Vous êtes sur la page 1sur 2

Foro 2 semana 5

Que medidas de control propondría usted para evitar la contaminación de la leche en la


etapa de transporte
Buenos días profesora y compañeros:
Después de analizar la materia entregada esta semana, añado mi siguiente comentario a la
pregunta planteada:
El transporte de la leche cruda se debe realizar en vehículos refrigerados destinados
exclusivamente para este fin. Es importante señalar que la temperatura de refrigeración no
debe superar los 4° C. El trasvasije hacia y desde los recipientes donde se trasladará la leche
se deberá efectuar bajo estrictas condiciones higiénicas.
Por lo tanto, el proceso de conservación de la leche no es materia sencilla, previamente
después de extraer la leche, esta sufre cambios dramáticos en su composición debido desde
un principio de incremento de gérmenes que van desde decenas que están presentes y que al
transcurrir las horas puede aumentar a millones por milímetro, por lo que la leche contiene
enzimas como las lipasas que pueden acelerar su deterioro, es por eso tener en cuenta
considerar medidas de control para evitar la contaminación de la leche.
Después de cada transporte realizado y al menos una vez al día, deberán de limpiarse y
desinfectar los recipientes y estanques que se hayan utilizado para el transporte de la leche al
establecimiento de transformación de este producto.
El camión debe ser adecuado con las exigencias sanitarias, trasporte con las normativas y
leyes vigentes.
Antes de cargar el camión se debe revisar la carga para evitar derrames y contaminación.
Los techos, cielos, falsos techos y demás instalaciones suspendidas están construidos de
forma que impiden la acumulación de suciedad y reducen la condensación, la formación de
moho no deseable y el desprendimiento de partículas.
Para el uso de estos vehículos de transporte, es necesario hacer separaciones efectivas para
los distintos productos lácteos.
foro 2 semana 5

El transporte de alimentos lácteos exige estrictas medidas de control de temperaturas y la


adecuación a normas de los vehículos utilizados

El transporte de alimentos perecederos está sometido a unas normas muy estrictas que
pretenden preservar la inocuidad y la aptitud del producto alimentario para el consumidor
final. La necesidad de un cuerpo normativo de estas características se hace especialmente
imprescindible durante estos días, en los que nuestras despensas se abastecen de los más
variados productos.

El transporte de alimentos está regulado por normas internacionales del cual tiene un
obligado cumplimiento.

Los alimentos lácteos, además de la normativa general relativa al transporte de mercancías,


están regulados de forma especial por un acuerdo de «transportes internacionales» y de
vehículos especiales adaptados a este fin. Una reglamentación técnico-sanitaria determina la
forma en la que debe realizarse el transporte de alimentos, y otra, las especificaciones que
deben cumplimentar los vehículos especiales para el transporte terrestre a temperatura
regulada y los procedimientos de control necesarios para garantizar su seguridad.

Más allá de la norma general, los operadores económicos están igualmente sometidos a
normativas y controles sanitarios que pueden ser específicos para el transporte de alimentos
o productos concretos. De esta forma, el consumidor tiene la garantía de que los alimentos
que llegan a los puntos de venta cumplen con las condiciones higiénicas adecuadas para su
consumo, independientemente del origen de estos.

Cabe señalar que el transporte de productos lácteos, tales como: crema de leche, leches
pasteurizadas (excepto las tratadas por el proceso UHT), yogurt y mantequilla, se deben
mantener a una temperatura no superior a 4°C. en tanto los queso fresco y quesillo, se debe
mantener a una temperatura no superior a 5°C.

En cuanto al conductor como su acompañante, deben ser capacitados para la manipulación


de este tipo de alimentos, con equipos especiales de protección para el manejo y la carga.