Vous êtes sur la page 1sur 6

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior


Universidad Bicentenaria de Aragua
Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas
Escuela de Derecho
San Joaquín de Turmero
Edo. Aragua

Docente: Alumnos:
Dr. Felix Cornejo Graterol Gabriela.
C.I:28.025.947
Molina Barbará.
C.I:28.045.008
Urbina Katherine.
C.I:27.712.569
Díaz Diego.
C.I:
Lira José.
C.I

Maracay, 18/10/2018
INTRODUCCION

En el siguiente trabajo hablaremos un poco sobre la doble instancia, estableciendo en el que


la misma es una garantía explicando que una vez dictada la sentencia, puede suceder que
el juez de la causa, ha incurrido en algún error jurídico en su decisión y que sea necesario
subsanar, en aras de evitar un perjuicio irreparable a una de las partes involucradas. Es por
ello que la legislación y las constituciones modernas, consagren el “derecho o principio de
la doble instancia”.
¿Que es la doble instancia?

La doble instancia es un principio de rango constitucional que establece una garantía contra
la arbitrariedad de las decisiones judiciales y abre la posibilidad de corregir errores que el
fallador adopte en una decisión. De ahí que se convierte en una garantía indispensable en el
Estado social de derecho como mecanismo principal, idóneo y eficaz para corregir
inexactitudes en las que pueda incurrir una autoridad pública.

La instancia se caracteriza porque, de una parte, comprende toda la fase, grado o actuación
del proceso efectuada por un funcionario judicial, y, de otra, por corresponderle decidir en
forma amplia sobre el fondo de la cuestión debatida.

 Primera Instancia:

Forma parte de la denominada «doble instancia» por la que la decisión de los órganos
jurisdiccionales inferiores puede ser revisada por los órganos superiores. En recurso de
apelación constituye el recurso tipo para recurrir y revisar las decisiones judiciales de la
primera instancia.

Se habla de primera instancia para referirse a la comprendida desde que se inicia el proceso
hasta cuando se profiere la correspondiente sentencia.

 Segunda Instancia

En sentido jurídico estricto, la segunda instancia hace referencia a un sistema de organizar el


proceso en virtud del cual se establecen dos sucesivos exámenes y decisiones sobre el tema de
fondo planteado, por obra de dos órganos jurisdiccionales distintos, de modo que el segundo -
segunda instancia- debe prevalecer sobre el primero.

Resulta así que la segunda instancia viene caracterizada del siguiente modo:

 a) Ese segundo examen y decisión tienen que ser realizados por un órgano distinto del que
efectuó los primeros, lo que supone que el efecto devolutivo es consustancial con la doble
instancia.
 b) La existencia real de ese segundo examen y decisión sólo se producirá si alguna de las
partes los solicita expresamente, de modo que la regla del doble grado o instancia no
supone la necesidad de que conozca el tribunal superior, sino simplemente la posibilidad de
ese conocimiento, posibilidad que depende de la iniciativa de las partes.
 c) La legitimación para pedir ese segundo examen y decisión se confiere a todas las partes,
pero para que uno y otra se realicen, la parte que los pida ha de haberse visto perjudicada
por el contenido de la primera decisión, con lo que surge la necesidad de lo que se
denomina “gravamen”para recurrir.
 d) Ese segundo examen y decisión sobre el tema de fondo cuestionado en el proceso han de
poder tener el mismo objeto que los primeros, de modo que el tribunal ad quem o superior
ha de poder asumir todas las facultades que tuvo el órgano a quo, o inferior, sin perjuicio de
que la parte recurrente puede delimitar el ámbito de los segundos examen y decisión, en el
sentido de que pueden pedirse estos segundos sólo respecto de algún o algunos de los
elementos de los primeros (regla de “tantum appellatum quantum devolutum”).

Principio de la doble instancia

La doctrina ha definido el principio de la doble instancia como:

“El derecho constitucional que consiste en los recursos mediante los cuales la parte, o los
terceros que han sufrido agravio por la sentencia de un juez, provocan un nuevo examen de
la relación controvertida por ante un Tribunal de mayor jerarquía”.

En efecto, este principio o derecho constitucional, hace referencia a que las partes podrán
acudir ante un tribunal jerárquicamente superior al que haya dictado la decisión, cuando la
misma no este apegada al ordenamiento jurídico de la nación respectiva o haya existido
algún tipo de violación que sea necesario subsanar a través de otro tribunal.

Asimismo, desde el punto de vista internacional y en materia penal, conforme al artículo


14, numeral 5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, se establece
expresamente que: “Toda persona declarada culpable de un delito tendrá derecho a que el
fallo condenatorio y la pena que se le haya impuesto sean sometidos a un tribunal superior,
conforme a lo prescrito por la ley”

Cabe agregar que conforme al artículo 8 de la Declaración Universal de Derechos Humanos


se establece que:“Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo, ante los tribunales
nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales
reconocidos por la constitución o por la ley”

En sintonía con lo anterior, la Convención Americana de Derechos Humanos establece en


su artículo 8, inciso 2, literal h, como una garantía judicial el: “Derecho de recurrir del fallo
ante juez o tribunal superior”

De todo lo anterior queda en evidencia, que desde el punto de vista internacional es


reconocido la posibilidad de recurrir o atacar una sentencia dictada, si la misma ha
violado derechos fundamentales o no se apega al ordenamiento jurídico del país en
cuestión.

Fundamento legal y constitucional

La Constitución establece en su artículo 49 la posibilidad de recurrir del fallo dictado por el


juez de la causa; como una forma de consagrar el derecho constitucional a la doble
instancia reconocido internacionalmente. Asimismo y en materia procesal civil, el artículo
288 del Código de Procedimiento Civil determina que de toda sentencia definitiva dictada
en primera instancia se oirá apelación, salvo disposición especial en contrario. Dichas
normas se fundamentan en que este principio tiene una estrecha e intima relación con el
debido proceso y el derecho a la defensa, ya que busca la protección de los derechos
fundamentales de quienes acuden ante el órgano judicial en busca de justicia, a través de
un recurso que permita la revisión nuevamente de la sentencia dictada (apelación).

Base principal del principio y excepciones

La principal base del principio de la doble instancia, es la garantía del derecho a la


defensa, mediante la oportunidad dialéctica de alegar y justificar la nueva revisión de la
decisión dictada por el tribunal de la causa. En efecto, el derecho de defensa se ve atacado o
desmejorado, cuando los titulares de derechos e intereses legítimos se ven imposibilitados
de ejercer los medios legales suficientes para su defensa como lo sería el recurso de
apelación (doble instancia), ante un tribunal superior o de alzada, para lograr una nueva
sentencia que proteja realmente sus derechos fundamentales.

Sin embargo, es necesario entender que el derecho a recurrir supone, necesariamente, la


previsión legal de un recurso o medio procesal destinado a la impugnación del acto. No
toda decisión judicial dentro del proceso puede ser recurrida. Ello atentaría, también, contra
la garantía de celeridad procesal y contra la seguridad jurídica y las posibilidades de
defensa que implica el conocimiento previo por los litigantes de las reglas procesales. El
derecho a la doble instancia requiere entonces del pre-establecimiento legal de la segunda
instancia, así como del cumplimiento por quien pretende el acceso a ella, de los requisitos y
presupuestos procesales previstos en la ley aplicable.

Un ejemplo de ello son las decisiones emanadas del Tribunal Supremo de Justicia cuando
conocen en única instancia y que al ser el máximo órgano del Poder Judicial, no existe
órgano superior alguno que pudiera revisar sus decisiones.

Jurisprudencia

Para entender con mayor profundidad este principio, se hace indispensable traer a colación
la sentencia de fecha 02/11/2006, Exp. Nº AA30-P-2006-0042, dictada por la Sala de
Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia, que sobre el principio de doble instancia
estableció lo siguiente: “Permitir la aplicación de la doble conformidad en estos casos,
como ya se dijo, sería una violación flagrante al principio de la doble instancia, ya que el
derecho a recurrir ante un tribunal superior, es un acto procesal propio de las partes y
coartar tal posibilidad, conscientes de que un proceso pueda estar viciado de nulidad,
constituiría una violación a la tutela judicial efectiva, ya que este derecho no solo
comprende el acceso a los órganos jurisdiccionales sino también proporciona el derecho a
recurrir del fallo y en razón de este último, se logra desvirtuar o confirmar la presunción de
inocencia demostrada en el desarrollo de un juicio apegado a los principios y garantías
procesales”

Conforme a la sentencia supra citada y limitándonos al estudio del principio de la doble


instancia (y no a la discusión penal de la sentencia), se puede afirmar que el mismo no solo
comprende el acceso a los órganos jurisdiccionales con la existencia de tribunales de
distintas jerarquías, sino también proporciona el derecho a recurrir del fallo ante un tribunal
de alzada o superior en esa estructura, cuando la ley expresamente lo permita.
CONCLUSION

De todo lo anterior puede concluirse que el principio de la doble instancia es una verdadera
garantía y derecho constitucional a través de la cual se busca que un tribunal
superior enmiende o corrija conforme a Derecho la resolución del inferior, que se encuentra
expresamente consagrado en el artículo 49 del texto fundamental en consonancia con el
derecho internacional.