Vous êtes sur la page 1sur 3

LA DELINCUENCIA

Psicología de la delincuencia
Las leyes de obligado cumplimiento hicieron que se creara la instancia judicial, si bien esto no ha
estado exento de problemas, uno de los cuales es conseguir la proporcionalidad entre el delito
cometido y el castigo a recibir, para lo cual es necesario conocer con certeza el grado de
racionalidad.

Factores familiares:

La familia es un pilar muy importante en todo joven, la familia te da la fortaleza en la vida y


como jóvenes somos muy sensibles a algunos problemas que se pueden presentar en ella y hay
muchos jóvenes demasiado débiles que se dejan derrumbar por esos problemas.
Las peleas entre los padres que algunas veces llegan a los golpes hacen que los jóvenes busquen en
la calle o con malas compañías una salida o más bien una distracción de los problemas
que están viviendo, la sociedad ha marcado como bien, que una verdadera familia debe de estar
junta y compuesta por padre y madre y muchas veces esta idea crea confusión entre los chicos. En
un matrimonio, al llegar a la violencia ya no solo se debe pensar en nosotros mismos como personas
y sobre nuestros problemas si no también en los hijos y lo que ellos están presenciando y no se dan
cuenta de cuanto lo están dañando.

En muchas familias se presentan problemas en alguno de sus miembros, como problemas


de drogadicción o alcoholismo y en repetidas ocasiones lamentablemente los que presentan estos
problemas son algunos de las cabezas ya sea el padre o la madre.
En este factor también se puede enmarcar un factor conocido como "CAUSAS ORGÁNICAS que en
realidad no son otra cosa, que los genes que un joven ya trae en la sangre,
porque aunque parezca extraño o poco común el que tu padre o madre sean delincuentes eso te
afecta mucho, porque creces con esa idea de criminalidad y de pensamientos que aprueban que lo
que has visto desde pequeño o incluso desde antes de nacer, está bien. Esto no quiere decir que por
que siempre has vivido rodeado de delincuencia, tus vayas a hacer lo mismo siguiendo
el patrón pero si influye mucho en tu comportamiento delictivo.

Existe cierta correlación, pero no podemos decir que sea la causa. La economía está relacionada con
otra serie de factores que a su vez influyen en la delincuencia:

Sistema familiar: familias numerosas, desintegración familiar, violencia doméstica, abandono


familiar.

Se pone en tela de juicio los papeles de los padres, la autoridad del padre y del simple papel de
apoyo de la madre no se considera hoy validos, los cambio en la filosofía de valores y de vida hacen
surgir un cumulo de problemas y de nuevos conflictos en el circulo familiar.
La familia no completa es un factor que parece de gran importancia y que algunos autores lo han
defendido como paso para prevenir la delincuencia pero ha dejado de ser importante por el simple
hecho, de que una familia completa puede estar destruida en su interior y por otro lado puede darse
también a lo contrario familias incompletas, que a pesar de ello, ofrecen buenas condiciones para
un desarrollo sano.

En la familia, los dos factores que con más frecuencia se asocian al desarrollo de violencia es tener
familiares directos que también sean violentos y/o que abusen de sustancias. Un entorno familiar
disruptivo potencia las predisposiciones congénitas que algunos individuos tienen frente a la
violencia (i.e. síndrome de alcohol fetal) y por sí mismo produce individuos que perciben a la
violencia como un recurso para hacer valer derechos dentro de la familia.
Un estudio con niños adoptados mostró que los actos que desembocaban en una pena de prisión
correlacionaban mejor con el número de ingresos a la cárcel de sus padres biológicos que con la
conducta de sus padres adoptivos.

Cabe destacar que es necesario que los padres estén al pendiente de sus hijos, saber con quién
socializa y qué es lo que hace tanto fuera como dentro de la casa para detener alguna conducta o
comportamiento que esté mal y que pueda afectar al menor. El control de los padres no debe causar
perjuicios.

La ausencia del control por parte de los padres puede generar que los niños y los adolescentes
tomen un camino desviado y que las conductas delictivas no se puedan prevenir. Meraz Inzunza
agregó que cuando los padres ejercen un comportamiento violento contra los niños, golpeándolos,
insultándolos e imponiéndoles castigos rigurosos, los niños muchas veces imitan estos
comportamientos y actitudes, convirtiéndolos en futuros delincuentes, en personas que piensan
que la mejor manera de resolver conflictos es con violencia: “Los niños maltratados se convierten
en un grupo de riesgo que cuando llegan a adultos tienden con mayor frecuencia al abandono de su
hogar, la delincuencia juvenil y desviación social. Por ejemplo, al abuso de estupefacientes,
prostitución, suicidio y comportamientos violentos”.

La ruptura de la familia, el divorcio, la mala comunicación de los padres con los hijos, el exceso de
trabajo, el estrés, la marginación económica, la falta de afecto por parte de los padres, entre otros,
son los factores que pueden determinar que un niño o adolescente presente problemas y sea
propenso a tener conductas criminales, “por eso es importante que los padres tengan una buena
relación con sus hijos y que estén siempre al pendiente de ellos para cuidar que tengan un buen
desarrollo y crezcan sanamente”, comentó la especialista.

Las áreas con más padres solteros sufrieron más robos en la Gran Área Metropolitana de Costa Rica,
y aquellas con más hogares encabezados por mujeres presentaron más lesiones en Santiago.

Sin embargo, estas condiciones no marcaron ninguna diferencia en otras partes. De manera similar,
las áreas con más menores que no asisten a la escuela se relacionaron con la mayoría de tipos de
delito en Santiago, con excepción de los homicidios, pero aparentemente carecieron de efecto en
Zapopan. Por último, respecto a la estructura de edad, la presencia de más jóvenes pareció
incrementar todo tipo de delitos en Zapopan. Es claro que esta ciudad necesita poner en marcha
programas para jóvenes a fin de combatir la delincuencia. La supervisión de los padres, la asistencia
a la escuela y la integración familiar, todo ello vinculado a la estructura de edad, puede contribuir a
controlar la delincuencia y la violencia entre zonas habitacionales.

La población hondureña pide a gritos mas seguridad a las autoridades, pero a estos parece no
importarles este problema que afecta grandemente a la sociedad en general.

Ha aumentado de forma alarmante en los últimos tiempos en nuestro país, pasando a ser un
problema que cada vez genera mayor preocupación social, tanto por su incremento cuantitativo,
como por su progresiva peligrosidad cualitativa. La delincuencia juvenil es además una característica
de sociedades que han alcanzado un cierto nivel de desarrollo, sobre todo en nuestro país ya que
es un país en pleno desarrollo.

Podemos observar que las conductas delictivas de la mayoria de adultos de la actualidad asi como
las de jovenes empieza a muy temprana edad, esto porque la mayoria de jovenes proviene de
familias con problemas de estructura, con problemas de estabilidad familiar, porque el padre abusa
de la madre, porque la madre es madre soltera o porque estos heredan el gen delicitivo de los
mismos.

Sabemos que la familia es la base esencial de la Sociedad, es aqui donde los niños y jovenes se
forman para ser hombres y mujeres de bien, pero que pasa con aquellos jovenes de familias
desfuncionales, de aquellos jovenes de familias pobres y de todos aquellos en los que la familia no
fue su primer escuela, esos jovenes son ahora los delincuentes que amenazan las ciudades, las
personas y son estos mismos jovenes y adultos de los que se encuentran llenas las penitenciarias.

Podemos decir entonces que si la base de las personas, que es la familia, se encuentra desfuncional
y sin ser un apoyo para los mismos, tendremos mas delincuentes en nuestro pais y mas pandilleros
en nuestras penitenciarias.