Vous êtes sur la page 1sur 19
Vv Un movimiento de mujeres 1. VIDA COTIDIANA ¥ PERSPECTIVA DE GENERO: UN PRISMA NECESARIO Cuando nos referimos a la vida cotidiana, estamos hablando del espacio que provee el contexto incues- tionable de la vida de cada persona. Es el espacio natural del transcurrir de todos los dias de nuestra vida, del entorno inmediato en el que se desenvuelve. La vida cotidiana es sobre todo el mundo de las relaciones, relaciones con las personas, las cosas y la naturaleza. Y es en esa trama de relaciones que se crea la cultura. Su estudio tiene por lo tanto no sélo que asumir la descripcion de una realidad objetiva, sino que tiene que ser una mirada historica y que busque develar los procesos subjetivos que se gene- ran en la trama de relaciones'. "Cf. Banuni, 7. “Modernization and its discontents" en Marglin ed. Dominating Knowledge, Oxford, 1990. También GASON.W. “The social psychology in collective action” in MORRIS & MCCLURG, opel. 53-76. 83 a TTTTr—Csi‘CSCSCSCSCSCsCtiC SF CRECIENDO EN DIGNIDAD La vida cotidiana se caracteriza por ser una reali- dad cambiante aunque en muchos terrenos nos parezca impasible. Su caracter relacional le da un dinamismo permanente no siempre facil de percibir. Me parece importante insistir en que esta sensibi- idad tiene que ver mas con la cualidad de la mirada, que con la dimension del campo de la misma. Fre- cuentemente se relaciona vida cotidiana con espa- clos micro y dindmicas sociales pequenas en contra- posicién con los enfoques “macros”. Si bien la vida cotidiana transcurre en espacios mas pequefos, seria empobrecer su comprensi6n si creemos que por ello no tiene capacidad de influir justamente en los grandes procesos histéricos. En esa perspectiva es particularmente interesan- te la sensibilidad actual a la importancia de los cambios que pueden o deben producirse en el ambito cotidiano, para garantizar la modificacién de pautas culturales discriminatorias. La afirmacion de una perspectiva de género forma parte de esta sensibi dad de manera destacada. La division sexual del tra- ajo que jerarqniza en forma subordinada la valora- cin de la reproduccién respecto de la produccién, el Ambito privado respecto del terreno publico se in- staura en la relacién cotidiana y desde ahi afecta el conjunto de la dinamica social, econémica y politica Cémo se construye hoy una identidad ciudadana en un pais como el Pert es una pregunta que dificilmente puede responderse si no tomamos en cuenta la relacién cotidiana entre los peruanos y el Estado; y atin mas si no lo hacemos con categorias suficientemente flexibles para aprehender una reali- dad sumamente dinamica. 84 UN Movimiento DE MUJERES 2,MUJER: NUEVO Y ANTIGUO SUJETO Eluso de los marcos clasicos antes menciona- dos para analizar e interpretar los fenémenos socia- les y politicos trajo como consecuencia que se diseri minara e ignorara la iniciativa de muchos actores. Estos, estando presentes en la escena, aparecian como secundarios 0 anénimos por la manera como se comprendia el conjunto. Es quizés por ello que Jo que se denomina hoy “nuevos sujetos” son en re- alidad muy antiguos en algunos casos, que sin embargo permanecian invisibles desde la perspec- tiva con que se enfocaba el estudio de la sociedad. Creo que uno de los ejemplos mas ilustrativos de esto es el de las mujeres. Quisiera remontarme a dos siglos atras, a la revolucién francesa. Michel Vovelle (1979) tiene un relato verdaderamente ex- presivo de la manera tradicional como se interpret la presencia de las mujeres en la historia. Dice Vovelle, refiriéndose a los sucesos de 1789 en Paris: “La jornada del 5 de octubre empezé con una mani- festacién de mujeres de Les Halles y de los arraba- les, ante el ayuntamiento. Sin embargo, rapidamen- te tomaron la direccién del cortejo cuadros de valor como el ujier Maillard, uno de los jefes de os 'vencedores de la Bastilla’. El cortejo de mujeres, en numero de cinco, 0 quizas, diez mil, decidi marchar sobre Versalles, dando a la manifestacién uncariz completamente diferente, en particular por- que provocé una segunda manifestacién, masculi- na en esta ocasién: la de la guardia nacional en armas, que se habia reunido hacia el mediodia y 85