Vous êtes sur la page 1sur 8

UNIVERSIDAD DE BOGOTA JORGE TADEO

LOZANO
MATERIA: TEORIAS POLÍTICAS CLASICAS
PROFESOR: EGOITZ GAGO ANTON 1
ESTUDIANTE: FELIPE PINILLA VARGAS
FECHA DE ENTREGA: 21 DE NOVIEMBRE DEL
2016
ENSAYO FINAL
LIBROS TOMADOS DE LA MATERIA: El Príncipe – Maquiavelo. Segundo tratado del
gobierno civil – John Locke.
HECHO POLÍTICO: PLEBISCITO POR LA PAZ OCTUBRE 02 2016

GUERRA Y PAZ EN COLOMBIA: UN APORTE DE LATINOAMÉRICA


AL MUNDO

INTRODUCCIÓN

Colombia, a lo largo de su historia, desde el siglo XX, ha sido objeto de análisis, debido a
la influencia de su conflicto armado que se acrecienta a dimensiones grandes, afectando
entornos de la vida social, político, económica y cultural, otorgando así, una categoría
especial a este conflicto de más de 50 años. Siendo el año 2016, el gobierno del presidente
Juan Manuel Santos, en su política de estado, estableció el alcanzar el ideal de paz con la
guerrilla de las FARC-EP, por medio de negociaciones que llevan desde finales del año
2012. En dicha negociación, se han realizado encuentros entre las dos partes y generando
resultados como un documento final de 297 páginas que relacionan todos (6 en total) los
puntos del acuerdo de paz.

Posterior a ello, en el mismo año, como medio para refrendar los acuerdos, el presidente
Santos realiza un plebiscito en donde, por medio de una pregunta, con respuesta al Si o No,
otorga a la ciudadanía, la posibilidad de aceptar o no, los acuerdos ya planteados, aunque,
con un resultado impresionante: Victoria del No, dando un rechazo por parte de la
población a los acuerdos. Este hecho, generó una polarización entre la población y división
de la esfera política en toda Colombia.

Se entendía que, en el camino por la paz, sectores como el jurídico-político, deberán de


hacer cambios, entre ellos para dar legitimidad y reconocimiento a estos acuerdos de paz.
Académicos de todo el país y del mundo entero, han otorgado su aporte a la investigación
y han sido participes en la búsqueda de este ideal de paz.

Para este ensayo, la definición de conflicto armado será la inestabilidad de los escenarios
político, social, militar y económico de un determinado Estado, que se encuentra en pugna
permanente con un actor armado ilegal, que pretende reemplazarlo en el ejercicio legítimo
del poder. (2013, pp 52- 4)
2

Diana Hoyos, dando un análisis global frente a los alcances de un conflicto armado,
relaciona la influencia continúa frente a las instituciones democráticas del país. Señala lo
siguiente:

El sistema democrático es desafiado constantemente por las prácticas de


intimidación que los actores armados ejercen sobre los actores políticos y
sociales y por las distintas formas de influencia y control sobre las
instituciones, los gobiernos y la población. En este contexto es de esperar
que el funcionamiento de las instituciones, los procesos electorales, los
procesos participativos y las mismas formas de hacer política se redefinan,
transformen o asuman lógicas particulares como consecuencia de la
influencia y control de los actores armados en aquellos territorios donde han
tenido una presencia permanente o incluso en aquellos que han constituido
escenarios de disputa (2009, p. 14)

Por lo anterior, es clara la influencia y determinación que un conflicto armado ejerce en un


estado. Es preciso por ello, relacionar la posición de la institución militar en Colombia. Las
fuerzas militares (FF.MM), durante el gobierno de Álvaro Uribe, mantuvieron un
incremento en armamento, efectivos y realizaron las mayores hazañas militares de su
historia, como lo fue la Operación Jaque, liberando a la secuestrada Ingrid Betancourt, la
Operación Fénix, dando de baja a Raúl Reyes, el cual era un gran dirigente en las FARC,
entre otros hechos de este tipo.

Se planteará un análisis particular a la violencia en Colombia, pues su alcance, como ya se


expresó en anteriores líneas, ha afectado a las generaciones nacientes en el flagelo de la
guerra. Se tomarán en cuenta conceptos que ayuden a desentrañar los verdaderos
argumentos de análisis que sirvan de validez al momento de relacionar los partidos y
actores políticos, grandes representantes en este conflicto armado. Junto a ello, se hará
referencia a autores representativos de la Ciencia Política y de la Sociología, como es el
caso de Antonio Gramsci (ideas fundadas en el pensamiento de Maquiavelo) y John Locke,
como gran influencia en el modelo de Estado de Derecho que tiene actualmente Colombia.
Su aporte, garantizarán una comprensión particular de la cultura política del país frente a
estos acuerdos. El aporte a la investigación será, dar un análisis en forma de reflexión que
sintetice o explique, las dimensiones de la victoria del No en el plebiscito y la influencia
del conflicto armado en todas las esferas de la sociedad.

GUERRA EN COLOMBIA: UN CONFLICTO DE MÁS DE 50 AÑOS

Primeramente, estableceremos la definición de violencia. El termino de por sí solo, no


encuentra una definición que relacione todas sus dimensiones. Para sintetizar una
definición exacta, distintos académicos han otorgado su opinión entorno a su experiencia
o análisis del desarrollo de los conflictos alrededor del mundo.
3

Ya en contexto, la socióloga Rosa Del Olmo (1975) propone que, para encontrar el hilo
correcto en búsqueda de una definición congruente con el contexto de los conflictos, cita a
Jerome Skolnick, quien a comienzos de los años setenta afirmaba: «La violencia es un
término ambiguo, cuyo significado es establecido a través de procesos políticos. Los tipos
de hechos que se clasifican varían de acuerdo a quién suministra la definición y quién tiene
mayores recursos para difundir y hacer que se aplique su decisión» (p. 296).

La violencia ha tenido varios enfoques y desarrollos. Cada una de sus dimensiones, es


interesante analizarlas debido a la implicación de actores urbanos, paramilitares, terroristas,
etc. El conflicto en Colombia, de acuerdo a las investigaciones y argumentos hechas por
intelectuales, es un conflicto político fundado desde lo más profundo de las desigualdades
sociales.

Para establecer el origen de la violencia colombiana, es válido hablar de entornos en donde


se abarcan escenarios relacionados con problemas partidistas, lucha de clases, fragilidad
de las instituciones políticas, injusticia social (específicamente con el reparto equitativo de
tierras), entre otras.

William Ospina, poeta, ensayista y traductor. Premio Nacional de Poesía Colcultura, 1992.
Publico un libro titulado “Colombia: El Proyecto Nacional y la Franja Amarilla”. (1997).
Expresa, desde un ámbito social y cultural, el origen de la desigualdad, sobre todo, cómo
fue que la violencia se volvió un problema del cual, no ha podido salir la sociedad
colombiana. Para su análisis, relaciona la perspectiva que tiene la comunidad internacional
frente a los colombianos y comienza a realizar su reflexión de forma implícita en sus líneas,
cuando expresa indignación sobre la corrupción que azota al pueblo colombiano, desde la
misma ciudadanía (por las costumbres y tradiciones) hasta los dirigentes políticos. Es aquí
donde hace un alto y explica.

El origen de la desigualdad, viene del silencio, de cuando grandes personas son calladas a
la fuerza, donde la esperanza de un pueblo, recae en ellos y gracias a la ignorancia, egoísmo
y tiranía de las elites que nos han gobernado, no permiten que veamos más allá.

Como relación al conflicto armado colombiano, según William Ospina, hubieron hechos
entre 1930 y hacia la década de los 50 que se fundarían las semillas de los males futuros.
Un sector del liberalismo de Alfonso López Pumarejo, intentó una reforma democrática
que aumentaría la industrialización en Colombia, modificando así el régimen de propiedad
sobre la tierra. En respuesta a ello, la desigualdad se acrecentó y la respuesta fue violencia
antiliberal en el campo. Todo explota, cuando ya no había marcha atrás, el conflicto
estallaría desde sus orígenes, a partir de la muerte de Jorge Eliecer Gaitán. En
consecuencia, a este evento, la violencia, inconformidad y discrepancias con los gobiernos
posteriores, empieza a generar movimientos revolucionarios llamadas las “Guerrillas
liberales”, consolidadas en la creación del Frente Nacional.
4

Ospina, agrupa luego, la violencia en tres etapas, que comienza con la muerte del caudillo,
luego con las batallas y conflictos en la década de los 50 y posterior a eso, el pacto
aristocrático de las elites, llamado “Frente Nacional”, donde se repartirían el poder por 20
años. Todo lo que somos, es consecuencia y fruto del Frente Nacional. Seguían gobernando
la vieja clase elite y lo que Gaitán no quería que ocurriese, se cumplía.

El conflicto se acrecienta y se ve venir el auge de una guerrilla liberal, llamada FARC-EP,


donde se convierte en un grupo, en contra de los gobiernos y su ideal de ser la voz del
pueblo.

Esta guerrilla, es la que sería la causante de la mayoría de males en términos de seguridad,


defensa, economía y su mayor impacto ronda en el sector político, pues los gobiernos a
partir de su creación, tuvieron la necesidad de adaptarse a hacerle frente a un movimiento
guerrillero que cada vez se hacía más poderoso. Como lo señala Ives Michaud (1989, p.
48), el hecho de que en la actualidad hayan desaparecido viejas estructuras y modos de
violencia, pero que a su vez hayan surgido otras nuevas que las hacen visibles, ocultan,
evalúan, rechazan y/o legitiman, tiene que ver entonces con el carácter cambiante del
fenómeno y con las formas del intercambio, asociadas al contrato social moderno.

Es a partir de este punto, que empezaremos a relacionar las teorías políticas de grandes
intelectuales de la humanidad, que nos permiten revisar, los ideales del conflicto armado
desde otras perspectivas.

CONCEPTO DE LOS “MODERNOS PRINCIPES” Y SU RELACIÓN CON EL


CONFLICTO ARMADO.

Relacionar a Nicolás de Maquiavelo con el contexto del conflicto colombiano, suele


parecer fuera de toda relación, pero contrario a ello, Antonio Gramsci, gracias a su ‘Teoría
de estado’. (1973), fundada en la obra del Príncipe de Maquiavelo, nos otorgará una versión
actualizada de los conceptos planteados por Maquiavelo en la época Renacimiento
europeo. Para ello, recordemos los apuntes más importantes de la obra El Príncipe y el
objetivo será, comparar y relacionar perfectamente, el príncipe renacentista con el
‘moderno príncipe’ gramsciano.

Maquiavelo fue un adelantado a su época. Su impacto fue serio. Sus ideas, son tomadas
aun hoy, por todos los gobiernos del mundo. Más que todo, el ideal humanista que existía
por aquel entonces, se basó en las condiciones sociales, políticas, culturales y económicas
que ocurrían en las ciudades. De hecho, Maquiavelo escribió El Príncipe como una guía
para Lorenzo de Medici. Autores cómo Jerez Mir, con su obra ‘Filosofía y Sociedad’
(1975), redactan al humanismo como un órgano de expresión intelectual de la gran
burguesía, comenzando esta, a tener influencia social. En síntesis, las revoluciones
intelectuales estaban arraigadas a la condición de la aristocracia económica que poseía el
intelectual de aquel entonces.
5

Hablando en términos de Antonio Gramsci: “Las ideas dominantes en una época histórica
son las ideas de la correspondiente clase dominante”. Es aquí, cuando la teoría aristotélica
del Estado, como un ser ‘natural’ se abandona. El poder del Estado se basará ahora en el
consenso que sostendría la clase dominante con el pueblo.

El renacimiento fue un movimiento reaccionario y represivo respecto del desarrollo de los


municipios. Las ciudades renacentistas no tuvieron en cuenta las opiniones de Maquiavelo
y otros intelectuales, siendo que estos, analizaban toda situación política y daban sus
posibles soluciones. Maquiavelo, basó su estudio en dos reconocidos frentes: Objetividad
histórica de los orígenes de la comunidad analizada y un Realismo político que reconozca
las condiciones, particularidades y posibles puntos de regreso en la problemática política
asociada.

Maquiavelo creía en una Italia unificada. Asocia el modelo de un dirigente (príncipe), que
reúna una personalidad que guie, funde y plantee, por medio de su talante de acción, un
estado dotado de condiciones especiales que hagan estable la convivencia entre hombres.

Este príncipe, debe reunir cualidades especiales, poco comunes, que favorezcan la virtud
(conjunto de cualidades capaces de hacer frente a las variaciones de los hechos) y una
fortuna, relacionada a los logros auspiciados por una suerte que haga al príncipe, mantener
por mucho tiempo su estado. Es por eso, para Maquiavelo, dos cosas importantes: Armas
y Religión. Contrario a Antonio Gramsci, sus aspectos relevantes en el Estado moderno
fueron la Coerción y el Consenso.

Y es que decimos que Gramsci funda su teoría en Maquiavelo con el argumento de la


relación existente entre los gobiernos con los Estados modernos, asocia lo siguiente:

La fórmula de Guicciardini puede traducirse por otras varias fórmulas


menos drásticas: fuerza y consentimiento, coacción y persuasión, Estado e
Iglesia, sociedad política y sociedad civil, política y moral […], derecho y
libertad, orden y disciplina, o, con un juicio implícito de sabor libertario,
violencia y fraude. De todos modos, en la conciencia política del
Renacimiento la religión era el consentimiento y la Iglesia era la sociedad
civil, el aparato de hegemonía del grupo dirigente, el cual no tenía un
aparato suyo propio, o sea, no tenía una organización cultural e intelectual,
sino que sentía como tal la organización eclesiástica del universo. No han
salido aún de la Edad Media sino por el hecho de concebir y analizar
abiertamente la religión como ‘instrumentum regni’. (1973, pp, 287)

Por lo anterior, basaremos la interpretación de las palabras de Gramsci, estableciendo el


concepto de moderno príncipe a la concepción que tenia de los movimientos políticos.
De lo que se sigue que la expresión del moderno príncipe es un partido político.
6

Maquiavelo será visto entonces, como la representación antigua de los movimientos


políticos en busca del poder, el concepto de Antonio Gramsci como la transición a formar
una organización (del hombre colectivo) en busca de ese poder y será en el estado
democrático de Locke, que tendrá medios y/o formas de participación en busca de llegar a
gobernar, pero ¿Qué características tendría este moderno príncipe?

El moderno príncipe no tendrá problemas como el príncipe maquiavelino. Antes, el estado


moderno no estaba conformado del todo. Fue la influencia de los partidos políticos, que las
clases sociales elaboraron un nuevo “bloque histórico”. Y es que, aquí se segmenta la lucha
entre clases y entre partidos: las inconformidades serán ideológicas y de no consenso entre
los responsables de los partidos. Serán los militantes de cada partido, los directos
implicados en la respuesta a dichas inconformidades. El uso de la violencia, se volverá
legítima.

Siendo así, en el estado de Locke, se funda un nuevo precepto de funcionalidad: “la


dirección colectica”. Será esta pues, la que incorpore al individuo en el estado en sí,
beneficiándose de la concentración estatal, educación, etc. Su contrato, será la reforma
económica, haciendo valido, como Locke afirma posteriormente, el ideario del contrato
social, sacrificando seguridad por libertad, convirtiendo esto, la libertad en necesidad.

En dado caso, es válida hacer la afirmación de que los partidos políticos (modernos
príncipes), dentro de la teoría de estado de John Locke, son la representación de las
necesidades de una sociedad y estos, serán los que determinen la administración pública
del poder en el Estado. Además, estarán fundados, en un estado de tinte liberal.

¿A DÓNDE VA COLOMBIA?: CONCLUSIONES

Carlo Galli, en su ensayo “el auge y la caída del espacio político moderno” (2015),
establece una sana concepción en lo que se relaciona a la importancia del espacio en el
pensamiento político moderno. Relaciona lo siguiente:

La importancia del espacio en política no se refiere sólo al hecho de que el


poder político tenga que calcular los espacios de su propia aplicación
conforme a dimensiones y distancias, dando lugar así a distinciones entre
imperios y pequeños estados, o entre climas y caracteres. Significa también
que existe una relación concreta en la historia entre la política y la geografía,
el poder y los territorios, o más bien —que es lo que más nos interesa aquí—
una relación entre el pensamiento y las instituciones, por un lado, y el
vínculo naturaleza/cultura por el otro. (2015, pp, 1).

Más adelante, siguiendo el anterior concepto, afirma que el tránsito de la guerra a la paz,
de la anarquía al orden, de la naturaleza a la propiedad es posible en cualquier sitio, por lo
menos teóricamente, aunque tuviera lugar solamente en Europa. (2015, pp, 4).
7

El ideal de paz, es algo que a las generaciones que han nacido en el flagelo de la guerra
hemos soñado. Las negociaciones de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos,
representan una oportunidad para solucionar las brechas históricas en materia de malas
administraciones.

Por otro lado, el análisis planteado aquí de Antonio Gramsci en busca de darle una relación
particular a los actores políticos de la violencia en Colombia, relaciona las formas en las
que operan los partidos políticos hoy día. Son organizaciones que aspiran, por medio de
representantes a la presidencia, ejercer el poder y convertirse en la voz y representación de
todo un pueblo, por eso, en este ensayo, las llamamos Modernos Príncipes.

El estado de Locke, ve su representación en una Colombia democrática, que con la victoria


del NO en un plebiscito, el ideal de paz, debe posponerse.

REFERENCIAS:

Henao, M. D. C. (2014). El derecho a la propiedad: Locke y Kant, entre el trabajo y la


ocupación. Estudios De Derecho, 71(157), 211-233.

Chumbita, J. S. (2014). Actores sociales y económicos en las propuestas jurídicas y


normativas de John Locke. Anales Del Seminario De Historia De La
Filosofía, 31(1), 89-105.

Galli, C. (2015). El auge y la caída del espacio político moderno. Relaciones


Internacionales, (29), 229-238.

Arana, R. G., Guerrero, I. S. M., & Molinares, S. (2010). La violencia en Colombia. una
mirada particular para su comprensión. Investigación & Desarrollo, 18(2)

Paulo Bernardo, A. R. (2013, La violencia política en Colombia: Justicia transicional en


el marco del proceso de paz entre el gobierno santos y las FARC-EP.
Prolegómenos, 16, 49-68.

Fernández, A. N. (2011). La teoría del estado y del poder en Antonio Gramsci: claves
para descifrar la dicotomía dominación-liberación. Nómadas, 29(1), 1-20.

POLITICA, C. D. C. TEORIA Y PRAXIS POLITICA: EL PENSAMIENTO DE


ANTONIO GRAMSCI.

Ospina, W. (1997). La Franja Amarilla. Bogotá: Editorial Norma.

Del Olmo, R. (1975). Limitaciones para la prevención de la violencia. En Los rostros de


la violencia. Maracaibo: Universidad del Zulia
8

Hoyos, D. (2009). Dinámicas político-electorales en zonas de influencia paramilitar.


Análisis de la competencia y la participación electoral. En: Revista Análisis
Político, 65, enero-abril, 13-32

GRAMSCI, A. (1973). Antología. México. Siglo XXI

JEREZ, M. R. (1975). Filosofía y sociedad. Madrid. Ayuso