Vous êtes sur la page 1sur 2

(HECHO ACAECIDO EN NUESTRO PAIS)

Hace 98 años el volcán de San


Salvador entró en erupción
Terremoto y sismos provocaron la destrucción de buena parte de la capital y
sus alrededores

Un gigante vive dormido desde hace 98 años en los alrededores de la ciudad


de San Salvador.

Muchos capitalinos ignoran que el volcán de San Salvador puede despertar


en cualquier momento, tal como sucedió hace 98 años.

Nadie se imaginaba que un terremoto de magnitud 6.5 ocurriría aquella


tarde del jueves 7 de junio de 1917, y que sería el preludio de una erupción
que dejaría pérdidas, muerte y destrucción en toda la capital.

El primer sismo afectó lugares situados al sur de la cadena volcánica.

Armenia, Ateos, Sacacoyo y San Julian fueron algunos de los lugares con más
daños por los fuertes temblores.

A las 7:30 de la noche, un segundo terremoto con una magnitud local de 6.4
causó más daños en Apopa, Nejapa, Quezaltepeque, San Juan Opico, Santa
Tecla y la capital San Salvador.
Relatos históricos señalan que de 9 mil casas que había en la ciudad capital,
solo 200 quedaron intactas.

Solo 41 minutos después del segundo terremoto, a las 8:11 de la noche, el


volcán de San Salvador comenzó a hacer erupción.

Los fuertes temblores, el olor a azufre, las cenizas y los fuertes retumbos se
volvieron una pesadilla para los miles de residentes de San Salvador,
quienes, debido a la oscuridad, aún no observaban la magnitud de la
tragedia.

Según relatos de Jorge Lardé plasmados en libros de historia salvadoreña, la


ladera norte se abrió tras una gran llamarada, lanzando una lluvia de piedras
y lava enrojecida.

A las 8:45 p.m. se dio la apertura de bocas eruptivas del volcán, llamadas
“Los Chintos” y “El Tronador”, las cuales vomitaban lavas incandescentes
acompañadas de fuertes retumbos y emanación de gases.

Desde este momento, la gente salió despavorida sin saber lo que ocurría, dice
el investigador histórico salvadoreño Carlos Cañas Dinarte en la cronología
de una tierra danzarina, sismos y terremotos en El Salvador.

Los historiadores indican que la lava arrasó extensas áreas de montaña,


pastizales y viviendas.

Después de cinco meses de erupción, en noviembre de 1917, el proceso


eruptivo había terminado.

Según el Marn, en la actualidad el sistema magmático del volcán de San


Salvador se considera como un reservorio que se encuentra con una presión
inferior a la del medio que la rodea, es decir en situación estable. Sin
embargo, no se puede descartar una reactivación futura.