Vous êtes sur la page 1sur 4

Pregunta 1

En principio, no debiera concurrir problema para declarar la voluntad por medios


electrónicos, tal y como lo expresa Flume, "Medios de declaración pueden ser todos los
signos que sean aptos para significar que una determinada consecuencia jurídica debe
producirse"1Con prudencia señala Rodríguez Adrados: "¿Si la voluntad puede declararse
por gestos, y aún por silencios, cómo no se va a poder declarar por medio de un
ordenador?". Independiente del hecho de que hipotéticamente pueda declarase la voluntad
por medios electrónicos, es acertado preguntarse cómo se realiza tal expresión volitiva en
cada cuestión.

Existen básicamente dos teorías para intentar la distinción entre la voluntad expresa y la
voluntad tácita: nos referimos a las que ponen el énfasis en el criterio objetivo y aquellas
que lo hacen en el subjetivo.

Según el criterio objetivo, declaración expresa es aquélla realizada con medios que por su
naturaleza están destinados a exteriorizar la voluntad como la palabra, el escrito y, es tácita,
la que consiste en un comportamiento que sin ser medio destinado por su naturaleza a
manifestar la voluntad, la exterioriza.

Según el criterio subjetivo, declaración expresa es la realizada por el sujeto precisamente


con el fin de exteriorizar la voluntad que declara, y es declaración tácita la que aunque no
manifestada en términos explícitos revela inequívocamente su voluntad2

FASES

LA GENERACION. La cual comprende el desarrollo de las negociaciones, la preparación


o gestión del contrato, o también se puede entender como el proceso interno de formación
del contrato del que surge el consentimiento contractual3

LA FASE DE PERFECCION DEL CONTRATO. Esta segunda fase que comprende la


manifestación de las voluntades de las partes que formaran el contrato, o sea, cuando dos

1
Flume, Werner. El Negocio Jurídico. Madrid: Editorial Fundación Cultural del Notariado, 1998, p. 92
2
Albaladejo, Manuel, Derecho Civil. Introducción y Parte General. Barcelona. 2001. Décimo quinta edición,
José María Bosch Editor, p. 591
3
ALTERINI, ATILIO ANÍBAL, DE LOS MOZOS, JOSÉ LUIS, Contratación contemporánea, Editorial Temis,
Bogotá-Colombia, 2000, Pág. 150
declaraciones unilaterales de voluntades se coinciden para consentir y dan nacimiento a un
contrato a la vida jurídica, esas declaraciones de voluntad unilaterales la conforman la
oferta y la aceptación.

OFERTA ELECTRÓNICA Debemos recordar que la oferta es: “la manifestación unilateral
de voluntad en la cual se propone la celebración de un contrato a una o más personas
determinadas”.

En lo que respecta a la oferta nos interesa aquella que se realiza por medios electrónicos, la
llamada oferta electrónica y se puede entender a esta como: “la declaración unilateral de
voluntad que una persona realiza por medios electrónicos, en la cual propone a otra persona
o personas determinadas la celebración de un contrato que se perfeccionara con la
aceptación de esta”

La forma del contrato, determina el lugar y el momento de nacimiento de la obligación y


las consecuencias jurídicas que ello conlleva, ya que a través de ello puede determinarse la
competencia territorial de los tribunales que deban conocer de estos asuntos o contratos, así
como la ley aplicable a cada caso. El momento de su formación se entiende entonces surge,
a partir de la recepción de la oferta, en el momento y en el lugar en que el oferente recibe la
aceptación de la misma.

Partiendo de que nos localizamos ante un contrato entre personas ausentes o distantes, el
inconveniente a solventar es el momento en que este se deduce perfeccionado, por lo cual
formaremos referencia a los distintos sistemas que existen al respecto los cuales pueden ser
resumidos de la siguiente manera4:

1. SISTEMA DE LA DECLARACIÓN: razona que para que el contrato quede


perfeccionada basta simplemente que el destinatario de la oferta manifieste su voluntad de
aceptarla, bien sea expresamente, bien mediante hechos incuestionables.

Este sistema ubica el momento de la perfección del contrato en el primer estado de la


aceptación, en aquel en el que el destinatario de la oferta declara su aceptación, no
concierne si el oferente conoce o no la aceptación el contrato queda perfeccionado.
4
Ureba, Alberto Alonso, Viera González, Arístides Jorge, Formación y perfección de los contratos a distancia
celebrados por Internet
2. SISTEMA DE LA EXPEDICIÓN: Este sistema no admite que el destinatario de la oferta
se limite a declarar se voluntad de aceptarla, si no que le impone la obligación de enviar
una respuesta al proponente. Porque mientras la declaración de voluntad del aceptante se
encuentre dentro del ámbito propio de este, esta debe ser considerada ineficaz para
determinar la existencia de un contrato; porque el acto de expedición de la aceptación es el
que señala el momento de la formación del consentimiento.

3. EL SISTEMA DE RECEPCIÓN: Consiste en exigir que la contestación de la oferta


llegue al domicilio del proponente, con la posibilidad de conocerla, aunque este por
cualquier causa no se imponga de su contenido, por ejemplo, en el caso de la correo
convencional el contrato quedaría perfeccionado de acuerdo a este sistema, en el momento
que la aceptación llegue al domicilio del proponente, aun cuando sea otra persona quien
reciba la carta de aceptación de la oferta.

4. SISTEMA DE INFORMACIÓN: este se refiere a al conocimiento que el proponente


debe tener de la aceptación de su oferta, mientras esta información no se realice, no hay
consentimiento, dicho de otra manera, el contrato queda perfeccionado cuando el oferente
toma conocimiento efectivo de la aceptación.

Cada uno de estos sistemas es recogido por diversas legislaciones, en el caso de El Salvador
nuestro ordenamiento jurídico positivo adopta el sistema de recepción que ofrece más
ventajas desde el punto de vista lógico y de la seguridad jurídica y en el cual el oferente
tome conocimiento de la aceptación de su oferta, en el supuesto de los contratos entre
ausentes, el Art.966 del Código de Comercio señala que “el contrato queda perfeccionado
desde el momento que el oferente recibe la aceptación de la propuesta que él realizo”, y en
el lugar donde se hizo la oferta; pero esta toma de conocimiento, no es necesaria que sea de
forma expresa, sino que se entienda realizada con los hechos que sin necesidad de requerir
un conocimiento material exprese o permita interpretar sin lugar a dudas que contiene la
aceptación, así mismo y como antes se indicaba puede ser a la llegada al buzón el oferente.

Desde el momento que el documento que contiene la aceptación hecha por el destinatario
de la oferta llega a poder del oferente, no siendo necesario que el oferente se entere de su
contenido, pues basta que llegue fehacientemente la aceptación al ámbito de acción o esfera
jurídica del oferente, y de acuerdo a lo anterior se entenderá perfeccionado el
consentimiento.

Por todo lo anteriormente expuesto, se entenderá que la perfección del consentimiento por
medio de correo electrónico, es equivalente a la perfección del consentimiento por correo
convencional, por tanto se le aplicaran las reglas del sistema de recepción el cual postula
que el contrato queda concluido.

Centres d'intérêt liés