á la m anera que los espíritus vitales descienden de la cabeza por
el cuello al cuerpo hum ano. En C risto, como en fuente universal
de todos los b ie n es; pero en la V irg en , como en ud estanque d i­
v in o , donde todos entran pitra repartirlos por su medio en tre las
alm as ; finalm ente, en Cristo estuvo la plenitud de la gracia en gra­
do superem inente de C riador ; y en la V irg en , aunque en grado
perfectíüim o, pero de pura criatura.
17. Con esta universalidad de gracias y virtudes nació conde­
corada M aría ; tan engrandecida por la divina O m nipotencia , que
lo que fabulosam ente describió Hesiodo de aquella prodigiosa m u ­
je r , en cuya fábrica d ic e 4 que se esm eraron los dioses, ad o rn án ­
dola cada uno de su don particu lar para que saliese perfectísim a :
el uno de sabiduría ; el otro de h e rm o su ra ; el otro de p ru d en c ia;
y así de las dem ás perfecciones : lo vemos cum plido real y v erd a­
deram ente en n uestra m ilagrosa V irgen ; pues en su fábrica se es­
m eró y echó el resto el verdadero D ios, adornándola de todas las
gracias y perfecciones concedidas á todas las criaturas terren as y ce­
lestiales ; de m anera, que le cuadra m uy bien lo que dijo san Juan en
su Apocalipsis 5 : M ilagro grandísimo apareció en el cielor « na m vjcr
vestida del s o l; esto es, tan llena de divinos resplandores, que p a­
recía toda divina, y ta n to , que de su grandeza se adm iran no sola­
m ente los hom bres en la tie rra , sino tam bién los Ángeles en el cie­
lo , dice san E p ifan io 0 ; y así para unos y otros es un asom b roso
m ilag ro , que así la llam a el S an to , y lo misino hacen san Ignacio
* D. Thom . art. o, 1, — 1 H ieron. epist. ad Paul de A ssum pt. — 3Bernard.
Seo. serm . L I, a it, 3 , cap. 1 , lom . II. — 4 H esiod in thcogou de l ’aud. —
“ Apoc. x ii, 1. — 0 E piph. orat. II de laúd, Deip.
7 T. ni.
90 SERMON I I SOBRE E L NACIM IENTO
m ártir y san Juan D am asceno1 ; y á la verdad m uy justam ente,
pues, mírese M aría por el lado que se q u ie ra , se verá desde luego
q ue en todo es un asom bro y m aravilla in a u d ita , con especialidad
en la perfección de las gracias y v irtu d e s, pues todas se concedie­
ron á esta purísim a Virgen en grado el mas em inente; de m anera,
q ue como dejo dicho con san B u e n av e n tu ra, de la suerte que todos
los ríos entran en el m ar , todos los ríos de gracia en traro n en M a­
ría ; porque entró el rio de gracia de los A ngeles, dice el S an to ; en ­
tró el rio de gracia de los P atriarcas y P ro fe ta s; en tró el rio de
gracia de los A póstoles; entró el rio de gracia de los M á rtire s; en ­
tró en íin el rio de gracia de ios Confesores, V írgenes y Doctores ;
y lo mismo sucedió con el rio de todas las virtudes. P o rq u e , ni le
faltó la pureza de los Angeles , ni la fe de los P atria rc as, ni la sa­
b iduría de los P ro fetas; ni el celo de los Apóstoles ; ni la paciencia
de los M á rtire s; ni la inocencia y hum ildad de las V írgenes ; final­
m ente de ningún género de virtud careció, porque todas las tuvo
en grado el mas e m in e n te 2. *
18. E sta e s , oyentes m íos, una tosca p intura de las gracias,
virtudes y perfecciones que tuvo M aría santísim a desde su naci­
m iento dichoso; estas las prerogativas y grandezas con q ue Dios
condecoró á nuestra soberana Reina desde su niñez sacro san ta, m a­
nifestando desde luego en este modo de obrar , que era en su divi­
no am or )a predilecta, la escogida , la preservada de toda ru in a y
m ancha o riginal, la enriquecida y herm oseada con el m ayor o rn a­
to que se podía d ar á pu ra c r ia tu r a , pues la vistió del so l, la coro­
nó de estrellas, y puso por alfom bra de sus sagradas plantas á la
lu n a , como nos lo dice san Juan 3 ; p reparada , en fin, como espo­
sa ricam ente adornada para su esposo, y tan ricam en te, que echó
Dios en este precioso adorno para su esposa y am ada M adre el res­
to de su p o d e r, de su saber y de su querer.
19. ¡O hfeliz Infanta! joh dichosa N iña, seáis mil veces bendi­
ta y alabada en los cielos y en )a tie rra . Seáis bien venida al m u n ­
d o , pues venís tan enriquecida de dones para ornato vuestro y p a ­
ra bien común de todas las criatu ras; todas ellas os alab e n , os b en ­
digan y os canten him nos y cánticos los mas sonoros de alabanza,
particularm ente los miserables hijos de A dán, ya que logran el
consuelo, m ediante vuestro nacim iento precioso, de salir de sus
cadenas y desdichas, que es lo segundo que me resta probar.
1 Igaat. epist. I ad Joan.; div. Dam. orat. I de NalíY. Virg. — s Idiol. in
contemp. Yirg. cap. 1. — 3 Apoc. x ii, 1,
DE HUE5THA SEKOBA. 91

Segunda p a r te : ¿ Para qué viene M aria al mundo?


20- H abiendo visto la inefable grandeza de gracias y virtudes
con que desde su nacim iento dichoso salió condecorada M aría,
pasemos á ver el fin para que envía Dios al m undo á esta sobera­
na In fa n ta; y para ello volvamos á dar otra vuelta al Evangelio.
Y a dejo dicho que todo él se reduce á m anifestarnos los p rogeni­
tores de Jesucristo desde el patriarca santo A brahan hasta M aría
Señora nuestra.
2 1 . R eparad ahora en las generaciones que p recediero n , y
advertiréis que cuenta el Evangelista sagrado catorce desde A bra-
han hasta D a v id ; catorce desde David hasta la cautividad de B abi­
lonia ; y o tras catorce desde la cautividad hasta Cristo Jesús nues­
tro R e d en to r, que en todo hacen cuarenta y dos. ¡M isterio grande!
dice san Je ró n im o 1. ¿Sabéis por qué? Oid al santo Doctor* Cuapdo
sacó Dios de Egipto á su escogido pueblo, es constante q ue en el
espacio de los cuarenta años que anduvieron por aquellas tierras
desiertas hicieron varias m ansiones; pero ¿c u án tas? Lea el cu rio ­
so con atención la E sc ritu ra , y hallará que fueron cuarenta y dos,
dice el D octor máximo. V ed, p u es, el m isterio de referir el E v a n ­
gelista cu aren ta y dos generaciones; p ara significarnos las cuarenta
y dos mansiones del desierto, y darnos á entender en ello que co­
mo al cum plirse las cuarenta y dos m ansiones llegó el pueblo, d es­
pues de tan to s trabajos, á la felicidad de la tierra p ro m e tid a ; así al
nacer M aría santísim a, que fue al cum plirse las cu a ren ta y dos ge­
neraciones, habian de llegar las alm as al colmo de todas las felici­
dades. V ed, pues, ya descubierto el fin para que envia D ios al
m u n d o á nuestra sacratísim a Niña ; para sacarnos de las miserias
en que estábam os sum ergidos, y conducirnos á la tierra de p ro m i­
sión de Ja gloria.
22. Pecó A d án , como todos sa b en , y de sus resultas quedó el
h om bre en estado tan m iserable, que desde la planta del pié hasta
la cabeza, dice Is a ía s 3, no le quedó cosa san a; todo quedó lleno
de llagas, enferm edades, dolencias, m iserias, desdichas, lam entos
y gemidos en el alm a y en el c u e rp o , como aquel santo y paciente
Job % cuando se veia sentado en un m u la d a r, lleno de p o d re, y
h ech o espectáculo el mas horroroso. E n tan deplorable situación
corrió el m undo las cinco edades que cuenta san Agustín \ desde
1 Hieron. episl. ad Fabiol, de mansión, — *I s a í.i, 6. — 3 Job., n , 7, 8.
— 4 August. lib. 1 iu Genes, cont. Maniq. cap. 23.
7*
92 SERMON I I SOBRE E L NACIM IEKTO
nuestro p adre Adán hasta la venida de Jesucristo; experim entando
el hom bre sobre su cabeza los rigores mas trem endos de la justicia
de D ios, sin h allar lugar de refugio ni en el cielo, ni en la tie rra ,
ni en las islas m as rem o tas, ni aun en el mismo infierno. ¡Oh q u é
tiem pos estos tan calam itosos! C iertam ente causa h o rro r el ex ten­
der la vista por la sagrada E scritura. Desde las prim eras hojas no
se advierte otra cosa mas que la ira de un Dios ven g ad o r; apenas
crió al h o m b re, cuando se arrepiente de haberlo criado, y no co­
m o q u ie ra , sino am enazándole con el m ayor fu ro r , que lo extin­
guiría del todo , y con él todas las cosas criadas, desde la sabandija
mas despreciable hasta las aves del c ie lo 1, y efectivam ente, po­
niéndolo en p arte en ejecución, envía un diluvio tan horren d o , q u e
anegó á todo el m u n d o , dejando salvas únicam ente ocho personas2 ;
envia posteriorm ente un fuego abrasador desde el cielo, y con él
red u ce á pavesas las ciudades de Sodom a y de G o m o rra 3 ; en fin
todo era saña y furor en aquel tiem po, que aun por eso , h ab lan ­
do con su Dios el real Profeta le decia h u m ild e m e n te 4 : Señor,
¿dónde me podré ocultar y esconder de vuestra indignación y fu­
ro r? Si subo al c ie lo , huyendo de tu i r a , allí te encuentro indigna­
do; si bajo al abism o, allí te hallas p resente; si volando me paso á
la o tra banda del m a r , allí m e prenderá tu poder ó m ano derecha.
23. En estos tristes clam o res, en estos quejidos lastimosos pa­
saban nuestros antiguos padres los dias y las noches, sin hallar r e ­
m edio para tan inmensos m a le s ; porque no habia en aquellos tiem ­
pos infelices lugar de refugio donde acogerse y defenderse de los
golpes de la divina Ju sticia , ni quien pudiese detener el brazo de
su p o d er, para que no descargase el golpe contra los miserables pe­
cadores ; es verdad que era entonces nuestro Dios, como lo es ah o ­
r a , fuente de la p ie d ad , de la m isericordia, de la vida y de la sa­
lud ; pero tenia Dios estas aguas recogidas en sí m ism o, dice D a­
vid : A pu d te est fons viteu 5; las tenia detenidas en sí m ism o , como
en estan q ue, que eso es apud te. M irad sino ¡qué m architas esta­
b an las plantas racionalesl ¡qué sin vigor para encam inarse con
rec titu d al cielo! ¡qué inclinadas y torcidas á las cosas de la tierra!
E stab an , dice Isaías, como huerto sin agua, velut hortus absque a q u a 6;
pero ¿p o r q u é? Jardinero divino, ¿n o veis cómo esta el jard in de
v u estra Iglesia? Los siglos pasan , las edades vuelan, ] y aun teneis
encerradas las aguas de vuestra m isericordia 1
1 Genes, iv, 7. — 1 Ibid. v i , vit. — 3 Ibid. x i x , 2 4 , 23. — v Ps* c x x x v m ;
ibid. Saa. — s Psalm. x x x v , 10. — aIsai, i, 30.
D E N U ESTR A SEÑ O R A . 93
2 4. P ero ¿qué quereis? dice san B ernardo *. ¿Q ué quereis si no
habia canal ó acueducto por donde se com unicasen? P or e s o , dice
el S an to , todo era entonces rigor ; pero gracias á Dios, prosigue el
D octor m elifluo, gracias á D ios, que naciendo M aría se com uni­
can abundantes aquellas gracias que la llave de la justicia de Dios
en cerrab a en otro tiem po á los h o m b res; ya desde este dia dicho­
so se hacen las paces en tre Dios y los pecad o res; ya desde hoy se
rom pió el m uro y pared m aestra que detenia la com unicación de
Dios con los h o m b re s, y se abrió paso franco al comercio del cielo
con la tie r r a ; ya el Sol de ju stic ia , dejando el ard ien te signo de
León colérico y sañudo , pasa desde hoy al benéfico y tem plado sig­
no de Virgen, y con su benévolo indujo queda hecho manso Corde­
r o , con lo que se com ponen todas las cosas; aun por eso no care­
ce de m isterio el haber nacido esta soberana Ueina en el mes de
setiem bre, pues como dice san A n to n in o 2, así como el sol m aterial
cam inando por el zodíaco pasa del signo de L e ó n , en cuya estación
hierve mas el calor, al signo de V irgen, en donde se tem pla su a r ­
d o r ; así el sol de justicia Dios nuestro S e ñ o r, que en todo el tiem ­
po de la ley antigua era Dios de las venganzas, que ahogaba ejér­
c ito s 3, quem aba ciu d ad e s*, anegaba m u n d o s5, y despojaba paraí­
s o s 0 ; fu e, luego que entró en el signo de V irgo; es d ec ir, en el
vientre virginal de M aría; fue, y se hizo tan benigno y hum an o ,
q ue ya sus rayos resplandecen y no abrasan , arden y no h ie re n ;
verificándose aquí á la letra aquella prodigiosa m aravilla que en
otro tiem po se vio en H oreb cuando advirtió Moisés a rd e r la zar­
za sin quem arse ; pero ¿q u é m ucho, si, como canta la Ig le sia 8, era
aquella dichosa zarza M aría Señora n u e s tra , que de tal su erte tem ­
pló las fogosas iras del verdadero sol de justicia Cristo Jesú s, que
le hizo todo piedades?
25. S í, alm as, s í ; M aría fue la que desde su nacim iento p r e ­
cioso em pezó á tem plar Ja ira de un Dios vengador, convirtiéndo­
le en com pasivo y m isericordioso; M aría fue la que desde este dia
feliz nos proporcionó una dicha tan sin g u la r, porque penetrando
los aíres con los rayos de su virginidad, sobrepujando á los Á n g e-
geles y volando por los mismos a s tro s . halló al V erbo eterno en el
seno de su Padre, ce le stia l; y sacándolo de allí en su pecho v irg i-

1 Bernd. serm. de Nativit. Y irg.; Álb. Maga, de laúd. Mar. cap. 18. —
- Antonio. 4 port. Ut, 15, cap. 21, § 2 in fio. — 1 Exod. x v , 1. — 4 Ge­
nes. x ix , 24. — * Ibid. v i i , 21. — c Ibid. n i, 23. — 7 Eiod. in , 2. — 8 Oflic.
Eccles.
94 SERMON I I SOBRE EL NACIMIENTO
n al, hizo que bajase á la tierra, y que de esta forma se com pusíe-
sen todas las cosas; por eso la misma Virgen, que hoy nace en
tiem p o, nos asegura y dice por su propia boca *, que desde ab (eter­
n o , y antes que hubiese tierra en que pecara el hombre, estaba ya
ordenada en la Divina mente ; mas ¿para qué? ya lo dice la misma
Señora : Cum co eram cuneta componens ¡ para ser medianera entre
Dios y los hom bres, y por consiguiente apagar el fuego del furor
divino con que amenazaba D iosá todo el m undo; por eso le daba
el parabién san Basilio el de Seleucia2 : gózate, Señora, porque in­
tercediendo como medianera entre Dios y los hom bres, haces que
se quite el muro de enemistad que estaba puesto en m edio, y que
las cosas terrenas se junten con las celestiales; el mismo parabién
le da san Efren con otras palabras sem ejantes; gózate , le dice 3, gó­
zate, Virgen sacrosanta y resurrección de Adán tu progenitor; gó­
zate, medianera gloriosísima del m undo, y reconciliadora de todo
el orbe de la tierra. En este sentido la Mama también san Anselmo 4
reparadora de todas las criaturas; y en el mismo, dice el angélico
doctor santo Tomás s , canta la Iglesia que la Virgen mereció traer
en su sagrado vientre á Cristo nuestro Señor, que es el reparador
de los hombres; porque por singular gracia mereció aquel grado de
pureza y santidad, por el cual pudiese ser Madre conveniente de
Dios. Para esto nació María; para componer aquel pleito de tanta
entidad y tan injurioso, que habia suscitado el hombre contra la
bondad de su D ios, y que se hiciesen las paces con su Majestad; y
efectivamente lo consiguió con tan feliz suceso, que propiamente
se verificó en esta Señora lo que dijo la esposa en los Cantares6,
que se llegó á ver en la presencia de su esposo tan digna de sus
cariños, que mereció encontrar la paz.
26. ¡Oh Niña santa, y cuánto debem osá tu nacimiento precio­
so! Tú eres desde este punto el arco iris que puso Dios como se­
ñal cierta en la tierra7, de que cesaba su enojo, y que no enviaría
jamás otro diluvio vengador de los hombres ; tú eres desde este
momento feliz aquella misteriosa nubecilla que vió E lia s8 ; por­
que con tus influjos piadosos atemperas desde hoy los rayos del fu­
ror divino, indignado justam ente contra los descendientes de Adán.
Tú eres desde este dia venturoso aquella columna de nube que

* Prov. V I I I ; Vine. Fcrr. serm. de Concep. Virg.; Aotonin. 1 part. tit, 8,


cap. 3. — * UasiL Seleuc. serm. de Incarnat. — * Epbr. de laúd. Virg. —
Ansefra. de eicell. Virg. cap. 11. — 11 I>iv. Tborn. 3 , part. quaest. 2 , art. 11
ad 3. — « CanL. v m , 10. — 7 Genes, ix , 13. — 8 111 Reg. x v u i,4 4 .
D E N U ESTR A SEÑ O R A . 95
guardaba y protegía tan adm irablem ente á los isra e lita s1, librán­
dolos de los rigores del sol ; porque tu benignidad tem pla desde
luego el ardor del sol de justicia , Dios nuestro S eñor. T ú eres des­
de tu nacim iento adm irable aquella herm osa D álila2 , de cuya pe­
regrina belleza se dejó eautivar el Sansón mas fuerte y valeroso,
que siendo Dios de las venganzas se hum illó de tal m a n e ra , que vi­
no á ser la mofa y oprobio de sus enem igos. T ú eres la feliz arca de
ÍNtoü , donde se llegaron a sa lv a r, no como en aquella ocho perso­
nas so lam ente3, sino inm ensidad de alm as, pues no fue menos que
to d o el linaje de los hom bres. T ú eres... pero ¿ á dónde voy? Seria
nunca acabar si hubiese de referir todo lo que debemos a M aría ;
baste saber que fue la reconciliadora de todo el linaje hum ano ;
aquella m ujer fuerte que quebrantó la cabeza con el m ayor h e­
roísmo á la serpiente infernal , que tanto daño nos hizo \ El dem o­
nio en figura de serpiente engañó á E v a , y por su medio nos vino
la maldición eterna ; y M aría desde su nacim iento precioso engañó
sagazm ente al dem onio, dicesan B ernardo y, para quebran tarle su
o rg u llo , dejarlo v en cid o , y de esta suerte lograr para los hom bres
la etern a bendición. Bien lo conoció el mismo infernal espíritu,
p u es, como dice santa B ríg id a 6, cuando nació esta S eñora, h asta
los mismos dem onios tuvieron luz de su n acim iento, y quedaron tan
absortos, que conferenciando entre s í, decian y se explicaban de
esta m anera : H a nacido una nina con señales milagrosos de lo que
ha de ser en adelante. ¿Q ué harém os con ella? Si le aplicamos to ­
das las redes de nuestra m alicia, las rom perá todas como estopa ;
si pasamos á investigar todo su in te rio r, está fortalecida con p er­
trechos los mas fuertes, y ta n to , que ni hallarém os en ella m ácula,
ni asilo el mas leve donde prendan los filos del pecado, i O h cómo-
podem os tem er que su pureza nos a to rm e n te ; que su gracia des­
tru y a toda nuestra fortaleza , y que su constancia nos obligue á pos­
trarn o s vencidos á sus piés! E ste fu e , desde el nacim iento de M a­
r ía , el tem or del dem onio, y no se engañó ; pues efectivam ente, si
u na m ujer le ayudó á que introdujese la tiranía en todo el género
h u m a n o , otra m ujer le despojó de su antigua posesion : hablem os
claro : si E va engrandeció el im perio del dem onio, M aría le d erri­
bó de la cum bre á donde la otra infeliz le habia levantado : de m a­
n e ra , que por el mismo m edio por donde el infernal espíritu b a -
1 Exod. x iii, 21. — * Judith, x v i ; Villan. in Concept. Virg. u. 8. —
3 1 Peir. in , 20. — %Genes, m , 1S. — * liern, bomil, II sup. Missus. —
a Brig. lili. VI Revel. cap. ÜG.
9G SERMON II SORRE EL NACIMIENTO
bia cautivado el m u n d o , quedó rendido, y e n el mas m iserable cau-
tiv erio .
27. ¡Oh bendita sea para siem pre la bondad de D ios, que se
dignó criar de los hijos de Adán tan peregrina m ujer! ¡O h m ujer
feliz! ¡oh m ujer dichosa! ¡H onra de tus padres, h erm osura d éla n a­
tu raleza h u m a n a , ornam ento de las m u jeres, piélago insondable
de gracias, y feliz restau rad o ra de los tristes yerros de E v a ! D icho­
so el vientre donde fuiste fo rm a d a ; dichosos los pechos que te die­
ron leche para c r ia r te , y dichosos los labios que en la tierna edad
gozaron de tus besos ; ¡ oh prenda dulcísima de A n a ! con razón te
llam an b ienaventurada todas las gentes, porque tú eres ho n ra ilus­
tre del linaje h u m a n o ; tú eres la gloria de los sacerdotes; tú eres
la esperanza de los cristianos; tú eres la planta fértilísim a de la
v irg in id a d , por quien se extendió su herm osura por todo el m u n ­
do. A légrense, p ues, Joaquín y A n a , que tanta gloria dan hoy al
cielo; tan gran tesoro á la tierra ; tan inm enso gozo á los A ngeles,
y tan ju sta a leg ría, júbilo y contento á los hom bres.
28. De esta form a celebraba san Juan D am asceno1, de quien
son las expresiones referidas ; de esta form a celebraba el nacim ien­
to de nuestra sagrada N iña, todo arrebatado y lleno de regocijo, al
considerar que por ella empezó desde hoy la salud y rem edio de
los h o m b res, kodiesalus m undi inchoavü; y aun no solo e sto , sino
q ue no pudiendo contener el gozo dentro de su p e c h o , hacia el ex­
h o rto mas vivo y eficaz, para que todo el orbe m ostrase igual jú ­
bilo y alegría en la presencia de su Dios por tan incom parable be­
neficio : Jubílate Veo omnis té rra , exu ltate, etpsallile.
29. A legrém onos, pu es, Heles m ío s; pero sea nuestra alegría
conform e en un todo con el espíritu de la Iglesia : no pretende ni
solicita en sus hijos esta buena M adre el gozo del m u n d o , como
son los recreos y pasatiem pos inú tiles, los bailes y com edías, las
comidas opíparas y deliciosas, los deleites infames de la carn e, y
otros encantos del siglo ; porque toda esta alegría es a p a re n te , v a­
na y en g añosa, pues nos conduce á la perdición eterna ; lo q ue sí
desea nuestra M adre am orosa con el m ayor encarecim iento, es
aquel gozo y alegría esp iritu al, de quien dice santo T o m á s2 , que
-es efecto de la verdadera devocíon, y uno de los principales fru ­
tos del E spíritu S a n to , como dice san P a b lo 3; aquel gozo que vie­
ne á ser en sustancia una refección del hom bre in te r io r , un alien -
1 Mamase, orat. I de Natiy. Virg. — a Div. Thom, 2 , 2 , q. 8 2 , art. 5, —
3 Galat. v , 22.
DE N U ESTR A SEÑ O R A . 97
to y esfuerzo espiritual, un rocío del cielo , un soplo del Espíritu
Santo , un resplandor de la fe , una llam arada de la c a rid a d , y un
rayo de la divina luz.
30. Este es el gozo que desea y nos recuerda la Iglesia, p ara
que en su virtud corram os alegrem ente por el cam ino de los m an­
dam ientos de D ios, como decia D a\id *, hasta p ro ru m p ir con el
mismo Rey p e n ite n te 2: ¡Oh S eñor, y cuánta es vuestra d u lzu ra
con los que os tem en y am an de corazon! ¡qué dicha la n u estra,
fieles m íos, si así fuera 1 Pero ¡ay ! que para lograrla es necesario
m u d ar de v id a ; no bastan solos deseos, como no dudo los tendréis
todos de llegar á tan inm ensa felicidad ; es preciso , sí, que con­
cu rran tam bién las o b r a s ; es necesario que este hom bre viejo, co­
mo decia san P a b lo 3, se convierta en un hom bre n u e v o ; quie­
ro decir (p ara explicarm e con toda clarid ad ), es forzoso que h a ­
ya reform ación de costum bres; vida n u ev a , vida n u e v a ; ya veis
cuál ha sido hasta a q u í; en cualquiera edad que ponga el hom bre
los ojos, ¿qué es lo que halla? ¿qué es lo que encu en tra? ¿Q uó h a
sid o , p ecad o r, toda tu vida sino una tela de pecados? ¿ q u é , sino
u n m u lad ar de vicios? ¿ q u é , sino un camino de abrojos y u n a
desobediencia de D ios? ¿Con quién has vivido hasta aq u í, sino con
tus apetitos y con tu c a rn e , con tu honra y con el m undo? Estos
h an sido tus d io se s; estos los ídolos á quien has servido, y cuyas Je-
yes lias guardado. Bien lo publican la soltura y libertad infam e de
tus ojos, la torpeza de tus pensam ientos, la deshonestidad de tus
acciones y p alab ras, esa m aldita pasión por galas, com edias, bai­
les y otros encantos del siglo ; bien lo publican tus blasfemias h o r­
rib le s, tus m aldiciones execrables, tus m urm uraciones insolentes,
tu ira , tu soberbia, tu venganza, y un sinnúm ero de pecados. Pues
todo esto es necesario reform ar, queridos fíeles m íos, para conse­
g u ir el dichoso gozo y alegría con que desea nuestra m adre la Igle­
sia q ue celebrem os el nacim iento de M aría.
31. P u es, fíeles de mi corazon , ¿q u é resolución es la v u estra ?
Os h e m anifestado quién es esta Niña recien n a c id a , según el ó r­
den de la gracia; conviene á sa b e rt que es un piélago insondable
de virtudes, un abism o inmenso de gracias y un milagro de la di­
vina O m n ip o ten cia; os he declarado igualm ente el fin de su veni­
d a , q u e lo es para ser m edianera en tre Dios y los hom bres, y por
este medio alcanzar para todo el género hum ano la libertad del
cautiverio de la culpa en que yacia sepultado. ¡Cuántas gracias te -
1 P salm .exvm , 32. — 8 Ibid. x íx , 30. — a Coios. n i , 9.
98 SERM ON I I SOBRE E L NACIM IENTO
nem os q ue dar á Dios por tan inmenso beneficio, y á M aría cuán­
tos parabienes y alabanzas I Esta es una de las leyes de la gratitu d ,
dice el angélico D o c to r1, alabar al bien h ech o r, y corresponder
con obras el favor : alabem os, pues, á Dios y á M aría , fieles mios,
p o r tan incom parable fin ez a; pero sea obrando de tal m anera, que
sean nuestras acciones gratas y aceptas en su presencia soberana,
que este es uno d élo s principales requisitos de la gratitud : obras,
p u es, oyentes m ios, obras de am or y obras de d o lo r: obras de
a m o r, p rocurando.am ar con todas veras á un Dios que tanto nos
a m ó ; y obras de dolo r, procurando llorar am argam ente tanto des­
ac ie rto , tantas culpas y m aldades como hem os com etido en el dis­
curso de nuestra Vida. [Cuán ingratos hem os sido contra la bondad
de un Dios el mas fino y am oroso! ¡C uántas veces lo hem os vuel­
to á crucificar con nuestros pecados! ¡ cuántas veces lo hemos a r ­
rojado de nuestra alm a con la m ayor ignom inia! ¡cuántas veces he­
mos convertido la silla de Dios en cátedra de pestilencial ¿Q u ién ,
p u e s , no ha de llo ra r, siendo reo de tantos y tan enorm es peca­
dos? L lo rem o s, fieles, llorem os, que bien lo necesitam os; llorem os
am argam ente para q u e , como dice Je su c risto 2, la tristeza de las
lágrim as se convierta en un eterno regocijo : ó si así fuese, ¡ qué go­
zo ten d ria en ello la Iglesia nuestra m adre! Este es el gozo q u e s o -
licita ; este es el gozo con que desea que celebremos el nacim iento
de M aría, para de esta suerte hacernos dignos de sus favores, y
aun m erecer que esta soberana Niua se hospedo dentro de nuestros
pechos.
32. V en id , p u es, ¡o h V irgen purísim a! venid , |o h peregrina
del cielo! v e n id , S eñ o ra, y haced de mi corazon lecho de vuestro
descanso. Bien sé que en todo sois pu rísim a, y que por lo mismo
se os debe lim písim a h ab itac ió n : lim piad, ó M adre de m isericordia,
lim piad mi corazon de todas las inm undicias de la tie rra ; despe­
gad mi afecto de todo lo cria d o , y deshaced en m í todo lo que des­
agrada ó puede d e sag rad a rá vuestros purísim os ojos. jC uán m isera­
ble soy y h e sido, M adre m ia , pu es, he tenido valor para desagrada­
ro s, ofendiendo á muestro sacratísim o H ijo! Pero ¿qué tengo de h a ­
cer? ¿A dónde he de refugiarm e? ¿á dónde sino á V os, q ue desde
vuestro nacim iento dichoso manifestáis á todo el m undo q ue sois
M adre de m isericordia? Á V os, p u es, me acojo, soberana P rin ce­
sa, com padeceos de m í, apiadaos de m í, que sino perezco sin r e ­
m edio. T ú eres el consuelo de los afligidos; tú eres el socorro de
1 Ih om . 2 , 2 , q. 107, art. % — 2 Joan, xvi, 20.
DE NUESTRA SEÑORA. 99
los necesitados;; todas las generaciones te bendicen ; todos los tris­
tes te invocan; todos los buenos te contemplan ; todas las criatu­
ras se alcgran~en t í ; todos te llaman ; á todos respondes, y por to­
dos ruegas. Pues~¿qué haré y o , miserable pecador, si Vos no me
amparais?
33. E a, Madre y abogada nuestra, pues sois tan poderosa en
el cielo y en la'tierra, miradnos con ojos de piedad y de misericor­
dia ; alcanzadnos unas lágrimas mas fervorosas para que lloremos
nuestros pecados; encended por último en nuestros corazones el
fuego del divino am or, para que amando á Dios sobre todas las co­
sas, y á Vos despues de Dios, y al prójimo com o á nosotros mis­
mos , sepamos rendir á Dios y á Vos veneraciones, cultos y obse­
quios reverentes en esta v id a , y despues alabaros eternamente en
la gloria. Quam mihi, etc.
ESQUELETO DEL SERMON III

SOBRE

E li NACIMIENTO DE NUESTRA SEÑORA.

L iler generationis Jesu Chritli... Jacob


autcm jenuií Joseph virum Marta;, de
qua íialus est Jestis. (MallU. i, 1, IC).
Libro de la generación de Jesucristo...
V Jacob engendró á José esposo de María,
de la cual nació Jesús,

1. Nada es mas difícil que el formar el verdadero elogio de una


criatura en la cuna... Las predicciones, los vaticinios, las conjetu­
ras, todo lo que se haga sobre ella es incierto. ¿Quién sabe si...?
2. La razón de esta incertitud está en que nacemos pecadores...
Pero com o en María todo es pureza, todo santidad, com o dice san
Jerónim o,... no solo es /acil formar su elogio, sino que lo hallamos
ya formado en las Escrituras y en el Evangelio de hoy dia... H oy
nace una nina... H oy nace María para Madre del mismo D ios... De
qua natus est Jesús.
3. V en id , celestiales inteligencias. V irtudes...: venid á prestar
e l...: postraos,..: besad...
4. Y vosotros, amados hermanos m io s,... venid á imitación de
los Á ngeles... venid llenos de g ozo...
5. Invocación. Dios omnipotente y santo...

Primera parte: M aría nace para ser verdadera Madre de Dios.

6. Si bien es fácil, com o he dicho, hacer el elogio de María,


nada hay mas difícil que el comprender su eminente grandeza... Es
un misterio creíble, pero inexplicable. Audacter dico, exclama san
B ernardo, quod nec ipsa plañe M aría potuit explicare.
7. Con efecto, aunque yo refiriera..., ¿me entenderíais vosotros,
ni me entendería yo m ism o?... ¿N o seria mas acertado venerar con
un profundo silencio...? P ero... acerquémonos reverentes á tanta
lu z, y ,..
8. Intendat mens humana*, dice san A nselm o, contempletur, etstu-
DE NUESTRA SENOBA. 101
p e a t! ... D ecir M adre de Dios es decir u n a criatu ra la m ayo r de to ­
d as... M agis conjungi Deo n on p o tu it, dice A lberto M agno, nisifieret
Deus.
9. Decir M adre de Dios es decir una criatu ra prom etida desde
el principio de los tiem pos al hom bre prev aricad o r...
10. Decir M adre de Dios es decir una c ria tu ra , q u e .., Quccritis
qualis m ater? decia san E u q u erio , q u a rite priu s quedis film s.
11. Decir M adre de Dios es decir una c ria tu ra ... U na criatu ra
q u e ... Una c ria tu ra ... Q uidquid majus est, decia san P edro D am ia-
n o , minus V irgine...
12. Decir M adre de Dios es decir en una palabra el com pendio
d e ... Es d ec ir... Es d e c ir,.. De qua natus est Jesus.
13. Esta es M aría : esta es esa preciosa n iñ a ... S tc c m ih i de V ir-
gine cantat Ecelesta, dice san B e rn a rd o ... Quibus te laudíbus efferam
nescio, dice la Iglesia con san A gustín... De aquí la honrosa distin­
c ió n ... De a q u í.,. Pero ¿á dónde voy...?
14. Si la confesion de mi propia insuficiencia para alabaros dig­
n am en te , V irgen santísim a, p u e d e ... Cuanto m as digo, mas me
falta que d e c ir... Subid á este púlpíto, varones ilu s tre s ,...: apare­
ced Ildefonsos, D am ascenos, etc. Hablad vosotros, y ... decidnos:
¿Q uién es esta q u e ...? E sta es M aría, M adre de D ios, responden
todos. Nada mas se puede d ecir...

Segunda p a r te : M a ria nace p a r a ser protectora de los hombres.

15. Sé que hay un poder de independencia y de redención que


no pertence sino á Je su cristo ... P ero sé tam bién que la E scritu ra
nos ofrece pruebas de que hay tam bién un poder de gracia y de in ­
tercesió n .,. M oisés, Jo su é... San Pablo afirm a q u e ... A póstoles,
m á rtire s, confesores, v írgenes...
16. No acudim os á los Santos ni á la R eina de todos ellos p ara
q ue por sí mismos y con independencia del S er suprem o nos con­
cedan lo que les pedim os, sino para que in te rced a n ... No dudéis
acercaros al trono de M aría... ¿Q ué podrá negar un Hijo á tal Ma­
d re ? ... Si el poder de intercesión en los Santos es m ayor ó m enor
según su santidad, ¿cuál será el de la V irg e n ...? La Iglesia no duda
invocarla con los títulos d e : M a ter g r a tiiv , m ater misericordia ;... _
17. ¿Q u e rrá la V irgen em plear este su poder á favor nuestró?
Quomodo misereri nolUt m ater m i s e r i c o r d i a dice san B e rn a rd o ,...
P reg u n tad á todos los... N ec est q u ise abscondat á calore ejus . N otad
IOS SERMON III SOBRE EL NACIMIENTO
los ejércitos q u e... Juntad á estos otros millares de beneficios... Nec
esiqui... Hable la experiencia propia de cada u n o ,.. ¿Cuántas ve­
ce s...? Y ¿cuántos anos há q u e,..? Quid ergo dicemus ad hcec? ¿D es-
mentirémos con las obras ]a confesion de nuestros labios? ,., ¿D iré -
mos que María nace para...? ¿D e qué utilidad nos servirá el confe­
sarlo si... Nos exponemos á que María nos reprenda com o su H ijo :
Populus hic labiü me konorat, cor autem, etc,
18. No permita Dios que nos hallemos en el caso de merecer esta
reprensión...; y en caso de q u e ..., no salgamos de esta Iglesia sin
haber formado las m as... jCuán grande seria nuestra felicidad si... 1
SERMON III
SOBRE

EL NACIIIENTO DE NUESTRA SEÑORA.


Líber generationis Jcsu, Chrísli... Jacob
aulem genuil Joseph virum Marios, de
qua nalus est Jesús. ( Mallh. i , 1 , 10).
Libro de la generación de Jesucristo,..
T Jacob engendró á José esposo de María,
de ta cual nació Jesús.

1. i Qué difícil e s , amados m ios, formar el verdadero elogio de


una criatura en la cuna! Los oradores mas excelentes, los Tulios,
los Demóstenes, y cuantos hombres poseyeron con eminencia el
arte de persuadir, jamás podrán formar con los colores mas brillan­
tes de su elocuencia su verdadero panegírico. Todas sus prediccio­
nes serán inciertas, todos sus vaticinios contingentes, todas sus con­
jeturas aventuradas, sin que la influencia de los astros, la nobleza
de su origen , ni el cuidado de su educación puedan servir de prin­
cipios ciertos para profetizar su exaltación ó abatimiento , sus vicios
<5 sus virtudes. Porque á la verdad, señores, un niño que, com o
decía el santo Job , nace desnudo del útero materno para vivir poco
tiempo sobre la tierra, y eso poco rodeado de miserias: un niño
que á la manera de una flor delicada apenas aparece cuando se
marchita, que huye com o la som bra, y jamás permanece en un
mismo estado : un niño que aun no habla ni distingue los objetos
que se le presentan, ¿quién sabe si vendrá á ser algún dia las deli­
cias del género humano com o T ito , ó el azote de los hombres com o
Atila: si subirá de la suerte mas humilde hasta el tron o, como los
Davides y Agatocles, ó si bajará desde la púrpura hasta la mas hu­
milde fortuna, como los Andrónicos y Vitelíos : si se verá venerado
en los altares, com o los Luises y Fernandos, ó sepultado en los
abismos, como los Nerones, Calígulas y Dom icianos? ¿Quién sabe
si una niña que aun no desplega los labios, ni conoce á sus mismos
padres, será algún dia la gloria de Jerusaien com o Judit, la defensa
104 SERM ON II I SOBRE E L NACIM IENTO
de su pueblo como E ster, y el te rro r de sus enem igos como D ébora;
ó la ignom inia de su sexo y el escándalo del m u n d o , como las A gri-
p in as, D rahom iras y Cleopatras? Todos ciertam ente lo ignoram os:
él es un niño concebido en cu lp a: ella es una niña nacida en pe­
cado : sobre su entendim iento se descubre una nube densa de igno­
ran c ias, sobre su voluntad un to rren te im petuoso de concupiscen­
cias, apetitos y pasiones; ¿quién será tan tem erario que se atreva
a presentir el uso que harán desú s potencias cuando tengan libertad
de o brar con ellas? Por eso dije en el principio que era sum am ente
difícil form ar un elogio verdadero de una criatura en la cuna.
2. Pero esta enorm e é insuperable dificultad desaparece e n te ra ­
m ente en el am able objeto que hoy celebra nuestra m adre la Ig le­
sia , y que nos ha congregado en este santo tem plo. Como el pecado
de Adán oscureció toda la tierra con su so m b ra, y nacemos todos
envueltos en las tinieblas de la c u lp a , traem os escrito en la frente,
como decia san Juan en su A pocalipsis, esta palabra m isterio : l n
fronte ejus nomen scripíum, mysteriwn. Por eso somos incom prensi­
bles al nacer, y nadie puede asegurar lo q u e serém os en el resto de
la vida. Pero como en la festividad presente todo es clarid ad , todo
p u re z a , todo santidad, como dice san Jeró n im o , y se hallan á una
distancia inm ensa las som bras y tinieblas del pecado, no solam ente
es fácil form ar el elogio de esta Niña , sino que le hallam os form ado
soberanam ente en las antiguas E scrituras y en el Evangelio del dia.
fcií, señores. H oy nace una niña anunciada por los P rofetas, espe­
rad a por los P atriarcas, representada en un sinnúm ero de m iste­
riosas alegorías, y pedida por mas de cuatro mil años con lágrim as,
oraciones y gem idos i . Una niña que es la prim ogénita en tre todas
las c ria tu ra s, la llena de todas las gracias, la colm ada de todas las
■virtudes, la bendita entre todas las m ujeres. Una niña que es el arca
de N oé, la estrella de Ja co b , la vara de Je sé, la zarza de Moisés,
el vellocino de Gedeon. H oy nace una niña en quien se reúnen con
em inencia los mas bellos dotes de la n atu ra lez a, con los mas p re­
ciosos adornos de la gracia. ¡Q ué pudor en su sem blante! ¡qué m a­
jestad en su frente! ¡qué modestia en sus ojosl ¡qué hechizo en sus
labios! ¡qué herm osura en su cuerpo! jq u é santidad en su alm al
¡ A h! Tota pulchra es, M a ria , et macula non est in ¿e. H oy, digá­
moslo ya de una vez: hoy nace María santísim a para M adre del
m ismo D ios, para am paro de los hom b res, alegría de los Angeles
y te rro r de los dem onios : De qua natus est Jesus.
1 Y alictuium ommura Prophctárum . ( E t e r , i n v i J U a tth.J.
D E N U ESTR A SEÑ ORA . 105
3. V enid, celestiales inteligencias, V irtudes, D om inaciones, T ro ­
nos y S erafines: venid á prestar el hom enaje debido á vuestra R e in a :
postraos con respeto al pié de su dichosa cuna : besad con v en era­
ción las sagradas fajas que la e n v u e lv e n : haced résonar esos aires
con him nos y cánticos en sus alabanzas, y confesad con asom bro de
su felicidad que ella será la M adre de vuestro mismo C riador.
k . Y vosotros, am ados herm anos m ios, con quienes nace la d e­
voción á esta incom parable R e in a , convocad toda v uestra tie rra , y
venid á imitación de los Angeles á adorar á vuestra gran p atro n a
en su sagrada im agen. V enid llenos de gozo á celebrar este dia
g rande del nacim iento de la M adre de nuestro Dios y de n u estra
p ro tec to ra, y ved aquí en dos palabras todo cuanto tengo que de­
ciros, y el verdadero elogio de la V irgen. M aría nace para ser v er­
dadera M adre de D ios: punto prim ero. M aría nace para ser pro­
tectora de los h o m b res: punto segundo,
5. Dios om nipotente y sa n to , á quien adora y venera n u estra
fe en ese augusto y adm irable S acram en to , concededm e vuestra g ra­
cia p ara que yo hable dignam ente de v u estra santísim a M adre y
n u estra poderosísima protectora. Esto os suplicam os por el am or
que la te n é is, y por el afecto con que la saludam os, diciendo con
el A n g e l: A m M a r ía .

P rim era p a r te : M a ría nace p a ra ser verdadera M a d re de D io s .

6. H e dicho poco h á que nada hay m as fácil que form ar el ver­


dadero elogio de la V irgen M aría, diciendo que hoy nace p ara ser
M adre de D ios; pero ah o ra afirmo que nada hay mas difícil que
com prender esta em inente grandeza. Son tan adm irables las v er­
dades que la religión cristiana nos e n s e n a , que si pretendem os al­
canzarlas por otro cam ino que por el cautiverio del entendim iento
en obsequio de la fe , como lo m anda el A póstol, quedarém os o p ri­
m idos de su gloria. L a existencia de un Dios trino y u n o , la etern a
generación del P ad re, la encarnación del V erb o , que es el Hijo,
la divinidad del E spíritu S a n to , la unidad de la divina esencia, la
trin id ad y distinción de las personas y otras Terdades como estas,
debem os c re erlas, debemos públicam ente confesarlas, debemos d ar
la v ida, si fuese necesario, en obsequio de n u estra fe; pero com­
prenderlas no podem os. No de otra suerte es ju sto discurrir en el
presente asunto. H allam os en el Evangelio de este dia que de M a-
8 x. m.
106 SERMON I I I SOBRE E L NACIM IENTO
ría nació J e sú s: D e qua natus est Jesus. Vemos expresam ente defi­
nido contra el heresiarca Nestorio en el sacrosanto concilio Efesino,
q u e M aría es M adre del divino V erbo, que es verdadera M adre de
Dios. V ed aquí nuestra fe divina : ved aquí lo que creem os y co n ­
fesam os; pero elevarse el entendim iento á pen etrar este adorable
m isterio , es pretender un im posible, es q u erer explicar lo q ue es
indispensablem ente inexplicable. In trépidam ente lo aseguro, decia
san B e rn a rd o , que ni la misma V irgen podria explicar perfecta­
m en te lo que es ser M adre de Dios : Áudacter dico, quod nec ipsa.plañe
M a ría potuü explicare.
1. E n efecto, am ados m ios, aunque yo refiriera cuanto han es­
crito los santos P adres, cuanto han pensado las celestiales inteli­
gencias , y cuanto en todos los siglos se ha dicho y predicado de esta
incom parable Reina , ¿m e entenderíais vosotros, ni me entendería
yo m ism o? Si las dos únicas palabras del presente Evangelio han
dado asunto á m illares de volúm enes y millones de discursos, y ellas
están todavía sin explicar, y así se estarán por toda la etern id ad ;
¿no seria m as acertado venerar con un profundo silencio este m is­
te rio , que pretender explicarle? Pero no siéndome esto perm itido,
acerquém onos reverentes á ta n ta lu z , y enriquezcam os nuestra de­
voción con alguna pequeña p arte de su misma claridad.
8. Intendat mens humana, coníem pldur, et stupeatf ¡Escucha,
h o m b re , exclama san A nselm o, contem pla y ad m írate l Decir M a­
d re de Dios es decir una criatura la m ayor de todas en el orden
de los decretos e te rn o s, escogida en las ideas de Dios en tre todas
las criaturas posibles para d ar la vida al A utor de ella, y producir
en tiem po al que el P adre engendra en la eternidad : predestinada
antes de todos los siglos á una dignidad tan em inente que es en a l­
gún m odo in fin ita , teniendo por térm ino á un Uios á quien m ira,
y á quien necesariam ente e n c ie rra , siendo ella m isma el térm ino
y el último esfuerzo del poder y de la bondad divina. Á no u n ír­
sele hipostáticam ente, dice A lberto M agno, nada puede hacer Dios
ni m ayor ni mas glorioso á favor de M aría sa n tísim a: M agis con-
ju n g iD e o non p o tu it, nísi fieret Deus.
9. D ecir M adre de Dios es decir una criatura prom etida desde
el principio de los tiem pos al hom bre prevaricador para que por
ella esperase su rem edio y el de todos sus m iserables descendientes,
como de una m adre de todos los h o m b res, arca de todos los teso­
ros de D ios, R eina de todos Jos Ángeles del cielo, y te rro r de to -
D E M UESTRA SEÑ ORA . 107
dos los dem oüios del infiern o , contra quienes estaría siem pre en
g u e rra , á quienes vencería en todas las b atallas, y tendría h u m i­
llados debajo de sus plantas
10. Decir M adre de Dios es decir una c r ia tu r a , que hech a
Hija del eterno P adre y Esposa del E spíritu S an to , concibió por
virtud del A ltísim o, y parió sin m ancha ni detrim ento de su lim ­
písima virginidad al adorable hum anado V erb o : aquel V erbo que
es la sabiduría esencial, el esplendor etern o , la imágen adorable de
su P adre con quien produce eternam ente al E spíritu S a n to : aquel
V erbo, persona divina con dos naturalezas, igual en todo á su P a ­
d re por la divina, inferior á los Á ngeles por la h u m a n a , que car­
gando sobre sí mismo las enferm edades de los hom b res, los elevó
á la participación de su grandeza y divinidad. ¿ Q uereis saber quién
es la m adre? Pues entended prim ero quién es el h ijo , decia san E u -
q u e rio : Q uteritis qualis m ater? quierile p riu s qualis filius .
U . Decir M adre de Dios es decir una criatu ra concebida en
g ra c ia , in m une de toda culpa, de quien eí santo concilio de T re n to ,
despues de san A gustín, quiere que nunca se haga m ención cuando
se trata del pecado. Una cria tu ra que ya en su nacim iento aparece
con una plenitud de gracias, de dones sobrenaturales, de hábitos
infusos, de virtudes heroicas, m ayor que la de todos los Santos y
Ángeles ju n to s; y que sola en la tie rra , despues de Jesucristo, cor-
respondió a todo con una fidelidad igual á las liberalidades de su
insigne bienhechor. Una criatura que en el resto de su vida llegó
á una plenitud de perfección y de santidad tan incom prensible, y á
u na plenitud de gloria tan inefable, que nada hay en el cielo ni en
la tierra que no esté postrado á sus pies, fuera de Dios. Q uiquid
m ajus estm in us Virgine, decia san P edro D am ian o , solumque opifi-
cem opas istud su pergredi2.
12. Decir M adre de Dios es decir en una palabra el com pen­
dio de las m aravillas de D ios, la obra mas perfecta del O m nipo­
te n te , la gloria de la celestial Je ru sa le n , la m edianera de la salva­
ción , la reparadora de los siglos, la u n ió n , la p aí y reconciliación
del universo. Es decir lo que los dem onios te m e n , y lo que los
hom bres reverencian, lo que los Ángeles a d m ira n , y lo que Dios
mas am a. Es decir todo lo dem ás que yo no sé , ni alcanzo, ni
puedo d e c ir : De qua natus est Jesús.
1 luimicitins pemam ínter te et mulicrem... ipsa conteret caput tuum , ct tu
iusidiaberis calcanco illius. (Genes, u i , 15 ).
3 Serm. I de Nativ. Yirg. Mar.
8*
108 SERM ON I I I SOBRE E L NACIMIENTO
13. Esta es M a ría : esta es esa preciosa Niña cuyo nacim iento
celebra hoy nuestra m adre la santa Iglesia. ¿T endréis alguna duda
de cuanto os he dicho hasta aquí de esta incom parable R eina? ¿P e n ­
saréis acaso que son im aginaciones m ias, ó invenciones falibles de
algún hom bre capaz de engañar ó ser engañado? ]A h! Esta es la
gran d e prerogativa de la cátedra de la v e rd a d , desde donde sin m é­
rito alguno mió estoy hablando. Nada h u m a n o , nada falible tiene
lu g ar ni debe tenerle en ella. L a santa Iglesia, que gobernada por
el E spíritu Santo no puede carecer de luces, ni e rra re n sus juicios,
es, decia san B ernardo , la que así nos enseña á venerar á M a ría :
Ucee m ihide Virgine caniat Ecclesia. La Iglesia es, con san A gustín,
la que no encuentra elogios dem asiados ó excesivos á M aría : Q u i -
bus te laudibits efjeram ncscio.'* La Iglesia es quien ha m anifestado
en todos tiem pos su celo y su fervor en m antener su gloria y defen­
d er sus privilegios. De aquí la honrosa distinción que ha puesto en
el culto de la santísim a 'Virgen y el de los Santos. De aquí esta tan
gloriosa aplicación que se atreve a hacerle de los adm irables elo­
gios que el E spíritu Santo ha dado en las santas E scrituras al V erbo
e te rn o , que es la sabiduría del Padre : de aquí esta constante for­
taleza para vindicar su m aternidad div in a, y anatem atizar á los h e ­
rejes coliciclianos, m aniqueos y nestorianos, en los santos conci­
lios E fesino, C alcedonense, ConstantinopoJitano y Niceno : de aquí
esa firm e resolución en todas las m aterias que no han sido revela­
d as, de extender sus privilegios cuanto sea posible sin ofensa de la
f e : de aquí este prodigioso núm ero de órdenes religiosos, de com u­
nidades, congregaciones y cofradías establecidas para gloria su y a , y
que la Iglesia h a ap ro b a d o , autorizado y protegido : de aq u í esta
m u ltitu d cási infinita de tem p lo s, altares y solem nidades que ha for­
m ado para honor y culto de esta santísim a V irgen : de a q u í.., Pero
¿á dónde voy á proceder en infinito? Seria nunca acabar si hubieran
de referirse todas las singularidades de esta preciosa Niña que nace
p ara ser M adre de D ios: De qua natus est Jesus.
14. Si alguna vez, V irgen santísim a, puede contribuir á vues­
tra gloria la pública confesion de mi insuficiencia para alabaros dig­
n a m e n te , recibidla en este dia que aparcceis la prim era vez entre
las gentes. Yo confieso, Señora , que rni entendim iento se aniquila,
mis potencias se co nfunden, y mi lengua carece de expresiones p ro ­
pias p ara ex p licará mis oyentes que sois verdadera M adre de Dios.
Cuanto mas digo, mas me falta que d ecir; cuanto mas quiero expli­
ca rm e, menos m e entiendo. Subid á este p u lp ito , varones ilustres,
DE NUESTRA SEÑORA. 109
q ue tan utilm ente em pleasteis vuestra elocuencia en alabanza de
M aría : apareced en nuestra presencia, Ildefonsos, D am ascenos, B er­
n ard o s, Anselmos y A g u stin o s: dejaos v er de nosotros, Jerónim os,
B uenaventuras y T om ases, que yo os cederé gustosam ente el sitio
q ue indignam ente ocupo. H ablad vosotros, y decidnos cuanto h a ­
béis escrito, cuanto habéis p redicado, cuanto habéis elogiado á la
M adre de nuestro C riador. Vosotros q u e ya gozáis eternam en te de
su herm osa vista allá en el cielo, decidnos: ¿Q uién es esta que en
el dia de su nacim iento aparece como una a u ro ra , herm osa com o
la lu n a , escogida como el sol *? E sta es M aría , M adre de D io s, res­
p onden todos. Nada mas se puede decir; á.no ser que queráis añ a­
d ir q ue es tam bién protectora de los hom bres. Lo prim ero hem os
procurado d e m o stra re n esta prim era p a r te : lo segundo será m a te ­
ria de lo que voy inm ediatam ente á deciros en esta

Segunda parte: M aría nace para ser protectora de los hombres.

15. No perm ita Dios que por un celo indiscreto exceda yo mis
expresiones, cuando empiezo á hablaros del poder de M aría santí­
sim a p ara con los h o m b res, y que elevando inconsideradam ente su
trono hasta el del O m nipotente, confunda la criatu ra con el Cria­
dor, la nada con el ser de D ios, y ponga en la m ism a línea el Santo
p or esencia, y la que solam ente es Santa por participación y por
gracia. Yo sé , y debo confesarlo, que hay un poder de in d ep en ­
dencia y de redención que no pertenece sino á Je su c risto , Dios y
hom bre v erd a d ero , á quien todo poder ha sido dado en el cielo
y en la tie rra , y contra el infierno. Igual á Dios en todas las cosas
por la identidad de la divina esencia : el cual si ruega es en su p ro ­
pio n o m b re : si intercede es por sus propios m éritos; y si es oido,
decia el g rande apóstol san P ablo, es por su propio respeto y r e ­
verencia : E xa u d í tus est pro sua reverm tia. Pero hay tam bién un p o ­
d er de gracia y de intercesión concedido á las alm as b ienav en tu ra­
das q ue gozan de Dios en el descanso de su g lo ria , ó que obedientes
á sus divinos p rec ep to s, viviendo en santidad y ju stic ia , le son am a­
bles objetos sobre la tierra. L a santa E scritura nos ofrece adm i­
rables pruebas de esta verdad. Dignóse el Señor obedecer á la voz
de un hom bre como Jo su é , y trasto rn ó las leyes de la naturaleza
deteniendo al sol en el rápido curso de su c a rre ra : el mismo D ios
1 Que est ista qua; progreditur quasi aurora consurgens, pulclira ut luna,
electa ut sol? (Cant. v i , 9 ).
110 SERM ON I I I SOBRE E L NACIM IENTO
y Señor dividió los m ares, sum ergió ejércitos e n te ro s, y llovió in ­
finitos prodigios sobre su pueblo israelítico á instancia y solicitud
de Moisés. San Pablo afirm a , que por la fe de aquellos hom bres del
A ntiguo T estam e n to , de quienes no era digno el m u n d o , se cerra­
ban las bocas de los ham brientos le o n es, se apagaba el ím petu del
fu eg o , se hacian invencibles en las batallas, sanaban de sus enfer­
m e d ad es, y obraban todo género de prodigios sobre la tierra. Las
adm irables conquistas de los A póstoles, los estupendos m ilagros de
los m á rtire s, las patentes é innegables m aravillas de los confesores,
los gloriosos triunfos de las vírgenes, nos hacen ver con toda clari­
dad , q ue los justos m ientras viven sobre la tie r ra , y los Santos que
reinan ya con Jesucristo en el cielo, tienen un poder de ruego y de
in tercesió n, de gracia y de dependencia que debem os constante­
m ente confesar, y á quien podemos acudir en nuestras necesidades
y apuros.
16. Yo me compadezco , infelices herejes de estos tiem p o s; yo
m e compadezco de vuestro erro r, qué os ha separado de nuestra
católica fe negando la intercesión de ios Santos. Q uisiera teneros á
mi v ista, para suplicaros con un espíritu de len id ad , como lo m a n ­
d a el Apóstol , y no con un celo am argo y desabrido, ajeno de la
caridad de Jesucristo, que abriéscis los ojos, para ver que nosotros
no acudim os á los S antos, ni aun á la Reina de todos los Ángeles y
S antos, para que ellos por sí m ism os, y con independencia del Ser
sup rem o , nos concedan lo que les pedim os, sino para que in terce­
dan por nosotros, para que rueguen por nosotros como nuestros
m edianeros. P ero ya que vuestro erro r os h a separado de n u estra
fe y com pañía, vosotros, am ados oyentes m ios, que la confesáis y
te n eis, no dudéis acercaros al trono de M a ría , y pedirla confiada­
m ente os alcance de su Hijo Jesucristo y.Dios verdadero cuanto ne­
cesitéis. ¿Q ué podrá negar un Hijo á tal M adre? ¿Y qué no podrá
conseguir una M adre de ta! H ijo? Ved aq u í el principio sólido de
nuestra g rande esperanza, y el poder incom parable de M aría san­
tísim a. Si el poder de intercesión en los Santos es m ayor ó m enor,
á proporcion que es m ayor ó m enor su san tid ad , ¿cuál será el po­
d e r de la Virgen para favorecernos, cuando hoy en el mismo dia
de su nacim iento excede ya en v irtud y santidad á todos los P atria r­
c a s, á todos los P ro fetas, á todos los Apóstoles, m á rtire s, confe­
so res, vírgenes y dem ás justos de todos los siglos? ¿Cuál será su
p oder p ara el rem edio de nuestras necesidades, superando en san­
tidad y v ir tu d , decia san A nselm o, no solo á todos los S a n to s, sino
D E N U ESTR A SEÑ ORA . 111
tam bién á todos los Á ngeles? Oh benedicta super mulieres qua; Ange­
lón vincis p u n ía te , Sanctos superas p ietale! La Iglesia nuestra m adre,
p en etrad a de estos sólidos y piadosos sentim ientos, no duda invo­
car á M aría con los dictados y consolantes títulos de m adre de la
g racia, m adre de la m isericordia : M a r ia m ater gratia;, m ater mise­
ricordia'. La llam a refugio de pecadores, consuelo de los afligidos,
auxilio de los cristianos, vida y esperanza nuestra : V ita , dulcedo,
spes n o sira : sa b e.
17. P ero , diréis acaso am ados m ios, ¿q u e rrá la V irgen em ­
p lear á favor nuestro este asom broso poder que Dios la ha com u­
nicado? ¡A h! ¿Q uién puede d u d a rlo , dice san B e rn a rd o , sabiendo
que es la m adre de m isericordia? Quomodo misúrert nollet m ater m i­
sericordia? Preguntad á todos los infieles que ha ilu stra d o , á todos
los herejes que ha c o n v e rtid o , á todos los justos que ha santificado,
á todos los pecadores que ha m udado. Reducid á núm ero los hom -
bres oprim idos que ha iibrado de la violencia, los hom bres perse­
guidos que ha protegido, las alm as atribuladas en quienes ha hecho
revivir la esperanza y el alivio. H aced la sum a del grande n ú m ero
de endem oniados que ha lib e rtad o , cautivos á quienes ha ro to las
cadenas, pobres que ha socorrido, enferm o sq u e ha sa n ad o , m u e r­
tos q ue ha resucitado : N ec est qui se abscondat á calore ejus. N otad
los ejércitos que ha coronado de victorias, las ciudades que ha de­
fendido contra los form idables asaltos de sus enem igos, las p rovin­
cias que ha preservado del h o rro r de la g u erra, del azote de la peste,
de la infección de la herejía, de la penuria del h am b re , colm ando
los reinos de prosperidad y de gloria : Nec est qui se abscondat á ca­
lore ejus. Leed un núm ero prodigioso de volúm enes, fieles deposi­
tarios de su poder, y de ios m ilagros de su bondad. Mirad una m ul­
titud cási infinita de dádivas pendientes de sus a lta re s , flacos m o ­
num entos de los bienes exteriores y corporales que se han recibido
de esta S e ñ o ra : ju n ta d á estos otros m illares de beneficios interio­
res y so b ren a tu rale s, cuyas gracias no se le tributan sino en secreto.
Poned adem ás... pero faltan palab ras, y no se encuentran ex p re­
siones para decir su fortaleza contra las potencias infernales, con­
tra las persecuciones de los tira n o s, contra el furor de los idólatras,
contra la envidia de los ju d ío s, contra los artificios de los herejes,
y contra los insultos de los libertinos y viciosos. H able la experien­
cia propia de cada u n o , m as elocuente sin duda que todos los o ra­
dores del m undo. ¿C uántas veces vosotros m ism os, am ados h e r ­
m anos m ios, hubiérais visto perderse vuestros fru to s, y perecer de
112 SERMON I I I SOBRE E L NACIM IENTO
h am b re vosotros, vuestras m ujeres y vuestros hijos por la irrcgula-
rid ad de las estaciones, por la falta ó por el exceso de las lluvias,
si no fuera por el poder de M aría, en quien teneis vinculadas vues­
tras esperanzas? ¿C uántas veces el furor de una tem pestad h u b iera
destruido vuestros campos, y la terribilidad de un rayo os hubiera se­
pultado en los infiernos en castigo de vuestros d esórdenes, si el po­
d er de la V irgen m adre no hubiera contenido el irritado brazo de
sn H ijo? ¿C uántas veces la voracidad de un incendio hubiera red u ­
cido á cenizas vuestras cqsas, vuestros m uebles, y acaso vuestras
p erso n as, sí la piedad de M aría no lo hubiera im pedido? ¿V cu án ­
tos años h á } sí, señores, confesémoslo de buena fe para gloria de
Dios y de su beatísim a M a d re , y para nuestra confusion y enm ien­
d a, cuántos años há que vosotros y yo estaríam os en los braseros
eternos por nuestras culpas, si esta M adre llena de bondad no nos
h u b iera alcanzado de su Hijo se prolongase nuestra vida p ara que
hiciésemos frutos dignos de penitencia? Quid ergo dicemus ad hwc?
Y bien, oyentes m ios, ¿desm entirém os con las obras la ilustre con­
fesión de nuestros labios? ¿C onfesarém osque M aría nace p ara M a­
dre de Dios, á quien nosotros hem os ofendido, y estamos en ánim o
de ofender m ientras nos d u rare la vida? ¿D irém os que M aría nace
p a ra protectora de los hom bres que se abalanzan voluntariam en te
á los peligros, que irritados se vengan de sus prójim os, que atro ­
pellan la razón y la ley por ab atir á sus h erm anos, que aum entan
sus caudales con la opresíon de los infelices, y ocultan ó desfiguran
la verdad por llevar á efecto sus eni-edosy sus perfidias? S i, lo que
Dios no p erm ita, viviéremos así, ¿de qué nos servirá confesar que
M aría nace para M adre de Dios y protectora de los hom bres? ¿Q ué
utilidad sacarém osde rezarle cuatro Ave M arías solam ente con los
labios? A la verdad nos exponemos á que la V irgen nos rep ren d a
como su santísimo Hijo á un pueblo infiel, aunque en lo exterior
devoto : Populas hic labiis me honorat, cor autem ejm longc est a me:
este pueblo me honra con los la b io s; pero su corazon está m uy lé-
jo s de m í : allá vive en la región de la im pureza y en el país de la
g u la , en la ciudad del in te rés, en el pueblo de la m entira y en
la casa d é la em briaguez. Se acerca á mis altares para ofrecerm e el
sacrificio infructuoso de mis alabanzas, al mismo tiem po que su co-
Tazon m edita arbitrios para ofender ó mi Hijo é irritarm e á m í : Po­
pulas Me labiis me honorat...
18. No perm ita D ios, vuelvo á decir, am ados m io s, q ue nos
hallem os en el infeliz estado de ser reprendidos de esta su erte p o r
D E N U EST R A SEÑ O R A . 113
la santísim a V irgen, sino q u e hum ildes, devotos, v eraces, castos,
laboriosos y caritativos entrem os en este santo tem plo á ofrecer á
esta preciosa Niña nuestros corazones; y en caso de que sorprendi­
dos de nuestras pasiones, enredados de los lazos del m undo, y v en ­
cidos por las tentaciones del dem onio nos hallem os en desgracia de
la V irg e n , no salgamos de esta Iglesia sin hab er form ado las m as
sérias y eficaces resoluciones de entablar una vida irreprensible. ¡O h
qué grande seria nuestra felicidad si así lo hiciéram os! jO h si des­
pues de haber reparado las ruinas del pecado en n u estra alm a, tra ­
táram os tam bién de re p a ra r las ruinas de esta Iglesia m aterial que
no m e parece digna de vuestra gran patrona I Su oscuridad , su des­
aliño, su ninguna arquitectura excitan vuestra devocion para que no
tengáis por mas tiempo á la V irgen en este lóbrego sitio- Dichoso
yo si veo efectivos mis deseos, y dichosos vosotros que lograréis con
este obsequio á la Virgen que su. Hijo y Dios om nipotente os con­
ceda m ucha gracia en la tie r r a , y m ucha gloria en el cielo , que yo
á todos deseo en el nom bre del P a d re , y del H ijo, y del E sp íritu
Santo. A m en.

ASUNTOS
PARA E L «A C IM IEN TO D E N U ESTR A SEÑ ORA .

1,° Q ucd est ista quce progreditu r quasi aurora consurgms ? ( C ant.
c. v i). En este m isterio, como en los d em ás, el mas grande p rivi­
legio de M aría es la santidad. L a santidad de presente y de futuro
acom pañó á M aría, esto es : 1.° M aría nace ya s a n ta , p rim er p ri­
vilegio ; 2 .° M aría nace á una vida que irá siem pre progresando en
sa n tid a d , segundo privilegio.— L a santidad la acom pañó, y fue
santidad habitual y a c tu a l, esto e s , tuvo M aría la doble ventaja de
nacer en estado de gracia, y de o b rar con ]a gracia desde el m om en­
to en q ue nació. Santidad habitual m as universalm ente reconocida
y m as ab u ndante que en su concepción. Santidad a c tu a l, pues que
hizo uso de sus facultades ya desde los prim eros instantes de su vi­
da p ara conocer, adorar y am ar á su D ios.— M aría nace p ara ser
siem pre santa con una santidad de obligación y de perfección : to­
da su vida fue u n tejido de virtudes y un em pleo fiel de la gracia,
sin q u e hallase en ella cabida ni un solo lu n a r , ni el desperdicio
de u n solo instante.
114 ASUNTOS PA R A E L NACIM IENTO
2.° A summoccelo egressio ejus, ctoccursus ejus usquc ad summum
ejus. (Psalm. x v i i i }. La naturaleza, el arte y la gracia obran con
lenta sucesión de tiempos y con aumento gradual de m érito. Pero
eo el nacimiento de María se derogó esta ley universal. Ella nace
ya grande en el m undo, porque su vivir empieza por lo mas en­
cumbrado de las glorias : A summo cáelo egressio ejus; y desde su
prim er instante llega á lo mas encumbrado de la virtud y del mé­
rito : et occursusejus usque ad summum eju s; porque, naciendo, fue,
1.° para sí misma la obra mas bella salida de las manos de D ios;
2.° para los demás la mayor bienhechora del mundo.
3.° H abitantibiis in regione tim b ra m ortis fa x orta est eis. ( Isa i.
ix , 2). Con razón en el nacimiento de María se regocijan los hom­
bres ; porque la Virgen nació toda radiante de íuz celestial, siendo
esto muy del caso principalmente en atención al Hijo que de ella
habia de nacer, y en segundo lugar por haberla querido este Hijo
tan engalanada á fin de cooperar también ella á su modo a la gran­
de obra de iluminaT á los hombres en el conocimiento de las ver­
daderas virtudes, y mostrarles con la santidad y esplendor de sus
costumbres cuál es la vida que han de llevar para con ella dar glo­
ria á Dios y salvarse. Esto es, se muestra : 1.° de qué luz nace
adornada ; 2.° cuan copiosa la difunde en nosotros para enseñarnos
á vivir santamente.

Sentencias de la sagrada E scritu ra.


Ab átern o ordinata su m , et ex antiquis, antequam térra- fieret.
{ P rov. v iii , cum re liq .}.
Tu gloria Jerusalem , tu lrotitia Israel, tu honorificentia populi
nostri. ( J u d ith , x m ).
Quse est ista quse progreditur quasi aurora consurgens, pulchTa
ttt luna, electa u t sol. (Cant. vi).
Sapientia aedificavit sibi domum. (Prov. ix).
Inimicitias ponam ínter te et mulierem. {Genes, x x x ).
Quasi cedrus exaltata sum in Líbano, et quasi cypressusin mon­
te Sion... Quasi palma exaltata sum , e tra m i mei honoris et gra-
tiae. {Eccli. x x iv ).
E t qui creavit m e, requievit in tabernáculo meo. (Ib id .).
Multas filise congregaverunt divitias: tu supergressa es universas.
(P r o v . x x x i ).
Egredietur virga de radice Jesse, et flos de radice ejus ascendet.
(/sai. xi).
DE WUESTBA SEÑORA. 113
Quis dabit ex Sion salutare Israel... Cum converterit Dominus
captivitatem plebis suse, exultabit Jacob, etlaelabítur Israel. (P salm .
X III}.
Nox. praecessit, dies autem appropínquavit. (A om .'xm ).
Tenebrre transierunt, et verilm lumen jam lucet. (Joan. n ).
Ipsa est mulier quam prseparavit Dominus filio Domini mei.
[Genes, x x iv ).
Benedicentur in semine tuo omnes tribus terrre. (ib id . x iv m ) .
Fons parvus crevit in fluvium magnum. ( Esther, x i).
De qna natus est Jesus. [M a tth . i).
O portet ad oríentem lucís te adorare. (S ap. xvi).

F igu ras de la sagrada E scritu ra.

Según T ertuliano, entre todas las criaturas sola el agua salió p er­
fecta en un instante de las manos de Dios, porque debía ser el pri­
mer asiento de la majestad del mismo. Así María nació perfecta,
porque debía ser divini splm doris sedes et receptaculum.
En todos los siglos Dios hizo ver alguna figura de María : en el
siglo de A dán, el árbol de la vida; en el de N oé, el arca ; en el de
Abrahan , la fecundidad de Sara ; en el de Jacob, la mística escale­
ra . En la plenitud délos tiempos apareció María que habia de reci­
bir la plenitud de todos los b ienes: en órden á cuyo tiempo dice el
Damasceno : certabant Ínter se sw cu la, quodnam ortu suo gloriar etnr.
De los privilegios que recibió el precursor san J u a n , y de los ho­
nores que le tributaron los hom bres, se puede deducir cuán gran­
des serian las gracias de que nació adornada María, y cuáles los ho­
nores debidos á su nacimiento.
M aría, al nacer, está figurada en aquella pequeña fuente que
Mardoqueo vió en sueños que e r m t in flumen m agn u m , y en aque­
lla nubecilla, divisada por Elias y Giezí, la cual se disolvió en llu­
via benéfica para la Samaría.
Así como en el so!, lumbrera m ayor, viene figurado el Hijo di­
vino, quí illum inat omnem kom inem ; así la luna , lum brera menor,
que recibe de aquel la luz, es figura muy adecuada de M aría, que
naciendo empieza á alum brar á los hombres sentados en las som­
bras de la noche del pecado.
Es también símbolo de la Madre de Dios la madre de Samuel,
Ana.
Pero la imagen mas comunmente usada de María en su nacimien-
116 ASUNTOS PARA EL NACIMIENTO
to es la aurora, que precede al sol. Hay quienes en el á n g el, que
despues de haber luchado con Jacob, le dijo : D im itte m e, ja m enim
ascen ditaurora, ven figurado al Verbo divino, como quien, apenas
nacida M aría, acelerase ante el eterno Padre su encarnación.

Sentencias de los santos P adres.

Certabant scecula, quodnam ortu Virginis gloriaretur. (5 . Joan.


Damasc. orat. de N a t. V irg .}.
Pignus promissionis et genitale votum nascituri Dei. [I d . ibid .).
Oportebat eam in lucem edi quse rerum om nium conditarum pri-
mogenitum paritura erat. { I d .ib id .).
Dei genitricis natalem com plectam ur, per quam mortaiium ge-
ñus redintegratum est, per quam primogenitaj matrisHevse moeror
in lsetitiam m utatus est. ( Id . ibid . ).
Nuüus in superbiam de gloria parentum elevetur ; sed conside­
raos progenitores Domi ni, reprim at mentís tum orem , et de solis
•virtutibus glorictur. (S . Joan . Ckrysost. kom. III in M a tth .).
In nativitate Virginis felix Cliristi est inchoata nativitas, ( S . II-
deph. serm . III).
Hodie nata est illa per quam om nesrenascim ur. {S . P e tr. D a m .),
Sicut aurora finis praeterit® noctis est, sic nativitas Virginis finís
dolorum ? et consolationis fuit initium . ( R v p . I. VI in C a n t.).
Non enim beata Virgo festis laudibus nascens h o n o raretu r, nisi
sancta nasceretur. {S . B e rn .).
Longe ante patribus est ccelitus repromissa, mysticis pnefigura-
ta miraculis, oraculis annuntiata propheticis. (I d .) .
Ipsa est stella ex Jacob o rta, cujus radius universum mundum
illurainat, cujus splendor et in supernis refulget, et inferos pene-
tra t, ac térras etiam perlustrat. (I d . serm . II super M is m s ).
A Maria Tita ipsa vere in mundum introducta e s t, u t yiventem
p a riat, et sit m ater María viventium. (S . E piph . adv. k tsres.).
Heva hominibus causam mortís a ttu lit; per eam quippe mors in-
travit in mundum . Maria vero Titas causam prsebuit; per quam vi­
ta nobis nata est. f I d . ibid . ).
Pretiosum hodie munus coelum nobis largitus est, u t dando et
accipiendo felici amicitiarum foedere copularentur humana divinis,
terrena ccelestibus, ima summis. (5. B ern . serm . de ^4ssumj?í.).
Ab aeterno ordinata sum : ordinata est, u t Virgo et Mater simul
oriretur. { I d .).
DE NUESTRA SEÑORA. 117
Exultemus, et sicut gaudere solemus in nativitate Christi» ita
ctiam et gaudeamus in na ti vítate Matris Christi. {S . P elr. Damian.
serm. III in n a t.V irg .).
Sicut diabolus seduxít feo mi na m , ita postmodum á foemina seduc-
tus est. (S , B em . super M iss.).
Quid est quod es sterili Maria orta est? Quoniam oportebat ut
ad miraculorum omniuni caput, scilicetincarnationem, y ia p e rm i-
raculuin sterneretur. (5 . Joan. Damasc. or. I de N a t.).
Quando nata es, 6 Virgo B ., tune vera nobis aurora surrexit
pranuntia diei sempiterni. Ab. lib. VI in Cant.).
Quae gloria, quis decor, quaj virtus, quse gratia non decuit M a-
trem Dei ? Qualem ergo faceret artifes qui elegit eam ut nasceretur
ex ea? (S . Thom. á VilL).
Lajtare, B. Anoa , quoniam foeminam peperisti. (5 . Joan. Dam.
i cap.).
Nativitas tu a, Dei genitrix V irgo, gaudiumannuntiavit universo
mundo. (Ecclesia).
Giorios® Virginis Mariae ortum dignissimum recolamus, quseGe-
nitricis Dei dignitatem obtinuit. ( Eadem).
Nativitatem hodiernam perpetua; Virgims Genitricis Dei M ari»
solemniter celebremus. (Eadem).
ESQUELETO DEL SERMON 1

SOB BE

EL SANTÍSIM O NOMBRE DE M ARÍA.

Et numen Virginia, María. (Ltic. l ).


V el nombre de la V irgen , María.

1. Sobre la tierra, María miró siempre con desden todo honor,


toda alabanza; encumbrada en los cielos, acepta con agrado lasque
á porfía le prodigan los Padres y Doctores de la Iglesia*.. Hicieron
estos en sus escritos lo que hicieron en sus mármoles los escultores
de la Grecia...
2. No recitaré en honor del nombre de María ningún panegírico
obra de los santos Padres, pero entresacaré de sus escritos y délas
Escrituras santas lo qu e...
3. A l celebrar los sabios á una persona, mas atienden á ella que
á su nom bre... Los nombres no entrañan una alabanza propia é in­
trínseca... Pedro y Pablo...
4. Los santos Padres al hablar de M a ría , han ponderado pre­
ferentemente su elevación amalgamando su nombre con la gloria
que la distingue entre las criaturas...
5. M aría es un nombre común á varias otras personas ilustres,
pero la gloria personal de la V irgen, es una gloria propia, singu­
lar, incomunicable... Vision de san Juan en la isla de P alm os...
6. Por n oble, pues, que sea su nom bre, creo que cualquiera
preferirá celebrar las excelencias personales de M aría, publicadas
empero por su nom bre—
7. Cuanto mayores y mas notorias son las excelencias de una
persona, tanto mayor es su fama. ¿Cuánta será la de M aría, pues
sus excelencias...? Y si un nombre es tanto mas esclarecido, cuanto...
8. La grandeza de estas excelencias yo la paso por a lto... Ma­
yor cordura es callar, que... Tan grandes son las excelencias de
M aría, que la Iglesia consagra á cada una de ellas una festividad
especial...
9- ¿Q u ién al recordar su santísimo n om bre no recuerda ta m -
SOBRE EL SANTÍSIMO NOMBRE DE H A B IA . 119
bien sus sublimísimas virtudes, sus...? ¿H ay ahora mismo quien
no piense aquí en su altísima santidad...? ¿Q uién no recuerda...?
¿Quién no...? ¡Dichosos los Basilios, los Damascenos, los, etc.
Ellos supieron llamar á M a ría .,. Llam áronla, por fin, á una voz...
¡Oh santa fe!... Yo no sé concebir cóm o... P ero , t ú , . . .
10. Nuestros padres aclamaron Madre de Dios á la Virgen Ma­
ría... Nestorio... Concilio Efesino... El Damasceno dice que esta
dignidad es inmensa é infinita... Por razón de la misma san Agus­
tín y otros llaman á M aría; F orm a visible del invisible D io s...
11. El que llama á María M ad re d e D i o s , abarca en este solo
título todas sus alabanzas. Y ¿qué entendimiento presumirá justi­
preciar...?
12. Consideremos la naturaleza de esa gloria tan nueva y admi­
rable.,.
13. La gloria del mundo , fúndese en lo que quiera, es vana. No
así la de Dios, ya por razón de su principio, ya por razón de su
térm ino...
14. La gloria de María deriva toda de D ios, y á él vuelve toda.,.
M agníficat anim a mea D om inum ... Fecit m iki magna quipotens est...
15. Dios mismo dió testimonio de la gloria de M aría... Adán y
E v a ... Tnimicitiúsponam Ínter te et mulierem. Ip sa conteret caput lu u m ...
Deslizáronse los siglos, y ... Gabriel la saludó llena de gracia..; Estas
palabras del Ángel lo fueron también de Dios, quien quiso enalte­
cer el nombre y la gloria de María en los sagrados Libros.
16. Los mundanos desean que los historiadores inmortalícen su
nom bre... Alejandro... Muy distinto es el deseo de los Santos...
¿Qué poder y duración pueden aquellos imprimir en sus obras...?
Débil es el hom bre, poderosísimo es Dios. Dios habla: y... Dios
habla.,. Verbum Domini manet in eoternura.
17. ¿Cuál será, pues, la gloria de María fundada en las divi­
nas E scrituras?... También estas glorifican á muchos otros Santos,
peroi.. A b rah an ,... Jo sé ,... M oisés,... D an iel,... Isaías,... Eze-
q u ie l,... etc., etc.
18. En vano creyó el demonio borrar la memoria del hombre
con arrastrarlo á la m uerte... Dios hace vivir su nombre é inmor­
taliza sus obras.
19. Pero ¿puede ningún nombre parangonarse con el de Ma­
ría ? ... A b el,,.. Isaac,... Ja c o b ,... D avid,... Su gloria redunda en
la Virgen, y de la Virgen en ellos... S a ra ,... R aq u el,.,. María,
herm ana de A aro n ,... A bisag,... R ebeca,... D éb o ra,... A n a ,...
120 SERMON I
A b ig a il,... J u d it,... ¿Quién en vosotras no figurada á M aría...?
Y en t í, agraciada Ester, ¿quién no ve retratada...?
20. Esta elocuencia de Dios en honor de María , no es tan solo
nueva, sino propia y exclusivamente suya...
21. Á estos rasgos de elocuencia allega Dios otros no menos ma­
ravillosos que nos revelan su ternura por María... Columba mea..,
JPulckerrima mulierum... Ostmde mihi faciem tuam... Sonet vox tua
in auribus meis... etc., etc. Así habla D ios... Con tales bellezas á la
vista, ¿hablaré del magnífico templo de Salom on, del arca de la
alianza, d e ... d e...? Despues de las palabras de D ios, toda imagen
desaparece.
22. Atengám onos, pues, á las palabras de D ios... De ninguna
criatura se lee lo que de M aría: Dominus possedit me in initio via-
rum suarum... Nondum erant abyssi, el... Cuín eo eram cunda com-
ponens..., etc., etc. Parécele poco al Panegirista divino el perpetuar
la gloria de su amada sin hacerla derivar también ab a>temo...
23. La gloria de María es, pues, mas para admirada que para
enunciada... Dios habla, y ... Habla, y ... ¡O h inconcebible gloria
de M aría...!
24. Celebremos, pues, alegres y devotos el nombre y la gloria de
M aría... Y , para que vaya siempre en aumento nuestra devocion
hácia ella, descuájese de nuestros corazones todo deseo de gloria
m undana... Esta nace de mala sem illa..., y quod hominibus altum
est, abomxnatio est ante Deum.
SERMON I
SOBRE

EL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARÍA.


El nomen Virgínis, María, (L u c. i j .
V el nombre de la V irgen, María.

1. Cuán desdeñosa de toda alabanza y enemiga de todo honor


fu e , viviendo en esta tierra, la real Virgen Madre de D ios, que,
en su virgínea pureza, tanfo se encariñara con su profunda é in­
comparable humildad; tanto y m as, luego de encumbrada sobre
los Ángeles en el cielo y coronada cual reina al lado de su divino
H ijo , oyó con agrado elevarse á su trono las entusiastas voces de
los nuevos cristianos q u e, celebrando su nombre con admirables
concentos, cantaron á porfía sus encomios y alabanzas. S obretodo
los primeros Padres y Doctores, latinos y griegos, aquellos inge­
nios tan sublimes, esclarecidos , santos y perfectos, aquellos hom ­
bres tan ricos en conocimientos divinos y hum anos, adiestraron sus
áureas plumas en los encomios de María, por manera que no pue­
den desearse discursos mas acabados, sutiles y galanos que los que,
sin cuenta, consagraron á las prerogativas y virtudes de la gran
R eina, transmitiéndonoslos á nosotros al través de los siglos. Par­
tos de tan nobles y ejercitados talentos, asuntos que giran sobre
tan grave y encumbrada materia, ponen de relieve las nuevas y
maravillosas formas de aquellos. Sucedióles á los tales santos Pa­
dres y eminentísimos escritores lo que á los tan afamados esculto­
res de la Grecia, que para sus obras escogieron ios mármoles mas
duros, finos y rehacios al cincel; á fin de que las excelentes fisu­
ras que entallaban sobre preciosa y ruda materia, quedaran mas
perfiladas y cabales, y á la vez durasen mas largo tiempo. La dife­
rencia estuvo en q u e, mientras aquellos maestros del paganismo,
impulsados de un ideal mundano, dieron belleza y atractivo á unas
imágenes dañadas y despreciables, los santos Padres, guiados en
9 t . n i.
122 SERMON I
sus escritos por el Espíritu Santo, nos dejaron delineadas y som­
breadas, cuanto cabe en vasto entendimiento hum ano, las altas
virtudes y gracias de la tínica bella y excelsa mujer q u e , despues de
Dios, resplandece inm ortalm ente en el cielo,
2. Si pudiese, hermanos m ios, desempeñar mi cometido con
recitar alguno de aquellos panegíricos; de seguro seria mayor vues­
tro deleite y provecho, como menor mi fatiga. Mas no lo haré,
respetando la costumbre de los mayores y la piedad de los que me
lian invitado ádirigiros hoy la palabra. Sin embargo, com oquiera
que debo dedicarla al sagrado nombre de M aría, al que se rinde
devoto honor y culto en este dia; me he propuesto no decir mas
que lo que, según mis escasas fuerzas, he podido entresacar de la
divina Escritura y de los libros de los santos Padres : A ve M a ría ,
3. Cuando los hombres sabios celebran el nombre de las perso­
nas ilustres, lo que intentan es encarecer su fama y g loria, y ha­
cerla eterna en el mundo por el recuerdo de su valor, virtudes y
proezas. Por no hablar de otros, los escritores que, entre los Após­
toles, encomian á Pedro y Pablo, ensalzan su fe, su celo, sus lá­
grimas, fatigas, destierros, prisiones y m uerte; sin curarse mucho
de que sus nombres fuesen Pedro y Pablo, y no mas bien Simón y
Saulo. Los nombres no entrañan una alabanza propia é intrínseca.
Lo que se prefijaban era dem ostrar que Pedro y Pablo honraron é
inmortalizaron sus nombres con la efusión de su sangre y por los
altos cargos á que Dios les destinara.
4. Asimismo, al celebrar nosotros el augusto nombre de Ma­
ria , ¿qué otra mira hemos de tener sino la de solemnizar con siem­
pre nuevo esplendor y júbilo las glorias de sus prerogativas que in­
m ortalmente brillan en la Iglesia y se difunden por toda la tierra?
Tal es el camino que siguieron los santos P ad res: y le ¡hallaron
am eno, rico y espacioso. Aun cuando el solo nombre M a r ía , pres­
cindiendo de la persona y ateniéndonos a su etimología según nos
la señalan hombres eruditos, sea fecundo en bellos conceptos; no
perdieron aquellos Santos mucho tiempo en sacarlos á plaza y ador-
narlos con sutil artificio : sino que prefirieron ponderar la elevación
de M aría, amalgamando su nombre con la gloria que la distingue
entre las criaturas. Es verdad que algunos de ellos dejaron consig­
nado que M a ría significa Señora, ó ilum inada, ó ilum inadora, ó es­
trella del m ar, cosas verdaderam ente bellísimas; pero no se pren­
daron tanto de ellas que, despues de emitidas por via de instrucción,
hayan querido cifrar en las mismas los elogios de María. En lo que
SOBRE EL SANTÍSIMO SOMBRE DE MARÍA. 123
fundan su verdadera y propia alabanza es en el mérito de haber,
quedando intacta v irgen, parido al Hombre-Dios. Esta es la altí­
sima y misteriosa causa de su encumbramiento y esplendor, y de la
admiración y regocijo de los hombres. Y, si algunos nuevos maes­
tros la dieron en contemplar y ensalzar el nombre de M aría, des­
nudo de su sujeto; quizás, mas bien que la luz clara y fulgurante,
amaron las placidísimas sombras de un sagrado ocio.
5. Pero ¿á qué gastar en ello mas palabras? Plázgaos y a , her­
manos mios, en este dia en que celebramos el nombre de Nuestra
Señora, festejar su gloria y prerogativas. Del solo nombre pueden
separarse estas; mas no de su gloria. Maria se llama la penitente
Magdalena; María la santa mujer Cleofé; María la hermana de Moi­
sés, y M aríase llama la Virgen, Común es su nom bre, pero no co­
mún su gloria. Aquellas y otras muchas tienen adquirida justa fama
de am or, de piedad, de castidad, de valor; mas la gloria y esplen­
dor de la Virgen va por encima de toda otra lu z , y hace de esta su r­
gir tanta som bra, cuanto, por su elevación al honor de Madre de
Dios, es inconcebiblemente superior á la condicion de mujer mortal*
Aquellas sábiasM arías son, sí, estrellas que brillan desde la gloria
sobre el tenebroso mar del mundo; m as, tratándose de la Virgen
M aria, q u e , mas bien qüe fulgidísima estrella, es espejo lucidísimo
del eterno Sol que con nueva luz disipó de la tierra las sombras de
m uerte, ¿quién es capaz de concebir los fulgores y centelleos de su
luz en el empíreo? Sao Ju an , que la vió desde las peñas de P at-
m os, solo nos ha dejado escrito que la nobilísima Virgen está sen­
tada en el cielo; que el sol la viste con sus rayos, y que doce es­
trellas enguirnaldan su cabeza.
6. Así q u e, creo que nadie, debiendo hablar del venerable
nombre de M aría, querrá tom ar por base de sus elogios la nuda y
común voz de M a r ía , por noble que sea su origen y por mas que
haya sido consagrado por ella; sino que preferirá celebrar su gloría
p resenteque, publicada por su nombre y volando de boca en boca,
resuena por todo el mundo llena de sus excelencias. Resuene, sí,
hermanos mios, la gloria de las excelencias de M aria, grandísima
y brillantísima en el mundo.
7. Si la fama de toda persona ilustre es tanto m ayor, cuanto
mayores y notorias am as gentes son sus excelencias; siendo las de
María propias* grandes, raras é inconcebibles para el hombre, gran­
dísima debe de ser su gloria y superior al humano pensamiento. Y si
un nom bre es tanto mas esclarecido, cuanto mas alabanzas despierta
9-
124 SERM ON I
de golpe en la m ente de los que lo recuerdan; esclarecidísima ha de
ser la gloria de M aría, que en cada uno de los creyentes, en cuyos
oidos resuena su nom bre, despierta al instante las alabanzas de sus
excelencias.
8. Empero la grandeza de tales excelencias yo la paso por alto,
hermanos mios. No lo echeis á m a l, toda vez que mayor cordura
és callar que hablar de cosas grandes; mucho mas tratándose délas
excelencias de la V irgen, que por lo grandes la Iglesia todos los
anos consagra a cada una de ellas una festividad especial, juzgando
que la materia es mas que suficiente para honrar á María los devo­
tos cristianos, y encomiarla los oradores sagrados, con solo propo­
nerles en un dia, no todas ju n tas, sino aislada una de sus prero-
gativas.
9. Es tal el esplendor de la gloria de M aría, que no hay entre
los cristianos quien, al acordarse de la V irgen, no recuerde á la
vez sus privilegios, alabanzas, virtudes y gracias. Juzgadlo por nos­
otros mismos, devotos suyos, porque sois verdaderos creyentes.
¿A quién de vosotros, al traer á la memoria el santísimo nombre
de M aría, no se le representan de improviso sus sublimísimas ala­
banzas, gracias y virtudes? Ahora mismo mientras de, ella os estoy
hablando, ¿ hay quien no piense en su altísima santidad, en la cual
por un milagro del Eterno fue ella concebida, en la cual nació, cre­
ció y se perfeccionó? ¿Quién de vosotros no recuerda la pureza do
su virginidad y aquella su milagrosa integridad que, hecha por Dios
fecunda, no sufrió menoscabo, antes bien recibió nuevos quilates
y nuevo sello? ¿Quién no recuerda su profunda humildad, que bastó
á reparar el orgullo de la primera m ujer, y no solo á levantar la caida
naturaleza, sino hasta á unirla y asemejarla á la divina? ¿Quién no
recuerda su nobilísimo sem blante, que aparte del divino resplandor
que le circuye y de la purísima luz de sus pupilas, luz y resplan­
dor que no puede aguantar la mirada m ortal, revelaba unas fac­
ciones tan perfectas, bellas y encantadoras, como limpias del barro
terren o , las cuales, al paso que apagaba toda inclinación menos
casta de cuantos la m iraban, encendia en ellos las mas vivas llamas
de amor celestial? ¿Quién no recuerda los honores que recibiera
M aría, visitada y ensalzada por mensajeros celestiales, cantada y
figurada por los Profetas, acatada por los Santos, celebrada, que­
rida y recibida como cara esposa poT Dios mismo? ¿Q uién, final­
m ente, no recuerda las gracias y dones todos á ella concedidos,
enum erar los cuales no es dado á débil voz, pudiendo solo un en,-
SOBRE E L SAN TÍSIM O TÍOMBB.E B E M A R ÍA . 125
tendimiento guiado del amor despertar en sí y figurarse al vivo las
innumerables imágenes délas excelencias de Nuestra Señora? ¡Di­
chosos los Basilios, los Damascenos, Ciprianos, Proclos, Germanes,
Crisóstomos, Esiquios, Crisólogos, Ildefonsos, Anselmos y Bernar­
dos, tan doctos, denodados y facundos panegiristas de María que,
con entretejerá su memoria augusta admirables guirnaldas de loo­
res, supieron dar honra inmortal al nombre de M aría, á aquel nom­
bre inolvidable que jamás se llevará el tiempo sino para mas y mas
divulgarlo! Ellos supieron llamar á María misterio profundo del cielo
y de la tie rra ; templo nobilísimo de la diurna Sabiduría colocado sobre
zafiros; alio esmero y fatigado los años eternos; rayo vivísim o de la D i­
vinidad luciente sobre la tierra ; fuente perenne de la vida celes lia!; rio
real donde el superno amor , encaminado siempre á las presas amorosas ,
vibra sit-s dulcísimas flechas; dueña y señora de todo lo criado, reina,
de los Angeles y mediadora de los hombres; floron riquísim o de la na­
turaleza hum ana, y tersísimo espejo de la d ivin a ; guia segurísima del
mundo descarriado; restauradora fecunda de la tierra desierta; asilo de
la inocencia, y paraíso de la inm ortalidad; nuevo pensil de un eden santo
é incorrupto, donde la viva fuente evangélica p o r cuatro cauces hace flu ir
los copiosísimos rios de la p u ra gracia, y donde, plantado el robusto á r­
bol de la redención, junto á su tr otico rollizo y bajo sus ram as frondo­
sísimas y henchidas de sazonados frutos acoge á todas las gentes rega­
lándolas con su sombra y apacible céfiro , y las alimenta y las regocija.
L lám anla, por fin, á una voz todos los santos Padres M adre de D ios .
¡Oh santa fel ¡conforta nuestros entendimientos! Incomprensibles
son tus misterios. Yo no sé concebir cómo una virgen sea madre,
y cómo una mujer mortal sea Madre del verdadero Dios... P ero tó ,
ó fe sa n ta, t ú , puro don del cielo y mensajera veraz del mismo Dios,
nos lo revelas : y yo lo creo, sí, firm em ente, y me alegro y glorio
de creerlo; y lo creen asimismo estos mis oyentes, y se precian y
regocijan de una tal creencia.
10. S í: llamáronla y declaráronla nuestros padres verdadera y
viva Madre del Dios vivo y verdadero. El impío Nestorio, que coa
este objeto hostilizó ferozmente al gran Cirilo, tuvo que oír de los
oráculos del sagrado concilio Efesino, como á María se la nombró
y definió Madre de Dios; y como, al resonar esta divina palabra
desde las playas del Egeo y del Jónico por toda la tie rra , esta res-
pot^ió reverente y llena de júb ilo : M a ría M adre de Dios. Dignidad
que el Damasceno llama inmensa é infinita; dignidad por la cual
A gustín, el Ecatompolitano y los mas venerables y antiguos maes-
126 SEBIUON I
tros y doctores llaman á la Virgen forma visible delínyisible Dios,
Padre impermutable.
11. Así hablaron nuestros padres, hermanos mios: y así cada
vez que el creyente se acuerda de la Vírsien M aría, <5 abarca todas
sus alabanzas con llamarla M a d u e d e D io s , ó las recapacita por
partes , según su saber y talento. Por esto me afirmo en que no solo
es grandísima su gloria, sino sobremanera esplendentísima. Toda
otra gloria puede aparecer mas ó menos grande á mas ó menos gen-
tes; les recuerda en conjunto ó por separado prerogativas grandes
ó pequeñas. Mas ¿qué entendimiento presumirá justipreciar la gran­
deza y esplendor de la gloria de M aría, cuyas altísimas excelencias,
al través de las naciones todas y salvando todo lindero, recuerda la
Iglesia á cada uno de los hom bres? Por cierto, donde no hay me­
dida ni confines, vencida queda toda prueba y todo arte.
12. Mas no se para aquí mi discurso. Hemos de ir mas allá y
considerar la naturaleza de esta gloria tan nueva y admirable.
13. Todo hom bre cuerdo tiene por vana y estéril la gloria del
mundo. Si el objeto de esta gloria es el hum ano valor, ella conduce
de un principio vanoá un vano fin. Por grande y luminosa que al­
guna vez parezca , no pasa de ser u n a cosa vana. Al contrario la glo­
ría que de Dios deriva, y dándole honor, á Dios vuelve, aun cuando
ocupe un lugar entre las sombras m undanas, no es una cosa vana;
síno q u e , cuan precioso y altísimo es su principio y su término, tanto
lo es ella misma, y tal ha de ser reputada por todo sano entendi­
miento.
14. Ahora bien : que la gloria de María en el m undo, á mas de
ser grandísima y esplendorosísima, fue altísima y preciosa, no creo,
hermanos mios, necesite pruebas. H arto sabéis que su gloria re­
dunda en Dios, y á Dios solo m ira. Ella misma nos lo publica en
SU cántico: M i alma glorifica y exalta al Señor ... Todas las gentes y
edades me llamarán dichosa; porque D io s , que es poderoso , ha puesto
sus ojos en la humildad de su su r va, y ha obrado en m í cosas grandes ,
y grande es, en m í, su santo nombre. En cuyas palabras se echa de
ver claramente el alto y precioso fin de la gloria de M aría, que es
Dios. Que además su gloria derive de alto y precioso o rigen, esto
es, Dios, es una cosa tan manifiesta á todo cristiano, que así como do
se puede sin culpa dudar de e llo , así no se puede traer á la memo­
ria sin embelesó. #
15. Es D ios, hermanos m ios, quien da testimonio de los triun­
fos de la gloria de la Virgen. Estábanse aun temblantes y sonroja-
SOBRE EL SANTÍSIMO NOMBRE DE HARÍA. 127
dos delante del Señor Adán y Eva el dia en que pecaron, cuando,
despues de haberles reprendido , dijo Dios á la serpiente : Maldita
seas -tú que al hombre has seducido; arrastrarás tu pecho por el
suelo, y comerás polvo todos los dias de tu v id a; meteré enemista­
des entre tí y la mujer, y entre tií linaje y el suyo; y ella aplastará
tu cabeza. Y ¿cuáles esta m ujer, hermanos mios? Es M aría, cuya
gloría fue empeño de Dios divulgar desde un principio para que la
admirase la tierra apenas naciente, y, consolada por ella en sus re­
cientes calamidades, empezara á alegrarse de un porvenir dichoso*
Deslizáronse los siglos, y en la plenitud de ellos dirigió Dios desde
el empíreo una mirada sobre la tierra, y por entre las oscuras ti­
nieblas de los errores mundanos vió resplandecer en su primera flor
candidísima, cual plateada luna en las horas de la noche , la real é
ilustre Virgen, elegida para reportar con su progenie el triunfo de­
cretado un dia. V iola: y, radiantes de dulce amor sus ojos, dijo:
Vé, mi Gabriel. Y G abriel, que desde largo tiempo estaba con las
alas desplegadas esperando este m om ento, no bien acabó de oir la
voz de Dios, cuando soltó el vuelo y se presentó á la Virgen. Bañó
de luz su re tre te , y la d ijo : « Dios te salve, llena de gracia. Bendita
* « eres entre todas las mujeres. Has encontrado gracia delante de Dios»
«Lo que de tí míiío nacerá, será llamado H ijo d e D io s .» Estas, h er­
manos mios, son palabras de un A ngel, pero palabras de Dios que,
si ha derramado con inconcebible profusion sublimes gracias sobre
M aría, ha querido también celebrar y enaltecer su jiombre y su.
gloria en los sagrados Libros,
16? Anhelan los mundanos tener ilustres historiadores de sus
proezas. La envidia arrancó á Alejandro un hondo suspiro sobre el
sepulcro de aquel cuyo nombre no habia quedado allí encerrado
junto con sus huesos, haciéndole resonar por el mundo el clarin de
la fama. Tal es el deseo de los mundanos y tanta prez tienen para
ellos los escritores afamados. M as, sobre ser muy distinto el deseo
de los Santos que en medio de sus propias alabanzas no buscan mas
que la gloria de Dios, ¿ hacen mucha zambra delante de Dios aque­
llos escritores? Su ruido vale tanto como el de áridas cañas movi­
das por el viento. Delante de Dios no son tenidos en cuenta mas que
aquellos sábios que, ganosos de darle honor, expusieron y celebra­
ron las proezas de los Santos. Y aun estos, siquier elocuentísimos,
¿qué poder, autoridad y duración pueden imprimir en sus obras, en
parangón de las de Dios? Débil es el hom bre; poderosísimo es Dios.
Dios h ab la: y se cumple toda palabra suya. Dios habla : y el hom-
128 SERMON I
bre cree y jura sobre la palabra de Dios. Dios h a b la : y, mientras
se mudan los tiempos, la palabra de Dios queda enternam cnte la
misma.
17. ¿C uálserá, pues, hermanos míos, la gloria de M aría, der­
ram ada por todo el m undo, y fundada, no en las hum anas, sino en
las divinas Escrituras? Es verdad que en estas se hallan celebrados
por Dios muchísimos y cási innumerables Santos, mas nunca su nom­
b re , hecho inm ortal, puede sufrir un paralelo con el nombre de la
Virgen. No podia por cierto faltarles á esos Santos un nombre es­
clarecidísimo; pues que ya la gloria de Dios que debe brillar en el
m undo, ya las santas virtudes en que debe ejercitarse todo hombre,
exigen que sean ensalzadas las acciones de los Santos. En sus ala­
banzas es glorificado el Señor, que les dio su gracia para obrar bien;
y el hombre halla un aliciente para im itar á los que, venciéndose
á sí mismos, secundaron las mociones de la gracia. Por esto Dios,
que es celoso de su honor y de nuestro provecho, se ha complacido
en consignar en sus libros los heroicos hechos de los Santos, en dar­
les una vida mas duradera que la que se apagó con su m uerte cor­
poral. Murieron , sí, aquellos Santos; pero sus nombres viven y vi­
virán eternam ente. Murió A brahan, allá en la cueva de Macpela
quedó sepultado su cuerpo; pero vive su nombre hecho inmortal
por su hospitalidad, por su fe, por su magnanimidad. Murió José,
y á la tierra de Siquem se encargó custodiar el polvo de sus huesos;
pero vive su nom bre, y la capa que abandonara á los furores de la
mujer egipcia, le cubre de luz sagrada. Murió Moisés, y oculta sus
despojos un valle que ofrece el pasto á los ganados; pero vfte su
nom bre, y lo recuerdan á los viajeros las obedientes y vengadoras
aguas del mar Rojo. Murió D aniel, y debajo las campiñas de Asiría
quedaron sus cenizas; pero su nombre vive y está describiendo to­
davía sus nocturnas visiones y dando este grito : «Miradle : vinien-
«do está en las nubes del cielo uno que es semejante al Hijo del
« Hombre, y se levanta hasta el Antiguo de los dias, y á él se acerca . »
Murió Isaías; pero vive su nom bre, y óyese todavía en la Iglesia
su voz profética : «Hé aquí que una Virgen concebirá y parirá un
«Hijo.» Murió E zequiel, y encubren su tumba las selvas de la P er-
sia; pero su nombre vive, y enseña á la tierra á cantar con la voz
del Espíritu : «Bendita sea la gloria del Señor desde su lugar, y re -
crsuene hasta la cima de los collados eternos.» Murieron Ananías,
Misael yA zarías, y sobre los escombros de sus cuerpecitos súrcala
tierra el arado caldeo; pero viven sus nom bres, y la ardiente llama
SOBRE E L SA7STÍS1MO NOMBRE D E H A R IA . 129
que, trocada en blando rocío, en vez de dañarles les alentó, está
contando su fe y su fortaleza á todas las naciones,
18. Creyó el demonio haber causado gravísimo daño al hom­
bre con arrastrarle á la m uerte. En vano; pues Dios, convirtiendo
en breve sueño é insignia de honor, merced á la dichosa resurrec­
ción fu tu ra , la pena de m uerte que él mismo im pusiera, mientras
visten nuevo manto las almas de los Santos , hace m antener inolvi­
dable la memoria de sus vidas preciosas, tanto mas bellas, cuanto
que el frágil cuerpo cede á una gloria eterna, y el grito humano á
la voz divina. Así q u e , siguiendo eternam ente vivas sus lenguas y
abiertos sus labios para entonar las alabanzas de Dios, viven sus
nombres, é inmortales son sus obras.
19. Pero ¿ habrá nombre tan ennoblecido por Dios, que paran­
gonarse pueda con el augusto nombre de M aría? Esclarecido es el
nombre de Abel, cuyos sacrificios fueron aceptos al Señor : esclare­
cido el de Isaac, q u e , constituido en víctima, prefiguró al Reden­
to r: esclarecido el de Jacob, que luchara con un Ángel: esclare­
cido el de David, llamado padre del gran misterio en cuanto á la
carne. Con ellos gozan fama y gloria todos los que han sido celebra­
dos por Dios. Mas la gloria que Dios les diera fue tanta y no mas que
la que convenía á los que vieron por entre las sombras y figuraron,
ó al noble fruto de la Virgen ó á la Virgen misma : gloria que de la
Virgen redunda en ellos, y de ellos vuelve á la V irgen, sobre todo
si de ella fueron figura. Figuras cuya copia y excelencia fuera em­
presa vana querer reseñar : tantas, tan diversas son, y tan llenas de
maravillas. Por esto paso por alto la noble Sara, que con parir y
am am antar un h ijo, estéril y vieja, fue imágen del virginal y mi­
lagroso parto de María. Á R aquel, bellísima pastorcilla que soltan­
do una llama en el corazon de Jacob , fue imágen del altísimo lugar
que en el corazon de Dios reservó la gracia para María. Á María,
herm ana de A aron, profetisa y virgen intacta, que á la otra parte
del mar Rojo capitaneando las huestes hebreas, y alternando con
Moisés cánticos y loores al poder de aquel que habia sumergido los
carros de Faraón, figuraba á la Virgen María que va triunfante al
lado del Salvador del mundo, y canta festiva el poder de aquel brazo
que disipó á los soberbios, enalteció á los humildes, y destronó á los
poderosos. Paso por alto á la gentil Sunamitis, á la tierna Abisag,
á la graciosa Rebeca, mujeres ilustres todas, y venturosas imáge­
nes de otra mujer mas ilustre que bajo sus m iste rio so s velos se ocul­
taba. ¡Dichosa Débora! ¿quién en tí, valiente y generosa guerrera,
130 SERMON I
no admira figurado el valor de M aría, cuya historia tan al vivo está
pintada en los colores de tus batallas? Si por tí el impío Sisara en­
contró la m uerte en el pabellón de la denodada Jael; si, clavadas en
el suelo las sienes de este enemigo de Dios, pasaste á degüello todo su
ejército; la imagen ofreces de las victorias y triunfos que habia de
reportar nuestra guerrera María del enemigo infernal y sus minis­
tros. ¡Dichosas vosotras, A n a, Abigail, Ju d itl ¿Quién en vosotras
no ve figurada á M aría? Eí amansado furor de David , el ciego amor
de Holofernes, el maravilloso nacimiento de Samuel os hacen, sí,
expresivas imágenes de la piedad, beldad y denuedo de la Yírgen.
Y en tí, agraciada Ester, ¿quién no ve retratada á María? La real
corona que ciñe tus rubios cabellos simboliza la coronada Reina, no
de la Media y Persia, sino del universo. Bello y encantador, dice
Dios, es tu sem blante; una^sola de tus miradas eclipsó la beldad y
hechizos de todas juntas las mas donosas y mas lindamente ataviadas
doncellas que en los vastos dominios de Asucro osaran rivalizar con­
tigo. Y o, em pero, ni dedico una pincelada á tus bellezas, ni las
aprecio sino en cuanto me conducen á contemplar los embelesos in­
visibles y celestiales q u e , cual inestimable tesoro, están guardados
dentro del corazon de la soberanamente hermosa Yírgen.
20. i Qué desusado linaje de elocuencia es este que hallara Dios*
hermanos mios, para alabar á M aría! ¡Adaptar y amoldar á sus ala­
banzas personas vivientes! Esta elocuencia no es tan solo nueva para
el humano ingenio, sino propia exclusivamente de Dios, tan m ara­
villoso encarecedorde sus hechuras, como incomprensible hacedor
y árbitro de sus dotes y excelencias.
21, Sin em bargo, a tan desusados y pasmosos rasgos de elo­
cuencia allega Dios con maestría los del estilo para describir las de­
licadas facciones de su amada y declararse enamorado de ella. Oid?
hermanos mios, lo que el mas sabio de los reyes dice á su esposa;
y en las palabras que salen de sus encendidos labios reconoced las
que Dios dirige á María, diciéndola : « \ Oh paloma mia, oh amor mió l
« ¡oh tú , que formas mis mayores delicias! ¡oh la mas bella entre
«las m ujeres! ¿ Por qué te estás aun en las hendiduras de las rocas y
«en los escondrijos del cascote? Déjame ver tu rostro, déjame oir tu
« voz; porque tu voz es suave, y hermoso es tu rostro. Tus ojos son
«hechiceros; bellas son tus mejillas; purpúreos tus labios; tu cuello
«es de marfil. Llena estás toda de azucenas. Subes del desierto, pero
«semejante á una columna de humo, perfumada de m irra é incienso
«y de los mas exquisitos aromas de un perfumista. T ú te me presen-
SOBRE EL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARIA. 131
«tas parecida á la au ro ra, hermosa como la luna , pura como el soly
«tremenda como un ejército en órden de batalla. Tu boca destila pa-
«nales de m iel, y dulces son tus am ores; tus embalsamados -vestidos
«vencen la fragancia del Líbano. Sí, paloma m ia , herido has mi
«corazon.» Así habla Dios, y así declara su amor á la Virgen. Así
encomia sus bellezas: bellezas místicas, tan diversas de aquellas tras
las cuales deliran y se pierden los locos m undanos, como que son
propias del espíritu, divinas, inmortales y dadoras de eternos re­
gocijos. Con tales bellezas á la vista ¿será caso de que haga yo men­
ción del magnífico templo de Salomon , ó de la preciosidad del arca
de la antigua alianza, ó de la florida vara de Aaron de que germi­
naron flores y frutas, ó del rociado vellocino de Gedeon, ó del ar­
diente zarza] de! H oreb, imágenes claras por medio de las cuales ei
supremo Artífice divulgó y atestiguó en todas las edades los mila­
gros trascendentales y nuevos que habia decretado obrar en Ma­
ría? Despues de las palabras del mismo Dios, toda imágen } por ma­
ravillosa que fuere, queda entenebrecida , y desaparece.
22. Atengámonos, pues, á las palabras de Dios. Por ellas sa­
bemos que ninguna de las cosas criadas fue por Dios producida en
el tiempo, que no la haya concebido y ordenado en su mente desde
la eternidad; sin embargo, de ninguna nos lo ha revelado con es­
pecialidad, mas que de la V irgen: tanto es el empeño que de su
gloria se toma. La divina sabiduría con hablar, en los Proverbios,
de sí misma, habla á la vez de M aría, quien , cual si hubiera sido
llevada en espíritu mas allá de los primeros tiempos del mundo,
dice: Poseíame el Señor en el principio de sus caminos, antes de
dar existencia á sus hechuras. Aun no existían abismos, ni fuentes,
ni simas do los rio s: y yo ya habia sido concebida. Yo fui produ­
cida antes que los montes y collados. Guando el Señor ordenaba los
cielos, cuando echaba los cimientos de la tie rra , cuando fijaba al
m ar sus lím ites, estaba yo con él y formaba sus delicias, y á todas
horas gozaba de su presencia. Parecíale poco, hermanos mios, al
supremo panegirista de la Virgen el haber desde los primeros dias
del mundo transmitido la gloria de su heroína á las humanas gene­
raciones hasta el último confin de los tiempos, sin que además pre­
gonara al cielo y á la tierra que antes de lucir aquel sus galas y ro ­
dar esta, ya con su eterna sabiduría habitaba dichosamente María,
objeto de sus delicias. Pues bien : tan secreto misterio nos lo reveló
también.
23. ¿No podré yo repetir con razón, hermanos m ios, que ía
132 SERMON I
gloria de la Virgen María es tal y de tanta prez y altura que mas
es para admirada que para enunciada ? Dios para eternizar el nom­
bre de Nuestra Señora, habla él m ismo, y en todo tiempo suelta
de sus eternos labios voces eternas. Él habla, y mueve los labios de
sus Profetas. Él habla, y desata las lenguas desús Ángeles. Habí?.,
y da vigor y fecundidad á la fria y estéril carne para figurar á Ma­
ría. H abla, y da poder á la fuerza humana y colorido á la belleza
humana para retratar á María. Habla, y reparte diademas y pe­
drerías para honrar á María. Habla, y el Verbo hablando de sí mis­
m o y manifestándose á sí m ism o, se presenta siempre acompañado
de María, ¡Oh gloria de María, tan grande y esplendente, com o
altísima y preciosa sobre todo concepto de mente creada 1
24. Celebremos, pues, hermanos m ios, con ánhno alegre y de­
voto el nombre y Ja gloria de la excelsa y santísima Virgen María.
Y , para que vaya siempre en aumento nuestra devocion háciaella,
enciéndase siempre mas nuestro deseo de la gloria : no de la gloria
del m undo, sino de la gloria de Dios. Descuájese de nuestros cora*
zones todo deseo de gloria mundana, reflexionando que ella nace
de mala semilla, y que su fruto es veneno; veneno que aparenta dar
vida, y da m uerte, ya que quod hominibus altum est, abominatio est
ante D ew n , dice el Señor de la vida y de la gloria.
ESQUELETO DEL SERMON II

SOBRE

EL SANTÍSIMO NOMBRE DE M ARÍA.

El nomen Vtrginis, Haría. ( Luc. i , 2 7 ).


El nombre de esla Virgen es María.

¡ M aría 1.. . Nombre d ulce y sacrosanto.. *Nombre excelso, grande,


m agnífico... Judit, Ester, Abigail, etc., etc. Vuestros nombres,
aunque ilustres,... no me ofrecen.., Y tú , Roma orgullosa, no pro­
nuncies los nombres de tus Porcias, de tus Livias, etc., etc. Solo
un nombre pasará con gloria alas edades mas remotas...
2. ¿Cuál es este nom bre? ¡ M a r í a ! Nombre que encierra..,;
nombre qu efü ee) o b je to ...; n o m b re ...; nombre, en suma, del cual
podemos decir con san Bernardo : ¡ oh M a ría ! tu nombre augusto...
3. ¿Q ué quiere decir María? Cuando yo pronuncio este dulce
nom bre, digo una criatura... Cuando digo María, digo una criatu­
ra ... ¡ Oh Virgen M aría!... Secundum nomen taum., sic etlaus tua in fi­
nes terrea,
4. L o que dijo Cicerón de la existencia de un a Divinidad, pue­
de también decirse del nombre augusto de M aría... Pasad al Egip­
to , á Ja In dia, á, etc., y si acaso hallareis un rincón el mas recón­
dito en que no resuene este dulce nom bre..., consiento con san Ber­
n ardo, q u e... ¿Q ué otro nom bre, pregunta el beato A la n o...?
5. No es mi intento hablaros hoy de las celebridades de este
n om bre... Venturosamente él es para nosotros un nom bre, q u e .,,
descendió del cielo para consuelo de los mortales, y e s un testimo­
nio el mas auténtico de nuestra felicidad.

Reflexión única: E l dulce nombre de María es, en toda ocasion y en todo


evento, el mas eficaz remedio en nuestras necesidades, al par que el
mas dulce consuelo en nuestras aflicciones.

6. Cuanto bello y lisonjero h a y ..., cuanto puede contribuir


á ..., cu anto.,., todo esto encierra el nombre dulcísimo de María.
134 SERMON II
Bien diferente de los nombres de los conquistadores..., este nom­
bre ofrece combates inocentes, amables triunfos...
7. El nombre de María ofrece á mi m em oria... María me ofre­
ce la idea... Cuando digo M aría, digo.,. Todo esto y mucho m a s...,
ofrece a nuestra vista este nom bre...
8. Los nombres de los héroes mas ¡lustres..., ceden á la fuerza
irresistible del tiem po, y ... Pero el nombre de M aría, no solo...;
sí que tam bién... En sentir del Paduano viene á ser m e lin ore, in
aure melos, etc. Realiza en favor de los mortales todas las antiguas
alegorías. El arca de N oé, el...
9. En los primeros dias de la creación se halla el tipo mas per­
fecto y expresivo de este dulce nom bre... Diluvio... Arco iris...
10. El arco iris, símbolo de paz, de reconciliación y de confe­
deración entre Dios y los hom bres, figuró magníficamente el nom­
bre de M aría... j Yo te saludo, nombre augusto,..! Tú eres... la fe­
licidad de los mortales.
11. i María! clama el afligido... ¡ María! exclama el indigente...
¡María! repite el navegante... etc., etc. jM aría! en fin, exclaman
todos...
12. ¿No es así? jAh! esto nadie puede negarlo, á no estar po­
seído d e... Estas verdades consignadas en todos los ámbitos del or­
b e ... No será así de vosotros... F ilán tropos/ / /
13. ¿Qué no podría yo añadir si...? No es fácil epilogar cuanto
han dicho los santos Padres del dulce nombre de María.
14. Yo os diria con san Pedro Crisólogo..., con san G erm án...,
con Ricardo de San L orenzo..., con el abad Francon... etc., etc.
15. Yo com pararía, en fin ? con san Ambrosio este dulce nom­
bre á un ungüento oloroso..., con el beato Alano á un aceite sua­
vísim o..., con Ricardo de San Lorenzo á una torre fortalecida...
Mas despues de todo esto me veré precisado á exclamar con san
A gustín: ¡Oh Virgen incomparable! Quibus te ktudibus cfferwm.
nesáo.
16. Aunque en todos tiempos y ocasiones experimenta el hom­
bre los dulces efectos de la piedad de M aría, nunca empero como
en el terrible trance de la m uerte. Entonces principalmente la in­
vocación de su nombre es para el cristiano...
17. Entonces... á doquiera que tienda el moribundo su vista,
no halla sino objetos de te rro r... ¡Ah ! tquó angustias...!
18. ¿Podrán ser estos los tristes acentos de un verdadero aman­
te de María? ¡No I En tan aciagos momentos le ocurrirá aquel nom-
SOBRE E L SANTÍSIM O NOMBRE DE H A B ÍA . 135
bre... ¡María! exclamará mil y mil veces... ¡M aría! repetirá el
e co ... y dejarse ha ver el iris de paz... huirán despavoridas las po­
testades del averno. Así lo atestigua san Jerónim o... Y ¿quién,
pregunta R icardo...? ¡A h ! dichoso mil veces el hom bre, exclama
san Pedro D am iano,...
19. Epiloguem os... con aquellas hermosas palabras de san Ber­
nardo : ¡O h ! cristiano, cuando en el mar p roceloso..., respice std -
lam, voca M ariam ... Respice ad M ariam ... Cogita M ariam ... Non
recedat ab ore, non recedat a corde... Ipsam sequens, non devias, ip­
sa... E tsic in temetipso experiris quam mérito dictum sit: E t nomen
Virginis, María.
20. Grabadlas profundamente en vuestros corazones estas bellas
palabras..., y á fin de hacerlas prácticas, «recu rrid... invocad...
«obsequiad á M aría, encomendaos... etc., e tc.,«se g u ro sd e que en
ella hallaréis...
SERMON IE
SOBRE

EL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARÍA.


Et nomen V ír g ín ü , Slaria. {L u c. i , 27).
El nombre de esta Virgen es María.

1. ¡ M a r í a ! Al pronunciar este nombre dulce y sacrosanto, yo


siento elevarse mi espíritu, mi entendimiento se ofusca , mi memo­
ria se pierde, mis sentidos me abandonan, y mis potencias quedan
en la oías completa inacción. ¡ M a r í a ! nombre excelso, nombre
grande, nombre magnífico, nombre ilustre, nombre singular. En
vano los anales de la historia presentan á mi vista los nombres mas
fastuosos y célebres de la antigüedad venerable. Judit, Ester, A b i-
gail, Séfora, R u t, D ébora, Noem i, Rebeca, Lia, Jael, Sara, Ra­
qu el, Sunamitis, Betsabé... Vuestros nombres, aunque ilustres en
las sagradas páginas, no me ofrecen sino bosquejos imperfectos,
imagines débiles déla grandeza, del poder, de la magnificencia, de
la santidad de este nombre augusto. Ni tú, Roma orgullosa, pre­
tendas gloriarte con los nombres de las heroínas que ilustraron los
siglos de tu grandeza, cuando dominabas com o señora del orbe. No
pronuncies los nombres de las Porcias, de las Livias, délas Julias,
d éla s Hortensias, de las Junias, de las Octavias, de las Popeas.
Sus nombres renuevan, sí, la idea de unas mujeres célebres que
formaron el mas bello ornamento de su patria ; pero ya la antigüe­
dad las decretó sns apoteosis, y sus hechos, aunque heroicos, des­
cendieron con ellas al sepulcro. Una sola vio el universo cual ja­
más existió en los pasados siglos y cual nunca verán los venideros,
cuyo nombre pasará con gloría á las edades mas remotas, cuyo
nombre pronunciarán todas las lenguas, cuyo nombre se grabará en
los mas preciosos m ármoles, cuyo nóm brese leerá en todas las pá­
ginas, cuyo nombre se propagará en todos los ángulos del o rb e ,
cuyo nombre tendrá templos, altares y sacrificios. Nombre que se*
SOBRE EL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARÍA. 137
rá el objeto de )a adm iración, del respeto, de las glorias, del amor,
de las alabanzas de todas las criaturas.
2. Y ¿cuál es este nombre tan singular? ¡M a r ía ! Nombre que
encierra en sí el compendio de todas las gracias, de todos los dones,
de todas las virtudes que formaron el mas bello ornamento de su
sexo, nombre que fue el objeto de las santas impaciencias de los
Patriarcas, de los éxtasis y raptos de los P rofetas, de los votos no
interrumpidos de los justos del Antiguo Testam ento, nombre que
colma los deseos de toda la tierra, nombre que anuncia la verda­
dera felicidad á los m ortales, nombre que pronuncian con entu­
siasmo los Angeles, nombre que alegra y regocija á los Arcángeles,
nombre á quien reverencian los Querubines, nombre que ensalzan
los Serafines, nombre ante quien se humillan los Tronos, nombre
que repiten las Dominaciones, nombre ante quien curva la rodi­
lla , fuera del mismo Dios, todo cuanto existe en el cielo , en la tier­
ra y en los abismos; nombre, en su m a, de quien podemos decir con
san líernardo : ¡Oh Ma ría ! tu nombre augusto no es un nombre
vacío é insignificante como el de los héroes del m undo, sino un
nombre que encierra en sí la verdadera, la mas positiva grandezaI
3. Y en efecto, católicos, dejando aparte las diferentes signifi­
caciones de este nombre excelso, sin pararnos á investigar sus di­
versos-sentidos etimológicos, detengámonos únicamente en lo real
y positivo, y decidme ¿qué quiere decir María? Cuando yo pronun­
cio este dulce nom bre, digo una criatura la mas pura, la mas be­
lla, la mas agraciada de todas ellas , que habiendo sido elegida en
los designios del Altísimo para la dignidad mas inefable, la preser­
vó desde el prim er instante de incurrir en la culpa original que el
primer padre prevaricador transm itiera á toda su posteridad mal­
hadada. Cuando digo M aría, digo una criatura prevenida desde sus
primeros pasos con las mas abundantes bendiciones de dulzura, el
objeto de las complacencias del supremo H acedor, cuya santidad,
cuyo mérito excedió incomparablemente á cuanto puede decirse ó
entenderse. Cuando digo M aría, digo la excelsa Madre del eterno
V erbo, la que dió á luz en tiempo al que existe desde la eternidad.
]Oh Virgen María! icuán grande es tu poderl ¡cuán sin límites tu
misericordia! ¡cuán célebres y magníficas tus alabanzas! Tu nombre
resuena por todo el o rb e : Sem ndum nomen tm m , sie et laustua in fi­
nes terree. (Psalm. x ly ii} .
4. «Recorred, decía, en otro tiempo el orador rom ano, recor­
tered los dilatados espacios del o rb e, y hallaréis sin duda ciudades
10 T . III.
138 SERMON II
«sin m urallas, sin palacios, sin le tra s, sin leyes, sin soberanos; pe-
«ro ciudad sin tem plos, sin altares, sin sacrificios, no la busquéis :
(f ni jamás se halló, ni nunca podrá hallarse.)» Estas palabras que
aquel orador gentil decia con tanta confianza hablando de la exis­
tencia de una D ivinidad, puedo yo decirlas con tanta y mas razón
de la celebridad del nombre augusto de María. Atravesad los in­
mensos espacios del o rb e , pasad al Egipto, á la India, á la Frigia,
á la Persia, á la Etiopia, á la Oceania, al nuevo m undo, y si aca­
so hallareis una ciudad, un pueblo, una aldea, un rincón el mas
recóndito en el cual no se pronuncie con gloria el dulce nombre de
M aría... venid, y entonces yo consiento, con san Bernardo, que to­
dos enmudezcan, que ninguna lengua le profiera, que permanezca
para siempre en la región eterna del olvido, Pero ¿qué otro nom­
bre sino este, pregunta el beato A lano, se halla preconizado p o rto -
do el mundo ? ¿Q ué otro nombre es mas glorificado en el universo
que el nombre dulce de María ? ¡ Oh M a r ía ! Secundum nomen tuum,
sic et laus tua in fines té r ra .
5. Pero no es mi intento, amados mios, hablaros hoy de las
celebridades de este nombre incomparable. De poco hubiera servi­
do al infeliz mortal que yacia bajo la mísera esclavitud del demo­
nio y de Ja culpa , que este nombre se pronunciase en todos los idio­
m as, y fuese el objeto de las alabanzas de toda criatura, si no fue­
se hoy un símbolo de paz, de misericordia, de dulzura y de salva­
ción. Venturosamente él es para nosotros un nom bre, q u e , habien-
tlo salido de los inefables tesoros de la Divinidad m isma, como afir­
ma un sapientísimo ingenio 1, descendió del cielo para consuelo de
Jos m ortales, y es un testimonio el mas auténtico de nuestra feli­
cidad. Fundado en este principio me limitaré á demostraros, que
el dulce nombre de M a ría es, en toda ocasion y en todo evento, el mas
eficaz- remedio en nuestras necesidades, al p a r que el mas dulce consuelo
m nuestras aflicciones: A ve M a ría .

Reflexión única : E l dulce nombre de M a ria es, en toda ocasion y en to­


do evento, el mas eficaz remedio en nuestras necesidades, al p a r que
el mas dulce consuelo en nuestras aflicciones.

6. Cuanto de bello y lisonjero hay para el hom bre, cuanto


puede contribuir á consolarle en esta región tenebrosa y malaven-
1 Mariac nom eu de thesauro D ivioitalis evolvitur, (R ich ard, d S. L aur.
De laúd. Virg. pág. 1 4 ).
SOBRE EL SANTÍSIMO NOMBRE DE ATARIA. 139
turada, cuanto hay capaz de suavizar sus males y alejar la idea de
sus infortunios, el apoyo mas sólido de sus esperanzas, la prenda
mas segura de su porvenir, todo esto encierra el nombre dulcísi­
mo de María, Bien diferente de los nombres ruidosos de los con­
quistadores de las naciones, que si bien en algún tiempo pudieron
excitar la admiración de algunos ciegos m ortales, escritos empero
con caractéres sangrientos, solo anuncian hoy á la humanidad ilus­
trada suspiros, lágrimas, quebranto y horror; este nombre mas
glorioso é incomparablemente mas amable que todos los nombres,
ofrece combates inocentes, amables triunfos, felices victorias, hier­
ros despedazados, esclavos libres, y desgraciados salvos.
7. Así e s : el nombre dulce de M a r ía ofrece á mi memoria la
mas invencible h ero ín a, que hollando con el mayor denuedo la or-
gullosa cabeza del Leviatan soberbio, despedazó ios hierros con
que yacían aherrojados los míseros hijos de Adán despues del p e­
cado de su prim er padre. M a r ía me ofrece la idea de una virgen
prometida en el principio de los siglos para ser la Madre de todo
un Dios, y constituirse por este medio m adre de todos los hom­
bres, madre de la vida, madre de la gracia, m adre del amor h e r­
moso, del temor casto y de la santa esperanza. Guando digo M a r ía ,
digo la corredentora del universo, la tesorera de los dones del Al­
tísimo, la fiadora entre Dios y los hom bres, la que realizó del mo­
do mas singular la paz y reconciliación de un Dios irritado contra
los hombres delincuentes, la que convirtió en dias de júbilo los dias
mas luctuosos y tristes. Todo esto y mucho mas, que no me es da­
do decir en términos breves y lacónicos, ofrece á nuestra vista es­
te nombre augusto : hechos positivos consignados en la historia con
los caractéres de la autenticidad mas luminosa, y que forman y
formarán siempre las glorias de este nombre amable y el objeto de
nuestra mas sincera gratitud al par que nuestra mas sólida ventura
y felicidad.
8. Pero estos beneficios, aunque incalculables, cuya memoria
renueva en nosotros el nombre incomparable de M a r í a , y que por
sí solos bastarían para formar su mas bello elogio, no son los solos
frutos de esta mística vid de donde retoñan las mas bellas flores de
honor y de honestidad, según la expresión del Eclesiástico. Y ved
puntualmente en lo que estriba la diferencia enorme que existe en­
tre este nombre augusto, y el de aquellos héroes que lle n a ro n las
páginas con sus hazañas y hechos ilu stres; el nombre de estos solo
renueva la idea de unas acciones q u e , si bien virtuosas ú honestas,
10 *
140 SERM ON II
finalizaron empero con ellos en el sepulcro; nombres estériles que
ceden á la fuerza irresistible del tiempo, y están sujetos á la cadu­
cidad que consume y aniquila todas las cosas terrenas. Pero el nom­
bre amabilísimo de M a r ía , iio solamente reprodúcela idea de unos
beneficios insignes, cuyos frutos opimos son la reparación del género
hum ano, la salvación de todos los hom bres, la destrucción de la
culpa, la confusion del infierno, la felicidad del universo to d o ; sí
que también es por sí solo capaz de obrar los mas estupendos pro­
digios. Nombre dulcísimo en sentir del Paduano, que viene á ser
para la lengua que le pronuncia la miel mas exquisita, para el oido
que le escucha la melodía mas arm oniosa, para el corazon que le
ama la mas pura y la mas inocente alegría 1 ; nombre que realiza
todas las antiguas alegorías en favor de los mortales. El arca de
Noé, el propiciatorio de o ro , el tabernáculo del Altísimo, la vara
d e Je sé , la estrella de Jacob, todas estas imágenes, tan hermosas
como expresivas, las veo verificadas al pronunciar el nombre de
M a r ía
9. Pero yo prescindo en este momento de todas las demás, y
parando mientes en la prim era, véoine como arrebatado por mi
imaginación hasta los primeros dias de la creación , en donde hallo
el tipo mas perfecto y expresivo de este dulce nombre. Yo me trans­
porto á aquellos dias aciagos en que un Dios irritado por los peca*1-
dos de los hombres descarga sobre ellos toda la fuerza de su bra­
zo om nipotente, sumergiendo en un diluvio de agua todos los vi­
vientes, desde los animales que reptan sobre la superficie de la tier­
r a , hasta las aves que habitan la región del aire. Una sola familia
que habia sido acepta á los ojos de Dios, es excluida de este dilu­
vio g e n e ra l; el Señor la mira con una predilección especial, la pro­
mete su protección, y en prueba de esta les dirige estas palabras :
«Hé aquí la señal de alianza entre mí y las generaciones sem piter-
« nas; cuando viéreis cubrirse el cielo de las mas densas nubes,
«cuando viéreis am enazarlas mas horrorosas tempestades, cuando
«todo pareciere disponerse á reproducir el ejemplar castigo que ex­
p e rim e n ta ro n vuestros padres, no tem áis; yo haré que entonces
«aparezca en el cielo mi arco, y á su vista me acordaré del pacto
«eterno que hice con vosotros y con toda vuestra posteridad, y las
«aguas del diluvio no volverán á cubrir la superficie de la tierra.»
{Genes. íx ).
10. Católicos, ¿pudo imaginarse un símbolo mas expresivo de la
' A p. L iguor. Glor. de Mar. 1 . 11 c. 10.
SOBRE EL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARÍA. 141
protección especialísima que Dios dispensa á los mortales por la in­
vocación del augusto y adorable nombre de M a r í a ? ¿ Qué otra se­
ñal mas cierta de confederación, de paz, de reconciliación, pudo
dejarnos en prenda de sus promesas, aquel Dios infinito en su bon­
dad y en sus misericordias sobre los hijos de los hombres? ¡Ah!
1 Yo te saludo nombre augusto! ¡ Yo te saludo nombre excelso, sím­
bolo de paz y de salvación! ¡Yo te saludo una y mil vecesl T ú eres,
ó nombre amabilísimo, el arco iris que anuncias en todo tiempo la
calma, la serenidad, la bonanza, la felicidad á los mortales.
11. ¡ M a r í a ! clam a el afligido en su s m as tristes m o m e n to s ; y
á la voz de e ste n om b re a u g u sto c ed e la aflicción , e n jú g a n se las lá ­
g r im a s , y la m a s pura a leg ría su ce d e al m a s am argo lla n to . ¡M a ­
r í a ! ex cla m a e l in d ig e n te en su m as e x tre m a n ecesid a d ; y á la v o z
d e e ste n om b re a d orab le e x p e rim en ta la m a n o b en éfica q u e se ex ­
tie n d e para so c o r re rle y d ism in u ir su s in fo r tu n io s. ¡ M a r í a ! r e p ite
el n a v e g a n te aco sa d o d e la m as cru d a borrasca en m e d io d e un m a r
e n fu r e cid o y p r o c e lo so ; y á la v o z de este n o m b re a u g u sto ap lá ca n -
se las [espu m osas o la s , d esap arecen las h o rro ro sa s n u b e s , déjase
v e r e l astro lu m in o s o , su ce d e u n tiem p o b o n a n c ib le y la m a s r is u e ­
ña se r en id a d , ¡M a r ía ! r ep ite el e n fe rm o d esd e su triste le c h o
aq u ejad o de lo s d o lo r es m as a c e r b o s ; y al e co de e ste n o m b re am a­
b le calm a el d o lo r , y su c e d e la salud in e sp e r a d a . ¡ M a r í a ! in v o c a
el p e r se g u id o en su s m a y o r es p e lig r o s; y á e sta v o z im p e r io sa se
r ec o n c ilia n los e n e m ig o s , ó q u ed a n in e rm e s ó im p o te n te s para r e a ­
liz a r su s c rim in a les d e sig n io s. ¡ M a r í a ! c la m a e l en c a rc ela d o d e sd e
lo m a s p ro fu n d o d e a q u e l tétrico y lú g u b r e cala b o zo d o y a c e su
c u erp o e x ten u a d o y c a d a v é r ic o ; y á su d u lce v o z se d e sp ed a za n
lo s h ie r r o s, áb ren se las c á r c e le s , y recob ra la am ada lib er ta d . ¡ M a ­
r í a I e x cla m a e l in fe liz c a u tiv o en la p rofu n d a o scu rid ad d e la h e ­
d io n d a m a z m o r r a ; y á e ste n o m b re a d o ra b le a cu d e so líc ito e l h o m ­
b re b ie n h e c h o r , e l verd a d ero a m igo de la h u m a n id a d q u e le t ie n ­
d e la m a n o , y c o n sig u ie n d o s u resca te tal v e z á costa d e su lib e r ­
ta d p r o p ia , h a ce n a cer para e ste d esgraciad o u n dia d e v e n tu r a q u e
l e p ro p o rcio n a e l in d e c ib le c o n su elo d e ver al fin su a m a d a p atria,
y estre c h a r en tr e su s tiern o s brazos á su s a n c ia n o s y afligidos pa­
d r e s. ¡ M a r í a ! r ep ite m il v e c e s e l d esgraciad o en e l sile n c io de la
tr iste n o c h e circu id o d e u n a esp osa in fe lic e , y d e u n o s h ijo s c u y o s
r o stro s a n u n c ia n la m as p en o sa mendicidad ; y á esta v o z d u lce y
a m a b le su c e d e tal v e z la m as im p en sa d a d ic h a , la felicid ad mas
142 SERMON II
positiva. ¡M a r ía ! en fin, exclaman todos, y todos experimentan
los mas dulces efectos de su protección benéfica.
12. ¿No es así, amados míos? ¡Ah! estos hechos positivos ja­
más podrán negarlos sino aquellos que jamás registraron la histo­
ria depositaría de lo pasado, ó aquellos espíritus despreocupados,
según eí idioma de la filosofía m oderna, que poseídos del mas cri­
minal al par que despreciable pirronism o, dudan de todo, nada
creen, y niegan cuanto se Ies antoja. Pero en vano; estas verdades,
consignadas en todos los ámbitos del orbe con los caractéres mas
auténticos, claman y clamarán á las generaciones venideras con
una voz tanto mas elocuente cuanto mas imperceptible, y harán
resonar por todas partes las glorias de este dulce y adorable nom­
bre. No será así de vosotros, hombres felices, dichosos del mundo,
divinidades sublunares, á quienes una generación vil y aduladora
honra sin cesar con los dictados magníficos y pomposos de amigos
de la humanidad. F ilántroposIII este nombre tan recalcado y re­
petido hasta las náuseas, perecerá con vosotros entre el polvo de
la-tumba f porque jamás fue capaz de enjugar una lágrim a, de so­
correr una necesidad, de evitar un infortunio.
13. Y ¿qué no pudiera yo añadir de la eficacia de este nombre
dulcísimo de M a r í a , si me fuese dable reunir en los estrechos lí­
m ites de un discurso cuanto de él vienen diciendo las plumas mas
elocuentes del Cristianismo en los diez y ocho siglos que ha atra­
vesado esta Religión divina? No es, em pero, fácil empresa el epilo­
gar los magníficos elogios que de él han dejado consignados los san­
tos Padres en sus inmortales producciones.
14. Yo os diria con san Pedro Crisólogo que el nombre de Ma­
ría es la salud de los que renacen á la gracia, la insignia de la vir­
ginidad, el ornam ento de la prudencia, el indicio mas seguro de la
castidad1. Diria con san Germán que así como la respiración es una
señal cierta de las operaciones vítales, así el dulce nombre de Ma­
ría pronunciado por sus siervos en todo tiem po, no solamente es
una señal indefectible de la vida y alegría espiritual, sino que con­
ciba y procura esta misma vida y alegría en nuestra alm a2. Yo me

i Serm .CXXVE.
s Quomodo corpas vitalis signuin oftcraliouis hahet rtíspiralionem , ita saoc-
tissim um nom en tu u m , ó V irg o , quod íu ore servorum tuorum yersatur assi-
d u e, vitEB e t a u íilii non solum e stsig n u r o , sed ctiaui ca procorat etcon cU ist.
(S. Germ. de Zon. Virg.J.
SOBRE EL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARÍA. 143
volvería al pecador y le diría con Ricardo de San Lorenzo : ¿Eres
delincuente? no desfallezcas: busca asilo bajo la protección de Ma­
ría ; invoca su dulcísimo nombre ; él solo es suficiente para curar
tus llagas, pues no hay epidemia tan contagiosa que no desaparez­
ca al invocar este nombre sacrosanto1. Diría con el abad Francon
que despues del nombre adorable de Jesús el nombre de M a r ía
es tan rico de bienes celestiales, que en la tierra y en el cíelo no
resuena otro nombre del cual saquen las almas piadosas tanta gra­
cia, tanta esperanza, tanta dulzura y suavidad s. Diria con san Me-
todio que el nombre de M a r ía está lleno de gracias y de bendicio­
nes divinas 3, ni dudaría añadir con el Doctor seráfico que es cosa
imposible proferirle sin experim entar alguna utilid ad 4. Dadme, de­
cia el sabio Id io ta, dadme un corazon el mas em pedernido, el mas
desconfiado, el mas insensible á las inspiraciones de la gracia; pro­
nuncie devotamente el nombre dulcísimo de M a ría , y ... no lo du­
déis ; su virtud será ta l, que él ablandará su dureza , le inspirará
confianza, le hará dócil á los llamamientos de su Dios, y le confor­
tará con la esperanza del perdón s. Me aventuraría á repetir con
san Anselmo, que á veces la invocación del dulce nombre de AZa-
ría es para nosotros mas eficaz que el nombre adorable de Je sú se,
y partiendo de este principio, yolveríame á* los pecadores y les di~
ría con el abad U gon: Hombres crim inales, ¿por ventura vuestras
culpas os retraen de acercaros á Dios, porque habéis ofendido á su
majestad infinita? pues, volved vuestros ojos hacia esa Madre de
misericordia, invocad á M a ría , nada hallaréis en ella capaz de
inspiraros el menor temor. Es verdad que ella es santa, inm acula­
d a , Reina del universo, Madre de todo un Dios; pero no os olvi-

1 P ecca to res? Ad uom en Mari® confugias: ipsum solum suflicit ad rne-


denduni. Nulla p estis, qu¡e ad nom en Maria; non cedat continuo. (D e Laúd.
Virg . p. 1 4 ).
! ííeq u e eaim post F ilii n om en , aliad nomen ccelum et térra n om in al,
unde tantum gratise, spei et suavitatis piaj m entes concipiaut. (D e tract.N ov.
T est . art. 6 ).
3 T u u m , Dei G en itm , nomen divinis benedictionibus et gratiis e i omni
parte refertuna est. ( O r a t. in S y p . j .
4 JVomen tuum devote nom inari non p olest sine uom inautis utilitate. ( In
Spec. c. 8 ) .
■ Tanta est virtus tui sacratissim i n om in is, sem per benigna Yirgo Maria»
quod mirabiliter emollit duritiam cordis human i. Peccator per te respirat in
sp e veniaí et gratia, ( A p . Álph. Mar. c. 8 2 7 ).
6 Velocior aonnunquam est nosíra salas invocato nomine M ari®, quam in -
vocato nom ine J esu. ( De excel. Virg . c. 6 ) .
144 SERMON II
deis que ella es yuestra carne, é hija como vosotros de Adán K
15. En sum a, yo compararía este dulce nombre con san Ambro­
sio á un ungüento oloroso que exhala los mas exquisitos perfumes
d é la divina gracia3; lecom pararia con el beato Alano á un aceite
suavísimo que sana los pecadores, recrea las alm as, é inflama los
corazones en el amor divino 3 ; le compararía con Ricardo de San
Lorenzo á una torre fortalecida, que no solo preserva de la m uer­
te á los pecadores, sino que también defiende á los justos de los
asaltos del infierno4 ; le llamaría con san Efren llave del cielo B, y
con san Buenaventura salud de los que le invocan ; puesto que, en
sentir de este santo D octor, pronunciar el dulce nombre de María
es lo mismo que obtener la salvación eterna G. Le llam aría... Pero
¿para qué? Despues de haber epilogado todo cuanto los Podres han
dicho de grandioso y sublime de este nombre augusto, vosotros me
diréis tal vez que todo eso y mucho mas habéis oido repetir en mi­
llares de ocasiones, y yo me veré precisado á confesar que ni sé, ni
puedo deciros mas. ¡Oh Virgen incomparable! exclamaré con san
Agustín. Quíbus te laudibus efjferam ncscio : ¡yo no sé qué decir en
alabanza de vuestro dulce nombre!
16. Sin embargo no dejaré de deciros, amados m ios, que este
nombre adorable inspira la mas dulce confianza en la hora de la
m uerte. Así es : aunque en todos tiempos y ocasiones experimenta
el hombre los dulces efectos de la piedad de M aría, de su amor y
tierna solicitud, nunca empero como en aquel terrible momento :
entonces sí que la invocación de este nombre dulce es para el hom­
bre que con fervor le pronuncia un símbolo de esperanza y una
prenda evidente de su verdadera felicidad.
17. En efecto, todo conspira á hacer terribles aquellos últimos
instantes; lo pasado, lo presente, lo por venir, Jos remordimien­
tos de las culpas com etidas, el temor de los juicios incomprensibles
de un Dios ofendido, la desconfianza en sus misericordias. A do-

1 Si pcrtim escis ad Dcum accedere, respice ad M ariam ; non illic invenís


quod tim e a s; geuus tuum vides. ( A p. Liguor. Glo r. de Mar., 1 .1 , v. 9 ) .
a Unguentum noraen tuum . Dcsccndat istud unguentum ¡n anima: praecordia,
Sancta M aría, quo divioaegratiae spcrim enla redoleaot. (D e Inst. Virg. c. 13).
3 Gloria co m ía is eju s oleo effuso com paratur. Oleum acgrotaalcna sanat,
odorem parit, ílammam accendit. ( In Cant. i , 2 ).
4 T u r r is fo rtiss im a n o m e n D o m in a ;; ad íp s a m f u g ie tp e c c a to r , c t l ib e r a b ilu r .
Hecc d c fe n d it q u o s lib e t, e t q u a n tu m líb e t p e c c a to re s . ( De Laúd. V irg . lib . X I ) .
* N om en Mariaj est reseratoriutn porta; cceli. ( I n deprec. a d Virg.J.
6 A pud Líguor. Glor. de M ar. 1 .1 , -c. 10.
SOBRE EL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARIA. 145
quiera que tienda el moribundo su vista, no halla sino objetos de
terror; la eternidad que le amenaza , la incertidum bre de su suer­
te , los dolores acerbos que le caúsala separación de su alma. ¡Ay!
j qué angustias, qué p en a, qué am argura I Circum dederunt m e dolo­
res m ortis , exclama con David , me han circundado los dolores de
la m uerte, me han asaltado los peligros del iüfierno: ¿y es posible
que no haya quien me ayude? ¿No hay quien pueda hacer brillar
en mi alma un crepúsculo de esperanza? N on est qui adjuvet.
18. Y ¿podrán ser estos los tristes acentos de un verdadero
amante de M a r ia ? No, amados m ios, no ; en tan aciagos momen­
tos, le ocurrirá aquel nombre amabilísimo que en vida formó todas
sus delicias y causó todo su consuelo ; sus lahioscási exánimes le pro­
nunciarán con todo el fervor que le inspirara su corazon amante.
¡ M a r í a ! exclamará mil ym il veces. ¡ M a r í a ! gritará sin cesar ásus
oídos el hombre de Dios que le asiste en aquellos últimos instantes.
¡ M a r í a ! dirán anegados en lágrimas la esposa afligida, loshijosam o-
rosos, los amigos que circuyen el lecho del enfermo espirante. ¡ M a ­
r í a ! repetirá el eco en todos los ámbitos de aquel lúgubre recinto ;
á la voz imperiosa de este nombre augusto, no lo dudéis, dejarse
ha ver el iris de paz y de bonanza; aparecerá la au ro ra, esto es,
la gracia y misericordia de M a r í a ; y no de otro modo que todos
los seres huyen de la m uerte, desaparecerán las tenebrosas som -
ras de las tentaciones, y huirán despavoridas las potestades del aver­
n o 1. Así lo atestigua el máximo entre los doctores san Jerónimo, y
añade que María invocada en la hora de la m u erte, no solamente
socorre y protege á sus siervos en aquel lance terrible, sino que les
sale al encuentro en el paso á la otra vida, y les conduce al tribunal
suprem óa. Y ¿quién, pregunta Ricardo, quién será capaz de acusar
ante el soberano Juez á un alma protegida y patrocinada por M a ­
r í a 3? ¡Ah! dichoso mil veces el hom bre, exclama san Pedro D a-
m iano, que en aquel crítico momento invocare con fervor este nom­
bre dulcísimo I él será sin duda para su alma una escala que mejor
que la de Jacob le conduzca seguro hasta las puertas de la región
celeste 4.
1 Si su b ilo superveocrit aurora, id e st, Mariac gratia ct m isericordia, sic
tenebras fugiu n t, sicut om ues fugiuut m ortem , ( $ t Bonav. in Spec . Virg.) .
a M orien tib usB . Virgo non taD tum succurrit, sed etiam occurrit. (D. Sier.
ep. II ad Eustockium).
a Q u isapud Jutlicem accusare audeat cui ñ d erit M atrem patrocinaotem ?
( Richard, ap. Pep. t. V , lecc. 2 4 4 ).
4 Scala coeleslis (est M aria), quia per ipsam D eus desceüdit ad terram , u t
146 SERMON II
19. Epiloguemos, católicos, todo cuanto hemos dicho de este
dulce nom bre, y para concluir permitid que lo haga dirigiéndoos
aquellas palabras tan suaves, tan dulces, tan repetidas, sí, pero
para mí siempre nuevas de san B ernardo: lO h cristianos, cuales­
quiera que fuéreis, que en el mar proceloso de este mundo como
en un golfo turbulento os hallais acosados de los huracanes furio­
sos de las adversidades! no apartéis jamás vuestra vista de este nor­
te indefectible, si no quereis perder el rurabo y dar al través con
]a frágil navecilla de vuestra alma ; si soplan los turbados vientos
de las tentaciones, si os viéreis zozobrar entre los violentos balan­
ces y los escollos multiplicados de las tribulaciones, respice stellam,
voca M a ria m , etc., mirad á esa estrella, invocad á M a ría . Si sin-
tiéreis hervir en vuestro pecho el fuego de la i r a , si os combatie­
sen los tum ultuosos deseos de la am bición, si la soberbia excita en
vuestro corazon sus espumosas olas f si los movimientos de la con­
cupiscencia intentan sumergiros en el abismo de la culpa, respice
ad M a r ia m : mirad á M aría. Si abrumados con el enorme peso de
vuestras culpas, si confundidos á vista de la fealdad de una con­
ciencia crim inal, si aterrados con la consideración de los juicios in­
comprensibles de un Dios ofendido, os sintiéreis apoderar d é la
tristeza y en peligro de caer en el báratro de la desconfianza y de
la desesperación , cogita M a ria m : pensad en María. En su m a , cris­
tianos , en todos los peligros de esta vida, en vuestras angustias,
en vuestras dudas, volved vuestro pensamiento hácia M a ría , in­
vocad el dulce nombre de María ; que este nombre amabilísimo no
falte jamás de vuestros labios, que more siempre en vuestro cora­
zon , que él sea vuestro norte y vuestra guia en todos los instan­
tes de la vida : N on recedat ab ore, non recedat a corde . De este modo,
ó cristianos, siguiendo á esta estrella, jamás vacilaréis; rogándola,
no desesperaréis; pensando en ella, jam ás erraréis; si ella os sos­
tuviere, jamás caeréis; si os protegiere , jam ás tem eréis; si os con­
dujere, jamás os causaréis; y siéndoos propicia, llegaréis al fin de
vuestra carrera, y entonces experimentaréis con cuánta razón esta
Virgen adorable ha sido llamada María í .
20. ¡ Plegue al Altísimo que estas bellas palabras se graben pro­
fundamente en vuestros corazones I y á fin de hacerlas prácticas,
no olvidéis aquel consejo del célebre autor de la Imitación de Jesu-
per ipsam iiom iaes raererentur asceadere ad coelutn. ( A p . L ig u o r . loe. su p r .
e it. c. 8 , par, 3 ).
1 S. Bern. hom. II super Missus est.
SOBRE E L SANTÍSIM O NOMBRE D E M A R IA . 147
cristo 1 : «Si deseáis ser consolados en toda especie de tributado-
«□ es, recurrid á M a r í a , invocad á M a r í a , obsequiad á M a r í a ,
«encomendaos á M a r í a , alegraos con M a r í a , llorad con M a r í a ,
«orad con M a r í a , caminad con M a r í a ; seguros de que en ella
«hallaréis la gracia en esta vida y en la otra la bienaventuranza de
«la gloria.» Amen.
1 A p . Pacciuch. e sc. 22 ¡ q Sal. A u g . in fin.
ESQUELETO DEL SERMON III

SOBRE

EL SANTISIMO NOMBRE DE M ARÍA.

Oleum effu&um nomen luum. (Cant. i ) .


Aceite derramado es lu nombre.

1. Un bálsamo encerrado conserva dentro de sí su buen o lor;


pero apenas se derrama, lo extiende y comunica por todas partes.
Así sucedió con el nombre de Jesús... Así sucedió con el nombre de
M aría... Oleum effusum tuum; ideo adolescentulce d ikxerm t te.
2. Doquiera se ha extendido la Iglesia católica, se ha difundido
el nombre de María , no com o el de ios héroes mundanos., que llena
de horror y estremecimiento... El nombre de María alegra á las al­
m as, y llena de consuelo á los corazones.
3. Este nombre es un nombre cierto de protección... No puede
pronunciarse..., sin qu e... ¡O h Virgen santal exclama san Buena­
ventura, ¡qué grande... I ¡P or todo el ámbito de la tierra resuena...!
4. Voy á hacer el elogio del nombre de María manifestándoos
su virtud y poder...
5. Deseos de un santo obispo de los primeros siglos... Sea el
nombre de María com o un ramo de oliva que llevemos en la boca
al espirar...

La virtud y poder del dulce nombre de M aría debe avivar la confianza


que podemos tener m él.

6. El nombre por sí solo nada vale; pero con referencia á las


personas, lo es y lo vale to d o ... De la persona pasa el mérito ó vi­
lipendio á su nom bre... Alejandro M agno... La gloria ó la ignomi­
nia acompañan á los nombres que dan á conocer las personas.
*í. ¿Q u é nos da á entender el nombre de María? Que ella es la
Hija del eterno P ad re..., la Madre del Verbo hecho carn e..., la Es­
posa del Espíritu S anto... El nombre de María es nombre de gran-
SOBRE E L SAN TÍSIM O NOMBRE D E MAHÍa, 149
deza que inspira temor y respeto, confianza, suavidad y ternura.
Dios lia hecho que ella sea Señora com o él es Señor; que ella sea
Madre de las misericordias, com o él es Padre de ellas... ¿N o p o­
demos conocer por su nombre solo q u e...?
8. El nombre de María es el compendio de todos sus títulos y
grandezas... M aría significa Señora, y Dios se llama S eñ or: Ego
Dominus... Así quiso Dios que se llamase María por todos los siglos
y generaciones.
9. Esto nos da á entender que Dios la hizo participante de su
p od er...; que es Reina del cielo y de la tierra, y que así como al
nombre de Jesús..., así también al nombre de M aría... El cielo ex­
clama alegre: Q ucb esfísta...? La tierra se admira... El infierno re­
cuerda á la que destruyó su im perio,,.
10. Nosotros, ó Virgen gloriosísima, nos lien arém os de gozo en...
Publicarémos con san A nselm o... Declararémos... Dirém os... Diré-
m os, en fin, que el nombre de María...
11. Ya desde un principio los fieles han invocado los divindl
nombres de Jesús y de María, porque am aban..., porque sabían...
Consultad á vuestro corazon y decidm e, si...
12. ¿C óm o podrem os, pues, dudar que este nombre es el con­
su elo...? ¿Q ué mas necesitamos para avivar...? ¿P or qué no ha de
inflamarse nuestro corazon...? ¿P or q u é ,..? Por q u é...?
13. Este nom bre, sin embargo, será para nosotros enteramente
v a n o , sí,.., si.... ¿Pretenderemos que nos sea provechoso si n o ..,,
y no tememos manchar nuestras lenguas con ,..
14. Nada sirve el nombre de María para los pecadores endure­
cidos, para los que quieren... Solo es útil para los que procuran...,
para los que gim en... Estos en la invocación de tan santo nombre
hallan una esperanza,.., una prenda segura dfe su salvación,
15. Para los irreligiosos y carnales el nombre de María es como
un bálsamo cerrado é inútil.,. Invoquemos con fervor su dulce nom­
b re... Mas esto no basta... Es preciso que imitemos sus virtudes...,
que detestemos nuestras culpas..., que seamos hum ildes, puros, pe^
nitentes, que hagamos...
SERMON III
SOBRE

EL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARÍA.


Oleum effusuni numen tuum. (Canl. 1).
Aceite derramado es lu nombra.

1. Tu nombre es como un aceite derramado, dice la Escritura sa­


grada en boca de la esposa de los Cantares elogiando al esposo ama­
do de su alma. Propiedad del aceite es difundirse y esparcir su olor
fca n to mas se difunde y desparrama. Un bálsamo encerrado en un
vaso conserva y retiene dentro de sí el buen olor de que abunda;
pero en el momento en que se abre y difunde, le comunica y ex­
tiende por todas partes. A este m odo el nombre divino de Jesús én­
trelas tinieblas y enigmas que le anunciaban estaba como encerrado
en un vaso, y apenas era conocido en el ángulo de la Judea; pero
este divino nombre se difundió no solamente por todo Israel, sino
entre todas las gentes y naciones del m undo, y ha sido com o un
ungüento de un gratísimo olor que ha atraído hácia sí á todos los
pueblos. De un m odo semejante el dulce y grato nombre de María
antes de la encarnación del Hijo de Dios y Señor nuestro, Jesu­
cristo, estaba oculto y cerrado entre la oscuridad de las profecías;
no se conocía sino bajo el título de la Vara de la raíz de Jesé, de
que habia de salir el Salvador pTometído á las naciones; pero des-
pues que se disiparon las som bras, despues que alumbró al mundo
la luz del E vangelio, el nombre de María se ha extendido por to­
das partes, y á la manera de un bálsamo se ha hecho objeto del apre­
c io , del amor y de la admiración de toda la tierra. Las vírgenes
cristianas le han amado, y han corrido tras el olor de los aromas que
se desprenden con abundancia del nombre de la mas p u ra , mas
santa y mas privilegiada de todas las vírgenes : Oleum effusum no­
men tuum; ideo adolescmtulcv dilexerunt te.
2. Así com o el nombre de María ha sido con ocid o, así también
ha sido célebre y glorioso por toda la tierra; pero no con esa cele-
SOBRE EL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARIA. 151
bridad mundana é infausta de los grandes conquistadores y famo­
sos guerreros; con esa celebridad adquirida con grandes robos y
muertes sin cuenta de sus semejantes. El nombre de esos héroes
mundanos llena de horror y de estremecimiento á los que le oyen,
y no pueden repetirle sin recordar tal vez sus desgracias, la pér­
dida de sus bienes, de sus amigos , de sus hijos, de su lib ertad , de
su patria... Son como los cometas que parece que siempre anun­
cian males y recuerdan las desgracias pasadas. La celebridad y el
honor del nombre de María procede de su suavidad y bondad. Donde
quiera que se ha extendido la Iglesia católica y se anuncia el Evan­
gelio , se da culto y veneración , y se pronuncia con honor y respeto
el nombre de María. Es un nombre bendito y lleno de las bendi­
ciones de Dios que alegra á las almas y llena de consuelo á los co­
razones; por eso se han difundido por todo el mundo el nombre y
las alabanzas de María.
3, Por este nombre lleno de suavidad y de consuelo; por este
nombre que llena a todos los fieles de esperanza, y que para todos
es un nombre cierto de la protección que debemos esperar, se ha
hecho célebre tu gloria en toda la tie rra , gloriosa Virgen María.
Este divino nombre no puede pronunciarse con atención y reveren­
cia, sin que se encienda en nuestro corazon el amor á Dios. Tú ni
puedes ser pronunciada sin que inflames, ni se puede pensar en tí
sin que recrees los afectos de los que te aman. ¡Oh Virgen santal
exclama san Buenaventura, ¡qué grande es tu poder! ¡cuánto se
extiende tu misericordia 1 ¡Qué célebres son tus alabanzas 1 ¡Por
todo el ámbito de la tierra resuena con gozo de todos tu dulce
nombre 1
i. En este dia consagrado por la Iglesia á celebrar el dulce nom­
bre de María haré su elogio, y procuraré satisfacer vuestros devo­
tos deseos manifestándoos, en cuanto me sea posible, la virtud y
el poder de este divino nom bre, lo que deberá servir para gloria
y honor de M aría, y para avivar la confianza que debemos tener en
esta Señora y en la invocación devota de su nombre.
5. ¡Quiera el Señor, dirémos con un santo obispo de los p ri­
meros siglos, quiera el Señor que el último movimiento de nuestra
lengua sea pronunciar el nombre dulcísimo de M aría, para que nos
sirva como de un ramo de oliva que llevemos en nuestra boca, y vo­
lemos al cielo en que seamos admitidos al eterno descanso 1 En el
entre tanto le repetirémos con frecuencia y recurrirémos á Vos, glo­
riosa Madre nuestra, interponiéndoos para que el Señor nos con-
152 SERMON III
ceda las gracias que necesitamos, y os saludarémos con el Á ngel:
A ve M a r ta .

L a virtu d y poder del dulce nombre de M a ría debe a viva r la confianza


que podemos tener en él.

6. El nom bre, si se considera meramente como un sonido de


palabras, nada Yate; pero lo es y lo vale todo con referencia á las
personas- Un nombre se hace célebre por las virtudes, por los he­
chos esclarecidos, por los talentos, por los méritos; así como se
envilece y se hace despreciable por los vicios y por las acciones in­
dignas, y la persona es la que obra, y de quien pasa el mérito ó el
vilipendio á su nombre. El nombre y la persona vienen á ser una
misma cosa, y cuando se pronuncia el nombre de alguno se hace,
por decirlo así, la historia de su vida, el compendio de sus obras,
su elogio ó su reprobación. Al oir el nombre de Alejandro Magno
se ofrece á nuestra alma la idea de un conquistador y domador de
las naciones, y no podemos evitar que el nombre de este y otros
grandes héroes forme el completo elogio de sus personas, y que los
tengamos en aprecio y estimación. Si el mérito está en las perso­
nas, podemos decir que la gloria sigue y acompaña á los mismos
nombres que las dan á conocer.
7. ¿Qué es, p u e s, lo que entienden y deben entender los cris­
tianos por el nombre de María? Entendemos que esta es la Hija del
eterno P ad re , y concebimos en ella un poder grande que el Señor
la comunicó sobre todas las criaturas, y aquella admirable autori­
dad que la dio sobre su mismo unigénito Hijo que viviendo en núes-,
tra carne habia de estarla sujeto, de modo que el mismo Sol de
justicia habia de obedecer á M aría, así como el sol de nuestro fir­
mamento obedeció y se detuvo en su carrera á la voz de un hom­
bre. Entendemos que esta es la Madre del Yerbo hecho carne, de
quien recibió la sabiduría. Que es la Esposa del Espíritu Santo que
la dió en toda la plenitud y abundancia de que es capaz una cria­
tura los dones de la ciencia, de la caridad, del temor filial. Que la
enriqueció en el órden de la naturaleza con todas las dotes que eran
dignas de una esposa suya que quería proponer á los hombres como
objeto de su reverencia; con todos los dones de la gracia que pu­
diesen inspirar confianza á los fieles, á quienes proponía á María
como á una m adre para su consuelo, y con todos los dones de la
gloria, como que la proponía á los espíritus celestiales para que la
SOBRE EL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARIA. 153
alabasen y venerasen por toda la eternidad. De aquí es que el ve­
nerable nombre de María es nombre de grandeza que inspira te­
m or y respeto. Es nombre de bondad que inspira confianza, sua­
vidad y ternura. El mismo Dios se ha dignado partir la significación
de este nombre con M aría, haciendo que ella sea Señora así como él
es Señor, Se ha dignado partir con ella su misericordia, haciendo
que así como él es el P ad re, sea ella la Madre de las misericordias.
¿Qué mas necesitarémos para reverenciarla y am arla? Por su nom­
bre solo ¿no podemos conocer que puede y que quiere ser nues­
tra intercesora y abogada para con aquel Dios que la hizo Señora
nuestra?
8. Por el nombre de María entendemos un nombre glorioso é
ilustre; el compendio de todos los títulos y grandezas de aquella á
quien el mismo Dios escogió para Madre suya; de modo que para
expresar la dignidad mas grande que podemos imaginar, la mayor
elevación que puede encontrarse, la obra mas excelente de la na­
turaleza y de la gracia que ha salido de las manos de Dios, y todas
las eminentes prerogativas que corresponden á tanta dignidad y ele­
vación, no podemos hallar otro nombre que el de María. Este es
como el centro de todas las perfecciones, el punto de vista en que
se deja conocer su obra escogida y predilecta, y se distingue de to­
das las demás. N ada, nada puede hallarse mas propio ni mas á pro­
pósito que el nombre de María , que significa Señora. El mismo Dios
quiere llamarse y darse á conocer en las sagradas Letras con el nom­
bre de Señor. Ego D om inus . .. Scietis quia ego D om inus . Con frecuen­
cia hallarémos en las páginas del sagrado texto que Dios se llama
Señor, como que lo es por excelencia, y el que tiene el dominio su­
premo sobre todas las cosas criadas. Nosotros lo reconocemos y le
saludamos cada dia en nuestras oraciones llamándole S e ñ o r: pues
este nombre de que se glorian los principes de la tie rra , y que ante­
ponen á todos los demás títulos de sus honores y distinciones, como
que es el fundamento de todos, este es con el que Dios quiso que se
llamase su Madre por todos los siglos y generaciones.
9. Según esto, conoceremos fácilmente oyendo el nombre ad­
m irable de María, como el Padre eterno la comunicó parte del po­
der que tiene sobre su H ijo , y la dió potestad, no solo sobre todas
las cosas criadas, sino también sobre el mismo Hijo de Dios hecho
hombre. Conocerémos, llamándola y reconociéndola por Señora, que
á esta idea y título principal se allegan como contenidos y funda­
dos en él los títulos de Reina del cielo y de la tie rra , y que así como
11 T. III.
154 SERMON III
al nombre de Jesús se dobla toda rodilla en el cielo, en la tierra y
en los infiernos, porque es ol Criador de los espíritus celestiales,
porque venció al mundo y al infierno : que así como el cielo rebosa
de gozo porque por el nombre de Jesús reconoce á su Señor; se
alegra la tierra porque oye el nombre de su reparador, y tiemblan
y se estremecen los infiernos, porque este es el nombre de su ven­
cedor; así también el nombre de María produce en todas partes sen­
saciones correspondientes á la reverencia debida á su dignidad y
cualidad de suprema Señora. ¿No es verdad que se aleara el cielo
y exclam a: Quién es esta que sube por el desierto como el humo
que se forma de-los aromas de la mirra y del incienso ? es decir, que
se eleva sobre los Angeles y los Arcángeles, sobre las Potestades y
los Principados, sobre los Tronos y Dominaciones, y sobre todos los
Santos? Esta Madre divina ¿no es la Reina del cielo, la Madre del
Verbo eterno, la que no reconoce otro superior que á solo Dios? La
tierra se admira también y se alegra de venerar y reconocer en Ma­
ría á la Señora del mundo y Madre de todos !os hombres. El infierno
también experimenta los efectos del nombre dulcísimo de María, que
le es mas terrible que los ejércitos en batalla, porque al oirle los
demonios recuerdan la muerte que les dio quebrantando la cabeza
de la antigua serpiente; recuerdan á la que destruyó su imperio, á
la que es su Señora por el triunfo y victoria completa que consiguió
de ios espíritus de las tinieblas.
10. Y nosotros, Virgen gloriosísima, nos llenaremos de gozo
en teneros y reconoceros por aquella que quiso el mismo Dios dar-
nos por Señora, y procuraremos rendiros los obsequios que corres­
ponden á vuestra grandeza y á vuestros esclarecidos privilegios. Pu-
blicarémos con san Anselmo, que no sabe lo grande que es Dios
el que no se forma una idea grande de la excelencia y dignidad de
María, Declararémos que ignora la virtud y el poder del nombre
de María el que no hace profesion pública de estaros su jeto , y se
gloria del título de vuestro siervo mas que de todos los títulos ilus­
tres de este mundo. Diremos que despues del nombre de Jesús no
hay otro mas santo, mas augusto, mas excelente, mas digno de
veneración, mas poderoso, y del que podamos esperar mayores so­
corros y auxilios, que el nombre dulcísimo de María. Diremos que
en el nombre de María se reúnen todas las grandezas, todas las per­
fecciones, todos los auxilios y gracias que podamos e sp erar: que el
nombre de María es el terror del infierno y la alegría de la gloria,
que sosiega las tem pestades; es el consuelo en nuestras tristezas; el
SOBRE EL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARÍA. 155
refugio en nuestros infortunios; el remedio en nuestras enfermeda­
des; el arma poderosa para vencer las tentaciones; el que puede
proporcionarnos la paz interior del alma, una suerte santa y la eterna
bienaventuranza. Dirémos, en fin , que el nombre de María nos re­
cuerda á la que es Madre de Dios y Madre de los hombres. Justo es
que en el nombre de María reconozcamos la mas sublime dignidad
y grandeza de una pura criatura, y que todo lo criado la rinda sus
obsequios como á la suprema é incomparable majestad de Madre de
Dios y de los hombres. Y justo es también que pongamos nues­
tra confianza en María y en la invocación de su santo y poderoso
nombre,
11. Desde el principio de la Iglesia los fieles han acostumbrado
invocar frecuentemente los divinos nombres de Jesús y de María;
porque amaban á las personas, y es un consuelo para los que aman
el recordar y repetir los nombres de aquellos á quienes ain an ; por­
que sabían bien que estos nombres tienen virtud para inspirar de­
voción, ternura y abundancia de pensamientos saludables y san­
tos. Consultad á vuestro corazon, y decidme si podéis pronunciar
con reflexión el nombre de María sin que recordeis que esta es la
Madre del Hombre-Dios, y que amando tan tierna y afectuosa­
mente á su Hijo nos ama también á nosotros como á hermanos de
Jesucristo, que por lo mismo somos también hijos suyos; si podéis
pronunciar el nombre de M aría, sin recordar con placer que es la
Madre de Dios y Madre y Señora nuestra.
12. Siendo a s í, ¿cómo podrémos dudar que el nombre de Ma­
ría es el consuelo en nuestros trabajos, el consejo en nuestras d u ­
das, el refugio en nuestras aflicciones, y el remedio universal de
nuestros males? ¿Qué mas necesitamos paTa avivar nuestra con­
fianza y esperarlo todo del nombre santísimo de M aría? ¿Por qué
no ha de inflamarse nuestro corazon en amor de este divino nom­
bre? ¿Por qué no ha de imprimirse profundamente en los corazo­
nes de todos? ¿Por qué no lian de celebrar y venerar todos á un
nombre bajo el que ninguno debe desesperar, siempre suave y sa­
ludable para nuestras alm as, que siempre nos consuela en las angus­
tias y nos sostiene en los trabajos, á un nombre que es el nombre
de la que es Madre de Dios y M adre y Señora nuestra?
13. Sin em bargo, amados m ios, este nombre de tanta virtud,
de tanto poder y consuelo será para nosotros un nombre vano, un
título sin significado alguno, como el de un rey sin súbditos y el de
un señor sin vasallos, si nosotros rehusamos ser del número de los
11*
156 SERMOTí III
siervos y súbditos de M aría; si no queremos prestarla el culto, los
obsequios y oficios que podemos y debemos como á Madre nuestra.
¿Y pretenderémos que nos sea provechoso, si no le pronunciamos
en las aflicciones, sí recurrimos á María en busca del socorro de
nuestras necesidades tem porales, y no tememos manchar nuestras-
lenguas con los juram entos, las maldiciones, las palabras y cancio­
nes escandalosas, si tenemos serenidad para vivir de asiento en el
pecado?
14. Yo debo recordaros, y vosotros debeis saber, que el nom­
bre de María nada sirve para los pecadores endurecidos, que no
suministra consuelo alguno á los que quieren vivir y morir en sus
crímenes; solo es útil para los que habiendo perdido la gracia de
Dios por los extravíos de su vida procuran romper las ligaduras que
los amarran á los vicios con una sincera penitencia; para los que
procuran salir de sus errores, y pensando sériamente en la brevedad
de su vida suspiran por tener una dichosa m uerte; para aquellos
que gimen pidiendo á Dios y levantando sus manos al cielo para
que les dé tiempo para convertirse y hacer penitencia* A estos ayu­
d a, socorre y alienta María santísim a, y en la iuvocacion de sp
santo nombre hallan unos recursos incomparables, bailan una es­
peranza segura, una prenda de su salvación,
15. El nombre de María siempre será un bálsamo saludable;
pero para los cristianos irreligiosos y carnales es como un bálsamo
que está cerrado en un vaso y no se derram a ni esparce; un bál­
samo inútil, porque no quieren valerse de é l, ni aplicársele. ¿Qué
sirve un aceite cerrado en un vaso, si no nos aplicamos su unción?
Abramos, hermanos míos, este vaso misterioso, esto es, penetre­
mos el significado del nombre dulcísimo de M aría, invoquémosle
con fervor, apliquémosle, y, atraídos de la fragancia de su olor, de
sus virtudes y gracias, renunciemos á la corrupción de nuestros
pecados. ¿Q ué importa que cantemos las glorias de María y que in­
voquemos su nombre? No es bastante; es preciso que sigamos el
olor de su buen nom bre, que imitemos sus virtudes, que acudamos
á esta Señora con toda sinceridad y con una firme detestación de
nuestras culpas para que sea nuestro refugio, nuestro consuelo,
nuestra ay u d a, nuestra madre y nuestra abogada; que seamos hu­
mildes, puros, penitentes, que hagamos de nuestro corazon un tem­
plo digno de que se conserve en el nombre de M aría, que nos de­
fienda en los peligros de la v id a, en los horrores de la m u erte, y nos
proporcione la entrada en la gloria, Amen.
SOBRE EL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARIA. 157

ASUNTOS

PARA EL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARIA.

1.° N o v ite e x nom im . (Exod. x x x m ). Por el nombre se suele ve­


nir en conocimiento de las cualidades de quien lo lleva, siempre que
haya sido im puesto, no por el capricho de los hom bres, sino por
impulso divino. Ahora bien : el nombre de M aría, en opinion de los
santos Padres, señaladamente de san Pedro Damiano, habiendo sa­
lido del tesoro de la Divinidad, nos da una idea sublime de la Vir­
gen, porque: l.° e s el mas glorioso, por significar S eñora; 2.® es el
que mas le cuadra, por expresar el oficio de ilu m in adora ; 3,° es el
mas feliz que pueda darse á pura criatura, por significar estrella del
mar. — El nombre de María expresa la mas alta dignidad á que pue­
da llegar una simple criatura; indica la obra mas noble de la gra­
cia y de la naturaleza que haya salido de las manos de Dios ; desig*
na las mas ámplias prerogativas que han de sostener tan grande
dignidad. Nombre i por lo tan to , que en compendio nos pone á la
vista cuanto hay de grande , ilustro y singular en M aría, quien co­
mo Madre de Dios es la Soberana del cielo y de la tierra. — María
es llamada ilum inadora , porque parió al mundo al que es su ver­
dadera lu z , y porque siendo la que está mas cerca del Sol de jus­
ticia, es también la que mejor puede comunicarnos su lu z .— Ma­
ría Virgen es la estrella polar, merced á la cual podemos fácilmen­
te llegar al puerto de salvación ; y por consiguiente, nuestra espe­
ranza en las humanas vicisitudes. Respice stellam, vo ca M a ria m .
2.° Este santo nombre puede ser considerado bajo tres aspec­
to s: 1.° en sí mismo; y es santo, porque impuesto por orden de
D ios, proferido por un Angel y expresado repetidas veces en las Es­
crituras, y porque santa es la persona que él denota, aun mas, lle­
na de méritos y gracias; 2.° en orden á la persona á quien se ha
im puesto; y es glorioso por indicar el fin para que ella nace, el
oficio á que está destinada, y la dignidad que ha de ad o rn arla; 3.°
en orden á aquellos en cuyo favor ha sido impuesto á María ; y es
un nombre lleno de dulzura, esperanza y consuelo, por represen­
ta r á la que ha de parir al Redentor del mundo y cooperar de un
modo particular á la misma redención, por lo cual se la llamará
mediadora y corredentora de los hombres.
3.° Confiteantur nomini tuo m agno , quoniam terribile et sanctum,
158 ASUNTOS
est. (Psalm. x cv m ). El nombre de María es grande por lo que sig­
nifica: nomini tuo m agno; terrible por lo que obra: ícmín7e;ysanto
por lo que encierra: et sanctum est. Significa la amplitud de los do-
jies de María. Obra la destrucción de nuestros enemigos. Encierra
las perfecciones de Dios,

Sentencias de la sagrada E scritura.

Nomen Virginis Maria. ( L u c. i).


Vocabitur nomen ejus, quod os Domini iocutura est. (/sa i. x l }.
In nomine ejus gentes sperabunt, (M a tth . x n ).
Scríbam super [eam) nomen novum , nomen Bomini m ei, et no­
men civitatis Dei. {A poc. x ii),
Ecce enim ex hoc beatam me dicent omnes generationes..., et
sanctum nomen ejus. (L u c. i).
Secundum nomen tuum , sic et laus tua in fines terree. (P salm .
x ltii).
Dicite quia magnum est nomen meum in gentibus. (M alach. i),
Unguentum eflusum est nomen tuum : ideo adolescentulae di-
lexerunt te. (C ant. i).
Novi te ex nomine, (E x o d . x x x m ) .
Gonfiteantur nomini tuo m ag n o , quoniam terribile et sanctum
est. [P sa lm . xcv m ).
F iguras de la sagrada E scritu ra .

Entre las figuras de la Virgen merece singular mención María,


hermana de Moisés, por la conformidad del estado y profesion ;
pues que, en sentir de Ambrosio, del Niceno, del Crisólogo y otros,
fue constantemente TÍrgen , si la virginidad era aborrecida en la ley
antigua.
E ster, que bajo muchos aspectos es mirada como figura de Ma­
ría, ío es especialmente en el n om bre, el cual es interpretado : do *
m in a trix .
La mujer del Apocalipsis, vestida del sol, y teniendobajo sus piés
la luna y por corona las estrellas, representa á la Virgen Madre,
cuyo nombre designa la luz que difunde y comunica á la tierra.
David, que sin armas se adelanta contra G oliat, confiado en el so­
lo nombre de Dios, figura a) devoto de la V irgen, q u e , afianzado
en su santo nom bre, arrostra im pertérrito sus enemigos espiri­
tuales;
PARA EL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARÍA. 159
Las victorias que Moisés reportó de los am alecitas, y Gedeon de
ios madianitas, aquel en virtud de una perseverante oracion, y es­
te con la confianza en D ios, puede ponérselas á colacion con la der­
rota de los turcos en 1683, la cual dió origen á la presente festi­
vidad.

Sentencias de los santos P adres.

De thesauro divinitatis Mariae nomen evolvitur. (5 . P e tr. D am .


serm. X I de A n n u n u ).
Nomen novum quod os Domini, scilicet Filius D ei, qui est os
Patris , per Angelum nominavit. [Idiot. I. de Contempl. III).
Ante causam dignitas Virginis annuntiatur ex nomine. [S . P&tr.
ChrysoL serm . CXL1I).
Speciale Mariae nomen invenit, quod significat «Deus ex genere
«meo.» (S , A m br. L de inst. V irg. V).
Venit M aria, hoc nomen Matris est C hristi, venit ergo Mater in
nomine. [ D . ChrysoL-sertn. CXLVI).
Ita nomini Mariae virginitas et sanctitas inseparabiliter sunt ad-
ju n cta, quod, cum agit B. Lucas de pcenítentia Magdalenae, prop-
ter hujus nominis reverentiarn non ausus fuit M ariam , sed m ulie-
rem nom inare; et paulo post, cum dicit eam justificatam á Domi­
no de suis facultatibus lili m inistrare, yocat M ariam. [R ick, á S .
L m ir . ).
Mari® nomen prophetiae germ anum e s t; hoc virginitafcis insig­
ne, hoc pudicitiae decus, hoc ¡ndicium castitatis; hoc -Dei sacriíi-
cium , lioc collegium sanctitatis. ( D . P e tr. C ry s . serm. CXLVI).
Dignitas \ irginis annuntiatur ex nom ine; nam Maria hebrseo
sermone, latine Domina nuncupatur. {Id . serm. C X LII).
Infernaí potestates Mariae vocabulum reíorm idant [S . B e r n .) :
íluunt sicut cera a facie ignis, ubi inveníunt hujus nominis recor-
dationem etsollicitam invocationem. f S . B o n av . ).
Tanta est virtus tui sanetissimi nominis, ó semper benedicta V ir­
go M aria, quod mirabiliter emollit et peoetrat duritiem cordis hu-
maní. [Idiot. I. de V irg. M . V).
In rebus dubiis, in angustiis, in perieulis, Mariam cogita, Ma­
riam invoca; non recedat ab o re , non recedat u corde. Ipsam co­
gitaos , non e rra s ; ipsa protegente, non metuis ; ipsa duce, non fa-
tigaris; ipsa propicia, pervenis. ( S . B ern . serm . II sup. Missus).
Maria Domina et stella maris. ( 5 . B o n a v .), <
160 ASUNTOS
Dicitur Maria stella m a ris: plures enim stellas habet coelum,
m are unam quai est prse illís ómnibus clarior. [Euseb. serm . sup.
Missus).
Verefacta est Domina omnium creaturarum , cum Creatorisom -
nium facta est Mater. (5. Joan. D am asc. serm . 1Y d efiá e).
Montes christianorum sacrosanctum nomen tu u m , 6 Virgo, per-
petim decantatum confirmat. (I d . Ode VI de B . M . ) .
Quomodo corpus nostrum vitalis operationis signum habet respi-
rationem , ó SS. Dei pura, SS. nomen tuum , quod in ore servo-
rum tuorum versatur in omni tem p o re, hoc vitai non modo est sig-
num etketitiae, sed etiam illam conciliat et procurat. (5. G erm .
Constantin .).
Dei Matris nomen sit mihi ultimus linguaí Joquentis m otus, ut
illuc, velut olivae ram um , in o re fe re n s, avolem et requiescam.
( I d . o r . VI in A nnunt . ).
Peccator e s ; ad nomen Mariae eonfugias. lpsum solum sufficit
ad m edendum ; nulla enim pestis sic haeret, qttíe ad nomen Mariai
non cadat continuo. (R ich. a S . L a u r .).
Ecclesia, audito nomine Marise, genua terne infigit, quia pr®
nominis reverentia quasi mare confragosum, sonant vota populo-
rum . (P e tr. Bless. serví. X X V III).
Cujus nomen prajconizatur in m undo, nisi Virginis hujus? Cujus
laus celebratur in ore populi fidelis, nisi Virginis Mariaj ? Unde
eleganter fama et gloria nominis ejus oleo efluso com paratur. (B .
A lan , in cap. i in C ant . ).
Si adversitates tribulationum te jacten t, et superantes te quasi
p ro stern a n t; invoca Mariam, (A lb . M . in cap. i L u c . ).
Nomen Virginis Mari® jubilus in corde, mel in ore, melos in a u -
re. ( 5 . A n t. P a ta v .).
Tanta) yirtutis est et excellentiae hoc nom en, u t ccolum rideat,
.térra leetetur, Angelí congaudeant, cum Maria nom inatur. ( ld io t .).
Expavescunt coeli Reginam spiritus maligni, et diflugiunt, audi­
t o nomine ejus. (T h o m . á K e m p is, serm. IV ad nom t . ).
Post singulare illud dilectiFilii tu i, 6 M aria, non aliud nomen
coelum et térra nom inat unde tantum g r a tia , tantum spei, tantum
suavit'atis pise mentes concipiant. (5 . F ranc. de grat. N o v . Test,
tract. VI).
Beatus qui diligit nomen tu u m , Virgo M aria; gratia tuaanim am
ejus confortabit, tamquam fontibus irrigatum in eo fructum p ro -
pagabit. (5 . B onav. in P sa lt. V .).
PAILA. E L SANTÍSIMO NOMBRE B E MARÍA. 161
Gloriosum et admirabile nomen tuuml qui illud retinent, non
expavescunt in pancto mortis. {Id . ibid. ).
O celeberrimam nomen Marieel Q aom odo posset nomen tuum
non esse celebre, quod etiam nominari non potest sine nominantis
utilitate?.(/í/. ¿n spec. V. c. 8 ),
Ipsa est cujus vita gloriosa lucem dedifc saiculo. Ipsa est lucerna
Ecclesiaead hoc illumínata á Deo ut per ipsam á tenebris mundi
illuminaretur Ecclesia, (Ibid.).
Pax multa observantibus nomen tu u m , Mater Dei. {Ibid.).
Nomen Virginis María, q u o d , interpretatum, maris stella dici-
tur, et Matri Virginí convenienter aptatur. ( 5 . B em . hom. II sup.
Míssus).
Ne ayertas oculos á fulgore hujus sideris. Si non vis obrui p ro-
cellis, etc., respice stellam, voea Mariam. [Id. ibid.).
O magna, ó pía, ó multum laudabilis MaríaTTu nec nominari
potes, quin accendas; nec cogitari quidem, quin recrees afíectus
<liligentium te. {Id . ).
Ut solé sublato, non lucescit; sic, sublata María. (5 . B em . in
Nat. V. ).
Quid dígnum ea loqui possumus, cujus ne nomen quidem va-
cuum Iaudis est?.*. ut mihí videatur non hominis habuisse nomen,
sed oraculum quod indicavit quid esset futura. (5 . Arnbr. I. rfcF .)-
Turris fortissima nomen D om in a : ad ipsam fugíet peccator, et
’liberabitur, (Rich. á S . L aur.).
Non est in aliquo nomine tam potens adjutorium, nec est aliud
nomen datum hominibus, posfc nomen Jesu, ex quo tanta salusre-
fundatur hominibus, sicut nomen Marise. {Id. ibid. c. 2).
Hsíc brevis oratio, Jesús et María, facilis est ad tenendum, dul­
cís ad cogítandum, íortis ad protegendum. {S. Tkom. á Kemp. ).
ESQUELETO DEL SERMON I

SOLUE LA

PRESENTACION DE NUESTRA SEÑORA.

Sflíicfi/ícíiwi Ííificríi<u!tííum suntn Al—


tissímus- ( PsaJm. iL v , 3 ).
Santificó su tabernáculo d Altísimo.

1. Si el templo de Salomon fue llevado á su última perfecciuü


con tanto primor porque habia de contener el arca de la alianza
con el maná, la vara y las tablas..., con cuánta mayor magnificen­
cia edificaría Dios el templo místico de la Virgen por haber de con­
tener... Hé aquí por qué el Espíritu Santo la encaminó al templo
desde niñita...
2. El sacrificio que de sí misma habia hecho María ya desde sus
primeros momentos era mas aceptable á Dios que lo s... Como ha­
bia de llegar un día en que el Dios-Hom bre debia ser presentado
en aquel tem plo,.., convenia también que ella se presentase...
3. Elevó Dios la Virgen á ser templo animado de la gracia di­
vin a..., de la divina sabiduría..., de la divina gloria...
4. Invocación: ¡Virgen bendita...!
5. Trabajo de la naturaleza en las diversas estaciones del a ñ o...
Ley natural... Ley mosaica... Ley de gracia... María fue santifica*
da con toda la plenitud de la misma : Sanetificavit tabernaculum
suum... Por eso fue templo augustísimo de la divina gracia.
6. Solió Dios antiguamente sombrear con elegantes símbolos los
dones mas excelsos que quería dispensar á sus almas favoritas. Jo­
sé... Ester... Abraíian... Las gracias de María no podían sombrear­
se bajo uno ni pocos sím bolos... Así es que fue simbolizada por aquel
sinnúmero de figuras de estrella, luna, aurora, e tc., etc. ¡O h sa­
cratísimo templol ¿quién es capaz d e ...?
7. In Matre Dei fuit gratia tali dignitati proportionata, dice santo
Tomás. La dignidad es inmensa, infinita; luego también la gracia
es... San B ernardino..., san B ernardo..., san Buenaventura... V e­
nerable E scoto... Excepto Chrisio, tanta gralia Virgini data est guan­
ta , etc., dice el Abad de Clara val.
DE NUESTRA SEÑORA. 163
8. Hé aquí el origen de aquella purísima virginidad... H éaquf
ja fuente de aquella hum ildad... Virginitate p la cu ü , humilitate con-
cepít. Pureza magnánima, que prefería a la gloria de la materni-.
dad divina, s i . . . ; humildad profunda, que, cual árbol, tanto mas
se abisma, cuanto...
9. De ahí aquellas dos alas de fuego, alce ejus, alas ignis, con que
l;1 Espíritu S anto..., y con las cuales ella volaba todos los días y to­
dos los mom entos...
10. María llenaba el templo y sus dependencias con la fragancia
desús virtudes... L a gracia radiaba por su frente, centelleaba por
sus ojos, etc. Gracia era cada acento de sus rosados labios; gracia
cada movim iento... ¡Qué mucho qué...! |O h hermoso templo de
Dios...l ¡Oh feliz auro ra...! Por tí se m uestra ya cercano aquel as­
tro ... ¡Dichosa tú...!
11. En vano, desde la caida de Adán / habia buscado la Sabidu-
ría^ncreada un lugar de descanso entre las criaturas : I n ómnibus
requiera qu(Esim. .. Sapientia ubi in ven itu r? preguntaba Job, etq u is est
locus intelligcntüe ? ... Abyssus d ic it: non est in m e ; etm a re loquüur ;
non est m eeum ... Abscondita estabocu U s om nium , etc... P erditio et
mors d ix e r u n t; auribus nostris audivim us fam am e ju s... Deus intclli-
<jit viam ejus, e t, etc.
12. S ínai..., relámpagos, truenos..., y despues sp iritu s aura? te­
n is ... En la nueva ley se oyó una voz que dijo : F ia t m ihi secundmn
verb m i tu u m ... y despues : requievit in tabernáculo m eo... ¡Alegraos,
cielosl ¡Consuélate, tierra! La Sabiduría infinita encontró ya...
13. ¡Oh! ¿quién supiera...? ¡Oh dichosa familia de David..,!
¡Oh umbroso collado, que..,! ¡Abrios, puertas eternales,..! ¡ Jeru-
salen y Judea...! Hé aquí la verdadera arca... Simeones, Anas,
Profetas.., Tales cánticos entonarían los...
14. Requievit en María la luz d e... P ro fu n dissim am divin a sapien-
tü e , dice san Bernardo, u ltra > etcM etc. R equievit en ella el ardor
y ... Illo nim irum igne, dice el mismo, Propheta) labia, etc., etc.
¡ Oh qué espectáculos eo la tierra y en el cielo! En la tierra un z a r­
zal... En la tierra mulier amicta solé. .. M agna plañe visio ... M agnum
signum m u lier, illtcsa manens, dice san B ernardo..., Requievit en
María la...
15. Requievit como el sol en el mundo mayor , y como el cora­
zon y la sangre en el mundo m enor; y así como la sangre..., y el
sol...
16. ¡Oh! Aquí el pensamiento y el habla no son suficientes...
164 SERMON I SOBRE L A PRESENTACION
Solo puede decirse qu e... Aquí el Hijo de D ios... Aquí fue derri­
b ada... A quí el grande Elíseo... Aquí la madre R ebeca... Aquí el
Ángel del gran Consejo... A quí, por fin ,...
17. ¡O h María! Justo es que pases serenos los dias y tranquilas
las noches en la soledad del tem plo, ya que en tí sola halló reposo
la divina Sabiduría... ¿Habrá hija de Sion que se atreva...? Mas
¡a h ! mientras tú bebes en las fuentes de la divina esencia las..., no
nos olvides á nosotros...
18. M oisés... Tabernáculo de la alianza... Operuit nubes taberna-
mlum testimonii, et gloria Domini implevit illud... ¡Cuánto mas no­
blemente fue llenado de gloría el tabernáculo de María al ser pre­
sentada...! Postquam perfecta sunt, gloria Domini implevit illam,..
No resonó aquí voz alguna del cielo,... pero en las excelsas regio­
nes oyóse una voz de amor : Unica est columba mea... Ponam m te
thronum meum... Adolescentularum non est numerus; una electa ex
miltibus; ponam, etc. Todo el mundo está lleno de mi gloria, pero
esta niña sola... Todas mis perfecciones brillarán en ella : la justi­
cia , la omnipotencia, etc.
19. Si tal fue María en la tierra, ¿cuál será en el cielo? Si tal
fue antes de ser Madre, ¿cuál seria luego de serlo..,? Palabras de
Guerrico abad...
20. Pero no es posible en tan corto tiem po, ni es para limitado
ingenio cantar las glorias d e ... Ella misma solo pone por medida de
las grandes cosas obradas en su favor la omnipotencia y santidad
de Dios : Fecit mihi magna qui...
21. Epílogo. Almas enamoradas de María, venid á admirar...
Miradla cual templo animado de la divina gracia..., de la Sabidu­
ría divina..., de la divina gloria... P látano..., P alm a..., C edro...
22. ¡O h Virgen excelsa! Justo e s , soberana Señora, qu e... Jus­
to es que por doquiera... Digna Madre de misericordia, rogad por
nosotros á vuestro H ijo. Y V os, ó H ijo, o id ..., á fin d e q u e ...
SERMON I
SOBRE LA

PRESENTACION DE NUESTRA SEÑORA.


ScnctificavU Íabernaculum suum Al-
tissimus. ( P s a l r a . x l y , 5 ) .
Santificó su tabernáculo el Altísimo.

1. Si el célebre y santo edificio del augusto templo mosaico fue


llevado á su última perfección con tanto primor del arte y tal pro­
fusión de gastos, que no contento el Altísimo de haber elegido pa­
ra la grande empresa al mas sábio de todos los hombres y haberle
dado al objeto vastedad de dom inio, grandeza de corazon y tran­
quilidad de paz, quiso además presidir él mismo aquella obra mag­
nífica y dotar de inteligencia y habilidad á los artífices, enrique­
ciéndoles con una maestría infusa y con una admirable é inaudita
destreza; ¡con cuánta mayor magnificencia y arte seria preciso,
hermanos m íos, se aprestaran los cielos á edificar el templo místico
de la.Virgen que habia de contener, no ya el arca del Testamento,
no el m aná, la vara y las tablas, sino al Hijo unigénito del eterno
Padre, Hijo quo formaba las eternas delicias de su paternal cora­
z o n , H ijo imagen consustancial del mismo, quien, cual esposo que
del tálamo saliera, iba á encorvar el empíreo y formar su carne de
]a pura sustancia de aquella Virgen, y sentar en su venerable seno
el santuario y el trono de la augustísima Trinidad ! ¡A h ! tal fue la
causa, si doy en el blanco, por que el Espíritu Santo, custodio ce­
loso de todos los pasos de su futura Esposa, la encaminó al templo
desde niñita y allí la entretuvo por espacio de diez años en suavísi­
ma contemplación , á fin de que aquel lugar que ya desde los buenos
reyes de Israel y de Judá habia sido honrado por los jueces y Pro­
fetas con mil actos de religión, adquiriese un insólito esplendor por
medio de las ejemplares virtudes de este mas bello y animado tem­
plo de Dios, como sucede cuando á la sombra se acerca la lu z , á la
figura lo figurado, al símbolo la realidad.
166 SERMON I SOBRE LA PRESENTACION
2. No es que tuviese necesidad de los ejemplos de aquellos sa­
cerdotes, ni de la expiación de aquellos sacrificios, aquella Virgen
que con mas noble sacerdocio consagrado habia á Dios desde los
primeros momentos de su bendito ser unas víctimas que le eran
mas aceptas y que la habian ya constituido delicia de la tie rra , amor
del cielo y alegría del paraíso. P ero , como habia de llegar un dia
en que se presentaría en aquel mismo templo su Hijo que, siendo
hombre y Dios, legislador suprem o, consolador de todas las almas
y hacedor de estupendísimas m a ra v illa s e ra convenientemente fi­
gurado en el arca, en las tablas, en el maná y en la vara ; por es­
to convenia que en el mismo templo se presentase también aquella
Virgen q u e , siendo liona de gracia y debiendo resultar fecunda del
Verbo y remontarse con la mente á lo mas alto de los cielos para
ser constituida trono d éla Divinidad, estaba bellamente simboliza­
da en la sagrada y augusta mole del templo de Salomón.
3. Venid, pues, m ortales, ¿ a d m ira r ese templo sacratísimo,
esa inocentísima doncellita; y entended cuán empeñado estaba el
Altísimo en santificarla : Sanctificavit tabernaeulum suum A ltissim us.
Elevó Dios la Virgen á ser templo animado de la gracia divina,
pues de la divina gracia la llenó ; elevóla á ser templo animado de
la divina Sabiduría; pues la hizo fecunda de la accidental y sustan­
cial sabidu ría; elevóla á ser templo animado de la divina gloria,
pues en cielo y tierra estableció en ella el trono de su gloria.
4. ¡Virgen bendita, tan amada del Padre celestial, que entre
todas las demás moradas terrenales á Vos sola os escogió para santua­
rio de sus maravillas! ¡Ah! ¡dispensad un socorro á mi débil inge­
nio abatido y oprimido de la inmensa luz de vuestros divinos ray o s!
¡levantad mi estilo para que por vuestra gracia se suba á la esfera
de vuestras alabanzas, á donde por su valer jam ás subiera! Y vos­
otros, hermanos m ios, mientras en la Virgen presentada en el tem­
plo de Jerusalen admiréis el triple y majestuoso templo de la Divi­
nidad , haced que el erizado camino que me habéis trazado se me
haga fácil y llano : A ve M a ría .
5. Así como la tierra , m adre fecunda y próvida nodriza de to­
dos los vivientes, según los diversos meses del ano va diversamen­
te comunicando su virtud por entre las yerbas, plantas y arbustos,
y despues de haber holgado en la fria estación, contenta con man­
tener aquel aliento de vida que se esconde en el gran reino vege­
ta l, al volver el sol á medir por igual rasero los dias y las noches,
vuelve á vestir de amor y alegría la naturaleza, y pinta de mil be-
DE WÜESTRA SEÑORA. Í6 Y
líos matices el monte y la llanura, y llena el aire de dulces cantos
y balsámica fragancia, y luego cobrando paso á paso con el favor
de los rayos benéficos siempre mayor fuerza y lozanía abre en for­
mas mil su fecundo seno, y da á luz innumerable prole de frutos,
esperanza y sosten del ávido agricultor; no de otro modo la super­
na y admirable gracia, productora universal de todos los santos
pensamientos y virtuosas empresas, bien que siempre se haya com­
placido en ver llenas de sus místicas generaciones todas las cosas,
sin embargo por secreta dispensación de ios eternos consejos quiso
por diversos grados comunicarse á las diversas edades del m undo;
y despues de haber en la ley de naturaleza sostenido los hombres
con los innatos dictámenes de la razón como con el hábito de sim­
ple vida, y luego en la ley mosaica nutrídolcs con la abundancia
de los bienes fugaces y frágiles de esta tierra , reservó para la ple­
nitud de los tiempos , como la llama san A gustín, el emplumar sus
alas y levantarles á vuelo sobre las cimas de los montes altísimos y
de los eternos collados donde descansan inmortales los amados ta­
bernáculos del Señor de las virtudes. Es verdad que en la misma
ley de gracia se dejan ver mayores ó menores las emanaciones de
los espíritus y dones, del modo que en el cielo diferente es el teso­
ro de la áurea luz que arrojan las estrellas : y aun cuando de los
santos Mártires esté escrito que 110 puede darse gracia mayor que
la que se les concediera, de dar la vida por la gloria de su Amado;
entre tanto es innegable que los santos Apóstoles cogieron de aque­
lla gracia la nata y llor, las primicias escogidas, el espíritu prime­
rizo : Ip si habucruntprim itias spiritus. Mas ¿quién dudará que, su­
biendo gradualmente por todos los órdenes de la eclesiástica jerar­
quía hasta parar en la V irgen, monte fundado sobre la cumbre de
los montes santos, de todas las gracias con que el benéfico Salvador
enriquece á manos llenas á toda alma ju sta , la altura mas inacce­
sible y mas inagotable plenitud no haya tocado á M aría de modo
que se la pudiese llamar por excelencia templo augustísimo de la
divina gracia, santificado con toda la plenitud d éla misma? S an e-
íificavit tabernaculum suum A ltissim us.
6. Dad de lejos la primera mirada á este grande edificio : que
así se podrá descubrir mejor la proporeion y simetría de todas sus
p artes, así como de cerca se distingue mejor el primor y prez de
cada una. Solió Dios en los antiguos tiempos sombrear con elegan­
tes símbolos los dones mas excelsos que quería dispensar á sus al­
mas favoritas. Sombreó el enaltecimiento que aguardaba á José en
168 SERMON I SOBRE LA PRESENTACION
Egipto bajo la figura de un manojo que se erguía ufano sobre los
manojos de sus herm anos; la futura elevación de Ester al trono de
Asuero bajo el símbolo de una fuente que iba tomando proporcio­
nes de caudalosa avenida; la alianza que quería estrechar con la
posteridad de Abrahan bajo la sombra do un hornillo volante que
corría con la velocidad de un relámpago sobre las divisiones de al­
gunas víctimas. Empero las gracias que sacar quería el Altísimo de
los tesoros de su omnipotencia para adornar y engrandecer á Ma­
ría ¡oh! esas gracias no podian sombrearse bajo uno ní pocos sím­
bolos. ¿Quó sucedió pues? Así como en aquellos libros, donde por
tanto tiempo se dejó ver envuelta en una gasa la verdad, fue bajo
tantas formas simbolizado aquel Hijo divino de cuyos labios fluyen
las gracias, como de los panales la dulce m iel, que los santos vo­
lúm enes, hablando propiamente, no son otra cosa que el mismo Je­
sucristo, aunque velado y oculto, y él á su Eurno no es otra cosa
que una declaración de las Escrituras y una explicación de los enig­
mas de todos los Profetas ; así la gran V irgen, este templo magní­
fico de la divina gracia, fue simbolizada con aquel sinnúmero de
figuras de estrella, lu n a, a u ro ra , $olt p u erta , escala, to r re , ja rd in ,
fuente, espejo , velo, a rc a , vara , vaso (le elección, rocío m a tin a l, lirio
entre las espinas, para que se entendiese que todas las gracias que
á partes se derraman sobre todas las demás criaturas, se admiran
reunidas y llevadas á un grado sublimísimo en M aría, templo no­
bilísimo déla divina gracia, ¡ Oh sacratísimo templo! ¿quién es ca­
paz de estimar la excelencia de tantos y tan preciosos atavíos que
os adornan ? ¿Quién puede medir con palabras su cúmulo y su peso?
7. Es célebre el sentir del Ángel de las escuelas, que la gracia
fue concedida á María en proporcion de igualdad con la dignidad
de Madre de Dios que habia de adornarla un d ia : J n M a tre D ei fu it
gratia tali dignitati proportionata. Ahora pues, decidme: si la digni­
dad participó de lo inm enso, de lo infinito , de lo incom prensible;
se sigue que inm enso, indefinito, incomprensible debía ser á nues­
tro entender aquel fondo de gracia que por ajuar le fue señalada.
S í : increíble lo llamó el enamorado de Jesús, B ernardino: infinito
lo llamó el melifluo Bernardo : inmenso lo llamó el serafín de las
escuelas Buenaventura : /«mensa fu it gratia qua Virgo plena fu it , Y
si la dignidad en pura criatura ya no podia tom ar creces; tampoco
en pura criatura podia, de consiguiente, tomarlas la gracia. Así es,
responde el venerable Escoto, Y si la gracia, despues de la de Cris­
to, fue la mayor posible ; luego debió dársele la mayor posible. Así
DE NUESTRA SEÑORA- 169
es que afirma el Abad de Clara v a l: E xcepto Christo, tanta gratice V ir ­
gini data est qu an tau m creaturce d a ri estpossibile.
8- ¡Oh elevación inefable! ¡Oh inenarrable vastedad del tem­
plo de la nueva alianza! Ahí teneis, herm anos mios, el origen de
aquella purísima virginidad de que hace hoy la Virgen un sacrifi­
cio nuevo y tan grato al Omnipotente. Ahí teneis la fuente de aque­
lla humildad que irá disponiéndola para ser Esposa y Madre del
Altísimo : V irgin itatcplacu it, humiUtate concepit. La gracia, herm a­
nos mios, de que María desde niña ha sido fidelísima lo g rera, es
una gracia insólita, una gracia nueva, una gracia, rigorosamente
hablando, singularísima. De aquí es que, cual árbol que cuenta
propicios cielo, tierra, agua y elem entos, se levanta sobre los as­
tros aquella pureza magnánima que pasaría por perder la gloriade
la divina m aternidad, antes que perder su candor de azucena. De
aquí es que, cual árbol empinado hasta las estrellas, que cuanto mas
á lo alto lleva sus ram as, tanto mas se abisma con sus raíces, se
hace siempre mas profunda aquella humildad por la cual querrá:
estarse cual esclava al pié de aquel trono á cuya derecha deberá
sentarse cual Reina.
9. De ahí despuntan las inmensas alas de esta Señora de los
Querubines que está continuamente velando el místico propiciato­
rio : alas encendidas y flamantes que dio al corazon de la Virgen el
Espíritu S an to , contemplándolo ardientem ente, como corazon de
su futura Esposa : A lw eju s , alee ig n is: corazon, desde el cual vo­
laban al cielo, no ya una yez al año como desde el Sancta Sánelo -
ru m , en cuya parte la mas augusta del templo mosaico solo una vez
al año entrar solia el antiguo pontífice, sino todos los dias y mo­
mentos , los timiamas y sahumerios de una purísima contemplación,
digno parto de aquella gracia que aquí tenia su delicioso asiento.
10. Mas la suavidad de estos perfumes, dilatándose por el atrio
y vestíbulo, embriagaba de dulce gozo celestial á todos los que se
cobijaban en aquel santo albergue, y les tenia embelesados de me­
losa maravilla. Y es que la gracia de que estaba llena M aría, ex­
halándose de cuando en cuando por todos sus sentidos, como por
otros tantos poros, radiaba por su frente, centelleaba por sus ojos,
relampagueaba y tronaba en sus palabras, y despertaba hasta los
ánimos mas feroces para venerarla cual númen bajado del cielo pa­
ra dar la felicidad á esta tierra. Gracia era cada acento de sus ro­
sados labios; gracia, cada movimiento d e sú s radiantes pupilas;
gracia, cada paso d esú s venerables p lan tas; gracia, cada gesto,
12 t . III.
170 SERMON 1 SOBRE LA PRESENTACION
cada movimiento, cada seña de su virginal persona. Adornada de
tantas gracias y celestiales favores, cual nuevo templo rico en in­
estimables alhajas, circumornata u t similitudo tem pli, ¡qué mucho
que, presentada á los ínclitos hijos deS io n , á los sacerdotes y pro­
fetas deJerusalen, estos se sintieran arrebatados com o ála vista de
insólita luz, y con el cantor del divino epitalamio exclamaran de
c o n s u n o : Qitoe est istaqm c ascendit sicut aurora valdc ru tila m ? ¡Oh
hermoso templo de Dios que vuelves tu fachada augusta al verda­
dero Oriente! ¡ Oh feliz a u ro ra , gentil mensajera de un todavía mas
feliz dia! El bendito Sol de justicia quede tí debe surgir, previnien­
do su glorioso nacimiento con una matinal propagación de luz, en
tí transfunde á raudales aquellos rayos que ahuyentan las despa­
voridas potestades de las tinieblas que introdujera la primera mu­
jer. Por tí se muestra ya cercano aquel astro suspirado de todas las
gentes. ¡Dichosa tú en quien tanto se complace el Altísimo, que,
despues de santificarte cual vivo templo de su divina gracia, te con­
sagra además cual templo vivo de la divina sabiduría : Sanctifica-
vil tabernaculum suurn A ltissim us .
11. Desde que el purísimo espíritu de celestial sabiduría, eva­
poración de la virtud de Dios, emanación de su inmortal resplan­
dor, altamente ofendido de las primerasgeneraciones del viejo Adán,
decreto hacer de ellas divorcio sempiterno : N on p en n a m b itsp iritu s
Hieus in homine in tcternum ; aquella sabiduría que se recrea en los
santos consejos é interviene en los eruditos pensam ientos, en vano
buscó entre la inmensa turba de las criaturas sensibles la vivienda
y el tálamo de su descanso : I n ómnibus réquiem q u a m vi; y peregri­
nando desde el orbe terrestre por los inmensos espacios, posó en
la inaccesible altura d é la eterna Majestad. D ím e, preguntaba Job,
ardientemente deseoso de saberlo : ¿dónde mora la sabiduría, y
cuáles el palacio, cuál el sagrado templo de la inteligencia : S a -
¡jim tia ubi invenitur? etq u is est loeus inteUigentue? Y cata ahí se le­
vantan de repente todas las criaturas del m u ndo, y con triste y son­
rojado semblante responden que lo ignoran. En mis vastísimos es­
pacios no está, decía el abismo. El mar decia también : jamás la
vieron mis profundos sumideros. Á b ysm s d ie it: non est in m e ; et
tnare loquitur : non est mecum . {Job, x x v m , 14). Escondida está á
Jos ojos de todos los vivientes; ni rastro de ella vieron jamás aque­
llas águilas atrevidas qu e, volando del Mediodía al Septentrión, mi­
den el cielo y ponen su nido en los picos mas culm inantes: Abscon -
dita est ah oculis omnium, vivm tiu m ; volucrcs quoque cceii iatet. Lo que
DE NUESTRA SEÑORA. 171
solo podemos decirte (respondieron á su turno, con confusos acentos
y murmullos, la perdición, la ruina y la muerte ) es que oímos
de léjos su bien sentada fama : P er ditío et m ors d ix e ru n t: auribus
nostris audivim us fam am ejus. Por lo dem ás, quien quiera saber mas,
¡i Oios lo pregunte, á aquel Dios grande que decreta el curso de
los vientos y el equilibrio de las aguas; q u e , ya en aquel tiempo
en que puso freno al océano y trazó el caminoá las estrepitosas tor­
mentas, salvando con una sola mirada los confines del mundo, vio
y conoció el investigable santuario de la sabiduría : Deus intelligit
viam ejus, et ípse novit locum iUius,
{2. Tal era el testimonio que daban pesarosas las criaturas to­
das. Hé aquí qu e, á semejanza de lo quepasó eD la humeante ci­
ma del Sin ai, cuando despues del rugido de los truenos y el fulgor
de los relámpagos sopló un céfiro fresco y placentero, spiritus a u ra
Im is, también, despues de los lamentos y triste -vocería de todo el
mundo sensible, se oye por el aura serena la yoz plácida, suave y
angelical de esa tierna doncellita, convidando al júbilo al mundo
todo, y anunciándole que, en virtud del consentimiento dado á la
propuesta de G abriel: F ia t m ihi secutulum verbum tu u m , la sabidu­
ría, que en balde se buscara en otra parte, ha erigido dentro su
alma feliz su templo adorable : Requievit in tabernáculo meo. ¡Ale­
graos, cielos! ¡consuélate, tierral que ya la divina Sabiduría, des­
pees de haber ido por collados y por playas en busca de reposo: I n
omm&its réquiem qum sivi , hallóle finalmente en m í, pues me ha
elevado á ser su tabernáculo, su santuario y su Madre : Requievit
in tabernáculo meo.
13. ¡O h! ¿quién supiera describir las músicas celestiales, las
alabanzas y cánticos divinalmente poéticos con que hicieran eco al
dichoso /ía td e la Virgen todas las angélicas jerarquías? ¡Oh dichosa
familia de David , d irian , de cuyo antiguo linaje ha salido tan pre­
cioso vástago! ¡ Oh verdadera Jerusalen donde, y únicamente donde
el místico Salomon ha levantado el templo de la divina Sabiduría 1
1 Oh umbroso collado que con tus misterios proyectas tu sombra no
en la ingrata Judea, sino en la escogida Iglesia de las gentes! ¡ Abrios,
puertaseternales del cielo! ¡V vosotros, Serafines, que formáis au ­
gusta corona al rededor del trono divino, honrad el v íy o templo
de la divina Sabiduría poco há aparecido entre los mortales! ¡Jeru­
salen y Judea! rendid honor á esa grande esperanza de los míseros
herederos de Adanl ¡Madre Sion ! jreune en torno de ella tus hijas,
las iglesias congregadas con la afluencia de todas las gentes! Hé aquí
12 *
172 SERMON l SOBRE LA PRESENTACION
la ycrdadera arca de D ios: ella sale de los tabernáculos de Cedar y
entra en los tabernáculos sanios de su Señor. Aguardadla en las pri­
meras puertas, ó Simeones, Anas, Profetas, Profetisas, guardas del
santuario ; que bien merece ella vuestros homenajes. Tales cánticos
entonarían los ministros de la corte celestial, quienes á millares de
bandadas guardan el embalsamado tálamo del pacífico Salomon.
i d . j Y ojalá nos descorriesen el velo de las arcanas é inefables
operaciones que en este su sacratísimo templo realiza la increada
Sabiduría! Entonces sí que entenderíamos el profundo sentido de
aquellas sublimes palabras: Requievit in tabernáculo meo . P e ro , si, en
expresión de B ernardo, la sabiduría es una luz, un fuego, un sa­
boream iento; oid cuán grandes cosas pueden acerca do ella com­
prenderse y medirse con la sola v ara, si bien cortísima, de nuestro
débil entendimiento. Requievit en ella la luz de la eterna Sabiduría,
é hizo claras y manifiestas á su mente no solo las cosas naturales,
sí que también lo tocante á la divina esencia, sus atributos, perso­
nas, relaciones y obras sobreexcedas. E ntró este templo creado en
el increado santuario de la Divinidad; penetró en el abismo profun­
dísimo de los celestes arcanos, y , recreando allí, cuanto es dable en
pura y mortal criatura, sus abarcadoras miradas con las bellezas
eternas, atrajo á sí del divino semblante toda suerte de ilustracio­
nes : Profundissim am divina; sapientúv ultra quam credi fo ssit (así Ber­
nardo) pcnelravü abyssum , ut quantum sine per son ah amone crcatitrcv
cm ditio p a titu r, luci illi innacccssibili videatur im mersa. R equievit en
ella el ardor y el fuego de la Sabiduría : y, mientras un tal fuego
no hizo mas que purificar los labios del buen Profeta é inílam arel
seno de los Serafines; á la Yírgen la invistió y circunvaló del todo,
dejándola como metida dentro de una masa y remolino de fuego:
Illo nim irum igne Prophetcc labia purganíur, illo igne Serajihim a ccm -
dunlur. Longe vero aliter M a r ia m eru it, non vehiti sum matim tangi,
sed operirim agis undique et cir cuín fu n dí, et iamquam ipso igne coneludi.
(Ídem ). Y aun cuando sea este un fuego consumidor, JDeus noster
ignis consumens; en M aría, sin embargo , por no encontrar ni cul­
pa ni apetito desarreglado, ardía tan solo para calentarla, como
hacen los fuegos eternos que resplandecen en el firmamento. ¡Oh!
j qué espectáculos se presentan en la tierra y en el cielo! En la tierra
un zarzal por el cual se pasea, silba y en v ia á lo alto bocanadas la
llam a; y deja no obstante frescas y verdes sus hojas. En el cielo
una mujer á quien el sol sirve de vestido, sin que por esto ardan
siquiera sus cabellos. Suelta, suelta, Moisés, tu calzado, que ese
DE NUESTRA SEÑORA. 173
lugar es dignísimo de reverencia: M agn a plañe visio, rubus ardcns
sinc combustione: magnum signum m ulier iílwsa manens, amtcía solé
(Idem). R equievit en María la suavidad de la divina Sabiduría; y
el gozo inefable que inundó aquella alma bendita, rebosaba en sus
potencias y sentidos exteriores, de modo qu e, llena de celestiales
delicias, deliciis affluens, parecía, no ya mísera peregrina de este
m undo, sino venturosa ciudadana de las supernas moradas.
15. Requiem t, como el sol en el mundo mayor, como el cora­
zon y la sangre en ^I mundo m en o r: y, así como la sangre aviva y
renueva todas las partes del cuerpo hum ano, y el so l, á fuerza de
reflejarse y refractarse en los lluviosos vapores que hiere con sus
dorados rayos, produce otro sol á él parecido; así la accidental sa­
biduría que en la celeste Niña descansaba ya desde sus primeros
años, elevándola cada dia mas, retinándola y abismándola de un
modo nuevo é insólito en Dios, sabiduría sustancial, atrajo sobre
ella la virtud del Espíritu Santo que la fecundizó de la sabiduría
sustancial: Requievit in tabernáculo meo.
16. ¡ O h ! Aquí sí que falta á la materia el pensamiento, al asunto
el habla, y al arcano la facundia. Solo puede decirse que en el tem­
plo donde hoy es presentada la V irgen, fue donde le trajo el ven­
turosísimo anuncio el paraninfo celestial. S í: fue en el templo ma­
terial donde pasó el Altísimo á habitar en su templo espiritual, y
donde la divina Sabiduría, de aquellas carnes que eran Ja flor de
la inocencia, como do las incorruptibles maderas del Líbano, edi­
ficó con inefable arquitectura su propia habitación, y erigió aquellas
siete columnas de plata pura, y colocó en él aquella almohada de
oro en que están simbolizados los siete espíritus del Señor y el aima
sacratísima del Salvador. Aquí, aquí el Hijo de Dios se vistió de
nueva y radiante belleza; y, encontrando, hermoso como e ra , a su
predilecta Esposa en su blanca estola, le dio el suspirado beso, y
celebró virgen con virgen las bodas deseadas de todos los siglos.
Aquí fue derribada aquella impenetrable muralla de antigua enemis­
ta d , donde la desobediencia de los primeros padres habia hecho un
cisma perpétuo. Aquí el grande Eliseo achicó su estatura para ni­
velarla con la de aquel niño á quien con gran milagro iba á devol­
ver la vida. Aquí la madre R ebeca, présaga de lo venidero, cubrió
el cuello y las manos de su afortunado Jacob con los peludos cue­
ros de inmundo cabrito. Aquí el Ángel del gran Consejo cebó aquel
anzuelo que desde el cielo fue lanzado á este gran mar para sacar
palpitante la antigua serpiente. Aquí, por fin, fue fabricado el bar-
174 SERMON I SOBRE LA PRESENTACION
reno de oro con que horadar la quijada del fiero Leviatan para ha­
cerle así vomitar los muertos q u e , sin pertenecerle, habia devorado
desde el remoto origen de los siglos.
17. ¡Qué encumbrados misterios se verifican, hermanos mios,
en el seno de una doncellita! ¡Oh templo de la gracia consagrado
á la accidental y sustancial SabiduríaI ¡Oh Marta! jO h VirgenI
i Justo es que pases serenos los dias y tranquilas las noches en las
calladas soledades y en los silencios sagrados del tem plo, ya que en
tí sola halló la divina Sabiduría aquel reposo q^e en balde buscara
en todas las demás criaturas celestes y terrenas! ¿H abrá hija de
Sion bastante osada para poner leyes y medida á los altísimos vue­
los de tu entendimiento ó para rom per los plácidos sueños de tus
extáticos sentidos? Mas ¡ah! mientras tú , niña por la edad y mujer
consumada en ciencia y gracia, bebes en las puras fuentes de ia di­
vina esencia las límpidas aguas de las mas excelsas y singulares vir­
tudes, no nos olvides á nosotros, pobres hijos del desgraciado A dán;
y de las cisternas rotas y cenagosas en cuyo rededor nos agitamos
esperando poder apagar nuestra sed, haznos pasar á las sagradas
fuentes del Salvador, que fuentes son de vida eterna.
18. Habia el santo legislador Moisés llevado á cabo la construc­
ción del tabernáculo de la alianza, conforme el divino mandato.
Erigido estaba el áureo altar y la sagrada mesa; cubríate un cum­
plido y precioso velo, y ardían en el gran candelabro claras luces;
cuando, al term inar su solemne dedicación, bajó improvisa y es­
pléndidamente la gloria dei Señor á circundarlo y llenarlo con una
lúcida nubecilla : P ostquam omnia 'perfecta sunt, operu-it nubes taber-
nacuhim testimonii, et gloría D om ini im plevit illud, (Exod. x l , 32),
Pero ¡ob! ¡cuánto mas noblemente fue llenado de la misma sobe­
rana gloria del tabernáculo de M aría, cuando, presentada en el
templo á la majestad del Altísimo por sus santísimos padres Joaquín
y A na, y renovando ella allí solemnemente aquella alta dedicación
que de su espíritu habia hecho tantas veces, y, junto con el espí­
ritu , de la inmaculada integridad de su cuerpo á él consagrada con
voto; mereció al fin que la plenitud de la divínn majestad bajase rá ­
pidamente sobre ella, como sobre el mas augusto trono de su glo­
ria : Postquam perfecta su n t, gloria D om ini implevit Mam, ¡Ah! Si aquí
el eterno Padre no hizo oir aquella voz santa que resonó en el Jor­
dán sobre su Hijo: H ic est FÜius meus díleclus in qito m ihi bene com-
p la e u i; oyeron las supernas regiones una semejante voz del am or,
y admiráronla extasiados sus m oradores: Unica est columba m ea -..
DE KÜESTRA SEÑORA. 175
2)ona.m in te thronum meum. Esa, esa es mi palom a, mi única ama­
da ; esa es la que entre millares mi gloria ha escogido para su es­
pléndido trono : Unica est columba m ea , una est dilecta m ea , electa ex
millibus. Y por innumerables que sean las almas que se me presen­
tan puras y queridas, almas que por haber triunfado del mundo se
sentarán un día en mi mismo trono : Q u i viccrit, dabo ei sedere m e-
cum in tkrono meo (Apoc. m , 2 5 ); esta sola entre todas las demás
subirá á un esplendor tal qu e, elevada á ser mi propio tro n o, pueda
comprender y contener la inmensa é incomprensible grandeza de
aquella gloria que ni el cielo, ni el cielo de los cielos pueden con­
tener : Adolescentularum non est num erus; una electa ex millibus, po~
nam in te thronum meum . Y, sí bien todo el mundo está lleno de mí
gloria, gloria Domini plena sunt opera eju s; esta sola Niña será, sin
em bargo, el inmenso teatro y fulgidísimo trono de la misma, por­
que en ella sola, como en un tabernáculo que be singularmente
santificado, brillarán con vivos rayos, no una que otra de mis per­
fecciones, sino todas : la justicia, la omnipotencia, la inmensidad,
la caridad, la independencia , la providencia, la eternidad , la ab­
soluta soberanía, y todas las demás que forman la augusta diadema
de mi fren te: Una ehcta ex millibus, ponam in te thronum meum.
19. Y si tal fue M aría, hermanos m ios, en el triste destierro de
los viadores, ¿cuál será ella en la beala patria de los comprenso­
res? Si tal fue cuando se preparaba para ser el tálamo del esposo
encarnado, ¿cuál será una vez hecha ya trono de su Rey coronado?
¿No habrémos de decir que allí contiene en sí misma á la divina é
incomprensible Majestad tanto mas dichosa cuanto mas familiar­
m ente, y por manera qu e, como dice Guerrico abad (serm. I de
A ssum pt. V irg .) , venciendo toda eminente altura de las supernas
mansiones, nada vea mas arriba de sí sino á su Hijo esta Madre,
nada sino á su Rey admire esta Reina , nada venere esta Mediadora
sino á su divino Mediador?
20. Pero perdonadm e, hermanos mios. No es para la estrechez
de limitado tiempo, no es para feble apologista el exponer y cele­
brar dignamente los privilegios singulares y excelsos que, á la par
de escogidas pedrerías, adornaron á la admirable Virgen desde que
fue declarada santuario y trono de la gloria del Altísimo. Cuanto
de ella podría decirse, lo epilogó ella misma en estas sublimes pa­
labras : F ccit m ihi magna qui potens est, et sanctum nomen ejus . ¿Lo
oísteis? De las grandes cosas que en ella se obraron, propone como
medida la divina omnipotencia y santidad: Q u i potens est, et sanctum
176 SERMON I SOBRE L A PRESENTACION
nomen ejus. Él es el Santo de los Santos, que hace partícipe de sus
perfecciones á la que fue destinada para llevar al que es principio
de la gracia y origen de la justicia : E t sanctum nomen ejus.
21. Ea pues, ó hijas de Sion, 6 almas enamoradas de María,
venid dispuestas á admirar á vuestra Reina ; y con un santo júbilo y
amorosos arrobos regocíjese en el Señor viviente vuestro corazon
y vuestra carne. Miradla cual templo animado de la divina gracia,
y , por los dulces frutos de honor y honestidad, semejante al plá­
tano cercano á las aguas que nunca pierde su inmortal frondosidad :
Quasiplatanus ju x ia aquam. Contempladla cual templo animado de
la divina sabiduría; y, por su inefable encumbramiento, semejante
á la empinada palm a: Sicat palma exallatain Cades. Miradla cual
templo animado de la divina gloria, y, por su augusta excelencia,
semejante al majestuoso cedro del L íb a n o: Sictit eedrus exaltata in
Libano.
22. ¡O h Virgen excelsa! ¡Q u égozo derrama en nuestras almas
vuestra inenarrable grandeza! Justo e s , soberana M aría, que, cuan­
d o se oye vuestro nom bre, tanto la majestad pontificia com o la real
dignidad se descubran por reverencia la cabeza é hinquen por de­
voción la rodilla: venerable templo de la gracia, de la sabiduría,
d e la gloria del Altísimo. Justo es-que por doquiera humeen alta­
res, se levanten estatuas, ardan antorchas, y se entonen himnos á
\uestro nom bre, mientras Vos estáis siempre pronta á amparar á
quien de corazon os invoca. Digna madre de misericordia, que nos
habéis dado un Hijo clem entísimo, rogad por nosotros á vuestro
H ijo. Y V os, ó H ijo, oid á vuestra Madre, á fin de que despuesde
hechos herederos de la divina gracia y de la cristiana sabiduría en
esta tierra, se nos haga dignos de la gloria en el cielo.
ESQU ELETO DEL SERMON II

SOBRE LA

PRESENTACION DE NUESTRA SEÑORA.

Intraibo in domum tuam in holocausUs :


reddam libiw ta mea. ( Psalm, LXY, 13}.
Entraré en tu rasa con holocaustos : le
cumplirá mis votos.

1. Nada brillante liay en el misterio de la Presentación como lo


hay en los de la Anunciación, Purificación y Asunción... Una nina
de tres años ofrece hoy sin pompa alguna su virginidad... Mas ¿n o
fue este un espectáculo el mas grato á los ojos de D ios...? ; Ah 1 Ma­
ría... repetía con mas fervor que David : Introíbo in...
2 . Palabras de san A m brosio... El holocausto de María es grato
á D ios, porque le ofrece la virginidad de su cuerpo y alma, y se la
ofrece cuando todavía el mundo no conocía su mérito.
3. Hé aquí una idea, hermanas mias, la mas propia para...
Como María, ofrecisteis vosotras á Dios la virginidad...

Primera pa rte: E t holocausto de M aría es grato á Dios, porque le


ofrece por víctima su propia virginidad.

4. La dignidad del sacrificio exige hostiam viventem, Sanctam...


La ofrenda de María fue primero viva, porq u e... Carro de E ze-
qu iel... Spiritus eratin rotis... No de otra manera llega la V irgen ...
Amando trahitur, hubiera dicho de ella san Agustín; sins leesione
trahitur, coráis vinculo trahitur... De las otras vírgenes de Israel pre­
sentadas al templo por sus padres, ha dicho san Jerónim o: Spes in
kis magis laudanda qwam res. Pero á M aría... H oy ratifica pública­
mente el voto que en secreto habia hecho en el mismo momento en
que recibió la vida*
5. Joaquín y A n a... Lucha entre su devocion y su piedad na­
tural... Joaquín suspira, Ana llora... María no hace caso d e... Sabe
que sus padres no se opon en... ]Q ué diferencia entre este sacrificio
178 SERMON H SOBRE LA PBESENTACTON
y el de Jefté!... No ignoraba María lo que exigía Dios de las dos
clases de víctimas que se le ofrecían en la antigua ley. De las bes­
tias exigia la m uerte, la carn e> la sangre, nusquam cor. De las per­
sonas solo el corazon... María le ofreció el suyo hostiam viventem,
G. 2 .“ La ofrenda de María fue también santa , hostiam sanctam.
] A h ! ¡Quién duda que María ofreció un corazon...! ¡Con qué fer­
vor diría: Doniinus p a rs h areditalis m e a ... Su cuerpo fue para el
mundo fons signatus; su corazon hortus con dm u s. . . No eligió la so­
ledad por temor del pecado... Solo el anhelo de gozar de Dios...
Dios la llamaba á ..., y ella correspondió con fidelidad...
7. Las figuras de los antiguos sacrificios debían cumplirse en
María. En aquellos la víctima ora primeramente separada de los
usos profanos, y seguía despues su inmolación. Lo mismo se veri­
ficó en M aría: su virginidad la separó... No hay d uda, la ofrenda
de María fue viva y santa : H ostiam viventem , sanctam , y por lo tanto
agradable á Dios : Deo píacentem.

Segunda p a r te ; E l holocausto de la virginidad de M a r ía fue agradable


á D ios, porque se lo ofreció cuando aun no era conocido su mérito en
el mundo.
8. En cualquier tiempo del año admira la belleza de una rosa,
pero es mucho mas admirable en tiempo de hielos y escarchas...
N adie, antes de M aría, conocia el valor d éla virginidad... Ella sacó
tan hermosa virtud , no solo de las tinieblas, sino también del opro­
bio... Ley natural... Paganos... Vestales...
9. Sinagoga... Micol... La virginidad era mirada entre los ju ­
díos como una nota de maldición, y un obstáculo p ara... Esto no
obstante María presentó á Dios el lirio de su pureza..,, y creyó que
esta no podía menos de agradar á Dios, por mas que los hom bres...
Así logró ser Madre de Dios quedando virgen, mientras que las que
no querían ser vírgenes para serlo perdieron una y otra cosa...
10. Dios quería ensalzar de un modo maravilloso aquella vir­
tu d ... Durante cuatro mil años esta no encontró en el mundo mo­
rada apacible... Solo en María encontró... María votó la virginidad,
y la elevó... Su holocausto fue, pues , grato á Dios, porque...
11. Vosotras, esposas de Jesucristo, que á imitación de María
habéis consagrado á Dios vuestra virginidad, seguid también sus
pasos no perdiendo jamás de vista tan noble ejem plar... Sed agra­
decidas al Señor por haberos... Sed constantes en vuestFa voca­
ción...
SERMON II
SOBRE L A

PRESENTACION DE NUESTRA SEÑORA.


hüroibo in domum luam in holocaustis:
■reddam Ubi vota mea. ( P s a l r o . l x v , 13) ,
Entraré (mi tu casa con holocaustos: le
cum pliré mis volas,

1. Si esperáis, hermanos m íos, que yo presente á vuestra ad­


miración acontecimientos prodigiosos acaecidos en el misterio del
d ia , os ejigañais. No es este del número de aquellos, que rodeados
por todas partes de rayos, sorprenden con su luz y resplandor á
cuantos se proponen contemplarlos. No puedo deciros com o en el
de la Anunciación : ved aquel Angel que desprendiéndose del cielo,
viene á tratar con la Virgen acerca Ja Encarnación del Verbo eterno.
No puedo señalaros, com o en el de la Purificación, por una porte
al viejo Simeón y á Ana la profetisa deseosos de estrechar en sus
brazos al Autor de la vida, antes de acabar en paz sus días, y por
otra á Israel poseido de un^santo respeto al oír las alabanzas dental
Madre y dg tal H ijo. Por últim o, no puedo explicaros com o en el
de la Asunción la pompa del mayor triunfo que celebró el 'cielo,
rindiendo los Ángeles el debido homenaje á su Reina y Soberana.
Ninguna de estas expresiones puedo usar en el misterio del dia. Una
niña de tres años que ofrece su virginidad al Señor en el templo de
Jerusalen es todo el objeto de la solemnidad presente. Mas ¡q u é! si
faltan á esta función sencilla ideas brillantes que sorprenden la cu­
riosidad , ¿no se divisan acaso señales las mas expresivas de ternura
é inocencia que deben interesar nuestros corazones? ¿N o fue este
un espectáculo el mas grato á los ojos de Dios y de los Ángeles, por
mas que se presentase sin magnificencia ni aparato á los ojos del
m undo? j Ah! María tocaba ya el cumplimiento de sus ansias y de­
seos, y abrasado su corazon con el fuego del amor divino, repetía
con mas afecto que David aquellas palabras del salmo l x v : Entraré,
180 SERMON II SOBRE LA PRESENTACION
Señor, en vuestra casa con holocaustos, y os ofreceré mis votos. In -
tro ib o ...
2. En efecto, h o y e s, dicesan Ambrosio, cuando esta inocente
Virgen entrando en el santuario ofrece á Dios sus homenajes con
mas piedad y presencia de espíritu, con mas resignación y reconoci­
miento , con mas humildad y respeto que jamás criatura alguna los
habia ofrecido. Ella se separa de todas las alianzas del mundo para
atraerse á Dios con el presente que le hace de su virginidad, y con
Jas circunstancias que acompañan esta misma ofrenda. Me explicaré
mas claro* Se ofrece María á Dios en el templo de Jeru salen , y le es
grato su holocausto, porque ofrece por víctima la virginidad : pri­
m era reflexión. Y la ofrece cuando aun en el mundo no se conocía
su m érito: segunda reflexión.
3. Esta idea, hermanas mias, es la mas propia para acordaros
del modelo que os propusisteis al presentaros vosotras en este tem­
plo. En él ofrecisteis, á ejemplo de M aría, la virginidad de vues­
tros cuerpos y de vuestros espíritus, y la elegisteis por patrona en
este misterio santo, como que de ella esperabais los socorros para
sostener dignamente el espíritu de vuestra vocacion, Digno empeño,
proyecto laudable, petición santa la que renováis aun todos los dias.
Oid pues, Virgen santa, tan arregladas súplicas. Concedednos á to­
dos vuestra gracia : A ve M a r ía .

P rim era p a rte : E l holocausto de M a r ía es grato á D io s , porque le


ofrece p o r víctim a su p ro p ia virginidad.

4. Para ser grato un holocausto á Dios, es preciso, según la


doctrina del A póstol, que la ofrenda sea viva y santa : H ostiam v i­
ventem, sanctam. Viva para ser animada de un interno afecto, santa
por consagrarse enteram ente á Dios. Estas dos circunstancias preci­
sas é indispensables á la dignidad del sacrificio brillaron de un modo
el mas cabal en el de la tierna Virgen. La ofrenda de su virginidad
fue viva, porque era animada en lo interior de su espíritu. Al re­
p arar que viene al templo despidiendo de sus ojos y de su frente u n
contento mas que hum ano, me parece que estoy viendo el miste­
rioso carro de Ezequiel, que llevaba por todas partes la gloria del
Dios de Israel. Él corre con inexplicable velocidad por los caminos,
ni halla obstáculo alguno que impida su curso, y lo que mas ad­
m ira , no habia quien lo dirigiese, ni se veia la causa del im pulso;
pues toda la fuerza, la dirección, el espíritu, estaba en las ru e d as:
DE NUESTRA SEÑORA. 18Í
S piritus erat in rotis. No de otra m anera llega la Virgen á los muros
del santuario, conducida por la interna llama de devocion que la
agita, la punza, ni hay otra mano exterior que la sostenga. Aquel
divino Espíritu que'incendió en su corazon el deseo de dedicarse al
Señor, es el mismo que le da fuerzas, y que mueve sus piés flacos
en edad tan tierna : Am ando traltüur, hubiera podido decir de ella
Agustino ; sine la’sione trahüur, cordis ‘vinculo trah itu r. La lleva el
amor, la lleva sin repugnancia, la lleva con aquellos lazos con los
que dice Oseas son conducidas las almas mas caras á Dios : S p i­
ritus erat in rotis. Las otras hijas de Israel que eran presentadas al
templo por sus padres, para consagrarse en el al Señor, para velar
noche y dia en el tabernáculo, y para ocuparse en la meditación de
la ley, no sabian el fin que se propouian sus pad res, ni lo aprendian
sino con el decurso de los a n o s : de modo que bien podria aplicarse
á estas niñas el dicho de san Jerónim o: Spcs in his magis laudando,
quam r e s : era mas de alabarse en ellas el presagio de lo por venir
que la virtud presente. Pero á María no le era desconocida la im­
portancia de esta cerem onia, y por tanto la acompañaba ya de las
disposiciones que precisamente debían hacerla agradable á la Ma­
jestad divina. En el mismo momento que recibió la vida, recibió
también el uso y ejercicio de los hábitos infusos y sobrenaturales;
y así como Dios en la creación del universo produjo las primeras
plantas cargadas de fru to s, y á los Ángeles y primeros padres en un
estado perfecto , y enriquecidos de todas las cualidades naturales é
infusas que podian conducirlos á un obrar re c to , así nació María
con el uso de la razón y de la libertad , pudiéndose valer de aque­
llos dones que la liberalidad divina le había pródigamente comu­
nicado. Desde aquel instante ofreció á Dios su virginidad: mas hoy
ratifica públicamente el voto que habia hecho en secreto.
5. M irad, pues, con qué pasos tan graves y modestos entra en
el santuario... Reparad como Joaquín y Ana la entregan en manos
del sumo sacerdote,.. Sus almas están divididas entre los senti­
mientos de la deyocion y de la piedad natural. La devocion los in­
duce a consagrar con gusto al Señor su amada H ija, la piedad na­
tural desearía se quedase en su compañía para alivio y sustento de
su edad avanzada. Jo aq u ín , que por tantos años no pudo oir el nom­
bre de p a d re , y que solo por un breve tiempo ha logrado este con­
suelo, va á privarse de sus mayores delicias. A na, venerable por
sus canas y por sus costum bres, despues de haber logrado la ma­
ternidad mas dichosa, va á perder ¡su prenda y su joya. Joaquín
182 SERMON II SOBRE LA PRESENTACION
suspira, Ana despide lágrimas de sus ojos. ¡Oh Dios! ¡Cómo podrá
sostenerse entre tantas demostraciones de cariño y de ternura una
niña de tres años! Parece que su corazon ha de palpitar, y que ha
de faltarle la voz al proferir aquellas palabras : Y o me ofrezco al Se'
ñ o r. Pero no... No, hermanos mios. Ella oye solo á su Dios, sabe
que sus padres no se oponen á sus designios, no hace caso de los
sentimientos indispensables de un cariño excesivo, se olvida de su
pueblo y de su casa, y solo anhela ser trasplantada á la del Señor
para crecer en perfección en los atrios de su Dios. ¡Qué diferen­
cia, oyentes, entre este sacrificio y el de Jefté! Allá se mostró
firme el padre y tierna la hija : en este firme la hija y tiernos los
padres. Lloraba aquella su virginidad, María léjos de entristecerse,
explicaba en su mismo rostro la alegría de su corazon. Hasta los
montes y selvas fueron testigos del pesar de aquella cuando se heria
el pecho a golpes, y se desgreñaba los cabellos; á María la vieron
los Angeles y los hombres dar señales modestas de aquel contento
que tanto aprecia el Señor en sus siervos. Sabia María la diferencia
que entre víctima y víctima pretendía Dios en la antigua ley. Dos
especies de víctimas se presentaban en los altares de Jerusalen. De
animales y de hombres. En las de los animales no pedia Dios el co­
razón : N usquam cor, dice F iló n , hebreo. En las de los hombres solo
queria el corazon. Exigía de los brutos la m u erte, la carne, la san­
gre, no el corazon : el solo corazon , no la m uerte, ni la carne, ni
la sangre exigía de los hombres. ¿Y por qu é, oyentes? porque en las
victimas de los brutos bastaba á complacer la ¡Majestad divina el ob­
sequio exterior: mas en las de los hombres de nada vale el exterior,
si no le da el justo precio el interior afecto. No lo ignoraba María,
y así animó con el afecto de su corazon su ofrenda; y la víctima
que ofreció á Dios fue viva y anim ada: H ostiam viventem , Prim era
circunstancia porque fue grato á Dios su holocausto.
6. De ahí fácilmente deduciréis, hermanos m ios, que fue tam ­
bién santa su ofrenda por ser enteramente consagrada á Dios: H o s -
iiam sanctam. ¡Ah! ¡Quién duda que María ofreció un corazon, que
ni antes ni después tuvo algo del siglo! Augusto templo de Jerusa­
len ; sagrado altar, al pié del cual levantó ella sus manos inocentes al
cielo, y elevó su espíritu en presencia de su Criador; vosotros sois
testigos de su ferv o r: vosotros la oísteis exclamar con un feliz en­
tusiasmo : M i D io s , m i suerte , m i heredad, ahí teneis á vuestra h u ­
milde esclava para consagraros enteram ente á sí m ism a, á su cuerpo
y á su corazon: uno y otro serán una fuente sellada, un huerto cer-
B E NUESTRA S E Ñ O R A . 183
rado á toda criatura: Fons signatus, horíus concktsus. No se abrirá
esta puerta, el hombre no pasará por ella : á Vos solo deseo sobre
la tierra, y Vos solo seréis ¡ni dueño. ¿No fueron estas, Virgen san­
ta, vuestras tiernas expresiones? Y para llenar vuestros deseos, ¿no
usasteis de la mayor cautela para apartar de V os todo afecto terreno
aun el mas inocente? Ello es cierto, hermanos míos; pues para lo­
grar ser enteramente de su Esposo en el retiro, se encerró la Virgen
en el tem plo, dice san Cipriano. No eligió la soledad por temor del
pecado, el que no podía tem er; ni por parte de la carne, de la que
jamás sintió el mas leve estímulo; ni por parte del demonio, de quien
siempre habia triunfado gloriosamente; ni por parte de los hom­
bres, cuya corrupción no podía hacer impresión alguna sobre su es­
píritu. Solo el anhelo de gozar en paz de la compañía de su Dios,
y consagrarse enteramente á su servicio, la hizo abandonar todas
las delicias del m undo, y vivir únicamente para su amado. Dios la
llamaba á aquel estado de vida, y ella correspondió con fidelidad:
el mundo era indigno de ella, y así se negó á su vista : quería re­
flexionar las gracias que la habia dispensado y pretendía dispensarla
aun el T odopoderoso, y por lo mismo reconocida eligió el retiro del
templo.
7. Debian cumplirse en María las figuras de los antiguos sacri­
ficios. En estos se separaba al principio la víctima de los usos pro­
fanos; y esta ceremonia se llamaba separación de la víctima. Sepa­
rada de esta, se ofrecía al .Señor, y al inmolarla se le manifestaba
que le pertenecía á él la vida de todas sus criaturas, y esta ceremo­
nia se llamaba oblacion, é inmolación d é la víctima. Y ¿quién n o v e
que loque se observaba en los sacrificios ó figuras del Antiguo Tes­
tamento se cumplió perfectamente en la persona de la Virgen al
presentarse en el tem plo? En efecto : ¿n o fue su virginidad la que
la separó del mundo profano, y su retiro el que la inmoló com o á
holocausto pacífico? No hay duda, hermanos m ios, la víctima de
su virginidad no solo fue viva por ser animada de un interno afecto,
sí que también fue santa por ser consagrada enteramente á su D ios:
Hosüam vwentem, sanctam. El afecto y la santidad hizo grato el ho­
locausto, y aumentó su mérito la novedad del sacrificio: B eopla-
centem.
184 SERMON II SOBRE LA PRESENTACION

Segunda p a r te : E l holocausto de la virginidad de M a r ía fue agradable


á D ios, porque se lo ofreció cuando aun no era conocido su mérito en
el m undo ,

8. Vuelvo á repetirlo, hermanos míos; loque hizo mas g ratoá


Dios el sacrificio de la virginidad de M aría, fue el haberle ofrecido
en un tiempo en que no estaba en práctica tal ofrenda. En cual­
quier tiempo del ano se mire una rosa, sorprende su belleza; pero
es mas agradable esta cuando se conserva á pesar de las nieves, hie­
los y escarchas, cuando apenas la tierra produce yerba alguna. En
esta imagen pretendo descubriros, oyentes, lo que aum enta el mé­
rito del sacrificio de la Virgen. N adie, antes de e lla , conocía el va­
lor de la virginidad, y se apreciaba tan poco en el mundo , que Ma­
ría fue la primera que venció todos los obstáculos, y la que sacó á.
esta virtud, no digo solo de las tinieblas, sino también del oprobio
con que se miró hasta entonces. Seria bastante difícil figurarse en
la tierra una ventura mas infeliz que la de esta hermosa v irtu d , an­
tes que María la consagrase en su persona. Permitidme me valga
de las palabras misteriosas de Job para aplicarlas á mi asunto. Los
hom bres, en la ley n a tu ra l, decían anegados en una profunda igno­
rancia que la virginidad no vivía entre ellos, y tenian razón para
decirlo, pues que creían poseer con justicia muchas mujeres. Los
paganos, cuya idolatría habia cási sorprendido todo el orbe, ni si­
quiera habian oido su nombre por algún tiem po, y cuando tuvie­
ron noticia de la virginidad, fue para m irarla como delincuente,
pues este fue el empeño del demonio en la institución de las ves­
tales, quienes deshonraban esta virtud celestial con sus impurezas
y deshonestidades, y con el abominable voto que hacían.
9. En estas circunstancias parece era preciso que en la Sina­
goga se vengase el honor ofendido de la virginidad. Pero no, no
sucedió así. Aun los mas espirituales entre los ju d ío s, y que se ele­
vaban sobre los demás con un conocimiento mas señalado de los
misterios de su religión, desconocían absolutamente esta virtud.
L a maldición fulminada expresamente por Dios contra las mujeres
estériles; la promesa de una prole numerosa hecha por el Señor
á quien le sirviese con fidelidad; el verse privada Micol del fruto
de bendición en justo castigo del desprecio con que trató á su es­
poso , eran en el concepto común otras tantas razones que impe­
dían hacer uso de la virginidad, ia que miraban como una nota de
DE, NUESTRA SEÑORA. 185
maldición, y un obstáculo para el nacimiento del restaurador de Is­
rael. Pues en este tiem po, hermanos mios, presentó María á Dios
el lirio de su pureza, prometiendo conservarle intacto hasta el úl­
timo instante de su vida. Consideró ella, dice san Bernardo, el ver­
dadero sentido de las maldiciones del Dios de Israel. Conoció desde
luego que la virginidad no podia menos de agradar al Om nipotente;
de ahí no tuvo reparo en exponerse al desprecio de los hombres,
como inútil á la nación, para complacer mas á su esposo en la em ú-
lacion de su pureza : ó infirió por últim o, que esto solo bastaba para
engrandecerla y glorificarla. El efecto correspondió á las esperan­
zas, pues las demás mujeres de Israel que renunciaron la gloria de
la virginidad, por la dicha de ser madres del Mesías, perdieron una
y otra fortuna; pero M aría, que no aceptó la gloria de ser Madre
del mismo Dios con menoscabo de su virginidad, logró por un es­
tupendo milagro el ser Madre y Virgen á un mismo tiempo. De este
modo manifestó el Señor cuán grato le habia sido el holocausto de
María en el templo de Jerusalen.
10. En efecto, Dios, que desde lo alto del ciclo veia la virgini­
dad, ó deshonrada ó erran te, q.ueria ensalzarla con un modo ma­
ravilloso, y conocía bien el paraje en que debia hacer su mansión
prim era. El cuerpo y corazon de la Virgen era la digna morada que
preparó desde la eternidad á la pureza. Se asemejaba esta á aquella
luz errante en el principio del m undo, que no logró su perfección
y subsistencia, sino cuando se unió al cuerpo del sol en el cuarto
dia. Cuatro mil años se habian pasado sin que esta virtud pudiera
hallar alguna morada apacible; y solo uniéndose á María encontró
el punto fijo de su elevación y de su gloria. María votó la virgini­
dad, y la elevó á un justo grado. En este dia la ofrece á Dios en el
templo de Jerusalen , y fue grato su holocausto por la ofrenda que
presentó, y porque la presentó cuando aun el mundo no conocía su
mérito.
11. De María ha venido á vosotras, esposas de Jesucristo, la vir­
ginidad atravesando siglos, y uniendo edades. Á ejemplo suyo ha­
béis contraído la obligación de honrarla y exaltarla : debeis perma­
necer en los límites de vuestra vocacion: es preciso tengáis tanta
fidelidad en perseverar en la gracia, cuanto valor habéis tenido
para comenzar bien vuestra carrera. El espíritu del Señor os ha
hecho conocer vuestros deberes: y ya que él os inspiró como á Ma­
ría la virginidad que votasteis en este tem plo, y os condujo como
ella á este desierto de delicias, seguid sus pasos, y no perdáis de
13 ’ x. m .
136 SERMON II SOBRE LA PRESENTACION
vista el ejemplar según el cual debeis arreglar vuestras acciones y
movimientos. Si Dios os ha ocultado en su tabernáculo, y os ha
puesto á cubierto contra los insultos de vuestros enemigos en lo mas
interior y secreto de su casa, sed agradecidas: sed constantes en
vuestra vocacion , para pasar algún dia desde un Ingar tan favora­
ble al templo de su gloria que tiene preparado para sus fieles espo­
sas y que yo os d e se o : en el nombre del Padre, etc. Amen.
ESQUELETO DEL SERMON III

SOBRE LA

PRESENTACION DE NUESTRA SEÑORA.

Qum esl ista qtLmprogredilur quasi avrvra


com u rgen s? ( Cant, v i, 9 ) ,
¿ Quién es esta que camina como la aurora
cuando amanece?

1. AI preguntar : Qum est ista ? sola la admiración produce esta


pregunta... En esta aurora que n ace, ¿n o se percibe la misteriosa
mujer del Apocalipsis, vestida del sol, y coronada de estrellas?...
2. Es'una tierna niña, pero una niña q u e ..., q u e... Es una
tierna niña, mas una niña en quien se descubre u na..., una..,
3. Era preciso, dice san Am brosio, que M aría... Sigamos,
pues,. .. contem plem os..., profundicemos el alma de este misterio...
Es una niña la que se ofrece, una esposa la que se d a , una vícti­
ma la que se inm ola... Oblación pronta en su principio, universal en
sus efectos, constante en su duración...

Primera p arte: La oblacion de M aría fue la mas pronta que sea posible.

4. Dios tiene sobre sus obras un derecho y un imperio absolu­


t o , suprem o, inajenable... T od o depende de él... Pero esa depen­
dencia es doblemente esencial al hom bre, por razón de su s e r, y á
causa de su libertad y razón... T odo hombre debe reconocerla,
aceptarla y amarla.
5. ¿Cuándo empieza para el hombreeste deber? Escuchémonos
á nosotros mismos, dice san Agustín. Todas las potencias de...
6. Santo Tomás dice que la primera obligación del hombre lue­
go q u e ..., es volverse á D ios... Los Libros santos nos dicen que de­
bemos á Dios las primicias de nuestra vida... La justicia, la grati­
tu d,.., Ejemplo de M aría... H oy no se ofrece, sino que ratifica su
oblacion hecha ya desde... Tres años tiene, y tres años há que está
impaciente d e... Nescit tarda molimina Spiritus Sancti gratia, dice
san Ambrosio. Nada la detiene... O igo, dice ella, una voz interior
13’
188 SERMON 111 SOBRE LA PRESENTACION
que me llam a: A u d i , filia , c tv id e : obliviscere, etc. Aquí me tenéis,
S e ñ o r...: Ecce ego, vocasti enim m e ... Ecce ego.
7. Mas, ¿p o rq u é la llama Dios al templo? ¿Cuáles son...? Dis­
currid como los judíos, hom bres... María sabrá obedecer... ¿Por
qué abandonar una familia,..? j A h! ¿ignoráis queso trataba de...
Por eso llama Dios á María á la soledad... ¿En qué se ocupará en
el tem plo?... ¡A hí aun cuando fuera inútil en é l, ella se juzgaría
dichosa por haber obedecido al Dios que la llama : Ecce ego,...
8. La conducta de María ha producido en el mundo hechos por­
tentosos, acontecimientos... ¿Quién sino el ejemplo de M aría...?
¿Quién sino este ejemplo...? ¿quién...? Este ejemplo, pues, es el
que os propongo... ¡Ah! si María os hace oír su voz.,. ¿Qué es lo
que ha pasado en vuestro interior desde que... ¿No habéis experi­
m entado...? Ese disgusto, esa inquietud secreta, ese... Todo eso
¿nada os dice? ¿A nada os llam a?... Meditadlo bien...

Segunda p a r te : L a ablación de M a r ía fue universal y p a r a siempre.

.9. Juicio de Salomon : N ec m ihi, nec tibí, sed d ivid a tu r... ¿Pue­
de Dios entrar en este ajuste...? Dios quiere de nosotros ó todo ó
nada... ¿Seria, por otra parte , lo que es..., si consintiese en esta
dimisión?... Cuando por imposible consintiera en ella, ¿podríamos
nosotros mismos consentir? No, Dios es demasiadamente grande
p ara... El hombre mismo lo es también demasiadamente p ara... De
ahí el precepto : Düiges D ominum Deum tu u m , etc.
10. ¿Q ué hace María en su Presentación? Deja el m undo...
Renuncia las esperanzas del siglo... Abandona padres q u e... Sacri­
fica su libertad... Consagra su casto cuerpo... N ifiil sibi de se reft-
nens, totam se Deo devovit. ¿Cuál es su vida en el templo? ¿Qué diré,
continúa san Ambrosio, de su conducta..., d e ..., de... N ih il sibide
se ... ¿Q ué seria si pudiéramos descubrir lo que pasaba en lo mas
íntimo de su alma? Angeles tutelares del tem plo, decidnos..., ex­
plicadnos...
11. ¿Cuál ha sido hasta ahora nuestra conducta en este pun­
to ? ¿Hemos imitado á M aría.,.? Si no puedes, alma m ia, dar á
Dios cuanto le dio M aría, puedes como ella... Te debes todaá Dios,
porque... Toda á é l , . . ; toda á é l . . . ; toda á él...
12. Esto es lo que María nos enseña. Mas, no basta que nues­
tra oblacion sea pron ta y total como la suya, sino q u e , como la su­
ya, debe también ser perpétua. L oque María hizo al tercer año de
DE NUESTRA SEÑORA. 189
su edad, lo hizo siempre mientras vivid. Jamás experimentó... On­
ce anos estuvo en el templo sin... Salió de é l, p ero...
13. Tales fueron Jos frutos de la oblacion de María...
14. i Qué confusion para nosotros si comparásemos nuestra con­
ducta con la su ya! Nuestras protestas y propósitos de ser todos de
Dios, ¡cuántas veces los hemos violado! Cien veces hemos comen­
zado á cam inar..., y otras tantas... ¿D e qué nos servirá el ha­
b er...? Frustra velociter currit, dicesan Gregorio, quipriusquam ad
metas perveniat, déficit. No mas, pues, Dios y Señor nuestro , vues^
tros som os, y vuestros queremos ser para siempre.
15. Deprecación: i Oh Niña excelsa! Aseguradnos... Creced Vos
misma...
SERB10N m
SOBRE LA

PRESENTACION DE NUESTRA SEÑORA.


Qiue est ista qua¡ progrcditur quasi aurora
consur(jcm ? {('a n t. v i, í)),
¿Quién es osla nue camina com o la aurova
cuando am anece?

1. Instruidos, como lo estaraos, en la Iglesia y por la Iglesia,


¿pudiéramos por estas palabras dejar de reconocer quién es esta
que se lleva todas las atenciones desde los primeros pasos de su
carrera? Aun está al amanecer, y ya anuncia una luz q u e v a á c r e -
cer hasta la plenitud del día mas perfecto. En esta aurora que na­
ce , ¿n o se percibe fácilmente, aunque de léjos, aquella misteriosa
mujer que vio despues san Juan vestida del sol, y coronada de es­
trellas? Sí preguntamos con la Iglesia y con los Ángeles, ¿quiénes
esta? ques est ista? sola la admiración produce esta pregunta. La
duda, el embarazo, la incertidumbre, ni tienen ni pueden tener
parte en ella.
2. ¿ Y qué cosa mas digna de toda nuestra admiración? Es una
tierna niña, es verdad; pero es niña que hace el uso mas perfecto de
su razón ; que comienza por losa d os mas heróicos de religión ; que
no quiere ser dueña de sí misma, sino para entregarse á Dios, con­
sagrarse enteramente á él, y perseverar con fidelidad en su servicio.
E sjin a tierna niña; mas en quien se descubre una prudencia con­
sumada, una sabiduría superior, la fe mas viva, el desapropio mas
universal, la caridad mas ardiente, una fortaleza y una firmeza
inalterables, y esto en un tiem po, en una edad en que otras igno­
ran , no digo !a práctica de estas virtudes, sino aun el que haya vir­
tud. Qrnti est ista qu,ce progreditur quasi aurora consurgens ?
3. Era preciso, dice san A m brosio, que diese María ejemplos y
lecciones á todas las edades y á todos ios estados. Los hombres, de
quienes debia ser luego M adre, debían hallar un modelo que les
DE NUESTRA SEÑORA. 191
ensenase en todas las circunstancias de la v id a , así lo que habían
de h a c e r, como lo que habían de evitar. Sigamos, pues, amados
hermanos mios, sigamos á M aría, que va á presentarse al Señor en
el templo de Jeru salen ; contemplemos con un religioso respeto
este espectáculo; profundicemos el alma de este misterio. Si el Se­
ñor, como dijo el Profeta, pudo sacar su gloria de la boca de los
niños, no tengamos nosotros vergüenza de sacar de ellos á lo me­
nos nuestra instrucción , y de aprender en la sublime escuela de es­
ta pequeña pero sabia maestra de todos los predestinados. Su ejem­
plo , mas eficaz y persuasivo que el sonido y fausto de las palabras
hum anas, nos muestra excelentemente lo que Dios m erece, lo q u e
nosotros le debem os, cuándo y cómo se lo debemos dar. Es una ni­
ña la que se ofrece, una esposa la que se d a , una víctima la que
se inmola. Una niña la que se ofrece : la ofrenda d o podia ser mas
ú tiempo. Una esposa la que se da: la donacion es total. Una vícti­
ma la que se inmola : el sacrificio es para siempre. Oblacion pronta
ai\ su principio, universal en sus efectos, constante en su duración.
Ved lo que es el misterio de la Presentación de la santísima Vir­
gen. Vosotros veis en él lo que hace hoy por Dios M aría; ¿será
necesario añadir lo que por este medio nos enseña? Va inferís que
no podemos ser demasiadamente pronto de Dios, que no podemos
ser demasiado tiempo suyos. ¡Dichosos, sí sabemos usar de nues­
tras luces, y si nuestro corazon no halla mas dificultad en rendirse
á esta verdad que nuestro entendimiento! Exam inem os, pues, es­
tas reglas de conducta que nos prescribe boy nuestra divina Ma­
dre, y pidamos por su intercesión la docilidad que necesitamos pa­
ra aprovecharnos de sus saludables lecciones : A ve M a r ía .

P rim era p a r te : La oblacion de M a ría fue la mas pronta que sea posible,

4. Todas las criaturas tienen de Dios el ser; luego que comien­


zan á existir, comienzan á pertenecerle. Tiene sobre sus obras un
derecho y un imperio absoluto, suprem o, inajenable. Todo es mió,
dice por boca de su P ro feta; todo depende de m í, porque todo pro­
viene de mí. Dependencia esencial y común que todas las criaturas
tienen de su autor por razón de su s e r ; pero doblemente esencial
al hombre por razón de su libertad y de su razón. Aunque perte­
neciese ya necesariamente al Señor, el Señor haciéndole libre y ra­
cional exigió, y no pudo dejar de exigir, que le perteneciese tam ­
bién libremente en el uso, y por el uso mas justo y mas glorioso de
192 SERMON III SOBRE LA PRESENTACION
su libertad y de su razón; esto es, exigió que el,hom bre, que aun
cuando no hubiera querido, hubiera siempre y á pesar suyo per­
tenecido al Señor, consintiese ó mas con toda su voluntad y por su
propia elección en ser de D ios: que reconociese su dependencia,
que aceptase su dependencia, que amase su dependencia, que to­
mase por punto de honor y mérito su dependencia.
i>. Sobre este incontestable principio está fundada la estrecha é
indispensable obligación que tenemos todos de ofrecernos y darnos
á Dios. Mas ¿cuándo comienza esta obligación, y en qué tiempo la
contraemos? Escuchémonos á nosotros mismos, dice san Agustín.
Todas las potencias de nuestra alm a, ¿no nosgritan altamente que
no podemos reconocer demasiadamente pronto al autor y conser­
vador de nuestro ser? que no podemos demasiadamente pronto
agradecerle sus beneficios, manifestarle por ellos nuestra gratitud,
darle pruebas de nuestro am or, y consagrarnos á él?
6. De aquí concluye el Angel de las escuelas, que la prim era
obligación del hom bre, luego que sale de la infancia y comienza á
abrir los ojos del alm a, es volverse á Dios, elevarse á é l, y hacerle
un pronto homenaje de sí m ism o: bien así como el prim er pecado
que comete cuando su razón se explica y llega á usar de su liber­
tad , es faltar á esta presentación de su entendimiento y de su co­
razon á Dios por entregarse á la criatura, de la cual hace su pro­
pio fin. Los Libros santos nos repiten sin cesar cuán celoso es el Se­
ñor de estas primicias de nuestra vida. Cien ordenanzas hechas á
los judíos en el Antiguo Testamento nos figuran esta necesidad de
darnos priesa en ir á él, y ofrecerle cuanto somos. La justicia, el re­
conocimiento, nuestro propio interés nos empeñan á ello. Pero de­
jando aparte todas estas razones, contentémonos con proponer sen­
cillamente el misterio de este dia; tal vez el ejemplo de la santísi­
m a Virgen tendrá mas fuerza que todos los razonamientos hum a-
m anos. En efecto , ¿quién es esa que hoy se ofrece al Señor en el
templo de Jerusalen? Es una niña de tres anos, dotada desde su
concepción de una razón tanto mas pura y perfecta, cuanto no de­
pendía absolutamente de Ja estructura y disposición délos órganos.
Ilustrada con una luz sobrenatural que la manifestó con la mayor
claridad lo que era y de quién recibía el ser; prevenida de una gra­
cia extraordinaria y sin ejemplo que la preservó del pecado, con­
ságrase desde el prim er instante de su vida á su Bienhechor, y se
dedica tínicamente á su servicio. Su Presentación, hablando con ri­
gor, no es el dia de su primera oblacion : es solamente el dia en
DE MUESTRA SEÑORA. 193
que comienza á darnos lecciones sensibles y prácticas ; porque en
este dia ratifica solemnemente la obligación que antes contrajera;
y por el aparato de la ceremonia exterior y pública, pone, digá­
moslo así, un sello irrevocable á la donacíon que ya tiene hecha
de sí misma. Apenas se desata su lengua, cuando pide con gran
fervor ser llevada al templo de Jerusalen. Tres años ha que está en
el mundo, y tres años há que suspira por el feliz y dichoso dia que
la verá colocada eQ la casa de su Dios, La gracia, dice san Ambro­
sio, no conoce dilaciones: el espíritu que la guia es enemigo de
cuantas razones humanas se le hubieran podido traer para detener­
la, si hubiese podido dar oídos á razones humanas. Ni la debilidad
de su edad, ni la delicadeza de su cuerpo, ni el amor de sus pa­
dres, ni su amor hacia ellos la detienen. El retiro en que se empe­
ña , la novedad de la vida que va á abrazar, Iéjos de espantarla,
aumentan su impaciencia : todo ]o que suspende su sacrificio, retar­
da su felicidad y aflige su alma. Tengo, exclama continuamente,
delante de los ojos un rey que me arrebata el corazon y me encan­
ta con su belleza. Oigo una voz interior que me dice : «Escucha,
«hija m ia, si quieres de tu parte enam orar á este rey que te pare-
«ce tan amable, abandónalo todo para seguirle, olvida tu pueblo y
«la casa de tu padre.» A u d i filia , et vid e ; obliviscere populum tuum
•eí do m u m p a tris tu i, et concupiscct re x decoran tuum . {Psalm. x l i t ,
®. 11). Seréis obedecido, Señor, y María conseguirá el bien que de­
sea. Vedla ya en Jerusalen ; ya se acerca en ceremonia hacia el
monte san to , seguida de una multitud de vírgenes que honran su
séquito; ve sin alterarse á todos los asistentes llorar de tern u ra;
recibe con serenidad las tristes despedidas, los últimos abrazos de
sus parientes, huye de entre sus m anos, entra en el templo, y pre­
senta en su persona al gran sacerdote la mas noble, la mas pura,
la mas preciosa víctima que se vió hasta entonces en los sagrados
tabernáculos. Aquí me teneis, dice postrándose y anonadándose
delante del arca del Altísimo ; veisme aquí, en fin , ó mi Dios, en
el lugar de mi eterno descanso. Os habéis dignado llam arm e; obe­
dezco á vuestra voz lo mas presto que me es posible : Ecce ego, vo-
€asti cnim. me. Soy vuestra desde el prim er momento de mi vida, y
vengo á protestaros auténticamente en la presencia de vuestros al­
tares que seré siempre vuestra : Ecce ego. Ignoro cuáles pueden
ser vuestros designios sobre m í; mas sean los que fueren, hablad,
S eñor, que vuestra sierva o y e , y pronta está á ejecutar con vues­
tra gracia cuanto le ordenareis : Ecce ego. Admiro que hayais pues-
194 SERMON 111 SOBRE LA PRESENTACION
to los ojos en una criatura tan v il, para elegirla y llamarla de una
manera tan h o n ro sa: mi reconocimiento es proporcionado á los
sentimientos que experimento de mi indignidad ; mas tal cual soy,
supuesto que me quereis, me pongo totalmente en vuestras manos,
confusa de no tener que daros sino á mí m ism a, y mas confusa aun
de que me pidáis y acepteis esta oblacion de mí misma : JEcce ego,
vocasti enim me. (I R cg. im).
7. No pasemos adelante, amados oyentes mios; no toca á los
profanos penetrar en el santuario. ¿Podria hum ana lengua expli­
car lo que en esta ocasion pasó en el interior de M aría, ni lo que
su Dios obró en él? ¡Ah! no pongamos los ojos sino en lo que po­
demos alcanzar : en la fidelidad de una alma que obedece sin du­
dar, sin disputar, sin replicar; de una alma que se siente llamada,
y sigue al instante la voz que la llama : Ecce ego, vocasti enim me.
Mas ¿por qué la llaman? ¿Cuáles son los motivos de una vocacion
tan extraordinaria? La voluntad del Señor ¿se ha suficientemente
manifestado? ¿Tiene ideas particulares sobre María? ¿No hay lige­
reza y precipitación en este modo de obrar? D iscurrid, hombres
prudentes y entendidos, discurrid como los judíos : ese es vuestro
talento, esa sola vuestra ocupacion. El oficio y obligación de María
será únicamente obedecer. Mas ¿por qué (dirán quizás algunos),
por qué separarse de una familia donde reina la piedad, por qué
abandonar padres que son santos ? ¿ Podia hallar en otra parte me­
jor educación ni escuela mas digna? ¡Ah cristianos oyentesl ¿H a­
béis por ventura olvidado que se trataba de levantar y edificar el
templo místico del Espíritu S an to , el tabernáculo vivo del Altísi­
m o, en el que manos humanas no m erecían, ni eran capaces de
trabajar? ¿Que era menester emplear en su formación el brazo mis*
mo del Om nipotente, único que podia disponerle y formarle para
las grandes cosas á que su providencia le habia destinado? Por eso
llama á María á la soledad y al retiro, para allí hablarla al corazon,
y descubrirla sus eternos é inefables designios. Mas en una edad tan
tiern a, con un cuerpo tan débil y tan delicado, ¿en qué se ocu­
pará en el templo? ¿De qué utilidad será para el servicio de los al­
tares? ¿Qué podrá allí hacer para Dios? Prontam ente veréis lo que
podrá hacer. Mas, aun cuando fuese incapaz de hacer cosa alguna;
aunque hubiese de ser absolutamente inútil en la casa del Señor;
ella se juzgará dichosa de vivir en ella, y en ella m orará perfecta­
mente contenta, porque estará donde el Señor la ha querido , y ha­
brá estado allí al punto que ha podido estar: Ecce ego, vocasti enim me.
DE NUESTRA SEKORA. 195
8. Ejemplo adm irable, amados o yen tes, lección sublime al par
que fecunda que ha producido en el mundo hechos portentosos que
de siglo en siglo vienen reproduciéndose sin cesar, acontecimien­
tos que los hombres no han podido menos de contemplar con asom­
bro y con una especie de religiosa veneración. ¿Quién sino el ejem­
plo de María ha conducido tantos millares de vírgenes á la casa del
Señor? ¿Quién sino este ejemplo hizo desiertas las ciudades, pobló
las soledades, llenó los claustros y monasterios? ¿Quién sino este
ejemplo es el que despues de cerca de dos mil años, siempre igual­
mente vivo y eficaz, produce aun cada dia milagros, hace nuevas
conquistas en el Egipto, arranca los hijos del pecho de las madres,
les hace desechar, menospreciar, olvidar las esperanzas y las cari­
cias del mundo por seguir á Dios y dedicarse á su servicio? Este
ejemplo, pues, es ei que os propongo, jóvenes almas; porque este
misterio es especialmente para vosotras. ¿ Y a quién mas natural­
mente pudiera dirigir mis palabras en un dia en que se celebra la
oblacion de una virgen niña? ¡Ah! si Marta os hace oir su voz, sed
dóciles, y no endurezcáis vuestros corazones. Entrad un momento
dentro de vosotras mismas. ¿Qué es lo que ha pasado en vuestro
interior desde que comenzásteis á conoceros? El Señor ¿ha estado
siempre mudo con vosotras? ¿No habéis experimentado hasta aho­
ra aquel gusto y atractivo a la casa de Dios, que son de ordinario
la primera manifestación de su adorable voluntad? En vuestras mas
fervorosas oraciones, cuando os habéis acercado á la santa mesa,
en donde se os ha dado todo Jesucristo, ¿nunca os ha instado á
que os deis de vuestra parte totalm ente á él? ¿No os ha manifesta­
do celos, no os ha reprendido , no os ha inquietado con agudos re­
mordimientos, cuando habéis querido tomaros alguna libertad , y
poner en competencia con él en vuestro corazon algún otro obje­
to? Ese disgusto, esa inquietud secreta que os sigue en medio de
los concursos, esa aversión que sentís á los entretenimientos del si­
glo, ese horror natural del pecado que está grabado en el interior
de vuestra alm a, esa inclinación al re tiro , esa facilidad p aralo
bueno, ese carácter de genio dócil, esa educación tan piadosa,
¿qué sé yo?... mil circunstancias particulares de vuestra vida, de
vuestra condicion, de vuestra salud , de los negocios de vuestra fa­
milia, pues Dios sabe servirse de todo; tantas reflexiones repentinas
é involuntarias sobre una muerte imprevista y precipitada, sobre la
vergüenza y publicidad de una falta escandalosa, sobre la incons­
tancia é ingratitud del m undo, sobre la infidelidad y traición de
196 SERMON III SOBRE LA PRESENTACION
las criaturas, sobre la vanidad de las vanidades y deleites, sóbrela
brevedad de nuestros dias, sobre los contratiempos y males de es­
ta vida, sobre el rigor y los efectos délos juicios de Dios, sóbrelas
penas terribles con que el pecado es eternamente castigado ; las fla­
quezas que comenzáis á experim entar, los riesgos á que os habéis
expuesto, las caídas que tal vez habéis ya dado : todo eso ¿nadaos
dice? ¿A nada os llama? ¿Nada significa? Meditadlo bien, oyentes
mios; ínterin que yo avanzo en el asunto propuesto, haciendo ver
lo perfecto de la oblacion de María en consagrarse enteramente y p a ­
ra siempre al Señor : lié aquí el asunto de la

Segunda parte : L a oblacion de M a ria fue universal y p a ra siempre.

9- El niño, ni sea tuyo ni m ió, sino divídase, decia la una de


aquellas dos mujeres que comparecieron en el famoso juicio de Sa-
lomon; tal era el lenguaje de la que decia falsamente ser la verda­
dera madre : Nec m ih i, nec tibi, sed d m d a tu r. No de otro modo se
expresan todos los dias el mundo y el demonio , enemigos irrecon­
ciliables de Dios. Disputante la posesion plena y entera del hombre
obra de sus m an o s; por poco que de él consigan, siempre están
muy contentos con tener lo que no les es debido, porque están ase­
gurados de conseguir prontamente m a s : nec m ik i, nec tibit sed dim -
d a tu r . Mas ¿puede Dios entrar en este ajuste? Amándonos como
nos am a, ¿ veríanos con tranquilidad entregados en parte á sus ene­
migos y á los nuestros? No, nuestro verdadero, nuestro único Pa­
dre nos quiere totalmente enteros, ó no quiere cosa alguna de nos­
otros. ¿Seria por otra parte lo que es, conviene á saber, el Señor
y el Dueño, st pudiese ceder de sus derechos y consentir en esta di­
visión? Guando por imposible consintiera en ella, ¿podríamos nos­
otros mismos consentir? Dios es demasiadamente grande; su domi­
nio es demasiadamente absoluto y demasiadamente universal; los
títulos por los cuales le pertenecemos son demasiadamente esen­
ciales para que nos deje la libertad de disponer de nosotros en per­
juicio suyo. El hombre mismo {comprended bien, cristianos oyen­
tes, comprended bien toda vuestra dignidad y toda vuestra exce­
lencia), el hombre es demasiadamente grande para depender-jamás
de otro que de aquel solo de quien ha recibido el ser; es superior
á todo cuanto hay criado ; no es deudor de algo á nadie; y si no
tiene áD íos por dueño, ni lo puede ni lo debe tener. De aquí nace
esta autoridad suprema en Dios para disponer del h o m b re, exigir
DE NUESTRA SEKORA. 197
y hacer de él cuanto es de su agrado. De aquí esta dependencia ge­
neral en el hombre , que le obliga á mirar á Dios en todo, á buscar
en todo á Dios, á preferir Dios á todo, á emprenderlo todo por
Dios, á sufrirlo todo por Dios, á sacrificarlo todo por Dios. Depen­
dencia, sin hablar ahora de su utilidad, infinitamente gloriosa al
hom bre, pues le hace conocer continuamente toda la grandeza de
su ser; le impide envilecerse, abatirse á las criaturas, y le pro­
pone sin cesar un objeto y un fin digno de él. De aquí procede que
el primero y el mayor de todos los preceptos de la ley natural, de
la ley escrita, de la ley de gracia, es el de amar á Dios con todo
nuestro corazon, con toda nuestra alm a, con toda nuestra mente,
con todas nuestras fuerzas. ¿Lo habéis jamás comprendido bien,
amados hermanos mios? ¿Os queda alguna cosa de que podáis li­
bremente disponer? Esto es, pues, lo que quiero decir, cuando
propongo que debeis ser enteramente de Dios, á ejemplo de la
santísima Virgen.
10. Porque yol viendo á nuestro ejem plar, ¿qué hizo en su Pre­
sentación, y cuál fue su vida en el templo? ¡Oh celestial Niña! di­
simulad aquí lo torpe de mi lengua. Deja el m undo, las compa­
ñías del m undo, los placeres del mundo por abrazar el silencio,
el retiro, la penitencia. Renuncia las esperanzas del siglo y to­
dos los bienes de la tierra, no reconociendo ya otras riquezas ni
queriendo ya otra posesiou que la de su Dios. Abandona padres
que la acarician como á hija única, y á quienes ama tiernam en­
te : y por mas justo y arreglado que sea su am or, acepta la se­
paración de ellos, y consiente en estar privada de ellos para siem­
pre. Sacrifica su libertad; cede todo el derecho que tiene de disponer
de sí misma , acepta con alegría estas cadenas que la unen insepa­
rablem ente al mayor de todos los señores; se despoja de su volun­
ta d , y la pone en manos de aquel de quien la ha recibido, para
vivir en adelante en una dependencia continua, sin otra determi­
nación por su parte que la de obedecer y seguir en todo las im pre­
siones de la gracia. Consagra su casto cuerpo, levanta el estandar­
te de la virginidad, se empeña, en fin , en no tener jamás otro es­
poso que su Dios. ¿En dónde ha aprendido M aría, pregunta san
Bernardo, que se pudiesen en su edad hacer semejantes sacrificios?
T u non dicam prceceptum , sed needum consUmm, needum exemplum
habebast nisi quod unctio docebat te de ómnibus. ¡Oh qué maravilloso
maestro-es DiosLMas ¡qué docilidad y generosidad tiene su discí-
pula I N ihil sibi de se retm ens, iotam se Deo devovit. ¿Qué d iré, con-
198 SERMON III SOBRE LA PRESENTACION
tinda san Ambrosio , de la conducta que observa en el tem plo; de
aquella atención extrem a, y digámoslo así, escrupulosa, con que
excusa y mide todas sus palabras; de aquellas celestiales conversa­
ciones en que derram a afuera el fuego de su corazon, y abrasa alas
personas que la escuchan ; de aquella modestia adm irable del mas
bello rostro que se vio jam ás, que m ueve, que encanta al mundo,
y que al mismo tiempo inspira veneración y respeto; de aquella
continua aplicación al trabajo de manos, que observa como la pri­
mera penitencia impuesta á los hijos de Adán; de aquella ardiente
y compasiva caridad , que entra en todos los intereses y cuidados
de sus com pañeras, que Ies da consuelo y alivio, que se conforma
con sus genios, que suple sus faltas, que previene sus necesidades,
y ocurre á sus deseos; de aquella dulzura inalterable con que disi­
mula sus flaquezas, excusa sus puerilidades, sufre sus porfías, to ­
lera sus celos y m urm uraciones, y olvida sus malos tratam ientos;
de aquella aplicación á la lección de los libros sagrados, con que
alimenta su corazon y fortifica su espíritu ; de aquellas rigurosas
abstinencias con que aflige su carne , aunque inocente ; de aquellas
largas vigilias dadas á una contemplación que la transporta á los
piés del trono de Dios entre los Ángeles, mientras su cuerpo está
anonadado delante del tabernáculo; de aquel sueño místico, en que
mientras la naturaleza toma algunas horas de descanso, el corazon
siempre activo vela con su am ado, habla á su am ado, escucha ásu
am ado, suspira por su amado? N ih il sibi de se retinens, totam se Deo
devomt. Esto es lo que hiere los ojos, y lo que se dejó ver en el ex­
terior de la santísima Virgen. Mas ¿qué seria, si pudiéramos pe-
oetrar mas adelante, descubrir la belleza y la gloria del interior, y
lo que pasaba en lo mas íntimo de su alm a? ¡Angeles tutelares del
tem p lo , que tantas veces la habéis admirado cuando levantaba sus
manos puras é inocentes hacia el cielo y derramaba su corazon en
la presencia de Dios vivo! si no es este uno de aquellos misterios
inefables de que no se permite hablar, decidnos las disposiciones
sublimes en que vivió; explicadnos aquella pureza de intención que
no miró jamás sino á Dios, y que nunca buscó sino á solo Dios;
aquella indiferencia absoluta con que se puso en manos de su Cria­
d o r, para nada q u erer, nada desear, nada pedir para sí m ism a:
generalmente determinada á todo cuanto quisiera , á todo cuanto
deseara, á todo cuanto pidiera, sin restricción, sin lim itación, sin
m iram iento, sin térm ino,- sin medida ; aquella preparación de sü
corazon para hacer lo mas heroico, para sufrir lo mas doloroso, pa-
DE NUESTRA SEÑORA. 199
ra ofrecer lo mas estim able, para sacrificarse á sí m ism a, para sa­
crificar, si fuera necesario, todo el universo á la voluntad de su Dios;
aquel celo de su gloria y de la salvación de los hombres que la de­
voró continuamente, que produjo tantos ruegos y suspiros fervoro­
sos para apresurar la redención del género hum ano y la venida del
Mesías. Explicadnos, en fin, aquel am or, ¡ah! aquel am or... Ca­
llemos, amados hermanos m ios, no manchemos ni ofendamos este
asunto tocándolo. ¿Y qué pudiéramos decir de este am or, amor
bastante fuerte para abrir los cielos, para herir el corazon del Hijo
del mismo Dios, para despojarle de toda su grandeza, para re d u -
cirle á las entrañas de María , y hacer de él un hombre mortal co­
mo nosotros? Callemos, digo, y contentémonos con admirarle en
silencio, ó digámoslo todo en una palabra : ¿Quereis una regla in­
falible para juzgar cuán enteram ente se entregó María á Dios? Ved
si Dios con toda su bondad y poder pudo com unicarse, darse y
unirse mas perfecta é íntimamente á su criatura. La medida de lo
uno es la justa medida de lo otro : N ih il sibi retinens, totam se Deo
devovit.
11. Entremos , caros oyentes , por un momento dentro de nos­
otros mismos, y demos lugar á una reflexión profunda. ¿Cuál ha
sido hasta el presente nuestra conducta en este punto? ¿Hemos
imitado Ja oblacion total que María hizo de sí misma á su Dios? Si
no puedes, alma m ia, dar á Dios todo lo que Je dió la santísima Vir­
gen, puedes empero como ella darte enteramente á é l, y estoes lo
que te se pide. Te debes toda á él como á tu D ios, porque lo me­
rece infinitamente; toda á él como á tu prim er principio, porque
te ha dado el ser ; toda á él como á tu conservador, porque te re­
produce y te conserva sin cesar; toda á él como á tu libertador,
porque te sacó de la esclavitud del demonio á quien estabas vendi­
d a ; toda á él como á tu señor y á tu dueño, porque te ha com­
prado á precio de toda su san g re; toda á él como á tu padre, por­
que te ama tiernam ente, y ha sacrificado por tilo mas estimable y
precioso que tenia; toda á él como á tu legislador, porque te Jo
manda expresamente; toda á él como á tu rem unerador, porque
él solo es quien puede dignamente recompensar tus servicios; toda
á él como á tu fin ú ltim o, porque de él es de quien esperas tu feli­
cidad eterna, y porque es él mismo tu única felicidad. Te debes to­
da á él por justicia, porque ni tú ni nadie en el mundo tiene de­
recho alguno legítimo y razonable sobre t í ; toda á él por recono­
cimiento, porque te ha prevenido con mil beneficios particulares;
200 SERMON III SOBRE LA PRESENTACION
toda á 61 por razón, porque no tienes cosa que no sea suya, que
no venga de su m ano, y que no deba por consiguiente volver á él;
toda á él por interés, porque tu mismo reposo y tu tranquilidad
presente dependen únicamente de é l; toda á él por palabra de ho­
nor y fidelidad á tus promesas, porque lo has ofrecido así cien ve­
ces ; toda á é l, en fin, por una justa pero santa arrogancia , porque
solo él es digno de tenerte y poseerte.
12. Hé aquí, amados oyentes, lo que nos enseña María en el
presente misterio de su Presentación en el templo. Es empero de
advertir, que no basta darse al Señor prontamente y sin reserva,
sino que á imitación de esta Virgen sacratísima hácese preciso que
nuestra oblacion sea constante y perpetua. Lo que María hizo al ter­
cer año de su edad, lo hizo siempre mientras vivió. Jamás experi­
mentó el mas leve disgusto ni cansancio; nunca remisión ni tibieza;
nunca alteración, mudanza ni interrupción. ¿Qué digo? Adelantó
sin cesar en los caminos de la perfección: desde el primer momento
de su vida supo hacer progresos inmensos y distinguirse mucho
mas por su sublime virtud que por la misma dignidad de Madre de
Dios, No es aun hoy sino una aurora que aparece en el horizonte
del m undo, pero su luz se alimentará sin cesar, sin eclipse, sin
m anchas, sin nubes; su mediodía será despues eterno. Plantada
como el olivo misterioso, de que habla el Profeta, en la casa del
S e ñ o r, regada con las mas puras y fecundas aguas, crecerá de dia
en dia, dice san Juan Damasceno, echará profundas raíces, exten­
derá sus ramas basta las nubes, cubrirá la tierra con su sombra, y
dará sucesivamente una prodigiosa abundancia de flores y de frutos.
Pasados once años en el tem plo, saldrá de él por órden del cielo;
mas llevará á todas partes y en todas hallará al Señor del templo,
sin perder jamás un ápice de su espíritu de retiro, de su aplicación
á la oracion y de su unión con Dios. Por órden del cielo mudará
de estado : mas no mudará de disposiciones sino para hacerlas de
cada vez mas excelentes. Se desposará con un hombre m orta!, mas
la gloria y el triunfo de su virginidad se hará por este medio mas
asombroso. Dará la vida al Altísimo; mas la eminente dignidad de
Madre de Dios no hará su humildad sino mas profunda, y.consi­
guientemente mas admirable. Vivirá en medio del m undo, y estará
en él mas oculta y mas desconocida que en el mismo interior del
santuario; solo morará en su seno para sufrir sus contradicciones,
sus humillaciones, sus rigores y crueldades.
13. Tales fueron > en efecto, los frutos opimos de la oblacion
DE MUESTRA SKNORA. 2G I
que de sí misma ltizo María al Señor en la aurora de sus dias. Se
ofreció á él prontamente ; se ofreció totalmente y sin reserva; se
ofreció, en fin, perpétuamcnte y para siempre.
14. i Oh! ¡Cuántos motivos de confusion hallaríamos en nues­
tra conducía, amados oyentes, si la comparásemos con ía de esa
excelsa Niña! En mil momentos dichosos hemos protestado al Se­
ñor que queríamos ser todos suyos ; y estos momentos han pasado
como el relám pago, y nos hallamos aun el día de hoy llenos de
nosotros mismos, apegados á la tierra, entregados á bagatelas, y
esclavos de ios mas frívolos entretenimientos. Cien veces hemos co­
menzado á caminar en las vias del deber y otras tantas nos hemos
detenido. Hémonos levantado de nuestras caidas con las mas bellas
resoluciones, y hemos vuelto á caer con la mayor facilidad, á v e­
ces por malicia, y siempre por indolencia* por cobardía y presun­
ción. ¿D e qué, pues, nos servirá, dice el Padre san Gregorio, el
haber corrido con velocidad en el principio, si nos disgustamos en
el camino, y nos detenemos antes de llegar al término? Frustra v e -
lociter currit, qui prius quarn ad metas perveniat, déficit. No mas,
pues, Dios y Señor nuestro, vuestros somos desde este instante; á
Vos nos entregamos totalmente, y á Vos queremos pertenecer pa­
ra siempre.
15, ¡ Oh Niña excelsa I Aseguradnos como Vos en el bien , y ha­
cednos crecer continuamente en el conocimiento y amor de nues­
tro Salvador. Creced Vos misma, misteriosa aurora, y adelantad
el nacimiento del Sol de justicia ; creced en gracia y sabiduría de­
lante de Dios y d e jo s hom bres; creced en edad para dar pronta­
mente un libertador al m undo; creced para nuestro propio acre­
centamiento ; creced para ser la columna de la Iglesia, el consuelo
de los justos, el asilo délos pecadores, la esperanza y el ejemplo de
todos los hombres. Presentadnos h o y , Virgen santísima, presen­
tadnos con Vos al Señor, y haced que despues de haber sido en to­
do suyos durante el resto de nuestra vida, sea él todo nuestro en
«1 tiempo y en la eternidad de la gloria.
202 ASUNTOS PARA LA PRESENTACION

ASUNTOS

PARA LA PRESENTACION DE NUESTRA SEÑORA.

l.° P rim illa s tuas non tardabis reddere: prim ogenitum filiorum
tuorum dabis taihi. (Exod. x x u ). Para obedecer á esta ley los pa­
dres de María presentan hoy en el templo de Salomo n á su hija co­
mo primicia lio solo de sus sustancias, sino aun de su fecundidad. Y
la misma Virgen en este dia, cumpliendo la ley antigua , y previ­
niendo el establecimiento, se consagra enteram ente á Dios, ofre­
ciéndole su entendim iento, su corazon y su cuerpo, para ser su
templo vivo y el santuario de la divina Majestad. Esto e s : le ofre­
ció 1.° las primicias de los votos de religión antes que viniese al
mundo el que debia ser su institutor; 2.° las primicias del espíritu
de oracion antes del nacimiento del que fue despues el Señor de
aquella ; 3.° las primicias del precio de nuestra redención antes de
la muerte del que fue despues nuestro Redentor.
2*° Introibo in dom vm tuam in holocaustis. (Psalm. l x v ) . En es­
te sacriGcio de María podemos considerar tres cosas que encarecen
su excelencia : l.° s e ofrece á Dios temprano ; 2,° se ofrece toda sin
reserva; 3.° se ofrece para siempre. — Conclusión moral. María,
ofreciéndose al Señor tem prano, condena aquellos cristianos que
dan á Dios los escamochos del mundo y los rezagos do una vida pa­
sada en los vicios. Ofreciéndose enteram ente, condena la infideli­
dad de los que se convierten á Dios solo en parte y con reserva.
Ofreciéndose para siem pre, reprende la inconstancia de aquellos
q u e , despues de haber practicado la v irtu d , vuelven al seguimien­
to del mundo que habían ya abandonado.
3.° Hoy se acercan al templo de Jerusalen Joaquin y A na, no
solo para en él adorar al Señor en espíritu y verdad, sí también
para ofrecerle además el don mas precioso, mas santo, mas digno,
á saber, M aría, quien es ofrecida á Dios por sus padres, y se le
ofrece ella misma. Sus padres la ofrecen con singular piedad y de­
voción : ella se ofrece con ardentísimo celo y amor. Considérase
por tanto , 1.° la piedad y devocion de los padres de María que á
Dios la ofrecen; 2.° el celo y amor de María que á Dios se ofrece.
— La piedad y devocion de Joaquin y Ana se manifiesta por Jas cir­
cunstancias ; pues ofrecen á María á pesar de ser su hija única, de
ser perfcctísima, de serles queridísima,— El celo y amor de María
DE NUESTRA SEÑORA. 203
se echa de ver por haberse ella ofrecido p ro n ta, entera é irrevoca­
blemente.

Sentencias de la sagrada E scritu ra .

Quam pnlchri sont gressus tui in calceamentis, Filia Principis.


( Cant. vil).
Sponsabo te mihi in sempiternum. (Osee, n ).
Stetit Dominus in introito tabernaculi vocans Mariam. (N u m .
c. x ii ).
Non apparebis in conspectu meo vacuus. (D eut. xvi).
Audi, filia, et yide, et inclina aurem tuam , et obliviscere po-
pulutn tuum etdom um patris tu i, etconcupiscet res decorem tuum .
[P salm . i t i v ) .
Surge, propera, amica m ea, et ven i. (C ant. ir).
Bonum est viro si portaveritjugum ab adolescentia sua. {Thren.
iu,27).
Honora Dominum de tua substantia, et de primitiis omnium
frugum tuarum da ei. (P ro v . m ).
Obsecro vos u t exhibeatis corpora vestra hostiam viventem, sanc-
tam , Deo placentem. (R om . x i i ).
Adducentur Regi virgines post eam. (P sa lm . x l i v ).
Ego sum sicut oliva fructífera in domo Domini. (P sa lm . l i ) .
Beati qui ambulant in domo tu a , Domine. [P sa lm . l x x x i i i ).
Unam petii á Domino, hanc requiram , u t inhabitem in domo
Domini ómnibusdiebus vitae meaj. (P sa lm . x x v ).
Laetatus sum in has quae dicta sunt m ihi, in domum D om iniibi—
mus. (P sa lm . cx x i).
Ecce venio u t faciam, Deus, legem tuam . (E e b r. x ).
Postquam om nia perfecta su n t, operuit nubes tabernaculum tes-
timonii, et gloria Domini implevit illud. ( E x o d . x l ).

F iguras de la sagrada E scritu ra .

Las multiplicadas oblaciones que hizo Salomon en la dedicación


del templo pueden ponerse en cotejo con la presentación de María,
la cual fue inconcebiblemente mas acepta al A ltísim o, porque en
ella se le hace el sacrificio de la pureza, virtud desconocida á los
gentiles y tenida en poco entre los judíos.
Dios llamando á M aría, herm ana de Moisés, en la entrada del
204 ASUNTOS PARA LA PRESENTACION
templo (N u m . x u ) es una de las mas insignes figuras de la obla­
cion de este dia.
Ana que ofrece su único hijo Samuel puede parangonarse con
Ana que presenta á María en el tem plo; y entre una y otra puede
instituirse una gloriosa antítesis.
Dios, inspirando á María el voto de virginidad, pareció querer
im pedir que María fuese m adre; así com o, ordenando á Abrahan
le sacrifnfhse Isaac, pareció quitarle toda esperanza de la posteridad
que le habia prometido.
La mujer descrita en el Apocalipsis, que, para salvar su prole de
las fauces del dragón , se vió obligada á retirarse en el desierto, fue
símbolo de M aría, que, para mantenerse digna de llevar el divino
R edentor, se encierra en el retiro del templo.
Puede contraponerse el dolor de la hija de Jefté, que lloraba su
virginidad, con el ánimo generoso de M aría, que de ella hace á Dio?
el mas acepto sacrificio. -

Sentencias de los santos P adres.

Beata Virgo fuitcoufwíum veteris ac noveelegis, sicut aurora diet


ac noctis. (D . Thom. 3 q. 28, a. 4 ).
Christus et Virgo Maria utriusque sexus virginitatis dedicavere
principia. (S . H ie r .).
Oportebat non in Sancta Sanctorum tantum , sed in primo coc-
Io cceli, in prima aetate educari eam qüai his latior conspecta est.
[G reg. N icom . or. de obl. V .) .
Itaque illa, u t res divina intacta et sacrosancta, in templi sacra-
tíori loco et aditis ipsis vivebat. (N iceph, lib. I kist . c. 7).
Ad templum adducitur V irgo, et in domo Dei plantata instar
olivae frug ífera, virtutum omnium domicilium eflicitur. [Joan.
D am . I. IV , c, 15).
Anna haud cunctata est eam ad templum adducere, ac D eored-
dere et promissum praistare. (S . G reg. N iss. de nat. C h r.).
Virginum catervas coegi cum lampadibus, et convocavi sacerdo­
tes, congregavi cognatos meos, ómnibus dieens : congratulamini
m ihi, quod hodie m ater et productrix efíecta sum ; non regi terre­
no meam oíferens filiam , sed Deo coelestí. (D . G erm . Constant.
serm . de P rw sen t. V .) .
Magisterium virtutis implevit qua; prapjudicium vehebat aetatis.
(I d . 1 1 de V .).
DE NUESTRA SEÑORA. 205
Qui perfecte placere Deo desiderat, de se nihil relinquat. (S.
Greg.).
Arbitror rationi consentaneum esse virilis quidem puritatís in
castitate primitias fuisse Jesum, muliebris vero Mariam. ( O rig. in
cap. m Matth. ).
Indesinenter afíixa Deo erat M aría, ut in ea nihil esset munda­
nos quod redoleret aflectus. { Sopkron.) .
Optimam partem elegit María , quia prima omnium fceminarum
Deo virginitatem obtulit. ( S . Ildeph. serm. V de Ass. ).
Cumia virtutis habítaculum facta est, cum ab omní saeculari vita
et carnali concupiscentia mentem abduxisset: et sic Virgini cum.
animum simul et corpus eonservasset, ut decebat eam quie in sinu
Deum conceptura erat. (5 . Joan. Bam. i. IV de fide).
Quid potest habere laudis, si eflcetum corpus voluptatibus et jam
senectutis frigore gelidum ad sacra devotíonis officia, deposito jam
juventutís flore, convertas? (S. Ambr. serm. X II in Psahn.).
ESQUELETO DEL SERMON 1

SOJIHE ; * •

LA ANUNCIACION DE NUESTRA SEÑORA.

JSeee ancilla Domini: fiat mihi secun-


dum verbum laum. (L u c. i).
H é a q u ii* esclara del Seftor: hágase «o
mi ¡según tu palabra.

1. Estaba escrito que por manos de mujer debía rehacerse Jo


que por manos de mujer se habia deshecho... Por eso Dios vocans
generationes ab exordio, estaba com o de atalaya para descubrir á la
que estaba aguardando.
2. Pasan entre tanto mujeres ilustres..., Sara..., R aquel..., Dé-
b o ra ..., J a e l..., Judit... Non has elegit Dominus.
3. ¿Cuál será, pues, aquella gran m ujer...? ¡O h ..., flor de las
m ujeres, MaríaI Ella, ella es aquella m ujer.,. Ella es la única...
Héla aqu í... Aquí ve ella los designios..., y dice : hágase, fiat.
4. Fiat, y al instante Dios fecitpotmtiam, etc. Fiat, y al punto
meÜiflui facti sunt cmli. Fiat, y al momento Verbum caro factum est,
et, etc.
5. Sola p m ter naturam, dice Andrés de Jerusalen, fuit electa
ad, etc. María renueva el mundo con u n ... Fiat. Con su humil­
dad..*, su virginidad..., y su maternidad da cima á la renovación
del mismo : Fiat mihi, etc.
6. Veámoslo por partes... Jamás verémos obra mayor ni mayor
mujer.
7. Para ponderar la grandeza del C riador, basta ponderar el
m odo con que todo lo sacó déla nada : Dicoit, et facta stmt. E x ni-
hilo facta sunt omnia.
8. Sin em bargo, ¿cuál es mayor obra, la creación del mundo,
ó la encarnación del Y e rb o ? ... Según los santos Padres mucho ma­
yor empresa es un Dios encarnado que un mundo hecho.
9. Según esto no dudo que e l: Fiat mihi, — E t Verbum caro factum.
est, os parecerá mas admirable que e l : Fiat lu x , et facta est lu x ...
Pero ¿ha de ser María masque Dios? No. En cuanto al ser hay en-
DE NUESTRA SEÑORA. 207
tre los dos una distancia infinita, pero en cuanto al obrar no hay
inconveniente en decir... ¿No dijo Jesús , hablando desús milagros,
qu e,..? Nunca Dios me parece tan glorioso que cuando...
10. Gran dificultad es esta, pero suelta el nudo de ella la hu­
mildad de M aría... La gloria para Dios es inalienable : Gloriam m eam
alteri non dabo . En cuanto á su poder, dijo á Moisés : Ecce constituí
te D m m P haraonis. Pero ¡cuánto mas comunicó á M aríal... Totus
mundus, dice san Bernardo, genibus ejusprovolutus expectat. ■ —N o-
lu it { D eus) cam em sumere de ipsa non dante ip sa ...
11- Dios sabe que nada pierde de su gloria comunicando su po­
der á tan humildes alm as... Cantemus Dom ino, etc., esclama Moi­
sés . — M agníficat t etc., entonaM aría .— D extcra tua, etc., dice aquel.
— Fecit potentiam , e tc ., dice esta , etc., etc.
12. Cualquiera pudo observar que María jamás se arrogó una
gloria que no era suya. Así lo observó el Ángel... Coloquio entre
este y ella... Si como humilde la turbó aquel, como humilde la ven­
ció. Ved de qué m odo... ¿Con qué , esta es su obra? dice María.
¡Oh! entonces : F iat.
13. Decídase ahora si María es mas humilde resistiéndose que
rindiéndose... Venga hoy aquel Adán que...
14. Palabras de san Juan Damasceno: Cuando Dios...
15. Resulta de ahí que, como hum ilde, dio María el fondo pa­
ra el diseño. Veamos ahora cómo con su virginidad dió el mate­
rial...
16. Si el texto : Ecce V irgo concipiet et, etc., fue conocido en Is­
ra e l, ¿por qué no hubo allí mas vírgenes? S ifu é desconocido,
¿por qué María se mantiene virgen? Quce le x t dice san Bernardo,
quw ju s titia , quce, etc.— Sola sino cxem plo, dice la Iglesia con Se-
du lio, placuisti, foemina, Christo,-—N ec prw ceptum , prosigue san
B ernardo, nec consilium, etc. G rande, pues, debió ser en ella el
amor de la virginal pureza... Quien no la conociera podría sospe­
ch ar... Mas no, dice san Buenaventura*... Quomodo fietistu d , pre­
gunta ella, quoniam , etc.? Mas ¿á qué viene esta pregunta si co­
nocía el texto de Isaías? Di/ficiHs sane nodus ad expedim du m , dice
Barrada.— Palabras de san B ernardo...
17. Tal es el justo valor, según los intérpretes, del Quomodo fiet
istud ... María está decidida á no dar entrada aunque sea á Dios, si
ha de ser con detrim ento... H ortu s conclusus.
18. ]Oh Virgen sin ejem plo!... digna por cierto de que Dios re­
vocase la sentencia: N onperm an ébit S piritu s meus, etc., puesto que
208 SERMON I SOBRE LA ANUNCIACION
hoy se le dice ; S piritus Sanctus supervenid in te ... Esto equivale á
decir que mas pura es ella que sucia toda la raza de A dán...
19. Si así es, rorate ca li desuper , et, etc. El Espíritu de Dios no
quería estar en el hombre quia caro est; ahora esta carne se ha es­
piritualizado..: Apenas María consintió, Verbum caro factum est...
E l Verbo se une hipostáticamente con la humana naturaleza, y Ma­
ría es verdadera Madre de Dios, Todo esto logró ella con su prodi­
gioso F ia t .
20. No es esto decir que María sea la causa eficiente de la En­
carnación, sino que, hecha digna por gracia d e ,.., logró... Sola
prceter naturam fu it electa a d ...
21. A u ctrix peccati H eva, dice san Agustín, au ctrix m eriti M a r ia ;
H eva occidcndo, etc. Con todo no morimos en E va, sino en Adán;
como no resucitamos en M aría, sino en Cristo... Uno y otro dicen :
M u lier dedit m ih i...
22. B eatam m e dicent, etc., dijo M aría... La Iglesia apropiaá Ma­
ría todas las excelencias de la increada sabiduría : Bominus possedit
m e, etc., etc. Nondum crant abyssi, et ego f etc., etc.
2íh ¿Qué misterios son estos? ¿Qué tiene que ver M aría,..? Ce­
se la maravilla, exclama san Bernardo : P ro p ter hanc totus mundus
factus e s t: omnia, etc. Cuanto se ordenaba directamente á su Hijo,
ella lo recibía por comunicación : Cum eo eram , etc.
24. Debiendo Jesús, como Dios, usar algunas veces de justicia,
dijo en la redención lo que en la creación : N on est bomrn esse fto-
minem solu m ... M a r ia , dice el cardenal H ugo, est adjutorium A ltis-
s im i , quia e u m ju v a ta d , etc. Por eso, teniéndonos María presen­
tes, pronunció aquel F ia t...
25. Mucho debe el mundo renovado á María. Por esto la lla­
m an... Beatam me dicen t..,; por e s to ...; por esto...
26. No creo exagerar al decir que sin María el mundo se hubie­
ra ya destrizado y deshecho m ilveces... Símil de una quinta real,..
Lo mismo sucede con el mundo. Dios lo conserva porque M aría...
27. ¿Cómo puede ser esto ? dirá alguno. ¿No dijo ya D ios: N e­
quáquam ultra ín terfd ek ir omnis caro? S í; pero ¿no nos dió una
prenda de su palabra? ¿no dijo : A rcu m m eu m , etc. ?Pues bien ; es­
ta prenda, este arco figura á M aría... Observad c o n qué afecto ha­
bla Dios d e... De cuántos modos... Coloquio entre Dios y Noé...
M a r ia , dice san Buenaventura, arcus fasderis d ivin i, et reconálialio-
nis nobiscum... ¡Cuántas veces sucede que la justicia divina!... ¿Va
Dios á aniquilar el m undo? No, no. A pparebit arcus meus in nubi-
DE NUESTBA SEÑORA. 2 09
6«s, et, etc. No se decreta en el cielo ningún castigo contra..., sin
que María se interponga... Ella es siempre la infalible señal de la
tregua: Videbo illum, et...
28, No puede el cielo disparar un rayo de guerra sin desplegar
bandera de paz; esto lo debemos á María, que es arcus faderis etre-
conciliationis nobiscum. De ahí aquellas expresiones tan francas de
los santos Padres Bernardo, Anselm o, Pedro Dam iano... De ahí
aquella confianza tan universal... De ahí.,. No deja de ser un bello
espectáculo... Cobijémonos bajo su manto maternal... Roguémosla
del fondo d e... Protestémosle afectuosamente qu e... y que de ella
esperamos...
SERMON I
SOBRE

LA ANUNCIACION DE NUESTRA SEÑORA.


Ecce ancillti Domini: fint mihi secun-
dum verbum tuum. (L uc. i ).
lié aquí la esclava del Señor: hágase «u
roí según tu palabra.

1. Desde mas de cuarenta siglos que habían transcurrido desde


la profunda caída del género humano , paseábase entre las ruinas
del mundo la divina misericordia, siempre atenta al gran designio
de echarle nuevas zanjas y reedificar de planta el universo. Pero,
com o quiera que estaba escrito en los eternos decretos que por ma­
nos de mujer se habia de rehacer lo que por manos de mujer se
deshiciera; no se aguardaba mas sino que apareciese la que se ne­
cesitaba para tan grande empresa. Por eso, puesto Dios de atalaya,
cual lo viera el Profeta, en el camino mas trillado de nuestra vida:
Vocans gmer aliones ab exordio; abarcaba con su mirada las huma­
nas generaciones, com o para descubrir si llegaba la que se estaba
aguardando.
2. Pasan entre tanto por todas las edades mujeres ilustres, mu­
jeres capaces de colosales em presas; pero pasan. Muere Sara, la
que tan ilustre fue por grandeza de sucesión ; y pasa. Muere Ra­
q u el, la tan codiciada por el esplendor de sus facciones; y pasa. Ahí
viene Débora, la conductora del pueblo santo, que ya pone los
ejércitos en órden de batalla, ya manda hacer fu e g o ; pero no es
esta. Ahí está Jael que acaba de salir de los pabellones con los des­
pojos del impío Sisara, cuyas sienes ha traspasado ; pero tampoco
es esta. Ahí está íu d itq u e regresa del campo asirio llevando en su
mano la cabeza de Holofernes que acaba de tronchar; pero ni esta
es la escogida. Non has elegit Domhms.
3. ¿Cuál será, pues, aquella gran mujer dibujada ya en tantas
figuras, prometida de tantos oráculos, y anhelada con tantos votos?
lO h única esperanza del mundo perdido, B órdelas mujeres, M a -
DE WUESTRA SEÑORA. 211
ría! E lla , ella es aquella mujer única á quien mira la expectación
de todos los siglos. Ella es la única que tiene pendientes todos los
eternos decretos, pendientes las criaturas, pendiente el m undo:
así q u e , no se puede hacer nada que no venga María. Héla aquí
por tanto presentándose á los pensamientos divinos: aquí ve ella
los designios de la divina misericordia, admira su ju eg o , acelera
su ejecución, y dice con un poder jamás oido en el mundo : hága­
se, fiat.
4. F ia t, y al instante la Omnipotencia levantó el brazo : Fecit
p o tm tia m in brachio suo. (Luc. i). F ia t, y al instante se conmo­
vieron los cielos: M elliflui facti sunt casli. F ia t , y pronto se vió á un
Dios restaurador del género humano en hum ana carne: E t verbum
caro factum est, et habüavit in nobis. (Joan. i). ¡Qué novedades,
qué espectáculos, qué maravillas son estas! exclama aquí Andrés
de Jerusalen.
5. Hoy María renueva el mundo : Sola prceter naturam fu it electa
adrenovandam naturam . (Idem , de dorm it. V .). Sí, hermanos mios;
María renueva el mundo : y esta verdad es tal, en todo el rigor de
la pajabra, que olla suministró el cabal para la obra de la adm ira­
ble renovación, puso manos á ella, y la llevó á cabo. ¿De qué mo­
do ? Oidlo de su misma boca : Ecce ancilla D o m in i: fiat. María es la
que con su humildad suministra el cabal para la obra : F ia t m ihi .
Ella es la que consiente en ser virgen, y en su virginidad da el ma­
terial para la obra : F ia t m ihi secundum verbum tuum . Ella es la que
resuelve como m a d re , y en su maternidad da cima á la grande obra
de la Encarnación del V erbo, y por ella á la de la renovación del
mismo.
6. Veamos por partes su principio, sus progresos y su comple­
m ento; que por cierto jamás veremos obra m ayor, ni mayor mu­
jer : A ve M a ría .
7. Para formarnos alguna idea de la divina grandeza, solemos
señalar la inmensa mole de este mundo visible, y , mirando porto-
dos sus contornos, tierras y m ares, cielos y astros, y tantas otras
y tan variadas formas de criatu ras, \ oh 1 m irad , solemos decir con
asom bro, todo se ha hecho con nada mas que con un fia t: D ix it ,
et facta sim t . E? verdad que de las manos de nuestros artesanos sa­
len grandes m áquinas, que se erigen palacios, se plantan ciudades
y castillos; pero esto no sucede sin aparejarse montañas de m ate-
teri'ales, ejércitos de operarios, y sin emplearse muchos años de fa-
212 SERMON I SOBRE LA ANUNCIACION
tigoso trabajo. Mas aquí sin mas que una palabra en un instante
salieron á luz tan grandes cosas : E x nihilo facta sunl omnia.
8. Sin em bargo, ¿cuál teneis por mayor o b ra , hermanos mios,
la creación del mundo ó la encarnación del Verbo? ¿la creación,
que lo form a, ó la encarnación, que lo reforma? Preguntadlo á los
santos Padres ; y oiréis q u e, por cualquier lado se mire á la segun­
da, sea por lo que dice á la cualidad de la acción, ó á la majestad
del objeto, sea por ía excelencia del íin d magnificencia de los efec­
tos, resulta ser una empresa incomparablemente mayor la de un
Dios encarnado que la de un mundo hecho.
9. Según esto, ¿cuál será el fiai que os aparezca mas adm ira­
ble, el fia lh tx , et facía est lu x ; ó el fíat m ihi, et Vcrburn caro factum
est? ¿el que hizo salir de la nada las c riatu ras, ó el que hizo bajar
del cielo al Criador? Conozco que harto sentís, hermanos mios, la
fuerza de este raciocinio, pero temeis las consecuencias. ¿Cómo?
¿H a de ser, pues, María mas que Dios?Esto no. Jamás sentó bien
á la alabanza el mendigar esplendor de la m en tira; y mas vale pre­
sentarla menos cumplida que menos verdadera. He dicho que no.
En cuanto al ser, entre Dios y la criatura hay de por medio una
distancia infinita. Sin embargo, en cuanto al obrar, si el mismo Re­
dentor afirmó en su Evangelio que sus discípulos llegarían por la fe
á hacer maravillas aun mayores que las que él hizo : M a jo ra horum
fa d e t (Joan, x i v ) ; ¿quién extrañará que yo hoy le diga que mas
pudo hacer M aría, al encarnarse el V erbo, que no quiso Dios h a­
cer al fabricar el mundo? La gloria de ciertos príncipes cuya gran­
deza sea ya reconocida ¿se oscurece acaso porque á veces sus mi­
nistros vayan mas lujosos que ellos? Al contrario, yo soy de pare­
cer que nunca apareció Dios mas glorioso que cuando pareció que­
rer glorificar á María mas que á sí propio, ¿P or qué? Porque con­
fiaba su poder á una criatura ta l, que no habia de haber otra que
pudiese hacer de él mejor uso ni menor jactancia,
10. Atentos os quiero ; que aquí está toda la desatadura del alto
nudo. Gran nudo e s , por c ie rto , el que el mas sublime ja iq u e se
haya jamás oido en el universo haya de salir de los labios de una
pura c ria tu ra ; pero gran desatadura del nudo es que haya en el
mundo tanta humildad en pura criatura, que se le pueda confiar
con seguridad la mayor gloria del mundo. Aquí es donde Dios se
ensancha, y donde difunde ámpliamente su grandeza, cual m ar nun­
ca tan dadivoso de sus aguas como cuando las comunica á un rio
DE NUESTRA SEÑORA. 213
que las ha de depositar otra vez en su seno. O bservad, en efecto,
que Dios se ha siempre mostrado sumamente celoso de su gloria,
por ser esta un bien inalienable de su ser divino : G loriam meara al-
leri non dabo (Isai. x l ii i ) ; al paso q u ede su poder fue muchas ve­
ces tan pródigo, que dió á sus siervos ámplia facultad de usarlo á
manera de dioses. Eccc, dijo al célebre conductor del pueblo esco­
gido , ecce constituí íc Deum Pharaonis (Exod, v i l ) : de aquí en ade­
lante hazte cargo, ó Moisés, que eres Dios de Faraón : en esta va­
ra te doy mi brazo : sacude la tierra, enturbia el aire, ofusca el
cielo, haz noche y dia como mejor te parezca ; ya te lo he dicho,
te hago Dios : Constituí te Deum. Pero ¡cuánta ventaja le llevó Ma­
ría! En poder de Moisés se puso un solo re in o ; de M aría, dice san
Bernardo, se hizo depender todo el mundo : 'Totas mundus genibus
ejus provoluttírS expectat. Á la seña del primero se rindieron las cria­
turas ; á la de la segunda se sujetó el mismo Criador : N olu it car-
nem sumerc de ip sa , non dante ipsa. No hay mas. Quien quiera sa­
ber qué suerte aguarda al Egipto, pregúntelo á M oisés; quien quie­
ra saber el destino del universo, pregúntelo á María : Ecce consti­
tuí te Deum .
11. Mas ¿cómo puede ser que Dios se muestre á un mismo tiem­
po tan celoso de su gloria y tan pródigo de su poder? ¿que, al pa­
so que quiere toda para sí la u n a , ponga poco menos que todo el
Otro en manos ajenas : G loriam meam alteri non dabo; constituí te
D eum ? Ys que Dios sabe muy bien qu e, cuando glorifica á tales su­
jetos con su poder , nada pierde desu gloria, atendida la humildad
de los mismos. ¿No oís, en efecto, los humildes concentos de
gratitud y divina alabanza á que se aprestan las dos grandes almas
que acabamos de mencionar? Cantemus D om ino; gloriose enim m a g -
nificatus est, canta Moisés, (E xod. x y ). M agníficat anima mea D o m i-
n u m , entona Maria. [L uc. i).
D extera tua, D om ine, magnificata est, resuena por las playas del
Eritreo. ( E x o d . ib .) . Fecit pokn liam in brachio suo, responden los
montes de Judea. (L uc. i b . ).
' Jste est Deus m eus, et glorifícalo cum, prosigue el libertador de
Israel. (E x o d . ib .). E x u h a v it spiritus meus in Deo salutari meo,
prosigue la libertadora del género humano. (L uc. ib .) .
Allí se oye: Deposuisti adversarios tuos. (Exod. ib.). Aquí se oye:
Deposuitpotentes de sede. (Luc. ib .),
12. De este modo se desafian y alternan á dos coros en un mis­
mo espíritu Moisés y María , sin que la mayor grandeza Ies haga ja -
214 SERMON I SOBRE LA ANUNCIACION
más menos hum ildes, y sin que sepan que son grandes sino por
Dios solo. Por ahí se echa de yer que, cuando parece Dios ser mas
pródigo de su poder con los hom bres, entonces es cuando mas ce­
loso se muestra de su h o n o r; no elevando jamás á los hombres á
hacer grandes cosas, sino cuando ellos están dispuestos á darle á él
la gloria de haberlas hecho : Fecit mihi magna qui potens e st... re s-
p e x it humilitatem ancillce mece. Cualquiera que tuvo ocasion de tra­
ta r con M aría, la tuvo también de conocer cuán lejos estaba ella de
arrogarse una gloria que no era suya. Cónociólo el Angel mensa­
jero ; y como confuso, trocó el estilo, y trató de dar otro giro á sus
encomios dirigiéndolos al Altísimo. Observadlo bien : A v e , gratia
p le n a : benedicta tu in m u lierib u s.. . ¡ A h ! No conocerás sin duda á es­
ta M ujer, ó celestiar paraninfo, pues le haces tal introducción...
No es poca la cuenta... T urbata est (M aria)... cogitabat qualis esset
ista salutatio. ¡Y o, la Mena de gracia!!! Ó Ángel, tú te engañas:
yo soy la desprovista de todo bien... ¿Mi Señor está conmigo?
Si él es Señor, es del caso que sea yo su esclava, no su Madre. ¡ Yo
bendita entre las mujeres! Sim e distingues entre las demás, me en­
contrarás la mínima de todas : si con las demás debo confundirme,
no soy, pues, yo la bendita. ¡Yaya un aprieto el del Ángel, quien
por otra parte llevaba del cielo muy corrientes sus instrucciones!
¿Qué hacer ante tanta hum ildad? Si como humilde la turbó, como
humilde la venció. Ved de qué modo. El asunto de que se trataba
en la encarnación del Verbo podia tener dos aspectos: el uno glo­
rioso para María por ser ella el instrum ento escogido; el otro para
Dios por ser élei principal autor de la grande obra : el uno de exal­
tación para la Madre ; el otro de exaltación para el Hijo. El Án­
gel , que ha descubierto la turbación de M aría, en vez de exaltar á
la M adre, recurre al partido de exaltar al H ijo ; y pasando como
desapercibida la obra de su seno virginal, la da en celebrar tan so­
lo la obra de Dios : Concipies et paries F ilium (Luc. i); pero ¡qué
hijo ! H ic erít m agn as, et Filius AUissimi vocabitur; et dabit Mi D om i­
nus sedem D avid P a tris e ju s; et regnabü in domo Jacob in w ter-
num , etc. Sí : concipies et p aries Filium ; pero ¿por virtud de quién?
S piritus Sanctus superceniel in te, et virtus AUissimi obumbrabit tib i...
N o n erít impossibüe apud D m m omne verbum . — ¿ Sí ? ¿Con qué esta
(dice María) es obra suya? ¡Oh entonces hágase, hágase, y su po­
bre esclava se tendrá por dichosa de servir á la gloria de su Señor:
Ecce an dlla D o m in i; fiat.
13. Decida ahora quien lo sepa, si María aparece mas humilde
DE NUESTRA SEÑO&A. 215
cuando se resiste, ó cuando se rin d e; que yo insistiendo pasmado
en el paralelo entre el inmenso cáos de la nada de donde sacó Dios
el m undo, y el profundo abismo de humildad por cuyo medio hoy
lo reforma ; en medio de tanta desigualdad y desproporcion de tra­
bajo, admiro la igualdad y proporcion del fondo, maniobrándose
allá en el seno de una nada que carece necesariamente del ser , y
aquí en el seno de un ser que por humildad se hace nada. Eccean,-
cilla D om in i; fiat. Venga hoy á asemejarse á Dios en sus obras : E r i -
tis sicut D ii, aquel Adán que debia ponerse bajo sus pies por afecto;
y reconozca que para los males que trajo al mundo la altivez de una
mujer que quiso obrar como señora, y de un hombre que quiso
obrar como Dios, no hubo remedio m asá propósito que la humil­
dad de un Dios que pudiese obrar como h o m b re , y de una Madre
que quisiese obrar como esclava : Ecce ancilla D om ini.
14. Pero en tan regocijado dia entreguémonos á ideas mas ale­
gres. Guando Dios, dice el Damasceno, formaba de tierra virgen
al prim er A dán, formando el primero simbolizaba al segundo, el
cual un dia con estupor de la naturaleza habia de traer tan puro
origen del seno de una mujer como puro lo traía de Dios ; siendo
muy conveniente que la generación temporal del Verbo correspon­
diese de algún modo á la eterna , y que así como esta era inefable
por falta de intervención de madre, aquella lo fuese por falta de
intervención de padre.
15. Resulta, pues, que María como humilde dió el fondo para
el diseño. Veamos ahora como á fuer de virgen dió el m aterial pa­
ra la grande o b ra: F ia t mihi.
16. Supuesto que el Mesías habia de nacer de m adre virgen se­
gún el vaticinio de Isaías : Ecce V irgo conápiet et paríet F ilium (v il);
no será de mas indagar si tal vaticinio fue comunmente conocido,
ó quedó oculto entre el pueblo escogido. Si fue conocido, ¿ por qué
no se vieron mas vírgenes en Israel? Si desconocido, ¿ por qué Ma­
ría se mantiene virgen? ¿por qué á ello se obliga aun con voto?
¿Qué es, dice san Bernardo, lo que la indujo á hacerlo? ¿Quién se
lo mandó? ¿Quién se lo aconsejó, ó le dió á lo menos el ejemplo?
Qute le x , quw ju s titia , qiuv -pagina Veteris Testam entí vel pr&cepü,
i'd consuluit, vel im pulit in carne non carnaliter vivere ? Mas ahí está
la doble estrañeza, de que aquella nación que de la virginidad es­
peraba tan sublime parto, tuviese á ella sin embargo una aversión
tan constante; y de que, en una ¡nacioo tan enemiga de tan bella
flor, solo se atreviese á cogerla esta doncellita. Sola sine e je m p lo ,
2 i6 SERM ON I SOBRE LA ANUNCIACION
canta la Iglesia con los versos del devoto Sedulio, placuUti, fcernina,
Christo. Háblese en el pueblo santo de la mujer que se quiera, ó
quedó incierto un tal prez, ó es cierto que no fue ligado con voto.
Sola sine. exemplo placuisti. N ecpr& ccptu m , prosigue B ernardo, nec
conc'üium, nec exemplum habuisti. G rande, pues, debió ser el amor
de virginal pureza que indujo á María á abandonar el camino tri­
llado por la totalidad de las mujeres, y á pisar un sendero solitario
sin ver quien Ja precediera, ni quien la siguiese. S í : grande amor
de la pureza ; ni hay que atribuir á otro motivo este nuevo empe­
ño. Cuando María fuese menos humilde, podría quizás decirse que
reserva para mas altas esperanzas su casto seno : quien no la cono­
ciera podria sospechar q u e , leyendo á Isaías, no se hubiese metido
en deseos de ser la prometida Madre del Mesías, y que según esto
se declarase desdeñosa de todo varón, porque era ambiciosa de un
Dios. Mas, nada de esto , dice el seráfico Buenaventura. Al contra­
rio, los suspiros de María eran por si tendría la dicha de vivir hasta
poder ver con sus ojos á la elegida para el excelso p a rto ; y teníase
por sobradamente feliz con poder rendir algún servicio á tan privi­
legiada Mujer, y besar las pisadas de tan augusta Madre. Aun diré
mas : estaba tan léjos María de mantenerse virgen por aspirar á ser
Madre de Dios, q u e , al contrario, poco estuvo en renunciar esta
m aternidad por puro apego á Ja virginidad. No bien oyó que el ce­
lestial mensajero le hablaba de concepción y parto , aunque divino,
cuando interrum pió su relación, preguntando azorada: Quomodo
fie tistu d , quoniam viru m non cognosco? (Luc. i). Á decir la verdad,
parece que, estando ya María al corriente d éla predicción de Jsaías,
su pregunta no venia al caso. Si el Profeta (y esto no lo ignoraba
María) habia ya prometido al Mesías una Madre virgen , ¿á qué vie­
ne alegar como obstáculo para ser madre el propósito de permane­
cer virgen ; toda vez que un tal propósito, antes que im pedirla
em presa, la facilita? Nudo difícil de soltar, dice aquí el docto Bar­
rada : DifficÜis sane nodus ad expedíendum. Sin em bargo, sí no es
presunción m ía , creo yo hallar su desatadura en el mismo Evan­
gelio. Salta á la vista que el Ángel habló á la Yírgen con el texto
profético de Isaías : Ecce Virgo concipiet, et pa riet F iliu m , dijo el
Profeta. Ecce concipies, et p a n es F iliu m , dijo el Ángel. Pero no­
tad que la cita, aunque puntualísima, no es en tera; mientras Isaías
dijo claramente que.«una virgen concebirá,» y Gabriel dijo tan so­
lo : «concebirás :» Ecce concipies, et p a ries . Aquí falta el título de
virgen, aquí no va expresada la virginidad. Pues aquí está precisa-
DE NUESTRA SEÑORA. 217
mente lo mas delicado de la embajada. Este Virgo que María sa­
be por el Profeta, y no ha oído de boca del m ensajero, es lo que
la pone en alarma. ¿Por qué callarle cabalmente en la embaja­
da lo que hace amable para ella la profecía? Por esto pregunta
con afan : Ouomodo fiet istu d , quoniam víru m non cognosco? Ella es
virgen, y , al ver que Dios la quiere por M adre, pregunta desde lue­
go hum ildem ente, dice san B ernardo, si el parto respetará el lirio
de su virginidad. En caso de no, ó el Señor se lo manda expresa­
m ente, y entonces no habrá mas que sacrificársela ; ó lo deja á su
albedrío, y entonces antes que perder esta flor que le es tan cara,
renunciará el fruto excelso. En la divina maternidad va cifrada su
grandeza : en la incorrupta virginidad brilla el mérito de su virtud.
No hay que titubear. Ella pasará muy gustosa por ser menos gran­
de, con tal que quede mas pura. Y nunca será mas cara al divino
Redentor que cuando, para agradarle, rehusará de él mayor don.
17. Tal es, según los intérpretes, el justo valor de estas pala­
bras : Quomodo fiel islud? Con qu e, ella está dispuesta á negar á u n
Dios la entrada en su casto seno, siempre que esta no haya de ser
entrada de un Dios: y siempre y cuando el divino parto hubiese de
tener lugar en tierra no virgen , negado le quedaba un lugar en el
huertecito de M aría: H ortus conchisus. Nadie intente penetrar en
aquel claustro inaccesible: ffo rlu s condusus, soror mea (Cant. iv );
cerrado está hasta para mí m ism o, dice Dios, si al custodiar su jar-
din no me porto como hermano : H ortus conchisus, soror mea.
18. ¡Oh Virgen sin ejemplo! ¡Oh virginidad sin igual! ¡Oh mu­
je r verdaderamente digna de que en obsequio suyo vuelva á habi­
tar entre los hombres el Espíritu divino! Spiritus Sanctus superve­
n id in te, et virlus AUissimi obumbrabittibi. ¿ Dónde paró ya la formi­
dable amenaza que contra el universo fulminara eí Altísimo, cuan­
do iba á sumergirlo en el diluvio? N on permanebtt S piritu s meus in
homine in (vternum, quia caro est. (Genes, vi). Cuando Dios enojado
huia del mundo : P a n iim t cum quod hominem fecissct... non p e rm a -
nebit Spiritus meus in homine; cuando oscureciendo el cielo, y des­
equilibrando el aire, estaba ahogando el mundo en las aguas exter-
m inadoras, ¿quién habria dicho que habia de venir un dia en que
aquel purísimo Espíritu que tan reñido estaba con nuestra carne,
no solo habria vuelto á mostrarle su afecto, sino que hasta se ves­
tiría de ella en la persona del Verbo divino? N onpcrm ancbit S p iri-
lits m cusin homine; S piritu s Sanctus supervenid in te. Maravillas son
estas del puro seno de María. Esto equivale á decir que mas pura
15 t. u i.
218 SERMON I SOBRE L A ANUNCIACION
es ella que sucia toda la raza de Adán ; que mas pudo aplacar á
Dios el perfume de sus virginales azucenas que ofenderle el cenagal
de nuestros pantanos.'
19. Si así es, abrios, cielos; desataos, nubes; y llueva en un di­
luvio de misericordia el suspirado de todos los siglos : Roratc, catli,
desuper, etnubes pluant ju stu m ; aperiatur térra, etgei mm et Sahatorcm .
Habia huido Dios del hombre porque encontró en él un espíritu
enteram ente de c a rn e ; y ahora vuelve á é l , porque halla eo el mis­
mo una carne enteram ente p u ra , y por así decirlo, de espíritu: P e r -
manebit m homine caro viea, quiaspirituscst. Tenemos ya á María en ac­
titud de acogerle : D ix it aulem M a r ía : Ecce ancüla D om ini; fíat m ihi
secundum verbum tuum . Darle ella entrada, y entrar él. fue una
cosa misma. Apenas ella profirió el fíat, bajó personalmente á su se­
no el Verbo divino, desposándose, con lazo inm ortal, con la hu­
mana naturaleza : E t Verbum caj'o factum est, et habitavit in nobis. Y
para que María fuese no supuesta, como blasfema Nestorio , sino
verdadera Madre de Dios, formóse de sus castas entrañas y pura
sangre aquel cuerpo que junto con el alma íntimamente subsiste en
la increada Persona del Verbo, no por adopcion , sino por un ió n , y
esta no simplemente afectiva , sino sustancial, con distinción de na­
turalezas, mas no de personas : en virtud de cuya admirable unión
el eterno Verbo no solo se denom ina, sino que rigurosamente es
H om bre-D ios: E t Verbum caro factum est . Á esta obra excelsa de la
omnipotencia del Padre, apropiada por bondad al Espíritu Santo,
y terminada por unión hipostática por el divino V erbo, dió María
por parte suya la última mano con su prodigioso fiat . F iat m ihi se-
cundum verbum tu u m ; et Verbum caro factum est.
20. Esto no significa que la divina encarnación se deba á Ma­
ría como á causa principal eficiente y m eritoria, como soñaron al­
gunos herejes; sino como á aquella que, hecha digna, por gracia,
de ser la Madre de un H om bre-D ios, fu e , merced al mismo, la que
nos trajo la común salvación. Así es que la que como humilde dió
el fondo para e! diseño, y como virgen el material para la obra, dió
como madre el complemento ó esta grande obra de la encarnación
del V erbo, y por consiguiente de la renovación del m u n d o : Sola
préster naturam fu it electa ad renovandam naturawt.
21. Entiéndase que ni morimos en E va, ni resucitamos en Ma­
ría. Adán es la cabeza por quien murieron todos los miembros, y
Cristo la cabeza por quien resucitaron. Sin em bargo, si pregunta­
mos al primero cómo nos m ató; m ulier, responde al instante; mu-
DE NUESTRA SEÑORA. 219
lier dedit m ihi (Genes, m ) : el fruto de vuestra m uerte vino á mis
manos de las de Eva. Si asimismo preguntamos hoy á mejor Pa­
dre cómo nos salva ; M u lier, dice también ; M u lier dedit m ih i: el
fruto de vuestra vida le tuve en el seno de María ; ella fue la que
me vistió de esta carne que por vosotros llevo ; ella fue la que lle­
nó mis venas de esta sangre inocente que por voso tros derramaré en
el Calvario : M ulier deditm ihi. Sí, concluye bellamente Agustín : A u c­
tr ix peccati H e v a : au ctrix m eriti M a r ia : H eva ocddeudo ob fu it: M a ­
ria vivificando p ro fu it: illa p ercu ssít , ista sanavit, (Serm. de Sanctis).
22. Elevada en espíritu María , miró en torno suyo agrupada la
inmensa prole de A dán, y oyó como la aclamaban dichosa todas
las generaciones: Beatam me dicent omnes gmerationes. Bien conoció
h o y , ai ser constituida Madre de un H om bre-D ios, que así como
sin ella no se obraba la encarnación del V erbo, tampoco sin ella
llevaría á cabo el Verbo encarnado la redención del m undo. No os
arredre, hermanos míos, la elevación de un tal pensam iento; que
hasta él subirémos por medio de las Escrituras. ¿Habéis jamás re ­
flexionado con qué lisura la iglesia apropia á María todas aquellas
excelencias que literalmente no corresponden mas que á la increa­
da sabiduría? Abrid el capítulo v iii de los Proverbios, y leed : D o -
minus possedit me in initio viarum su a ru vi, antequam quidguam facer et
á p rin c ip io : ab alterno ordinata sum. Hasta aquí entiéndase dicho
también de María. No hay duda que entre las puras criaturas ella
es la prim ogénita, ante quien palidece cuanto hay de bello en la
naturaleza. Prosiga diciendo : N ondum erant abyssi, et ego ja m con­
cepta eram ... ante colles ego pa rtu rieb a r. S í : ella, antes que toda sim­
ple criatura, es elegida para la gracia y predestinada á la gloria ;
ella descuella entre los Angeles y los Santos cual monte encumbra­
dísimo entre humildes colinas de él y con él nacidas : A nte colles ego
parturiebar. Mas lo que mas me asombra es verla no solo cual do­
nosa precursora, sino como inseparable compañera en todas las
obras de la increada Sabiduría. Apréstase Dios á la admirable ar­
quitectura de los cielos ; y á su lado está María : Q u a n d o p rep a ra -
ia t cmlos, aderam . Traza los círculos del globo, separa las regio­
nes del aire, hinche de agua las nubes; y allí está María : Quando
wthera firm abat sur su m , et librabal fontes aquarum . ¿Se han de fijar
lindes al océano? María se pasea sobre sus orillas. ¿Se ha de sen­
tar la tierra en sus polos? María los rev isa: Quando circumdabat
m ari terminum suum .... quando appendebat fundamenta terree, cum eo
eram. Y no solo presencia la o b ra , sino que parece ponga las ma~
15*
220 SERMON t SOBHE LA ANUNCIACION
nos en ella : Cum eo eram , cuneta componcns ; y esto sin fatiga y co­
mo quien juega, ludens coram eo onmi tem pore, ludens in orbe ter-
raru m .
23, ¿Qué misterios son estos? ¿Q ué tiene que ver María en la
creación del m undo? ¿Cómo se la da tanta importancia , que nada
se haga sin ella?... Cese la m aravilla, grita san Bernardo : P ropter
hanc totus mundus factus e st: omnia nos habere r oluitper M a ria m . To­
do el mundo ha sido hecho para ella, porque ella ha sido hecha pa­
ra todo el mundo. Ya desde entonces se prefiguraba en el órden de
la naturaleza lo que en ella debía cumplirse en el órden déla gra­
cia. El Verbo divino, como Hijo de Dios, era en la creación del
mundo idea increada de todo lo factible ; como Hijo del hombre,
objeto creado de todo lo hecho. M aría, pues, que en los divinos
pensamientos jamás anduvo separada del Hijo, recibía de rechazo
todo cuanto á él se ordenaba directamente : Cum eo cram cuneta
componm s . De ahí es q u e , así como ya antes de la creación del Ver­
bo sin María nada se hizo en la naturaleza, ni se decretó nada en
la gracia ; tam poco, verificada ya la encarnación, nos viene nada
del cielo sin ella : O m nia nos habere vo lu itp er M a ria m .
24. Hay mas todavía ; y permitidme á medida de mi afecto dar
colorido á este pensamiento. No solo nos vienen de Jas manos do
M aría todas las gracias, sino que de sus manos no nos viene otra
cosa que gracias. El divino Redentor no pudo usar con los hom­
bres de sola su misericordia; porque, como á D ios, le es esencial
la justicia. Así es qu e, viviendo entre nosotros acá abajo, si bien
habitualm ente se portó como p adre, una vez que otra dió alguna
señal de juez, y no reparó en confundir á menudo la Sinagoga, y
aterrar allá en el Getsemaní á la soldadesca. Ahora b ie n : siéndole
ú Cristo indispensables los mas rígidos deberes de la justicia, tomó
en la redención el mismo partido que habia tomado en la creación
del mundo : N on est bonum hominem esse solum , faciamus ci adju to-
rium simile sibi. (Genes, ii). Para completar las obras de la natura­
leza parece que falte Eva. Para completar las obras de la gracia, pa­
rece ser necesaria María : A dju toriu m simile. Mas la prim era, he­
cha para ayuda y trocada en ru in a , solo sirvió para propagar el
pesar entre los hombres ; al paso que la segunda, nacida entre las
ruinas y resultando una ayuda adm irable, no se emplea mas que
en derram ar sus mercedes entre los hombres. M a r ia , dijo el car­
denal H ug o , est adjutorium A U issim i, quia m m ju v a t ad salvandum
humanum gemís. De este modo se encontró un suave medio de que,
DE NUESTRA SEÑORA. 221
mientras el Hijo obra, ora como p adre, ora como ju ez, dejase para
María el hacer solo de m adre ; y mientras él se m uestra, ora justo,
ora compasivo, María no fuese mas que compasiva : M a r ia mater
m isericordia. (Ecclesia). Revistióse desde hoy de este maternal afec­
to para con nosotros míseros pecadores. Mirándonos á nosotros es
como proferia con tanto ardor aquel fíat. |O h s í ! fiat mihi secundum
verbum tuum : acelere nii Dios su venida, y apresúrese á descender
ó mi seno, donde he ya acogido á todo aquel mundo perdido que
él está buscando : F ia t m ihi secundum verbum tu u m ... et Verbum caro
factum est.
2o. Hé aquí contraídas y subidas hasta lo sumo nuestras deu­
das hácia María. Á elta debe el mundo renovado esta grande obra
del Hombre-Dios. Por esto la aclaman bienaventurada todas las hu­
manas generaciones; por esto ante ella se encorvan las comarcas
del universo ; por esto la reconocen cual corredentora del género
hum ano, reparadora del daño común y acarreadora de la común
salvación. Proclám anla, por humildad sin igual; por pureza sin
ejem plo; por dignidad sin parangón ; bendita entre las mujeres,
dichosa entre las gentes, soberana entre las vírgenes, incompara­
ble entre las madres : B eatam me dicent. Sí, M aría, sí, nosotros en­
tre todas las hum anas generaciones no pertenecimos á la que fue
la primera en consagrarse á vuestros encomios; tampoco formaré-
mos la última ; sino que tomando ejemplo de las prim eras, y le­
gándole á las venideras, compendiarémos en vosotros solos, si no
todas las alabanzas de unas y o tra s, á lo menos todo el deseo de
alabaros.
26. Así como el órden de la naturaleza es la base y fundamen­
to del órden sobrenatural y divino; así no puede dudarse que la
gran V irgen, que tanta importancia tiene en el órden sobrenatu­
ral conforme hemos visto, tiene también mucha en el gobierno na­
tural. Para explicarme acerca de esto ¿creeis, hermanos mios, que
diria yo mucho si afirmase que el mundo se aguanta en sus quicios
por M aría, de suerte q u e , á no ser ella, ya mil veces se habria des­
trizado y deshecho? Sin embargo, ello es así. Quizás os suceda al­
guna vez, recorriendo los alrededores de alguna ciudad real, dar
con alguna quinta ó jardin de propiedad del príncipe, del cual este
no hace ningún caso, ni se cura jamás de ir a llá ; y con todo sigue
haciendo gastos en él. ¿Por qué? solo porque la reina madre tiene
alguna afición á ir allá de paseo una vez que otra. Tal viene á ser
nuestro caso. Dios, creador, ya desde los primeros años de la crea*
222 SERMON I SO BRE LA ANUNCIACION
uiOQ perdió su afición ai mundo : P a n ü u it eum quod hominem feds -
set. (Genes, vi). En cuantoá sí, no querría que existiese: así lo dió
á entender en el estrago del universal diluvio. P e ro , como su Ma­
dre le tiene afecto, y á decir verdad, no es en él mal vista ; él si­
gue conservándolo con una tolerancia cjüe es muy del agrado de
María y del mundo.
27. Aquí veo que no ha de convenir conmigo álguien mas ver­
sado que yo en las E scritu ras; por cuanto en el Génesis empeñó
Dios su palabra de no enviar jamás sobre la tierra otro diluvio pa­
recido al de los tiempos del justo Noé : N equaquam ultra ¡ntcrficie-
tur orrrnis caro (Ibid. ix ); por cuyo motivo pueden los hombres,
sin ninguna intervención de M aría, darse pofc seguros, cuando me­
nos del mencionado cataclismo. Sea en buena hora. Yo de este mis­
mo texto saco un argumento enteram ente contrario. Decidme, her­
manos mios : cuando Dios prometió no volver á sumergir el uni­
verso, ¿dió desde luego alguna prenda visible de su promesa? ¡O hl
sí, respondéis : tenemos en garantía aquel iris que tan á menudo
vemos pintado en las nubes en los días de v eran o : A rcu m m eu m p o -
nam in n u bibu s , el erit signurn fcaderis inter m e et Ínter terram . j Bra-
y o ! Por aquí os quiero. ¿ Á quién figura y recuerda aquel arco iris?

Apuesto que vais á adivinarlo vosotros mismos. Observad con qué


afecto habla Dios de aquella su prenda ; de cuántos modos la men­
ciona ; bajo cuántos aspectos la m anifiesta: observad como pare­
ce no sepa acabar de contemplarla y de mirarse dentro de ella ásí
mismo : y descubriréis que él veia allí dentro mucho mas délo que
aquel fenómeno luminoso presenta á nuestras miradas. Escucha,
Noé, decia Dios á aquel ínclito Patriarca : prometido te he que una
sumersión tan general habrá sido la prim era y la última , y si quie­
res una garantía, ahí va. Déjote por prenda de mi promesa aquel
iris pacífico que acabo de dibujar por tí en el cielo : A rcu m meum
ponam in nubibus, et erit signurn fw deris inter me et inter terram . ¿ Po~
dia hablar mas claro? O íd , sin em bargo, como vuelve á lo mismo.
Cuando sucediere, prosigue, que encapoten el cielo nubes amena­
zadoras , haré entonces salir este iris á la vista del mundo : Cum -
que obduxero nubibus caslum, apparebit arcus meus in nubibus; y me
acordaré, al verle, del pacto que hago hoy contigo : E treco rd a b o r
faederis mei vobiscum. Sí, Dios m ió , dos veces me lo habéis ya pro­
metido y y os doy las gracias. E a, replica el Señor: cuando, eno­
jado contra los hom bres, querré echarles á p erder, haré aparecer
á mi vista aquel arco fiador de mis promesas : E r itq m arcus in n u -
DE HUESTEA SEÑORA. 223
bibtis, et videbo illu m , et recordabor fmderis sempiterni quod pactum
est. Tanto hay : y teolo presente: será esta la m utua prenda de paz
eterna entre nosotros : D ixitque D eus ad J\oe (ya va la cuarta v ez;:
Hoc erit signum fcederis quod constituí ínter me et om ntm carncm. ¡San­
to Dios! ¡y cuántas veces repetir lo que Noé entendió desde la pri­
mera! ¡Ah! no es por complacencia en la promesa, hermanos m ios;
sino por amor de la prenda. ¡Ah! ¡harto se complacía Dios en tan
cara:prenda! Entendedlo ya. En aquel arco iris, dice el seráfico
Buenaventura, él veia á María; M a ria arcus faderis d m n i, et re-
conciliaíionis nobiscum. Ella era aquella dulce prenda , aquella feliz
señal que tenia tan absortos los pensamientos divinos. ¡C uántas\e-
ces sucede que la justicia de nuestro Dios altamente airado contra
la tierra , condensando nubes y amasando tem pestades, descarga
carestías, g uerras, pestilencias y terremotos 1 ¡ A y ! ¿ va Dios á abis­
mar el m undo? No, no. Aparece oportunamente M aría, ante quien
huyen las nubes, y se serena el cielo : Cinaque obduxcro mtbibus cce-
lu m , apparebit arcus meus in mtbibus. Paséase el azote de Dios por
las comarcas del universo, y á manera de furibundo torbellino, cas­
tiga, hiere y martilla cuando u n a, cuando otra nación. Mas ape­
nas caen las primeras descargas, cuando ya el arco iris anuncia su
conclusión. Ya lo ha visto la ira divina, y no puede ir mas a llá :
Videbo illum , et recordabor fcederis sem püerni. No se decreta en el
cielo ningún castigo contra la hum ana malicia, sin que al instante
se interponga María ó para distraer el golpe, ó para amortiguar su
ím petu, ó para prevenir el tiem po, ó para prescribirle medida : y
basta que en el cielo se vea á María dirigida al trono de Dios, pa­
ra que se dé todo por concluido, siendo ella la infalible señal de
la tregua: Hoc erit signum fcederis, hoc erit signum.
28, ¡(Jué bellos son , pues, estos tiempos en que ni el ciclo mis*
mo que ofendiéramos puede dispararnos un rayo de guerra sin des­
plegar bandera de paz ! Debido es á María : A raís fm leris et recon -
ciliaiionis nobiscum. De ahí aquellas expresiones tan francas de los
santos Padres, que María no obra en el cíelo como sierva, sino co­
mo señora; que no suplica, sino que manda ; y otras por el estilo
usadas ya por Bernardo, por Anselmo, por Pedro Damiano. Dé ah
aquella confianza tan universal del Cristianismo en María. De ahí
aquel empeño tan común hasta en las mas pobres aldeas de erigir­
le algún magnífico templo que asegure de cerca sus personas y de
léjossus campiñas. No deja de ser un bello espectáculo para quien
recorre la Europa el ver á cada p aso , hasta en los cerros mas es-
224 SERMON I SOBRE LA ANUNCIACION
cabrosos y mas quebrados recod os, algún célebre santuario de la
excelsa Virgen , en cuyas paredes cuelgan los retablos que atesti­
guan la confianza délos naturales, y despiertan la de los transeún­
tes. Bien supimos lo que hacíamos cuando , pobres pecadores, nos
cobijamos bajo su manto para sustraernos á la ira del cielo. Pe­
guémonos á su saya maternal. Boguémosla del fondo de nuestros
corazones que por piedad no nos desampare. Protestémosle afec­
tuosamente q u e , si grato nos es el reconocer com o Tenidos de ella
todos los bienes de la naturaleza, mucho mas nos lo es esperar de
la misma los bienes mucho mas apreciables de la gracia ; y que de
ella esperamos, por fin , tener entrada en aquellas puertas que nos
abrió ; que de ella esperamos aquella vida que de ella nos vino :
Qui me invenerit* inveniet vitam.
ESQUELETO DEL SERMON II

SOBRE

LA ANUNCIACION DE NUESTRA SEÑORA.

Eececoncipies in ú tero , et paries filium , et


ttocabts nomen ejus Jesum. ( Luc. i).
Hé aquí, concebirás en tu sen o, y “parirás
un h ijo, y llamarás su nombre Jesús.

1. Si todas las naciones celebraron siempre el dia... Si el gen­


tilismo celebraba la época... Si á Salomon le faltaban expresiones
para...: ¿con qué g o zo , con qué a fecto..., debe el linaje humano
celebrar este dia felicísimo en q u e...?
2. Para esto bajó Djos del ciclo á la tierra... Bajó del cielo, pero
n o dejó de estar en el cielo, porque haciéndose hombre no dejó de
ser D ios...
3. ¿ Cómo puede D ios, dice el presumido filósofo, unirse con el
hom bre, ser inmortal y morir, etc.?
4. Á los que tal preguntan, les preguntaría yo con san Agus­
tín : ¿ Cómo en un mismo h om bre...? Dices que no entiendes el mis­
terio, pero inteüigere vis? Crede. La fe no debe seguir á la razón, sino
esta á la fe ...
5. Supuesta, p u es, la fe del misterio de la Encarnación.,,; p ro­
curemos excitar en nuestros corazones... Para esto bastará pon­
derar q u i é n vino, p or q u i é n vino, y en q u i é n se obró tan adorable
misterio. Alcanzadm e, 6 Virgen santísima,...

Primera p a rte: ¿ Q u ié n vino?

6. ¿Quién bajó de la cumbre del em píreo...? ¿A caso un A n­


g e l...? N o : el que vino es el que estaba anunciado: J)ms ipse ve-
niet, et salvabit vos... Á Moisés le confió la libertad del pueblo he­
b reo; á Josué la introducción del mismo en la tierra prometida...
Para sí mismo reservó el librar al hombre de la esclavitud del pe­
cado y del dem onio: Deus ipse veniet. .,
226 SERMON H SOBllE LA ANUNCIACION
7. Vetii, D om ine , et noli ta rd a re, clamaban los antiguos Padres
y Patriarcas... Miserable estado del mundo desde el pecado de Adán
hasta la Tenida de Cristo...
8. V ino, por fin, hecho hombre elUnigénito del Padre, y ved
aquí renovado el mundo. jQué otro aspecto 1 ¡qué otras costum­
bres! Ya no es la tierra... Ya se consagran á Dios los que... Ya se
pisan las honras... A facie D om ini mota est térra , etc.
9. Por el pronto los gentiles calificaron de locura este misterio,
pero, hecha reflexión, conocieron que no podia idearse otro medio
mas eficaz para... Ya Sócrates con la sola luz natural llegó á co­
nocer..,
10. Vino el Hijo de Dios, y reprobó lo m alo, y eligió lo ltu m o ...
Bienes que nos proporcionó su venida... ¡Felices los que supieron
aprovecharse de...I \ Infelices aquellos que cerrando los ojos...I Para
estos, dice san B ernardo, vino como si no hubiera venido.

Segunda p a r t e : ¿ P o r q u ié n vino?

11. ¿ Por quién bajó del cielo á la tierra el Hijo de Dios? P ropter
nos ¡tomines et propter nostram salufem . — P arvu lu s natus est nobis, et
fiiu s datus est nobis. — Sic Deus d ilexit m itndum , u t, etc.
12. ¿ Qué comparación puede haber entre los beneficios de la crea­
ción y los d éla encarnación? Entonces nos dió la tierra con... Ahora
nos da su propio H i j o . y esto cum inim ici essemus. Confesemos con
san Pablo que propter nim iam charitatem , etc.
13. Cum iUo omnta nobis donam t... Avergüénzate, hom bre, dice
san Agustín, pudeat non redam are p ro tanto am ore...
14. ¿ Para qué vino el Señor? Para librarnos del pecado y resca­
tarnos de la .„ Para ello podia escoger otro de los innumerables me­
dios..., pero prefirió el mas costoso á sí m ism o...
15. Argumento de los gentiles contra la Encarnación... Para des­
vanecerlo basta responder con san Pablo: P ropter nim iam charila -
tem qua dilexit n o s...

Tercera parte,: ¿ E n q u ié n se obro tan adorable m isterio?

16. H ora es y a, ó Virgen santa, de volver á Vos nuestra consi­


deración. Vos fuisteis... Enamorado Dios de vuestra pureza... Para
esto envió un celestial paraninfo... Solo se esperaba vuestro consen­
tim iento, y lo disteis diciendo : F ia t m ih i , etc. ¡Oh fia tl exclama
DE NUESTRA SEÑORA. 227
santo Tomás de Villanueva... Con un fíat form ó Dios el mundo : con
un fiat de la Virgen se o b ró ...
17. Prodigios de Josué, de san P ablo... ¿Q ué comparación pue­
den tener tales obras con la q u e se ejecutó eta el seno de M aría?...
¿Q ué maravilla puede igualarse á esta?... Bien podía-Dios ejecu­
tarla sin su consentimiento, p e ro ... Fecü mihi magna gui polens est,
exclama María... j Oh dignación admirable de la divina bondad I ¡Oh
privilegio de la V irgen ...! ¿Quién será capaz, decia san Agustín,
QaisHbt dígne valeat juragratiarum ac laudum prosconia rependere.,.?
18. Correspondamos agradecidos á nuestro buen D ios..., y á la
Virgen M adre... Manifestemos con himnos y alabanzas..., y sobre
todo con obras virtuosas... Así podrémos esperar...
SE R M O N II
SOBRE

LA ANUNCIACION DE NUESTRA SEÑORA.


L'cce concipícs útero, et partes filium, et
zocabis nomen cjus Jesum. [Luc. i
l i é a q u í, c o n ce b irá s en tu sen o, y p a rirá í
un h ijo , y llam arás su n o m b re Jesús.

1. Si todas las naciones que se precian de racionales han mirado


siempre com o justo tributo de su reconocimiento celebrar el dia en
que tuyo principio su dicha ó su restauración: si el gentilismo ce­
lebraba con sumo regocijo la época en que creia por la ficción de
sus poetas haber bajado del cielo á sus templos alguna deidad para
su amparo y con su elo: si al sapientísimo rey Salomon le faltaban
al parecer expresiones para manifestar no menos su gozo que su
^asombro, cuando contemplaba lleno de la divina Majestad el mag­
nífico templo consagrado á su cu lto 1; ¿con qué gozo, con qué afec­
to , con qué demostraciones de admiración y respeto debe celebrar
todo el linaje humano este dia felicísimo en que descendió del cielo
á la tierra, y llenó con su soberana presencia el templo animado de la
Virgen santísima, no en sombras ó figuras, el D ios, no fingido, sino
verdadero y ú nico, supremo Criador y Señor del universo con toda
su grandeza, para desterrar del mundo la mas deplorable miseria,
y dar principio á la grande obra de la redención, de la cual pendía
nuestra felicidad?
2. Para tan importante fio bajó Dios del cielo á la tierra. No
penseis, amados oyentes, que bajó el Hijo de Dios dejando el cielo.
B ajó, dicen los Padres de la Iglesia 2, tomando la naturaleza h u ­
mana : bajó haciéndose hombre en las entrañas de la Virgen : bajó
uniendo la naturaleza humana con la divina en la misma persona.
Pero bajando á la tierra quedó el mismo Dios en el c ie lo ; porque
haciéndose hombre no dejó de ser Dios inm enso, infinito, eterno.
El mismo Hijo de Dios humanado, cuando conversaba en el mundo,
1 III R cg . v iii. — 1 A u g. in Joan, tract. X I I .
DE NCESTKA SEÑORA. 229
dijo que habia bajado del cielo, y que estaba en el cielo de donde
habia bajado *.
3. En esta infalible v erdad, que es el blasón mas glorioso de la
religión cristiana; en este altísimo misterio, que no se hartan de
contemplar los mas ilustrados ingenios, el presumido filósofo solo
halla materia de irrisión ó censura. ¿Cómo p u ed e, dice, unirse Dios
con el hom bre; ser un mismo sujeto inm ortal, infinito, eterno se­
gún una naturaleza, y según otra padecer, morir y mostrarse flaco?
4. No es e ste, amados oyentes, lugar de disputas: ni es justo,
dice sabiamente san Máximo , examinar con ellas un misterio que
declararon tantos oráculos, que confirmaron tantos prodigios, que
selló la sangre de tantos m ártires, que confiesa constante la fe de
tantos siglos, A los que preguntan cómo puede unirse la naturaleza
divina con la humana en un mismo sujeto, les preguntaría yo con
el Padre san Agustín -: ¿Cómo en un mismo hombre se une el alma
con el cuerpo; el alma que es inmortal y espiritual, con el cuerpo
material y corruptible? Si el mas atrevido filósofo no pudo hasta
ahora explicar esta unión, con ser natural, y tenerla en sim ism o ;
¿qué mucho no pueda explicar ni comprender aquella unión adm i­
rable que fue la obra mas alta de la divina Omnipotencia? ¿Será
tanta su presunción, que quiera medir todo el poder infinito de Dios
con sus limitados alcances ? Confesemos con profundo rendimiento
que Dios puede hacer mucho mas de lo que nuestra razón puede
alcanzar. Dices, hombre arrogante, que no entiendes el misterio*
Es así que no lo entiendes; pero ¿quieres, te dice Agustino, en­
tenderlo 3? Cree. Si no creeis, no entenderéis, dijo Dios por su
Profeta La fe no debe seguir las escasas trémulas luces de la ra ­
zón; antes la razón debe seguir la resplandeciente antorcha de la
fe, si no quiere tropezar á cada paso entre las tinieblas de este
mundo.
5. Supuesta, p u e s, la firmísima fe del misterio de la Encarna­
ción; supuesto que descendió el Hijo de Dios del mas alto trono al
tálamo virginal de M aría, tomando en él la naturaleza hum ana, y
uniéndola con la divina en una misma persona, que es la segunda
de la santísima T rinidad; procuremos excitar en nuestros corazo­
nes el justo reconocimiento, considerando la fineza inestimable que

1 Nenio asccndit io cw la m , nisi qui descendit de coelo, F iliu s hotninis qui


est in coelo. f Joan, m , 1 3 ).
* A u g . ep. C X X X Y U ad Y o lu s, n . 11. — a A u g. InlelUgere v is ? Crede.
(Tract. X X IX iu Joan, n, 0 ), — 1 Isaí. v u , 9. Secuod. septuag. Inlerpr.
230 SERMON II SOBRE I A ANUNCIACION
logró el linaje humano con tan estupenda o b ra ; para esto bastará
ponderar q u i é n vino, y por q u i é n vino: y veis aquí, oyentes ca­
rísim os, los dos puntos que debo exponer á vuestra consideración.
No soy capaz de exponerlos dignam ente; pero Vos, Virgen santí­
sim a, cuya gloria interesa tanto en la declaración de un misterio
en el cual tuvisteis tanta p a ríe , alcanzadme de vuestro sacratísimo
Hijo los auxilios que necesito para explicarle á mayor gloria mues­
tra y del mismo H ijo; á cuyo fin repetirémos con profundo acata­
miento la salutación del A ngel, que os le anuncié, diciendo : Ave
M a r ía .
P rim era p a r te : ¿ Q u i é n vino?

6. ¿Quien para nuestra salud vino del cielo á la tierra ? ¿Quién


bajó de la cumbre del empíreo á este valle de lágrimas? ¿Vino al­
gún príncipe de la corte celestial? ¿Bajó alguno de los principales
ministros del Altísimo, de aquellos ministros que suele Dios enviar
á la región de los mortales para poner en ejecución los grandes de­
signios de su soberano consejo? No; el que vino, el que bajó del
mas excelso trono de la gloria, del seno de su eterno Padre á las
entrañas de una humilde virgen, es el Hijo natural de Dios, es el
Criador del universo, el Señor de infinito poder y grandeza; es
el mismo Dios, como lo tenia mucho antes prometido por boca
del profeta Isaías: Deus ipse veniet, et salvabit vos i . Dió la ley á
Israel por ministerio de Ángeles 2. Por la voz también de Ángeles
habló á los P atriarcas, consoló á sus siervos, instruyó al pueblo.
Pero para dar una ley de am or que se habia de imprimir, no en
tablas de piedra, sino en Jos corazones hum anos; que habia de du­
ra r, no por tiempo lim itado, sino para siempre : para consolar al
hum ano linaje y animar su esperanza, no ya con promesas tem ­
porales ó bienes terrenos, sino con celestiales dones, con premios
e tern o s: para instruirlos en las verdades mas im portantes, en la
doctrina mas sublim e; para esto no convenia que se valiera Dios de
la voz y ministerio de Á ngeles, sino de las palabras, ejemplos y ad­
mirables obras de sí mismo : Deus ipse veniet. Al gran profeta y su
íntimo amigo Moisés, revistiéndole de un carácter tan elevado como
el de vicediós 3, encargó el Señor la libertad del pueblo hebreo, y
su conducción por el desierto :á Josué, digno sucesor de Moisés, he­
redero de su celo y esp íritu , la entrada del mismo pueblo en la
1 Isai. x x s v , 4 . — a A ccopistis legem in disposilioue ÁDgelorum. (Act. t u .
v, 5 3 ). — a Ecce constituí te Deura PUaraouís. ( Exod. v it , 2 ).
B E NUESTRA SEÑORA. 231
tierra prometida. Pero libertar al hombre del duro cautiverio del
pecado y de la tiránica opresion del demonio ; guiarle seguro por
los;peligros de este m undo; abrirle las puertas del cielo, y facili­
tarle la entrada para vivir eternam ente en aquella región de gozos
y de gloria; era obra tan grande, tan ardua, y de tanta im portan­
cia en la estimación del Señor, que no quiso Dios fiarla á otro, sino
ejecutarla por sí mismo. Deus ipse venid. ¿Y quién pudiera triunfar
del pecado y del demonio, sino el que por su esencia es impecable
y superior á todas las potestades angélicas? ¿Quién podía renovar
la imágen de Dios sumamente desfigurada y cási borrada en el hom­
b re , sino el mismo que la formó? ¡Tan digna fue del divino con­
sejo, tan propia de su infinita sabiduría y de su inefable bondad la
venida del mismo DiosT
7. Instruidos por superior instinto los antiguos Padres de esta
disposición soberana, y conociendo la suma importancia de su cum­
plim iento; el grande objeto de sus esperanzas era la venida de Dios
al mundo. Por ella suspiraban, á ella se dirigían sus fervorosas an­
sias y sus continuos clamores. V enid, Señor, decian todos á una
y o z , venid, y no tardéis. Los gravísimos males que veiaü y llora­
ban sin consuelo; el infeliz estado del mundo en todas edades, á
pesar de tantos medios con que le habia socorrido la divina clemen­
cia f les hacía desear mas vivamente la venida de Dios como rem e­
dio único y eficaz. En efecto, si repasamos en la memoria ios cua­
tro mil años ó mas que discurrieron desde el pecado de nuestro
primer padre hasta la venida de Cristo , reconocerémosque inficio­
nado desde entonces el humano linaje, no fue mas el mundo en
todo aquel tiempo que un funesto teatro de torpeza, impiedad y
vicio» los mas execrables, y que la naturaleza h u m an a, según fue
la corrupción de costumbres, pareció haberse transformado en na­
turaleza de brutos. Antes del diluvio apenas pudo preservarse d éla
universal corrupción mas que la sola casa de Noé: despues del di­
luvio con dificultad se conservó el culto del verdadero Dios en la
distinguida estirpe de Abrahan y Jacob. Vino Moisés después de al­
gunos siglos, enviado de Dios para libertador, legislador y refor­
mador do Israel. Empeñóse, si es lícito hablar así, la divina bondad
en el cuidado y protección de su pueblo escogido. ¡Qué prodigios,
qué finezas, qué demostraciones no hizo para estrecharle con su
amistad y alianza! Pero ingrato siempre y rebelde aquel pueblo en­
durecido en sus iniquidades, correspondió tan perversam ente, que
cási no se distinguía del gentilismo sino en Jas ceremonias exterio-
232 SERMON II SOBRE LA ANUNCIACION
res. Había echado en sus corazones tan profundas raíces la mas torpe
idolatría, que fueron menester muchos siglos para extirparla, y aun
despues de restablecido el culto del verdadero Dios, fue tan su­
perficial su observancia, que todo el aparato de la religión judaica
casi servia mas de vanidad que de afectuoso rendimiento. Sepultadas
las leyes de Moisés en un profundo olvido, despreciadas las voces
de los Profetas, y aun los mismos Profetas cruelmente perseguidos,
todo era soberbia, todo ambición, todo injusticia y desorden : del
trono, del santuario, del pueblo estaba tan desterrada la v irtu d , que
eran muy raros los verdaderos justos en Israel cuando vino Cristo,
verificándose á la letra la queja de Isaías: A planta pedis usquo ad
vcrticcm non est in eo sa n ita s 1: Desde la planta del pié hasta la cima
de la cabeza, esto es, desde la ínfima plebe hasta el mas alto em­
pleo, todo estaba corrompido. Tal fue, amados oyentes, desde Adán
hasta Cristo el estado del m undo, siempre sumergido en un abismo
de maldades, errores y miserias, según nos lo pintan los divinos orá­
culos.
8. Llegó, en fin, la plenitud del tiempo preordinado por la di­
vina providencia para sus altos y piadosos designios; llegó aquel ins­
tante feliz en que quiso Dios poner término á tantos males, y enjugar
las lágrimas de sus siervos. Envió al mundo su Hijo unigénito hecho
hombre. Y veis aquí á poco tiempo el mundo renovado. ¡Qué otro
aspecto! ¡qué otras costumbres! Ya no es la tierra funesto teatro de
abominaciones, profanado con la sangre de crueles víctimas y sa­
crificios abominables, sino como un templo universal, donde se ofre­
ce á Dios en todas partes el debido culto en espíritu y verdad. Ya se
consagran de todo corazon a Dios los que poco antes ofrecían in­
cienso al demonio : ya se huyen los placeres del siglo, y se truecan
con gusto por las asperezas del desierto. Ya se pisan las honras, se
desprecian las riquezas, se derrama como á porfía la sangre por el
único verdadero Dios, y se ofrece por su amor la vida. La mortifi­
cación de la carne, tan repugnante al apetito, se hace suave. La
hum ildad, hasta entonces cási del todo desconocida en el mundo,
viene á ser como la virtud dominante. La virginidad, antes opro­
biada, es noble blasón de las matronas mas ilustres. ¡Oh mutación
admirable! ¡oh efectos prodigiosos! ¿Cuál pudo ser la causa de tanta
novedad? Es fácil conocerlo : A facie D om ini m ota ¿sí ierra, a fatie
Dei Jacob 2. Vino Dios, y con 6u yenida no pudo menos que con­
moverse la tie rra , y m udar el mundo de semblante.
1 Isai. i j G. — 1 P salm . c x m , 7.
DE NUESTRA SESORA. 233
9. Guando se empezó á predicar este misterio fue ia burla de
los gentiles, teniendo por locura que Dios hubiera bajado del cielo
á la tierra, y se hubiera hecho hombre flaco, pasible, m o rta l 1. Pero
luego que volvieron en sí, reflexionando con mas juicio sobre el
mismo misterio, reconocieron en aquella obra e) prim or mas admi­
rable de la divina sabiduría. Conocieron que para reform ar el mun­
do, y renovar la naturaleza hum ana, no pudo idearse otro medio,
ni tan eficaz ni tan suave. La corrupción de costumbres, que como
un diluvio universal tenia inundado el m undo, nacia sin duda del
excesivo afecto á las honras, riquezas y deleites. Lo que im portaba,
pues, para el pronto y eficaz remedio de tantos males, era apartar
el corazon humano de aquellos bienes falaces que tanto tiempo y
con tanta fuerza lo habian arrastrado. Para este Gn, ¿qué medio
tan poderoso como la venida de Dios hecho hom bre, con que pudo
ver el mundo al Señor de infinita majestad profundamente hum i­
llado , sujeto á la pobreza y desnudez, á los mayores.trabajos, aflic­
ciones y miserias? Con la sola luz natural llegó á conocer uno de los
mas famososfilósofos2, que para desterrar del mundo los errores y
vicios, de los cuales por desgracia se hallaba dominado el linaje hu­
m ano, el único medio seria la presencia de un Dios, ó de un n ú -
men superior que bajase del cielo á la tie rra , con cuya sola doctrina
se podrían disipar las espesas tinieblas del entendimiento y del co­
razon humano : ¡ pensamiento verdaderamente digno de la profunda
meditación de un sábio filósofo! Pero no llegó ni pudo llegar aquel
filósofo con toda la valentía de su ingenio á entender las circuns­
tancias mas admirables del suspirado remedio. Bajó realmente del
cielo á la tierra el supremo m im en; bajó en persona el verdadero
Dios, uniendo con su divina naturaleza la humana, haciéndose hom ­
bre para conversar con los hombres. No solo disipó con los rayos de
su celestial doctrina las tinieblas en que se hallaba profundamente
sumergido el mundo, sí que guió al hombre con seguridad por el
camino de la etern a'd ich a: puso á sus ojos los ejemplos de su sa­
cratísima vida, imprimiendo mas altamente con ellos las mas im­
portantes verdades en los pechos de los mortales.
10. Hasta entonces colocaba el hombre toda su dicha en las
honras mundanas, en las riquezas terrenas y deleites carnales; al
contrario toda su infelicidad en la pobreza, en las penas y humilla­
ciones. Aquellos eran en su estimación los bienes verdaderos, dig-
:5 1 Nos autem príedicatuus G lmstum cruciGxum: Judaiis quidein scaadalum ,
Gentibus autem slu ltiliam . ( I Cor. i, 23). — ‘ Socr. ap. Ptat. in A lcib .d ial. I I .
16 T . III.
234 SERMON II SOBRE LA ANUNCIACION
nos como tales de todo su afecto ; estos los verdaderos males que
debían aborrecerse y huirse con el mayor conato. Tan perniciosas
como falsas 1 eran las balanzas del juicio humano. Vino el Hijo de
D ios: esparció en la tierra las luces de su infalible doctrina, y con­
firmándola con sus ejemplos, descubrió el fatal engaño de los hom­
bres. Hizo el verdadero juicio del m u ndo3, dando á las cosas, no el
yalor y precio que habían tenido, sino el que debian tener en la
justa estimación. Reprobó lo m alof y eligió lo bueno 3. ¿Qué reprobó?
¿Por ventura los trabajos, la mortificación , la pobreza y humildad
que tanto aborrecían los hombres? Antes bien estas fueron las que
eligió para si, rehusando y despreciando las honras, las riquezas,
los placeres y comodidades que tanto amaban. Luego no son es­
tos sino aquellos los verdaderos bienes que merecen nuestro afecto.
Esta es la gran consecuencia que pudo sacar el mundo de la venida
de Dios. Esta es la verdad mas im portante que imprimió el mismo
Dios con su venida en el corazon hum ano. E^ta es la gran máxima,
el gran docum ento, que reformando los errados juicios de los hom­
bres, les trajo el suspirado remedio de sus m ales, y les facilitó la
verdadera dicha, de que se hallaban tanto mas distantes cuanto se
imaginaban tenerla mas cerca. ¡Felices los que supieron aprove­
charse de tan útil desengaño! ¡Infelices aquellos que cerrando los
ojos á tan clara luz por haberse dejado cegar absolutamente con la
fuerza de sus pasiones, no supieron, ó ingratísimos no quisieron
aprovecharse de tan grande beneficio! Para estos, aunque haya ve­
nido Dios, y aunque crean su venida para el mayor bien de la na­
turaleza hum ana, podemos decir con san Bernardo que vino como
si no hubiera venido.

Segunda p a r te : ¿P or q u i é n vino?
11. Visteis, amados oyentes, la suma importancia dé la venida
de Dios al mundo. Para mejor conocer la grandeza del beneficio, y
excitar en nuestros corazones el mas profundo reconocimiento, con­
sideremos ahora por guiénvino. ¿Por quién bajó del cielo á la tierra
el Híjo de Dios, Dios verdadero, de infinita majestad? ¿Ptir quién
quiso hacerse hombre mortal y pasible? ¿Por quién quiso encer­
rarse nueve meses en las entrañas de una humilde virgen? ¿Por
quién se sujetó á la pobreza y desnudez, á los trabajos, á los tor-
1 Mendaces filií hom innm in slateris. ( P s a l m , lt si , 10). — s Nuncjudi^ium
e stm u n d i. (Joan, x i i , 31). — B U tsc ia t reprobare malura et cligere boauin.
{ Isai, v i l , l o ) .
» E NUESTRA SEÑORA. 235
mentos y á las mayores miserias? Está dicho luego. Por nosotros
bajó del cielo, por nosotros vino á este m undo, sufrió indecibles
penalidades por nosotros. Así lo canta con suma g ratitu d , y nos
lo recuerda cada dia la santa Iglesia K Nuestro amor fue quien le
trajo del altísimo trono de la gloria á este teatro de miserias, del
seno de su eterno Padre á las entrañas de una pobre doncella. Por
nosotros vino y para nosotros; porque nos le envió su celestial Pa­
dre, según la expresión del P rofeta2, como prenda de su amor. P o r
nosotros nació el N iñ o , y á nosotros se nos dió el H ijo . No se puede de­
cir mas, para encarecer el amor de Dios; y efectivamente con esta
expresión le encareció el Salvador : T a n to , dice , amó Dios al m u n ­
do, que dió su H ijo unigénito 3.
12. Se asombra el real Profeta de los favores que habia dispen­
sado Dios al hom bre, considerando que ya en su creación le habia
dado, no solo un delicioso paraíso, sino toda la tie rra , cuando de
toda ella le hizo dueño, sujetaodo á su imperio las plantas f los ani­
males, y todo lo que en sí produce y mantiene. ¿Q uién es el hom ­
bre, decía, para distinguirle con tantas finezas 4? Mas por grandes
que fuesen aquellos beneficios, ¿qué comparación pueden tener con
los que nos hizo Dios en la Encarnación? Allá dió al hombre la
tierra con sus producciones y riquezas; aquí le dió su propio Hijo,
y con él todas las cosas, dice el Apóstol B. Guando le dió el impe­
rio de la tie rra , se hallaba el hom bre en el estado feliz de la ino­
cencia : conservaba pura en su alma la imagen y semejanza de Dios:
era hijo y amigo de Dios por la gracia; pero cuando envió su Hijo
al m undo, corrompida la naturaleza hum ana con los vicios y pa­
siones que dom inaban, se hallaba el hombre siervo del pecado, es­
clavo del dem onio, hijo de la ir a , enemigo de D ios: Cum inim ici
essemus 6. Y en este vilísimo estado logra que por él y para él en­
víe Dios á su propio Hijo : Ut FUium suum unigenitum daret. |O h fi­
neza imponderable! ¡oh excesos del divino am or! Confesemos con
san Pablo 7, que tanta fineza solo pudo ser efecto de un am or ex­
cesivo : P ropter nim iam charitatem suam , qua dilescit nos.
I Propter nos hom ines et propter nostram salm em desceudit de ccelis. etc.
íS ym b o l, fid ei).
Parvuíus natus est u ob is, et Qlíus datus est uobis. ( Isai. i x , l>).
a S it Deus dilesit im m dum , ul Filium suum um geuilum daret. (Joan.
i d , 16).
* Quid est homo quod memor es ejus? ( P s a lm . v m , 5 ) .
J Quomodo bou etiam cum ¡lio om uia n o b is donavit? ( R o m . v m , 3'2).
II Kom. v , 10. — 7 Ephes. n , 4 .
16*
236 SERMON II SOBRE LA ANUNCIACION
13. ¿Q ué corazon, amados oyentes, qué corazon, digo, por
duro que sea, no se derretirá con fervorosos afectos á vista de un
amor tan grande ? Avergüénzate, hombre, clama el Padre san Agus­
tín , si no amas con todo tu afecto á quien tanto te am ó; si no en­
tregas tu corazon á quien te dió su propio Hijo, y con él todos ios
tesoros del cíelo, todas las riquezas de su infinita sabiduría, todas
las cosas, pues todas están en é l : Cum illo omnia nobis donavit. Nos
dió a su Hijo unigénito, cuando éramos aun sus enemigos: Cum
in im m essemus* ¿Y nosotros no le daremos nuestro corazon, ó le
negaremos nuestro amor, despues que se nos mostró tan fino, tan
liberal, tan am ante? ¿Quién no se avergonzará de tan villana in­
gratitud? P udeat non redam are pro tanto am ore.
14. Si es tan digno de todo nuestro reconocimiento el amor de
D ios, por habernos enviado del cielo su propio H ijo, ¿cuánto mas,
atendido el fin para que le envió? Vino el Hijo de Dios á librarnos
del pecado, á rescatarnos de la durísima esclavitud en que nos te­
nia cautivos el demonio, á comprarnos con su preciosa sangre. Vino,
por decirlo de una vez, para salvarnos, y hacernos eternam ente fe­
lices. Para este importantísimo fin podia escoger otro de los innu­
merables medios que tiene reservados en su infinito poder y sabi­
duría. El que crió de la nada el cielo y la tierra con un solo fíat, el
que con solo su querer formó al hom bre, podia salvarle sin tanto
dispendio. Pero quiso manifestar su amor con el medio mas costoso
á sí mismo; quiso venir al mundo en persona., tomar una natura­
leza mortal y pasible, estrecharse en las entrañas de una virgen,
nacer niño pobre y desnudo, sujetarse á los mayores trabajos, pe­
nas y miserias,
15. Los gentiles, que no podían entender, ni los altos fines de
la divina providencia, ni las finezas imponderables del divino amor,
solían hacer este argumento contra el misterio de la Encarnación :
Si Dios es omnipotente, y como tal tiene en su mano infinitos me­
dios con que sacar al hombre de su infeliz estado, y darle la suspi­
rada salud, ¿por qué se habia de hum illar tanto? ¿por qué tantas
penalidades y afrentas que desdicen de la divina Majestad? Seria,
oyentes carísimos, curiosidad peligrosa querer indagar los inescru­
tables juicios de Dios en tan alto m isterio, en que de todas partes
no se ve sino un piélago inmenso, no solo insondable al discurso
hum ano, sino á la penetración del mas elevado Querubín. Vene­
rando, pues, con humilde respeto los profundos arcanos de la di-
yina sabiduría en el misterio de la Encarnación, bastará por toda
BE NUESTRA SEÑORA. 237
respuesta al argumento de los gentiles la razón del Apóstol t P ro p -
tcr nim iam ckaritatem m a m , qua dilexit nos : Por el excesivo amor
con que do s amó Dios, escogió para salvarnos e) medio á sí mismo
mas costoso. No era necesario ni tan profundo abatimiento ni tan
asombrosas p enas; pero así quiso manifestar su amor á los hom­
bres* Tanto nos am ó, tanto estimó nuestra salud y felicidad, que
por ella bajó del cielo á la tierra, tomó nuestra naturaleza, se su­
jetó ó la pobreza y desnudez, al hambre y sed , á las mayores fati­
gas, mortales agonías, atrocísimos tormentos y m uerte afrentosa.
Excesos fueron estos en un Dios de infinita m ajestad: ¿quién puede
negarlo? Excesos fueron realm ente; pero excesos de a m o r: P ro p ter
nim iam ckaritatem su am , qua dilexit nos. Considerando las finezas de
tan excesivo amor, ¿qué corazon será tan duro, tan insensible, tan
ingrato, que no se rinda gustoso á un Dios tan amante y tan bené­
fico? ¿Y quién dejará de mostrarse sumamente reconocido á la Yír­
gen santísim a, por quien y en quien se obró aquel admirable mis­
terio ?

Tercera parte .*¿ E n q u ié n se obró tan adorable misterio ?

1G. Ya es tiempo, M adre gloriosísima, de volver á Vos nues­


tra consideración. Vos fuisteis realmente la que trajisteis del cielo
á la tierra al Hijo de Dios con vuestra pureza, con vuestra hum il­
dad , con vuestra perfección sublime que mereció á los divinos ojos
la mayor estimación. Enamorado de vuestra espitual herm osura,
quiso entrar en vuestras virginales entrañas, y tom ar en ellas la
naturaleza hum ana, uniéndola con la divina en una misma perso­
na. Para este fin envió antes un celestial paraninfo, un Ángel de
superior jerarquía, que os anunciase las altísimas disposiciones del
divino consejo. Con el respeto debido á )a que habia de ser luego
M adre de Dios, y como tal Reina de los Ángeles, os declaró el ce­
lestial mensajero el profundísimo misterio que se habia de obrar en
vuestro tálam o, para el cual solo se esperaba vuestro consentimien­
to. Le disteis, en fin , despues de instruida perfectam ente, pronun­
ciando aquellas gravísimas y dulcísimas voces: Hágase en mí según
tu palabra: F ia t mihi secundum verbum tuum 1. ¡Oh fía t/ exclama
lleno de admiración el devotísimo siervo de María santo Tomás de
Villanueva 2. ¡Oh I cómo se conoce la prodigiosa virtud que puso
Dios en vuestros labios, queriendo que la eficacia de vuestra pala-
* Luc. i , 38, — *Thom, YUlan. Conc. III in Annunt.
238 SERMON II SQRRE LA ANUNCIACION
bra imitase la de la suya. Con un fiat de Dios fue formado el m un­
do ; con un fiat de la Virgen se obró el misterio de su reformación.
Dijo Dios 1: Hágase la lu z , y fue luego hecha la luz : hágase el fir­
mamento , y fue hecho el firmamento : háganse las dos lumbreras
del cielo que han de ilum inar la tierra, y fueron hechas y coloca­
das en su eminente lugar estas lumbreras. Dijo la Virgen : Hágase
en mí el declarado m isterio, y se obró luego este m isterio, con el
cual logró el mundo la luz clarísima que le ilustró, el sol divino que
trajo la verdadera salud , el firmamento de la Iglesia que es el único
seguro apoyo de nuestra confianza. Aunque estaba determinada tan
estupenda obra por divina disposición, no quiso Dios que se hiciera
sin el fiat de la Virgen.
17. Pondérese con razón la virtud y eficacia de la voz de Josué,
que hizo parar el sol en su carrera 2 : la del Apóstol, que levantó
á un paralítico 3, y resucitó á un muerto 4. Fueron estas á la ver­
dad obras maravillosas y testimonios auténticos del singular aprecio
que merecieron á Dios aquellos fieles siervos, á cuya voz comunicó
tanta fuerza. Pero ¿qué comparación pueden tener tales obras, nt
cuantas han hecho prodigiosamente los ministros del A ltísim o, con
la que se ejecutó en las entrañas de María? liste fue un portento
que ni vieron jamás ni pudieron ver los siglos; un misterio escon­
dido á las mas altas inteligencias; lina obra que solo pudieron anun­
ciarla con asombros los mas ilustrados profetas. Dias hecho hombre:
)a naturaleza divina unida con la humana en una misma persona;
el Señor de infinita majestad por su naturaleza inm ortal, invi­
sible, om nipotente, inm enso, hecho niño flaco, pasible, mortal,
estrechado en las entrañas de una virgen: ¿qué maravilla puede
igualarse ó esta? Pues esta gran maravilla fue la que se obró con el
■fiat pronunciado por la boca de la misma Virgen. Bien pudo Dios
ejecutarla sin intervención de su consentimiento; pero para mani­
festar al mundo la sublime dignidad á que la exaltaba, y la sin­
gularísima estimación que le m erecía, no quiso que se efectuase
sin su consentimiento expreso. El autor principal de tan admirable
obra fue sin duda el Om nipotente; y así lo confesó la misma Vir­
gen, cuando dijo que el Todopoderoso le había hecho cosas gran­
des R. Así fue realm ente, y así debemos confesarlo, instruidos por la
infalible doctrina de nuestra santa Religión , que no permite atribuir
semejantes prodigios sino á la divina virtud. Por la virtud del AUí-
1 G enes. i, 3, — 1 J o su c , x , 12. — 3 Act. h i , 6. — 1 Ibid. i x , -SO.
* Quia fecit m ihi m a g n a q u i p o te n s esl. (L u c . i, 49).
DE NUESTRA. SEÑORA. 239
simo se obró el gran misterio de la Encarnación; pero no quiso Dios
obrarlo sin el consentimiento, sin la voluntad , sin el fiat de María;
verificándose aquí lo que se dijo por última ponderación en otro
caso, que se dignó Dios de obedecer á la voz de una criatura 1: mas
¿de qué criatura? De aquella que luego habia de ser su M adre, á
quien se sujetó el Criador, com o verdadero hijo el mas humilde 2.
jO h dignación admirable de la divina bondad! ¡oh privilegio de la
Virgen verdaderamente imponderable! joh consentimiento digno de
la gratitud eterna de los mortales, que tanto bien consiguieron por
éll ¿Quién será capaz, decia el Padre san Agustín % de tributar á
la Virgen María ni las gracias, ni las alabanzas que se le deben por
haber socorrido al mundo con su asenso sacando al humano linaje
de su infeliz estado á la suspirada salud y felicidad?
18. Correspondamos, pues, amados oyentes, correspondamos
profundamente agradecidos, correspondamos con fervorosa devo­
ción á nuestro buen D ios, que por un exceso de su amor hizo tanto
por nosotros, y á la Virgen M adre, por quien quiso que lográ­
semos tan preciosos efectos de su infinita bondad. Manifestemos
nuestro justo agradecimiento con himnos y alabanzas, con devotos
obsequios, y sobre todo con obras virtuosas, cumpliendo en todo
la voluntad del Señor que tanto nos ha favorecido, y de su Madre
santísima, por cuyo medio hemos recibido tan grandes beneficios.
Asi podrémos esperar con su intercesión poderosa los dulces fru­
tos del sacratísimo misterio que hoy celebramos, logrando en esta
vida la divina gracia, y en la otra la gloria por toda la eternidad.
Amen.

1 Obediente Domino y q c í hominis. ( Josué, x , 14}-


3 E t erat subditus iUis. ( Luc . u , 5 1 ).
3 O Beata V irgo M aria, quis tibí digne valeat ju ra gratiarum ac laudum
pra;copia repcntfere, quae solo tuo asseosu imrndo succurristi perdíto? (S erm ,
X V I I I , de sanct. Aug. trib, ed. nov. serm. C X C I Y , in appmd.J.
ESQUELETO DEL SERMON III

SOBRE

LA ANUNCIACION DE NUESTRA SEÑORA.

Laquimur Dei sapievÜam in mijsterio qum


nbscovdüa est; quam ncmo principttm httjus
sacuUcofjnovU. {I Cor. u , 7 , 8 ).
A n u n cia m os la sabiduría de D io s , oculta en
su misterio, la q u e no ha c o n o c id o n in gu n o
d e los principes de este m undo.

1. Un Dios que desciende de su gloria..., que se carga de nues­


tras enfermedades y ..., q u e ..., ha sido siempre ó escándalo ó lo­
cura para... Aun hoy dia esta sabiduría de Dios es ignorada...: t o -
quimtir, etc. El mundo no conoce mas... q u e ...
% Los judíos solo suspiraban...: los filósofos solo esperaban.,.:
los príncipes y el pueblo buscaban en los deleites...: y este es aun
el deplorable estado del m undo...
3. H oy vengo á confundir estos tres principales errores mani­
festando las tres siguientes opuestas verdades:

Primera parte: Un Dios anonadado ensalza Ja humildad.

4. La soberbia ha sido en todo tiempo la herida mas peligrosa


del hom bre. Nacido para ser grande y ..., se entregó desde el prin­
cipio á ...; solo pensó en irse elevando... De ahí provino...
5 . El hombre despues de la culpa no es mas que un vil escla­
v o ..., y no puede recobrar su primera grandeza sino confesando su
bajeza con humildad.
<J. Mas ¿cóm o podría el mundo persuadirse...? Justos d élos an­
tiguos tiem pos...
7. La miseria humana necesitaba de un ejem plo, que al mismo
tiempo fuese su rem edio... Este es el misterio que Dios obra hoy
en el seno de M aría...
8. H é aquí los principales caractéres de la soberbia humana f y
su oposicion con la humildad del Hijo de D ios...:
9. Primer carácter. Consiste en aquel error que nos hace salir
DE NUESTRA. SEÑORA. 241
de nosotros para buscar una gloria cuyo origen'solo debiera estar
dentro de nosotros mismos.
10. Las circunstancias exteriores de !a Encarnación corrigen este
primer erro r... Prom etido, anunciado con tanta pompa el Mesías,
viene no obstante con...
11. Nada hay mas oculto á los ojos de los sentidos que lo que
hoy pasa en N azaret... Un solo ministro del cielo..., se aparece á
M aría... El mismo José ignora el secreto... En los demás miste­
rios...; en este todo es oscuro..,
12. Ilusiones de los hombres antes de la encarnación del V erbo...
Este misterio nos descubre un nuevo órden de cosas..., reforma
nuestros juicios...
13. ¿No se ignora todavía en el mundo esta sabiduría?... ¿Dónde
están,..? Las grandezas y distinciones m undanas... Las grandezas y
distinciones de la gracia y de la fe á nadie m ueven...
14. Segundo carácter. Consiste en no reco n o cerel mérito d é la
v irtu d , y en no aborrecer en el vicio sino la confusion y el oprobio.
15. El Verbo anonadado en este misterio confunde tan perni­
cioso modo d e... No se muestra resplandeciente como en el T abor...
16. Quiere que la humildad y los oprobios triunfen de nuestros
corazones. Oculta todo lo q u e e s en sí... Finalm ente, aparece.ano­
nadado en todos sus títulos,..
17. De este modo, luego que se manifieste en Ju d e a , la incre­
dulidad dirá: Q uis est hic qui etiam peccata d im ittií? El tem or,.,; la
prudencia de la carne...; sus mismos parientes...; la envidia...
18. Sus obras, no obstante, su doctrina, Moisés, los Profetas,
las divinas Escrituras darán testimonio de él... Mezclará con su mi­
nisterio tinieblas para recompensar la fe d e ..., y la suficiente luz
para castigar la incredulidad de...
19. Dejemos ahora las razones de esta su conducta..: Las que
nos hacen al caso son prim eram ente: porque quería enseñarnos...
20. Queria enseñarnos, en segundo lugar, que nunca deben los
juicios hum anos...; que en lo que mira al servicio de D ios...; que...;
q u e...
21. Sin embargo, por mas justos que seamos, siempre contamos
mucho con los hom bres...; nunca nos preguntamos á nosotros mis­
mos lo que en la realidad som os, y siempre estamos preguntando
qué piensan los demás de nosotros...
22. Tercero y últim o carácter. Consiste en buscar la fama aun en
242 SERMON III SOBRE LA ANUNCIACION
la misma hum ildad... La soberbia tiene mil arbitrios imperceptibles
á nosotros mismos...
23. En el misterio de hoy Dios nos enseña á evitar este escollo*..
Revístese d e... Se carga d e,..
24. Pero nosotros si sufrimos... , es porque-.. Cuanto mas parece
que el hombre se olvida de sí, tanto mas cuida la soberbia de ha­
cer que se busque á sí mismo.
25. Avergoncémonos d e ...; miremos con frecuencia á nuestro
ejem plar...; pensemos alguna vez en que la soberbia..^ reprendá­
monos continuam ente..,

Segunda p a r te : Un Dios cargado de nuestros dolores hace amables los


trabajos.

26. Conservando eí hombre su inocencia, su vida hubiera sido


feliz y tranquila,,.; pero el hom bre pecador nace para padecer.,,
27. Á pesar de su transgresión el hombre quiere vivir feliz...; y
aunque condenado á padecer, nunca ha podido am ar los trabajos...
Érale , p ues, preciso un grande ejemplo que le hiciese amable lo que
le era necesario...
28. Con este objeto el Verbo encarnado escogió para sí la cruz
y los trabajos... Desde el prim er instante de...
29. Luego no puede ya el cristiano vivir á gusto de sus sentidos,
n i... ¿En qué consiste el ser miembro de Cristo? E n ... ser crucifi­
cado con él, y no buscar, como él no buscd, el consuelo de este
mundo.
30. Pregunto : El pasar toda la vida en ...; entregarse toda la vida
á ...; no ocuparse en otra cosa mas q u e , etc., etc,, ¿es esto ser miem­
bros de Jesucristo, y vivir...?
31. N on ita didicistis Ckristum . El espíritu de Cristo e s... Si no te-
neis este espíritu no sois de Cristo.,.; pereceréis porque...
32. No falta quien diga que hacemos a la piedad áspera é impracti­
cable, prohibiendo mil placeres que... El Evangelio no condesciende
con mas que con... La Religión no tiene otra regla que Jesucristo...
Es verdad que no to d o ..., p e ro ...
33. El Evangelio es para el cortesano como para el solitario, para
el príncipe como para el pueblo... Cualquiera otra regla es falsa...
Jesus C kristu sh eri, etc. Las almas serán juzgadas según este modelo.
34. Al mismo tiempo que Jesucristo nos impone una ley, nos hace
DE KDBSTBA SE>ORA. £43
amable la cruz con que nos carga... Sin él hubiéramos tenido que
padecer sin consuelo y sin m érito...
35. Prim eram ente, su ejemplo quita á los trabajos todo su aba­
timiento y ...; es felicidad el padecer despues q u e...
36. En segundo lugar. La suavidad de su gracia mitiga la am ar­
gura... Convengo; el negarse continuamente á sí m ism o..., es tra ­
bajoso, y que...
37. P ero... cuando en lo exterior todo le parece al alma fiel triste,
molesto y doloroso, un consolador Invisible-., le dice interiorm ente
lo que el padre de Samuel á su esposa : A n n a , eur fies? N u m -
g u id, etc.
38. Finalm ente, las promesas de Cristo quitan á los trabajos toda
so inutilidad y desesperación... Antes el hom bre padecía sin con­
suelo, porque solo padecía por...
39. Ahora el fiel que padece, q u e ..., vive con la esperanza de
otra vida etern a,.. Un Dios encarnado es la seguridad de su con­
fianza. Sus trabajos hallan en Cristo...
40. No dejeis, pues, entibiar vuestra fe bajo el peso de !a cruz
que habéis abrazado... Esperad un poco; el Señor no tardará...
Nada perece para el ju sto ... ¡ Qué felicidad el ver dentro de poco,.,
41. No puedo deciros lo mismo á vosotros que vivís todavía se­
gún la carne... Seria cosa inútil el m anifestaros...

Tercera p a r te : Un Dios unido al hombre hace callar la ra zó n y hace


razonable la fe .

42. No le bastaba á Dios el haber confundido la soberbia del hom ­


bre , y puesto freno á los desarreglados deseos de la carne, sino que
quiso rectificar y sanar su razón..,
43. El medio mas seguro para ello..., era la locura del Evange­
lio f esto es, el Verbo hecho carne y ... *»
44. Dios no quiere salvarnos por la razón, sino por la fe... Para
conocer es necesario creer : C redite, ct intclligitis... No por eso nos
prohíbe Dios el uso de la razón... Dios quiere que nuestra fe sea
juntam ente meritoria y racional,.',
45. . El m undo, sin em bargo, está lleno hoy dia de cristianos fi­
lósofos y de fieles que se hacen jueces de la fe... E xam inan..., cen­
su ra n ..., pretenden..., niegan..., etc., etc. '
46. Adorando á un Dios hecho hom bre, es locura, dice un santo
P adre, el discurrir sobre los m isterios... Si confesáis que Jesús es
244 SERMON 111 SOBRE LA ANUNCIACION
Hijo de Dios v iv o , dejad de buscar dificultades en los misterios de
la fe , de la cual él mismo es autor y consumador: Auctorem fidá,
et consummatorem Jesum. ..
47. En el misterio de hoy hallarémos la solucion de todas las di­
ficultades... Imitemos la docilidad de María, constituida hoy Madre
del Verbo encarnado..* María sin dudar, sin exam inar..,, cree y
adora... Una virgen sencilla é inocente cree sin recelo; y Zacarías,
sacerdote instruido, duda y desconfía... La mucha ciencia siempre
usurpa algo á la simplicidad de la fe, y ...
48. ¿D e qué sirven las vanas reflexiones...? Si la salvación de­
pendiera de la razón..., pero la justificación nace de la fe , y se per­
fecciona con ella...
49. V ivid, pues, con la fe..* Llamad á Jesucristo en vuestro in­
terior... Cuanto mas os acerqueis á Dios por la gracia, tanto mas
participaréis desús luces, tanto m as..., tanto m as..., y finalmente...
SERMON III
SOBRE

LA ANUNCIACION DE NUESTRA SEÑORA.


Loquimur De i sapientiam in myslerio qum
abscondila csl; q uam nemo principum kujvs
sísculi cognovit. (I Cor. 11 , 7, 8 ).
Anunciamos la sabiduría de D ios, oculta e »
su m isterio, la que no ha conocido ninguno
de los principes de esle mundo.

1. El que los caminos de Dios son por lo común distintos de los


del hom bre, y el que la eterna Sabiduría en sus designios se agrada
siempre de confundir las vanas preocupaciones de la ciencia huma­
n a, se ve principalmente en el misterio que hoy reverencia la Igle­
sia. S í, católicos, un Dios que desciende de su gloria por elevarnos
á ella, que se carga de nuestras enfermedades y trabajos por ali­
viarnos, que se une al hombre por reconciliar al hombre con Dios,
ha sido en todos tiempos, ó escándalo, ó locura para la prudencia
de la carne; y aun hoy la sabiduría de D ios, en este misterio, es
absolutamente incógnita para el siglo : Loquimur JDei sapientiam in
mysterio, quat abscondila est; quam nemo principum hujus sceculi cogno-
vit. A la verdad, el mundo no conoce mas verdadera grandeza que
aquella que se manifiesta á los sentidos: el mundo no tiene por ver­
dadero honor sino el vivir entre los placeres y abundancia: el mun­
do cree haberle tocado por herencia la razón, y llama siempre al
juicio de sus propias luces las obras del Señor.
2. Sobre estos tres errores estribaba toda la ciencia de los hom ­
bres antes de que el Altísimo se dignase de visitarlos con su miseri­
cordia. Los judíos solo suspiraban por la gloria y grandeza temporal
de un Mesías carnal que habia de subyugar todos los im perios, y
hacer á todas las naciones tributarias de Jerusalen: los filósofos solo
esperaban el remedio de sus males de los vanos esfuerzos de una
razón enferma: los príncipes, los potentados y el pueblo busca­
ban en los deleites de los sentidos lo que no habia puesto en ellos
246 SERMON I II SOBRE LA ANUNCIACION
el Autor de la naturaleza, y una felicidad indigna del hom bre: y
este mismo es aun el deplorable estado del mundo despues del cum­
plimiento del gran misterio de piedad.
3. Hoy, pues, intento manifestar cómo la sabiduría de Dios,
oculta en este misterio, confunde estos tres principales errores, en
que consiste propiamente toda la ciencia hum ana. Prim eramente,
etV erbo en él se anonada, y con este anonadarse nos enseña que el
hombre no puede am ar la elevación sin injusticia. En segundo lu­
gar, el Verbo se carga en él de nuestros dolores y trabajos, y este
misterio nos descubre que no puede ya el hombre amar los deleites
sin pecado. Finalm ente, en él se une el Verbo á nuestra carne, y
proponiéndonos esta unión incomprensible como el objeto de nues­
tro culto, y el único alivio de nuestros males, nos ensena que ya
no puede el hombre contar con su razón sin temeridad. Un Dios
anonadado ensalza la hum ildad; un Dios cargado de nuestros do­
lores hace amables los trabajos; un Dios unido al hombre hace ca­
llar la razón, y aun hace razonable la fe. Manifestemos estas tres
verdades, pues en ellas se encierra toda la doctrina del gran miste­
rio de m isericordia: A ve M a ría .

P rim era p a r te : Un Dios anonadado ensalza la humildad,

4. La soberbia ha sido en todo tiempo la herida mas peligrosa


del hombre. Como nació para ser grande y señor de todas las cria­
tu ras, ha conservado siempre en su interior estas prim eras impre­
siones de su origen. Hallando continuamente en su corazon no sé
qué secretos dictámenes de su propia excelencia, que no le borró
del todo su caida, se entregó desde el principio á tan lisonjeras in­
clinaciones ; solo intentó irse elevando de grado en grado, y d o ha­
llando acá en la tierra nada que pudiese satisfacer á la grandeza de
una alma que solo habia sido criada para reinar con su Dios, subió
mas arriba de las nubes, y se colocó al lado del Altísimo. De aquí
provino hacer el hombre que se le tributasen honores divinos. El
hom bre se rindió al hombre m ism o, y el universo adoró como á
sus autores á unos insensatos, á quienes habia visto nacer, y que
habian venido muchos siglos despues que él.
5. No obstante, el hombre despues de la culpa no es mas que
un vil esclavo. Todo lo que le ensalza le saca de su estado natural,
pues el honor solamente es debido á la inocencia, y al vicio solo le
corresponde el desprecio; y si aun le queda alguna esperanza de re­
DE NUESTRA. SEÑORA. 247
cobrar su primera grandeza , solo puede ser confesando su bajeza
con humildad.
6. Pero ¿cómo podría el mundo persuadirse de una verdad tan
nueva, desautorizada con Ja doctrina de todas las sectas, con la preo­
cupación de todas las naciones, y con los mas vivos sentimientos del
corazon humano? Confieso que los justos de los antiguos tiempos,
que precedieron la venida del Salvador, dejaron grandes ejemplos
á los hombres. ¿ Qué es el hom bre, ó Dios m ió, exclamaba un santo
rey, para que os digneis de bajaros hasta él y visitarle? ¿Os habéis
olvidado de que yo en vuestra presencia soy como una bestia sin
razón, y que la nada es el único apoyo en que estriban mis fuerzas?
7. Pero estas solo eran instrucciones, y el hombre necesitaba de
remedios. Estos modelos eran insuficientes: los hombres no podían
inspirar el amor de una virtud que ellos no am aban; pues un cul­
pado que se humilla puede hacer que se aborrezcan sus delitos, pero
no que se amen sus humillaciones; tenia, pues, la miseria hum ana
necesidad de un ejemplo que al mismo tiempo fuese su remedio.
Era necesario instruirla y curarla juntam ente; y este, católicos, es
el gran misterio que hoy obra la sabiduría de Dios en Nazaret en el
seno'de M aría, despues de la esperanza de tantos siglos, de los de­
seos de tantos justos, de los oráculos de tantos profetas.
8. Perm itidm e, pues, que para sacar de este adorable misterio
las importantes instrucciones que en él ha escondido la divina Sa­
biduría, os advierta cuáles son los principales caractéres de la so­
berbia hum ana, y la oposicion que tienen con aquel anonadarse del
Hijo de Dios en su unión con nuestra naturaleza.
9. Eí prim er carácter de la soberbia es aquel error que nos hace
salir, por decirlo así, de nosotros mismos, y que para ocultarnos
aquel interior y humilde dictámen de nuestra miseria, busquemos
para nosotros mismos con gusto en las cosas que están fuera de nos­
otros, en las riquezas, en los títulos, en las dignidades, eo la re ­
putación y en el lustre del nacim iento, una gloria, cuyo origen solo
debiera estar dentro de nosotros mismos.
10. Las circunstancias exteriores, católicos, de la encarnación
del Verbo corrigen en los hombres este primer error. Á la verdad,
¿no parecía que un m isterio, cuyas figuras habian sido tan pompo­
sas, los preparativos tan augustos, las promesas tan magníficas, y
las sombras, por decirlo así, tan brillantes, debiera haberse cumpli­
do en la plenitud de los tiem pos, aun con mas resplandor que aquel
con que habia sido prom etido; y que pues unas señales tan ilus-
248 SERM ON 111 SOBRE LA ANUNCIACION
tres habían anunciado tantos siglos antes á los hombres que el Al­
tísimo habia de visitarlos, debia ser acompañada su venida de tanta
gloria y majestad que no pudiera equivocarse?
11, Con todo eso no hay cosa mas oculta á los ojos de ios sen­
tidos que lo que hoy pasa en Nazaret. La santa doncella, preferida
á todas las demás doncellas de J u d á , y en cuyo seno se obra el ine­
fable secreto del abatimiento de un Dios, nada tiene que la distinga
en su tribu sino su pudor y su inocencia. El resplandor de la san­
gre que tiene de David está oscurecido con la bajeza de su íortuna.
Su oscuridad ha hecho que cási se ignore su origen. No se abren los
cielos como en otro tiempo sobre el monte S ín ai, para disponer ca­
minos de luz al Dios que baja á la tie rra : no le rodean los Ángeles
para anunciar á los hombres su venida con el ruido de relámpagos
y trom petas: no resuenan las montañas : no bajan nubes de gloria
para llover al Justo, ni aun la casa de María tiembla como otro Ce­
náculo, para significar el santo horror con que está sobrecogida con
la presencia del Dios que en sí recibe. Un solo ministro del cielo,
invisible á todos los hombres, se aparece á María en el silencio, bajo
la simplicidad de una humana form a, como para honrar en sí mis­
m o, ocultando su gloria, la humildad del Dios de quien es minis­
tro. N azaret, ciudad la mas despreciable de Ju d á, y de la que era
fama pública que nada podia salir que hiciese lionor á Judea; Na­
zaret, vuelvo á decir, en donde se consuma este misterio, le ignora
del mismo modo que Jerusalen. Aun el mismo José no sabe el se­
creto de la embajada celestial, y solo el rincón en que esta oculta
María es el confidente de un prodigio en que tanto se interesa el
mundo entero. En los demás misterios los. abatimientos del Verbo
están mezclados con el resplandor y grandeza; en este, todo es os­
curo, nada habla á los sentidos, porque en él el fin de la divina
Sabiduría es corregir los errores, y sustituir los nuevos caminos de
la fe á las antiguas ilusiones de la hum ana sabiduría.
12. Á la verdad católicos, que hasta entonces habían creido los
hombres que las prosperidades temporales eran favores del cielo, ía
reputación un bien sólido, y los grandes talentos los mas dichosos
beneficios de un Dios favorable; que las distinciones de puesto y de
nacimiento tenian un verdadero resplandor, y no eran indignas de
los cuidados y estimación de los hom bres; pero en este misterio la
sabiduría de Dios nos descubre un nuevo órden de cosas : pone pre­
sente á nuestra vista un mundo en todo nuevo y espiritual, nuevos
bienes, nuevos'honores y nueva gloria, y reformando nuestros jui­
DE MUESTRA SEÑOHA. 2 Í9
cios nos enseña que la inocencia y la virtud son las únicas riquezas
del hom bre; que todo el mérito del alma fiel está oculto en su co­
razon ; que un solo grado de caridad ensalza mas á un cristiano que
el imperio del mundo entero; que la paciencia, la humildad y be­
nignidad son los mayores talentos de un discípulo de Jesucristo; que
el vencerse á sí mismo á la Yista de solo Dios es una gloria mas só­
lida y mas inmortal que la conquista de las provincias y reinos; y
finalmente, que nuestra grandeza exterior no es mas que una fan­
tasma que nos burla, y que solo es grande el que es santo.
13. Ahora b ie n , católicos, ¿no se ignora todavía en el mundo
esta sabiduría? Dei sapicntiam quam nemo principum hujus scecidi cog-
novit. ¿ En dónde están los que miran con ojos cristianos el vano es­
pectáculo de la gloria hum ana, y que guardan toda su admiración
para los dones de la gracia y para el mérito de la santidad? ¿Quién
se granjea antes nuestros respetos, ó un ambicioso que al frente de
un pueblo de hombres armados consigue victorias, y llena al uni­
verso del ruido de su nombre y de su vanidad, ó un justo acom­
pañado solamente de su inocencia, que sabe sufrir una injuria , sos­
tener una humillación, ahogar un sentim iento, y que sabe*pelear
y vencer para el cielo? ¿Por quó caminos intentamos distinguirnos
nosotros mismos de nuestros prójimos? ¿Es acaso por medio de una
caridad mas viva, de una fe mas abundante, de u na conciencia mas
pu ra, de una fidelidad mas inviolable á todas nuestras obligacio­
nes? ¡O hl Nos gloriamos de un nacimiento ilustre, como si la glo­
ria de nuestros antepasados fuera nuestra, y no fuera para nosotros
oprobio y bajeza, cuando solamente conservamos su nombre sin sus
virtudes. Contamos nuestros títulos y nuestras hazañas militares co­
mo gloriosas prerogatiyas que nos ensalzan sobre los demás hom­
b res, y no vemos que la casualidad, la tem eridad, la coyuntura
han tenido mas parte en estos honores que la obligación y la vir­
tud. Nos adornamos con las eminentes dignidades que nos distin­
guen en nuestro pueblo, y no conocemos que los mayores puestos
son los mayores escollos que aumentan nuestras obligaciones sin
aum entar nuestro mérito. Nos gloriamos de la superioridad de nues­
tras luces y de nuestros talentos, é ignoramos que el mas vasto co­
nocimiento del espíritu humano es una luz pueril, si se limita á las
cosas presentes, y nos hace perder de vista las eternas. Sí, católi­
cos, las grandezas y distinciones de la gracia y de la fe á nadie
mueven. Miramos lo eterno como si no existiera. Pero ¿qué le im­
porta al cristiano ser desconocido, ó brillar á vista de los hombres,
17 T . III.
S50 SERMON III SOBRE LA ANUNCIACION
pues en realidad no es otra cosa mas de lo que es en la presencia
de Dios? La fe nos despoja de todo lo que nos es exterior, y sola­
mente ve en nosotros á nosotros mismos.
14. El segundo carácter de la humana soberbia es aquella fla­
queza que en nada tiene el m érito, aun en la misma virtud, mien­
tras está oculto; y solo aborrece en el vicio la confusion y el oprobio;
como si el vicio y la virtud no fueran trias que opiniones, y solo pu­
diera el hombre ser grande ó despreciable en la idea de los demás
hombres.
15. El haberse, pues, anonadadoel Verbo en este misterio, con­
funde esta vana atención á los juicios hum anos; y á la v erdad, el
Hijo de Dios no baja á la tierra sino para glorificar á su Padre, y
volver á tom ar en los corazones de los hombres los honores que le
habian usurpado las criaturas. Este intento pedia, al parecer, que
se les manifestase con toda su gloria resplandeciente como en el Ta-
bor, y que se dejase ver tan glorioso y tan digno de sus respetos
como se dejó ver entonces á sus discípulos encantados con la dul­
zura de este espectáculo. Entonces sí que se lo hubiera llevado todo
tras de sí, y la incrédula Jerusalen no hubiera visto á sus ciudada­
nos dividirse acerca de la verdad de sus prodigios, y de la santidad
de su doctrina y ministerio.
16. Con todo eso, no quiere que el resplandor y majestad sea
quien triunfe de nuestros corazones, sino la humildad y los opro­
bios. Oculta todo lo que es en sí. No da á nadie su g loria, sino que,
digámoslo así, se la quita á sí mismo. Nada de cuanto tenia de grande
en el seno de su Padre le acompaña á la vista de los sentidos en el
seno de María. Su poder se muda en flaqueza; su infinita sabiduría
no es mas que una razón que empieza á manifestarse; sn inmensi­
dad parece estar encerrada en los límites de un cuerpo m ortal; la
imágen de la sustancia del Padre está oculta bajo la vil forma de
esclavos; su eterno origen empieza á contar tiempos y momentos.
Finalm ente, aparece anonadado en todos sus títulos.
17. De este modo, luego que se manifieste en Judea, le dispu­
tará la incredulidad la suprema autoridad de su sacerdocio. ¿Quién
es este, d irán , que viene á p e rd o n a r los pecados i ? El temor de las po­
tencias de la tierra hará que rehúsen el conocerle por Rey, y le
harán pagar el tributo como á un esclavo; la prudencia de la carne
tendrá por locura su divina sabiduría; sus mismos parientes le mi­
rarán como á un insensato: Q uoniam in fa r o r m versus e s t 2. La en-
1 Luc. VH, 49, — 2 Mare. m , 21.
D E N D EST R A SEÑ O R A . 251
vidia le degradará de su divino nacimiento; y sus conciudadanos
publicarán que no es mas que un hijo de María y de José. Final­
m ente, un falso celo le quitará la eternidad de su duración, y quer­
rán apedrearle, solo por haberse atrevido á decir que era antes que
Abrahan.
18. Pero la opinion de los hombres nada m udará en la aparente
oscuridad de su ministerio; él se manifestará, á la verdad, suficien­
temente para ser conocido de los judíos espirituales y fieles; sus
obras, su doctrina, Moisés, los Profetas, las divinas Escrituras da­
rán testimonio de él. Y el que am are la verdad, será imposible que
no 1c conozca; pero se manifestará suficientemente para evitar el
desprecio de los judíos: el resplandor de su ministerio será mani­
fiesto al corazon humilde é inocente; con la oscuridad de su minis­
terio cegará Ja soberbia é incredulidad : mezclará con él tinieblas,
para recompensar la fe de los que han de creer, y la suficiente luz,
para castigar la incredulidad de los que se han de negar á creerle.
19. ¿De dónde, pues, proviene, católicos, una conducta tan ex­
traordinaria? ¿Por qué despues de haberse Dios ocultado por tan­
tos siglos se manifiesta por último á los hombres de modo que no
le conozcan ? ¿ Por qué no venia con toda su gloria, sí quería salvar­
nos, manifestándose á nosotros? Dejemos por ahora las razones que
tuvo para ocultar su ministerio, por no ser de nuestro asunto; las
que nos hacen al caso son prim eram ente, porque quería enseñar­
nos á los qae estamos encargados de la distribución de su Evange­
lio, á no m udar cosa alguna de las órdenes de Dios en las funcio­
nes de nuestro ministerio, con pretexto de atraer mas fácilmente á
su palabra los votos de los hombres; á no creer que Dios es mas
glorificado con la gloría que nos resulta á nosotros mismos; á no
interesar al Señor, si es lícito decirlo así, en nuestra propia causa,
y para que no nos persuadamos que ha unido el feliz suceso del
Evangelio á los aplausos que recibe de nuestra boca. Las contradic­
ciones que padece el ministro son las mas veces toda la gloría y
toda la felicidad de su ministerio. Declaremos las verdades que nos
ha confiado la Iglesia; no mezclemos con ellas nuestras opiniones ni
nuestros propios discursos: plantemos, reguemos y dejemos al Se­
ñor que dé el incremento : su palabra nunca se volverá á él vacía,
y sera siempre, ó condenación para el incrédulo, ó consuelo para
el fiel,
20. En segundo lugar. Quería enseñarnos, católicos, que nunca
deben los juicios humanos decidir en órden á nuestras obligaciones;
17*
252 SEBÍION n i SOBRE LA ANUNCIACION
que en lo que mira al servicio de Dios no debemos atender á loq u e
el mundo aprueba, sino á lo que Dios nos p id e; que las censuras y
las burlas son siempre la recompensa de la verdadera piedad; que
no es posible agradar á los hombres, y ser siervo de Jesucristo;
que el celo que quisiera ganar para la virtud los votos públicos, no
seria mas que una soberbia disfrazada que los pretendería para sí
misma; que toda la seguridad de los justos en la tierra consiste en
la injusticia que con ellos usa el m undo; que el desprecio es el asilo
mas seguro de su virtud; que no es este el tiempo de su manifesta­
ción, y que no tendrán derecho de manifestarse hasta que parezcan
con Jesucristo en su gloria.
21. No obstante, si bien lo reflexionamos, por mas justos que
seam os, siempre contamos mucho con los hom bres; cási no vivim os
sino para nosotros; nos interesa poco lo que somos á nuestra vista
y á la vista de D ios; solo parece que nos mueve y ocupa lo que so­
mos á la vista de los hombres; y cuidando poco de nuestra perfec­
ción , todo nuestro cuidado se reduce a enriquecer esta idea quim é­
rica de nosotros mismos que existe en el espíritu de los dem ás, por
lo que nunca nos sucede el preguntarnos á nosotros mismos lo que
en realidad som os, sino que continuamente estamos preguntando
qué piensan los demás de nosotros. De este modo toda nuestra vida
es imaginaria y fantástica; aun el error que hace que nos tenga­
mos por lo que no som os, lisonjea nuestra soberbia; nos dejamos
llevar de las alabanzas que desconoce nuestro mismo corazon; te­
nemos por honor el engaño del público; y mas nos ensalzamos con
el error que nos atribuye falsas virtudes, que lo que nos humilla­
mos con la verdad que nos hace conocer nuestros defectos y nues­
tras verdaderas miserias.
2 2. El último carácter de la soberbia es aquella ficción de la
vanidad que busca la fama aun en el mismo hum illarse, que solo
parece se abate á vista de los hom bres, para que estos con sus aplau­
sos la ensalcen mucho mas de lo que se habia humillado. Y á la ver­
dad , católicos, que cási no hay humildad sincera: no nos ocultamos
sino para ser mas conocidos; no huimos de la gloria sino para que
ía gloria nos siga; no renunciamos los honores sino para ser hon­
rados; no sufrimos los desprecios sino cuando nos resulta gloria de
ser despreciados. La soberbia tiene mil arbitrios imperceptibles aun
á nosotros m ism os, y no hay cosa mas rara que un abatimiento
voluntario que solo se ordena á la humildad.
23. E ste, pues, es el escollo que nos enseña á evitar el Verbo
D E NUESTRA SEÑ ORA , 253
anonadándose en este misterio. Revístese de la semejanza del pe­
cado, pero para sufrir toda su vergüenza; se carga de nuestras ini­
quidades, pero para ser la víctima que satisfaga por ellas; quiere ser
tenido por uu samaritano y por un enemigo de la ley, pero para ser
castigado como un engañador; se oculta cuando quieren reconocerlo
por rey, pero es para morir como un esclavo. Los mas vergonzosos
ultrajes son la recompensa de sus abatim ientos: los hombres le des­
conocerán hasta el fin, y morirá con todo el mérito de su humildad.
24. Tero nosotros, católicos, si sufrimos con paciencia la ca­
lum nia, es porque prevemos que la verdad la ha de confundir, y
que Ha de ceder en gloria nuestra: nos agradan las obras de hum il­
dad , porque no da lugar nuestra clase á que se ignore que nos h u ­
millamos : nos gustan los oprobios leves en que nuestra vanidad ve
pronto el rem edio; y aun las almas mas fieles necesitan de algún
otro atractivo que les suavice el desprecio, mas que el gusto de ser
despreciadas: perdonamos, pero dando á conocer que somos los
ofendidos, y que cedemos de nuestro derecho : nos adelantamos á
reconciliarnos, pero no nos disgusta el que se sepa que solamente
la piedad ha tenido parte en esta acción: hablamos bien de los que
nos infam an, pero es por quitar todo el crédito á sus calumnias.
Finalm ente, es cosa difícil el no buscarse á sí mismo; y mucho mas
en e] abatimiento que en la elevación, porque cuanto mas parece
que el hombre se olvida de sí, tanto mas cuida la soberbia de hacer
que se busque á sí mismo.
2o. Avergoncémonos, pues, de nuestra flaqueza, católicos; mi­
remos con frecuencia á nuestro ejemplar; adoremos las primeras dis­
posiciones del alma santa del Verbo encarnado en sus nuevos aba­
tim ientos: pensemos alguna vez en que la soberbia es cási nuestro
único delito, y que si pudiéramos olvidarnos absolutamente de nos­
otros mismos, estaríamos libres de mil manchas secretas que no
conocemos, y que apartan á Dios de nuestro corazon; reprendámo­
nos continuamente este monstruoso conjunto de nuestras miserias
con nuestras vanidades; ese principio de corrupción que sentimos
en nosotros mismos, con estos deseos de gloria que tienen parteen
nuestras obras; aquella ley de la carne que nos hum illa, con aque­
llos pensamientos de elevación que nos ensoberbecen. En una pa­
labra, lo que somos con lo que quisiéramos parecer. Visto ya que
despues del abatimiento de un Dios no hay cosa mas injusta para el
hombre que el quererse ensalzar, escuchad ahora como, despues
que un Dios anonadado se cargó de nuestros dolores y enfermeda-
¿54 SERMON I I I SOBRE LA ANUNCIACION
des, no hay cosa mas vergonzosa para el hombre que el buscar una
vida descansada y feliz en la tierra.

Segunda p a r te - Un Dios cargado de nuestros dolores hace amables los


trabajos.

26. El hombre en el estado de la inocencia debiera pasar una


vida feliz y tra n q u ila ; la tierra solo habia recibido su fecundidad
para proveer a sus castas delicias; sus sentidos no estaban destina­
dos mas que á conducirle á la conservación de su ser con impresio­
nes suaves y agradables; todas las criaturas debian servir á su feli­
cidad, pues en la mente de su Autor todas habian sido destinadas
para su u so ; y bajo el dominio de un Dios justo, nada podia hacerle
desgraciado ni turbar sus placeres, mientras conservase su inocen­
cia; pero el hombre pecador nació para padecer; todos los deleites
de la vida están negadosá un pecador, que ni aun vivir m erece: el
dolor es el natural estado del desorden ; y es injusticia el que sir­
van las criaturas á un infeliz que abusa de ellas y que se ha rebe­
lado contra el Soberano.
27. Con todo eso, todavía es el deleite la pasión dominante de
este hombre pecador; á pesar de su transgresión quiere vivir feliz,
y la culpa, por la cual perdió el derecho y la esperanza, no le quitó
el deseo; los trabajos, que han venido á se rla pena inseparable de
su delito, no acaban de ser litrre elección de su am or; y aunque con­
denado ápadecer, nunca ha podido amar los trabajos; era preciso,
pues, que un grande ejemplo le hiciese amable lo que le era nece­
sario, y que un Dios lo padeciese todo por salvar al hom bre, para
que el hombre aprendiese y amase el pad ecer para aplacar á su Dios.
28. Por esto el ministerio del Verbo encarnado es un ministe­
rio de cruz y de trabajos : desde el prim er instante de su unión con
nuestra naturaleza en el seno de M aría , renuncia al gusto sensible
de que pudiera gozar, dice el A póstol, y abraza la cruz que le pre­
senta la justicia de su P a d re ; desde enton ces, como víctima de nues­
tros pecados, pone su sagrada cabeza bajo la vara de la indignación
divina, y siente los primeros golpes de la severidad debida al hom­
bre pecador; pero aun le esperan mas verdaderos rigores al salir de
aquella humilde m orada: apenas se abrirán sus ojos á la luz, cuando
ya se verán correr sus preciosas lágrim as; con la edad irán creciendo
sus trabajos; el h am bre, la sed, el cansancio, que son las penas de
nuestro pecado, serán el ejercicio de su a m o r; solo anunciará cru -
DE NUESTRA SEÑORA. 255
oes y tribulaciones; no prometerá su reino sino á la violencia; mal­
decirá á los placeres; do llamará bienaventurados sino á los que
padecen; y temiendo que en lo sucesivo los hombres, que siempre
son ingeniosos para suavizar su cruz, diesen á sus máximas inter­
pretaciones favorables á su amor propio, espirará entre los brazos
del dolor, y su doctrina no será nías que la relación de sus ejemplos.
39. Digo, pues, que desde que el Yerbo encarnó para manifes­
tarnos el camino del cielo, y satisfacer por nosotros á la divina jus­
ticia, vino á pasar en la tierra una vida triste y penosa; luego no
puede ya el cristiano vivir á gusto de sus sentidos, ni prometerse el
llegar á la eterna salud por caminos suaves y fáciles. A la verdad,
despues que por este misterio se hizo Cristo nueva cabeza de un
pueblo santo, y origen de una nueva vida, no podemos aspirar á la
salvación sino como miembros de Cristo, esto es, como haciendo
parte de este cuerpo místico que vino á formar en la tie rra , por­
que solo este penetrará los cielos, dice el Apóstol, y entrará con su
Cabeza y su Pontífice en eí verdadero santuario. Esto supuesto, ca­
tólicos, ¿en qué consiste el ser miembro de Cristo? Consiste en es­
tar animado de su espíritu, en vivir con su v id a, y obrar por los
mismos fines; consiste en no formar interiorm ente mas que sus san­
tos deseos y pensam ientos: H oc sentite in vobis, quod et in Christo
Jesu 1, En una palabra, consiste en seguir el destino de la cabeza,
y conformarse con ella^m orir á todo con ella, ser crucificado con
ella, y no buscar, como ella no buscó, el consuelo de este mundo.
30. A hora, pues, os pregunto, hermanos m ios: El pasar toda
la vida en unas costumbres tibias y sensuales; entregarse continua­
mente a todos sus gustos, con tal que en ellos no haya pecado gra­
ve; no ocuparse en otra cosa mas que en desenfadarse de las mo­
lestias de la vida mundana con la variedad de los placeres y de los
espectáculos agradables á los sentidos, y pasar tranquilam ente los
dias sin mas cuidados q ue los que nacen de la misma ociosidad y
abundancia, ¿es esto ser miembros de Jesucristo, y vivir animados
de su espíritu? ¿Qué tiene de común el espíritu de Jesucristo con
esta prudencia de la carne, que solo es ingeniosa para disculpar en
sí misma la corrupción de las costumbres; para condenar la obliga­
ción de padecer como una invención hum ana y una ley injusta,
que reduce todas las máximas del Evangelio á no ser impío, ladrón,
ni adultero, que confunde la naturaleza con la gracia, y mira á la
cruz de Jesucristo como un objeto ajeno de la fe y de la piedad?
1 Philip, n , 3.
256 SERMON I I I SOBRE L A ANUNCIACION
31. No hablaron de este modo, católicos, á nuestros primeros
padres aquellos hombres apostólicos que vinieron los primeros á
anunciar á Jesucristo: N o n iia diditisiis Christum i . El espíritu de
Cristo es un santo deseo de padecer, un continuo cuidado en mor­
tificar el amor propio, en quebrantar su voluntad, en reprimir sus
deseos, y prohibir á sus sentidos las inútiles mitigaciones. Esta es
la realidad del Cristianismo y el alma de la piedad; si no teneis este
espíritu no sois de Cristo, dice el Apóstol; aunque no seáis del nú­
mero de aquellos impúdicos y sacrilegos que no tendrán parte en
su reino, no por eso sois menos extraños de 61; vuestros pensamien­
tos no son los suyos; aun vivís ¿sujetos á la naturaleza; no pertene-
ceis á la gracia del Salvador; pereceréis, pues, porque en él solo
puso el Padre, dice el Apóstol, la salud de todos nosotros.
32. No falta quien se queje algunas veces de que hacemos á la
piedad áspera é impracticable, prohibiendo mil placeres que autoriza
el mundo. Pero ¿qué es lo que os decimos, católicos? Permitidos
todos los placeres que se permitió el mismo Cristo, la fe no os per­
mite otros : mezclad con la piedad todas las mitigaciones que el mis­
mo Jesucristo mezcló con ella; el Evangelio no condesciende con
mas : seguid todas las costumbres que pudo seguir el mismo Jesu­
cristo ; la Religión no tiene otra re g la : es verdad que no todo lo que
no es expresión de las costumbres de Cristo, ni impresión del espí­
ritu de Cristo, es siempre obra que da la m uerte; pero tampoco po­
drá ser obra de vida, y por lo menos siempre es un proceder ajeno
de sus m iem bros, y del que les será preciso dar cuenta.
33. E ste, católicos, es el fundamento de toda la piedad. Este
el Evangelio, tanto del cortesano como del solitario, tanto del prín­
cipe como del pueblo. Este el principal origen de las reglas de las
costum bres, al que es preciso llegue el que quiera hallar el punto
fijo que resuelve todas las dificultades que nos proponéis continua­
mente para autorizar todos los abusos de la vida m undana: vuestra
conformidad con Jesucristo es la que debe decir si vuestro estado
es cristiano ó profano, inocente ó pecaminoso. Cualquiera otra re­
gla es falsa para vosotros, porque solo Jesucristo es vuestro camino.
Los usos, las mudanzas de las costumbres y de los siglos, las opi­
niones de los hombres nada mudan de esta regla, pues Jesucristo,
ayer, hoy y siempre será el mismo. ¡Oh Dios miol y.cómo que­
darán arruinadas algún dia las decisiones del mundo en órden á
nuestras obligaciones! ¡ Y cómo se verá mudar el nombre á la pro-
1 E pbcs. iv , 2 0 .
DE KUESTRA SEÑORA. 257
bidad y regularidad mundana, que acá en la tierra asegura á tan­
tas almas engañadas con una apariencia de virtu d , cuando se las
compare con Jesucristo crucificado! Allí se buscará su semejanza, y
se las juzgará según este modelo.
34. Es verdad, católicos, que tenemos el consuelo de que al
mismo tiempo que Jesucristo nos,im pone una ley, por solo el ca-
rácter de su ministerio, de violentarnos y abandonarlo todo, al mis­
mo tiempo nos hace amable la cruz con que nos carga. El padecer
es para nosotros una suerte inevitable en la tierra, pero sin él h u ­
biera tenido el hombre que padecer sin consuelo y sin m érito; viene,
pues, á suavizar y santificar nuestros trabajos, y e n vez de im po­
nernos un nuevo yugo, viene á hacer suave y ligero aquel bajo el
cual habian gemido nuestros padres tantos siglos.
35. Prim eram ente, su ejemplo quita á los trabajos todo su aba­
timiento y desprecio: es felicidad el padecer despues que él pade­
ció; es cosa gloriosa el seguir sus p a sos: Jesucristo lloró; las lá­
grimas, pues, deben servir de honor á sus discípulos: Jesucristo
padeció hambre y sed; luego los santos rigores de la abstinencia
consagran los cuerpos de los fieles ; Jesucristo fue humillado, calum­
niado, despreciado; luego los santos abatimientos de los discípulos
de la cruz son para ellos títulos de honor, y hay ignominias pade­
cidas por la justicia que son mas gloriosas aun para con el mundo,
que toda la gloria del mismo mundo.
36. En segundo lugar. La suavidad de su gracia mitiga la amar­
gura de la violencia y de la propia abnegación; convengo en que el
negarse continuamente á sí mism o, disputarse todo cuanto agrada,
reglar con la ley rigorosa del espíritu los mas inocentes deseos de
Ja carne, ser naturalmente vano, magnífico, presuntuoso, y redu­
cirse á una modestia simple y cristiana, amar el gusto de los place­
res, los deleites de la sociedad y de las conversaciones, y contener
la viveza de estas inclinaciones en el silencio, en la oracion y en el
retiro, haber recibido de la naturaleza un genio inclinado á la ocio­
sidad y negligencia, enemigo de violentarse, excesivamente amante
de sí mismo, y sujetar una carne que resiste al yugo y á las obli­
gaciones mas penosas y tristes; convengo, vuelvo á decir, que este
estado es trabajoso, y que este estado de violencia, si no estuviera
mezclado con alguna suavidad, cansaría pronto á la flaqueza del
hombre.
37. Pero no está en los sentidos el origen de los verdaderos pla­
ceres, sino en el corazou; á este, p u e s, aplica Jesucristo el remedio
258 SERMON I I I SOBRE LA ANUNCIACION
y la suavidad de su gracia. Cuando en lo exterior todo le parece á
la alma fiel triste, molesto y doloroso, un consolador invisible re­
compensa estas amarguras con unas delicias que jamás gustó el co­
razon del hombre carnal, y le dice continuamente en lo interior de
su alm a, como decia en otro tiempo e l padre de Samuel á su es­
posa afligida : ¿Por qué os dejais abatir de unos males que solo son
aparentes? Reprimid vuestros suspiros, y enjugad vuestras lágri­
mas ; ¿no puedo y o solo ocupar en vuestro corazon el lugar de todo
lo que os falta ? El amor que os tengo ¿ no vale mas que todo cuanto
lloráis? A n n a, cur fies? N um quid non ego m dior tibi su m , quam de-
eem filii? En una p alabra, los deleites de los sentidos siempre la de­
jan triste, vacía é inquieta; los rigores de la cruz la hacen feliz; las
puntas de la penitencia que penetran su carne llevan consigo el re­
medio; y semejantes á aquella zarza misteriosa, al mismo tiempo
que solo ofrece á la vista de los hombres cambrones y espinas, tiene
interiormente oculta la gloria del Señor, y con él lo posee todo. jSua-
vidad santa de las lágrimas y de la tristeza de la penitencia! Divino
secreto de la gracia, ¿cómo no sois mas conocido del hombre pe­
cador?
38. Finalm ente, las promesas de Cristo quitan á los trabajos
toda la inutilidad y desesperación que tenían. Antes de que se ma­
nifestase en nuestra carne se padecía por la fam a, por la p atria, por
la fortuna, por la am istad; poro la vanidad era corta recompensa
de los trabajos, particularm ente para el hombre que quiere ser di­
choso : los públicos aplausos podían calmar el dolor en aquellos pri­
meros instantes en que la embriaguez y novedad de la fama y de
vano heroísmo sorprende al alm a, y la sacan como fuera de sí mis­
m a; pero pasada la embriaguez conocía bien el hombre su desgracia
y su locura : léjos de la vista del público todos aquellos héroes de
ía mundana ostentación, aquellos mártires de la vanidad caian en la
cuenta, y buscaban otros consuelos á sus males, mas que la repu­
tación y fama. Por eso el homlire entonces padecía sin consuelo,
porque solo padecía por los hombres.
39. Pero el fiel que padece, que se castiga á sí mismo, que lleva
su cruz, que mortifica sus sentidos, y reprime sus deseos, vive con
la esperanza de otra vida eterna. Aun cuando sus penas no tuvie­
ran consuelo en la tierra, las suavizaría la sola esperanza que está
oculta en su seno. Una sola mirada hacia los años eternos restituye
inmediatamente la alegría y la serenidad á su alma afligida. Un Dios
encamado es la seguridad de su confianza. Sus trabajos hallan en
D E N U E S T R A SEÑORA. 259
Cristo un premio y un mérito digno de Dios. Cristo los presenta al
eterno Padre como un sacrificio de bnen olor. Con Cristo ha reci­
bido ya en su persona la gloria y la inmortalidad que Ies ha pro­
metido.
40. i Oh l cóm o os sostiene, católicos, el consuelo de estas ver­
dades, á los que ya ha mucho tiempo que entrásteis en los caminos
de la justicia y de la salvación! No dejeis, pues, entibiar vuestra fe
bajo el peso de la cruz que habéis abrazado; no os acobarden los
rigores y aspereza del cam ino; no os canséis en unos caminos tan
santos; pronto se acabarán los dias de vuestra peregrinación ; ya es-
tais tocando la corona inmortal; estos instantes rápidos de tribula­
ción pasarán com o un relámpago. Esperad un poco. El Señor no
tardará, ya ya á manifestarse : hoy le veis bajar con nuestra enfer­
m edad, pronto le veréis Teñir con su gloria. ¿Qué quiere decir el
corto tiempo de algunos dias de lágrimas y de luto que inmediata­
mente se han de perder y aniquilar en el abismo de la eternidad?
Pero ¿qué digo perderse? Se han de mudar en una nueva v id a , en
un dia sereno y eterno, en que se enjugarán las lágrimas, y el luto
tendrá consuelo. Nada perece para el ju sto: vivid, pues, en la fe,
esperad al Invisible com o si ya le viéseis; pensad que todas vuestras
mortificaciones, aun las mas secretas, están notadas por aquel fiel
testigo que teneis en el cielo; que todos vuestros trabajos están de­
positados en los tabernáculos eternos, y que vuestros fervorosos sus­
piros se conservan entre Jos preciosos perfumes que presentan los
ancianos al rededor del altar. Así cuanto mas os acercais al término,
tanto mas sentís crecer vuestro fervor, y renovarse vuestras fuer­
zas. iQué felicidad el ver dentro de p o co , y como en un instante,
desaparecer esta nube de nuestra mortalidad, y empezar el dia de
aquella eternidad dichosa!
41. No puedo usar de las mismas palabras de consuelo con vos­
otros, católicos, los que vivís aun según la carne : seria cosa inútil
el manifestaros los bienes futuros de que no gustáis, que no con o­
céis y que acaso no creeis. Me hubiera sido preciso confirmaros en
la doctrina de la f e , y acabar manifestándoos que la unión incom­
prensible del hombre con Dios en este misterio confunde la razón
humana, y hace que no solo sea la fe necesaria, sino también ra­
zonable. V oy á concluir.
260 SERMON I II SOBRE LA ANUNCIACION

Tercera p a r te : Un Dios m id o al hombre hace callar la razón y hace


razonable la fe.
*
42. A la verdad, católicos, no bastaba que la sabiduría de Dios
en este misterio hubiese confundido la soberbia del hom bre, ha­
ciendo que no pudiese hallar su salud sino en la humildad y en el
abatim iento; que hubiese puesto freno á los desarreglados deseos de
la carne, no dejándole mas herencia que la cruz y los trabajos; era
también preciso para sanar todas sus heridas que cautivase su ra ­
zón (la que por tantos siglos le habia extraviado tan tristemente
en sus pensam ientos), proponiéndola por único objeto de su culto,
de su esperanza, de su consuelo, de su ciencia y de su sabiduría,
la unión del Yerbo con nuestra carne; esto es, á Jesucristo, locura
de la.razon hum ana y la contradicción mas incomprensible é insen­
sata en la apariencia.
43. El medio mas seguro de detener estos insaciables é Inútiles
deseos de saberlo todo y de comprenderlo todo, que hasta enton­
ces habían engañado á los maestros tan ponderados de la sabiduría
hum ana ; aquella vana confianza que prometía el descubrimiento de
la verdad con solas las fuerzas de la razón ; aquella desenfrenada
licencia que todos los dias producía nuevos monstruos, creyendo ha­
llar nuevas verdades; el medio, vuelvo á decir, mas seguro de de­
ten erle, era la locura del Evangelio, quiero decir, el Yerbo hecho
carne y la sabiduría de Dios ignorada de los poderosos y sábios del
siglo en este misterio.
44. ¡Oh hombre! De aquí puedes inferir que el Autor de tu ser
no quiere salvarte por la razón, sino por la fe que te le oculta; que
no debes buscarle con los vanos esfuerzos del entendim iento, sino
con los movimientos del corazon; que la verdad que te ha de liber­
ta r solo te se manifiesta acá en la tierra en enigma, y que para cono­
cer es necesario creer : Crédito t et intelligitis. No quiero decir que la
Religión nos propone solamente misterios que exceden nuestra ca­
pacidad, ni que nos prohiba absoluta mente,el uso de la razón ; tiene
también sus luces como sus tinieblas, para que por una parte la
obediencia de los fieles sea racional, y por otra no carezca de mé­
rito, Yernos lo suficiente para ilustrar á los que quieren conocer;
no vemos lo bastante para forzar á los que no quieren v e r : la Reli­
gión tiene suficientes pruebas para no dejar á una alma fiel sin se­
guridad y sin consuelo; no tiene bastantes para dejar sin réplica á
DE NUESTRA SE ÑOS A. 261:
la soberbia y á la incredulidad. Be este modo la Religión, por la
parte que tiene de claridad, consuela á la razón , y por la que tiene
de oscuridad, deja todo su mérito á la fe.
45. Con todo eso, hoy todo el mundo está Heno de cristianos
filósofos y de fieles que se hacen jueces de la fe : todo lo mitigan,
todo quieren fundarlo en razones: con conservar la raíz de la doc­
trina cristiana y de la esperanza en Jesucristo, pretenden formarse
una religión mas sana, haciéndosela mas clara y mas inteligible;
desconfían de todo lo que en sí tiene algo de prodigioso y extraor­
dinario; fomentan dudas acerca de las eternas llamas que preparó
la divina justicia para el impío y el im p u ro : quieren penetrar los
fines de Dios en orden á la suerte de los hombres , y con unas ideas
de su bondad, puramente hum anas, reform ar ó su terror ó su in­
comprensibilidad : se atreven á examinar si podemos nosotros ser
herederos de la culpa ó del castigo de nuestros padres, y si nuestra
profunda corrupción proviene mas de la naturaleza que del peca­
d o : preguntan continuam ente, ¿por qué se nos han de im putar
á pecado las inclinaciones al deleite, que parece nacieron para nos­
otros? Hallan inconvenientes en la venerable historia de nuestros
santos Libros: censuran los hechos raros y maravillosos, que nos
han conservado en ellos unos hombres inspirados de Dios, unos he­
chos obrados en otro tiempo por el Señor para libertar á su pue­
blo : dudan de cómo pudo criar un mundo que no habia; extermi­
nar á toda la carne en las aguas del diluvio; salvar la especie de los
hombres y de los animales en una sola arca; abrir y cerrar el m ar
para facilitar la huida de su pueblo; m antenerle en el desierto con
un pan milagroso; guiarle con una resplandeciente nube, y m an­
dar al mismo sol que se detuviese en su carrera para acabar de ven­
cer los enemigos de su nom b re: ¿qué mas diré? Quieren hallar en
las fuerzas de la naturaleza la posibilidad de estos extraordinarios
prodigios, eo los que la fe de nuestros padres conoció siempre el
dedo de Dios, y mudan la historia de la Religión y las apariciones
del Señor á los hombres en sucesos cási en todo naturales y mo­
numentos demasiadamente ponderados por una prudencia absolu­
tamente hum ana. De este modo, ¡oh Dios mío! el hombre insen­
sato se disputa á sí mismo el consuelo de crccr que habéis obrado
maravillas en su favor, y pone todo su estudio en afear los mas her­
mosos títulos de su gloria y esperanza.
46. Pero, católicos, desde que adorais á un Dios hecho hom­
bre, es locura, dice un santo Padre, el discurrir sobre los misterios
262 SERM ON I I I SOBRE LA ANUNCIACION
que nos propone la Religión como inaccesibles á nuestra capacidad.
Ño hay cosa tan incomprensible que no allane y haga, creíble Jesu­
cristo, Dios y hom bre; ó negad, p u e s, á Jesucristo, ó confesad que
Dios puede hacer lo que nosotros no podéis com prender; ó blasfe­
mad con el impío, diciendo que no es mas que hijo de María y de
José; ó si confesáis que es el Cristo Hijo de Dios vivo, dejad de bus­
car dificultades en los demás misterios de la fe. Un cristiano no debe
disputar de los caminos de Dios, si es que ha de proceder consi­
guiente. Por eso el Apóstol llama á Cristo el autor y consumador
de nuestra fe : Auctorem fidei, et eonsttmmatorem Jesmn 1. Es el au­
tor, porque nos la inspira; es el consumador, porque es, por decirlo
así, su perfección y su mas alto punto, y fuera de él no tiene la fe
cosa mas alta ni mas incomprensible que poder proponer á la ra ­
zón humana.
47. Meditemos, pues, católicos, continuamente el misterio de
Jesucristo, Dios y Hombre. En él ballarémos la solucion de todas
las dificultades; porque hallarémos en él un nudo aun mas indiso­
luble: iluminará á nuestra razón acabando de confundirla, y nos
guiará á la inteligencia haciéndonos conocer la necesidad de la fe.
Imitemos la docilidad de M aría, constituida hoy Madre del Verbo
encarnado. El ministro del cielo la anuncia que será virgen y fe­
cunda ; que el que de ella ha de nacer, será Hijo del Altísimo y obra
únicamente del Espíritu Santo. ¿Qué cosa mas á propósito para al­
terar toda la razón? Con todo eso, sin dudar, sin examinar, sin pe­
dir señal alguna por prenda de este misterio tan increíble, cree, y
adora el poder y los designios de Dios para con ella. Zacarías, en
la edad y esterilidad de Isab el, halló razones especiosas para dudar
de la divina promesa, y á pesar de los célebres ejemplos de Sara
y de la m adre de Sam uel, duda y desconfia; al contrario María;
en un misterio en que todo es nuevo é incomprensible, sin hallar
en la historia de las maravillas del Señor nada que pueda asegu­
rarla por sem ejante, no quiere mas prenda de su fe que la omnipo­
tencia y la verdad del que se la pide. Una virgen sencilla é inocente
cree sin recelo; y un sacerdote instruido en la ley duda y desconfía
de la divina promesa. La mucha ciencia siempre usurpa alguna cosa
á la simplicidad de la fe, y por un inevitable destino en el estudio de
las ciencias hum anas, inseparable por lo común del amor propio y
de la soberbia, la sumisión que nos hace fieles parece que por una
parte pierde lo que ganan por otra las luces que nos hacen instrui-
1 H ebr. x x ii, 2.
DE NUESTRA SEÑORA. 36$
dos; como si siendo mas sábios d o debiéramos conocer mejor la fla ­
q u e z a de la razón y la incertidumbre y oscuridad de sus luces.
48. Y á la v erdad, católicos, ¿de qué sirven las vanas reflexio­
nes acerca de la doctrina santa? Si la salvación dependiera de la
razón, motivo tendríais para desconfiar de todo lo que. no podéis
comprender; pero la justificación nace de la fe , y se perfecciona con
la fe; ¿ por qué tem eis, pues, como un escollo las santas oscurida­
des que son vuestro camino y vuestro remedio ?
49. Vivid, pues, con la fe, católicos, y empezad purificando
vuestro corazon; la inocencia es el origen de los verdaderos talen­
tos : llamad á Jesucristo en vuestro interior; con él teneis todos los
tesoros de la doctrina y de la sabiduría; afirmaos en la caridad, este
es el único medio de hallar la v erd ad ; no conocemos á Dios sino
cuando le amamos; acordaos de que un corazon corrompido no po­
drá tener una razón sana y pu ra; que cuanto mas os acerqueis á
Dios por íagracia, mas participaréis de sus luces, mas adelantaréis
en los caminos de sus m andam ientos, mas creceréis de clarida-d en
claridad: finalmente, conoceréis iluminarse m asen vuestro espíritu
estas divinas verdades, las que Yerémos claramente cuando seamos
semejantes á é l, como éd se hace hoy semejante á nosotros. Amen.

ASUNTOS

PARA. LA ANUNCIACION DE NUESTRA SEÑORA.

1.° Fecit imilti magna qui potens est. (Luc. ir). Pulchra u t luna,
electa ut sol, terrihilis wf cm trorum a c m ordinata. {Cant. v i). Se ha­
ce ver á María., con respecto al cielo, bella á los ojos de Dios; con
respecto á la tierra, escogida delante de los hombres; con respecto
al infierno, terrible á los demonios. En su Anunciación es elevada
á ser Madre de D ios; de consiguiente, bella é sus ojos: á ser Ma­
dre de un Dios-Hom bre; de consiguiente escogida delante de los
hombres.: á ser Madre de un l>ios Salvador; de consiguiente terri­
ble á los demonios-,
2*° Coa aceptar María,la encarnación del Verbo que se le pro­
pone, desplega un carácter mayor que el mismo carácter de una tal
m aternidad, porque muestra : i . ° qn amor de la pureza, mayor que
la dignidad con que se la brinda, amor que imita la pureza misma
264 ASUNTOS PARA LA ANUNCIACION
de Dios P a d re ; 2.°u n a humildad superior á la misma excelencia de
los dones divinos, imitando la sublimidad de la humillación del Ver­
bo ; 3.° una magnanimidad superior á las cargas anejas á la divina
maternidad , imitando el querer del Hijo al hacerse Redentor.
3.° Para levantar al género humano caído, el Verbo divino se
abajó hasta la mas profunda humillación. Mas este d ia , que es el de
la humillación del V erbo, lo es también del enaltecimiento de Ma­
ría: 1.° por lo que obró; % ° por lo que llegó á se r.—<Obró María la
restauración de la gloria divina, y cooperó d la reparación del gé­
nero hum ano.— L legóáser Madre de D ios, esto es, fue elevada á lo
sumo de las dignidades y honores, merced á los dones que recibió
y á las virtudes que ejercitó para disponerse á ello.

Sentencias de la sagrada E scritu ra .

Benedixit te Dominus in virtute tua, quia per te ad nihilum re­


tí egit inimicos nostros. ( J u d itk , xv).
Novum creavit Dominus super terram : foemina circumdabifc v i-
rum . ( Jerem . x x x i).
Ecce Virgo concipiet et pariet Filium , et vocabitur noraén ejus
Emmanuel. (Isai. v n ).
Egredietur virga de radice Jesse, et flos de radice ejus ascendet,
(I d . x i).
Missus est ángelus Gabriel... (cum reliquo cap . i L u c.),
Sic Deus dilexit m un d u m , ut Filium suum unigenitum daret.
[J oan , m ).
Qui creavit m e, requievit in tabernáculo meo. (E ccli. x x iv ).
Exaltabo te , quoniamsuscepisti me. (P sa lm . x x ix ).
Facies tua plena est gratiarum . (E sth er, x viti).
In me gratia omnis vise et veritatis. (E ccli. x x iv ). ,

F iguras de la sagrada E scritu ra.

Puede formarse una continuada antítesis entre Eva y María. Hé


aquí cómo se expresan : el Damasceno : M aria, divinas voluntati
obsecuta, deceptorem serpentem in fraudem induxit, ac mundo
inmortalitatem invexit. (O raí. I de N a t. V i r g .) ; — Tertuliano (de
carne Chr. 1 7 ): In virginem adhuc Heyam irrepserat verbum íedi-
íicatorium m o rtis; in Virginem aeque introducendum erat Verbum
extructorium vitee; u t quod per ejusmodi sexum abierat in perdi-
DE NUESTRA SEÑORA. 265
tionem, per eundem sexum redigeretur ad salutem. Crediderat Heva
serp en ti; credidit Maria G abrieli: quod illa credendo deliquit, haíc
credendo delevit;—y san Bernardo {serm . in D om . in fr. oct. A ss.
S . V . }: Ad restaurationem generis humani sufíicere potuerat solus
Christus, sicut omnis sufficientia nostra ex ipso est; sed bonum
non erat nobis hominem esse solum : congruum erat utadesset nos-
trae reparationi sexus u te rq u e , quorum corruptioni neuter de-
fuissejt. jí
Habia precedido una figura de M aría, de quien se aguarda el
consentimiento á la divina m aternidad, en Rebeca , cuya voluntad
es esplorada antes de darla por esposa á Isaac : Vocemus puellam,
et quwramus ipsius volm tatem . (Genes, x x iv , 27).
La zarza ardiendo sin consumirse, la vara de Aaron que floreció
por sí misma, la piedra desprendida del monte sin impulso hum a­
no, el rocío caído sobre el vellocino de Gedeon, son prodigios que
significan el grandísimo prodigio de la virginidad fecunda en M a­
ría. (E x o d . n i ; D an . 1 1 ; Judie, vi).
María fue la nueva Ester que aplacó al inexorable monarca t y
sustrajo al hierro y al estrago el pueblo escogido. Fue la esclareci­
da Débora que con su presencia infundió en las filas israelíticas tan­
to valor cuanto bastó á derrotar al formidable enemigo. Fue la fuer­
te Jael que clavó al suelo las sienes del fugitivo Sisara, dejándole
tendido á sus piés. Fue la famosa Judít que regresa triunfante á s u
patria salvada, llevando aferrada la altiva cabeza del decapitado
enemigo.
Sentencias de los santos P adres.

Ad hoc ministerium summum aogelum venire dignum fuerat,


qui summum omnium nuntiabat. (D t T h om . 3, p . q. 30).-
0 «fíat» potens! ó tefiat)) efllcax! ó «fiat» super omne fiat perpe­
tuo honore venerandum! Nam ad verbum «fiat» statim in útero
Virginis incarnatum est Verbum. {S . Thom. á VüL serm . d eA n n .).
Tanta est Virginis dignitas, eo quod M ater Dei sit, ut plañe ex-
cedat f non solum omnium hominum dígnitafcem, verum etiam An­
gelorum ; cum longe praestabilius et excellentius sit esse matrem
principis quam ministrum. (5. A u g . L II de S y m b .).
Hoc solum de B. Virgine praedicare quod Dei Mater est, excedit
omnem aUitudinem quae post Deum dici vel excogitari possit. ( S .
Ans. I. de eocc. vit. c. 2 ).
Ipsa est qua majorem Deus facere non posset. Majorem mundum
18 T . III.
266 ASUNTOS PA R A LA ANUNCIACION
posset facere D eu s; majorem quam Matrem Dei non posset facere
Deus. (S. Bonav>. in spec. VIII).
Taceat et contremiscat omnis creatura, et víx audeat aspicere
tantae dignitatis imniensitatein. { P etr. B a m . serm. d e A n n .).
Caro Jesu, caro est M ari». (5. A u g. serm . de A ssu m pí.}.
O miraculum ingensl Virgo m ater fit, et virgo permanet. (I d .) .
Sola haec est B. Deipara, in qua virginitas et maternitas obvia-
verunt sibi. In ea factum est quod factum non fu erat, nec fiet in
aeternum. ( S . B ern. serm. in Sing. m agn . ).
Turbata est, quia in ingressu Angelí sensit divinitatis ingressum.
{S . P e tr. ChrysoL serm. XL11I).
Elige utrum mireris aut Filii beneficentissimam dignationem, aut
M atrisexcellentissim amdignitatem ... Utrinque miraculum: etquod
Deus foeminse obtem peret, humilítas sine exemplo ; ct quod Deo
foemina praecipit, sublimitas sine socio. (S . B ern .).
Sic eadem via qua elapsus fuit homo ad m ortem , rediit ad vitam,
dum agit cum Maria Angelus de salute, quiacum Heva Angelus ege-
ra t de ruina. (5 . P etr. Ckrysol. serm . CXLII).
Disce Virginem m oribus, disce Virginem verecundia. (S. A m b r.
I. II in L u c.).
Per annuntiationem expectatur consensus Virgiois, loco totius
humana) n a tu ra . (5. Thom . 3 p . q. 3 0 , a. 1).
Responde ergo verbum , 6 M aria, et suscipe V erbum : profer
tuum , et concipe divinum : emitte transitorium , et concipesem pi-
ternum , (I d . ib id .}.
In sempiterno Verbo Dei facti sumus omnes, et ecce m orim ur;
sed in tuo brevi responso, scilicet «fiat,» sumus reficíendi, ut ad
vitam revocemur seternam. [I d . ib id .).
Hoc enim Yolebat ab ea audire, ut per professionem virginitatis
mereretur fieri Mater Dei et virgo. (Id. ib id .).
Quem sibi coaetaneum et consubstantialem Pater genuit, hunc
voluit esse M ari* unicum Filium et naturalem, (Ibid. cap. 3).
Auctrix peccatiHeva; auctrix meriti Maria. [5. ^ugr.tfeSS.XVHI).
Ut sicut sine illo nihil factum est, ita sine illa nihil refectum sit.
( Id . ibid , ).
Tu captivorum redemptio et omniurn salus. A ve, p a x , gaudium,
salus mundi : ave, Dei et hominum mediatrix óptim a, totius ter-
rarum orbis conciliatrix efficacissima. (5. E p h r . de laúd. V . ).
O beata Virgo I saeculum omne captivum tuum deprecatur as-
sensum. (S . A u g. de S S . X V III).
DE VUESTRA SEÑORA. 267
Nihil est vírtutis quod ex te non resplendeat; et quidquid siogu-
li possedere Sanctí, tu sola habuisti. ( S. B em . serm. IV m Salve),
Quod (cernina conciperet Deum, est et fuit miraculum miraculo-
rum. Oportuit enim (ut sic dícam) fceminam elevari ad quamdam
quasi aequalitatem divinam per quamdam infinitatein perfectionum.
(5 . B em . serm. L X I de Virg, bm . 12 ).
Virtus Altissimi obumbrabit tib í: id est? corpus in te humanita-
fcís accipiet bcorporeu m lumen divinitatis. [ S . Thom. 3 p . q. 3 2 ,
a. 1 ) .
Majestas Dei infinita in puritate Virginis, tamquám in speculo
sibi objecto, refulsit, et umbram in ea suee similitudinis reliquit.
( Albert. Magn. in i L uc.).
Advocatum habere vis et ad Jesuin? ad Mariam recurre, (S .
B em . }.
Vultis scire qualis Mater? Cogítate qualis Fiíius. (5 . E uch.).
Si virginítatem in María non potes oisi miran ; stude humilita-
tem imi tari. (S . B em , sup. Missus).
Numquid solius Christi Mater est María? Certe, quod jucundís-
sitnum est, etíam fidelium omnium Mater est universalis. (5 . B o-
nav. in spec, V . ).
Sí quis non confitetur S. Virginem esse Genitricem D ei; anathe-
raasit. (P P . Ephesini).
Si quis non confitetur proprie et secundum verítatem Mariam
esse Genitricem Dei; anathema sit. ( Conc. Laí&r. I , can. 3 ).
ESQUELETO DEL SERMON I

SOBBE

LA VISITACION P E NUESTRA SEÑORA.


Exuryens María in dichas iltis oirífí in man-
"■ (ana cum festinationc, in civüatcm ■Juda; c
intravüin domvm Zacharice, et saiutavit lili-
sabeíh. (Luc. I ).
Y en aquellos dias levantándose María, fué
con priesa á la motilaría, á una ciudad de JTudá;
y cturó en casa de Zacarías, y saludó á Elisabel.

1. ¡Cuántos prodigios en este m isterio!... Dos mujeres, la una


madre á pesar de su esterilidad, la otra también madre no obstante
su virginidad!... Dos niños, ambos santos antes de nacer; el uno
Dios, el otro,..
2. En la visita que María hace á su prima no se limita Dios á
proponernos las virtudes qu e... N o , no está su único designio...
3. Las otras fiestas que solemnizamos en honor de María nos
recuerdan..., esta nos representa las gracias que de ella recibimos,
y la veneración que le debem os...
4. ¡Almas escogidasI jalm as... q u e... Repartid vuestras mira­
das entre María é Isabel... Veréis en aquella... Veréis en esta...
En estos dos puntos consiste todo el argumento de mi discurso...
5. Esto y el ser María M ater Domini, nos revela las tres re­
flexiones siguientes:

.Primera reflexión: M aría con maternal afecto se interesa con su Hijo


por nuestra salud eterna.
6. El Hijo de Dios se hizo hombre propter nos homines etp rop -
ier nostram salutem; luego para este mismo y solo objeto María es
Madre suya... San Iren eo..,, san E fren ..., san Bernardo...
7. ¿C óm o pudiera María ser Madre de Dios sin contraer los
mismos sentimientos que Dios á favor nuestro?,.. Y o me atrevo á
decir lo que dijo ya uno de los mas fieles siervos de M aría, esto es,
que á no ser la caida de A d á n , María se vería confundida con el
común de las m ujeres... Tan privilegiada, pues, com o os veis,
¿podréis olvidaros d e ...?
8. ¿P or qué con tanto afan visita hoy María á su prim a?...
DE NUESTRA SEÑORA. 269
Quiere llevar á una familia que ama todo el bien posible... Toda­
vía no es madre sino á los ojos de Dios, y y a ... No aguarda que la
inviten... ¿No es así como obra también todos los dias áfavor nues­
tro ? ... E tiam supplicare volentium preces prcevenit... En esto imita á
Dios, quien nos busca antes que nosotros mismos le busquemos...
9. Los beneficios de toda especie que María ha dispensado á la
hum anidad, ella Jos conoce... No es esto negar que un sinnúmero
de testigos...
10. María es M ater g ra tk e, M a ter misericordicc . .. Mejor que Job
puede decir : A b infantia mea crevit mecum m iseratio, et de útero m a-
tris mcw cgressa est mecum.

Segunda reflexión : M a ria tiene ante su H ijo sobrado valimiento p a ra


im petrarnos las gracias conducentes á nuestra eterna salud.

11. El poder ó valimiento de los Santos no es igual en todos


ellos, sino mayor 6 menor según el estado de grandeza que tienen
á los ojos de Dios. ¿Cuál será, pues, el de María que es su Ma­
d re ?... San Pedro D am iano..., san B ernardo.,., san Anselmo... ¿Se
sigue de aquí que su poder sea igual al de Dios?...
12. Jo su é..., Moisés... Jesús sometido á María y José..., á la
voz de sus m inistros... Al ver esto glorificamos á Dios como las
turbas porque deditpotestatem talem hominibus . Aprended y a, ó fal­
sos censores,... Sois tanto mas injustos... Notad bien las dos cosas
que obra María en este m isterio... Quedemos convencidos de su
poder en beneficio tanto de los pecadores como de los justos...
Tercera reflexión : A M a r ía le son indiferentes todos nuestros intereses
corporales y mundanos comparados con los de nuestra salud eterna .

13. Es verdad que María reparte también bienes temporales,


pero ¿á qué fin? ¿A caso...? N o... ¿A spiráisá haceros ricos...?T o­
do aquello que no nos conduce á D ios, no es digno de un siervo de
M aría... Invocadla... Sin esto, en vano vestís su santo escapulario,
en vano... Por llevar en secreto algún símbolo de devocion á la Ma­
dre ¿os creeréis con derecho para...? Ella es Madre de pecadores,
pero no para adormecerlos en la culpa... Tales son los sentimien­
tos de María para con nosotros; veamos cuáles deben ser los nues­
tros para con ella.
14. Sentimientos de admiración , hum ildad, respeto, agrade­
cimiento, etc., que le manifiesta Isabel: Benedicta , etc,, E t un~
de, etc., Beata qticv, etc.
270 SERMON I SOBRE LA VISITACION
15. Estos mismos sentimientos deben servirnos de norma para...
Dos máximas que debemos tener presentes para honrar á María...
16. Pretensiones, sutilezas, cavilaciones de los enemigos del
cuitó de M aría... ¿Q ué nos dirá Isabel si se las proponemos? Nos
responderá que cuanto hace por su prim a, Madre de D ios, lo ha­
ce por D ios.., Si este argumento no basta..., opondré la práctica
de todos Jos siglos.
17. En todos tiempos los mas grandes siervos de Dios han sido
también Jos mejores siervos de M aría.,. Atanasio..., Crisóstom o...,
B asilio..., A m brosio..., G reg orio..., A gustín..., Jerónim o... ¿Qué
opondrán á tan ilustres Santos los q u e...?
18. En todos tiempos los enemigos de María lo han sido tam­
bién de Dios y déla Iglesia... Corintio..., Joyiniano..., Nestorio,..,
L u tero..., Cal vino... No hay mas, pue£ , que ó declararos por aque­
llos santos doctores que fueron los Padres de la Iglesia, ó por esos
■desertores d e ...
19. Sostengo además que el culto que debemos á la V irgen , á
mas de ser sincero debe ser público...
20. Los grandes y los que afectan superioridad de talento mi­
ran con indiferencia... El pueblo, em pero, no obra a sí..., y es de
esperar que ese residuo del fuego sagrado será, com o en tiempo de
Nehemías... Los novadores...
21. Isabel exclamavit mee magna: Benedicta tu... Desde enton­
ces todos los siglos han repetido esta palabra con igual fervor. La
misma Virgen lo vaticinó diciendo : Ecee enim ex hoc, etc... Y ¿nos
avergonzaríamos de tomar parte en aquel universal con cierto?...
¿S e verá caer en desuso tan saludable devocion en un reino cató­
lic o ? ...
22. Causas que motivaron ciertas fiestas de la V irgen... Proce­
sión que mandó hacer Gregorio M agno..,
23. ¿N o vemos en nuestros dias la herejía, los cismas, la ir­
religión, etc., y la espada de Dios pendiente sobre nosotros? ¿Qué
harémos, pues? Exclamarémos com o Jeremías: O muero Domini,
iisquequo non quiesces ? ...
24. Pero ¿podrémos nosotros, pecadores rebeldes, aplacar at
Señor? i Ah! recurramos ó María, y pidamos gracia por su m edio...
María puede... No perdonemos medio de hacérnosla propicia. Si
nos hemos hecho indignos d e ..., procurem os... Bajo sus auspicios...,
nos verémos libres d e...
SERMON I
SOBRE

LA VISITACION DE NUESTRA SEÑORA.


Exurgens Mario, i » diebus illis abiit in ntott -
tana cum festinaliimc, in civitatem Juda; et
inlravit in domum Zacharim, et sahUavit EH-
sabelh, { Luc. i J.
Y en aquellos dias levantándose M aría, fué
cou priesa á la m onlana, ¿u n a ciudad de Juda;
y entró en casa de Z a ca ría s, y saludó á Elisabet.

1. ¡Cuántos prodigios en este misterio! Si nos paramos en las


personas que en él figuran, todas se nos presentan con unas seña­
les las mas extraordinarias del poder de Dios. Son dos mujeres,
de las cuales á la una su esterilidad no le impide que llegue á ser
madre, y en la otra el ser madre no menoscaba su virginidad. Son
dos niños que se conocen y son santos ya antes de nacer t todavía
encarcelados en la oscuridad de las entrañas maternas, el uno obra
com o á Dios, y el otro le adora como á su Dios.
2. ¿Q ué miras lleva Dios en tau maravillosos sucesos? No se
limitan ellas por cierto á proponernos, en la visita que hace María
á su prima Isabel, un mero ejemplo de la concordia que debe rei­
nar entre los allegados, ó de la caridad que debe animar nuestras
visitas, ó de la modestia que debe acompañar nuestras conversa­
ciones, 6 de las demás virtudes que han de regular en nosotros los
deberes de la vida social. No : digo que no es este el único designio
jju e preside á este misterio. Mas noble y digna idea se ofrece á mí
mente. Permitidme os la exponga, ya para satisfacer mi particular
devocion, ya para excitar la vuestra*
3. En el misterio que hoy celebramos diviso y o la instalación
de la devocion de los fieles hácia María y el fundamento de los ho­
menajes que el Cristianismo le tributa. Las otras fiestas que solem­
nizamos bajo su nom bre, son monumentos públicos ó de la bene­
ficencia de Dios para con e lla , ó de su gratitud para con Dios. Mas
272 SERMON I SOBRE LA V ISITA CIO N
esta fiesta nos recuerda y representa las gracias que de la Madre de
Dios reciben Jos hom bres, y á la vez la veneración que los hombres
ie deben por ellas. Por una p arte,.en María que se adelanta á Isa­
b e l, yendo á pasos agigantados en busca suya para hacer con ella
todos los oficios de una caridad afectuosa, ¿no tenemos una ima­
gen de la solicitud y cariño que consagra á cada uno de nosotros?
Y por otra parte, en Isabel que se anonada delante de María, exal­
tando su dignidad, méritos y virtudes, ¿ ñ o la tenemos también del
cuito que debemos tributarle y de las piadosas disposiciones que ha
de haber en nosotros respecto á la Reina del cielo? En balde la he­
rejía ha combatido, como supersticioso, este culto tan racional y
fundado. En balde un falso celo se ha esforzado en pintarle cual
exceso ultrajoso á la Divinidad, El misterio de este dia contiene su
apología, y demuestra establecida ya su práctica antes del mismo na­
cimiento de Jesucristo.
4. ¡Almas escogidas! ¡almas especialmente destinadas al cielo,
que os habéis consagrado á Dios bajóla protección de su M adre, y
habéis tomado por divisa de vuestra consagración este santo mis­
te rio ! daos por dichosas del santo compromiso qu e, en virtud del
nom bre que lleváis, os obliga á sostener la gloria de la Virgen y la
santidad de una devocion tan antigua. Repartid vuestras miradas
entre María é Isabel. Veréis en María cuáles son los sentimientos
que de ella rebosan á favor nuestro : veréis en Isabel cuáles son los
sentimientos que hemos d e te n e r nosotros para con ella. Asunto
m uy sencillo, pero que en estos dos puntos contiene todo el argu­
mento de mi discurso, y merece toda vuestra atención, despues de
saludar á la Virgen : Ave M a r ía .
5. ¿Por qu é, obsequiosos con M aría, le tributamos veneración
y culto? Por aquella prerogativa que Isabel reconoció en e lla , lla­
mándola Madre del Señor, esto es, de un Dios redentor que bajó
del cielo para salvarnos : M ater D om ini. Palabras que nos enseñan
que únicamente por la salud de los hombres fue Madre del Señor,
y se prestan á tres consideraciones que nos revelarán cuáles son en
efecto sus sentimientos á favor nuestro : 1.a que María con un afec­
to llevado al extremo se interesa con su Hijo por nuestra salud eter­
n a ; 2 .a que tiene ante él sobrado valimiento para impetrarnos las
gracias á ella conducentes; y 3 .a que todos los demás intereses
corporales y mundanos son cosa indiferente y de ningún valor pa­
ra ella, en parangón del de la salud espiritual. Fijemos la atención
en el Evangelio, y desde luego saldrán en claro estas verdades.
DE NUESTBA SEÑORA. 273

Primera reflex ión : M a ría con maternal afecto se interesa con su H ijo
p o r nuestra salud eterna.

6. He sentado, como máxima incontestable, que María única­


mente para la salud de los hombres es Madre de Dios; porque, sien­
do cierto que el Verbo divino no se hizo hombre con otro fln que
el de la redención de los hom bres, no debe serlo menos el que Ma­
ría no fue elevada al supremo grado de Madre divina sino por los
hombres y su eterna salud* Por esto ya en el siglo II decia san Ire-
neo que el género h u m ano, condenado á la m uerte por la desobe­
diencia de la primera m ujer, habia sido indultado por la obedien­
cia de la Virgen María. El mismo lenguaje é iguales frases emplea­
ron los santos Padres de los siglos siguientes. Llámala san E frenla
paz, la alegría del mundo y la reconciliación del universo : Univer-
si terrarum orbis conciliatrisc . (O rat. ad. Virg.). Llámala san Bernar­
do la mediadora de salud, la restauradora de los siglos: M e d ia trix
salu tis, restauratrix sccculorum. (Epist. CLXVII). Despues de esta
prem isa, entremos en las indicadas consideraciones.
7. Afirmo que M aría, por ser Madre de Dios, se interesa so­
brem anera en nuestra salvación. ¿Cómo no? Es Madre del bello
amor : M a terp u lck rw difcclionis. (Eccli. x x i). Y ¿cómo se le apli­
carían estas palabras, si al verse constituida Madre de Dios no h u ­
biese contraido los mismos sentimientos que Dios á favor de los
hom bres? ¿Habria dejado de comunicar el Hijo á su Madre aque­
lla compasion de los pecadores que le llevó á él á bajarse hasta nos­
otros? ¿Y habría esta Madre cerrado su corazon á los pecadores,
despues de h ab er, cabalmente por ellos, sido con tanto honor en­
cumbrada á la dignidad de una tal M adre? Yo me atrevo á decir,
ó Madre de mi Salvador, pero no sin haberlo dicho antes que yo
uno de vuestros mas fieles siervos, que se explayó ya en conceptos
parecidos á los mios, que a no ser la infeliz caida que nos despo­
jó de la inocencia y nos convirtió en vasos de ir a , se os hallaría á
Vos confundida con el común de las mujeres. ¿No es al haber pe­
cado el hombre á lo que Vos debéis tanto esplendor? ¿no es por­
que aquel tenia necesidad de un reparador y este de una m adre?
Tan privilegiada como os veis, ¿podréis olvidaros de aquellos para
cuya merced habéis llegado a tan augusta elevación ? ¿Podréis per­
manecer insensible á sus necesidades? Y , si nuestro Dios nos amó
hasta el punto de darnos su propio Hijo por medio de V os, ¿pode-
274 SETIMOS I SOBRE I,A V ISITA CIO N
mos creer no hayais heredado Yos la misma misericordia para con
nosotros ?
8. | Ahí basta ya. ¿Por qué, hermanos m ios, con tanto afan
parte hoy de Nazaret la Yírgen en dirección á la casa de su prima
Isabel? No demos en la ingratitud de imaginarnos que lo que la
mueve á salir de casa sea una vana curiosidad, un prurito de ha­
cerse ver, un deseo de conversar ó esparcirse t la ligereza de la edad,
el hastío del re tir o , ni nada de lo que despierta en las jóvenes de­
seos de salir al campo. Un pensamiento mas santo es el que la em­
puja y guia en su viaje. Quiere llevar á una familia que ama todo
el bien que puede. Con esta mira deja el reposo de la soledad, y
emprende un molesto y penoso viaje : E xu rgen s. Salva montañas:
A b iit in montana . Anda á paso largo : Cum festinatione. ¿Y por qué?
porque se trata de llevar la luz á los que aun no la han recibido*
de acrecerla á los qüe la tienen ya, de asistir á su parienta y pro­
curarle toda ventaja. Todavía no es madre María mas que á los ojos
de Dios, y ya no admite dilación su anhelo de derram ar fuera de
sí la gracia y salud de que es depositaría. Sabe que este tesoro no
le fue confiado m asque en provecho de los hombres, y que no de­
be, si bien oculto, quedar infructuoso é in ú til: y por esto corre á
hacer partícipe de él á aquella venturosa familia en cuya oscuridad
está preparando el Eterno al precursor que habia de anunciar la
venida del Mesías : P rw ib ü enim a n te fa c ie m D om ini p a ra re vias ejus.
(Luc. i). No aguarda que la inviten ni que se le aventajen. Ella coge
la delantera con ferviente celo ; entra, dice el Evangelista, en casa
de Zacarías, y saluda á Isab el: E tin tr a v it in domum Zacharice, e tsa -
lu tavit EHsabeth. Y ¿no es así como esta Madre caritativa y mise­
ricordiosa obra todos los dias á favor nuestro? ¿No es así como pre­
viene nuestros deseos y nos sale al paso para recibir nuestras sú­
plicas? No es aventurada esta proposicion. La afirman los Padre?
de un famoso Concilio : E tia m supplícare volentium preces p rte v m it.
(Conc. Basil.). En lo que María atempera su conducta á la de Dios,
quien, si bien es verdad que quiere ser rogado, nos convida em­
pero él mismo á los ruegos con secretas inspiraciones, y ya antes
de ellos nos da la voluntad de hacerlos. Dios viene en busca de nos­
otros antes que nosotros mismos le busquemos á él. Así se porta
también María con nosotros en aquella proporcion que le cabe. La
Iglesia pone en sus labios aquellas palabras de la Sabiduría : Ego di­
ligentes me diligo. (Prov- t u i ) . Y no reparemos en ampliar con co­
mentarios el sentido de las mismas, diciendo sin ambages que ella
DE MUESTRA SEÑORA. 275
nos ama y se interesa por nosotros aun antes que nosotros nos afi­
cionemos y recurram os á ella.
9. El saber cuántas almas culpables retrajo María del camino
de perdición; qué conversiones milagrosas obró; cuántas almas ti­
bias y relajadas despertó de su letargo, y á cuál grado de perfec­
ción las hizo subir en seguida; á cuántas otras socorrió en medio de
los asaltos de las tentaciones y embates de las pasiones, que esta­
ban ya por ceder, preservándolas á tiempo del abismo en que iban
á precipitarse; á cuántas personas, inciertas en la ílor de su edad
acerca de la elección de estado, y vacilantes entre Dios y el mundo,
impulsó María á la piedad, desengañándolas de las humanas vani­
dades, hasta decidirse por la profesion religiosa, y consumar así feliz
y santamente su vida; á cuántos moribundos defendió de los asal­
tos del enemigo en tan peligroso trance, y Ies consoló, fortaleció y
protegió hasta el momento de comparecer al tribunal de Dios, don­
de consiguieron un fallo favorable ; el saber, repito, todo esto con
otros mil arcanos de salud emanada de María , está muy por enci­
ma de lo que á los hombres les es dado conocer. Bien le son á ella
notorios tantos rasgos de cariño. Ella es quien con su mirada abar­
ca la extensión de tantos prodigios. No es esto negar que un sinnú­
mero de testigos hayan publicado su caridad ; siendo de ella visibles
y auténticas pruebas tantos monumentos y ex-votos consagrados á
su memoria.
10. Mas ¿á qué extendernos á casos particulares, cuando sa­
bemos, y es lo que basta, que Vos, Virgen santa , sois Madre de
gracia y misericordia (Of f . eccL hym . 1); y que la compasion, mu­
cho mas que con el santo Jo b , con Vos nació y con Vos creció.
( C revit mecum m iseratio, et de útero m atris mece egressa est m ecum ) ?
La gracia jamás está ociosa y la misericordia aspira tan solo á di­
fundirse; tanto m as, siendo una misericordia tan poderosa como la
de la Madre de Dios qu e, como á tal,

Segunda reflexión : M a ria tiene ante su ffijo sobrado valimiento p a ra


impetrarnos las gracias conducentes á nuestra eterna salud.

11. Al hablar del poder de M aria, es menester dar á esta ex­


presión un sentido amoldado á los dictámenes de la Religión. Lo
que nosotros llamamos poder de los Santos no es otra cosa que su
valimiento delante de Dios: valimiento que no es igual en todos
ellos. Según el estado de grandeza que tienen á los ojos de Dios,
276 SERMON I SOBRE LA VISITACION
es mayor ó menor su poder* Por ahí echarémos de ver cuál deberá
ser el poder de la Madre de Dios. ¿Qué es lo que deduce de ello san
Pedro Damiano? Que María se presenta al trono de Dios, no solo
como suplicante, sino con una suerte de autoridad que cási raya en
mando : N on ro g a n s, sed im peram . ¿Qué es lo que infiere san Ber­
nardo? Que Dios nada nos concede sino por mano de María : N ih il
nos habere voluit quod p e r m am ts M a rú c n on tran sirct. (In vig. N at.).
¿Qué es lo que arguye san Anselmo? Que le basta á María el que­
rer para conseguir lo que pide : T u v d i s ; et nequaquam ficri nonjpo-
terit. (De excel. V irg .). ¿Sesigue deaquí, ni pretendemos nosotros
que ella sea igual á Dios en poder? De ningún modo ; porque el
poder de María no es mas que un privilegio dimanado del absoluto
poder de Dios, quien quiere hacer ostension de su grandeza con el
poder que da a una de sus criaturas. Fuerza es que sea infinito en
poder para comunicarlo en tanta copia á una sierva suya ; que sea
infinito en sus tesoros para confiarle la dispensación de tantas gra­
cias ; que sea el primero y solo Señor del mundo para haberle fia­
do su gobierno.
12. Cuando Dios autorizaba á Josué para detener al so), ó , va­
liéndonos de los términos d éla Escritura, cuando Dios mismo, au­
tor y árbitro del sol, obedecía á la voz de Josué, obediente Domino
vaci hominis (Josué, x), ¿acaso perdía algo de su esplendor, inde­
pendencia é imperio? Cuando al contacto de Ja vara de Moisés pro­
mediaba al mar y estremecía los elementos; cuando su voz divina
notificaba á aquel hombre haberle constituido Dios de Faraón, cons­
tituí te Deum Pharaonis (Exod. v n ) , ¿se despojaba tal vez de su di­
vinidad para revestir de ella á su representante? Cuando el Hijo de
Dios se humilló hasta vivir sometido á María y á José , et erat su b -
ditus illis (Luc. n ) , ¿derogaba en un ápice los derechos de su so­
beranía? Cuando, á la voz de sus m inistros, desciende todos los
dias de lo alto de su gloria para ocultarse bajo el velo de febles es­
pecies ; ó en el cielo ata ó desata, absuelve ó condena , según ellos
en la tierra perdonan ó retienen los pecados, ¿los sacerdotes del
Señor se hacen por tales privilegios iguales á su Señor mismo? Ado­
ramos en ellos la liberal bondad y la magnificencia del Omnipoten*
te , y , á semejanza do las turbas de que nos habla el Evangelio, le
bendecimos por haber dado á los hombres tamaño p o d e r: E t glori-
ficáverunt Deum qui dedil potestalem talcm hominibus. (M atth. ix ) .—
Aprended ya, ó falsos censores, á no escandalizaros del poder que
reconocemos en María. Sois tanto mas injustos en im pugnarle, ea
DE NUESTRA SEÑORA. 277
restringirle, en esforzaros porque merme en el corazon de los fie­
les su prez y valor, cuanto que él redunda cabalmente en nuestro
provecho, y esta Madre no lo emplea mas que á favor nuestro y
para nuestra santificación. Así lo vemos ya en el misterio de este
d ia , en que dos cosas obra la Virgen : purifica al Bautista, y perfec­
ciona a Isabel y á Zacarías. Notad bien ambas cosas. Purifica al Bau­
tista , q uien , lo mismo que nosotros, habia sido concebido en la cul­
pa. Por mas que habia de ser un dia el amigo del Esposo, estaba
a u n , ¿lo diré? en desgracia suya por la miseria original. Así que,
el primer cuidado del Redentor fue ir á lavarle de esta m ancha le­
tal : y esto se realiza por medio de María. Ella es como el instru­
mento del prim er milagro que h ace, del primer perdón que con­
cede. Preséntase y habla María : y al instante la razón ilumina á
Juan ; este siente la presencia de su D ios; la gracia toma posesion
de su alm a ; y él da á conocer con improvisos saltos el júbilo que
sie n te: Ecce enim ut [acta e stv o x salulationis Uuv in auribus meis, exul-
tavit in gaudio infans in zttero meo. (Luc. i). Hé aquí lo que hizo la
Virgen á favor del hijo. Pero ¿hizo menos a favor de sus padres
Isabel y Zacarías? Estos, dice el Evangelista, eran justos delante
de Dios : lo que quiere decir, que no solo lo eran á los ojos y opi-
nion de los hom bres, no tenían solo el exterior y la corteza de la
virtud ; sino su intrínseco y su realidad. E ran t ju slía m b o ante Deum .
(Ib.). No había en ellos aquellas virtudes ambiguas y variables se­
gún los tiem pos; sino que andaban y progresaban cada dia en el
camino de los divinos m andam ientos, y , siendo ya santos, no per­
donaban medio de crecer en santificación, Incedm tesm ómnibus man -
datis el justificationibus Domini. (Ib.). Por otra p a rte , llevaban una
conducta irreprensible y exenta de toda censura y sospecha , sin
quejarse de nadie, ni dar á nadie motivo de queja : Sine quercla.
¡Qué estado de perfección! Y sin em bargo, al saludarles María,
encuentra que añadir aun a esta redundante medida. No bien aca­
ba de oír su voz Isabel, cuando ya se siente llena de una sobre­
abundante efusión de gracias. Hasta entonces había tenido parte en
los dones del Espíritu Santo; mas desde aquel momento recibió su
plenitud: Ut andivü repleta est S p iritu Sancto Elisabeth. (Ib.). Cuál
fuese esta exuberancia, este cúm ulo, se escapa á nuestra inteligen­
cia. Contentémonos, por esto m ism o, con quedar íntimamente per­
suadidos del poder que tiene la Madre de Dios tanto en beneficio
de los pecadores como de los justos : de aquellos para traerlos á
Dios; de estos, para estrecharlos siempre mas con Dios, Dios era,
278 SERMON I SOBRE LA. VISITACION
no lo ignoro, quien borraba la culpa en el B autista, y perfecciona­
ba la justicia en Isabel. Pero, lo repetiré aun , era Dios por medio
de María ; así como era Dios por medio de Eliseo quien resucitaba
]os m uertos; así como era Dios por la sombra de san Pedro quien
daba vista á ios ciegos; así como es Dios por la bendición del sa­
cerdote quien absuelve y reconcilia. Este poder, si bien emanado
de Dios, es un verdadero poder en el sacerdote, como lo era en
san Pedro y en Eliseo- Y ¿ por que diremos que no lo sea en Ma­
ría? Poder q u e, por vasto que se encuentre en M aría, no inspira
presunción ni falsa conOanza, porque

Tercera reflex ión : A M a r ía le son indiferentes lodos nuestros intereses


corporales y mundanos comparados con los de nuestra salud eterna.

.13. En efecto : siendo Jesucristo Hijo suyo solo por la salud de


los hom bres; solo por esta es María Madre de Cristo. Verdad es
que distribuye las diademas, funda los im perios, da la salud , la
fertilidad, las victorias; y qu e, sin nada quitar á Dios, de quien lo
recaba todo, puede repetir lo que Salomon hace decir á la sabidu­
ría , y la Iglesia aplica á ella: Es por mí que reinan los reyes; de
m í es de quien derivan las riquezas, la fuerza y el valor : P e r me
reges regn an t; mecum sunt díviticc, mea est fortitudo. {Prov. v m ). Mas
¿á qué fin reparte ella estos bienes temporales? ¿Acaso hace gala
de ver á sus siervos elevados á un alto grado al frente de los pue­
blos? ¿Acaso en su prosperidad no se propone mas que la prospe­
ridad misma con peligro de perder sus almas? i Delirio! Lo que in­
tenta María es tan solo conducirnos al cielo, por cualquier camino
que fu e re ; y si conoce que para nosotros ha de ser mas corto y se­
guro el camino de los padecimientos y humillaciones, nos hará an­
dar por estos espinosos senderos antes que por los anchos y peli­
grosos caminos de la fortuna y de los honores. Por consiguiente,
en los votos que elevemos á María sea la salvación nuestro princi­
pal objeto. Por este rasero hemos de medir la rectitud de nuestro
corazon y la sinceridad de nuestra devocion. ¿Aspiráis á haceros
ricos, felices y grandes según la opinion del mundo? ¿Suspiráis úni­
camente por la opulencia, prosperidades y grandezas humanas? Con
afectos tan poco cristianos y tan viles, no sois vosotros hijos de tan
santa Madre. Dirigid vuestros deseos á un objeto mas sublime; ele­
vadlos mas allá de la tierra , despegados de la carne y de los senti­
dos. Todo aquello que á Dios no nos conduce, no es digno de un
B E NUESTRA SEÑORA. 279
siervo de la Madre de Dios. Invocadla por la salud del cuerpo, pero
mas aun por la del alma : velad contra los peligros d é la vida, pero
mas aun contra los de la eternidad. Sin esto, en vano vestís su es­
capulario, en vano rezáis su Rosario, en vano ayunais en honor
suyo, en vano os postráis ante sus imágenes. Sí á todas estas prác­
ticas, buenas en sí mismas, aprobadas por la Iglesia, autorizadas
por el uso de los Santos, no añadís la intención, deseo y solicitud
ile salvaros, de dar de mano á todo lo que pueda serviros de obs­
táculo; vuestra piedad no es nías que una ilusión, y vuestra con­
fianza una engañosa presunción. ¿P uesqué? Por algunas frias ora­
ciones que pronunciáis ¿os creeréis dispensados de las obligaciones
que os impuso el santo Bautismo? Por llevar en secreto algún sím­
bolo de vuestra devocion á la Madre ¿os creeréis con derecho de
insultar los mandatos del Hijo? Bajo los estandartes de la pureza,
¿iréis á atollaros en las mas asquerosas liviandades? Insensibles á
todo remordimiento, y rehacios por no robar siquiera un dia á vues­
tros placeres, ¿os lisonjearéis de que María esté aguardando la hora
de vuestra muerte para tocaros, cabalmente entonces, el corazon
con aquel arrepentim iento, con aquella contrición, y con aquel amor
de Dios que ahora estáis haciendo ostentación de rechazar como
incompatibles con la paz que saboreaís en el pecado? Ella es pro­
tectora y Madre de pecadores; mas no para adormecerlos en las
culpas. Pretender salvarse por su mediación, y no hacer el menor
esfuerzo para secundarla, es abusar de su poder y de su misericor­
dia. Esperar que María nos escuche en las otras peticiones, mien­
tras descuidamos !a salud espiritual, es ignorar que ella es Madre
de Dios únicamente por la salud de los hombres. Tales son los seo-,
timientos de María hácia nosotros. Ahora verém os,bajo el ejemplo
de Isabel, cuáles deben ser nuestros sentimientos para con María.
Renovad vupstra atención.
14. i Qué sorpresa para Isabel 1 iqué asombro I Tan luego como
sintió los subitáneos efectos de la presencia de María y del Salva­
dor , prorumpió á voz en grito en una exclamación : E xclam am t voce
magna. (Luc. i). Y ¿á qué fin? Para exaltar á la Madre de Dios y
publicar sus grandezas, no titubeando un instante en llamarla enal­
tecida sobre todas las mujeres. Hasta parece que quiso igualarla con
eí mismo Cristo, su hijo. Bendita tú eres entre todas las m ujeres;
y bendito es el fruto que llevas en tus entrañas: Benedicta tu in mu-
Ueribus; et benedietus fruelus ventris tu i. ( I b .). Á medida que va en­
salzando á M aría, va rebajándose humildemente á sí misma. No
280 SERMON I SOBRE LA VISITACION
columbra en sí misma prerogativa alguna que le merezca el honor
que recibe, ¡ Y de dónde á mí tanta dicha que venga á visitarme la
Madre de mi Señor! E t unde hoc m ihi u t venial M a ter D om ini mei
a d m e / Su agradecimiento corre parejas con su respeto y humildad.
¡Qué celo por la gloria de María! ¡qué vivos y afectuosos deseos!
Feliz eres, María , y lo serás siempre, porque has creído : cum pli-
ráse en tí cuanto te ha sido anunciado de parte de Dios : B eataqu w
credidisti, quoniam pcrftcicntur ea qua¡ dicta sunt tibi á Domino. (Ib.).
15. Ahora , pues , todos los sentimientos que la Yírgen hizo na­
cer en el corazon de Isabel son precisamente los mismos que ha de
despertar en el de todos los fieles. Y, para reducirlos á alguna máxi­
m a que sirva de norma respecto del culto que debemos á la Ma­
dre de Dios, señalarémos dos reglas seguras á que atenernos. La
una es, que no podemos honrar á Dios , sin creernos á la vez obli­
gados á honrar á su Madre. La otra e s, que no podemos honrar de
veras á la Madre de Dios, sin darnos por obligados á hacerlo con
señales exteriores y público culto. Dos máximas son estas que poco
se armonizan con la mal entendida delicadeza, ó mejor dicho, m a­
ligna circunspección que á veces se aparenta contra los pretendidos
abusos de un culto tan conforme al espíritu de Dios. Escuchadme.
16. Preténdese que este culto sea un desvío de nuestro cora­
zon ; que nos distrae de Dios ; que nos impide poner en Dios nues­
tra principal confianza. ¡Engañosas sutilezas, que no solo osa­
ron divulgar algunos cismáticos y libertinos declarados, sino aun
bastantes católicos, ó m ejor, secretos enemigos de M aría, embo­
zados bajo un catolicismo aparente! Á fin de destruir de un modo
evidente esas cavilaciones, y sin apartarnos del ejemplo que ten*e-
mos á la vista, propongamos el vano escrúpulo, no ya á almas sim­
ples y sin discernimiento, sino á esa misma Isabel que acoge á María
con tantos rasgos de afecto y veneración. Declarémosle el peligro á
que nos expone su ejemplo ; hagámosle presente que la reverencia
que tiene á María defrauda la que debe á D ios; digámosle que se
atreve á atribuir á la Madre de Dios unos milagros que tienen por
autor á Dios solo. ¿Qué es lo que responderá ella á nuestros racio­
cinios y sutilezas? Responderá que su reconocimiento y respeto ha­
cia María no son otra cosa que reconocimiento y respeto hácia
D ios: que el singular afecto y veneración que manifiesta á María
se fundan únicamente en su divina m aternidad: Unde hoc mihi u t
veniat M a ter Domini m e l a d me ? q u e , quitando esta augusta m ater­
nidad, nada le queda que la privilegie sobre las demás m ujeres;
DE TÍUESTRA SEÑORA. 281 -
pero que con esta maternidad María ocupa un puesto delante ele su
Hijo, que, aparte del mismo Dios, no tiene igual. Es precisamente
esta maternidad la que crea tan prodigiosa distancia entre María e
Isabel, que la visita de aquella deja azorada á esta sin poder com­
prender cómo la Madre del Señor se digne honrar de este modo a
la madre de Juan : Unde hoc m ih i? Por manera que toda la admi­
ración que manifiesta á la Virgen, su prim a, y que no halla pala­
bras con que expresar, no es otra cosa que un homenaje tributado
a la omnipotencia de Dios que dar quiso al mundo una imágen de
su grandeza en la grandeza de su Madre, Si este argumento dedu­
cido de los sentimientos de Isabel no acalla todavía los escrúpulos
del falso celo que voy combatiendo, opondré á los que los tienen
la práctica de todos los siglos.
17, Es tal, que en todos tiempos ios mas grandes siervos de Dios
han sido también los mejores siervos de María; y los que mejor han
hablado de la grandeza del Hijo, mejor hablaron á la vez de la gran­
deza de la Madre. ¿Se les tildará de temerarios y supersticiosos á
tantos ilustres personajes de la Iglesia? ¿Se les achacará un plan
meditado de extraviar á los fieles, induciéndolos al error, y de qui­
tar al Criador, para traspasarlo á una criatura, lo que es á él de­
bido? ¿Se sospechará acaso en ellos simplicidad , ignorancia, obsti­
nación? ¿Quién mas celoso de la fe que un Atanasio, un Crisóstomo,
un Epifanio, un Basilio? ¿Quién mas erudito y prudente que un
Ambrosio, un Anselmo, un Gregorio? ¿Quién mas profundo y exac­
to que un Agustín, un Jerónim o? Para que puedan eclipsar ni lle­
gar de muy mucho á la sabiduría, religión é inspiraciones de estos
hombres afamados, ¿qué credenciales nos traen los que en nues­
tros dias hacen alarde de estar dotados de un juicio mas certera y
alambicado acerca de lo falso ó verdadero, de lo útil ó peligroso en
materia de prácticas cristianas y de devocion? Á esta reflexión aña­
did otra no menos atendible y convincente.
18. En todos tiempos los que han combatido el culto de María,
condenado los honores que le rendim os, limitado su poder, y puesto
en duda sus privilegios, han sido los mas furibundos enemigos de
Dios y desu Iglesia, herejes, fanáticos, impíos, libertinos públicos
ó secretos. Tal fue Corintio, que en tiempo de los Apóstoles negó
¡t¡ue María fuese Madre y Virgen, y que Jesucristo fuese Dios, Tal
fue aquel Joviniano que no quiso reconocerla Virgen despues del
parto, y echó á desterrar de todo el Cristianismo la virginidad. Tal
fue aquel Nestorio que le disputó el título de Madre de Dios, afir-
19 T . I II.
282 SERMON I SOBRE LA VISITACION
mando que en Jesucristo habia dos personas. Tales fueron aquel Lu-
tero y aquel Calvino que la supusieron esclava de la culpa, y prohi­
bieron se la invocase. ¿No son esos reformadores los mismos que
profanaron el santuario del Altísimo, que destrizaron los taberná­
culos, que derramaron la sangre de los sacerdotes, que conmovie­
ron los pueblos contra las autoridades legítimas, que saquearon los
reinos é imperios, que se propusieron cambiar la faz de la Religión
y derrumbar la casa de Dios? No hay mas, por consiguiente, que
declararos ó por una ó por otra de las dos escuelas, hermanos m ios:
ó por la de aquellos santos doctores que fueron los Padres de la
Iglesia, ó por la de esos desertores de la fe que tantos trastornos
causaron ó la Iglesia. Elegid los guías mas dignos de ser seguidos.
Considerad si los que tratan de amotinar vuestra conciencia contra
el culto de María y la confianza que en ella ponéis, tienen algún
rasgo de semejanza con aquellos grandes maestros que acatamos y
han acatado antes que nosotros los siglos precedentes; ó si se pare­
cen mas bien á aquellos heresiarcas que por un falso respeto de Dios
le deshonran en su Madre. Confesad, por fin , que con los unos nada
quereis aventurar, y que todo lo arriesgáis con los otros.
19. Digo mas todavía, y, según la otra máxima que llevo sen­
tada, sostengo que, para honrar de veras á la Madre de Dios, le
debemos no solo un culto sincero, sino un culto público; y que no
basta serle devoto en lo íntimo del corazon, sino que es necesario
manifestar con actos externos nuestra devocion.
20, Permitid , hermanos mios, que antes deplore un abuso es­
candaloso que va introduciéndose en el mundo, especialmente en­
tre los grandes y entre los que afectan superioridad de espíritu.
Ellos miran con indiferencia y como un ejercicio de poca monta las
prácticas de devocion dedicadas á María. Al pueblo, movido de una
piedad filial hácia la Madre de Dios, se le ve, sí, correr desalado
hacia sus altares; reunirse en torno de ellos en las solemnidades y
fiestas que se le consagran; hablar de ella con ternura; sostener con
fervor sus derechos. (Bendito sea Dios mil veces por habernos, en
medio del cieno, si así me es lícito expresarme, conservado estos
restos del fuego sagrado que ardía en tiempo de nuestros padres;
así como en otro tiempo el pontífice Nehemías halló un residuo de
aquel fuego que sus predecesores habian sacado del altar y escon^-
elido en un hueco subterráneo, al conducírseles prisioneros á Babi­
lonia). Tal digo ser la chispa que resta en el pueblo : y, cuando será
de vuestro agrado, ó Señor, bastará ella para volver á encenderlo-
DE MUESTRA SEÑORA. 283
dos los corazones y dilatarse por toda la tierra. Empero para las
personas privilegiadas por condicion de familia, para los espíritus
fuertes que se jactan de sentir de otro modo que la pluralidad de
los hombres y de burlarse de las opiniones populares, ¿se trasluce
el menor celo por esta particular devocion ? Ellos, al contrario, una
y otra vez cimbran palmas al orgulloso celo de los novadores an­
siosos de cercenar de la Religión todo cuanto á ellos no les cae bien.
Ellos, al contrarío, despachan como cosa hasta obsequiosa para Dios
el hablar en sus discursos y escritos de tal modo que parecen des­
acreditadas las prerogativas y culto de María.
21. i Ah! no es esto lo que nos enseña Isabel, Instruida en sus
deberes, y muy competente para hacernos conocer á nosotros los
nuestros, no repara en declararse altamente, glorificando á la Ma­
dre del Señor. Levanta su \oz : Exclamavitvoce magna. Quiere que
la Virgen sea colmada de bendiciones: Benedicta tu. Desde aquel
día hasta los nuestros esta palabra no ha dejado de resonar en la
Iglesia. Cerca de diez y nueve siglos la han repetido con igual fer­
vor é igual piedad: Benedicta tu. La misma Virgen se apresuró á
atestiguar la verdad de la misma con el vaticinio que entonces hizo :
Seré bendecida, seré loada, seré llamada dichosa por todas las ge­
neraciones : Ecce enim ex hoc beatam me dicent omnes gcncraliones.
(Luc. i). ¿Y qué? Despues de haber visto, hermanos mios, cum­
plido este oráculo por todas las generaciones transcurridas desde
María hasta nosotros, ¿ahora será cuando demos en querer cotf-
trariarlo y desmentirlo? ¿Ó dejarémos á los ignorantes y á los pe­
queños el cuidado de darle cumplimiento? ¿Y nos avergonzarémos
de tener parte en aquel concierto de alabanzas en que los patriar­
cas y profetas, y reyes y conquistadores, y héroes del mundo se glo­
riaron de asociarse con la plebe mas abyecta? ¡Qué perversa é in­
grata generación debe de ser la nuestra! En un reino que -desde
tanto tiempo es llamado católico y tiene por patrona á la Virgen in­
maculada , ¿se verá caer y desterrarse tan saludable devocion ? ¡Y en
qué tiempo, santo cielo I Cuando mas se enfurecen las tormentas y
se multiplican siniestros imprevistos é inmensurables sucesos.
22. Es preciso convenir en que todos los motivos que de cuando
en cuando despertaron y renovaron en las almas el fervor de la de­
voción á María, todas las ocasiones que dieron origen á la institu­
ción de sus fiestas y solemnidades, de repartidas que habían sido
en varios siglos j han pasado á encontrarse reunidas en el siglo en
que vivimos. Unas veces se recurrió á su protección para extinguir
19*
284 SERMON I SOBRE LA VISITACION
el fuego de la herejía; otras, para reconciliará Jos potentados rmí-
tuamente exasperados con enemistades, odios y guerras; otras, para
detener el curso de enfermedades coniagiosas, corno cuando en el
siglo VI el pontífice Gregorio Magno hizo llevar en solemne proce­
sión la célebre imagen de la Virgen por entre el clamoreo y gemi­
dos del pueblo, logrando este ver a un Angel del Señor en la cima de
aquel castillo que desde entonces recibid y guarda todavía su nom­
bre, envainando ya la espada exterminadora, teñida con la sangre
de mil y mil víctimas inmoladas á la cólera divina.
23. ¿Qué vemos en nuestros dias? ¿No vemos toda suerte de
males inundando toda la faz de la tierra? ¿No vemos la herejía, los
cismas, la irreligión , la impiedad, con todos Jos vicios que forman
su comitiva; y por necesaria consecuencia, lacerados y en mutua
guerra no solo los reinos y estados, sí que también los corazones
de los individuos; llamando todo esto por remate otros mas terri­
bles azotes del ciclo, la peste, las enfermedades, las muertes im­
provisas y todas las plagas de la ira divina? En medio de tantas ca­
lamidades el brazo del Señor tiene la espada afilada y pendiente so­
bre nuestras cabezas, á punto de descargar nuevos golpes y abrir
nuevas llagas. ¿Qué hacer? Exelamarémos, como Jeremías en vista
de las desdichas de la Palestina ó del nuevo estrago que amenazaba
álos egipcios : O muero Domini, muero Domini (cap. x l v i i ) : ¡ó es­
pada del Dios de los ejércitos! ¿seguirás hiriendo siempre? ¿no ce­
jarás jamás? usqueqno non quiesces? Vuelve, vuelve á la vaina, de
donde nuestras culpas te han hecho salir: ingredere in vaginam, re­
frigerare et sile.
24. Pero ¿es para nosotros, pecadores rebeldes, sujetosá tantas
caídas y recaidas, el dirigir á Dios estas palabras? ¿Es para nos­
otros el aplacarle? ¡Ah! A la Madre de misericordia, hermanos
mios, es á quien hemos de recurrir. Por su medio es como hemos
de implorar gracia. María puede mandar á los vientos, conjurar los
torbellinos y borrascas, y renovar á nuestra vista los prodigios que
obrara á los megos de Gregorio Magno en beneficio del pueblo ro­
mano. No perdonemos medio de hacérnosla propicia. No nos duela
jamás el ser devotos suyos, como lo fueron los Santos. Si con nues­
tros extravíos nos hemos hecho indignos de su protección, procu­
remos hacernos dignos de ella con el arrepentimiento. Bajo sus aus­
picios, y con la gracia de una verdadera penitencia, nos verémos
libres de las presentes desgracias que nos afligen, y llegarémos á la
eterna felicidad á que aspiramos. Amen.
ESQUELETO DEL SERMON II

SOBRE

liA VISITACION DE NUESTRA SEÑORA.

Exurgevs María abüí in montana cum


fcsíxnatione in civitatem Jitda. (L uc. i ) .
María se puso en ca m in o» las montañas
de Judea, á una ciudad de la Iribú de Judá.

1. El eje sobre que ruedan las visitas son las pasiones humanas,
y los resortes de esta máquina son el interés, el fingimiento, e l..,,
e l... Todas las pasiones conspiran para formar aquel gran laberin­
to de ceremonias, charlatanerías, murmuraciones,..
2 . ¿Será necesario separarse de los hombres y sepultarse en los
claustros? Ventajoso seria, pero no todos... Aun el religioso debe
pagar tributo á la sociedad... El parentesco, la amistad , etc., exi­
g en ...
3. Hemos de procurar santificar nuestras visitas, nuestras...,
tomando por modelo á María, de qua veluti inspecvtlo refulget forma
virtutis... ¿Cuál fue el motivo de la visita de María á su prim a?
¿Cuál su ob jeto?...

Primera p a rte: La visita de M aría & Isabel fue santa en su principio.

4. ¿C óm o, pregunta san Am brosio, esta Virgen que ha hecho


hasta aquí sus delicias del retiro..., cóm o rompe h o y ...? Chantas,
dice el mismo, impulit ut cognalam inviseret... ¿Puede darse motivo
mas ju sto, n i...?
5. ¿Cuál es la actividad de esta su caridad?... Nescittarda m o-
Umina, etc., dice san A m brosio... Acaba de concebir en su sen o...,
y ... Quo jam Deo plena, nisi ad. ..?
6. ¿Qué puede haber mas peligroso...?¿Q ué podrá parecer mas
extraño...? Mas, fuera razones humanas... Non a publico, dice san
A m brosio, virginitatis pudorf non... Solo escucha á su corazon...
animado de una caridad fogosa y ansiosa...
7. Las miserias del hombre siempre han inclinado el corazon
286 SERMON II SOBRE LA VISITACION
ile Dios... Modelo bajo el cual ejecutó María su visita... Orígenes...
Quid eam, dice san Buenaventura, officium charitatis...?
8. Zaqueo..., Andrés..., Madre de Samuel... Pero ved aquí la
Madre de un Dios.,. El Médico divino quería...
9. Sabiendo Eliseo que... Hagamos la aplicación de esta figura:
María... Isabel, Juan Bautista, esperad á vuestro Salvador, aguar­
dad á María : ambos tienen... Su caridad es ansiosa igualmente que
benéfica.
10. Diríase, según el lenguaje de la Escritura, que esta virtud es
propia del devoto sexo. Rebeca..., La luja de Faraón... Rahab... La
Sunamitis... María las aventajó en...
11. San Ambrosio la contempla... Religiosa pro oflicio.— Ut mu-
lieri provecta: cetatis, dice el venerable Beda, virgo juvencida, etc.
QtuB propter officium venerat...— Susceptum piterum, dice san Buena­
ventura, posuit, etc. Su caridad siempre fue bienhechora.
12. ¡Qué modelo este para nuestro trato con los hombres! Pero
¿quién sabe imitarlo? ¿Damos oidos á la caridad...? Me contenta­
ría con que no la practicárais con tal que no la insultáseis. ¿No es
verdad que...? Dísáte virgines, dice san Ambrosio, no» drcumcur-
*are... El retiro, dice san Buenaventura,... Chantas patiem est, di­
ce el Apóstol, benigna est, non irritatur , etc.

Segunda, parte: La visita de María á Isabel fue humilde y reconocida


en su objeto.

13. Ser humilde en la miseria, no es cosa difícil; serió en la ele­


vación, es la cosa mas extraña, dice san Bernardo. Conducta ordi­
naria de los grandes... Los grandes del cielo son como el sol... Po­
ned los ojos en el Verbo hecho hombre y en la Madre de ese sol.
El Verbo se humilla, y ella le imita en... Festinat invisere, dice el
venerable Beda,... Esta virtud de María debe también serviros de
modelo en vuestras visitas...
14. Los primeros sentimientos que aprende ella de Dios huma­
nado consisten en despreciar, por,decirlo así, su propia digni­
dad... In montana, dice san Ambrosio, Virgo...
15. Dios en cuanto Dios no puede humillarse... Por eso tomó
una naturaleza en que poder anonadarse y confundirse. Nació Dios-
Hombre humillado en el seno de una virgen humilladísima...
16. Palabras de san Agustín... Quemadmodum Christus patriza-
«ií, dice un sábio, Ha... Los pensamientos y afectos de María, al
BE NUESTRA SEÑORA- 287
concebir el V erbo, fueron todos de humildad: humilitate concepit,
dice san Bernardo,
17. Humildad tan heroica mereció á. María el ser Madre de
Dios... María visita á Isabel c«m o Raquel á Jacob, Jetró á Moi­
sés, etc. Venit propinqua ad proxim am , júnior ad smiorem. Así des­
em peñó...
18. j A qué atención y rendimientos no era acreedora la Madre
de un D ios!... Tan grande es esta dignidad, que míigti conjmgi ¿eo
nonpoluit, dice el sabio Alberto, «¿sí fieret Deus... Conforme á esta
grandeza ¿con qué respeto no le habla un Á ngel...? ¿ Y cómo se
porta ella con su prima Isabel?
19. M uy lejos de esperar, dice san A m brosio, q u e ..., ella va sin
ser llamada á la casa de Zacarías : Venit. .. Necsolum venit, sed ctiam
prior salutavk... No es bastante para ella ser la sierva del Señor ;
quiere serlo tam bién... Su prim ase abism a..., y exclam a: Unde hoc
mihi ut, etc. Sed tua tuique F ün humilüas te cogit venire ad me...
20. Sentimientos y virtudes de Isabel al recibir la vjsita d eM $“
ría... Y aun añaden loa Padres q u e...
21. Entonces la humildad sacó de la boca de María aquel cántico
q u e... san Bernardo llama el éxtasis de su humildad : Magníficat
anima mea...
22. ¿Acompaña la humildad á vuestras visitas y conversacio­
nes...? ¿P or qué huís d e...? ¿P or qué el rico menosprecia-..? Mas
yo os debo una palabra á vosotras, venerables religiosas : Didiscisr
lis, virgines, pudorem Marico, discite humilitatem. No faltan para vos­
otras escollos peligrosos... El orgullo se manifiesta hasta en ... Este
es un gusano qu e... Gracias inmortales al T odopoderoso, q u e...
¡Ojalá que esta fecunda semilla brotase igualmente... No hay otro
medio que la humildad para santificar el comercio d e ... María, que
os sirve de m od elo, os servirá también de protección y de guia
para...
SE R M O N II
SOBRE

LA VISITACION DE NUESTRA SEÑORA.


Exurgens María abiit in montana cum
1 festinaíione in civitatcm Juáa . ( Ltic. i ).
Alaría se puso en camino :V las inoillaíias
de Judea, á una ciudad déla tribu de Judá,

1. Las visitas, las conversaciones y el trato entre los hombres,


I en qué escollos tan funestos no se estrellan 1 ¡A h í no se busca en
este rasgo de la vida civil otra cosa que contentarse cada uno á sí
m ism o, y lo que es aun mas vergonzoso, contentar al resto de los
hombres. El eje sobre que ruedan las visitas son las pasiones hu­
manas, y los resortes de esta máquina son el interés, el fingimien­
t o , la ceremonia, el arte de engañar, el respeto hum ano, la va­
nidad , y qué sé yo que mas. Una disipación universal nos saca con­
tinuamente de nosotros mismos para sumergirnos en el tumulto del
m u n d o, y ensordecernos con el estrépito de las criaturas. Una in ­
saciable codicia, que cási siempre es el alma de nuestras acciones,
nos obliga á buscar un hombre de b ie n , y conservar su amistad.
El soberbio, ingenioso para mantener el falso esplendor de su va­
nidad, ha encontrado el secreto de hacer servir el trato de los hom ­
bres á favor de su orgullo. La mujer vana se deja ver en público
,para lucir un peinado de fantasía, un traje ridiculamente adorna­
d o , con la intención de recoger el fruto de una mañana infelizmen­
te dedicada á disfrazar las fealdades del rostro. El curioso visita
para saberlo to d o , el murmurador para despedazar el honor de su
herm ano, el melancólico para llamarlo todo al juicio de su criterio
atrabilioso. Y o no hallo en las conversaciones de los hombres sino
pasiones que conspiran para formar aquel gran laberinto de cere­
m onias, charlatanerías, murmuraciones, envidias, celos, noveda­
des y modas en que rebosa el m undo.
2. ¿Luego será necesario á los hombres separarse de los hom ­
bres, y sepultarse en los claustros? Desde luego seria esto ventajo-
.DE KUESTRA SEÑOBA. 289
sopara evitar mil sinsabores; pero no todos son llamados á esta
profesion, ni el religioso está dispensado de pagar tributo á la so­
ciedad. Esta es un mar inmenso á donde Yan á parar los mas pe­
queños arroyos, un cuerpo á quien deben servir todos los miem­
bros. Los hombres, sea en el siglo ó sea en el claustro, son otras
tantas venas y arterias que deben suministrar la sangre mas pura
y unirse en la caDeza , que es el bien público, y la utilidad de nues­
tros semejantes. Los hombres deben vivir entre los hombres, y los
racionales deben tratar con los racionales : aun los osos que viyeu
por genio ocultos en sus guaridas, salen de ellas cuando un buen
tiempo Jos convida, y cuando encuentran individuos de su misma
especie. La naturaleza ha grabado en nuestro corazon la inclina­
ción de comunicarnos y tratarnos : la traemos con nosotros desde
que nacemos : el parentesco, la amistad, los negocios, la urbani­
dad, la política la fomentan, y el mismo Cristianismo la hace mu­
chas veces indispensable.
3. Lo que á nosotros importa es santificar nuestras visitas, nues­
tras conversaciones, nuestro trato, y sobre esto pienso instruiros
bajo el modelo de la santa Virgen, que emprendió un penoso via­
je á las montañas de Judea, á fin de visitar á sü prima Isabel*, y
derramar en su casa las efusiones misericordiosas de Dios : E x u r -
gens Maria abiit in montana cum festinatiom in civitalem Juda. Esta
festividad es de conversación y de visita, dice el Padre san Ambro­
sio, y en ella nos da Ja santísima Virgen, como en un espejo sin
mancha, la mas bizarra idea déla virtud, y u n a s reglas edificantes
para nuestro trato : De qua veluti in specuío refulget forma virtutis.
Demos desde luego una ojeada al motivo y objeto de esta visita de
María. ¿Cuál fue el motivo que la saca de Nazaret? La caridad la
inspiró un santo anhelo de ir á casa de Isabel. ¿Cuál fue el obje­
to de su viaje á Judea? Practicar obras de humildad y conversar
con su santa parienta sobre los favores que habia recibido de Dios.
Una visita santa en su principio, humilde y reconocida en su ob­
jeto, es el excelente modelo que os presenta la Iglesia para ense­
ñaros á santificar una de las obligaciones mas comunes, pero mas
peligrosas de la vida racional. Yo haré de él un perfecto análisis
con el auxilio del Espíritu Santo ; Ave María.

Primera parte: La visita de María á Isabel fue santa en su principio.


4, Hasta que el Ángel declaró á María que habia concebido en
sus entrañas a! Hijo del Altísimo, habia vivido á la sombra de una
290 SERMON II SOBRE L A V ISITACIO N
■vida oculta, ya en el templo de Jerusalen, ya en su pequeña casa
de Nazaret. ¿C óm o, pues, pregunta san Ambrosio, esta Virgen
que ha hecho hasta aquí todas sus delicias del retiro, á quien la
vista sola de un espíritu celestial en figura de hombre llenó de tur­
bación y susto , cómo rompe hoy repentinamente su clausura, sale
de casa con precipitación, busca el comercio y el trato, y parte á
la casa de su prima Isabel? Vomite veneno la herejía : acusen á la
santa Virgen los blasfemos Calvino y Brencio de curiosa, de disi­
pada, de incrédula, y de ambiciosa de propio nombre; ¿podrán
acaso envilecer sil mérito y su gloria? La calumnia está refutada
por los oráculos de la verdad. Ni el espíritu de incredulidad, ni el
espíritu de desconfianza, ni la pasión de ser vista, ni la carne, ni
la sangre es lo que la arrebata, por decirlo así, de su soledad, y
la porte en camino á las montañas de Jadea : la caridad es el móvil
y el alma de esta visita, dice este mismo Padre del siglo IV : Sed
charkas impuUt ut cognatam inviseret. ¡Y qué caridad! Sus fuegos
acaloran mi corazon á pesar de mi frialdad. Caridad encendida y
conforme al espíritu que la inspira ; caridad presurosa y conforme
á los designios del Dios que aviva sus entrañas; caridad bienhecho­
ra, y conforme a la piedad de la tteina de las virtudes. ¿Puede
darse motivo mas justo, ni que abrace con mas heroicidad las ele­
vaciones de la perfección?
o. Para no perder tiempo : ¿cuál es el espíritu que inspira la
visita de María, ó por mejor decir, cuál es la actividad de su cari­
dad? ¡Ahí Esta es la obra do aquel Espíritu, que á semejanza de
un viento impetuoso saca Dios de suls tesoros1 : que es en verdad
una llama oprimida que no se explica sino con violencia y arreba­
tos : Espíritu que obra, mueve, impele, determina con movimien­
to y agilidad, y no cesa de infundir actividad en las aJmas que po­
see, aunque sean tan pesadas como las ruedas del carro de que
habla Ezequiela. Espíritu sumamente expedito, que jamás ha he­
cho alianza con la flojedad y pereza : Nescit larda molimina Spiritus
Sanctí gratia3. Ahora bien : si María correspondió al Espíritu de su
alma, á la índole de su móvil, ¿qué activa, qué pronta, qué fogo­
sa no sería su caridad? Acaba de concebir en su seno al verdadero
Dios á la sombra del mismo Espíritu que la imprimió el santo é im­
petuoso movimiento de su viaje, y aun sin serenarse en su alma el
terror que la habia causado la repentina presencia de un Ángel,
sale de su retiro con caridad tan ardiente, que si creemos á san
1 Psalm. cxjtxiv. — 3 Ezech. 1. — aArab. lil), I in Luc. ii.
DE NUESTRA SEÑORA. ' 291
Buenaventura, habiéndosele aparecido Gabriel en el silencio de la
noche, á la primera luz del dia ya está en camino á la casa de Isa­
bel. Esta Madre de la hermosa caridad entiende que puede ser útil
á su prima de avanzada edad, é incomodada con su preñado. No es
necesario mas : sacrifica su reposo ,. se juzga destiuada por una es­
pecie de obligación y de voto á las necesidades de esta santa mu­
jer : Quojam Deo plena, nisi ad superiora cum festinatione contende-
ret... Useta pro voto? Sale con tal precipitación, que mirada á otras
luces que las de la fe pudiera acusarse de imprudente.
6. Porque, según las reglas ordinarias, ¿qué puede haber mas
peligroso que dejarse ver una virgen joven al mediodía, y buscar el
trato de los hombres? ¡Oh Dina bija de Jacobl tú experimentaste
estos riesgos en la pérdida de tu pudor. ¿Qué podrá parecer mas
extraño que emprender un penoso y dilatado camino arrebatada­
mente y sin preparación? ¿Por ventura está Dios siempre pronto
para subvenir con el pan cocido en la ceniza á la necesidad , como
lo hizo con Elias? Ni se dice que consultase á José, pues todavía
estaba ignorante de lo que había sucedido, y no lo entendió hasta
que resolvió abandonar secretamente á María. ¿Qué cosa es mas
ajena de razón que hacerse una mujer dueña de sus operaciones?
La esposa está sujeta á la ley del esposo. Aun parece que María es­
taba obligada en fuerza de su destino á conservar en un sombrío
retiro, bajo la religión del secreto, el precioso depósito que acaba­
ba de*recibir concibiendo al Verbo eterno en sus entrañas. ¡Oh, y
qué justo es no divulgar los secretos de los reyes! Mas fuera razo­
nes humanas, fuera ; porque la caridad no se sujeta á las leyes co­
munes : no conoce dilaciones ni miramientos : vive y se alimenta
de excesos, dice Ricardo de San Víctor. Ni la dulzura del retiro, ni
el pudor natural, ni lo penoso del viaje, ni su delicadeza, ni su
propia preñez pueden detener á la Virgen, dice san Ambrosio : Non
a publico virginitatis pudor, nona studio asperitas montium, non ab
o/ficio prolxxitas itimris retardavit. Nada la retarda ni la impide ;
vence su amor á la timidez de su virginidad : su fervor la expone
á las precisas penurias de un camino : las inaccesibles montañas no
asustan su fe : acude prontamente á donde la caridad la llama : su
corazon es su Moisés, su llafael, su columna, su luz y su guia : á
solo su corazon escucha, porque es el santuario donde pronuncia
sus oráculos el espíritu que la impele; y de aquí viene, dice san
Alberto Magno, que aunque al hablar el Ángel de Isabel nada la
dijo á la santa Virgen de ir á verla; sin embargo, como le manifes-
292 SERMON II SOBRE L A V ISITACIO N
tó que su prima estaba en el sexto mes de su preñez, creyó que no
expresó esta circunstancia sino para que la diera cuanto mas pron­
to señales de su caridad con su visita. María obró conforn(ie á este
espíritu con una caridad fogosa; y conforme á Jos designios del
Dios que Ja animaba en su vientre con una caridad ansiosa.
7. Las miserias del hombre siempre han inclinado el corazon
de Dios : Jo que ha hecho por un infeliz siempre se ha acelerado
por hacerlo, sin fiar á otra mano su ejecución que á la que sabe
aplicar el remedio con infinita s a b id u r ía . Dios pudo por un rasgo
de liberalidad perdonar el delito del primer prevaricador sin exigir
satisfacción : pudo igualmente aceptar para perdonarnos un pensa­
miento angélico, ó las obras de un puro hombre : la encarnación
no fue absolutamente necesaria : no obstante, el Verbo eterno des­
ciende en persona del seno de su Padre , se anonada, se aniquila,
por decirlo así, á fin de romper los cerrojos de metal que nos impe­
dían Ja entrada al cielo. Este designio consolador ¡con qué acele­
ración se hace sensible! Abrevia los dias misteriosos, oye á un va-
ron de deseos, derrama el bálsamo que curó nuestras heridas, y
como si fuera poco habernos amado primero, se introduce en los
corazones, establece en ellos su mansión, y su caridad preveniente
produce una santa impaciencia de comunicárnoslos bienes que he­
mos recibido de su mano. Hé aquí el modelo bajo el cual se ha eje­
cutado la visita de María , y las impresiones que obró en ella el Dios
que animaba sus entrañas. Sin faltar esta Madre de Jesús á las le­
yes de urbanidad y cortesía pudo cumplimentar á Isabel por medio
del mismo Arcángel anunciador de estos prodigios: ¿resistiría por
ventura Gabriel á sus insinuaciones? La casa de Nazaret era un tea­
tro muy á propósito para alabar las misericordias del Señor ejecu­
tadas en ella y en su amada parienta : ¿no observa la soledad una
admirable armonía con la gracia? Pero si María observara esta con­
ducta ¿correspondía á los designios de aquel que descendió á nos­
otros desde los montes eternos? No os admiréis, pues, de que ca­
mine con diligencia á derramar, sirviéndome de las expresiones de
Orígenes, en la casa de Zacarías alguna porcion de la gracia de que
ella estaba llena. Este es el genio de la caridad de Jesucristo que la
arrebató con tanta diligencia, dice san Buenaventura: Quid eam ad
officium charitatis feslinans eogebat, nisi charitas, qua in corde ejus
fervebat ?
8. Sí Zaqueo desciende con precipitación del sicomoro para re­
cibir á Jesús en su casa ; María que le recibió en sí misma se acele­
DE NUESTRA SEÑORA. 293
ra para llevarle á otra parte. Andrés apenas vió al Salvador, cuan­
do fué á decir á su hermano Simón : Hemos hallado al Mesías.
María apenas le concibe en su vientre, y ya no puede vivir sin dar­
nos parte de su dicha. La madre de Samuel dijo á D ios: Señor, si
me dais un hijo varón , y o os le ofreceré, y sera consagrado por to­
dos los dias de su vida. Pero ved aquí la Madre de un Dios, que ha
pedido este Hijo al eterno Padre, con la condicion de consagrarle
á las necesidades de los hom bres; y esta es la razón por que su ca­
ridad generosa y magnífica la condujo con un secreto empeño ádar
parte de este rico tesoro á Juan que le necesitaba, abismado entre
las sombras de la muerte, y bajo la esclavitud del pecado en el
vientre de Isabel. El Médico divino quería hacer ostentación de su
poder, dando al mismo Juan una especie de resurrección anticipa­
da aun antes de nacer, y María es la que marcha con presteza á la
casa de Zacarías para llevarle esta felicidad.
9. ¡ Qué á propósito es á este asunto la historia que nos ofrece
el libro IV de los Reyes1! Sabiendo Eliseo que un nifio á quien
amaba habia muerto, dijo á su criado : Prepárate, Giezi, toma mi
báculo, no te detengas en el camino, á nadie saludes, y si te sa­
ludan no respondas: el hijo de mi huéspeda ha muerto ; aplícale
ese báculo sobre el rostro. A nada falta el criado del Profeta ; pero
no vuelve á la vida : fue necesario que fuese en persona el Profe­
ta, y que con su presencia hiciese, como dice san Agustin, lo que
no habia podido hacer su báculo. ¿No habéis hecho ya la aplica­
ción de esta figura? María , que acaba de confesarse esclava del Se­
ñor, marcha por una inspiración del cielo a la casa de Isabel, a cu­
yo hijo habia quitado la vida el pecado original. No se detiene
como Giezi ni un instante en el impetuoso movimiento que la im­
prime la caridad de Dios ; pero muy diferente de aquel ^criado del
Profeta, que no llevaba masque un instrumentoinanimado, lleva
en su vientre al Dios de todos los Profetas, que se sirve de su vos:
corño de un vivo instrumento para dar la vida de la gracia á Juan
su precursor. Esto es lo que apresura su viaje; porque la gracia que
habia recibido le parecía pesada si no descargaba sobre nosotros las
efusiones del cielo que había recibido para sí. Pues ¿qué? el Mé­
dico del cielo ¿habia descendido para curar el enfermo sin que él
hubiera sido llamado?El Pastor corrió tras de las ovejas extravia­
das: el Santo de los Santos dejó su gloria para venir á buscar al pe­
cador ; ¿cómo María, que habia de contribuir á esta cura, á este
1 IV Ileg. iv .
294 SERMON H SOBRE L A VISITA CIO N
recobro y á esta justificación, habia de resistir á la impresión que
el Verbo encarnado hacia en ella? Isabel, Juan Bautista, esperad
á vuestro Salvador, aguardad á María : ambos tienen mas impa­
ciencia en buscaros, que vosotros tendréis en recibirlos. Su caridad
es ansiosa igualmente que benéfica.
10. Se diria, hablando el lenguaje de la Escritura, que esta
inclinación parece propia del devoto sexo. Rebeca conoce que el
siervo de Abrahan tiene sed, y le ofrece agua para él y sus came­
llos. La hija de Faraón ve al niño Moisés fluctuando sobre las aguas
en una cuna de juncos, y manda que le crien. Rahab, aunque im­
púdica, abriga bastante bondad para salvar á los espías de Josué;
y la Sunamitis obtuvo de su marido permiso para que se hospedara
en su casa Eliseo. María , la dulce María, bendita entre las muje­
res, las aventajó en gracias y perfecciones, y podemos hablar de ella
como de aquella nube de humo que subia del desierto’, formada de
vapores aromáticos exhalados al impulso del fuego : Qua? est ista,
quce ascenditper desertum sicut virgula fumi ex aromatibus myrrhts 1?
¿Qué fuego es este sino la caridad dé la Virgen siempre bienhecho­
ra , y ocupada en los empleos de la oficiosa Marta, sin perder el
recogimiento de Magdalena?
11. Su admirador san Ambrosio la contempla reposada en su
retiro, pero precipitada en su viaje. ¿Y porqué? Esta es la razón:
porque su compasion no sabe resistirse á las necesidades de una fa­
milia afligida : quiere consolarla, y se parte á las montañas de Ju­
dea : Religiosa pro offido. Asistir á santa Isabel, servirla con soli­
citud, sosegar sus cuidados, consolarla en sus penas, aliviarla en
sus trabajos; esto es, dice el venerableBeda, lo que solicita María
con su visita : Ut mulieri provecta! ectatis virgo juvencula ministeritim
sedula impertirct. A todo se ofrece : la pareció poco servirla como
de paso; y se queda por tres meses en la casa de su parienta.
¿Quién podrá decir los alivios corporales que dió á su prima ‘¡■Qua1
propier officium veneratinhcercbal offido. Ella fue, dice san Buenaven­
tura , la que levantó de la tierra el Niño recien nacido, le lavó, le
vistió, le fomentó en su seno, pudiéndose decir de ella lo que de
N oem i: Susccplum puerum posuit in sinu suof et nutricis fimgebatur
ofjido. Vosotros, Angeles tutelares de la casa de Zacarías, habíais de
decirnos los buenos oficios que hizo allí la santa Virgen para ocur­
rir á las necesidades corporales de su prima; que nosotros no los
alcanzamos con certeza. Mas ¿podrimos comprender los bienes es-
* Cant. n i.
DE NUESTBA SEÑORA. 293
pirituales que allí comunicó? Si sola su entrada, según la reflexión
de Orígenes, obró la santificación de Juan, ¿qué no baria despues
una asistencia de tantos dias? Como la arca de la alianza llenó de
bendiciones la casa de un israelita , en donde estuvo retirada por
tres meses, esta Madre Virgen , que es por excelencia el arca mís­
tica, atrajo las mas sublimes gracias á la casa de Zacarías. Su cari­
dad siempre fue bienhechora.
12. ¡Qué modelo este para el trato con los hombres! Pero
¿quién sabe imitarle? ¿Damos oidos á la caridad para hacer nues­
tras visitas? Si gime un prisionero ó un enfermo, si se oculta un
pobre vergonzante, ó está expuesta á caídas vergonzosas una joven
pobre ; ¿seguimos los impulsos de la caridad para enjugar sus lá­
grimas? |Ah! nosotros somos tan activos cuando se trata de nues­
tro honor ó de nuestro interés, que saludos, cortesías, cumplimien­
tos, bajezas, importunidades, nada de esto nos cuesta trabajo. Pe­
ro se trata del alivio de nuestros semejantes, todo es tibiezas, frial­
dades, excusas, pretextos. Me contentaría con que no practicáseis
la caridad; pero ¿no es verdad que á rostro descubierto la insul­
táis ? ¿No se forman en vuestras visitas aquellos proyectos de par­
tido en que meditáis la ruina de vuestros prójimos? ¿No abrís en
ellas vuestras bocas, y exhalaís como sepulcros corrompidos infec­
ción y podredumbre contra la fama y el honor? ¿No está vuestro
trato lleno de simulación, fingimiento, mentira, disfraz éhipocre­
sía? No tendría consuelo mi corazon si no le hallara en esas vene­
rables religiosas que habitan la casa de Dios con un consentimien­
to de paz : In domo Dei amfodavimits cum conscnsu 1. ¿Y cómo? De
genios opuestos, de patrias distintas se forma un solo cuerpo,
una sola olma, en virtud de aquel espíritu de caridad , que al de­
cir de san Agustín : Quos colligii e/jicit individuos2. Pero no dejaré
de deciros con san Ambrosio: Discite, virgines, non circumcursarcper
alienas cedes, non aliquos in publica miscexe sermones. El retiro de
vuestra celda debe ser, por hablar con san Buenaventura ,'ei cie­
lo donde contempléis las maravillas de Dios : allí debeis leer, de-
beis meditar, debeis llorar vuestras caídas: en la celda se e n c u e n ­
tra la paz; fuera de ella litigios y disensiones. Pero si la caridad os
saca de vuestra celda, y os obliga á tratar con vuestras hermanas,
seguid sus impulsos, pero obrad según el genio de la caridad, sin
simulación, y con solicitud ; haced vuestras las necesidades de los
Santos, servios mutuamente por la caridad del espíritu, tened pa-
1 Psalm. u v . — Aug. do verh. Domini, n Matth. serm. X I .
996 SERMON II SOBRE L A VISITA CIO N
ciencia en los trabajos: la caridad no se irrita aunque Ja tienten ;
soportaos unas á otras : Ja caridad es paciente ; noentreisen dispu­
tas : sea vuestra respuesta sazonada siempre con la sal de la pru­
dencia. De todo esto os presentan ejemplar los motivos que obliga­
ron á María á emprender su viaje á la Judea , como también de la
materia en que deben emplearse vuestras conversaciones: su visita
fue santa en su principio, y fue humilde y reconocida en su obje­
to. De esto vamos á tratar.

Segunda parte : La visita de María á Isabel fue humilde y reconocida


m sw objeto.

13. No es difícil hallar un hombre humilde en una fortuna or­


dinaria, ó en el abatimiento. Pero hallar humildad en la elevación
es la cosa mas extraña, es la cosa mas rara, dice san Bernardo.
Como la grandeza de los hombres es prestada, se empeñan en sos­
tenerla con reserva, en ocultarla con maña, en no explicarla sino
con entono, como si los ojos de la plebe hubieran de degradarla, 6
como si la afable condescendencia la abatiese. Dejarse ver se mira
como menoscabo de su carácter, visitar á un inferior es ceder de su
nobleza. Si se hacen accesibles á sus inferiores, aunque con aire
sério, ¡qué etiquetas, qué leyes de civilidad es preciso observar pa­
ra no desmerecer su agrado! Se disputa el paso y el lugar, no se
olvida el mérito personal, ni las riquezas ni el .mérito de sus an­
tepasados : se ponen en paralelo las cualidades de los otros; y así
es preciso observar mil ceremonias. Si se elogia su mérito y pren­
das personales, creen por una soberbia orgullosa que todo se debe
a sus servicios. No estoy léjos de creer que los grandes están poseí­
dos de una oculta ambición de divinidad, y que quisieran no hacer
sensible su presencia sino por operaciones verdaderamente divinas,
ya con llamas abrasadoras como en la zarza, ya entre truenosy re­
lámpagos como en el Sínai. En esto , dice san Gregorio , hacen sin
pensarlo lo que conviene á su miseria; porque un falso mérito pues­
to á la luz, y mirado de cerca, daria demasiadamente á conocer su
pequenez. No es este el genio de los grandes del cielo: son como
el sol, príncipe de los astros. ¿Ha ocultado este alguna vez los bri­
llos de su majestad? Es igualmente magnánjmoque benigno : á to­
dos visita con sus luces, y los beneficia con su presencia : p o n e d los
ojos en el Verbo hecho Hombre, y en María Madre de ese s o l: no
tardará en salir de su retiro, y ponerse en camino para visitar á
DE NUESTRA SEÑORA* 297
una mujer inferior como Isabel, y unirse con ella para bendecir las
obras del Todopoderoso. Ella es Madre de un Dios anonadado y
humillado hasta ser hombre, y la misma dignidad la impone la glo­
riosa obligación de humillarse visitando á Isabel, dice ingeniosa­
mente el venerable Beda : Festinat invisere EHsaheth kcta pro voto,
religiosa pro officio. Esta es la virtud grande de María, y la quede-
be serviros (le modelo en vuestras visitas y conversaciones : la hu­
mildad , pero no una humildad ordinaria y vulgar, sino una humil­
dad heroica y propia de la mas pura délas vírgenes, dicesan Am­
brosio ; humildad que desempeña la obligación que habia contraido
por su dignidad , que se anticipa á los homenajes que se deben ó su.
dignidad, que reconoce los beneficios que se la han concedido ea
su dignidad. Suplid vosotros la rudeza de mis expresiones y mis
pensamientos, que ya empiezo á descubrir el brillante cuadro de
la humildad de María.
14. Humildad que desempeña la obligación que habia contraí­
do por su dignidad. No espereis que la grandeza inefable de Madre
de Dios, á que habia sido elevada María, la haga tomar precau­
ciones para sostener su esplendor, ni que tema minorar su gloria
si se adelanta á visitar á su parienta, que respecto de la Virgen es
como infinitamente inferior. Nada la parece que conveniaá su dig­
nidad sino abatirse y olvidarse de sí misma. Estos son los primeros
sentimientos que aprende del Dios que lleva en sus purísimas en­
trañas, menospreciar su dignidad, por decirlo así, para desempe­
ñar el oficio que se la habia confiado de Madre de Dios y de los
hombres, seguu el pensamiento de san Ambrosio: In montana Vir­
go cum festinatione pergit o/fteii memor.
15. Vosotros sabéis que Dios en cuanto Dios tiene una noble
imposibilidad de humillarse : la posesion de su gloria no es de con­
quista, es por naturaleza : él está obligado por una necesidad divi­
na á sostener el esplendor de su honor, no puede disimularle sin
perderle; pero él ha tomado en unidad de persona aquella natu­
raleza en que pudo anonadarse y confundirse. Ya veis bajo dosas-
pectos al Verbo D ios: glorioso por esencia desde la eternidad,
y extremadamente humillado en tiempo. Tiene el Verbo su naci­
miento eterno entre los esplendores de los Santos : In splcndoribus
Sanctorum genuí le; porque nace Dios del seno de su Padre, fuen­
te maestra de santidad y de gloria ; pero su nacimiento temporal
fue bajo el velo de las sombras y de la confusion, porque nació
Dios-Hombre humillado en el vientre de una virgen humilladísima.
20 t . m .
298 SERMON II SOBRE L A VISITA CIO N
Mas, ¡oh bellas sombras con que proveiste de remedio á la debili­
dad de nuestros ojos, templaste la vehemente vivacidad de aque­
llos resplandores, y nos hiciste tolerable la vista de un Dios, tanto
mas amable cuanto mas humilde! Esta íuc la sábia obra de la Om­
nipotencia. Perjudica la sombra, porque oscurece la luz ; pero es­
ta sombra es benéfica, porque conforta la debilidad de nuestra vis­
ta, según la filosofía de Ricardo : Obumbravit tibí; sicut timbra nec
Iwdit, ncc gravat, scdrefrigeriumprccatat. ¿Qué infiero de aquí? Que
si la Virgen fue Madre de un Dios abatido, y si le concibió entre
las sombras de la humildad , el capital de esta virtud con que fue
enriquecida fue muy grande, y sus primeros pasos, despues de ser
elevada á la dignidad de Madre de Dios, debieron ser gloriosas hu­
millaciones.
16. S í: debía dar pruebas nada equívocas de su maternidad, y
estas debían ser heroicos actos de humildad para conformarse con
el modelo de un Dios anonadado, dice san Agustín. Me atrevo á
decir que debia preceder en María un cierto genio de humildad,
á fin de que Jesús su Hijo adoptase con Ja naturaleza esta misma
cualidad. Jesús, como Dios y Hombre, según el pensamiento de un
sabio de primer órden, hizo suyo con exactitud, y retuvo con fir­
meza el genio de su Padre por razón de igualdad; y siendo verda­
dero Hijo de María, sacó de su seno y demostró ó buena luz las
cualidades brillantes de su Madre. Oid las palabras con que fue con­
cebido este pensamiento, pues no me atrevo á privaros de su ener­
gía : Quemadmodum Ckristus patrizavit, ita erat ctiam cequum ut
Deus parüer et^matrizaret: así como Cristo se pareció á su Padre,
así también era justo que se pareciese á su Madre. ¿Podia hablar
con mas ingenio la devocion? Permitidme dar mas extensión á este
discurso. En las madres se advierte cierta simpatía para imprimir
en los hijos las propiedades de su corazon : en esto me son favora­
bles los filósofos. Luego si hay entre la madre y el hijo esta fuerte
simpatía, que identifica, por decirlo así, los pensamientos y hace
recíprocos los afectos, es muy cierto que los pensamientos y afec­
tos de María que acompañaron la concepción del Verbo fueron to­
dos de humildad. Esto hizo decir á san Bernardo que María, ano­
nadada a sus propios ojos, nos ha comunicado un Dios anonadado:
Respcxit humiiitatem andllai ma> polius quam, mrginitatem : si placuit
ex virginitatc, tamen humiUtate concepü. Aquella humilde confesion:
ved aquíá la esclava del Señor, no solo acompañó, sino que tam­
bién influyó como la última disposición á Ja obra de la Encarna-
DE NUESTRA SEÑ O R A . 299
cion : la virginidad preparó para esta obra, y la humildad arrebató
¡i! Hijo del seno de sü Padre.
17. Sondead ahora la medida con que el Verbo Hijo dotó á la
Madre que debia concebirle hijo de humildad. [Qué elevadas se­
rian las humillaciones que, por decirlo así, pudieron humillar al
mismo Dios! ¡Qué idea de abatimiento seria aquella que fue capaz
de estampar sus impresiones en el Verbo hecho Hombre! Humil­
dad tan heroica mereció á María el ser Madre de Dios, y esta mis­
ma humildad ejecutada con una mujer fue la mas brillante prueba
de que se le habia confiado la dignidad augusta de Madre de Dios.
Este es el peso de obligación de que María se ha descargado, atra­
vesando los mas altos montes de la Judea, como el Verbo eterno
habia descendido de lo mas alto de los cielos. Este es el primer pa­
so con que llenó la economía de su dignidad , imitando al Hombre-
Dios que tomó por patrimonio la pobreza, las humillaciones y los
trabajos, y esta es la razón porque María va á visitar áIsabel, co­
mo Raquel á Jacob, Jetró á Moisés, el sacerdote de Betulia á Ju-
dít, para ofrecer á Dios con su parienta el holocausto de sus cora­
zones, olvidada enteramente de la cualidad de Madre de Dios que
acababa de recibir, y solo atenta á que Isabel no debía buscarla
por su ancianidad y sus respetos : Venit propinqua ad joroximam,
júnior ad seniorem. Así desempeñó la obligación que habia contraí­
do por su dignidad, y así se anticipó á los homenajes que eran de­
bidos á su dignidad.
IB. i A qué atención y rendimientos no era acreedora la Madre
de un D ios! Su dignidad es inefable : la misma Virgen no puede pe­
netrar su sublimidad : es un honor tan sobre todo mérito, que ni
puede ser objeto de mérito, como hablan los teólogos: es un título
que la levanta á un grado que despues de Dios no se reconoce mas
alto en todo el órden del universo : todo lo demás es cási infinita­
mente inferior. Por este carácter se acerca tanto á la Divinidad, que
no podría acercarse mas sino es haciéndose Dios. ¡Que no tenga yo
tiempo para recopilar lo que han dicho los Concilios y los Padres
de María elevada á esta augusta dignidad! Es la obra y la ocupa­
ción de todos los siglos, dice san Bernardo, prometida desde la caí­
da del mundo, anunciada bajo las mas brillantes figuras, esperada
con ansia y pedida con mil sacrificios: Negothim omnium sieculo-
rum, Es la producción mayor que ha salido de las manos de Dios,
quedando con una noble impotencia para hacer cosa mas grande
á no unirse con ella hipostáticamente, dice el sabio Alberto : M a-
20*
300 SERMON II SOBRE L A VISITACION
gis conjmgi Deo non potuit, nisi fieret Deus. Es una criatura á quien
no derribó la culpa original, á quien no acaloró el fuego de la con­
cupiscencia, á quien no afeó la mancha de un pecado venial; y de
la Virgen no debe hablarse cuando se trata del pecado, dice el.con-
ciüo de T rento: es una alma hija del Padre, esposa del Espíritu
Santo, corredentora de los hombres, reconciliadora del universo,
la obra maestra del Omnipotente, dicen las sagradas sanciones de
Éfeso. ¿Quereis saber quién es María? Responded, dicesan An­
selmo , es Madre de Jesús : es Madre del Verbo encarnado : es Ma­
dre de Dios: esto decide la cuestión. Conforme á esta grandeza
¿con qué respeto no la habla un Angel? Comienza su embajada con
las mas bien merecidas alabanzas : la consulta y la pide su consen­
timiento para la consumación de una obra en que va el interés de
todo el universo ; y en el magnífico elogio que hace del hijo que
tendrá, la deja prever la gloria que ha de resultarla. ¿Y cómo se
porta esta mujer tan elevada con su prima Isabel?
19. Muy léjos de esperar, dice san Ambrosio, que vengan á
rendirla los homenajes debidos á la Madre de un Dios, ella se da
priesa para adelantarse á su prim a: la sale á recibir, y la saluda
primero. Notad bien estas circunstancias. María va sin ser llamada
á la casa de Zacarías : Venil. ¿No es esto desentenderse su humil­
dad de las leyes de la civilidad, que quieren que los que necesitan
de otros los prevengan, ó á lo menos les rueguen que vayan á vi­
sitarlos? No solo vino María sin ser llamada, sí también se adelan­
tó á los respetos y ceremonias de Isabel, y la saluda primero : Nce
solum venit, sed etiamprior salutavit. ¿No es esto ser su humildad
superior á su misma gloria? Pero esta es la economía que observa
María en su visita. No es bastante para la humilde María ser la sier-
va del Señor; quiere serlo también, si puede, de todas las criatu*
ras, y con mas razón que un profeta, de quien descendía, pudo
d ecir: Bien lo sabéis; Dios mío, que no he fomentado pensamien­
tos altivos, ni he solicitado honores de las criaturas, Habeisme
puesto sobre el trono ; yo le ocupo sin vanagloria, y únicamente
por cumplir vuestra santa voluntad : Ñeque elati simt oculi mei, ñe­
que ambulavi in mágnis. ¿No sorprende este abatimiento de María?
De hecho su prima se abisma, y apenas la ve entrar por sus puer­
tas, cuando con la misma humildad con que Rut habló á su espo­
so, la dijo : ¿De dónde á mí que te dignes conocerme, siendo una
mujer tan peregrina? Con el mismo rendimiento con que el jebu-
seo Areuna adoró á David , prorumpió en estas expresiones: ¿Qué
DE ^NUESTRA SEÑ ORA. 301
motivo hay para que el Rey mi Señor venga á su siervo? ¿No es
este mismo el espíritu con que dijo Isabel á María : ¿ De dónde me
viene á mí la dicha de que la Madre de mi Dios me visite? Unde
hoc mihi ut vcniat Mater Domini meí ad me? En verdad que yo de­
bía ir á visitarte ; pero ya comprendo el fondo de tu virtud : tu hu­
mildad y la del hijo que traes en tu vientre te obliga á prevenir los
obsequios que yo debía tributarte : Sed tua tuique filii kumüitas fe
cogit imire ad me. Entre tanto, ¿ de qué tratan estos corazones dig­
nos de Dios, ó cuál es la materia de su conversación? No es otra
que reconocer los bienes que se han concedido á María en su dig­
nidad.
20. Cuando el Evangelista no hubiera dicho cosa alguna del
asunto principal de esta conversación, jamás hubiéramos inferido
otra cosa, sino que se habian empleado en sentimientos recíprocos
de humildad y reconocimiento á su común bienhechor; pero san
Lucas nos dico que Isabel, ilustrada con las mas vivas luces de la
gracia, prorumpió en sentimientos propios de una alma que se co­
noce á sí misma, que se humilla delante de Dios, y que advierte
la mano que la favorece; y así, conforme á estos rasgos de verda­
dera humildad , se derramó en elogios de María , é hizo subir hasta
el cielo el humo de los inciensos que arrojaba su corazon abrasado
en llamas de agradecimiento. ¿Quién sino Isabel, poseída de un
santo horror, se prosternó delante de Dios? Y aunque esta arca del
Nuevo Testamento estaba cubierta con un velo ; aunque Jesucristo
estaba todavía encerrado en el seno de su Madre, esta huniilde
mujer no deja de adorarle, y de exclamar con una voz misteriosa
y esforzada: ¿De dónde me viene á mí la dicha de que la Madre de
mi Dios se digne visitarme ? ¡Oh cuántas virtudes en tan breves ex­
presiones! ¿De dónde á mi? Hé aquí el conocimiento propio : ¿á
mí una mujer agobiada de la edad, y cási trémula bajo el peso de
la vejez en el órden de la naturaleza, y mucho mas miserable en el
órden de la gracia? Que la Madre de Dios venga á visitarme : he
aquí el reconocimiento de la misericordia de Dios y de la grande­
za de María. Y aun añaden los Padres que habló en un tono de y o z
nuevo y extraordinario, para dar á entender mejor el reconoci­
miento de su corazon.
21. ¿Y cómo la contestó la Virgen María? ¡A h ! léjos de hin­
charse con el magm'fjco elogio que oye de su grandeza, cae en un
abatimiento, hijo del reconocimiento de su corazon al dador de
tantos beneficios. En su conversación mantiene la cualidad de sier-
302 SERMON II SOBRE L A VISITA CIO N
va, y refiere al Padre de las misericordias la de madre. Entonces
la humildad sacó de su boca aquel cántico Heno de altísimos senti­
mientos de los beneficios de Dios y de las obligaciones inmensas
que ella habia contraido : aquel cántico que no habian oido los
tiempos pasados, ni tuvieron espíritu para formarle la hermana de
Moisés, sumergido Faraón en las aguas, ni Ezequías libre de la
muerte, ni Débora en la derrota de Sisara ; aquel cántico que san
Bernardo llama tan excelentemente el éxtasis de su humildad. Tú
alabas, dijo á Isabel, á la Madre del Señor ; pero mi alma engran­
dece, alaba y da gracias al Señor. Tú dices que tu hijo ha dado
saltos de alegría cuando oiste mi v o z ; pero mi espíritu se regocijó
antes en Dios mi Salvador. Tú me llamas bienaventurada porque
he creído ; pero esta fe que tú elogias solo viene del Padre de las
luces; y si todos los siglos venideros hablarán de mi dicha, consi­
dera que solo soy el débil instrumento de la omnipotencia de un
Dios, que ha querido obrar tan grandes cosas en su humilde sier-
va. jOh qué bellos son tus pasos, hija del Príncipe! ¿Qué dulce tu
conversación I Todo es obra de la humildad.
22. ¿Es esta por .ventura Ja que acompaña á vuestras visitas y
conversaciones? Pues ¿por qué buscáis con tanta ansia el trato de
personas elevadas por su nacimiento, por sus empleos ó por su mé­
rito? ¿Esperáis de ese modo atraer á vosotros algún esplendor de
su grandeza? ¿Por qué huís de ciertos parientes, ó de ciertos ami­
gos, á quienes su imprudencia o la desgracia ha reducido á un
estado que no puede dejar de acordará los otros vuestra bajeza pa­
sada ? ¿Por qué el rico menosprecia al pobre, y el noble al plebe­
y o? ¿P or ventura la hombría de bien trae su origen de las rique­
zas ó de la sangre? Pero yo debo hablar con vosotras, venerables
religiosas; pues seguís á María en la virginidad, aprended de ella
la humildad: JÜidwistis, vírgines, pudorem María}, diseite humilitatem.
Tío faltan escollos peligrosos contra esta virtud en la Religión. Mu­
chas veces, desvanecida el alma espiritual con algunas luces que
descienden de lo alto, quiere gobernarlo todo sin conocimiento,
arreglarlo todo sin vocación, emprenderlo sin talento, y decidir de
todo sin autoridad. No se halla director bastante ilustrado para el
gobierno del espíritu : todo la parece menos de lo que juzga que
merece : piensa que es acreedora á un Pablo bajado del cielo, y aun
este no hablaría con propiedad la ciencia de los Santos ; y se ma­
nifiesta el orgullo hasta en la elección que se hace de aquel de quien
se quiere aprender la humildad cristiana. Todo es anhelar por res-
DE NUESTRA SEÑORA. 303
petos, por inciensos, por exenciones. ¡Cuánto se alaban los pro­
pios talentos, y se degradan los ajenos! Todo lo que resplandece
mas que estas almas engañadas, las ofende; y aunque Jesucristo sea
mas glorificado, si resulta contra ellas menos gloria, censuran la
obra de Dios en los dones de sus prójimos. Este es un gusano que
inficiona y aniquila la vida religiosa. Gracias inmortales al Todopo­
deroso, que visitando esta casa en la abundancia de su misericor­
dia, haderramado sobre las religiosas que la habitan aquellas gracias
victoriosas que triunfan del corazon, y ha enriquecido sus almas
con los ejemplos edificantes que nos da María en su -visita á Isabel.
¡O h I y si esta fecunda semilla brotase igualmente en el corazon del
resto de los fieles ; pero ello es que no tendréis excusa en el dia de
la revelación, si no imitáis Ja conducta de esta humilde y reconoci­
da Virgen. No hay otro medio para santificar el comercio de la vi­
da socia l: la gracia se os da con abundancia para rectificar las pa­
siones que se oponen á la ejecución. Y M aría, que os sirve de m o­
delo, os servirá también de protección y de guia para poner por
obra sus ejem plos, para que imitándola consigáis la \ida de la in ­
mortalidad que yo os deseo.
ESQUELETO DEL SERMON III

SOBRE

LA VISITACION DE NUESTRA SEÑORA.

/iiír a r íí in domum Zacharice, et sahtlaxil


Etisabelh. ( Luc. i , 40).
María eniró en tasa tic Zacarías, y saludó
á Isabel.

1. Cuatro personas figuran en este misterio, Jesús, María, Juan


é Isabel, Todas ejercen visiblemente alguna acción particular me­
nos Jesús que permanece oculto... É l, que es el alma de este mis­
terio, carece de acción en él.
2 . Si en este misterio no descubrimos en sí misma la acción de
Jesús, es porque ya se manifiesta lo bastante en la de los demás...
3. Uno de los mas grandes misterios..., es la sociedad que el
H ijo de D ios... Y no hablo d e.,. Jesús se acerca todos los días á sus
fieles interior y exteriormente...
4. Jesús al visitar á los hombres comunica tres movimientos á
sus corazones... Hace que se crean ..., que deseen..., que posean
en paz... Estos tres sentimientos aparecen en nuestro Evangelio...
v5. El primer sentimiento lo vemos en santa Isabel, el segundo
en san Juan, el tercero en la santísima V irgen... No temo por lo
tanto aseguraros que habré demostrado...

Primera parte: Sentimientos de humildad en sania Isabel, figura de la


humillación de un alma que se juaga indigna de recibir á Dios.

6. El primer tributo que debemos á D ios, cuando nos visita,


es la confesion de nuestra hum ildad... E x t a m e, dijo san Pedro,
Domine, gruía, etc. — Domine, non sum dignus, dijo el Centurión,
u t, etc. — Unde hoc mihi? dijo santa Isabel...
7. Y o advierto en las palabras de Isabel dos motivos principa­
le s... En la visita que recibe hay dos cosas: una que <;onoce, y otra
que no entiende...
8 . Isabel conoce bien el honor que María le dispensa, pero no
DE S U E S T B A SEÑORA’. 305
adivinando la causa de tamaño honor, se pregunta admirada: Un­
de hoc mihi?...
9. Hé aquí los dos motivos... El primero consiste e n ...; el se­
gundo en que tampoco... Por ellos debemos aprender á... reveren­
ciar la grandeza de Dios reconociendo nuestra nulidad , y á hon­
rar..., confesándole nuestra bajeza.
10. Consideremos ante todo lo que exige de nosotros la gran­
deza de Dios... Si la dignidad nos inspira respeto, ¿cuál será el que
debemos á Dios? Él es el único en todo, en... Summum, bonum,
dice Tertuliano, ex defectione, etc.
11* Toda grandeza criada tiene su parte débil. ¿Quién puede
gloriarse do ser grande en tod o?... Domine, qitis similis tibí? dice
David. Quid est homo quod memor es ejus, aut, etc., dice el mismo.
12. Para humillaros mas profundamente ante Dios, sabed que...
Rendid, rendid aquí testimonio, ó p e c a d o r e s Y vosotros, jus­
to s ,... ¿No veis que no es Isabel quien... sino María la que..., y
Jesús quien precede á Juan?... ¿A quién, pues, no precederá si
precede á su mismo Precursor?... D éla gracia nos vienen todos
nuestros méritos, y ipsa gratia meretur augeri, ut aucta mercatur
pcrfici, dice san Agustín.
13. Si es, pues, cierto que no vivimos ni subsistimos mas que
por la gracia, ¿cómo 110 exclamamos con Isabel: Unde kocmihi?...
¡Ahí todo Jo debo al Señor... Confesemos, pues, ante todo que
somos indignos... Centurión, Pedro, Pablo, Juan Bautista... Tan
cierto es que... Tal es el primer sentimiento que inspira la gracia...

Segunda parte: Deseos ardientes del santo Precursor, figura de los


transportes de un alma que busca al Señor.

14. Además del sentimiento de humildad debe el alma experi­


mentar un santo transporte hácia Dios para unirse á él. Pero ¿p o ­
demos aspirar á tanto? No hay que dudarlo. Cierto que su gran­
deza nos aleja, mas su bondad nos atrae...
15. Dios , dice san Gregorio Nazianceno , desea ser deseado, y
¿podéis creerlo? tiene sed, etc., sitit sitiri.
16. Símil de una fuente viva... Del mismo modo la naturaleza
divina, siempre rica, siempre abundante...
17. De ahí provienen los transportes de san Juan... ElTrecursor
siente que,., ¿No veis cómo procura romper...?
18. El Bautista es el mejor modelo para aprender á... El objeto
306 SERMON I I I SOBRE L A V ISITACIO N
de su misión fue preparar el camino al Salvador excitando deseos
de recibirle... San Juan Evangelista nos explica las funciones de
san Juan Bautista: Non erat Ule lux, sed, etc.
19. El Bautista erat lucerna ardens et lucens, y tal es nuestra de­
bilidad , dice san Agustín , que per ¡ucernam queerimus diem. Esto
significa que...
20. Habíamos perdido la luz y el deseo de verla... Aun mas, la
aborrecíamos y huíamos de ella... San Agustín nos explica esto
perfectamente haciéndonos ver la relación que hay entre la luz es­
piritual y la sensible: Luce quippe... j A h ! esto lo demuestra la expe­
riencia...
21. Esto son los pecadores, y esto era todo el género humano...
¿Qué hace, pues, el Salvador? Nos envia primero algunos rayos
para fortificar nuestra débil vista y hacernos desear insensiblemen­
te...
22. Por eso dijo Zacarías: Visitavit nos oriens ex alto... Mirad co­
mo el Precursor mismo se regocija con este nuevo dia... ¿N o pa­
rece decirnos: por qué os deteneis...? ¿por qué huís...?
23. Aun no aparece Jesucristo, ann n o..., y ya su divina pre­
sencia lo llena todo de alegría y... ¡Quédichal ¡qué gozo!... Pero
¡cuánto mayor no será...!
24. No es san Juan el único que desea ardientemente la presen­
cia de Jesús... Ya David decia: Anima mea desideravit te in nocte.—
Quando veniam et apparebo, etc.? ¡Qué vergüenza para los que..,!
¿No está Jesucristo con nosotros?... Corramos, pues, á ... Sí, de­
seemos...

Tercera parte: La paz y alegría de Maria, embarazada de Jesús, nos


muestra la paz y alegría del alma que lo posee.

25. Las castas delicias de esa santa y divina paz que regocija á
la Virgen, nos las muestra ella en su sublime cántico: Magníficat
anima mea, etc. Voy á manifestaros las instrucciones que ese cántico
contiene...
26. En la primera parte de ese cántico nos dice María los favores
que... En la segunda habla del desprecio del mundo... En la ter­
cera admira la bondad de Dios y la... Estas tres cosas nos parecen
confusas, y sin embargo hay entre ellas una admirable conexion...
27. Dínos tú, divina Virgen , porqué se regocija tu espíritu en
el Señor, Quia respexit humilitatem ancillce mee.,. La mirada de Dios
DE NUESTRA SEÑORA. 30T
sobre los justos suele ser d o b le , según las Escrituras, de favor y de
protección,.. Un alma sostenida por esa doble mirada, ¿q u é puede
desear ya para tener ia p a z?...
28. María fue honrada con esta doble mirada. La primera la ex­
presa con aquellas palabras: Fecitmihimagna, etc. La segunda con
estas otras: Fecitpotmtiam, etc., y todo esto q-uia respexithumilita-
tem, etc.
29. Vosotras, almas cristianas, estáis también honradas con es­
tas dos miradas; y esto debe llenar de paz vuestro espíritu... No lo
dudéis, él os mira con am or..., y os protege... Podéis, p u e s, ex­
clam ar: Si Deus pro nobis, quis contra nos?— Dominm illuminatio
mea et salus mea, quem timebo?— Dominus protector vitce mece, a quo
trepidaba ?
30. Ya que no sea posible pintaros en sí misma esa paz oculta
que Dios comunica á sus siervos, manifestemos algún efecto sensi­
ble de ella. El desprecio del m undo... Por eso el alma refugiada en
Dios exclama con M aría: Dispcrsit superbos, etc. Deposuit poten­
tes, etc., et exaltavit humües.
31 Para mejor comprender este sentimiento de desprecio del
m undo, considerad la oposicion que hay entre él y D ios.,. Estcemu-
latio divina rei et humana, dice Tertuliano. L o que el uno eleva, el
otro lo abate...
32. El mundo tiene dos fases... Los que miran <el bien presente,
da n ... Dia llegará en q u e... Así lo presiente la divina V irgen, y con
ella los... Por eso exclaman con e lla : Dispersitsuperbos, etc. Divites
dimisit inanes. Esurientes implevü bonis.
33. Cantad, cantad ese divino cántico... Cantad con María la
derrota del m undo... Y vosotros que corréis tras la fortuna... Si
soisdeJerusalen, ¿p or qué cantais todavía el cántico de Babilonia?..*
Olvidad esa lengua extraña...
34. Para mantener en paz vuestra conciencia aprended de la
santísima Virgen: p rim e ro ...; segu n d o...; y tercero...
SERMON IIX
SOBRE

LA VISITACION DE NUESTRA SEÑORA.


Intravil in ríotnum '¿acharia:, et salutavü
, Elisabelh. { Luc. i , 40}.
rilaría entró cu casa iic Zacarías, y saludó
á Isabd.

1. En este dia principalmente, y en la santa solemnidad que


celebramos, es cuando los fieles deben reconocer que el Salvador
es un Dios ocu lto, cuya virtud obra en los corazones de un modo
secreto é impenetrable- Y o veo cuatro personas unidas en el miste­
rio que celebram os; Jesús y la Virgen María, san Juan y su madre
santa Isabel: hó aquí lo que constituye todo el objeto de nuestro
Evangelio. Pero lo que encuentro en él mas notable, es que en la
reserva del Hijo de Dios ejercen visiblemente estas sagradas perso­
nas alguna acción particular. Isabel, iluminada por Dios, recono­
ce la dignidad de la santísima V irgen , y se humilla profundamente
ante ella: Vnde hoc mihi? (L u c. i , 48). Juan siente la presencia de
su divino Maestro aun desde el seno de sumadre, y lo atestigua con
transportes increíbles: Exultavit infans. (Ibid. 44). Entre tanto, la
dichosa M aría, admirando en sí misma tan grandes efectos de la
Omnipotencia divina, ensalza de todo corazon el santo nombre de
D ios, y publica su munificencia. De este m odo obran aquellas per­
sonas; Jesucristo es entre ellas el único que parece inm óvil: ocul­
to en las entrañas de la santísima Virgen , no hace ningún movi­
miento que manifieste su presencia; y é l, que es el alma de este
m isterio, carece de acción en él.
2. Pero no os admiréis, almas cristianas, de que nos oculte su
virtud ; Jesucristo se propone demostrarnos que él es el agente in­
visible qu e, sin m overse, hace que todas las cosas se muevan , que
todo lo dirige sin mostrar su m a n o; y me será fácil convenceros de
que si en este misterio no descubrimos en sí misma su acción om­
nipotente , es porque esa acción se manifiesta bastante en la de los
DE N U ESTRA SEÑ ORA. 3 09’
demás, los cuales no obran ni se mueven mas que por la impre­
sión que Jesucristo les comunica. Esto es lo que veréis mas clara­
mente en la continuación de mi discurso: en el que, debiendo ha­
blaros de la influencia del Espíritu Santo entres personas distintas,
necesito mas que nunca de los auxilios de ese mismo Espíritu , y
debo procurar atraerme su gracia por la mediación de aquella á
quien la comunica en tal abundancia, que se extiende á los demás
por su intercesión poderosa: saludemos, pues, á labienaventurada
María con las palabras dei Angel: Ave María.
3. Uno de los mas grandes misterios del Cristianismo es la santa
sociedad que el Hijo de Dios contrae con nosotros, y el modo se­
creto con que nos visita. Y no hablo, hermanas mías, de esas co­
municaciones particulares con que honra algunas veces á las almas
escogidas; pues dejo á vuestros directores y á los libros espirituales
el cuidado de instruiros en ellas. Pues qué, además de esas místi­
cas visitas, ¿no sabemos que el Hijo de Dios se acerca todos los dias
a sus fieles; interiormente por su Espíritu Santo, y por la inspira­
ción de su gracia ; y exteriormente por su palabra, por sus Sacra­
mentos, y sobre todo por el déla adorable Eucaristía?
4. Es muy importante para los cristianos el conocer cuáles son
los sentimientos, que deben tener cuando Jesucristo ^viene á visitar­
los; y me parece que el mismo Jesucristo nos los ensena claramen­
te en nuestro Evangelio. Para comprender bien esta verdad, adver­
tid, cristianos, que el Hijo de Dios, al visitar á los hombres, co­
munica tres movimientos á sus corazones; prestad atención á ellos.
En primer lugar, tan luego como se acerca, nos inspira, ante todas
cosas, una grande y augusta idea de su majestad, que hace que el
alma, temerosa y confundida por su natural bajeza, esté sobreco­
gida de un profundo respeto ante Dios, y se juzgue indigna de los
dones de su gracia : tal es el primer sentimiento que Jesucristo nos
•comunica. P ero, aun hay mas, cristianos: esa alma, humillada
del modo que os he dicho, no se atrevería jamás á acercarse á Dios;
y se alejaría siempre de él por respeto, reconociendo su poco mé­
rito, si Jesucristo, por medio de otro movimiento, no la animase
interiormente á acercarse á él confiada, y á correr á sus brazos por
medio de un santo deseo; y este es el segundo sentimiento de que
os he hablado. Finalmente, el tercero y el mas perfecto consiste
en que, haciéndose Jesucristo propicio á'los votos del cristiano,
hace triunfar su paz en su corazon , como dice el divino Apóstol:
Paco Christi exulta in cordibus vestris ( Coios. m , 1 5 ) ; y llena su
'310 SERMON III SOBRE LA VISITA C IO N
alma de una santa alegría con sus castos brazos. Bien lo sabéis,
hermanas mías, vosotras que estáis tan ejercitadas en las cosas es­
pirituales; bien sabéis que por estos grados es como Dios se acerca
á nosotros, y que tales son los sentimientos que inspira á nuestras
almas: hace que se crean indignas de Jesucristo, y las prepara por
medio de esta humildad; que deseen ardientemente á Jesucristo, y
las anima con este deseo; finalmente, que posean en paz á Jesu­
cristo, y las perfecciona con esta tranquilidad. Estos tres sentimien­
tos aparecen en nuestro Evangelio clara y distintamente y con un
órden admirable.
5. En efecto, ¿n o veis á santa Isabel como al considerar á Je­
sucristo, que la honra con su visita en la persona de su santísima
Madre, reconoce humildemente su indignidad, diciendo con voz
respetuosa : Et unde hoc mihi, ut venial Maler Bomini mei ad me ?
(Luc. i, 43.) «¿D e dónde he merecido yo este honor tan grande;
«el honor de que la Madre de mi Señor me visíte?» Por otra parte,
¿oo veis los deseos ardientes que animan al santo Precursor, cuan­
do, saltando en el vientre de su madre, quiere, al parecer, romper
los lazos que le impiden arrojarse á los piés de su divino Maestro,
y no puede sufrir la prisión que le separa de su presencia: Exulta-
vit infans in útero ejus ? (Ibid. 41). Finalmente, ¿no oís la encan­
tadora voz de la bienaventurada María, que, estando embarazada
de Jesucristo, y poseyendo en paz aquello que mas ama, se des­
hace en acciones de gracia, y nos da á conocer la alegría de su co­
razon por su admirable cántico: Magníficat anima mea Dominum
(Ibid. 47): «Mi alma ensalza al Señor, y mi espíritu se regocijaeu
« Dios mi Salvador ? » No temo por lo tanto aseguraros que habré ex­
plicado todo el Evangelio, todo el misterio de esto dia, si os hago
notar en esas tres personas, en quienes Jesucristo influye hoy ocul'
lamente, la humillación de un alma que se juzga indigna de él, co­
mo lo estáis viendo en el ejemplo de santa Isabel; el transporte de
un alma que le busca, como podéis notarlo en san Juan; y la paz
de un alma que le posee, como os lo está demostrando la santísi­
ma Virgen. Esta será también la división de mi discurso.

Primera parte: Sentimientos de humildad en santa Isabel, figura de la


humillación de un alma que se juzga indigna de recibir á Dios.

6. Es muy justo, cristianos, que la criatura se humille cuando


su Criador la visita; y el primer tributo que nosotros le debemos,
DE NUESTRA SEÑORA. 311
cuando se digna acercarse á nosotros, es la confesion de nuestra
humildad. Por eso os he dicho que en el ihomento en que Jesu­
cristo penetra en nosotros por medio de su gracia, el primer senti­
miento que nos inspira es un temor religioso que nos hace en cier­
to modo apartarnos de él por la consideración de lo que somos. Así,
según nos dice san Lucas, tan pronto como reconoció san Pedro¿la
divinidad de Jesücrísto, por los efectos milagrosos de su poder, se
arrojó inmediatamente á sus pies, y le dijo : «Retiraos, Señor, guar-
redaos bien de acercaros á mí, porque soy un hombre pecador:» E xt
a me, quia homo peccalor sum, Domine. (Luc. v , 8 ). Así también
aquel piadoso Centurión, á quien Jesús quiso honrar con una visi­
ta , sorprendido de tal bondad, cree no poderla agradecer, sino
confesando inmediatamente q«e es indigno de ella: Domine, non
íum dignus {Matth. ^viu » S j; y del mismo modo, para volver á nues­
tro objeto, y sin buscar en ningún ejemplo lo que tan claro se en­
cuentra en nuestro Evangelio, del mismo modo desde la primera
vista de María, desde el primer sonido de su v o z , su prima santa
Isabel, que conoce la dignidad de aquella Virgen, y contempla con
los ojos de la fe al Dios que lleva en su seno, exclama admirada y
confusa : «¿De dónde he merecido el honor de que la Madre de mi
« Señor me visite? » Unde hoc mihi?
7. Esa humildad, hermanas mias, ese sentimiento de respeto,
es el que debe grabar profundamente en nuestros corazon es el ejem­
plo de santa Isabel; pero para esto es necesario que nosotros con­
cibamos su pensamiento, y penetremos los motivos que la obligan
á humillarse de tal modo. Yo advierto en sus palabras dos motivos
principales, y que os ruego comprendáis bien. «¿D e dónde, dice,
«lie merecido el honor de que la Madre de mi Señor me visite?»
Sobre esto es sobre loque debeis meditar especialmente. Por mi par­
te, lo que desde Luego se me ocurre es que Isabel nos atestigua que,
en la visita que recibe, hay dos cosas: una que conoce, y otra que no
entiende. La Madre de mi Señor viene a verme; ved aquí lo que
aquella santa mujer conoce y admira : ¿de qué proviene que me
haga este honor? esto es lo que ignora y lo que pregunta. Isabel
ve la dignidad de María; y en tal desigualdad Ja mira deléjos, hu­
millándose profundamente ante ella. María es la bendita entre to­
das las mujeres; es la Madre de mi Señor; ella le lleva en sus en­
trañas: Mater Domini mei: ¿podré nunca rendirle toda la sumisión
que le debo?
8. P e r o , mientras admira todas estas grandezas, otra reflexión
312 SERMON III SOBRE I X VISITA CIO N
la obliga á redoblar sus respetos. La Madre de Dios la previene con
una visita llena de amistad: ella conoce muy bien el honor que se
le hace; pero no puede adivinar la causa de tamaño honor, y se
pregunta á sí misma qué es lo que ha podido hacerle merecer esta
gracia. ¿De dónde me viene este honor, dice, de dónde me viene
esta bondad extraña ? Unde hoc mihi? ¿qué he hecho yo para mere­
cerla, ni qué servicios han podido hacerme acreedora á ella? Unde
hoc? Santa Isabel no descubre, hermanas mias, en sí misma nada
que sea digno de tan grande honor, y sintiéndose felizmente sor­
prendida por una misericordia tan inmerecida, aumenta sus respe­
tos hasta lo infinito; y no halla otra cosa que hacer sino presentar
humildemente á Jesucristo, que se acerca á ella , un corazon hu­
milde bajo su mano, y una sincera confcsion de su impotencia.
9. Ved aquí los dos motivos poderosos que inspiran á santa Isa­
bel un sentimiento de humildad , cuando la visita Jesucristo. El pri­
mero consiste en que ella 110 tiene nada que pueda igualar á la
grandeza del Salvador; y el segundo, en que no tiene tampoco na­
da que pueda hacerla acreedora á sus bondades: motivos efectiva­
mente muy poderosos, por los cuales debemos aprender á servir á
nuestro Dios, y ó regocijarnos ante él con temor. Porque, ¿qué
pobreza puede haber mayor que la nuestra? Nosotros no poseemos
nada por naturaleza ni por adquisición; 110 tenemos ningún dere­
cho para acercarnos á Dios, ni por nuestra coodicion , ni por nues­
tro mérito; por consiguiente, no estando menos alejados de su
bondad por nuestros crímenes, que de su infinita majestad por
nuestra pequenez, ¿qué otra cosa nos resta, cuando se digna mi­
rarnos, sino aprender de Isabel á reverenciar su suprema grande­
za, reconociendo nuestra nulidad, y a honrar sus beneficios, con­
fesándole nuestra bajeza?
10. Pero para que no lo hagamos solamente de palabra, sino
que llevemos este sentimiento impreso en el corazon , consideremos
ante todo lo que exige de nosotros la grandeza de Dios; y aunque
no hay elocuencia que la pueda explicar bastante, para formarnos
alguna idea de ella, sentemos desde luego este primer principio:
que lo que inspira el respeto á los hombres, son sus dignidades,
cuando les dan un rango particular. Ahora bien, supuesto este fun­
damento, ¿quién podrá decir , hermanas mias, el respeto que de­
bemos al soberano Ser? Él es el único en todo, él solo es el sabio,
él solo el bienaventurado, el Rey de los reyes, el Señor de los se­
ñores, único en su majestad, inaccesible en su trono, incompara-
DE NUESTRA SEÑORA. 313
ble en su poder. Por eso Tertuliano, queriendo explicar de un mo­
do magnífico su excelencia incomunicable, dice que Dios es «el gran
«Soberano, que, no permitiendo que nada se le iguale, se crea él
«mismo una soledad por la singularidad de su perfección:» Sum­
mum magnum, ex dcfcctione (cmuli soliiudinem quamdam de singuiari-
tate pnestaniiae mee possidens. (Adv. Marcion. lib. I , núm. 4 ). Ved
aquí una manera extraña de expresarse; pero aquel hombre, acos­
tumbrado á los términos enérgicos, no parece.sino que busca nue­
vas palabras, para hablar de una grandeza que no tiene ejemplo.
Y ¿no admirareis sobre todas las cosas esa soledad de Dios: SoliHi-
dmem de singularitate prrestanticc; soledad verdaderamente augusta,
y que debe inspirar un profundo respeto ?
11. Pero la soledad de Dios nos sugiere además, en mi opínion,
una bellísima idea. Todas las grandezas tienen su parte débil i el
que es grande en poder, es pequeño en valor; el que es grande en
valor, no lo es en entendimiento; el que tiene un gran entendi­
miento, está dotado de cuerpo enfermizo, que impide sus funcio­
nes. ¿Quién puede gloriarse de ser grande en todo? Nosotros cede­
mos, y otros ceden á nosotros; todo lo que se eleva por una parte
desciende por otra. Por eso hay entré todos los hombres una es­
pecie de igualdad: de modo que ninguno de ellos posee nada tan
grande, que otro mas pequeño no pueda alcanzarlo por algún lado.
Solo Vos, gran Soberano, Dios eterno, sois singular, inaccesible
y único en todas las cosas: Solitudinem quamdam, etc. Vos sois el
único á quien se puede decir: «O Señor, ¿quién hay semejante
«á Vos (jPsaím. xxxiv, 10), que sois profundo en vuestros conse­
j o s , terrible en nuestros juicios, absoluto en vuestras voluntades,
«magnífico y admirable en vuestras obras?» (Escod. x v , 2). Vos
sois tan grande, tan majestuoso , que |desgraciado del que se ha­
ga grande en vuestra presencia; desgraciado del que, en su so­
berbia, quiera llevar alta y erguida su frente ante Vos! porque
Vos herís esos cedros, y los arrancais de raíz; Vos tocáis á esas orgu-
llosas montanas, y las convertís en humo. Por el contrario, dicho­
sos los que, sintiendo que os acercais á ellos en vuestras santas ins­
piraciones, temen elevarse ante Vos, por no excitar vuestros celos;
pero exclaman en seguida con el Profeta: «¿Q ué es el hombre,
«gran D ios, para que os acordéis do él ? ni ¿qué son los hijos de los
«hombres para que les hagais el honor de visitarlos?» ( Psalm. vm ,
v. 5 .} Ellos se ocultan, y vuestra faz los ilumina; se retiran por res-
21 T . III.
314 SEBMON III SOBBE LA VISITACION
p eto, y Vos los buscáis; se arrojan á vuestros piés, y vuestro espí­
ritu de paz penetra en ellos.
12. Aprended , ó hijos de Dios, á recibir su soberana grande­
za; y para humillaros mas profundamente, sabed que su bondad
os sorprende en todo, y que su gracia se muestra en que lo que
hace no es por ningún mérito vuestro. Rendid, rendid aquí testi­
monio á su infinita misericordia, ó vosotros pecadores, á quienes él
ha convertido; ovejas descarriadas que él ha vuelto ai redil; hijos
en otro tiempo de las tinieblas, á quienes su gracia ha transforma­
do en hijos de la luz! ¿Por ventura no se ha acordado él de vos­
otros, mientras vosotros le olvidabais? ¿n o os ha buscado, cuando
huíais de él con mas ardor'? ¿no os ha atraído, cuando mas mere­
cíais su venganza? Y á vosotras, almas santas y religiosas, que se­
guís el camino estrecho, que caminais á grandes pasos por la senda
de la perfección ; ¿quién os ha inspirado el desprecio del mundo y
el amor á la soledad ? ¿No es éi quien os ha escogido, y no le con­
fesáis todos los dias que no habéis merecido esa elección ? No quie­
ro decir con esto que no tengáis méritos: anatema contra los que
lo nieguen; pero todos esos méritos vienen de la gracia. Si hacéis
buen uso de la gracia, es indudable que ese buen uso os atraerá
otras gracias; pero es preciso que antes os prepare y os santifique
aquella. ¿No yeis, en nuestro Evangelio, que no es Isabel la que
visita á María, sino María la que busca á santa Isabel, y Jesús el
que precede á san Juan? Ahora bien, ¿en qu é consiste, hermanas
mias, este nuevo milagro? Juan debe ser el precursor de Jesús; él
debe caminar delante del Salvador; él esquíen ha preparado el ca­
mino; y sin embargo, vemos claramente que es preciso que Jesu­
cristo le preceda. Decidme, pues, ¿á quién no precederá si prece­
de á su mismo Precursor? Y si estamos prevenidos de este modo,
¿de qué podemos nosotros gloriarnos? ¿Será tal vez del principio?
pero en él es cuando la gracia nos ha iluminado, sin que lo haya­
mos merecido. ¿Será por ventura del progreso? pero la gracia se
extiende á toda la vida , y mientras esta dura, existe la gracia: Fons
aquee salientis. (Joan, iv, 14),. La gracia es un rio que conserva,
durante su curso , el nombre que ha tomado en su nacimiento; «<ís
« siempre la misma gracia que merece ser aumentada, á fin de que
«por este medio merezca también llegará su perfección :»/p s a gra­
tia meretur aitgeri, ut aucta mereatur perfiú, dice san Agustín (epís­
tola C L X X X V I, núm. 10’, t, II, col. 667),
DE MUESTRA SEÑ ORA. 315
13. Decidme ahora, cristianos, si es cierto que no vivimos mas
que por ja gracia, que no subsistimos mas que por la gracia; ¿qué
tardamos en imitar á santa Isabel? ¿cómo no decimos en lo interior
de nuestros corazones : Unde hoc mihi? «¿D e dónde me viene tan
«grande dicha?» ¿de dónde me viene este favor extraordinario?
1 Ah! yo no le he merecido; solo le debo, ó Señor, á vuestra bon­
dad- Tal es el primer sentimiento que inspira la gracia; porque su
primer efecto consiste en darse á conocer como tah Confesemos,
pues, ante todas cosas que soinos indignos de los dones de Dios;
de este m odo, Dios nos creerá dignos de ellos; y si confesamos que
no lo somos, si confesamos que nada nos debe, él se declarará deu­
dor nuestro. Jesucristo visitó al Centurión, porque este se juzgó
indigno de recibirle. Pedro se croe también indigno de acercarse á
Jesucristo, y Jesucristo le elige para fundamento de su cuerpo mís­
tico. Pablo se cree indigno de que le llamen apóstol, y Jesucristo
le hace el mas ilustre de todos los Apóstoles. Juan Bautista se cree
indigno de desatar á Jesucristo los zapatos, que es el mas vil oficio
de un criado, y Jesucristo le llama su mejor amigo, Amicus Sponsi
(Joan. 111, 29); vía misma mano que él 110 se atrevió á poner en los
piés del Salvador, es elevada hasta su cabeza, sobre la cual derra­
ma las aguas bautismales. Tan cierto es que lo que nos hace dig­
nos de los dones de la gracia es el confesar humildemente que no
los podemos merecer, y que la humildad es el fundamento de la
confianza. Sí, cristianos, aquel que se haya preparado por medio
de la humildad , puede abandonarse en seguidá á los ardientes de­
seos , cuyos sagrados transportes vamos á ver en la persona de san
Juan Bautista.
*
Segunda parte: Deseos ardientes del santo Precursor t figura de los trans­
portes de un alma que busca al Señor.

14. No basta que el alma fiel se humille ante Dios y se aparte


en cierto modo de él por un sentimiento de su bajeza. Además de
este primer movimiento , por el cual reconoce su indignidad, debe
sentir el alma otro, debe experimentar un casto transporte , por el
cual corre hácia Dios, y procura unirse á él. Pero ¿es posible, her­
manas mias, que semejante deseo sea razonable, y que mortales
como nosotros puedan llevar tan alto sus pensamientos? No nos es
lícito dudar de ello ; y ved aquí una razón sólida, deducida de la
naturaleza necesariamente bienhechora de Dios. Va os he repre-
21 *
316 SERMON III SOBRE LA V ISITACIO N
sentado su suprema grandeza, que aleja de él á las criaturas; es
preciso que ahora os hable de su bondad , que Ies tiende la mano
y las invita á acercársele : una y otra son inconcebibles; y así como,
desconfiando de mis fuerzas, me he valido para explicaros la pri­
mera de una enérgica expresión de Tertuliano, así también parala
¡segunda me valdré de un excelente discurso de otro doctor de la
Iglesia, el gran san Gregorio Nazíanceno, que mereció entre los
griegos el augusto renombre de teólogo , á causa de sus altas con­
cepciones sobre la naturaleza divina.
15. Aquel grande hombre invita á todo el mundo á desear á
Dios, por la consideración de esa bondad infinita que tiene tanto
placer en extenderse á sus criaturas; y despues de haber explicado
esto con la mayor claridad, concluye con las siguientes palabras :
«Ese Dios desea ser deseado; y ¿podéis creerlo? tiene sed en m e-
« dio de su abundancia.» ( Orat. X L , í. I, pág. G57). Pero ¿qué sed
es la suya? sed de que los hombres tengan sed de ¿ I : Sitü sitirL A
pesar de ser infinito en sí mismo, y de estar lleno de sus propias ri­
quezas, nosotros podemos obligarle; y ¿cómo? Pidiéndole que nos
obligue, porque él da con mas voluntad que los demás reciben : ta­
les son las palabras de san Gregorio.
16. ¿"No se diria, cristianos, que Dios es la imágen de una fuen­
te viva, que por la fecundidad continua de sus claras y frescas aguas
parece convidar á beber á los fatigados transeúntes? Esa fuente no
necesita que se la limpie de su fango, ni de que la refresquen en su
ardor, sino que contenta con su limpieza y con su frescura natu­
ral , no pide , á lo que parece, sino que beban de ella, y que ven­
gan á lavarse y refrescarse con sus aguas. Del mismo modo la na­
turaleza divina, siempre rica, siempre abundante, no puede crecer
ni disminuir , á causa de su plenitud ; y lo único que le falta, si
podemos hablar así, es que vayan los hombres á beber en su seno
las aguas de la vida eterna , de las cuales es ella misma una fuente
infinita é inagotable. Por eso dice con mucha razón san Gregorio
que Dios tiene sed de que nosotros la tengamos de é l ; y que con­
sidera como un beneficio, el que le proporcionemos los medios de
hacernos bien.
17. Y siendo esto así, cristianos, seria hacer una injuria á esa
bondad, el no desearla. De aquí provienen los transportes de san Juan
en las entrañas de su madre. El Precursor siente que su Maestro
va á visitarle, y quisiera adelantarse á recibirle : el santo amor le
impele, y se siente oprimido de deseos ardientes. ¿No veis, ó al­
DE MUESTRA SE ¡NORA. 317
mas santas, cómo procura romper sus lazos con sus impetuosos mo­
vimientos? Pues si pide la libertad, es solo para correr á los piés
del Salvador; y si no puede ya sufrir su prisión, es porque esta le
separa de la presencia de Jesucristo.
18. A nadie, pues , con mas razón que á san Juan Bautista, de­
bemos imitar, para aprender á desear al Salvador de las almas;
puesto que él es quien ha de preparar el camino. Sí, san Juan es
el único que puede inspirarnos ese deseo ardiente; y si meditáis,
cristianos, cuál es el misterio del santo Precursor, descubriréis fá­
cilmente que fue enviado á la tierra para hacer que deseen los hom­
bres á Jesucristo, y que de este modo es como debe preparar al
Salvador el camino. En efecto, voy á haceros comprender el ob­
jeto de su misión, haciendo que otro san Juan, discípulo predilec­
to del Salvador, os esplique las funciones de san Juan Bautista.
Escuchad cómo se expresa aquel Apóstol eu su Evangelio : «Hubo
«un hombre enviado de Dios, cuyo nombre era Juan : este hombre
« no era luz ; pero venia al mundo para dar testimonio do ella,» esto
es para dar testimonio de Jesucristo : Non erat ille lu x , sed vi testi-
moniumperhibcret de lumine, (Joan, i, 8). Y ¿no os admirais, her­
manas mías, de este modo de hablar del Evangelista? Jesucristo es
la luz, y no le vem os: Juan Bautista no es la luz, y no solo le ve­
mos, sino que nos descubre la luz misma! ¿Quién vió jamás seme­
jante prodigio? ¿cuándo hemos oido decir que fuese preciso ense­
ñar la luz á los hombres, y decirles: Yed aquí el sol? ¿No es la luz
la que lo descubre todo? ¿no es ella la que con su vivo resplandor
da brillo á los colores, y levanta el oscuro y espeso velo quecubria
á la naturaleza? Pero hé aquí que el Evangelio nos enseña que la
luz estaba en medio de nosotros sin que la percibiésemos, y lo que
es mucho mas extraño, que Juan, que no es la luz, es enviado, sin
embargo, para mostrárnosla : Non erat Ule lux!
19. En este extraordinario acontecimiento, cristianos, no acu­
semos á la luz porque no puedan verla nuestros débiles ojos; acu­
semos mas bien á nuestra ceguedad; acusemos á la debilidad de
nuestra vista , que no puede sufrir la claridad del dia. Hé aquí lo
que san Agustín nos explica con estas sublimes palabras: Tam in~
jirmi sumus; per lucernam qimrimus diem. (In Joan, tract. II, n. 8,
t. III, part. II, col. 301). San Juan no era mas que un pequeño
blandón: Eral lucerna ardens et lucens (Joan, v , 35) ; y «tal es
«nuestra debilidad, que necesitamos una luz para conocer el d ia :»
necesitamos á Juan Bautista para conocer á Jesús: Per lucernam
318 SERMON III SOBRE LA VISITA CIO N
(¡ucerimus dim : lo cual significa, hermanas mias, que hacia falta
á nuestros débiles ojos una luz suave y moderada, para acostum­
brarnos á la luz del mediodía; y que necesitábamos que se nos
mostrasen algunos rayos de luz para que deseáramos ver al sol, del
que nos habíamos completamente olvidado en la larga noche de
nuestra ignorancia : porque esto era lo mas deplorable en la cegue­
dad de nuestra naturaleza, y os ruego que lo mediteis detenida­
mente.
20. En primer lugar habíamos perdido la luz, « el sol de la justi­
cia no lucia ya para nosotros:» Sol inteUigentiw non ortus est eis> (Sa-
pient. v , 6), Y no solo habíamos perdido la luz, sino que había­
mos perdido también el deseo de verla, y «preferíamos á la luz las
tinieblas:» Dilew&runt homines magis tcncbras, quam lucem. (Joan, m ,
19). No solo habíamos perdido el deseo de ver la luz, sino que nos
la quitaban la oscuridad y la ignorancia de la verdad; estas habían
penetrado de tal modo en la naturaleza, que temíamos ver la luz
misma, huíamos de ella y la aborrecíamos ; porque «todo el que
«obra mal, aborrece la luz :» Qui mate agitt odit lucem. (Joan, ni,
20). Pero ¿de qué provenia en nosotros esta ceguedad, ó por me­
jor decir, este horror á la claridad ? San Agustín nos lo explica per­
fectamente, haciéndonos ver la relación que basta cierto punto hay
entre el entendimiento y los ojos del cuerpo, entre la luz espiri­
tual y la sensible. Los ojos han sido hechos para ver la luz ; y tú,
alma razonable, has sido creada para ver la Verdad eterna, que ilu­
mina á todo aquel que nace en el mundo. «Los ojos se alimentan
« con la lu z:» Luce quippe pascuntur oculi no&tri, dice san Agustín ( in
Joan, tract. X l i l , núm. 5 , t. III, part, II, col. 393); y « lo que
«demuestra, prosigue aquel gran Doctor, que la luz los alimenta y
«fortifica, es que si permanecen mucho tiempo en la oscuridad , se
«ponen débiles y enfermos :» Cumin tenebris fuerint, infirmcmtur. Y
¿por qué sucede esto, dice el mismo Santo, sino porque «están pri-
« vados de su alimento, y como fatigados por un largo ayuno :» Frotar
dati oculi cibo suo defatigantur et debilikiniur, quasi quodarn jejunio lu­
cís? Tal es también la causa de un fenómeno extraño, á saber : que
cuando continúan privados de aquel agradable alimento, ó bien se
los ve al fin desfallecer por falta de nutrición, ó si no mueren del
todo, se quedan por lo menos tan débiles, que á fuerza de dejar de
ver la lu z, ya no pueden soportar sus rayos, y solo la miran á me­
dias y con ojos inciertos y temblorosos. ¡A h ! volvednos, dicen en­
tonces, nuestra oscuridad; quitadnos esta luz importuna : de modo
B E KU E STR A SEÑ O B A . ' 319
que la luz, que era su vida, se ha convertido en el objeto de su
aversiou. Cristianos, ¿no hemos sentido nosotros alguna vez esto
mismo? ¿quién ignora que hemos sido criados para alimentarnos
con la verdad? Por ella es por quien debe vivir el alma razonable:
si deja este manjar celestial, pierde su fuerza y su sustancia; se pone
lánguida y extenuada ; no puede ver sino con trabajo ; despues ya
no desea ver; y finalmente, nada aborrece tanto como el ver. ¡ A h !
esto es demasiado cierto, y está bien demostrado por la experien­
cia. Nos empeñamos en uniones criminales, no buscamos mas que
las tinieblas ;rlas nubes se condensan al rededor del entendimiento,
y se ofusca la razón : el que se halla en este estado no puede ver,
« la luz de sus ojos no está ya coa é l :» Lumen oculorum meorum et
ipsum non est mecum- {Psalm. x x x v n , 2). ¥ si quereis convenceros
de que, en efecto, no quiere ver: que en medio de esas sombras
que le rodean, se le acerque un amigo prudente que observe si
hay allí algún sitio por donde pueda hacerle entrever la claridad,
y él volverá Jos ojos y no querrá ver la luz, que le descubre un
error que ama y del cual no quiere desengañarse : Omlos sitos sta-
tuernnt declinare in terram. (Ibid. x v i, 2).
21. Ved aquí lo que son los pecadores, y lo que era en otro
tiempo todo el género humano : la luz se habia retirado, dejando
á los hombres enfermos en un largo olvido de la verdad. Y ¿qué
hacéis Vos, ó divino Jesús, esplendor eterno del Padre? ¿mostrar
desde luego á nuestros ojos enfermos vuestra luz tan viva y tan res­
plandeciente? No, hermanas mias, Jesucristo no hace esto; él se
oculta todavía en sí mismo; perú se refleja en san Juan. Jesucristo
nos envía primero algunos rayos para fortificar poco á poco nues­
tra úébil vista y hacernos desear insensiblemente la belleza del dia.
Divino Precursor, esta es vuestra misión ; y en este dia empezáis
su santo ejercicio.
22. En efecto, ¿no veis que Jesucristo rio obra todavía? que no
conmueve, que no se muestra, que no aparece aun en sí mismo, y
que, sin embargo, brilla en san Juan? Por eso el buen Zacarías
compara á Jesucristo al sol de Levante; Visitavit nos oriem ex alto.
(Luc. i, 78). mEl Oriente, dice aquel Santo, nos ha visitado.» Pero
¿cóm o nos ha visitado, si está todavía en el seno de su madre, y
aun no se ha descubierto al mundo? Es cierto, nos dice Zacarías;
es un sol naciente; aun no se le ve aparecer, porque aun no ha
salido del otro horizonte; pero ¿no veis como nos ha visitado ya ?
Nosotros vemos despuntar su luz y brillar sus rayos 7 de modo que
320 SERMON III SOBRE L A VISITACION
iluminan ya las montanas, porque ha lucido en la persona de su
Precursor : Visitavit nos oriens. Mirad cómo el Precursor mismo se
regocija con este nuevo dia ; considerad con qué transporte adora a
esta luz naciente: pues todo eso lo hace porque quiere enseñarnos
á desearla. En efecto, ¿no parece decirnos con ese estremecimien­
to admirable: por qué os deteneis, míseros mortales, en correr
al seno del divino Jesús; por qué huís de su luz, que es la vida de
los corazones, la paz de los espíritus, la única alegría de los ojos
purificados, el manjar incorruptible de las almas fieles? ¿por qué no
os dirigís á Jesucristo? ¿por qué no corréis á adorarle^ El que con­
mueve el corazon de un niño, ¿qué encantos no tendrá para los
hombres? Jesucristo hace á ese niño estremecerse de alegría hasta
en la oscuridad del seno materno; ¿qué será, pues, en su santua­
rio? y si su proximidad basta para producir tan amables transpor­
tes, ¿qué no harán sus abrazos?
23. N o, no me cansaré de repetirlo , hermanas mias. Aun no
aparece Jesucristo, aun no obra, aun no habla, ¡ y ya su divina pre­
sencia lo llena todo de alegría y del espíritu de Dios! ¡Qué dicha,
qué gozo, el recibir de sus divinos labios las palabras de eterna
vida; ver correr de ellos una fuente de agua pura, para refrigerar
los abrasados corazones; mirarle buscar misericordiosamente á los
pecadores, y oir resonar su voz paternal, que llama á su lado á
todos los que trabajan, y les promete un dulce reposo! Pero ¡cuán­
to mayor no será el placer de contemplarle en su gloria, descu­
bierta su faz divina, y saciar eternamente sus ojos en sus bellezas
inmortales!
24. ¡A h! ¿qué tardamos, almas cristianas? ¿cómo no excita­
mos nuestros deseos, cómo no avivamos nuestras ansias demasiado
apacibles? No es san Juan el único que siente de cerca á ese divino
Salvador, y desea ardientemente su santa presencia; siempre que
se ha previsto á Jesucristo, por remotamente que haya sido, se le
lia deseado con fervor. « Mi alma, decia David, se mucre por V os;
<(¿cuándo llegaré,cuándome acercaré ála faz de mi Señor? » Quan-
do vmiam, et apparebo ante faciem Dei? (Psalm. x l i , 3). ¡Qué ver­
güenza, qué indignidad, si despues de suspirar por Jesucristo de
íéjos aquellos á quien él se acerca, no se cuidan de él cuando le po­
seen! Porque, en efecto, hermanos mios, ¿no está Jesucristo con
nosotros, no le tenemos en nuestros santos altares? Corramos, pues,
á esa mesa mística, y tomemos con avidez ese cuerpo y esa sangre;
no tengamos apetito mas que de esa carne, no tengamos sed mas
DE NUESTRA SEÑORA. 321
que de aquel licor precioso; porque, para desear bien á Jesucristo,
es preciso que no deseemos mas que á él. Sí, deseemos á Jesucristo
con transporte; en él encontrarémos la paz de nuestras almas, esa
paz que él mismo nos muestra en el ejemplo de la bienaventurada
María. Esta será la conclusión de mi discurso.
»
Tercera parte: La paz y alegría de María, embarazada de Jesús, nos
muestra la paz y alegría del alma que lo posee.

25. Ved aquí el cumplimiento de la obra de Dios en las almas


que ha elegido. Él las purifica por medio de la humildad, las inflama
con los deseos, y, finalmente, se entrega á ellas, y les lleva consigo
una paz celestial. Tales son, hermanas mias, las castas delicias de
esa santa y divina paz que regocija á la santísima Virgen en Mues­
tro Señor, y que le hace decir con acento de alegría: «Mi alma en-
«salza el nombre del Señor, y mi espíritu se regocija en Dios mi
«Salvador : » Magníficat anima mea Dominum. (Luc. i , 47). En efec­
to, su alma está en paz, puesto que posee á Jesucristo. Y por esta
razón, no pudiendo yo explicar bastante bien esa paz inconcebible
de las almas piadosas, me dirijo á la santísima Virgen; y os ruego
que aprendais en su ejemplo esas incomparables dulzuras, recor­
riendo el sagrado cántico que arrebata en este dia al cielo y la tierra.
Pero para comprender lo demás debo manifestaros, en compen­
dio, las instrucciones que el mismo cántico contiene, sin perjuicio
de examinarlas despues minuciosamente en el poco tiempo que nos
queda.
26. Para esto, divido el cántico en tres partes. En la primera,
nos dice los favores que ha recibido de Dios. «El Señor, exclama la
«V irgen , ha reparado en mi nulidad , ha hecho en mí grandes pro­
d ig io s , y ha desplegado sobre mí todo su poder.» En la segunda
■parte , habla María del desprecio del mundo, y considera su gloria
abatida. «Dios ha destruido á los soberbios, Dios lia aniquilado á
« los poderosos; y para castigar á los ricos avaros, les ha despachado
«con las manos vacías.«Finalmente, en la tercera parte, María con­
cluye su sagrado cántico admirando la verdad de Dios y la fidelidad
de sus promesas: « Dios se ha acordado de su misericordia conforme
« lo habia prometido á nuestros padres: » Sicut locutils est ad paires
nostros, (Ibid. 55). Ved aquí tres cosas que parecen muy confusas,
y que no tienen al parecer gran conexion : sin embargo, esta c o -
jnexion es admirable, y yo os ruego, hermanas mias, que ía com -
322 SERMON 111 SOBRE L A VISITACION
prendáis bieo, porque me parece que el designio de la Virgen es
excitará los corazones de los fieles á amar la paz que Dios da. Para
mostrarles las dulzuras de esta paz, María les descubre primero en
su cántico el origen de ella; origen ciertamente admirable; la mi­
rada de Dios hácia los justos, su bondad que los acompaña, su
providencia que vela sobre ellos: Rcspexü humilitatm ancilla; sute
(ibid. 4 8 ): hé aquí lo que hace nacer la paz en las almas santas.
Pero como el brillo de los favores del mundo, y las vanas dulzuras
que promete, podrían disgustarlas délas que ofrece Dios, María les
muestra en seguida el mundo abatido, y su gloria destruida y ani~
quilada. Finalmente, como esa destrucción de las grandezas huma­
nas y la completa felicidad de las almas Celes no la vemos en este
siglo; temiendo que nos cansemos de esperar, María fortifica nues­
tro espíritu en la paz de Dios, con la seguridad de sus promesas.
Ved aquí el órden y el compendio del sagrado cántico; tal vfc no
os parecerá aun bastante claro; pero yo espero, cristianos, que lo
habéis de comprender fácilmente.
27. Consideremos, ante todas cosas, el origen de esta paz., y
comprendamos su dulzura, por la causa que la produce. Dínosla
tú , ¡oh divina Virgen! dínos por qué se regocija tu espíritu en Dios.
«Porque Dios me ha mirado, y ha querido dirigir una mirada á la
«humildad de su sierva.» Quia re&pexit hmnüitaíem anállai Es
preciso comprender, hermanas mias, loqu e significa esta mirada
de Dios, y concebir los bienes que ella encierra. Notad que en las
sagradas Escrituras la mirada de Dios á los justos significa, en al­
gunos parajes, su favor y su benevolencia; y en otros, su socorro y
su protección. Dios dirige hácia ellos una mirada de favor; les mira
como un buen padre, pronto siempre á escuchar sus súplicas; y esto
es lo que quiere decir el Rey profeta cuando exclama: Oculi Do-
mmi super justos, et aures rjus in preces eorum. (Psalm. x x x i í í , 16).
«Los ojos de Dios están fijos en los justos, y sus oidos atentos á sus
«ruegos; »ved aquí la mirada de favor. Pero el mismo ProfetaT her­
manas mias, nos explica en otro salmo la mirada de protección: Ecce
oculi Domini super metuentes eum, ct in ei¡> qui sperant super misericor­
dia ejus (ibid. 1 8 ): «Hé aquí, dice, que los ojos de Dios velan con-
«tinuaraente sobre los que le temen.» Y ¿por qué? Ut eruatámoríc
animas eoruni, et alat eos in fame (ibid. 1 9 ): «Para librar sus almas
«de la muerte, y alimentarlas en medio de su hambre.» Aquí te-
neis esa mirada de protección, por la cual vela Dios sobre los hom­
bres de bien, para apartar de ellos los males que les amenazan. Por
DE NUESTRA SEÑORA. 323
eso el mismo David añade; «Nuestra alma espera en el Señor, por-
«que él es nuestro protector y nuestra ayuda: » Anima nostra su&tir-
net Dominuni; quoniam adjutor et protector noster est. (Ibid. 20). Un
alma, sostenida por esa doble mirada, ¿qué puede desear para te­
ner la paz? Esto es lo que quiere decir la santísima Virgen, cuando
nos manifiesta que Dios la mira.
28. En efecto, María es, hermanas mias, la que por un favor
singular fue honrada con esta doble mirada de la Providencia: Dios
la miró favorablemente, cuando la prefirió á todas las demás muje­
res; ¿qué digo, á todas las mujeres? á los Ángeles, á los Serafines,
y á todas las criaturas. La mirada de protección veló por María,
cuando apartó léjos de ella la corrupción del pecado, los deseos de
la concupiscencia y las comunes maldiciones de nuestra naturaleza:
por eso canta María cod tanto regocijo. Escuchad, escuchad cómo
celebra el favor de Dios: Fecit mihi magna qui potens est tLuc. i , 4 9):
Dios me ha colmado de su gracia. Ved también cómo se alaba de
su protección : Fecitpotendam in brackio suo (ibid. 5 1 ): «Su bxazo
«ha mostrado eo mí su poder,» Dios me ha llenado de sus gracias,
y ha obrado en raí tales prodigios, que ninguna criatura puede igua­
larlos, ni entendimiento alguno comprenderlos: Fecit mihi magna.
Pero si Dios me ha tendido sus liberales manos para colmar de bie­
nes mi alma, ha tenido también el placer de tenderme su brazo para
librarme de todos los males: Fecit potmtiam. Ved, pues, como la
dichosa María es la que fue particularmente favorecida c o d esas
dos miradas de amor y de protección : Quia respexit humilitatem.
29. Vosotras, almas cristianas, almas santas y religiosas, es-
tais también honradas del mismo modo; y esto debe llenar de paz
vuestro espíritu. ¿Podré explicar bien esta verdad? ¿le será lícito á
un pecador hablar dignamente de la paz de las almas inocentes? Di­
gamos, hermanas mias, loque podamos : hablemos de esas dulzu­
ras inconcebibles, para renovar el gusto de ellas á los que las sien­
ten , y excitar el apetito á los que no las han experimentado. Tío lo
dudéis, ]oh hijos de Dios! él os mira con amor, él os descubre su
benigno semblante. Cierto es que muestra un rostro terrible, cuan­
do una conciencia culpable, echándonos en cara el horror de nues­
tros crímenes, hace que Dios se nos aparezca como juez, con el
semblante irritado. Pero cuando, en medio de una vida santa, in­
funde Dios en las conciencias cierta serenidad, entonces se nos pre­
senta con un aspecto risueño y tranquilo, calma todas las turbacio­
nes, y disipa todas las nubes. El hombre fiel que espera en él, no le
324 SERMON IH SOBRE LA VISITACION
mira ya como juez, sino como un buen padre que le llama dulce­
mente á salado; así es que le dice lleno de confianza: « ¡Oh Dios, Vos
n sois mi protector ! » Dicam Deo : Susccptor meus es (Psalm. x l i ,1 0 );
y le parece que el Señor le responde : « Ó alma fiel, yo soy tu sal­
tevacion : » Dic anima? mea;: Salus tua ego sitm (ibid. x x x iv , 3 ): de
modo que goza de una completa paz, porque está protegido por la
mano de Dios; y por cualquier parte que le amenacen, se eleva del
fondo de su corazon una voz secreta que le fortifica, y le hace decir
con seguridad : Sí Deus pro nobis, quis contra nos ? « Si Dios nos pro­
t e g e , ¿quién se atreverá contra nosotros?» [Rom. v i h , 31). «Si el
«Señor es mi salvación, ¿qué podré temer? Si el Señor es el pro­
te c to r de mi vida, ¿ante quién podré temblar?» {Psalm, x x v i, l).v
30. Tal es , hermanas mias, la paz oculta que Dios comunica á
sus siervos; paz que el mundo no puede comprender, y que, arro­
jada del siglo por el continuo tumulto que en él reina, parece ha­
berse retirado á vuestra soledad. Pero no digamos mas : no preten­
damos persuadir con nuestros discursos lo que la experiencia sola
puede dar á conocer; y ya que no sea posible pintaros esa paz en sí
misma, acabemos este discurso, manifestándoos algún efecto sen­
sible de ella. El despreció del mundo, hermanas mias, es lo que
vemos en la continuación del sagrado cántico; la falsa paz que pro­
mete, y las vanas dulzuras que hace esperar. Porque el alma refu­
giada en Dios, que goza las dulzuras de su santa paz, y que se ha
acogido al Altísimo; cuando dirige una mirada al mundo, y le di­
visa á sus piés allá á lo léjos; desde lo alto de su inexplicale retiro,
<5 Dios, i cuán pequeño le parece, y cuán diferente de como le mi­
ran la mayoría de los hombres! ¡En qué estado le contemplaI Ella
ve á todas las grandezas abatidas, aterrados todos los soberbios; y
en esta gran destrucción de las cosas humanas, nada le parece ele­
vado sino los hombres sencillos y humildes de corazon. Por esto
exclama con María: Dispersit superbos (Luc. i , 5 1 ): «Dios ha des-
« truido á los soberbios,)) deposuit potentes (ibid. 5 2 ); «Dios ha echado
«por tierra á los poderosos,)) exatiavit humiles, «y ha levantado á
«los caídos.»
31. Penetraos, hermanas mias, de este sentimiento, que es el
Terdadero móvil de la vocacion religiosa; y para que lo compren­
dáis mejor, considerad esa extraña oposicion de Dios y del mundo.
Todo lo que Dios eleva, el mundo se complace en rebajarlo; todo
lo que estima el mundo, Dios se complace en destruirlo y confun­
dirlo : por esto Tertuliano decia tan elocuentemente, que habia una
B E N tE S T R A SEÍVOBA. 325"
emulación entre Dios y los hombres: Est mmilatio d km e rei et hú­
mame. (Apolog. num.50). En efecto, nosotros lo estamos Tiendo por
experiencia. ¿Quiénes son aquellos á quienes Dios favorece? los que-
son humildes, modestos y prudentes. Y ¿quiénes son los que el mun­
do protege? los que son atrevidos y emprendedores: ¿no veis en esto
la emulación ? ¿Á quiénes favorece Dios? á los humildes y sinceros.
¿Á quiénes favorece el mundo? á los sutiles y disimulados. El mun­
do quiere la violencia, para merecer sus favores: Dios no da los su­
yos mas que á la moderación; y no hay cosa, ni mas grande ante
Dios, ni mas inútil según el mundo, que ese moderado término me­
dio en el cual consiste la virtud. Ved aquí la emulación entre Jesu­
cristo y el mundo : lo que el uno eleva, el otro lo abate; y esta
lucha durará siempre hasta la conclusión de los siglos.
32. Poroso* hermanas mias, el mundo tiene dos fases; una con­
siderada en los bienes presentes, y otra con respecto á la última de­
cisión del siglo venidero. Los que miran el bien presente, dan lia
ventaja al mundo; ellos se imaginan que el mundo alcanza la vic­
toria, porque Dios, que espera la ocasion, le deja gozar por un
momento de una sombra de felicidad; contemplan á los que ocupan
los puestos elevados, y admiran su abundancia: Hé ahí, exclaman,
los únicos afortunados, hé ahí los dichosos... Beatum dixernntpo-
pulum cui hcec sunt. (Psalm. c x l i i i , l o ) . ¡Tal es el cántico de Ios-
hijos del mundo! ¡Jueces ciegos y precipitados! ¿por qué no espe­
ráis el fin del combate, antes de adjudicar la victoria? dia llegará
en que yenga el azote de la mano de Dios, y rompa como un vi­
drio, y convierta en humo todas esas grandezas que admirais. Así
lo presiente la divina Virgen, y con ella los hijos de Dios que go­
zan de las dulzuras de su paz. Ven que el mundo combate contra
Dios; pero saben que sus fuerzas no son iguales, y no se dejan des­
lumhrar por alguna ventaja aparente que Dios permite alcanzar á
los hijos del siglo : porque consideran que la justicia de Dios ha de
hacer que el éxito les sea funesto. Por eso se rien de su gloria; y en
medio de la pompa de su triunfo cantan ya su derrota. No solo di­
cen : Dios destruirá á los soberbios; sino que exclaman : los ha des­
truido ya, dispersit; los ha reducido á la nada: no solo aseguran que
echará por tierra á los poderosos, sino que los ven ya á sus piés,
temerosos y espantados de su caída. Y en cuanto á vosotros f ó ri­
cos del siglo, que os imaginais tener llenas las manos, ellos las ven
pobres y vacías, y lo que vosotros poseeis no les parece nada, por­
que saben que la riqueza se escurre lo mismo que el agua: Divites
326 SERMON III SOBRE LA VISITACION
dimisitinanes. V e d , pues, toda vuestra grandeza abatida, y á Dios
triunfante y victorioso. ¡Qué alegría para sus hijos, cristianos, el
ver á sus enemigos postrados á sus piés y con la frente erguida á
sus humildes servidores! Mirad, mirad sentados y establecidos en
los mas altos puestos á aquellos á quienes tanto despreciaba el mun­
do : Exaltavit humiles; \oh ! el mundo los creia pobres, pero Dios
los ha colmado de bienes : Esurientes implevit bonis. (L u c. i , 53).
33. ¡O h victoria del Todopoderoso 1 ¡oh paz y consuelo de las
almas fieles! Cantad, cantad, hermanas inias, ese divino cántico;
él es el verdadero cántico de las que han despreciado el siglo: can­
tad la derrota del mundo, el aniquilamiento de las grandezas huma­
nas, sus riquezas destruidas y su pompa convertida en hum o; bur­
laos de su triunfo de un dia, y de su falsa tranquilidad. Y vosotros
que corréis tras la fortuna, que no encontráis nada mas grande que
lo que ella p roporcion a, ni nada mas hermoso que lo que ella da,
ni nada mas agradable que lo que ella toca; ¿por qué os oigo ha­
blar de este m odo? ¿no sois los hijos de Dios? ¿n o lleváis el sello
de su adopcion , el sagrado carácter del bautismo? ¿No es la tierra
vuestro destierro, y el cielo vuestra patria? ¿p or q u é , pues, os oigo
alabar al m undo? Si sois de Jerusalen, ¿por qué os oigo cantar el
cántico de Babilonia? Todo cnanto me decís del mundo es un len­
guaje bárbaro que habéis aprendido en vuestro destierro. Olvidad
esa lengua extraña, hablad el lenguaje de vuestro país. A los que
veáis gozar de los placeres, no los llaméis dichosos; ese es el len­
guaje del destierro: Bcatum dixcm nt. .. Aquellos cuyo Dios es el
Señor, ved ahí los verdaderos dichosos fPsalm. c x u i i , 1 5 ); así es
com o se-los llama en vuestra patria.
34. Consolaos con esta id ea , vivid en páfz con e lla , y aprended
de la santísi