Vous êtes sur la page 1sur 1

Lengua y béisbol en República Dominicana

El béisbol es el deporte rey de la República Dominicana. En cada rincón del país los
niños, jóvenes y adultos lo practican. La mayoría de las personas siguen muy de cerca
los equipos del Béisbol Invernal. Esta afición ha permitido que «la pelota» forme parte
de la cultura nacional y, por supuesto, que su terminología se haya integrado a los usos
lingüísticos de los hablantes dominicanos.
Antes de analizar las implicaciones lingüísticas del béisbol es importante señalar que en
la actualidad los jugadores dominicanos en Grandes Ligas representan la mayor
cantidad después de los estadounidenses. Hasta la fecha han debutado en la gran carpa
más de setecientos peloteros dominicanos. El éxito de atletas como Sammy Sosa, Pedro
Martínez, David Ortiz, Robinson Canó… ha significado orgullo y prosperidad para el
país.
Como se apuntaba al principio el juego de pelota ha influenciado, en gran medida, el
español dominicano. Los hablantes han integrado muchos términos de la lengua inglesa,
a saber: fly, center field, left field, right field, coach, short stop, inning, home run, hit,
play, entre otros. Algunos de estos elementos, gracias al uso y a las características de
los hablantes, se han transformado fonética y morfológicamente. De estos se pueden
citar: bate por bat; jonrón por home run; sior por short; dogao por dugout….
La creatividad de los narradores de los equipos locales se hace presente en cada uno de
los partidos. Estos profesionales del periodismo «echan mano» a diversos recursos
lingüísticos para describir las acciones de los jugadores dentro del terreno. A seguidas
se presenta un cuadro con algunas de las expresiones más populares:

Frase Tipo de imagen Narrador


literaria
Esa pelota tiene un romance con el cielo. Metáfora Santana Martínez
¡Lo engañó como a un niño chiquitiiiiico! Comparación Franklin Mirabal
¡Batazo enorme! Hipérbole Michel Tueni
Pelotero o modelo Comparación Orlando Méndez

La mayoría de estos enunciados gozan de mucha aceptación entre los fanáticos. Lo que
ha permitido que estos los utilicen en situaciones que no están relacionadas con el
béisbol. En sentido general, los hablantes dominicanos emplean muchos de los vocablos
del juego para referirse a situaciones de la vida cotidiana. Así, si un hombre está
compartiendo con un grupo de amigos y se interesa en una mujer e intenta acercársele;
puede que, si no logra llamar la atención de esta, sus compañeros le digan en broma:
«hizo swing y no encontró nada».
En conclusión, el juego de pelota ha cambiado la vida de los dominicanos. Este deporte
ha incidido tanto en la economía como en el comportamiento social y lingüístico de este
pueblo. En fin, el béisbol representa uno de los activos culturales más importantes de la
República Dominicana.