Vous êtes sur la page 1sur 34

CURSO DE HOMILETICA

Feliz día y bienvenidos a este estudio de la HOMILETICA, para mi


es un gozo contar con la presencia de cada uno de ustedes, y espero
le saquen buen provecho.
Como siervos de Dios que somos, tenemos la responsabilidad de
llevar el evangelio y haced discipulos a toda criatura, y para eso
tenemos que prepararnos como Jesús lo hizo con sus discípulos. ()
Dios quiere Líderes bien capacitados en las áreas: espiritual e
intelectual.
«Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué
avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad». II de Timoteo 2:15
Homilética
Nos concentraremos en la parte que nos enseña cómo
preparar un mensaje.
La homilética, cubre también aspectos de postura,
vestimenta, tono de voz, en fin cubre aspectos físicos que
estaremos mencionando en este estudio.
Definiciones
HOMILÉTICA: Es el arte y ciencia de predicar para
comunicar el mensaje de la Palabra de Dios.
PREDICADOR: Es aquél que proclama el evangelio a los
hombres.
PREDICAR: Es pronunciar un discurso de contenido
moral o religioso.
El Predicador y su Mensaje
Escribir no es predicar. En la predicación, debe existir el
contacto directo y personal entre el orador y su auditorio.
Pero no constituye predicación el simple hecho de ponerse
de pie frente a una congregación, o de hablarle y
entretenerla o impartirle instrucción. El predicador es aquél
que posee un llamado y mensajes definidos. Según las
palabras de Pablo se trata de una persona apartada “para
el evangelio de Dios.” Romanos 1:1.

El predicador debe ser intérprete. Debe estar capacitado


para saber lo que dice Dios y transmitirlo al pueblo; por
otro, estar compenetrado de las necesidades del pueblo y
poder presentar dichas necesidades ante Dios.
El Predicador y su Mensaje

*No es suficiente la preparación del Sermón o la lección,


pues es bien importante también la preparación del
mensajero. La eficacia de la predicación depende de la vida
íntima del predicador.
Reglas Prácticas para la Preparación del
Predicador
1. Colócate en las manos de Dios y no procure imitar a
otros. (I de Corintios 12:15-21)
2. Conserve pura su vida ante Dios y los hombres
(II de Timoteo 2:21-22; Tito 2:7-8)
3. Mantenga la dignidad de su cargo de embajador de Cristo
(II de Corintio 5:20)
4. Deposite su confianza en el Señor para la salud corporal
(Salmos 42:11)
Antes de seguir hablaremos de las posturas y gestos del
predicador:

LO QUE UN PREDICADOR NO DEBE HACER:

1-Hacer ademanes que distraigan a los oyentes; tales


como: Hacer muecas, fruncir la frente demasiado,
movimientos de la nariz, expresiones mal dicha.
Lo que un predicador no debe hacer:

2-Nerviosismo: friccionar las manos, manos en los


bolsillos, mirar a cada instante su reloj, apoyarse
perezosamente sobre el púlpito, con los codos o con los
brazos como si se fuera a caer, ignorando que está en el
púlpito y que un público lo observa.
Lo que un predicador no debe hacer:

3-En cuanto al vestido: Evitar que esté descosido, la


corbata mal puesta, algún botón que esté por caerse, la
bota del pantalón subida, el cuello de la camisa
levantada, quitarse y ponerse los lentes a cada
momento, (en consideración) etc.
Lo que un predicador no debe hacer:

4-En cuanto a la predicación: Debe estar convencido, que


Dios te ha puesto como predicador, para enseñar,
corregir, exhortar, amonestar y por ende, no debe
predicar cosas personales, sino la palabra de Dios.
Lo que un predicador no debe hacer:

5-El predicador no debe predicar lo que no vive, porque


ocuparía el puesto de los fariseos.

6-No debe imitar a nadie en palabras y ademanes; todo


debe ser natural, debe ser pronto para evitar las
repeticiones, el lloriqueo en cada mensaje, lo mismo que
las palabras extensivas acompañadas de chillidos y
gritos exorbitantes.
Lo que un predicador no debe hacer:

7-Evite tanto ruido con el micrófono, recuerde que en las


reuniones tenemos bebes de brazos y ancianos con
marcapasos. El volumen debe ser controlado según el
tamaño del auditorio, asegúrese que los que están
adelante no queden sordos por mucho volumen, ni los
que quedan en la parte de atrás no oigan porque está
muy bajo el volumen.
Lo que un predicador no debe hacer:

8-No hable tan rápido que los oyentes no capten lo que se


dice, ni tan despacio que se incomodan y se distraigan.
Se debe hablar en una forma natural y de tipo
conversacional.
Lo que un predicador no debe hacer:

9-Evite hablar entre los dientes o con la boca medio


cerrada, porque como resultado no se entenderá lo que
dice y las personas oyentes tratarán de adivinar.
LO QUE UN PREDICADOR DEBE HACER:

1-Dar el frente al auditorio, su vista debe ser inclinada a


los oyentes, debe persuadirse, si el público le está
escuchando o no.
Lo que un predicador debe hacer:

2-Debe aprender a ser una persona experta en manejar


la Biblia y los temas a tratar, para evitar el egocentrismo
y él,,,,, “a mí me parece”.

3-Debe predicar lo que vive y lo que cree, y ser una


persona de oración; gozar de buen aseo personal; tener
buen testimonio con los hermanos y con los que no lo son.
Recordemos una de las frases populares del general
francés, Napoleón Bonaparte: “Una buena imagen vale
más que mil palabras”.
Lo que un predicador debe hacer:

4-Debe honrar el lugar de reunión y saber que la capilla


y el púlpito no son lugares para colocarse prendas
menores, tales como corbatas, lustrar zapatos, etc.

5-Debe buscar asesoría al momento de organizar el


sonido en el recinto, ya que todos merecemos oír bien. Es
importante que la pronunciación se oiga clara, para que
cada consonante y cada vocal se escuche a menudo. Si la
palabra de Dios tiene importancia debe ser entregada con
claridad; por ello, el vocabulario debe ser sencillo y
directo.
Lo que un predicador debe hacer:
6-Cada persona que se inicie en el arte de la predicación
sería bueno que practique en un servicio de prueba,
leyendo la palabra de Dios en voz alta y dejar que otras
personas le den recomendaciones. Sería bueno
grabarse usted mismo, para que se escuche y así ver
cuantos errores comete, esta es una de las mejores
metodología.
7-Además de claridad debe haber una inflexión agradable
de la voz, que no sea la voz chillona ni monótona. La
calidad de la voz debe variar según el contenido
emocional del mensaje, porque la calidad de la voz
puede indicar solemnidad, tristeza, compasión, entre
otros.
Lo que un predicador debe hacer:
8-La voz debe tener una velocidad adecuada, la cual varía
según el tema. Cuando se habla rápidamente indica
suspenso y entusiasmo, la velocidad lenta indica tristeza,
solemnidad o énfasis. Alguien dijo que la voz es el
indicador del conferencista, ella indica si lo que se dice
contiene verdades, dudas o falsedades.

9-En el Antiguo Testamento tenemos una claridad al


respecto, el escribano Esdras, se le dio un púlpito de
madera para que expusiera la ley al pueblo Nehemías
8:4. En el versículo 8 dice. “Y leían en el libro de la ley
de Dios claramente y ponían el sentido de modo que
entendían la lectura”.
EXPRESIONES QUE NO DEBEN DECIRSE:

1-“Dios murió por ti” (Dios en sí, no puede morir) porque


Él es vida y si murió dejó de tener vida. ¿Quién murió?
Gálatas. 4:4; Juan 3:16; Hechos 10:38.
2-“María madre de Dios” (Dios no tiene madre, ni tiene
padre, porque él no fue engendrado por nadie). Él es único
y eterno.
3-“Dios derramó su sangre” (Dios no tiene sangre porque
él es espíritu) Juan 4:24.
Expresiones que no deben decirse:

4-“Jesús el hijo eterno” La palabra hijo tiene un


principio, y por ende, todo lo que tiene principio no es
eterno. El título “Hijo” en el tiempo tuvo un principio, fue
cuando nació.
La palabra “eterno” no proviene del tiempo sino de la
eternidad. Y la doctrina del “hijo eterno”, no es Bíblica, sino
Deuterocanónica. Jesús como “hijo” tuvo un principio
cuando nació. Mateo 1:21 y la función de hijo se
terminará. I de Corintios 15:22-28.
Expresiones que no deben decirse:

5-“Jesús resucitó en espíritu”. Lucas 24:37-39. Jesús al


resucitar tenía su cuerpo, las mujeres que lo vieron
después de la resurrección pensaban que era el hortelano.
Los del camino de Emaús pensaban que era un transeúnte.
Esta creencia se quería apoderar de los primeros
cristianos. Lucas 24:39.

6-“Mi iglesia” el único que tiene iglesia es el Señor


Jesucristo. Mateo 16:18.
Expresiones que no deben decirse:

7-“Yo gané tantas almas”. Porque Jesucristo se las


ganó todas en el calvario y no dejó ni una para
nadie.
Para que una persona se convierta al Señor se
necesitan tres cosas:
*Un predicador que predique el evangelio de Jesucristo,
*el Espíritu Santo que lo convenza de pecado y
*el oyente que acepte lo que se le predique.
Expresiones que no deben decirse:

8-“Dios dejó su trono de gloria”. Eso no es


verdad, recuerda que Dios en su manifestación de
carne estaba hablando con Nicodemo en la tierra y
como Dios incorpóreo estaba en el cielo. San Juan
3:13. Nadie ha subido al cielo, sino el que descendió
del cielo, el hijo del hombre que está en el cielo.
Estaba evangelizando al rabino Nicodemo en la
tierra y estaba en el cielo gobernando su creación.
Volviendo a las reglas de la preparación del predicador.

Reglas Prácticas para la Preparación del


Predicador
1. Colócate en las manos de Dios y no procure imitar a
otros. (I de Corintios 12:15-21)
2. Conserve pura su vida ante Dios y los hombres
(II de Timoteo 2:21-22; Tito 2:7-8)
3. Mantenga la dignidad de su cargo de embajador de
Cristo (II de Corintio 5:20)
4. Deposite su confianza en el Señor para la salud corporal
(Salmos 42:11)
Reglas Prácticas para la Preparación del
Predicador
1. Colócate en las manos de Dios y no procure
imitar a otros. (I de Corintios 12:15-21)

15 Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será
del cuerpo?
16 Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¿por eso no
será del cuerpo?
17 Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído,
¿dónde estaría el olfato?
18 Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el
cuerpo, como él quiso.
19 Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?
20 Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo.
21 Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a
los pies: No tengo necesidad de vosotros.
Reglas Prácticas para la Preparación del
Predicador
2. Conserve pura su vida ante Dios y los hombres
(II de Timoteo 2:21-22)

21 Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra,
santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.
22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor
y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

(Tito 2:7-8)
7 presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza
mostrando integridad, seriedad,
8 palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y
no tenga nada malo que decir de vosotros.
Reglas Prácticas para la Preparación del
Predicador
3. Mantenga la dignidad de su cargo de embajador
de Cristo (II de Corintio 5:20)

«Así que, somos embajadores en nombre de Cristo,


como si Dios rogase por medio de nosotros; os
rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con
Dios».
Reglas Prácticas para la Preparación del
Predicador
4. Deposite su confianza en el Señor para la salud
corporal (Salmos 42:11)
«¿Por qué te abates, oh alma mía,
Y por qué te turbas dentro de mí?
Espera en Dios; porque aún he de alabarle,
Salvación mía y Dios mío».

Hechos 27:34
«Por tanto, os ruego que comáis por vuestra salud;
pues ni aun un cabello de la cabeza de ninguno de
vosotros perecerá».
El predicador y la Oración en Privado:

El poder que el predicador tiene en público depende de su


vida de oración en privado, del tiempo que pasa en
comunión con Dios en su cámara secreta.
Las horas de oración y comunión con Dios en privado
constituirán, la fuerza motriz que dará impulso a tus
sermones.
El Texto del Mensaje
La palabra texto procede del latín y significa tejido o
estructura. Por lo tanto, el texto del sermón debe ser la
textura de la cual está formado.

El predicador debe de hacer del texto, el tema mismo de


todo su mensaje.

Procura no abarcar demasiado en tu mensaje y no desviarte


de tu tema.
Cinco razones para escoger el texto
1. Inspira confianza a la congregación
2. Despierta el interés de la congregación
3. Inspira valor y confianza al predicar, pues sabe así que
dará un mensaje autorizado por las Escrituras
4. Evita las digresiones, e impide que el predicador se
aparte de su tema.
5. Facilita al predicador la adhesión a la Palabra de Dios,
sin añadir ni disminuir nada.
¿Cómo seleccionar el texto?
1. Con mucha Oración
2. Considerando las necesidades de los oyentes
3. Considerando tus propias limitaciones, no ocupándote de
temas demasiados profundos que no puedas manejar.
4. Con dependencia completa del Espíritu para el poder que
necesita.
La interpretación del texto
Recuerda que hay que hacer cinco cosas con respecto a
la explicación del texto.

1. Determinar si el lenguaje es literal o figurado


2. Aprende el significado exacto de las palabras. Si no
entiendes una palabra, no podrás explicarla al auditorio.
Hay muchas palabras empleadas con distintos significado
en la Biblia, y es importante diferenciarlas.
3. Considera la circunstancia en que se encontraba el
escritor, el lugar, la época y el propósito del escritor.
4. Compara un pasaje con otro a fin de determinar todo lo
que ha sido revelado.
5. Debes de leer todo lo posible con respecto a la Tierra
Santa (Israel), sus habitantes y costumbres.