Vous êtes sur la page 1sur 5

Origen de la Psicología Transpersonal

La Psicología Tranpersonal (también conocida como orientación Transpersonal) es un enfoque


humanista de terapia que fue impulsada por el psicólogo estadounidense Abraham Maslow en
la década de 1960. El término “transpersonal” significa “más allá de lo personal”, y esto
refleja el objetivo principal de la terapia, para explorar el crecimiento humano y ayudar a las
personas a descubrir una profunda y más duradera forma de ser esencial, que existe más allá del
ego condicionado.

El terapeuta Transpersonal considera que el yo esencial es una combinación de lo transpersonal,


lo auto-trascendente y aspectos espirituales de la experiencia humana. Todas las experiencias de
la vida se consideran valiosas y susceptibles de poder mejorar el crecimiento, y cada individuo es
tratado de acuerdo a su esfuerzo innato hacia una realidad superior. En última instancia, en la
Psicología Transaccional aborda la curación y el crecimiento a través del reconocimiento de
la centralidad del yo.

La metodología utilizada para conducir este proceso terapéutico es una combinación de las
tradiciones espirituales de todo el mundo, que están integradas con elementos de la psicología
contemporánea. Este marco puede ayudar a una amplia gama de personas, incluidos los grupos de
personas, como familias y compañeros de trabajo. Se espera que los clientes de la Psicología
Transaccional obtengan una comprensión completa de sí mismos, sus capacidades y sus
relaciones, y les dejará equipados con los conocimientos necesarios para ayudarles a lidiar con
éstos más allá de la terapia.

Las teorías de la Psicología Transpersonal


Los terapeutas que se suscriben a la Psicología Transpersonal creen que la integridad y el
crecimiento humano comienza con las personas que se han impedido alcanzar su potencial (es
decir, que sufre de un trastorno psicológico). La Psicología Transaccional no considera la
personalidad humana como limitada. En su lugar, ve ciertos rasgos de carácter y atributos como
una máscara de nuestra verdadera esencia. Nuestros seres no son más que la cáscara que
transporta el alma a través de la vida, y por lo tanto, lo que somos conscientemente sólo es una
ventana a nuestro ser transpersonal. Esta es la razón por la que la dirección de la Psicología
Transpersonal comprende todos los aspectos de nuestro ser (espiritual, social, intelectual,
emocional, físico y creativo), para ayudar a sanar y crecer. Mediante la mejora de todas nuestras
capacidades internas podemos llegar a ser poderosos motores de cambio a largo plazo.

Otro elemento clave de la Psicología Transpersonal es el uso de influencias positivas en lugar


de los aspectos problemáticos de nuestra psique humana para lograr la curación y el desarrollo
personal. Esta técnica se deriva de la investigación de un grupo de psicólogos de la
época: Abraham Maslow, Anthony Sutich, Stanislav Grof, James Fadiman, Miles Vich y
Sonya Margulies sobre la auto-realización, y su creencia de que existen creatividad,
experiencias, acciones personales y altruismo fuera de la personalidad ordinaria, y profundo
dentro del mismo esencial. Su propósito fue crear una nueva psicología que honraría todo el
espectro de la experiencia humana, incluyendo varios estados no ordinarios de conciencia.
Centrándose en modelos positivos que encarnan la verdadera naturaleza de nuestra psique
humana, los terapeutas pueden enseñar a un cliente para ver sus capacidades internas y de verse a
sí mismos como en el proceso de llegar a un estado similar de mejora de la funcionalidad
humana.

El papel de un Terapeuta Transpersonal


La Psicología Transpersonal se basa en gran medida de la naturaleza de la relación terapéutica
entre el terapeuta y el cliente. En primer lugar, el terapeuta debe asumir el papel de un igual a su
cliente y debe estar completamente conectado en el nivel de la conciencia pura, y compartir la
misma experiencia que su cliente hace en terapia. Esta conciencia compartida asegura que
la empatía y la comprensión pueden llevarse a cabo junto postura exigente y analítica del
terapeuta.

Fundamentalmente, sin embargo, el modo primario a un terapeuta debe adoptar al encontrarse


con su cliente es una actitud de apertura mental, de respeto, con inocencia y asombro, como si
todo lo que se dice en la terapia y el pensamiento fuera completamente nuevo. En última
instancia, el cliente y el terapeuta aspiran a estar presente, auténtica y consciente dentro de sí
mismos, lo que garantiza una relación terapéutica ideal y configuración que le ayudará a facilitar
la curación y el crecimiento continuo.

¿Cómo funciona la Psicología Transpersonal?


La Psicología Transpersonal es un proceso de actualización y auto-realización, que ayuda a
los clientes a descubrir el núcleo profundo de su ser esencial. La terapia funciona mediante la
construcción y ampliación de las cualidades de un individuo, su espiritualidad y auto-desarrollo,
ayudando a los clientes a utilizar su libre voluntad y los recursos internos para eliminar los
conflictos internos y crear un sentido de equilibrio y armonía en sus vidas. En última instancia, a
través de la Terapia Transpersonal, el individuo alcanza un nivel de funcionamiento en términos
de su trabajo para lograr que las relaciones que sean considerados “normales” y saludables para
los estándares actuales de la salud mental.

Aunque los expertos están en desacuerdo sobre un modelo específico, para este proceso
terapéutico, hay tres áreas clave que abarca. Estos son:

1. Psicología más allá del ego (ego-trascendido)


2. Psicología Transformadora
3. Psicología Holística o Integradora.
En este marco, los terapeutas transpersonales se basarán en una amplia gama de técnicas, en las
que se enseña y se apoya de manera que los clientes puedan seguir aplicándolas más allá de la
terapia. Fundamentalmente, estas técnicas se pueden adaptar a las necesidades específicas y las
circunstancias personales de cada cliente individual. El énfasis en el desarrollo individual en
la Psicología Transpersonal es asegurar el cultivo efectivo de la manera intuitiva de saber
que complementa el bienestar psicológico y espiritual único de una persona. Esta es la forma
en que la Psicología Transaccional es capaz de apoyar y mejorar el esfuerzo inherente de una
persona por la libertad, la unidad y el cumplimiento de la vida.

Algunos de los métodos comúnmente utilizados en la Psicología Transpersonalincluyen:

• El conocimiento del cuerpo y el movimiento


• Escritura de diario
• Trabajo de respiración
• Sanación del niño interior
• Visualización guiada
• Meditación
• Terapia del yoga
• Establecimiento de metas
• El trabajo soñado
• Entrenamiento asertivo
• Gestalt
• La terapia de regresión
• El desarrollo de la imaginación y la intuición
• Obra de arte simbólico.

¿Cómo puede ayudar la Psicología Transpersonal?


La Psicología Tranpersonal da a los individuos la oportunidad de reconocer y valorar su valor
real. Esto hace que la terapia especialmente beneficiosa para aquellos que puedan estar
experimentando síntomas que están obstaculizando su capacidad para apreciar y sacar el máximo
provecho de las experiencias que la vida les ofrece. Los tipos de problemas que la Psicología
Transaccional puede ayudar a tratar incluyen ansiedad, depresión, fobias y adicciones,
condiciones psicológicas que se considera que tienen un componente espiritual y que necesitan
ser entendidas y abordadas.

Los resultados de la Psicología Transaccional incluyen una conexión mejora espiritual, una
mayor preocupación por los demás y más intensa apreciación de la vida. Estos beneficios se
extienden a áreas más específicas de crecimiento y la curación dependiendo de la variación de las
técnicas utilizadas en la terapia. Mientras que el yoga y el trabajo corporal puede ayudar a aliviar
el estrés, mejorar el funcionamiento mental y el equilibrio de las energías mentales, emocionales
y físicas, las prácticas de respiración pueden estimular la calma e iniciar un estado alterado de
conciencia. Además, la meditación y la visualización guiada pueden ayudar a los clientes para
establecer la paz interior, mientras que la hipnoterapia y la sanación del niño interior puede
construir una perspectiva positiva de la vida y mejorar la confianza en sí mismo.