Vous êtes sur la page 1sur 2

Nombre: Hernández Cruz Ana Karen

Grupo/ Turno: DAS Vespertino

Avance de proyecto: Fase 1 Indagación referencial


Resumen
Cuando hablamos de consumo responsable, no sólo nos referimos al ahorrar una
parte de nuestra economía, sino al cuidado de nuestro entorno. El
hiperconsumismo, es el consumo exagerado de productos, lo cual genera que la
sociedad utilice más materia prima y recursos energéticos no renovables. Los
países desarrollados son los grupos que comúnmente poseen este problema, ya
que consumen grandes proporciones de naturaleza a lo largo de su historia.

Todo lo que usamos en nuestras casas como: la electricidad, agua, calefacción,


electrodomésticos, ropa, medicamentos, productos de limpieza, muebles y
transportes, representa el 50 y 90% de los recursos de la tierra, eso significa que
generamos las dos terceras partes de las emisiones de dióxido de carbono
diariamente. Mientras que las fábricas, originan un 95% de residuos radiactivos en
todo el mundo.

El automóvil es considerado uno de los productos más importantes del “Primer


mundo”, por sus grandes ganancias que deja sus ventas. Sin embargo, estos
artefactos son los responsables del 15% de emisiones de dióxido de carbono a
nivel mundial y aumenta la contaminación del aire, lluvia ácida o contaminación
acústica. Cabe recalcar, que es uno de los principales consumidores de metales,
plásticos y petróleo. Entretanto, la bicicleta o el transporte público, tienen un menor
impacto ambiental, pero actualmente la sociedad, considera que no tiene
comodidad o que corren el riesgo de ser asaltados.

Una de las principales razones, por la cual se presenta el hiperconsumismo; es la


publicidad agresiva, pues se dedica a crear necesidades o estimular modas
temporales, con la finalidad de reducir la importancia de los productos para adquirir
de más, lo que provoca un alto impacto ecológico por su elevado consumo
energético o efectos contaminantes.
Nombre: Hernández Cruz Ana Karen
Grupo/ Turno: DAS Vespertino

Una de las actividades cotidianas que tiene el ser humano, es ir de compras; en ese
instante las personas son inconscientes y aumentan el consumo. Esto pasa a nivel
mundial y al final no tenemos en cuenta los daños que hay para el medio ambiente.

Por ello, siempre es recomendable que cuando la sociedad vaya a comprar a las
grandes tiendas; considere si el producto que compra es una necesidad o un deseo,
si está eligiendo libremente o es una compra compulsiva, cuántos productos tiene
en casa, en qué momento lo va usar y que sean productos ecológicos o reutilizables.

El elevado consumo nos conlleva a consecuencias muy graves para el medio


ambiente de todos y perjudica aún más a los países pobres, que apenas
consumen. Además, el agotamiento de los recursos va a repercutir sobre la vida de
las generaciones futuras. La educación sería una de las principales prevenciones
para el hiperconsumo, pues desarrollarían conocimientos y habilidades para un
consumo responsable en adolescentes que mejoraría su futuro.

El consumo responsable es fundamental para el desarrollo del humano, ya que


amplía la capacidad de la gente y satisface necesidades relevantes. Por ello, sólo
mediante la práctica, es decir, eligiendo y llevando a cabo actos de consumo, se
podrá aprender a valorar el resultado de las propias elecciones.

Debemos evitar el consumo de productos que deterioran al medio ambiente por su


alto impacto ambiental; es preciso ejercer un consumo más responsable, alejado de
la publicidad agresiva que nos empuja a adquirir productos innecesarios.

Referencias:

Consumo responsable Revista Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las


Ciencias, vol. 4, núm. 1, enero, 2007, pp. 189- 192 Asociación de Profesores Amigos
de la Ciencia: EUREKA Cádiz, España.