Vous êtes sur la page 1sur 2

Cuadro comparativo entre Bio/neurofeedback y mindfulness…

Biofeedback y neurofeedback son dos técnicas que presenten una gran cantidad de
similitudes, siendo de hecho el neurofeedback un tipo de biofeedback. Sin
embargo, presentan una serie de características diferenciales que podrían llevar a
separar ambos tipos de técnica
Características Bio/neurofeedback y mindfulness
Una de las diferencias más claras y que resulta visible
desde el inicio del artículo es el nivel de especificidad
de ambas técnicas. El neurofeedback, también
conocido como biofeedback electroencefalográfico, es
un tipo específico de biofeedback dirigido al
Nivel de especificidad aprendizaje del control de los patrones de actividad
cerebral. El término biofeedback englobaría este y
otros tipos de biofeedback, siendo necesario
especificar el tipo de información biológica que se
va a trabajar
el objetivo tanto del biofeedback como del
neurofeedback es el de ayudar a los pacientes a
aprender a controlar procesos en principio
inconscientes de tal manera que que dichos procesos
no escapen a su control y les generen perjuicios, lo
cierto es que los ámbitos de aplicación son algo
diferentes entre sí. Por lo general, a nivel de biofeedback
suele trabajarse a nivel de control de la actividad elegida, es
decir, en aprender a controlar la actividad respiratoria o
Procesos sobre los que se cardíaca por ejemplo, o la afluencia de sangre a
trabaja determinadas partes del cuerpo. Ello puede ser utilizado
también a nivel psicológico para reducir los niveles de
ansiedad o estrés, pero principalmente se aplica a
aspectos corporales.
Sin embargo, el neurofeedback trata de otorgar cierto
control sobre el nivel de activación cerebral. Si bien ello
incluye cierta corporalidad, los aspectos sobre los
cuales se van a incidir especialmente son
principalmente mentales, debiendo controlar la
activación mental para poder introducir cambios en el
patrón cerebral.

Otra posible diferencia entre neurofeedback y otros


Nivel de complejidad tipos de biofeedback se da en el nivel de complejidad
que supone la medición y utilización de la técnica. Y es
que aunque el control muscular o incluso el respiratorio
es un concepto que no resulta extraño y resulta
sencillo visualizar cómo llevarse a cabo (aunque puede
ser más complejo de lo que parece), no ocurre lo
mismo cuando hablamos de patrones de actividad
cerebral. No estamos acostumbrados a intentar ejercer
cierto control sobre este órgano, y puede resultar un
tanto abstracto comprender que determinadas maneras
de actuar correspondan al estímulo que se nos
presenta
La complejidad antes mencionada puede no ser solo a
nivel práctico, sino también metodológico. Y es
que registrar correctamente la actividad encefalografía
y señalar además las áreas responsables de ello
presenta más dificultades que el registro de otros tipos
de actividades, a pesar de que en la actualidad cada
Dificultades técnicas vez existe más conocimiento de la cartografía y el
conocimiento del funcionamiento cerebral.
También hay que tener en cuenta que la actividad
necesaria para activar determinadas reacciones
cerebrales en cada cerebro puede variar
enormemente en función de la configuración
nerviosa o incluso la personalidad del paciente

Referencias Bibliográficas
Antonio Carrobles, J. (2016). Bio/neurofeedback. Clínica y Salud, 27(3), 125-131.
doi:10.1016/j.clysa.2016.09.003. Recuperado
de http://bibliotecavirtual.unad.edu.co:2051/login.aspx?direct=true&db=zbh&AN=1
19813334&lang=es&site=eds-live