Vous êtes sur la page 1sur 5

Manual de Derecho

Capítulo Procesal
Tercero
LOS JUICIOS SOBRE CUENTAS
SUMARIO: I. Generalidades; II. Los juicios sobre cuentas.

I. Generalidades 939. Clases de juicios relacionados


con la obligación de rendir cuentas. La
938. La obligación de rendir cuentas. obligación de rendir cuentas puede ori-
Cualquiera gestión de bienes ajenos im- ginar diversos juicios. Ellos son:
plica la obligación, al término de ella, de a) El juicio declarativo sobre cuentas: se
demostrarla y justificarla; esto es, de pre- somete al conocimiento de los tribunales
sentar las cuentas. ordinarios de justicia, a falta de regla es-
Las cuentas, en el fondo, consisten pecial en contrario. Este juicio se ajusta a
en la prueba de la forma como dicha la tramitación señalada para el procedi-
gestión se ha realizado; la cual, funda- miento sumario por expresa disposición
mentalmente, se concreta en la presen- del legislador (art. 680, N° 8°, CPC); y su
tación de todos los documentos que objeto es perseguir únicamente la decla-
justifican las diversas partidas de que ración de la obligación de rendir una cuen-
aquéllas constan. ta, en los casos en que ella es impuesta
La obligación de rendir cuentas se cum- por la ley o el contrato y en que el deudor
ple, pues, haciendo una exposición deta- desconoce o rechaza su existencia;
llada de los hechos ejecutados por el gestor b) El juicio sobre cuentas: se somete al
a nombre de su mandante o representado conocimiento de un tribunal arbitral, por
y una declaración que señale el resultado ser una de las materias que, por expresa
de esos hechos, debiendo ambos elemen- disposición del legislador, es de arbitraje
tos ir acompañados de sus correspondien- forzoso (art. 227, N° 3°, COT). Este jui-
tes justificativos o probanzas. cio, en cambio, se ajusta al procedimien-
En toda cuenta, por consiguiente, hay to especial señalado en el Título XII del
un elemento esencial, que es la resultante a Libro III del Código de Procedimiento
favor o en contra del que la rinde; sin Civil; y su objeto se reduce a la presenta-
menoscabo, naturalmente, de las diver- ción, análisis e impugnación o aproba-
sas partidas que la componen, y que vie- ción de las respectivas cuentas;
nen a ser el antecedente inmediato de c) El juicio ejecutivo sobre cuentas: como
dicha resultante. se comprende, este juicio estará entrega-
Ahora bien, la obligación de rendir do al conocimiento de los tribunales or-
cuentas puede tener su origen en la ley, dinarios de justicia; y tendrá lugar cuando
en el contrato o en la decisión judicial; y la obligación de rendir cuentas conste de
la manera de cumplirla es idéntica en los un título de aquellos que, según la ley,
tres casos señalados, sin que en ello im- traen aparejada ejecución (art. 696 CPC).
porte la fuente u origen de la cuenta. Aquí la obligación de rendir cuentas está
Ejemplos de casos en que se está obli- preestablecida en forma indubitada y sólo
gado a rendir cuentas según la ley: existe resistencia de parte del deudor a
arts. 415, 487, 492, 1309 y 2080 del Códi- cumplirla. El acreedor tiene en sus ma-
go Civil y 292, 506, 514 y 654, N° 4° del nos, pues, la acción ejecutiva, la que, en
Código de Procedimiento Civil. el hecho, se traduce en la aplicación de

59
Mario Casarino Viterbo

medidas de apremio; o sea, multas o arres- tencia o no de la obligación de rendir


tos, porque se está en presencia de una cuentas, en el juicio especial de que tra-
obligación de hacer; y tamos sólo se discutirá sobre las cuentas
d) El juicio ejecutivo posterior al sobre mismas ya presentadas.
cuentas: una vez terminado el juicio sobre
cuentas, mediante sentencia definitiva fir- 942. Tribunal competente. El juicio
me, que se pronuncie sobre las cuentas y sobre cuentas es de la competencia de
sus impugnaciones, se sabrá, a ciencia cier- los tribunales arbitrales. Se trata de una ma-
ta, si existe saldo a favor o en contra de teria señalada expresamente por el legis-
la persona que debía rendirlas. Pues bien, lador entre las que deben ser sometidas
ese saldo será cobrado ejecutivamente por a arbitraje forzoso (art. 227, N° 3°, COT).
quien corresponda, según las reglas ge- El árbitro, por consiguiente, será nom-
nerales sobre cumplimiento de sentencia, brado de común acuerdo por los intere-
que ya conocemos. sados; y, en caso de desacuerdo, por la
justicia ordinaria (art. 232 COT).
Se discute, en la práctica, si el tribunal
II. Los juicios sobre cuentas arbitral debe estar designado antes de la
presentación de las cuentas; o si, por el
940. Fuentes legales. Los juicios so- contrario, una vez que éstas hayan sido
bre cuentas se hallan reglamentados en el presentadas ante el tribunal ordinario co-
Título XII del Libro III del Código de rrespondiente e impugnadas.
Procedimiento Civil, en los artículos 693 Los partidarios de la primera doctrina
al 696. sostienen que el juicio sobre cuentas se
inicia por medio de la presentación de
941. Concepto. Se definen los juicios las cuentas mismas; de suerte que, para
sobre cuentas como los procedimientos poder cumplir con este acto inicial, lo
especiales que deben observarse en la pre- menos que debe existir es el tribunal lla-
sentación, impugnación o aprobación de mado a conocer del juicio.
una cuenta, cuando a ello se está obliga- Los sostenedores de la segunda doc-
do por disposición de la ley, por conve- trina estiman que el juicio sobre cuen-
nio de las partes o por resolución judicial. tas propiamente tal sólo existe cuando
En esta clase de juicios especiales no éstas han sido impugnadas; de manera
se discute la obligación de rendir las cuen- que las cuentas bien pueden presentar-
tas, la cual se encuentra establecida de se al tribunal ordinario, sin que sea ne-
antemano por la ley, el contrato o la re- cesario nombrar aun al juez árbitro, por
solución judicial: sólo discrepan las par- no saberse todavía la suerte que ellas
tes sobre la efectividad de las diversas correrán.
partidas de que ellas constan y, por con- La primera doctrina es evidente que
siguiente, de su resultado final. tiene mayor asidero legal; la segunda,
Si, por el contrario, las partes discu- empero, descansa sobre una base de or-
ten acerca de la existencia misma de la den práctico.
obligación de rendir cuentas, estamos fue-
ra de la órbita del juicio que reglamenta 943. Diversas maneras de iniciar un
el Título XII del Libro III del Código de juicio sobre cuentas. Este juicio puede
Procedimiento Civil; y es el caso de venti- ser iniciado, o por la persona llamada a
lar previamente este problema en juicio exigir la presentación de las cuentas, o
declarativo aunque sumario, por dispo- por la persona obligada a rendirlas.
nerlo así expresamente el legislador En otras palabras, el juicio puede ser
(art. 680, N° 8°, CPC). comenzado por el acreedor de la obliga-
En resumen, mientras en el juicio su- ción de rendir cuentas; o bien, por el
mario sólo se discute acerca de la exis- deudor de la misma.

60
Manual de Derecho Procesal

Tenemos que estudiar separadamente reconocer o declarar implícitamente la


cada una de estas formas de iniciar el existencia de la obligación de rendir cuen-
juicio sobre cuentas, porque ellas influ- ta sin las formalidades del contradictorio,
yen notoriamente en su marcha poste- o sea, de la observancia de los trámites
rior. esenciales del juicio declarativo.
De esta suerte, la obligación de ren-
944. Juicio sobre cuentas iniciado por dir una cuenta y su correspondiente pla-
la persona obligada a rendirlas: zo los encontraríamos únicamente en la
a) Presentación de las cuentas: El que ley, el convenio de las partes o la resolu-
deba rendir una cuenta la presentará en ción judicial; y el juicio sobre cuentas se
el plazo que la ley designe o que se esta- iniciaría mediante presentación de ellas
blezca por convenio de las partes o por por el deudor, o por el acreedor, en vez
resolución judicial (art. 693 CPC). de serlo por gestiones previas creadas ar-
La oportunidad de presentar la cuen- tificialmente al margen de la ley.
ta, en consecuencia, la hallamos en la b) Plazo para su examen: Presentada
fuente u origen de la obligación de ren- la cuenta, se pondrá en conocimiento de
dirla. El plazo estará señalado en la ley, la otra parte, concediéndole el tribunal
en el contrato o en la resolución judicial, un plazo prudente para su examen
según el caso. (art. 694, inc. 1°, parte 1ª, CPC).
Ahora bien, la resolución judicial que En consecuencia, la primera resolu-
establece el plazo dentro del cual debe ción que recaerá en el juicio sobre cuen-
rendirse una cuenta es la sentencia defi- tas será: “Por presentadas las cuentas,
nitiva, recaída en el juicio declarativo so- fíjase un plazo de X días para su examen
bre la obligación de rendirla; pero, en la y téngaselas por aprobadas si no fueren
práctica, cuando la ley, el convenio o la objetadas dentro de dicho plazo”.
sentencia no señalan dicho plazo, el acree- Se trata de un plazo de días y judi-
dor procura la dictación de una resolu- cial. Por consiguiente, para computarlo
ción que lo indique, promoviendo para se descontarán los feriados; y será sus-
ello, ante tribunal competente, la corres- ceptible de prórroga siempre que se pida
pondiente gestión prejudicial, o sea, an- antes de su vencimiento y se alegue justa
terior al juicio mismo sobre cuentas. causa (arts. 66 y 67 CPC).
El tribunal accederá a lo pedido con Dentro de este plazo la otra parte pue-
el mérito de los antecedentes que le pro- de adoptar dos actitudes: no formular ob-
porcione el acreedor; y si el deudor se servación alguna; o bien, formularla.
allana a presentar la cuenta en el térmi- Según ellas sean, será el curso posterior
no que se le ha señalado, el juicio conti- que siga el juicio.
nuará adelante sin mayores tropiezos. c) No hay observaciones: Si vencido el
A la inversa, si el deudor desconoce plazo no se ha formulado observación al-
la existencia de la obligación, y se opone guna se dará la cuenta por aprobada
a la gestión prejudicial, el tribunal se abs- (art. 694, inc. 1°, parte 2ª, CPC).
tendrá de todo procedimiento, reservan- Dicho en otros términos, la parte que
do a las partes el derecho de discutir lo presentó las cuentas pedirá al tribunal,
pertinente en el juicio declarativo que co- fundada en el silencio de la contraria,
rresponda. que tenga por aprobadas sus cuentas. El
Empero, en nuestra opinión, la ges- tribunal accederá a ello mediante la dic-
tión previa de señalamiento de plazo para tación de la correspondiente resolución
rendir una cuenta es de dudosa legalidad, judicial.
y los tribunales debieran inhibirse de su ¿Qué carácter procesal revestirá esta
conocimiento: 1° porque ningún precep- última resolución?
to los faculta para señalar dicho plazo; y En nuestra opinión, debe calificarse
2° porque el hecho de fijar plazo significa como sentencia definitiva; y, como tal,

61
Mario Casarino Viterbo

ajustarse a los requisitos formales de esta de la sentencia definitiva de primera ins-


clase de resoluciones. El silencio de la tancia procederán los recursos de casa-
parte a quien se rinden las cuentas no ción en la forma y de apelación; y en
priva al negocio de su carácter contencio- contra de la segunda instancia, los de ca-
so, y la resolución en cuestión pone térmi- sación en la forma y en el fondo, este
no a la instancia, resolviendo la cuestión o último, siempre que la cuantía del juicio
asunto que ha sido objeto del pleito. lo permita.
No se cumple, pues, con la ley, prove-
yendo la solicitud del que pretende que 945. Juicio sobre cuentas iniciado por
se den por aprobadas sus cuentas, en re- la persona llamada a exigirlas:
beldía de la contraria, con un simple a) Presentación de las cuentas: Si el obli-
“como se pide”. gado a rendir cuenta no la presenta en el
d) Hay observaciones: En caso de haber plazo que la ley designe o que se esta-
observaciones, continuará el juicio sobre blezca por convenio de las partes o por
los puntos observados con arreglo al pro- resolución judicial, podrá formularla la
cedimiento que corresponda según las re- otra parte interesada (arts. 693 y 695,
glas generales, considerándose la cuenta inc. 1°, parte 1ª, CPC).
como demanda y como contestación las O sea, que vencido el plazo señalado
observaciones (art. 694, inc. 2°, CPC). por la ley, el convenio de las partes o la
Normalmente el procedimiento que resolución judicial, y no habiendo pre-
corresponda según las reglas generales, sentado las cuentas el deudor de la obli-
será el ordinario de mayor cuantía; pero gación de rendirlas, puede presentarlas
bien puede acontecer que la naturaleza en su nombre el acreedor.
de las impugnaciones sólo justifique la Naturalmente que este derecho es sin
aplicación del procedimiento sumario, o perjuicio del que le corresponda al acree-
bien, de uno especial. dor para exigir por acción ejecutiva el cum-
En el primer evento se proveerá el es- plimiento de la obligación de presentar la
crito de observaciones confiriendo trasla- cuenta, cuando dicha acción sea proce-
do para replicar a la parte que presentó dente; juicio al cual nos referimos en la
las cuentas; en el segundo, dándole la tra- letra c) del número 931 (art. 696 CPC).
mitación que corresponda, según el caso. b) Plazo para su examen: Imaginemos
En conformidad también a las reglas que el acreedor no ha utilizado la vía eje-
generales de la prueba, le corresponderá cutiva y que, en cambio, ha presentado
probar a la parte que rinde las cuentas la cuenta por su parte. En tal caso, el
las partidas de los egresos que hubieren tribunal tendrá que fijar un plazo a la
sido objetados; y a la parte que formula contraparte para su examen (art. 695,
las observaciones, las partidas de los in- inc. 1°, parte 2ª, CPC).
gresos igualmente objetados. La contraparte puede, a su vez, obje-
e) La sentencia definitiva: Se ajustará tar las cuentas, o bien, no decir nada.
a las reglas generales que ya conocemos; c) No hay observaciones: Puesta en noti-
pero el juzgador ha de tener especial cia del primero, se tendrá por aprobada si
cuidado de pronunciarse sobre todas y no la objeta dentro del plazo que el tribu-
cada una de las objeciones formuladas a nal le conceda para su examen (art. 695,
las cuentas, so pena de incurrir en el inc. 1°, parte 2ª, CPC).
vicio o defecto de forma de no haber O sea, que el acreedor de la obliga-
extendido la sentencia en conformidad ción de rendir cuentas, y que fue la parte
a la ley, por no contener la decisión del que las presentó al tribunal, pedirá que,
asunto controvertido (arts. 170, N° 6°, y ante el silencio del deudor, se tengan por
768, N° 5°, CPC). aprobadas dichas cuentas.
f) Los recursos: También, en confor- La sentencia que así lo resuelva será
midad a las reglas generales, en contra definitiva; y se ajustará evidentemente a

62
Manual de Derecho Procesal

los requisitos formales de esta última cla- remiso en rendir las cuentas; pues las
se de resoluciones judiciales. pruebas que posteriormente desee ren-
d) Hay observaciones: Si se formulan dir, para destruir los ingresos y justificar
observaciones continuará el juicio como los egresos, aparecerán contradichas con
en el caso del inciso segundo del artículo esta grave presunción en favor del que
anterior (art. 695, inc. 2°, CPC); esto es, presentó la cuenta, en orden al estableci-
continuará el juicio sólo sobre los pun- miento definitivo de la verdad de las par-
tos observados con arreglo al procedi- tidas objetadas.
miento que corresponda según las reglas e) La sentencia definitiva: Se ajustará
generales, considerándose la cuenta como también a las reglas generales que ya co-
demanda y como contestación las obser- nocemos; y, como en el juicio anterior, el
vaciones (art. 694, inc. 2°, CPC). juzgador deberá tener especial cuidado
En la apreciación de la prueba el tri- en pronunciarse sobre todas y cada una
bunal estimará siempre la omisión del de las objeciones formuladas a la cuenta,
que debe presentar la cuenta como una para así decidir todo lo controvertido.
presunción grave para establecer la ver- f) Los recursos: Si la sentencia defini-
dad de las partidas objetadas (art. 695, tiva es de primera instancia, será suscep-
inc. 3°, CPC). tible de casación en la forma y de
Se establece así una verdadera san- apelación; y si es de segunda, de casación
ción para el gestor de negocios ajenos en la forma y en el fondo.

63