Vous êtes sur la page 1sur 4

Centro de Documentación Judicial

Id Cendoj: 28079370282009100009
Órgano: Audiencia Provincial
Sede: Madrid
Sección: 28
Nº de Recurso: 83/2008
Nº de Resolución: 6/2009
Procedimiento: Recurso de apelación
Ponente: ALBERTO ARRIBAS HERNANDEZ
Tipo de Resolución: Sentencia

AUD. PROVINCIAL SECCION N. 28

MADRID

SENTENCIA: 00006/2009

AUDIENCIA PROVINCIAL DE MADRID

SECCIÓN 28

C/ General Martínez Campos nº 27.

Teléfono: 91 4931988/89

Fax: 91 4931996

ROLLO DE APELACIÓN Nº 83/08.

Procedimiento de origen: Juicio Ordinario nº 395/05

Órgano de Procedencia: Juzgado de lo Mercantil nº 4 de Madrid.

Parte recurrente: DOÑA Maribel Y DOÑA Silvia

Procurador: Doña Beatriz Prieto Cuevas.

Letrado: Don Carlos Alonso Romera.

Parte recurrida: "NOX GESTIÓN, S.L."

Procurador: Don Rabel Gamarra Megías.

Letrado: Don Mariano Sáenz de Cenzano Sancho.

ILMOS. SRES. MAGISTRADOS:

D. RAFAEL SARAZÁ JIMENA

D. ALBERTO ARRIBAS HERNÁNDEZ

D. JOSÉ IGNACIO ZARZUELO DESCALZO

SENTENCIA Nº 6/09

En Madrid, a dieciséis de enero de dos mil nueve.

1
Centro de Documentación Judicial

La Sección Vigésima Octava de la Audiencia Provincial de Madrid, especializada en materia


mercantil, integrada por los Ilustrísimos Señores Magistrados antes relacionados, ha visto el recurso de
apelación, bajo el núm. de rollo 83/2008, interpuesto contra la sentencia de fecha 18 de septiembre de 2007
dictada en el juicio ordinario núm. 395/2005 seguido ante el Juzgado de lo Mercantil nº 4 de Madrid.

Han sido partes en el recurso, como apelantes DOÑA Silvia Y DOÑA Maribel , siendo apelada la
entidad "NOX GESTIÓN, S.L.", representados y defendidos por los profesionales antes relacionados.

Es magistrado ponente don ALBERTO ARRIBAS HERNÁNDEZ, que expresa el parecer de la Sala.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Las actuaciones procesales se iniciaron mediante demanda presentada por la


representación de doña Maribel y doña Silvia contra la entidad "NOX GESTIÓN, S.L." en la que, tras
exponer los hechos que estimaba de interés y alegar los fundamentos jurídicos que consideraba que
apoyaban su pretensión, suplicaba con carácter principal la nulidad y subsidiariamente la anulabilidad de las
juntas generales ordinaria y extraordinaria celebradas por la entidad demandada el día 20 de agosto de
2005 y, en consecuencia se acuerde revocar y dejar sin efecto los acuerdos adoptados en la misma y con
carácter subsidiario, la nulidad y subsidiariamente la anulabilidad de los acuerdos adoptados en las referidas
juntas y, en cualquiera de los casos, se ordenase la cancelación registral de los asientos que en virtud de
las referidas juntas o acuerdos hayan podido practicarse, con expresa imposición de las costas a la parte
demandada.

SEGUNDO.- Tras seguirse el juicio por los trámites correspondientes el Juzgado de lo Mercantil nº 4
Madrid dictó sentencia, con fecha 18 de septiembre de 2007 , por la que se desestimó la demanda con
imposición de las costas originadas a la parte demandante.

TERCERO.- Publicada y notificada dicha resolución a las partes litigantes, por la representación de la
parte actora se interpuso recurso de apelación al que se opuso la parte demandada. Admitido el recurso por
el mencionado juzgado y tramitado en forma legal, ha dado lugar a la formación del presente rollo ante esta
sección de la Audiencia Provincial de Madrid, que se ha seguido con arreglo a los de su clase, señalándose
para su deliberación y votación el día 15 de enero de 2009.

CUARTO.- En la tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- La sentencia dictada por el Juzgado de lo Mercantil desestima la demanda formulada por
doña Maribel y doña Silvia en su calidad de socias de la entidad "NOX GESTIÓN, S.L.", titulares cada una
de ellas de un 0,08% del capital social, en la que, en rigor, se ejercitaba la acción de nulidad y
subsidiariamente de anulabilidad de los acuerdos adoptados en las juntas celebradas por la sociedad
demandada el día 20 de agosto de 2005, todo ello como consecuencia de determinados defectos que se
imputan a la convocatoria, por lo que el actor interesaba con carácter principal la nulidad y,
subsidiariamente, la anulabilidad de las propias juntas y, en consecuencia, que se dejasen sin efecto los
acuerdos adoptados, y con carácter subsidiario la nulidad y, subsidiariamente, la anulabilidad de los
acuerdos adoptados en las mismas, según literalmente se pedía en el suplico de la demanda.

Contra dicha sentencia se alza la parte actora que sólo mantiene en esta instancia uno de los motivos
de nulidad alegados en la demanda, concretamente, el relativo a la celebración de la junta para la
aprobación de las cuentas anuales, de la gestión social y la aplicación del resultado, con carácter
extraordinario respecto de los ejercicios 1998 a 2003 y ordinario para el ejercicio 2004, fuera del plazo de
los seis meses señalado en el artículo 45 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada, en tanto
que se celebró el día 20 de agosto de 2005

SEGUNDO.- La convocatoria de la junta general de una sociedad de responsabilidad limitada, como


es el caso de autos, viene regulada por el artículo 45 de la Ley reguladora de esta clase de sociedaes sin
que sean de aplicación supletoria las normas de la Ley de Sociedades Anónimas sin perjuicio, como es
obvio, de las remisiones que a la misma aquélla expresamente efectúa, pero ni ésta ni cualquier otra norma
mercantil especial tienen el carácter de derecho supletorio como expresamente destaca la Exposición de
Motivos la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada. Por otra parte, la remisión que realiza el
artículo 84 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada al Capítulo VII de la Ley de Sociedades
Anónimas respecto de las cuentas anuales (artículos 171 a 222 ) no alcanza, como es evidente, a su

2
Centro de Documentación Judicial

artículo 95 en el que se regula la convocatoria de la junta general ordinaria de la sociedad anónima.

La Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada no distingue entre junta general ordinaria y


extraordinaria por lo que en buena medida obvia el problema relativo a la dificultad de aprobar las cuentas
fuera del plazo de los seis meses siguientes al cierre del ejercicio, al no poderse convocar junta ordinaria
fuera de dicho plazo y sin que la extraordinaria pudiera tener el contenido de la ordinaria, según criterio
minoritario y que no compartimos, como luego se analizará.

Es cierto que el artículo 45 la de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada impone a los


administradores la obligación de convocar una junta para su celebración dentro de los seis primeros meses
al cierre del ejercicio con el objeto de censurar la gestión social, aprobar, en su caso, las cuentas del
ejercicio anterior y resolver sobre la aplicación del resultado y el incumplimiento del plazo faculta a cualquier
socio para instar la convocatoria judicial, pero no existe obstáculo alguno en el ámbito de las sociedades de
responsabilidad limitada para que, vencido el plazo, los administradores convoquen voluntariamente la junta
con el objeto indicado.

Por lo expuesto, es irrelevante la aplicación retroactiva que efectúa la sentencia apelada del apartado
segundo del artículo 95 de la Ley de Sociedades Anónimas , introducido por la disposición adicional primera
de la Ley 19/2005, de 14 de noviembre , sobre la sociedad anónima europea domiciliada en España, que
entró en vigor el día 16 de noviembre de 2005, según el cual: "2. La junta general ordinaria será válida
aunque haya sido convocada fuera de plazo."

En todo caso, aun cuando se tratase de una sociedad anónima tampoco podría prosperar el recurso
pues ni antes ni después de la citada reforma cabe considerar como motivo de nulidad de la junta la
aprobación de las cuentas fuera del plazo de los seis meses siguientes al cierre del ejercicio por lo que, en
realidad, no se trataría de un problema de aplicación retroactiva de la reforma en contra de lo dispuesto en
el artículo 2.3 del Código Civil .

Efectivamente, frente al criterio en principio mantenido por la jurisprudencia (sentencias del Tribunal
Supremo de 29 de marzo y 19 de abril de 1.960, 4 de mayo y 13 de octubre de 1.961, 10 de mayo de 1.967
y 27 de octubre de 1.983 ) que defendían, en contra del criterio mayoritario de la doctrina, la nulidad de la
junta de aprobación de cuentas fuera del plazo establecido en el artículo 95 de la Ley de Sociedades
Anónimas , porque su celebración entrañaría un acto contrario a la ley, susceptible de impugnación según el
artículo 115 y porque esa junta sería extraordinaria y carecería por ello de competencia, el Tribunal
Supremo modifico su criterio para admitir la validez de la junta ya se considerase como extraordinaria, en
este sentido sentencias de 31 de octubre de 1.984, 18 y 30 de octubre de 1.985, 6 de febrero 1987 y 20 de
abril de 1.987, con antecedente en la de 11 de noviembre de 1968 , ya como ordinaria, sentencia de 25 de
abril de 1986 .

Desde luego, es conocida la sentencia dictada por el Tribunal Supremo con fecha 3 de abril de 2003
que retoma la vieja jurisprudencia que había sido abandonada por la propia Sala 1ª y declara nula la junta
general de una sociedad anónima celebrada pasados seis meses desde el cierre del ejercicio, en la que se
aprueban las cuentas del ejercicio anterior, porque ya no podía tener carácter de ordinaria y sí sólo de
extraordinaria sin que ésta esté facultada para al aprobación del balance y cuentas del ejercicio anterior,
apartándose así del criterio mantenido en la de 25 de abril de 1986 y las anteriormente citadas que
rechazaban la nulidad.

Sin embargo, este órgano judicial comparte esta última jurisprudencia, que no puede entenderse
modificada por una sola sentencia posterior, pues al margen de la obligación de convocar de los
administradores y de su responsabilidad por no hacerlo, así como del derecho de cualquier socio a instar la
convocatoria judicial, no existe base legal para declarar nulo el acuerdo por celebrarse la junta fuera de los
seis primeros meses del ejercicio siguiente, interpretación que ha venido a ser confirmada por la citada
reforma del artículo 95 de la Ley de Sociedades Anónimas , operada por la Ley de 14 de noviembre de 2005
, sobre la sociedad anónima europea domiciliada en España, que expresamente admite la validez de la
junta general aunque haya sido convocada o se celebre fuera de plazo, modificación que puede
considerarse como interpretación auténtica del precepto ante las dudas generadas por la sentencia de 3 de
abril de 2003 .

TERCERO.- Lo expuesto en el fundamento anterior justifica igualmente el rechazo del segundo de los
motivos de apelación por el que se pretende que, en caso de confirmación de la sentencia, no se efectúe
especial pronunciamiento respecto de las costas ocasionadas en primera instancia, pues la estimación de la
demanda no es consecuencia de la aplicación retroactiva de una nueva norma a un supuesto de hecho
anterior a su entrada en vigor y ni siquiera cabe invocar serias dudas de hecho o de derecho tratándose

3
Centro de Documentación Judicial

como se trata de la impugnación de los acuerdos adoptados en una junta general de una sociedad de
responsabilidad limitada.

CUARTO.- Las costas derivadas de esta alzada deben ser impuestas a la parte apelante al resultar
desestimadas todas las pretensiones de su recurso, tal como prevé el artículo 398.1 de la Ley de
Enjuiciamiento Civil en relación al artículo 394 del mismo texto legal.

Vistos los preceptos legales citados y demás de pertinente y general aplicación,

FALLO

En atención a lo expuesto, la Sala acuerda:

1.- Desestimar el recurso de apelación interpuesto por DOÑA Silvia Y DOÑA Maribel , representadas
por la Procuradora doña Beatriz Prieto Cuevas, contra la sentencia dictada el 18 de septiembre de 2006 por
el Juzgado de lo Mercantil nº 4 de Madrid, en el procedimiento núm. 395/2005 del que este rollo dimana.

2.- Confirmar íntegramente la resolución recurrida.

3.- Imponer a la apelante las costas derivadas de su recurso

Así, por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos los Ilustrísimos señores
magistrados integrantes de este Tribunal.

PUBLICACION.- Dada y pronunciada fue la anterior Sentencia por los Ilmos. Sres. Magistrados que la
firman y leída por el/la Ilmo. Magistrado Ponente en el mismo día de su fecha, de lo que yo el/la Secretario
certifico.