Vous êtes sur la page 1sur 7

EL ANTEPROYECTO

ETAPAS ANTERIORES AL ANTEPROYECTO

A juicio de algunos expertos, antes de diseñar y llevar a la práctica un proyecto, se requiere de


haber pasado primero por dos etapas previas:

· La identificación de la idea: La cual trata de reconocer, basándose en la información


existente o disponible, si hay o no alguna razón bien fundada para rechazar o no la idea del
proyecto. Si no la hubiese, se adoptaría la decisión de proseguir con el análisis y se especificarían
los estudios de la etapa.

· El anteproyecto preliminar o el estudio previo de factibilidad: Se trata de verificar que


algunas de las alternativas de soluciones planteadas, son rentables o factibles, además de ser
económica, técnica o socialmente viable.

Por medio del estudio de factibilidad se tratan de ordenar las alternativas de solución para el
proyecto, según ciertos criterios elegidos para asegurar la optimización de los recursos
económicos, técnicos y humanos empleados, así como los efectos del proyecto en el área o sector
al que se destina.

En algunos casos, la idea del proyecto se materializa en un documento: La ficha de intención que
define el problema y los estudios previstos que deben efectuarse. Esta se articula en torno a cinco
temas:

a. Generalidades

· Agente o servicio iniciador del proyecto

· Definición de la acción a emprender

· Localización geográfica, administrativa, cultural o geográfica.

· Razones de esa elección

· Eventual referencia a un objetivo sectorial, regional o nacional del plan.

b. Situación antes de la operación

· Existencia de una posibilidad mal o insuficientemente aprovechada (subutilización)

· Existencia de una necesidad insuficientemente satisfecha o insatisfecha.


· Existencia de medios de movilizables

c. Descripción del proyecto.

· Resultados esperados del proyecto

· Descripción de la naturaleza de los trabajos a realizar: Estudios (duración), instalación de


equipos, suministros, personal y mano de obra.

· Naturaleza del resultado esperado

· Responsables del estudio del proyecto, el control y los pagos.

d. Incidencia financiera

· Costos de los trabajos por realizar (estudios, infraestructura, equipos, suministros y


personal.

· Tipo de financiación prevista (sector privado y Estado: subvención o prestamos.

· Cuadro de gastos (gastos de funcionamiento después de la puesta en servicio.

e. Elementos de Ejecución

· Calendario previsto para los trabajos

· Calendario de vencimiento de los costos-

En la etapa del diseño de proyecto de (prefactibilidad), se entran a precisar los datos


suministrados en la etapa precedente especialmente en lo concerniente:

· Concepción general del proyecto (estudio de opciones técnicas, científicas, y variantes.

· Evaluación de los procedimientos a utilizar

· Inserción del proyecto en un programa local, regional, sectorial o nacional

· Búsqueda de posibles financiamientos.


Algunos especialistas creen que en un proyecto pequeño no se justifica un estudio de
prefactibilidad, ya que prácticamente se confunde con la factibilidad. En cuanto al estudio de
factibilidad del proyecto, este tiene como finalidad:

· Permitir la selección entre variantes, si ésta no se ha hecho durante la fase anterior

· Determinar las características técnicas de la operación

· Fijar los medios a implementar, la organización que será necesario establecer los problemas
humanos que conlleva.

· Establecer los costos de operación (estimados provisionales)

· Evaluar los recursos disponibles, reales o potenciales.

Un estudio de factibilidad arroja resultados determinados, los cuales van a influir en las decisiones
tomadas por las personas responsables del proyecto, que pueden optar por lo siguiente:

· El abandono del proyecto si el estudio de factibilidad contradice los enfoques anteriores


(costos excesivos y tiempo insuficiente

· Continuación de los estudios y trabajos para superar o resolver los problemas o limitaciones
identificadas.

En síntesis, a juicio de los especialistas, la información previa a la elaboración de un proyecto debe


figurar en la descripción del proyecto. Por consiguiente el diagnostico preliminar permite una
primera aproximación a la idea, tema o problema del proyecto. Por medio de éste se puede
establecer la naturaleza y magnitud de las necesidades que están involucradas en un proyecto de
igual manera a través de un diagnostico se puede establecer la jerarquización de las necesidades y
problemas en función de ciertos criterios, políticos, ideológicos y técnicos.

En el diagnóstico social se busca determinar la magnitud de las necesidades y los problemas que
afectan. Al igual que en la planificación, se debe establecer una jerarquización de las necesidades y
problemas en función de determinados criterios políticos, ideológicos y técnicos.

Todo diagnóstico se apoya en un estudio o investigación, no solo sirve de antecedentes y


justificación de un proyecto, sino de apoyo de la programación.

Funciones específica del diagnóstico:


· Sistematiza la información sobre la situación o problema de una determinada realidad.

· Define la naturaleza y magnitud de las necesidades y problemas, los jerarquiza.

· Conoce los factores más relevantes dentro de una actividad

· Identifica las fuerzas en conflicto entre los factores que actúan sobre estas.

· Incluye la determinación de recursos e instrumentos en función de la resolución de los


problemas.

Importancia del diagnóstico:

· Sirve de base para acciones concretas (de un plan proyecto o programa)

· Fundamenta las estrategias que se han de expresar en una práctica, como lo es el proyecto.
En la identificación de la idea se busca, por medio de la información existente o disponible,
reconocer si existe o no alguna razón fundada para aprobar o rechazar la idea básica del proyecto.
De esta manera se desea tener la certeza que el orden de ideas dominantes es el correcto, para lo
cual se debe poseer toda la información necesaria para fundamentarla y justificarla. Se debe
definir y delimitar la idea (o ideas) básica(s) del proyecto, identificando sus posibles soluciones y
alternativas teóricas, metodológicas, técnicas y económicas. Nadie se encuentra totalmente
seguro de la importancia, vigencia o validez de estas ideas, pero por medio de este proceso previo
se busca asegurarse al máximo.

La segunda etapa es la propia del anteproyecto o el estudio previo de factibilidad, que se centra
fundamentalmente en dos aspectos clave del proyecto: su viabilidad y su factibilidad. Algunos
autores no establecen muchas diferencias entre los dos aspectos, aunque el primero se asocia más
con los proyectos económicos y el segundo con los sociales. Antes de realizar un proyecto surgen
las obligadas preguntas: ¿Estoy en condiciones de llevar a la práctica el proyecto que me planteo?
¿Cuento con los recursos y los medios materiales o humanos para realizarlo? ¿Estoy en
condiciones técnicas y científicas de llevarlo a cabo?

Lo factible es todo aquello que se puede hacer o es posible hacer. Nos plantea una eventualidad
que sólo es posible resolver mediante el conocimiento a fondo de los medios con que se cuenta
para realizar el proyecto y de las condiciones reales que existen para llevarlo a la práctica. Se trata
de ordenar las alternativas de solución para el proyecto según ciertos criterios elegidos para
asegurar la optimización en el uso de los recursos empleados, desde el punto de vista tanto
económico como social y técnico. Estos estudios de factibilidad suelen incluir la rentabilidad
prevista a través de los ingresos y gastos proyectados para toda la vida útil del proyecto. Pero en
muchas oportunidades esta información va más allá, ya que en algunos casos se necesita
información adicional a nivel local, regional, nacional o internacional para comprender el
significado, los efectos o las proyecciones del proyecto. Fuera de un contexto determinado, el
proyecto puede tener una significación muy diferente.

La combinación adecuada de estos criterios permite ordenar las alternativas de solución social,
económica, política, técnica y financiera de cada proyecto. En el anteproyecto definitivo debe
justificarse la opción hecha por una de las referidas alternativas y caracterizar otras que le sigan en
orden de prelación para justificar la elección hecha frente a los criterios aceptados para evaluar el
proyecto. Se trata de que, al evaluar el proyecto final, éste surja como la mejor respuesta o
solución a los problemas o necesidades planteadas.
La complejidad del proyecto exige algunas veces más que un estudio de factibilidad; por eso se
opta por un estudio de prefactibilidad cuyas exigencias son más generales y globales que las del
estudio de factibilidad. Se precisan los siguientes aspectos:

• La concepción general del proyecto. • Evaluación de los procedimientos que se van a utilizar.

77

• Lo que el diseño del proyecto tiene como fin esencial. • Inserción del proyecto en programas
locales, sectoriales o nacionales. • Búsqueda o indagación de posibles financiamientos.

En muchos casos, el proceso culmina con la decisión de proseguir o abandonar el estudio antes de
entrar a definir aspectos más precisos a nivel económico, administrativo o técnico. Algunos
especialistas creen que en proyectos pequeños o con objetivos precisos no se justifican los
estudios de prefactibilidad. Pero, en cambio, en proyectos grandes y con un financiamiento mayor,
es muy importante esta prefactibilidad para evitar que, por fallas metodológicas preliminares, se
pierda el trabajo realizado en los estudios de factibilidad posteriores.

¿Qué finalidades tienen los estudios de factibilidad? Aunque éstas pueden variar según el tipo de
proyecto, se podrían incluir las siguientes:

• Permitir la selección entre las variantes existentes de un proyecto, si ello no se ha hecho durante
la fase de la prefactibilidad. • Determinar las características técnicas y metodológicas de las
operaciones. • Fijar los medios que habrá que implementar, la organización que será necesario
establecer y los problemas administrativos, económicos y humanos que conlleva. • Establecer los
costos de la operación (estimativos o provisionales). Evaluar los recursos disponibles, reales o
potenciales.

78

En general, mediante el estudio de factibilidad se busca ordenar las alternativas de solución del
proyecto de acuerdo con ciertos criterios preestablecidos y asegurar la optimización de los
recursos económicos, técnicos y humanos empleados, así como los efectos del proyecto en el área
o sector al que se destina. Aunque los elementos que participan en un estudio de factibilidad
pueden variar, los autores coincide en que éste puede incluir los siguientes: