Vous êtes sur la page 1sur 90

Plagas y enfermedades de Pinus sp.

de la región Andino Patagónica


de Argentina
Manual de campo

Cecilia Gomez Alina Greslebin Mario Rajchenberg


Gómez, Cecilia Andrea

Plagas y enfermedades de Pinus sp. de la región Andino Patagónica de Argentina / Cecilia


Andrea Gómez ; Greslebin Alina Gabriela ; Mario Rajchenberg. - 1a ed. - Esquel : el autor, 2010.

90 p. ; 20x15 cm.

ISBN 978-987-05-8935-8

1. Plagas forestales. I. Alina Gabriela, Greslebin II. Rajchenberg, Mario III. Título

CDD 632.9

Plagas y enfermedades de Pinus sp. de la región Andino


Patagónica de Argentina
Cecilia Gomez, Alina Greslebin y Mario Rajchenberg

Fotografías
Cecilia Gomez, Alina Greslebin y Mario Rajchenberg

Dirección de arte, diseño de tapa e interior


Mariana Patiño Mayer
imagenesquel@gmail.com

Reservados todos los derechos. Prohibida su reproducción total o parcial, o transmisión por algún medio sea éste
electrónico, mecánico, grabación, fotocopia o cualquier otro, sin la previa autorización de los autores.

ISBN 978-987-05-8935-8

Copyright 2010 Facultad de Ingeniería. UNPSJB


Primera edición: junio de 2011

Impreso en Bibliográfika, de Voros S.A.,


Bucarelli 1160, Buenos Aires, Argentina
Plagas y enfermedades de Pinus sp.
de la región Andino Patagónica
de Argentina
Manual de campo
Dra. Cecilia Gomez
Es Doctora en Ciencias Naturales (Universidad Nacional
de La Plata, 2004) especializada en Entomología Forestal.
Se ha dedicado al estudio de plagas de insectos en planta-
ciones y en bosque nativo, así como a la prospección de
plagas presentes en la región Andino Patagónica. Ha sido
becaria de la UN de la Patagonia SJ Bosco y del CONICET
(1994-2003). Entre 1994 y 2007 ha sido investigadora del
CIEFAP. Se desempeña como Profesora Adjunta ordina-
ria de la Cátedra de Zoología Forestal de la Carrera de
Ingeniería Forestal de la UN de la Patagonia SJ Bosco.
ceciligomez@gmail.com

Dra. Alina Greslebin


Es Doctora en Biología (Universidad Nacional del
Comahue, 2001) especializada en Micología y Patología
Forestal. Se ha dedicado al estudio de pudriciones, enfer-
medades radiculares y hongos degradadores de madera.
Ha publicado más de 20 trabajos en publicaciones científi-
cas, libros, informes técnicos y artículos de divulgación.
Trabaja en el CIEFAP desde 1995. Es miembro del
CONICET desde 2004. Es docente de la Facultad de Ciencias
Naturales de la UN de la Patagonia SJ Bosco.
agreslebin@ciefap.org.ar

Dr. Mario Rajchenberg


Es Doctor en Ciencias Biológicas (Universidad de Buenos
Aires, 1982) especializado en Micología y Patología Fores-
tal. Se ha dedicado al estudio de pudriciones, enfermeda-
des foliares y radicales, micorrizas de plantaciones y hon-
gos comestibles. Ha publicado más de 80 trabajos en pu-
blicaciones científicas, libros e informes técnicos y de di-
vulgación. Es miembro del CONICET desde 1985 e in-
vestigador del CIEFAP desde 1991. Ha dictado cursos uni-
versitarios de Micología y Sanidad Forestal, y desde 1998
es Profesor Titular ordinario de Patología Forestal, Carre-
ra de Ingeniería Forestal de la UN de la Patagonia SJ Bosco.
mrajchenberg@ciefap.org.ar
Indice
Agradecimientos ........................................................................................................................................................................... 8

Prólogo ....................................................................................................................................................................................................... 9

1. Introducción .................................................................................................................................................................................. 10

2. El proceso de diagnóstico ......................................................................................................................................... 12


2.1 Síntomas y Signos .................................................................................................................................................... 13
2.2 Cómo observar al árbol ................................................................................................................................... 14
2.3 Otros elementos de juicio para el diagnóstico .................................................................. 14

3. Cómo inspeccionar y/o monitorear una plantación ................................................................. 15

4. Consideraciones finales respecto de la sanidad ......................................................................... 15

5. Cómo colectar, transportar y preservar las muestras vegetales, de


insectos y de hongos .............................................................................................................................................................. 16

6. Formulario para el diagnóstico de enfermedades, hongos, plagas,


insectos y suelos......................................................................................................................................................................... 23

7. Clave de diagnóstico en base a la sintomatología .................................................................... 24

8. Insectos y ácaros ................................................................................................................................................................. 28


Organismos succionadores de savia ...................................................................................................... 30
Organismos defoliadores ...................................................................................................................................... 38
Organismos barrenadores ................................................................................................................................. 48
De la corteza ........................................................................................................................................................................................ 48
De yemas y brotes ....................................................................................................................................................................... 54
De la madera ...................................................................................................................................................................................... 58

9. Vertebrados ................................................................................................................................................................................ 67
Roedores .................................................................................................................................................................................... 68
Ciervos ........................................................................................................................................................................................... 69

10. Hongos ............................................................................................................................................................................................ 70


Defoliadores ........................................................................................................................................................................... 72
De la madera.......................................................................................................................................................................... 82

11. Bibliografía ................................................................................................................................................................................. 86

12. Indice de agentes .............................................................................................................................................................. 88


8

Agradecimientos

A la Secretaría de Agricultura Ganadería Pes-


ca y Alimentación (SAGPyA) que, a través del
proyecto PIA 11/04, permitió generar parte
de la información para este manual.
A quienes colaboraron en la identificación de
algunas de las especies: Dr. Miguel Delfino
(Fac. de Ciencias Exactas Físicas y Naturales,
Universidad Nacional de Córdoba), Dr. Ale-
jandro Farji Brener (Laboratorio Ecotono,
CRUB, Universidad Nacional del Comahue),
Dra. Analía Lanteri (División Entomología,
Museo de La Plata, Universidad Nacional de
La Plata), Prof. Dolly Lanfranco (Instituto de
Silvicultura, Universidad Austral de Chile), Dr.
Uwe Braun y Dra. Konstanze Schubert
(Martin-Luther Universität, Alemania), Dr.
Pedro Crous (CBS, Utrecht, Holanda), Dra.
Irma Gamundí (S.C. de Bariloche), Dr. David
Minter (CABI Bioscience, Reino Unido) y Dr.
Peter Johnston (New Zealand Landcare
Research Institute, Nueva Zelanda).
A las Direcciones de Bosques de las provin-
cias de Neuquén, Río Negro y Chubut por el
apoyo logístico y coordinación de las activi-
dades de campo, y a todos los propietarios que
amablemente nos permitieron ingresar en sus
predios.
Los autores agradecen al Centro de Investiga-
ción y Extensión Forestal Andino Patagónico
(CIEFAP) el apoyo institucional recibido para
la realización de este trabajo. A.G. y M.R. son
miembros de la carrera del investigador cien-
tífico del CONICET.
9

Prólogo

En la región Andino Patagónica de Argentina las plantaciones de coníferas


exóticas se distribuyen bordeando la Cordillera de Los Andes a lo largo de una
franja de 750 km y 40 km de ancho. Esta franja está comprendida entre los 37º
y 44º L. S.; se caracteriza por precipitaciones que varían entre los 500 y 1500
mm anuales y su altitud oscila entre los 200 y 900 m sobre el nivel del mar.

Existen aproximadamente 70.000 ha forestadas, distribuidas en las provincias


de Neuquén, Río Negro y Chubut (SAGPyA 1999). Si bien existen forestaciones
de 40-50 años de edad, la mayoría posee alrededor de 25 años o bien pertenecen
al porcentaje significativo de las masas implantadas en los últimos 10 años.

La especie forestal dominante es Pinus ponderosa Dougl. ex Laws. acompañada,


en menor escala, por Pinus radiata D. Don y Pinus contorta Dougl. Otras especies
tales como Pinus sylvestris L., Pinus jeffreyi Murr. y Pinus mugo Turra también se
encuentran en la región pero no constituyen macizos de importancia en cuanto
a la superficie que ocupan y a su distribución en la zona.

El pino oregón (Pseudotsuga menziesii) ha quedado excluido de este trabajo por-


que no pertenece al género Pinus.

La mayor parte de las plantaciones existentes fueron realizadas por el sector


privado estimulado por la política de desarrollo forestal de los estados Provin-
ciales y Nacional. El incremento de la superficie forestada registrado durante
los últimos años sumado a la inversión efectuada, requieren el acompañamien-
to con medidas de protección contra enfermedades y plagas que puedan afectar
y/o disminuir su valor actual y futuro. En este marco, el reconocimiento de los
principales agentes de daño asociados con las plantaciones es fundamental como
apoyo para el personal de campo especialmente en la ejecución de las tareas
silvícolas y de prospección fitosanitaria.

Este manual ha sido elaborado con el objetivo de cubrir un espacio vacante y


brindar una herramienta para la protección sanitaria forestal de Patagonia. Es
producto de un intenso trabajo de prospección fitosanitaria en la región, e in-
tenta reunir la información existente acerca de los principales problemas sanita-
rios encontrados en las plantaciones de Pinus sp.
10 INTRODUCCIÓN

1. Introducción
Los sistemas forestales, como otros ecosiste-
mas, son sistemas complejos conformados por
organismos vegetales, hongos, animales y
microorganismos que cumplen un rol especí-
fico y que contribuyen al mantenimiento de
su equilibrio. Este equilibrio puede romperse
en cualquier etapa del desarrollo del bosque
debido a la acción nociva de alguno de sus
componentes vivos o de factores ambientales
adversos y esto puede ocasionar impactos im-
portantes en la salud del bosque, amenazando
su crecimiento, su calidad e incluso su subsis-
tencia.
Una de las características más destacadas de
las plantaciones es su persistencia durante un
plazo prolongado de tiempo hasta su corta fi-
nal. El mantenimiento del equilibrio es por lo
tanto un requisito indispensable para asegu-
rar la persistencia de las mismas, a la vez que
orienta las acciones que vayan a aplicarse so-
bre ellas. El manejo silvícola ocupa un lugar
destacado entre estas acciones, pues el buen
crecimiento y desarrollo de la masa forestal
está íntimamente relacionado con su buen es-
tado sanitario. Para ello es necesario aplicar
medidas preventivas integradas en todas las
operaciones de manejo de la plantación.
Las prácticas silvícolas mal realizadas o apli-
cadas a destiempo pueden originar cambios
en la masa forestal que la condicione o la pre-
disponga a futuros ataques de agentes dañi-
nos, ya sea por el debilitamiento provocado
en las plantas o por la promoción de condi-
11

ciones medioambientales favorables para la proliferación de especies potencial-


mente dañinas que pueden llegar a transformarse en enfermedades o plagas.

Las acciones preventivas disminuyen la probabilidad de aparición de plagas y


enfermedades pero no garantizan su ausencia. Resulta importante considerar
que las enfermedades y las plagas nunca aparecen repentinamente ocupando
extensas superficies, sino que, una vez ingresadas en un área dada, debe trans-
currir un tiempo de reproducción (que es variable para cada especie) hasta
alcanzar una densidad de población tal que constituya un problema sanitario.
Este período de tiempo es el lapso del que se dispone para actuar rápidamente,
erradicar o controlar el foco y evitar la dispersión hacia otras zonas.

La existencia de organismos plaga potenciales no significa que existan situacio-


nes problemáticas, sino que es posible que, ante un cambio en las condiciones
ambientales o bien transcurriendo el tiempo suficiente, éstos puedan transfor-
marse en agentes de daño. En este sentido, la Sanidad Forestal se define como
la habilidad de un bosque de recuperarse de las presiones causadas por la natu-
raleza y/o el hombre (USDA Forest Service 1993).

Para conservar la sanidad de una plantación durante todo su ciclo de desarrollo


es menester realizar, además de un adecuado manejo silvicultural, monitoreos
de su estado sanitario. Ello permite identificar en forma temprana la aparición
del algún agente de daño y tomar decisiones adecuadas. Monitorear las planta-
ciones significa chequear regularmente plagas de insectos, enfermedades y da-
ños provocados por factores climáticos o deficiencia de nutrientes que podrían
afectar a las plantas o matarlas. Dado que diferentes plagas ocurren desde el
estado de semilla hasta el momento de la corta final es necesario ejecutar estas
actividades durante todo el ciclo de crecimiento de la plantación. Este tipo de
actividades forman parte de un sistema de alerta o de prevención temprana y
son un componente clave de los programas de manejo integrado.

En la práctica, durante la evaluación del estado sanitario de una planta, es necesa-


rio diferenciar entre su condición «normal» y «anormal», habilidad que se desarro-
lla con observación, constancia y experiencia. Una planta está sana cuando puede
cumplir con sus funciones fisiológicas dentro del rango determinado gené-
ticamente para la especie. Contrariamente, una planta está enferma cuando una o
más funciones vitales se modifican debido a la acción de algún agente de daño.

El objetivo de este manual es facilitar el reconocimiento de las enfermedades y


las plagas registradas en las plantaciones de Pinus sp. en la Patagonia Andina y
12 INTRODUCCIÓN

describir los agentes causales. Está dirigido a


profesionales y técnicos del sector forestal, así
como a los propietarios de las plantaciones y
al público en general. Es producto de la expe-
riencia de trabajo de los autores, de una pros-
pección realizada en las plantaciones de la re-
gión con este fin y de estudios específicamente
orientados a identificar organismos perjudi-
ciales. La información volcada en este manual
corresponde a la situación de las plantaciones
visitadas en un área que abarca desde Río Pico,
al sur de la provincia de Chubut (44º13´L.S. y
71º21´L.O.) hasta Huingan-co al norte en la
provincia de Neuquén (37º07´L.S. y
70º39´L.O.). Incluye plantaciones de Pinus
ponderosa, Pinus contorta, Pinus radiata y even-
tualmente otras especies que se hallaban dis-
tribuidas en menor proporción dentro de los
rodales visitados tales como Pinus mugo, Pinus
sylvestris y Pinus jeffreyi.

2. El proceso de diagnóstico

Ante la aparición de un problema sanitario es


necesario realizar un diagnóstico rápido y co-
rrecto para poder sugerir con tiempo las me-
didas adecuadas de prevención y control. El
diagnóstico es el proceso o el arte de deter-
minar un problema sanitario y sus causas. Se
realiza a partir de la observación de los sínto-
mas de las plantas y su evolución, de los sig-
nos del agente de daño, de los cambios pro-
ducidos en el medio ambiente y del análisis en
el laboratorio del material colectado. Para la
elaboración del diagnóstico es recomendable
efectuar las observaciones desde las primeras
13

fases de desarrollo del agente dañino pues a menudo las plantas manifiestan
características específicas y diferenciadas en esta etapa.

2.1 Síntomas y Signos


Los árboles, como todos los organismos, reaccionan de forma particular a la
influencia del ambiente en el que se desarrollan. Cuando estas reacciones se
manifiestan como desviaciones de su aspecto normal, decimos que las plantas
están enfermas o dañadas. El síntoma es el cambio perceptible en el cuerpo o
en las funciones de una planta y que indican la presencia de una enfermedad o
de un daño. Es producto de la reacción o respuesta de la planta al agente de
daño. Los síntomas se aprecian como cambios en la forma, en el color o en el
crecimiento, resinación, marchitamiento, etc. de la planta y son elementos
clave para el diagnóstico del problema. Entre los síntomas más comunes se
encuentran:

• En la copa: ausencia de follaje (defoliación), decoloración (clorosis),


manchado de la hoja, marchitamiento, muerte de los tejidos (necrosis),
acículas mordidas, acículas fusionadas, acículas deformadas.
• En los brotes: ausencia de brotes, mortalidad de los brotes, marchita-
miento, deformaciones, gotas de resina, perforaciones, ahuecamiento.
• Fuste y/o ramas: deformaciones, bifurcaciones, perforaciones, resinación,
descortezado, heridas, cicatrices, pudriciones, galerías, cancros y necrosis
cortical.
• Raíz y cuello: ausencia de raíces, pudriciones, descortezado, galerías,
decoloraciones.

El signo es la manifestación física del agente de daño, por ejemplo: restos de


insectos o partes de ellos (exuvias), capullos de seda, seda o lana, acículas bri-
llantes y pegajosas, aserrín en la base de la planta o entre placas de la corteza,
heces, micelio, fructificaciones de hongos. Junto con el síntoma, el signo es de
suma utilidad para efectuar el diagnóstico de un problema. En la observación e
identificación de los síntomas y signos es necesario examinar las características
de la planta y evaluar cómo o en qué difieren de la apariencia de una planta
normal, evaluar la severidad de los síntomas, la cantidad de plantas cercanas
que también parecen estar afectadas, etc.
14 INTRODUCCIÓN

2.2 Cómo observar al árbol


En primer lugar hay que identificar los síntomas. Para ello es importante hacer
una evaluación del aspecto general de la planta e identificar la zona que está
afectada. Ciertas características son apreciables observando la planta completa
desde una determinada distancia; por el contrario, otras características exigen la
observación de determinadas partes de la planta desde muy cerca. Una vez
efectuada esta observación preliminar y ubicada la parte de la planta afectada
(follaje, brotes, fuste y/o ramas, zona del cuello y raíz) se puede proceder a una
observación más exhaustiva de los síntomas. Un profesional tampoco deja de
averiguar las características silvícolas de las plantas afectadas (altura, forma,
distancia entre los entrenudos, estado o aspecto de la corteza, coloración y
longitud de las acículas) con el fin de conocer cómo están creciendo en ese sitio
en particular.

El paso siguiente al reconocimiento de los síntomas es la detección del agente


causante del daño (en este caso hongos, insectos y/o ácaros), cuando ello es
posible. Muchos agentes patógenos son microscópicos por lo que necesaria-
mente requieren ser estudiados en laboratorio; para ello se colectan las mues-
tras que serán procesadas y estudiadas. La detección e identificación del agente
responsable, el estado de desarrollo en que se encuentra, la estimación de su
abundancia, la extensión y distribución de la enfermedad y/o plaga en el árbol
(por ejemplo: distribución generalizada, dispersa o localizada) son factores que
colaboran con el proceso de formulación del diagnóstico y de las recomenda-
ciones pertinentes. Hay que recordar que tanto los hongos como los insectos
cumplen un ciclo de desarrollo por lo que en las distintas épocas del año se
encuentran diferentes estados del mismo organismo.

2.3 Otros elementos de juicio para el diagnóstico


El conocimiento de las condiciones ambientales tales como temperatura, preci-
pitación, velocidad del viento, etc. resulta de suma utilidad. Los datos climáticos
ayudan a entender el contexto dentro del cual está ocurriendo un determinado
problema; la comprensión de las condiciones climáticas ayuda a determinar por
qué los problemas están ocurriendo, especialmente si ocurrió algún evento
climático inusual. Otros factores que también contribuyen en el análisis para la
elaboración del diagnóstico son las características del sitio de la plantación y los
antecedentes disponibles (especie, edad, origen de la semilla, manejo y tipo de
práctica silvícola realizada).
15

3. Cómo inspeccionar y/o monitorear


una plantación
Cuando se efectúa la inspección de una plan-
tación es necesario abarcar o registrar las dis-
tintas situaciones que se presentan en ella (di-
ferentes ambientes, edades, condiciones de si-
tio, condiciones de manejo, etc.). En cada una
de las situaciones identificadas es convenien-
te seguir siempre un mismo patrón de recorri-
do (por ejemplo, transectos lineales).
Asimismo es recomendable conservar regis-
tros escritos de lo que se encuentra u observa
cada vez que se efectúa una inspección visual.
Este informe debe ser lo más completo posi-
ble e incluir: fecha y hora de la inspección,
especies presentes, especie de planta afectada,
tamaño y posición sociológica en el dosel,
ubicación y condición (extensión) del daño,
estimación de la abundancia, el desarrollo y la
distribución de los organismos causales, y las
condiciones climáticas.

4. Consideraciones finales respecto


de la sanidad
El estado sanitario de una plantación está de-
terminado por la interrelación de tres elemen-
tos: la planta (calidad, procedencia, genética),
el ambiente abiótico (condiciones de sitio, cli-
ma) y el ambiente biótico (Figura 1).

Planta

Ambiente Ambiente
abiótico biótico
Fig. 1: Componentes determinantes del estado sanitario.
16 INTRODUCCIÓN

La elaboración de un diagnóstico no puede


realizarse basándose solamente en la presen-
cia o ausencia de un organismo. Es importan-
te tener en cuenta que su presencia no necesa-
riamente indica que está ocasionando un daño
ni que sea el responsable del síntoma y/o daño
observado en la planta, ya que el nivel de «agre-
sividad» de un organismo depende de las con-
diciones en que está actuando.
Es necesario tener en cuenta que:
• Los síntomas observados pueden tener
su origen en una parte de la planta dis-
tinta de donde se expresan. El ejemplo
más común de ello es la clorosis y el
marchitamiento del follaje que puede
deberse a la presencia de hongos y/o
insectos en las raíces.
• Los síntomas pueden combinarse de-
bido a la acción conjunta de diferentes
factores.
• Síntomas similares pueden ser produ-
cidos por organismos diferentes.
• Un mismo agente puede originar más
de un síntoma.
Así, la elaboración de un diagnóstico a veces
puede resultar en una actividad compleja.

5. Cómo colectar, transportar y preservar


las muestras vegetales, de insectos y de hongos
INSECTOS
Las plantas atacadas por insectos habitual-
mente muestran síntomas, daños y/o signos
producidos por los mismos, pero generalmente
resulta difícil encontrar al agente de daño
17

justo en el momento de la observación (especialmente cuando no se trata de


barrenadores de la madera). Una de las razones es que los insectos tienen mo-
mentos de aparición característicos durante los cuales se reproducen, se alimen-
tan del árbol o se refugian en él, ocasionando los daños que posteriormente
observamos. Ello quiere decir que para poder encontrar los síntomas y/o sig-
nos junto con el organismo responsable debemos estar en el momento justo en
el lugar indicado. Incluso, algunos insectos como los pulgones cumplen ciclos
diarios de actividad, lo cual implica que se podrá encontrar al insecto o no
según sea el momento del día en que se realiza la inspección. En muchas oca-
siones, ciertos «problemas sanitarios» son de baja incidencia en la planta y se
registran sólo en algunas pocas de ellas en la plantación, lo cual dificulta aún
más la tarea de hallar a las larvas o a los adultos.

¿Cómo se capturan a los insectos?


La forma y los elementos de captura dependen del tipo de organismo que se
trate.

Pincel muy fino: se lo emplea para los pulgones, para evitar dañarlos por su
fragilidad.

Succionador o aspirador: es un aparato útil para pulgones y ácaros y para


aquellos insectos pequeños que vuelan al intentar atraparlos, tales como las
polillas.

Pinzas finas (y blandas): se emplean para colectar principalmente los estados


inmaduros que tienen el tegumento blando.

Manos: se emplean directamente en la captura de adultos, siempre tratando de


no dañarlos (recordar que las patas, antenas y alas son las partes que se quiebran
con más frecuencia, ¡y son las más importantes al momento de identificarlos!).
Pértigas (tijeras para cosecha de semillas de mango extensible): son útiles para
alcanzar las partes más altas de la planta.

Navaja: para la búsqueda de insectos barrenadores se debe levantar la corteza


con una navaja o cuchillo afilado y observar la presencia de galerías (con o sin
aserrín) tanto en la parte interna de la corteza como en la madera. En estos
casos suelen encontrarse las larvas y/o adultos dentro de las galerías a los cua-
les se los debe colectar con las pinzas nombradas.
18 INTRODUCCIÓN

¿Qué debe colectarse?


Siempre es necesario tomar muestras del material vegetal aún fresco tal como
hojas, brotes, ramas, fuste, conos, etc. que estén parcialmente afectados. En
aquellas muestras en las que el daño ocurrió hace tiempo o bien cuando el
órgano afectado está muerto, pueden aparecer asociados otros agentes dañinos
que son secundarios y que suceden al insecto que produjo el ataque inicial. En
lo posible la muestra tomada debe contener signos del agente e, idealmente, se
deben colectar varias muestras en un gradiente de menor a mayor cantidad de
daño.
La identificación de las especies, en especial de aquellas que constituyen nuevos
registros, usualmente requiere de la asistencia de especialistas. Ellos necesitan
contar con varios ejemplares adultos; si bien en algunos casos es posible iden-
tificar las especies a través de las larvas, generalmente su determinación no
siempre es certera y obligatoriamente deberán criarse los estados inmaduros
hasta la emergencia de los adultos, o bien intentar colectarlos en el campo.

¿Cómo debe conservarse el material?


Las muestras obtenidas pueden conservarse y enviarse de distintas formas a los
sitios de diagnóstico según el caso que se trate:

Insectos:

a) En frascos con alcohol al 70% con una gota de glicerina para evitar que
queden demasiado rígidos. Esta es la forma más práctica de guardarlos
en el campo, transportarlos al laboratorio e incluso sirve como método
de preservación tanto para los estados inmaduros como para los adultos
que tienen el exoesqueleto duro (escarabajos, avispas, etc.). Este método
no es adecuado para conservar mariposas puesto que pierden las esca-
mas de las alas.
b) En sobres de papel absorbente (por ej. papel de diario) para insectos
delicados y una vez muertos en medios secos (como los frascos letales
que pueden prepararse de manera sencilla). De esta forma deben guar-
darse y enviarse: mariposas, polillas y otros insectos con gran cantidad de
pelos en su cuerpo.
Cómo preparar el frasco letal: se utiliza un frasco de boca ancha y con
suficiente profundidad en cuyo fondo se coloca una capa gruesa de
19

algodón embebido en alcohol, encima se coloca una capa de papel absor-


bente tratando que ésta no se moje. Los insectos capturados se introdu-
cen en el frasco y luego de cierto tiempo mueren. Como el alcohol es
muy volátil hay que agregarle al frasco cuando sea necesario. También
puede utilizarse formol, pero este es un compuesto tóxico y el alcohol
igualmente cumple su función.

Material vegetal:

El follaje, ramas y trozos de madera deben guardarse y enviarse en bol-


sas de papel y de plástico. Primero deben envolverse en papel y luego en
una bolsa plástica que preserve la humedad.
Es indispensable que cada muestra colectada (individuos en frascos o sobres, y
material vegetal en bolsas) sea rotulada indicando la fecha y el lugar de la colec-
ta, la especie forestal, la distribución del daño, los síntomas y signos, estado del
árbol, y la especificación de la parte de la planta y el tejido del árbol de donde
fue extraído el insecto. En caso que sea necesario criar barrenadores de la ma-
dera es recomendable extraer trozas de 50 cm de largo como mínimo, para
introducirlas en las jaulas de cría. Trozas más pequeñas pueden cortarse y guar-
darse en papel para su mejor observación y estudio en el laboratorio.

HONGOS
El síntoma de la enfermedad es el primero en aparecer. Seguidamente debe
realizarse una inspección detallada en busca del signo asociado. La inspección
se inicia en la parte de la planta que presenta el síntoma pero debe extenderse a
toda la planta ya que la afección puede estar localizada en una parte distinta.
Por ejemplo, es común observar principalmente los síntomas en el follaje pero
esto no significa que se trate en todos los casos de una enfermedad foliar, ya
que las enfermedades que afectan los tejidos activos de las raíces y del fuste
también muestran sus síntomas en el follaje de la planta.

¿Cómo se inspecciona un árbol enfermo?


El follaje debe inspeccionarse cuidadosamente en busca de estructuras
reproductivas de hongos (puntos negros o de otro color, hendiduras o rajaduras
en la epidermis). El uso de una lupa es de gran utilidad en estos casos, ya que
algunas estructuras son extremadamente pequeñas. En caso de observarse
20 INTRODUCCIÓN

zonas necrosadas, bandas o manchas de color, o cualquier tipo de alteración del


tejido normal en la hoja, la atención debe concentrarse principalmente en esos
puntos ya que es allí donde probablemente se desarrolle el signo.
El fuste debe inspeccionarse atentamente en busca de síntomas de afectación:
corteza muerta desprendida o no, hendiduras o rajaduras en la corteza, cancros,
agallas o malformaciones y zonas con resinación abundante. Las zonas afecta-
das deben inspeccionarse cuidadosamente en busca de signos. En primer lugar
se examina la corteza y luego, con ayuda de un cuchillo o formón, debe extraer-
se el cambium, el floema y/o la albura para su estudio. Como en el caso del
follaje, se buscan estructuras reproductivas (puntos negros o de otro color, o
fructificaciones de hongos de cualquier tipo), pero también es muy importante
registrar la presencia de micelio (especialmente si tiene forma de abanicos de
color blanco y/o de cordones de color oscuro o negro), de tinciones oscuras en
la madera, de pudriciones y cualquier otro tipo de alteración de la madera.
Las raíces se inspeccionan al nivel del cuello y/o se excava ligeramente para
exponer aquellas que ingresan al fuste. Se debe desprender una pequeña por-
ción de corteza para examinar la vitalidad de los tejidos activos y, en caso de
registrarse mortalidad en los mismos, excavar para extraer porciones afectadas
buscando que éstas incluyan el límite de la afectación (el punto donde se dife-
rencian los tejidos necrosados y los sanos). Se debe registrar la presencia de
estructuras reproductivas (puntos negros o de otro color, o fructificaciones de
hongos de cualquier tipo), de micelio y de tinciones oscuras, pudriciones o
cualquier otro tipo de alteración de la madera.
Muchas veces es difícil encontrar el signo ya que su presencia es estacional y
está relacionada a condiciones climáticas (principalmente humedad). La esta-
ción en la que aparece el signo depende del grupo de hongos que se trate; por
tal motivo es conveniente inspeccionar los ejemplares afectados en distintos
momentos del año (principalmente en otoño, primavera y verano).

¿Cómo se conserva y se transporta?


En caso de registrarse presencia de fructificaciones deben colectarse incluyen-
do parte del tejido vegetal donde se encuentran. El material colectado con pre-
sencia de signos debe conservarse y transportarse de la siguiente manera:
Follaje: herborizar el material en hojas de papel de diario evitando que se
quiebre.
Corteza o madera: si evidencia presencia de signos dejar secar al aire.
21

Cuando no hay presencia de signos pero se observa algún tipo de alteración


que pueda evidenciar la acción de un organismo patógeno (manchas necróticas
en el follaje, presencia de micelio, de tinciones oscuras en la madera, de
pudriciones y cualquier otro tipo de alteración de la madera) el material también
debe colectarse. En estos casos consultar en el lugar donde se realizará el
diagnóstico sobre la mejor manera de conservarlo, ya que puede ser necesario
realizar aislamientos a partir del mismo.

Cuando el tamaño lo permita, es conveniente enviar las plantas afectadas com-


pletas al lugar donde se realizará el diagnóstico.

El envío
Material vegetal: es conveniente conservarlo en heladera y enviarlo rápidamen-
te al lugar donde se realizará el diagnóstico.

• Envuelva los ejemplares en papel madera, de diario o similar. Cubra la


parte aérea en forma separada de las raíces (con papeles diferentes ata-
dos con soga o banda elástica) para que no se contacten durante el trans-
porte.

• Coloque los ejemplares en bolsas de plástico para el envío, evitando así


el secado durante el transporte.

• Disponga el material en cajas de cartón, de madera o similar, evitando


que puedan ser deformadas o apretadas durante el transporte.

Hongos (secados como se indicó previamente), insectos (preparados como se


indicó previamente) o muestras de suelo (en bolsas plásticas bien cerradas)
deben ser incluidas en la caja pero en paquetes separados embalados de forma
tal que no puedan ser deformados o aplastados.

Envíe el material cuanto antes y de forma segura evitando los fines de semana
para asegurar la recepción inmediata. Avise al destinatario el envío realizado.

Es indispensable que cada muestra colectada (tanto los organismos y los signos
como los materiales vegetales) sea rotulada indicando la fecha y el lugar de la
colecta, la especie forestal, la distribución del daño, los síntomas y signos, esta-
do del árbol, en el caso de un organismo especificar, en lo posible, la parte de la
planta y el tejido de donde fue extraído.
22 INTRODUCCIÓN

Adonde recurrir para la realización del diagnóstico


Distintas instituciones entienden en temas de sanidad vegetal y cuentan con
profesionales que pueden realizar diagnósticos de enfermedades y plagas o de-
rivar las consultas a los especialistas correspondientes (Universidades, INTA,
SENASA). Es muy importante que antes de enviar el material se contacte al
profesional que realizará el diagnóstico para acordar con él los detalles de la
recolección y del envío del material.
El Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico (CIEFAP)
cuenta con un servicio de diagnóstico de enfermedades, hongos y suelos deno-
minado «La Clínica Vegetal». El mismo depende del Área de Protección Fores-
tal. Por consultas dirigirse a: Área de Protección Forestal (CIEFAP), Casilla de
Correo 14, 9200 Esquel, Chubut. Tel./Fax. (02945) 453948 ó 450175.

¿Qué información adjuntar al envío?


A continuación se presenta un prototipo de formulario con la información de-
seable, el que debería adjuntarse a la muestra enviada al laboratorio para su
diagnóstico.
23

6. Formulario para el diagnóstico de enfermedades, hongos, plagas,


insectos y suelos CLINICA VEGETAL
Clínica n°..........................
Propietario/Cultivador: ........................................................................................................................ Nombre de la planta: ..............................................................
Dirección: ............................................................................................................................................................ Nombre científico: ......................................................................
C.P.: ............................................................................................................................................................................. Variedad: ................................................................................................
Tel./Fax: ................................................................................................................................................................. Colectado día: ..................................................................................
E-mail: ................................................................................................................................................................... Recibido día: ......................................................................................

Parte enferma Tipo de daño Ubicación del cultivo


hojas mancha en la hoja amarillamiento campo
rama marchitamiento quemado jardín
tallo mancha en la fruta pudrición vivero
raíces cancro consistencia corchosa invernáculo
flores herida tumor/ agalla huerto
frutos tizón perforaciones ‘cama’ o macizo’
brotes tumor distorsión interior
planta entera muerte retrogresiva otro cortina
otro
Tejidos / Plantas: jóvenes maduras crecidas

Distribución del daño Intensidad del daño Patrón de distribución asociado con:
todo el área plantada baja zona baja, húmeda o anegable
plantas aisladas moderada zona alta, seca
plantas agrupadas alta ladera/ declive
plantas dispersas Afectado: 0-30% 30-60% llano
plantas en hilera 60-80% 80-100% área sombreada
¿en otras especies? Aparición: área soleada
gradual exposición al viento?
rápida ninguno
¿cuán rápida?.......................................................
Suelo: drenaje Suelo: tipo Suelo: química
bueno arenoso profundidad de la muestra:...........cms.
moderado arcilloso salinidad: ..............................................
pobre limoso pH: ................................................................
orgánico
mezcla artificial

Productos químicos utilizados (tipo, modo y ritmo de aplicación)


Fertilizantes ........................................................................................................................................................................................................................................................................................
Herbicidas ............................................................................................................................................................................................................................................................................................
Fungicidas ............................................................................................................................................................................................................................................................................................
Insecticidas ........................................................................................................................................................................................................................................................................................
Otros ............................................................................................................................................................................................................................................................................................................
Primeros síntomas (fecha aproximada): ..........................................................................................................................................................................................................
Condiciones del tiempo de la semana inmediata anterior: ........................................................................................................................................................
Para cultivos perennes, ornamentales, arbustivos y árboles
Año de establecimiento: .....................................
Indique la distribución
Presencia de: pavimento construcciones del daño en el árbol
suelo compactado suelo removido
Otras observaciones: ...............................................................................................................................................................................................................................................................
....................................................................................................................................................................................................................................................................................................................
24 INTRODUCCIÓN

1 . Sintomatología observada en el folla-


je ......................................................................................................... 2
1'. Sintomatología observada en otras
partes de la planta ...................................................... 16

2 Deformación del tipo «escoba de bruja»:


proliferación de yemas y acortamiento de
las acículas tomando un aspecto general
arrosetado ............................................................ Ácaros
2’ Sintomatología distinta ...................................... 3

7. Clave de Diagnóstico en base


a la Sintomatología
3 Curvatura y/o muerte de yemas y/o
brotes (puede estar acompañado de de-
formaciones de ramas y fuste) .......................
... Mariposita europea del brote del pino
.......................... Ver también: otros hongos foliares
3’ Sintomatología distinta ................................... 4

4 Defoliación con presencia de daños


(pérdida de tejidos) en las acículas ......... 5
4’ Defoliación, clorosis y/o necrosis foliar
sin presencia de daños en las acículas
.............................................................................................................. 6

5 Acículas con mordeduras laterales o


cortadas transversalmente en forma li-
geramente curva ....................................... Picudos
............. Ver también: Cuncuna y Bicho de cesto
5’ Acículas cortadas transversalmente
de forma recta ...... Hormigas cortadoras
............. Ver también: Cuncuna y Bicho de cesto

6 Clorosis y/o necrosis localizada, muer-


te de ramas completas o de sectores de
la copa ......................................................................................... 7
6’ Clorosis y/o necrosis dispersa, gene-
ralizada o concentrada en la zona inte-
rior e inferior de la copa, nunca restrin-
gida a una rama o sector de la copa ... 10
Clave de Diagnóstico 25

7 Pérdida de corteza por horadamiento 11’ Desprendimiento de la corteza del


desde el exterior del árbol ................................ 8 árbol evidenciando la presencia de ga-
7’ Corteza intacta o desprendiéndose por lerías por debajo. Presencia de perfora-
horadamiento desde el interior del ár- ciones en un caso ............................................................
bol (galerías) ........................................................................ 9 ................................ Barrenadores de la corteza
.......... con albura teñida de color oscuro o
negro ............................................................ Ophiostoma
8 Clorosis o necrosis localizada en las
ramas inferiores y producida por el des-
cortezamiento en la zona de inserción de 12 Necrosis parcial de la acícula afectan-
la rama en el fuste (verticilo) . Roedores do la porción distal de la misma .............. 13
8’ Clorosis o necrosis no exclusivamen- 12’ Clorosis o necrosis afectando la tota-
te en las ramas inferiores. Descorteza- lidad de la acícula ....................................................... 14
miento localizado en el fuste en forma
de bandas longitudinales ................. Ciervos
13 Signo muy inconspicuo asociado a los
estomas .............................................. Cladosporium
9 Clorosis o necrosis localizada en el 13‘ Signo visible en forma de óvalos gris
ápice o en el sector superior de la copa. oscuro tanto en el haz como en el envés
Corteza intacta o desprendiéndose por de la acícula ............................................................................
efecto de galerías subcorticales ................... ....................... Lophodermium canberrianum
.......................... Gorgojo de la corteza del pino
9’ Clorosis o necrosis localizada en dife-
rentes sectores de la copa, no exclusi- 14 Acículas cloróticas de color amarillo
vamente en el ápice. Descortezamiento intenso a verde limón que se despren-
ausente, presencia de gotas y/o chorrea- den con facilidad; en algunos casos con
duras de resina en el fuste, pueden pre- presencia de manchas amarillas con o
sentarse perforaciones en el fuste ............ sin puntos rojos o bandas amarillas. Pre-
..................................... Sirex (Avispa de los pinos) sencia de mielecilla que en algunos ca-
sos se evidencia solamente como un
mayor brillo de las acículas .... Pulgones
10 Clorosis/necrosis generalizada en ................................................................................... Ver también: 15
toda la copa, acículas inicialmente ama- 14’ Mielecilla ausente, presencia de sig-
rillas tornándose luego rojizas .................... 11 nos ................................................................................................. 15
10’ Clorosis, necrosis o defoliación con-
centrada especialmente en la zona inte-
rior e inferior de la copa o en ramillas 15 Acículas tornándose amarillentas y
del exterior de la copa .......................................... 12 luego marrón claro frecuentemente con
bandas transversales rojizas aunque
estas pueden no estar presentes. Signo
11 Presencia de gotas y/o chorreaduras visible como un óvalo amarillo en condi-
de resina en el fuste, pueden presentar- ción húmeda o como dos solapas cerra-
se también perforaciones en el fuste ..... das que le otorgan a la acícula un aspec-
..................................... Sirex (Avispa de los pinos) to labrado en condición seca .............................
................................................................ Falsa banda roja
............ Ver también: otros hongos defoliadores
26 INTRODUCCIÓN

15’ Acículas necróticas de color marrón


claro homogéneo, sin bandas. Signo vi-
sible en forma de óvalos de color gris
oscuro tanto en el haz como en el envés
de la acícula ............................................................................
....................... Lophodermium canberrianum
............ Ver también: otros hongos defoliadores

16 Deformaciones en ramas (torcedu-


ras) y/o fuste (bifurcaciones o fustes
múltiples) ...................................................................................
... Mariposita europea del brote del pino
16‘ Síntomas a nivel del fuste, cuello y/o
raíces .......................................................................................... 17

17 Desprendimiento de la corteza del ár-


bol evidenciando la presencia de gale-
rías por debajo. Presencia de perforacio-
nes en un caso .....................................................................
................................ Barrenadores de la corteza
con albura teñida de color oscuro o ne-
gro .................................................................... Ophiostoma
17’ Sintomatología distinta ............................... 18

18 Perforaciones en el fuste sin presen-


cia de galerías ................................................................. 19
18’ Otro tipo de sintomatología ........................
......................................................... Ciervos y Roedores

19 Sobre árbol en pie, usualmente con


gotas y chorreaduras de resina .....................
..................................... Sirex (Avispa de los pinos)
19’ Sobre árbol apeado ..............................................
.................................................................... Urocerus gigas
8. Insectos y ácaros
Daño en cuello por Hylastes ater y Ophiostoma huntti
30 ORGANISMOS SUCCIONADORES DE SAVIA

Pulgón de las acículas


Eulachnus sp. del Guercio
Orden Hemiptera. Familia Aphididae

Descripción del agente: los organismos de


este género son de cuerpo alargado de 1,4-
3,2 mm de longitud. Su coloración varía des-
de verde oliva a pardo o azul grisáceo a causa
de la cera que cubre el cuerpo. Presentan sifo-
nes cortos en forma de poros, el ápice del ros-
tro es corto y romo.
Síntomas y daño: clorosis en la parte infe-
rior e interna del árbol que es el sitio donde se
ubican preferentemente estos áfidos. En plan-
tas que albergan gran cantidad de pulgones la
clorosis es generalizada en toda la planta. Las
acículas se tornan de color amarillo-verde
limón muy intenso que con el tiempo se va
Síntoma en la planta

Detalle del síntoma en acículas Clorosis en rama


Pulgón de las acículas I Eulachnus sp. 31

aclarando a medida que se seca la acícula hasta que se produce su caída prema-
tura. Las acículas cloróticas se desprenden con facilidad. Con mayor detalle se
observan manchas circulares amarillas con un punto rojo (necrosis) en la zona
del centro que es el sitio donde el organismo inserta su estilete para succionar la
savia. Son defoliadores cuando las poblaciones alcanzan elevados niveles
poblacionales y pueden ocasionar una reducción del desarrollo, en especial en
los pinos jóvenes (Delfino y Binazzi 2002). En las plantaciones de Patagonia no
se han registrado defoliaciones importantes que puedan atribuirse a este agente,
solo la caída prematura de parte de las acículas comprometidas.
Signos: colonias, formadas por organismos alados y sin alas, ubicadas sobre las
acículas y en algunos casos también sobre la corteza de ramitas jóvenes. Las
acículas presentan brillo debido a la mielecilla producida por los pulgones.
Distribución e importancia: estos organismos se han detectado en toda la
zona sobre P. radiata, P. contorta, P. ponderosa y P. mugo. Los individuos se obser-
varon con distintos grados de abundancia durante toda la estación de creci-
miento de las plantas. La incidencia en general fue media (30% a 60% de la
copa) a baja (< 30%). En la región andino patagónica, específicamente en El
Bolsón, existen dos especies registradas hasta el momento: Eulachnus rileyi y
Eulachnus tauricus (Delfino y Binazzi 2002).
Observaciones: es un género específico de coníferas del género Pinus y uno
de los áfidos más comunes en las plantaciones de la región. Son organismos
que tienen una sola planta como hospedante y su ciclo de vida está supeditado
al clima (con reproducción sexual y partenogenética o con reproducción
partenogenética solamente). La mayor parte de las especies son oligófagas, es
decir que se alimentan de varias especies del género Pinus aunque se han obser-
vado algunas especies que se alimentan sólo de una sola. No forman verdade-
ras colonias, cuando son molestados escapan rápidamente del sitio disturbado,
son muy activos y difíciles de capturar. Es habitual que alcancen altas densida-
des de población. En las plantaciones de Patagonia se han observado dos picos
poblacionales: uno en primavera y otro hacia fines de verano y principios del
otoño.
Control: este agente se considera de importancia económica secundaria por lo
que no se reportan acciones de manejo para su control.
32 ORGANISMOS SUCCIONADORES DE SAVIA

Pulgón del pino


Cinara sp. Curtis
Orden Hemiptera. Familia Aphididae

Descripción del agente: corresponde a los


pulgones de mayor tamaño. Miden entre 1,5-
6 mm de largo, su coloración varía entre ma-
rrón y negro, y el cuerpo se halla densamente
cubierto por pelos largos y robustos con sifo-
nes pilosos con forma de conos cortos. La forma y
el aspecto del cuerpo semeja una araña.
Síntomas y daño: clorosis en las acículas de
las ramas afectadas. El follaje se torna de un
color amarillo intenso y luego se produce el
amarronamiento y caída prematura de las
acículas. El daño consiste en el debilitamien-
to, necrosis y desecamiento de las ramas in-
festadas. En plantas de 2-3 años de edad pue-
den producir malformaciones en el ápice con
pérdida de la dominancia apical, brotaciones
secundarias y ocasionalmente enrulado de
acículas. Hasta el momento en la región no se
han registrado daños de esta naturaleza que
puedan atribuirse a este agente.
Signos: colonias que se ubican en la corteza
de las ramas y brotes, son difíciles de encon-
trar debido a su coloración oscura. A menudo
pueden detectarse buscando las hormigas o
abejas que se alimentan de la mielecilla pro-
ducida por los pulgones.
Pulgón del pino I Cinara sp. 33

Distribución e importancia: se encontraron colonias asociadas con P. ponderosa


en Andacollo, (Neuquén), con P. contorta y P. radiata en El Coigue y Esquel
respectivamente (Chubut). La incidencia fue muy baja (< 10% de la copa). Para
la zona hay una sola especie reportada en El Bolsón: Cinara maritimae, asociada
con Pinus sp. (Delfino y Binazzi 2002).
Observaciones: en este género se incluyen las especies de mayor importancia
forestal. Habitan solamente sobre coníferas pináceas y cupresáceas y carecen de
plantas huéspedes alternativas. Estos pulgones se alimentan generalmente de
diferentes especies de plantas que pertenecen a un mismo género o bien algu-
nas especies se alimentan de una sola especie de planta. Es posible hallar colo-
nias en las raíces de las plantas y en este caso muy raramente se alimentan en las
acículas. La hibernación ocurre habitualmente en el estado de huevo; los mis-
mos eclosionan en primavera y originan las hembras fundadoras, que son
vivíparas y ápteras. A medida que progresa la estación aumenta la cantidad de
vivíparas asexuales aladas (en relación con las ápteras) las que pueden disper-
sarse hacia otras plantas. Algunas especies pueden pasar el verano sobre las
raíces y otras lo hacen sobre las partes aéreas de la planta pero conforman
colonias aisladas y poco densas. En el otoño se producen las reproductoras
aladas, éstas copulan y depositan los huevos hibernantes. Las colonias alcanzan
su máxima densidad poblacional en primavera. Las especies de Cinara a menu-
do son atendidas por hormigas, las cuales utilizan la mielecilla que ellas produ-
cen. De hecho existen evidencias que muchas especies no pueden sobrevivir sin
esta asociación, e incluso las hormigas los protegen de sus predadores.
Control: no están disponibles métodos de control para plantaciones. En ciertas
situaciones es posible aplicar control químico con insecticidas sistémicos. Para
algunas especies de Cinara está en desarrollo el control biológico con parasitoides,
además se han reportado coleópteros coccinélidos predadores. Se recomiendan
principalmente medidas silvícolas (poda y raleo) que favorezcan la aireación e
ingreso de luz solar en las plantaciones.
34 ORGANISMOS SUCCIONADORES DE SAVIA

Pulgón lanígero
Fam. Adelgidae
Orden Hemiptera

Síntoma y signo de adélgidos en acículas

Descripción del agente: estos organismos


se detectan fácilmente por la presencia de un
material blanco parecido a la lana o al algo-
dón que cubre las ramas de la planta y es pro-
ducido por los pulgones que viven debajo de
él. Son de tamaño pequeño, con o sin alas.
Cuando las alas están presentes son claras y
de textura similar. Las alas anteriores son siem-
pre más largas que las posteriores. Carecen de
cornículos en el abdomen.
Síntomas y daño: clorosis en las ramitas afec-
tadas y desprendimiento de las acículas. Cuan-
do el ataque es intenso y reiterado pueden pro-
ducir disminución del crecimiento e incluso
es posible que se produzca el acortamiento de
las acículas de los brotes infestados (Billings
et. al 1971, De Ferari Fontecilla y Ramírez
Grez 1998). Si el ataque ocurre en el ápice de
la planta pueden ocasionar deformaciones (De
Ferari Fontecilla y Ramírez Grez 1998).
Signos: presencia de lana en brotes y ramas.

Adélgidos en brote
Pulgón lanígero I Fam. Adelgidae 35

Distribución e importancia: se detectó en las provincias de Neuquén, Río


Negro y Chubut pero resultó poco frecuente y la incidencia muy baja (< 10%
de la copa).
Observaciones: este grupo de organismos está estrechamente relacionado con
los áfidos pero se diferencian de ellos en que se alimentan solamente en las
coníferas. Normalmente viven en la base de las acículas, brotes y ramitas (prin-
cipalmente en el extremo), pero cuando las plantas son severamente atacadas
las colonias se encuentran en ramas, fustes e incluso raíces. El ciclo biológico es
sumamente complejo alternando, en algunos casos, las generaciones sexuales y
las asexuales. El ciclo de vida completo involucra dos hospedantes de diferen-
tes géneros botánicos. Muchas veces el ciclo de vida es incompleto y está res-
tringido a un género de conífera, tal como se reporta para Chile. En este país
está registrado Pineus borneri asociado con Pinus sp. (Billings et. al 1971).
Control: no se reportan tácticas de manejo para su control.

Adélgidos en brote
36 ORGANISMOS SUCCIONADORES DE SAVIA

Ácaros
Fam. Eryophyidae
Clase Arachnida. Orden Acarina

Descripción del agente: los eriófidos son


organismos muy pequeños -de hasta 0,4mm
de longitud- translúcidos, de cuerpo alargado
y de movimientos lentos. Como particularida-
des morfológicas se destaca la falta del 3º y 4º
par de patas, que permite distinguirlos rápida-
mente de otras familias. Estas patas están di-
rigidas hacia adelante y son cortas. Debido a
su tamaño son muy difíciles de detectar a ojo
desnudo y generalmente se los encuentra cuan-
do el síntoma o daño se encuentra en estado
avanzado.
Síntomas y daño: el síntoma es la denomi-
nada «escoba de brujas» que consiste en una
gran proliferación de yemas, que en el intento
por elongar forman una masa de acículas cor-
tas -que no superan 1 cm de longitud- con
aspecto de roseta. Esta roseta es conspicua de
forma algo esférica cuyo tamaño es variable.
Ocasionan alteraciones en el crecimiento de
las plantas.
Signos: presencia de exuvias y seda.

Escoba de brujas
Ácaros I Fam. Eryophyidae 37

Distribución e importancia: se registraron dos casos: uno en P. contorta y otro


en P. radiata (en Neuquén y Chubut respectivamente). Cabe mencionar que el
peso propio de la escoba de brujas puede ocasionar el quiebre de las ramas. Se
hallaron pocos organismos asociados a la escoba pero abundante cantidad de la
tela producida por ellos y sus exuvias.
Observaciones: conjuntamente con los tetraníquidos (arañuelas) son los ácaros
fitófagos de mayor importancia. Debido a su alta capacidad de reproducción
son capaces de alcanzar altas densidades de población en períodos de tiempo
relativamente cortos. Gran parte de las especies tienen la particularidad de in-
ducir la formación de agallas en determinados órganos de la planta, las que son
características de las especies en las que son producidas (Schwenke 1972, Johnson
y Lyon 1994). Tal como ocurre con otros organismos formadores de agallas los
ácaros eriófidos están estrechamente relacionados con una determinada especie
de hospedante o bien con especies diferentes del mismo género.
Control: en general se conoce muy poco acerca de estos organismos y no se
reportan acciones de control.

Aspecto de un ácaro eriófido


38 ORGANISMOS DEFOLIADORES

Hormigas cortadoras
Acromyrmex lobicornis (Emery)
Orden Hymenoptera. Fam. Formicidae

Descripción del agente: organismos de co-


lor castaño rojizo ennegrecido. Las antenas
poseen un lóbulo en la base y el tórax posee
en el dorso al menos 4 pares de espinas, ca-
racterística que diferencia al género de otras
hormigas cortadoras.
Síntomas y daño: pérdida de acículas, acículas
cortadas tanto en plantines como en árboles
jóvenes, también es posible observar hojas caí-
das en el suelo (acículas del año y las más vie-
jas). Las acículas son cortadas en la base cerca
de la vaina del braquiblasto o bien a distintas
alturas aunque no parece ocurrir en la parte
distal de la acícula. El primer signo de la
defoliación es una especie de premarcado o
Muerte de plantin causada por «troquelado» por donde luego se producirá el
A. lobicornis
corte de la acícula. Los daños son el resultado
de la poda que efectúan para transportar los
fragmentos vegetales que necesitan para man-
tener la honguera. Pueden ocasionar la muer-
te de plantines.
Signos: hormigueros en el suelo.

Detalle de la defoliación de
A. lobicornis en acículas
Hormigas cortadoras I Acromyrmex lobicornis 39

Distribución e importancia: este agente se registró en un solo sitio en la


localidad de Junín de Los Andes (Neuquén). El ataque se observó en plantines
de P. jeffreyi a los que ocasionó la muerte. También se observó en P. contorta entre
12-15 años y regeneración natural de P. ponderosa entre 4-5 años con incidencia
baja (< 30% ). En Argentina esta especie se extiende desde el norte del país
hasta los 44º L.S. (Farji y Ruggiero 1994).
Observaciones: esta especie habita en lugares abiertos preferentemente secos
y áridos. Se las denomina hormigas cortadoras de hojas precisamente porque
sus obreras cortan hojas de vegetales en trozos pequeños. Estas hormigas cons-
truyen sus nidos debajo de la superficie del suelo donde cultivan un hongo que
les sirve de alimento, y al cual crían mediante un sustrato que preparan con los
fragmentos de las plantas que cortan y que acarrean al hormiguero. Sus nidos
son fácilmente identificables porque forman un montículo de tierra floja y pa-
litos sueltos relativamente grande y con pocas bocas.
Control: principalmente químico con cebos e insecticidas de contacto, no están
disponibles medidas de control alternativas. Entre los predadores existen aves y
coleópteros.

Defoliación causada por A. lobicornis

Hormiguero de A. lobicornis

Detalle de la defoliación de A. lobicornis en brote


40 ORGANISMOS DEFOLIADORES

Cuncuna
Ormiscodes sp.
Orden Lepidoptera. Fam. Saturniidae

Larva de Ormiscodes sp.

Descripción del agente: los adultos de este


género son de gran tamaño, de color castaño
claro a castaño rojizo con manchas blanque-
cinas. Los machos miden entre 22-30 mm de
largo y entre 60-80 mm de expansión alar,
mientras que las hembras miden entre 25-40
mm de largo y 66-95 mm de expansión alar.
Las larvas también son de gran tamaño, de
color negro con líneas transversales y
longitudinales amarillas. Su cuerpo está cubier-
to de pelos urticantes ramificados.
Síntomas y daño: decoloración de la copa y
defoliación. La porción basal de las acículas
no es consumida por las larvas. Las larvas ini-
cian su alimentación en los ápices de las ra-
mas y consumen las acículas nuevas, luego
avanzan hacia el fuste consumiendo todas las
acículas a su paso. La defoliación severa com-
promete el crecimiento de la planta.
Signos: presencia de larvas en acículas, ramas
y/o fustes, huevos de consistencia dura
(quitinizados) color café oscuro en forma de
barril ubicados en las ramas o en el fuste.
Cuncuna I Ormiscodes sp. 41

Distribución e importancia: este género fue registrado en un solo sitio ubica-


do en la localidad de Corcovado (Chubut), donde se encontraron larvas descen-
diendo por el fuste de P. contorta pero no se observó la defoliación característica.
Las poblaciones de estos organismos se caracterizan por estallar en picos de
alta densidad cada períodos regulares de tiempo que oscilan entre 5-7 años. Por
este motivo no se consideran de importancia como agentes causales de la muer-
te de las plantas. Sin embargo las reducciones en el crecimiento son importan-
tes; en Nothofagus pumilio (lenga) se han determinado reducciones de hasta el
80% con respecto al año precedente (Morales y Villalba 2004). En Chile cons-
tituye uno de los insectos nativos que gradualmente se ha ido adaptando y
adecuando su hábito alimenticio para consumir acículas de pino, manifestando
una alternancia de hospedantes entre bosque nativo y exótico (Cerda 1984).
Observaciones: la identificación de la especie no fue posible puesto que sola-
mente pudieron recolectarse larvas y no se dispone de los adultos para su deter-
minación. El género está representado por varias especies siendo Ormiscodes
cinnamomea la que más se destaca por los altos niveles poblacionales que alcanza
y la frecuencia de aparición. Se trata de un género de defoliadores de especies
nativas y de Pinus sp. Es polífago pues se alimenta de diversas plantas hospedantes
pertenecientes a diferentes géneros, especialmente Nothofagus sp. Su ciclo de
vida es anual y la hibernación ocurre en el estado de huevo. Éstos son deposi-
tados como anillos alrededor de las ramillas o en placas sobre el fuste. La pupación
ocurre en el suelo -en la base del hospedante- entre la hojarasca o bien las pupas
se entierran a unos 6 cm de profundidad aproximadamente.
Control: no se reportan tácticas de manejo para su control dado el comporta-
miento de sus poblaciones. Existen enemigos naturales efectivos que regulan
sus poblaciones. En caso de ser necesario, especialmente por problemas alérgicos
ocasionados por las larvas, es posible aplicar insecticidas de contacto.
42 ORGANISMOS DEFOLIADORES

Bicho de cesto
Fam. Psychidae

Foto L. Contardi
Pupa de Psychidae

Descripción del agente: los insectos de esta


familia se caracterizan por pasar todo su esta-
do larval en un capullo de seda muy resistente
que externamente está cubierto por acículas.
Los machos en relación con las hembras es-
tán altamente especializados, poseen dos pa-
res de alas transparentes revestidas de pelos y
escamas imperfectas casi sin marcas. Los
palpos labiales son cortos y las antenas
bipectinadas. Las hembras carecen de alas,
muestran diferentes grados de degeneración
(en algunos casos extremos no tienen antenas,
piezas bucales ni patas) y pasan toda su vida
en el interior del capullo larvario.
Síntomas y daño: defoliación. La magnitud
de la defoliación es variable, puede pasar desa-
percibida cuando la densidad de población es
baja o ser severa cuando compromete el folla-
je del año e incluso el de toda la planta.
Signos: presencia de capullos de seda de co-
lor grisáceo que cuelgan de las ramillas o es-
tán adheridos al fuste.

Capullo de Psychidae en brote


Bicho de cesto I Fam. Psychidae 43

Distribución e importancia: se cuenta con dos registros, uno sobre P. radiata


en la localidad de Trevelin (Chubut) y otro sobre P. contorta provocando
defoliación total en Huingan-co (Neuquén). En Chile se encuentra Tanatopsyche
chilensis, una especie nativa también presente en la región patagónica de Argen-
tina, que es defoliadora de la vegetación nativa, árboles ornamentales e incluso
árboles del género Pinus. En las plantaciones es un insecto ocasional (Baldini y
Villa 1992); los ataques masivos son poco frecuentes pero se han reportado
casos de defoliaciones intensas (De Ferari Fontecilla y Ramírez Grez 1998).
Observaciones: la identificación de la especie no fue posible puesto que sola-
mente se recolectaron los capullos de seda vacíos y pupas pero no se obtuvie-
ron adultos para su determinación. Este grupo de lepidópteros se caracteriza
porque prácticamente todo el ciclo de vida transcurre dentro del capullo. Los
huevos son depositados dentro del mismo, las larvas recién eclosionadas aban-
donan el capullo de su progenitor y comienzan a alimentarse al tiempo que
forman el estuche. El estuche se alarga a medida que progresa el desarrollo
larvario y es transportado al desplazarse por las plantas. En el extremo de la
bolsa la larva deja una abertura que le permite asomar el cuerpo para alimentar-
se y trasladarse. La pupación también sucede en el interior del capullo, el cual
queda colgado de la planta atacada. La cópula ocurre por irrupción del macho
en el interior del capullo. Las larvas se alimentan durante la primavera y el
verano.
Control: dada su escasa importancia no ha sido necesario desarrollar acciones
de manejo. Se reportan numerosos enemigos naturales que regulan a las pobla-
ciones.
Foto L. Contardi

Capullos en fuste
44 ORGANISMOS DEFOLIADORES

Capacho gris del pino


Cyphometopus marmoratus
(Blanchard)
Orden Coleoptera. Fam. Curculionidae

Descripción del agente: es un insecto pe-


queño, de aproximadamente 6 mm de largo,
cuerpo cubierto de escamas grises y algunas
negras. La cabeza está parcialmente hundida
en el borde anterior del tórax. Los élitros a
partir del tercio posterior se inclinan brusca-
mente hacia abajo conformando una punta
suave. Sobre el dorso presenta siete surcos
longitudinales poco marcados. Se trata de una
especie incapaz de volar porque tienen los
élitros soldados en la línea central.
Síntomas y daño: son producidos por los
adultos, que ocasionan mordeduras semicir-
culares desde el margen de las acículas nue-
vas hacia el centro de las mismas. Se observan
acículas consumidas, defoliación, principal-
mente en ramas inferiores y gotitas de resina
donde se produjo la lesión. Acículas, yemas y
ramas afectadas secas.
Signos: adultos en las acículas aunque se con-
funden bastante entre el follaje.

Defoliación causada por


C. marmoratus
Capacho gris del pino I Cyphometopus marmoratus 45

Distribución e importancia : se lo encontró asociado tanto con P. ponderosa


como con P. radiata. Los adultos se colectaron en un solo sitio en Esquel (Chubut);
sin embargo los síntomas, de incidencia baja a muy baja, se registraron regular-
mente en toda la zona pero no pueden atribuirse a ninguna de las dos especies
de curculiónidos defoliadores identificadas. Con alto grado de certidumbre se
puede afirmar que los ejemplares colectados en Huingan-co (Neuquén), co-
rresponden a la misma especie. En este último caso la abundancia e incidencia
del insecto fue mayor, encontrándose yemas y ramas completas muertas. En
Chile se cita como hospederos a la vegetación nativa y al pino radiata pero se
considera que aún no logra establecerse definitivamente en esta especie de pino
(Artigas 1998).
Observaciones: los huevos se ubican en hilera sobre las acículas verdes y son
de color negro, una sustancia gelatinosa adhiere varias acículas y de esta manera
los huevos quedan envueltos y protegidos. Las larvas están activas durante el
invierno, la primavera y el verano. Los adultos emergen en otoño donde se los
encuentra en las acículas. Cuando son molestados se dejan caer al suelo rápida-
mente.
Control: no se conocen acciones de control para la especie.

Brote muerto por C. marmoratus


46 ORGANISMOS DEFOLIADORES

Gusano de la raíz de la alfalfa


Naupactus ruizi (Brèthes)
Orden Coleoptera. Fam. Curculionidae

Descripción del agente: los adultos miden


entre 8.5-10 mm de longitud. Su cuerpo es de
forma ovalada y está cubierto de escamas gri-
ses al igual que las patas. En las partes donde
las escamas están raleadas o ausentes se apre-
cia el color del tegumento formando manchas
negras brillantes. La cabeza es larga y dirigida
hacia abajo en ángulo recto, cubierta de esca-
mas blancas dispersas. Los élitros están cu-
biertos de escamas grises y doradas. En la lí-
nea medio dorsal predominan las escamas gri-
ses formando una línea ancha y clara.
Síntomas y daño: son producidos –como en
el caso del capacho gris del pino-, por los adul-
tos que ocasionan una o varias mordeduras
en el borde de las acículas del año y de las más
viejas. Cuando la mordedura compromete a
gran parte de la acícula, ésta se seca en la par-
te distal por la falta de traslocación de
nutrientes y luego se quiebra en esta zona de
debilidad. Se observan acículas consumidas,
defoliación generalizada en las plantas peque-
ñas (5-6 años) y en las ramas de la parte me-
dia-inferior de la copa en las plantas más gran-
des (15 años aproximadamente). Las gotitas
de resina se observan donde se produjo la le-
sión.
Gusano de la raíz de la alfalfa I Naupactus ruizi 47

Signos: adultos en las acículas difíciles de detectar entre el follaje.


Distribución e importancia: éste es el primer registro de la especie sobre
Pinus sp. Los hospedantes habituales son alfalfa, papa y vid (Artigas 1998). Las
larvas horadan las raíces y los adultos se alimentan de las hojas, tallos y brotes.
Ocasionalmente los adultos consumen raíces. Este tipo de síntomas y daño se
observó de manera frecuente en todo el área de estudio. La incidencia en gene-
ral fue muy baja (< 10% de la planta afectada) y baja en algunos sitios (<30%).
Los adultos de esta especie se encontraron asociados con P. ponderosa y sólo se
colectaron en un sitio en la localidad de Corcovado (Chubut). En la mayoría de
los lugares se registraron solo los síntomas, por lo que no se los puede atribuir
a ninguna de las dos especies de curculiónidos defoliadores registradas.
Observaciones: las hembras depositan sus huevos en sitios protegidos. Cuan-
do las larvas eclosionan se entierran y buscan las raicillas de las plantas huésped
de las que se alimentan. La pupación también ocurre en el suelo en una celda de
tierra endurecida. Los adultos emergen durante el verano y viven aproximada-
mente entre 1-3 meses. El ciclo biológico está determinado en gran parte por la
vegetación circundante a los cultivos, pues ofrece huéspedes alternativos.

Acículas consumidas por N. ruizi


48 ORGANISMOS BARRENADORES de la corteza

Escarabajo de la corteza
Hylastes ater Paykull

Foto A. Baldini
Orden Coleoptera. Fam. Curculionidae.
Subfam. Scolytinae

Descripción del agente: adultos de cuerpo


cilíndrico, sin pelos, de color negro (excepto
las antenas y parte terminal de las patas que
son de color café rojizo), entre 4-5 mm de lon-
gitud y 1.4 mm de ancho. Las larvas son
ápodas, blancas, opacas y cilíndricas.
Síntomas y daño: decoloración del follaje
(amarillento que luego se torna amarronado),
yemas muertas, anillamiento a nivel del cuello
de la raíz producido por las galerías del insec-
to y muerte de la planta en pie.
Signos: galerías numerosas bajo la corteza en
la raíz y a nivel del cuello, aserrín de color
Planta muerta por H. ater y
Leptographium sp. café rojizo. Presencia de larvas, pupas y adul-
tos en las galerías.
Distribución e importancia: esta especie fue
registrada solamente en dos árboles de P.
ponderosa y distantes entre sí, de 12 años de
edad en una plantación en Aluminé (Neuquén).
Este organismo se encontró asociado a
Ophiostoma huntti, un hongo que produce la
tinción negra de la madera, en dos árboles que
presentaban anillamiento a nivel de cuello oca-
sionado por las galerías del coleóptero. Hylastes
ater actúa como vector del hongo que puede
Larvas de H. ater (6,5 X) ser patógeno o no. Si bien algunas especies de
Escarabajo de la corteza I Hylastes ater 49

hongos son altamente patógenas y causantes primarios de enfermedades otras


actúan solamente como agentes secundarios pudiendo colonizar el árbol una
vez que ha sido debilitado por la acción de los coleópteros barrenadores. En
otros casos ambos (coleópteros y hongo) tienen acción secundaria, colonizando
árboles previamente debilitados por otras causas. En este caso particular no se
puede conocer con seguridad la causa de la muerte de las plantas, pues es nece-
sario identificar la especie de patógeno y realizar luego ensayos de patogenicidad.
No obstante, se han reportado casos de mortalidad de plantas debido a la ac-
ción combinada de ambos agentes. El daño más importante que se ha reporta-
do para esta especie es la muerte de plántulas en vivero y plantas recién estable-
cidas en terreno, debido al barrenado del cuello (De Ferari Fontecilla y Ramírez
Grez 1998).
Observaciones: el inicio del ataque lo efectúan ambos sexos que construyen
una galería en la corteza (de aproximadamente 1 m de longitud) hasta llegar al
cambium; al final de ella se ubica la cámara nupcial donde se produce la cópula.
La hembra deposita los huevos en la cámara y el macho expulsa el aserrín hacia
el exterior.
Control: mecánico mediante la eliminación de las plantas afectadas (raleo sani-
tario). El manejo silvícola debe promover plantas vigorosas y evitar el debilita-
miento de las mismas. El material de desecho de podas y raleos debe ser descor-
tezado para eliminarlo como sitios de cría y prevenir el ataque.

Larva y pupa de H. ater (6,5 X) Galería con aserrín producida por H. Ater
50 ORGANISMOS BARRENADORES de la corteza

Gorgojo de la corteza del pino


Pissodes castaneus De Geer
Orden Coleoptera. Fam. Curculionidae

Descripción del agente: adultos de color par-


do rojizo, entre 6-9 mm de longitud. La cabe-
za se prolonga en una especie de trompa, en
cuya porción media se insertan las antenas
geniculadas.
En los élitros poseen cuatro manchas trans-
versales de color amarillento (ubicadas dos
adelante y dos atrás, formadas por escamas).
Muerte de ápices por el ataque de P. castaneus Las manchas posteriores son de mayor tama-
ño que las anteriores.
Síntomas y daño: ramas altas con acículas
de color amarillo rojizo, gotas de resina en la
corteza, muerte progresiva de la planta desde
arriba hacia abajo. Las larvas se alimentan del
cambium y del floema, donde horadan gale-
rías descendentes que alcanzan incluso el cue-
llo de la raíz y anillan la planta. En las plantas
Ladera afectada por P. castaneus jóvenes estas galerías se ubican preferentemen-
te en la parte inferior y cuando el ataque es
muy intenso adquieren forma estrellada
(Schwenke 1974).
Signos: cámaras pupales debajo de la corteza
cubiertas por virutas de madera.

Pupa de P. castaneus en cámara pupal


Gorgojo de la corteza del pino I Pissodes castaneus 51

Distribución e importancia: registrada en plantaciones de Neuquén, Río Negro


y Chubut, es una de las plagas de detección más reciente en la región (Fontana
et al. 2006, Gomez 2008). En Río Negro estaría presente desde hace varios
años (Villacide comunicación personal). Este gorgojo ha adquirido mayor im-
portancia desde 2007, puesto que en algunas forestaciones la situación sanitaria
se ha agravado. Aparentemente las condiciones climáticas (sequía) y los suelos
malos juegan un rol fundamental en el incremento de los daños ocasionados.
Es necesario profundizar los estudios para asignar el estatus sanitario corres-
pondiente en Patagonia.
Observaciones: los adultos se alimentan para alcanzar la maduración sexual,
consumen la corteza y horadan orificios hasta llegar a la savia introduciendo su
trompa hasta la altura de los ojos compuestos. También se alimentan de yemas
y brotes jóvenes hasta que alcanzan la madurez. Esta especie es capaz de desa-
rrollarse en plantas apeadas, ramas de escaso diámetro y leña. (Schwenke 1974).
Puede comportarse como insecto primario (especialmente en plantas con pro-
blemas de crecimiento en suelos pobres) o secundario (Schwenke 1974, Romanyk
y Cadahia 2003). No se conoce bien el ciclo de vida en la región.
Control: la información de base disponible es escasa. Se utiliza el control me-
cánico mediante la eliminación y quema de plantas afectadas. Se pueden utilizar
trozas trampa (ramas y trozas con corteza) para atraer a las hembras para oviponer
y luego proceder a su extracción y quema, como así también se pueden instalar
trampas de hibernación procediendo luego de la misma manera. Es recomen-
dable entonces la eliminación de los restos de podas y raleos porque constitu-
yen sitios de oviposición y refugio para los adultos. El descortezado de las
trozas impide que sean atacadas por este gorgojo. El manejo silvícola siempre
debe promover el crecimiento de árboles vigorosos como método preventivo.

Cámaras pupales de P. castaneus Galería de los primeros estadíos larvales de


P. castaneus
52 ORGANISMOS BARRENADORES de la corteza

Picudo o gorgojo
Rhyephenes maillei
(Gay & Solier)
Orden Coleoptera. Fam. Curculionidae

Descripción del agente: los adultos se re-


conocen fácilmente por su color negro y su
aspecto singular que semeja a una araña. La
longitud del cuerpo es muy variable oscilando
entre 6- 15 mm. Las patas son largas y la ca-
beza se prolonga en una especie de trompa
donde se encuentra el aparato bucal mastica-
dor. El protórax es ligeramente globoso con
gran cantidad de punteaduras. Los machos tie-
nen el rostro con tubérculos en el dorso y los
laterales, mientras que las hembras tienen el
rostro con punteaduras pequeñas. Son inca-
paces de volar puesto que sus élitros están
soldados, limitando así su capacidad de dis-
persión. Las larvas son ápodas, blancas, ro-
bustas y algo curvadas, y alcanzan hasta 2 cm
de largo. La cápsula cefálica es de color casta-
ño y las piezas bucales negras.
Síntomas y daño: desprendimiento de la cor-
teza. Es un insecto secundario que ataca ár-
boles debilitados o estresados por competen-
cia, déficit hídrico o de nutrientes, daños me-
cánicos, fuego o previamente atacados por
otros insectos. Las plantas recién apeadas o
los residuos de los raleos también pueden ser
atacados (Billings y Holsten 1969). En los ár-
boles excesivamente perforados se acelera el
Picudo o gorgojo I Rhyephenes maillei 53

ingreso de organismos descomponedores de la madera. No es capaz de produ-


cir la muerte de las plantas que ataca.
Signos: galerías bajo la corteza con aserrín bien compactado, cámaras pupales
con aserrín fibroso, perforaciones circulares de emergencia de los adultos entre
4.5-6.5 mm de diámetro.
Distribución e importancia: se trata de un género nativo de Argentina y Chi-
le. Esta especie fue registrada en plantaciones de P. radiata y P. ponderosa del
noroeste de la provincia de Chubut, asociado con árboles previamente debilita-
dos y/o muertos por Sirex noctilio. Atacan tanto árboles nativos (Nothofagus spp.,
Maitenus boaria) como exóticos (P. radiata, P. ponderosa, Salix spp.).
Observaciones: las hembras copulan e introducen los huevos entre las grietas
de la madera. Las larvas horadan galerías subcorticales en las que el aserrín se
encuentra compactado; antes de pupar construyen una cámara pupal que cie-
rran con fibras de aserrín.
Control: no existen medidas de control disponibles, su importancia es secun-
daria. La eliminación de los residuos de poda y raleo previene el ataque del
insecto.

Galerías de R. maillei
54 ORGANISMOS BARRENADORES de yemas y brotes

Mariposita europea del brote


del pino
Rhyacionia buoliana
(Den. et Schiff.)
Orden Lepidoptera. Fam. Tortricidae

Descripción del agente: mariposas peque-


ñas -con el aspecto de polillas- que miden en-
tre 8-11 mm de longitud y entre 18-23 mm de
expansión alar. La cabeza, el tórax y las patas
son de color crema tornándose más oscura la
coloración en el abdomen. Las antenas son
filiformes y el aparato bucal está poco desa-
rrollado. El primer par de alas es de color ro-
jizo con líneas transversales irregulares pla-
teadas. El segundo par de alas es de color gris
pardo con una franja más clara en su borde.
Las larvas miden entre 1,5-20 mm de longi-
tud; son de color pardo amarillento que se va
oscureciendo a medida que transcurre su de-
Bifurcación en fuste producida por
sarrollo hasta alcanzar un color castaño oscu-
R. buoliana ro. La cabeza es negra al igual que el escudete
torácico.

Yema horadada y curvada con refugio larval Pupa de R. buoliana


Mariposita europea del brote del pino I Rhyacionia buoliana 55

Síntomas y daño: los síntomas incipientes consisten en el amarillamiento de la


base de las acículas donde se alimentan las larvas seguido del secamiento y
muerte de las acículas afectadas. Gotitas o grumos de resina se observan cuan-
do las larvas penetran en el interior de las yemas durante el verano. Los brotes
curvados en forma de gancho se observan cuando se produce la elongación de
las yemas y brotes produciéndose luego su amarillamiento y enrojecimiento
hasta que ocurre su caída (generalmente acelerada por la acción del viento). Los
daños consisten en la muerte de yemas y brotes, pérdida de volumen y calidad
de la madera. Cuando los órganos afectados se recuperan del ataque y conti-
núan su crecimiento se producen deformaciones de diverso tipo y grado en el
fuste y en las ramas comprometidas. Básicamente ocurren dos tipos de altera-
ciones en el crecimiento de la planta que están determinadas por: a) superviven-
cia de las yemas o brotes al ataque que origina curvaturas de diferente intensi-
dad y b) muerte de las yemas o brotes apicales. En este último caso puede
ocurrir la competencia entre dos o más yemas laterales por la dominancia apical
originando bifurcaciones en el fuste y fustes múltiples respectivamente. La pér-
dida de crecimiento y el aspecto achaparrado de las plantas ocurre cuando los
ataques son intensos y reiterados durante sucesivas temporadas. Debido a la
menor cantidad de brotes laterales disponibles las plantas más jóvenes son las
que corren mayor riesgo de sufrir daños.

Síntoma incipiente producido por


R. buoliana (6,5 X) Curvatura fuerte en fuste provocada por R. buoliana
56 ORGANISMOS BARRENADORES de yemas y brotes

Signos: refugios de seda que es la forma en


que se produce el ingreso a otras yemas. Es-
tos refugios se ubican entre dos yemas latera-
les o entre una yema lateral y la yema termi-
nal. La presencia de nuevos refugios adyacen-
tes a yemas no dañadas durante la primavera
indica la reanudación de la actividad luego del
período invernal. Exuvias de pupas incrusta-
das en las yemas y/o brotes.
Refugio de seda en brote (6,5 X)
Distribución e importancia: la sintomato-
logía y daños de este agente se registraron en
la mayor parte del área sobre P. radiata, P.
ponderosa y P. contorta, pero la incidencia fue
baja. Se observaron fundamentalmente daños
de años anteriores. La importancia económi-
ca de este agente reside en la pérdida de pro-
ductividad del rodal debida a las deformacio-
nes fustales. Especialmente en rodales jóve-
nes y sin aplicación de métodos de control,
las pérdidas pueden alcanzar entre el 15% y
20% del volumen total a la cosecha.
Observaciones: ciclo de vida anual, en luga-
res más cálidos hasta 2 generaciones por año.
Las hembras depositan los huevos en las
acículas, braquiblastos o tallos de brotes du-
rante el verano. Éstos son pequeños (hasta 1
mm de longitud), elipsoidales, de color amari-
llento y planos en su base. Cuando las larvas
Oviposición en acícula (16X) eclosionan se alimentan primeramente de la
base de las acículas en la vaina del braquiblasto
y luego penetran en las yemas consumiéndo-
las total o parcialmente. En el invierno las lar-
vas entran en un estado de dormancia dentro
de las yemas. Cuando se reinicia la actividad
las larvas migran hacia otras yemas penetran-
do en su interior y alimentándose de los
Mariposita europea del brote del pino I Rhyacionia buoliana 57

tejidos de las yemas y brotes. La pupación ocurre en el interior de los brotes.


Control: es posible aplicar insecticidas del grupo de los piretroides durante el
período de vuelo de los adultos. Para plantaciones de menos de 3m de altura y
superficie pequeña se puede efectuar el control mecánico. Éste consiste en la
remoción de los brotes afectados mediante una tijera y su posterior quema. El
control biológico es la medida de control más efectiva. Se utiliza un
endoparasitoide larval, Orgilus obscurator (Hymenoptera, Braconidae) que oca-
siona la muerte de las larvas cuando éstas alcanzan el sexto y último estadío.
También se han identificado parasitoides nativos de huevos (Trichogramma nerudai)
y de pupas (Coccigomimus fuscipes), entre otros. Las aves y arañas son predadores
de los estados inmaduros. La poda correctiva puede utilizarse para el caso de
bifurcaciones y fustes múltiples.

Efecto producido por ataques reiterados de


R. buoliana Muerte del brote apical producida por
R. buoliana
58 ORGANISMOS BARRENADORES de la madera

Avispa de los pinos


Sirex noctilio F.
Orden Hymenoptera. Fam. Siricidae

Descripción del agente: son avispas solita-


rias, robustas, de cuerpo cilíndrico cuya longi-
tud oscila entre 9-36 mm. La hembra es de
color azul metálico con patas rojizas y una
espina terminal en forma de aguja que es el
ovipositor. El macho, generalmente más pe-
queño, presenta los segmentos abdominales
del 3º al 7º de color amarillo anaranjado, sus
dos pares de patas anteriores son rojizas y las
posteriores negras.
Foto E. Hansen

Chorreaduras de resina en fuste Síntoma de oviposición de S. noctilio


Avispa de los pinos I Sirex noctilio 59

Síntomas y daño: clorosis progresiva de la copa o de la parte de la planta


afectada, la que se marchita y adquiere un color amarronado con la caída poste-
rior del follaje. Gotas y chorreaduras de resina en el tronco y en las ramas donde
la avispa introdujo el ovipositor. Ocasiona la muerte de la planta o parte afecta-
da, también se produce la pérdida de la calidad de la madera debido a las gale-
rías que horada en la albura y a la acción degradadora del hongo simbionte. Hay
una disminución del volumen de madera total aprovechable. No es posible
utilizar la madera afectada si no ha recibido algún tipo de tratamiento adecuado
para asegurar la muerte del insecto en el interior de la misma, pues las avispas
continúan su desarrollo en las plantas apeadas y en la madera aserrada.
Signos: perforaciones circulares de emergencia de los adultos (entre 5-6 mm
de diámetro promedio) tanto en el tronco como en las ramas. Galerías en la
albura con aserrín bien compactado. Hembras o restos del abdomen en el tron-
co y ramas.
Distribución e importancia: es el principal problema sanitario de la región,
presente desde 1989. Se encuentra distribuida en casi todo el área sobre P.
radiata, P. ponderosa y P. contorta incluso hay un registro sobre Picea sp. Su impor-
tancia reside en las pérdidas económicas ocasionadas por la muerte de las plan-
tas y destrucción de la madera afectada. En algunos sitios el nivel de infestación
supera el 70% de los árboles.

Planta oprimida muerta por S. noctilio


60 ORGANISMOS BARRENADORES de la madera

Observaciones: su ciclo de vida es anual, o


bien cada dos o tres años. Ataca principalmente
las plantas oprimidas, deformadas o debilita-
das, ya sea debido a incendios, nieve, viento, o
la competencia que se produce en plantacio-
nes muy densas. Se caracteriza porque ha de-
sarrollado una relación simbiótica con un hon-
go degradador de la madera (Amylostereum
areolatum) del cual las larvas se alimentan. Las
hembras adultas introducen las esporas de este
hongo conjuntamente con los huevos, estas
esporas germinan desarrollando el micelio y
cuando eclosionan las larvas y empiezan a
horadar las galerías se alimentan de este hon-
go que tapiza las paredes de las mismas. Por
Perforaciones de emergencia de otra parte, las hembras también inyectan en la
S. noctilio
planta un mucus fitotóxico que produce la
senescencia prematura de la planta, al tiempo
que crea las condiciones adecuadas para la
germinación de las esporas y el crecimiento
del micelio.

Síntoma de gota en fuste Galerías y larvas de S. noctilio


Avispa de los pinos I Sirex noctilio 61

Control: la mejor forma de prevenir el ataque es mediante un adecuado manejo


silvícola que promueva el crecimiento vigoroso de las plantas, evitando la com-
petencia entre ellas. Las podas deben practicarse durante la época de detención
del crecimiento vegetativo de las plantas y no deben ser excesivas. Los raleos
también deben practicarse en tiempo y forma evitando dañar a las plantas que
permanecen en el rodal. Los residuos de podas y raleos deben ser extraídos del
rodal. El control biológico es la técnica más ampliamente utilizada. Se emplean
nematodes parásitos (Beddingia siricidicola) que esterilizan a las hembras, e
himenópteros parasitoides de larvas como Ibalia leucospoides, Rhyssa persuasoria y
Megarhyssa nortoni. También se implementa el raleo sanitario con la posterior
eliminación de las plantas extraídas mediante la quema hasta cenizas, enterrado
o chipeado. Los árboles trampa son utilizados para la detección temprana y
monitoreo de las poblaciones.

Vista de ladera afectada por S. noctilio


62 ORGANISMOS BARRENADORES de la madera

Avispa taladradora de
la madera
Urocerus gigas L.
Orden Hymenoptera. Fam. Siricidae
Hembra de U. gigas

Descripción del agente: son avispas de cuer-


po robusto -de aspecto similar a S. noctilio- cuya
longitud puede alcanzar hasta 35 mm. Sus alas
son membranosas, transparentes y de color
ámbar. El abdomen es de color negro con fran-
jas amarillo anaranjadas. Poseen máculas ama-
rillas detrás de los ojos compuestos, carácter
macroscópico que permite distinguir rápida-
mente a los machos de esta especie de los de
S. noctilio. Las hembras también poseen el
ovipositor en forma de espina terminal.
Síntomas y daño: galerías horadadas por las
larvas en la albura que inutilizan la madera o
bien deprecian su valor comercial. A diferen-
cia de S. noctilio el ataque se produce en plan-
tas y/o trozas apeadas, muertos reciente-
mente.

Macho de U. gigas
Avispa taladradora de la madera I Urocerus gigas 63

Signos: orificios circulares de emergencia de adultos de hasta 8 mm de diáme-


tro, galerías longitudinales en la albura y la presencia de larvas, pupas, exuvias y
restos de adultos.
Distribución e importancia: se trata de una plaga industrial distribuida prác-
ticamente en todo el área. Su importancia reside en la pérdida de calidad de la
madera y del volumen maderable sin galerías.
Observaciones: el ciclo de vida es anual o bien cada dos años. Al igual que su
especie afín, mantienen una simbiosis similar con otra especie de hongo
degradador de la madera (Amylostereum chailletii) del cual las larvas se alimentan.
Control: la mejor forma de prevenir el ataque es extraer del bosque la madera
y los residuos de las podas y raleos luego de las intervenciones silvícolas o antes
del comienzo del período de vuelo de la avispa. También se implementa el
control mecánico eliminando la madera afectada mediante la quema hasta ceni-
zas, chipeado o enterrado. Hasta el momento no se dispone de una técnica de
control biológico para esta especie.

Perforaciones de U. gigas y manchado del hongo simbionte


64 ORGANISMOS BARRENADORES de la madera

Taladro del pehuen


Huequenia livida (Germain)
Orden Coleoptera. Familia Cerambycidae

Descripción del agente: son escarabajos de


cuerpo alargado (aproximadamente 12 mm de
longitud), élitros color castaño con antenas
largas y filiformes que alcanzan el extremo del
abdomen.
Síntomas y daño: horadan galerías anchas y
planas en la albura, las que se encuentran lle-
nas de aserrín bien compactado. Se observa
desprendimiento de la corteza. Se encuentra
en árboles previamente infestados por Sirex
noctilio y/o Pissodes castaneus.
Signos: perforaciones ovaladas de emergen-
cia de los adultos de aproximadamente 3x4
mm.

Galerías de H. livida en el fuste


Taladro del pehuén I Huequenia livida 65

Distribución e importancia: en la Patagonia argentina se lo encuentra sobre


P. contorta (Villacide et al. 2006), P. ponderosa, y P. radiata en distintas localidades
de las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut (Gomez 2008). Aparente-
mente ataca plantas previamente infestadas y debilitadas por las dos especies de
barrenadores mencionadas (S. noctilio y P. castaneus). En el caso de Araucaria spp.
no está debidamente confirmada su capacidad para matar a la planta.
Observaciones: el primer registro de esta especie para nuestro país data de
2005 sobre plantas de Araucaria araucana en el área de distribución natural
de esta especie forestal (Turienzo 2005). Simultáneamente Villacide y colabora-
dores (2006) hallaron a esta especie sobre P. contorta fuera del área de distribu-
ción natural de A. araucana en nuestro país, siendo el primer registro de este
taladro en una especie hospedadora distinta de Araucaria spp. Cabe destacar
que en Chile este barrenador está registrado solo sobre el género Araucaria. Se
desconoce el grado de asociación entre H. lívida y otras plagas forestales como
S. noctilio y P. castaneus.
Control: no se reportan acciones de manejo para su control. Se destaca la im-
portancia de profundizar los estudios para conocer la situación de esta especie
en Argentina.

Detalle de galerías de H. livida con aserrín


9. Vertebrados
Aspecto general del daño por roedores
68 VERTEBRADOS I Roedores

Roedores

Daño por roedores en verticilos de ramas

Síntomas y daño: descortezado de las ramas


en la zona de inserción con el fuste y en va-
rios verticilos incluso superando el metro de
altura. Muerte de las ramas si se produce su
anillado.
Conos y semillas comidos.
Distribución e importancia: los daños se
observaron en plantas jóvenes (entre 8-12 años
de edad) en la provincia de Río Negro.

Daño por roedores en


verticilos de ramas

Aspecto general del daño por roedores


VERTEBRADOS I Ciervos 69

Ciervos

Detalle del daño en fuste causado por ciervos

Síntomas y daño: heridas grandes en el fus-


te, descortezamiento quedando expuesta la
albura, que puede morir en esa zona. En algu-
nos casos ocurre el anillado de la parte afecta-
da (que es más frecuente en plantas jóvenes
de regeneración natural) y posterior muerte de
la misma.
Distribución e importancia: los daños ocu-
rren en plantas de diferentes edades, incluso
renovales. Este tipo de daño se observó con
mayor intensidad en el sur de la provincia de
Neuquén y en un sitio en Chubut.

Planta muerta por ciervos


10. Hongos
Sintomatología provocada por Cyclaneusma minus
72 HONGOS DEFOLIADORES

Falsa banda roja


Cyclaneusma minus
Corte transversal del
(Butin) DiCosmo, Peredo & Minter ascocarpo de Cyclaneusma
minus (100 X)
Sinónimo: Naemacyclus minor Butin

Síntomas: se caracteriza por la clorosis pro-


gresiva, el amarronamiento y la caída antici-
pada de las acículas. El sector de la copa afec-
tado se corresponde generalmente con las ra-
mas inferiores de la copa, en menor grado con
las ramas intermedias y casi nunca con las su-
periores. A nivel de las ramas inferiores se ob-
serva el ataque de todas las hojas o bien todas
excepto las del último año. En las ramas inter-
medias son afectadas las hojas más viejas ex-
cepto las de los últimos 2-3 años. A nivel foliar,
primero se observan pequeñas manchas ver-
de claro que luego se tornan amarillas
(cloróticas), dándole a la hoja un aspecto mo-
teado. Esta clorosis se extiende, la hoja se tor-
na totalmente amarillenta, y luego castaño clara
o marrón clara. Al mismo tiempo se desarro-
llan varias bandas transversales de 2-5 mm de
ancho de color rojizo. Las hojas mueren y que-
dan adheridas a las ramas, cayéndose en la
misma estación o perdurando hasta el próxi-
mo año.
Signo: aparece en forma abundante luego de
la formación de las bandas castaño rojizas y
especialmente en las hojas muertas amarro-
nadas. Consiste en la fructificación de origen
Sintomatología provocada por
Cyclaneusma minus
sexual de C. minus, que es un apotecio.
Falsa banda roja I Cyclaneusma minus 73

Tiene el aspecto de una almohadilla elipsoidal de color amarillo claro de 0,2-0,6


mm de largo que se forma subepidérmicamente y, al madurar, rompe la epider-
mis longitudinalmente a lo largo de la línea de los estomas, formándose dos
valvas o ‘solapas’ laterales a la fructificación. Estas ‘solapas’ se abren cuando
hay condiciones de humedad relativa alta, dejando expuesta la superficie fértil
amarilla de la fructificación. El signo se desarrolla tanto sobre las acículas adhe-
ridas a las ramas como sobre aquellas caídas.
Descripción del agente: apotecio subepidérmico, erumpente, elíptico, amari-
llento cuando fresco, blanquecino al secarse, hasta 0,3-0,6 x 0,15-0,3 mm.
Himenio constituido por ascos claviformes, 90-115 x 10-11 μm, con 8 ascosporas
filiformes, 70-95 x 2,5-3 μm, hialinas, con 2 septos transversales y un apéndice
gelatinoso en cada punta, y paráfisis filiformes ligeramente amarillentas y con
las puntas ramificadas.
Distribución e importancia: esta enfermedad se observó de manera frecuen-
te en toda el área de plantaciones prospectada. La incidencia en general fue baja
a muy baja (< 30% de la copa) en plantaciones manejadas o con densidades
bajas, pero alcanzó incidencias medias (30% a 60%) en plantaciones sin mane-
jo. La incidencia/presencia de signos disminuyó notoriamente en las zonas ári-
das del norte de la provincia de Neuquén (Huingan-co). La importancia patoló-
gica de esta especie, como de otros patógenos foliares, es muchas veces subes-
timada. Sin embargo, ataques severos pueden producir importantes disminu-
ciones en el crecimiento de los árboles.
Observaciones: densidades de plantación altas y/o ausencia de poda y raleo
son condiciones predisponentes para el ataque de este patógeno. En las planta-
ciones de Patagonia este organismo produce ataques severos solamente cuando
se encuentra favorecido por las condiciones ambientales. Las plantaciones den-
sas y sin manejo generan condiciones de humedad alta dentro de las copas
favoreciendo el crecimiento y la reproducción de esta especie que produce alta
cantidad de inóculo que reinfecta continuamente las acículas.
Control: las características de esta enfermedad en Patagonia permiten que el
manejo silvícola (poda y raleo) sea suficiente para controlarla. También existen
tratamientos con fungicidas y utilización de plantas genéticamente resistentes a
la enfermedad (Bulman 1993, 1995).

Detalle de una acícula afectada por Signo de Cyclaneusma minus en


Cyclaneusma minus acícula (7 X)
74 HONGOS DEFOLIADORES

Lophodermium canberrianum
Stahl ex Minter & Millar
Corte transversal del
ascocarpo de Lophodermium
canberrianum (250 X)

Síntomas: clorosis y defoliación generalmen-


te concentrada en la zona inferior e interior
de la copa.
Signo: se lo encuentra en las acículas muertas
o en porciones muertas de acículas vivas tan-
to en el haz como en el envés. Corresponde a
una fructificación de origen sexual (ascocarpo).
Se observa en forma de óvalos más o menos
definidos, de color gris oscuro que frecuente-
mente se encuentran muy próximos de mane-
ra tal que sus extremos entran en contacto
tomando un aspecto coalescente.
Descripción del agente: ascocarpos de co-
lor gris oscuro a negro, ovales, con márgenes
poco marcados, sin línea perimetral y sobre-
saliendo ligeramente de la superficie de la
acícula. En estado maduro presentan una
incisión longitudinal, dispuesta entre dos
líneas de estomas, por donde se liberan las
ascosporas. La disposición del ascocarpo es
subepidérmica en corte transversal, presenta
clípeo con labios hialinos, y una pared basal
que puede estar presente, ausente o poco de-
finida en algunos cortes. Paráfisis con ápices
ligeramente ensanchados. Ascos de 100-150
Síntoma producido por
Lophodermium canberrianum
Lophodermium canberrianum 75

x 10-15 μm. Ascosporas 100-120 x 1-2 μm. Conidioma ausente. Líneas oscuras
en las acículas ausentes.
Distribución e importancia: la enfermedad se registró sobre Pinus ponderosa
en todas las provincias prospectadas (Neuquén, Río Negro y Chubut) aunque
solamente en algunas plantaciones. Se presentó en forma particularmente abun-
dante en la localidad de Corcovado (Chubut) donde fue registrada en todas las
plantaciones prospectadas y usualmente en un alto porcentaje de los pinos exa-
minados. Lophodermium canberrianum está registrado en Australia sobre Pinus
engelmannii y P. ponderosa ocasionando en algunos casos una severa defoliación
(Minter 1981) y recientemente ha sido registrado también en Estados Unidos
(Popp y Lundquist 2006).
Observaciones: este organismo, al igual que otros hongos defoliadores, se ve
favorecido por condiciones de humedad alta y sombreado. La falta de manejo
en las plantaciones es uno de los principales factores que favorecen a esta enfer-
medad.
Algunos de los ascocarpos estudiados presentan una pared basal oscura que no
se halla presente en los materiales típicos, pero ello sería un carácter variable de
la especie.
Control: se recomiendan principalmente medidas silvícolas que favorezcan la
aireación e ingreso de luz solar en las plantaciones (poda y raleo) de tal manera
de disminuir la cantidad de inóculo y eliminar las condiciones favorables para el
desarrollo del patógeno.

Signo de Lophodermium canberrianum en acícula (40 X)


76 HONGOS DEFOLIADORES

Lophodermium staleyi
Minter
Corte transversal del
ascocarpo de Lophodermium
staleyi (250 X)

Síntomas: marchitamiento de las acículas en


la parte inferior de la copa; provoca clorosis
(Minter 1981) pero en las plantaciones de
Patagonia ha sido registrado solamente sobre
acículas muertas de árboles en pie y sobre
acículas caídas. Aparece asociado con
Cyclaneusma minus.
Signo: se observa en acículas muertas, tanto
en el haz como en el envés. Corresponde a
una fructificación de origen sexual (ascocarpo).
Se observa en forma de óvalos bien defini-
dos, de color negro que frecuentemente so-
bresalen por sobre la superficie de la acícula.
Descripción del agente: ascocarpos negros,
ovales, con márgenes marcados y con línea
perimetral, sobresaliendo notoriamente de la
superficie de la acícula. En estado maduro
presentan una incisión longitudinal, que se
dispone entre dos líneas de estomas, por don-
de se liberan las ascosporas. La disposición
del ascocarpo es parcialmente subepidérmica
en corte transversal. Presenta un clípeo con
labios hialinos, pared basal poco desarrollada
o ausente. Paráfisis con ápices ensanchados.
Ascos de 100-120 x 10 μm. Conidioma tipo
Leptostroma presente conjuntamente con los
Lophodermium staleyi 77

ascocarpos, subepidérmico, concoloro con la acícula. Conidios 9-11 x 1 μm.


Líneas oscuras en las acículas ocasionalmente presentes, inconspicuas.
Distribución e importancia: se registró sobre Pinus ponderosa y P. contorta, en
plantaciones densas y sin poda de la provincia de Chubut cercanas a la localidad
de El Maitén, siempre sobre acículas en avanzado estado de degradación. Minter
(1981) cita a esta especie causando amarillamiento en acículas de Pinus sylvestris
en el estado de Oregon (USA), sin embargo en Patagonia la especie tiene un
comportamiento saprófito o de patógeno débil sin constituir una amenaza para
las plantaciones.
Observaciones: en Patagonia esta especie actúa de manera saprófita partici-
pando en la degradación de las acículas conjuntamente con otras especies.
Las paráfisis de esta especie están descriptas como rectas y sin ensanchamien-
tos (Minter 1981) pero los materiales estudiados presentaron paráfisis con ápi-
ces ensanchados.
Control: no se sugiere ya que en Patagonia no parece constituir una amenaza
para la sanidad de las plantaciones.

Signo de Lophodermium staleyi en acícula (25 X)


78 HONGOS DEFOLIADORES

Sclerophoma pythiophyla
(Corda) Hoehn.
Corte transversal del
conidioma de Sclerophoma
pythiophyla (100 X)

Síntomas: es considerado un organismo


saprófito por algunos autores (Butin y Peredo
1986), sin embargo puede ocasionar defolia-
ción, cancros y muerte retrogresiva en árboles
debilitados o dañados por otros agentes (se-
quía, heladas, viento, insectos, etc.) (Funk 1985,
Sinclair et al. 1987).
Signo: se observa en las acículas y en los bro-
tes muertos, corresponde a una fructificación
de origen asexual que se presenta en forma de
puntos o pequeñas estructuras de forma más
o menos esférica u oval que rompen la epi-
dermis de la acícula sobresaliendo notoriamen-
te sobre la superficie.
Descripción del agente: conidioma estromá-
tico, uni o multilocular, errumpente, sin ostíolo,
a la madurez se abre por ruptura de la capa
estromática superior. Células conidiógenas
enteroblásticas, fialídicas, ampuliformes, usual-
mente hialinas, formadas a partir de las célu-
las internas de la pared del lóculo. Conidios
unicelulares, con paredes delgadas y hialinas,
4-8 x 3-3 μm.

Signo de Sclerophoma pythiophyla


en acícula (25 X)
Sclerophoma pythiophyla 79

Distribución e importancia: la especie fue registrada muy frecuentemente en


todo el área de plantaciones en la Patagonia Andina sobre acículas muertas de
la parte inferior de la copa, especialmente en plantaciones densas y/o sin mane-
jo, asociada a Cyclaneusma minus. También fue registrada en brotes muertos en la
zona superior de la copa, probablemente debilitados por efecto del viento y de
heladas. En Patagonia la especie tiene un comportamiento mayormente saprófito
sin constituir una amenaza para las plantaciones.
Observaciones: aunque en Patagonia esta especie se registró mayormente como
saprófito, fructificó abundantemente sobre acículas verdes y ligeramente cloró-
ticas puestas en cámara húmeda en el laboratorio, lo que indicaría que sería un
hongo endófito. Por otra parte su presencia frecuente en brotes muertos de
plantaciones de zonas altas expuestas a fuertes vientos y heladas puede deberse
a que actúa como patógeno oportunista ante el debilitamiento de las mismas.
Control: dado que esta especie no actúa como patógeno primario no se reali-
zan medidas tendientes a su control. Aplicar medidas silviculturales que
propendan a un crecimiento vigoroso del bosque y evitar realizar plantaciones
en sitios poco propicios son acciones suficientes para evitar la proliferación de
los patógenos débiles u oportunistas como esta especie.

Brotes secos con signos de Sclerophoma pythiophyla


80 HONGOS DEFOLIADORES

Cladosporium pini-ponderosae
K. Schub., Gresl. & Crous

Conidios de
Cladosporium pini-ponderosae
(1000X)

Síntomas: en las acículas de un año se obser-


va clorosis y muerte del 30-50% distal con
algunas totalmente muertas dispersas entre
ellas. Frecuentemente este síntoma va acom-
pañado de una marcada clorosis en el brote
nuevo pero la relación de Cladosporium con
dicha clorosis no se ha establecido ya que no
se encontraron signos en las acículas nuevas.
Signo: el signo se observa en las acículas o en
las porciones de acículas muertas, tanto en el
haz como en el envés, asociado a los estomas.
Es muy inconspicuo y, por tal motivo, puede
Sintomatología producida por
Cladosporium pini-ponderosae ser pasado por alto. Es una fructificación de
origen asexual constituida por un estroma de
ubicación subestomática que lleva los conidió-
foros que emergen a través del estoma. Se
observa en forma de puntos negros, apenas
distinguibles, alineados longitudinalmente. A
simple vista tienen la apariencia de tierra de-
positada sobre la acícula.
Descripción del agente: conidiomas
cespitosos, ubicados en las líneas estomáticas
tanto en el haz como en el envés de la acícula
pero usualmente más abundantes en el envés.
Conidioma conformado por un estroma
Acículas con síntoma de pseudoparenquimático, subestomático, for-
Cladosporium pini-ponderosae
mado por células redondeadas, con paredes
Cladosporium pini-ponderosae 81

engrosadas, de color marrón, de 8-15 μm de diámetro. Conidióforos subcilín-


dricos, sinuosos, generalmente simples, 30-110 x 5-10 μm, 0-3 septados, con
paredes engrosándose y oscureciéndose hacia la base; dispuestos en fascículos
que nacen del estroma y emergen a través de los estomas. Células conidiógenas
integradas, generalmente terminales, poliblásticas, simpodiales, con cicatrices
engrosadas, refringentes y protuberantes («tipo Cladosporium»). Conidios soli-
tarios o en cadenas simples o ramificadas, ovoides, ellipsoides o subcilíndricos,
15-31 x 6-9 μm, 0-3 septados, amarillentos a marrones, con paredes ligeramen-
te engrosadas y finamente verrucosas, hilo conspicuo y engrosado.
Distribución e importancia: esta especie fue registrada sobre Pinus ponderosa
en dos plantaciones: una en la provincia de Chubut y la otra en la provincia de
Neuquén; con una incidencia muy baja en los árboles afectados. Dada su baja
frecuencia e incidencia no representa un riesgo sanitario. Por otra parte se des-
conoce si esta especie es patógena o bien es un saprófito creciendo sobre teji-
dos muertos por otra causa.
Observaciones: esta especie, nueva para la ciencia, registrada por primera vez
durante este estudio pertenece al género Cladosporium que es típicamente saprófito.
Por tal motivo, a pesar de la clara asociación entre el síntoma y la presencia de la
especie, no se puede afirmar que esta sea la causa del mismo hasta que no se
realicen los estudios de patogenicidad correspondientes (Schubert et al. 2009).
Control: dada la baja incidencia y la ausencia de conocimientos sobre su
patogenicidad las medidas de control no son pertinentes.

Signo de Cladosporium pini-ponderosae Conidióforos de Cladosporium pini-ponderosae


en la acícula (25 X) emergiendo por un estoma de la acícula (400 X)
82 HONGOS DE LA MADERA

Ophiostoma huntti (R.C. Rob.)


de Hoog & R.J. Scheff. vel aff.
Anamorfo: Leptographium huntti
Wingf. vel aff. Ascocarpo (peritecio) de
Ophiostoma huntii vel aff. (250X)

Síntomas: este organismo se presentó asocia-


do al coleóptero barrenador de la madera
Hylastes ater en dos árboles que presentaban
anillamiento a nivel de cuello por galerías del
coleóptero. Los árboles presentaban clorosis
y necrosis generalizada de las acículas, las que
adquieren inicialmente un color amarillento y
finalmente se tornan de color marrón rojizo
al producirse su muerte. A nivel de cuello la
corteza se desprende fácilmente y pueden ob-
servarse las galerías producidas por el coleóp-
tero y la tinción negra de la albura producida
por el hongo.
Signo: se observa la típica tinción negra de la
madera producida por las especies del género
Leptographium, que es evidente en la zona ex-
terna de la albura mientras que en la zona in-
terna es más tenue y en forma de arco. Para
identificar el organismo se deben realizar ais-
lamientos a partir de la madera afectada para
obtener cultivos in vitro del mismo. En culti-
vo se observan principalmente las estructuras
de reproducción asexual que se presentan
como cabezuelas mucilaginosas de color
crema cada una sostenida por un pie de
color marrón. En cultivo también se pueden
Aspecto general de un árbol afectado
por Ophiostoma huntii vel aff.
Ophiostoma huntti 83

observar las estructuras de reproducción sexual que son peritecios negros, aun-
que su abundancia es muy variable.
Descripción del agente: Teleomorfo: peritecios negros, globosos, lisos, 110-
200 μm de diám. Cuello del peritecio negro, cilíndrico, liso, hialino o más claro
en la zona del poro apical; de longitud muy variable, (20-)150-600 μm. Ascos
prototunicados, evanescentes. Ascosporas alantoides, con forma de sombrero
en vista lateral debido a su cubierta gelatinosa, hialinas, aseptadas. Anamorfo:
conidióforos solitarios o en grupos, septados, con paredes engrosadas oliváceas
o castañas, con 1-3 series de ramificaciones cilíndricas. Células conidiógenas
holoblásticas, con proliferación anelídica. Conidios elipsoidales, hialinos 4-7 x
2-3 μm.

Síntoma (tinción negra de la madera) de Ophiostoma huntii vel aff. a nivel del cuello del árbol
84 HONGOS DE LA MADERA

Distribución e importancia: la especie fue


registrada sobre P. ponderosa en un solo sitio
en Aluminé (Neuquén) y solamente en dos ár-
boles distantes entre si y de 12 años de edad.
Si bien por la baja frecuencia e incidencia esta
especie no constituye actualmente un proble-
ma sanitario, la gravedad del daño ocasionado
lo señala como un riesgo potencial para las
plantaciones. La patogenicidad de Ophiostoma
huntii se desconoce hasta el momento (Jacobs
y Wingfield 2001) y la sintomatología obser-
vada en Patagonia no ha sido reportada pre-
viamente para esa especie ni para Hylastes ater.
Por tal motivo es prioritario profundizar el
estudio del comportamiento de ambas espe-
cies en la región para determinar el grado del
riesgo que conllevan.
Observaciones: Hylastes ater actúa como
vector del hongo, que puede ser o no patóge-
no. Algunas especies de Leptographium causan
enfermedades forestales de importancia como:
la mancha negra de las raíces (Black stain root
disease) causada por Leptographium wagnerii y
la declinación de las raíces del pino blanco
(White pine root decline) causada por
Leptographium procerum, entre otras. Típicamente
son las causantes de las manchas azules en la
madera (blue stain). Si bien algunas especies
son altamente patógenas y causantes prima-
rios de enfermedades (Ej. L. wagnerii, L.
procerum, L. terebranti, etc.) otras actúan sola-
mente como agentes secundarios pudiendo
colonizar el árbol una vez que ha sido debili-
tado por la acción de los coleópteros barre-
nadores. En otros casos tanto el coleóptero
como el hongo tienen una acción secundaria,
Ophiostoma huntti 85

colonizando árboles previamente debilitados por otras causas. Ophiostoma huntii


ha sido registrada sobre Pinus ponderosa y ha sido encontrada en asociación con
Hylastes ater, sin embargo su patogenicidad se desconoce hasta el momento
(Jacobs y Wingfield 2001). Ophiostoma huntii es morfológicamente muy similar a
O. piceaperdum (Rumbold) Arx, y los aislamientos obtenidos en Patagonia pre-
sentan gran similitud con esa especie. Sin embargo, dado que O. piceaperdum no
se ha registrado asociada a Hylastes ater y que O. huntii ha sido registrada en
Chile asociada a dicho insecto (Zhou et al. 2004), determinamos a la especie
como O. huntii vel aff. hasta tanto se realicen estudios más detallados.
Control: dado que se desconoce la patogenicidad de la especie no se conocen
tampoco estrategias de control. La especie no ha sido asociada previamente a
ningún problema sanitario relevante. No obstante, para el control del coleóptero
asociado se recomienda el control mecánico mediante la eliminación de las
plantas afectadas (raleo sanitario).

Conidióforos y conidios de Leptographium huntii vel aff. (100X)


Artigas, J. 1998. Entomología Económi-
ca. Insectos de interés agrícola, forestal,
médico y veterinario. Vol. I y II. Edicio-
nes Universidad de Concepción. Chile.
Baldini, A. y A. Villa. 1992. Thanatopsyche
chilensis (Lepidoptera: Psychidae).
CONAF. Folleto de divulgación 19. 4 pp.
Billings, R. y E. Holsten. 1969. Pros-
pección sanitaria de los bosques de pino
insigne en Chile. Santiago: División
Forestal, Servicio Agrícola y Ganade-
ro, Universidad de Chile, Cuerpo de
Paz, 24 pp. (Reporte mecanografiado).
Billings, R.; E. Holsten y A. Eglitis.
1971. Insects associated with Pinus
radiata D. Don in Chile. Turrialba 22
10. Bibliografía (1): 105- 109.
Bulman, L.S. 1993. Cyclaneusma
needle-cast and dothistroma needle
blight in New Zealand pine plantations.
N.Z. Forestry, August 1993: 21-24.
Bulman, L.S. 1995. Cyclaneusma
needle-cast, a problem in final-crop
rasiata pine?. New Zealand Forest
Research Institute, What’s New in
Forest Research nº235.
Butin, H. y H.L. Peredo 1986. Hongos
parásitos en coníferas de América del
Sur con especial referencia a Chile.
Bibliotheca Mycologica Band 101.
Berlin, J. Cramer, 100 pp.
Cerda, L. 1984. Ormiscodes cinnamomea
F. (Lep.: Saturniidae): relación de nive-
les poblacionales con daño ocasiona-
do. Informe técnico 75. Facultad de
Ciencias Forestales, UACH, Chile. 27 pp.
De Ferari Fontecilla, L. y O. Ramírez
Grez. 1998. Manual de detección y
control de plagas y enfermedades pre-
sentes y potenciales en plantaciones de
pino y eucalipto. Controladora de Pla-
gas Forestales. 113 pp.
Delfino, M. y A. Binazzi. 2002. Áfidos Popp, J. B. y J. E. Lundquist, 2006.
de coníferas en la Argentina (Hemip- Pathology Collection of the Rocky
tera: Aphididae). Rev. Soc. Entomol. Mountain Research Station. Gen. Tech.
Argent. 61 (3-4): 27- 36. Rep. RMRS-GTR-167WWW. Fort
Collins, CO: U.S. Department of
Farji, A. y A. Ruggiero. 1994. Leaf Agriculture, Forest Service, Rocky
cutting ants (Atta and Acromyrmex) Mountain Research Station. 183 pp.
inhabiting Argentina: patterns in
species richness and geographical range Romanyk, N. y D. Cadahia, 2003. Pla-
sizes. Journal of Biogeography 21: 391- gas de insectos en las masas forestales.
399. Ed. Mundi- Prensa. 336 pp.
Fontana, V, S. Tiranti y D. Zapiola. SAGPyA (Secretaría de Agricultura,
2006. Pissodes castaneus De Geer «Gor- Ganadería, Pesca y Alimentación.
gojo de la corteza del pino». Un nuevo 1999. Argentina, oportunidades de in-
problema sanitario en las plantaciones versión en bosques cltivados. SAGPyA,
de Pino en Norpatagonia. Revista Buenos Aires, 208 pp.
Patagonia Forestal Nº 3.
Schubert K, Greslebin A, Groenewald
Funk, A. 1985. Foliar fungi of western JZ1, Crous PW. 2009. New foliicolous
trees. Canadian Forestry Ser vice, species of Cladosporium from South
Pacific Forest Research Centre, Victo- America. Persoonia 22: 111-122.
ria, Canada, 159 pp.
Schwenke, W. 1972. Die forstschädlinge
Gomez, C. 2008. Principales especies Europas. Tomos 1 y 2. Ed. Parey. 422 pp.
de insectos forestales en plantaciones
de Pino de la Patagonia. Serie Técnica Sinclair, W.A.; H.H. Lyon y W.T.
Manejo Integrado de Plagas Forestales. Johnson 1987. Diseases of trees and
Cuadernillo 3. INTA Bariloche.12 pp. shrubs. Ithaca, Cornell University
Press, 575 pp.
Jacobs, K. y M.J. Wingfield 2001.
Leptographium species. Tree pathogens, Turienzo, P. 2005. Nuevo registro de
insect associates, and agents of blue- Huequenia livida (Germain, 1901)
stain. APS Press, St. Paul, 207 pp. (Coleoptera: Cerambycidae) en Araucaria
araucana (Mol.) Koch (Araucariaceae)
Johnson, W. y H. Lyon. 1994. Insects de la Argentina. Boletín Sanidad Ve-
that feed on trees and shrubs. Cornell getal - Plagas 31: 517-518.
University Press. Ithaca and London.
560 pp. Villacide, J.; P. Sackmann y M, Elgueta.
Nuevo hospedador de Huequenia livida
Minter, D.W. 1981. Lophodermium on (Coleoptera: Cerambycidae) en Argen-
pines. Mycological Papers 147: 1-54. tina. Rev. Soc. Entomol. Argent. 65 (1-
2): 122-125.
Morales, M. y R. Villalba. 2004. Bus-
cando el anillo perdido: efecto del ata- Zhou X.D., de Beer Z.W., Ahumada
que de cuncuna (Ormiscodes cinnamomea) R., Wingfield B.D. y Wingfield M.J.
sobre el crecimiento radial de lenga 2004. Ophiostoma and Ceratocystiopsis spp.
(Nothofagus pumilio), El Chaltén, Santa associated with two pine-infesting bark
Cruz. II Reunión Binacional de Ecolo- beetles in Chile. Fungal Diversity 15:
gía. Mendoza. Argentina. 261-274.
Insectos, ácaros
y vertebrados

12. Lista de agentes

Hongos
Ácaros ................................................................................ 36
Acromyrmex lobicornis ............................... 38
Adelgidae ........................................................................ 34
Avispa de los pinos .............................................. 58
Avispa taladradora de la madera ..... 62
Bicho de cesto .......................................................... 42
Capacho gris de pino ......................................... 44
Ciervos ............................................................................... 69
Cinara sp. ........................................................................ 32
Cuncuna ............................................................................ 40
Cyphometopus marmoratus ................. 44
36
Eryophyidae .................................................................
Escarabajo de la corteza ........................... 48
30
Eulachnus sp. ............................................................
Gorgojo del pino ..................................................... 50
Gusano de la raíz de la alfalfa ............... 46
Hormigas cortadoras ..................................... 38
Huequenia livida ...................................................... 64
Hylastes ater ............................................................. 48
Mariposita del brote ........................................ 54
Naupactus ruizi ..................................................... 46
Ormiscodes sp. ...................................................... 40
Pissodes castaneus ......................................... 50
Psychidae ....................................................................... 42
Picudos ............................................................................. 52
Pulgones .........................................................................30
Roedores ........................................................................ 68
Rhyacionia buoliana ........................................ 54 Cladosporium pini-ponderosae .......... 80
Rhyephenes maillei ......................................... 52 Cyclaneusma minus .......................................... 72
Sirex noctilio .............................................................. 58 Falsa banda roja .................................................... 72
Taladro del pehuen .......................................... 64 Lophodermium canberrianum ........ 74
Urocerus gigas ....................................................... 62 Lophodermium staleyi ................................... 76
Ophiostoma huntti vel aff. ......................... 82
Sclerophoma pythiophyla .......................... 78