Vous êtes sur la page 1sur 4

Diarios Rezos

OFRECIMIENTO MATUTINO

O JESÚS,
por el Inmaculado Corazón de Maria, te ofrezco todas mis
oraciones, trabajos y sufrimientos de este día. Por todas las
intenciones de tu Sagrado Corazón. En unión con el Santo
Sacrificio de la Misa en todo el mundo. En reparación por
todos mis pecados. Por las intenciones de todos nuestros
asociados y, en particular, por las intenciones del Santo
Padre. Amén.

PADRE NUESTRO

Padre nuestro,
que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad así en la tierra
como en el cielo. Danos hoy el pan nuestro de cada día;
y perdona nuestras ofensas así como nosotros
perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en tentación;
mas líbranos del mal. Amén.

AVE MARIA

iDios te salve, Maria! Llena eres de gracia;


el señor es contigo. Bendita tu eres entre todas las mujeres
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa Maria, Madre de Dios,
ruega por nosotros los pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

ADORACIÓN
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el
principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

ACTO DE CONTRICIÓN

Dios mía, me pesa el haberte ofendido. Detesto todos mis


pecados porque temo la pérdida del cielo y las penas del
infierno
Pero más que todo porque pecando te ofendí a Ti,
mi Dios, tan bueno y digno de todo mi amor.
Resuelvo firmemente, con la ayuda de Tu gracia
confesar mis pecados, hacer penitencia enmendar mi
vida. Amén.

EL CREDO

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la


tierra y en Jesucristo, Su único Hijo, nuestro Señor, que fue
concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y nació de
Santa Maria Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado.

Descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los


muertos.

Ascendió al cielo, está sentado a la diestra de Dios, Padre


Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y
a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión


de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de
la carne y la vida eterna. Amén.

ORACIÓN A SAN MIGUEL

San Miguel, Arcángel, defiéndenos en la lucha; sé nuestro amparo


contra las insidias del demonio. Que Dios te reprima,
humildemente imploramos; y Tú, O Príncipe del ejército
celestial, por el poder de Dios, arroja al infierno a Satanás y
a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para
la perdición de las almas. Amén.

Sacratísimo corazón de Jesús,


ten misericordia de nosotros. (Tres veces.)

ANIMA CHRISTI

Alma de Cristo santifícame;


cuerpo de Cristo sálvame;
sangre de Cristo embriágame;
agua del costado de Cristo lávame;
pasión de Cristo fortaléceme.
O buen Jesús óyeme;
dentro de Tus llagas escóndeme;
no permitas que me separe nunca de Ti;
del malvado defiéndeme,
en la hora de mi muerto llámame,
y mándame ir a Ti
que con Tus santos
Te alabe por los siglos de los siglos. Amén.
San Ignacio

ORACIÓN

O Dulce Jesús, no deseo ni la vida, ni la muerte, sino Tu santísima


voluntad. Tú eres, O Señor, por quien yo suspiro. Si es Tu
voluntad quo yo muera, recibe mi alma; y concédeme que
en Ti y contigo, yo reciba el descanso eterno. Si es Tu
voluntad que yo viva por más tiempo en esta tierra, dama la
gracia de enmendar el resto de mi vida y con buenas
acciones glorificar Tu Santo Nombre. Amén.

ORACIÓN NOCTURNA

Vela, O Señor, con aquellos que están despiertos,


o vigilan o lloran esta noche y manda a Tus Ángeles y
Santos que protejan a tos que duermen.
Atiende a Tus enfermos, O Señor Jesucristo.
Has que Tus fatigados descansen,
bendice a Tus moribundos,
suaviza los sufrimientos de los que sufren,
apiádate de Tus afligidos,
defiende a los que gozan,
y todo por Tu amor. Amén.
San Agustin